Sei sulla pagina 1di 5

LENGUA Y LITERATURA – SÈPTIMO BÀSIC A-B-C

PROFESORA: EVELYN ÁVALOS ADASME


PROFESORA EN PRÁCTICA: ESTEFANI PEREIRA

EL PALOMO, EL GAVILÁN Y EL ROBO DEL FUEGO (Australia)

En el principio el mundo era frío.Amargamente fríos eran esos primeros días, y la gente no tenía
fuego.Ellos no tenían fuego para agacharse junto a él en el frío clima, ni para dar luz a la larga
oscuridad de las noches, ni para cocinar la carne, ni las raíces ni frutos que habían reunido.

El único que tenía fuego era Meeka, la luna, y él la mantenía en su cola. Él no estaba dispuesto a
compartir su fuego; miraba hacia abajo a la gente y no sentía piedad. El atravesó los cielos con su cola
ardiendo como un cometa y mantuvo el fuego para sí mismo. Una vez Wata, el palomo, estaba
hablando con su sobrino Kwetalbur el gavilán: “Estos son tiempos duros para el mundo, tiempos
duros y amargos. Tú y yo haremos un viaje juntos. Cuando el día venga y Meeka este descansando,
tomaremos su fuego y lo compartiremos con la gente”. Kwetalbur asintió con la cabeza. “Sólo llama,
tío, y yo iré contigo”.Entonces el siguiente día, cuando el sol se había levantado y la luna estaba
descansando, Wata llamó a Kwetalbur: “Croo – Croo Cru”.Juntos volaron arriba hacia el cielo hasta
que llegaron al lugar donde Meeka había construido su refugio. Él estaba durmiendo, enrollado
alrededor del quemante fuego en su cola. Sus lanzas y su arpón, sus cuchillos y sus boomerangs
yacían a su lado, cerca de su mano.Él succionaba el aire mientras respiraba: “Hsssssss, Hsssssss”.
Wata, el palomo, se acercó sigilosamente cada vez más. Pasó sobre los boomerangs las lanzas y los
cuchillos. Agarró el fuego de la cola de Meeka y con un ruido de alas voló alejándose.Algo había
interrumpido el sueño de Meeka. Él despertó, se restregó los ojos.¡Su fuego no estaba! Él miró en una
dirección y en otra.¡Ahí estaban los ladrones! ¡Por allá!Él agarró sus armas y corrió tras ellos,
aventando lanza tras lanza. Pero Wata y Kwetalbur eran muy rápidos. Ellos estaban volando hacia
abajo, al mundo.Se tiraban el fuego de pico a pico, tirando y atrapando el fuego robado, mientras las
lanzas de la luna los pasaban silbando. Cuando llegaron a la cima de los árboles, pusieron el fuego en
ellos para que resplandecieran como antorchas. Y cuando la gente vio los árboles quemándose,
vinieron corriendo y danzando y gritando: “¡Miren! ¡Wata y Kwetalbur nos han traído fuego! ¡Nunca
más sentiremos el amargo frío otra vez!” Palomo y gavilán volaron de árbol en árbol, poniendo fuego
en cada uno de ellos. Pusieron bastante fuego en los robles, en las acacias y en los blackboytrees.

Pero Meeka, la luna, todavía estaba siguiéndolos. “¡Devuélvanme mi fuego!, gritaba. “¡Tengo frío,
frío!”Cuando vio que no podía atraparlos o matarlos y cuando vio que todo el mundo estaba
destellante de rojo y amarillo con el fuego robado, renunció a la persecución. Ascendió nuevamente
al cielo, llamó a las nubes y les ordenó que llovieran. Les ordenó que llovieran y llovieran hasta que el
mundo quedara cubierto con agua y todo fuego hubiese sido ahogado. Y entonces vino una gran
inundación. Pero Wata el palomo y Kwetalbur el gavilán habían sido inteligentes; ellos habían puesto
el fuego dentro de los árboles. Habían puesto el fuego robado dentro de la madera de los árboles. Así
que cuando las aguas de la gran inundación se secaron y drenaron, ellos le mostraron a la gente como
sacar el fuego de la madera. Les mostraron a las personas como hacer palos de fuego con los robles,
las acacias y los blackboy tres. Les enseñaron como frotar los palos unos contra otros hasta que el
fuego apareciera. Y desde ese día hasta ahora, ha habido fuego dentro de la madera.

Desde ese día hasta ahora, la gente ha tenido fuego para agacharse junto a él en el frío clima, para dar
luz a la larga oscuridad de las noches, y para cocinar la carne que han cazado, y las raíces y frutos que
han reunido. Y desde ese día hasta ahora, cuando las mujeres prenden sus fuegos y observan el humo
gris azulado elevarse al cielo, cantan: “Mira el humo del fuego, el fuego que Wata y Kwetalbur nos
trajeron ¡mira el humo del fuego!”

En cuanto a Meeka, la luna, ha brillado pálida y fría en la luna desde ese tiempo, y su ardiente cola ha
desaparecido.
LENGUA Y LITERATURA – SÈPTIMO BÀSIC A-B-C
PROFESORA: EVELYN ÁVALOS ADASME
PROFESORA EN PRÁCTICA: ESTEFANI PEREIRA

LA GOLDEN – EYE EMPOLLA AL MUNDO. (Finlandia)

En el principio había agua.En el principio no había nada más que agua gris, y volando sobre
el agua se encontraba una GOLDEN – EYE.
Ella estaba buscando algún lugar para construir su nido. Voló al este y al oeste; no había
ningún lugar.
Voló al norte y al sur; no había pizca o pedacito de tierra. Sólo había allí viento y olas.
La madre del agua se compadeció del ave. La madre del agua elevó su rodilla sobre la
superficie del agua.
Como un banco de arena, la rodilla de la madre del agua se levantó sobre las olas.
La GOLDEN – EYE aterrizó en la rodilla. Parecía un buen lugar; hizo su nido ahí.
Ella puso siete huevos: seis eran dorados, el último era del color del hierro. El ave se asentó
en su nido. Ella empolló por un día; los huevos de oro y el de hierro estaban tibios.
Ella empolló por un segundo día; los huevos de oro y el de hierro estaban calientes.
Ella empolló por un tercer día; los huevos de oro y el de hierro estaban quemando la pierna
de la madre del agua. Estaban abrasando su piel. Ella sintió como si sus tendones se
estuvieran derritiendo en un terrible fuego. La madre del agua no podía soportarlo más
tiempo.
Ella movió nerviosamente su rodilla.
La GOLDEN – EYE voló en el aire y sus huevos se estrellaron en el mar. Con un silbido de
alivio la madre del agua bajó su pierna hacia las olas grises.
La GOLDEN – EYE volaba en círculos en el aire, llamando y llorando a sus huevos rotos.
Pero una cosa hermosa estaba sucediendo.
Algo extraño y hermoso estaba tomando lugar.
Los huevos rotos se estaban convirtiendo en un mundo.
La parte de debajo de un huevo se convirtió en el suelo del mundo, la parte de arriba de otro
huevo se convirtió en el cielo. La yema dorada de un huevo se convirtió en el brillante sol, la
clara de otro se convirtió en la pálida luna. Las pintas de una cáscara de huevo se
convirtieron en las estrellas del cielo. Los oscuros pedazos de la cáscara del huevo de hierro
se convirtieron en nubes oscuras.
La GOLDEN – EYE estaba volando en círculos dentro del mundo que ella misma había
hecho.
Y la madre del mar se alzó y vio este nuevo mundo. Ella batió su mano a través de las olas y
ordenó los cabos de tierra, ella suavizó las costas con la parte inferior de su brazo, ella alzó
las tierras y los continentes, ella hundió su talón en las profundidades.
La GOLDEN – EYE voló en círculos sobre ella y el viento silbó en sus alas.
Así es como nuestro mundo empezó.
LENGUA Y LITERATURA – SÈPTIMO BÀSIC A-B-C
PROFESORA: EVELYN ÁVALOS ADASME
PROFESORA EN PRÁCTICA: ESTEFANI PEREIRA

LOS ALUXE (MÉXICO)

Este es un mito maya antiguo, extendido en la península de Yucatan y en Guatemala, donde


mencionan la existencia de una entidad que nosotros conoceríamos como un duende o
espíritu perteneciente a la naturaleza, al bosque, a las montañas, campos o lugares donde
haya poca o ninguna presencia del hombre.
Normalmente son invisibles a nuestros ojos sin embargo en su poder está el adquirir forma
física presentándose como unos diminutos seres humanoides que te pueden llegar a las
rodillas en su forma más alta, vestidos tradicionalmente a la usanza maya.
Existen varios relatos mostrando sus diversas naturalezas e interacciones con los hombres,
algunos refieren que por las noches cuando todos duermen, ellos salen de sus guaridas y
recorren los campos, se ven como niños pequeños, que van por todos lados, se tiran piedras, juegan
entre ellos, hacen travesuras, se roban el fuego y molestan a quienes se crucen con ellos.

Rehúyen a la presencia del hombre, por eso cuando un humano despierto se cruza en su camino ellos
se alejan, a veces tranquilamente a veces en tropel. Sin embargo cuando se encuentran con el fuego
vivo ellos lo rodean y bailan a su alrededor cuando no los ven, más si alguien hace ruido al sentir su
extraña presencia, ellos huyen y se esconden a menos que quieran alborotar al que se acerca sin
invitación.

Los antiguos mayas decían que no son seres malos si se les trata bien, corresponden a la bondad y al
respeto de buena manera, con su poder alejan los malos vientos y las plagas; pero si alguien les trata
mal ellos tratan muy mal, roban las cosechas y hasta las semillas e incluso bailan y pisotean las matas
y brotes que recién están germinando o ya creciendo.

Les gusta recibir regalos y ofrendas como comidas y cigarros, hay algunos que no son tan buenos y
suelen vagar por los bosques, cuando se encuentran con alguien se presentan y piden una ofrenda, al
no ser correspondidos, suelen perseguir trayendo el mal a los que los ofendieron causando estragos o
trayendo enfermedades e incluso presentarse de forma agresiva si las ofensas a ellos llegan a ser más
graves, sacuden tu hamaca en la hora del sueño, lanzan piedras a sus mascotas, provocan fiebres o
vómitos solo con pasarles la mano por el rostro.

Los antiguos mayas creían que los Alux eran convocados cuando alguien levantaba un altar para ellos
conocida como kahtalalux o "la casa del alux", a partir de ahí durante siete años los aluxes ayudaban a
hacer germinar el maíz, traían buenas lluvias y cuidaban el campo por las noches.

Si los aluxes que están cuidando un campo, descubren que alguien intenta robar frutos u otro afín,
propinaran una paliza a los ladrones y finalmente volverán a unir los frutos que hayan sido arrancados
al mismo brote que fue cortado. Son buenos cuidadores ya que se dice que ellos no suelen dormir, y
cuando lo hacen duermen con los ojos abiertos que siempre vigilan mientras su mente descansa.

Los mayas actuales aún siguen creyendo en los aluxesasi como sus antiguos antepasados, tienen
formas de lidiar con ellos y después de conjurarlos para que los ayude pasados los siete años, el
granjero maya suele cerrar su granja como puertas y ventanas para que al terminar el día selle al alux
dentro, pues si no lo hace se podría perder el control del alux y este podría incluso comportarse de
forma agresiva con sus antiguos benefactores.
LENGUA Y LITERATURA – SÈPTIMO BÀSIC A-B-C
PROFESORA: EVELYN ÁVALOS ADASME
PROFESORA EN PRÁCTICA: ESTEFANI PEREIRA

RAGNARÖK EL APOCALIPSIS NÓRDICO

Y llegara el día en que el Ragnarök o destino de los dioses nos alcanzara, una cruel batalla
que enfrentara a todos los dioses, un apocalipsis que se hará realidad y que tendrá como fin la
destrucción del mundo actual; bueno esto según la mitología nórdica, pero veamos más de este tema.

Según este mito de un enfrentamiento final, cuando llegue el Ragnarök todos los seres entraran en
guerra, los dioses irán vestidos con sus trajes bélicos y levantaran sus armas para luchar unos contra
otros, en esencia hay dos grupos que se enfrentan, los Aesir guiados por Odín y los Jotuns guiados por
Loki.

Todas las criaturas mitológicas serán llamadas y tomaran un bando, al mismo tiempo que se
enfrentaran con furia contra su enemigo, al igual que las tres criaturas más malvadas que la mitología
nórdica ha visto, todos hijos de Loki y Angrboda. Jörmundgander el implacable monstruo marino,
Fenrir el temible lobo de enormes fauces y Hel la diosa de los infiernos.

Lo interesante del Ragnarök es que ya está escrito, es decir todos saben el papel que les toca y nadie
puede evitar el desenlace ni los propios dioses que saben que se volverán mortales cuando la gran
batalla empiece, saben que la profecía ya está dicha, saben que la destrucción del árbol de Yggdrasil
ocurrirá. Todos saben con quien se enfrentaran y donde morirán saben todo lo que viene y sin
embargo deben enfrentarse sin miedo, pues solo les toca cumplir su rol y que el destino les vaya
mostrando poco a poco lo que ya saben, es decir su destino final.

Pero no todos perecerán, la profecía también habla de unos cuantos dioses que logran sobrevivir esta
cruel batalla épica al igual que un hombre y una mujer. Cuando todo este consumado esta pareja se
encargara de repoblar el mundo que a pequeños pasos vera finalmente la luz después de estos fatales
acontecimientos. Cuando todo este destruido, del mar emergerá una pequeña isla la que será
adaptada en su totalidad para el cultivo.

El sol volverá a salir y esto ocurrirá después de que en la batalla Sköll se lo traga en su totalidad por
que antes de morir el sol engendrara una hija totalmente similar a él. Ella alumbrara los primeros
pasos del nuevo mundo.

El nombre de la pareja que sobreviven son Lif y Lifthrasir quienes después de la tragedia, vivirán
refugiados en el rocío de la mañana mientras se encargan de repoblar el mundo. Ellos veneraran a los
nuevos dioses los cuales serán liderados por Baldr que surgirá del infierno y sucederá a su padre Odín.

Por lo que se ve, el final se ve prometedor después del apocalipsis nórdico, con la terrible desolación
que trae y que acechara en el momento que la profecía sea revelada.
LENGUA Y LITERATURA – SÈPTIMO BÀSIC A-B-C
PROFESORA: EVELYN ÁVALOS ADASME
PROFESORA EN PRÁCTICA: ESTEFANI PEREIRA

EL MITO DE PIGMALIÓN Y LA ESTATUA.

Ahora repasemos la antigua mitología griega donde Ovidio nos cuenta, en su Metamorfosis, el mito
de Pigmalión, rey de Chipre, quien busco durante mucho tiempo una mujer con la cual casarse, pero
su búsqueda no obtuvo resultados ya que estaba condicionada pues es así que osó enfrentarse al
amor al asegurar que no iba a enamorarse de nadie que no fuera perfecto.

Pigmalión era escultor y su historia comienza cuando empezó a modelar una estatua con forma de
mujer. Pero, he aquí el caso que, cuanto más modelaba aquella divina estatua, a medida que iba
surgiendo de sus dedos y se iba impregnando de voluptuosidad la ondulación del mármol, Pigmalión
sentía que en su fuero interno algo se encendía. No podía ser, ¿cómo poder enamorarse de una
estatua, de una creación propia?

Pero así fue y al término de su obra, Pigmalión estalló de amor por aquella estatua. Sin ningún rubor,
comenzó a cubrirla de besos y abrazos. La miraba y remiraba, la acosaba entre sus dedos, fijando su
pudor en algún punto lejano de la estancia. La vestía y la desvestía, la imaginaba tierna, delicada,
suave... Pero el mármol frío sólo le hacía aumentar más y más el deseo, junto a la desesperación. Se
había enamorado perdidamente de aquella estatua. Pero su amor jamás podría traspasar aquel
cuerpo inerte y frío.

Quiso la suerte que la diosa Afrodita llegara hasta la ciudad de Amatonte, allí donde vivía Pigmalión
en una celebración en su nombre. Llegó justo en el momento en el que éste rogaba encarecidamente
a los dioses: "Si es verdad que tenéis tanto poder, os ruego que deis vida a esta estatua para poder
casarme con ella".

Pigmalión suplicó a la diosa que le concediera vida a su amada de marfil, pero ésta le respondió con
una señal que el rey no compendió regresando a su casa muy decepcionado. Después de contemplar
a su creación durante largas horas, se acercó a ella y la besó.

En un sencillo beso descubrió que la piedra parecía irradiar algo de calor, Pigmalión se dio cuenta de
que ya no eran fríos sus labios de marfil. La abrazó y comenzó a sentir que el frío del mármol
desaparecía poco a poco. Se apartó para mirarla a los ojos, no fuera que aquella sensación sólo fuera
producto de su propio calor. Comprendió entonces que la dureza de piedra comenzó a volverse
suave. Tras dar las gracias encarecidamente a los dioses, volvió a besarla y la estatua cobró vida,
enamorándose perdidamente de su creador. Pigmalión se dejó llevar por el deseo y poseyó a la
estatua, convertida ahora en una delicada mujer con la que el rey finalmente se desposó, Afrodita
quiso complacer así al apenado rey.

De aquella unión entre el artista y su creación, de nombre Galatea, nació, al noveno mes, Pafos, la
delicada criatura que daría nombre a una de las islas griegas más hermosas.