Sei sulla pagina 1di 13

Organización parroquial para el mejoramiento de los espacios en la parroquia San Juan

Integrantes
Kenyerlin Abache
Gabriela Alzurutt
Yorwin Camacho
Kimberly Guerra
Gabriela Gutierrez
Erick Lavado
Joseph Tineo

Presentación:

 Pruebas y evidencias científicas que sustenta la evolución. (Erick Lavado)


 Pruebas y evidencias científicas que sustenta la evolución en Venezuela.
 Presiones selectivas que generan las actividades humanas no sustentables sobre la
biodiversidad a nivel local, regional, nacional y mundial.
 Las estrategias y adaptaciones para la supervivencia que utilizan los seres vivos y su
relación con la evolución a través de una salida de campo a un parque en la comunidad.
 Presiones selectivas sobre las especies que pueden causar extinción o perturbación a
través de una salida de campo a la comunidad.

Temas de conceptualización, sistematización y generación: Las distintas líneas evolutivas. El


enfoque multilineal en las evoluciones de las especies y de las sociedades humanas.
Desarrollo:

Pruebas y evidencias científicas que sustenta la evolución.

Si reprodujéramos en cámara ultra rápida la historia de nuestro planeta, veríamos cómo surgen
las grandes cadenas montañosas, cómo los cerros se van desgastando y aplanando por la acción
del tiempo, cómo avanzan y retroceden los desiertos, cambia el curso de los ríos, y veríamos
también cómo cambian los animales. A algunos les salen cuernos que utilizan para defenderse,
otros se hacen más ágiles para escapar mejor, algunos que viven en el desierto desarrollan jorobas
donde almacenan agua, unos que viven en el agua se aventuran en tierra firme buscando
alimento, y otros que viven en tierra se vuelven acuáticos. Cambian el color de la piel para evitar
ser vistos, crecen, decrecen. Es la vida de la naturaleza. Lo sabemos gracias a la Teoría de la
Evolución de las Especies, formulada por Charles Darwin en 1858 y publicada al año siguiente.
¿Cuáles son en síntesis, los aspectos nuevos que propone esta teoría? (EducarChile.cl, 2006)

La selección natural se explica a través de cinco planteamientos, relacionados con disciplinas


cercanas a la biología:

1) La primera evidencia se relaciona con la paleontología, que es la ciencia que estudia los
fósiles de las especies animales y vegetales desaparecidas, y dice así:

Cuanto más recientes sean los fósiles, tanto más se parecerán a las especies actuales, y
viceversa. Por ejemplo, tomemos como referencia un fósil reciente como el mamut y uno más
antiguo, como la trilobites: el mamut es perfectamente reconocible como pariente del elefante,
mientras que la trilobite nos parece un animal rarísimo.

2) La segunda evidencia se relaciona con la biogeografía, o ciencia que estudia la distribución


geográfica de los seres vivos:

Los animales habitan generalmente la misma región que sus antepasados. Esto explica que la
fauna de África sea diferente de la de América a pesar de que varias regiones tengan climas
similares. Podemos encontrar otro ejemplo en el hecho de que sólo encontramos canguros en
Australia, a pesar de que hay climas similares en otras regiones del mundo.

3) La tercera tiene que ver con la taxonomía, o ciencia que se ocupa de la clasificación de los
seres vivos:

Las especies se clasifican en géneros, y los géneros a su vez se reúnen en familias. El parecido
entre los seres vivos no es fruto del azar, sino de la existencia de antepasados comunes. Y esto,
que vale para los individuos, es también válido para las especies.

4) La cuarta prueba tiene que ver con la morfología de los animales. La morfología es la parte
de la biología, que estudia la forma de los seres orgánicos:
Los órganos aparentemente muy diversos entre una especie y otra pueden ser homólogos, es
decir, construidos exactamente con los mismos elementos, pero en proporciones diferentes. Así,
la mano del ser humano y la pata del caballo han sido construidas según el mismo ensamblaje
óseo (metacarpo). Una tal coincidencia no puede explicarse sino por la transmisión hereditaria de
un plan de construcción de miembros, a partir de un ancestro común lejano.

5) Por último, la quinta prueba tiene que ver con la embriología, o ciencia que estudia la
formación y desarrollo de los embriones:

Las etapas iniciales del desarrollo embrionario de especies como los peces, mamíferos y
reptiles son muy similares, y sólo se diferencian en las etapas finales. La única explicación posible
es que un mismo plan de desarrollo ha sido transmitido en el origen. Y si a través de las eras
geológicas, los peces han evolucionado en anfibios, que a su vez se transformaron en reptiles, y
luego en mamíferos, es lógico encontrar en el desarrollo del embrión del mamífero las etapas
iniciales que recuerdan los embriones de pez, anfibio y reptil. Esta prueba es particularmente
importante ya que en la hipótesis según la cual las especies de mamífero habrían sido creadas
individualmente, es inexplicable que sus embriones pasen por un estado de organización que
recuerde la adaptación a la vida acuática de los peces, presentando incluso franjas branquiales. La
génesis de un individuo ofrece de esta manera un resumen de la evolución de la especie.
(EducarChile.cl, 2006)

Debido a la presiones selectivas que generan las actividades generan las actividades humanas
ha hecho que la biodiversidad se ve afectada pero ¿Qué es la presión selectiva o evolutiva?

“Cualquier causa que reduzca el éxito reproductivo de una población en una proporción
significativa ejerce una potencial presión evolutiva o presión selectiva. Si se produce suficiente
presión, en una población pueden generalizarse los rasgos hereditarios que mitigan sus efectos,
incluso los que podrían ser nocivos en otras circunstancias. La presión evolutiva es la descripción
cuantitativa de la cantidad de cambio sucedido en procesos investigados por la biología evolutiva,
pero el concepto oficial se aplica con frecuencia a otras áreas de la investigación”. (Wikipedia.org)

Pero para explicarlo mejor se le conoce como presión selectiva ó presión de selección a los
factores que hacen que un individuo sea "predominante ó mejor" para un momento dado, por
ejemplo: tienes dos especies de peces "especie A" y "especie B" y un depredador, entonces
suponte que el predador ve más a los peces de la especie B por que tienen colores más vivos
entonces comerá más de estos que de especie A entonces la presión de selección actúa a favor de
la especie A por que se podrán reproducir más y son los que tienen menor posibilidad de ser
"depredados".

Las actividades humanas ejercen presiones que provocan impactos sobre el medio ambiente.
Estos cambios afectan al flujo de servicios de los ecosistemas, de cuya integridad depende el
bienestar humano. El análisis de las relaciones entre humanos y naturaleza, complicadas por la
complejidad de los ecosistemas y la incertidumbre derivada del cambio global, requiere una
aproximación holística como la que caracteriza al enfoque eco sistémico y al modelo conceptual
de socio-ecosistema, con énfasis en el papel del flujo de servicios de los ecosistemas en relación
con el bienestar humano. El examen de la normativa legal en el ámbito marino pone de manifiesto
que el enfoque eco sistémico va más allá de una simple aportación conceptual y encierra, tal como
se propone en el Convenio de Diversidad Biológica, un valor de estrategia operativa aplicada al
análisis de problemas y preocupaciones ambientales. Se introduce uno de los modelos diseñados
para este tipo de análisis, derivado del programa de Evaluación de Ecosistemas del Milenio,
organizado según la secuencia cíclica de los siguientes componentes: presiones indirectas (o
impulsores indirectos del cambio en los ecosistemas), presiones directas (o impulsores directos del
cambio), estado del ecosistema (biodiversidad y funciones ecológicas), servicios de los
ecosistemas, bienestar y respuestas (acciones e intervenciones dirigidas a corregir tanto las causas
como los efectos negativos de las actividades humanas sobre los sistemas natural y social).
(Encuentrodelabiologia.es, 2016)

“Vivimos en una situación de cambio global acelerado”

Los humanos estamos ejerciendo un profundo impacto sobre la estructura y el funcionamiento de


la naturaleza a todas las escalas, desde nuestro entorno más cercano hasta el conjunto del
planeta. La contaminación de la atmósfera con sus secuelas de calentamiento global, cambio
climático, destrucción de la capa de ozono y pérdida de calidad del aire que respiramos; la
contaminación de los ríos, los acuíferos, las aguas marinas y los suelos; la sobre-explotación de los
recursos pesqueros e hídricos; la deforestación y fragmentación de hábitats naturales, la pérdida
de diversidad biológica y cultural… Toda una larga lista de cambios que, en conjunto, constituyen
el denominado cambio global que ha llevado a los expertos a identificar este período, iniciado con
la revolución industrial y en proceso de aceleración desde mediados del siglo XX, como una nueva
época en el curso de la historia geológica y biológica del planeta: el Antropoceno.
(Encuentrodelabiologia.es, 2016)

Figura 1. Dos formas de entender las relaciones entre


humanos y naturaleza. (a) Típico modus operandi humano
bajo la consideración de una separación de los sistemas
social y natural y una relación unidireccional entre ambos.
(b) Reconocimiento de una relación mutua, bidireccional,
a través del flujo de servicios que los ecosistemas brindan
al ser humano así como de la integración de los sistemas
social y natural en una entidad global que es el sistema
socio-ecológico.
El análisis de numerosos indicadores demográficos, económicos, sociales y culturales durante
este período demuestra la estrecha relación entre el comportamiento y actividad de la especie
humana y el cambio acelerado en los ecosistemas. En cualquier caso, la visión antropocéntrica de
esta relación entre humanos y ecosistemas suele tener un carácter unidireccional (Figura 1a):
detectamos y reconocemos que nuestras actividades provocan impactos negativos sobre los
ecosistemas, analizamos el problema generado y respondemos a él tratando de corregirlo o de
modificar las causas que lo han provocado. (Encuentrodelabiologia.es, 2016)

Así, promulgamos leyes de protección ambiental, establecemos áreas protegidas, diseñamos


planes de recuperación de una especie en peligro de extinción, restauramos un espacio que ha
sido dañado por un vertido contaminante, ponemos en marcha planes de educación ambiental de
la ciudadanía, etc.

Hoy se reconoce, sin embargo, que esta visión unidireccional (o fundamentalmente


proteccionista, en el sentido de que la naturaleza aparece como una entidad externa al ser
humano) es, cuanto menos, incompleta, pues no reconoce el hecho de que, a pesar del
extraordinario desarrollo tecnológico, los humanos seguimos dependiendo de la naturaleza, ya
que la mayor parte de los procesos ecológicos se traducen en beneficios para el ser humano a
través del flujo de servicios de los ecosistemas [2,3] (Figura 1b). Este alejamiento de la realidad es,
lógicamente, más notorio en las sociedades de mayor nivel económico, donde el optimismo
tecnológico alimenta la idea de una sociedad humana independizada del medio ambiente y tiene,
globalmente hablando, una consecuencia dramáticamente relevante: la degradación de la
estructura y la funcionalidad de los ecosistemas se traduce en pérdida de bienestar humano.
(Encuentrodelabiologia.es, 2016)

Por otra parte, los ecosistemas son sistemas complejos que exhiben un comportamiento no-
lineal, con posibles cambios catastróficos de estado [4], lo que pone en jaque casi cualquier
predicción sobre la capacidad del sistema para permanecer en un determinado dominio de
estabilidad frente a las presiones externas, capacidad que hoy identificamos como resiliencia
ecológica [5]. Finalmente, las condiciones actuales de cambio global generalizado y acelerado
introducen un componente adicional de incertidumbre derivado de la aparición de efectos
sinérgicos entre diferentes agentes de presión humana. Todo ello implica la necesidad de abordar
los problemas ambientales de origen antropogénico de una manera holística, ecosistémica,
aproximación que requiere la integración de los sistemas social y natural en una entidad superior,
el denominado sistema socio-ecológico [6] (Figura 1b) sobre el cual volveré más adelante.
(Encuentrodelabiologia.es, 2016)

Este proceso de pérdida de biodiversidad comenzó decenas de años antes en el ámbito


terrestre que en el marino, sin embargo en las últimas décadas la degradación de los océanos esta
aumentando el ritmo y el nivel de impacto de los humanos sobre estos. No sólo somos los
responsables de la extinción completa o local de algunas especies sino que hemos transformado
profundamente (y no para bien) los principales ecosistemas marinos.

Estos cambios en los ecosistemas marinos han supuesto un decrecimiento en las poblaciones
de la fauna marina que se transmite a través de la cadena alimentaria alterando el funcionamiento
de los ecosistemas. Por otro lado el cambio climático, el cual afecta a numerosas especies marinas,
está obligando por un lado a la movilización de los hábitats y por está fomentando los cambios
genéticos dentro de las especies, es decir, se están generando variaciones genéticas en las
especies para adaptarse al aumento de temperatura que se está produciendo en los océanos.

Si se compara la situación de los ecosistemas terrestres con la de los marinos, se pueden sacar
tres conclusiones:

 El ritmo de defaunación del océano esta creciendo debido al mayor impacto que tiene la
actividad humana sobre los ecosistemas marinos.

 Para detener esta progresiva pérdida de biodiversidad de los océanos deben implantarse
zonas protegidas.

 La principal causante de la disminución de la biodiversidad en los océanos es la pérdida de


los hábitats marinos.

Pese al impacto de la actividad humana sobre las poblaciones de vida silvestre de los océanos,
la fauna marina presenta mejores datos que la fauna terrestre, en cuanto a pérdida de
biodiversidad. Se han dado menos extinciones de especies marinas que de especies terrestres,
debido a que el área afectada por la actividad humana es menor, debido a que muchos
ecosistemas oceánicos permanecen inalterados, permitiendo la recuperación las especies.
(geoinnova.org)

Los cambios en el hábitat de los seres vivos ha hecho que hayan conseguido estrategias de
sobrevivencias (evolucionar) de diferentes maneras según sus necesidades.

Los seres vivos se adaptan al medio en que viven para asegurar la supervivencia de la especie.
Esto ha permitido la proliferación de distintas formas de vida en los ambientes terrestres y
acuáticos.

La clave de la diversidad de los seres vivos en el planeta es la adaptación a los factores


abióticos como la temperatura, la luz, la salinidad, la humedad; y a los factores bióticos,
representados por la acción de los otros organismos.
¿Qué entendemos por adaptación?

Adaptación es el proceso por el cual un organismo desarrolla la capacidad para sobrevivir en


determinadas condiciones ambientales. Dicha capacidad de supervivencia puede ser una
característica física o un cambio de conducta que se transmite de generación en generación.

El ambiente acuático presenta una serie de condiciones que facilitan la adaptación de los seres
vivos. Por ejemplo, mantiene la temperatura estable durante todo el año; contiene sales minerales
disueltas que pueden aprovechar los organismos, al igual que gases como el dióxido de carbono
que se utiliza para fotosíntesis y oxigeno que se emplea en la respiración

Adaptación de los vegetales al ambiente acuático

La mayor parte de los vegetales que realizan la fotosíntesis que habitan en el ambiente
acuático son algas. A diferencia de los vegetales las algas no tiene un cuerpo formado por raíz,
tallo, hojas, flor y fruto; su cuerpo consta de una porción aplanada llamado talo.

Por lo general, las algas de las aguas marina viven adheridas a rocas para resistir la acción de
las olas, o flotando en las regiones de alta mar. (adaptacion-seres-vivos.blogspot.com, 2016)

Adaptación de los animales al ambiente acuático

Los animales también se adaptan al contaste movimiento del ambiente acuático para poder
desplazarse, capturar su alimento, reproducirse, relacionarse con los demás seres que le rodean,
escapar de sus enemigos y protegerse. (adaptacion-seres-vivos.blogspot.com, 2016)

De esta manera, estructuras como las aletas, la cola y las branquias, entre otras, permiten su
desarrollo y evolución en este medio.

Hay animales marinos que permanecen fijos como los corales para lo cual han desarrollado
estructuras que le permiten adherirse al suelo.
El ambiente terrestre se caracteriza por presentar variedad de climas en las distintas regiones
geográficas del planeta y esto se debe en gran parte a la influencia de factores como la
temperatura, la humedad, la lluvia, los vientos, la luminosidad y el suelo. Todos estos factores se
relacionan entre si y la variación en cualquiera de ellos implica cambios en los demás.

Además el ambiente terrestre se ve afectado por la capacidad de los suelos para observar y
retener agua, suministrar nutrientes, etc. (adaptacion-seres-vivos.blogspot.com, 2016)

Adaptación de los vegetales al ambiente terrestre

Las adaptaciones de las plantas al ambiente terrestre se generan en función del clima y del
tipo de suelo de cada región. (adaptacion-seres-vivos.blogspot.com, 2016)

Un ejemplo típico de adaptación es el cactus que transforma sus hojas en espinas para evitar la
deshidratación. Así mismo, las espinas protegen el tallo de los animales que intentan tomar el
agua que se almacena en su interior. (adaptacion-seres-vivos.blogspot.com, 2016)

Las modificaciones que presentan los tallos de las plantas permiten clasificarlos en:

Adaptación de los animales al ambiente terrestre

Los animales presentan una amplia variedad de adaptación que depende del medio en el cual
se desarrollan y de la necesidad puntual del organismo. Así se tienen adaptaciones al
desplazamiento, a la alimentación, a la respiración y de protección. (adaptacion-seres-
vivos.blogspot.com, 2016)

Adaptaciones al desplazamiento

En invertebrados como los insectos encontramos alas y patas de diferentes tamaños y formas
que suplen sus requerimientos. Por su parte, los gusanos al no tener patas han desarrollado unos
poderosos músculos bajo su piel que al contraerse y relajarse les permiten desplazarse de un
lugar a otro. (adaptacion-seres-vivos.blogspot.com, 2016)

Los vertebrados presentan características diferentes para su desplazamiento, porque poseen


un esqueleto interno y un sistema muscular desarrollado. (adaptacion-seres-vivos.blogspot.com,
2016)

De estas maneras anfibias como la rana, reptiles como el cocodrilo y mamíferos como la vaca,
el gato y el perro, poseen cuatro extremidades para desplazarse.

Las aves también poseen cuatro extremidades, dos de las cuales se ha modificado en alas que
se utilizan para volar. Pero además su cuerpo es aerodinámico y bastante liviano.
En el ser humano las extremidades anteriores se han diferenciado transformándose en brazos,
y solo utilizan las extremidades posteriores para su desplazamiento. (adaptacion-seres-
vivos.blogspot.com, 2016)

Adaptaciones a la alimentación

De acuerdo con el tipo de hábito alimenticio que tenga un animal se desarrollan


modificaciones en su dentadura, de manera que se pueden clasificar en tres grupos: herbívoros,
carnívoros y omnívoros.

Herbívoros: Son animales que se alimentan de material vegetal, lo que incluye hojas, frutos y
semillas tienen bien desarrollado sus dientes incisivos como la ardilla y el castor.

Carnívoros: Su alimentación está basada en la carne. Son depredadores naturales de otros


animales. Se caracterizan porque presentan en su boca dientes caninos o colmillos muy afilados
que les sirven para desgarrar, incisivos que le permiten cortar y molares para moler o triturar.

Omnívoros: En este grupo se encuentran animales que consumen carne y vegetales. Tal es el
caso del jabalí, el cerdo, el oso y el humano. Respecto a su dentadura, los omnívoros poseen
dientes tanto para moler los vegetales, como para corta y desgarrar la carne; es decir, molares,
incisivo y canino. (adaptacion-seres-vivos.blogspot.com, 2016)

Adaptaciones a la respiración

En animales invertebrados como moluscos y anélidos, la respiración ocurre a través de la


superficie corporal.

En los insectos, el intercambio de gases entre el organismo y el medio se realiza a través de


una red de tubos ubicados a lo largo del cuerpo conocida como tubos traqueales.

Los vertebrados más evolucionados como anfibios, reptiles, aves, mamíferos, presentan
pulmones, un par de estructuras esponjosas que se inflan y se contraen para permitir el ingreso de
oxigeno y la salida de dióxido de carbono. (adaptacion-seres-vivos.blogspot.com, 2016)

Adaptaciones de protección

Las modificaciones que los animales han desarrollado en su cuerpo para protegerse de
diversos factores de tipo ambiental son variados. Por ejemplo, el oso polar posee una capa de
grasa bajo su piel que aísla su cuerpo de las bajas temperaturas de su hábitat y le permite incluso
nadar en las frías aguas de los polos para cazar sus presas.

Otro caso como las tortugas, debido a su poca agilidad para desplazarse, cuentan con un
caparazón para protegerse de sus depredadores. (adaptacion-seres-vivos.blogspot.com, 2016).
Las presiones selectivas no son factores ambientales que existan independientemente de los
linajes por ellas afectados. Su existencia y su configuración siempre dependen de las alternativas
de evolución que el propio linaje genera y acepta; y dicha configuración, necesariamente, se va
alterando conforme el propio linaje evoluciona. Aclarar eso es muy importante para desestimar
algunas reticencias generadas por la dicotomía próximo-remotos. Esta polaridad continúa siendo
un recurso conceptual válido e insustituible para entender la especificidad de la Biología
Evolucionaria.

Causas de la pérdida de biodiversidad. Entre las principales causas en las que se pierde la
diversidad de animales, plantas o cualquier otro organismo se encuentran las siguientes: 1. Avance
de la frontera agrícola, esto significa que cada vez se destruyen mas ecosistemas silvestres para
ocupar esos territorios con monocultivos. 2. Presión de las grandes compañías proveedoras de
semillas y de insumos agrícolas. Sustitución de variedades locales por semillas híbridas de alto
rendimiento lo que lleva a la desaparición de las primeras. 3. Exagerada publicidad de los
"beneficios" en la adopción de paquetes tecnológicos modernos. 4. Pérdida de prácticas
tradicionales y de sistemas productivos en equilibrio con la naturaleza. 5. Contaminación
ambiental, como consecuencia de la implementación de tecnologías poco respetuosas del medio
ambiente. Por ejemplo, derrames de petróleo, escape de gases tóxicos, vertido de residuos tóxicos
en los cursos de agua, etc. 6. El impacto ambiental de las grandes obras –represas, hidrovías,
caminos, rutas, etc. 7. Deforestación a causa de la gran presión comercial que se expresa en una
presión ambiental ejercida por las grandes empresas madereras lo que lleva a reemplazar el
bosque nativo por especies exóticas de crecimiento rápido, como el pino o el eucalipto. 8.
Ocupación del espacio con fines urbanísticos. 9. Falta de contacto de los habitantes de las
ciudades con los ecosistemas de donde se extraen los alimentos, medicinas, vestimenta que
consumen. 10. Ausencia de información sobre los beneficios de los ecosistemas biodiversos. 11.
Sobreexplotación extractiva de recursos naturales. Esto es muy frecuente en el caso particular de
las plantas medicinales nativas o de la caza y la pesca indiscriminadas.

Extinción. Dado que la naturaleza puede ser entendida como una red de sistemas o de "todos"
dispuestos en múltiples niveles jerárquicos, la desaparición o pérdida de uno de estos sistemas,
implica la desaparición de parte de la jerarquía que éstos comprendan o de la cual hacen parte. La
pérdida de un tipo de comunidad ocurre por la pérdida acumulativa de todos los parches en los
cuales habita este tipo de comunidad; al mismo tiempo cada parche se pierde porque las
poblaciones que lo componen han desaparecido; la pérdida de las especies ocurre por la
desaparición acumulativa de todas las poblaciones que separadamente conforman su distribución;
y por último la pérdida de la diversidad genética ocurre porque las poblaciones se han extinguido
(Ortiz, 1992). La extinción de especies es fundamentalmente el resultado de dos fenómenos que
ocurren a dos escalas espaciales diferentes (Kattan, 2001), Primero, la degradación del hábitat y
segundo, el aislamiento geográfico de poblaciones de una especie en parches remanentes
(Fragmentación). El riesgo de extinción puede aumentar además, por la vulnerabilidad que
adquieren estas poblaciones a otras intervenciones humanas. La extinción ha pasado a ser
fundamentalmente un proceso antropogénico por intensa transformación que el hombre Daena:
International Journal of Good Conscience. 2(2): 290-308. Abril 2007 – Septiembre 2007. ISSN 1870-
557X. www.daenajournal.org 297 ejerce sobre el medio natural. Las tasas antropogénicas de
extinción arrojan predicciones tales como que una de cada cincuenta especies del total que hoy
puebla la tierra habrá desaparecido a finales del siglo XX (Ortiz, 1992). La extinción y la especiación
son dos procesos naturales complementarios que ocurren simultáneamente desde que la vida hizo
su aparición en la tierra. El resultado de la relación entre la tasa de especiación y la tasa de
extinción es la evolución de las especies.

Mecanismos de la extinción. Aunque los diferentes organismos responden de manera


diferente a cambios en su hábitat, es evidente que la fragmentación es el principal proceso
causante de la extinción local de muchas especies. Tradicionalmente, se considera que el principal
factor de riesgo es el tamaño de la población, pues a menor tamaño de la población, mayor riesgo
de extinción ya sea por factores demográficos, estocásticos y/o genéticos (Kattan, 2001). Sin
embargo, una densidad baja no siempre se traduce en extinción y la abundancia no siempre es
garantía de supervivencia. Para poder predecir el efecto que la fragmentación tiene sobre los
distintos tipos de organismo es importante tener en cuenta la escala espacial y temporal a la que
ocurre dicho evento.

Turner, (1996, citado por Kattan, 2001), identificó por lo menos seis clases de mecanismos de
extinción: (1) eliminación total de ciertos hábitats dentro del paisaje; (2) disminución del tamaño
de la población; (3) prevención o reducción de la inmigración (es decir, aislamiento de la
población); (4) efectos de borde; (5) efectos de orden superior (es decir, a nivel de interacciones
con otras especies); y (6) inmigración de especies exóticas. La importancia relativa de cada uno de
estos factores es incierta, pues la cinética del proceso de extinción depende de la historia natural
de la especie. Los seis mecanismos identificados pueden adjudicarse a procesos que operan a dos
escalas espaciales diferentes: a escala de paisaje y a escala local (a nivel de fragmento). Los
procesos se separan para entenderlos mejor, pero estos pueden operar simultáneamente (Kattan,
2001).

Formas de evitar nuestra extinción: La especie humana es única, domina la Tierra y además ha
demostrado a lo largo de sus 100.000 años de historia ser enormemente versátil. Sin embargo, los
que se dedican a estudiarla no creen que estas características sean suficientes para garantizar su
supervivencia a corto, medio o largo plazo, y los que se interrogan sobre su futuro no se ponen de
acuerdo siquiera en lo que está dibujando su presente.

Una incertidumbre a la que estos expertos (tecnólogos, demógrafos, biólogos, paleontólogos,


antropólogos y genetistas) dan forma de preguntas. ¿Cuándo le llegará el turno de extinguirse a la
especie humana? ¿Se mantiene la evolución darwiniana -la selección natural biológica- como la
mayor fuerza para el cambio o ha sido superada por la evolución social y cultural?
Se interrogan además sobre si la especie humana puede, e incluso debe, mejorarse a sí misma
introduciendo cambios genéticos que se transmitan a sus descendientes e interfiriendo así en la
evolución natural. ¿Llegará el ser humano a ser mitad biológico mitad electrónico y vivirá
parcialmente en Internet? Una batería de preguntas a la que un grupo de expertos convocados
recientemente por el Laboratorio y la Organización de Biología Molecular europeos (EMBL y
EMBO, en sus siglas inglesas), en la ciudad alemana de Heidelberg, han tratado de dar respuesta.
(El Pais, 2007)
Misión y Visión

La Misión

La misión de O.P.P.E.M.E. es contribuir con conservación y manejo sostenible de los espacios y


del ambiente desde la justicia y solidaridad, participando en la ejecución y administración de
proyectos estratégicos de desarrollo ambiental en el ámbito local, nacional e internacional.

La visión

O.P.P.E.M.E quiere ser reconocida como una organización líder y consolidada en materia
ambiental, comprometida con el mejoramiento de la calidad de vida de la población y el manejo
sostenible de los espacios, en un mundo donde los pueblos vivan en igualdad y dignidad y en
armonía con la naturaleza para una evolución.

Propósito – Objetivo

Objetivo de “O.P.P.E.M.E” es mejoramiento de los espacios y el cuidado a la biodiversidad para


vivir en un ambiente más sustentable para los seres vivos.