Sei sulla pagina 1di 5

COMPUESTOS DE AZUFRE

La presencia de dióxido de azufre en la atmósfera (SO2), se asociaba a


emanaciones volcánicas, sin embargo, la intensidad de las lluvias
ácidas actuales se relacionan con las actividades industriales,
principalmente con las emisiones industriales y con las producidas por
la combustión de hidrocarburos que llevan azufre, nitrógeno, cloro, etc.

La presencia de compuestos de azufre en diversos combustibles es una


de las fuentes principales del dióxido de azufre. La combustión de estos
compuestos orgánicos altamente caloríficos implica la reacción de
oxidación del azufre:

S + O2 ↔ SO2

El azufre se encuentra normalmente en la forma de moléculas cíclicas


conteniendo un número variable de átomos de azufre. El azufre en su forma más
común, está constituido por moléculas cíclicas con ocho átomos de carbono (S8)
existiendo formas alotrópicas muy variadas como el S 12, S18 o S20, pudiendo
inclusive encontrarse en la forma de azufre fibroso con largas moléculas
helicoidales S∞.

1. DIÓXIDO DE AZUFRE (SO2):


El SO2 es un gas incoloro y no inflamable, con unos puntos de fusión y ebullición
respectivos de -75,5 ºC y -10,0 ºC. Presenta un olor acre e irritante a
concentraciones superiores a 3 ppm.

Es 2,2 veces más pesado que el aire, a pesar de lo cual se desplaza rápidamente
en la atmósfera. Es un gas estable.

El SO2 es muy soluble en agua (11,3 g en 100 cm3 a 20 ºC). La disolución


contiene los iones SO3H- y SO3-2 por lo que es conductora de la corriente
eléctrica.

1.1. FUENTES DE EMISIÓN:

1.1.1. FUENTES NATURALES: Los gases volcánicos contribuyen con alrededor


de un 20% al total de SO2 de la atmósfera.

1.1.2. FUENTES ARTIFICIALES: El S es un elemento que se encuentra


presente en diversas proporciones en una gran parte de los combustibles
fósiles, tanto sólidos como líquidos.
El azufre de los combustibles, procede del azufre presente en las
proteínas de la materia viva (plantas y organismos marinos) que existieron
en el pasado y que al fosilizarse dieron origen al combustible. El azufre de
las proteínas sobrevivió al proceso de carbonización y se convirtió en una
parte del combustible resultante.
Los combustibles líquidos y gaseosos, no presentan los mismos
problemas de emisión de SO2, que el carbón, pues la mayor parte del
azufre nocivo se elimina durante el procesamiento del gas natural y
durante el refino del petróleo

Procesos de elaboración industrial. La contaminación industrial por


SO2 procede a menudo de las operaciones de fundición, porque muchos
elementos útiles se presentan normalmente en forma de sulfuros. Las gangas
sulfurosas, por ejemplo, constituyen fuentes de cobre (CuFeS2 y CU2S), Cinc
(ZnS) y plomo (PbS). La mayor parte de las gangas sulfurosas se concentran y
luego se tuestan en presencia de aire, con el fin de convertir los sulfuros en
óxidos, que se reducen con mayor facilidad.

Algunas reacciones típicas de esta categoría son:

2ZnS + 3O2 2ZnO + 2SO2

2CU2S + 3º2 2Cu2O + 2SO2

En contaminación atmosférica, la propiedad más notable del SO2es su poder


reductor, sufriendo la acción de oxidantes diversos (H2O2, Br2, I2, PbO2) y la
propia acción del oxígeno atmosférico.

Concentraciones medias. Los niveles medios de inmisión de SO2 presentan


variaciones estacionales, siendo muy superiores en el período invernal, por el
mayor consumo de combustibles.

En los últimos años, se ha registrado una disminución de estos niveles, a causa


de la disminución del contenido en azufre de los combustibles utilizados.
1.2. Destino del SO2 atmosférico

El destino de SO2 en la atmósfera es su oxidación o su deposición. La oxidación


puede tener por vía homogénea o heterogéneo (acuosa o en partículas) siendo
más efectiva la oxidación heterogénea.

La deposición del SO2 puede ser seca o húmeda. La seca comprende la


absorción del SO2 en el agua y la adsorción en materiales y la incorporación al
metabolismo de plantas. La deposición seca del SO 2 es muy efectiva.

La deposición húmeda incluye la incorporación del SO2 a nubes o el arrastre por


agua de lluvia.

La retención en nubes incluye todos los procesos que tienen lugar en el interior
de las nubes y que contribuyen a la eliminación de diversas especies
atmosféricas; mientras que el arrastre por agua de lluvia consiste en el proceso
de eliminación directo de estas mismas especies, por la caída de la precipitación.

2. TRIÓXIDO DE AZUFRE (SO3):

Es un gas incoloro y muy reactivo que puede condensarse fácilmente hasta


formar un líquido (Punto de ebullición = 44,8 ºC). En condiciones normales no
se encuentra SO3 en la atmósfera debido a que reacciona rápidamente, con la
humedad, formando SO4H2 .

Altamente oxidante, es reducido por el hidrógeno y el platino.

2.1. Fuentes de emisión

La combustión de cualquier sustancia que contenga azufre, producirá SO2 y SO3.


La cantidad relativa de óxidos superior e inferior formados no depende
demasiado de la cantidad de oxígeno presente (a diferencia de los óxidos de
carbono) . El dióxido siempre se forma en cantidades superiores en las
condiciones de cualquier combustión. La cantidad de SO3 producida depende de
las condiciones de la reacción, especialmente de la temperatura y oscila entre el
1% y el 10% de los óxidos de azufre producidos.

Su origen principalmente está en dos causas:

 Oxidación homogénea del SO2


 Descomposición de los sulfatos presentes en los combustibles.

De ellas, la oxidación homogénea del SO2 es la principal, por lo que podemos


considerar el SO3 como contaminante secundario.

3.1. SULFURO DE HIDRÓGENO (SH2):


3.1.1. FUENTES DE EMISIÓN

3.1.1.1. NATURALES

 Descomposición de materia orgánica.- Los pantanos, turberas y lodazales


de marea son particularmente emisores de SH2

 Erupciones volcánicas.- La actividad volcánica genera cierta cantidad de


H2S, pero a nivel mundial es despreciable si se compara con los procesos
de descomposición biológica.

3.1.1.2. ARTIFICIALES

 Combustiones mal regladas.- Cuando la combustión se efectúa con


defecto de oxígeno, el azufre de los combustibles fósiles se transforma en
SH2, al mismo tiempo que el carbono en CO.

 Procesos industriales.- Tales como procesado Kraft del papel, plantas de


agua residuales, hornos de coquización y fabricación de acero.

3.2. DESTINO DEL H2S ATMÓSFERICO

El H2S es emitido a la atmósfera por fuentes naturales en grandes cantidades. El


SH2 se oxida rápidamente a SO2. De hecho, de todas la moléculas de
SO2 presentes en el aire en un momento determinado, hasta un 80% fueron
inicialmente emitidas bajo forma de H2S y luego transformadas en SO2.

El SH2 puede ser oxidado por el oxígeno atómico y molecular y por el ozono.

El ozono es tanto un componente natural de la estratosfera como un componente


de las atmósferas urbanas.

La reacción de oxidación del H2S , considerada como la más importante es la que


ocurre entre H2S y O3.

H2S + O3 H2O+ SO2

Esta reacción es muy lenta en fase gaseosa, pero puede ser mucho más rápida
en la superficie de las partículas presentes en el aire. Se estima que la vida de 1
ppb de SH2 expuesto a 0,05 ppm de O3 en presencia de 15000 partículas/cm3 es
de 2 h.

El ritmo de oxidación del SH2 en gotitas de niebla o nubes es muy rápida.

En general, la vida de una molécula de SH2 antes de transformarse en SO2 es


del orden de algunas horas.
3. ÁCIDO SULFURICO (H SO ): 2 4

El ácido sulfúrico es el ácido más barato de comprarse en grandes cantidades,


este ácido también es utilizado en la producción de explosivos, combustibles,
celofán, tintas, papeles, agentes anticongelantes y detergentes.