Sei sulla pagina 1di 40

Pasos claves para aprender a predicar

Estudio Realizado por: Alan López

INTRODUCCION

El poeta mexicano, Amado Nervo, refiriéndose a Cristo, dijo lo siguiente:

Si tu me dices ven lo dejo todo


no volveré siquiera la mirada
para mirar a la mujer amada.
Pero dímelo, fuerte de tal modo
que tu voz como toque de llamada
vibre hasta el último recodo
y hiera el corazón como una espada...1

Haciendo un examen de conciencia a la luz de este poema, pregunto: Los predicadores hemos
dejado todo para seguir a Cristo, ¿verdad? Pero, ¿realmente dejamos todo para preparar y presentar
un mensaje que primero haya vibrado en nosotros e "hiera el corazón como una espada", de tal
manera que lo proclamemos con autoridad? La Biblia dice: "Procura con diligencia presentarte a Dios
aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad" (2
Timoteo 2:15).

Precisamente este libro procura concienciar al orador y Predicador a ser responsable, preparando su
persona y el mensaje divino dado por Dios, para comunicarlo fielmente, en oración, estudio y natural
presentación.

La Homilética es el arte de preparar y presentar un sermón a un auditorio; pero la Homilética es una


sierva del mensaje divino; por esta razón, es clave tener presente que los métodos dados en esta
obra, para hacer un sermón, como por ejemplo: El texto, el tema, la proposición, la introducción, el
cuerpo o plan, la conclusión y la aplicación; solamente sirven como estructura para preparar un
sermón bíblico.

El autor ha combinado la teoría con la práctica, la parte técnica con los ejemplos para que sea un
libro autodidáctico; que guía cual tutor al estudiante a poder realizar un sermón por sí mismo, o en
una clase saber como elaborar un sermón con la Biblia como base y guía, a fin de proclamar el
mensaje divino.

Es una satisfacción ver culminada una obra que no ha sido tan fácil de elaborar. Se han colocado las
respectivas referencias bibliográficas y la Bibliografía de las obras citadas con sentido de honestidad
y como es obvio, el autor puso su mayor aporte personal como un estudiante de la Biblia y de la
investigación Homilética; con la meta de tener una herramienta eficaz que sirva de guía al preparar
un mensaje divino - humano.

Exhorto a los Pastores, Evangelistas, líderes, obreros (as) del Señor a utilizar este sencillo y eficaz
manual titulado: "Pasos claves para escribir un mensaje eficaz" a fin de ser una herramienta útil en
nuestra Iglesia Hispanoamericana, necesitada de una genuina predicación basada en la Palabra de
Dios.

Y ahora, miremos cuatro aspectos importantes de la persona del Predicador en el primer capítulo.

CAPITULO I

EL PREDICADOR: SU PERSONA Y PREPARACION

Antes de predicar, todo predicador, debe tener la sana costumbre de prepararse íntegramente, para
luego pasar a preparar su sermón. Ahora bien, ¿Cómo tener principios que le guíen? ¿Qué pasos
dar para auto prepararse personalmente? Enseguida veamos algunas sugerencias prácticas en
cuatro aspectos vitales: En lo espiritual, en lo físico, en lo intelectual, y en lo social.

1.1. EN EL ASPECTO ESPIRITUAL

Es muy importante que todo Ministro del Señor, varón o mujer; que predique o que enseñe la Biblia
dentro o fuera de una Iglesia (Templo), sea convertido, es decir, que haya nacido de nuevo, y sea un
hijo(a) de Dios. (Juan 3:3; 1:12; Romanos 10: 9-10 ). A este suma el requisito ineludible, que sea
bautizado; en plena comunión en una iglesia local; de buen testimonio y con la vocación ministerial
de predicar la Palabra de Dios. Debe mantener una comunión constante con Dios a través del
momento devocional y el estudio reflexivo de la Biblia; se suma a esto, una oración constante,
intercediendo por las personas a quienes va a ministrar o servir.

Debe confesar y abandonar todo pecado, procurando ser llenado del Espíritu Santo, para ser guiado
a obedecer y predicar la Palabra divina. Por ejemplo, usted sabe que tiene que predicar, entonces
comienza a prepararse espiritualmente ¿Cómo? .

Usted reflexiona: Soy un hijo de Dios, debo estar limpio de cualquier pecado y ora de acuerdo a lo
que la Biblia dice en el Salmo 139: 23- 24 "Examíname oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y
conocer mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno".

Por preparación espiritual, el autor quiere decir, que todo Maestro toma en serio su Ministerio y con
responsabilidad lee, medita la Biblia para aplicarla a su vida y luego compartirla. En lo posible debe
ser como el sacerdote Esdras, la Biblia dice: "Porque Esdras había preparado su corazón para
inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos (Esdras
7:10).

Es vital que el Predicador conozca la Biblia, y la estudie con creatividad. A todo lo anteriormente
mencionado, se suma la importancia de obedecer la Palabra de Dios Toda persona dedicada al
noble y honroso Ministerio de la predicación debe ser, íntegro, honesto de acuerdo a los principios
determinados en 1 Timoteo 3:1-7. Debe procurar ser ejemplo de su grey. Si es verdad, que es un ser
humano no perfecto; pero en el creyente mora el Espíritu Santo y debemos dejar que El nos guíe.

Como todo maestro, tutor o facilitador que enseña al alumno a leer, a estudiar y el estudiante hace
su parte, haciendo las tareas para aprender; asimismo, todo creyente debe colaborar, obedeciendo
la Palabra de Dios para conocer más de Dios. Recordemos que todo hombre de Dios, debe tener un
buen testimonio ante los creyentes y los no creyentes; y que, el mensaje divino se prepara toda la
vida, como toda la vida, esta uno desafiado a predicar con el ejemplo y con las palabras.

1.2. EN EL ASPECTO FISICO

Como es obvio, el autor se refiere por "aspecto físico" al cuerpo humano. Todo Predicador (a), debe
cuidar su cuerpo, porque es "Templo del Espíritu". La Biblia dice: "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es
templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?" (1
Corintios 6:19). El cuerpo es del Señor y debe ser alimentado, cuidado y mantenido en buen estado,
ya que tenemos que servir al Señor y al prójimo por medio de nuestro cuerpo físico.

Hay que hacer deportes, aeróbicos, gimnasia, juegos; no para rendir "culto al cuerpo"; ni para
impresionar a los demás, sino para estar saludable y predicar. Un predicador negligente, que no
duerme y descansa bien, que no cuida el "templo del Espíritu" tendrá dificultades muy serias. Por
supuesto, Dios ha usado a hombres limitados de salud, como el Apóstol Pablo, Timoteo, David
Brainer… a estos los dotó de su gracia; pero es inexcusable el hecho de no poder administrar
nuestra salud. Esta es la excepción, mas no la regla.

La alimentación debe ser balanceada, evitar el exceso de grasas y carbohidratos y nutrirse bien de
proteínas, verduras o legumbres, frutas, cereales y carnes no grasas, además debemos beber agua
hervida. Un cuerpo sano le permitirá adaptarse mejor a largos viajes, a las campañas evangelísticas,
visitas, enseñanzas, predicaciones, labor ministerial y familiar.

Debemos conocer nuestro metabolismo, y nuestro "reloj biológico" para saber alimentarnos, ¿cómo
saberlo? Una guía es tener la sana costumbre de horarios fijos para comer, dormir, trabajar. Hay que
saber manejar las ocasiones urgentes, sin caer en una vida sedentaria, ni en excesos de trabajo
para poder vivir con un cuerpo sano.

Debemos tener satisfacción en el amor, en lo sexual (Proverbios 5:18,19); así como satisfacer las
necesidades básicas como pareja matrimonial. Más consejos sobre la salud deberá consultar a su
médico.

A mi modo de ver, si un Predicador es feliz, en su matrimonio y en el cuidado de su cuerpo, reflejará


su personalidad en su Ministerio. Aunque también hay los "actores profesionales" de la predicación a
los cuales es difícil discernir.

Otro aspecto que debe considerar la persona que predica es el traje apropiado o vestido decente
para predicar ante un auditorio; ya que no es aconsejable vestirse, como un actor de cine, un artista
o una persona rica con lujos; sino con ropa decorosa; sin caer en extremos, ni lo estrafalario ni lo
vulgar; peor el desaseo.

Un instrumento necesario para predicar es la voz, hay que educarla, cuidarla y usarla con
moderación. Debemos tomar medidas de prevención para la voz; evitar exponernos al polvo, y a
bebidas muy frías. Hay que hacer ejercicios de articulación, trabalenguas, para hablar claramente;
hablar pausadamente y colocar el énfasis en las frases u oraciones claves de nuestro discurso.

Amigo mío, hay mucha tela que cortar, en lo físico; pero hemos procurado analizar lo que la
experiencia y observación nos enseña. No queda más que reiterar, Cuidemos nuestra salud, en la
noble tarea de cuidar la familia y proclamar la bendita Palabra de Dios.

1.3. EN EL ASPECTO INTELECTUAL

Todo obrero y predicador debe pensar como aconseja Filipenses 4:8 que dice: "Por lo demás
hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo
lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad". Hay que
tener una actitud mental coherente, saludable y positiva para estudiar la Biblia, sin autosuficiencia y
orgullo para ser guiado por el Espíritu Santo a estudiar y predicar todo "el consejo de Dios".

Una área que debemos cultivar siempre es la lectura de buenos libros, religiosos y seculares,
especialmente aquellos relacionados a la predicación y que sean de cultura general; con el objetivo
de buscar ilustraciones adecuadas al mensaje y estar actualizados ante la demanda tecnológica, el
post modernismo ( cultura humanista, actual) y prácticamente el siglo 21.

El Predicador con mente abierta, objetiva y no dogmática o cerrada; será de edificación a su grey.
Por el contrario, si el mensajero, tiene problemas psicológicos no resueltos evidenciará conflictos al
predicar. De allí que es oportuna la observación del Señor Jesucristo a los que predican y no
practican lo que dicen. Escrito está: "Por lo tanto, obedézcanlos ustedes y hagan todo lo que les
digan; pero no sigan su ejemplo porque ellos dicen una cosa y hacen otra" (Mateo 23:3 DHH).

Además, el Predicador debe ser un fiel asistente y miembro activo en su iglesia local; preparado en
doctrina bíblica, ser un discípulo servicial, si es posible que tenga una preparación académica, sea
en una Institución Teológica del Seminario o de la Universidad. Hay predicadores "laicos" que son la
excepción, más no la regla, porque aún cuando no han cursado un Instituto, estudian la Biblia en
casa; otros aprovechan la educación a distancia para ampliar su educación.

Hay que saber leer y estudiar. Hay que subrayar pensamientos claves en una lectura de un libro.
Disciplinarse a reflexionar y hacer un sermón a conciencia, previa oración y estudio de la Biblia.
Es vital que conozcamos nuestro idioma y si es posible el original de la Biblia, como el hebreo y
griego, o al menos saber usar obras de referencia, que debemos tener como herramientas de trabajo
en nuestra Biblioteca personal, como son: varias versiones de la Biblia, Diccionario Bíblico y de la
Lengua, Concordancias; para los que estudian la Biblia con métodos inductivo, deductivos y otros;
deberán conseguir Manuales de la Biblia, Atlas, comentarios bíblicos, historia del cristianismo …

Se cuenta que el Inglés Juan Wesley, leyó decenas de libros a lomo de caballo, escribió casi
cuatrocientos libros y folletos de diversos temas como Teología, Historia, Medicina, etc. Estableció
orfanatos, colocó dispensarios médicos para ayudar al pobre y sobre todo predicó a Jesucristo.
Escribió libros Devocionales. Wesley aprovechó el tiempo y su capacidad mental para estudiar,
predicar y servir. 2

1.4. EN EL ASPECTO SOCIAL

Una de las virtudes que debe practicar todo cristiano, especialmente aquel que predica la Palabra de
Dios es, las relaciones humanas, es decir, deberá ser amigable, educado, que se lleva bien con
todos, con sus familiares, vecinos y compañeros de estudio y trabajo. La Biblia dice: "Si es posible,
en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres" (Romanos 12:8) Antes de
predicar, deberá estar consciente que se lleva bien con todos, en cuanto dependa de él. ¿Por qué?
Porque podrá estar con su conciencia limpia, tal como lo señala 1 Corintios 4:3-4, Pablo no tenía
mala conciencia; cuanto esto ocurre el Predicador podrá predicar con eficacia.

A esto sumamos, lo necesario que es tener un amigo o colega para apoyarnos en los momentos
duros del ministerio. Para recibir críticas y sugerencias para mejorar. La amistad es importante, como
David y Jonatán que fueron leales en la misma causa. Un amigo fiel ayudará mucho al predicador
para que no sea autosuficiente. Lea Proverbios 17:17

Además, el Pastor y predicador deberá realizar múltiples actividades sociales propias de su


Ministerio como ceremonias de: bautizos, matrimonios, cumpleaños, visitas para edificar y consolar
al creyente; predicar en banquetes y en sepelios. Todo líder y especialmente el Predicador es
observado en la casa, en la iglesia y en todo lugar. Por todas estas razones no debe llevar una vida
disipada, que levante falso testimonio y sospechas. Deberá ser prudente con las damas, caballeros y
niños.

Tanto el hombre como la mujer que predican deberán tener un equipo de apoyo, de personas
comprometidas para orar, para estudiar la Biblia, para buscar material para sus mensajes y para que
como líder sepa servir como lo hizo el Señor Jesucristo, con sus discípulos en Juan 13:1-17.

En esta esfera social debemos seguir el ejemplo del escocés Juan Paton, quien fue misionero que
predicó la palabra con acciones prácticas. En la Isla Aniwa, en Nuevas Hébridas, él cavo un pozo y
ayudó a la comunidad a tener agua para beber. Paton y su esposa construyeron dos orfanatos para
niños (as). Los jóvenes criados en estos lugares, llegaron a ser evangelistas y maestros, que
comunicaron el Evangelio a sus aldeas. 3

Que demos excelentes testimonios a la sociedad por nuestra vida cristiana, por nuestro servicios y
por nuestro aporte al comunicar el Evangelio de Cristo que si beneficia a la sociedad al cambiar
personas y comunidades para el bienestar del país.

1 Arrastía, Cecilio. Poema citado en Teoría y Práctica de la Predicación. Editorial Caribe, 1978, pp.
102

2 Jay, Ruth Cristianos Intrépidos. Vol. 2 "La Biblia Dice…" pp. 28

3 Jay, Op. Cit. pp. 10


CAPITULO II
EL TEXTO: SU SELECCIÓN E INTERPRETACION

2.1. DEFINICION.-

Se conoce como texto, al pasaje bíblico que consta de una porción breve ( parte o versículo
completo), y extensa (varios versículos o un capítulo), que constituye la base bíblica del sermón.

El texto debe tener una oración gramatical completa. Una idea cabal para poder estudiarla y
compartirla al público.

A continuación veamos estos ejemplos:

Una fracción de versículos:

Isaías 55: 6ª "Buscad a Jehová mientras pueda ser hallado" Juan 14: 15b "Guardad mis
mandamientos"

·De un versículo completo: Salmo 19:14; Romanos 10:9; 2 Corintios 5:17; Exodo 20:7

·De un capítulo: Nehemías 1. Daniel 6. 1 Corintios 13 Hebreos 11

2.2. ¿QUE HACER PARA HALLAR EL TEXTO BIBLICO DEL SERMON?

Le sugerimos que tenga presente que hay textos no idóneos para ser predicados. Por esta razón hay
que buscar un texto sólido en doctrina bíblica y analizarlo con cuidado para luego explicarlo.

¿Pero que debemos hacer para buscar el texto? Siga estos consejos para encontrar con éxito el
texto apropiado al sermón que usted desea presentar al auditorio.

·Lea, medite, estudie la Biblia y vívala; este es el mejor secreto para encontrar textos y para
predicarlos.

·Lea libros de Homilética, de predicación, comentarios de la Biblia y revistas cristianas. No para


copiar, sino para complementar su estudio personal y luego predicarlo al público.

·Lea buenos libros seculares: Enciclopedias, novelas, historias; que incentivo su cultura.

·Manténgase actualizado por los medios de comunicación: Radio, TV, Internet, prensa…

·Converse con profesionales, artesanos, madres; aprenda y relacione esto con el texto en estudio.

·Visite lugares turísticos, anote ilustraciones y relaciónelo al sermón que está analizando.

·Medite en las experiencia de su vida, e ilustre correctamente el mensaje a predicar.

2.3. PASOS CLAVES PARA SELECCIONAR UN TEXTO BIBLICO.-

Estas son orientaciones de Maestros en el arte de Predicar, y alguna que otra experiencia del autor
de este obra, con el fin de elegir un texto bíblico apropiado para predicarlo al público o grey que le
toca ministrar con la Biblia.

·Según el maestro homilético, James Crane, escoja un texto " que se apodere de su corazón". Elija
un texto, que ayude a la necesidad integral de la congregación. Es decir, que le guíe en lo espiritual,
mental, físico y social. Puede elegir un texto que ayude a la necesidad inmediata de la Iglesia.
·Seleccione un texto claro, comprensible para usted, y su auditorio. Es decir, maneje con cuidado los
textos que se prestan para la polémica.

·Evite predicar sobre textos basados en dichos de hombres impíos como los amigos de Job.

·Tome en cuenta los sucesos actuales del mundo, de su comunidad, y de su Iglesia.

Cabe un comentario apropiado, el texto que usted seleccione debe ser pertinente, actual, vital y
preciso para orientar con eficacia a cada persona que necesita el mensaje de lo alto. Además,
predique sobre textos comprensibles para usted, vaya profundizándolos en su Ministerio; y siempre
considere la ocasión y lugar a predicar ese texto seleccionado.

2.4 COMO EXPLICAR Y APLICAR EL TEXTO BIBLICO

A mi modo de ver, la clave de toda predicación es saber interpretar un texto, explicarlo con claridad y
aplicarlo con tino al auditorio.

·Ore mucho por el texto seleccionado, y pida al Señor que lo guíe por medio del Espíritu Santo La
Biblia dice: "Mas el Consolador, El Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os
enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho" (Juan 14:26).

·Lea el texto si es posible, en diferentes versiones de la Biblia, anote los cambios de palabras, la
traducción y otros giros gramaticales.

·Haga uso de la Ciencia de la Interpretación o Hermenéutica, para interpretar correctamente el texto


en estudio. Considere el contexto, el estilo y figuras literarias. Haga preguntas al texto, vuelva a leer
el pasaje, analícelo.

·John Stott, escritor y exegeta bíblico; en un seminario taller que tuvimos personalmente con él, nos
sugirió que hagamos al texto dos preguntas claves para interpretar correctamente, un texto bíblico en
estudio.

·La Primera pregunta nos ubica en la historia, en el pasado y en el original del texto, a quien
realmente fue dirigida la expresión primeramente, para esto pregunte: ¿A quién le dice esto? O sea
¿Qué quiere decirle exactamente?

·Segunda pregunta nos ubica en la actualidad, al preguntar ¿Qué me dice a mí? ¿Que le dice a mi
comunidad? O ¿Qué aprendo aquí? Consideramos vitales estas dos preguntas, ya que tomamos en
cuenta dos preguntas claves, dos aspectos importantes: el pasado y el presente. Ser fiel al original y
a la Iglesia actual. A esta altura, ya estamos en condiciones de explicar y aplicar el texto.

EXPLICACION En primer lugar, explique el texto al oyente, por ejemplo: Proverbios 31: 11 dice: " El
corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias" El texto dice: que el marido
tiene su personalidad confiada a ella, por ser una mujer virtuosa y hacendosa, según el contexto. Él
sale beneficiado con su esposa. APLICACIÓN: En segundo lugar, aplique el texto al oyente: usted
¿Tiene confianza en su cónyuge? ¿Es mi esposa una mujer útil? Recuerde esto: la aplicación en el
discurso del sermón es breve, porque en la aplicación al concluir el mensaje se amplía el recurso de
las preguntas o de las tareas para confrontar al oyente con el mensaje recibido y llevarlo al campo de
la acción.

2.5. EJEMPLOS DE EXPLICACION Y APLICACIÓN

TEXTO: Efesios 5:25 "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la Iglesia, y se
entregó a sí mismo por ella".
EXPLICACION: El modelo de amor del esposo a su esposa, es Cristo. El esposo debe amarla y
entregarse a ella. ¿De qué maneras? Valorándola, protegiéndola y respetándola siempre. A más de
amarla debe comprenderla toda la vida.

TEXTO: Mateo 6:7ª "Y orando, no uséis vanas repeticiones..." EXPLICACION: Haga dos preguntas
al texto, primero: ¿Qué le dice Jesús a sus discípulos? Que no oren como los gentiles, haciendo
oraciones rutinarias y vanas. Jesús exhorta a sus discípulos a no hacer oraciones mecánicas, meras
repeticiones que no son oídas por Dios.

Segundo: ¿Qué nos dice Jesús a nosotros ahora? Lo mismo que a ellos, que el mero rezo, las vanas
palabras y oraciones sin pensar sean evitadas. Que no seamos exhibicionistas, para que la gente
nos aplauda. Al aplicar el texto al público puede preguntar: ¿Oro para impresionar a los demás?

NOTA: Como autor considero que la explicación y aplicación entran en el contenido del sermón, es
decir en el cuerpo o plan. Queda a criterio de cada persona realizar una aplicación más amplia al
final del sermón. Los ejemplos son breves; pero todo estudiante y predicador de la Biblia deberá
ampliar su investigación, puliendo con comentarios e ilustraciones adecuadas el mensaje que
presentará al público.

2.6. TAREAS DE APRENDIZAJE Y EVALUACIÓN

·Escriba un texto con una fracción de versículo.

·Escoja un texto de un versículo completo.

·Seleccione un texto con un máximo de tres versículos que contenga un pensamiento completo, para
predicarlo.

·Escriba su texto favorito, medítelo; luego explíquelo y haga una aplicación.

·Al texto de Mateo 28: 19,20. ¿Cuál es su contexto histórico y social? Haga las dos preguntas claves:
¿Qué les dice Jesús a ellos? ¿Qué nos dice a nosotros?.

·¿Por qué un texto para ser predicado debe ser bíblico y además actual?.

CAPITULO III
EL TEMA: SU ELABORACION Y REDACCION

Es muy importante que usted tenga presente que el texto, origina y da a luz, el tema; ya que éste
surge siempre del texto base. En ocasiones se nos da un tema para predicarlo, entonces, es vital
que usted se cerciore, que este tema este basado en un texto bíblico; o que sirva para ser
interpelado por la Palabra de Dios.

3.1. DEFINICION DE TEMA

El tema es la síntesis del mensaje. Es "la materia que se trata en el sermón, la idea central del
sermón; el asunto presentado en el sermón" 1. El tema es desarrollado en el cuerpo o plan del
sermón.

3.2. CARACTERISTICAS DEL TEMA

Estas son las cuatro cualidades necesarias que debe poseer todo tema. James Carne da tres de las
cuatro características.
Primero, el tema debe ser vital, o sea, debe versar sobre las grandes verdades de la fe cristiana. No
debemos perder el tiempo en asuntos marginales. ¿Qué significa esto? En palabras comprensibles
que prediquemos sobre Teología y doctrina cristiana.

Segundo, el tema debe ser pertinente, o de valor practico para los oyentes. Hay que presentar un
mensaje de verdad eterna a las necesidades más apremiantes de la Iglesia. Hay Palabra de Dios
para el mundo actual.

Tercero, el tema debe tener legitima relación con las Escrituras, el tema puede ser encontrado
directamente en el texto, o inferido del texto por procedimientos lógicos y además sugerido por el
texto.

Cuarto, el autor del presente libro, cree que el tema debe ser comprensible, que sea claro, que no
tenga un tema muy general.

3.3. EJEMPLOS PRACTICOS DE LAS CARACTERISTICAS DEL TEMA

·Temas vitales o que tengan grandes verdades doctrinales:

El Espíritu Santo en la conversión y santificación.

El Reino de Dios en operación.

La misión de la Iglesia.

El poder de la Palabra de Dios.

Jesucristo Señor y Salvador del creyente.

·Temas pertinentes de gran valor práctico para la comunidad

¿Cómo recibir a Cristo ahora?.

¿Por qué debemos servir a la sociedad?.

La Biblia y el SIDA

¿Es el aborto la solución?.

¿Hay vida después de la muerte?.

·Temas bíblicos: Los derivados de un texto

TEXTO: Proverbios 31:10-31

TEMA: RETRATO DE UNA MADRE EJEMPLAR

TEXTO: 1 Pedro 4:12-13

TEMA: EL SUFRIMIENTO, PRUEBA DE FUEGO DEL CREYENTE

·Temas claros: a continuación analice los ejemplos. Hay un tema general y un tema concreto.
Además hay dos temas uno oscuro y otro claro.

TEMA GENERAL: LA ORACION

TEMA CONCRETO: COMO DEBE DE ORAR EL CREYENTE


TEMA OSCURO: LA CONFESION DE LA HAMARTIOLOGIA CRISTIANA

TEMA CLARO: LA CONFESION DE PECADO DEL CREYENTE

3.4. EL TEMA Y EL TÍTULO

El tema es un poco general, da un encabezamiento al contenido del sermón. En cambio el título es


concreto, va al punto, incluso debe ser redactado para que atraiga al público. El título es ideal para
boletines, folletos, revista.

Hay maestros de la Homilética que hacen diferencia entre tema y título; por esto se llama título a
artículos para revistas; o el director de culto coloca un título al culto del Domingo. Otros prefieren
colocar un tema pertinente a la ocasión del momento.

Como autor de estas notas, también utiliza el título en los mensajes o sermones a ser predicados.
Pero prefiero no confundir al lector, por consiguiente utilizaremos el término tema, sugiriendo que
este sea llamativo, y que cumpla su función.

Considero que es mejor enseñar con el ejemplo para que el lector, saque por sí mismo sus
conclusiones. Veamos algunos ejemplos de tema y título, para los amantes de estas definiciones,
advirtiendo que más adelante usaremos solamente el tema.

TEXTO: Lucas 2:52

TEMA: EL CRECIMIENTO INTEGRAL DEL CREYENTE

TEXTO: Santiago 1:19-27

TEMA: LA RELIGION GENUINA

TITULO: EVIDENCIAS DE LA AUTENTICA RELIGION

Los temas y los títulos son de propiedad personal del presente autor. Por experiencia en esta área,
sugiero que se tenga un tema y un título como metodología al pulir y presentar un sermón ante un
público.

3.5. PASOS PARA SELECCIONAR UN TEMA DE UN TEXTO ELEGIDO.

La idea clave es que usted, descubra por sí mismo, el pensamiento dominante o central del texto en
estudio para derivar o seleccionar el tema apropiado. Siga estos pasos efectivos para elaborar un
tema.

Primero, haga preguntas al texto, esta por ejemplo:

¿Cuál es el mensaje principal del texto?. ¿Qué tema sobresale en el texto?.

Segundo, divida el texto en las ideas fundamentales o naturales. Por ejemplo:

Juan 3:36, tiene tres divisiones naturales.

1. El que cree en el Hijo, tiene vida eterna

2. Pero el que desobedece al Hijo no verá la vida;

3. Sino que la ira de Dios está sobre él.


Veamos ahora Isaías 53:5, este pasaje presenta cuatro divisiones naturales:

1. Mas él herido fue por nuestras rebeliones,

2. molido por nuestros pecados;

3. el castigo de nuestra paz fue sobre él,

4. y por su llaga fuimos nosotros curados.

Note que no necesariamente en todo sermón deben estar tres divisiones principales; sino las que
realmente el texto naturalmente presenta, pueden ser dos, tres, cuatro o más, el número de las
divisiones en el cuerpo o plan del sermón. En lo posible, cada división debe tener una oración
gramatical completa; y no una frase suelta sin sentido. Por favor, no force al texto, ni le imponga una
"camisa de fuerza"; deje que surjan las divisiones naturales por sí misma y pueda predicar sin
dogmatizar el tema bajo estudio.

Tercero, analice el tema utilizando la Gramática, desde el punto de vista de la sintaxis de la oración
compuesta. Es clave dominar las clases de palabras como: verbo sustantivo, adjetivo, adverbio para
interpretar la Biblia.

En las oraciones compuestas hay las yuxtapuestas, coordinadas y subordinadas Hay una oración
principal y las que están subordinadas a una o más oraciones. Al encontrar la oración madre o
principal se nos facilita el tema a predicar. Es obvio que esto es en textos cortos, por ejemplo 2
Corintios 5:17 En primer lugar hay una oración condicional subordinada: "Si alguno está en Cristo"
Luego, la oración principal de esta subordinada: "nueva criatura es". Enseguida se unen a estas
oraciones, dos yuxtapuestas a saber: "las cosas viejas pasaron", y "he aquí todas son hechas
nuevas"

Observamos que la idea principal del texto gira en torno a la novedad de la vida que es el resultado,
cuando se esta en Cristo. El tema puede ser "El resultado de estar en Cristo" 2.

Un ejemplo sencillo de nuestra cosecha personal es Juan 14: 15 "Si me amáis, guardad mis
mandamientos" La oración condicional subordinada es "si me amáis", luego la oración principal es
"guardad mis mandamientos" La idea sobresaliente del texto es que demostramos amar a Cristo,
cuando le obedecemos.

Cuarto, analice el texto a la luz de la historia, o sea tenga presente la esfera social de aquella época,
de las costumbres, de la cultura. Sugiero que investigue obras y manuales sobre las costumbres en
las tierras bíblicas, ¿para qué? Para que tenga una idea clara del pasaje bíblico y surja un tema
preciso. Cuando uno tiene en mente como se vistieron, como celebraron las bodas, el uso del velo
en la mujer…tendrá cuidado de interpretar y colocar un tema apropiado.

Quinto, haga uso de la Hermenéutica que es, "interpretación y comprensión de un texto" recuerde
"La Biblia se interpreta a si misma" Sepa usar el contexto, las figuras literarias, métodos de
interpretación… El Dr. John Stott en un seminario de exposición bíblica, en Quito, Ecuador, nos
recordó dos preguntas claves para estudiar la Biblia. Primero, ¿Qué dice el texto a ellos? Nos
remonta al pasado. Luego, ¿Que me dice el texto a mí, ahora? Nos ubica ahora en el presente. Esto
para ser fiel al texto y saber ser pertinente con un tema actual.

Sexto, no es aconsejable tomar una frase o idea parcial del texto como tema, ya que lo mutila, o sea,
deja de lado otras ideas del pasaje en estudio. Por ejemplo:

TEXTO: Juan 14:6

TEMA: CRISTO EL CAMINO DEL HOMBRE


NOTA: Este tema no toca otras ideas dominantes en el versículo, como:

Cristo es la Verdad, Cristo es la Vida y Cristo es el Mediador del hombre ante Dios.

Recuerde esto, incluso una parte o fracción de un versículo, debe tener un pensamiento completo
para ser predicado. Aunque un tema puede limitarse; debe explicarse esto en el sermón.

Séptimo, ¿Se puede tomar como tema, las mismas palabras del texto? Claro que sí. Por ejemplo:

TEXTO: Juan 11:35

TEMA: JESUS LLORO

NOTA: Este tema puede servir para un sermón de asunto o temático. Cabe señalar que no todo texto
con sus propias palabras, se presta para un tema. Es mejor tener un tema variado y no mutilado.

3.6. METODOS PARA ESCRIBIR Y REDACTAR EL TEMA ELEGIDO.

Exponemos tres maneras para redactar un tema, en estas formas: Lógica, interrogativa y retórica.

Alfredo Gibbs recomienda dos formas de redactar o enunciar un tema y son:

El lógico.- Este exige la expresión de un pensamiento completo que forzadamente incluye el uso de
un verbo, por ejemplo, el tema de Juan 3:5 podría ser: "El nuevo nacimiento es esencial para la
entrada al reino de Dios".

El retórico.- Este método permite expresar el tema en forma de frase que no llega a ser un
pensamiento completo. Por ejemplo, Juan 3: 5 el tema es: El Nuevo Nacimiento. Gibbs sugiere para
disciplina del predicador que éste escriba su tema en forma lógica en su estudio personal, aunque lo
exponga en forma retórica al público. 3

El interrogativo: Según Osvaldo Mottesi, es recomendable para los que se inician en la predicación.
El tema es formulado para contestar una pregunta; es decir que cada división principal del bosquejo
contesta un aspecto particular de la pregunta desde la cual se organiza el tema. Ejemplo

TEXTO: Lucas 18:1

TEMA: ¿POR QUE DEBEMOS ORAR?

I. Porque es un mandamiento del Señor

II. Porque nos permite confesar nuestros pecados

III. Porque nos hace experimentar el gozo del perdón

IV. Porque nos permite dar gracias y alabar al Señor

V. Porque nos ofrece íntima comunión con el Señor

Hay varias formas para redactar y formular un tema. Osvaldo Mottesi, presenta siete formulaciones
con ejemplos. Para mayor información lea la primera parte del capítulo cinco, "La cohesión
sermónica" 4.

Al redactar el tema con interrogante, recomendamos utilizar el pronombre interrogativo ¿Quién?


¿Cuál? ¿Qué? ¿Por qué? Para hacer un tema atractivo.
El autor sugiere que la redacción de los temas no sean tan larga. Un máximo de diez palabras y un
mínimo de tres términos.

3.7. EJEMPLOS DE MIS NOTAS PERSONALES 5

3.7.1. En forma lógica.

TEXTO: Filipenses 4:6

TEMA: El remedio eficaz para vencer la ansiedad

TEXTO: Jeremías 33:6

TEMA: Que dice la Biblia sobre la salud

3.7.2. En forma retórica:

TEXTO: Hechos 5:42

TEMA: Una evangelización persistente

TEXTO: Deuteronomio 6:6-9

TEMA: Mandamientos para padres

3.7.3. En forma interrogativa:

TEXTO: 1 Juan 1: 6-7

TEMA: ¿Cómo fortalecer la comunión cristiana?

TEXTO: Salmo 57:2

TEMA: ¿A quién debemos clamar?

NOTA DEL AUTOR: Los temas en cualquiera manera de redactarlos deberán ser atractivos, que
enganchen al oyente a la curiosidad y deseo de poner atención al mensaje bíblico.

3.8. TAREAS DE APRENDIZAJE Y EVALUACIÓN

Es muy importante que usted practique los ejercicios a fin de aprender por sí mismo a desarrollar la
elaboración y redacción del tema del sermón.

1. De dos características del tema

2. Cuáles son los pasos para elaborar un tema

3. Coloque a cada texto el tema:

Romanos 10:9; Isaías 45:22; Juan 1:12; Hebreos 11:1

Salmo 3:5; Génesis 12:1-3; Salmo 37:4; Josué 1:9

4. Redacte los temas en las tres formas: Lógica, retórica e interrogativa.

5. Recuerde el tema debe ser claro y atractivo. Escriba un tema práctico que sea útil a su auditorio.
1 Crane, James. El Sermón eficaz. CBP pp. 95

2 Cevallos, Isidoro. "La estructura del sermón bíblico". Apuntes de Homilética I. SBA. 1980 pp. 5

3 Gibbs, Alfredo. Que prediques la palabra. Emmaús. Pp 42

4 Mottesi, Osvaldo. Predicación y Misión: Una perspectiva Pastoral. Flet. Pp. 173-188

5 López, Alan. "Archivo de sermones personales" Quito.

CAPITULO IV
LA PROPOSICION: TIPOS Y PROCESO

La proposición es clave en la elaboración del sermón, de tal manera, que todo predicador deberá
tenerla presente y a la mano, ya que le ayudará y orientará al desarrollar el mensaje de la Palabra de
Dios.

4.1. DEFINICION

La proposición es una oración gramatical completa, que sintetiza el contenido del sermón; incluye el
curso que el mismo va a seguir. Informa lo que se va a declarar, explicar, enfatizar, probar o
responder en el sermón. La proposición anuncia sintéticamente lo que el bosquejo va a desarrollar
con más detalles. 6 La idea de la proposición aquí es sencillamente guiar al predicador al hacer su
sermón y sobre lo que quiere persuadir al exponer su mensaje.

4.2. TIPOS DE PROPOSICION 7

Si toda predicación es de carácter persuasivo, entonces deducimos que toda proposición deberá ser
persuasiva.

4.2.1. La proposición persuasiva: Es aquella que intenta producir a través del sermón, cambios y
actitudes.

Ejemplos:

·En un sermón Evangelístico:

TEXTO: Mateo 24:35

TEMA: El siempre contemporáneo mensaje de Jesucristo.

PROPOSICION: El siempre contemporáneo mensaje de Jesucristo nos entrega, aquí y ahora, una
invitación ineludible que ofrece seguridad, amor y salvación para nuestras vidas.

·En un sermón Pastoral:

TEXTO: 2 Crónicas 7:14

TEMA: Las demandas de Dios

PROPOSICION: Dios demanda de su pueblo a vivir el espíritu de la cruz, en total dependencia de él,
en completa identificación con Él, y en renovación constante.

4.2.2. La proposición didáctica: Tiene una naturaleza descriptiva, ya que su intención es informar lo
que se hará en el sermón.
TEXTO: Hechos 8:26-40

TEMA: La vida cristiana como encuentro, diálogo y misión

PROPOSICION: Nuestra vida cristiana debe expresarse como dinámico encuentro, diálogo y misión
en el mundo, para la gloria de Dios.

TEXTO: Hebreos 13:10-16

PROPOSICION: La suprema motivación de nuestro discipulado cristiano es salir al encuentro de


Jesús en el mundo por el cual Él murió y para el cual el Padre lo resucitó.

NOTA DEL AUTOR: Respeto mucho el tipo y estilo de proposiciones de Mottesi. A mi modo de ver
las proposiciones deben tener una relación fiel al original del texto bíblico en estudio y con la
respectiva aplicación actualizada. Con todo, los ejemplos de proposición citados tienen su espacio.
Más adelante mostraré algunos ejemplos de proposiciones bíblicas personales.

4.3. EL PROCESO DE DESARROLLO DE LA PROPOSICION.

En esta parte cito al maestro James Braga, quien recomienda lo siguiente:8

·Hacer un estudio exegético del pasaje, una vez hecho esto, debe realizarse una afirmación de la
idea exegética del pasaje; para esto aplique las palabras interrogativas: ¿Quién? ¿Por qué?
¿Cuándo? ¿Dónde? Por ejemplo: En Marcos 16: 1-4 pregúntese: ¿De que trata este pasaje?.
¿Quiénes eran estas mujeres?.

·Haga un descubrimiento de la verdad principal que el pasaje parece comunicar. Por ejemplo: En
Esdras 7:10, la verdad principal "Dios usa a aquel que pone lo primero en primer lugar".

·Que la expresión de la proposición sea en forma de una oración sucinta y enérgica.

4.4. EJERCICIOS DE PROPOSICIONES EXPLICITAS.

Una buena sugerencia es que no menosprecie la proposición. Siga estas recomendaciones y


ejemplos del autor de esta obra, que ha hecho varias proposiciones de manera sencilla para
aprender a hacerlas correctamente. 9

Primero, Una vez que ha leído y releído el texto, y le ha colocado un tema haga una especie de
resumen, tipo cápsula, brevísimo, con una verdad central que sobresalga, puede ser basada en el
mismo texto de la Biblia.

Segundo, Relacione su proposición con la necesidad principal del Auditorio y con el objetivo del
sermón sujeto a la Palabra de Dios.

Tercero, Tenga a la mano, a manera de una brújula su proposición, pues, Le guiará en la


preparación del mensaje.

Sin más preámbulos, miremos algunos ejemplos claves:

METODO: Sermón Biográfico

TEXTO: 1 Samuel 1:11,27,28;2:1

TEMA: Ana, una madre ejemplar


PROPOSICION: Ana, sufrió la marginación por ser estéril. El Señor respondió a la fe de Ana y le dio
a Samuel, recompensándola como madre; ella en gratitud dedica a su hijo a Jehová; dejando un
ejemplo notable para toda madre.

METODO: Sermón Textual

TEXTO: Lucas 2:52

TEMA: El crecimiento integral del Creyente

PROPOSICION: El Señor Jesús creció en cuatro áreas básicas: espiritual, mental, físico y social.
Esto es un modelo de crecimiento total para todo creyente.

METODO: Sermón Expositivo

TEXTO: Santiago 1:19-27

TEMA: Evidencias de la religión autentica.

PROPOSICION: El creyente debe evidenciar su religión mediante: su buena conducta, su obediencia


a la Palabra de Dios, su buen uso de la lengua, su ayuda al necesitado y su pureza e integridad en el
mundo.

METODO: Sermón Expositivo

TEXTO: 1 Pedro 2:11-25

TEMA: Responsabilidades sociales del creyente

¿Cuál es el mensaje principal del texto?. ¿Qué tema sobresale en el texto?.

PROPOSICION: El cristiano tiene responsabilidades sociales con las autoridades: civiles, militares,
domésticas y debe tener como modelo de fe, el sufrimiento de Cristo al morir por nosotros.

METODO: Sermón temático o de asunto

TEXTO: Mateo 5:22

TEMA: Principales datos acerca del infierno

PROPOSICION: Enseñar sobre el origen, significado y propósito del infierno; ya que es un lugar
horrible para castigar todo lo malo. Debemos advertir al no creyente de esta realidad, para que sea
salvado.

METODO: Sermón Temático o de asunto

TEXTO: Deuteronomio 6:6-7

TEMA: El papel del Padre ante la Sociedad

PROPOSICION: Antiguamente en Israel el padre como jefe de hogar, tenía la responsabilidad de


educar a sus hijos en la ley de Dios. Ahora los padres deben enseñar la Biblia a sus hijos
relacionándola con los estudios académicos.

4.5. TAREAS DE APRENDIZAJE Y EVALUACIÓN

1. Explique lo que es una proposición


2. ¿Cuál es el proceso de una proposición?

3. A los siguientes textos, analícelos, luego colóqueles un tema y una proposición adecuada.

Salmo 1, 23, 32

Juan 1:12; 3:16

Romanos 10:9, 10

4. Otros textos favoritos o explícitos. Ármelos con una proposición Pastoral y/o Evangelística.

6 Mottesi, Osvaldo. Op. Cit. pp. 138

7 Ibid, pp. 139 - 140

8 Braga, James. Cómo preparar mensajes bíblicos. USA 1986 pp.

9 López, Alan. Archivos en computadoras: Disquete Microsoff para Macintosh V. 6.1 y Microsoff
Word en Windows 95, carpeta "Mis documentos" Libro.1999

CAPITULO V

EL OBJETIVO: IMPORTANCIA Y CARACTERISTICAS

Hay un dicho que dice: "El que nada apunta a nada pega". Todo en la vida debe tener un claro
objetivo, una meta definida para tener éxito, pegar fuerte y llegar a lo alto. Cabe indicar que todo
orador y predicador; debe considerar en su mensaje, un objetivo, una meta que le guíe, a fin de
llegar a la necesidad inmediata, y prioritaria de su auditorio. A continuación miremos la importancia,
características y ejemplos de lo que es un objetivo.

5.1. IMPORTANCIA DE UN OBJETIVO

Por objetivo entendemos el objeto, el intento, el fin de algo, el blanco al cual apuntamos. Un atleta
por ejemplo, tiene un objetivo definido, llegar a la meta, y ganar la carrera. Si alguna persona
preguntare, ¿Cuál es el objetivo del presente libro? La respuesta es obvia, ser una obra de consulta,
un manual para preparar sermones de manera practica.

Ahora bien, en Homilética, y concretamente en la predicación el objetivo depende de la necesidad


del auditorio, del propósito, estructura y función del sermón.

Como autor, no considero aquí, el propósito de la predicación, así por ejemplo: si predicamos a
inconversos deberá ser un sermón Evangelístico y si el mensaje es para creyentes es apropiado un
objetivo de edificación. Tampoco consideramos las funciones del sermón, sea este Pastoral,
Evangelístico o didáctico, y ni siquiera deseamos analizar las diferencias entre objetivo, propósito y
meta, sino dejamos eso para los que estudian Administración por ser esa su área. Eso sí,
consideramos vital que todo predicador "laico" o "experto", tenga un objetivo definido del mensaje
que va a exponer al público.

Cabe una llamada de atención a todo predicador, conferenciante y maestro. Todo expositor debe
tener una propuesta concreta para el público, a fin de que la gente sepa que hacer, que motivación
sentir y como vivir aquello, que ha escuchado.

5.2. CARACTERISTICAS DE UN OBJETIVO


Hasta donde entendemos, la mnemotécnica, es el método mediante el cual se forma una memoria
artificial; en otras palabras es un arte o recurso de la memoria para recordar algo. El autor de esta
obra, se ayuda de la mnemotécnica para recordar las tres características de un objetivo, coloca tres
C que son: Corto, claro y concreto, esto en la elaboración del objetivo de un sermón.

Un objetivo corto, no es largo, con palabras redundantes, aparentando un lenguaje elegante. Corto
quiere decir, exactamente eso, breve y preciso. Más adelante daremos ejemplos de nuestra
cosecha.

Un objetivo claro, no es oscuro, ambiguo, que confunde al oyente. Un objetivo claro, sabe lo que
quiere de la gente. Usa correctamente la gramática, las oraciones, sintaxis, verbos, preposiciones.

Un objetivo concreto, no generaliza la predicación o enseñanza. En vez de escribir un objetivo


general como éste: "Que el oyente espere con expectativas la segunda venida de Cristo" mejor sería
un objetivo concreto como el siguiente: "Motivar al creyente a evangelizar, mientras espera el
arrebatamiento de Cristo" Expresiones generales como ésta: "Señalar al creyente que debe leer la
Biblia" Puede ser redactada así: "Señalar al creyente que lea tres capítulos diarios de Proverbios…"

5.3. EJEMPLOS PRACTICOS DE OBJETIVOS PARA SERMONES 10

TEXTO: Génesis 3:1-24

TEMA: El origen y consecuencia del pecado

OBJETIVO: Señalar tres consecuencias desastrosas del pecado en el hombre.

TEXTO: Deuteronomio 6:5-9

TEMA: El papel de los padres en el hogar

OBJETIVO: Dar cuatro alternativas en la educación espiritual del niño

TEXTO: Proverbios 31:10-31

TEMA: Retrato de una madre ejemplar

OBJETIVO: Animar a las madres a practicar siete virtudes eficaces

TEXTO: Mateo 5: 22

TEMA: Principales datos acerca del infierno

OBJETIVO: Indicar que el infierno es un lugar literal de castigo, creado para Satanás y la gente
impía.

TEXTO: Santiago 1:19-27

TEMA: Evidencias de la auténtica religión

OBJETIVO: Desafiar al creyente a mostrar una buena conducta, y ayudar al necesitado.

TEXTO: 1 Pedro 2:11-25

TEMA: Responsabilidades sociales del creyente

OBJETIVO: Concienciar al creyente de su responsabilidad con la sociedad.


5.4. TAREAS DE APRENDIZAJE

1. ¿Por qué es importante el objetivo?.

2. De tres características del objetivo

3. Seleccione un texto para edificar al creyente, póngale un tema, una proposición y un objetivo
apropiado.

4. Al Salmo 23 colóquele un objetivo didáctico o de enseñanza

5. A Juan 3:16 escríbale un tema y un objetivo Evangelístico

6. Procure descubrir la necesidad de su congregación y escriba un objetivo para ayudar a su Grey.

10 López, Alan. Op. Cit. Microsoft Word. Windows 95 "Mis documentos" libro. 1999

CAPITULO VI
LA INTRODUCCION: CARACTERISTICAS Y ESTILOS

El otro día una casa editorial muy conocida en el mundo Hispano, dio al autor de estas notas una
guía para escribir artículos; y entre las recomendaciones se me sugirió que tenga presente que, "las
primeras palabras" son vitales para atraer al lector. Asimismo, en el mundo de la predicación,
también creemos que las primeras expresiones y oraciones en un sermón son importantes para la
introducción de su mensaje, ya que puede atraer o perder la atención e interés del público.

La introducción tiene su función, su objetivo, su estilo y hay varias maneras de realizarla. ¿Cómo
puedo elaborar una introducción interesante? Siga estos consejos, que a continuación le damos:

6.1. EL OBJETIVO DE LA INTRODUCCION

El objetivo real de la introducción de un mensaje, no es el de entretener, ni impresionar al auditorio


con un exhibicionismo arrogante. El propósito de la introducción es el de despertar curiosidad y a la
vez producir una expectativa para aprender algo interesante. Además, procura atraer la atención y el
interés del auditorio hacia el predicador, y especialmente hacía el mensaje. También su meta es dar
un "golpecito suave" a la mente del público para exponer el contenido del mensaje. Esto es parecido
cuando vamos a visitar a alguien; timbramos o golpeamos la puerta y se nos invita a pasar a la sala y
aquí presentamos el propósito o motivo de nuestra visita. De igual manera, antes de entrar al
corazón de cada persona debemos tocar el timbre de su mente para prepararlos y presentar un
mensaje que llegue a vibrar en sus vidas.

6.2. CARACTERISTICAS DE UNA INTRODUCCION

Es muy importante que la introducción sea explícita o clara para que la gente entienda, no solamente
lo que el Predicador dice, sino también como lo dice en un lenguaje entendible. Veamos varias
características excelentes de una introducción.

Uno de los consejos es que la introducción sea clara y comprensible a los oyentes, es decir que ellos
puedan entender el mensaje que el Predicador intenta introducir.

Otra sugerencia es seguir el ejemplo del Señor Jesucristo, él en sus mensajes partía de lo conocido
a lo desconocido, vea el llamado Sermón del Monte en Mateo capítulos 5 al 7. La idea de partir de
una verdad conocida es a mi modo de ver, dar un "trampolín" o vuelta a la verdad que deseamos
llegar.
El libro "El Sermón Eficaz" trata acerca de "Las cualidades de una buena introducción" que pasamos
a considerar por ser valiosas.11

1. Debe ser apropiada.- Para esto es menester que el Predicador tenga en cuenta la naturaleza de
su tema, las peculiaridades de la congregación y la ocasión para predicar.

2. Debe ser interesante.- Las palabras iniciales de la introducción son de mayor importancia que
cualesquiera otras que se digan en todo el sermón, con la única excepción de los dos últimos
renglones de la conclusión.

3. Debe ser breve.- Debe constituir de 5 al 15 % de la extensión del sermón. Ningún sermón deberá
tener dos introducciones, ya que es vital solamente. Un pensamiento principal bien elaborado.
Personalmente creo que debemos ocupar de tres a cinco minutos para captar la atención del público.

4. Debe ser modesta.- No debe prometer demasiado, en pensamientos, estilo y en declamación.

5. Debe ser cuidadosamente preparada.- Se le atribuye a Napoleón esta frase: "En una batalla son
los primeros cinco minutos los que determinan el resultado"

Esto tiene relación con lo que el Dr. Blackwood cree, él dice que, el predicador "debe considerar que
los dos primeros párrafos son decisivos, y debe formular las dos primeras oraciones con extremo
cuidado". 12

Nota del autor: Es importante que le dé tiempo, a la preparación de la introducción del sermón. Y que
al iniciar la predicación la realice sin gageo ni indecisión; al igual que todo el mensaje, predique con
convicción y fervor bajo la guía del Espíritu Santo.

6.3. DIFERENTES ESTILOS PARA ELABORAR UNA INTRODUCCION EFICAZ.

Es aconsejable variar siempre la entrada al sermón, para esto sea creativo(a) y asimile estas
valiosas sugerencias:

· Contando un testimonio personal, relacionado con el sermón.

· Narrando con prudencia, casos de otras personas. No necesita dar nombres y detalles. Pida
permiso para contar el caso.

· Una ilustración tomada de la misma Biblia con relación al contenido del mensaje.

· Una ilustración de la vida (humana, animal y vegetal), que sea atractiva.

· Utilice algún objeto para llamar la atención, una llave, una fruta.

· Explique el contexto del texto que toma como base del sermón a predicar.

· Explique la circunstancia que motivo el tema de exposición.

· Lea un poema, un himno o cántico y una frase celebre interesante.

· Haga uso de los recursos literarios como: el símil, la metáfora, la parábola.

· Recurra a los medios de comunicación como: la prensa, la TV, la radio, el Internet y los libros.

· Puede recurrir a las costumbres bíblicas para introducir un tema.


· Use una encuesta relacionada al tema. Por ejemplo, una vez dos estudiantes hicimos una encuesta
sobre "Costumbres religiosas" en un sector de una ciudad. Podemos resumir esta o cualquier
encuesta y relacionarla con el objetivo y sermón en estudio.

6.4. TAREAS DE APRENDIZAJE

· Le recomendamos que practique, todos los estilos conocidos y desconocidos siempre relacionados
con el mensaje para ser eficaz en la introducción.

· Escuche atentamente a tres predicadores diferentes, que pueden ser: de la Iglesia o templo que
usted asiste y dos de otras congregaciones. Pueden ser de distintos programas radiales y de
televisión y tome nota de estas sugerencias:

· ¿Cómo hizo la introducción de su mensaje?

· ¿Fue una introducción apropiada a su sermón?

· ¿Fue una introducción interesante, y breve?

· ¿Apeló a la mente del auditorio?

· Analice estos dos ejemplos de introducción y desarróllelos:

TEXTO: Mateo 11:28

TEMA: Como vencer el Estrés

INTRODUCCION: Una forma puede ser realizando en su congregación o un auditorio, una encuesta
sobre el estrés y después de a conocer las estadísticas y resultados de su trabajo. Otra forma es
introducir su sermón definiendo y explicando lo que es el estrés.

TEXTO: Isaías 55:6-7

TEMA: En busca de Dios

INTRODUCCION: Puede ilustrar como Dios lo encontró a usted. O bien puede dar un testimonio
personal breve de cómo encontró la salvación en Jesucristo.

NOTA DEL AUTOR: Recuerde, elija una sola manera de hacer una introducción. No haga dos
introducciones, con dos pensamientos principales. Los dos ejemplos de arriba son de nuestra
cosecha personal, y con el fin de que usted elija entre varias alternativas, una manera de hacer la
introducción. Sugiero que utilice su imaginación al respecto.

11 Crane, James. Op. Cit. Pp. 160-163

12 Blackwood. The preparation of sermons.pp.109. Citado por James Crane. Ibid pp. 163

CAPITULO VII
EL CUERPO O PLAN: DIVISIONES Y TRANSICION

El cuerpo o plan del sermón, entendemos, que es aquella parte central a manera de columna
vertebral de un mensaje; sintetizado, expresado, y escrito como un bosquejo, con sus respectivos
puntos principales, secundarios y subordinados.

En este capítulo analizaremos la importancia y las reglas de las divisiones. Las divisiones principales
y secundarias. Métodos de división; y las transiciones o cambios de un punto principal a otro, como
puente de unión de un sermón que debe tener estructura y progreso en todo su cuerpo, hasta llegar
al clímax del mensaje.

7.1. LA IMPORTANCIA DE LAS DIVISIONES. 13

En este punto hay una cita de citas, es decir, citamos a Oswaldo Mottesi, quien cita a Ilion Jones;
quienes argumentan la importancia de la división del sermón con los respectivos aportes del
presente autor de esta obra.

7.1.1. La división del sermón ayuda al Predicador a desarrollar organizadamente su pensamiento en


forma coherente.-

Cuando llegamos a dividir y estructurar nuestro sermón hemos logrado los "momentos" claves a
través de los cuales desarrollamos nuestro tema; y así aseguramos la cohesión y argumentación
sistemática de la discusión. En otras palabras, la división ayuda a organizar y desarrollar nuestro
tema.

7.1.2. La división del sermón mantiene al Predicador en la dirección deseada y establecida.-

El sermón debe ser como una flecha que da en el blanco de la necesidad más apremiante a la que
se está predicando. Y la división del tema mantiene a "la flecha" en su curso correcto. O sea que,
hay que ir al punto sin rodeos y a la meta que se determinó.

7.1.3. La división del sermón permite al Predicador controlar mejor el uso del tiempo, dando a cada
parte del bosquejo una proporción balanceada.-

Esto da doble ventaja:

1) Ayuda al Predicador a dar a cada aspecto del sermón la misma atención;

2) Permite al Predicador controlar la duración total del sermón. Esto es vital para no dejar que se
pierda el interés al mensaje.

7.1.4. La división del sermón permite a la congregación comprender más fácilmente lo que el
Predicador está elaborando y a dónde intenta llegar.

Cuando un sermón no está claramente planificado, y por lo tanto, no bien dividido, la congregación
encuentra dificultades en "seguir" a quien predica. El peligro más serio es que los oyentes "se
desconecten" al tratar de "acompañar" la discusión. A mi modo de ver no solamente se encuentra
dificultades, sino confusión para aprender bien, lo que el Predicador intenta enseñar al auditorio.

7.1.5. La división del sermón ofrece a la congregación un ritmo intelectual y emocional necesario.-

Cuando el Predicador enuncia uno de los puntos o divisiones de su sermón, ocurre una experiencia
importantísima en el fenómeno comunicativo. La congregación comprende y siente que, con quien
está predicando, han cubierto una etapa del camino y están iniciando otra. Se genera así un sentido
de logro intelectual y descanso emocional que "reactiva" a la congregación en su interés por la nueva
etapa.

También es importante colocar una transición para anunciar lo que va a mirar, o sea lo que va de un
punto a otro, esto para no "cansar la mente" del público.

7.1.6. La división del sermón ayuda a la congregación a recordar lo que ha dicho, a lo menos en sus
puntos principales.-

Mucho del contenido del sermón se olvida; pero si ha sido bien dividido, por largo tiempo la
congregación mantendrá las impresiones y enseñanzas recibidas. Una cualidad de una excelente
predicación es un sermón bien dividido, por supuesto, si la división es clara y correctamente
explicada.

7.2. RECOMENDACIONES IMPORTANTES AL HACER LAS DIVISIONES

Estas instrucciones le ayudarán muchísimo al realizar el cuerpo o plan de una forma progresiva,
dinámica y edificante.- Veamos 6 divisiones, cuatro de ellas de James Crane. 14

7.2.1. Las divisiones deben ser diferentes: Es decir todas las divisiones del cuerpo, no serán
repetidas. La segunda no será una repetición de la idea de la primera; sino diferente y que revele
progreso en el desarrollo del tema.

7.2.2. Las divisiones deben poseer orden, movimiento y progreso: Por ejemplo, un carrusel tiene
orden y movimiento; pero no tiene progreso. Una turba alborotada, tiene progreso y movimiento; pero
no tiene orden. Un ejército en marcha, tiene orden, movimiento y progreso. El sermón debe llevar al
oyente a cada paso del camino.

7.2.3. Las divisiones deben ser cumulativas: Es decir que deben aumentar sus fuerzas a medida que
procede. Deben manifestar unidad en el pensamiento y en sus propósitos.

7.2.4. Las divisiones deben exponer plenamente el texto y el tema: El texto puede compararse a una
naranja y cada división del cuerpo consiste en tomar un gajo y exprimir todo el jugo posible hasta
que toda la verdad sea extraída de esa parte del texto. Divida su tema de acuerdo con los aspectos
del mismo que el texto presenta. El contenido del texto determina como es dividido el tema. 15

El ejemplo aclara este punto. Cada división principal presenta una de las características esenciales
del Evangelio original.

TEXTO: Marcos 1:1-8

TEMA: El Evangelio Original

PROPOSICION: En este pasaje aprendemos cuáles fueron las características del Evangelio cuando
apareció en su forma original.

CUERPO O PLAN:

I. El Evangelio original se basaba en la Palabra escrita de Dios.

II. El Evangelio original encarecía a los hombres la necesidad del arrepentimiento.

III. El Evangelio original señalaba a Cristo como quien libra del poder del pecado.

7.2.5. Las divisiones deben ser naturales: Si hay sólo tres divisiones naturales en el texto, este no
debe ser forzado para que hayan cuatro o cinco divisiones. En la mayoría de los textos la estructura
gramatical será determinante para el número de las divisiones.

7.2.6. Las divisiones deben ser metódicas: Lo negativo debe ir antes de lo positivo; lo abstracto antes
de lo concreto; lo falso viene antes de lo verdadero; y la convicción antes de la invitación. 16

NOTA: Tanto los maestros y estudiantes de Homilética estamos de acuerdo que estas seis reglas se
aplican a las divisiones principales, secundarias y subordinadas.

7.3. METODOS PARA ELABORAR Y REDACTAR LAS DIVISIONES.-


Presentamos el sistema numérico en dos fases: el primero, con números romanos y arábigos en las
respectivas divisiones. El segundo, el uso moderno solamente con números arábigos. Luego el
sistema alfabético, solamente con letras en las divisiones.

El sistema numérico: Las divisiones constan de números romanos en los puntos principales y de
números arábigos en las divisiones menores y en las subdivisiones. Este método admite solamente
números y no se mezcla con letras, como lo hace, el sistema tradicional.

I. DIVISION MAYOR O PRINCIPAL

1. División menor o subdivisión

1) Divisiones subordinadas

2) ······ " ······· ········· " ········

2. División menor o subdivisión

1) Divisiones subordinadas

2) ······ " ······· ········· " ········

II. DIVISION MAYOR O PRINCIPAL

1. División menor o subdivisión

1) Divisiones subordinadas

2) ······ " ······· ········· " ········

2. División menor o subdivisión

1) Divisiones subordinadas

2) ······ " ······· ········· " ········

7.3.2. El sistema numérico moderno: Utiliza solamente números arábigos, que intercala y separa los
números con puntos. Un ejemplo de esto, es el párrafo actual con la división 7.3.2. significando que
pertenece al capítulo 7, de la división principal 3, subdivisión 2. En el presente libro "Manual práctico
para preparar un mensaje" encontrará estas divisiones.

Veamos un ejemplo de este método:

1.0. PRIMERA DIVISION PRINCIPAL

1.1. Primera división secundaria o menor

1.1.1. Primera división subordinada

1.1.2. Segunda división subordinada

1.2. Segunda división secundaria o menor

1.2.1. Primera división subordinada

1.2.2. Segunda división subordinada


2.0. SEGUNDA DIVISION PRINCIPAL

2.1. Primera división secundaria

2.1.1. Primera división subordinada

2.1.2. Segunda división subordinada

2.2. Segunda división secundaria

2.2.1. Primera división subordinada

2.2.2. Segunda división subordinada

7.3.3. El sistema alfabético.-

Esta compuesta con las mismas divisiones: mayores, menores y subordinadas, con la diferencia de
la numérica, que en vez de números, está realizada solamente con las letras.

Ejemplo:
A······························································B.

a.······························································b.

a)······························································b)

7.3.4. Como redactar las divisiones.- Los maestros de la predicación recomiendan un mínimo de dos
divisiones principales y un máximo de cinco divisiones mayores. Personalmente creo que habrá
casos excepcionales que nos lleven a más de cinco en divisiones naturales y sermones largos para
series.

Al escribir las divisiones principales, recuerde los tres métodos: El lógico, El interrogativo y el
retórico.

Detalles al redactar las divisiones los encontrará en los métodos de redactar el tema del sermón.

7.4. LAS DIVISIONES PRINCIPALES.-

Vamos a considerar lo que el Maestro Orlando Costas nos dice respecto a las divisiones principales
que serán desarrolladas en el sermón. 17

7.4.1. Las divisiones principales deben ser, respuestas a la interrogante que levanta la proposición.-
Por ejemplo, cada persona debe aceptar el amor de Dios. Es obvio que la interrogante lógica de esta
proposición es ¿Por qué? De la misma surge la palabra "razones" como clave. Esta palabra
caracteriza las siguientes ideas principales:

I. Porque el amor de Dios es eterno

II. Porque el amor de Dios es verdadero

III. Porque el amor de Dios es existencial

7.4.2. Las divisiones principales deben tener una idea singular que sea la elaboración del tema.- Esa
idea es a la vez el núcleo de la proposición. En otras palabras no debe haber repetición de unas
mismas ideas en las divisiones principales. Deben ser no menos de dos y no más de cinco.
7.4.3. Algo muy importante es el principio del paralelismo.- Las divisiones principales deben tener
forma paralela. Si por ejemplo, el primer punto es una interrogante, el segundo y el tercero también
deberán serlo. Paralelismo quiere decir entonces, coordinación y subordinación. Las divisiones
principales deben tener buena coordinación, es decir coherencia y fluidez para formar así una unidad
lógica.

7.4.4. Las divisiones principales deben anunciarse la mayoría de las veces.- ¿Para que? Para que
sean perceptibles a la congregación y no se le escape las ideas principales. Es vital la variación en la
manera de anunciar las divisiones principales al auditorio.

Evite la monotonía. Aquí destacamos cuatro formas de presentación:

Por ordinales (adjetivos ordinales): En primer lugar, en segundo lugar, en tercer lugar: Primero,
segundo, tercero.

Por medio de la palabra clave: El pueblo gobernado por Zorobabel es un pueblo que sigue un
camino de egoísmo (primer punto).

Fuera de la voluntad de Dios (segundo punto).

Sin la protección de Dios (tercer punto)

Por recapitulación de la proposición: Este hombre fue condenado, no porque era rico, sino porque no
quiso reconocer las señales de su mundo (primer punto).

Nuestro personaje fue también condenado porque no quiso atender a sus necesidades espirituales
(segundo punto).

Sobre todo el rico fue condenado porque no quiso obedecer a la Palabra de Dios (tercer punto).

Por medio de verbos (formas verbales) tales como noten, observen, vean

7.5. OTRAS FORMAS DE REALIZAR LAS DIVISIONES PRINCIPALES.-

James Braga nos recomienda, estos principios prácticos, con ejemplos: 18

7.5.1. Las divisiones surgen de la proposición y cada una varía.

TEXTO: 1 Corintios 13:1-13

TEMA: El ideal del Cristiano

CUERPO:

I. La preeminencia del amor. 13:1-3

II. Las características del amor. 13: 4-7

III. La permanencia del amor. 13: 8-13

7.5.2. Las divisiones deberían disponerse de manera progresiva.

TEXTO: Romanos 15:13

TEMA: La vida abundante

CUERPO:
I. De donde viene: "Y el Dios de esperanza os llene"

II. En que consiste: "Os llene de todo gozo"

III. Como se puede obtener: "En el creer"

IV. Por qué deberíamos poseerla "Para que abundéis en esperanza"

V. Cómo podemos vivirla: "Por el poder del Espíritu Santo"

7.5.3. Las divisiones deberían defender las tesis del Predicador.

TEMA: La Misión Universal de la Iglesia

CUERPO:

I. Todos los hombres tienen la necesidad de un Salvador Ro. 5: 12

II. Dios ha provisto la Salvación para todos los hombres Jn. 3: 16

III. Dios nos ha ordenado predicar el Evangelio a toda criatura. Mr. 16:15

NOTA DEL AUTOR: Al defender una tesis debemos sujetarnos al texto en estudio, sin forzar los
puntos del sermón.

7.6. LAS DIVISIONES SECUNDARIAS.-

El autor señala, que las divisiones secundarias son aquellas divisiones menores y subordinadas que
aclaran, y amplían el pensamiento del punto principal, correctamente divididas y organizadas como
ayuda al Predicador y guía al auditorio. Aunque no he leído cuantas divisiones secundarias deben de
haber, considero que un mínimo de dos y un máximo de seis divisiones, pueden ser la guía al
exponer el mensaje del Señor.

Vale la pena aclarar, que citamos a Orlando Costas, en las divisiones principales y secundarias por
la versatilidad de sugerencias y creatividad para el desarrollo de los puntos principales y
secundarios; con las respectivas observaciones y el sello personal del autor de este libro.

Analicemos pues, las nueve recomendaciones del maestro Costas. 18

7.6.1. El principio del paralelismo también se aplica a los puntos secundarios. Las divisiones
secundarias normalmente no deberán ser anunciadas, pues, pueden crear confusión en la mente de
la congregación.

7.6.2. Tenga presente que las divisiones secundarias pueden desarrollarse a través de:
interrogación, exposición, argumentación, aplicación, exhortación, o conversaciones imaginarias.

· Desarrollo a través de interrogación: Al punto principal se le puede hacer una serie de preguntas:
¿Qué?, ¿Por qué?, ¿Cómo?, ¿Cuándo? Cada división menor contesta la pregunta formulada. Se
pueden usar preguntas retóricas.

· Desarrollo a través de la exposición: Se puede explicar e interpretar cada aspecto de la idea


principal por medio de definiciones, narraciones, ilustraciones, descripciones, comparaciones y
contrastes.

· Desarrollo a través de argumentación: Se defiende algún aspecto del Punto principal o toda la
división principal. Ello requiere el uso de evidencias y de testimonios. Aristóteles subraya tres
pruebas en su retórica: logos, pathos, y ethos. Logos representa la prueba lógica, racional. Pathos,
es la evidencia que apela a la emoción y Ethos acentúa el carácter de una persona. Cada una tiene
su lugar según el auditorio. Por tanto, el Predicador deberá estar al tanto de la clase de oyentes que
ha de tener, antes de usar una o cualquier combinación de estas pruebas.

· Desarrollo por aplicación: El Predicador procura relacionar la idea principal con la situación o las
experiencias concretas de sus oyentes.

· Desarrollo por exhortación: La exhortación toma la forma de una apelación directa al auditorio para
aconsejarle e invitarle a tomar una decisión o para amonestarle. El Predicador deberá tener cuidado
del uso excesivo de la exhortación en el cuerpo del sermón, ya que la conclusión contiene la mayor
parte de exhortación. Hay sermones que se prestan para exhortación en las divisiones y
subdivisiones. Creemos que es mejor dejar la exhortación en la aplicación, al final del sermón.

· Desarrollo por ilustración: En esta clase de desarrollo el Predicador usa casos y ejemplos que
clarifiquen algún punto en discusión. Hay sermones en que toda una división principal se puede
desarrollar por medio de ilustraciones.

· Desarrollo por medio de conversaciones imaginarias: En vez de hablar o describir una persona, el
Predicador se la imagina presente y lleva a cabo una conversación imaginaria con esa persona.

NOTA DEL AUTOR: Es válido tener presente que las sugerencias, que nos da Costas son
pertinentes siempre y cuando las divisiones secundarias mantengan relación al punto principal que
está en consideración. Personalmente creo que las subdivisiones quedan para que el Predicador se
guíe y no para confundir al público. En esta era post modernista del siglo 21 y nuevo milenio; la
Homilética tiene que sujetarse a predicaciones con puntos bien claros y con una exposición de la
Biblia contextualizada, es decir, que apelé a la necesidad del auditorio.

Un ejemplo de nuestra cosecha, ilustra como hacer las subdivisiones. Veamos:

TEXTO: Salmo 139:23-24

TEMA: Un examen eficaz

CUERPO:

I. Una petición espiritual madura.

1. Examíname: de examinar, de analizar, inspeccionar, probar.

1) Escudriñar con diligencia a una persona.

2) Reconocer su integridad y cualidad

3) Probar su idoneidad

2. ¡OH Dios!

1) No es el hombre ni el psicoanálisis, ni ningún método eficaz

2) Sino Dios que conoce al ser humano

3) Hasta lo más intimo.

3. Y conoce mi corazón

1) Abarca la mente
2) Las emociones

3) La voluntad

7.7. LA TRANSICION EN EL CUERPO DEL SERMON.-

Un diccionario define a la transición como el paso más o menos rápido de una prueba, idea o materia
a otra, en discursos o escritos. En Homilética la transición es el puente que une un punto principal
con el siguiente. Ahora bien, como esto no nos enseñaron puede ser un poco confuso y difícil; pero
realmente es sencillo este aprendizaje, dada las circunstancias que atraviesa todo Predicador al
pasar de un punto a otro de una manera abrupta, sin previo aviso, y se nota la falta de transición. Es
por esta razón que vemos la necesidad de dar algunos consejos ilustrativos.

7.7.1. Cómo utilizar la transición.- Se puede hacer uso de la gramática, de los pronombres
interrogativos como: ¿Qué? , ¿por qué?, ¿quién?, ¿Cuál?, de una oración compuesta y subordinada
que sirva de enlace a las expresiones finales de un punto principal para luego unirse al siguiente
punto por medio de una adecuada transición.

7.7.2. Cuando utilizar la transición.- Cuando está finalizando la introducción del sermón y desea
comenzar el desarrollo del cuerpo o plan del mensaje, allí puede usar una transición a manera de
puente. Puede utilizar expresiones y frases como estas: Vamos a ver, ahora estudiaremos,
consideraremos, analizaremos, veamos, a continuación… y acto seguido anuncie el primer punto
principal y explíquelo.

Cuando desee pasar del primer punto principal al dos y de éste al tres; entonces puede usar una
oración como esta: Esto que hemos observado, lo entenderemos mejor cuando hablemos de… y a
continuación anuncie y explique el punto…

7.7.3. Ejemplos de transiciones.- Nuestro archivo personal contiene varios ejemplos.

Solamente tomo dos de ellos para ilustrar la teoría. 20

TEXTO: 1 Juan 1:3

TEMA: La comunión cristiana

INTRODUCCION: Explico lo que es la koinonia o comunión y analizo en breve 1 Juan 1: 3 y luego


pregunto:

¿En qué consiste la comunión cristiana?.

¿Cómo mantener la comunión entre hermanos? Para esto veamos.

I. Contribuye a la paz y a la mutua edificación. Romanos 14:19. Explicó sobre la paz; la edificación e
ilustro este punto principal con las respectivas divisiones menores, concluyo este punto con una
transición así: A esta comunión cristiana le falta otro ingrediente muy importante ¿Cuál es? a
continuación miremos el punto número dos.

II. Contribuye a la comunión mutua. Hechos 2: 42- 46. Describo este pasaje que es ilustrativo y
después paso a una transición: Asistimos a la iglesia a ser de bendición a los hermanos, porque
esto, en tercer lugar.

NOTA DEL AUTOR: Este sermón tiene cuatro puntos principales, lo importante es que usted haya
captado las transiciones.

A continuación observemos otro ejemplo personal con transiciones:


TEXTO: Lucas 2:52

TEMA: Cuatro áreas de crecimiento

INTRODUCCION: ¿Cómo se imagina usted que fue físicamente el Señor Jesús?

Doy algunas ideas y opiniones antojadizas. Aunque la Biblia no describe físicamente al Señor
Jesucristo; si nos enseña que El tuvo un desarrollo en cuatro esferas. ¿Cuáles son esas cuatro áreas
de progreso? Pasemos a considerar brevemente estas cuatro dimensiones en Lucas 2:52 ¿Cuáles
son?.

1.0. La dimensión espiritual "Y en gracia para con Dios". Doy citas de su relación con Dios: la Biblia,
la oración. Luego hago una transición: Esta dimensión no es inconcreta; sino real, y debe estar
ligada a

2.0. La dimensión mental "Y Jesús crecía en sabiduría". Puedo hacer un breve compendio en la
transición y decir: El cristiano debe leer, actualizar sus conocimientos; y no debe descuidar su físico,
por esta razón miremos.

3.0. La dimensión física "Y en estatura". La idea no es rendir "culto" al cuerpo; sino cuidar la salud
para servir con mayor energía al Señor. Transición: El cristiano no es un ser individualista; sino un
ser sociable, esto lo aclaramos en cuarto lugar en

4.0. La dimensión social "Y en gracia para con los hombres". Para pasar a la conclusión no es
recomendable que usted anuncie que va a concluir el sermón o que ya va a terminar; sino que puede
decir frases como estas: "Cómo hemos visto" "recordemos lo siguiente"

7.8. TAREAS DE APRENDIZAJE Y EVALUACIÓN.-

Por favor no se olvide de realizar las tareas, si realmente desea aprender. Mejore su estilo de
preparación y predicación escribiendo un bosquejo. A manera de examen puede auto - evaluar su
lectura y practicar estos ejercicios.

· ¿Por qué son importantes las divisiones en el sermón?

· Explique las recomendaciones para elaborar las divisiones

· Haga un bosquejo de un sermón con el sistema numérico

· Describa las diversas formas de realizar las divisiones principales

· Escriba tres maneras diferentes para realizar las divisiones secundarias

· Cómo y cuándo hacer las transiciones

· Seleccione un texto, colóquele un tema, una proposición, un objetivo, una introducción atractiva y
las respectivas divisiones principales con sus transiciones al finalizar cada punto.

· Escriba oraciones que pueda usar en las transiciones. Sugiero frases como estas: "Esto lo
entenderemos mejor…" "a continuación". "Veamos ahora". ¿En que consiste esto? Pasemos a
analizar este punto…

13 Mottesi, Op. Cit. pp. 191- 193

14 Crane , Op. Cit. p. 158


15 Ibid, p. 152

16 Cevallos, Op. Cit. p. 12

17 Costas, Orlando. Comunicación por medio de la predicación. Pp. 77 - 78

18 Braga, Op. Cit. pp.

19 Costas, Op. Cit. pp. 78 - 79.

20 López, Op. Cit. Microsoft Word "Mis documentos".

CAPITULO VIII
LA CONCLUSION: PROPOSITOS Y METODOS

Se compara a la conclusión, como al aterrizaje de un avión, porque precisamente allí manifiesta su


habilidad el piloto, para decolar; asimismo el Predicador revela su habilidad para predicar al saber
concluir un mensaje con "broche de oro". Este capítulo analizará: Función, propósitos, características
y los métodos apropiados para realizar una conclusión eficaz del sermón.

8.1. FUNCION Y PROPOSITOS DE LA CONCLUSION

Considera el autor de manera personal que, la conclusión es la parte vital del sermón, que cumple
con el objetivo trazado, dando un buen golpe y "estocada" a la conciencia del oyente preparándolo
para la reflexión y decisión personal.

8.1.1. La función vital de la conclusión.-

Acerca de la función de la conclusión; Arrastía dice:

Son varias las funciones de la conclusión y todas dependen de la intención de quien predica y del
carácter del sermón. A un sermón doctrinal corresponde una conclusión resumen. A un sermón ético
un desafío. A un sermón Evangelístico una invitación. A un sermón devocional, una inspiracional. A
un sermón pastoral, una afirmación. A un sermón apologético una confirmación. 21

Como notamos su función es vital, no podemos darnos el lujo de improvisarla y decir cosas "a
atontas y a locas", sino al contrario, para que una conclusión sea eficaz hay que prepararla bien, con
precisión y claridad a tal punto que impacte en la gente y cumpla su función.

Debe enseñar cuando resume; desafiar cuando toca un tema ético, sea ética individual o social;
siempre debe contener, explícita o implícitamente, cierto tipo de invitación; la nota inspiracional, que
motiva, nunca debe faltar; la afirmación de los creyentes está siempre latente en cualquier forma de
proclamación; la confirmación de la fe apostólica, es factor omnipresente en toda predicación
evangélica…No puede ni debe improvisarse, requiere esfuerzo, múltiples redacciones y estudio serio
hasta dominarla por completo. 22

8.1.2. El propósito vital de la conclusión.-

Obviamente, el propósito de la conclusión, no es la de concluir de repente o abruptamente, ni la de


finalizar con palabras elocuentes solamente; peor aún para manipular las emociones y arrancar
aplausos del auditorio.

Orlando Costas sugiere los siguientes propósitos de la conclusión. 23

1. Resumir las ideas principales y refrescar la mente del auditorio al respecto.


2. Imprimir la verdad expuesta, con un impacto final, en la memoria del oyente.

3. Traer todo a un foco ardiente de encuentro personal con la vida del oyente.

4. Entregar los asuntos vitales y eternos del Evangelio a la decisión del oyente, persuadiéndolo a que
se decida por Jesucristo.

5. Sugerir un camino de acción, o sea: medios y formas de aplicar la verdad expuesta a la vida del
oyente.

6. Indicar un contraste dichoso y favorable con una verdad rígida y severa. Por ejemplo: si uno ha
predicado sobre el pecado, el juicio o el castigo eterno y desea contrastarlo con algo favorable,
podría hacerlo mediante una apelación a la justicia, la fe o el cielo.

NOTA DEL AUTOR: Personalmente sugiero que los puntos 3, 4, y 5 se los realice en lo posible, al
final del sermón, en lo que llamamos la aplicación del mensaje al oyente.

8.2. CARACTERISTICAS DE CONCLUSIONES EFECTIVAS.-

Queremos que se tome en cuenta las siguientes pautas que debe tener toda buena conclusión. A
continuación cito a José Martínez quien nos da, las siguientes características esenciales de la
conclusión. 24

1. Relación con el resto del discurso.- Algunos sermones adolecen de este gran defecto y su final es
un simple apéndice añadido al cuerpo del mensaje; pero no una conclusión. Ha de lograrse que esta
parte sea la expresión del sermón concentrado y aplicado.

2. Concreción y claridad.- El contenido de las frases debe estar desprovisto de abstracciones y


ambigüedades. El oyente ha de saber bien a dónde debe ir, que tiene que hacer y cómo. Si la
conclusión no responde a esta necesidad, el conjunto del mensaje puede perder la mayor parte de
su eficacia.

3. Solemnidad.- Cualquiera que sea el propósito que debe presidir la predicación, ha de ser siempre
a la altura de las enseñanzas sublimes de la Palabra de Dios y difícilmente se alcanza si en los
momentos decisivos y finales el Predicador pierde de vista lo trascendente de su misión. Martínez
cree que el humor bien dosificado tiene lugar en los otros puntos del sermón, menos en la
conclusión.

4. Brevedad.- Una conclusión demasiada larga puede malograr el contenido del mensaje. Si sus tiros
se disparan afinando bien puntería hacia los blancos deseados, no hace falta gastar mucho cartucho.

NOTA DEL AUTOR: La experiencia nos enseña, que el mensaje involucra la personalidad y carácter
del Predicador, es decir, que debe predicarse y enseñarse sin rodeos, yendo al punto, especialmente
en la conclusión.

Sigamos con José Martínez, quien nos deja estas precisas afirmaciones:

La fuerza de una conclusión no radica en su extensión; sino en su intensidad; pero téngase presente
que intensidad no es sinónimo de apasionamiento o de voz estridente. Unas frases pronunciadas en
tono suave, con serenidad profunda, pueden ser más densas e impresionantes que una catarata
retórica… Láncese el Predicador al ataque final de modo directo, sin digresiones, sin entrar en
nuevos detalles o explicaciones, y concluya. 25

NOTA DEL AUTOR: Creo que el sermón más estridente o ruidoso, es cuando el Predicador en
actitud ostentosa, anuncia que a terminar y no lo hace, volviendo a la repetición de conceptos; esto
se parece a un avión cuyo piloto anuncia que va aterrizar, amaga hacerlo y vuelve a volar, una y otra
vez, poniendo tensa a la gente, como el Predicador a su Grey. La conclusión no es un juego de
palabras con "efectos especiales", ni la manipulación de emociones para lograr nuestros caprichos;
sino la preparación para la confrontación del oyente con la Palabra de Dios.

Alfredo Gibbs nos sugiere otras características de la conclusión: 26

1. Debe ser corta. Una aplicación que repita todo lo que se dijo en el cuerpo del Sermón, agotará la
atención del auditorio.

2. Debe ser variada.- Hay muchas formas de introducirla sin decir siempre: Y ahora en conclusión…
La conclusión puede hacerse citando un himno, un libro, una poesía; haciendo una pregunta,
relatando un incidente (anécdota de la vida real ajena o personal), o resumiendo en breve los puntos
claves de la predicación.

3. Debe ser natural.- Toda emoción forzada y artificial es una abominación. Si la verdad de lo que
dice verdaderamente emociona al Predicador esto será trasmitido naturalmente a través de su
persona.

4. Debe ser personal y directa.- No cabe aquí lo ambiguo. Cada oyente debe sentir que el mensaje
es para el mismo y no para otra persona.

5. Debe ser precisa.- El predicador debe en forma concreta pero cortés remachar la verdad.
Recordemos que el sermón es "una estocada".

6. Debe concluir.- Si el sermón no produce resultados por el poder del Espíritu manifiesto en él,
aquellos que se logren al final de la reunión con métodos de "alta presión" serán superficiales y
resultarán en profesiones vacías.

NOTA DEL AUTOR: Los predicadores debemos ser honestos, humildes y ser guiados por el Santo
Espíritu, y no presionar para "convertir" a la gente; sino cumplir con nuestra solemne responsabilidad
de orar y preparar el mensaje y dejar que el Señor obre en cada persona.

8.3. METODOS APROPIADOS PARA CONCLUIR UN SERMON.-

Pueden haber diversas clases de materiales para hacer una conclusión; pero tenga presente que
esta debe tener relación íntima con el objetivo que se propuso al elaborar el sermón.

En todo mensaje y especialmente en la conclusión, la ilustración juega un papel muy importante. El


autor esta consciente que la ilustración es clave en todo el sermón. En el apéndice de este manual el
autor de este manual toca el tema: "Cómo hacer ilustraciones efectivas".

8.3.1. La ilustración: Viene de ilustrar, de dar luz o aclarar las palabras para explicar algo. Se la
describa como las ventanas de un edificio o una casa, que sirve para dar luz. Ilumina y aclara
conceptos, apela a la imaginación, dibuja un cuadro con palabras. Usamos la ilustración para
convencer y complementar el o los argumentos en un sermón. El Señor Jesucristo supo ilustrar sus
mensajes sus enseñanzas, basta leer a los Evangelistas del Nuevo Testamento y aprender.

La ilustración tiene que ser adecuada, precisa y elegante; debe brillar o ilustrar el punto en
explicación.

8.3.2. Fuentes de la ilustración: El autor del libro sugiere estas:

1. Tome en cuenta lo que mira, lee y escucha.

2. La observación: la naturaleza, las personas, los animales, las cosas.

3. Lo que leemos: libros, prensa, revistas …


4. Lo que escuchamos: la radio, a cada persona, los sonidos…

5. Los medios de comunicación: juegan un papel importante al darnos noticias, que debemos saber
utilizar en cada punto del sermón y como es obvio en la conclusión. La señal vía satélite, el Internet,
la TV, los videos…

6. La literatura, especialmente del drama humano, novela, casos de la Vida real o ciencia-ficción.

7. La música: cánticos espirituales, himnos, poesías, cantos populares precisos.

8. Una situación de su vida personal que tenga relación al mensaje a concluir. Si es un caso ajeno,
pida permiso y sea prudente al narrarlo.

9. Una biblioteca de cultura general para ilustrar y tomar el material. Adecuado para hacer sermones.
Actualmente hay CD ROM de computador. Úselos.

10. El Predicador debe leer, ser por lo general el autor de sus sermones, y que sólo consulta para
ilustrar y pulir el mensaje. Debe tener cultura general.

11. Debe tener lo que el autor llama su "bodega Homilética" en donde archive y encuentre material
para sus sermones. Puede usar carpetas o fólder sobre temas de interés actual y relacionados con la
Biblia. Ayuda mucho anotar lo que aprende de la gente, lo que aprende de la historia bíblica y
universal.

12. Hay que variar el uso y métodos de la conclusión.

Procure llevar un archivo y/ o apuntes personales para controlar las maneras que introdujo un
sermón y como concluyo el mensaje, para variar y usar los múltiples recursos que nos da la vida.

8.4. TAREAS DE APRENDIZAJE Y EVALUACIÓN

Los expertos nos recomiendan "memorizar la conclusión"; esto con el fin de mirar al público, y
comunicarse con eficacia. Siga haciendo las tareas para aprender y hacer con excelencia una
conclusión precisa.

1. ¿Cuál es la función de la conclusión?

2. Mencione 4 de los 6 propósitos de la conclusión

3. Escriba 6 características de una conclusión eficaz

4. Describa algunos métodos y formas de hacer una conclusión

5. Analice en Mateo capítulos 5, 6 y 7 como el Señor Jesucristo concluye el conocido "Sermón del
Monte" especialmente estudie Mateo 7: 24- 29.

6. Haga un sermón con los puntos ya conocidos y elabore una conclusión

7. Imagínese que alguien le entrevista y le pregunta:


¿Cómo usted narraría un día de su vida?
¿Cómo lo ilustraría y concluiría su mensaje?

21 Arrastía, Teoría y Practica de la Predicación. P. 147

22 Ibid p. 147
23 Costas, Op. Cit. pp. 83-84.

24 Martínez, José. Ministros de Jesucristo. Vol. 1 p. 179

25 Ibid, Pp. 179-180

26 Gibbs, Op. Cit. p. 48

CAPITULO IX
LA APLICACIÓN: LOS OBSTACULOS Y EL ESPIRITU SANTO

La aplicación a la que hacemos referencia, es después de la conclusión, o sea, la parte final del
sermón. Por lo general, la mayoría de sermones terminan con una conclusión y punto. Ahora
consideraremos la aplicación con estos subtítulos: Definición y explicación. Obstáculos para
realizarla. El papel del Espíritu Santo y métodos para lograr resultados inmediatos de una
predicación.

9.1. DEFINICION Y EXPLICACION

Considera el autor de manera personal que, la conclusión es la parte vital del sermón, que cumple
con el objetivo trazado, dando un buen golpe y "estocada" a la conciencia del oyente preparándolo
para la reflexión y decisión personal.

Consideramos esta parte sumamente importante, ya que es el área de reflexión, el área de desafío y
el área de tomar una decisión por Cristo, sea para ser salvado, por el lado del inconverso. En
cambio, por el lado del creyente, es el área de consagración y de guía para crecer en la fe.

Como autor he querido dar espacio a los apuntes de clase de Homilética dados en el Seminario
Bíblico Alianza. Cuando inicié mi primer borrador, no circulaba el curso básico del Pastor Lecaro; por
el momento tomo de esta obra, solamente la parte de aplicación, con breves expresiones del Dr.
Isidoro Cevallos y aportes míos. Ahora analicemos lo que es una aplicación.

Es la parte del sermón en el que el Predicador da un carácter practico a su mensaje, llevándolo al


terreno personal de los oyentes. Ahora tiene que llegar de manera individual con el mensaje y para
esto, debe evitar hablar en forma general, el usar el usted en vez de nosotros. Personalmente creo
que debes usar el "Tú" en un ambiente de confianza, de amigos; preferiblemente el usted con
respeto en un templo.

En el desarrollo del mensaje el Predicador ha estado indistintamente apelando al intelecto, a las


emociones y a la voluntad de sus oyentes; pero al terminar la conclusión y entrar a la aplicación el
esfuerzo del Predicador ha de concentrarse plenamente en golpear la voluntad, esto es, hacer la
aplicación del mensaje presentado. 27

NOTA DEL AUTOR: A mi modo de ver la aplicación no significa que debemos presionar al oyente a
que tome una decisión forzada para recibir a Cristo como Salvador o que se consagre a El; sino hay
que apelar suavemente a la voluntad para que el oyente tome una decisión por sí mismo. Es decir
que por medio del mensaje colocamos al oyente entre "la espada y la pared" para que bajo la
convicción del Espíritu Santo tome una decisión personal.

9.2. LOS OBSTACULOS PARA REALIZAR UNA BUENA APLICACIÓN.-

Pasamos a observar tres dificultades que impiden hacer una buena aplicación del sermón. 28

9.2.1. Si no se ha dicho nada durante el tiempo que ha durado el mensaje, no habrá base para pedir
ninguna decisión de los oyentes. En el plano de las decisiones humanas, los hombres nos movemos
en estos niveles básicos a saber: la convicción y la persuasión. La primera tiene que ver con el
intelecto de persona. Para lograr esto hay que explicar la verdad, además de ilustrarla, razonarla y
argumentarla. Sin esto, no se logra la convicción de la persona. La segunda, la persuasión, se
relaciona con la voluntad o aquella parte de la personalidad a la que está sujeta nuestra decisión; o
sea nuestra capacidad de aceptar o rechazar de las cosas. Para lograr la persuasión o el
pronunciamiento de la voluntad, hay que convencer primero a la persona. Cabe decir que en el punto
principal siguiente, veremos la importancia del papel del Espíritu Santo al convencer de pecado a
cada persona.

9.2.2. Si no ha tenido meta el sermón, tampoco se sabrá como aplicar lo dicho pues en ese instante
habrá una serie de ideas acaso todas interesantes y valiosas; pero sin que ninguna pese lo suficiente
como para convertirse en una autoridad que mande en ese momento para guiar la aplicación del
sermón.

9.2.3. Si no se ha definido al público previamente, será este también otro tropiezo con que se topará
el predicador al hacer la aplicación de su mensaje. He aquí algunas preguntas que deben ser
contestadas antes de comenzar a predicar o en el transcurso del mensaje según vaya conociendo al
público a causa de sus reacciones:

· ¿Es un público que piensa?

· ¿Es un público emocional?

· ¿Es un público que coopera?

· ¿Es un público que entiende?

· ¿Es un público paciente?

· ¿Es un público intranquilo?

Sino ha definido previamente al público que se tiene delante, será muy difícil hacer una feliz
aplicación del sermón… Es importante que se relacione la aplicación con la clase de público para
saber apelar a la voluntad del oyente.

9.3. EL PAPEL DEL ESPIRITU SANTO

Cabe algo supremamente vital, en todo el mensaje y de manera especial en la aplicación; debemos
dejar que el Espíritu Santo, guié y persuada al oyente a tomar una decisión personal, para su propio
bienestar.

Recordemos que somos instrumentos, canales para comunicar el mensaje divino y que es el Espíritu
Santo, quien tiene el Ministerio de la persuasión y de la enseñanza. Escrito está: "Y cuando él venga,
convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de
justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este
mundo ha sido ya juzgado" (Juan 16: 8-11)

…Cuando se dice que el Espíritu Santo "convencerá de pecado" no quiere decir que
automáticamente la persona llega a ser salva ; ya sea porque se ore pidiendo que el Espíritu Santo
convierta al pecador o se le predique para que sea salvo. Es el hombre una vez que tiene luces (bajo
la convicción del Espíritu Santo) y que comprende que es pecador , quien decide aceptar o rechazar
a Cristo. La función del Espíritu Santo es mostrar la obra de Cristo para que el pecador reaccione y
se decida por el Salvador. 29

Respecto a la enseñanza, la Biblia dice: "Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre
enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he
dicho…Pero cuando el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; …" (Juan 14: 26; 16:13).
Por consiguiente, es muy importante ser "lleno del Espíritu Santo" o sea ser controlado por El, antes,
durante y después del mensaje, a fin de edificar al oyente. Cabe indicar que cuando el Espíritu Santo
nos llena, ocupa todo nuestro corazón, toda nuestra mente, y usa todos nuestros miembros, de tal
manera que somos una bendición a nuestros hermanos. Nuestro Ministerio se vuelve fructífero con
el propósito de exaltar el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Y experimentamos la satisfacción de
servir al Señor, de ser honestos y responsables con el público. 30

Ahora bien, en la aplicación del sermón, en el momento de la invitación a recibir a Jesucristo, o en el


momento de la consagración; es cuando dejamos que el Espíritu Santo ministre, haga reaccionar y
decidir a cada persona que escucha la poderosa Palabra de Dios, iluminando su corazón a una
actitud correcta. Es clave y muy importante que el Predicador, haga una breve pausa y dirigido por el
Espíritu Santo; sin manipular las emociones del auditorio, los haga reflexionar, apelando a la
personalidad y los invite a tomar una decisión oportuna por Cristo.

Recordemos que todo mensaje debe tocar la mente, las emociones, y la voluntad; es decir toda la
personalidad del oyente. El papel del Espíritu Santo en la preparación, presentación y aplicación del
mensaje es vital. Hay mucho que decir, sobre el Ministerio del Espíritu Santo en la predicación; si el
Señor lo permite, en otra obra tocaremos este punto.

9.4. METODOS PARA LOGRAR RESULTADOS INMEDIATOS A UNA PREDICACION.-

En mi experiencia personal, me han dado resultado estos dos métodos: al aplicar el sermón al
oyente, es clave hacer preguntas de auto evaluación como: ¿He abierto mi corazón a Cristo? O al
creyente: ¿Por qué no servir al Señor, ahora? Las preguntas dependen del mensaje y la necesidad
del auditorio.

La otra manera es decir a la gente que haga tareas practicas, por ejemplo, si predico sobre la familia,
sugiero a las parejas en conflicto a salir juntos para pasear y volver al romance y después de un
periodo de calma arreglar los problemas pendientes.

Ahora, amigo lector, permítame citar algunas sugerencias del Pastor Miguel Lecaro. 31

La invitación que hacen los predicadores después de un sermón Evangelístico, es el medio más
común de buscar resultados inmediatos del sermón. Pero, no es fácil invitar. No cualquiera sabe
invitar aunque sepa predicar bien.

· Es importante la inflexión de la voz en el mensaje presentado. Por ejemplo, el tono de voz para un
mensaje de educación cristiana, será distinto al que se emplea en el sermón de evangelización.

· Conviene hacer un breve y profundo estudio del medio a predicar, para conocer la forma de
reaccionar de la gente. Si es por ejemplo, un lugar de mucho fanatismo religioso, con religión
tradicional, si el Predicador los invita tendrán vergüenza identificarse en público. La forma de
invitación a estas personas sería sugiriéndoles que se queden después de la reunión.

· Para insinuar decisiones íntimas, mediante una oración guiadora que el Predicador pronuncia
desde el púlpito, guía a los interesados a buscar a Dios en ese instante.

· La invitación a pasar adelante sin ninguna otra meditación puede ser efectiva cuando el Predicador
tiene una personalidad extraordinaria y se conoce sus antecedentes con este tipo de invitación.

· Invitar a levantar el brazo o la mano, mientras todos mantienen los ojos cerrados, es práctica que
bien puede aplicársela en todas partes; pero es vital que encaje un método al modo de reaccionar
peculiar de la gente.

NOTA DEL AUTOR: Como autor sugiero que cualquiera que sea la manera, la invitación debe ser
pertinente al mensaje predicado. Otra cosa importante es la retroalimentación de la gente; esto se
logra mirando a personas transformadas por Cristo; el envío de cartas si es un programa radial, la
visita personal para un seguimiento en la Iglesia y el correo electrónico para los que operan en
Internet.

9.5. TAREAS DE APRENDIZAJE Y EVALUACIÓN

1. Analice Hechos 2: 1- 41. Note la aplicación en los versículos 36 y 40. La invitación de Pedro. La
reacción de la gente en el verso 37 y la acción respectiva en el vs. 41.

2. Estudie la manera que Pablo distinguió al público, cómo introdujo su sermón y la manera que
aplicó su mensaje en Hechos 17:16-34.

3. Haga un sondeo de cual es la necesidad de la gente de su Grey, como reaccionaría a un mensaje


concreto, y haga una aplicación para ellos.

27 Lecaro, Miguel. Curso elemental de Predicación. Ecuador. Mayo 1994. P. 14

28 Ibid p. 15

29 López, Alan. El Espíritu Santo en la Conversión y Santificación. "Tesis de grado". 1984. P. 31

30 Ibid, p. 73

31 Lecaro, Op. Cit. pp. 19, 20

CONCLUSION
Este libro no ha pretendido ser una obra exhaustiva, sino un aporte práctico a los predicadores y a la
Iglesia del Señor Jesucristo en este nuevo milenio. Esta es una guía Autodidáctica para aprender a
estructurar un sermón bíblico. Aclaramos que la obra presente no toca otros aspectos de la
Homilética o Ciencia de la predicación, como la voz, los gestos…que será motivo de análisis en otro
libro.

Recordemos que, el Predicador debe comenzar su sermón con la preparación íntegra de su


personalidad, es decir, en lo espiritual, en lo mental, en lo físico, y en lo social. Además debe tomar
en cuenta las necesidades de su auditorio, preparando el sermón dado por Dios, para presentarlo
con pertinencia; dejando que el Espíritu Santo lo dirija antes y durante el mensaje. Sí así lo hace
será un poderoso instrumento en las manos del Señor y un canal de bendición al pueblo del Señor
que anhela crecer.

Si el Predicador sigue los consejos dados, deberá partir de un texto, como base bíblica del sermón;
con un tema claro y practico; con una proposición a luz del texto y actualizada; con un objetivo: corto,
claro y concreto; con una introducción atractiva para el oyente; con un cuerpo o plan que tiene:
"orden, movimiento y progreso"; con una conclusión relacionada al objetivo del sermón y una
aplicación que orienta a tomar una decisión personal. Cuando esto ocurre podemos decir: "Tételes
tai" "hecho está"; y con una oración constante, dejar que el Señor nos guíe al predicar.

No olvidemos que todo mensaje divino tiene que apelar a la personalidad del oyente, a su mente,
emoción y voluntad. Como es obvio, no creernos que ya estamos preparados por haber elaborado
un bosquejo para un sermón, sino debemos pulir la predicación en oración, meditación y buscar la
Gloria y la Honra de nuestro Señor.

Pedagógicamente, esta obra, tiene tareas de aprendizaje y evaluación con el énfasis de hacer los
ejercicios prácticos, evaluar nuestra lectura y aprender hacer un sermón bíblico por sí mismo.

La Bibliografía no es tan amplia, pero hemos usado solamente las obras que están a nuestro alcance
en nuestra biblioteca personal. Hemos procurado, dar ejemplos de ciertos puntos con sermones en
lo posible, de nuestra cosecha.
Que nuestros sermones sean ilustrativos, más gráficos que abstractos, que hasta los niños lo
entiendan. Analicemos el "Sermón del Monte" en Mateo capítulos 5 al 7 para saber ilustrar y
predicar. En el apéndice de esta obra el autor deja escrito un material apropiado para aprender a
realizar ilustraciones en un mensaje; también varios sermones escritos, como un aporte personal y
modelo para aprender a elaborar un sermón bíblico.

Una advertencia a mis lectores, que por favor, honremos a Dios, y no copiemos este libro para fines
comerciales, ya que el autor ha dedicado tiempo y esfuerzo para servir a la Iglesia de Cristo y a la
comunidad en general. En caso de citar hágalo, dándole el crédito al autor; recuerde el nombre, título
y año de la presente obra. Si son varias hojas, puede solicitar el permiso respectivo para citar esta
obra, a: Alan López Cerezo, Casilla 1708-8208, Quito, Ecuador. El telefax es 593-2-475563 Quito. El
correo Electrónico es: alanl@labibliadice.org

Agradecido de Dios, de mi esposa y dos niños, de mis compañeros de trabajo y los maestros que me
han permitido citar sus fuentes, no me queda más que la satisfacción del deber cumplido y el desafío
a seguir escribiendo y predicando como dice la Biblia: "Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o
no sea oportuno; corrige, reprende, y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar" (2 Timoteo
4:2NVI)

NOTA FINAL: El autor, vive en Quito, Ecuador, es casado con la hermana, Priscila Vera, con quien
procreó dos nenes: una niña, Meybol y un niño, Felipe. Actualmente sigue trabajando en el programa
Internacional de Radio "La Biblia Dice..." como Pastor Consejero, escritor y promotor del programa.
Es estudiante de Maestría en Biblia, profesor en Homilética y Pastor Maestro en su Iglesia.

Por favor escuche el programa de "La Biblia Dice..." y mire nuestra página en el Web Site, en esta
dirección: www.labibliadice.org.

APÉNDICE
¿CÓMO PRESENTAR ILUSTRACIONES EFECTIVAS?

Ilustración viene de ilustrar, dar luz al entendimiento. Aclara un punto ó materia con palabras,
imágenes o de otro modo.

En un mensaje bíblico, la ilustración es clave, es como una ventana que da luz, para que se vea la
sala. Así un sermón de palabras al o al final ilustrar algo lo aclara y ayuda a convencer. Use la
ilustración en la Introducción, en el cuerpo o plan, para explicar un concepto; del sermón use una
anécdota como broche de oro e impactar al público.

Ahora veamos lo que dos autores cristianos nos enseñan sobre este tema. Está demostrado que
impresiona y se recuerda mucho más lo que se ve que lo que se oye. Hay un proverbio árabe que
dice: "El mejor orador es el que convierte en ojos los oídos". Jesús fue un maestro sin parangón en
este arte La ilustración: aviva la atención de los oyentes. Aclara las ideas. Graba con más fuerzas
esas mismas ideas en la mente del oyente.

Diferentes clases de ilustraciones: La anécdota, es una narración breve en la que se refiere u


incidente curioso que despierta interés y confirma con fuerza una verdad que acaba de ser expuesta.
Imaginémonos que alguien predica sobre la fidelidad de la promesa de Dios. Resulta oportuna una
anécdota de Abraham Lincoln y su criado que en una noche de verano en la que cientos de estrellas
fugaces cruzaban el cielo. Se cuenta que el criado entró asustado al despacho del presidente
Lincoln. ¡Ha llegado el fin del mundo! Exclamó ¡Están cayéndose las estrellas! Lincoln se asomó por
la ventana al exterior y contempló el firmamento y dijo: tranquilo, mientras las grandes estrellas no se
muevan no hay porque inquietarse. Es clara la ilustración, puede hayan cambios en nuestro medio.
La promesa de Dios se mantiene fiel. La Palabra de Dios "permanece para siempre en los cielos"
(Salmo 119:89); La parábola, es una narración terrenal con significado celestial. Lea las parábolas de
Jesús en los Evangelios. El dato biográfico, La vida de personajes importantes en la historia bíblica
de la iglesia y del mundo en general. La experiencia personal, algo acaecido en la vida del
predicador da luz e interés al mensaje. Fuentes de ilustración: La lectura de libros y la observación
de la vida. Usos de la ilustración: Deben ser breves, no largas. La misión primordial del predicador es
comunicar la Palabra de Dios, no deleitar. Deben estar sujetas o subordinadas al contenido del
mensaje. La sierva nunca debe convertirse en señora. Hay predicadores que escogen primero la
ilustración llamativa y después el texto, y es al revés, primero el texto y después la ilustración precisa
en el sermón. (Martínez. Ministerio y Homilética. CLIE. 1977)

El segundo autor invitado para que nos aclare, ¿Cómo usar la ilustración? Dice: La función primaria
de la ilustración es precisamente: lustrar, dar brillo a una idea abstracta, opaca. Es como reflector de
luz concentrado en una idea. Un ejemplo clásico: nada más abstracto y difícil de captar por la mente
humana que el amor de Dios. ¿Quién lo explica? ¿Quién lo define? Tal realidad no escapó a la
pedagogía de Cristo, maestro por excelencia. Él ilustra y concretó el concepto con tres parábolas: La
moneda y la oveja pérdida y la otra: la del padre pródigo y el hijo derrochador. Lucas 15. Aparte de la
función básica hay dos funciones secundarias. Una es ofrecer un descanso físico, intelectual y
emocional tanto al que predica como al que oye. Es como un amplio escalón de descanso en una
escalera que se está subiendo. La otra función secundaria es la de servir de recurso para memorizar
lo esencial del sermón. A quien predica una sola palabra o nombre en su bosquejo, Juárez, Bolívar,
12 de Octubre, le dirá todo lo que sigue. Al oyente, esa misma palabra escrita en su mente lo
recordará todo. Características de la ilustración, En primer lugar, debe ser creíble, debe tener
credibilidad. No es honrado añadir escándalos artificiales al sermón o mensaje del Evangelio. O sea,
no mienta, ni diga cosas sin sentido. En segundo lugar, tiene que ser consistente con la idea que
pretende ilustrar. Es mejor un sermón sin ilustración que uno con ilustraciones no adecuadas. Es
decir, ilustre un texto con una ilustración precisa y apropiada. En tercer lugar, debe haber belleza y
elegancia en la ilustración. Evite lo vulgar y de un mensaje hermoso y excelente; nada de palabras
de doble sentido. Fuente de ilustraciones, La vida misma, la Biblia, la observación, lo que oímos, la
lectura de libros, lugares históricos. (Arrastía, Cecilio. Teoría y práctica de la predicación. Caribe.
1978)

Amigo mío, es clave que usted sepa ilustrar, sin exagerar en el uso de las adecuadas ilustraciones.
Evite lo vulgar, los chistes sucios y de exagerar las cosas para impresionar. Lea el periódico anote
reportajes y cosas interesantes y curiosas para ilustrar el sermón que tiene que predicar. Lea,
revistas cristianas y sobre todo saque ilustraciones de la Biblia misma para aclarar un texto en
estudio para que el oyente pueda entender el mensaje. Un mensaje es mejor comprendido cuando
aclaramos e ilustramos algo que no es claro y difícil de entender. Cuando algo se entiende, está por
demás ilustrar. Recuerde ilustramos para dar luz y convencer al oyente de un concepto que estamos
explicando.

BIBLIOGRAFIA

1. BIBLIA

Reina Valera. La Santa Biblia. Sociedades Bíblicas Unidas. 1960 y 1995

La Santa Biblia. NVI. Sociedad Bíblica Internacional. Vida. 1999

2. LIBROS

Arrastía, Cecilio. Teoría y practica de la Predicación. Miami: Editorial Caribe. 1978 423 pp.

Braga, James. Cómo preparar mensajes bíblicos. USA: Publicaciones Portavoz Evangélico. 1986

Costas, Orlando. Comunicación por medio de la predicación. Barcelona: Editorial Caribe. 1973. 239
pp.

Crane, James. El sermón eficaz. El Paso: Casa Bautista de Publicaciones. 1985. 304 pp.
De Jay Rut. Cristianos Intrépidos. Volumen 2. Quito: "La Biblia Dice…" 1984. 62 pp.

Martínez, José. Ministros de Jesucristo (Ministerio y Homilética). Tomo XI, volumen 1. Barcelona:
Editorial CLIE. 1977. 226 pp.

Mottesi, Osvaldo. Predicación y Misión: una perspectiva Pastoral. Miami: Logoi. 1989. 328 pp.

3. CURSOS

Gibbs, Alfredo. Que prediques la Palabra. México: Escuela Bíblica Emmaús 1975. 94 pp.

Lecaro, Miguel. Curso elemental de predicación. Ecuador: Cromo Arte, 1994. 29 p

4. ARCHIVOS

Cevallos, Isidoro. "La estructura del sermón bíblico" Homilética. Materia Dictada, en el Seminario
Bíblico Alianza de Guayaquil. 1980. 18 pp.

López, Alan. "El Espíritu Santo en la Conversión y la Santificación" Tesis de grado de Licenciatura.
Guayaquil: S. B. A. 1984. 93 pp.

López, Alan. "Sermones" Carpeta de Homilética. Quito. 1983-2001 Mis documentos W. 95 y 98


"Libro" Sermones y notas personales.

Pasos claves para aprender a predicar


Estudio Realizado por: Alan lopéz