Sei sulla pagina 1di 36

Ciencias Geológicas-12

ROCAS
Las ROCAS se dividen, según su origen, en tres grupos:
rocas sedimentarias, o exógenas (formadas en la
superficie, por diagénesis de un sedimento; rocas eruptivas,
o magmáticas, que proceden de la cristalización de un
magma, en profundidad (rocas plutónicas) o en superficie
(rocas volcánicas); rocas metamórficas, que resultan de la
transformación mediante metamorfismo de rocas
preexistentes. Las rocas eruptivas y las metamórficas, que se
forman u originan en profundidad, se denominan, en
ocasiones, endógenas.

ROCA - Material sólido más o menos compacto, originado en


los procesos endógenos o exógenos existentes en la corteza
terrestre. Normalmente están formadas por una asociación
mineral que las caracteriza, aunque existen algunos casos de
rocas monominerales (por ejemplo, la roca caliza está
constituida por un único mineral, la calcita), y son totalmente
cristalinas, exceptuando ciertas rocas de origen volcánico,
que pueden estar formadas por vidrio (como la piedra pómez
o la obsidiana). Los caracteres químicos, físicos,
mineralógicos, texturales y estructurales que caracterizan las
rocas son estudiados por la petrología, y según los procesos
involucrados en su formación, se clasifican en rocas ígneas,
sedimentárias y metamórficas.

Rocas ígneas: se forman a partir de la cristalización


magmática, consecuencia de su progresivo enfriamiento en el
proceso de ascenso magmático. El enfriamiento magmático
puede producirse en zonas profundas de la corteza de forma
lenta y progresiva, o bien en superficie de forma brusca e
instantánea (donde recibe el nombre de lava), cuyos
resultados finales se presentan muy distintos, aun partiendo
de magmas con idéntica composición. Las rocas formadas en
el primer caso se denominan rocas plutónicas, y el fenómeno
plutonismo, mientras las generadas en el segundo caso
reciben el nombre de rocas volcánicas y el fenómeno
propiamente dicho, vulcanismo. Al conjunto de fenómenos
por los cuales se generan las distintas rocas a partir de una
magma se conoce con el nombre de magmatismo.

La rocas ígneas pueden clasificarse según su composición


mineral (o modal). Esta clasificación separa claramente las
rocas ígneas en dos grupos fundamentales, según contengan
cuarzo (Q) o feldespatóides (F), que son grupos minerales
incompatibles en un proceso de cristalización magmática.
Esta clasificación sólo incluye las rocas que presentan una
concentración en minerales máficos inferior al 90%; las rocas
que presentan una mayor concentración en máficos (entre el
90-100%), son las rocas ultramáficas, que por su escasez en
minerales leucocráticos se clasifican con otros criterios
mineralógicos, basándose en la concentración relativa en
plagioclasas, olivino, clinopiroxenos y ortopiroxenos. Dentro
de las rocas plutónicas se incluyen: granitos, granodionrita,
sienita, monzonita, tonalita, diorita, gabro; y como rocas
ultramáficas las peridotitas. En el grupo de las rocas
volcánicas se incluyen: riolitas, traquitas, fonolitas, dacitas,
andesitas, basaltos, rocas fragmentarias (o piroclásticas), y
rocas pegmatíticas (o subvolcánicas).

Rocas sedimentarias: son aquellas que se generan en la


superficie de la Tierra, mediante los procesos de
sedimentación (en ambientes lacustres, fluviales, oceánicos,
etc) y posterior litificación (por procesos diagenéticos). Las
rocas sedimentarias están generalmente estratificadas y se
presentan en estratos con características particulares (color,
tamaño de grano, cementación, etc.), que permiten su
identificación. Las rocas sedimentárias se dividen en dos
grandes grupos diferenciados, según su origen: las rocas
detríticas, rocas químicas (o bioquímicas), y rocas orgánicas.
Tradicionalmente los petrólogos han hecho esta división de
las rocas sedimentarias incluyendo areniscas, lutitas y
conglomerados en las rocas detríticas, y las carbonáticas y
evaporíticas en las rocas químicas. No obstante, existen
algunas excepciones, como las rocas carbonáticas y
evaporíticas de origen detrítico (calcarenitas y yesos
detríticos).

Rocas metamórficas: son el producto de un conjunto de


cambios mineralógicos estructurales y texturales que sufren
rocas ya preexistentes (ígneas, sedimentarias o
metamórficas) en estado sólido, como respuesta a la
adaptación de unas condiciones fisicoquímicas diferentes a las
que existían durante su formación. Los efectos meteóricos
producidos por la exposición de las rocas a los fenómenos
atmosféricos no se consideran como parte del metamorfismo,
así como los fenómenos de fusión incipiente (o anatexia), que
ya se consideran propios de las rocas ígneas. Este tipo de
rocas se caracterizan por presentar estructuras planares o
bandeados, consecuencia de la orientación de los minerales
generados durante los procesos metamórficos.

Los tres tipos de rocas expuestos anteriormente, se


encuentran relacionados los unos con los otros, de tal forma
que su historia geológica (génesis, evolución y desaparición)
tiene cierta ciclicidad (proceso que se conoce como ciclo de
las rocas). Este proceso depende de la temperatura, presión,
tiempo y cambios en el ambiente exógeno (superficie de la
corteza) o endógeno (en su interior), que sufren las rocas. La
erosión incluye la meteorización (de las rocas existentes en la
corteza, ya sean ígneas, sedimentarias, o metamórficas), y
transporte de los materiales detríticos; su deposición en
cuencas sedimentarias; y la posterior litificación de los
depósitos sedimentarios; tienen como resultado la génesis de
las rocas sedimentarias. Estas rocas pueden sufrir
enterramiento con un aumento de presión y temperatura
hasta producir fenómenos de recristaización, condiciones en
las que tiene lugar la génesis de las rocas metamórficas. Si
continúa el aumento del grado metamórfico, las rocas
metamórficas pueden llegar a fundirse y entrar a formar parte
de los fundidos magmáticos, de los cuales, en su proceso de
ascenso y consolidación, resultan las rocas de origen ígneo.
La combinación de los esfuerzos tectónicos y la denudación de
la corteza, permiten que las rocas metamórficas e ígneas
lleguen desde asentamientos profundos de la corteza a la
superficie terrestre, donde son meteorizadas por los agentes
atmosféricos, comenzando así un nuevo ciclo.

Las rocas metamórficas se clasifican según la fábrica que


presentan, su composición mineralógica o su naturaleza
premetamórfica:

La fábrica de una roca es el conjunto de caracteres


macroscópicos (o estructura) y microscópicos (o textura), que
presenta cualquier roca a parte de su mineralogía. La fábrica
presenta caracteres de deformación y recristalización propios
de cada tipo de metamorfismo. Las rocas que aparecen en
cada tipo de metamorfismo son: en metamorfismo regional,
pizarras, esquistos, gneises y migmatitas; pertenecientes al
metamorfismo de contacto, las corneanas, pizarras y
esquistos mosqueados; y las correspondientes al
dinamometamorfismo milonitas y cataclastitas.

Según su composición mineralógica, las rocas metamórficas


se clasifican en cuarcitas, mármoles, skarns, rocas de silicatos
cálcicos, anfibolitas, serpentinitas y granulitas.

Si se hace referencia a su naturaleza premetamórfica, se


utilizan los siguientes prefijos indicativos: orto- (para las
rocas de origen ígneo ya sean plutónicas o volcánicas), meta-
(referido a rocas de origen metamórfico) y para- (cuando el
origen de la roca metamorfizada es de origen sedimentario).

Los criterios de clasificación de las rocas que se utilizan para


identificar y clasificar las distintas rocas que se presentan en
la corteza terrestre son químicos, físicos, texturales,
estructurales y mineralógicos .

La textura que presenta una roca es debida al tamaño, forma


y disposición de los cristales (en el caso de rocas ígneas o
metamórficas) o granos (en el caso de las rocas
sedimentarias) que las constituyen.

Normalmente los aspectos texturales se observan por medio


del microscopio de polarización, donde puede observarse el
tamaño de los distintos granos o cristales, sus variedades
morfológicas y hábitos cristalinos, la cristalinidad
característica de la roca (en el caso de tener un origen ígneo)
y la isotropía o anisotropía presente en al roca. El análisis de
los aspectos texturales presentes en las rocas ofrece una gran
información sobre la fuente de los materiales que las
constituyen y los ambientes de sedimentación donde se
depositan (caso de las rocas sedimentarias), las condiciones
de cristalización y recristalización (en rocas ígneas y
metamórficas respectivamente) y los cambios e historia
geológica que han sufrido todas ellas tras su consolidación.
Cristalinidad - Aspecto textural que se emplea para definir
principalmente rocas de origen ígneo, las cuales pueden
clasificarse en holocristalinas, cuando toda la roca es
totalmente cristalina, hipocristalina, cuando presenta parte de
la roca en forma cristalina, y vítrea, si toda la roca es amorfa
y carece de fase cristalina alguna.

Tamaño de los cristales - Es el aspecto textural que más


importante a la hora de describir las rocas. Los cristales de
rocas ígneas y metamórficas reciben el nombre de faneríticos,
cuando a simple vista o con ayuda de una pequeña lupa
pueden reconocerse; afaníticos, si son microcristalinos; y
según la variedad de tamaños presente en una misma roca,
se clasifican como equigranulares (si son todos similares) e
inequigranulares (si presentan variedad de tamaños). En el
caso de las rocas detríticas, el tamaño de los granos que las
constituyen permite su clasificación, mediante la escala
desarrollada por Udden-Wenworth (que distingue entre rocas
y sedimentos sin consolidar). Se dice que una roca detrítica
es de grano grueso si su tamaño de grano es superior a 2
mm, de grano fino si se encuentra entre 2-1/16 mm, y de
grano fino si es inferior a 1/16 mm
Forma de los cristales. Las rocas ígneas y metamórficas se
clasifican en panidiomorfas (constituidas por cristales
regulares, limitados por caras cristalinas), panalotriomorfas
(si sus cristales son irregulares y no presentan definida
ninguna cara cristalina) o subidiomorfas (que presentan
cristales regulares e irregulares con desarrollo de ciertas
caras cristalinas).

En las rocas sedimentairas, la forma de los granos que las


constituyen se define por su forma o esfericidad; relación que
tiene el clasto con los tres ejes del espacio y que se define
como la tendencia a ser equidimensional (esférico); y la
redondez, que presenta la suavidad de los contornos de los
clastos (su redondez, o angulosidad), independiente de la
forma.

Porosidad - Es la relación entre el volumen de los huecos y


el del total de la roca; normalmente se expresa como el
porcentaje en volumen ocupado por huecos. La porosidad
puede ser de gran importancia en depósitos sedimentarios
poco consolidados; pero la compactación de los depósitos
durante el proceso de litificación, reduce enormemente la
porosidad y su posterior cementación, termina por cerrarla en
su totalidad. Por esta razón, la porosidad es un criterio
textural que se define únicamente en rocas sedimentarias y,
ocasionalmente, en rocas efusivas (al presentar vacuolas por
desgasificación del magma).

Estructura de las rocas - Dentro de la estructura de una


roca, caben todos los aspectos morfológicos de escala
macroscópica, observables a simple vista.

Las rocas de origen ígneo pueden presentar estructuras


típicas del emplazamiento en el que se consolidaron:

Una roca presenta estructura fluidal cuando contiene una


serie de cristales alargados en una dirección preferente. Esta
textura es típica de rocas ígneas que cristalizan a partir de un
magma expuesto a esfuerzos tectónicos, o que presentan un
cierto flujo (como las lavas volcánicas). Un ejemplo claro lo
constituyen las traquitas, un tipo de rocas volcánicas
caracterizadas por presentar orientados los cristales de
feldespato (esta textura específica, recibe el nombre de
traquítica).

Los enclaves, o inclusiones de fragmentos de otras rocas


dentro de un magma, es muy común en las rocas ígneas. Los
granitos (rocas plutónicas), comúnmente, presentan enclaves
de tonalidades oscuras (melanocráticas), mientras que en el
caso de las rocas volcánicas abundan los enclaves de
fragmentos de rocas englobados en el fenómeno eruptivo.

Las estructuras típicas de las rocas volcánicas es la vacuolar


(huecos producidos por la desgasificación), amigdalar (cuando
las vacuolas se rellenan de minerales secundarios posteriores
a la consolidación de la roca), almohadillada (cuando adopta
estas formas, típicamente de vulcanismo submarino),
piroclástica (para rocas volcánicas constituidas por
fragmentos sueltos, como las tobas volcánicas), o disyunción
columnar (típica de la solidificaión de las coladas basálticas).

En el caso de las rocas sedimentarias, las estructuras


presentes en ellas son características del ambiente sedentario
en el que se depositan. Prácticamente todas las rocas
sedimentarias presentan estratificación y la disposición, la
forma y tamaño de las gravas, la granoselección son típicas
de cada ambiente deposicional.

Las rocas metamórficas presentan típicamente esquistosidad,


pizarrosidad y bandeaddos tectónicos; recristalizaciones de
ciertos minerales; y estructuras de reacción entre los
minerales constituyentes de cada roca.

La esquistosidad es un término que indica la presencia de


planos en el interior de las rocas, dispuestos paralelamente
entre sí. Cuando la esquistosidad se produce en rocas de
grado metamórfico muy bajo (típica de pizarras), se
denomina pizarrosidad; y en el caso de rocas con grado
medio alto (típica de gneises), estructura gnéisica,
caracterizada por presentar una esquistosidad más grosera.
Cuando en la roca existen bandas de diferente composición,
reciben el nombre de estructura bandeada, presente en rocas
de metamorfismo de muy alto grado (como las milonitas).

Cuando se produce una recristalización muy exagerada,


intercalada con las esquistosidades, pueden fenocristales más
o menos deformados durante el metamorfismo de la roca
según su etapa de crecimiento (para minerales tardíos la
deformación es inapreciable). Un ejemplo de este crecimiento
lo presentan las corneanas, rocas presentes en el
dinamometamorfismo.

Las estructuras típicas de reacción, se producen por el


desequilibrio de los minerales que forman la roca. Se produce
una corona alrededor del mineral en desequilibrio, como
consecuencia de la aparición de una o varias fases minerales
nuevas, en equilibrio con las nuevas condiciones ambientales
(de presión y temperatura). A causa de la disposición de los
nuevos minerales, reciben el nombre de estructuras
coroníticas (o texturas coroníticas, si se produce a escala
microscópica).

Propiedades físicas - Las consideración de las propiedades


físicas en las rocas, son de gran importancia en geología,
pues se emplean en multitud de áreas de estudio, como la
petrología, geofísica, geoquímica, ingeniería geológica, o la
geoquímica. Por ejemplo, los geólogos emplean la datación
radioactiva para la reconstrucción de la historia geológica, los
sismólogos predicen sismos mediante el estudio de la
transmisión de ondas sísmicas naturales o artificiales, los
cristalógrafos estudian los minerales por medio de sus
características físicas y ópticas, con la prospección geofísica
se detectan yacimientos minerales mediante las variaciones
en las propiedades físicas del sustrato rocoso, los ingenieros
geotécnicos calculan las propiedades físicas y estructurales
del subsuelo para la correcta construcción de obras públicas,
y los geólogos del petróleo analizan la respuesta de las rocas
en el subsuelo mediante testificación geofísica o directa
(mediante sondeos).

Como las rocas son consideradas como asociaciones


minerales, sus propiedades físicas dependen en gran medida
de las que presentan cada uno sus minerales constituyentes.
Según la disposición de los cristales o granos en una roca,
algunas propiedades físicas pueden variar con sus
orientaciones, característica que se conoce con el nombre de
anisotropía. Otras propiedades dependen del tamaño de
grano o cristal, su forma, disposición en el espacio, de las
condiciones de presión y temperatura, de la presencia o
ausencia de fluidos (agua, gases, petróleo, etc.) en la
porosidad de las rocas, etc., razón por la cual, según los
factores que presente las rocas en cada uno de sus
afloramientos, no van a coincidir exactamente, sino que se
mantienen dentro de ciertos rangos. Las propiedades físicas
de las rocas que comúnmente se estudian son:

Densidad - La densidad es la masa contenida en la unidad de


volumen y sus variaciones en los diferentes tipos de rocas son
consecuencia de la porosidad y mineralogía que presentan. El
conocimiento de su distribución en profundidad es un
elemento eficaz en la interpretación de las estructuras y la
determinación de los tipos de rocas allí existentes, como por
ejemplo los diapiros salinos (estructuras generadas por la
diferencia de densidades entre las rocas salinas y los
depósitos suprayacentes, de mayor densidad).

La densidad se define estrictamente como la masa contenida


en la unidad de volumen; se denomina también densidad
absoluta o masa específica. Si el cuerpo es homogéneo, la
densidad es r = m / V, donde r es la densidad, m la masa y V
el volumen. Si el cuerpo no es homogéneo, dicho cociente
representa la densidad media. La densidad relativa (o peso
específico) de una roca es el cociente entre su masa y el
volumen que ocupa y la masa del mismo volumen de otra
sustancia que se toma como referencia (normalmente el
agua). Todas ellas se expresan en kilogramos por metro
cúbico, o bien en gramos por centímetro cúbico.

Su cálculo presenta ciertas dificultades, consecuencia de las


variaciones del volumen con la temperatura y las del peso (la
acción de la fuerza de la gravedad sobre la masa de los
cuerpos) con la latitud. Por esta razón, habitualmente el peso
de las rocas se hace equivaler a su masa, ya que el error
asumido entre ambos valores es menor que los errores
experimentales intrínsecos del cálculo de su masa
(principalmente debidos a los cálculos del volumen).

La densidad media de la corteza es de 2,63 gr./ cn.3 (similar


a la del cuarzo), y los valores más comunes se presentan
entre 3,3 gr./ cn3 y 1 gr/cn3, correspondientes a las rocas
más abundantes de la corteza terrestre granitos, basaltos y
areniscas.
Propiedades mecánicas. El esfuerzo transmitido a una masa
rocosa genera una serie de transformaciones o deformaciones
en ella (variación de forma y de dimensiones que
experimenta una roca a causa de la acción de fuerzas
exteriores), que dependen de la naturaleza de la roca, la
magnitud y naturaleza del esfuerzo y el tiempo empleado en
la deformación.

Según la naturaleza de los esfuerzos que actúan en una masa


rocosa, se diferencian entre normales (como la presión
litostática), tangenciales (cuando son tectónicos), o
hidrostáticos (como la presión hidrostática); según actúen
perpendicularmente a un plano, con un cierto ángulo, o bien
actúen de idéntica forma en todas las direcciones.

Como la deformación y el esfuerzo son causa y efecto, están


relacionadas entre sí por el módulo de Young y el coeficiente
de Poisson, que son dos constantes elásticas e independientes
propias de cualquier material homogéneo e isótropo.
Dependiendo de la magnitud del esfuerzo y el tiempo que
actúa produciendo deformación, ésta puede ser bien elástica
o bien ineslástica (también denominada plástica, o
permanente). La deformación elástica corresponde al
conjunto de cambios dimensionales que experimenta un
cuerpo solamente mientras actúa una fuerza exterior, y al
cesar ésta, recupera su estado inicial. En este caso el material
se comportaría siguiendo la ley de Hooke, según la cual el
alargamiento (d) que sufre una pieza sometida a un esfuerzo
de tracción (siempre dentro del período elástico) es
directamente proporcional a la fuerza P y a la longitud l e
inversamente proporcional al módulo de elasticidad o módulo
de Young E y a la sección transversal S: d = P l/E·S (ley de
Hooke). Si la deformación es plástica, las variaciones
dimensionales sufridas por el material durante la acción de las
fuerzas exteriores continúan al cesar dichas fuerzas, es decir,
son permanentes.

Las unidades del esfuerzo y sus equivalencias más comunes,


son: 1bar = 106 dinas / cn.2 = 105 newtons / m2 = 0,1
megapascales. Y en consecuencia 10 kilobars = 109 pascales
= 1 gigapascal.

Deformación en las rocas - Los mecanismos y el carácter


de la deformación se puede estudiar en laboratorio de forma
experimental (ensayos de corte directo, de compresión
uniaxial o triaxial, de extensión) al crear modelos teóricos
basados en las características de las rocas, la naturaleza de
los esfuerzos y el tipo de deformación (elástica, plástica,
frágil). Mediante estos experimentos pueden simularse
condiciones de alta presión y temperatura existentes en
profundidad, para estudiar el comportamiento de las rocas
frente a ellos, así como frente a los esfuerzos dirigidos
(tectónicos), que originan plegamiento y fracturación; y los
originados por terremotos en profundidad.

La deformación en las rocas puede estudiarse a escala


microscópica (cambios en las microporosidades y cristales
existentes en las rocas), o bien a mayor escala, donde los
cuerpos rocosos presentan cambios químicos, físicos y
estructurales en respuesta a los esfuerzos. Los límites de la
deformación (en el comportamiento plástico, elástico, o frágil)
depende de la temperatura, presión de confinamiento,
presencia de fluidos, el rango de esfuerzos y el tiempo
empleado en producir la deformación de las rocas, esto es, de
las condiciones que reinen durante el proceso.

Relación entre el esfuerzo y la deformación: La deformación


de los materiales rocosos está caracterizada por las relaciones
entre los esfuerzos implicados y el comportamiento de los
distintos tipos de roca.

En el campo elástico, la deformación de los materiales es


proporcional al esfuerzo aplicado y reversible (desaparece la
deformación), cuando el estado de esfuerzos cesa. Durante la
deformación plástica, el esfuerzo aplicado no es proporcional
a la deformación generada, puesto que en determinadas
condiciones, un pequeño incremento del esfuerzo conlleva
una gran deformación permanente en los materiales rocosos.

El comportamiento plástico depende de la viscosidad de los


materiales a los que afecta, razón por la cual las condiciones
de elevada temperatura y velocidad de deformación muy
lenta caracterizan este tipo de deformación. La reología es la
parte de la física que estudia la deformación de los materiales
en estado plástico, o capacidad de los materiales fluyentes
(esto es su viscosidad). La viscosidad (h) se mide en poises,
unidad equivalente a una dina-segundo por centímetro
cuadrado.

Condicionantes de la deformación - Los factores que


reinan durante la deformación (presión de confinamiento,
presión intersticial, la temperatura, el tiempo empleado, la
magnitud de los esfuerzos, o la compactación) condicionan
enormemente los límites de la deformación y las
características que presentan las rocas frente a un estado de
esfuerzos. La elevación de la presión de confinamiento
produce un aumento de las condiciones de deformación
elástica, previas a la rotura; la presión intersticial reduce la
acción de los esfuerzos de la presión confinante sobre un
material rocoso y disminuye, por tanto, su deformación; la
temperatura reduce la resistencia de los materiales y
aumenta el campo donde actúa la deformación dúctil; las
deformaciones producidas a velocidades muy lentas permiten
el desarrollo del campo dúctil, mientras que a velocidades
elevadas la deformación es de tipo frágil; la magnitud de los
esfuerzos varían las propiedades mecánicas de las rocas, con
pequeñas magnitudes de esfuerzo se facilita la deformación
dúctil, mientras que las grandes magnitudes se caracterizan
por la fragilidad con la que responde el material rocoso; y la
compactación, que aumenta con la profundidad, aumenta la
cohesión de las rocas que la sufren, lo cual dificulta su rotura
(deformación frágil).

Por esta razón, rocas típicamente frágiles en condiciones


superficiales pueden deformarse dúctilmente mediante
profundidad, donde la temperatura, presión confinante y el
tiempo empleado durante la deformación (millones de años),
etc., varían la resistencia que presenta a deformarse frente a
un estado de esfuerzos concreto. Dependiendo del estado de
esfuerzos y las condiciones anteriormente citadas, la
deformación puede ser de tipo frágil (fracturas, fallas), o bien
dúctiles (pliegues). En la tabla que se muestra a continuación,
se presentan las variaciones de la resistencia de diferentes
rocas (comienzo de las condiciones de deformación plástica y
máximo esfuerzo previo a la fracturación), presentando las
condiciones de temperaturas y presiones de confinamiento a
las que se han calculado.

Propiedades magnéticas - El magnetismo se conoce desde


la Antigüedad, ya que se sabía que ciertos minerales como la
magnetita tenían la propiedad de atraer a pequeños
fragmentos de hierro. El fenómeno magnético se presenta en
ciertos materiales que orientan sus partículas según el campo
magnético terrestre en el que se formaron, de manera que se
imanan y adquieren una polarización magnética. Todo cuerpo
que posee esta propiedad se denomina imán, y existen cinco
tipos básicos de magnetización: diamagnetismo,
paramagnetismo, ferromagnetismo, antiferromagnetismo y
ferrimagnetismo.

Susceptibilidad magnética: Es un parámetro diagnóstico e


interpretativo que se emplea en el estudio de las rocas. Se
trata de la relación entre la imanación que presenta una roca
y la intensidad del campo magnético terrestre. Como el
campo magnético cambia de polaridad con el tiempo pero los
minerales y las rocas al consolidarse no pueden cambiar su
imanación con la misma rapidez que el campo magnético al
que están sometidos, este retraso se conoce como histéresis.
Magnetismo remanente: Los minerales y las rocas que
pueden imanarse en presencia del campo terrestre y su
imanación permanece estable en el tiempo, se dice que
presentan magnetismo remanente. Las rocas pueden
presentar magnetismo remanente durante millones de años,
fenómeno que se conoce como paleomagnetismo (o
magnetismo fósil). Mediante el paleomagnetismo se ha
conseguido conocer la edad de las rocas en el fondo oceánico;
se ha demostrado que el polo terrestre no ha ocupado
siempre un lugar fijo, sino que se halla sometido a
desplazamientos, y ha permitido desarrollar la teoría de
expansión del fondo oceánico. Existen varios tipos de
magnetismo remanente, estos son:

Magnetismo remanente de cristalización: puede ser


inducido después de la cristalización, mediante una serie de
cambios fisicoquímicos (oxidación, reducción, cambios de
fase, deshidratación, recristalización, o precipitación de
cementos en rocas sedimentarias). Este tipo de magnetismo
remanente es típico de rocas metamórficas y ciertos
sedimentos.

Magnetismo remanente deposicional: se produce en


sedimentos detríticos de grano muy fino, cuyas partículas se
orientan al sedimentarse en el seno de un fluido. Puede
aparecer en arcillas y sedimentos finos de origen marino o
continental (lacustre).

Magnetismo remanente isotérmico: es el resultado de la


magnetización de ciertos minerales en un rango de
temperaturas constante (isotérmico).

Magnetización piezorremanente: se produce en rocas que


han sufrido deformación mecánica dentro de un campo
magnético. Resulta de la reorganización de los minerales
(principalmente por deformación plástica), como respuesta al
estado de esfuerzos en el que se encuentran. Es típico de
metamorfismo dinámico y de impacto.

Magnetización termorremanente: presente en rocas


ígneas y algunas sedimentarias, consolidadas como resultado
de un proceso de enfriamiento, en presencia de un campo
magnético y por debajo de cierta temperatura, que recibe el
nombre de punto de Curie. Es el magnetismo remanente más
común y abundante de las rocas terrestres.

Magnetización remante viscosa: resulta de una


reorganización en las que presentan las rocas en presencia de
un campo magnético, como consecuencia de un proceso de
calentamiento prolongado, lento y a bajas temperaturas. Este
fenómeno es muy superficial e inestable, pero lo presentan la
mayoría de las rocas.

Magnetización remanente natural: es la presente en unas


condiciones geológicas concretas, que normalmente se trata
de una combinación de todas las anteriormente citadas.

Composición química - La composición química de las rocas


ígneas (o magmáticas) se encuentra dentro de unos límites
que no presentan grandes variaciones. Su composición se
suele calcular como el porcentaje de los óxidos de los
diferentes elementos que los componen, de manera que el
óxido más importante es la sílice (SiO2). La concentración en
sílice varía entre el 40 - 75 %, el óxido de aluminio (Al2O3)
varía entre el 10 - 20 %, y el resto de los óxidos que los
componen no suele sobrepasar el 10% del total. En esta tabla
se establece la composición química en porcentaje en óxidos
de una serie de rocas ígneas:

En función de la cantidad de sílice las rocas magmáticas


pueden clasificarse en ultrabásicas, si el contenido en sílice de
la roca es inferior al 45%; básicas o alcalinas (según se haga
referencia a rocas plutónicas o volcánicas), si su contenido se
encuentra entre el 45-52%; intermedias, cuando es entre el
52-65%; y ácidas o toleíticas (refiriéndose respectivamente a
rocas plutónicas o volcánicas), cuando supera el 65%.

Si un magma tiene una composición baja en sílice, los


minerales típicos que cristalizan a partir de él; son el olivino,
piroxenos, anfíboles, biotita y en ocasiones algo de cuarzo.
Las rocas consolidadas a partir de ellos se caracterizan por
presentar tonalidades oscuras, debido a los altos contenidos
en componentes ferromagnesianos, razón por la cual reciben
el nombre de rocas máficas o melanocráticas.
El intervalo de composiciones químicas en las rocas
sedimentarias es mucho más amplio que en las rocas ígneas,
como consecuencia de su origen (según sea detrítico o
químico), y los procesos diagenéticos que sufren en el
proceso de litificación. Un ejemplo de la distribución de las
composiciones químicas en este tipo de rocas son: las
areniscas, que pueden contener hasta el 99% en sílice; las
rocas presentes en formaciones de hierro, llegan a presentar
hasta un 58% en óxidos de hierro (FeO + Fe2O3); y las
calizas, cuya concentración en óxido de calcio (CaO) puede
alcanzar el 55% del peso total de la roca.

Como las rocas metamórficas se originan como consecuencia


de la recristalización de otras rocas previamente consolidadas
(ya sean de origen ígneo, metamórfico o sedimentario), el
intervalo composicional es aún más amplio, englobando los
intervalos componsicionales de las rocas anteriores, aunque
ciertos componentes se pierden durante las reacciones
químicas, al aumentar las condiciones de presión y
temperatura de la roca origen. Un ejemplo claro lo constituye
la desidratación que presentan las rocas metamórficas, y la
pérdida de CO2 en las rocas carbonatadas, con el aumento
del grado metamórfico.

Composición mineralógica. Rocas ígneas: los minerales


constitutivos de las rocas magmáticas (o ígneas) son
relativamente pocos, y se diferencian en minerales
fundamentales (si constituyen más del 5% del volumen en la
roca) y accesorios (si aparecen en menor porcentaje). Según
su origen, se pueden dividir generalmente en dos grandes
grupos: minerales primarios, cristalizados durante la fase
ortomagmática y minerales secundarios, cristalizados en
etapas magmáticas tardías (por procesos hidrotermales), o en
etapas posteriores a la consolidación magmática (mediante
procesos de alteración y metamórficos).

MINERALES FUNDAMENTALES
Grupo del cuarzo: Cuarzo, tridimita, cristobalita.
Grupo de los feldespatos: Ortosa, microclina, sanidina,
plagioclasa.
Grupo de los feldespatoides: Nefelina, sodalita, leucita.
Grupo de las micas: Moscovita, biotita, flogopita.
Grupo de los piroxenos: Augita, egirina, hiperstena.
Grupo de los anfíboles: Hornblenda, arfvedsonita.
Grupo del olivino: Olivino.

MINERALES ACCESORIOS
Familia de los silicatos: Circón, esfena, grante.
Familia de los óxidos: Magnetita, ilmenita, rutilo,corindón,
oligisto.
Familia de los fosfatos: Apatito.
Si se atiende a su coloración, tanto los minerales primarios
como los secundarios pueden a su vez dividirse en
leucocráticos y melanocráticos.

Los minerales leucocráticos se caracterizan, como su nombre


indica, por presentar colores claros, característica que
cumplen la mayoría de los silicatos. Tradicionalmente se
emplea el término félsico (que provienen de feldespato y
cuarzo), para referirse a este tipo de minerales, como por
ejemplo el cuarzo, la ortosa, albita, anortita y los
feldespatoides, entre otros.

Los minerales melanocráticos presentan colores oscuros,


dentro de los cuales se clasifican la mayoría de los óxidos,
como el rutilo, oligisto, ilmenita, magnetita, corindón, y
ciertos silicatos, como el olivino, los piroxenos, los anfíboles y
la biotita. Al igual que los anteriores, estos minerales reciben
tradicionalmente el nombre de minerales máficos, término
que se refiere a aquellos minerales que tienen componentes
ferromagnesianos.

Rocas sedimentarias: los minerales de las rocas


sedimentarias pueden dividirse en minerales resistentes a la
meteorización fisico-química de los distintos agentes
meteorológicos y minerales de nueva creación, que aparecen
como productos de las reacciones diagenéticas.

Las rocas de origen detrítico son una mezcla de minerales


procedentes de la meteorización de otras rocas en superficie,
por lo que la mayoría de sus componentes minerales son
resistentes a la meteorización. Compuestas principalmente
por cuarzo, feldespato potásico y micas, y en menor
proporción, por granates, circones, magnetita, etc.
Las rocas que se originan por precipitación orgánica o
química, presentan una mineralogía menos variada,
consecuencia de las condiciones fisicoquímicas a las que están
sujetas las reacciones de precipitación. Ejemplos de minerales
precipitados químicamente son el aragonito, la calcita, la
halita, el yeso, siderita, anquerita, etc., todos ellos se
depositados a bajas presiones y temperatura.

Los minerales de nueva creación (principalmente minerales


arcillosos) proceden de la alteración y descomposición de
ciertos silicatos de origen primario (olivino, piroxenos,
anfíboles, feldespatos, etc.), en condiciones de baja presión y
temperatura. Los minerales correspondientes a este grupo
son los minerales del grupo de la arcilla (caolinita, illita,
montmorillonita) y las cloritas.

Rocas metamórficas: una roca metamórfica presenta un


aspecto muy diferente que su roca origen; sus diferencias
proceden de las estructuras y minerales que aparecen
durante los procesos metamórficos, los cuales tienen una
gran dependencia de las condiciones de presión y
temperatura alcanzadas, esto es, del grado metamórfico
alcanzado.

Las asociaciones minerales o paragénesis minerales presentes


en este tipo de rocas son características de los diferentes
tipos de metamorfismo, las condiciones metamórficas sufridas
durante estos procesos y la mineralogía de la roca origen. Los
minerales más comunes en las rocas metamórficas aparecen
en la tabla siguiente:

SILICATOS COMUNES EN ROCAS METAMÓRFICAS


NESOSILICATOS: Granate, epidota, andalucita, sillimanita,
distena, idocrasa, fosterita, estaurolita, cloritoide.
SOROSILICATOS: Epidota.
CICLOSILICATOS: Turmalina, cordierita, dioptasa.
INOSILICATOS: Piroxenoides (Wollastonita, Piroxmangita),
piroxenos (jadeíta, acmita, augita, diópsido, enstatita,
hiperstena),anfíboles (glaucofana, actinolita, hornblenda,
grunerita, tremolita, antofilita, cummingtonita).
FILOSILICATOS: Talco, serpentina, clorita, biotita, moscovita,
sericita.
TECTOSILICATOS: Cuarzo, feldespatos (plagioclasa,
microclina, ortosa), feldespatoides.

PARAGÉNESIS MINERALES EN MÁRMOLES Y


METAPELITAS

ROCAS CARBONATADAS ROCAS PELÍTICAS

G. MUY BAJO - Calcita-dolomita-talco. Moscovita-clorita-


Calcita-cuarzo-talco. -cuarzo-feldespato.

G. BAJO - Calcita-dolomita-tremolita. Biotita-moscovita-


Calcita-diópsido-cuarzo. -clorita-cuarzo-feldespato.

G. MEDIO - Calcita-dolomita-diópsido. Estaurolita-grante-


Calcita-diópsido-cuarzo. -biotita-moscovita-cuarzo-feldespato.

G. ALTO - Calcita-dolomita-fosterita. Sillimanita-granate-


Calcita-diópsido-cuarzo. -biotita-moscovita-cuarzo-feldespato.

Rocas de interés económico - Las agrupaciones naturales


en la corteza terrestre de rocas y minerales con interés
económico reciben el nombre de yacimientos. Para que un
yacimiento sea explotable, debe ser económicamente apto, y
las concentraciones de los elementos susceptibles de
explotación deben ser por tanto muy superiores a la
concentración media de la corteza, de tal forma que reporte
beneficios económicos.

Normalmente se extrae la roca y solamente se explota uno o


varios de los minerales que la componen (ya sean metálicos o
no), razón por la cual se emplea normalmente el término de
yacimiento mineral (relativo al mineral que se explota); pero
en ocasiones se explota la roca en sí misma, para su empleo
en la industria, a las cuales se las conoce como rocas
industriales.

Yacimientos - Los yacimientos donde se encuentran los


minerales de interés económico pueden ser de origen
endógeno o exógeno, razón por la cual los minerales objeto
de la explotación pueden aparecer tanto en rocas ígneas,
sedimentarias, como en metamórficas. Como las rocas
pueden considerarse asociaciones minerales, tras la
finalización del proceso extracivo (mediante técnicas
fisicoquímicas), los minerales de interés económico son
separados del resto que constituyen la roca, los cuales
reciben el nombre de ganga.

Entre los de origen endógeno, hay yacimientos de


segregación con magnetita, cromita, pentlandita, titanita y
platinoides; yaciminetos neumatolíticos con hierro, niobio,
tántalo, berilio y diamantes; y yacimientos hidrotermales en
los que se encuentra la calcopirita, galena, esfalerita, plata,
cinabrio, casiterita, wolframita, scheelita y molibdenita.

Los yacimientos de origen exógeno, pueden ser de origen


edáfico y sedimentario. Las lateritas, rocas de origen edáfico,
producen concentraciones de hierro, níquel, aluminio
(bauxitas), cobalto, magnesio, etc. La precipitación química
concentra el hierro originando yacimientos de hierro
sedimentario y yacimientos de sulfuros de cobre, plomo y
cinc. Existen concentraciones submarinas en forma de
nódulos de manganeso junto con otros elementos que hacen
la explotación más rentable. La casiterita, el zircón, rutilo,
ilmenita y wolframita junto con el oro y los diamantes se
concentran en yacimientos de tipo placer. Las fosforitas
(apatito) se originan debido a la actividad biológica o a la
acumulación de restos orgánicos.

Rocas industriales - Llamamos rocas industriales a todos


aquellos materiales geológicos utilizados en procesos
industriales, ya sea de forma directa o tras un tratamiento de
preparación adecuado, en función de sus propiedades físicas y
químicas. De ellas no se obtiene energía, ni son mena de
ningún metal o elemento de interés industrial, pues no
constituyen yacimientos y, menos aún, concentraciones
especiales de un determinado mineral. Es uno de los recursos
naturales más importantes de la corteza terrestre después de
los combustibles fósiles.

Construcción: en la industria de la construcción existen rocas


que presentan múltiples usos, según el empleo que se las dé:
Las rocas usadas en construcción son desde las pizarras,
utilizadas como rocas de construcción para hacer tejados,
hasta los mármoles y otras rocas usadas como ornamentales
en los revestimientos de los edificios. La proximidad a las
canteras determina el mayor uso de algunas de ellas en
determinadas zonas.

Piedras de construcción: arenisca, caliza, pizarra, andesita,


basalto, granito, ofita, pórfido, traquita y serpentina.

Piedras ornamentales: arenisca, caliza, dolomía, cuarcita,


mármol, pizarra, serpentina, andesita, granito.

Aglomerantes: entre los aglomerantes, el cemento es el más


importante y se obtiene a partir del tratamiento de ciertas
rocas. El cemento más usado es el Portland (mezcla de caliza
dolomítica y arcilla), y su abundante uso requiere que las
fábricas estén cerca de las canteras calizas. Las rocas
empleadas en la producción de cementos y derivados son
areniscas, calizas, dolomías, margas, yesos, pizarras y
pumitas; en la producción de cales roca caliza, dolomía,
marga, mármol y pumita; y en el caso de los yesos, el yeso
(roca monomineral).

Áridos: como áridos se agrupan una serie de materiales


rocosos cuyo uso se basa en las características mecánicas de
la roca original y que sólo han de ser triturados, lavados y
clasificados por tamaños. Se usan, sobre todo, en
combinación con aglomerantes, aunque también se utilizan de
manera aislada. En la obtención de áridos, ya sean naturales,
de trituración o artificiales se emplean: gravas, arenas,
arenisca, caliza, cuarcita, mármol, pizarra, andesita, basalto,
ofita, pórfido, pumita, traquita y granito.

Vidrios: en la producción industrial de vidrios se emplean


arenas, caliza y sienita. El vidrio se fabrica mediante la fusión
de minerales y rocas, y un posterior enfriamiento de forma
acelerada, para impedir que cristalicen. El mineral más usado
es la sílice (SiO2) obtenida del cuarzo de las areniscas, a la
que se añade CaO, Na2O y bórax para rebajar el punto de
fusión del cuarzo.

Cerámica: en la industria cerámica se utiliza la arcilla, que


tras moldear y cocer se consigue su endurecimiento. Hoy en
día, las arcillas también se utilizan como cerámica estructural
(ladrillos, pavimentos, tuberías, automóviles...) y como
refractarios. Según el tipo de producción al que se dediquen,
se emplean las siguientes rocas: en lozas y porcelanas
(arcilla, caliza, sienita), en ladrillería (arcilla, arena, cuarcita,
pumita, sienita) y en refractarios (arcilla, arena, arenisca,
caliza, grava, cuarcita).

Varios: en la fabricación de aislantes se emplean arcillas y


yeso; para producir los fundentes necesarios para la industria
siderúrgica se utiliza caliza, dolomía y dunita; en la creación
de correctivos se usan arenas, caliza, mármol, basalto y
turba; en aditivos la caliza; para los abrasivos arenas,
arenisca, caliza, dolomía, cuarcita, basalto; y en arenas de
moldeo arcillas y arenas.

Además, existen ciertos minerales constitutivos de estas


rocas, que se emplean de forma exclusiva en algunos de los
usos anteriormente citados: anhidrita y alabastro, como
ornamentales; anhidrita y bauxita, para cementos y
derivados; anhidrita, en la obtención de cales; caolín, cuarzo
y feldespato, para la obtención de vidrios, lozas y porcelanas;
bauxita, bentonita, caolín, cuarzo y feldespato, en ladrillería;
bauxita, caolín, cuarzo, magnesita y sillimanita, como
refractarios; amianto, andalucita, mica y sillimanita, como
aislantes; anhidrita y yeso, en los correctivos; bentonita,
mica, talco y baritina, para la obtención de aditivos;
andalucita, bauxita, cuarzo y feldespato, en los abrasivos; y
la bentonita y el cuarzo, como arenas de moldeo.

La explotación de las rocas industriales llega a tener efectos


muy destructivos sobre el medio ambiente: las canteras a
cielo abierto dejan importantes huellas sobre los paisajes; las
graveras, que generalmente extraen sus materiales del lecho
de los ríos, producen la alteración de los ecosistemas
fluviales; la acumulación de productos no utilizables y la
contaminación atmosférica (polvo) que se originara en las
áreas de extracción, repercuten no sólo en el medio, sino
también en la calidad de vida de las poblaciones próximas;
las canteras alteran también la pendiente del terreno, hecho
que aumenta la erosión fluvial en épocas de lluvia y la
desertización por la desaparición de los suelos circundantes.
ÁCIDO -
Roca ácida, roca endógena que contiene más del 65% de
sílice.

ÁGATA - Roca silícea, variedad de calcedonia, constituida por


bandas paralelas o concéntricas de distintos colores.

ALIOS - Arenisca impermeable, rojiza o negruzca, formada


por granos de arena aglutinados: el alios de las landas.

ALOFANA - Grupo de silicatos de aluminio hidratados,


productos típicos de la meteorización de todas las rocas
silicatadas.

ANDESITA - Roca volcánica, negra o gris, vacuolar,


constituida principalmente de plagioclasas y piroxeno.

ANFIBOLITA - Roca metamórfica, de color verde, compuesta


principalmente de anfíbol.

ANTRACITA - Carbón de muy débil proporción en materias


volátiles (menos del 6 al 8%), que arde con llama corta de
color azul pálido, sin humear.

ARCILLA - Roca sedimentaria pulverulenta, impermeable,


formada por silicatos de aluminio, y que, embebida en agua,
adquiere plasticidad.
Arcilla con bloques, lodo arcilloso mezclado con bloques
más o menos grandes, redondeados y estriados, formado por
la antigua morrena de fondo de un glaciar.
Arcilla roja, depósito arcilloso de las grandes profundidades
marinas.
Arcilla con sílex, arcilla parda con nódulos duros de sílex.

ARCOSA - Gres feldespático resultante de la cementación de


una arena granítica.

ARENISCA - Roca sedimentaria formada por granos de arena


unidos por un cemento silícico o calcáreo, que se utiliza en
construcción y pavimentación. SIN.: gres.

AUREOLA o AURÉOLA -
Aureola metamórfica, zona concéntrica que rodea un
batolito, metamorfizada al contacto de la roca endógena.

AZABACHE - Variedad de lignito, de color negro brillante. (Se


talla como las piedras preciosas.)

BARRUECO -. Nódulo esferoidal que suele encontrarse en las


rocas, especialmente en las graníticas.

BASALTO - Roca volcánica básica, generalmente de color


oscuro, formada esencialmente por plagioclasa, piroxeno y
olivino, que forma coladas extensas y muestra a menudo una
estructura prismática.

BÁSICA -
Roca básica, roca endógena que contiene entre el 45 y el
52% de sílice.

BATÁN
Tierra de batán, arcilla esméctica procedente de la
descomposición de determinados esquistos.

BATOLITO - Intrusión de rocas plutónicas, en forma de


dorno o de dique, que corta las rocas in situ.

BAUXITA - Roca sedimentaria de color rojizo, compuesta


básicamente de alúmina, con óxido de hierro y sílice, que se
explota como mineral de aluminio.

BETÚN - Materia mineral natural, rica en carbono y en


hidrógeno, que arde con una llama y olor peculiar.

BOL - Arcilla pura coloreada de rojo y amarillo, que forma


bolsadas irregulares o galerías en las calizas.

BRECHA - Conglomerado formado por elementos angulosos.

CALIZA - Roca sedimentaria constituida principalmente por


carbonato cálcico.

CAOLÍN - Roca arcillosa, blanca y desmenuzable, compuesta


esencialmente por caolinita, que entra en la composición de la
porcelana dura.
CAOLINIZACIÓN - Alteración, debida a la humedad, de
ciertas rocas feldespáticas, con formación superficial de
arcilla.

CARBÓN - El carbón, característico sobre todo del fin de la


era primaria, engloba la antracita, la hulla y el lignito, que se
diferencian por su contenido de carbono y de materias
volátiles. El carbón, base de la revolución industrial, se ha
visto superado desde el punto de vista económico (después
de 1950) por el petróleo, pero sigue siendo la segunda fuente
de energía en importancia, ya que proporciona
aproximadamente un 30% del consumo total de energía en el
mundo.
Carbón mineral o de piedra, carbón fosilizado procedente
de antiguas acumulaciones de materias vegetales.
Papel carbón, papel recubierto por una capa de carbono
graso, que permite obtener copias de un escrito o dibujo.

CEMENTO - Materia que consolida las rocas detríticas al


cristalizar en los espacios comprendidos entre los fragmentos
rocosos.
Cemento metalúrgico, cemento obtenido a partir de una
mezcla que contiene un 30% de clinca y un 70% de escoria
de alto horno, con una pequeña cantidad de sulfato cálcico.
Cemento portland, cemento obtenido por trituración, con el
añadido de sulfato cálcico, de las clincas que resultan de
cocer a 1500 °C una mezcla de caliza y de arcilla.
Cemento rápido, cemento cuyo fraguado tiene lugar en
pocos minutos.

CIENO - Roca poco coherente embebida en agua que forma


depósitos en el fondo de ríos, mares, lagos y sectores
húmedos.

CIPOLINO - Dícese de una roca metamórfica constituida por


un mármol impuro que contiene diversos minerales (mica,
serpentina).

COHERENTE - Dícese de una roca cuyos elementos están


soldados entre sí.
CONGLOMERADO - Roca sedimentaria detrítica, formada por
cantos rodados (pudingas) o angulosos (brechas) de otras
cosas ulteriormente cimentadas.

CRETA - Roca caliza de origen orgánico, blanda, formada por


finísimos restos de equinodermos, moluscos y otros
organismos y gran cantidad de caparazones de foraminíferos.

CRISTALOFÍLICA - Dícese de las rocas metamórficas de


estructura orientada, esquistosa.

CUARCITA - Roca dura, constituida principalmente por


cuarzo, que se emplea para el empedrado de las calles.

DIACLASA - Fisura que afecta a las rocas y que facilita la


penetración del agua.

DIATOMITA - Roca sedimentaria silícea formada


esencialmente por diatomeas.

DIORITA -. Roca plutónica constituida esencialmente por


plagioclasa, anfíbol y mica.

DOLOMÍA - Roca sedimentaria constituida esencialmente de


dolomita a la que se mezcla a menudo calcita, cuya diferente
disolución origina relieves ruiniformes característicos.

ECLOGITA - Roca metamórfica constituida por granate y


piroxeno sódico, que se forma a muy alta presión.

ECTINITA - Roca metamórfica que se ha formado por simple


recombinación de la materia de una roca preexistente, sin
aporte exterior.

EFUSIVA -
Roca efusiva, roca resultante de un enfriamiento del magma
desparramado en contacto con el aire.

ENDÓGENA - Dícese de una roca que se forma en el interior


de la tierra, como las volcánicas plutónicas y metamórficas.

ERUPTIVA -
Roca eruptiva, roca de origen interno que cristaliza a partir
de un magma. SIN.: roca magmática.
ESMERIL - Roca que contiene cristales de corindón, de gran
dureza, cuyo polvo es utilizado como abrasivo.

ESQUISTO - Nombre general de las rocas sedimentarias o


metamórficas que se exfolian mecánicamente en hojas. Roca
metamórfica hojosa que presenta una débil recristalización.
Esquisto bituminoso, roca arcillosa de estructura esquistosa
que contiene hidrocarburos pesados en forma sólida.

EVAPORITA - Formación sedimentaria (sal gema y yeso),


resultado de una evaporación.

FISURA - Superficie según la cual se hiende una roca.

FONOLITA - Roca volcánica ácida que contiene un


feldespatoide y que se divide en losas sonoras por percusión.

GABRO - Roca plutónica constituida principalmente por


plagioclasa cálcica y piroxeno.

GELIVACIÓN o GELIFRACCIÓN - Fragmentación de las


rocas a causa de las alternancias del hielo y el deshielo.

GEOCRONOLOGÍA - Ciencia cuyo objeto es fijar la edad de


las rocas.

GEODA - Cavidad de una roca tapizada interiormente de


cristales minerales.

GRANATITA - Roca metamórfica, de color rojo, constituida


fundamentalmente por granate.

GRANITO - Roca plutónica formada principalmente por


cuarzo, feldespato alcalino y mica, y que constituye la parte
esencial de la corteza continental.

GRANULITA - Roca metamórfica constituida esencialmente


de cuarzo y feldespato y, accesoriamente, de granate o
piroxeno.

GRANULOMETRÍA - Medida de las partículas minerales del


suelo o de una roca.
GREDA - Arcilla arenosa, usada especialmente para quitar
manchas.

HOLOCRISTALINO -. Dícese de las rocas endógenas


enteramente cristalizadas.

HULLA - Combustible mineral fósil sólido, procedente de


vegetales que en el curso de los tiempos geológicos han
sufrido una transformación que les confiere un gran potencial
calorífico.

INFUSORIO - Tierra de infusorios, roca formada por restos


de caparazones de infusorios fósiles, que se emplea como
aislante térmico o acústico y como materia inerte.

INTRUSIVA - Dícese de las rocas formadas por la


consolidación de una masa fundida introducida a presión
entre otras rocas ya existentes.

JASPE - Roca sedimentaria silicosa, de colores vivos y


entremezclados (rojo, verde, amarillo, etc.), empleada en
joyería.

JASPÓN - Mármol de grano grueso, blanco, o con manchas


rojas o amarillas.

LAMPRÓFIDO - Roca eruptiva, generalmente filoniana,


caracterizada por su riqueza en minerales ferromagnésicos,
en particular en mica negra.

LIAIS - Piedra caliza dura, de granos finos.

LIGNITO - Roca de origen orgánico, que resulta de la


descomposición incompleta de residuos vegetales. (Es una
roca combustible, que contiene un 70% de carbono, y tiene
un valor calorífico tres veces menor que el de la hulla.)

LITOGÉNESIS o LITOGENESIA - Formación de las rocas.

LITOLOGÍA - Ciencia que estudia las piedras.

LUMAQUELA - Roca calcárea que contiene numerosas


conchas de moluscos.
LUSTROSO -
Esquisto lustroso, esquisto preterciario, no fosilífero,
metamorfosizado o neógeno, que se encuentra en la zona
alpina interna.

MAGMA - Masa de silicatos fundidos que acompaña a los


fenómenos volcánicos y plutónicos. Los magmas se
caracterizan por la presencia de significativas cantidades de
gas. Condiciones fisicoquímicas variables determinan
diferentes estados de equilibrio entre el gas y la masa
fundida. Se distinguen dos tipos de magmas: el hipomagma o
magma profundo, subsaturado de gases y con fase gaseosa
disuelta en el líquido, y el epimagma o magma desgasificado,
silicato fundido privado ya de sus gases de origen. El magma
se genera en las profundidades de la Tierra a una presión
determinada y puede ser expulsado hasta la superficie en
forma de lava o intruido en las rocas de la corteza terrestre.
Se acumula localmente en cámaras magmáticas, que actúan
como depósitos de los volcanes. Una vez que el magma
cristaliza y solidifica en profundidad, forma las rocas ígneas,
que pueden ser plutónicas o hipoabisales, aunque ninguna de
ellas son la representación verdadera del magma del que se
han formado, puesto que sus constituyentes volátiles escapan
durante la fase de solidificación.

MAGMÁTICO - Relativo al magma.


Roca magmática, roca eruptiva.

MAGMATISMO - Formación, migración y solidificación de los


magmas. Teoría que atribuye un origen magmático a los
granitos.

MARGA - Roca sedimentaria arcillosa que contiene una fuerte


proporción de carbonato cálcico, entre 20 y 80%, y que se
utiliza como corrector calcáreo o de suelos muy silícicos y
para fabricar cemento.

MARGOSO - Que contiene margas.


Caliza margosa, caliza con una débil proporción de arcilla.

MÁRMOL -. Roca metamórfica que resulta de la


transformación de una caliza, dura, con frecuencia veteada de
colores variados, susceptible de recibir un hermoso pulimento
y muy empleada en escultura y arquitectura.

METAMÓRFICO -
Rocas metamórficas, grupo de rocas resultantes de la
transformación, por el metamorfismo, de rocas sedimentarias
o endógenas preexistentes.

METAMORFISMO - Transformaciones que sufren las rocas


en el interior de la corteza terrestre por efecto de la
temperatura y la presión.

METEORIZACIÓN - Modificaciones que experimentan las


rocas en contacto con la atmósfera.

MICACITA - Roca metamórfica laminar, formada por capas


de mica separadas por pequeños cristales de cuarzo.

MIGMATITA - Roca metamórfica profunda que ha sufrido un


principio de anatexia y que presenta franjas de neis
separadas por zonas graníticas.

MILONITA - Roca de origen metamórfico, formada por


fragmentos de roca cementados por recristalización.

MONOGÉNICA - Dícese de las rocas detríticas formadas por


elementos procedentes de la destrucción de la misma roca.

MORFOSCOPIA - Estudio de la forma de los elementos que


constituyen las rocas sedimentarias detríticas.

NECK - Conglomerado de rocas duras, correspondiente a una


chimenea volcánica, puesto de relieve por la erosión.

NEIS o GNEIS - Roca metamórfica constituida por cristales


de mica, cuarzo y feldespato, dispuestos en lechos.

OBSIDIANA - Roca volcánica vítrea compacta, de color


oscuro o negro.

OCRE - Variedad de arcilla rica en hematites (ocre rojo) o en


limonita (ocre amarillo, tierra de Siena), utilizada en pintura.
OFIOLITA - En las cadenas montañosas, secuencia de rocas
eruptivas que comprende, de abajo arriba, rocas ultrabásicas,
gabros y basaltos, considerada generalmente como un
fragmento de corteza oceánica que ha sufrido dislocaciones
tectónicas.

ORGÁNICO -
Roca de origen orgánico, roca sedimentaria formada por
restos de organismos vivos, como el carbón o el petróleo.

PEGMATITA - Roca granítica constituida por minerales de


grano grueso, que generalmente forma filones y puede
contener minerales variados como turmalina, berilo, topacio,
etc.

PERIDOTITA - Roca ultrabásica, constituida principalmente


por olivino y que puede contener piroxenos, granates, etc.

PETROGÉNESIS - Acción y efecto de formarse una roca.


Parte de la petrología que estudia el origen y formación de las
rocas, especialmente las ígneas.

PETROGRAFÍA - Parte de la petrología que tiene por objeto


la descripción de las rocas y su clasificación sistemática.

PETRÓLEO - Aceite mineral natural, combustible, de color


oscuro y olor característico más o menos pronunciado, cuya
densidad varía entre 0,8 y 0,95, y que está formado por
hidrocarburos. Producto de la destilación del petróleo,
intermedio entre la gasolina y el gasoil, incoloro o de color
algo dorado, utilizado como fuente de energía. El petróleo es
una roca sedimentaria líquida, de origen marino,
compuesta por distintas variedades de hidrocarburos. Es el
resultado de la descomposición, en ausencia de oxígeno, de
restos orgánicos (plancton) depositados en el fondo del mar,
a poca profundidad (lagunas y estuarios) o al pie de la
plataforma continental. Esta descomposición da lugar a un
aceite de baja densidad que, rara vez, permanece en el lugar
de su formación, sino que tiene tendencia a emigrar e
impregna una roca porosa, llamada roca almacén, que se
halla cubierta por una capa impermeable. El gas natural, de
origen similar, está a menudo asociado a los yacimientos
petrolíferos, pero puede presentarse en yacimientos aislados.
Cada yacimiento contiene miles de hidrocarburos: el petróleo
bruto puede tener diferentes proporciones de parafinas,
naftenos, productos bencénicos o sulfurosos. El refino
consiste en separar el petróleo bruto en fracciones pesadas y
ligeras, en purificar estas fracciones y en sintetizar
hidrocarburos útiles, que son escasos en estado natural. Los
principales productos extraídos del petróleo, por orden
creciente de densidades, son: gases licuados (propano y
butano); gasolinas; disolventes; queroseno, gas-oil
(carburante para motores diesel); fuel-oil (combustible
pesado de calderas industriales); lubricantes; parafinas;
betunes (asfaltos), etc. Por otra parte, el petróleo proporciona
distintas materias primas: gas, nafta, azufre, productos
aromáticos, hidrógeno, etc., para la industria química
(petroquímica: plásticos, polivinilos), para la industria de
alimentación del ganado e incluso para la obtención de
proteínas. Los principales yacimientos se encuentran a gran
distancia de los centros consumidores y, por ello, se hace
indispensable el transporte masivo del petróleo bruto
mediante barcos petroleros y oleoductos. Las refinerías de
petróleo están situadas en las zonas portuarias de los países
consumidores o a lo largo de los oleoductos. El petróleo es,
actualmente, la primera fuente de energía.

PETROLOGÍA - Parte de la geología que estudia las rocas.

PIROCLÁSTICO - Dícese de las rocas formadas por


acumulación de productos fragmentados y sueltos, de origen
volcánico.

PIZARRA - Roca sedimentaria de grano muy fino, color gris o


azulado y que se divide fácilmente en lajas. Trozo de dicha
roca en forma de loseta delgada, preparado especialmente
para escribir sobre él o para techar.

PLUTÓN - Masa de magma procedente de grandes


profundidades, que se ha solidificado lentamente.

PLUTÓNICO - Dícese de las rocas eruptivas que se han


producido en las profundidades de la Tierra por la acción de
fuerzas internas, y que presentan una estructura granulosa,
como el granito o el gabro.
PÓMEZ - Piedra pómez, roca volcánica, porosa, ligera y muy
dura, que se utiliza para pulir.

PÓRFIDO - Roca volcánica antigua, alterada, formada por


fenocristales de feldespatos sobre un fondo uniforme de
grano muy fino, utilizada en decoración.

PROTOGINA - Variedad de granito de los Alpes, de aspecto


verdoso, que ha sufrido un ligero metamorfismo.

PUDINGA - Variedad de conglomerado formado por cantos


rodados unidos por un cemento natural.

PUMITA - Piedra pómez.

PUZOLANA - Roca volcánica muy fragmentada y de


composición basáltica.

RADIOLARITA - Roca sedimentaria silícea, de origen


marino, formada esencialmente por conchas de radiolarios.

RECRISTALIZACIÓN - Transformación de las rocas que se


produce cuando determinados minerales que las constituyen
son destruidos y remplazados por otros.

RIOLITA - Roca volcánica ácida, compuesta esencialmente


de cuarzo y feldespato alcalino.

ROCA - Material constitutivo de la corteza terrestre, formado


por un agregado de minerales y que presenta una
homogeneidad de composición, de estructura y de modo de
formación. Las rocas se clasifican teniendo en cuenta
diferentes características. Según las condiciones físicas de su
formación, se distinguen las rocas sedimentarias (exógenas),
magmáticas y metamórficas (endógenas). Por su composición
mineral, las rocas pueden ser calizas, cuarcíticas, graníticas,
etc. Atendiendo a sus propiedades mecánicas, hay rocas
competentes, incompetentes, duras, compactas, porosas,
plásticas, líquidas, gaseosas, etc. Según su utilización pueden
citarse rocas de ornamentación, monumentales, de
construcción, etc.
Mecánica de rocas, aplicación de las leyes generales de la
mecánica de los sólidos deformables al comportamiento de las
rocas.

Roca almacén o depósito, roca permeable, impregnada de


petróleo o de gas natural de los que constituye el yacimiento,
y recubierta por una capa impermeable que impide la
migración de los hidrocarburos hacia arriba.

Roca ácida. Roca ígnea que contiene más de un 10 % de


cuarzo libre.

Roca básica. Roca ígnea con cuarzo libre, que contiene


feldespatos, más cálcicos que sódicos.

Roca calcárea. Roca sedimentaria que contiene elevadas


proporciones de carbonato cálcico.

Roca cristalina. Término que se usa en geología para


distinguir, por un lado, las rocas ígneas y metamórficas y, por
el otro, las sedimentarias. Roca formada por minerales en
estado cristalino.

Roca de playa. Depósito litoral de arena consolidado que se


desarrolla en la zona intermareal de ciertas playas. Se cree
que se origina en condiciones de aguas templadas en que los
granos de arena son cementados por un mineral calcáreo.

Roca encajante. Cualquier tipo de roca penetrada por una


intrusión ígnea o invadida por una veta de mineral.

Roca firme. Roca compacta y relativamente poco


meteorizada, situada por debajo de la capa superficial del
suelo y de la roca alterada.

Roca hipoabisal. Intrusión ígnea de pequeñas proporciones,


tales como un dique, de tamaño intermedio entre los grandes
asentamientos de rocas plutónicas y las rocas volcánicas
extrusivas.

Roca ígnea. Roca que se ha formado por la cristalización y


solidificación de un magma.
Roca intermedia. Cualquier roca ígnea que contiene entre
un 52 y un 66 % de sílice en peso.

Roca madre. Material del que se forman los suelos.

Roca maleable. Término utilizado para describir cualquier


roca sedimentaria de textura tan uniforme que se puede
trabajar con facilidad, y en particular se puede cortar en
cualquier dirección.

Roca metamórfica. Roca cuyo estado original ha variado por


diversos procesos metamórficos, generalmente como
resultado de la formación de cadenas montañosas y de la
intrusión y extrusión de magma.

Roca plutónica. En general, roca ígnea de origen profundo.

Roca resistente. Cualquier roca que soporte las fuerzas de


denudación con más intensidad que las rocas menos
resistentes, por la diferencia de diaclasado, dureza,
compacidad, cementación y composición mineral.

Roca rudácea. Roca sedimentaria detrítica en la que el


tamaño de las partículas es superior a 2 mm.

Roca sedimentaria. Roca formada por la acumulación de


material procedente de rocas preexistentes o de seres vivos.
Se deposita en capas y puede ser consolidada por diagénesis
o sin consolidar.

Roca silícea. Roca que contiene abundante sílice, como las


pizarras silíceas, que son pizarras normales alteradas por
silicificación y madera silicificada.

Roca ultrabásica. Roca ígnea, llamada a veces roca


ultramáfica, formada fundamentalmente por minerales
ferromagnesianos, con un porcentaje pequeño de sílice y
feldespatos.

Roca volcánica. Roca ígnea que ha sido expulsada o


derramada por la superficie.

RODADO -
Canto rodado, canto desprendido de una roca o veta que,
arrastrado por su propio peso, es desgastado por el agua, el
hielo o el viento.

RUINIFORME - Dícese de una roca (caliza dolomítica, gres)


o de un relieve a los que la erosión ha dado un aspecto de
ruina.

SAL -
Sal gema, mineral que tiene la composición del cloruro
sódico; rocasedimentaria constituida por este mineral.

SALINO -
Rocas salinas, rocas sedimentarias solubles en el agua, que
provienen de la evaporización del agua del mar en las lagunas
(yeso, sal gema, etc.).

SEDIMENTARIO -
Rocas sedimentarias, rocas formadas en la superficie de la
Tierra por diagénesis de sedimentos de origen detrítico o
clástico (residuos sólidos que resultan de la destrucción del
relieve), o químico u orgánico (residuos que resultan de la
acción de los seres vivos).

SEDIMENTOLOGÍA - Estudio de la génesis de los


sedimentos y de las rocas sedimentarias.

SERPENTINA - Roca de color verde oscuro, resultante del


metamorfismo de rocas ultrabásicas y constituida
principalmente por serpentina. (Se utiliza en decoración.)

SIENITA - Roca plutónica, sin cuarzo, constituida


principalmente por feldespato alcalino y anfíbol.

SÍLEX - Roca silícea muy dura, compuesta de calcedonia y


ópalo y de color variable, que forma parte de ciertas rocas
calcáreas.

SILÍCEO -
Rocas silíceas, familia de rocas sedimentarias duras, ricas
en sílice, como la arena, la arenisca, el sílex y el pedernal.

SOBRESATURADO - Dícese de una roca magmática que


contiene cuarzo.
SUBSATURADO - Dícese de una roca magmática que
contiene feldespatoides.

TEFRITA - Roca volcánica caracterizada por la asociación de


plagioclasa y un feldespatoide.

TEXTURA - Disposición y dimensiones relativas de los


elementos constitutivos de una roca.

TEZONTLE - Piedra volcánica porosa, de color rojizo, muy


usada por los aztecas en sus construcciones.

TRAQUITA - Roca volcánica constituida esencialmente por


feldespato alcalino y algo de biotita.

TRAVERTINO -. Roca calcárea de bella factura, que presenta


cavidades tapizadas de cristales, empleada en construcción.

TRÍPOLI - Roca silícea sedimentaria de origen orgánico


(diatomeas), utilizada especialmente como abrasivo y como
absorbente. SIN.: diatomita, kieselguhr, kieselgur.

TURBA -. Roca orgánica, especie de carbón fósil que se


forma en las turberas por descomposición parcial de materias
vegetales, que contiene un 60% de carbono y resulta un
combustible muy mediocre que, al quemar, desprende gran
cantidad de humo.

ULTRABÁSICO - Dícese de una roca eruptiva que contiene


menos del 45% de sílice y que está constituida esencialmente
por silicatos ferromagnésicos que le proporcionan una
coloración oscura.

VACUOLA -Cavidad en la estructura de una roca.

VOLCÁNICO - Relativo a los volcanes.


Rocas volcánicas, rocas eruptivas que se forman en la
superficie por enfriamiento brusco del magma de un volcán al
contacto con el aire o el agua.

YESO - Roca sedimentaria formada por sulfato cálcico


hidratado y cristalizado.