Sei sulla pagina 1di 1

ENFERMERAS EN LA GUERRA

Cuantitativo

Sólo en las fuerzas armadas de Estados Unidos sirvieron más de 59 mil enfermeras.

Para el día 7 de Diciembre de 1941 existían menos de 1000 enfermeras enroladas.

En el ejército estadounidense había 60 enfermeras que trabajaban en filipinas.

En las Fuerzas Armadas de EE.UU., luego de 6 meses, ya había 12000 enfermeras trabajando.

Para 1943 el número de enfermeras era suficiente y fue decidido que no se aceptaran más
reclutas, las que llegaron a sumar unas 40.000 para 1945.

MUERTES EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

El número de muertos en la segunda guerra mundial es impresionante se dice que murieron 400
mil soldados norteamericanos, 200 mil polacos, 292 mil franceses y 500 mil yugoslavos.

El ejército nazi perdió pocos soldados al inicio de la guerra, tan solo 16 mil. Luego, los nazis
perdieron 500 mil militares luchando contra Estados Unidos y el Reino Unido en el Frente Oeste.
El ejército Alemán perdió 2,8 millones de soldados durante la Segunda Guerra Mundial.

Los Aliados ganaron la guerra gracias a la Unión Soviética, y ésta sufrió el mayor número de
muertes militares: 8.7 millones de soldados soviéticos murieron en la Segunda Guerra Mundial.
Aunque es un número muy disputado y algunos dicen que la cifra alcanzó los 40 millones.

Cualitativo

ENFERMERAS EN LA GUERRA

A partir de esta guerra se dice que la enfermería adquirió mayor importancia y se empezó a
valorar como profesión.

Las enfermeras en esta época trabajaron más cerca que nunca frente a la batalla, las
enfermeras desempeñaron sus servicios bajo fuego en hospitales de evacuación, en hospitales
de trenes o en buques.

La habilidad y dedicación de estas enfermeras evitaron la gran tasa de mortalidad entre los
soldados.

MUERTES EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Muchos civiles murieron en bombardeos de fábricas, puertos y aeropuertos. Sin embargo, por
primera vez en la historia, los contendientes bombardearon expresamente también ciudades,
para obligar a sus adversarios a rendirse.

La evacuación de heridos fue hecha por todos los medios de transporte: tren, avión o barco y
las enfermeras sirvieron en esos transportes durante toda la guerra.

La carencia de comida y vestimenta hacían que las tropas estadounidenses y filipinas fuesen
susceptibles de contraer malaria, disentería, beriberi y fiebre dengue. Un número creciente de
tropas sufrieron malnutrición, y a fines de marzo del mismo año, cada hospital destinado
inicialmente para servir a 1.000 personas, estaba atendiendo a 5.000.