Sei sulla pagina 1di 3

Hasta Alcanzarlo

Filipenses 3:14-16
“…Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago:
olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo
a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús…”

Cada nuevo despertar de Dios en nuestras vidas requiere salir de una habita de confort
con una nueva actitud.
Permítanme sugerirles en esta mañana: Nunca te canses de escalar para llegar a un
nuevo nivel en tu vida.
Salmo 138:8 “…Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para
siempre; No desampares la obra de tus manos…”
Sé que muchas veces el cansancio de la espera llega, diga conmigo (Isaías 40:31)
“…pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las
águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán…” Descansa si quieres
pero no te detengas hasta alcanzarlo.
Dígale alguien, nunca es tarde para fijar tus ojos al objetivo

Tiene que haber una fuerza interna del Espíritu que te mantenga enfocado, (Hebreos
12:2) “…puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo
puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del
trono de Dios…” Si tu pones los ojos en Él, Él mismo te lleva para alcanzarlo.

Me gusta este versículo por la profundidad de la revelación de su gracia, Jesús nos


recuerda en este versículo que se puede obrar el objetivo porque en la cruz el cargo con
todo lo que podía pararte para no lograrlo, el texto nos dice “Puestos” quiere decir que el
que venció no quiere que mires a ningún otro lado.

Cuando vamos tras algo el enfoque determina los resultados

Mucha gente vive de glorias pasadas y se enfocan tanto en lo que vivieron, que se pierden
de lo que pueden vivir. Ningún tiempo de Dios puede desenfocarte del hoy que Dios está
haciendo en nuestras vidas, si no puedes reconocer que poco o mucho Dios está
haciendo hoy, será difícil reconocer que Él quiere hacer más contigo en tu mañana.

Quiere decir también que con dolor o sin dolor, con experiencias o sin experiencias
nuestro enfoque debe ser hacia delante. (2 Samuel 15:30) “…David, por su parte, subió
al monte de los Olivos llorando, con la cabeza cubierta y los pies descalzos. También
todos los que lo acompañaban se cubrieron la cabeza y subieron llorando...”
El Monte de los Olivos es conocido como el Monte de la unción, David no se detiene por
las malas noticias, el lleva su dolor al monte de la unción, en otra ocasión muere el hijo
de David y Betsabe, David ayunaba y se rindió a los pies del Eterno , las cosas no salieron
como el quería pero una cosa hizo se levantó y comió y prosiguió su camino.?

Dígale alguien, no dejes que un fracaso o un golpe te saque de alcanzar lo que


Dios declaro para ti.

Levántate y declárate a ti mismo, Yo sé que mi Redentor vive

Cuando uno ha tenido una experiencia real con Dios la vida te deja marcas que son para
recordar lo que Dios hizo por ti.

Gálatas 6:17 “…De aquí en adelante nadie me cause molestias, porque yo llevo en mi
cuerpo las marcas de Cristo…” Si Él te sacó de drogas, alcohol, calle, de una locura, de
un suicidio, de una depresion tambien te llevará a tu destino profético.
La clave para alcanzar la meta se encuentra al descubrir nuestro sueño y luego
desarrollarlo. Lo sueños se quedan en la cama sino le pones patas se mueren. No mires
lo que no pudistes lograr camina y alcanza lo que debes lograr. Usa las marcas para
testificar y crecer para tu próximo nivel

Pablo decía en el texto para ir cerrando

Filipenses 3:14-16?
“…Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago:
olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo
a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús…”
El efecto de lo que quedo atrás déjalo al olvido, las marcas del pasado lo que deben
impulsarte a querer más del propósito.

Hay una extensión para tu propósito que requiere de tu determinación para alcanzarlo,
hay un lugar llamado meta que es el único lugar donde alcanzaras satisfacción, y eso no
se encuentra muchas veces en nuestras ambiciones personales sino en la voluntad de
Cristo.

Colosenses 3:1-3 “…Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba,
donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no
en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en
Dios…”
Palabras claves de este versículo para alcanzar: buscad y pones
Buscad, te pregunto ¿dónde estas buscando? (Salmo 69:32) “…Lo verán los oprimidos,
y se gozarán. Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón…” ¿No será que quieres buscar
tus victorias fuera de la voluntad de Él y eso mismo es lo que te produce cansancio y mal
humor?

Poned la mirada, ¿a dónde estás mirando? ¿No será que tienes tu bendición bien cerca,
y estas mirando a fuera y no te das cuenta de lo que ya tienes?

Terminando y muy importante, “…porque habéis muerto…”, Pregunto: ¿De verdad


estamos muerto o todavía sigues vivito controlando tu propia vida?
Vuelvo al versículo iniciar para cerrar

Les dejo esas preguntas sin mucha indagación para que usted mismo entienda la
determinación de Pablo

Por último y más importante repaso el texto

Filipenses 3:14-16
“…Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago:
olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo
a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús…”
Pablo usa una palabra de la que la gente no habla mucho y es la palabra pretensión,
¿será que debemos dejar de pretender que estamos bien, y que no necesitamos nada, o
será en verdad que tenemos que morir a nuestras pretensiones de aparentar que
tenemos: vidas perfectas, un matrimonio perfecto, unas vida financiera perfecta, o será
que tenemos una relación con Dios de pretensiones?

Pablo habla de su honestidad en unos versículos, un hombre que dice (2 Corintios 12:3-
5) “…Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe),
4 que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al
hombre expresar. 5 De tal hombre me gloriaré; pero de mí mismo en nada me gloriaré,
sino en mis debilidades…”

Piense por un momento: Pablo el elegido, separado, el hombre que más escribió de la
gracia en este libro nos dice: “…yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una
cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está
delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús…”

Siempre ten presente Filipenses 1:6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en
vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo
Dios mismo toma la iniciativa de decirnos: Comencé algo en ti y lo voy a perfeccionar y
terminar en ti; dígale no me detendré hasta alcanzarlo.