Sei sulla pagina 1di 26

ÓRDENES Y FAMILIAS FRECUENTES DE AGARICOMYCETES

Desarrollo Gymnocárpico

ORDEN CANTHARELLALES.

El basidiocarpo puede presentar formas diversas (embudo, tubular, o incluso de típica seta con
pie y sombrerillo), y es monomítico. Suelen ser de hábito terrestre y humícolas. Ya vimos algunas
familias al hablar de los hongos gelatinosos. Algunas con géneros más vistosos son:

Familia Cantharellaceae.

El himenio es liso o plegado, aunque no llega a formar verdaderas láminas. Los basidiocarpos son
carnosos o membranosos, de aspecto agaricoide. Destaca Cantharellus cibarius, el rebozuelo,
excelente comestible, aunque se trata de una especie cada vez menos frecuente, por alteraciones de
su hábitat. Otras especies interesantes son C. tubaeformis, C. lutescens (conocida comercialmente
como "angula de monte") y Craterellus cornucopioides (trompeta de los muertos). Se trata de
especies terrestres, con alguna micorrizógena.

Familia Hydnaceae.

El himenio es dentado. El basidiocarpo es agaricoide y, aunque algo duro, es comestible. El más


conocido es Hydnum repandum, la gamuza o lengua de vaca. Una especie similar es H. rufescens.
En cambio, Sistotrema (antes, en la fam. Sistotremataceae) presenta un aspecto muy diferente, con
basidiomas en costra (resupinados). Como ya dijimos más arriba, la forma del basidioma no es
siempre un carácter fiable para determinar el parentesco entre hongos.

ORDEN ATHELIALES.

Sus especies forman basidiomas tenues, similares a películas, monomíticos. No forman cistidios,
y las esporas no son amiloides. Hay especies micorrizógenas, como en el género Amphinema. Otras,
como en el género Athelia, pueden ser parásitas de plantas o de líquenes.

ORDEN CORTICIALES.

Tiene una única familia, Corticiaceae. Los basidiocarpos son monomíticos, resupinados, y el
himenóforo es liso o tuberculado. Muchos recuerdan a una capa de pintura dispuesta sobre el sustrato,
normalmente madera. Muchos hongos que antes se incluían aquí ahora se ubican en otros órdenes de
yesqueros. Destacan los géneros Corticium, Dendrothele, etc.

ORDEN GLOEOPHYLLALES.

Estos hongos son eficaces descomponedores de madera, en la que provocan podredumbre parda
(por degradación de la celulosa y hemicelulosa). Destaca Gloeophyllum sepiarium, frecuente en
piezas y construcciones de madera de pino.

ORDEN TRECHISPORALES.

Incluye una sola familia: Hydnodontaceae, con 15 géneros y unas 105 especies. Su aspecto
recuerda a las del orden Corticiales. Ej.: Trechispora, Brevicellicium, etc.
ORDEN POLYPORALES.

Incluye a los yesqueros más típicos. Lo integran 13 familias, entre las que destacan:

Familia Meruliaceae.

Contiene unos 47 géneros y 420 especies. Recuerda al orden Corticiales y similares. Los
basidiocarpos son resupinados, el himenóforo es liso, porado o espinoso, presentan cistidios y las
esporas no son amiloides. Ej.: Hyphoderma (antes se incluía en la fam. Hyphodermataceae),
Gloeoporus, Phlebia, Bjerkandera adusta (uno de los pocos yesqueros que causan micosis, con BSL-
1), Abortiporus, Steccherinum (antes incluido en la fam. Steccherinaceae), Irpex, etc.

Familia Phanerochaetaceae.

Familia muy próxima a la anterior. Diversas especies del género Phanerochaete están siendo
estudiadas por su capacidad para degradar compuestos aromáticos y otras sustancias contaminantes.
Sporotrichum pruinosum, anamorfo de Phanerochaete chrysosporium, se ha citado como causante
de micosis en humanos (BSL-1). Otros géneros frecuentes son Byssomerulius, Ceriporia y, sobre
todo, uno de los más conspicuos: el hongo azul, Terana caerulea (= Pulcherricium caeruleum).

Familia Ganodermataceae.

Los basidiocarpos son pileados, estipitados o no, anuales o perennes. A veces están bastante
lignificados. Son trimíticos. En ocasiones, el basidiocarpo está recubierto por una costra lacada en su
parte superior. Las esporas están muy ornamentadas. Destaca Ganoderma lucidum, la pipa (o reishi,
de reconocidas virtudes medicinales), muy llamativa y con pie, y G. applanatum, perenne, cuyos
basidiocarpos crecen de un año a otro. Causan podredumbres blancas. La madera alterada por alguno
de estos hongos puede perder hasta el 99% de lignina, convirtiéndose en comestible para el ganado
(en Chile se lo conoce como "palo podrido").

Familia Sparassidaceae.

Incluye al hongo coliflor (Sparassis crispa), comestible. Es lignícola, blanquecino y el


basidiocarpo se compone de segmentos aplanados muy entrelazados.

Familia Polyporaceae.

El himenio es tubular, plegado, laberintiforme, y pueden ser mono, di o trimíticos. No hay setas,
pero sí cistidios. Destacan Polyporus (con pie, que recuerda a un Boletus, pero más duro), Fomes (el
yesquero típico), Trametes (= Coriolus, = Funalia), Coriolopsis, Lopharia, Dichomitus,
Trichaptum (con su peculiar himenio dentado), Lentinus, Hapalopilus, etc.

Familia Fomitopsidaceae.

Similar a la anterior. Destacan: Fomitopsis pinicola, un yesquero frecuente en pino; Laetiporus


sulphureus (de vivo color amarillo, hasta el punto que a veces es llamado hongo pollo); Phaeolus
schweinitzii, un voraz parásito de coníferas; Piptoporus betulinus, el yesquero del abedul; Daedalea;
Antrodia; etc.

Familia Meripilaceae.
Aquí se incluyen algunos hongos que forman basidiocarpos de gran tamaño, de ésos que aparecen
a veces en la sección de noticias curiosas de los periódicos. Algunos son comestibles. Ejemplos:
Meripilus giganteus, Grifola frondosa, etc.

Familia Tubulicrinaceae.

Otra familia similar a Polyporaceae. Destaca el género Tubulicrinis.

ORDEN HYMENOCHAETALES

Este orden contiene unos 48 géneros y 610 especies. Son muy variables. El contexto es pardo.
Son mono o dimíticos, y presentan setas o espínulas en el himenio. Destaca la fam.
Hymenochaetaceae, con Phellinus (P. tuberculosus, P. torulosus, P.robustus, P. pini...), Inonotus
(destaca I. hispidus), Onnia (= Mucronoporus), etc. Son parásitos de debilidad o saprofitos, y todos
producen podredumbres blancas. Otro género común, Hyphodontia, pertenece a la fam.
Schizoporaceae

ORDEN THELEPHORALES

Incluye unos 18 géneros y 270 especies. Son muy variados. Por ejemplo, en la fam.
Thelephoraceae hay especies con basidiocarpos que van desde resupinados hasta flabeliformes (con
aspecto de abanico). Suelen ser terrestres, humícolas, aunque hay algunos lignícolas. Tomentella
presenta basidiocarpos con aspecto algodonoso, mientras que en Thelephora tenemos hongos
terrícolas cuyo aspecto recuerda vagamente al del hongo coliflor, pero de textura trimítica. Pueden
ser micorrizógenos. En cambio, la familia Bankeraceae presenta basidiocarpos estipitados y pileados
con himenio en agujas, dentado. El contexto es carnoso o córneo. Destacan Phellodon, Hydnellum
(= Calodon), Sarcodon, Boletopsis (este último, micorrícico), etc.
OTRAS FAMILIAS DE RELACIONADAS CON AGARICALES.

Familia Schizophyllaceae.
Son monomíticos. Incluye dos géneros. El más común es Schizophyllum commune, con láminas
bifurcadas (muy utilizado para estudiar los sistemas de cruzamiento en basidiomicetos). Esta especie
lignícola ha provocado alguna micosis en humanos (BSL-1). Su genoma ha sido secuenciado.
Auriculariopsis ampla es otro hongo frecuente sobre madera de chopo, con basidiomas que recuerdan
apotecios.

Familia Fistulinaceae.

El basidioma de Fistulina hepatica (la lengua o hígado de buey) es rojizo, blando y comestible.
El himenio está organizado en tubos libres.

Familia Clavariaceae.
Incluye unos 7 géneros y 120 especies. El basidiocarpo es erecto, bien simple o ramificado. Son
monomíticos. El himenio es liso. Son saprofitos, aunque algunas especies de Clavulinopsis forman
líquenes. El género más conocido es Clavaria.

Familia Typhulaceae.
Incluye unos 6 géneros y 230 especies. El basidiocarpo es pequeño con cabeza y a veces con
estipe (en ocasiones recuerda a una cerilla). Frecuentemente suele partir de un esclerocio. Destacan
los géneros Typhula y Macrotyphula (este último, más bien con aspecto de fideo).

ORDEN GOMPHALES.

Está emparentado con el orden Phallales. Incluye 3 familias, con unos 18 géneros y 336 especies.
Aquí hay hongos que también presentan basidiocarpos sencillos, con aspecto de porra e himenio más
o menos liso, pero que están emparentados con gasteromicetos. Un ejemplo lo constituye la fam.
Clavariadelphaceae, con el conocido género Clavariadelphus; asimismo, destaca Beenakia, con
basidiocarpos pileados y estipitados e himenio en dientecillos. El género Ramaria, con basidiocarpos
ramificados, pertenece a la fam. Gomphaceae. Tiene especies comestibles, pero otras funcionan como
magníficos purgantes. Probablemente el género no es monofilético. Algunas especies forman
micorrizas.

FAMILIAS RELACIONADAS CON RUSSULALES.

Este orden es conocido por setas tan apreciadas como los níscalos, pero también agrupa a hongos
tradicionalmente considerados como afiloforales.

Familia Auriscalpiaceae.
Incluye unos 6 géneros y 38 especies. Presentan el himenio dentado. Los basidiocarpos, dimíticos,
tienen pie lateral. Destaca Auriscalpium vulgare en piñas.

Familia Hericiaceae.

Incluye 3 géneros y unas 12 especies. Todavía presentan himenio dentado. Suelen ser resupinados.
Destaca el género Hericium (H. erinaceum es la barba de cabra).
Familia Peniophoraceae.

Incluye 7 géneros y unas 90 especies, en general descomponedoras de madera. Peniophora es un


género lignícola muy frecuente. Sus basidiocarpos son resupinados, a modo de capa de pintura, y la
esporada es rosada. No es raro que aparezcan parasitados por otros hongos.

Familia Bondarzewiaceae.

Incluye 8 géneros y unas 50 especies. El yesquero más dañino para las plantaciones de coníferas
es Heterobasidion annosum (anamorfo: Spiniger), a las que causa podredumbres de raíz. Para
colonizar un área nueva le basta con que en ella se hayan talado árboles. Sus basidiosporas llegan a
los tocones, los invaden y colonizan sus raíces. A partir de ahí pueden invadir las raíces de los árboles
cercanos, especialmente si éstos son jóvenes. Dichos árboles infectados exhiben un aspecto enfermizo
(lógico, ya que el hongo está pudriendo sus raíces y colonizando su tronco) y acaban cayendo abatidos
por el viento, moribundos o muertos (Fig. 1). En su base se forman los basidiocarpos del hongo, con
aspecto de pequeñas repisas, que emiten innumerables basidiosporas. Como toda enfermedad de raíz,
que pasa de un árbol al vecino, presenta una disposición en "mancha de aceite" (parches de árboles
enfermos dispersos entre otros sanos). El control de H. annosum es complicado, pero puede llevarse
a cabo. Las talas en los bosques de coníferas se harán en una la época del año con menos posibilidad
de encontrar basidiosporas en el aire, o de que el hongo se desarrolle adecuadamente. Por otro lado,
los tocones han de ser tratados para evitar que sean invadidos por H. annosum, bien con productos
químicos adecuados, bien con esporas de hongos antagonistas. Uno de los más efectivos es otro
afiloforal saprofito, Phlebiopsis gigantea (= Peniophora g.). Se pueden mezclar sus esporas en el
aceite que lubrica las cadenas de las sierras mecánicas, con lo que su aplicación es simultánea a la
tala.

Familia Lachnocladiaceae.

Incluye 8 géneros y unas 124 especies descomponedoras de madera. Destaca Scytinostroma por su
amplia distribución.

Familia Stereaceae.

Incluye unos 22 géneros y 125 especies. Se trata de hongos con basidioma efuso-reflejo, con himenio
liso y contexto complejo, descomponedores de material vegetal, especialmente madera (aunque
también pueden descomponer hojarasca). Destaca el género Stereum. Es muy frecuente S. hirsutum,
cuyos basidiocarpos anaranjados son frecuentes en diversas maderas. Otras especies habituales son S.
ochraceoflavum y S. insignitum.

FAMILIAS RELACIONADAS CON BOLETALES.

Familia Coniophoraceae.

Incluye 6 géneros y unas 30 especies. El himenio es liso. El basidioma es de resupinado a efuso reflejo,
monomítico. Destaca Coniophora puteana, un hongo que causa podredumbres en la madera. En la
fam. Serpulaceae, próxima a la anterior, debemos citar a Serpula lacrimans, uno de los más temidos
hongos que pudren asimismo la madera en viviendas, puentes, etc.
ORDEN RUSSULALES

El orden Russulales incluye 12 familias con más de 1700 especies. En él encontramos hongos
ectomicorrizógenos, así como saprofitos o patógenos de árboles.

Tradicionalmente, en este orden sólo se incluía una familia de hongos agaricoideos. Sin embargo, los
estudios moleculares han demostrado que también comprende otras familias con cuerpos fructíferos
muy diferentes. Algunos gymnocárpicos y otros angiocárpicos.

Aquí nos centraremos en los Russulales agaricoideos (es decir, que forman setas), agrupados en la
familia Russulaceae, con más de 1200 especies. Son hongos ectomicorrizógenos. Su característica más
notable la encontramos en la carne del pie. Su estructura es heterómera, con unas células redondeadas,
los esferocistes, que hacen que sea friable (quebradiza) (granulosa) en vez de fibrosa. Las esporas
presentan pared ornamentada. En esta familia destacan dos géneros, con varias especies muchas
comestibles.

GÉNERO Lactarius.
Los carpóforos de Lactarius segregan látex. El color de éste, así como el porte de las setas, el carácter
glabro o tomentoso del sombrero, la ornamentación del pie y otras características nos pueden servir
para identificar las especies o, al menos, obtener una buena aproximación.
Normalmente, las especies grandes, con látex rojizo o anaranjado, son buenas comestibles, como los
níscalos de la sección Dapetes. Destaca L. deliciosus, una especie muy abundante de níscalo, que todos
los años moviliza a legiones de seteros aficionados. Por su ecología (pinar) y su aspecto es difícil de
confundir con otros géneros de hongos (aunque siempre hay alguien que lo consigue...). Existen
especies similares, como L. sanguifluus , L. vinosus , etc. En contacto con el aire pueden adoptar
tonos verdosos , lo cual no afecta a su comestibilidad. Por otra parte, los níscalos pueden estar
parasitados por hongos del género Hypomyces ; aunque las setas quedan deformadas, siguen siendo
comestibles.

Otros presentan látex blanco o amarillo, en ocasiones picante. Se consideran comestibles mediocres,
y en ocasiones pueden provocar transtornos gastrointestinales. Sin embargo, algunas de estas especies
picantes pueden consumirse si son encurtidas. Podemos citar a L. controversus , L. chrysorrheus , L.
piperatus , L. tesquorum , etc. También hay especies cuyo látex puede ser transparente, o bien virar a
otros colores, como el violeta .

GÉNERO Russula.
A diferencia del género anterior, los carpóforos de Russula no segregan látex. No hay especies
mortales entre ellas. Se considera que las de sabor suave o dulce son comestibles. Es un género fácil
de identificar, pero en lo que respecta a las especies resulta bastante complicado.

Hay especies comestibles bastante apreciadas, como R. virescens (ojo: por su cutícula verdosa, se
puede confundir con la mortal Amanita phalloides ), R. cyanoxantha o R. aurea . Otras son
comestibles mediocres, como R. delica (blanca, de gran tamaño), R. albonigra , etc.

En otras especies, el sabor (amargo, picante...) o el olor desaconsejan su consumo. En algunos casos,
pueden incluso resultar tóxicas. Ejemplos: R. torulosa , R. sanguinea (no debe confundirse con la
comestible R. aurea), R. foetens , R. acrifolia R. caerulea , etc.
ORDEN BOLETALES

AGARICOIDES

El orden Boletales incluye 17 familias con más de 1300 especies. En él encontramos hongos
ectomicorrizógenos, así como saprofitos o parásitos de otros hongos (incluso los hay que parasitan a
otros Boletales...).

Tradicionalmente, en este orden sólo se incluían hongos agaricoideos; en concreto, los que presentaban
el himenio en poros. Sin embargo, los estudios moleculares han demostrado que también comprende
otras familias con himenios y cuerpos fructíferos muy diferentes. Algunos gasteroides.

Aquí nos centraremos en los Boletales agaricoideos (es decir, que forman setas). Su característica más
notable es la presencia de un himenio organizado en tubos que se abren al exterior mediante poros.
En su conjunto, el himenio recuerda a una esponja , y es fácilmente separable de la carne del sombrero.
También hay algunas familias cuyas setas presentan el himenio en láminas las cuales, al igual que las
especies con poros, son fácilmente separables. También son características sus esporas , habitualmente
de elípticas alargadas a fusiformes, con pared gruesa y lisa, salvo alguna excepción.

A continuación comentaremos las familias y géneros más destacables. Salvo excepciones, se trata de
hongos que forman ectomicorrizas.

FAMILIA GOMPHIDIACEAE.

En esta familia las setas presentan láminas espaciadas y gruesas. Sus especies se consideraban
ectomicorrizógenas, aunque se sospecha que podrían ser en realidad parásitas de otros hongos del
orden (por ejemplo, de Suillus). Destaca Gomphidius, aunque en el hemisferio norte es más frecuente
Chroogomphus, asociado a pinos. Las setas de este género son comestibles; su nombre vulgar es pata
de perdiz.

FAMILIA PAXILLACEAE.

Consta de unas 80 especies. En esta familia las láminas son apretadas y delgadas. Paxillus presenta
pie más o menos lateral y la carne parda, e incluye a especies venenosas, incluso mortales, como
Paxillus involutus . Las características de su toxicidad pueden consultarse aquí.

FAMILIA HYGROPHOROPSIDACEAE.

Consta de unas 20 especies. Esta familia es próxima a la anterior. En ella destaca el falso rebozuelo (
Hygrophoropsis aurantiaca ), una seta algo tóxica (puede tener efectos laxantes).

FAMILIA TAPINELLACEAE.

Las especies de Tapinella se incluían en la fam. Paxillaceae. Tapinella panuoides , por ejemplo, es
un hongo frecuente, sin interés culinario.
FAMILIA BOLETACEAE.

Los hongos más conocidos (y buscados ) del orden se encuadran en esta familia, con casi 800 especies.
No poseen láminas, sino poros, y reciben el nombre vulgar de boletos. Veamos algunos géneros
interesantes.

Xerocomus presenta el sombrero aterciopelado y la esporada amarilla. Hay especies comestibles (X.
badius , también conocido como Boletus badius) y otras parásitas de gasteroidess (X. parasiticus, que
ha pasado a denominarse Pseudoboletus parasiticus).

El género más típico es Boletus, con el pie ancho y la cutícula húmeda, no viscosa. La carne es blanca,
aunque puede azulear al corte. El comestible más apreciado es B. edulis , y otras especies próximas
de la sección Edules, de poros blancos o amarillentos y que no cambian vivamente de color al corte,
como B. aereus , B. aestivalis o B. pinophilus. Hay especies con los poros rojizos y, aunque no todas
son venenosas , se debe tener cuidado con B. satanas , muy indigesto. Otras especies, sin ser tóxicas,
tienen olor o sabor desagradables , lo que desaconseja su consumo.

Por su parte, Leccinum presenta setas de píleo seco y escamas en el pie. Se trata de especies
ectomicorrícicas. Las setas son comestibles, aunque conviene no consumirlas crudas. Una especie
frecuente en Almería, comestible y de buen tamaño , es L. duriusculum , micorrizógena de chopos y
álamos. Otra especie interesante es L. lepidum , típico de encinar y buen comestible.

Chalciporus es un género de setas pequeñas, que con frecuencia pasan desapercibidas. Pueden tener
sabores peculiares: picante en C. piperatus o amargo en C. amarellus .

FAMILIA SUILLACEAE.

Contiene algo más de 50 especies. El género Suillus incluye a boletos de textura acuosa y
revestimiento del píleo viscoso . Hay diversas especies, muchas de ellas micorrizógenas de pinos y
otros géneros de pináceas. Son comestibles (aunque se debe desechar la cutícula, y los ejemplares
maduros tienden a agusanarse ).

Entre las especies más frecuentes en nuestras latitudes, cabe citar a Suillus collinitus , S. granulatus,
S. luteus (con su típico anillo ), S. bellinii , S. bovinus , etc.

FAMILIA GYROPORACEAE.

Gyroporus castaneus tiene la cutícula seca, algo tomentosa, y la carne más dura que Suillus. Sus
poros son blancos.
GASTEROIDES:

FAMILIA SCLERODERMATACEAE.

Tiene unas 40 especies. Sus cuerpos fructíferos recuerdan a los de la antigua fam. Lycoperdaceae
(cuescos de lobo y similares), pero no hay capilicio verdadero, el peridio suele ser grueso y la gleba
bastante oscura. Abundan y son micorrizógenos, especialmente en condiciones ambientales difíciles
para las plantas, a las que ayudan a establecerse en nuevos ambientes. Por tanto, son esenciales para
el establecimiento de los bosques y su mantenimiento posterior. El género más típico es
Scleroderma, con basidiocarpos con aspecto de pelota y a veces parcialmente hipogeos. Su apertura
es irregular, y a menudo queda la parte inferior del basidiocarpo tras la liberación de las esporas, a
modo de cuenco o copa. Se dice que algunos ejemplares pueden llegar a estallar en los herbarios.
Abunda también Pisolithus arrhizus (= P. tinctorius), de basidiocarpos muy feos, con la gleba algo
compartimentada en pseudoperidiolos, pero de una enorme importancia mundial, ya que forma
ectomicorrizas con muchas plantas. Su relevancia para las políticas de reforestación es obvia.

FAMILIA DIPLOCYSTIDIACEAE.

Una especie micorrizógena muy frecuente en zonas áridas es Astraeus hygrometricus, una estrella
de tierra con exoperidio higroscópico.

Scleroderma
ORDEN AGARICALES

El orden Agaricales incluye 33 familias con más de 13200 especies. En él encontramos a la mayoría
de hongos con láminas. Abundan los ectomicorrizógenos y los saprofitos, mientras que son raros los
parásitos de plantas u otros hongos.

Tradicionalmente, en este orden sólo se incluían hongos agaricoideos; en concreto, los que presentaban
la carne del pie fibrosa y el himenio en láminas ; es decir, las setas más típicas. Sin embargo, los
estudios moleculares han demostrado que también comprende otras familias con himenios y cuerpos
fructíferos muy diferentes, inclusive gasteroides. En esta página puede consultarse la posible filogenia
de los distintos taxones dentro del orden Agaricales.

Aquí nos centraremos en los Agaricales agaricoideos (es decir, que forman setas). A continuación
comentaremos brevemente las familias y géneros más destacables. Existen en Internet numerosos sitios
donde el aficionado podrá encontrar magníficas y detalladas descripciones de setas, con excelentes
fotografías. Por ejemplo, Asturnatura.com , Fungipedia , Baxauri , etc. También es bueno empezar a
familiarizarse con las claves de identificación de setas, comenzando con las más sencillas, como ésta
facilitada por el micólogo Jesús Martínez.

Veamos primero algunas familias de setas cuyo pie es fácilmente separable del sombrero:

FAMILIA AMANITACEAE.

Tal vez sea la más famosa, ya que incluye a las amanitas (Amanita spp.), entre las que figuran tanto
especies muy buscadas por los amantes de la buena mesa como las más tóxicas, que todos los años se
llevan a alguien a la tumba.

Los carpóforos de las amanitas adoptan al principio aspecto de "huevo", rodeados por una envoltura,
el velo universal . Cuando la seta crece, los restos de ese velo suelen quedar en forma de volva en la
base del pie y de escamas en el sombrero. Asimismo, los restos del velo parcial dan lugar al anillo .
También es típico de las amanitas la esporada blanca y las láminas libres, con un pie fácilmente
separable del sombrero.

De entre las muchas especies de Amanita, cabe citar a A. caesarea , la oronja, tana o amanita de los
césares, de pie amarillo y píleo rojizo, considerada una exquisita comestible . No debe confundirse con
una especie tóxica, A. muscaria , la matamoscas, con su típico aspecto de seta de cuento de hadas (
sombrero rojo con escamas blancas...). Esta seta posee un conocido efecto embriagador, por lo que se
ha usado en ceremonias religiosas por diversas culturas eurosiberianas. A. pantherina es parecida a
la anterior (y bastante más tóxica), aunque la cutícula es de color pardo o gris lilacino. Muy similar a
ella es una especie comestible, A. spissa , pero es mejor no consumirla para evitar confusiones.
También es comestible A. rubescens , cuya carne enrojece, y que no debe consumirse cruda, pues
contiene hemolisinas que se destruyen con la cocción.

Hay amanitas cuyo consumo puede provocar la muerte. Como se indicó al hablar de la toxicidad de
las setas, son hepatotóxicas (pueden dañar irreversiblemente el hígado). Sin duda, la oronja verde, A.
phalloides , con sombrero más o menos verdoso, es la más peligrosa. Es una especie abundante, de
buen sabor... y letal, si la intoxicación no se trata a tiempo. También son mortales algunas amanitas
blancas, como A. verna (recuerda a la oronja verde, aunque A. verna es blanca y aparece en primavera)
y A. virosa . Hay amanitas blancas nefrotóxicas (afectan a los riñones), como A. proxima Algunas
amanitas comestibles pueden confundirse con estas especies MORTALES. por ejemplo, en diversos
lugares se consume la seta de rubial o de carrasca, A. ovoidea , de gran tamaño, pero muy similar a la
tóxica A. proxima. El gurumelo, A. ponderosa , es una excelente comestible que aparece en primavera,
pero si se recolecta en fase de huevo, podría confundirse con la mortal A. verna. Otra posible confusión
se da en el caso de A. citrina , muy similar a la oronja verde, Por ello, su consumo es desaconsejable.
Ante la más mínima duda en su identificación, lo más sensato es no comer setas.

También hay amanitas sin anillo, que antes se incluían en el género Amanitopsis. Podemos citar a
Amanita vaginata, A. malleata , etc.

El género Limacella no presenta volva. Destaca L. illinita , una especie blanca recubierta de baba.

FAMILIA CYSTODERMATACEAE.

El género Cystoderma se incluía en la fam. Agaricaceae, aunque parece aconsejable separarlo en una
familia propia. Es típico su anillo en forma de calcetín, que recuerda a una funda escamosa que
desciende hasta la base del pie. Podemos citar a C. terrei (=C. cinnabarinum).
FAMILIA AGARICACEAE.

Incluye, al igual que la anterior, a setas exquisitas frente a otras venenosas o mortales. El color de la
esporada es variable, desde el blanco hasta tonos negruzcos, aunque no se dan los tonos marrones y
canelas. El pie es fácilmente separable del sombrero. Es frecuente la presencia de un velo parcial que
al madurar se convierte en un anillo.

No todos los géneros de esta familia desarrollan basidiocarpos con aspecto de seta. Algunos de ellos
los vimos al tratar los gasteroides. A continuación comentaremos algunos géneros agaricoideos
frecuentes en nuestras latitudes.

Los champiñones, con esporada oscura , pertenecen al género Agaricus (= Psalliota). Las láminas son
pálidas o rosadas al principio, aunque luego viran a tonos más oscuros, en ocasiones casi negros. Los
champiñones son saprofitos, por lo que diversas especies han sido cultivadas desde hace siglos, como
por ejemplo A. bisporus . Hay champiñones cuya carne enrojece al roce, mientras que en otros
amarillea .

Hay muchas especies de champiñones comestibles: A. bitorquis , A. campestris , A. arvensis (con su


típico anillo en forma de rueda dentada ), A. augustus, A. silvicola, etc. En cambio, se debe huir de las
especies que huelen mal y amarillean , como A. xanthodermus . Y, por supuesto, hay que insistir en
el peligro de confundir a los champiñones inmaduros con amanitas tóxicas.

En el género Lepiota encontramos setas con anillo y esporada blanca. Muchas se dan en suelos
nitrificados y jardines. Suelen ser pequeñas, y hay especies muy venenosas, incluso mortales , como
L. brunneo-incarnata, L. cristata, etc. Por ello, es desaconsejable consumir setas pequeñitas y
blancas, sobre todo si aparecen en prados o jardines.

Las lepiotas grandes se incluyen en los géneros Macrolepiota y Chlorophyllum. En Macrolepiota ,


además de su gran tamaño, encontramos un anillo más complejo que en Lepiota. Hay buenas
comestibles como el parasol, M. procera , de buen tamaño, anillo móvil, pie atigrado y escamas en el
sombrero. Otras especies frecuentes son M. rhacodes (= Chlorophyllum rhacodes), M. excoriata, M.
mastoidea , etc. Algunas especies pueden resultar indigestas e incluso tóxicas, como M. venenata

Un género similar a Lepiota es Leucoagaricus . La especie L. leucothites aparece con frecuencia en


los jardines y parques.

Coprinus se caracteriza por sus esporas de color negro o muy oscuro. Las láminas son delicuescentes,
es decir, se autodigieren al madurar, convirtiéndose en tinta. El género se incluía antes en su propia
familia (Coprinaceae). Sin embargo, el análisis molecular demuestra que las setas delicuescentes no
pertenecen todas al mismo clado. Así, Coprinus ha quedado reducido a unas pocas especies, entre las
que destaca la barbuda, C. comatus , excelente comestible cuando es joven . Otras especies que antes
se incluían en Coprinus se ubican ahora en varios géneros de la fam. Psathyrellaceae.

El género Leucocoprinus recuerda a las lepiotas. Sus especies aparecen con frecuencia en restos
vegetales, macetas, huertos... La especie más llamativa es L. birnbaumii (= L. flos-sulfuris), con su
llamativo color amarillo .
En la Familia Agaricaceae se incluía antiguamente principalmente hongos con desarrollo
hemiangiocárpico, actualmente se han incorporado algunos angiocárpicos, es decir, los hongos
gasteroides que antes tenían su propia familia (Lycoperdaceae). En ellos, los basidiomas no presentan
pie verdadero (aunque la subgleba puede formar un falso pie). La gleba no es gelatinosa, sino
polvorienta, y poseen verdadero capilicio.

Destacan los llamados cuescos o pedos de lobo (Lycoperdon, Bovista, Vascellum, aunque este último
tiende a ser considerado sinónimo del primero), bastante frecuentes en terrenos herbáceos (aunque hay
alguno lignícola). De jóvenes son comestibles (siempre que uno no se confunda y se zampe un “huevo”
de Amanita phalloides en su lugar). En cuanto a Calvatia, son de gran tamaño (bejines) y el peridio
se deshace, exponiendo las esporas. El gigante del grupo es Calvatia (= Langermannia) gigantea, que
puede llegar a los 20 kg de peso.

Otro gasteroide que antes se incluía en su propia familia (Mycenastraceae) es Mycenastrum corium.
Sus basidiomas son grandes, de hasta 20 cm. El peridio es duro, y la gleba está formada por hifas
espinosas.

Otra familia que ha dejado de existir, para incluirse en Agaricaceae, es Tulostomataceae. Los
basidiomas presentan un pie verdadero. El género más corriente es Tulostoma, aunque el más vistoso
es Battarrea, que puede sobrepasar los 30 cm. Son frecuentes en zonas áridas.

Y otra familia más que se ha sinonimizado a Agaricaceae: Nidulariaceae. Se trata de los hongos nido.
La gleba está compartimentada en subunidades independientes, los peridiolos, adaptados a saltar por
los impactos de las gotas de lluvia. Cada peridiolo puede llevar un cordón (funículo) que se despliega
al saltar, y que termina en una estructura adhesiva (hapterio). De este modo, los peridiolos pueden
fijarse al sustrato después del salto. En las especies sin funículo (ej.: Nidularia deformis), el propio
peridiolo es adhesivo. Cuando el basidioma es joven, está cerrado por una membrana denominada
epifragma. Destacan Cyathus (peridiolos grises o negruzcos) y Crucibulum (peridiolos blanco-
amarillentos). Suelen descomponer sustratos con celulosa.
Agaricaceae: Gasteroides
FAMILIA PSATHYRELLACEAE.

Incluye setas con esporada oscura, habitualmente frágiles y quebradizas, que antes pertenecían a la
familia Coprinaceae. Un ejemplo es el género Psathyrella , con especies como P. candolleana , P.
spadiceogrisea , P. ammophila (típica seta de dunas), etc. Otro género interesante es Lacrymaria .

Panaeolus es un género similar al anterior, aunque suele aparecer en estiércol o entre la hierba. Son
setas frágiles y esbeltas, de sombrero acampanado que recuerda a Psilocybe. Al igual que en éste, hay
especies alucinógenas que contienen psilocibina y psilocina. En suma, aunque se trata de hongos
tóxicos, hay quien los busca con fines psicodélicos. El peligro de envenenamiento, o su confusión con
setas pequeñas mortales, hace desaconsejable su consumo.

Como dijimos antes, muchas especies con sombreros delicuescentes que pertenecían a Coprinus se
incluyen ahora en otros géneros, como Coprinopsis , Coprinellus y Parasola . Un notable ejemplo es
el de la seta antialcohólica, Coprinopsis atramentaria (= Coprinus atramentarius), que puede
provocar una peculiar intoxicación si se mezcla con el alcohol. Otras especies interesantes de
Coprinopsis son C. cinerea , C. picacea , etc. En Coprinellus hay especies tan corrientes como C.
domesticus , C. disseminatus , etc.

FAMILIA PLUTEACEAE.

Aquí se incluyen setas con pie fácilmente separable del sombrero, láminas libres y esporada rosada.
Detacan los géneros Volvariella y Pluteus. Las especies de Volvariella presentan volva y recuerdan
a las amanitas, aunque se diferencian de éstas por la ausencia de anillo. Son saprofitas. Algunas
especies son comestibles, e incluso se cultivan (su producción supone hasta el 16% de todas las setas
cultivadas del mundo), como V. volvacea . Hay especies silvestres comunes por nuestra zona, como
V. gloiocephala , comestible de escasa calidad que puede confundirse con las amanitas. Otras especies
son de menor tamaño, sin interés comestible, como V. murinella . Por cierto, los análisis moleculares
sugieren que algunas especies del género deberían incluirse en Volvopluteus.

Pluteus incluye a especies lignícolas. No presentan volva. Algunas especies son comestibles.

FAMILIA ENTOLOMATACEAE.

Al igual que la familia anterior, presentan esporada rosada, aunque las esporas tienen forma angulosa.
Las láminas no son libres, por lo que el pie no se separa fácilmente del sombrero.

La molinera ( Clitopilus prunulus ) es una seta comestible muy apreciada. Su carne, frágil, huele a
harina. Presenta láminas rosadas decurrentes. Puede confundirse con especies blancas tóxicas de
Clitocybe.

Entoloma es el género más abundante. Sus especies suelen ser saprofitas. Muchas son de pequeño
tamaño, como E. hebes . Más robusta es la seta pérfida, E. sinuatum (= Entoloma lividum), una
especie tóxica. Dada su abundancia, las confusiones con setas comestibles son frecuentes. Causa
transtornos gastrointestinales bastante desagradables, aunque no es mortal.

Otro género interesante es Rhodocybe . Algunas son comestibles, como la rojilla ( R. gemina ). Otras,
en cambio, no tienen valor culinario, como R. popinalis ).
FAMILIA CORTINARIACEAE.

En Cortinariaceae se solían incluir muchos géneros que hoy se encuadran en las familias
Hymenogastraceae, Inocybaceae y Bolbitiaceae. La esporada es de color óxido u ocre. Las esporas
tienen una ornamentación típicamente espinosa o verrucosa. Las setas presentan una cortina fibrilosa
(que recuerda a una telaraña) en vez de un anillo membranoso. La cortina desaparece pronto , aunque
quedan restos en el pie, normalmente del color ocre de la esporada. Diversas especies contienen un
peligroso veneno, la orellanina, con efectos nefrotóxicos (véase aquí).

El género más importante (y el de mayor biodiversidad dentro de los agaricoideos) es Cortinarius ,


con una enorme variabilidad morfológica (incluso dentro de la misma especie), desde setas pequeñitas
hasta otras de tamaño respetable. Por eso, para su identificación conviene recolectarlas en distintos
estadios de desarrollo. Son hongos micorrizógenos. Algunos son fácilmente reconocibles, como el
viscoso C. trivialis , asociado a encinas.

Aunque hay especies consideradas comestibles (ej.: C. praestans , una seta de gran tamaño), existen
otras nefrotóxicas, mortales, como C. orellanus , lo que hace aconsejable no consumir hongos de este
género. También hay seteros inexpertos que confunden el pie azul (Lepista nuda) con ciertas especies
azules de cortinarios.

FAMILIA HYMENOGASTRACEAE.

Antes se incluía en Cortinariaceae. Galerina incluye a setas pequeñas, saprofitas, de color


pardoamarillento. Algunas, como G. marginata , pueden ser tóxicas mortales, ya que contienen
amanitinas. Un setero inconsciente, que busque honguitos alucinógenos, puede confundirse y
recolectar una Galerina mortal. En tal caso, el viaje que emprenda al comérsela será el último...

FAMILIA INOCYBACEAE.

Antes se incluía en Cortinariaceae. Destaca el género Inocybe , con especies micorrizógenas. El


sombrero puede ser convexo o cónico, a veces con mamelón. Suele presentar unas fibras radiales
características. Hay muchas especies venenosas y con olor espermático, como I. rimosa (= I.
fastigiata). Otra seta tóxica frecuente es I. geophylla . Ambas provocan un síndrome muscarínico.

Tubaria es un género que incluye a pequeñas setas de colores pardos, sin interés gastronómico. Otra
seta interesante es Phaeomarasmius erinaceus , que aparece en madera, con unas llamativas escamas
en el sombrero.

FAMILIA BOLBITIACEAE.

Antes se incluía en Cortinariaceae. Son hongos saprofitos. Su esporada, como en las familias
anteriores, también es ocre . En Conocybe encontramos setas esbeltas, de porte micenoide , con la
cutícula del sombrero seca. Algunas especies pueden contener psilocibina y psilocina. El género
Bolbitius es similar, pero con la cutícula gelatinosa.
FAMILIA STROPHARIACEAE.

Los hongos de esta familia suelen ser saprofitos, y crecen sobre diversos restos orgánicos. Abundan
sobre excrementos o en sitios nitrogenados, por lo que resultan fáciles de cultivar en el laboratorio.
La esporada es oscura, en distintos tonos de pardo y marrón. Veamos lo géneros más corrientes.

Stropharia presenta esporada oscura, frecuentemente con tonos violáceos. Es típica la presencia de
anillo en el pie. Una especie llamativa es S. aeruginosa , la estrofaria verde. También es frecuente en
prados y suelos nitrogenados S. coronilla . S. semiglobata suele hallarse en excrementos del ganado
vacuno. Se ha propuesto que esta especie pase al género Protostropharia.

Un género próximo, también de esporada oscura, es Hypholoma, lignícola y cespitoso (o sea, las setas
aparecen en manojos). Un ejemplo frecuente es H. fasciculare , una seta bastante tóxica (y un aviso
para los que creen que las setas que crecen en madera son todas comestibles...).

Próximo a los anteriores es Psilocybe; de hecho, muchas especies se han ubicado en uno u otro género,
según autores. Sin embargo, en algunas clasificaciones modernas este género se incluye en la fam.
Hymenogastraceae. Psilocybe presenta setas de aspecto grácil. Debe su fama a que algunas especies
son alucinógenas , como P. mexicana, usada en ceremonias religiosas en la zona de influencia maya,
o P. semilanceata , frecuente en Europa. Se ha popularizado la ingestión de estos hongos secos,
denominados monguis, con fines recreativos, lejos del significado chamánico de su uso original. Por
su elevado contenido en sustancias psicoactivas, el peligro de un "mal viaje" acecha a los
imprudentes...

Pholiota incluye a hongos lignícolas , parásitos de debilidad en árboles o sobre madera quemada (en
este último caso se habla de setas pirófilas). La cutícula del sombrero es glutinosa. Hay especies
comestibles ampliamente cultivadas, como P. nameko, que a veces se comercializa haciéndola pasar
por seta de chopo.

La auténtica seta de chopo o álamo es Agrocybe aegerita (= A. cylindracea). Es apreciada por los
seteros, que la buscan en troncos y tocones de árboles de ribera. Aparece en grupos. Presenta anillo, y
las láminas viran al ocre al madurar. Otras especies del género son menos vistosas y aparecen entre
la hierba, como A. vervacti . En algunas clasificaciones se incluye en la fam. Bolbitiaceae.

Gymnopilus se da sobre madera. Su esporada es de color óxido, y las setas son amarillentas o
anaranjadas. Las especies pequeñas pueden confundirse con otras de Galerina. Algunas especies son
alucinógenas, ya que contienen psilocibina, como G. junonius (= G. spectabilis), aunque su amargor
hace que no sea consumido.

Hebeloma presenta esporas más pálidas, más bien crema, y es un género muy corriente, con
numerosas especies que fructifican en nuestros bosques. A título de curiosidad, H. aminophilum es
una especie australiana que aparece asociada a cadáveres de animales.
FAMILIA HYDNANGIACEAE.

En esta familia se incluyen hongos micorrizógenos. No todos son agaricoideos, ya que algunos forman
cuerpos fructíferos de gasteroides, como Hydnangium . El género agaricoideo que veremos aquí es
Laccaria. Sus setas tienen esporada rosa. Son pequeñas, gráciles, con pocas láminas. Las esporas están
ornamentadas. Destacan L. laccata (rosa) y L. amethystina (violácea). Como curiosidad, se ha
logrado secuenciar el genoma de L. bicolor.

FAMILIA PLEUROTACEAE.

Esta familia acoge a especies de esporada blanca. Los basidiocarpos suelen tener el pie más o menos
lateral . Su micelio puede alimentarse de nematodos, a los que atrapan mediante trampas adhesivas.
Destaca Pleurotus, con diversas especies ampliamente cultivadas en el mundo, entre las que destaca
la seta de alpaca, P. ostreatus , un descomponedor de madera que crece muy bien sobre paja y otros
desechos con celulosa (que puede actúar como parásito de debilidad de árboles). También es muy
apreciada la exquisita seta de cardo ( P. eryngii ), asociada al cardo corredor. Es una seta que también
se cultiva, aunque a veces no se parece a las silvestres... La variedad ferulae , de mayor tamaño y
asociada a otra umbelífera del género Ferula, también es un bocado exquisito.

Un género similar es Hohenbuehelia , con cistidios de gran tamaño.

FAMILIA HYGROPHORACEAE.

Incluye a hongos ectomicorrícicos, pero también liquenizados o asociados con musgos. Por lo general,
las láminas son céreas, gruesas, y la cutícula es viscosa o mucilaginosa. Las especies de Hygrocybe
son gráciles, de colores vivos que cambian de color al tacto. Muchas viven asociadas con musgos.
Una especie frecuente es H. conica , de sombrero rojo y pie amarillo que ennegrecen al tocarlos.

Otro género que aparece entre musgos es Arrhenia .

Las especies de Hygrophorus suelen ser más robustas y ectomicorrizógenas. Algunas son comestibles,
como las exquisitas llanegas ( H. latitabundus ). Otras especies comestibles son la llanega gris ( H.
agathosmus ), la llanega blanca ( H. gliocyclus ), o el carlet ( H. russula ). Este último puede
consumirse encurtido. En general, para evitar transtornos digestivos, conviene quitar la cutícula a las
llanegas antes de cocinarlas.

FAMILIA MARASMIACEAE.

En ella encontramos hongos agaricoideos de esporada blanca, aunque de aspecto muy diverso.

La fam. Omphalotaceae se incluye ahora aquí, con setas tan conocidas como el shii-take o seta china
(Lentinula edodes ), una especie lignícola extensamente cultivada que además posee virtudes
medicinales. En cambio, en el género Omphalotus son tóxicas, sobre todo la seta de olivo ( O. olearius
), que provoca serios transtornos gastrointestinales. Por cierto, esta especie es bioluminiscente.
Hay géneros que forman setas más delicadas y de menor tamaño, como Marasmius y Marasmiellus
(= Micromphale). Algunas especies exhalan olores penetrantes, como a col cocida o a ajo (es el caso,
por ejemplo, de Marasmius scorodonius ). Una especie más conspicua, la senderuela ( Marasmius
oreades ), es comestible y forma corros de brujas. Sin embargo, por lo general los ejmplares de
Marasmius son pequeñitos y el pie recuerda a un alambre .

Otro género con setas diminutas es Crinipellis . La especie C. stipitaria (= C. scabella) es frecuente
en restos de gramíneas. También es muy pequeña Calyptella , con aspecto de pequeñas copitas.

Una seta que suele aparecer en piñas en otoño es Baeospora myosura . No es la única que encontramos
en piñas. Strobilurus (fam. Physalacriaceae) es similar, aunque aparece en primavera. Otra especie
frecuente otoñal, Mycena seynesii, será comentada en la fam. Mycenaceae.

Finalmente, Collybia, que veremos en la fam. Tricholomataceae, ha sido dividido en varios géneros,
algunos de los cuales se incluyen en Marasmiaceae. Por ejemplo, en Rhodocollybia, con esporada de
tonos rosados y basidios dextrinoides, encontramos especies como R. butyracea y R. maculata , con
unas típicas manchas. Asimismo, la ubicua Collybia dryophila se llama ahora Gymnopus dryophils .
Esta seta es comestible, y se confunde a veces con la senderuela.

FAMILIA PHYSALACRIACEAE.

Esta familia de setas con esporada más o menos blanca habita desde el Ártico hasta los trópicos.No
todos sus géneros son agaricoideos. Aquí repasaremos los más comunes por nuestras latitudes.

Como se comentó antes, en piñas de coníferas podemos encontrar en primavera a Strobilurus . En


hayedos son habituales algunas especies de Oudemansiella, con una típica cutícula viscosa . Destacan
O. radicata , con pie muy largo y radicante, y O. mucida , de un bello color blanco puro.

Flammulina velutipes , de pie aterciopelado, crece de forma cespitosa en troncos y ramas muertas de
árboles caducifolios. Es una seta cultivada, conocida como enoki-take . Se afirma que posee virtudes
medicinales.

Sin duda, uno de los géneros más notables de esta familia es Armillaria (= Armillariella). Las setas
sueen aparecer en racimos en los troncos de los árboles o junto a ellos. El micelio secundario de estos
hongos tiende a ser diploide, más que dicariótico, y algunos individuos ocupan extensiones de cientos
de hectáreas en los bosques. En concreto, el mayor individuo conocido, perteneciente a A. ostoyae ,
ocupa 890 ha. Pueden ser micorrizógenos, pero lo que más llama la atención es su parasitismo potencial
(y real). Hay varias especies comunes. La comentada A. ostoyae se da en coníferas, mientras que otras,
suelen aparecer en planifolios, como A. gallica (= A. bulbosa), una especie bioluminiscente, o A.
tabescens . No obstante, la más conocida es A. mellea .

Armillaria mellea afecta a árboles forestales, frutales de hueso y pepita, cítricos, vides, olivos, nogales,
Ficus, etc; provoca en ellos podredumbres de raíz, que reciben el nombre de mal blanco (aunque no
es el único hongo que lo causa). Los síntomas son: pérdida de vigor, muerte descendente (gradual o
repentina), y una distribución de la enfermedad en mancha de aceite . Si se arranca la corteza en la
base de un árbol afectado, se aprecia un micelio blanco, con olor a champiñón y, si hay suerte, también
aparecen rizomorfos, unos cordones de micelio. Cuando surgen las setas, son inconfundibles: se
presentan en grandes grupos ; son de color miel, con un anillo blanco en el pie.

El desarrollo de la enfermedad es simple. Armillaria es un habitante común del suelo, donde vive
como saprofito. También puede colonizar tocones muertos. Si los árboles están débiles (por un suelo
excesivamente pesado, o muy seco, o con las raíces dañadas por un arado chapucero), puede atacarlos
por la raíz, y pasar de uno a otro mediante sus rizomorfos. Como puede seguir funcionando como
saprofito de árboles muertos, resulta muy difícil su erradicación. Su control, además de las medidas
sanitarias de rigor, y de procurar que el suelo esté bien aireado y abonado, se realiza excavando una
zanja en torno al árbol afectado (25 cm de ancho y 50 cm de profundidad), para evitar el paso del
micelio al terreno circundante, y se le añado cal, sulfuro de carbono o algo de efectividad similar. Sin
embargo, eso no garantiza la eliminación del hongo...

FAMILIA MYCENACEAE.

Incluye hongos saprofitos de distribución cosmopolita. Antes se incluían en la fam. Tricholomataceae.


Las formas agaricoides son de porte grácil y sombrero más o menos acampanado (porte micenoide ).
Su esporada es blanca.

El género más conocido es Mycena , con setas esbeltas y frágiles. Algunas especies exudan látex,
mientras que otras son bioluminiscentes (en inglés se conocen como foxfire). No hay especies
comestibles entre ellas (sobre todo, por su pequeño porte), e incluso existen algunas venenosas. En
nuestras latitudes es muy común la micena de las piñas, M. seynesii (= M. seynii). Una especie
pequeñita que abunda tanto en pinares como en bosques caducifolios es M. epipterygia . Existen
micenas tóxicas (contienen muscarina), como M. pura , de una gran variedad morfológica, y especies
próximas .

El género Hemimycena incluye a setas muy pequeñitas, con frecuencia folícolas. En pinares es común
H. lactea .

Panellus es otro género con especies bioluminiscentes.

FAMILIA LYOPHYLLACEAE.

Se trata de otra familia que se ha segregado de Tricholomataceae. Su esporada es clara. Veamos lo


géneros más conocidos:

Lyophyllum suele formar sus setas en fascículos . Sus sombreros son hemisféricos, y la carne del pie
tiende a ser elástica. Una especie comestible y frecuente es L. decastes .

En Calocybe encontramos una de las especies más buscadas por los seteros, el perrechico, seta fina o
seta de San Jorge ( C. gambosa ). Además de su agradable sabor, es hipoglucemiante para diabéticos.
Dentro de este género hay especies sin interés gastronómico, como C. cerina .

En esta familia hallamos hongos con hábitos curiosos. Por ejemplo, Tephrocybe antracophila se
encuentra en sitios con madera quemada, como restos de hogueras. Asterophora (= Nyctalis) es un
género parásito de otras setas. Por cierto, los seres humanos no somos los únicos animales que
cultivamos hongos; las termitas lo hacen con Termitomyces . La especie T. titanicus es, que se sepa,
la mayor seta comestible del mundo (el sombrero puede medir hasta un metro de diámetro).

FAMILIA TRICHOLOMATACEAE.

Esta familia incluía un mayor número de géneros en el pasado, que ahora se ubican en Mycenaceae,
Lyophyllaceae, etc. Actualmente agrupa a Tricholoma y géneros próximos. Las esporas son hialinas
o rosadas, sin poro de germinación. Veamos algunos ejemplos.

Hay géneros con setas pequeñas y muscícolas, como Omphalina . Presentan el sombrero umbilicado,
y las láminas son decurrentes . Algunas forman líquenes, aunque han pasado al género
Lichenomphalia. Hay otras setas de aspecto parecido, como Myxomphalia maura, una especie
pirófila, o el género Pseudoclitocybe .

El género Collybia ha quedado reducido a unas pocas especies, ya que el resto han ido a parar a otros
géneros, como Rhodocollybia o Gymnopus (familia Marasmiaceae). Podemos citar a Collybia
cirrhata , que crece sobre restos de otras setas, preferentemente en pinares.

El género Clitocybe incluye cientos de especies saprofitas, muy frecuentes en nuestros prados y
bosques. Se caracteriza por sus láminas decurrentes y sombreros en embudo. Hay especies
comestibles, como la platera ( C. geotropa , = Infundibulicybe geotropa). Otras son muy aromáticas,
como la seta anisada ( C. odora ). Abundan las venenosas, entre las que destacan las especies blancas
y pequeñas, como C. dealbata , C. rivulosa , C. phyllophila , etc. Estas setas contienen muscarina, y
por su aspecto se pueden confundir con otras comestibles, como la senderuela (Marasmius oreades)
y la molinera (Clitopilus prunulus). C. clavipes (= Ampulloclitocybe clavipes) también es tóxico,
aunque en este caso provoca un síndrome coprínico (o sea, no debe mezclarse con alcohol). Asimismo,
el consumo de C. nebularis (= Lepista nebularis), considerada comestible, puede provocar transtornos
a algunas personas. Otras especies habituales, como C. inornata , carecen de interés gastronómico.

Lepista es un género próximo al anterior; de hecho, algunas especies han ido pasando de uno a otro.
Un ejemplo es el pie azul, Lepista nuda (= Clitocybe nuda), buen comestible (auqnue indigesto para
algunos), saprofito en bosques de coníferas y caducifolios, e incluso en jardines. Hay otras especies
comestibles de menor calidad, como Lepista inversa , Lepista panaeolus , Lepista rickenii , etc.

Leucopaxillus incluye a setas grandes, saprofitas o micorrizógenas. Cabe citar a una especie blanca,
comestible mediocre, L. paradoxus o a L. gentianeus (= L. amarus), una seta muy amarga.

Melanoleuca es un género de hongos saprofitos de tamaño medio, con esporas ornamentadas. No es


fácil distinguir unas especies de otras, y hay quien piensa que no debería incluirse en esta familia.
Algunas especies son comestibles, aunque no de mucha calidad, como M. melaleuca (= M. vulgaris),
M. cognata , M. brevipes , etc.

Tricholoma es el género más típico, ectomicorrizógeno, con esporas blancas y setas recias, de buen
porte. Una especie comestible muy frecuente en pinares, muy apreciada por los seteros es la negrilla
( T. terreum ) y otras parecidas, como T. scalpturatum . La seta de los caballeros, T. equestre (y
especies próximas), con láminas amarillas, era muy apreciada. Sin embargo, se han dado casos de
muerte por su consumo (por rabdomiolisis), por lo que hoy se considera una especie a rechazar.
También es tóxica (transtornos gastrointestinales severos) T. pardinum (= T. tigrinum), que puede
confundirse con la negrilla. T. sulphureum es de color amarillo, como la seta de los caballeros, pero
es tóxica y huele a gas.

Comentemos algunas especies más de este género tan extenso. T. caligatum es comestible, aunque
exhala un fuerte aroma a perfume o canela que pueden disuadir de su consumo. El pie da la impresión
de estar recubierto por un calcetín. En Japón es muy apreciada una especie próxima, el matsutake T.
matsutake . T. populinum es una especie comestible típica de choperas, que puede consumirse
encurtida. T. fracticum (= T. batschii) es una especie de pinares fácilmente reconocible por un anillo
que delimita una zona blanca en la parte alta del pie. A pesar de su sabor amargo, hay quien la consume
(e incluso la confunde con el níscalo, que ya es difícil...). Hay muchas especies que se comen, aunque
su calidad sea escasa, como T. imbricatum . Y por citar algunas venenosas, tenemos a T. saponaceum
, con olor a jabón, que contiene hemolisinas, así como T. ustale , una de las setas que más
intoxicaciones (transtornos gastrointestinales) causa en Japón (probablemente, la confunden con el
matsutake...).

Tricholomopsis está muy relacionado con el género anterior. T. rutilans provoca podredumbre blanca
en madera de pino. Es una seta grande y muy vistosa, cuya ingestión puede provocar 4transtornos
gastrointestinales.
AGARICOMYCOTINA GELATINOSOS

En esta página estudiaremos los basidiomicetos gelatinosos. Como su nombre indica, forman
basidiocarpos de consistencia gelatinosa. Comparados con setas y yesqueros, estos hongos presentan
unos basidiocarpos bastante pequeños. Sin embargo, éstos son capaces de desecarse, rehidratarse y
esporular repetidas veces, por lo que resultan muy eficientes a la hora de fabricar esporas.

Los hongos gelatinosos presentan fragmobasidios (basidios septados; véase la Fig. 1), basidios en
diapasón y, en general, basidios que presentan septos primarios en el metabasidio. Las basidiosporas
suelen dar esporas secundarias, de repetición. Los basidiomas suelen ser gelatinosos, y algunos son
comestibles (como la "oreja de madera" de los restaurantes chinos, del género Auricularia). En su mayor
parte son descomponedores de madera, pero los hay que provocan micosis más o menos severas.

Figura 1 (explicación en el texto).

El hecho de formar basidiomas gelatinosos no implica necesariamente una relación de estrecho


parentesco. Así, veremos que los gelatinosos se incluyen en dos de las clases que reconoce la X edición
del Dictionary (Tremellomycetes y Dacrymycetes), pero también en algunos órdenes
de Agaricomycetes. A continuación se comentan los ejemplos más notables de estos singulares hongos.
Para que sirva de referencia, adjuntamos una relación de las clases y órdenes del
subfilo Agaricomycotina.

Clase TREMELLOMYCETES.
Incluye 3 órdenes con 50 géneros y unas 377 especies.

Orden Tremellales.
Se trata de un grupo que se separó temprano dentro de Agaricomycotina. Presentan ciclos vitales
con una fase haploide levuriforme y una dicariótica con micelio fibulado. Tanto el septo dolíporo como la
forma de los basidios (tremeloide; Fig. 1-B)) son típicos.

Entre estos hongos abundan los micoparásitos. Por ejemplo, Tetragoniomyces uliginosus ataca
a Rhizoctonia, mientras que bastantes especies de Tremella parasitan a ascomicetos y basidiomicetos.
Suelen formar ramas haustoriales, unas ramificaciones que se adhieren al hospedante, e incluso pueden
penetrarlo. En las hifas de parásito y hospedante se abren unos poros que conectan los protoplastos.

Otras especies son saprofitas en madera. La más característica es Tremella mesenterica, de color
amarillo vivo. También destaca T. fuciformis, comestible y usada en medicina tradicional china (por
cierto, se cultiva en ese país).

La familia Carcinomycetaceae incluye al género Christiansenia, bastante extendido.

Por otro lado, en este orden se incluye el anamorfo (Cryptococcus) de Filobasidiella neoformans, que
causa criptococosis en humanos, especialmente en enfermos de sida (BSL-2/3). Una vez establecido en
los pulmones, el hongo pasa a la sangre y de ahí a cerebro y meninges, causando una variedad de
meningitis y meningoencefalitis. La fuente de inóculo más destacable está en los excrementos de
palomas y otras aves. Como curiosidad, la variedad gattii es transmitida por koalas asintomáticos, y está
asociada a ciertos eucaliptos. Hay otras especies del género con BSL-1 ó 2.

Otro anamorfo de Tremellales que provoca micosis en humanos es Trichosporon (BSL-2). Suele
causar micosis superficiales, conocidas como piedra blanca, frecuentemente en la zona púbica.

Otros órdenes.
El orden Filobasidiales incluye a un único género, Filobasidium, con anamorfo Cryptococcus. No
forman basidioma, el micelio puede presentar haustorios y son micoparásitos. El
orden Cystofilobasidiales incluye algunas especies marinas.

Clase DACRYMYCETES.
Tiene una única familia (Dacrymycetaceae) con algo más de 100 especies. Estos hongos
gelatinosos provocan podredumbres pardas en la madera. Son característicos sus basidios en diapasón
(Fig. 1-C). Dacrymyces figura entre los primeros descomponedores de la madera descortezada, y sus
basidiocarpos son diminutos, con pigmentos anaranjados. También es frecuente el género Calocera, con
especies tan comunes como C. cornea y C. viscosa.

Clase AGARICOMYCETES.
Esta clase incluye unas 21000 especies, agrupadas en 17 órdenes. En ella encontraremos las
conocidas setas, los yesqueros y los gasteromicetos. Además, en algunos de esos órdenes hay hongos
gelatinosos, que tradicionalmente se ubicaban en Tremellales y afines. Veámoslos:

Orden Auriculariales.
Incluye una familia con unas 200 especies. Sus basidios son auricularioides (Fig. 1-A). Aparecen en
madera, y son mayoritariamente hongos saprofitos. Sus basidiocarpos figuran entre los mayores de los
gelatinosos. Destaca Auricularia auricula-judae (la oreja de Judas u oreja de madera), una especie
comestible que es cultivada en China. En Japón y Taiwán se cultiva A. cornea. A. mesenterica se
encuentra con frecuencia en nuestras latitudes.

En ediciones anteriores del Dictionary, la familia Exidiaceae se incluía en Tremellales. Actualmente


pertenecen a Auriculariaceae. Se trata de unos hongos muy comunes en madera,
como Exidia (conocida por los angloparlantes como «mantequilla de bruja»), Guepinia (= Tremiscus,
= Phlogiotis), Pseudohydnum (con el himenio dispuesto en dientecillos), etc.

Orden Cantharellales.
Este orden es bien conocido por los seteros, ya que a él pertenecen manjares tan sabrosos como los
rebozuelos o la trompeta de los muertos. Para más detalles, véase la página de yesqueros. Sin embargo,
en él hay algunas familias que en la IX edición del Dictionary se incluían con los hongos gelatinosos en
la subclase Tremellomycetidae.

La familia Ceratobasidiaceae presenta anamofros Rhizoctonia. Algunos forman micorrizas con


orquídeas, o bien inducen la germinación de estas plantas, pero abundan las especies fitopatógenas,
tanto de helechos como de angiospermas. Indiscutiblemente, la más famosa es Thanatephorus
cucumeris (anamorfo: Rhizoctonia solani), un hongo de suelo que causa pérdidas agrícolas en todo el
mundo, en cultivos muy diferentes. Los daños más comunes son damping-off de plántulas (también se
ha asociado a fenómenos de muerte súbita), podredumbres de raíz y tallo, y chancros. Si el tiempo es
húmedo y favorable, incluso los frutos que permanezcan cerca del suelo pueden ser atacados. La fase
sexual es rara. El hongo funciona como un micelio estéril que puede formar esclerocios. El micelio viejo
es muy típico: de color parduzco, con ramificaciones en ángulo recto y algo constrictas en la base. La
supervivencia en la época desfavorable se realiza mediante esclerocios, o bien el micelio que queda en
el suelo, en los restos de cosecha, en semillas, tubérculos... Las plantas son más susceptibles al ataque
del hongo cuando son jóvenes, sobre todo si su crecimiento se ve ralentizado por los factores
ambientales. Para controlar este hongo, además de los métodos químicos (aunque existen cepas
resistentes), se requiere también el empleo de semillas no contaminadas y que el suelo esté en las
mejores condiciones posibles, a ser posible bien drenado.

La fam. Tulasnellaceae se caracteriza por sus basidios, que han sido considerados tanto
holobasidios como heterobasidios por diferentes autores. Los basidiocarpos son pequeños, céreos o
gelatinosos. La mayoría son saprofitos o micorrizógenos de orquídeas. Producen anamorfos Epulorhiza,
similares a Rhizoctonia.

Orden Sebacinales.
Los hongos de este orden pueden formar micorrizas con orquídeas. Tremellodendron es un hongo
de basidiocarpo gelatinoso y aspecto coraloide, que recuerda un tanto a Tremella.