Sei sulla pagina 1di 4

Ciclo del H2°

El ciclo hidrológico o ciclo del agua es el proceso de circulación del agua entre los distintos
compartimentos que forman la hidrosfera o hidrósfera (océanos, glaciares,etc.). Se trata de
un ciclo biogeoquímico en el que hay una intervención mínima de reacciones químicas, porque
el agua casi sólo se traslada de unos lugares a otros o cambia de estado físico
El agua de la Tierra se encuentra en su mayor parte en forma líquida, en océanos y mares,
como agua subterránea, o formando lagos, ríos y arroyos en la superficie continental. La
segunda fracción, por su importancia, es la del agua acumulada como hielo sobre
los casquetes glaciares antártico y groenlandés, con una participación pequeña de
los glaciares de montaña de latitudes altas y medias, y de la banquisa.
Por último, una fracción menor está presente en la atmósfera, en estado
gaseoso (como vapor) o en estado líquido, formando nubes. Esta fracción atmosférica es muy
importante para el intercambio entre los compartimentos para la circulación horizontal del
agua, de manera que, se asegura un suministro permanente de agua, a las regiones de la
superficie continental alejadas de los depósitos principales.
El agua de la hidrosfera o hidrósfera procede de la desgasificación del manto, donde tiene una
presencia significativa, por los procesos del vulcanismo. Una parte del agua puede
reincorporarse al manto con los sedimentos oceánicos de los que forma parte cuando éstos
acompañan a la litosfera en subducción.
El agua existe en la Tierra en tres estados: sólido (hielo o nieve), líquido y gaseoso (vapor de
agua). Océanos, ríos, nubes y lluvia están en constante cambio: el agua de la superficie
se evapora, el agua de las nubes precipita, la lluvia se filtra por la tierra, etc. Sin embargo, la
cantidad total de agua en el planeta no cambia. La circulación y conservación de agua en la
Tierra se llama ciclo hidrológico, o ciclo del agua.
El ciclo hidrológico está dividido en dos ciclos: el ciclo interno y el ciclo externo. El ciclo interno
consiste en lo siguiente: El agua de origen magmático, formada mediante reacciones químicas
en el interior de la tierra, sale a través de volcanes y fuentes hidrotermales y se mezcla con el
agua externa. Se termina cuando el agua de los océanos se introducen por las zonas de
subducción hasta el manto.
Cuando se formó, hace aproximadamente cuatro mil quinientos millones de años, la Tierra ya
tenía en su interior vapor de agua. En un principio, era una enorme bola en
constante fusión con cientos de volcanes activos en su superficie. El magma, cargado de
gases con vapor de agua, emergió a la superficie gracias a las constantes erupciones. Luego
la Tierra se enfrió, el vapor de agua se condensó y cayó nuevamente al suelo en forma de
lluvia.
El ciclo hidrológico comienza con la evaporación del agua desde la superficie del océano. A
medida que se eleva, el aire humedecido se enfría y el vapor se transforma en agua: es la
condensación. Las gotas se juntan y forman una nube. Luego caen por su propio peso: es
la precipitación. Si en la atmósfera hace mucho frío, el agua cae como nieve o granizo. Si es
más cálida, caerán gotas de lluvia.
Una parte del agua que llega a la superficie terrestre será aprovechada por los seres vivos;
otra discurrirá por el terreno hasta llegar a un río, un lago o el océano. A este fenómeno se le
conoce como escorrentía. Otro porcentaje del agua se filtrará a través del suelo
formando acuíferos o capas de agua subterránea, conocidas como capas freáticas. Este
proceso es la infiltración. De la capa freática, a veces, el agua brota en la superficie en forma
de fuente, formando arroyos o ríos. Tarde o temprano, toda esta agua volverá nuevamente a
la atmósfera, debido principalmente a la evaporación.
Un aspecto a destacar en el ciclo hidrológico es su papel en el transporte de sustancias: La
lluvia caída disuelve y arrastra sales hacia el mar, donde se concentran y precipitan.
Los sedimentos formados entran en los ciclos geológicos diagenéticos. En su conjunto el ciclo
hidrológico se puede considerar como una operación de lixiviado a escala planetaria.
Ciclo biogeoquimicos
Un ciclo biogeoquímico, término que deriva del griego bio, vida, geo, tierra y química1 2 se
refiere al movimiento de los elementos
de nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, calcio, sodio, azufre, fósforo, potasio y
otros elementos entre los seres vivos y el ambiente (atmósfera, biomasa y sistemas acuáticos)
mediante una serie de procesos: producción y descomposición. En la biosfera, la materia es
limitada de manera que su reciclaje es un punto clave en el mantenimiento de la vida en la
Tierra; de otro modo, los nutrientes se agotarían y la vida desaparecería
Un elemento químico o molécula que es necesario para la vida de un organismo, se le
llama nutriente o nutrimento. Los organismos vivos necesitan de 31 a 40 elementos químicos,
donde el número y tipos de estos elementos varía en cada especie.
Los elementos requeridos por los organismos en grandes cantidades se denominan:

1. Macronutrientes: carbono, oxígeno, hidrógeno, nitrógeno, fósforo, azufre, calcio, magn


esio y potasio. Estos elementos y sus compuestos constituyen el 97 % de la masa del
cuerpo humano, y más de 95 % de la masa de todos los organismos.
2. Micronutrientes. Son los 132 o más elementos requeridos en cantidades pequeñas
(hasta trazas): hierro, cobre, zinc, cloro, yodo, (véase también oligoelementos).
La mayor parte de las sustancias químicas de la tierra no están en formas útiles para los
organismos. Pero, los elementos y sus compuestos necesarios como nutrientes, son
reciclados continuamente en formas complejas a través de las partes vivas y no vivas de
la biosfera, y convertidas en formas útiles por una combinación de procesos biológicos,
geológicos y químicos.
El ciclo de los nutrientes desde el biotopo (en la atmósfera, la hidrosfera y la corteza de la
tierra) hasta la biota, y viceversa, tiene lugar en los ciclos biogeoquímicos (de bio: vida, geo:
en la tierra), ciclos, activados directa o indirectamente por la energía solar, incluyen los del
carbono, oxígeno, nitrógeno, fósforo, azufre y del agua (hidrológico). Así, una sustancia
química puede ser parte de un organismo en un momento y parte del ambiente del organismo
en otro momento. Por ejemplo, una molécula de agua ingresada a un vegetal, puede ser la
misma que pasó por el organismo de un dinosaurio hace millones de años.
Gracias a los ciclos biogeoquímicos, los elementos se encuentran disponibles para ser usados
una y otra vez por otros organismos; sin estos ciclos los seres vivos se extinguirían, punto en
el cual reside su gran importancia.
El término ciclo biogeoquímico se deriva del movimiento cíclico de los elementos que forman
los organismos biológicos (bio) y el ambiente geológico (geo) e intervienen en un cambio
químico.

 Sedimentario. También se estudian los cambios de estado producidos de la materia que


los contamina.
 Hidrológico. Proceso de circulación del agua entre los distintos compartimentos de la
hidrósfera. Se trata de un ciclo biogeoquímico en el que hay una intervención mínima de
reacciones químicas, y el agua solamente se traslada de unos lugares a otros o cambia de
estado físico.