Sei sulla pagina 1di 5

SESION DE APRENDIZAJE Nº 15

TITULO DE LA SESION: LOS NOVISIMOS O POSTRIMERIAS

I.- DATOS GENERALES


GRADO SECCIONES UNIDAD SESION HORAS
QUINTO UNICA III 15 02
I.E.: “CÉSAR VALLEJO MENDOZA” – CHIQUITOY
DOCENTE: JULIO CÉSAR RODRÍGUEZ CÓRDOVA
AREA: EDUCACION RELIGIOSA FECHA: 19 de Junio del 2018
II. APRENDIZAJES ESPERADOS:

COMPETENCIAS CAPACIDADES INDICADORES CAMPO


TEMATICO

COMPRENSION Analiza la doctrina de la iglesia Explica la doctrina de la iglesia sobre los


DOCTRINAL sobre los novísimos y nuevos cielos, infierno, juicio personal y
CRISTIANA postrimerías; cielo, infierno, universal en un cuadro de doble LOS NOVISIMOS
juicio personal y universal. O
entrada.
POSTRIMERIAS
DISCERNIMIENT Asume su destino personal al Redacta una composición sobre su
O DE LA FE final de su vida. destino personal al final de su vida

SECUENCIA DIDACTICA
PROCESOS
ACT. ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE RECURSOS T
PEDAGOGICOS
Oración de la mañana
Motivación 5
Lectura de la cita Bíblica (Mt. 25,31-46)
Se recoge los saberes previos de las alumnas registrando los aportes
Recuperación Expresión
INICIO

relevantes
de saberes oral 7
¿De qué nos habla la cita Bíblica? ¿Cómo vendrá el hijo del hombre? ¿Qué
previos
sucederá con el hombre cuando este día llegue?
Conflicto ¿Qué nos enseña en este pasaje del evangelio según San Mateo? Expresión
10
cognitivo oral
RECEPCIÓN DE LA INFORMACIÓN
Se hace entrega de la página informativa que contiene: los elementos Hoja de
Construcción esenciales de la Iglesia lectura y
DESARROLLO

el Aprendizaje de
CARACTERIZACIÓN
Aplicación a aplicación 45
situaciones Se realiza una lectura dirigida donde las alumnas van subrayando los datos Lápices de
nuevas relevantes de la lectura distribuida colores
Los estudiantes de dos alumnos identifican y responden las siguientes
interrogantes planteadas ¿Qué es la vida futura? ¿Qué entendemos por
muerte? ¿Qué es el juicio particular? ¿Qué denominación se le da al Cielo? Cuaderno
¿Qué denominación se le da al infierno? ¿Qué entendemos por purgatorio? .
¿Cómo será el Juicio final? Lapiceros
RECONOCIMIENTO Y EXPRESIÓN
Papelotes
Los alumnos(as) elaboran un cuadro de doble entrada donde profundizan el
tema explicando los novísimos o postrimerías
Para concluir la docente formula las siguientes interrogantes ¿Qué Expresión
Transferencia 10
aprendieron? ¿Cómo lo aprendieron? ¿Cómo lo hicieron? oral
CIERRE

Se evalúa los productos realizados los cuadernos de trabajo y las hojas de Guías de
Meta
práctica. evaluaci 10
Cognición
ón.

IV.-EVALUACIÓN:
CRITERIO INDICADORES INSTRUMENTOS
COMPRENSIÓN Explica la doctrina de la iglesia sobre los nuevos cielos, infierno, juicio
DOCTRINAL personal y universal en un cuadro de doble entrada. Ficha de observación
CRISTIANA

DISCERNIMIENTO
DE FE
Redacta una composición sobre su destino personal al final de su vida.
V.- BIBLIOGRAFIA:
A. Para el alumno: B. Para el profesor:
√ Biblia Latinoamericana √ Biblia Latinoamericana
√ Catecismo Menor √ Catecismo de la Iglesia Católica
√ Catecismo Mayor de la Iglesia

…………………………………………………………
Julio César Rodríguez Córdova
PROF. AREA
EVALUACION
APRENDIZAJE A LOGRAR INDICADOR DE EVALUACION INSTRUMENTOS
COMPRENSION DOCTRINAL  Explica la doctrina de la iglesia sobre los novísimos
CRISTIANA cielo, infierno, juicio personal y universal en un
Ficha de intervenciones orales.
Analiza la doctrina de la iglesia cuadro de doble entrada.
Prácticas
sobre los novísimos y  Redacta una composición sobre su destino
postrimerías; cielo, infierno, juicio personal al final de su vida.
personal y universal.
DISCERNIMIENTO DE FE
Asume su destino personal al final
calificadas
de su vida.

LOS NOVÍSIMOS O POSTRIMERÍAS


LA VIDA FUTURA: La Iglesia Católica enseña que después de la
muerte seremos juzgados por Dios, con justicia y misericordia, y que
hay dos opciones definitivas:
CIELO O INFIERNO. Cada uno muere como ha vivido. "Nuestras vidas
son los ríos que van a
dar a la mar que es el
morir" (Jorge
Manrique).
«Novísimos» se
llaman en los Libros
Santos las cosas postreras que acaecerán al hombre. Los Novísimos
o Postrimerías del hombre son cuatro: Muerte, Juicio, Infierno y
Gloria. Los Novísimos se llaman Postrimerías del hombre, porque
la muerte es la cosa postrera que sucede al hombre en este mundo;
el Juicio de Dios es el último de los juicios que hemos de sufrir; el Infierno es el mal extremo que tendrán los malos,
y la Gloria, el sumo bien que poseerán los buenos. Conviene pensar todos los días en nuestras Postrimerías, y sobre
todo en la oración de la mañana al despertarnos, a la noche antes de acostarnos, y siempre que nos sintiéremos
tentados, porque este pensamiento es eficacísimo para hacernos huir del pecado (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed.
Magisterio Español, Vitoria, 1973, p. 128).
LA MUERTE: "Todos los ríos van al mar y el mar nunca se llena; al mismo
lugar donde van los ríos, allí vuelven a ir. Todas las cosas están gastadas,
más de lo que se puede expresar. ¿No se sacia el ojo de ver y el oído no se
cansa de escuchar? Lo que fue, eso mismo será; lo que se hizo, eso mismo
se hará: ¡no hay nada nuevo bajo el sol!" (Ecl 1,7-9). Con estas palabras el
libro del Eclesiastés (Cohelet) resume la búsqueda, por parte de todos
los hombres, de la felicidad permanente que no se encuentra en la tierra.
El paso definitivo de cada persona se abrirá con la muerte, con la que
finaliza el tiempo de merecer. A partir de entonces se sucederá el juicio particular y la sanción: Cielo, Purgatorio o
Infierno; esta sanción será confirmada públicamente en el Juicio Universal. Se habrá consumado la misericordia de
Dios, y una felicidad sin fin reunirá a todos los hijos de Dios que fueron en su peregrinación hacia Él.
EL JUICIO PARTICULAR: A la muerte sigue inmediatamente el juicio particular,
puesto que las almas de los que mueren van inmediatamente al Cielo, al Purgatorio
o al Infierno, lo cual supone un previo juicio de Dios. Así pues, la fe católica nos
enseña que el juicio particular es el juicio de cada alma inmediatamente después
de la muerte. ¿En qué consiste el juicio? Al salir el alma del cuerpo, se presentará
ante Jesús, quien la iluminará con un destello divino a cuya luz verá en el alma el
premio o la pena que merece. Jesús recordó la muerte y la rendición de cuentas
(juicio) que la acompaña, con diversas parábolas: los talentos, el mayordomo infiel,
etc.
EL CIELO: No tenemos una revelación explícita respecto al lugar del Cielo. Ante
todo, es un estado: el estado de las almas que son dichosas con Dios. Es cosa difícil
hablar del Cielo. Los Santos, a quienes tenemos por maestros y que también han
ilustrado muchos temas, al llegar aquí solo tienen palabras para confesar su
ignorancia. Los que aún en esta vida tuvieron la dicha de gustar por unos instantes la bienaventuranza del Cielo,
como San Pablo y los tres Apóstoles presentes en la Transfiguración del Señor no supieron dar muchos detalles. Así
bajase alguien del Cielo para hablarnos de él, nos pareceríamos a un ciego introducido en una estancia adornada con
preciosas obras de arte, oiríamos la descripción de ella, pero no podríamos captar perfectamente todo. Llamamos
Cielo al estado en que se encuentran los que gozan de la visión beatífica, esencia del Cielo hasta el punto de
identificarse con él completamente. El Cielo consiste en la visión de Dios, y en la alegría y gozo que siguen a esa
visión.
EL INFIERNO: Es el estado de las almas que han sido rechazadas
por Dios; tampoco tenemos datos sobre el lugar donde se halla.
Su existencia es intuida por la mayoría de las religiones. La
misma razón humana se resiste a imaginar juntos al que ha
muerto después de una vida de
maldad con el que murió después de
una vida de bondad. La revelación es
más explícita: en los Evangelios
repite Jesús quince veces esta
verdad. Así pues, para un cristiano es de fe que existe un infierno, que es eterno y que
descienden inmediatamente a él las almas de los que mueren en pecado mortal.
EL PURGATORIO: Es de fe que existe el Purgatorio; o sea, el lugar o estado donde van
las almas de los que mueren en estado de gracia, pero con culpas veniales o penas
temporales todavía no expiadas del todo en este mundo, para terminar de purificarse
antes de entrar al Cielo.
EL JUICIO UNIVERSAL. (cf. Mt 25,31-46): Fue profetizado y descrito por
Jesús. Tendrá lugar al fin del mundo. Primeramente, se efectuará la
resurrección de los muertos. Luego comparecerá Jesús delante de los
resucitados y revelará la conciencia de cada uno. Será reivindicada
entonces la Justicia de Dios en el Gobierno del mundo. Los ángeles
separarán a los buenos de los malos. Jesús pronunciará una doble
sentencia: "Vengan, benditos de mi Padre, a tomar posesión de mi Reino".
"Vayan, malditos, al fuego eterno".