Sei sulla pagina 1di 1

VACUNA DEL SARAMPION

El sarampión en una de las enfermedades infecciosa más contagiosas que existe. Cuando el virus
del sarampión infecta causa una inmunosupresión (una disminución de tus defensas) que
predispone a infectarse con otros patógenos oportunistas. Una infección oportunista está causada
por un patógeno que normalmente no afecta a las personas sanas con un sistema inmune normal,
pero que cuando el sistema inmune está débil aprovechan la “oportunidad” para causar una
infección. La inmunosupresión que causa el virus del sarampión puede durar desde unas semanas
hasta meses. Esta inmunosupresión es la razón de que la mortalidad por sarampión esté causada
típicamente por infecciones secundarias por otros patógenos del tracto respiratorio o digestivo.

¿Qué tipo de inmunidad produce la vacuna del sarampión?

La vacuna induce respuestas inmunitarias, tanto humorales como celulares, comparables a las
producidas tras la infección natural, aunque las concentraciones séricas son habitualmente
menores. Pueden detectarse anticuerpos IgM, IgG e IgA tanto en el suero como en secreciones
nasales, y la IgG persiste durante muchos años. Cuando disminuye la concentración de
anticuerpos, puede reforzarse mediante revacunación o por exposición al virus del sarampión
circulante. La presencia de anticuerpos neutralizantes se considera el indicador más fiable de
protección, aunque las evaluaciones de la inmunidad realizadas en la mayoría de los laboratorios
se basan en los resultados de inmunoanálisis enzimáticos de IgG.

¿Qué tipo de antígenos se utiliza?

¿Cuánto tiempo se genera la respuesta?

¿Qué alteraciones se puede producir?

Al igual que la cepa natural del virus, la vacuna contra el sarampión produce un efecto depresor de
las respuestas inmunitarias por mediación celular debido a la regulación negativa de la IL-12. No
obstante, este efecto depresor sólo dura un máximo de cuatro semanas tras la vacunación y se
considera inofensivo, incluso para personas con tuberculosis no diagnosticada o en una fase
temprana de la infección por el VIH. Nunca se ha documentado la transmisión de persona a
persona del virus de la vacuna del sarampión.

¿Cuáles son las vías de administración de la vacuna?

La vacuna del sarampión generalmente se administra mediante inyección subcutánea, pero su


administración intramuscular también es eficaz. Cada dosis de 0,5 ml contiene al menos 1000
unidades infecciosas del virus vacunal, también cuando se combina con las vacunas
antiparotidítica o antirubeólica.