Sei sulla pagina 1di 2

El ferrocemento, más que un material para la construcción, es un sistema

constructivo en sí mismo. Utilizando un hormigón de poco espesor, en el que los


redondos de acero de su armadura se sustituyen por una malla de alambre de acero
y se distribuye uniformemente a través de la sección transversal del hormigón.

Características

Se utiliza un mortero con alta dosificación de cemento y gracias a su armadura de varias capas de
mallas de acero de poco espesor superpuestas y ligeramente desplazadas entre sí, el ferrocemento
adquiere una resistencia y flexibilidad excepcionales para un hormigón tradicional.

Al sustituir los redondos por una malla del mismo material aumentamos el nivel de contacto entre
mortero y acero que llega a ser has 15 veces mayor en el ferrocemento que en un hormigón armado.
Obteniendo un material con un comportamiento altamente elástico, más propia del acero que del
hormigón.

Además esta presencia de mallas de acero, no disminuye la resistencia a compresión del hormigón,
que continua siendo la que aporte la matriz cementicia.

El resultado es que disminuimos notablemente las dimensiones de grosor de los elementos y como
consecuencia el peso propio de la estructura. Así, la aplicación del ferrocemento es muy ventajosa
en estructuras espaciales de paredes delgadas, en las cuales la rigidez y resistencia son
desarrolladas a través de la forma, incluyendo la ventaja de ser fácilmente moldeable y construida
de una sola vez, ya que es autoportante y no hay necesidad de apeos.

Si resulta de una gran importancia a la hora de diseñar con ferrocemento la elección de la forma
geométrica. Se debe buscar la forma más sencilla que consiga aprovechar al máximo las
propiedades físico-mecanicas del material. La complejidad de la geometría elegida repercute
directamente en la dificultad constructiva y aumentando el tiempo/coste de la ejecución.

Antecedentes
El origen del ferrocemento es casi contemporáneo al del hormigón armado. El francés Jean Louis
Lambot en 1848 fue el primero en utilizar este material al que llamo “ferciment” con el que fabrico
macetas, pequeños botes, cisternas y otros objetos. El desarrollo de este material daría origen al
actual hormigón armado.
Fue Pier Luigi Nervi, un ingeniero italiano quien volviendo a la idea original de Lambot, desarrollo
el ferrocemento durante el principio del siglo xx. En los años 20 realizo sus propias experiencias
principalmente en la construcción de barcos y hasta 1949 no se introdujo en la construcción con la
cubierta del Palacio de Exposiciones de Turín (con una luz de 98m)

Actualidad

En el mundo naval el ferrocemento ha avanzado mucho, mientras que en la construcción aun


teniendo un largo tiempo de desarrollo y un amplio bagaje de casos construidos que nos confirmas
sus características técnicas y económicas no ha terminado de despuntar. Aunque si se ha
consolidado en prefabricados para cisternas y piscinas por su impermeabilidad y ha tenido una
experiencia exitosa en países en desarrollo como la India, en el que se utiliza comúnmente el
ferrocemento debido a su menor coste y a que presenta mejor comportamiento ante terremotos que
otros sistemas constructivos.