Sei sulla pagina 1di 10

Arte Terapia

Este taller va dirigido y enfocado principalmente a los niños en general, en edad


escolar, especialmente en edades comprendidas entre 6 y 12 años.

Una de las principales mejoras terapéuticas en las que nos podemos centrar, es la
relajación, la meditación y el trabajo en el arte de pintar mándalas. Ayuda a la
concentración, a la conducta en el comportamiento en clase, debido a que se tiene
una constancia de relajación física y mental con los demás compañeros y
seguridad en sí mismos a la hora de tomar decisiones propias como individuos.

Es una forma de educar la impaciencia y la espera. Por supuesto, todos estos


progresos repercuten también muy positivamente en el entorno familiar y
extraescolar, donde por experiencia muy generalizada, nos encontramos con
bastante estrés, depresión y ansiedad infantil a niveles generales en estos
momentos, debido al incremento de hiperactividad, por el choque y ritmo social en
que nos movemos.

Esta actividad está enfocada básicamente en dos casos fundamentales:


1º En este caso a los niños a los que les cuesta relacionarse con otros
compañeros, niños a los que les cuesta expandir sus emociones y sentimientos
que los tienen muy encerrados dentro de sí y necesitan un entorno tanto escolar
como familiar que motive el crecimiento personal en ellos. Niños que demuestran
una carencia afectiva, niños con problemas psíquicos y mentales y que les ayuda
grandemente a la fijeza de comprensión en lo que hacen y su desarrollo intelectual
y cognitivo, niños autistas, niños discapacitados. Gracias a estas terapias
naturales de relajación, meditación y Mándalas, propician que de alguna manera
sea un complemento necesario en el desarrollo evolutivo del niño.
2º En los casos que por el contrario se manifiesta hiperactividad, niños con
exceso de energía a los que hay que ir equilibrando y que sabemos que hay que
tener un término medio y tanto es perjudicial la demasía como la carencia, niños
con rasgos asociados a la violencia y al mal carácter, a todos aquellos niños que
hay que poner unos límites para su desarrollo de convivencia, y ejercitando esta
actividad, hace que el niño por sí mismo se vaya equilibrando tanto a nivel mental
como emocional.

Con esta iniciativa se intenta hacer que el niño vaya reeducando patrones de
conducta, aprenda a relajarse y vaya adquiriendo patrones nuevos de
comportamiento, que se enfoquen hacia el bienestar, armonía y equilibrio.

Esta actividad todavía no está reforzada a nivel general, pero pensamos que ya es
hora de renovar conocimientos que se pueden aportar y que hasta ahora, han
estado un poco alejados.

Es necesario ir pensando en los beneficios que aportaría a nivel escolar, como de


crecimiento evolutivo del niño a lo largo de su vida, ya que todavía no se ha
impartido en las instituciones públicas en las cuales, consideramos necesario ir
empezando a dar a conocer esta actividad.

Las Mandalas como instrumento educativo.

 En el ámbito cognoscitivo: Desarrollar la atención, fluidez, flexibilidad y


originalidad en las ideas del niño.
 En el ámbito afectivo y social: Desarrollar actitudes creativas frente a
distintas situaciones que se le presenten.
 En el ámbito psicomotor: Favorecer que el niño se exprese de forma
creativa con el uso de distintas técnicas plásticas.

Si se realizara esta actividad en PPF CODENI Chimbarongo-San Fernando Sur,


sería el primer centro en tener este tipo de actividades, ya que hasta ahora no se
conoce que se haya impartido en otro, sería el pionero en hacer posible esta
realidad.

¿QUE ES UN MÁNDALA?

La palabra “MÁNDALA” es una palabra sánscrita, que significa disco, círculo, o


forma circular.

La palabra Mándala es además conocida como rueda. Y se define también como


un sistema ideográfico de un espacio sagrado.

Ya en tiempos remotos se utilizaba. Considerados originarios de la India, los


mándalas se hallan por todas las culturas orientales y actualmente abiertas a la
cultura occidental.

Su estructura está presente en la naturaleza, en nosotros mismos, en lo que nos


rodea. Las flores en general son mándalas, muchos de los vegetales tienen
formas y estructuras de mándalas, las hojas de los árboles, etc. También nuestras
células, podemos verlas como mándalas, y los átomos con sus núcleos y
partículas, son grandes mándalas en movimiento.

Los mándalas son mucho más que unos dibujos realizados en papel, tela, o arena.

Como resultado y dependiendo de cómo se realice, se pueden obtener diferentes


metas, si pintamos, dibujamos o construimos el mándala, podemos obtener un
equilibrio físico a la vez de una relajación, mental, emocional y espiritual, con la
sensación de olvidar las tensiones y problemas de la vida cotidiana, teniendo la
posibilidad de expresarnos con libertad, sacando de nuestro interior, el sentir de
emociones y sentimientos encapsulados y difícilmente extraíbles.

Si lo visualizamos y meditamos podemos entrar en un equilibrio de conciencia,


siendo estas imágenes las cuales están almacenadas en el subconsciente de
cada uno de nosotros, y pueden despertar registros sensaciones y emociones
almacenadas en nuestra mente y nuestra alma.

Son reconocidos los efectos terapéuticos de los mándalas, tanto como para niños,
jóvenes y ancianos. Es imprescindible abrir el campo en centros escolares, en
centro de ayuda al menor, institutos y centros de mayores, siendo y viendo la
importancia que tiene en la terapia y bienestar del individuo, aportando valores,
que desgraciadamente se han ido perdiendo por la actividad, del sistema social
que estamos viviendo, con una forma de vida rápida que nos está encerrando en
depresiones, estrés y un sinfín de problemas mentales y emocionales.

Las personas a las que le agrada tanto pintar, dibujar y crear nuevas formas,
experimentan una nueva satisfacción, cuando están pintando mándalas,
desarrollando facetas y habilidades.

Consiste en una serie de formas geométricas concéntricas organizadas en


diversos niveles visuales. Las formas básicas más utilizadas son: círculos,
triángulos, cuadrados y rectángulos.

Estas figuras pueden ser creadas en forma bidimensional o tridimensional.

MÁNDALAS COMO HERRAMIENTA PEDAGÓGICA HACIA LOS NIÑOS

Ayudan a despertar y a ampliar la capacidad de concentración. Ofreciendo


tranquilidad y sosiego.
El trabajo con mándalas es especialmente positivo en niños inquietos, nerviosos y
difíciles, ya que en ellos la barrera de complejos que obstaculiza el pintar es
menor que en adultas.

La experiencia de pintar mándalas nos abre un universo de posibilidades. Abarca


todas las edades, sin discriminación del grado de desarrollo a nivel evolutivo-
cognitivo, ya que despiertan en ellos sus habilidades tanto creativas, complejas,
simples y elaboradas en trazados diseños y colorido, dando libertad a su creación,
pensamiento, y estado emocional del momento.

El inicio de empezar trazando los cuatro puntos cardinales, el buscar y hallar el


inicio del papel, ayuda a encontrar el propio centro y por tanto el centrarse.

Seguidamente trazamos la circunferencia y establecemos con ella un límite, algo


indispensable, más si tenemos en cuenta la cantidad de problemas y conflictos en
la vida de una persona precisamente por la carencia de límites durante el
desarrollo, en especial en la infancia y la adolescencia.

Hay técnicas variadas, todo dependerá del estado de ánimo y de lo que el


mándala que deseas pintar te transmita. Si crees que necesitas ayuda para
exteriorizar tus emociones, puedes colorearlas de adentro hacia fuera; si por el
contrario, quieres buscar tu centro, Píntalas de afuera hacia adentro.

MÁNDALAS COMO AYUDA TERAPÉUTICA


Beneficios de dibujar o pintar mándalas
1) Pasarlo bien.
2) Comienzo de un trabajo de meditación activa.
3) Compartir experiencias y trabajo con el compañero
4) Ayuda a expandir tu conciencia.
5) Desarrollo de la paciencia y la relajación
6) Despertar de los sentidos. Es probable que comiences a ver lo que está
a tu alrededor con otros ojos.
7) Empiezas a escuchar la voz de tu intuición.
8) Te aceptarás y te querrás más.
9) Contacto con tu esencia.
10) Te expresarás mejor con el mundo exterior.
11) abandonar la apatía, te hace ser mas cariñoso y sociable.

SIGNIFICADO DE FORMAS Y COLORES

Los mándalas no son simples dibujos de colores. Todos los elementos que en
ellos se integran tienen un significado. Conoce algunos de los más utilizados:
Círculo: movimiento. Lo absoluto. El verdadero yo.
Corazón: sol. Amor. Felicidad. Alegría. Sentimiento de unión.
Cruz: unión del cielo y la tierra. Vida y muerte. Lo consciente y lo inconsciente.
Cuadrado: procesos de la naturaleza. Estabilidad. Equilibrio.
Estrella: símbolo de lo espiritual. Libertad. Elevación.
Espiral: vitalidad. Energías curativas. Búsqueda constante de la totalidad.
Hexágono: unión de los contrarios.
Laberinto: implica la búsqueda del propio centro.
Mariposa: auto renovación del alma. Transformación y muerte.
Pentágono: silueta del cuerpo humano. Tierra, agua, fuego.
Rectángulo: estabilidad. Rendimiento del intelecto. La vida terrenal.
Triángulo: agua, inconsciente (hacia abajo); vitalidad, transformación (hacia
arriba); agresión hacia uno mismo (hacia el centro)

¿QUÉ QUIEREN DECIR LOS COLORES?

El uso de los colores en los mándalas también tiene un significado especial. Su


uso está relacionado con el estado de ánimo de quien los pinta o dibuja. Descubre
lo que esconde cada tonalidad:
Blanco: nada, pureza, iluminación, perfección.
Negro: muerte, limitación personal, misterio, renacimiento, ignorancia.
Gris: neutralidad, sabiduría, renovación.
Rojo: masculino, sensualidad, amor, arraigamiento, pasión.
Azul: tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría.
Amarillo: sol, luz, jovialidad, simpatía, receptividad.
Naranja: energía, dinamismo, ambición, ternura, valor.
Rosa: aspectos femeninos e infantiles, dulzura, altruismo.
Morado: amor al prójimo, idealismo y sabiduría.
Verde: naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza.
Violeta: música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración.
Oro: sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad.
Plata: capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.

CÓMO PINTAR LOS MÁNDALAS

Como pintarlos: (los mándalas ya dibujados)

Se busca un lugar tranquilo, y se observa detenidamente el mándala, te


concentras en el, si después de observarlo por un largo rato notas que se mueve
¡es la energía que está en movimiento!

Es conveniente empezar a pintarlo de afuera hacia adentro, esto nos representa el


autoconocimiento. Y es para todas aquellas personas que tienen demasiada
energía, niños hiperactivos, abiertos, sociables, inquietos, violentos, estresados.

Si se decide pintar de adentro hacia afuera representa querer expandir sus


sentimientos guardados. Se suele utilizar para personas, cerradas en sí mismas,
depresivas, autistas.
Decide la dirección en que vas a pintarlo y trata de mantenerla.

Al elegir los colores puedes hacerlo de manera intuitiva. Al principio se eligen 7


colores, los colores del arco iris colores: Amarillo, naranja, rojo, verde, azul, azul
índigo, violeta. (pones todos los colores juntos)
1) pones tu mano derecha en el pecho
2) cierras los ojos
3) con la mano izquierda, la pones encima de las pinturas y a que toca el
dedo corazón es el primer color a utilizar.
4) se pinta según eliges (de dentro afuera o de fuera a dentro)
5) con la mano izquierda, la pones encima de las pinturas y a que toca el
dedo corazón es el segundo color a utilizar.
6) pintas el 2º circulo o dibujo según has elegido (de dentro afuera o de fuera
a dentro)
7) con la mano izquierda, la pones encima de las pinturas y a que toca el
dedo corazón es el tercer color a utilizar.
8) ahora los colores que quedan los eliges con los ojos abiertos y libremente.

Si no se termina el mándala en ese momento, se deja así, para la próxima vez.

Si quieres que el mándala te guíe para el auto-conocimiento, no pienses en formas


ni colores, deja que solo te vaya guiando, haciendo lo que en ese momento de
manera intuitiva te nazca...

CÓMO COLOCAR EL AULA

Mesas en redondo formando círculo.


Se prepara el aula con un ambiente tranquilo y relajante; Música, velas, incienso
(saber si algún niño es alérgico, aunque el incienso es natural y no produce
alergia, pero por si acaso preguntar).
MATERIAL QUE SE NECESITA

Una caja de compas


Un block de hojas acuarela.
Una caja de pinturas o ceras acuarelables.
Lápiz
Regla
Escuadra
Un paquete hojas
Goma de borrar acuarela

MEDITACIÓN.

Se prepara el aula con un ambiente tranquilo y relajante; música, velas, incienso


(saber si algún niño es alérgico, aunque el incienso es natural y no produce
alergia, pero por si acaso preguntar).

La Relajación consiste en realizar una meditación guiada y relajar el estado físico


del alumno, mediante un ejercicio de equilibrio de la respiración y el ritmo
cardiaco.

La Meditación se realiza llevando la respiración a un punto concreto del pecho,


formando ahí un espacio y posteriormente de una manera guiada, se intenta
visualizar un paisaje con animales, flores y plantas. Después de formar el paisaje,
se intenta bajar mentalmente a la zona del espacio del pecho anteriormente
formado y dejar ahí el paisaje que hemos formado. Este ejercicio deja en un
perfecto estado de relajación a la persona, y así mismo centrar una visualización
en un estado de relajación y tranquilidad.

En el transcurso del taller se irán haciendo diferentes meditaciones guiadas. Se


irán haciendo diferentes relajaciones con ciclos respiración.