Sei sulla pagina 1di 9

Fernando Alexei Peña Reynoso

1010658

Datos generales

Nombre de la prueba: FROSTIG (DTVP-3)

Nombre original de la prueba: Método de evaluación de la percepción visual de Frostig


(DTVP-3)

Autor: Marianne Frostig

Tiempo de aplicación: De 30 a 60 minutos

Área de aplicación: Percepción visual o integración visomotriz

Tipo de aplicación: individual.

Tipo: B

Población: Es una prueba diseñada con el propósito de apreciar los retrasos en la madurez
perceptiva en niños que presentan dificultades de aprendizaje, con edades comprendidas
entre los 4 y los 12 años de edad.

Soporte: Coordinación visomotora, Discriminación figura-fondo, Constancia de formas,


Percepción de posiciones en el espacio y Relaciones espaciales.

Edición: 2016, editorial el manual moderno, México.

 DESCRIPCION

El DTVP-2 (revisión 1993) es una batería de ocho pruebas que miden tanto la integración
visomotora como la percepción visual. La batería está diseñada para ser usada con niños de 4
a 10 años de edad. La prueba tiene cuatro usos principales: a) documentar la presencia y
grado de dificultades de percepción visual o visomotora en niños individuales, b) identificar
candidatos para tratamiento, c) verificar la eficacia de estos programas de intervención y d)
como instrumento de investigación. La versión original de la prueba, el DTVP, fue publicada
por Marianne Frosting en 1961. Desde 1961 hasta alrededor de 1970, el DTVP fue
probablemente la prueba más común en su tipo. Fue utilizada para estudiar las características
de la percepción visual, para determinar los efectos del entrenamiento en percepción visual e
Fernando Alexei Peña Reynoso
1010658

identificar niños con trastornos perceptuales. Posteriormente, los estudios realizados a la


prueba, señalaron serios defectos que requerían corregirse, lo que dio lugar al diseño de la
DTVP-2.

 FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA

El DTVP-3 es una batería de ocho subpruebas que miden habilidades visomotoras así
como habilidades visuales diferentes aunque relacionadas entre sí. La batería, que está
diseñada para usarla con niños de 4 a 10 años de edad, tiene confiabilidad y validez
establecidas, empíricamente. La muestra normativa consta de 1972 niños residentes en 12
estados. El DTVP-3 es la última versión de la histórica y popular batería de pruebas de
Frostig et al. (1961, 1966) y Frostig et al. (1964). Psicólogos, terapeutas ocupacionales,
educadores, diagnosticadores y otras personas interesadas en examinar el estado
perceplovisual de los ni- ños pueden aplicar la batería. Las subpruebas del DTVP-3 fueron
edificadas conforme a los constructos sobre percepción visual a los que se adhieren
Frostig et al. (1961, 1966) y Frostig (1964) comentados previamente en la sección "Tipos
de habilidades de la percepción visual" de este capítulo, cada una de las ocho subpruebas
del DTVP-3 mide un tipo de habilidad perceptovisual que se clasifica fácilmente como
posición en el espacio, constancia de forma, relaciones espaciales o como figura-fondo.
Además, cada subprueba se clasifica bien como de respuesta motriz reducida o como de
respuesta motriz realzada. La razón para medir la percepción visual bajo estas dos
condiciones se discutió previamente en la sección "El pape! de las habilidades motoras en
la evaluación de la percepción visual".
1. Coordinación ojo-mano: Los niños están obligados a elaborar recta precisa o líneas
curvas, de conformidad con los límites visuales.
2. Proceso de copiar: Los niños se muestran una figura simple y pide que dibujen en una
hoja de papel, La figura sirve como un modelo para el dibujo; las figuras posteriores
son cada vez más complejo.
3. Figura-fondo: Los niños se dan cifras de estímulo y se les pidió que encontrar la mayor
cantidad de figuras como pueden en una página donde las cifras se ocultan en un
complejo, fondo confuso.
4. Cierre visual: Los niños se muestran una figura estímulo y les pidió que seleccionaran
la cifra exacta de una serie de figuras que se han elaborado de forma incompleta. Con
Fernando Alexei Peña Reynoso
1010658

el fin de terminar el partido, los niños tienen que suministrar mentalmente las partes
que faltan de las figuras de la serie.
5. Constancia de formas: Los niños se muestran en una figura de estímulo y se les pidió
encontrar en una serie de figuras. La cifra que va dirigida tendrá un diverso tamaño, la
posición y / o la sombra, y puede ser escondido en un fondo de distracción.

Fundamentos básicos de la selección del contenido y formato de las subpruebas


Esta sección analiza la validez de contenido de las suhpruebas, tratando específicamente con
la .selección de los construclos perceptuales medidos en el DTVP-3 y los formatos empleados
para evaluarlos. Los constructos de la percepción visual que elegimos para medir el DTVP-3
(constancia de forma, figura-fondo, relaciones espaciales y posición en el espacio) se
analizaron en el capítulo 1. Para reiterar, estos constructos fueron articulados por Frostig y sus
colegas (Frostig, Lefever y Whittlesey, 1961, 1966; Frostig, Maslow, Lefever y Whittlesey,
1964) y se derivaron de la investigación de Thurstone (1944), Wedell (1960) y Cruickshank,
Bicc y Wallcn (1957). Sus descubrimientos se confirmaron subsecuentemente por Chalfunt y
Scheffelin (1969), Gabbard (1992), y Stephens y Pratt (1989). Este trabajo formó la base del
contenido que se incorporó dentro de las subpruebas del DTVP-3. Habiendo determinado el
contenido del DTVP-3, el siguiente paso fue seleccionar los formatos de la prueba que
podrían emplearse para medir los constructos. Este paso comenzó con una revisión extensa
de las pruebas existentes de la percepción visual y de la integración visomotora. El propósito
de la revisión fue identificar los mejores fórmalos actualmente en uso y adoptarlos o
mejorarlos para ser empleados en el DTVP-3. Demostramos una forma de validez de
contenido del DTVP-3 al exhibir que los formatos de sus subpruebas son similares a los de
otras pruebas aceptadas y bien conocidas.

¿Qué miden las subpruebas?


Si se hace juiciosamente, la interpretación de la ejecución de la subprueba proporcionará
información acerca de las fuerzas y debilidades de una persona. Sin embargo, los problemas
aún existen con respecto a la interpretación de la ejecución en la subprueba que debe
afrontarse con equidad cuando se manejan tales análisis. Por ejemplo, la confiabilidad
asociada con la mayoría de las subpruebas generalmente está cerca o abajo del nivel de
aceptabilidad. Esto significa que las interpretaciones, los diagnósticos y los juicios hechos
sobre la base de las puntuaciones de las subpruebas van a contener considerablemente más
Fernando Alexei Peña Reynoso
1010658

sesgo que los que se basan en cocientes compuestos. Debido a esto, los resultados de las
puntuaciones compuestas deberían recibir más crédito y atención que aquéllas de las
subpruebas. La evaluación de la ejecución en la subprueba es útil en la generación de
hipótesis o especulaciones acerca del por qué una persona se desempeña bien o mal en un
compuesto; pero las decisiones importantes acerca del diagnóstico y canalización deberían
apoyarse principalmente sobre la interpretación de los valores compuestos. Las subpruebas y
sus contenidos particulares se listan a continuación.
Coordinación ojo-mano. Mide la habilidad para dibujar líneas rectas o curvas con precisión de
acuerdo con los límites visuales.
Posición en el espacio. Mide la habilidad para igualar dos figuras de acuerdo con sus rasgos
comunes.
Copia. Mide la habilidad para reconocer los rasgos de un diseño y dibujarlo a partir de un
modelo.
Figura-fondo. Mide la habilidad para ver figuras especí- ficas cuando estén ocultas por un
fondo confuso y complejo.
Relaciones espaciales. Mide la habilidad para juntar puntos, para reproducir patrones
presentados visualmente.
Cierre visual. Mide la habilidad para reconocer una figura estímulo que ha sido dibujada de
manera incompleta.
Velocidad visomotora. Mide la rapidez con la que un niño puede hacer ciertas señales en
ciertos diseños.
Constancia de forma. Mide la habilidad para igualar dos figuras que varíen en uno o más
rasgos discriminativos (o sea, tamaño, posición o sombreado)

Adaptación del test

Los resultados de una prueba de percepción visual deberían distinguir claramente entre niños
a los que se reconoce o de los que se sospecha sean deficientes en la habilidad de
percepción visual, de aquéllos de los que se presume sean normales. En efecto, una prueba
de percepción visual que no lo hiciera sería inútil. Para estudiar la validez discriminante, se
examinaron las puntuaciones del DTVP-3 de 49 niños con trastornos neurológicos. Las
características de estos niños se describieron anteriormente en la sección "Muestreo de
contenido" del capítulo 5. Esta muestra se seleccionó por la cantidad considerable de
Fernando Alexei Peña Reynoso
1010658

opiniones profesionales e investigaciones que indican que los niños con impedimentos
neurológicos, como grupo, experimentan deficiencias perceptomotoras en un giíul o
desproporcionado. (Biiv h y I.cílnul . llKi4: Chalfant y Scheffelin, 1969; Cruickshank y col. 1957;
Strauss, Lehtinen y Kephart, 1989; Szekeres, Ylvisaker yHolland, 1985.) Las puntuaciones
estándar promediadas para esta muestra de niños discapacitados son las siguientes:
Coordinación ojo-mano, 7; Posición en el espacio, 6; Copia, 7; Figura-fondo, 7; Relaciones
espaciales, 7; Cierre visual, 6; Velocidad visomotora, 6; Constancia de forma, 8; Percepción
visual con respuesta motriz reducida, 79; Integración visomotora, 79 y Percepción visual
general, 79. Debido a que todas las puntuaciones están considerablemente por debajo de lo
normal (es decir, 10 para las subpruebas; 100 para los compuestos), pueden aceptarse como
evidencia que apoya la validez, de constructo del DTVP-3

Evidencia de confiabilidad de validez


La validez de constructo también se relaciona con el grado en el cual los rasgos
fundamentales de una prueba se pueden identificar y la medida en que estos rasgos reflejan
el modelo teórico en el que se basa la prueba. Una forma de investigar este tipo de validez es
el análisis factorial de las actuaciones de los niños en las subpruebas del DTVP-3 en la
muestra de estandarización usando el método de componentes principales. Los resultados de
este análisis proporcionaron un factor único con un valor específico mayor de 1. Uno puede
asumir que el factor mide "la percepción visual total", porque todas las subpruebas caen sobre
un factor único. El hecho de que un factor emergiese de este análisis no es sorprendente a la
luz del trabajo de Sperman (1927) demostrando el poder de la habilidad general. Esto
sustenta la validez de las subpruebas del DTVP-3 como medidas de la percepción visual.

Descripción

Subprueba 1.Coordinación ojo-mano. Se solicita a los niños que dibujen una línea continua
dentro de una banda ancha y recta. Las bandas subsecuentes son cada vez más delgadas y
tortuosas (con ángulos o curvas).

Subprueba 2. Posición en el espacio. Se muestra a los niños una figura como estímulo y se
les indica que seleccionen la figura exacta de una serie de figuras similares pero diferentes.
Esto es estrictamente una tarca de igualación.
Fernando Alexei Peña Reynoso
1010658

Subprueba 3. Copia. Se muestra a los niños una figura simple y se les indica que la dibujen en
una hoja de papel. La figura sirve como modelo para el dibujo. Las que siguen son cada vez
más complejas.

Subprueba 4. Figura-fondo. Se muestran las figuras estímulo a los niños y se les indica que
descubran tantas de ellas como puedan en una página donde se encuentran ocultas en un
fondo confuso y complejo.

Subprueba 5. Relaciones espaciales. Se muestra a los niños una rejilla de puntos espaciados
de manera uniforme. Las líneas dibujadas conectan algunos puntos para formar un modelo.
Se da a los infantes una rejilla en blanco con el mismo número de puntos y se les indica que
reproduzcan el modelo representado en la primera conectando los puntos adecuados en la
segunda.

Subprueba 6. Cierre visual. Se muestra a los niños una figura estímulo y se les indica que
seleccionen la figura exacta de una serie de figuras incompletas. Para completar la igualación,
los niños tienen que llenar mentalmente lo que falta en las figuras de la serie.

Subprueba 7. Velocidad visomotora. Se muestra a los niños: a) cuatro diseños geométricos


diferentes, dos de los cuales tienen señales especiales, y b) una página completamente llena
con los cuatro diseños, ninguno de los cuales está marcado. Lo que tienen que hacer es
dibujar las señales en tantos diseños apropiados como sea posible en un periodo establecido.

Subprueba 8. Constancia de forma. Se muestra a los niños una figura estímulo y se les pide
que la encuentren en una serie de figuras. En la serie, la figura blanco diferirá en tamaño,
posición o sombreado (o en todos estos rasgos juntos) y puede estar oculta en un fondo
distractor

Requisitos del examinador

Los examinadores que apliquen e interpreten el DTVP-3 deben tener algún entrenamiento
formal en evaluación. Este entrenamiento proporcionaría un entendimiento bá- sico de
estadísticas para pruebas; de los procedimientos generales que gobiernan la aplicación de
pruebas, del cómputo y la interpretación así como de la información específica acerca de la
evaluación de niños. El entrenamiento necesario puede obtenerse de muchas formas.
Fernando Alexei Peña Reynoso
1010658

Frecuentemente, el entrenamiento forma parte de los cursos universitarios sobre evaluación.


Estos cursos suelen proporcionarse en departamentos de psicología escolar, educación
especial, patología del lenguaje, lectura y asesoría, entre otros. Otras fuentes de
entrenamiento son los talleres patrocinados por agencias escolares locales o consultores
privados. Los examinadores con tal experiencia tendrían poca dificultad en el dominio de los
procedimientos necesarios para aplicar, computar e interpretar apropiadamente el DTVP-3.
Probablemente, todo lo que necesiten para asegurar la aplicación hábil de la prueba sea
seguir los procedimientos delineados en este Manual. Antes de aplicar efectivamente el
DTVP-3 los examinadores deben consultar las políticas escolares locales, las regulaciones
estatales y los manifiestos de opinión de su organización profesional respectiva en relación
con el uso de pruebas. Éste es especialmente el caso en donde el propósito de la prueba es
diagnosticar condiciones de discapacidad o calificar estudiantes para programas especiales.

Procedimientos básicos para examinar

El examinador puede asegurar una aplicación confiable de la prueba si se apega a estas


sencillas reglas.

1. Aplique la prueba usando el Manual del examinador, el Libro de figuras, el Protocolo de


respuestas y la Forma de registro del perfil/examinador. Todas las instrucciones necesarias
para la aplicación de la prueba se proporcionan en el Manual del examinador. Las respuestas
del niño se registran en la Forma de registro del perfiI/examinador.

2. Practique la aplicación de la prueba al menos tres veces.

3. Aplique la prueba individualmente. No se administre a grupos de niños.

4. Aplique la prueba en un ambiente libre de distracciones, bien ventilado, bien iluminado,


tranquilo, privado y confortable.

5. Establezca rapport con el niño explorando el propósito de la prueba y trate de plantear la


sesión de prueba como una empresa agradable.

6. Debe estar alerta al nivel de fatiga del niño y detener la prueba si muestra signos de
cansancio o poco interés.
Fernando Alexei Peña Reynoso
1010658

7. Anime y alabe consistentemente al examinando, pero no lo ayude o se desvíe del


procedimiento de la prueba. Comentarios tales como "parece que te gusta" o "eres rápido"
son apropiados. Sin embargo, evite comentarios como "muy bien" o "así es" los cuales al
parecer reflejan la exactitud de la respuesta del examinando.

8. Las pruebas del DTVP-3 deberán aplicarse en el siguiente orden: 1) Coordinación ojo-
mano, 2) Posición en el espacio, 3) Copia, 4) Figura-ibndo, 5) Relaciones espaciales, 6) Cierre
visual, 7) Velocidad visomotora y 8) Constancia de forma.

Materiales
• Manual
• Protocolo de respuestas
• Forma de registro
• Lápiz
• Crayones
• Libro de figuras
Ambiente físico.

Se debe aplicar la prueba en una habitación silenciosa y bien iluminada que esté libre de
distracciones e interrupciones. De ser posible, se debe colocar al niño de espaldas a cualquier
ventana, además, deberán tomarse precauciones para minimizar el acceso del niño a los
materiales de prueba que no se estén utilizando.

El mobiliario tiene que ser cómodo y de tamaño apropiado. Con niños más pequeños, la mesa
y la silla necesitan tener la altura adecuada permitiendo así que trabajen con facilidad y
descansen los pies. Si la mesa tiene una superficie áspera o irregular, se debe colocar una
base de trabajo lisa, bajo el protocolo de registros durante la aplicación de claves, búsqueda
de símbolos y registros.

La disposición de los asientos es importante para aplicación eficiente de la prueba. Hay que
sentarse directamente frente al niño de modo que se pueda observar la conducta de este. Se
necesita una visión clara de la libreta de estímulos para ver y registrar las respuestas. Los
materiales de la prueba que no se estén utilizando deben colocarse fuera de la vista del niño.
Aquellos que son levo preferentes tendrán que colocar los materiales en dirección contraria.
Fernando Alexei Peña Reynoso
1010658

Estructura de la escala

Los resultados de una prueba de percepción visual deberían distinguir claramente entre niños
a los que se reconoce o de los que se sospecha sean deficientes en la habilidad de
percepción visual, de aquéllos de los que se presume sean normales. En efecto, una prueba
de percepción visual que no lo hiciera sería inútil. Para estudiar la validez discriminante, se
examinaron las puntuaciones del DTVP-3 de 49 niños con trastornos neurológicos. Las
características de estos niños se describieron anteriormente en la sección "Muestreo de
contenido" del capítulo 5. Esta muestra se seleccionó por la cantidad considerable de
opiniones profesionales e investigaciones que indican que los niños con impedimentos
neurológicos, como grupo, experimentan deficiencias perceptomotoras en un giíul o
desproporcionado. (Biiv h y I.cílnul . llKi4: Chalfant y Scheffelin, 1969; Cruickshank y col. 1957;
Strauss, Lehtinen y Kephart, 1989; Szekeres, Ylvisaker yHolland, 1985.) Las puntuaciones
estándar promediadas para esta muestra de niños discapacitados son las siguientes:
Coordinación ojo-mano, 7; Posición en el espacio, 6; Copia, 7; Figura-fondo, 7; Relaciones
espaciales, 7; Cierre visual, 6; Velocidad visomotora, 6; Constancia de forma, 8; Percepción
visual con respuesta motriz reducida, 79; Integración visomotora, 79 y Percepción visual
general, 79. Debido a que todas las puntuaciones están considerablemente por debajo de lo
normal (es decir, 10 para las subpruebas; 100 para los compuestos), pueden aceptarse como
evidencia que apoya la valide?, de constructo del DTVP-3.