Sei sulla pagina 1di 4

EL BUENO, EL MALO Y El FEO

En lo profundo de los bosques de la interminable noche, lejos del resplandeciente centro de


purpurina y civilización, acechan esos misteriosos habitantes de la oscuridad: Urano, Neptuno y
Plutón terrible. A salvo en nuestro cálido sillón junto al fuego, sentimos un delicioso escalofrío de
emoción al contemplar las actividades de estas entidades indómitas.

Ni siquiera el regreso de Saturno lleva los elogios astrológicos de un cuadrado natal del planeta
exterior. Marca a su víctima como un hombre apartado de sus compañeros, un superhombre,
destinado a luchar con bandidos en los precipicios alpinos del corazón.

¿Qué es esta emoción romántica irresistible? ¿Qué hechicera negra teje sus hechizos en estos
mundos distantes, fascinándonos y atrayéndonos ineludiblemente hacia su red? The Apprentice, él
mismo un graduado de la Escuela de Astrología Rider Haggard, se aventura sin miedo en este
mundo de oscuridad para explorar y buscar la verdad.

Más allá del margen

En la impresión de la computadora, todos los planetas brillan igual de brillantes. En el cielo, esto no
es así. En magnitud 6. Urano se sitúa en el umbral de la visibilidad: Neptuno y Plutón están siempre
más allá. Hay quienes afirman que Urano fue conocido por los antiguos caldeos, aunque la
evidencia de esto se basa en gran medida en las ilusiones.

Saturno, el más exterior de los planetas tradicionales, es uno de los objetos más brillantes en el
cielo. Aunque Urano habría sido fácilmente visible en los días previos al smog y la contaminación
lumínica, es muy poco probable que alguien haya notado que una estrella tenue se mueve a una
fracción del ritmo pesado de Saturno. Además de la especulación, hay poco para apoyar el
reclamo. Debemos ser cautelosos con la tentación de mitificar nuestro pasado, o terminaremos
pensando como los científicos. Caso desestimado por falta de pruebas.

Ha sido afirmado, entre otros, por Patrick Moore, que Galileo vio a Neptuno a través de su
telescopio al observar las lunas de Júpiter en 1610, sin darse cuenta de que era un planeta nuevo.
Como Júpiter y Neptuno estaban dos signos separados en el momento, esto es muy poco
probable: pero conjuntos en 1613, Neptuno habría estado (visiblemente) tan cerca de Júpiter
como cualquiera de sus lunas. Aunque Galileo notó que la "estrella" se estaba moviendo, el
reciente descubrimiento de lunas alrededor de otro planeta fue tan conmovedor como el mundo
estaba listo para tolerar: los nuevos planetas estaban más allá de su alcance mental. Es una
reminiscencia del descubrimiento vikingo de América, olvidado porque, se ha dicho, Europa aún no
lo necesitaba.
Ahora que hemos descubierto estos nuevos planetas, tenemos el problema de integrarlos en
nuestro esquema astrológico. El antiguo sistema que une los planetas con los signos que gobiernan
tiene una elegancia cautivadora y ha servido a los astrólogos durante al menos dos mil años. El Sol
y la Luna rigen un signo cada uno. Leo y Cáncer, mientras que los otros planetas gobiernan dos
signos, irradiando hacia afuera desde el Sol y la Luna, en su orden natural.

La astrología moderna considera que este plan es


redundante: pero antes de que lo abandonemos,
podría ser conveniente encontrar un nuevo sistema
superior para reemplazarlo. Esto puede ser posible:
pero todo lo que tenemos en este momento es el
intento bien intencionado de imponer ideales
humanos efímeros de igualitarismo en los cielos al
negarle a cualquier planeta la gobernación de más
de un signo. Como todavía no hay doce planetas
conocidos, es necesario inventar algo más para
asegurar que ningún planeta sea más igual que
cualquier otro. Si Phil Collins puede poseer más de
una casa, es difícil entender por qué Júpiter, que
probablemente es más importante en el esquema
cósmico, no puede hacer lo mismo.

La raíz de este sistema parece ser la creencia de


que los nuevos planetas, en lugar de ser recién
descubiertos, son en realidad objetos hechos por el
hombre, que podemos modelar a nuestro antojo.
La evidencia de esto es insuficiente. Los astrólogos con mentalidad más espiritual ven los nuevos
planetas como 'octavas superiores' de los antiguos. Confrontados con el hecho de que todos
parecen ser más o menos maléficos, explican esto por la incapacidad de la mortalidad obstinada
para hacer frente a sus vibraciones superiores.

Implícita en este punto de vista está la idea de que la humanidad es ahora más sofisticada de lo
que era en el pasado ignorante, antes de que estos planetas fueran descubiertos: ahora podemos
experimentar nuevos órdenes de emoción, pensamiento y espiritualidad. Sorprendentemente, los
astrólogos que sostienen este punto de vista se encontrarían en estrecho acuerdo con los
científicos, que también ven los últimos trescientos años como un vertiginoso ascenso hacia la
iluminación. No es la menor de las cosas que comparten en ignorancia de las viejas órdenes de
emoción, pensamiento y espiritualidad que son esenciales para la celebración de tal creencia. El
conocimiento más superficial del pasado pre-uraniano arroja dudas sobre nuestra aparente
sofisticación recién descubierta.
La asignación de "octavas superiores" a los nuevos planetas implica el desvanecimiento de los
antiguos a las octavas más bajas. Si no vemos que los planetas tradicionales contienen suficiente
profundidad de significado para abarcar cualquier octava que podamos experimentar, es quizás
nuestra comprensión, más que los planetas en sí, lo que está limitado.
Le hacemos los viejos planetas, y a través de ello a nosotros mismos, un gran perjuicio al restringir
así su significado.

La búsqueda de significado

Después de haber descubierto estos planetas, nos sentimos obligados a imponerles un significado:
si han venido a nuestra fiesta, van a tener que unirse a los juegos. Aquí radica el secreto de su
fascinación, ya que al modelar estos nuevos dioses a nuestra propia imagen, encontramos, para
nuestra feliz sorpresa, que se parecen a nosotros, y nos son mucho más interesantes. Por lo tanto,
mi natal sesquicuadratura Sol-Plutón a 6 grados de separación adquiere una importancia propia.

Para crear su significado, tomamos un revoltijo de mitología, seleccionando cuidadosamente los


puntos que nos atraen, sacudiendo bien y pasándolo a través de una conciencia de finales del siglo
XX. El planeta puede haber existido desde tiempos inmemoriales, y estará allí durante milenios aún
por venir, pero nuestras pequeñas preocupaciones contemporáneas son lo suficientemente
amplias como para abarcar su significado.

O adoptamos el extraño método de tomar la fecha en la que se descubrió el planeta, aplicando un


conocimiento de la historia tomado de '1066 y todo eso' - omitiendo, por ejemplo, cualquier
referencia a la gran mayoría de la humanidad que no tiene el suficiente cuidado para no vivir fuera
de Europa o América, y cuya historia
evidentemente no concierne a los planetas
exteriores y confirma nuestras ideas
preconcebidas sobre la naturaleza del
planeta a partir de ahí.

Desde nuestro punto de vista actual,


nuestras narices aún presionaban
fuertemente contra estos eventos
sobresalientes que hemos extraído de los
libros de historia, que aparecen como hitos
en el progreso del mundo (occidental).

Solo tenemos que preguntarnos cuán


significativos serán para el historiador
dentro de mil o diez mil años, y cuántos
planetas más tendrán que descubrir para
dar cuenta de todos los eventos de similar
importancia que están por venir. La
Astrología en c.10,000AD va a ser un negocio complicado.

Consideremos el caso de ese extraño objeto, Quirón. Cuando fue descubierto, fue secuestrado por
una vociferante minoría de astrólogos que se consideran sanadores. Su creencia ilusoria es que la
humanidad está al borde de una nueva era dorada en la que cada uno sanará a su prójimo.
Habiendo sido descubierto en los albores de esta nueva era, Quirón debe ser el planeta del
sanador: y como todos hemos tenido una infancia tan terrible, él es un sanador herido, el mejor
tipo, al parecer.

Un momento de reflexión incluso sobre nuestra circunscrita visión occidental de la historia arroja
dudas sobre esta teoría. Mucho más prominente en el momento del descubrimiento de Quirón
que el comienzo de una nueva era de curación fue el ascenso del yuppie, el asesor de inversiones
materialista de los mercados bursátiles. Sin embargo, el libro que explica a Quirón como corredor
de bolsa, herido o no, aún no se ha publicado.

Acercándonos al mismo problema desde el otro extremo, la reflexión de un segundo momento nos
recuerda que la curación (literalmente, "hacer todo") ha estado sucediendo durante siglos dentro
de las religiones establecidas. La Misa Cristiana, por ejemplo, es un ritual de curación altamente
efectivo tanto para el individuo como para la comunidad: "Señor, no soy digno de recibirte, solo di
la palabra y seré sanado". La palabra en cuestión es la Palabra hecha Carne, que el comulgante está
a punto de recibir en el anfitrión. Que el foco de la curación se haya trasladado de la iglesia a la
librería no necesariamente hace que esta curación sea más generalizada o más eficaz.

Esto no significa negar que los planetas exteriores tienen sus efectos, aunque dentro de orbes muy
apretados: un par de grados como máximo, generalmente uno o menos. Neptuno parece tener
asociaciones con nieblas, alcohol y engaño. Cuando el favorito, un caballo llamado así por una
bebida alcohólica, no pudo ganar una carrera en la carta para la cual Neptuno había sido el planeta
más prominente, The Apprentice no se sorprendió al enterarse de que la raza se había reducido a
la farsa por una manta de niebla descendiendo en el curso. En las preguntas horarias, Neptuno en
una cúspide apropiada a menudo indica duplicidad o ilusión en los asuntos de esa casa. Plutón
parece dar una indicación de lesión autoinfligida, y, como lo ha demostrado Lee Lehman, parece
estar relacionado con el vuelo espacial. Pero no hay evidencia de que Saturno se haya animado
notablemente desde la década de 1930, renunciando a su trabajo como Señor de la Muerte por
una edad avanzada cavando su huerto.