Sei sulla pagina 1di 2

1

Pruebas: ¿trabas o impulsos?


(Santiago 1:2-4)
INTRODUCCIÓN
Para que un avión pueda despegar debe vencer la acción del viento y la fuerza de la
gravedad.
La acción del viento, conforme el diseño del avión, se constituye en la fuerza que
favorecerá su elevación.
El cristiano, de modo similar, conforme fue diseñado por Dios, puede capitalizar las
pruebas y hacer de éstas la oportunidad para elevarse por sobre las circunstancias de cada
día.
Las pruebas pueden constituirse en oportunidades para madurar en la fe.
DESARROLLO
V. 2: ¿A qué nos anima Santiago en éste versículo? Según el autor nos está animando a
experimentar el gozo en medio de las pruebas.
¿Y qué nos sugiere esta idea de “pruebas”? Y en este contexto la referencia a “pruebas”
nos está sugiriendo la idea de exámenes.
Es decir que cada día debemos de experimentar un examen de vida, que cada día será
probada la calidad de nuestra fe. Las pruebas o exámenes de cada día son diversos y
variados.
¿Puede ser posible experimentar gozo en medio de las pruebas?, ¿Con qué propósito?
Es muy probable que experimentemos gozo en medio de las pruebas, en particular si
tenemos presente que somos más que vencedores. (Ro. 8:37). Antes, en todas estas
cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
Es el E.S. quien hace posible la experiencia del gozo en medio de las pruebas, por lo que
hace falta una buena y estable relación con Dios.
El propósito de hacer frente a las pruebas con gozo es para predisponernos mejor a los
hechos, para asumir actitudes más lúcidas.
¿Qué nos trae por consecuencia el que nuestra fe sea probada? V. 3 La consecuencia de
que nuestra fe sea probada es la paciencia.
En algunas otras versiones de la Biblia, en lugar de paciencia traducen constancia, lo que
nos remite a la idea de firmeza, persistencia y perseverancia en la fe.
2

¿La paciencia es siempre el producto final o resultado de la prueba? Si la prueba se


constituye en una experiencia de fe el resultado final será el logro de mayor paciencia.
Por lo contrario, si es nuestro orgullo el probado, no esperemos que se produzca en
nosotros una actitud paciente.
¿Cómo hacer para que la prueba de nuestra fe de por resultado la paciencia? Para que el
resultado de la prueba sea la paciencia es necesario dejarnos llevar por la confianza de
que Dios la transformará en bendición. (Ro. 8:28).
V. 4 ¿Y qué otros beneficios trae el ejercicio de la paciencia? El autor, Santiago, asegura
que el ejercicio de la paciencia nos conduce a ser “perfecto y cabales”.
¿Y a qué se refiere Santiago al hablar de “perfecto y cabales”? La palabra como “perfecto”
más bien indica a la idea de alcanzar el fin para el cual fuimos creados: es decir… el
cumplimiento de la voluntad de Dios.
Y la palabra “cabales” nos remite a la idea de integridad, de ser completos.
¿De qué manera uno puede hacer posible el ser perfecto y cabales? Se puede ser perfecto
y cabales si se persiste en los caminos de Dios, más allá de las pruebas, madurando en la
fe.
Entonces Dios nos conducirá al fin para el cual hemos sido creados: hacer su voluntad y
vivir en plenitud de vida con El.
CONCLUSIÓN
El gozo nos predispone mejor ante las pruebas, dando lugar a la paciencia. Dios hace
posible capitalizar toda experiencia.
Las pruebas pueden constituirse en oportunidades para madurar en la fe.
Meditemos en silencio, con los ojos cerrados, identificando aquellas cosas que a cada uno
le hacen perder el gozo y la paciencia.
Oremos para que Dios nos permita capitalizar las pruebas y desarrollar más la paciencia.