Sei sulla pagina 1di 5

ISFDyT 9-003 Normal Superior

Mercedes Tomasa de San Martin de Balcarce

Susana Leliwa

Carrera: Profesorado de Tecnología


Año: 1°
Fecha: 23-05-18
Ciclo lectivo: 2018
Unidad Curricular: Educación tecnológica
Profesora: RIVAMAR Alfredo
Estudiantes: JUAREZ Diego; VALLEJO Yésica
La formación docente
Susana Leliwa afirma que la formación docente no es un “terreno neutral”, sino que se
cruzan distintas definiciones y decisiones de distinto orden: político, epistemológico,
sociológico, antropológico, pedagógico, entre otros. Además, no se termina de valorar la
docencia como una profesión y la sociedad le exige que sea una mezcla de mago,
sacerdote, sabio, científico, tecnólogo, psicólogo, funcionario y trabajador. Se le pide que
tenga vocación, compromiso emocional y afectivo, y que domine todo tipos de
conocimientos que son cada vez más complejos. Y que mientras no se valore la docencia
como profesión se encontrara fuertemente afectada su formación.

La escuela necesita pensar acerca de nuevos escenarios, con la impronta de la


tecnología tanto en el aula como en la vida cotidiana, con estudiantes hiperestimulados
por luces de pantallas, con conductas ilimitadas promovidas por mensajes en los mismos,
etc.

La obligatoriedad de la educación provoca otras incertidumbres, como el ingreso de


diferentes sujetos, de diferentes sectores socio-económicos, los cuales no son tan
previsibles como años anteriores lo que provoca que se repiensen modelos educativos.

Hay que pensar la formación del docente en servicio, ya que es notable la distancia entre
lo que socialmente se espera de la escuela y la experiencia que cotidianamente viven los
docentes en ella. Los docentes no solo van a la escuela a enseñar, sino que también
tienen que generar los medios para poder hacerlo, y adaptarse a la actualidad con la
inclusión de las TIC.

El escenario es el espacio (material, virtual y simbólico) destinado a la representación de


las artes y la enseñanza; Por eso es el aula y su dinámica un escenario privilegiado para
estudiar la transmisión de la cultura, del enseñar y aprender. También hay que considerar
otros escenarios involucrados (las familias, el grupo de padres, los amigos, el chat, el
Facebook, Instagram, entre otros).

El escenario que nos proporcionan las aulas, las instituciones educativas y las
comunidades donde se desarrollan, dan cuenta de la complejidad de las prácticas
docentes. Prácticas que se caracterizan por la incertidumbre, la impredecibilidad, la
inmediatez, de la mutabilidad propia de la formación docente.
Competencias docentes
Las competencias son recursos que involucran a conocimientos, habilidades, actitudes
que se ponen en juego en determinadas situaciones, que se apoyan en esquemas de
pensamiento y se van conformando en la cotidianidad de la práctica educativa. Se
conforma con los saberes, las creencias, y los conocimientos y la reflexión permanente
sobre ello para “leer los cambios” que se producen en el ámbito educativo.

Propone ciertas competencias para desarrollar en la formación docente en tecnología:

 Conocer los contenidos que hay que enseñar y tener los objetivos/metas a lograr
con los mismos
 Diseñar y organizar situaciones de enseñanzas y aprendizajes apropiadas a los
sujetos, que promueven el desarrollo cognitivo, atendiendo a la diversidad, a la
multiculturalidad, a la cultura digital entre otras consideraciones.
 Trabajar en equipo e integrarse a los proyectos institucionales que se propongan
en la institución educativa manteniendo y fortaleciendo la identidad de la
Educación Tecnológica como espacio curricular en todo el sistema educativo.
 Utilizar los dispositivos tecnológicos respetando los diseños curriculares propios de
la Educación Tecnológica y atendiendo al nivel educativo.
 Afrontar los dilemas éticos y los deberes de la profesión docente en el campo de la
Educación Tecnológica y la Tecnología.
 Reflexionar sobre la propia práctica docente con relación a la tecnología.
 Promover la reflexión para evitar la familiaridad acrítica acerca del uso de la
tecnología en la vida cotidiana y en la constitución de la subjetividad.

Es necesario re conceptualizar y reformular la formación de los docentes, a la luz de las


nuevas exigencias de la sociedad de la información y de la incertidumbre, de las
investigaciones nacionales e internacionales en el campo. La formación del pensamiento
práctico, de las cualidades y competencias profesionales básicas, requiere la apertura a
nuevas concepciones epistemológicas en las que la relación teórica- práctica se
complican en un movimiento permanente de mutuo enriquecimiento.

Análisis:
Para analizar estas competencias tenemos en cuenta el capítulo la formación de
educación tecnológica en los escenarios actuales de Susana Leliwa, y la Resolución N°
0851-DGE-15 del Profesorado en Tecnologías para la Educación Secundaria del ISFD y T
N° 9-003 “Normal Superior” con el daremos cuenta de muchos factores.

En el capítulo IV del diseño curricular, bajo el título de “perfil del egresado”, se plantea el
docente que se quiere formar, entendiendo que la docencia es una profesión cuya
especificidad se centra en la enseñanza, entendida como una acción intencional y
socialmente mediada para la transmisión de la cultura y el conocimiento en las escuelas,
como uno de los contextos privilegiados para dicha transmisión, y para el desarrollo de
potencialidades y capacidades de los alumnos.

Se pretende formar un profesor de Educación Secundaria en Tecnología que sea a la vez


persona comprometida, mediador intercultural, animador de una comunidad educativa,
garante de la Ley y organizador de una vida democrática, intelectual, cultural y
tecnológica. A través del presente currículo se pretende formar un docente con capacidad
de:

 Asumirse como un ser autónomo, comprometido con la realidad


sociocultural y tecnológica en la cual está inserto.
 Construir dinámicamente una identidad como profesional docente
 Desplegar prácticas educativas en las cuales manifieste la capacidad de:
o Reconocer el sentido educativo de los saberes tecnológicos a enseñar.
o Acercar el conocimiento del “quehacer tecnológico” en un contexto social
determinado.
o Dominar los conocimientos a enseñar y actualizar su propio marco de referencia
teórico.
o Ampliar las experiencias y saberes de los estudiantes sobre el entorno
tecnológico en que viven.
o Desplegar estrategias didácticas que contemplen la resolución de problemas y el
desarrollo de proyectos.
o Ofrecer la oportunidad de tomar contacto con los modos propios de pensar y
actuar en el quehacer tecnológico.
o Adecuar, producir y evaluar saberes curriculares.
o Organizar y dirigir situaciones de aprendizaje, utilizando los contextos
sociopolíticos, sociocultural - tecnológico y sociolingüístico como fuentes de
enseñanza.
o Acompañar el avance en el aprendizaje de los alumnos identificando tanto los
factores que lo potencian como los obstáculos que constituyen dificultades para
el aprender.
o Conducir los procesos grupales y facilitar el aprendizaje individual y colectivo.
o Reconocer y utilizar los recursos tecnológicos disponibles en la escuela para su
aprovechamiento en la enseñanza.
o Seleccionar y utilizar nuevas tecnologías de manera contextualizada, como una
alternativa válida para la apropiación de saberes actualizados, como
potenciadoras de la enseñanza y de la gestión institucional en las escuelas y
que pueda comprender la responsabilidad que implica el uso social de las
mismas reconociendo que son un medio posible para la inclusión social.
o Tomar decisiones sobre la administración de los tiempos y el ambiente del aula
para permitir el logro de aprendizajes del conjunto de los alumnos.
o Reconocer las características y necesidades del contexto inmediato y mediato
de la escuela a fin de contextualizar las intervenciones educativas.

La resolución analizada da cuenta de ciertas capacidades que debe demostrar el


estudiante egresado del profesorado de tecnologías en sus prácticas docentes. Estas
capacidades son nombradas como competencias.

Ambos textos coinciden en que el docente no nace con competencias sino que se hace,
teniendo en cuenta el contexto en el que se encuentra, como debe relacionarse y enseñar
a determinado grupo de alumnos, debe saber adaptarse a las necesidades culturales,
económicas, políticas y sociales para poder mediar el conocimiento y que este se apropie
significativamente, sin dejar de lado la utilización de nuevas tecnologías de manera
contextualizada, como potenciadoras de la enseñanza reconociendo que son un medio
posible para la inclusión social.

A diferencia del texto de Susana Leliwa la resolución del profesorado en tecnología, pone
en foco otros aspectos como lo es el aprendizaje individual de los alumnos de tecnología,
acompañándolos en su desempeño, además de que tiene que tomar decisiones sobre la
administración de los tiempos y el ambiente del aula para permitir el logro de aprendizajes
del conjunto de los alumnos.