Sei sulla pagina 1di 2

Venga y quede limpio

Serie acerca de invitaciones de la Biblia

I. Introducción
A. ¡Qué extraño que Dios invite a que las personas vayan a Él!
1. Podríamos pensar que deberíamos ser nosotros los que llamemos
a su puerta.
2. Dios nos busca antes de que nosotros le busquemos a Él (Lucas
19:10 “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que
se había perdido.”)
B. Isaías invita a las personas a que acudan y sean limpios.
1. Es una invitación maravillosa.
2. Una invitación que todavía está siendo extendida.
C. ¿De qué trata esta invitación?
II. Cuerpo
A. Una invitación a razonar en un tiempo en el que no razonaban.
1. “Venid ahora, y razonemos” (Isaías 1:18, Biblia de las Américas,
LBLA)
2. La nación de Isaías estaba metida en serios problemas.
3. El pueblo se había revelado en contra del Señor (v. 2-4)
a. Preferían no pensar en Dios (v.3)
b. El pecado reinaba desenfrenado, la corrupción prevalecía.
(v.4)
4. Estos obstinados no respondían a la disciplina (v.5)
5. Estaban enfermos de pecado (v.6)
6. La maldad y la violencia caracterizaban aquel tiempo.
7. La rebelión no tenía sentido a la luz de las bendiciones divinas.
8. No obstante, Dios los invita a ir a Él y razonar juntos.
9. ¡Qué amor tan grande!
B. Una invitación de Dios en un tiempo de impiedad
1. La fuente: “Dice Jehová”
2. Dios llamaba a los que se habían olvidado de Él (v.4)
a. Un pueblo que había rechazado su camino y su Palabra.
b. Un pueblo que había entristecido y provocado al Santo
Espíritu.
c. Este pueblo le recordaba a Isaías las ciudades de Sodoma
y Gomorra (v. 9, 10).
d. Unos pocos justos evitaban que fueran destruidos.
e. Isaías los llama “pueblo de Gomorra”.
f. Incluso sus fiestas eran una abominación para el Señor.
g. Sin embargo, Dios sigue invitándoles a ir a Él y ser
limpios.
C. Una invitación a la pureza en un tiempo de pecado
1. Esta es una invitación para ser perdonado.
a. De rojos como la escarlata a blancos como la nieve.
b. De rojos como el carmesí a blancos como la lana.
2. Este era el deseo del corazón de David después de su pecado
(Salmos 51:7).
a. “Purifícame con hisopo, y seré limpio”.
b. “Lávame, y seré más blanco que la nieve”.
3. Dios recibe a los pecadores tal cual son y los limpia.
III. Conclusión
A. Dios todavía está llamando a los pecadores que no quieren razonar.
B. Perdonará y limpiará a todos los que acuden a Él.
C. Su sangre todavía limpia por completo de todo pecado (1 Juan 1:9 “Si
confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros
pecados, y limpiarnos de toda maldad.” Y Apocalipsis 1:5 “…y de
Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de
los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados
con su sangre, …”
D. ¿No cree que es razonable responder a su llamamiento?