Sei sulla pagina 1di 2

ANÁLISIS CRÍTICO

¿En la actualidad la ciencia y la tecnología humanizan o deshumanizan?

Esta es una pregunta muy significativa en este tiempo, pues en ocasiones los seres

humanos piensan que la ciencia y la tecnología siempre van en pro de la superación o

progreso, pero a menudo no es así, puesto que los seres humanos les damos mal uso, haciendo

de la ciencia y la tecnología instrumentos peligrosos.

Asimismo, como resultado del incremento tecnocientífico en el último siglo, una parte

de la humanidad vive ahora en un mundo ficticio o postizo y ya no coexiste directamente con

la naturaleza. Las grandes ciudades son la concreción de ese nuevo paisaje artificial. La

tecnociencia ha forjado un mundo tecnológico que evoluciona a toda prisa y que abarca toda

la existencia humana. Ante este fenómeno de ampliación del mundo tecnocientífico, desde

principios del siglo xx han surgido diversas problemáticas.

Ahora bien, un rasgo problemático de la tecnología y la ciencia actual es el aumentado

alcance de su poder para producir efectos remotos no deseados y, muchas veces,

imprevisibles, tanto en el espacio como en el tiempo. Por ejemplo: la contaminación

radiactiva, que puede extenderse en áreas de miles de kilómetros y permanecer en el agua y

la tierra durante miles de años. Este incierto poder, que crece de manera geométrica a medida

que las tecnociencias se encadenan unas con otras, tiene repercusiones ecológicas dañinas a

mediano y largo plazo.

La tecnología y la ciencia se han convertido en un medio eficaz para acrecentar y enfocar

poder (técnico, económico, político, militar). Esto tiene beneficios indiscutibles, sin
embargo, ese poder es incierto y puede, en algún momento inesperado, salirse del control de

los seres humanos.

Actualmente, el poder de la ciencia y la tecnología hacen posible modificar la materia y la

estructura de la vida misma, el ADN, cura enfermedades que antes mataban a muchas

personas, pero de la misma manea ha introducido en el entorno sustancias cancerígenas, y

tóxicas que afectan a las personas y a otros seres vivos.

Muchos fármacos (anticonceptivos, analgésicos, antiinflamatorios, etc.) han ocasionado

daños a las personas; el uso y abuso de antibióticos ha causado que las bacterias creen

resistencia y que algunas enfermedades se vuelvan de alto riesgo. Las tecnologías de la

información y la comunicación han producido una enorme cantidad de desechos industriales

(basura computacional) cuyos componentes son muy tóxicos. El crimen organizado y las

organizaciones terroristas han sacado provecho de internet.

Puede decirse que los problemas ecológicos causados por la acción humana no son

nuevos. Sin embargo, a pesar de que las técnicas tradicionales ocasionaron en la antigüedad

algunos daños ecológicos, nunca tuvieron el alcance suficiente para provocar una crisis

ecológica global como la que ahora vivimos.

En contraste, la tecnología y la ciencia son dinámicas, evolucionan rápidamente, se

extienden de una manera global porque superan las barreras culturales, se producen en

instituciones sociales, generan el cambio y adaptación de patrones socioculturales, alteran el

entorno material y cultural, se difunden universalmente imponiendo formas novedosas de

producción, consumo, valores y formas de ver el mundo.