Sei sulla pagina 1di 11

FACULTAD DE CIENCIAS CONTABLES, FINANCIERAS Y

ADMINISTRATIVAS

ESCUELA PROFESIONAL DE CONTABILIDAD

TEMA

PRÁCTICAS LABORALES JUSTAS EN EL DESARROLLO HUMANO


Y FORMACIÓN EN LA ACTIVIDAD PÚBLICA
CURSO:
AUDITORIA FINANCIERA

INTEGRANTES:

HUANCAS SOLIZ, Mery


LIZANA JIMENEZ, Diana
PARDO AGUILAR, Andrea
SANCHEZ SUNCION, Yván
DOCENTE TUTOR:
C.P.C. ZAPATA ALEJOS ANDRES
PIURA – PERÚ
2018
Contenido
1. La Carrera Administrativa en el Perú ........................................................................................ 3
2. Los regímenes laborales en el Perú .............................................................................................. 4
4. Prácticas Laborales y Responsabilidad Social ............................................................................ 6
Referencias ............................................................................................................................................ 11
1. La Carrera Administrativa en el Perú

La carrera administrativa en el Perú es un conjunto de principios, normas y procesos que regulan

el ingreso, los derechos y los deberes de los servidores públicos que, con carácter estable,

prestan servicios de naturaleza permanente en la administración pública. Su objetivo es la

incorporación de personal idóneo, garantizando su permanencia y desarrollo, sobre la base de

méritos y calificaciones en el desempeño de sus funciones y dentro de una estructura uniforme

de grupos ocupacionales y de niveles1.

La carrera administrativa está regulada por la Ley de bases de la carrera administrativa y de

remuneraciones del sector público2 y su reglamento3. El régimen laboral público administrativo

establecido en esa Ley se caracteriza por ser un sistema cerrado, en el cual el ingreso a la carrera

se realiza por el nivel más bajo del grupo ocupacional y la promoción de los servidores públicos

en los diferentes niveles depende del cumplimiento de requisitos previamente determinados,

que incluyen antigüedad en el puesto, capacitación y evaluación. La carrera cuenta con tres

grupos ocupacionales con distintos niveles cada uno, en donde la homogeneidad remuneratoria

está establecida mediante un sistema único de remuneraciones. La remuneración está

constituida por un salario básico, además de bonificaciones y beneficios.

La carrera administrativa es permanente y se basa en los principios de:

 Igualdad de oportunidades: las posibilidades de desarrollo y las condiciones son

diseñadas de forma general e impersonal.

 Estabilidad: el cese procede únicamente por causales expresadas en la Ley.

 Garantía del nivel adquirido: reconocimiento formal del nivel alcanzado por un

servidor.

1
Dleg. 276
2
DLeg 276 promulgado en 1984.
3
DS 018-85-PCM promulgado en 1985 y el DS 005-90-PCM promulgado en 1990.
Retribución justa y equitativa: regulada por un sistema único homologado que reconoce la

compensación adecuada bajo principios de equidad y justicia, según el nivel de carrera en que

se encuentra el servidor.

La Ley reconoce como “servidor público”4 a todo ciudadano que presta servicios en entidades

de la administración pública con nombramiento o contrato de trabajo85, con las formalidades

de la ley, en jornada legal y sujeto a retribución en periodos regulares. Del mismo modo, la Ley

estipula que solo hace carrera administrativa el servidor público nombrado que presta servicios

de naturaleza permanente, quien a su vez tiene derecho de estabilidad laboral indeterminada.

La norma excluye de la carrera administrativa a las Fuerzas Armadas, Fuerzas Policiales y los

trabajadores de las empresas del Estado o de sociedades de economía mixta, así como a los

funcionarios que desempeñan cargos políticos o de confianza5.

2. Los regímenes laborales en el Perú

El servicio civil engloba a todas las personas que trabajan para el Estado. Para lograr una

administración pública profesional eficaz al servicio de la ciudadanía, debe contarse con una

carrera que permita atraer y retener el talento humano. En la actualidad, existen 15 regímenes

laborales en las entidades del Estado, entre generales y especiales, lo cual conlleva a un

desorden en la administración pública en la medida que cada régimen implica distintos derechos

y deberes para los servidores públicos.

4
De acuerdo con el artículo 3 del DS 005-90-PCM
5
Artículo 2 del DLeg 276 y el artículo 4 del DS 005-90-PCM.
3. Regímenes Laborales para servidores Públicos en el Perú

En tanto se implemente de modo integral la nueva Ley del servicio civil, el sistema

administrativo de gestión de recursos humanos comprenderá a los regímenes de carrera y

formas de contratación de servicios de personal utilizados en la administración pública, con

excepción de algunos regímenes especiales. De esta manera, en el presente capítulo, se

explicará la organización y procesos de gestión de servidores de los tres regímenes laborales

generales (carrera administrativa y régimen laboral de la actividad privada y contratación

administrativa de servicios), así como también las cinco carreras especiales bajo el ámbito de

SERVIR.
4. Prácticas Laborales y Responsabilidad Social

Las organizaciones a nivel mundial, y sus partes interesadas, van siendo cada vez más

conscientes de la necesidad y los beneficios de un comportamiento socialmente responsable,

así mismo, las organizaciones están sometidas a un seguimiento cada vez mayor por parte de

sus diversas partes interesadas, incluyendo clientes o consumidores, trabajadores y sus

sindicatos, miembros, la comunidad, organizaciones no gubernamentales, estudiantes,

financistas, donantes, inversionistas, empresas y otros. Tanto la percepción que se tenga acerca

del desempeño de una organización en materia de responsabilidad social como su desempeño

real pueden influir, entre otras cosas en:

 Ventaja competitiva.

 Reputación.

 Capacidad para atraer y retener a trabajadores o miembros, clientes o usuarios.

 Mantener la motivación, compromiso y productividad de los empleados.

 La visión de los inversionistas, donantes, patrocinadores y la comunidad financiera.

 Sus relaciones con empresas, gobiernos, medios, proveedores, pares, clientes y

comunidad donde opera.

En ese contexto, la Norma Internacional ISO 26 OOO proporciona orientación sobre los

principios que subyacen en la responsabilidad social, las materias fundamentales y los asuntos

que constituyen la responsabilidad social y sobre las maneras de integrar un comportamiento

socialmente responsable en las estrategias, sistemas, prácticas y procesos organizacionales

existentes. Esta norma internacional enfatiza la importancia de los resultados y mejoras en el

desempeño de la responsabilidad social. Respecto de las prácticas laborales que es una materia

fundamental de dicha norma debemos tener en cuenta lo siguiente:


Principios y consideraciones

Principios

Un principio fundamental de la Declaración de Filadelfia de la OIT de 1944 es que el trabajo

no es una mercancía. Esto quiere decir que los trabajadores no deberían ser tratados como un

factor de producción, ni estar sujetos a las mismas fuerzas del mercado que se aplican a las

mercancías. La vulnerabilidad inherente de los trabajadores y la necesidad de proteger sus

derechos básicos se refleja en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en el Pacto

Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Los principios involucrados

incluyen el derecho de las personas a ganarse la vida con un trabajo escogido libremente, y el

derecho a condiciones laborales justas y favorables. Consideraciones

Los derechos humanos que la OIT reconoce como derechos fundamentales en el trabajo

incluyen: el derecho de todos los trabajadores y empleadores a crear o agruparse en

organizaciones propias para defender sus intereses. El derecho de los trabajadores de negociar

en forma colectiva con sus empleadores.

El derecho a no ser discriminado por su trabajo u ocupación, así como la prohibición del trabajo

infantil y el trabajo forzado. Estos derechos se expresan en ocho convenciones que se

denominan las Convenciones fundamentales. Muchas otras convenciones y recomendaciones

de la OIT complementan y refuerzan varias disposiciones de la Declaración Universal de los

Derechos Humanos.

La principal responsabilidad a la hora de asegurar un tratamiento justo y equitativo de los

trabajadores corresponde a los gobiernos. Esto se logra: Adoptando leyes coherentes con la

Declaración Universal de Derechos Humanos y con las normas de trabajo de la OIT pertinentes,

respaldando esas leyes, y asegurando que los trabajadores y las organizaciones tengan el acceso

necesario a la justicia.
Las legislaciones y prácticas laborales variarán de un país a otro. Allí donde los gobiernos han

fallado a la hora de legislar, una organización que opera en ese tipo de situaciones debería actuar

conforme a los principios que subyacen en esos instrumentos internacionales. En lugares donde

la ley sea adecuada, pero la capacidad del gobierno de hacer cumplir esa ley no lo sea, una

organización debería actuar conforme a la ley. Es importante distinguir entre el gobierno en su

papel como órgano de estado y el gobierno en su papel como empleador. Los organismos de

gobierno o las organizaciones que son propiedad del gobierno tienen las mismas

responsabilidades que las otras organizaciones en lo que respecta a sus prácticas laborales,

aunque tienen otras responsabilidades, puesto que crean y aplican leyes y regulaciones y

administran justicia.

Prácticas Laborales y Responsabilidad Social

La creación de puestos de trabajo, así como los sueldos y otras compensaciones que se pagan

por el trabajo realizado, se encuentran entre las contribuciones sociales y económicas más

importantes de una organización. El trabajo importante y productivo es un elemento esencial

en el desarrollo humano; los niveles de vida mejoran gracias al pleno empleo y el empleo

seguro. Su ausencia constituye una causa primordial de problemas sociales. Las prácticas

laborales producen un importante impacto sobre en el respeto a la ley y en el sentido de la

justicia presente en la sociedad: unas prácticas laborales socialmente responsables son

esenciales para la justicia social, la estabilidad y la paz.

Importancia de la Responsabilidad Social en el Lugar de Trabajo

La importancia que la responsabilidad social ha adquirido en los últimos años se debe

básicamente a los beneficios que de ella se obtienen. En lo que respecta al entorno laboral, la

organización americana Business for Social Responsability (BSR) afirma, en base a una serie

de estudios y casos reales que lo demuestran, que existe una relación directamente proporcional
entre las prácticas de responsabilidad social empresarial en el ambiente de trabajo y el éxito

corporativo. Las principales conclusiones a las que llegan dichas investigaciones son las

siguientes:

 Horario de trabajo flexible, semanas de trabajo con menor carga horaria, trabajo part –

time y beneficios para el empleado y su familia tienen efectos positivos en los resultados

de la empresa.

 Un buen lugar para trabajar permite lograr productos y servicios de mayor calidad.

 Las empresas que se ocupan de brindar a sus empleados un buen ambiente de trabajo

tienen menores índices de rotación de personal.

La responsabilidad social empresarial aplicada a los empleados y su lugar de trabajo incrementa

la productividad de los mismos. Contar con horarios de trabajo flexibles tiene efectos positivos

en la productividad, en reducir las ausencias y en el estrés. Es así, que varias compañías

invierten en programas de trabajo – tiempo libre con el objetivo de mejorar la satisfacción y

productividad de los empleados.

Por último, la responsabilidad social en el ambiente de trabajo no hace otra cosa que vender

una buena imagen de la entidad y mejora su reputación.

Claro que la existencia de un favorable ambiente de trabajo beneficia también a los empleados:

 Los torna más creativos e innovadores.

 Asumen más responsabilidades.

 Son más flexibles, respondiendo rápidamente a los cambios.

El aumento de la competencia, tanto a nivel local como internacional, es una realidad a la que

se enfrentan cada día empresas de todos los tamaños, y que las obliga a mejorar continuamente

su productividad. Sin una mejora continua en la productividad, su viabilidad a largo plazo se


vuelve incierta, al igual que la cantidad y la calidad de los empleos que ofrecen. En general, se

reconoce que ninguna empresa puede permitirse ignorar la necesidad de mejorar la

productividad de su fuerza de trabajo.

En el caso de las actividades económicas de pequeña escala, especialmente aquellas que se

desarrollan en la economía informal, el desafío es aún mayor, ya que, por lo general, son menos

productivas y brindan condiciones de trabajo menos favorables para sus trabajadores o

familiares, en comparación con las actividades de las grandes empresas.

Las principales vías que tienen las empresas para incrementar su productividad son la inversión

en capital fijo, la inversión en el desarrollo de las competencias de sus trabajadores, el alcance

de una economía de escala, la inversión en la innovación y la tecnología, y la adopción de

mejores prácticas empresariales.

Cada una de estas vías de incremento de la productividad supone comprender que el modo de

tratar y gestionar a las personas es de vital importancia para mejorar la productividad en el lugar

de trabajo. Las personas se sienten más motivadas en el trabajo si perciben que son valoradas y

respetadas. La creación de un ambiente de trabajo positivo no sólo levanta la moral, sino que

también eleva los niveles de productividad. Por ende, las prácticas en el lugar de trabajo basadas

en buenas relaciones laborales y en el respeto de los derechos de los trabajadores constituyen

un medio clave para aumentar la productividad y crear trabajo decente.


Referencias
http://storage.servir.gob.pe. (s.f.). Recuperado el 28 de 05 de 2018, de http://storage.servir.gob.pe:
http://storage.servir.gob.pe/biblioteca/SERVIR%20-%20El%20servicio%20civil%20peruano%20-
%20Cap2.PDF

INDECOPI. (2010). Norma Técnica Peruana. Guía de Responsabilidad Social de la Norma ISO 26 OOO.
Lima. Recuperado el 2018