Sei sulla pagina 1di 5

Acércate hoy, ahora, a la Cruz de Nuestro Señor. Apoya tu cabeza.

Háblale de tus cruces de cada día. De las que te pesan. De las que te duelen.
Y
Clávalas en su Cruz. Deja que Él convierta tu cruz en una victoria de amor
para
Ti y para los demás.

ADORACIÓN A LA CRUZ:
A continuación vamos a dar comienzo a la celebración de la Adoración a la Cruz. Como la
Hora Santa de ayer, está elaborada por el grupo de jóvenes de la Parroquia y esperamos
que
sea un momento que os invite a la reflexión y a la oración.

AMBIENTACIÓN:
Jesús ha sufrido la Pasión que el mismo anunció. Ha tenido que soportar la soberbia de los
maestros de la ley, los insultos de su propio pueblo y los castigos físicos impuestos por el
gobernador romano Pilatos. Si eso fuera poco, ha tenido que llevar arrastrando la cruz en la
que el mismo será crucificado.

Ya está colgado en la cruz y se encuentra entre dos bandidos que también han sido
condenados a la crucifixión. Se acerca el momento en el que Jesús tomará su último aliento
y para todos aquellos que lo siguieron y aún lo siguen es un momento muy doloroso.

Lectura del Evangelio: Lc 23, 33-49


Cuando llegaron al lugar llamado La Calavera, crucificaron allí a Jesús y también a los
Malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía:
- Padre, perdónalos porque no saben lo que hace.
Después se repartieron las vestiduras echándolas a suertes. El pueblo estaba allí mirando.
Las autoridades, por su parte, se burlaban de Jesús y comentaban:
- A otros ha salvado, ¡que se salve a sí mismo, si es el Mesías de Dios, el Elegido!
También los soldados le escarnecían. Se acercaban a él para darle vinagre y le decían:
- Si tú eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.
Habían puesto sobre su cabeza una inscripción que decía: “Este es el rey de los judíos”
Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo:
- ¿No eres tú el Mesías? Pues sálvate a ti mismo y a nosotros.
Pero el otro vino para reprenderlo, diciendo:
- ¿Ni siquiera temes a Dios tú, que estás en el mismo suplicio? Lo nuestro es justo, pues
Estamos recibiendo lo que merecen nuestros actos, pero éste no ha hecho nada malo.
Y añadió:
- Jesús, acuérdate de mí cuando vengas como rey.
Jesús le dijo:
- Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.
Hacia mediodía las tinieblas cubrieron toda la región hasta las tres de la tarde. El sol se
Oscureció, y el velo del templo se rasgó por medio. Entonces Jesús lanzó un grito y dijo:
- Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.
Y dicho esto, expiró. El centurión, viendo lo sucedido, alababa a Dios diciendo:
- Verdaderamente este hombre era justo.
Y toda la gente que había acudido al espectáculo, al ver lo sucedido, volvía golpeándose el
Pecho. Todos los que conocían a Jesús, y también las mujeres que lo habían seguido desde
Galilea, estaban presenciando todo esto desde lejos.

VELANDO EL CUERPO DE JESÚS


Jesús había expirado y ahora los más cercanos a él recordaban el ejemplo que su amigo y
Maestro había dado con su vida. Su empeño y esfuerzo por anunciar el Reino de Dios lo
Había llevado a ser consecuente con su mensaje hasta el último instante de su vida. Y ahora
Sus discípulos podían llegar a entender mejor muchas de las cosas que Jesús les había
dicho Cuando aún no había tenido que padecer todo aquel castigo y horror.

Lectura del Evangelio: Mc 8, 34-38


Después Jesús reunión a la gente y a sus discípulos y les dijo:
-Si alguno quiere venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y que
me siga. Porque el que quiera salvar su vida la perderá, pero el que pierda su vida por mí y
por la buena noticia la salvará. Pues ¿de qué le sirve a uno ganar todo el mundo si pierde su
vida? ¿Qué puede dar uno a cambio de su vida? Pues si uno se avergüenza de mí y de mi
mensaje en medio de esta generación infiel y pecadora, también el Hijo del hombre se
avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles. Como vemos
no es fácil ser discípulo de Jesús. Su mensaje es muy exigente y para seguirlo hay que
esforzarse como él lo hizo, llegando a entregar su propia vida. Para no olvidarnos de esto os
presentamos aquí un decálogo del esfuerzo que esperamos que nos sirva para sacar fuerzas
en momentos de flaqueza.

El decálogo del esfuerzo


1.- El esfuerzo siempre tiene su recompensa, el es cosa de valientes, de aquellos que no
tienen miedo al fracaso, sino que lo ven como una oportunidad para levantarse y aprender
de la experiencia para continuar adelante hasta lograr lo soñado. Esta es su recompensa.
2.- El esfuerzo nos permite entender que siempre se puede dar un paso más, que no somos
de los que se quedan en el camino, de los que vence el cansancio, que al final del arco iris
siempre hay un tesoro que encontrar y que allí nos esta esperando. Esta es su recompensa.
3.- El esfuerzo no nos deja ver puertas cerradas, nos permite ver puertas por abrir. Que
por cada puerta que se cierra otras tantas se abrirán para encontrar lo que buscamos. Esta
es su recompensa.
4.- El esfuerzo nos enseña a ver los problemas como: asuntos por resolver. Asuntos que al
ser solucionados, nos permitirán avanzar al logro de nuestro objetivo. Esta es su
recompensa.
5.- El esfuerzo nos hace sordos a las voces del fracaso y ciegos a las nubes negras que
auguran una tempestad. Solo nos permite escuchar que si lo lograremos, que solo falta un
poco más, y nos permite visualizar no el monte por escalar sino, la satisfacción y alegría de
estar en la cima. Esta es su recompensa.
6.- El esfuerzo nos permite conquistar donde otros fracasaron, nos autoriza a sentir en
carne propia el significado de las palabras de Jesucristo: “al que cree todo le es posible”. El
esfuerzo nos aprueba para ser ganadores. Esta es su recompensa.
7.- El esfuerzo nos dice que siempre podremos lograr nuestros sueños, pero para lograrlos,
tenemos que aprender a tener nuestros ojos bien abiertos. Esta es su recompensa.
8.- El esfuerzo siempre será aquella acción indetenible, que alcanzara resultados y
coronara nuestra vida con el excito. Aquella acción que no cree en el desánimo sino, en el
volver a empezar. Esta es su recompensa.
9.- El esfuerzo no es simplemente una opción, es una decisión que deben tomar todos
aquellos que desean otorgarse el triunfo, que por muy pequeño que sea para otros, siempre
será su triunfo. Esta es su recompensa.
10.- El esfuerzo nos permitirá cumplir con el mandamiento y apropiarnos de la promesa de
Dios que dice:” mira que te mando a que te esfuerces y seas valiente; ¡no tengas miedo ni te
Desanimes! porque el Señor tu Dios te acompañara dondequiera que vayas”. Esta es su
Recompensa.
ECOS: Ahora tenéis la posibilidad de resaltar la frase o frases que os hayan parecido más
significativas de las lecturas anteriores y del decálogo del esfuerzo.

MOMENTO DE REFLEXIÓN:
Ahora tenemos tiempo para pensar algo en lo que cada uno de nosotros cree que ha de
esforzarse y comprometerse para mejorar su vida y la de sus allegados. Para simbolizar ese
esfuerzo encenderemos una de las velas que está vuestra disposición y con dichas velas
formaremos una cruz. Para concluir lo haremos leyendo un poema muy propicio para el día
de hoy. Esperamos que os ayude a vivir y os anime a esforzaros por una vida mejor.

Poema : Vivir no es sólo respirar (Autor: Txus di Fellatio)


Si nunca sientes amor,
jamás sentirás pérdida.
Pero será una existencia
en blanco y negro,
incompleta.
Será como engullir la vida pero
sin paladearla.
Si nunca sientes miedo,
jamás sentirás peligro.
Pero nunca estarás alerta
y el destino te pegará duro.
Y tu castillo de naipes
caerá bajo el soplido
de una vida plana,
inconsciente,
sin sabor.
Si nunca sientes el dolor de un adiós,
jamás morirás en vida,
de pena y melancolía,
para renacer con un beso,
con un hola,
con un regreso.
Bébete la vida.
Bébela a sorbitos.
Pero aprende a sentir amor, dolor y miedo.
La vida no es solo respirar.
Vivir duele...
ADORACION A LA CRUZ

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO AMÉN

!Te adoramos Cristo y Te bendecimos!

!Porque por Tu Santa Cruz redimiste al mundo!

Jesús , me postro de rodillas ante Tu Cruz, ante la Cruz sobre la cual moriste por amor a mí. Por
ella obtuviste del Cielo la salvación eterna para nosotros y abriste el camino a la reconciliación y
a la paz en la tierra. Gracias Señor por Tu cruz, Gracias Señor por haberla cargado con amor.

Jesús, en este momento reconozco ante Tí, que no entiendo por qué tenías que sufrir. Es por
ello mayor mi gratitud hacia Tí y hacia Tu cruz.

Gracias por haberme marcado con el signo de la Cruz desde el pricipio. En mi bautismo quedó
impreso en mi alma y mí corazón de manera indeleble. Ciertamente no entiendo Tu cruz y sin
embargo no es para mí una locura o motivo de escándalo, sino el símbolo de TU AMOR Y EL
CAMINO HACIA LA SALVACIÓN.

TODOS A UNA ENTONEMOS

CANTEMOS

OREMOS

PADRE ENVIA TU ESPIRITU Y SERÁ UNA NUEVA CREACION

Y RENOVARAS LA FAZ DE LA TIERRA

Ven espíritu santo, envíanos desde el cielo un rayo de tu luz


Ven padre de los pobres, ven, dador de dones, ven luz de los corazones
Consolador perfecto, dulce huésped del alma, dulcísimo consuelo
Descanso en la fatiga, en el ardor tranquilidad, consuelo en el llanto
Oh luz santísima, llena lo más íntimo de los corazones de tus fieles
Sin tu fuerza, nada hay en el hombre, nada que sea inocente
Lava lo que está manchado, riega lo que es árido, cura lo que está enfermo
Doblega al que esta rígido, calienta lo que esta frio, endereza lo que esta extraviado
Concede a tus fieles, que en ti confían, tus sietes sagrados dones
Dales virtud y premio, dales muerte santa, dales el eterno gozo

Oh Dios, que has instruido a tus fieles, iluminando sus corazones con la luz del BENDITO
ESPIRITU SANTO

Concédenos que guiados por este ESPIRITU, saboreemos el bien y gocemos siempre el consuelo,
POR JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR, AMEN

GLORIA AL PADRE , GLORIA AL HIJO, GLORIA AL ESPIRITU SANTO


COMO ERA EN EL PRINCIPIOAHORA Y SIEMPRE POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS
AMEN

ACTO DE AMOR A CRISTO CRUCIFICADO

No me mueve , mi Dios, para quererte,

el cielo que me tienes prometido.

ni me mueve el infierno tan temido

para dejar por eso de ofenderte

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte

clavado en esa cruz escarnecido,

muéveme el ver tu cuerpo tan herido,

muéveme tus afrentas y tu muerte

muéveme , en fin tu amor de tal manera,

que aunque no hubiera cielo, yo te amara.

y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,

Porque, aunque lo que espero no esperara,

lo mismo que te quiero, te quisiera

Santa Teresa de Jesús

RUEGO DE LA SANTISIMA VIRGEN MARIA(MEDUGORIE)

QUERIDOS HIJOS, QUIERO DECIRLES QUE EN ESTOS DIAS, LA CRUZ TIENE QUE
ESTAR EN EL CENTRO DE TODO

OREN DE MANERA ESPECIAL DELANTE DE LA CRUZ, PORQUE POR ELLAS RECIBEN,


GRANDES GRACIAS

AHORA EN SUS CASAS, HAGAN UNA ESPECIAL CONSAGRACION A LA CRUZ

PROMETAN QUE NO OFENDERAN MAS A JESUS NI A LA SANTA CRUZ, NI


BLASFEMARAN

GRACIAS POR HABER ACUDIDO A MI LLAMADO

LA VIRGEN MARIA

LA FAMILIA QUE ORA UNIDA, PERMANECE UNIDA