Sei sulla pagina 1di 2

En tiempos recientes la prevención del delito se ha convertido en el pilar

fundamental para el desarrollo de las estrategias de Seguridad Pública, y no es sino


hasta entonces que se cobra importancia a la Teoría Criminológica para llevarla a
la práctica. Lamentablemente los mecanismos empleados en la sociedad mexicana,
se centran en el valor coercitivo de la ley por medio de la cualidad punitiva del
Estado. Se aborda el problema de la criminalidad desde una óptica general; y se
descartan los casos aislados que son los que verdaderamente representan un
problema social.

La Prevención en efecto apenas está cobrando sentido humano para su desarrollo,


siendo así como la Psicología Criminal se vuelve una ciencia afín a los intereses de
la sociedad, en materia de prevención.

“EI estudio de la criminalidad humana es un fenómeno complejo sobre el cual


́ s explicativas respecto a
distintas ciencias han ido aportando conocimientos y teoria
su comprensión, evaluación y tratamiento. La relación entre ellas no ha sido fácil y
muchas veces ha representado una oposición en un intento de clarificar el propio
campo de estudio. En la actualidad se reconoce la necesidad de observar el
comportamiento humano como la consecuencia de factores biológicos,
psicológicos, sociales y ambientales, y por tanto la obligada necesidad de abordar
su comprensión desde una perspectiva pluridisciplinar e integradora.”

“Dorsch, definió la Psicología criminal como una rama aplicada de la Psicología que
pone en relación determinadas variables psicológicas con el criterio práctico del
atentado contra la norma jurídica. Tradicionalmente, se ha ocupado de investigar al
delincuente, las motivaciones de determinados delitos y las causas de la tendencia
a la criminalidad, es decir, sus factores endógenos y exógenos. Así, se ponen en
relación con la criminalidad, por ejemplo, componentes estructurales y
constitucionales del individuo, influencia del medio en el que se desarrolla,
circunstancias de la situación, la edad, el sexo, variables de personalidad,
intelectuales o cognitivas, etc. No obstante, y dado que el contenido de lo que ha de
entenderse por delito viene determinado por las normas jurídicas, sociales y
culturales imperantes, y que en la noción de delito se interrelacionan múltiples
factores, los planteamientos puramente psicológicos sobre la descripción y
explicación de la criminalidad se han ido ampliando.”

“Según Marchiori “la Psicología criminal trata de averiguar, de conocer qué es lo


que induce a un sujeto a delinquir, qué significado tiene esa esa conducta para él,
porqué la idea de castigo no le atemoriza y le hace renunciar a sus conductas
criminales; la psicología criminal trata de averiguar su significado de manera
histórico-genética”.”