Sei sulla pagina 1di 15

Columnas de

grava mediante
vibro-sustitución
Evolución tecnológica,
diseño y casos prácticos
E. Carvajal y C. Mora-Rey

Keller Cimentaciones, S.L.U.


c/ Argentina, 15 XXVII Reunión Nacional de Ingeniería Geotécnica,
28806 Alcalá de Henares, Madrid (Spain) La nueva generación de geotecnistas.
Tel. +34 91 298 9600 Noviembre 20 y 21, 2014. Puerto Vallarta, Jalisco (México)
E-Mail: Info@Keller-cimentaciones.com
www.keller-cimentaciones.com Technical Paper 10-72ES

Seite 1
Columnas de grava mediante vibro-
sustitución: evolución tecnológica, diseño
y casos prácticos
E. Carvajal1 y C. Mora – Rey1

¹Keller-Cimentaciones, Madrid, España

Resumen

Se presentan los aspectos más relevantes de las técnicas de vibración profunda del terreno.
Éstas se realizan con vibradores que se introducen en el suelo mediante perforación por
desplazamiento y sin extracción de material, hasta profundidades que pueden alcanzar los 60 m.
Cuando el tratamiento consiste en la compactación de suelos granulares sin la aportación de
material, el procedimiento se denomina “vibro-compactación o vibro-flotación”; y cuando el
tratamiento se efectúa mediante la aportación de grava, el procedimiento se denomina “vibro-
sustitución o columnas de grava”, utilizable tanto en suelos granulares como arcillosos. En
ambos casos, los movimientos generales del vibrador movilizan el empuje pasivo del suelo, e
inducen un alto nivel de energía vibratoria. Como resultado se obtiene un suelo mejorado
capaz de soportar todo tipo de cimentaciones someras, debido al aumento de la capacidad
portante, reducción y homogeneización de asientos, aceleración de la consolidación y
mitigación del riesgo de licuación. Con el propósito de ilustrar la aplicación de las columnas de
grava se presentan dos casos prácticos, en una obra portuaria y para la cimentación de
aerogeneradores.

keywords: Columnas de Grava, vibrosustitución, compactación

1 Introducción

1.1 Evolución histórica y métodos de ejecución

Las columnas de grava mediante vibro-sustitución tienen sus orígenes en los años 1960s, a partir de la
mejora tecnológica de los primeros equipos de vibración profunda desarrollados por la empresa
alemana Keller desde los años 1930s (Kirsch y Kirsch, 2010). En principio, la vibro-compactación o
vibro-flotación era la única técnica de vibración profunda conocida. Esta consiste en la introducción al
terreno de un vibrador ayudado por un caudal de agua, con el objetivo de producir su densificación.
Como consecuencia, en la superficie se origina un cráter correspondiente al volumen de huecos que se
Columnas de grava mediante vibro-sustitución: evolución tecnológica, diseño y casos prácticos

reduce en toda la profundidad tratada. Finalmente el cráter se rellena y compacta mediante rodillos
convencionales. Figuras 1.

Figura 1. Vibro-compactación.

Sin embargo, la vibro-compactación se limita a suelos granulares con menos de 10 a 15% de finos.

Las columnas de grava surgen como extensión y mejoramiento tecnológico de la vibro-compactación o


vibro-flotación, con el objetivo de ampliar su ámbito de aplicación a terrenos arcillosos o cohesivos.

Debido a que el procedimiento de ejecución de las columnas de grava conlleva la sustitución de suelo
natural por grava compactada, la técnica es también denominada como “vibro-sustitución”.

Así, la aplicabilidad de las columnas de grava comprende los suelos arenosos que ya podían tratarse con
vibro-compactación, y además, los suelos finos puramente cohesivos. Figura 2.

Figura 2. Ámbito de aplicación de las técnicas de vibración profunda, según la granulometría del suelo.

La mejora se obtiene debido a que la grava compactada en toda la columna origina el saneo y refuerzo
de suelos sueltos o blandos a profundidades de hasta 60 m, aproximadamente. Además, estas columnas
funcionan como potentes drenes verticales que aceleran la consolidación.

En sus inicios, las columnas de grava se ejecutaban mediante el mismo proceso de perforación utilizado
para la vibro-compactación, con la ayuda del peso propio del vibrador y el tubo alargador, y el uso de un

3
E. Carvajal1 y C. Mora – Rey1

chorro de agua en la parte inferior del vibrador; todo ello suspendido de una grúa. Este método de
ejecución es conocido como “vía húmeda” (top-feed method).

Con el método de ejecución en vía húmeda la grava se introduce al suelo desde la superficie por
gravedad, y el fluido y detritus de perforación ascienden hasta la plataforma de trabajo afectándola
considerablemente. Figura 3.

Figura 3. Método de ejecución de columnas de grava en vía húmeda (top-feed method): (izq.) proceso de perforación, e introducción de
la grava en el suelo desde la superficie; (derecha) estado habitual de la plataforma de trabajo.

Además, éste método conlleva alteraciones en la homogeneidad de las columnas de grava debido a los
arrastres y erosiones producidas en el terreno al incorporar agua a presión y al extraer los lodos o
detritus compuestos por agua y terreno erosionado. Por otro lado, se necesita un importante aporte de
agua y una eficaz retirada de los lodos resultantes.

En 1972 el grupo Keller plc introdujo una nueva generación de equipos, a partir de los cuales es posible
ejecutar los tratamientos mediante columnas de grava en “vía seca” (bottom-feed method). Este nuevo
método sustituye el vibrador con chorro de agua usado en la vía húmeda, por un vibrador con aire
comprimido que se acopla a un tubo alimentador y este a su vez a la tolva donde se deposita la grava
para que discurra por todo el sistema, hasta su descarga final por el orificio de salida situado en la parte
inferior del vibrador. Figura 5b.

De este modo se evita la alimentación de la grava desde la superficie, como se hacía mediante la vía
húmeda. Además el método en vía seca sustituye la grúa antes utilizada en la vía húmeda por un equipo
sobre orugas específico para la ejecución de columnas de grava, denominado vibrocat.

Con el vibrocat, en lugar de contar únicamente con el peso propio del vibrador y el tubo alimentador
como fuerza vertical de perforación, se incorpora un sistema de cabrestantes conectado al mástil que
sujeta todo el varillaje, alcanzándose un incremento de la fuerza vertical de perforación y una mejora en
el control de la verticalidad de todo el sistema.

Así, el procedimiento de ejecución en vía seca comprende una fase de perforación donde se introduce el
varillaje por efecto de la vibración y el empuje vertical del sistema, logrando desplazar y comprimir
lateralmente el terreno que se va perforando, y una fase de descarga y compactación continua de la
grava en movimientos ascendentes y descendentes de entre 0,50 y 1,00 m. Figura 4.

4
Columnas de grava mediante vibro-sustitución: evolución tecnológica, diseño y casos prácticos

El equipo necesario para el procedimiento en vía seca se compone únicamente por el vibrocat y una pala
cargadora, lo cual permite incrementar los rendimientos de obra, y ejecutar los tratamientos con una
completa autonomía.

Figura 4. Método de ejecución de columnas de grava en vía seca (bottom-feed method): (izq.) procesos de perforación e introducción de
la grava al suelo por el interior del vibrador; (derecha) estado habitual de la plataforma de trabajo.

Durante la ejecución en vía seca, la plataforma de trabajo se mantiene completamente seca y puede ser
transitada sin ningún impedimento, a diferencia de la vía húmeda, en cuyo caso la plataforma se
encuentra anegada de principio a fin de los trabajos.

La Figura 5 muestra un vibrocat de primera generación para la ejecución de columnas de grava en vía
húmeda, y otro moderno para la ejecución en vía seca con alimentación interna de la grava.

Figura 5. Primera generación de vibrocats en vía húmeda, año 1956 vibrocat moderno en vía seca.

1.2 Mejora en el suelo alrededor de las columnas

5
E. Carvajal1 y C. Mora – Rey1

Tanto en el caso de la vibro-compactación como de la vibro-sustitución (o columnas de grava), los


tratamientos se realizan por medio de vibradores cilíndricos, capaces de efectuar perforaciones
verticales sin extracción de terreno.

En ambos casos, los movimientos generales del vibrador inducen al suelo elevados desplazamientos y
fuerzas laterales de entre 150 y 700 kN, así como un alto nivel de energía vibratoria (Figura 6a), que en
combinación producen una importante mejora en el suelo alrededor de las columnas. La expansión del
diámetro alcanzado en las columnas es variable dependiendo de la rigidez de las distintas capas de suelo,
obteniéndose mayores diámetros en las capas de suelo más blandas.

La mejora en el suelo circundante depende de muchos factores como son las características
granulométricas (coeficiente de uniformidad, % finos, forma de las partículas), las condiciones “in situ”
(relación de vacíos, compacidad, humedad), el estado de esfuerzos (coeficiente de empuje lateral,
presión de confinamiento), posición del nivel freático, permeabilidad, la historia de esfuerzos, entre
otros. Por esta razón, en los casos donde se considera la mejora del suelo alrededor de las columnas, es
habitual la ejecución de un campo de pruebas para la comprobación de los niveles de mejora estimados.

En arenas bien graduadas con menos de 15% de finos, la compactación lateral del suelo alcanza niveles
de compacidad relativa superiores al 70%, mientras que en suelos con mayor porcentaje de finos se
obtendrían menores niveles de compacidad, aunque con niveles de mejora significativos.

En la Figura 7 se presenta el ábaco empírico desarrollado por Báez (1995) para la estimación del
incremento del golpeo SPT en el suelo alrededor de las columnas de grava en función de la relación de
sustitución (Ar, área de las columnas entre el área del suelo circundante), para arenas limpias.

Una evaluación aproximada sobre la compactabilidad de arenas mediante los métodos de vibración
profunda puede realizarse a partir de ensayos “in situ” de penetración estática tipo CPT. La Figura 6b
muestra la relación empírica propuesta por Massarsch (1991) para la evaluación de la compactabilidad,
en función de la resistencia por punta y del parámetro FR%. A partir de FR% (friction ratio), es posible
incorporar la influencia del porcentaje de finos en la evaluación de la compactabilidad de arenas,
teniendo en cuenta que los valores de FR% superiores a 1,5 corresponden a suelos con más de 20% a
25% de finos.

En suelos intermedios con contenidos variables de finos, como son las arenas limosas o arenas arcillosas
(SM-SC), la energía vibratoria de los equipos de ejecución puede alcanzar un importante nivel de
densificación mediante la reagrupación de las partículas de suelo en un estado más denso que el inicial.
Estos casos estarían en la zona de compactación marginal mostrada en la Figura 6b.

6
Columnas de grava mediante vibro-sustitución: evolución tecnológica, diseño y casos prácticos

Figura 6. Características de equipos de vibración profunda; Figura 6b.: compactabilidad de suelos según Massarsch
(1991).

Figura 7. SPT antes y después del tratamiento.

Por otro lado, la mejora producida en limos y arcillas alrededor de las columnas ha sido estudiada por
varios autores (Castro y Karstunen 2010; Egan et al. 2008; Kirsch 2006; Carvajal et al. 2013).

Los efectos de la ejecución de columnas de grava en suelos arcillosos saturados provocan su remoldeo
en la zona más cercana al vibrador, así como un incremento importante en las presiones de poro.

No obstante, tras un corto tiempo de consolidación, las presiones de poro se disipan, el suelo tiende a
incrementar su rigidez y aportando un mayor confinamiento lateral a las columnas de grava. Estos
efectos de mejora varían con la distancia radial al eje de las columnas.

Figura 8. Incremento de rigidez del suelo producido por la ejecución de columnas de grava, (Kirsch 2006).

La mejora obtenida en suelos cohesivos alrededor de las columnas de grava puede estimarse mediante la
gráfica mostrada en la Figura 8, desarrollada en base a comprobaciones experimentales realizadas por
Kirsch (2006), y en donde se representa el incremento de los módulos del ensayo presiométrico (E) en
suelos arcillo-limosos y limo-arenosos de acuerdo a la distancia radial al eje de las columnas.

7
E. Carvajal1 y C. Mora – Rey1

Diferencias con elementos tipo pilas o pilotes

Las columnas de grava por su configuración geométrica y mayor rigidez con respecto a los suelos
blandos, habitualmente se comparan con elementos de cimentación totalmente rígidos, tipo pilotes.

Sin embargo, existen varios aspectos que diferencian por completo a las columnas de grava de las pilas y
los pilotes.

En cuanto a su comportamiento frente a las cargas de cimentación, las columnas de grava a diferencia de
los pilotes no necesitan empotrarse en suelos competentes, debido a que únicamente es necesario
tratar la zona de alcance del bulbo de presiones.

Figura 9. Comparación columnas de grava y pilotes.

Mientras los pilotes requieren una conexión directa con la cimentación transmitiendo toda la carga de la
estructura al suelo por fuste y punta, con las columnas de grava no es necesario ninguna conexión
estructural con la cimentación, siendo capaces de recibir la mayor parte de las cargas, y en lugar de
transferirlas al terreno por fuste y punta, la absorben gracias a que se comprimen verticalmente y se
expanden lateralmente, comprimiendo a su vez al terreno circundante. El resultado es un sistema suelo-
columnas mejorado, que además acelera la consolidación gracias al efecto de drenaje de las columnas.
Figura 9.

(a) (b) (c)

Figura 10. Equipos especiales de ejecución para obras marítimas y grandes profundidades de tratamiento, con alimentación interna y
descarga inferior de la grava: (a) sistema alpha hidráulico; (b) sistema alpha mecánico.

8
Columnas de grava mediante vibro-sustitución: evolución tecnológica, diseño y casos prácticos

1.3 Resultados obtenidos y aplicaciones

En resumen, con las columnas de grava se obtienen los siguientes efectos de mejora:

(a) reducción y homogeneización de asientos: por la mayor rigidez de las columnas respecto al suelo
objeto de la mejora.

(b) refuerzo del terreno: el ángulo de rozamiento de la grava compactada en las columnas incrementa la
capacidad portante y la estabilidad frente a posibles deslizamientos.

(c) aceleración de la consolidación: las columnas de grava actúan como potentes drenes verticales.

(d) reducción del potencial de licuefacción: debido a la capacidad para disipar sobre-presiones de poros,
y aumentar la resistencia al corte sin drenaje.

(e) densificación lateral del suelo: por el método de ejecución con perforación por desplazamiento y
compactación de la grava contra el suelo.

En la mayoría de los casos estos efectos de mejora se producen de forma simultánea, facilitando la
aplicación de columnas de grava en todo tipo de cimentaciones someras, para obras de edificaciones
residenciales o industriales, tanques, silos o depósitos; terraplenes, pavimentos y otras obras de
infraestructura vial. Además, las columnas de grava suelen aplicarse para la cimentación de
aerogeneradores, y para el tratamiento de refuerzo y consolidación de terrenos ganados al mar para
instalaciones portuarias como muelles, diques, explanadas de contenedores, etc.

1.4 Equipos especiales

El desarrollo tecnológico de equipos especiales para columnas de grava ha permitido el tratamiento de


grandes profundidades de suelo blando, tanto en obras marítimas como en tierra.

En la Figura 10a se muestra el “sistema alpha hidráulico”, constituido por un circuito para impulsar la
grava por bombeo, hasta una cámara de descarga conectada al tubo alimentador por donde discurre la
grava hasta su vertido final en el suelo por la parte inferior del vibrador. La Figura 10b muestra el
“sistema alpha mecánico”, donde la grava es depositada por una pala cargadora directamente en la tolva
del equipo. Tras rellenar la tolva con grava, ésta se eleva mediante cables de acero hasta la parte
superior del tubo de alimentación, desde donde se vierte hasta salir por la parte inferior del vibrador.

En ambos sistemas alpha (hidráulico y mecánico), todo el varillaje compuesto por la tolva, el tubo de
alimentación y el vibrador, suele acoplarse al brazo una grúa, para permitir la ejecución de tratamientos
a profundidades de hasta 60 m, aproximadamente.

2 Análisis y Diseño

2.1 Principios teóricos y relaciones básicas

El análisis teórico se basa en el concepto de célula unitaria, a partir del cual se representa la situación de
una malla de columnas de extensión infinita bajo el efecto de una carga distribuida también de
dimensiones infinitas (Figura 11).

9
E. Carvajal1 y C. Mora – Rey1

Debido a la simetría de carga, el contorno de la célula unitaria se considera sin deformaciones laterales
ni esfuerzos cortantes, quedando su interior en condiciones edométricas, y con una concentración de
carga en la columna.

Por otra parte, la columna de grava en el interior de la célula queda en condiciones triaxiales, sujeta a
deformaciones laterales y verticales. Siguiendo estas hipótesis, puede considerarse que en toda la
profundidad se cumple el equilibrio de esfuerzos según la ecuación (1), y que existe compatibilidad de
asientos en la columna y el suelo (Scol = Ss).

La mejora introducida por la concentración de esfuerzos en las columnas supone una reducción de
asientos y un aumento de la capacidad de carga, comparado con la situación sin mejora.

P  Ps  a s  Pcol  (1  a s ) (1)

donde: P = carga cimentación; Ps = carga en el suelo; Pcol = carga en la columna; as = relación de


sustitución Acol/A; A = área total de la célula unitaria; As y Acol = área ocupada por el suelo y la columna.

2.2 Mecanismo de rotura

Las columnas de grava transmiten la carga concentrada mediante la expansión de su diámetro,


provocando empujes laterales sobre el suelo.

Figura 11. Hipótesis de la célula unitaria.

Figura 12. Capacidad de carga de las columnas.

10
Columnas de grava mediante vibro-sustitución: evolución tecnológica, diseño y casos prácticos

Figura 13. Factor de mejora n, según Priebe (1995).

Bajo este estado de carga, las columnas tienden a fallar por su ensanchamiento y la falta de soporte
lateral del suelo circundante. Así, la capacidad de las columnas para soportar cargas verticales depende
fundamentalmente del soporte lateral proporcionado por el suelo (Figura 12). La transferencia de cargas
en la interfaz suelo - columna supone un empuje lateral activo en las columnas mientras el suelo
responde con su empuje lateral pasivo (Figura 11).

2.3 Métodos de cálculo

Los métodos de cálculo y diseño más relevantes se centran en la consideración del factor de mejora (n),
definido como el cociente entre los asientos estimados con mejora y los asientos estimados sin mejora
(Goughnour and Bayuk 1979, Balaam and Booker 1981, Priebe 1995).

El factor de mejora (n) está relacionado al nivel de concentración de cargas en las columnas, y suele
estimarse a partir de la relación de sustitución (Acol/A). El método desarrollado por Priebe (1995) es el
más utilizado y comprobado a partir de mediciones en obras reales. El método se basa en la solución de
la ecuación de expansión cilíndrica, para obtener el factor de mejora (n).

Para facilitar el diseño, Priebe (1995) desarrolló el ábaco mostrado en la Figura 13, donde se representa
el factor de mejora (n) en función de la relación de sustitución (Acol/A) y el ángulo de rozamiento de la
grava compactada (col).

Además, el método introduce una serie de simplificaciones teóricas y calibraciones experimentales para
incorporar la influencia de: (a) la compresibilidad de las columnas, (b) el incremento de la presión de
confinamiento con la profundidad, y (c) corregir la hipótesis de una malla de columnas de extensión
infinita para estimar el comportamiento de grupos pequeños de columnas bajo zapatas aisladas y
corridas. Tras considerar estas correcciones adicionales, el factor de mejora básico (n) se transforma en
el factor de mejora corregido (n2).

La mejora de la resistencia al corte del conjunto suelo – columnas se estima a partir del parámetro m’,
que representa la concentración de carga en las columnas y que depende del factor de mejora corregido
(n2); según la expresión: m’ = (n2-1)/n2.

11
E. Carvajal1 y C. Mora – Rey1

Figura 11. Sistemas de control M4 y M5 en los equipos.

Los parámetros resistentes equivalentes del suelo mejorado (eq, ceq) se estiman mediante la
ponderación entre los parámetros del suelo y las columnas, según las ecuaciones (2) y (3).

tan  eq  m` tan  col  tan s  (1  m`) (2)

c eq  c s  (1  m`) (3)

De acuerdo a la experiencia en obras reales, y según los estudios realizados por Herle et al. (2007), el
ángulo de rozamiento en las columnas ejecutadas en vía seca alcanza valores de entre 40 y 55 grados.

Por otra parte, para evaluar la medida en que las columnas aceleran del tiempo de consolidación puede
emplearse el método de Balaam y Booker (1981), basado en la teoría de drenes verticales clásica,
teniendo en cuenta la mayor rigidez de las columnas con respecto al suelo, a partir de la relación de
módulos Ecol/Es.

2.4 Mitigación del riesgo de licuación

Las columnas de grava son consideradas como uno de los tratamientos más eficaces para mitigar el
riesgo de licuefacción provocado por los sismos.

La licuación se produce debido a un aumento brusco de las presiones intersticiales, las cuales, por
encima de un determinado valor, causan la anulación de las presiones efectivas y por consiguiente la
eliminación de la resistencia al corte del suelo.

Las columnas de grava mitigan la licuación por la acción conjunta de varios efectos que tienden a reducir
la acción sísmica (Cyclic Stress Ratio, CSR) y aumentar la resistencia al corte frente a cargas cíclicas
(Cyclic Resistance Ratio, CRR), como son:

(a) capacidad de drenaje para disipar rápidamente los incrementos de presiones de poros.

(b) efecto de refuerzo debido a la elevada rigidez y ángulo de rozamiento de las columnas.

(c) mejora en el suelo alrededor de las columnas.

(d) efecto de precarga dinámica, debido a que durante la ejecución se aplica un movimiento vibratorio
que induce aceleraciones en el suelo mayores que las producidas por los sismos.

12
Columnas de grava mediante vibro-sustitución: evolución tecnológica, diseño y casos prácticos

El efecto de refuerzo para mitigar la licuación con columnas de grava puede evaluarse mediante los
métodos de Priebe (1995) o Báez y Martin (1993), mientras que el efecto de drenaje puede analizarse
con el método de Seed y Booker (1976). Estos métodos salen del alcance de este artículo.

3 Control de ejecución

Los equipos de ejecución cuentan con los sistemas M4 y M5 para la adquisición y procesamiento de
datos de cada columna, registrando en tiempo real el tiempo de ejecución, la profundidad, el consumo
de grava y la intensidad de corriente consumida para el control de compactación de la grava y la fase de
perforación, entre otros parámetros. Asimismo, pueden realizarse ensayos de carga “in situ” para
complementar las actividades de control. Figura 11.

4 Casos prácticos

4.1 Aerogeneradores en Oaxaca, México

Como parte del desarrollo de energías renovables impulsado en México, entre los años 2012 y 2013 se
realizaron los parques eólicos Piedra Larga I, Eoliatec del Istmo y Santo Domingo, en el estado de
Oaxaca. Debido a la presencia de limos y arenas limosas de baja compacidad y potencialmente licuables,
en el proyecto de cimentación se adoptó un tratamiento de mejora mediante columnas de grava en vía
seca. La mejora del terreno se efectuó para un total de 15 aerogeneradores modelos MG80, con torres
de alturas entre 67 m y 78 m, y capacidad para generar 2 MW cada uno.

Las columnas de grava se ejecutaron hasta profundidades de entre 10 y 21 m, mediante el uso de


equipos alpha y vibrocats, con el objetivo fundamental de mitigar el riesgo de licuación, gracias a la
combinación de efectos de mejora por drenaje, densificación y refuerzo del suelo. Asimismo, la mejora
del suelo permitió alcanzar niveles admisibles de capacidad portante y asientos absolutos y diferenciales.
Los trabajos contaron con la ejecución de más de 50000 m de columnas de grava con diámetros de
entre 0,70 y 1,10 m. Figura 12

Figura 12. Columnas de grava para cimentación de aerogeneradores. P.E. Piedra Larga I y Eoliatec.

13
E. Carvajal1 y C. Mora – Rey1

Figura 13. Reconstrucción del puerto ASMAR, Chile.

4.2 Puerto ASMAR en Talcahuano, Chile

El puerto y astillero ASMAR es uno de los más importantes en Chile y toda Suramérica, localizado en la
bahía de Concepción, comunidad Talcahuano.

Tras el terremoto y tsunami del 27 de febrero de 2010, de magnitud 8,8 en la escala de Richter, las
instalaciones el Puerto se afectaron seriamente, con algunas zonas completamente destruidas, debido a
la licuación de suelos, hundimientos de estructuras y muelles, deslizamientos, asientos, etc.

La rehabilitación incluyó un nuevo muelle pilotado de 750 m de longitud y el aumento de la profundidad


de calado a más de 10 m, para permitir el atraque de modernos buques de hasta 240 m de eslora. Bajo
el nuevo muelle se realizó el dragado y re-perfilado del fondo marino, y la posterior colocación de un
relleno hidráulico y manto de escollera para proteger y estabilizar los taludes. La solución mediante
columnas de grava permitió mejorar los limos y arenas limosas sueltas a muy sueltas, localizadas hasta 35
m de profundidad bajo el fondo marino, a fin de garantizar su estabilidad frente a deslizamientos,
aumentar la capacidad portante, reducir asientos y mitigar el riesgo de licuación.

Otro objetivo esencial consistió en garantizar la estabilidad de los pilotes para la cimentación del nuevo
muelle, evitando la pérdida de la capacidad de carga de éstos debido a la licuación del terreno. Las
columnas de grava se realizaron mediante el sistema alpha hidráulico, en vía seca, tanto desde el lado
mar (off-shore) como desde el lado tierra (on-shore). En total se ejecutaron más de 95000 m de
columnas de grava, con longitudes de entre 7 y 35 m, y diámetros de entre 0,70 y 1,20 m. Figura 13.

5 Conclusiones

Con las columnas de grava pueden mejorarse suelos muy blandos o sueltos, cohesivos y/o granulares,
hasta 60 m de profundidad, permitiendo todo tipo de cimentaciones someras, como zapatas aisladas o
corridas, losas, cajones, terraplenes, pavimentos, depósitos, etc. Las mejoras obtenidas se deben a los
efectos de drenaje, densificación alrededor de las columnas, refuerzo y mitigación del riesgo de
licuación. Entre las aplicaciones más frecuentes y con mejores resultados, se encuentran la ejecución de
columnas de grava para infraestructuras de obras portuarias y cimentación de aerogeneradores.

14
Columnas de grava mediante vibro-sustitución: evolución tecnológica, diseño y casos prácticos

Referencias

Balaam N. P. y Booker J.R. (1981). “Analysis of rigid rafts supported by granular piles”. Int. J. for
Numerical and Analytical Methods in Geomechanics, Vol. 5.

Báez J. I. y Martin G.R. (1993). “Advances in the design of vibro systems for the improvement of
liquefaction resistance”. Proc. Symp. on Ground Improvement. Vancouver Geotechnical
Society.

Báez J. (1995). “A design model for the reduction of soil liquefaction by vibro stone columns”.
PhD Thesis, University of Southern California, USA.

Castro J. y Karstunen M. (2010). “Numerical simulations of stone column installation”.


Canadian Geotechnical Journal 47 (19):1127-1138.

Carvajal E., Vukotić G., Castro J. y Wehr W. (2013). “Comparison between theoretical
procedures and field test results for the evaluation of installation effects of vibro-stone
columns”. Proc. International Conference on Installation Effects in Geotechnical Engineering.
Rotterdam. GEO-INSTALL.

Egan D., Scott W. y McCabe B. (2008). “Installation effects of vibro replacement stone columns
in soft clay”. In Geotechnics of Soft Soils – Focus on Ground Improvement. Glasgow, 3-5 Sept.
2008.

Goughnour R. P. y Bayuk A.A. (1979). “Analysis of stone column-soil matrix interaction under
vertical load”. Coll. Int. sur le Renforcement des Sols.

Herle I., Wehr J. y Arnold M. (2007). “Influence of pressure level and relative density on friction
angle of gravel in vibrated stone columns”. Pfahl Symposium 2007. TU Braunschweig, 84.

Kirsch F. (2006). “Vibro stone column installation and its effect on ground improvement”. In
Proceedings of Numerical Modelling of Construction Processes in Geotechnical Engineering for
Urban Environment, Bochum, Germany, 23-24 March 2006. Taylor and Francis, London: 115-
124.

Kirsch K. y Kirsch F. (2010). “Ground Improvement by Deep Vibratory Methods.” Spon Press.

Massarsch K. (1991). “Deep Soil compaction Using Vibratory Probes in Deep Foundation
Improvement”. STP1089 ASTM.

Priebe H. (1995). “Design of vibro replacement”. Ground Engineering 28(10): 31-31.

Seed H.B. y Booker J.R. (1976). “Stabilization of potentially liquefiable sand deposits using gravel
drain systems”. Berkeley, California: Report No. EERC 76-10. University of California.

15