Sei sulla pagina 1di 2

Gramática Descriptiva

La gramática descriptiva señala qué lenguas presentan una estructura similar, describiendo cómo están
organizadas las unidades mínimas que constituyen las palabras (morfemas) y las que forman las oraciones
(constituyentes). Parte de hechos, y trata de proporcionar la explicación más exacta acerca del objeto
previamente delimitado.
El tratamiento del lenguaje como objeto de estudio en la gramática descriptiva es opuesto al de la gramática
prescriptiva. Mientras la primera exclusivamente describe fenómenos del lenguaje, la segunda establece
normas según las cuales determinados usos de lenguaje son considerados correctos y otros incorrectos.
La semiolingüística
Si la lingüística, erigida en ciencia piloto de las ciencias humanas, ocupa una posición preponderante, al menos
en Europa, ello es, en el campo de la semiótica, fundamentalmente por razones históricas. Así ha podido verse
el desarrollo, por simple "revestimiento" de conceptos surgidos de la lingüística y de una de sus extensiones
naturales (la narratología), de lo que la Escuela de París llama "mini-semióticas" no-lingüísticas. Por ende, éstas
últimas están subordinadas a la lingüística en virtud de la afirmación según la cual las lenguas naturales son los
únicos sistemas de signos a los que se traducirían todos los otros sistemas de signos, considerando imposible la
inversa. De ahí a tomar sólo en cuenta objetos "convertidos en lenguaje", explícitamente como R. Barthes o
implícitamente como la Escuela de París, hay solo un paso que franquean alegremente los semiolingüistas sin
demasiados escrúpulos epistemológicos. Sin embargo no podría extraerse de la génesis de una disciplina
relativa a una clase particular de signos, un principio jerárquico que permitiera legislar acerca de la clase de
todos los signos. Convendría entonces limitar las concepciones semiolingüísticas de los campos a los campos
en donde es realmente operativa y buscar las articulaciones entre esos y una semiótica general que propondría
como principio no privilegiar ningún sistema de signos, aún cuando sean tan importantes como las lenguas
naturales, de manera que todos los signos, lingüísticos y no lingüísticos, tengan el mismo estatuto teórico.
El diagrama de pie de página muestra las relaciones de subordinación entre campos disciplinarios que resultan
de las consideraciones precedentes (el conjunto punteado representa los signos que pueden describirse según
el modelo de los signos lingüísticos). El presupuesto semiolingüístico consiste en pretender que el conjunto
punteado coincide con el conjunto de todos los signos.

Semiología: es la disciplina que estudia el signo y aborda la interpretación y producción del sentido,
pero no trata el significado ni las denominaciones, incluyendo en estas las verbales y las no verbales.
Esto es, analiza los fenómenos, objetos y sistemas de la significación, de los lenguajes y de
los discursos y los procesos a ellos asociados (producción e interpretación). Toda producción e
interpretación del sentido constituye una práctica significante, un proceso de semiosis que se
vehiculiza mediante signos y se materializa en textos.
Se suele apreciar una distinción entre semiótica propiamente dicha, que estudia el signo en general,
y semiología, que estudia los signos en la vida social. Cabe separarlas también de la llamada teoría
de la información y de la comunicologíao ciencia que estudia los sistemas de comunicación dentro de
las sociedades humanas y la hermenéutica o disciplina que se encarga de la interpretación de
los textos.1 La peculiaridad del enfoque semiológico responde al siguiente interrogante: "¿Por qué y
cómo en una determinada sociedad algo —una imagen, un conjunto de palabras, un gesto, un
objeto, un comportamiento, etc.— significa?".2

Oración Gramatical
Oración
Podemos definir la oración como una unidad de comunicación que posee sentido completo, independencia
sintáctica y termina en pausa o punto.
La mesa del profesor tiene libros.
Elementos de la oración
El sujeto (S)
Llamamos sujeto a la persona, animal o cosa que realiza la acción del verbo o de quien se dice algo.
El hijo de mi vecina compró una bicicleta.
S
El predicado (P)
Llamamos predicado a lo que se dice del sujeto.
El hijo de mi vecina compró una bicicleta.
P
El sujeto
En el sujeto siempre hay una palabra que es más importante y se llama núcleo (N). Siempre es un nombre o
cualquier otra palabras que funciona como si lo fuera.
El hijo de mi vecina compró una bicicleta. Aquélla tiene el pelo rubio.
N N
S P S P
Para localizar el sujeto de una oración se le pregunta ¿Quién? o ¿Quiénes? al verbo.
El hijo de mi vecina compró una bicicleta.
S
¿Quién compró...? El hijo de mi vecina = Sujeto (S).
En algunas oraciones el sujeto no está presente. Cuando es así se le llama sujeto omitido (SO), sujeto
sobreentendido o sujeto gramatical.
Jugaron a los indios. (Ellos-as)
SO
El predicado
La palabra más importante de casi todos los predicados es el verbo, al que llamaremos núcleo (N).
El hijo de mi vecina compró una bicicleta. Aquélla tiene el pelo rubio.
N N
S P S P

LAS CLASES DE PALABRAS


En la lengua, hay palabras para designar seres u objetos(SUSTANTIVOS); atributos o características de esos
seres u objetos(ADJETIVOS), acciones o procesos que afectan a esos seres u objetos (VERBOS); cualidades o
atributos referidos a ningún ser u objeto en particular (ADVERBIOS); y también para conectar palabras o
segmentos mayores de la oración (CONECTORES).
Estas palabras se estudian teniendo en cuenta TRES CRITERIOS:
SEMÁNTICO
MORFOLÓGICO
SINTÁCTICO
El criterio Semántico Es el que clasifica a las palabras de acuerdo con el SENTIDO o SIGNIFICADO que
transmiten.
El Criterio Morfológico: Es el que se refiere a la FORMA en que pueden variar o no las palabras.
Las palabras se dividen en : VARIABLES, aquellas que pueden variar de género, número, persona, tiempo y
modo (sustantivos, adjetivos, verbos, pronombres) y en INVARIABLES, aquellas que no presentan cambio
alguno, siempre permanecen iguales( adverbios, preposiciones)
El Criterio Sintáctico: Es el que clasifica a las palabras según su FUNCIÓN dentro de la ORACIÓN.