Sei sulla pagina 1di 36

Dirección Editorial

Srio. Educación Cristiana


Rev. Efrén Rodríguez López

Revisión
Ma. Guadalupe Benavides C.

Diseño y Edición
Erika Lizette Orozco Díaz

Derechos Reservados
Serie 11

Impreso en Guadalajara, Jal. México


Primera Edición 2010

Publicado por
Mesa Directiva General
Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús
Contenido
Página

PRESENTACIÓN

Lección 1
CUANDO DIOS LLAMA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

Lección 2
ABRAHAM, LLAMADOS A LA FE RADICAL. . . . . . . . . . . 11

Lección 3
MOISÉS, LLAMADOS A LA VICTORIA DIARIA. . . . . . . . 14

Lección 4
ELISEO, LLAMADOS AL SEGUIMIENTO. . . . . . . . . . . . . . . .17

Lección 5
ESTER, LLAMADOS A BENDECIR. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21

Lección 6
MARÍA, LLAMADOS A SERVIR. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25

Lección 7
LOS DISCÍPULOS, LLAMADOS
AL LIDERAZGO APOSTÓLICO.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

Lección 8
JESUCRISTO, LA ÚLTIMA LLAMADA. . . . . . . . . . . . . . . . . 33
PRESENTACION

Es un privilegio contar con tu asistencia en los grupos de


amigos que se integraron para reunirse cada semana.Que
bien,porque en ellos nos dedicamos a estudiar y comprender
los grandes propositos para nuestras vidas a traves de la Biblia.

La serie que te presentamos es la segunda de este ano,


en la anterior te compartimos la verdad acerca de la eleccion
que Dios nos da como clave de bendición.En ésta te
guiaremos a vivir la plenitud del Llamamiento de Dios para tu
vida; por eso la titulamos “
LA ULTIMA LLAMADA”.

Nuestra oracion es que aceptes la invitacion expli


cita
que Dios te hace, que decidas levantarte y tomar tu lugar
como Elegido y Llamado.La experiencia te aportará un
sentido completo de la asignacion de Dios para ti,conoceras
sus propositos y te apasionaras por ellos.

Seraun verdadero reto para todos,por eso te invitamos


a participar cada semana de estos estudios y asi juntos
cumplamos el objetivo de esta serie:
consolidar tu llamamiento.
Estamos seguros que viviendo en ese Llamamiento te sentirás
satisfecho,y podrás decir;Tengo
“ el privilegio de ser Llamado
por Dios”

Bendecimos tu vida;es muy agradable compartir


contigo este mensaje porque el tiempo de Dios es hoy y es de
valientes tomar las oportunidades que este nos presenta.

Tus amigos

Mesa Directiva General de la IAFCJ


Lección 1:
CUANDO DIOS LLAMA.

OBJETIVO:

Que los asistentes a la célula reflexionen acerca de que


el llamado que se ha recibido de Dios, es para decidir el sentido
de la persona en su vida como su destino en la eternidad.

BASE BÍBLICA:

“A los que él ya había elegido, los llamó; y a los que


llamó también los aceptó; y a los que aceptó les dio un lugar de
honor”. Romanos 8:30 BLS.

INTRODUCCIÓN.
Iniciamos una nueva serie. La anterior nos habló del
Dios que elige. Elegir es una decisión de Dios, apartar a una
raza especial que le conozca para de allí acompañar los
planes eternos. En esta serie veremos la contraparte de esa
elección, el factor humano. El texto que nos concentra ahora,
dice que a los que ya había elegido, los llamó, los justificó y los
glorificó. Al leer el pasaje, inmediatamente sentimos el proceso
por el que pasan los elegidos. Es curioso que si ya eres elegido,
Dios tenga que llamarte, de allí podemos entender el propósito
de toda la serie que sigue.

Llamar, es un término cuyo significado bíblico implica


una invitación de parte de Dios; es decir, Dios elige pero invita.
No te obliga a que le sigas por haber sido elegido, te invita a
que le conozcas, te enamores de sus propósitos y le sirvas. Eso
lo vemos de manera colectiva en Israel. Dios lo llama y lo
separa de entre otros pueblos, a fin de que le sirva y goce de su
especial atención, (Isaías 43:1-5ª). También lo vemos de
manera personal en 1Samuel 3:20 : “y todo el pueblo de Israel,
conoció que Samuel era fiel profeta de Jehová” en el que se
describe una relación directa entre Dios y la persona que es
llamada por Él.
Hoy podemos entender que Dios llama al hombre para
darle a su vida sentido y destino. Su sentido correcto para el
que fue creado solamente será posible en Dios mismo, y su
destino dependerá si acepta y cree en el llamado que el Señor
le hace.

En este estudio veremos los efectos que tiene el


llamamiento de Dios en la vida de los elegidos.

1. CUANDO DIOS LLAMA, SALVA.


La razón principal de Dios cuando realiza un milagro o
dice una palabra o confronta el pecado, es salvar. En algunas
ocasiones que Jesús sanó enfermos les decía: “tu fe te ha
salvado” y es que Jesús esperó que ese milagro o esa sanidad
llevara a las personas a la salvación.

Había una mujer que tenía doce años buscando su


sanidad. Había gastado su dinero en el intento y nadie podía
curarla. Imagínate doce años de tu vida enfermo de algo. Esta
mujer hizo de su enfermedad un estilo de vida, una forma de
relacionarse con los demás, más que entre los judíos
conservadores, se piensa que una mujer con flujo de sangre se
le debe considerar impura y no se le debía ni tocar. Ella tuvo la
valentía de tocar el manto de Jesús, no soportó el llamamiento
poderoso de Dios, le ardía el corazón por ir a Jesús, venció sus
miedos y entonces recibió la sanidad. Jesús se detiene por la fe
de esta mujer y le dice: “Tu fe te ha salvado” (Lucas 8.48) no le
dice: “tu fe te ha sanado”, y esto se entiende perfectamente
porque Jesús con la sanidad también cambió su estilo de vida,
sus finanzas y su relación con la comunidad. Dios desea que los
hombres gocen de vida eterna, sean liberados del pecado y la
muerte.

2. CUANDO DIOS LLAMA, SANTIFICA,


JUSTIFICA, ACEPTA.
En la Biblia dice: “Más bien sean ustedes santos en todo
lo que hagan, como también es santo quien los llamó; pues
está escrito: -Sean santos, porque yo soy santo.” 1 Pedro
1:15,16. NVI.
Cuando Dios llama, también llena del Espíritu Santo a
sus llamados. Él hace habitación con el ser humano, y la
naturaleza pecaminosa que nos ha distinguido desde que nos
apartamos de Dios, va transformándose por su presencia. La
santificación es tener una vida consagrada a Dios, esto implica
apartarse del pecado en todas sus formas y dejarse usar por
Dios desarrollando una vida de servicio y entrega total.
Jesucristo es nuestro gran modelo de una vida santa. No es
apartarse de la gente a quien debemos servir, es apartarse de
lo malo e injusto, de lo perverso y satánico.

De esta manera es como Dios quiere tener una relación


personal y directa con nosotros. Esta relación se da en el
ejercicio de la piedad que consiste en: Vivir una vida de
consagración, la práctica de la oración y ayuno, lectura
bíblica diaria, congregándote para adorar, involucrándote en
la evangelización y desarrollando el ministerio según hayas sido
llamado.

3. CUANDO DIOS LLAMA, GLORIFICA.

La biblia dice: “...y a los que aceptó, les dio un lugar de


honor”, otras versiones dicen: “los glorificó”. La glorificación
no es solamente como algunos piensan de la gloria eterna, es
más fuerte la idea que se recibe de las promesas a Abraham,
¿te acuerdas? Dios le prometió a Abraham y a su
descendencia elegida y llamada por Él a vivir una posición de
honor representando a Dios. Cuando Dios te llama, te llama
para representarle. Desde luego que siempre buscamos que
Dios reciba la gloria de todo pero es imposible que quien le
representa no goce de un alto honor.

En este tiempo, la iglesia tiene un lema de trabajo muy


desafiante: “llamados a servir, llamados a proclamar.”
“Llamados a proclamar” implica que debemos poner el
nombre de Jesucristo muy en alto, y decir a las personas que
Cristo les ama y viene pronto. Pero debemos estar conscientes
que también somos “Llamados a servir”. Y en este llamado
están implícitos los diferentes ministerios que desarrolla la iglesia.
El Nuevo Testamento nos habla de los dones espirituales
(1Corintios 12:4-11). Cada creyente tiene la responsabilidad de
ministrar o servir a las personas conforme el don o dones que el
Espíritu Santo le ha dado. No hay persona que no tenga
cuando menos un don espiritual o ministerio con el cual pueda
servir a Dios y cumplir su misión en el mundo. Servir en los
propósitos eternos de Dios es el más alto honor jamás vivido por
un ser humano.

CONCLUSIÓN.

Dios llama a servir con un propósito específico a cada


una de las personas. También el llamado de Dios es para que
disfrutemos de una relación personal con Él, a fin de que le
sirvamos y nos realicemos con eso.

Hoy el Señor está tomando la iniciativa y tiene abierta


la invitación. Todos los que ha elegido también son llamados.
Este es un tiempo especial en la historia de la iglesia porque
Dios está multiplicando a sus servidores. Te invito a
contestarle a Dios como el profeta y juez Samuel cuando
Dios le llamó: “Heme aquí ¿Para qué me llamaste?... Habla
Jehová porque tu siervo oye.”
Lección 2:
ABRAHAM, LLAMADOS A LA FE RADICAL.
OBJETIVO.

Que cada persona comprenda que al ser llamados por


Dios, espera de nosotros una fe que no se doblegue ante
ninguna adversidad.

BASE BÍBLICA.

“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para


salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin
saber a dónde iba.” Hebreos. 11:8

INTRODUCCIÓN.

Abraham es nombrado Padre de la fe. No lo vemos


cuestionando a Dios en ninguna de las situaciones adversas
que enfrentó. Para nosotros aún en nuestro tiempo es un gran
ejemplo a seguir de confianza plena en Dios. Alguien dijo:
Cuando conocí a Cristo me pareció que mi vida anterior era
como andar en bicicleta. Cuando yo tenía el control de la
bicicleta sabía el camino, era un poco aburrido y predecible;
pero cuando Él tomó el mando era el único en quién me podía
sostener. Mi compañero constante es Jesucristo. En este
estudio veremos cómo es la fe que Dios espera cuando nos
llama.

1. DECIR QUE SÍ A DIOS SIN COMPRENDER EL


FUTURO. Génesis 12:1.

Dios le hace un llamado a salir a un viaje sin retorno.


¡Deja tu tierra y tu parentela! Parte difícil del llamado es dejar el
lugar donde residimos, la gente que tanto amamos, donde nos
desarrollamos, etc. Eso no es todo, Abraham además es
conducido a un lugar que no conoce; “¡al lugar que yo tu Dios
te mostraré!” Imagínate, ¿Obedecerías sin preguntar? Con
cientos de interrogantes en la mente: ¿A dónde iré?, ¿Cómo
será y que clima habrá en ese lugar?, ¿Habrá internet?,
¿Escuela para mis hijos?, Abraham tuvo sus temores y dudas
como cualquier ser humano pero no las externó, en cambio
obedeció, confió y salió sin saber a dónde iba. Cuando Dios te
llame te pedirá salir de tu confort. Los seres humanos luchamos
por nuestro bienestar y comodidades; muchas veces son las
principales trampas para dejar de crecer. Cuando Dios te
llame te desafiará a crecer creyéndole a Él. No llegarás a
puertos mejores si piensas que tu puerto es el mejor. Las
bendiciones de Dios llegan a nuestra vida de una manera
sorprendentemente mejor que lo que nosotros hemos logrado
sin Dios.

2. DECIR QUE SÍ A DIOS SIN CONTAR CON TUS


FAMILIARES. Génesis 13:6-12.

Abraham salió de su tierra pero no había dejado totalmente su


parentela, su sobrino Lot todavía lo acompañaba. Cuando
hubieron prosperado, tuvieron rencillas los pastores de ellos
porque los pozos no eran suficientes para dar de beber al
ganado. Abraham tomó la decisión de separarse de su sobrino
Lot y confió en Dios al permitir que su sobrino escogiera lo mejor
de la tierra. ¿Qué hubiera hecho usted en esta situación? La
mayoría de nosotros hace de la familia el nicho seguro para la
vida y es que cuando nacemos y nos desarrollamos, no
contamos con nadie más, de allí que las deudas emocionales
son naturales. Abraham recibió la demanda de dejar la casa
de sus parientes para empezar a caminar con Dios. De alguna
manera cuando sientas el llamado por Dios, estarás en la
encrucijada si agradas más a la familia que a Dios.

3. DECIR QUE SÍ A DIOS CUANDO TE PIDE TU


PROYECTO DE VIDA. Génesis 22:1.12.

Piense en un hombre cuya esposa no podía engendrar hijos,


Dios le concede procrear uno y cuando el padre está feliz con
su hijo, se lo piden en sacrificio. Qué gran dilema cuando las
promesas parecían cumplidas, ahora todo parece desvanece.
Abraham había hecho de un pequeño paso de Dios, su
proyecto personal. Su hijo Isaac sólo era una pequeña parte
del camino que le había pedido recorrer. Así nos pasa también
a nosotros, nos esforzamos tanto para cumplir nuestros sueños
personales que olvidamos de pronto que ese proyecto
personal es sólo un ladrillo, de todo el edificio que Dios quiere
que construyamos. Cuando nos pida el ladrillo será porque
quiera que vayamos por el edificio. ¿Le diremos que sí cuando
toque nuestros estudios, negocios y sueños personales?
Abraham confió plenamente.

CONCLUSIÓN. DILE QUE SÍ SIEMPRE, DILE QUE SÍ


HASTA EL FINAL.Génesis 12:2-3.

Dios le hace a Abraham esta promesa: “Haré de ti una


nación grande”, humanamente no era posible ya que tenía
sesenta y cinco años de edad, su esposa era estéril, se veía una
misión imposible. Pero él confió sin objetar, y todo fue realizado
conforme a la palabra dicha por Dios, engendró a Isaac el hijo
de la promesa, y Abraham se constituyó en padre de una
nación grande. Dios le declara: “Te bendeciré y
engrandeceré tu nombre”. Podemos descubrir en la historia de
Abraham que fue prosperado en todo lo que emprendió.

En ocasiones Dios nos llama a realizar un trabajo que no


nos gusta, en un lugar que consideramos no es conveniente a
nuestros intereses, con personas que no nos agradan, en un
ambiente que no quisiéramos y nos preguntamos: ¿Es Dios
quién me llama? ¿O serán los hombres conforme a sus
pensamientos? No dudes, es Dios quién te llama con un
propósito bien definido para el trabajo en su obra.
Cuando confiamos plenamente en Dios nuestra actitud es
positiva y desaparecen los temores ¡Qué importante es
atender al llamado de Dios sin oponerse, confiando
plenamente!.
Lección 3:
MOISÉS, LLAMADOS A LA VICTORIA DIARIA.

OBJETIVO.

Alentar a la victoria diaria de los desafíos que se


encuentran cuando se decide responder al llamado de Dios.

BASE BÍBLICA.

“Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para


presentarme ante faraón y sacar de Egipto a los israelitas?
¿Qué les respondo si me preguntan? ¿Qué hago si no me creen
ni me hacen caso?...Yo nunca me he distinguido por mi
facilidad de palabra”.
Éxodo 3:11,13, 4:1,10 NVI.

INTRODUCCIÓN.

Alguna vez Albert Einstein escribió: “sin desafíos la vida


es una rutina, no pretendamos que las cosas cambien si
siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que
puede suceder a personas y países, porque la crisis trae
progresos. La creatividad nace de la angustia como el día
nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva,
los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la
crisis, se supera a sí mismo sin quedar 'superado'.

Responder con un “sí, aquí estoy” al llamado de Dios, es


una decisión que trastoca toda la vida de las personas en las
diferentes facetas del diario vivir. El llamado necesita ser
afrontado con objetividad y conciencia de los desafíos que se
vivirán en el ministerio. Es importante observar para nuestra
enseñanza, los periodos de crisis que vivieron hombres de Dios
cuando respondieron positivamente al llamado y dedicaron
sus vidas sirviendo en el ministerio. Ahora sólo nos referiremos a
Moisés. Desde su vida y llamamiento, mencionaremos al
menos tres áreas de nuestra vida en las cuales se manifiestan
los desafíos y de allí tener victoria diaria.
1.EN LOS HÁBITOS PERSONALES.
Éxodo 2:11-14 y 3:1-4.
Aquellos hábitos que se adoptan por alguna
circunstancia de la vida, y que respondían a la necesidad que
se vivía, sufren modificaciones cuando decidimos acudir al
llamado de Dios.

Moisés, después del intento fallido por convertirse en


justiciero de los hebreos, huye y llega a la tierra de Madián,
“donde se quedó a vivir”. Sus hábitos deberían ser
modificados pues ya que no sería solamente el pastor y yerno
de Jetro, sino que sería ahora el caudillo de los hebreos.

De impulsivo a manso, de cuidar ovejas a líder


visionario, de pastor a caudillo de un pueblo, de temeroso a
audaz, entre otros. Viviría una vida de obediencia, pues no
sería guiado ahora por sus impulsos, sino por la voz de Dios.
Desarrollaría la capacidad de organización dada la
complejidad de guiar a un pueblo tan numeroso. Adoptaría un
gran sentido de responsabilidad, pues no solamente estaba en
juego su respuesta y fidelidad a Dios, sino también la libertad y
la vida de miles de personas.

2.EN LOS SENTIMIENTOS PERSONALES.


Son diversos los sentimientos que se experimentan
cuando se dice sí a un ministerio, si bien existe alegría y
emoción porque sabes que estás en el propósito de Dios para
tu vida, hay sentimientos como la inseguridad, duda y temor,
(como en el caso de Moisés) que se convierten en un grande
desafío. Estarán desde el primer momento del llamado, y se
presentarán conforme se desarrolle el ministerio.

Moisés desde su llamado y durante todo su ministerio,


experimentó estos sentimientos. La base bíblica de esta lección
nos habla claramente de ello, pues no encontramos en él un
superhombre ajeno a estos sentimientos, sino alguien que
experimenta temor al enfrentar su misión. Su humanidad se
hace presente y el temor a lo desconocido se apodera de él,
quizá dentro de su corazón al escuchar ese llamado, está
reviviendo aquel deseo de justicia que habitó antes en su
corazón.

Otro sentimiento que uno percibe en la vida de Moisés,


es la inseguridad. Se miró pequeño ante una misión tan
grande. En la inseguridad humana termina reconociéndose
que es Dios el que produce, el que ejecuta y el que convence.
Moisés lo sintió, lo entendió y lo vivió así, siempre que la
inseguridad se hizo presente en él, se sobrepuso viendo la
grandeza de Dios y de sus hechos.

3.EN LOS COMENTARIOS QUE SE RECIBEN.


Existe una tendencia muy generalizada de creer que
todo lo que se hace está bien hecho. Regularmente estamos a
la defensiva cuando surgen comentarios negativos producto
del desarrollo de un ministerio. Sin duda siempre que se ejecuta
algún ministerio, surgirán comentarios; el sólo hecho de que
esto acontezca es positivo, pues indica en primer lugar que la
obra no pasó desapercibida. Sin embargo, no podemos
ignorar que abundan también comentarios cuyo propósito es
censurar, lastimar o destruir ministerios. Moisés fue el tipo de
hombre que supo pesar estos comentarios no dándose por
vencido, con humildad y entereza cuando fue necesario .
Humilde ante las recomendaciones de Jetro, su suegro que le
dijo: “No está bien lo que haces, desfallecerás del todo, tú, y
también el pueblo que está contigo” (Éxodo 18:17,18.). Pero
con temple y carácter cuando respondió ante la
murmuración del pueblo diciendo: “Esta tarde el Señor les dará
a comer carne y mañana les saciará de pan”. “¡Ustedes no
están murmurando contra nosotros sino contra el Señor!”
Éxodo16:8 NVI.

CONCLUSIÓN.
Cuando Dios le llame tendrá problemas. Pero no tenga temor
de eso, siempre despertará en las mañanas con un Dios que no
duerme por verlo a usted cumplir la misión encargada. Tendrá
victoria a pesar de su debilidad y humanidad porque su
victoria no dependerá de su sólo esfuerzo, su victoria estará
asegurada si usted humilde, espera la intervención
sobrenatural del Dios vivo.
Lección 4:
ELISEO, LLAMADOS AL SEGUIMIENTO.

OBJETIVO.

Que cada integrante del grupo de estudio piense que


Dios no llama a los más capaces, pero si te llama, buscará que
estés capacitado y tendrás que dejarte discipular por
alguien.

BASE BÍBLICA.

“Entonces dejando él los bueyes, vino corriendo en


pos de Elías, y dijo: Te ruego que me dejes besar a mi padre y
a mi madre, y luego te seguiré. Y él le dijo: Ve, vuelve; ¿qué
te he hecho yo? Y se volvió, y tomó un par de bueyes y los
mató, y con el arado de los bueyes coció la carne, y la dio al
pueblo para que comiesen. Después se levantó y fue tras
Elías, y le servía” 1Reyes 19:20-21.

INTRODUCCIÓN.

Eliseo fue un profeta del que pocos hablan, y sin


embargo, gozó de la doble porción que Dios puso en un
profeta más famoso que él: Elías. Todos gustan hablar del
fuego en el altar en el monte Carmelo, del milagro de la lluvia
y del profeta que fue llevado al cielo en un carro de fuego;
pero pocos hablan de la influencia que tuvo Eliseo en los reyes
de Israel y los imperios paganos, de la escuela de profetas y
de la gran cantidad de milagros que Dios obró a través de
Eliseo. Cuando Dios nos llama, no escogemos la influencia
que tendremos sobre los demás, eso viene con la porción que
Dios pone en cada uno, y en la vida de Eliseo podemos
distinguir más concretamente esa carga que es propia de
todos los llamados de Dios: el seguimiento o discipulado.
Repasemos la vida de Eliseo y encontremos en ella aquellos
aspectos que ilustran cómo un llamado de Dios es
necesariamente un buen discípulo.
1.ELISEO NO ESCOGIÓ CÓMO SER LLAMADO,
NI SE LLAMÓ A SÍ MISMO.
Algunos esperan eventos espectaculares para sentir
que realmente son llamados de Dios o que un personaje
reconocido les diga algo o les confirme algo. Cuando Dios
llamó a Eliseo, estaba arando con una yunta de bueyes junto
con otros once. Elías había recibido la orden de ungirlo como
profeta pero sólo pasaba por allí y le pasó el manto por
encima. Cuando Dios te está preparando para que le sirvas,
te invitará a iniciar un proceso de preparación, tendrás que
diferenciar entre los grandes eventos que buscan arreglar a
las personas de golpe y los procesos tan reales en donde Dios
planta a sus llamados.

2.ELISEO NO PIDIÓ EXPLICACIONES NI EXIGIÓ


CONDICIONES.

Inmediatamente deja la yunta de bueyes, corre tras


Elías no sin antes despedirse de sus padres y sacrificar los
bueyes. Ahora los estudiantes piden explicaciones y ponen
condiciones, por eso ser buen estudiante y ser discípulo es
muy diferente. También ahora muchos gozan de membresía
en las iglesias y tenemos muchos miembros y pocos discípulos.
Los miembros cuestionan, se molestan cuando no se les trata
como ellos piensan y hasta amenazan con cambiarse de
congregación si no se sienten tratados bien. El seguidor o
discípulo es como Eliseo, Elías no tuvo que darle un discurso, ni
explicarle las cosas para convencerlo que lo siguiera,
simplemente Eliseo experimentó el llamado como de Dios, y a
Dios no hay nada que reclamarle ni exigirle, simplemente es el
Señor de nuestra vida.

3.ELISEO NO ABANDONÓ A ELÍAS PORQUE TENÍA


PUESTA SU MIRADA EN DIOS.

Es muy difícil saber si sigues a Dios cuando estás


siguiendo a una persona de carne y hueso. Nuestras pruebas
vienen de allí ¿Cómo hacer la diferencia si no es capricho de
un ser humano, una indicación que se recibe en vez de que
sea un mandato de Dios?
Aquí te damos unas notas que te mantendrán
avisado a la hora de vivir el discipulado en el llamado de Dios.

a)Ni un discipulador te considerará su esclavo, te


tratará como colaborador del mismo Dios.

b)Ni un discipulador te dirá que le perteneces a él


aunque trabaje contigo como un padre espiritual, te liberará
y te dirá que perteneces a Dios porque el llamado es de Dios.

c)Ni un discipulador abusará de tus recursos


económicos, porque es una persona que primero depende
de Dios para servir, en vez de hacerte pagar tu formación.

d)Ni un discipulador se aprovechará de tus dolores


emocionales, más bien te sanará para que sanes a otros.
Eliseo fue liberado por Elías antes de partir, pero Eliseo iba por
más, era un discípulo que seguiría el camino marcado por
Elías hasta las últimas consecuencias. Elías le decía ya
quédate aquí porque me toca partir y Eliseo le contestaba:
Vive Jehová y vive tu alma que no te dejaré, en otras palabras
si vive Dios y vives tú, no me apartaré de ti.

4.ELISEO SE RESPONSABILIZÓ DEL MINISTERIO


DE ELÍAS (PROFETA DE DIOS).

El seguimiento a una persona, no terminará hasta que


tengas el carácter óptimo que demanda el ministerio que
desarrollarás. El profeta Elías fue llevado al cielo en un carro
de fuego, pero dejó el manto a Eliseo y con el manto, la
unción y el ministerio profético.

Eliseo hizo las cosas tal y como las recibió de Elías, su


proceder era tan parecido a Elías que los demás decían: “El
espíritu de Elías se ha posado sobre Eliseo”. Todavía hoy
leemos eso que la gente decía como si de veras hubiera
pasado, pero lo cierto es que Elías se reprodujo
perfectamente en Eliseo en el carácter que da la idea que
recibió el espíritu de Elías. Eliseo fue un llamado de Dios y
recibió la unción de Dios, Eliseo fue hijo espiritual de Elías pero
se levantó como profeta de Dios, estableció una escuela de
profetas que él dirigió y se multiplicó en muchos otros.
Cuando Dios pone su Espíritu en una persona no lo pone para
que sea como alguien si no para capacitarlo para algo. Dios
le había dicho a Elías que Eliseo ocuparía su lugar, fue
decisión de Dios al fin.

CONCLUSIÓN.

Cuando sientas el llamado de Dios, probablemente


sea sencillo o a lo mejor sea espectacular, eso no será lo más
importante en tu futuro ministerial; lo más importante será,
que distingas que al ser llamado por Dios, Él mismo te pondrá
en un proceso que te preparará para cosas grandes. No te
aprontes ni busques el momento, Dios ya lo preparó; no pidas
explicaciones ni condiciones, Él te revelará sus propósitos al
corazón; no abandones tu proceso, espérate, al final viene
una gran bendición, una gran responsabilidad pero con ella
un gran honor: representar al Dios vivo.
Lección :5
ESTER, LLAMADOS A BENDECIR.

OBJETIVO.

Que los participantes acepten que es tiempo de


ejercer, cumplir y accionar, como respuesta al llamado de Dios
para bendecir.

BASE BÍBLICA.

“Si ahora te quedas absolutamente callada, de otra


parte vendrán el alivio y la respiración para los judíos, pero tú y
la familia de tu padre perecerán, ¡Quién sabe si no has llegado
al trono, precisamente para un momento como este!”
Ester 4:14.

INTRODUCCIÓN.

Todas y cada una de las personas que hemos sido


elegidas por Dios para pertenecer a su pueblo, debemos ver el
presente como una oportunidad valiosa para cumplir nuestra
asignación de vida. El curso de nuestra vida, el de nuestra
historia, va a tener el matiz que nosotros le entreguemos.
Nuestro llamado tiene siempre el enfoque de cumplimiento y
bendición. Cuando determino que Dios me llamó para este
tiempo, en la circunstancia que ahora vivo y con las
capacidades, habilidades o virtudes, pero además con el sello
de su unción, es definitivo que yo estoy aquí para bendecir a
otros.

Este estudio nos llevará a reconocer lo que tenemos que


entregar para ser bendición, nos sentiremos motivados y
comprometidos para cumplir con la misión del llamamiento. Es
momento de decir: ¡Yo lo haré!, de tomar el compromiso y de
gozarnos con la bendición que otros reciben a través de
nosotros.
1.LLAMADOS PARA BENDECIR.

Bendecir se define como la oportunidad de colmar de


bienes a alguien, de hacerlo prosperar. Otra definición sería, la
expresión de un deseo benigno dirigido hacia una persona o
un grupo de ellas. Te has preguntado ¿Qué harías si te sintieras
responsable de bendecir a la ciudad donde vives?, ¿Qué
pasaría por tu mente?, ¿Cuál sería tu actitud primaria? Cuando
analizamos el consejo bíblico que enunciamos al iniciar este
estudio, encontramos una misión para cumplir. Bendecir, es
una oportunidad de vida. Muchos de nosotros quizá nos
hemos enfrascado en la idea de no haber hecho algo
impactante en nuestra historia. ¿Sabes qué sucede con
aquellos que no valoran sus acciones como importantes?
Terminan agotados, rendidos y sin logros. Aunque la frase está
fuerte, es muy real. Ahora que has entendido que fuiste
elegido, es vital que entiendas que el propósito de esa
elección es para bendición y es necesario que lo cumplas.

2. SÉ RESPONSABLE, EJERCE TU LLAMADO.

La habilidad para responder habla de nuestro


carácter. Dios nos sitúa en el lugar perfecto para cumplir el
llamado. La respuesta es nuestra.

a)No te quedes callado.

“Porque si callas absolutamente en este tiempo”.A


veces postergamos una acción, porque nos invade el miedo.
Nos asaltan las preguntas de ¿Qué dirán?, ¿Lo haré bien?, ¿La
gente me lo va a reconocer?, etc. La motivación que
tenemos para hacer algo, nos dirigirá a una interrogante como
las que hemos leído, pero piensa en lo importante que es para
otros tu vida. Si en tu boca está la bendición para los demás,
entonces deberás responder oportunamente. Muchas
bendiciones se pierden porque no se toman en el tiempo en el
cual Dios las envía. Y muchas otras porque no respondemos
como debiéramos. El llamado tiene una preparación, a la
que le sigue la acción. Tu llamado es resolver algo para
alguien, en algún lugar y en un momento específico. Saber que
bendices a los demás, le da valor a tu existencia, promueve tu
vida, te da satisfacción, pero sobre todo, pone en un lugar de
honor el nombre de Aquel que te eligió y llamó. Nunca te
quedes con la bendición que es para los demás.

b) Ama tu lugar y defiéndelo.

Es interesante ver la determinación en la frase final del


texto en Ester 4:14, “y quién sabe si para esta hora has llegado
al Reino”. Revalorar nuestro lugar, nos será muy útil en el
cumplimiento de nuestro llamado. Por mucho tiempo, la
sociedad en general ha esperado consciente o
inconscientemente que sus problemas sean resueltos; todavía
hablamos de explotación, de opresión, de pobreza; la
palabra “crisis” está arraigada en nuestra generación, en
nuestro tiempo, en nuestro lugar. La respuesta a esta palabra
está en nuestra decisión de amar nuestro lugar y bendecirlo
con nuestra propia vida. La respuesta está en la Iglesia de Dios.
Si te dijera que te queda muy poco tiempo para cumplir tu
llamado y que si no lo cumples, verás destrucción en tu casa,
familia, hijos; ¿Cuál sería tu actitud?

El Señor está esperando que tú defiendas tu lugar. Ester,


la mujer de la historia, es un ejemplo digno de reconocimiento
porque amó su lugar y lo defendió. Entiéndase aquí lugar como
tu tierra, tu pueblo, tu familia.
Si el proyecto de Satanás es destruir, el tuyo es
bendecir. Ser responsable significa dar cuentas de nuestros
actos; nunca pierdas la oportunidad de decirle al Señor: ¡Estoy
cumpliendo!

3.LA OBEDIENCIA FRENTE AL LLAMADO


(No es cuestión de posición).
“Ve y reúne… y ayunad por mí… y si perezco, que
perezca” Esther 4:16.Cumplimiento o realización de lo que se
manda, eso quiere decir “obediencia”. Cuando reconocemos
nuestra posición como criaturas de Dios, entendemos que
estamos en total dependencia de Él, y que es necesario que
todo aquello para lo cual nos llamó sea hecho.
¿Qué te motiva a trabajar todos los días? En primer lugar, si
amas lo que haces, te satisface el resultado de ello; segundo, el
pago que recibes ¿Verdad que valoramos mucho nuestro
sueldo? El trabajo es parte de nuestros roles como seres
humanos, pero el llamado es cuestión de vida o muerte. Si no
cumples te sientes improductivo, si lo haces tienes satisfacción.

La obediencia es una clave para abrir puertas de


bendición permanente. La lista de bendiciones es interminable
cuando le precede la actitud de obediencia. La actitud de
obediencia y humildad de Ester salvó a su nación. La liberó, le
otorgó tiempos de refrigerio, después de lo pesado que había
sido su existencia. Cuando decides bendecir a otros, lo haces
a pesar de tu propia vida. Nuestros propios intereses nos privan
de la oportunidad de ser bendición. Tanto que nos olvidamos
que todo llamado tiene su recompensa. Y no estoy hablando
de la recompensa que recibirás en el cielo solamente, te estoy
hablando de las bendiciones que traerás a tu vida aquí, en este
tiempo. El relato bíblico, que te invito a que leas detenida y
completamente; tiene un desenlace así: “La ciudad de Susa
entonces, se alegró y regocijó. Y los judíos tuvieron luz y alegría,
y gozo y honra”. Todo habla de bendición. Te lo voy a escribir
así: “Y luego que Ester fue obediente a su llamado y todos lo
que a su alrededor moraban hicieron lo que les correspondía;
recibieron bendición a manos llenas”. Nunca desobedezcas,
menos cuando el resultado sea bendición.

CONCLUSIÓN.
Reservé esta palabra para el final del estudio de hoy;
“Si obedeces al Señor tu Dios, todas estas bendiciones vendrán
sobre ti y te acompañarán siempre”. Es tiempo de bendecir,
escucha el llamado y haz lo que Dios te está diciendo.
Lección 6:
MARÍA, LLAMADOS A SERVIR.

OBJETIVO.
Que los asistentes a la célula, sean desafiados al
servicio disponiendo cuerpo y alma al llamado del Señor.

BASE BÍBLICA.

“Dijo María: Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí


tal como has dicho”. Lucas 1:38.

INTRODUCCIÓN.
Cuando éramos niños queríamos ser millonarios para
ayudar a muchos niños, y queríamos ser Presidente para que
no hubiera hambre y queríamos tener muchas fuerzas para
sostener al mundo en nuestras manos y que no hubiera dolor,
miedo y muerte ¿No es cierto?, bueno eso pensé en mi niñez, y
en mi experiencia como maestro de niños es algo que pasa en
la mayoría. Uno se pregunta ¿Y cuándo desaparecen esas
aspiraciones? Lo cierto es que ya crecidos, nos dimos por bien
formados en las realidades que enfrentamos. Nos
acostumbramos a los dolores, a ver el hambre y permanecer
impasibles ante los demás. Cuando observamos a un adulto
vivir con un corazón así de sencillo, entonces lo rechazamos o
nos burlamos como de alguien que está mal de la cabeza y
tomamos distancia de él. ¿Qué pensarías si de pronto se
aparece un ángel y te dice que quiere que dispongas tu vida
toda porque vas a bendecir al mundo? Eso le pasó a María la
madre de Jesús, y creerle al ángel la hizo disponer su vida no sin
eso evitar todos los rechazos y sinsabores que le suceden a una
persona que corre semejante riesgo. Ser llamado por Dios
significa que le serviremos a pesar de los riesgos en el tiempo y
las formas que Él indique. Enseguida quiero mostrarte los
desafíos combinados con los honores que se enfrentan por
alguien que ha sido llamado por Dios para servirlo en base a la
historia de María.
1.DESAFÍOS.

a)La entrega de la corporalidad.

María era una doncella, muy joven, virgen y además


limpia en sus valores. Vivimos un tiempo de culto al cuerpo, de
modo que lo que importa hoy es desgastarse lo menos posible.
El cuidado del cuerpo hace que lo convirtamos en el centro de
gravedad de todo lo que proyectamos, es decir, trabajamos
para comer, disfrutar unas vacaciones, la salud física y
mantenernos físicamente atractivos. Cuando Dios te llama te
dice: “Ámame con todas tus fuerzas”. El ángel le dijo a María
que su vientre iba a ser ocupado con un bebé engendrado por
el Espíritu Santo. Palabras extrañas pero eso no era lo
desafiante, lo desafiante era que su cuerpo iba a ser de otro.

b)La entrega de la seguridad social.

María como todas las mujeres judías, estaba


guardando su virginidad para no ser rechazada y así poder
casarse. El matrimonio era la única vía de seguridad para una
mujer en el judaísmo. Tenían nombre y posesiones si estaban
casadas. Quedar encinta sin haberse casado era lo mismo
que negarse a toda posibilidad de reconocimiento social, si no
se le apedreaba quedaba como lápida social pero sin
nombre, sin posición y sin herencia. Fue un gran riesgo decirle
que sí a Dios, pero gracias a ese riesgo nosotros podemos ver la
cercanía de Dios ahora. Es cierto que al servir a Dios pones en
riesgo todo lo que has logrado con tu esfuerzo, pero servir a
Dios es la inversión más grande que puedas hacer. Pedro
estuvo muy preocupado por su futuro económico al entregarle
al Señor su vida al servicio de los demás, sin embargo el Señor le
responde diciéndole que Dios no se queda con el sufrimiento
de sus siervos sin darles cien veces más de lo que han
sacrificado por servirlo. María quedó en la memoria de Dios y
en la memoria de todo aquel que ama a Jesucristo.
Es cierto, serás desafiado a valientemente entregarle al Señor
tu seguridad social, pero tienes la bendición de que Él tome tu
vida en sus propias manos.
c)La entrega de los sueños.

María se quedó sin más sueños que ser la sierva del


Señor, así se presentó con Dios, y así proyectó su vida. Cuando
experimentes el llamado de Dios, tus sueños personales
quedarán suspendidos y empezarás a soñar con las cosas de
Dios. El Espíritu Santo hará habitación en tu cuerpo y empezará
a tomar tu mente y corazón hasta hacerlo uno con el Señor.
Jesús oró porque tú y yo nos hiciéramos uno con Dios y eso
implica que los sueños de Dios serán tus propios sueños de tal
modo que no puedas distinguir las fronteras, tus sueños serán
los de Dios.

2.HONORES.

a)La colaboración con Dios en bendecir al mundo.

Dijo María cuando habló por el Espíritu: “Proclama mi


alma la grandeza del Señor, y mi espíritu se alegra en Dios mi
Salvador, porque se fijó en su humilde sierva, y desde ahora
todas las generaciones me llamarán feliz.” Supo María la
trascendencia de su servicio a Dios, todavía le llamamos
bienaventurada y es cierto, las obras de los que sirven a Dios los
acompañan hasta la eternidad. (Apocalipsis 14:13) La palabra
dice: “qué felices los que mueren en el Señor, porque
descansan de sus labores y las obras con ellos siguen”. Nadie
que colabore con Dios en la salvación de otros quedará sin el
reconocimiento de Dios. La gente busca reconocimiento.
Mira, si nadie te reconoce pero al final el Señor te dice: a él sí lo
conozco, no querrás más reconocimiento que ése.

b)Representar proféticamente a Dios.

Es un misterio maravilloso que Dios use los labios de los


pobres y humildes para manifestar su corazón. No habría gloria
para Dios que un investigador, letrado o científico develara los
propósitos de Él. María representa ese deseo de Dios de hablar
a través de quien Él quiera, no importa si es mujer, si es pobre o si
no fue a la escuela. Dios está pensando en ti para que lo
representes, Dios está probando tu corazón para ver si te
alcanza la humildad y disposición para poner allí su Palabra.
María exclamó proféticamente: “De generación en
generación se extiende su misericordia a los que le temen. Hizo
proezas con su brazo; desbarató las intrigas de los soberbios.
De sus tronos derrocó a los poderosos, mientras que ha
exaltado a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes,
y a los ricos los despidió con las manos vacías.” Lucas. 1:50-53.

c)Ser testigo cercano de los milagros de Dios.

María vio el primer y último milagro de Jesús. Estuvo con


Él cuando convirtió el agua en vino en las bodas de Caná de
Galilea, y lo vio morir y resucitado. Este es otro honor que viven
los que sirven al Señor o ven de cerca su milagros, o son
protagonistas de esos milagros. Hay mucha gente que sueña
los milagros pero no le importa estar al servicio de Dios. Aquí
inicia realmente la aventura de una vida de milagros, cuando
una persona por fin le ha dejado a Dios la vida para que la use
como Él quiera. Levántate valiente como María, inicia un
ministerio lleno de milagros, sé protagonista de los hechos de
Dios.

CONCLUSIÓN.

A estas alturas de tu proceso en la célula de estudio, te


sabrás llamado o llamada por Dios. Tu decisión de servirlo
marcará también tu forma de caminar con Dios, puedes ver de
lejos lo que otros están haciendo en el nombre de Jesús, o
puedes representar los hechos de Dios si te animas a servirlo.
Que no te gane el miedo, no sólo podrás escuchar ángeles
como le pasó a María, ni sólo verás los milagros de Dios,
pasarán cosas más grandes aún, sólo repite la respuesta de
María al llamamiento de Dios: "Yo soy la servidora del Señor, o
yo soy el servidor del Señor, hágase en mí tal como has dicho”.
Lección 7:
LOS DISCÍPULOS, LLAMADOS
AL LIDERAZGO APOSTÓLICO.

OBJETIVO.
Que los participantes en el grupo asuman su llamado y
liderazgo para este tiempo.

BASE BÍBLICA.

“Entonces llamando a sus doce discípulos, Jesús les dio


poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos y para
sanar toda enfermedad y toda dolencia.” Mateo 10:1.

INTRODUCCIÓN.
En este estudio anhelamos que comprendas que todos
de alguna manera somos llamados para liderar. Jesús llama,
comisiona y envía a doce discípulos dándoles una misión
especial. Les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para
que los echasen fuera, para sanar toda enfermedad y para la
predicación. Es inevitable mencionar que en el llamado a los
discípulos, las circunstancias no fueron las más favorables. Por
ejemplo para que alguien sea llamado a representar un país,
sea para olimpiadas de deportes, de conocimientos,
destrezas u otros, siempre les precede una preparación y
además un tiempo de victorias ¿Cierto? En la elección que
hizo el Maestro de los discípulos, encontramos a personas
diferentes en carácter, posición económica, preparación
académica, etc. El propósito de Dios es definitivo, lo cumplirá
llamando a quien él quiera.

1.LLAMADOS PARA EL LIDERAZGO


APOSTÓLICO.
Algunos nos distinguimos como líderes desde la infancia,
parece que teníamos imán, si salíamos a jugar, teníamos un
grupo de amiguitos queriendo compartir ese tiempo con
nosotros. Si se trataba de hacer tarea, solíamos dirigir el grupo,
organizar las partes de lo que haríamos, mientras los demás nos
observaban y escuchaban con atención. Es más, era pan
diario escuchar a alguien decir, ¡quiero ser como tú!; se lee
pretencioso, pero si tú viviste una realidad así, sabrás por qué lo
refiero. Cuando se trata de liderazgo, enmarcamos un perfil
como el siguiente: tiene la capacidad de influencia, tiene la
habilidad de alcanzar metas, siempre cuentan con seguidores,
son personas de carácter firme, visión y coraje; a estas personas
se les garantiza que pueden alcanzar grandes cosas en la vida.

2.CLAVES DEL LIDERAZGO APOSTÓLICO.

La experiencia del llamamiento a los discípulos puede


resultarnos ejemplar si queremos entender específicamente el
nuestro. Así como es importante tener una identidad clara, es
necesario saber para qué tarea fuimos llamados. Un ejemplo
sencillo es, cuando decides iniciar un negocio, necesitas
evaluar lo que tienes a tu alcance, tener conocimiento
profundo de aquello en lo cual vas a invertir tus posesiones
económicas en su totalidad o una parte de ellas. ¿Te imaginas
si aceptas invertir tu tiempo en aquello para lo que Dios no te
llamó?

a)Comunicación de la Palabra.

“Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó


la voz y les declaró; varones judíos y todos los que estáis en
Jerusalén, escuchen mis palabras” Hechos 2:14.

En la introducción enlistamos una serie de vivencias


que experimentarían los doce al aceptar el llamado, y como
consecuencia de la autoridad que Dios les delegó. Entre ellas
observamos que les dio autoridad para comunicar su Palabra.
Cuando tienes el llamado a liderar, fluyen las palabras con
denuedo y convencimiento. Algo que debe quedar muy claro
en el llamado a predicar y debe observarse, es que aunque
Dios les dé dones espirituales a los hombres para desarrollar el
ministerio, ello no excluye la importancia del aprendizaje
humano (2ª. Timoteo 2:15). Nadie a quien le es encomendado
algún don o dones de parte de Dios, puede tener su
capacidad demasiado cultivada como para no ser enseñado
por otros.

b)Motivación para perseverar (Habilidad de mover


a otros).

“Y perseveraban en la doctrina…y perseveraban


unánimes cada día. Alababan a Dios y tenían favor con todo el
pueblo” Hechos 2:42-47.

Es muy importante ver que Jesús tenía una palabra


general para la multitud, pero algo específico para sus
discípulos, y la razón es que, debía haber firmeza en lo que se
creía porque les tocaba motivar a los demás en el ideal del
llamamiento. La riqueza del pueblo de Dios se vive en la
unidad. Entonces no bastaba sólo entregar la palabra, había
que motivar para perseverar en ella. Imagínate la noche en la
que Jesús viéndolos desesperados y sin resultados en su trabajo,
tiene que tomar el lugar de motivador para decirles, ¡Vuelvan a
echar la red! ¿Qué?, ¿Otra vez?, deben haber respondido las
mentes de ellos. Entonces la respuesta de Jesús es “háganlo
para que vean lo que voy a hacer”. En el llamado al liderazgo
apostólico tendrás que motivar y soltar palabras de fe.

c) Delegación de tareas (Un nivel mayor).

“Entonces llamando a sus doce les dio autoridad”


Mateo 10:1. Cumplir con una tarea asignada nos da
tranquilidad. Los líderes comparten su responsabilidad y
autoridad; eso les da un sentido de pertenencia y visión a los
demás. Jesús el líder por excelencia siguió este principio. Es
emocionante entender que luego que Dios quitó nuestra
vergüenza (de pecado) rompe con nuestro pasado y levanta
nuestra vida, todavía le añade la delegación de poder. Ésta
tiene sentido en el nombre del Señor, todo lo haremos en su
nombre. “Cuando terminó de hablar, dijo a Simón boga mar
adentro,…respondiendo Simón, toda la noche hemos estado
trabajando, mas en tu palabra echaré la red”.
3.LA INFLUENCIA DEL ESPÍRITU SANTO Y EL
LIDERAZGO APOSTÓLICO.

Habrás visto cuando asistes al templo que sucedan


cosas impactantes, por ejemplo: en la oración por los enfermos
podemos palpar la sanidad. Sin duda la operación de la
Palabra y los milagros fue el gran impacto de la obra apostólica
de personajes como los discípulos. El Señor “dinamiza” el
mensaje de la predicación que fluye a través de nosotros, con
la certeza de que lo declarado, será hecho.

“Y de cierto, sobre mis siervos y mis siervas derramaré de


mi Espíritu y profetizarán y daré prodigios arriba en el cielo y
señales abajo en la tierra” Hechos 2.19. La mayoría de
nosotros esperamos ver estas señales operadas a través de
alguien más; hay que estar atentos porque podemos ser
nosotros los instrumentos que Dios quiere usar.

La influencia del Espíritu Santo no está destinada a


hacer inútiles los conocimientos humanos. Así como estos no
deben ser considerados como substitutos de la necesidad de
la inspiración divina. Entonces la realidad del llamado para
desempeñar algún ministerio, así como el enseñar o predicar,
debe de contener: instrucción, oración, llamamiento y llenura
del Espíritu Santo.

CONCLUSIÓN.

Hoy Dios hace el llamado, comisiona y envía a las


personas que se dejan enseñar y conducir. Si tienes las
capacidades para desarrollar el liderazgo, no omitas el
llamado y no postergues tu acción, porque el tiempo es corto,
y todavía la tarea por cumplir es grande. Vive la emoción de
ser parte de la historia de los que aceptaron el llamado
apostólico.
Lección 8:
JESUCRISTO, LA ÚLTIMA LLAMADA.
OBJETIVO.
Que los asistentes a la célula valoren el tiempo que
tienen para responder al llamado de Dios.

BASE BÍBLICA.
"El tiempo se ha cumplido, el Reino de Dios está cerca.
Cambien sus caminos y crean en la Buena Nueva”... Jesús les
dijo: Síganme y yo los haré pescadores de hombres. Y de
inmediato dejaron sus redes y le siguieron.” Marcos 1:14-18 BL95.

INTRODUCCIÓN.

Estamos cerrando con este estudio una serie de ocho


estudios en los que pensamos sobre el llamado que Dios nos
hace a pertenecerle y a servirle. Las mujeres y los hombres que
comprendieron el llamado, hicieron la diferencia en la época
que vivieron porque sirvieron a Dios conforme a su generación.
Los que saben de este llamado de Dios, tienen diferentes
actitudes, algunos piensan que es algo interesante que
intentarán comprender mejor, otros piensan que habrá
muchas oportunidades y entonces postergan las decisiones,
otros simplemente esperan otros llamados, otras vocaciones
humanas y encajonan el llamado de Dios como algo
puramente de las religiones.

Este estudio habla de esa llamada final de Dios en


Jesucristo y te invita a aprovechar el tiempo que tienes
viviendo su llamamiento.

1. JESUCRISTO, EL TIEMPO CUMPLIDO


¿Qué hizo que los humildes pescadores del mar de Galilea
respondieran con tanta urgencia y prontitud al llamado de
Jesucristo?, ¿Qué hizo que el joven rico se interesara en el
llamado de Jesucristo pero no decidiera seguirlo?
Algunos están tan esperanzados de tiempos nuevos
que no es tan difícil para ellos subirse a cualquier moda, y
viceversa, algunos están acomodados a su tiempo que no les
importa nada diferente.

Dios llamó al hombre para pertenecerle, le llamó de


muchas formas y en diferentes épocas hasta que se encarnó
en Jesucristo. Jesucristo ha venido para hablarnos del
cumplimiento del tiempo de Dios, vivimos el tiempo de Dios, el
tiempo de su reino y el ser humano ya no tendrá otros llamados
ni otras formas espectaculares y diferentes de lo que ya vimos
en Jesucristo. Estamos en la llamada final, por eso le
predicamos a Él y compartimos su camino porque ya no hay
otra forma.

2. JESUCRISTO, EL CAMINO CORRECTO.


a).Cambien sus caminos.

El comienzo de la predicación de Jesús decía:


“arrepentíos”, esta versión que usamos en el texto base dice:
“cambien sus caminos”. Los pescadores inmediatamente
dejaron sus redes y dejaron la seguridad que tenían con su
padre. La vida nos presenta muchos caminos y muchas
dedicaciones, sin embargo, cuando despiertes a tu última
llamada cambiarás tu camino por el camino de Jesucristo.

b).Crean la buena noticia.

No se puede cambiar de camino nada más porque sí.


Ni como ocurrencia ni a ver qué pasa. Para dedicarte a algo
nuevo y además que esa dedicación rinda frutos, necesitas
ponerle tu corazón a eso. Jesucristo les dice en la predicación:
¡Crean la buena noticia! Los pescadores le siguieron, es decir, si
alguien dice que cree en Jesucristo pero no le sigue, es que no
está creyendo realmente en Él.

3.JESUCRISTO, LA DEDICACIÓN PERFECTA.


Pablo el apóstol nos da un pequeño resumen en Romanos 12,
de cómo estar dedicados en este llamamiento de Jesucristo,
sin perderse en propuestas extrañas.
a).Presenten su vida como una ofrenda a Dios, v1.

Para no pensar que este se trata de una actitud


únicamente interna, sin expresión exterior, el apóstol Pablo nos
exhorta a presentar “nuestros cuerpos” ya que como seres
humanos es a través del cuerpo que nos expresamos,
producimos y nos desgastamos. 2Corintios 5:10.

b).Eviten los otros caminos, v2.

Sólo con una nueva mentalidad, podremos descubrir y


cumplir el llamado, para esto será necesario distanciarnos de
la influencia mediocre y relativista de este mundo y de muchas
otras influencias de pensamientos que invitan a la indiferencia
y a no producir fruto. El mundo necesita que los creyentes
vivamos el llamado que hemos recibido a ser luz y sal en medio
de esta sociedad. Sólo con una mentalidad constante y
renovada, podremos discernir lo que Dios quiere de nosotros en
cada circunstancia.

c).Sean humildes, v3.

El “perder el suelo”, o elevarse como se le llama al


egoísmo, ha sido siempre un obstáculo para el ejercicio de los
dones, pues si algo debemos de tener claro es que fuimos
llamados por su gracia, no por los méritos. La invitación es a no
tener un concepto sobrevalorado de sí mismo, sino tener un
concepto que sirva para pensar y actuar con sensatez y
cordura, pero sobre todo con humildad. Pues al darnos cuenta
que fuimos llamados para servir en un determinado ministerio,
es sólo por la gracia de Dios y teniendo como ejemplo a
Jesucristo. Filipenses 2:1-8.

d).Colaboren con otros miembros, vs 4, 5 y 6.

Sea cual sea el ministerio que ejercemos, necesitamos


ser consientes en todo tiempo que formamos parte del cuerpo
de Cristo. Las implicaciones de esto son: el desarrollo será en
comunidad, que habrá unidad de propósito, la cooperación
con otros miembros será indispensable, pues en cuanto nos
integremos, observaremos el valor de la aportación y el
y el servicio, a la vez que descubriremos la necesidad del
ministerio de otros hombres y mujeres con talentos y dones
diferentes a los nuestros.

e).Sirvan en lo que Él quiso darles, vs 6, 7 y 8.

Servir en el camino de Jesús parte de la bendición de


que has recibido los dones del Espíritu Santo. Son dones que Él
decidió para ti, por eso debemos estar realizados y felices de
servir en lo que Él preparó para nosotros. Te recomendamos
buscar y aprovechar los espacios creados en tu congregación
o célula, para ejercer aquellas actividades que edifican vidas y
hacer esto con tu esfuerzo, talento y sobre todo con los dones
que Dios te ha dado.

CONCLUSIÓN.

Estás viviendo el tiempo de Dios para ti. La última


llamada a vivir el reino de Dios ya fue hecha y ahora tienes la
oportunidad de escucharla, creerla, seguirla y dedicarte a ella.
Eres elegido de Dios, ahora sentirás su llamado personal,
habitará en tu vida y proyectará sus sueños en tu corazón;
cuando despiertes a su llamado, ya jamás querrás apartarte
de Él.