Sei sulla pagina 1di 10

FAMILIA FEUDAL

La principal característica de la sociedad feudal era la fragmentación del poder


político del rey entre los señores o nobles. Las Familias se agrupaban en pequeñas
comunidades llamadas aldeas. Cada familia tenía una huerta de uso personal y una
parcela de tierra llamada manso, en los campos abiertos (sin cercar) o de cultivo
Derechos domésticos o sobre las personas: los campesinos trabajaban para el
señor en época de cosecha y de siembra. Los campesinos debían tomar permiso
del señor para tomar una mujer como esposa.
El señor siempre obtenía una parte de los bienes del campesino cuando el
campesino moría. - Derecho territorial o sobre las tierras : los campesinos estaban
obligados a entregarles una parte de lo producido a los señores. -Derecho de Ban :
cobraban impuestos a los campesinos por la utilización de espacios públicos. Lo
señores se apropiaban de todas las multas pagadas por los campesinos. Las
relaciones feudovasalláticas se establecían cuando un vasallo le brindaba lealtad
personal a un señor y a cambio recibía un feudo (la oportunidad de ejercer derechos
señoriales sobre un grupo de personas)
FAMILIA MODERNA
La familia moderna se diferencia de la tradicional en cuanto a varios detalles. El rol
de la mujer ha ido tomando un papel importante en la sociedad durante los ultimos
años y se ha ido considerando cada vez más en varios aspectos, como la
incorporación masiva de la mujer en el ámbito laboral y el papel de la mujer en la
familia.
La familia moderna: familia reconstruida
Una familia moderna puede estar formada por una pareja y sus hijos, es decir como
una familia tradicional. Pero también puede estar formada por padres solteros, ya
que hoy en día el número de divorcios y separaciones ha aumentado en diferencia
a los años anteriores. Los padres solteros también sienten la necesidad de volver a
encontrar el amor, por eso existen estos diferentes tipos de familia en la sociedad
actual.
Muchas de las parejas deciden separarse o divorciarse hoy en día porque la relación
no funciona. La mejor opción que se puede tomar en este tipo de situaciones es que
cada uno haga su vida por su lado y quizás buscar un nuevo amor cuando se
sientan preparados.
FAMILIA POLEANDRICA
Poliandria es un término cuya etimología refiere a “muchos varones”. El concepto,
frecuente en el ámbito de la antropología, se utiliza para nombrar a la condición de
aquella mujer que mantiene matrimonios simultáneos con varios hombres.
La poliandria, por lo tanto, implica que una mujer está casada con dos, tres o más
hombres a la vez. Cuando es el hombre quien está casado con dos o más mujeres,
dicha situación se conoce como poliginia.
Aunque la poliandria no es muy habitual, los antropólogos han registrado casos en
diversos pueblos a lo largo de la historia. Algunas etnias de China y el Tíbet permiten
la poliandria, que también aparece entre los esquimales.
FAMILIA POLIGAMA
La poligamia es un tipo de matrimonio en que se permite a una persona estar casada
con varios individuos al mismo tiempo. Proviene del griego πολύς (polís) y γάμος
(gámos) "muchos matrimonios". Comprende tanto la poliginia como la poliandria. A
pesar de que el derecho occidental no reconoce la poligamia sino como un conjunto
de matrimonios monógamos que poseen un cónyuge en común, la existencia de los
matrimonios polígamos es aceptada de modo común en otras ciencias sociales,
especialmente aquellas que como la antropología del parentesco han documentado
casos muy extremos de la práctica poligámica. Desde la mirada antropológica, no
todas las familias poligámicas incorporan matrimonios polígamos, por lo que, en
estricto sentido, el número de sociedades auténticamente poligámicas es bastante
reducido.2 Entre algunos ejemplos de sociedades poligámicas se encuentran las
naciones islámicas, donde el derecho establece que el matrimonio polígamo solo
puede existir a condición de la aceptación de las co-esposas de un varón.
FAMILIA MONOGAMA PATRIARCAL
Patriarcado es una forma de organización social en que la autoridad es ejercida por
un varón jefe de cada familia, denominado «patriarca».1 La autoridad del patriarca
se puede extender a los parientes lejanos del mismo linaje. El concepto puede
extenderse a todas las organizaciones sociales en las que existe un desequilibrio
de poder entre varones y mujeres, en favor de los primeros.
En los estudios feministas y varios estudios sociológicos, históricos, políticos y
psicológicos, el término patriarcado es utilizado para describir una situación de
distribución desigual del poder entre hombres y mujeres en la que los varones tienen
preeminencia en uno o varios aspectos, tales como la prohibición del derecho al
sufragio, la regulación de los delitos contra la libertad sexual, la violencia de género,
los regímenes de custodia legal de los hijos, la doble moral según el género, el
sexismo en el lenguaje, mecanismos de invisibilización, la determinación de las
líneas de descendencia (filiación exclusivamente por descendencia patrilineal y
portación del apellido paterno), los derechos de primogenitura, la autonomía
personal en las relaciones sociales, la participación en el espacio público ―político
o religioso― o la atribución de estatus a las distintas ocupaciones de hombres y
mujeres determinadas por la división sexual del trabajo.
FAMILIA CRISTIANA
Por su parte la familia cristiana está insertada de tal forma en el misterio de la Iglesia
que participa, a su manera, en la misión de salvación que es propia de la Iglesia:
acoge y anuncia la Palabra de Dios. Se hace así, cada día más, una comunidad
creyente y evangelizadora.
También a los esposos y padres cristianos se exige la obediencia a la fe (cf. Rm 16,
26), ya que son llamados a acoger la Palabra del Señor que les revela la estupenda
novedad -la Buena Nueva- de su vida conyugal y familiar, que Cristo ha hecho santa
y santificadora. En efecto, solamente mediante la fe ellos pueden descubrir y
admirar con gozosa gratitud a qué dignidad ha elevado Dios el matrimonio y la
familia, constituyéndolos en signo y lugar de la alianza de amor entre Dios y los
hombres, entre Jesucristo y la Iglesia esposa suya.
La misma preparación al matrimonio cristiano se califica ya como un itinerario de fe.
Es, en efecto, una ocasión privilegiada para que los novios vuelvan a descubrir y
profundicen la fe recibida en el Bautismo y alimentada con la educación cristiana.
De esta manera reconocen y acogen libremente la vocación a vivir el seguimiento
de Cristo y el servicio al Reino de Dios en el estado matrimonial.
FAMILIA NUCLEAR
La familia nuclear es la familia conviviente formada por los miembros de un único
núcleo familiar, el grupo formado por los padres y sus hijos. Las definiciones más
amplias consideran en un núcleo familiar tanto a los grupos formados por dos
adultos emparejados, con o sin hijos, como a los formados por un adulto con uno o
varios hijos.1 Algunas definiciones más restrictivas la reducen a los casos en los
que están presentes los dos progenitores.
Una persona no puede pertenecer a dos núcleos familiares a la vez. Si los hijos
forman parte de otro núcleo (si están casados o si tienen hijos) no forman parte del
núcleo inicial, con independencia de que convivan o no.
De acuerdo con el Diccionario Cambrigde, el término data de 1947, y por lo tanto es
relativamente nuevo, aunque las estructuras sociales que designa no lo sean.23 El
cambio de las estructuras familiares extensas a las nucleares en muchas
sociedades no occidentales obedece en muchas ocasiones a la difusión de los
valores y civilización occidentales.
FAMILIA CONSANGUINEA
La familia consanguínea es un tipo de organización familiar que se considera como
una de las primeras etapas en lo que ha sido la historia de la familia. Las principales
características de este tipo de familia se relacionan con los lazos de sangre que
unen a sus integrantes.
La familia consanguínea es la que se basa en una relación biológica. Es un tipo de
familia formada por parientes de sangre que son la base principal del parentesco.
A continuación te detallo una serie de características importantes de la familia
consanguínea, considerada como la primera fase de la familia en su historia:
FAMILIA MATRIMONIO CIVIL
El matrimonio de culturas, que establece un vínculo conyugal entre personas
naturales, reconocido y consolidado por medio de prácticas comunitarias y normas
legales, consuetudinarias, religiosas o morales. La unión matrimonial establece
entre los cónyuges —y en muchos casos también entre las familias de origen de
estos— derechos y obligaciones que varían considerablemente según las normas
que lo regulan en cada sociedad. El matrimonio es una realidad que tiene su propio
modo de ser, que puede y debe ser regulado por el ordenamiento jurídico, pero no
es creada ni definida por las leyes.
Las normas matrimoniales están vinculadas con aquellas que regulan las relaciones
sexuales (incesto, adulterio, exclusividad sexual, monogamia, poligamia), la
reproducción y la filiación de los hijos, según las reglas del sistema de parentesco
vigente. El matrimonio suele estar estrechamente relacionado con la familia y en
algunos casos constituye el núcleo de la misma. Las reglas sobre finalización del
matrimonio incluyen aquellas referidas al divorcio.
FAMILIA RELIGIOSA
En la familia la religión consiste en criar a los hijos en la disciplina y admonición del
Señor. Cada miembro de la familia debe ser sustentado por las lecciones de Cristo,
y el interés de cada alma debe protegerse estrictamente, para que Satanás no
engañe a nadie ni lo aparte de Cristo. Tal es el ideal que cada familia debe procurar
alcanzar, resuelta a no fracasar ni a quedar desalentada. Cuando los padres son
diligentes y vigilantes en su instrucción, cuando enseñan a sus hijos a procurar
sinceramente la gloria de Dios, cooperan con él y él coopera con ellos en la
salvación de las almas de aquellos hijos por quienes Cristo murió. La instrucción
religiosa significa mucho más que la instrucción común. Significa que debemos orar
con nuestros hijos, enseñarles cómo deben acercarse a Jesús y hablarle de todo lo
que necesitan. Significa que en nuestra vida debemos demostrar que Jesús lo es
todo para nosotros y que su amor nos hace pacientes, bondadosos y tolerantes,
aunque firmes en lo que se refiere a mandar a nuestros hijos después de nosotros,
como lo hizo Abrahán.
Según os conduzcáis en vuestro hogar, queda anotado vuestro nombre en los libros
del cielo. El que quiera llegar a ser santo en el cielo debe ser primero santo en su
propia familia. Si los padres son verdaderos cristianos en la familia, serán miembros
útiles en la iglesia y podrán dirigir los asuntos de ésta y de la sociedad como
manejan lo que concierne a su familia. Padres, no permitáis que vuestra religión
consista simplemente en profesarla, más dejadla ser una realidad.