Sei sulla pagina 1di 5

GIARDIASIS

ETIOPATOGENIA
Enfermedad protozoaria del duodeno y del intestino delgado que cursa con
diarrea prolongada.
1. Agente etiológico: la Giardia lamblia (sinónimo G. intestinalis), es un flagelado
que parasita el duodeno y el yeyuno. Su ciclo vital es de dos etapas: una forma
resistente (quiste) y otra vegetativa (trofozoíto). El quiste es la forma infectante.
La ingesta de unos 10-100 quistes inicia la enfermedad. Los quistes liberan los
trofozoítos bajo la exposición al ácido clorhídrico → se adhieren a la mucosa
yeyunal destruyendo el borde en cepillo de los enterocitos y la estructura de las
vellosidades (atrofia) → conducen a la disminución de la superficie de absorción
intestinal. Bajo la influencia de los alcalinos (bilis) los trofozoítos se convierten
en quistes, que son expulsados con las heces.
2. Reservorio y vías de transmisión: el reservorio es fundamentalmente el
humano y también numerosas especies de mamíferos domésticos (perros,
gatos) y silvestres (p. ej. castores); la infección se extiende fácilmente por vía
digestiva, fecal-oral, por manos, fómites, o agua potable o recreativa, p. ej.
piscinas, lagos, ríos) y por alimentos contaminados con quistes.
3. Epidemiología: G. lamblia se encuentra comúnmente en todo el mundo y es
endémica en los países en vías de desarrollo. En los países desarrollados se
presenta de forma ocasional y epidémica por contaminación del agua potable o
transmisión en ambientes cerrados (guarderías, jardines de infancia, orfanatos,
instituciones para personas con discapacidad mental) o mediante sexo oral-anal
y genital-anal seguido de genital-oral.
Factores de riesgo: viajes a países en vías de desarrollo; consumo de agua no
tratada proveniente de arroyos, ríos o lagos; saneamiento deficiente; trabajo en
guarderías, jardines de infancia, orfanatos, centros de cuidados crónicos para
personas con discapacidad mental; convivientes infectados (compañeros de
piso); sexo oral-anal y genital-anal seguido de genital-oral; malnutrición y
caquexia, inmunodeficiencias, sobre todo hipogammaglobulinemia y deficiencia
de la IgA (factor de riesgo de giardiasis grave y recurrente); aclorhidria gástrica
y uso de fármacos inhibidores de la secreción gástrica, gastrectomía.
4. Período de incubación e infectividad: período de incubación desde unos días
hasta varias semanas (promedio de 9 días). El paciente infectado es contagioso
para las personas de su entorno. En un ambiente húmedo y frío los quistes
conservan la infectividad hasta por varios meses.

HISTOPATOLOGIA
Las especies del género Giardia infectan a muchos huéspedes, desde
mamíferos hasta anfibios y aves [1]. Seis especies conocidas de Giardia están
restringidas a huéspedes no humanos y no son reconocidas como causas de
enfermedades humanas. La especie Giardia duodenalis consta de ocho grupos
genéticos (o ensamblajes); dos ensamblajes se encuentran tanto en humanos
como en animales (A y B), y los seis restantes son específicos para
hospedadores no humanos, incluidos caninos, felinos, roedores y focas
(conjuntos C a H).
Los genotipos varían incluso dentro de los ensambles A y B, y es probable que
solo algunas variantes genotípicas tengan el potencial de causar infección en
humanos. Debido a esta heterogeneidad, el papel de los animales en la
epidemiología de la infección humana sigue siendo poco conocido [1]. Los
castores han sido claramente implicados en la transmisión de la infección
transmitida por el agua a los seres humanos, aunque las funciones de los perros
y gatos domésticos como fuentes de infección humana aún no se han
determinado [18].
Los roles relativos de las asociaciones de Giardia y las respuestas del huésped
humano que contribuyen a las infecciones asintomáticas y sintomáticas no se
comprenden completamente. La ingestión experimental de 10 a 25 quistes se ha
asociado con giardiasis sintomática en un estudio; algunas infecciones se
resolvieron aproximadamente en tres semanas, mientras que otras persistieron
con síntomas leves [19]. En un estudio posterior, ningún voluntario desafiado con
el ensamblaje A Giardia se infectó, mientras que todos los desafiados con la
cepa B del ensamblaje se infectaron, aunque solo la mitad de estos individuos
eran sintomáticos [20]. En un estudio, los aislamientos de ensamblaje B
ocurrieron con mayor frecuencia en pacientes con infección crónica que los
aislamientos de ensamblaje A [21]. En otro estudio, el ensamblaje A se asoció
con la infección sintomática y el genotipo B se asoció con una infección
asintomática [22]; esta asociación fue particularmente evidente en niños <5 años,
lo que sugiere que los factores del huésped también influyen en la naturaleza de
las manifestaciones clínicas.
La patogénesis de los síntomas que pueden ocurrir en la giardiasis (incluida la
diarrea aguda y la malabsorción de larga duración) no se comprende por
completo. El intestino delgado es el sitio de las principales anomalías
estructurales y funcionales asociadas con la giardiasis. La microscopía óptica
puede demostrar que no hay anomalías, atrofia vellosa parcial leve o moderada,
o atrofia vellositaria subtotal en casos graves. Puede verse un aumento en la
profundidad de la cripta y puede producirse acortamiento o alteración de las
microvellosidades. Las uniones estrechas epiteliales intestinales pueden
romperse, lo que conduce a un aumento de la permeabilidad y a una
supervivencia alterada de las células epiteliales. Las deficiencias consiguientes
en las enzimas del borde en cepillo del epitelio del intestino delgado, incluidas
las disacaridasas como la lactasa, pueden desarrollarse. Dichas deficiencias
enzimáticas epiteliales locales probablemente contribuyen a los síntomas de la
giardiasis aguda y crónica y tardan en recuperarse incluso con un tratamiento
efectivo de la infección.
CUADRO CLINICO
Formas clínicas:
1) giardiasis asintomática: la más frecuente; en la mayoría de los casos cede
espontáneamente
2) gastroenteritis aguda (de duración de 7-16 días; en un 30-50 % se cronifica):
predomina la diarrea acuosa, sin sangre ni moco y el dolor cólico epigástrico
(molestias dispépticas); posible debilidad, distensión abdominal, anorexia,
pérdida de peso, rara vez vómitos
3) síndrome crónico gastrointestinal con malabsorción (esteatorrea intestinal):
síntomas semejantes a los del cuadro agudo, pero más leves, repetidos
periódicamente o crónicas
4) síntomas atípicos: urticaria, artritis reactiva. Es posible el desarrollo de
intolerancia a la lactosa secundaria, caquexia, colangitis y colecistitis.
Las personas con antecedentes de giardiasis no desarrollan inmunidad
permanente y son posibles las reinfecciones.

EXAMENES COMPLEMENTARIOS

Las herramientas para el diagnóstico de giardiasis incluyen ensayos de


detección de antígenos, análisis de detección de ácido nucleico y examen de
heces.
En áreas donde están disponibles, se prefieren las pruebas de detección de
antígenos o ácidos nucleicos sobre el examen de heces. Ensayos de detección
de antígenos: se han desarrollado varios inmunoensayos que usan anticuerpos
contra quiste o antígenos de trofozoítos para el análisis de heces. Los kits
disponibles incluyen ensayos de inmunofluorescencia directa (DFA) que usan
anticuerpos monoclonales marcados con fluoresceína, ensayos
inmunocromatográficos y ensayos inmunoabsorbentes ligados a enzimas
(ELISA).
En general, estos métodos tienen una mayor sensibilidad y un tiempo de
respuesta más rápido que los métodos de microscopía de heces convencionales.
La especificidad y el costo suelen ser relativamente comparables. Algunos
estudios han demostrado que DFA tiene la sensibilidad más alta [49,50]. Muchos
de los ensayos disponibles comercialmente pueden detectar tanto Giardia como
Cryptosporidium simultáneamente.
Un estudio de 325 muestras de heces demostró que un ELISA contra un
antígeno específico de Giardia (antígeno 65) detectó un 30 por ciento más de
casos de Giardia que de heces microscópicas [51].
En un estudio de muestras de heces de pacientes con síntomas abdominales
usando diferentes ensayos para la detección de Giardia, las sensibilidades
obtenidas por Ridascreen Giardia, Rida Quick Giardia, Rida Quick Combi y
Giardia-Strip fueron 82, 80, 80 y 44 por ciento, respectivamente. . La
especificidad de todas las pruebas fue ≥98 por ciento [52].
En otro estudio, se informó que Ridascreen Giardia ELISA es 100 por ciento
sensible y 91.5 por ciento específico, incluso en niños [53].
Otro estudio que comparó la microscopía de heces, DFA y tres técnicas de
inmunodiagnóstico para el diagnóstico de Giardia encontró que hubo acuerdo
entre los métodos en el 76% de los casos y que los métodos inmunológicos
detectaron resultados más positivos que la microscopia de heces en el 12% de
los casos [54].
Los inmunoensayos son de uso limitado después del tratamiento de la infección.
La pérdida de antígenos detectables de las heces es sugestiva de un tratamiento
efectivo, pero la eliminación continuada de antígenos en las heces podría reflejar
el desprendimiento de parásitos muertos.
Ensayos de amplificación de ácidos nucleicos: se han desarrollado ensayos de
amplificación de ácidos nucleicos (NAAT) para detectar Giardia en muestras de
heces [48,55,56]; algunas siguen siendo herramientas de investigación, aunque
las siguientes están disponibles comercialmente:
● El panel gastrointestinal BioFire FilmArray puede detectar 22 causas
bacterianas, virales y parasitarias (incluyendo G. duodenalis) de diarrea
infecciosa [57].
● El Panel de patógenos gastrointestinales Luminex xTAG puede detectar
diversos patógenos intestinales virales, bacterianos y protozoarios (incluido G.
duodenalis) [58,59].
● El BD MAX Enteric Parasite Panel puede detectar Giardia duodenalis,
Cryptosporidium parvis / hominis y E. histolytica [60].

DIAGNOSTICO DIFERENCIAL
- Diarrea del viajero: la diarrea del viajero puede ser causada por una variedad
de patógenos, incluidos Escherichia coli enterotoxigénica y Campylobacter spp;
consiste en malestar general, anorexia y calambres abdominales seguidos de
diarrea acuosa en el marco de un viaje a un entorno en desarrollo. El diagnóstico
generalmente se establece sobre la base de la historia clínica; la enfermedad
generalmente es autolimitada.
El inicio de la diarrea del viajero generalmente se produce en cuestión de días,
mientras que la giardiasis sintomática se desarrolla solo después de una semana
o más después de la infección. La evaluación de Giardia está justificada en el
contexto de aparición tardía (al menos una semana después de la exposición)
de manifestaciones gastrointestinales superiores (como hinchazón, gases o
náuseas) y en el contexto de síntomas persistentes. (Consulte "Diarrea de los
viajeros: Manifestaciones clínicas, diagnóstico y tratamiento").
- Criptosporidiosis: Cryptosporidium es similar a Giardia, ya que puede causar
una enfermedad diarreica con malestar asociado, náuseas y anorexia, dolor
abdominal tipo cólico y fiebre leve. Se pueden distinguir mediante pruebas de
antígeno de heces, pruebas de amplificación de ácidos nucleicos o microscopía
fecal. (Consulte "Epidemiología, manifestaciones clínicas y diagnóstico de
criptosporidiosis").
- Intolerancia a la lactosa: los síntomas clínicos de la intolerancia a la lactosa
incluyen diarrea, dolor abdominal y flatulencia después de la ingestión de leche
o productos que contienen leche. El diagnóstico se establece mediante una
prueba de tolerancia a la lactosa. (Consulte "Intolerancia a la lactosa:
Manifestaciones clínicas, diagnóstico y tratamiento", sección sobre
"Diagnóstico").
- Esprúe tropical: el esprúe tropical es una enfermedad diarreica crónica que se
produce en los trópicos y afecta al intestino delgado; se caracteriza por
malabsorción de nutrientes. El diagnóstico se establece por endoscopia superior
con biopsia del intestino delgado. (Ver "Esprue tropical").
- Ileítis de Crohn: la enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria que
puede afectar todo el tracto gastrointestinal; la mayoría de los pacientes tienen
afectación del intestino delgado (generalmente el íleon distal); un tercio tiene
ileítis exclusivamente. El diagnóstico se establece por endoscopia con biopsia.
(Consulte "Manifestaciones clínicas, diagnóstico y pronóstico de la enfermedad
de Crohn en adultos").
- Dientamoeba fragilis: las manifestaciones clínicas de Dientamoeba fragilis son
similares a las de la giardiasis e incluyen dolor abdominal, flatulencia y diarrea.
Puede estar asociado con eosinofilia; el diagnóstico se establece mediante
microscopía de heces. (Ver "Dientamoeba fragilis".)
- Síndrome del intestino irritable: el síndrome del intestino irritable puede
presentarse con una amplia variedad de síntomas que incluyen dolor abdominal
crónico, diarrea y / o estreñimiento e hinchazón. Es de naturaleza crónica y el
diagnóstico se establece sobre la base de criterios de diagnóstico (tabla 1).
(Consulte "Manifestaciones clínicas y diagnóstico del síndrome del intestino
irritable en adultos").

BIBLIOGRAFIA
- https://empendium.com/manualmibe/chapter/B34.II.4.24.4.1.
- https://www.uptodate.com/contents/giardiasis-epidemiology-clinical-
manifestations-and-
diagnosis?search=giardiasis&source=search_result&selectedTitle=2~10
0&usage_type=default&display_rank=2