Sei sulla pagina 1di 45

[Seleccionar fecha]

[ESCRIBIR EL NOMBRE ANTOLOGÍA DE NAVIDAD DE LA COMPAÑÍA]
[ESCRIBIR
EL NOMBRE
ANTOLOGÍA DE NAVIDAD
DE LA
COMPAÑÍA]

[Escribir el subtítulo del documento] | nombres

Prólogo

La Navidad es una de las épocas más importantes en los sentidos económico y social, es decir; ¿quién no ha notado que en éstas épocas los supermercados se llenan de árboles de Navidad y la gente forma filas de inmensa longitud para comprar regalos y adornos para ambientar su casa? Sin embargo el ámbito económico no es el que queremos tratar; porque si bien esta época supone un aumento en los gatos de todas las familias el presente trabajo no pretende ser, ni mucho menos una especie de guía para ahorrar esta temporada.

Y para que tú, estimado lector, puedas tener este libro en tus manos los autores de este hemos hecho una amplia investigación sobre el mayor número de temas posibles y en variopintas fuentes con el fin de que la información aquí plasmada pueda brindar una vasta perspectiva sobre cómo las festividades decembrinas han moldeado de cierta manera la concepción religiosa, la cultura y la sociedad de México.

Los autores estado muy contentos con la realización y posterior publicación de esta pequeña antología navideña pues somos conscientes de que sus bondades y peculiaridades ayudarán a los más interesados en el tema a saber más sobre la Navidad y las demás festividades celebradas en diciembre.

Y aunque esta antología trata principalmente de cómo se celebra la Navidad en México también está escrita de manera de cualquier persona ajena a las costumbres y tradiciones de este país podrá estar bien enterado de los temas que trata este trabajo. Lo hemos decidido así porque sabemos que los orígenes de estas fiestas son muy lejanos y no se limitan exclusivamente a un área geográfica sino que actualmente se ha extendido en todo el mundo sin importar religiones y creencias, de modo que todos, alguna vez, la hemos vivido.

Como era de esperarse, la mayoría de los datos corresponden a la costumbre mexicanas pero, como hemos mencionado anteriormente, también se incluyen datos de otras culturas para que todos podamos globalizar nuestros conocimientos y tal vez hasta comparar los rituales de otras sociedades. ¿Se imagina, por ejemplo, celebrar la Navidad en Colombia?

Y como último mensaje, queremos decir que el 25 de diciembre no es sólo un día para recibir regalos y tener una exquisita cena, sino que también hay que verlo como un día para compartir y juntarnos nos nuestros seres queridos.

¡Felices fiestas!

Significado de la Navidad

El origen de la Navidad

Primero hablemos un poco del origen del asunto. Era común en las culturas antiguas que la gente se reuniera en festivales en el momento del solsticio de invierno el 22 de diciembre. Estas reuniones se asociaron con la adoración de los dioses del sol, como con la comunidad de Stonehenge y los romanos. En Europa, el festival se asoció con la matanza de ganado que no podía alimentarse durante los meses de invierno y las fiestas subsiguientes y actividades sociales relajantes. Los troncos de Yule fueron quemados en países alemanes y escandinavos, y se quemaron velas en muchos de estos festivales. La fruta estaba atada a las ramas de los árboles para alentar el retorno del cálido sol en primavera.

Con respecto a la influencia de las historias bíblicas y el nacimiento de Jesús en estas celebraciones, los relatos no están exentos de comparaciones paganas. "El dios hindú Krishna, Gautama Buddha y Zoraster fueron supuestamente el producto de nacimientos vírgenes. Alejandro Magno, Constantino

y Nerón afirmaron tener nacimientos signo de distinción."

vírgenes...

En el mundo antiguo, el nacimiento virginal era un

La fecha del 25 de diciembre para el nacimiento de Jesús no es bíblica. "El 25 de diciembre se "

celebró en todo el mundo durante miles de años antes de que naciera Jesús ...

"Esta fecha fue

reconocida oficialmente por primera vez en los calendarios romanos alrededor del año 336 después de haber sido decretada por el papa Silvestre en 320 DC para coincidir con la fiesta del dios sol , Saturnalia." En general, se reconoce que si los pastores visitantes hubieran estado en los

campos con sus rebaños (como lo informa Lucas en el libro del Nuevo Testamento de Lucas 2: 8),

el nacimiento de Jesús no habría sido en

diciembre.

.

La historia bíblica de los Reyes Magos (Mateo 2: 1-12) ha sido interpretada e ilustrada en varias leyendas cristianas, dibujos artísticos, canciones y concursos infantiles desde tiempos medievales. Se mencionan tres regalos, pero no es seguro que haya solo tres Reyes Magos. Otros detalles sobre los Reyes Magos han recibido interpretaciones sin respaldo, como sus razas y edades.

Las características de San Nicolás, Santa Claus y la entrega de regalos también tienen sus historias particulares. San Nicolás se convirtió en obispo a la edad de 17 años. A la edad de 30 años se desempeñó como obispo de Myra (la ciudad de Demre en Turquía). Después de ser encarcelado por los gobernantes del Imperio Romano de Oriente durante diez años, Constantine lo liberó. Más tarde lo ayudó en el conflicto de Constantino con Arrio que produjo el Credo de Nicea en apoyo de la unidad de la trinidad en el Concilio de Nicea en el año 325 dC

Después de esta victoria, San Nicolás se convirtió en el tema de muchas leyendas. Una de ellas incluía a una familia pobre con tres hijas que no tenían dote de bodas y se enfrentaban con la perspectiva de tener que prostituirse. Arrojó bolsas de oro a través de la ventana de un dormitorio para dos de las hijas y otra bolsa por la chimenea, que aterrizó en una media que la tercera hija había colgado junto a la chimenea para que se secara. Fue notable por su generosidad con los niños, y se convirtió en el santo patrón de Grecia y Rusia.

La veneración de sus leyendas fue abolida por Lutero en muchos países europeos, pero no en los Países Bajos. En Alemania, la figura de San Nicolás fue reemplazada por "un niño de Cristo alto" (Christkindl) que era conocido como Kris Kringle en los países de habla inglesa. 4 "La

transformación de San Nicolás en Santa Claus tuvo lugar principalmente en América, con inspiración de los holandeses. En los primeros días de Nueva York neerlandesa, Sinterklass se hizo conocido entre los de habla inglesa como 'Santa Claus' (o 'Saint Nick') ". 5En 1809, Washington Irving creó la historia de un "pequeño Nicholas chuppy, fumador de pipa, que conduce un caballo mágico por el aire y visita todas las casas de Nueva York. La figura de los elfos era lo suficientemente pequeña como para bajar por las chimeneas con regalos para los niños buenos y

cambiar los malos " 6. El poema" La noche antes de Navidad ", según se dice por Clemente Moore en 1823," reemplazó el caballo con un trineo tirado por ocho renos voladores "y un" elfo "que traía a los niños solo regalos sin interruptores. 7 Thomas Nast, dibujante jefe de la revista Harper's Weekly, "representó a Santa Claus de 1863 a 1886 como un hombre gordo, barbudo, alegre, que "

vivía en el Polo Norte ...

8.Tenía un traje rojo adornado con pelo blanco. "Los primeros grandes

almacenes Santa Claus se encontraban en JW Parkinson's store en Filadelfia en 1881." 9

El significado básico de Navidad

El mensaje básico de la Navidad es el anuncio de que Dios, el todopoderoso creador del universo, ha venido al mundo en la forma humana de una persona cuyo nombre de nacimiento es Jesús. Esta es la noticia de la encarnación de Dios en la carne humana. El apóstol Juan dio el significado apropiado a este evento histórico en su declaración que, "Nadie ha visto a Dios, pero Dios el Único (refiriéndose a Jesucristo), que está del lado del Padre, lo ha dado a conocer" (Juan 1:18).

En su relato de la vida y el ministerio de Jesús, Juan no menciona los detalles del nacimiento de Jesús citados por los otros escritores Mateo y Lucas, ni siquiera el nombre de su madre, María, ni la presencia de pastores o magos que le trajo regalos. En este relato (Juan 1: 1-18), Juan se refiere a Jesucristo como "la Palabra" (versículos 1 y 14) Este término ("Logos" en lengua griega) fue entendido por los judíos para referirse a "un agente" de la creación "y por los romanos en su conocimiento de la filosofía griega como "el principio de la razón que gobernó el mundo".

Con respecto a los regalos, los regalos de los Reyes Magos que fueron entregados a Jesús y María y José en su acto de adoración, o los regalos que se comparten entre familiares y amigos en este festival de Navidad, debe ser reconocido y enfatizado en nuestras celebraciones que el regalo principal y más importante es el regalo de Dios de "su único Hijo" (Juan 3:16) a quien envió al mundo "para salvar al mundo" (Juan 3:17).

Sin el mensaje de la encarnación de Dios en carne humana y el regalo de su Hijo, Jesús, para la salvación del mundo, la celebración de Navidad por parte de cristianos o cualquier otra persona es solo otro festival secular entre muchos en el calendario anual de vacaciones. No puede haber "paz" en la tierra o verdadera "alegría" en el corazón de un ser humano aparte del Espíritu de Jesucristo. Los dones de estas bendiciones a través del nacimiento de Jesucristo son dignos de celebración y vale la pena repetir el compartir del amor de Dios al mundo una y otra vez en regalos y contribuciones, pero los cristianos debemos asegurarnos de que nuestras celebraciones navideñas sean para la gloria de Dios y nada más; ciertamente no para la adoración de ningún dios del sol, santo o regalo material.

Introducción a las tradiciones decembrinas en México

Nacimiento:

Introducción a las tradiciones decembrinas en México Nacimiento: Aunque muchas familias mexicanas tienen árboles de Navidad,

Aunque muchas familias mexicanas tienen árboles de Navidad, las escenas de natividad son una decoración navideña más común y muchas familias tienen escenas de Natividad elaboradas en sus casas o patios y también hay muchos nacimientos públicos, así como algunas bellezas de bellas artes populares. El nacimiento se establece generalmente el 16 de diciembre, el bebé Jesús se agrega en la noche el 24 de diciembre y los tres reyes se agregan el 5 de enero.

Introducción a las tradiciones decembrinas en México Nacimiento: Aunque muchas familias mexicanas tienen árboles de Navidad,

Posadas:

Las Posadas tienen lugar los nueve días anteriores a Navidad. Desde el 16 hasta el 24, las

procesiones representan nuevamente la búsqueda de refugio de María y José en Belén. Estas procesiones conducen a una casa diferente cada noche para la culminación de la posada - una fiesta, que generalmente incluirá una o más piñatas.

Introducción a las tradiciones decembrinas en México Nacimiento: Aunque muchas familias mexicanas tienen árboles de Navidad,

Comidas:

Por supuesto, la comida juega un papel importante en cualquier celebración navideña, y hay muchos alimentos que están asociados con esta época del año en México. Desde ensalada de Noche Buena hasta ponche Navideño, recetas que se mostrarán más adelante.

Pastorelas:

Pastorelas son presentaciones teatrales de los pastores en su camino para ver al bebé Jesús. Estos se originaron durante el período colonial de México como una forma de enseñar a los nativos sobre el dogma católico, pero han cambiado con el tiempo y ahora son presentaciones de comedias desenfadadas. En la obra, los pastores encuentran varios obstáculos en su camino, con demonios y ángeles que hacen apariciones, tratando de convencerlos del camino que deben tomar.

Introducción a las tradiciones decembrinas en México Nacimiento: Aunque muchas familias mexicanas tienen árboles de Navidad,
Villancicos: Algunas de estas pueden ser traducciones familiares de canciones en inglés, como Noche de Paz,

Villancicos:

Algunas de estas pueden ser traducciones familiares de canciones en inglés, como Noche de Paz, la versión española de Silent Night, y algunas son completamente diferentes, como Las Campanas de Belén y Los Peces en el Río).

Villancicos: Algunas de estas pueden ser traducciones familiares de canciones en inglés, como Noche de Paz,
Villancicos: Algunas de estas pueden ser traducciones familiares de canciones en inglés, como Noche de Paz,
Villancicos: Algunas de estas pueden ser traducciones familiares de canciones en inglés, como Noche de Paz,

Noche Buena:

Esta es la noche de la última posada. Muchas personas asisten a la misa de medianoche y luego cenan con sus familias. El día de Navidad es generalmente un día tranquilo. Los regalos no se intercambian tradicionalmente en Navidad, pero esto está cambiando, y Santa Claus se está volviendo cada vez más prominente en las celebraciones navideñas mexicanas.

Año Nuevo:

La mayoría de los mexicanos celebran la víspera de Año Nuevo cenando con sus familias a altas horas de la noche. Aquellos que quieren ir de

fiesta generalmente salen después, así que si estás buscando una noche en la ciudad, prepárate para que las cosas realmente se pongan en marcha después de la medianoche.

Reyes Magos:

El 6 de enero es Epifanía, que se celebra en

México como Día de Reyes "Día de Reyes". Esto es cuando tradicionalmente los niños reciben regalos, presentados por los tres sabios. Muchos niños ahora reciben regalos tanto en Navidad como en el Día de Reyes.

Mitos navideños

La Navidad podría ser la cosa más mitificada de todos los tiempos. Claro, comienza con el mito sobre Papá Noel y la mayoría de nosotros lo desaprende bastante temprano, pero luego hay otros mitos que comienzan a desmoronarse. Eventualmente aprendes que el 25 de diciembre no era el cumpleaños real de Jesús, Rodolfo no era parte de la pandilla original y "Jingle Bell Rock" es terrible.

Pero no importa cuántos mitos derribamos, siempre parece haber algunos más. Aquí hay algunos mitos comunes acerca de la Navidad. Muchas personas, incluso los cristianos, todavía los creen.

El 25 de diciembre solía ser una fiesta pagana

En este punto, la mayoría de la gente probablemente sepa que el 25 de diciembre no fue el cumpleaños literal de Jesús. La opinión más popular ahora es que el 25 de diciembre fue un feriado que celebró a uno de los dioses romanos, y los cristianos simplemente lo volvieron a apropiar. Pero en realidad, eso tampoco es del todo correcto.

Según Andrew McGowan, de la Escuela de Teología de Berkeley en Yale, en realidad no hay registros de feriados paganos alrededor del 25 de diciembre. Con toda probabilidad, elegir el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Cristo fue una conjetura educada. Tertuliano de Cartago estimó que Jesús fue crucificado el 25 de marzo, y la tradición cristiana sostuvo que murió el mismo día en que nació: la Fiesta de la Anunciación. ¿Y exactamente nueve meses después del 25 de marzo? 25 de Diciembre.

Tres Reyes fueron a visitar a Jesús el día que nació

Es difícil saber por dónde empezar con esto porque la idea de la cultura pop se ha vuelto tan frecuente. Muchos (¡aunque no todos!) cristianos ahora saben que la Biblia no especifica el número de "hombres sabios" que vinieron a visitar a Jesús, pero ese no es el único mito que opera aquí. Además del número, muchos de nosotros estamos confundidos sobre quiénes eran estas personas. No eran reyes, sino magos. Recibimos la palabra en inglés para "mago" de la misma raíz, y en realidad estaban más cerca de los magos que de la realeza.

Mitos navideños La Navidad podría ser la cosa más mitificada de todos los tiempos. Claro, comienza

Los magos generalmente eran hombres de noble cuna que se dedicaron a estudiar todo tipo de sabiduría antigua, algo así como una mezcla entre un filósofo y un astrólogo. Las bellas imágenes de los magos que aparecen alrededor de la misma época en que los pastores estaban equivocados también. Mientras que los pastores aparecieron en la noche del nacimiento de Jesús, de acuerdo con la narración del Evangelio, los magos vinieron después, tal vez mucho más tarde. Sabemos que llegaron después de que se presentó a Jesús en el templo, que habría sido al menos 40 días después de su nacimiento.

También sabemos que Herodes ordenó a sus soldados matar a todos los niños en Belén menores de 2 años, por lo que podemos suponer que Jesús tenía menos de 2. Eso significa que los magos aparecieron entre 40 días y 2 años para felicitar a María y José por su nuevo bebé.

Jesús nació en un establo porque no había lugar en la posada

Tenemos que tener cuidado aquí, porque esta es una parte tan importante de la visión de muchas personas sobre la historia de Navidad. La Biblia dice que Jesús fue puesto en un pesebre, lo que dió lugar a la noción popular de que todo esto sucedió en un granero al lado de una posada. Pero la Biblia no dice eso y, de hecho, hay buenas razones para suponer lo contrario.

La palabra griega traducida a "posada" aquí es kataluma. Esa palabra puede significar "posada", pero no tiene por qué ser así. El único otro momento en que se usa kataluma en el Nuevo Testamento es en referencia a la habitación bien amueblada donde Jesús comió la Última Cena con sus discípulos. Sabemos que José tenía familia en Belén (razón por la cual viajó allí para realizar el censo romano), por lo que es seguro suponer que, en este caso, kataluma se refiere a una habitación de invitados de la familia.

Ahora, la palabra "pesebre" aquí significa un comedero de animales, pero en ese momento, los animales de una familia a menudo se llevaban a la casa por la noche para protegerlos de los robos. No era raro que las familias tuvieran pesebres en las habitaciones de la planta baja para que los animales pudieran alimentarse por la noche mientras los miembros humanos de la casa dormían en los niveles superiores.

Entonces, lo que probablemente sucedió fue esto: María y José viajaron a Belén esperando poder quedarse con la familia de José. Pero la habitación de invitados estaba llena cuando llegaron, así que María y José se quedaron abajo con los animales. No es exactamente un escenario ideal para dar a luz, pero tampoco un granero.

La canción de Rodolfo el reno

Rodolfo, el reno de la nariz roja fue "inventado" por el ejecutivo publicitario estadounidense Robert May. Rodolfo fue el noveno reno frente al trineo de Santa Claus. Solo tenía 8 renos hasta que llegó este nuevo integrante.

Todos conocemos la historia sobre el pobre Rodolfo con la nariz roja, pero ¿sabías que fue inventado como una campaña publicitaria para un centro comercial estadounidense?

También sabemos que Herodes ordenó a sus soldados matar a todos los niños en Belén menores

Corona de Adviento

La Corona de Adviento tiene su origen en una tradición pagana europea que consistía en prender velas durante el invierno para representar al fuego del dios sol, para que regresara con su luz y calor durante el invierno. Los primeros misioneros aprovecharon esta tradición para evangelizar a las personas. Partían de sus costumbres para enseñarles la fe católica. La corona está formada por una gran variedad de símbolos:

La forma circular

El círculo no tiene principio ni fin. Es señal del amor de Dios que es eterno, sin principio y sin fin, y también de nuestro amor a Dios y al prójimo que nunca debe de terminar.

Las ramas verdes

Verde es el color de esperanza y vida, y Dios quiere que esperemos su gracia, el perdón de los pecados y la gloria eterna al final de nuestras vidas. El anhelo más importante en nuestras vidas debe ser llegar a una unión más estrecha con Dios, nuestro Padre.

Las cuatro velas

Nos hace pensar en la obscuridad provocada por el pecado que ciega al hombre y lo aleja de Dios. Después de la primera caída del hombre, Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo como las velas la corona. Así como las tinieblas se disipan con cada vela que encendemos, los siglos se fueron iluminando con la cada vez más cercana llegada de Cristo a nuestro mundo.

En muchas iglesias católicas y protestantes, los colores más populares para las cuatro velas de Adviento circundantes son violetas y rosas, que corresponden con los colores de las vestiduras litúrgicas para los domingos de Adviento. Para las denominaciones de la Iglesia Cristiana Occidental, violeta es el color litúrgico histórico para tres de los cuatro Domingos de Adviento:

Violeta es el color tradicional de las estaciones penitenciales. El azul también es un color alternativo popular para las vestiduras de Adviento y las velas de Adviento, especialmente en algunas iglesias anglicanas y metodistas, que usan un tono azul asociado con el rito de Sarum., además de las iglesias luteranas que también implementan esta práctica. Una interpretación sostiene que azul significa esperanza y espera, lo que se alinea con el significado estacional del Adviento. Rose es el color litúrgico para el Tercer Domingo de Adviento, conocido como Gaudete Sunday de la palabra latina que significa "regocijarse" -también de la primera línea de la oración de entrada tradicional (llamada Introito) para el Servicio de Misa o Adoración del tercero Domingo de Adviento; es una pausa del espíritu penitencial de Adviento. Como tal, la tercera vela, que representa la alegría, a menudo es un color diferente de los otros tres.

En otras iglesias protestantes, especialmente en el Reino Unido, es más común que las coronas de Adviento tengan cuatro velas rojas (lo que refleja su uso tradicional en las decoraciones navideñas).

La corona de Adviento utilizada por el Papa Benedicto XVI de la Iglesia Católica también tenía cuatro velas rojas.

La corona de Adviento utilizada por el Papa Benedicto XVI de la Iglesia Católica también tenía

Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de adviento al hacer la oración en familia. Las manzanas rojas que adornan la corona representan los frutos del jardín del Edén con Adán y Eva que trajeron el pecado al mundo pero recibieron también la promesa del Salvador Universal. El listón rojo representa nuestro amor a Dios y el amor de Dios que nos envuelve.

Los domingos de Adviento la familia o la comunidad se reúne en torno a la corona de adviento. Luego, se lee la Biblia y alguna meditación. La corona se puede llevar al templo para ser bendecida por el sacerdote.

Sugerencias

Es preferible elaborar en familia la corona de Adviento aprovechando este momento para motivar a los niños platicándoles acerca de esta costumbre y su significado. La corona deberá ser colocada en un sitio especial dentro del hogar, de preferencia en un lugar fijo donde la puedan ver los niños de manera que ellos recuerden constantemente la venida de Jesús y la importancia de prepararse para ese momento. Es conveniente fijar con anticipación el horario en el que se prenderán las velas. Toda esta planeación hará que las cosas salgan mejor y que los niños vean y comprendan que es algo importante. Así como con anticipación preparamos la visita de un invitado importante, estamos haciendo esto con el invitado más importante que podemos tener en nuestra familia. Es conveniente también distribuir las funciones entre los miembros de la familia de modo que todos participen y se sientan involucrados en la ceremonia.

Árbol de Navidad

El abeto de hoja perenne se ha utilizado tradicionalmente para celebrar festivales de invierno (paganos y cristianos) durante miles de años. Los paganos usaban ramas para decorar sus hogares durante el solsticio de invierno, ya que les hacía pensar en la próxima primavera. Los romanos usaban abetos para decorar sus templos en el festival de Saturnalia. Los cristianos lo usan como un signo de vida eterna con Dios.

Nadie está realmente seguro cuando los abetos se usaron por primera vez como árboles de Navidad. Probablemente comenzó hace unos 1000 años en el norte de Europa. Muchos árboles navideños tempranos parecen haberse colgado boca abajo del techo con cadenas (colgadas de candelabros / ganchos de iluminación).

Otros primeros árboles navideños, en muchas partes del norte de Europa, eran plantas de cerezo o espino (o una rama de la planta) que se ponían en macetas y se traían para que florecieran en Navidad. Si no podía permitirse una planta real, la gente hacía pirámides de bosques y estaban decoradas para parecerse a un árbol con papel, manzanas y velas. A veces los llevaban de casa en casa, en lugar de mostrarlos en una casa.

Árbol de Navidad El abeto de hoja perenne se ha utilizado tradicionalmente para celebrar festivales de

Es posible que los árboles piramidales de madera fueran árboles del Paraíso. Estos se usaron en Misterio medieval alemán o Juegos de milagros que se representaron frente a las iglesias en Nochebuena. En los calendarios de santos de la iglesia primitiva, el 24 de diciembre era el día de Adán y Eva. El Árbol del Paraíso representaba el Jardín del Edén. A menudo se paseaba por la ciudad antes de que comenzara la obra, como una forma de publicitar la obra. Las obras contaban historias bíblicas a personas que no podían leer.

¡El primer uso documentado de un árbol en las celebraciones de Navidad y Año Nuevo se discute entre las ciudades de Tallin en Estonia y Riga en Letonia! Ambos afirman que tenían los primeros árboles; Tallin en 1441 y Riga en 1510. Ambos árboles fueron levantados por la 'Hermandad de Cabezas Negras', que era una asociación de comerciantes locales solteros, propietarios de barcos y extranjeros en Livonia (lo que ahora es Estonia y Letonia).

Poco se sabe acerca de cualquier árbol, aparte de que se colocaron en la plaza del pueblo, se bailaron alrededor de la Hermandad de Espinillas y luego se prendió fuego. Esto es como la costumbre del registro de Yule. La palabra usada para el "árbol" también podría significar un mástil o poste, el árbol podría haber sido como un "Árbol del Paraíso" o un candelabro de madera en forma de árbol en lugar de un árbol "real".

Luces del árbol de Navidad

Hay algunas afirmaciones diferentes sobre quién inventó popularizaron las primeras cadenas de luces "eléctricas" del Árbol de Navidad. En 1880, el famoso inventor Thomas Edison colocó algunas de sus nuevas bombillas eléctricas en su oficina. Y en 1882 Edward Johnson, que era colega de Edison, colocó 80 bombillas rojas, blancas y azules en su árbol en su apartamento de Nueva York (¡había dos cuerdas adicionales montadas desde el techo!).

En 1890, la compañía Edison publicó un folleto que ofrece servicios de iluminación para Navidad. En 1900, otro anuncio de Edison ofrecía bombillas que se podían alquilar, junto con su sistema de iluminación, ¡para usar durante la Navidad! Hay registros en un diario de 1891 donde los colonos de Montana usaban luces eléctricas en un árbol. Sin embargo, la mayoría de la gente no podía usar fácilmente las luces de árbol eléctricas en este momento ya que la electricidad no estaba ampliamente instalada en los hogares.

El árbol eléctrico se enciende primero porque fue ampliamente conocido en los Estados Unidos en 1895 cuando el presidente Grover Cleveland tiene el árbol en la Casa Blanca decorado con luces, como a sus hijas les gustaban. La tradición del Árbol de Navidad nacional en el césped de la Casa Blanca comenzó en 1923 con el presidente Calvin Coolidge.

Elementos decorativos del árbol de Navidad

Bolas o bambalinas de motivo navideño: La tradición de adornar el árbol navideño parece que se inició en Alemania y Escandinavia en los siglos XVI y XVII, extendiéndose posteriormente a otros países europeos. Para su decoración se emplea en la actualidad una gran diversidad de objetos y elementos, siendo los más tradicionales:

Estrella: Colocada generalmente en la punta del árbol, representa la fe que debe guiar la vida del cristiano, recordando a la estrella de Belén.

Esfera: Al parecer en un principio San Bonifacio adornó el árbol con manzanas, representando con ellas las tentaciones. Hoy día, se acostumbra a colocar bolas o esferas (en algunas regiones también llamadas bambalinas o chirimbolos), que simbolizan los dones de Dios a los hombres.

Lazos: Siempre se ha pensado que los lazos representan la unión de las familias y personas queridas alrededor de dones que se desean dar y recibir.

Luces: En un principio velas, representan la luz de Cristo.

Cena de Navidad

¿Qué significado tiene la cena navideña?

En palabras del párroco Rómulo Aguilar, director del departamento de Liturgia de la Arquidiócesis de Panamá, la cena de Navidad se ha ido introduciendo para expresar la alegría de la familia cristiana por el nacimiento del Salvador. “Esta fiesta reúne a la familia cuyos miembros lo celebran

con una cena sencilla o abundante, según la capacidad de cada familia, y le elevan oraciones al Señor cuyo nacimiento celebran para que los mantenga unidos siempre en la alegría y el amor que

nacen de su fe”.

De acuerdo con el sacerdote Pedro Moreno, de la parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, la

Iglesia católica incorporó la cena de Navidad muy tardíamente, “aunque el gesto sacramental más

importante de los cristianos es comer, porque Cristo eligió este símbolo para comunicar que por comer su cuerpo y beber su sangre se nos da él mismo. En la mesa todos son comensales y

compañeros, se vive la gratuidad”. Moreno indica que respecto a la Navidad, “probablemente los

cristianos no tenemos originalmente una cena particular, puesto que los cristianos de finales del siglo X, tanto los del norte de África como los de Roma, vigilaban largas horas en las iglesias durante la Noche de Navidad; de allí que existan actualmente hasta cuatro misas distintas desde la

tarde del 24 y todo el día 25 de diciembre, de modo que no tenían tiempo para cenar”.

Añade que los obispos cristianos exhortaban a la penitencia y el ayuno para “descontaminar a los

fieles de los efectos de las fiestas paganas dedicadas al sol, particularmente las Saturnales, el homenaje al dios Saturno que hace crecer las semillas y la vid desde el 17 de diciembre, extendiéndose hasta 7 días, coincidiendo con el solsticio de invierno en torno al 25 de diciembre, último día de las fiestas que celebraba el nacimiento del Sol Invencible”. Estos datos recogen la importancia del sol, del fuego y de la tierra, y los alimentos que provee la tierra juegan un papel fundamental para la subsistencia humana, señala el sacerdote.

La tradición de la cena

Sobre su origen, el párroco estima que la tradición de la cena hunde sus raíces en los rituales a razón

de los solsticios de invierno en Europa, en donde se “encendían hogueras para simbolizar y celebrar

que la luz vence a las tinieblas mientras los días comenzaban a alargarse”. Moreno relata que existen algunos indicios del origen de la cena de Navidad en las culturas nórdicas que ofrecían cultos al dios Freyr, señor de la lluvia, del sol y la fertilidad; de similar modo, los vikingos

celebraban a Yuletide. “El factor común de estas fiestas era el sacrificio de los jabalíes para asarlos y comerlos como homenaje a los dioses. Todavía, hasta el siglo XII, perduró está tradición durante el reinado de Enrique II de Inglaterra, aunque debido a la escasez de jabalíes fueron reemplazados por cerdos domesticados, más presentes en Alemania, Dinamarca e Inglaterra, tradición que

posteriormente fue exportada a América Latina”. No obstante, América incluyó el pavo o “gallina

de las Indias”, más popularizado desde el siglo XVI en México”, plantea. Otros comestibles navideños provienen de la Inglaterra victoriana, que acostumbraba adornar el árbol de Navidad con caramelos, frutas, pan de jengibre, entre otros. En cambio, los frutos secos (nueces y almendras) vienen de los romanos; particularmente, la nuez, el símbolo de la unión conyugal, la prosperidad y

abundancia que increpaban al dios Júpiter.

Receta navideña de postre

Esta receta es de unos exquisitos buñuelos para toda la familia. Prepáralos y déjalos al alcance de todos y veras como son ideales ya sea para postre a la hora de la comida, como acompañante de tu café en el desayuno o a media tarde o incluso como cena.

Ingredientes:

4 huevos

1/4 de taza de azúcar refinada

1 taza de aceite vegetal

2 tazas de harina blanca

1 cucharadita de polvo para hornear

1 cucharadita de sal de mesa

1 taza de azúcar refinada

1 cucharadita de canela molida

Aceite de canola extra para freír

Preparación:

En un tazón grande mezcla los huevos con 1/4 de taza de azúcar y bate hasta que espesen y

cobren un color amarillo fuerte. Agrega 1 taza de aceite. Mezcla por separado 1 1/2 tazas de harina, polvo para hornear y

sal. Incorpora gradualmente a la mezcla de huevo y revuelve bien.

Coloca la masa sobre una superficie enharinada (una la 1/2 taza de harina restante). Amasa

bien hasta que se sienta suave. Forma 16 bolsas de masa. Extiende cada una con el rodillo hasta formar círculos de

aproximadamente 12 cm de diámetro. Deja reposar sobre papel encerado y sin cubrir durante 10 minutos.

Calienta el aceite extra a 175ºC en un sartén hondo.

Fríe los buñuelos crudos hasta que se doren, dando vuelta 1 vez.

Retire el exceso de grasa con toallas de papel.

Espolvorea con una mezcla de azúcar y canela. Guarda en un recipiente hermético.

Receta navideña de postre Esta receta es de unos exquisitos buñuelos para toda la familia. Prepáralos

Receta navideña de bebida

La bebida de ponche de frutas es una preparación tradicional en las fiestas navideñas. Perfecta para el frío de esa época. Tiene un sabor delicioso por las diferentes frutas que lleva, básicamente, es cortar la fruta y hervir la preparación.

Ingredientes:

1 kilo de caña

5 manzanas

5 peras

10 guayabas

500 gramos de tejocote

5 litros de agua

200 gramos de tamarindo

200 gramos de ciruela pasa

50 gramos de flor de jamaica

2 piezas de clavo de olor

1 kilo de piloncillo

100 gramos de azúcar

2 rajas de canela

Procedimiento:

Pela las cañas y córtalas en bastones.

Retira el corazón a las manzanas y córtalas en tiras delgadas, repite el procedimiento con

las peras. Corta las guayabas y los tejocotes en cuartos.

Calienta en una olla el agua, agrega la fruta y hierve por 20 minutos.

Añade el tamarindo, las ciruelas pasa, la jamaica, los clavos de olor, piloncillo, azúcar y canela, calienta hasta que la fruta este cocida.

Receta navideña de bebida La bebida de ponche de frutas es una preparación tradicional en las

Receta navideña de entrada

Los Romeritos en revoltijo, o con mole, es uno de los platillos más importantes durante la navidad y el año nuevo. Hay quienes le agregan los nopales, camarones secos enteros, y algún otro ingrediente que forma parte de la receta familiar. En mi casa solo les ponemos las tortitas y las papas, porque así es como nos gustan, y siempre guardamos un poco para la semana santa o para apaciguar ese antojo que de pronto tenemos a mitad del año. Esta es la receta de mi mamá y espero la disfruten tanto como nosotros.

Ingredientes:

1 1/2 kilo romeritos, ya limpios

1/4 kilo camarón seco

6 huevos frescos

1/2 kilo papas pequeñas

10 nopales cocidos y partidos en tiras (opcional)

1 kg de mole en polvo pasta

Consomé de pollo hacer el mole

Manteca de cerdo

Sal

Procedimiento:

Limpia y lava los romeritos con bastante agua para que se les quite bien la tierra. Ponlos a cocer en agua hirviendo con sal y escúrrelos ya cocidos. Quita la cáscara a los camarones y muélelos hasta convertirlos en un polvo bastante fino. Bate las claras de huevo a punto de turrón y luego agrega las yemas, el camarón molido. Forma una pasta tomando cucharaditas de la misma para freírlas en aceite muy caliente a fuego lento para que no se quemen y esponjen. Deja dorar y escúrrelas. Limpia y pon a cocer los nopales en agua hirviendo con sal y un pedazo de cebolla, escúrrelos y déjalos enfriar. Nosotros en casa no los agregamos pero hay quienes si lo hacen. Tú decide si los quieres con nopales o no, ya que no es forzoso que los lleve. Incorpora la pasta o polvo de mole con el consomé de pollo. Sazona con sal y deja hervir a fuego lento una media hora o hasta que todo esté bien incorporado y el caldillo ligeramente consumido. Agrega los romeritos, los nopales, las tortitas de camarón y las papas al momento de servir.

Receta navideña de entrada Los Romeritos en revoltijo, o con mole, es uno de los platillos

Receta navideña de bacalao

La receta típica del delicioso bacalao navideño. Preparada con papa, aceitunas, caldillo de jitomate, chiles güeros y mucho sabor de hogar. Este es un platillo típico para las fiestas decembrinas, pruébalo.

Ingredientes:

1 kilo de bacalao Langa

4 papas

3 cucharadas de mantequilla

2 piezas de cebolla picadas

2 dientes de ajo

1/2 taza de perejil picado

3/4 de taza de aceite de oliva

1 1/2 cucharadas de pimiento rojo

4 huevos duros picados

10 aceitunas negras

10 aceitunas verdes

Pimienta al gusto

Procedimiento:

Sumerja el bacalao Langa en agua fría por 24 horas, cambiando el agua al menos 5 veces

durante se sumerge. Ponga a hervir una olla grande con agua, agregue el bacalao Langa y hierva por 5 minutos o

hasta que quede suave el pescado. Vierta el pescado en un recipiente hondo ponga a un lado. En un recipiente pequeño mezcle el aceite de oliva el ajo, el perejil, el pimiento rojo y la

pimienta. Agregue la mezcla al bacalao Langa y mezcle suavemente. Precaliente el horno a 175 grados centígrados. Ponga las papas en el agua en donde se

hirvió el pescado y ponga a hervir. Cocine por aproximadamente 20 minutos hasta que las papas estén suaves. Pase a remojar en agua fría, y pase a pelar y cortar En un sartén grande derrita la mantequilla y agregue la cebolla, cocina hasta que quede

dorada. Agregue un diente de ajo a las cebollas y ponga a un lado. Engrase un recipiente para hornear con mantequilla y acomode una capa de papas, una capa

de bacalao Langa, y la mitad de la mezcla de las cebollas. Repita estas capas una vez más y termine con la cebolla. Cocine por 15 minutos en el horno hasta que las papas estén ligeramente doradas.

Receta navideña de bacalao La receta típica del delicioso bacalao navideño. Preparada con papa, aceitunas, caldillo

El cuento del hombre de Jengibre

Érase una vez una viejecita y un viejecito que Vivian solos en una antigua casa junto al camino.Un día, la viejecita decidió, como sorpresa, cocinar algo especial.

Voy a hacer un hombrecito de jengibre dijo.

Entonces hizo una galleta de jengibre en forma de muñeco y la puso al horno. Pero pronto oyó una voz suave que gritaba:

¡Déjenme salir! ¡Déjenme salir!

La viejecita se acercó al horno para escuchar mejor, lo abrió y ¡el hombrecito de jengibre salió de un salto! Atravesó la cocina a saltitos y corrió directo para afuera.

El hombrecito ya estaba corriendo por el camino antes que los viejecitos alcanzaran a salir de la casa. Ellos no podían correr tan rápido como él.

¡Alto! Queremos comerte. ¡Alto hombrecito de jengibre! Gritaron sofocados. Pero el hombrecito de jengibre no hizo más que cantar;

El cuento del hombre de Jengibre Érase una vez una viejecita y un viejecito que Vivian

¡Corran, corran todo lo que puedan! ¡A mí no me podrán agarrar! ¡Soy el hombrecito de jengibre!

Pronto se encontró con una vaca. ¡Alto hombrecito! mugió la vaca. Te ves muy sabroso.

Pero el hombrecito de jengibre simplemente se puso a correr más rápido, cantando:

¡Corran, corran todo lo que puedan! ¡A mí no me podrán agarrar! ¡Soy el hombrecito de jengibre!

Corría y corría la vaca, pero no pudo alcanzarlo. Más allá se encontró con un caballo:

¡Alto hombrecito! Relinchó el caballo. Pareces ser muy sabroso y tengo hambre.

Se puso a correr más rápido, galopaba y galopaba el caballo, lo más rápido que podía, pero no pudo alcanzarlo.

Me escapé de unos viejos y de una vaca. gritaba el hombrecito de jengibre, cantando a medida que corría: ¡Corran, corran todo lo que puedan! ¡A mí no me podrán agarrar! ¡Soy el hombrecito de jengibre!

Y siguió corriendo, cada vez más lejos y cada vez más rápido. Se sentía feliz y orgulloso de su rapidez.

Por fin se encontró con un zorro viejo y astuto.

¡Alto! ¡Alto hombrecito! le dijo el zorro, sonriendo burlón y lamiéndose los labios. Quiero hablar contigo.-

Pero el hombrecito de jengibre, ni se detuvo a escucharlo. Simplemente, cantó:

¡Corran, corran todo lo que puedan! ¡A mí no me podrán agarrar! ¡Soy el hombrecito de jengibre!

El zorro viejo y astuto sabía correr muy rápido y corrió tras él. Lo siguió todo el camino a través del bosque. No había pasado mucho tiempo, cuando llegaron a un río. El hombrecito de jengibre no sabía qué hacer.

El zorro que no estaba muy lejos, le sugirió:

Si saltas a mi cola te llevaré hasta el otro lado. Estarás seguro y seco. Y yo te ayudaré. Le dijo sonriendo para sí.

Entonces el hombrecito saltó a la cola del zorro y el zorro atravesó el río nadando. Pesas demasiado para llevarte en mi lomo ¿Por qué no saltas a mi hocico? Y el hombrecito saltó al hocico del zorro.

Finalmente llegaron al otro lado del río. El zorro hizo la cabeza hacia atrás y lo lanzó hacia arriba, el hombrecito cayó y el viejo zorro hizo ¡Crac! con los dientes, y se lo comió.

Yasí terminó el hombrecito de jengibre.

Y siguió corriendo, cada vez más lejos y cada vez más rápido. Se sentía feliz y

La niña de los fósforos

¡Qué frío tan atroz! Caía la nieve, y la noche se venía encima. Era el día de Nochebuena. En medio del frío y de la oscuridad, una pobre niña pasó por la calle con la cabeza y los pies desnuditos.

Tenía, en verdad, zapatos cuando salió de su casa; pero no le habían servido mucho tiempo. Eran unas zapatillas enormes que su madre ya había usado: tan grandes, que la niña las perdió al apresurarse a atravesar la calle para que no la pisasen los carruajes que iban en direcciones opuestas.

La niña caminaba, pues, con los piececitos desnudos, que estaban rojos y azules del frío; llevaba en el delantal, que era muy viejo, algunas docenas de cajas de fósforos y tenía en la mano una de ellas como muestra. Era muy mal día: ningún comprador se había presentado, y, por consiguiente, la niña no había ganado ni un céntimo. Tenía mucha hambre, mucho frío y muy mísero aspecto. ¡Pobre

La niña de los fósforos ¡Qué frío tan atroz! Caía la nieve, y la noche se

niña! Los copos

de nieve

se

posaban en sus largos cabellos rubios, que le caían en

preciosos

bucles

sobre

el

cuello; pero no pensaba en sus

cabellos. Veía bullir las luces a través de las ventanas; el olor

de

los

asados se

percibía por

todas

partes.

Era

el

día

de

Nochebuena, y en esta

festividad

pensaba

la

infeliz

niña.

Se sentó en una plazoleta, y se acurrucó en un rincón entre dos casas. El frío se apoderaba de ella y entumecía sus miembros; pero no se atrevía a presentarse en su casa; volvía con todos los fósforos y sin una sola moneda. Su madrastra la maltrataría, y, además, en su casa hacía también mucho frío. Vivían bajo el tejado y el viento soplaba allí con furia, aunque las mayores aberturas habían sido tapadas con paja y trapos viejos. Sus manecitas estaban casi yertas de frío. ¡Ah! ¡Cuánto placer le causaría calentarse con una cerillita! ¡Si se atreviera a sacar una sola de la caja, a frotarla en la pared y a calentarse los dedos! Sacó una. ¡Rich! ¡Cómo alumbraba y cómo ardía! Despedía una llama clara y caliente como la de una velita cuando la rodeó con su mano. ¡Qué luz tan hermosa! Creía la niña que estaba sentada en una gran chimenea de hierro, adornada con bolas y cubierta con una capa de latón reluciente. ¡Ardía el fuego allí de un modo tan hermoso! ¡Calentaba tan bien!

Pero todo acaba en el mundo. La niña extendió sus piececillos para calentarlos también; más la llama se apagó: ya no le quedaba a la niña en la mano más que un pedacito de cerilla. Frotó otra, que ardió y brilló como la primera; y allí donde la luz cayó sobre la pared, se hizo tan transparente como una gasa. La niña creyó ver una habitación en que la mesa estaba cubierta por un blanco mantel resplandeciente con finas porcelanas, y sobre el cual un pavo asado y relleno de trufas exhalaba un perfume delicioso. ¡Oh sorpresa! ¡Oh felicidad! De pronto tuvo la ilusión de que el ave saltaba de su plato sobre el pavimento con el tenedor y el cuchillo clavados en la pechuga, y rodaba hasta llegar a sus piececitos. Pero la segunda cerilla se apagó, y no vio ante sí más que la pared impenetrable y fría.

Encendió un nuevo fósforo. Creyó entonces verse sentada cerca de un magnífico nacimiento: era más rico y mayor que todos los que había visto en aquellos días en el escaparate de los más ricos comercios. Mil luces ardían en los arbolillos; los pastores y zagalas parecían moverse y sonreír a la niña. Esta, embelesada, levantó entonces las dos manos, y el fósforo se apagó. Todas las luces del nacimiento se elevaron, y comprendió entonces que no eran más que estrellas. Una de ellas pasó trazando una línea de fuego en el cielo.

Esto quiere decir que alguien ha muerto. Pensó la niña; porque su abuelita, que era la única que había sido buena para ella, pero que ya no existía, le había dicho muchas veces: "Cuando cae una estrella, es que un alma sube hasta el trono de Dios".

Todavía frotó la niña otro fósforo en la pared, y creyó ver una gran luz, en medio de la cual estaba su abuela en pie y con un aspecto sublime y radiante.

¡Abuelita! Gritó la niña. ¡Llévame contigo! ¡Cuando se apague el fósforo, sé muy bien que ya no te veré más! ¡Desaparecerás como la chimenea de hierro, como el ave asada y como el hermoso nacimiento!

Después se atrevió a frotar

el

resto de

la caja,

porque quería conservar la ilusión de que veía a su abuelita, y los fósforos esparcieron una claridad vivísima. Nunca la abuela le había parecido tan grande ni tan hermosa. Cogió a la niña bajo el brazo, y las dos se elevaron en medio de la luz hasta un sitio tan elevado, que allí no hacía frío, ni

se sentía hambre, ni tristeza: hasta el trono de Dios.

Cuando llegó el nuevo día seguía sentada la niña entre las dos casas, con las mejillas rojas y la sonrisa en los labios. ¡Muerta, muerta de frío en la Nochebuena! El sol iluminó a aquel tierno ser sentado allí con las cajas de cerillas, de las cuales una había ardido por completo.

¡Ha

querido

alguien.

calentarse

la

pobrecita!

Dijo

Pero nadie pudo saber las hermosas cosas que había visto, ni en medio de qué resplandor había entrado con su anciana abuela en el reino de los cielos.

Pero todo acaba en el mundo. La niña extendió sus piececillos para calentarlos también; más la

Hansel y Gretel

Había una vez un leñador muy, muy pobre que vivía junto a un enorme bosque con su esposa y sus dos hijos: un niño y una niña. El niño se llamaba Hansel, y la niña, Grettel. Siempre andaban faltos de todo y llegó un día en que la cosecha fue tan escasa que el leñador ni siquiera tenía suficiente comida para dar a su familia el pan de cada día. Cierta noche en que no podía dormirse, tantas eran sus preocupaciones, despertó a su esposa para hablar con ella.

¿Qué va a ser de nosotros? Le dijo. ¿Cómo vamos a alimentar a nuestros hijos si ni siquiera hay bastante para los dos?

Te diré lo que podemos hacer, esposo mío. Respondió la mujer. Mañana temprano llevaremos a los niños a la parte más espesa del bosque, encenderemos una hoguera y les daremos un trozo de pan, luego nos iremos a trabajar y los dejaremos allí solos. No podrán encontrar el camino de vuelta a casa y nos libraremos de ellos.

No, mujer. Dijo el leñador. Me niego a hacer algo así. ¿Crees acaso que tengo el corazón de piedra? Los animales salvajes los olerían enseguida y los devorarían.

¡Qué tonto eres! Exclamó la mujer-. Entonces, ¿qué hacemos? ¿Nos morimos de hambre los cuatro? Muy bien, no lo hagamos, pero entonces vete cortando madera para hacer cuatro ataúdes. Dijo, y no le dejó tranquilo hasta que consiguió convencerlo.

Los niños, que no podían dormirse a causa del hambre, escucharon las palabras de su madrastra. Grettel se puso a llorar amargamente.

Estamos perdidos. Le dijo a su hermano. NoDijo Hansel. No tengas miedo, encontraré la manera de escapar.

Y en efecto, en cuanto oyó roncar a sus padres, se levantó, se puso el abrigo y salió por la puerta de atrás. Era noche de luna llena y las piedrecitas que había a la entrada de la casa brillaban como si fueran de plata. Hansel se agachó y cogió cuantas le cabían en los bolsillos. Luego volvió a entrar.

Tranquilízate, mi querida hermanaLe dijo a Grettel, y vete a dormir. Dios no nos abandonará. Dijo, y se metió en la cama de nuevo.

Al día siguiente, antes incluso de que saliera el Sol, la mujer se acercó a despertar a los niños.

¡Arriba, perezosos, nos vamos al bosque a cortar leña! Dijo y les dio a cada uno un trozo de pan. Aquí tenéis, para desayunar. Y no os lo comáis todo que no hay más.

Grettel metió los dos trozos en su abrigo, puesto que Hansel tenía los bolsillos llenos de piedrecitas. Al cabo de unos minutos, emprendieron la marcha.

Después de caminar un trecho, Hansel se detuvo y miró hacia la casa, maniobra que repetía cada cierto tiempo.

¡Hansel! Le dijo una de ellas su padre. ¿Qué estás mirando? No te quedes atrás, podrías perderte.

Estaba mirando a mi gato, que me saludaba con la pata desde el tejado. Dijo Hansel.

Pero qué burro eres. Intervino la mujer de su padre. No es tu gato, es el Sol, que se refleja en la chimenea.

Pero en realidad Hansel no había visto a su gato, ni siquiera se había fijado en la casa; se volvía de

espaldas para dejar caer una piedrecita blanca. dijo:

Al llegar a la parte más densa del bosque, el padre

Ahora, hijos, id a buscar leña, voy a encender un fuego para que no os quedéis fríos.

Hansel y Grettel reunieron leña bastante para hacer una pila del tamaño de una pequeña colina. Su padre la prendió fuego y en el momento en que comenzó a arder, fue la mujer la que se dirigió a los niños:

Ahora tumbaos junto a la hoguera, niños. Vuestro padre y yo vamos a cortar leña. Cuando terminemos, vendremos a buscaros.

Hansel y Grettel se sentaron junto al fuego y a mediodía comieron sus trozos de pan. Oían los golpes del hacha, de modo que pensaban que su padre estaba cerca. Sin embargo, no se trataba del hacha. El leñador había atado una rama a un árbol y el viento hacía que golpeara contra el tronco seco del mismo. Como llevaban mucho tiempo allí quietos, acabaron por cerrárseles los ojos y se quedaron dormidos. Cuando despertaron era noche cerrada. Grettel empezó a llorar.

¿Cómo vamos a salir de este bosque? Decía. Hansel la consoló.

Vamos a esperar a que la Luna esté en lo alto del cielo Le dijo. y encontraremos el camino.

En efecto, cuando la Luna comenzó a elevarse en el cielo, el niño cogió a su hermana de la mano y los dos siguieron el camino que les señalaban las piedras blancas. Caminaron durante toda la noche y al amanecer llegaron a su casa. Llamaron a la puerta y les abrió su madrastra, diciendo: Niños, qué malos sois. ¿Por qué habéis dormido durante tanto tiempo? Ya pensábamos que no volveríais.

El leñador, sin embargo, se alegró muchísimo de ver a sus hijos. Su conciencia no le había dejado dormir.

Pero los tiempos de escasez no habían pasado y los niños, desde su cama, volvieron a oír una conversación entre su padre y su mujer.

Ya nos lo hemos comido todo, sólo nos queda media hogaza de pan. Tenemos que deshacernos de los niños. Esta vez los llevaremos más lejos, para que no puedan encontrar el camino de vuelta. No hay otra manera de salvarnos.

El leñador sintió un gran peso en el corazón. "Preferiría compartir con ellos lo poco que nos queda", se dijo, pero sabía que su esposa no escucharía sus argumentos y se limitaría a burlarse de él. El hombre que cede una sola vez está acabado, y como el leñador había cedido anteriormente, ahora se veía obligado a hacerlo de nuevo.

Pero como los niños estaban despiertos y oyeron la conversación, Hansel se levantó en cuanto sus padres se quedaron dormidos. Pretendía salir para recoger piedrecitas, como la vez anterior, pero en esta ocasión la mujer había cerrado la puerta con llave y el niño no pudo salir. Sin embargo, consoló a su hermana diciéndole:

No llores, Grettel, y sigue durmiendo. Seguro que Dios nos ayuda.

A primera hora de la mañana, la mujer fue a despertar a los niños. Estos recibieron un trozo de pan cada uno, un trozo todavía más pequeño que en la anterior ocasión. Hansel lo partió en miguitas, y mientras se dirigían al bosque las iba echando por el camino.

Hansel, ¿por qué te paras y miras hacia atrás? Le preguntó su padre.

Estoy mirando a mi paloma, que está sobre el tejado, saludándome con las alasDijo Hansel.

¡Tonto! Dijo la mujer-. No es tu paloma, es el Sol, que se refleja en la chimenea.

La mujer los condujo a lo más profundo del bosque, más lejos que nunca, a un lugar en el que jamás habían estado. Volvieron a encender una hoguera, y la mujer dijo:

Sentaos ahí, niños, y dormid si estáis cansados. Nosotros vamos al bosque a cortar madera. Volveremos por la tarde, cuando hayamos terminado.

A mediodía, Grettel compartió con Hansel su trozo de pan, puesto que éste había ido echando el suyo sobre el camino. Después se quedaron dormidos. Pasó la tarde, pero nadie fue a buscar a los pobres niños, que, por otra parte, no se despertaron hasta bien entrada la noche.

No te preocupesDijo Hansel consolando a su hermana , en cuanto salga la Luna podremos ver las migas de pan que he ido dejando por el camino y así encontraremos el camino de vuelta a casa.

Salió la Luna por fin, pero los niños no pudieron encontrar el camino, pues los miles de pájaros que habitan en los bosques se habían ido comiendo las migas que Hansel había dejado.

No importa -le dijo el niño a su hermana, ya encontraremos la forma de regresar.

Desgraciadamente, esto no fue posible. Anduvieron durante toda la noche y todo el día siguiente, pero no pudieron encontrar un camino por el que pudieran salir del bosque. Pasaron mucha hambre, pues no encontraron nada de comer aparte de algunas bayas. Al final del día se encontraban tan agotados que sus piernas se negaban a seguir sosteniéndolos por más tiempo, de manera que se tumbaron debajo de un árbol y se durmieron.

Al tercer día desde que abandonaran la casa de su padre, volvieron a ponerse en marcha, pero sólo consiguieron internarse en el bosque cada vez más.

Pronto se percataron de que si no encontraban ayuda, muy pronto acabarían por perecer. A eso del mediodía vieron un precioso pájaro blanco posado en una rama. Tan dulce era su canto que se detuvieron a escucharlo. Cuando terminó de trinar levantó el vuelo y aleteó frente a ellos. Los niños lo siguieron, llegando a una casita sobre la que el pájaro se posó. Al aproximarse más a la casa, comprobaron que estaba hecha de pan y cubierta de pasteles, mientras que la única ventana que tenía era de azúcar transparente.

¡Por fin podremos comer! Exclamó Hansel. Yo comeré un poco del tejado, Grettel, y tú puedes comerte una parte de la ventana, seguro que está muy dulce. Dijo, y estiró las manos para romper un trozo de tejado con el fin de probarlo. Grettel se acercó a la ventana y comenzó a lamerla.

En ese momento, se oyó una aguda voz que provenía del interior:

Vaya, vaya, ratoncita. ¿Quién se come mi casita?

Los niños respondieron:

La hija del cielo, señora, la tempestad, segadora.

Y siguieron comiendo sin inquietarse. Hansel, a quien le gustó mucho el techo de la casa, cogió un pedazo bien grande, mientras que Grettel tomó el panel de la ventana y se sentó para disfrutar más cómodamente de él. De repente, se abrió la puerta y se asomó por ella una anciana apoyada en un bastón. Hansel y Grettel se asustaron tanto que dejaron caer lo que tenían en las manos. La anciana, sin embargo, hizo un gesto con la cabeza y dijo:

¡Oh, qué bien, unos niños! ¿Quién os traído hasta aquí, queridos? Pasad y sentaos conmigo, no tengáis miedo.

Cogió a ambos de la mano y los metió en su casa, dándoles una deliciosa comida: leche, pasteles azucarados, manzanas y nueces. Cuando terminaron se encontraron con que había dos preciosas camitas preparadas para ellos. Nada más meterse en la cama, Hansel y Grettel se quedaron dormidos como benditos.

La anciana se había comportado como la más amable de las anfitrionas, pero en realidad era una vieja bruja que había seguido muy de cerca a los niños pues debéis saber que las brujas tienen los ojos de color rojo y son cortas de vista, aunque, para compensar, y como los animales, tienen un sentido del olfato muy desarrollado, especialmente para oler a los humanos; de hecho, sólo había construido la casita de pan con la intención de atraparlos en sus redes. Siempre que alguien caía en su poder, lo mataba, lo cocía y se lo comía en un gran banquete.

Ya los tengo, ahora no se me pueden escapar. Se dijo la bruja en cuanto los vio dormidos.

Por la mañana temprano, antes de que los niños se despertaran, lo primero que hizo la bruja fue ir a ver su próximo manjar. Al ver sus rosadas mejillas, sus tiernas carnes, no pudo reprimir una sonrisa.

Serán un bocado exquisito. Se dijo y cogió a Hansel para llevarlo al establo, donde lo encerró. Luego regresó a buscar a Grettel y la sacudió hasta despertarla.

Levántate, perezosa, ve por agua y haz algo de comida para tu hermano. Cuando engorde, me lo comeré. Grettel se echó a llorar, aunque de poco le sirvió, porque sabía que no le quedaba más remedio que hacer lo que la bruja ordenaba. Prepararon una magnífica comida para el pobre Hansel. Grettel, sin embargo, sólo comió conchas de cangrejo. Todas las mañanas, la vieja bruja se acercaba al establo.

HanselLe llamaba, saca un dedo para que vea cómo engordas.

Pero Hansel siempre sacaba un hueso que la bruja, que veía muy, muy mal, confundía con uno de los dedos del niño, preguntándose por qué tardaba tanto en engordar. Al cabo de cuatro semanas perdió la paciencia.

¡Grettel! Llamó a la pobre niña. Ve por agua. No me importa que esté delgado, mañana me como a Hansel.

Grettel no podía dejar de llorar.

¡Dios mío, ayúdanos! Decía mientras cogía el agua. Si por lo menos nos hubieran devorado los animales del bosque, habríamos muerto juntos.

Deja de quejarteLe dijo la bruja, de poco te va a servir.

Por la mañana temprano Grettel tuvo que salir a encender el fuego para calentar el agua.

Primero prepararemos el pan. Dijo la bruja. Ya he calentado el horno y hecho la masa. Dijo, empujando a Grettel hacia el horno, del que salían enormes llamas. Ahora métete dentro y mira a ver si está lo bastante caliente para hacer el pan.

En realidad, lo que la bruja pretendía era cerrar el horno en cuanto Grettel estuviera dentro, porque también quería comérsela a ella aquel mismo día. Pero Grettel se percató de sus intenciones.

No sé qué hacer, ¿cómo entro?

¡Estúpida! Se quejó la bruja. ¿No ves que la puerta es lo bastante grande? Mira, hasta yo cabría en él. Dijo, acercándose al horno y metiendo en él la cabeza.

En cuanto Grettel vio que la vieja metía la cabeza, le dio un empujón y la bruja cayó dentro del horno. Grettel cerró la puerta de hierro y corrió el cerrojo. ¡Cómo gritaba la bruja! Fue horrible, pero Grettel salió corriendo, dejando que muriese miserablemente. La niña se dirigió a buscar a su hermano, abrió la puerta del establo y llamó:

¡Hansel, somos libres, la bruja ha muerto!

Hansel salió del establo como un pájaro enjaulado cuando abren su prisión.

Cómo se abrazaron y besaron y se regocijaron de ser libres por fin. Como ya no había ningún motivo para seguir sintiendo miedo, entraron en la casa y allí encontraron, en todos los rincones de la sala, cajas de perlas y piedras preciosas.

Son más bonitas todavía que las piedras blancas. Dijo Hansel y se llenó los bolsillos con ellas.

Yo también quiero llevarme algo a casa. Dijo Grettel, y yació un cofre en su delantal.

Bueno, pero ahora vámonos. Dijo Hansel. Alejémonos del bosque de las brujas.

Después de caminar durante horas, llegaron a un gran lago.

Por aquí no podemos pasarDijo Hansel. No hay ningún puente.

Ni tampoco ningún transbordadorAñadió Grettel, pero mira, ahí hay un pato. Voy a ver si puede ayudarnos.

Y le llamó del siguiente modo:

Mi señor don pato, venga usted aquí, que yo de este lago no puedo salir. Le falta algún puente que ayude a cruzar. ¿Y sobre su lomo?, ¿nos podría llevar?

El pato nadó hacia ellos. Hansel montó sobre su lomo y tendió la mano a su hermana.

No. Dijo Grettel. Pesaríamos demasiado y no podría con nosotros. Tenemos que cruzar por separado.

Y, en efecto, así lo hicieron. Al otro lado del lago el bosque les resultaba familiar, y al cabo de un trecho vieron la casa de su padre en la distancia.

Echaron entonces a correr y entraron con estrépito, abrazándose a su padre con alborozo. Su mujer había muerto, pero no era esto lo que más había preocupado al hombre, que no había vivido una sola hora de tranquilidad desde que abandonara a sus hijos en el bosque. Grettel sacudió su delantal y las perlas rodaron por la estancia, mientras Hansel sacaba de sus bolsillos un puñado de piedras preciosas tras otro. Gracias a ellas terminaron sus penurias y pudieron vivir felices para siempre.

– ¡Hansel, somos libres, la bruja ha muerto! Hansel salió del establo como un pájaro enjaulado

Los Reyes Magos

¿Quiénes son los Reyes Magos? También llamados Magos de Oriente, sus orígenes nos llevan hasta la Biblia.

Los Reyes Magos ¿Quiénes son los Reyes Magos? También llamados Magos de Oriente, sus orígenes nos

Así, en el capítulo dos, versículo 1-12, del Evangelio de San Mateo, se narra el camino que

hicieron tres 'magos' (denominados así porque en aquella época se conocía como 'magos' a los 'sabios' o astrónomos) que fueron siguiendo una estrella hasta llegar a Belén.

Allí visitaron y ofrecieron tres regalos al recién nacido Jesús: oro, incienso y mirra. Aunque las escrituras no explican de dónde procedían los tres reyes, todo indica que vinieron desde Babilonia o Persia, lugar en el que los magos tenían una gran influencia.

Tampoco se conoce a ciencia cierta cómo eran o cómo se llamaban.

En el siglo XIV, el monje benedictino Beda, doctor de la iglesia, describió a los Reyes Magos en un manuscrito: 'Melchor, anciano de blancos cabellos y larga barba del mismo color; Gaspar, más joven y rubio; y Baltasar, un señor negro'.

De esta manera, Beda los identificó como representantes de Europa, Asia y África.

En cuanto al número de Reyes Magos, se acepta el de tres, Melchor, Gaspar y Baltasar, aunque en distintos lugares se supone que fueron dos, cuatro, y hasta doce, como en Armenia.

Del mismo modo, es incierto su destino después del encuentro con la familia de Jesús en Belén.

Otro enigma es la estrella que les condujo hasta el pesebre del Niño. Para muchos científicos no se trataba más que de un cometa o meteoro luminoso.

Existen muchas teorías que intentan profundizar lo que está escrito en la Biblia, pero lo que sí sabemos con seguridad es que, con el tiempo, sus Majestades los Reyes Magos se convirtieron en unos personajes muy queridos por todos los niños.

En algunos lugares, las autoridades organizan la llamada Cabalgata de Reyes el día 5 de enero, durante la cual los personajes suelen ir montados a caballo o en carrozas, vestidos con mantos y coronas, en lugar de la vestimenta frigia totalmente desconocida. En la mayoría de sitios donde sale la cabalgata, aparte de ir en ella los Reyes Magos, también hay carrozas de otros temas y distintos personajes, como pueden ser personajes infantiles y demás. El siguiente día, el 6 de enero, es festivo nacional. Ese día los niños disfrutan sus obsequios.

En algunos lugares, las autoridades organizan la llamada Cabalgata de Reyes el día 5 de enero,

En España, la tradición dice

que los regalos de Navidad a

los

niños los traen los

Reyes

Magos la noche del 5 al 6 de

enero,

compitiendo

con

la

reciente introducción de Papá

Noel

en

las

costumbres

navideñas

debido

a

la

influencia

de

otras

culturas.

Antes, los niños deben enviar

una

carta

a

los

reyes

enumerando

los

regalos

que

quieren y los méritos por los

que

merecen

recibirlos.

También es tradición que la noche del 5 de enero los niños

dejen

sus

zapatos

en

algún

lugar

de

la

casa, junto

a

la

puerta, en una ventana; incluso se dejan dulces para obsequiar a los Reyes Magos y agua o comida para los camellos.

En varios países de Hispanoamérica existe la costumbre adoptada de los españoles de que los niños reciban regalos de los Reyes Magos, bien en la víspera, es decir, a la medianoche del 5 de enero, o en la mañana del 6 de enero (Argentina, México, República Dominicana, Puerto Rico, Paraguay y Uruguay). También se han heredado las costumbres de la carta a los Reyes y el carbón dulce en vez de regalos. La mayoría de los servicios postales aceptan estas cartas.

Brindis de Navidad

El brindis es el momento de una celebración, en el que los invitados levantan y entrechocan las copas, para así manifestar buenos deseos. También se llama brindis a la acción misma de brindar y a las palabras que se dicen en dicho momento, generalmente expresión de buenos deseos o felicitaciones. Tras el acto es costumbre beber la bebida que contiene la copa.

Origen del brindis:

Existen dos versiones acerca del inicio de esta tradición y su simbología.

Brindis de Navidad El brindis es el momento de una celebración, en el que los invitados

celebraciones y la Navidad no es la excepción.

Una de ellas sostiene que el brindis es un símbolo de confianza. En el tiempo de los griegos, la manera más efectiva de deshacerse del enemigo era envenenando su bebida, con lo cual, el hecho de alzar la copa en los banquetes era señal de que la bebida era buena y no tenía ningún tipo de veneno. El choque de las copas tenía la función de salpicar y mezclar el contenido de las mismas. La confianza se demostraba al beber el mismo líquido cuando el contenido de las copas se mezclaba.

En el siglo XVI, el ejército de Carlos V tomó la ciudad de Roma y luego de saquearla, los mandos militares llenaron de vino sus copas. En señal de victoria, las alzaron al frente y dijeron "bring dir's", frase alemán que significa "yo te ofrezco". Se refiere que aquí se inició la tradición de brindar para conmemorar una celebración.

Espumante:

 

El

espumante,

conocido

también

como

"champagne"

es

un

tipo

de

vino

espumoso

elaborado

según

el

método

"champenoise",

teniendo como origen la región de Champaña

(Francia).

Su

consumo

está

asociado

con

las

El espumante es peculiar debido a la combinación de distintos tipos de uva para su preparación. Es un vino espumoso que se mantiene a presión en la botella mediante un tapón en forma de zeta. Al abrir la botella, dicho tapón tiende a saltar y el champagne a hacer espuma, lo que provoca cierta dificultad al momento de servir.

Otras opciones:

Pero el brindis navideño no solo es con espumante. También hay familias que optan por licores como el vino, que tienen un moderado grado de alcohol respecto al espumante francés. Y en el caso de los niños, en los hogares peruanos, se comparte con ellos la tradicional Inca Kola, por su parecido en color al espumante.

Posadas

Posadas Las Posadas son una parte importante de las tradiciones navideñas mexicanas. Estas celebraciones comunitarias tienen

Las Posadas son una parte importante de las tradiciones navideñas mexicanas. Estas celebraciones comunitarias tienen lugar en cada una de las nueve noches previas a la Navidad, del 16 al 24 de diciembre. La palabra posada significa "posada" o "refugio", y en esta tradición, el viaje de María y José a Belén y su búsqueda de un lugar para quedarse se vuelve a representar.

Las posadas se llevan a cabo en los vecindarios de todo México y también se están volviendo populares en los Estados Unidos.

La celebración comienza con una procesión en la que los participantes sostienen velas y cantan villancicos. Algunas veces habrá personas que interpretarán las partes de María y José que lideran el camino, u ocasionalmente se llevarán imágenes que los representen. La procesión se dirigirá a un hogar en particular (uno diferente cada noche), donde se canta una canción especial.

Pedir refugio

Hay dos partes en la canción tradicional de posada. Los que están fuera de la casa cantan la parte de José pidiendo refugio y la familia que está adentro responde cantando la parte del posadero que dice que no hay lugar. La canción cambia varias veces hasta que finalmente el posadero decide dejarlos entrar. Los anfitriones abren la puerta y todos entran.

Celebración

Una vez dentro de la casa hay una celebración que puede variar desde una gran fiesta de lujo hasta

una pequeña reunión entre amigos.

A menudo las festividades comienzan con una breve lectura de la Biblia y oración. Luego los anfitriones dan comida a los invitados, generalmente tamales y una bebida caliente como ponche o atole. Luego los invitados rompen las piñatas y los niños reciben dulces.

Se dice que las nueve noches de posadas que conducen a la Navidad representan los nueve meses que Jesús pasó en el vientre de María, o alternativamente, representan un viaje de nueve días a Belén.

Historia de las Posadas

Ahora, la tradición ampliamente celebrada en toda América Latina, posadas se originó en el México colonial. Se cree que los frailes agustinos de San Agustín de Acolman, cerca de la ciudad de México, celebraron las primeras posadas. En 1586, Fray Diego de Soria, prior agustino, obtuvo una bula del papa Sixto V para celebrar lo que se llamaron misas de aguinaldo "misas de regalo de Navidad" entre el 16 y el 24 de diciembre.

Los aztecas tenían una tradición de honrar a su dios Huitzilopochtli en la misma época del año (coincidiendo con el solsticio de invierno), y tendrían comidas especiales en las que a los invitados se les daban pequeñas figuras de ídolos hechos de una pasta que consistía en maíz molido tostado y jarabe de agave. Los frailes aprovecharon la coincidencia y las dos celebraciones se combinaron.

Las celebraciones se celebraron originalmente en la iglesia, pero la costumbre se extendió y más tarde se celebró en haciendas y luego en casas de familia, tomando gradualmente la forma de la celebración tal como se practica en la actualidad.

Una vez dentro de la casa hay una celebración que puede variar desde una gran fiesta

Canticos de posada

AFUERA

En el nombre del cielo os pido posada, pues no puede andar mi esposa amada. No sea inhumano, ténnos caridad. Que el Dios de los Cielos te lo premiará. Venimos rendidos desde Nazaret, yo soy carpintero, de nombre José. Posada te pide, amado casero, por solo una noche, la Reina del Cielo. Mi esposa es María, es Reina del Cielo, y madre va a ser del Divino Verbo. Dios te pague Señor, vuestra caridad y que os colme el Cielo de felicidad.

ADENTRO

Aquí no es mesón, sigan adelante, yo no puedo abrir,

no sea algún tunante.

Ya se pueden ir y no molestar, porque si me enfado os voy a apalear. No me importa el nombre, déjenme dormir, pues que yo le digo que no hemos de abrir. Pues si es una Reina quien lo solicita ¿como es que de noche anda tan solita? ¿Eres tu José? ¿tu esposa es María? Entren peregrinos, no los conocía. ¡Dichosa la casa que alberga este día, a la Virgen pura, La hermosa María

TODOS

Entren Santos Peregrinos, Peregrinos, reciban este rincón, que aunque es pobre la morada, la morada,

os la doy de corazón. Cantemos con alegría, alegría todos al considerar, Que Jesús, José y María y María Nos vinieron hoy a honrar.

Canticos de posada AFUERA En el nombre del cielo os pido posada, pues no puede andar

Villancicos

El villancico se desarrolló como un género polifónico secular hasta que los villancicos religiosos ganaron popularidad en la segunda mitad del siglo XVI en España y sus colonias en América Latina. Estos villancicos devocionales, que se cantaron durante los maitines de las fiestas del calendario católico, se volvieron extremadamente populares en el siglo XVII y continuaron en popularidad hasta el declive del género en los siglos XVIII y XIX. Sus textos fueron a veces didácticos, diseñados para ayudar a los nuevos conversos a comprender y disfrutar la nueva religión.

En el diccionario de la Real Academia Española la primera acepción de villancico, es el de canción popular, principalmente de tema religioso, que se canta en Navidad y en los días cercanos a esta fecha. Equivale a las palabras Christmas carol en inglés y noël, en francés.

Campana sobre campana, y sobre campana una, asómate a la ventana, verás al Niño en la cuna.

Belén, campanas de Belén, que los ángeles tocan ¿qué nueva me traéis?

Recogido tu rebaño ¿a dónde vas pastorcillo? Voy a llevar al portal requesón, manteca y vino.

Belén, campanas de Belén, que los ángeles tocan ¿qué nueva me traéis?

Campana sobre campana, y sobre campana dos, asómate a esa ventana, porque está naciendo Dios.

Belén, campanas de Belén, que los ángeles tocan ¿qué nueva me traéis?

Campana sobre campana, y sobre campana tres, en una Cruz a esta hora, el Niño va a padecer. Belén, campanas de Belén, que los ángeles tocan ¿qué nueva me traéis?

Villancicos El villancico se desarrolló como un género polifónico secular hasta que los villancicos religiosos ganaron

Rosca de Reyes

El roscón de Reyes (denominado también rosca de Reyes en Hispanoamérica, rosco de Reyes o pastel de Rey) es un bollo elaborado con una masa dulce con forma de toroide adornado con rodajas de fruta cristalizada (escarchada) o confitada de colores variados. Puede rellenarse de nata montada o crema, en la actualidad también de moca, trufa o chocolate, y se introducen en su interior "sorpresas", normalmente figuritas de cerámica o de plástico, que los comensales llegan a encontrar en alguna rebanada. Una característica muy destacable es que dentro del roscón también se introduce un haba seca, es tradición que aquel que encuentre el haba pague el roscón. Se sirve el día 6 de enero denominado día de Reyes.

Rosca de Reyes El roscón de Reyes (denominado también rosca de Reyes en Hispanoamérica, rosco de

Por influencia posterior este bollo navideño se sirve igualmente en otros países hispanohablantes (principalmente en Argentina y en México) durante las mismas fechas, así como en Portugal. Es frecuente que se acompañe de una taza de chocolate. Se puede servir en el desayuno o en la merienda. La masa con la que suele estar elaborado se aromatiza con agua de azahar, que le proporciona un aroma característico.

Origen:

La Rosca de Reyes tiene tras sí una bella historia de fe y sacrificio de tres hombres que siguieron una estrella luminosa hasta Belén para adorar al Niño Dios, tradición que tiene sus comienzos en la Edad Media y llegó a México durante el Virreinato. De acuerdo con el Museo de Arte Popular (MAP) la Iglesia Católica celebra La Epifanía, vocablo griego que significa manifestación, aparición, para recordar la revelación de Jesús ante los Reyes Magos o Santos Reyes. La historia cuenta que de Persia salieron los tres Reyes Magos para ir a adorar al Niño Jesús y según la tradición en México, son ellos quienes traen los regalos a los niños, como alguna vez lo hicieron con el niño Jesús al llevarle tres dones que incluían oro, incienso y mirra. Es así que hoy en día, en la madrugada del día 6 de enero, los niños reciben regalos que los reyes les dejan en sus casas, en representación de los obsequios que los Reyes Magos le llevaron al Niño Jesús. Marco Polo en su libro Los viajes de Marco Polo o El libro del Millón, detalla que los tres reyes de la comarca emprendieron su viaje para adorar a un profeta recién nacido y llevarle tres ofrendas:

oro, incienso y mirra. Los Reyes Magos encontraron al Niño, quien tenía tres días de nacido, se postraron ante él y le dieron las tres ofrendas.

Arrollo del niño

La costumbre marca que en el portal de Belén se ponen las imágenes de san José y de la Virgen, pero que la imagen del Niño Jesús se coloca hasta las 12 de la noche del día 24 de diciembre, porque a esa hora nació Jesús, según nuestras creencias.

Arrollo del niño La costumbre marca que en el portal de Belén se ponen las imágenes

El arrullo

 

En

México

todo

lo

hacemos

muy

formalmente.

Con

el

debido

tiempo

buscamos

padrinos

para

arrullar,

acostar

y

presentar

al

tiempo

la

imagen

de

nuestro Niño Dios. Si la persona a la que hemos escogido por amistad acepta tan digno cargo, a partir de ese momento ya somos compadres. El padrinazgo suele durar tres años y después se escoge a otro padrino.

Al padrino le toca ir a recoger la imagen del Niño a la casa de sus compadres, llevarla a Misa de Gallo y arrullarlo al final de la celebración. Para arrullarlo se coloca la imagen en una charola adornada con motivos navideños con las veladoras que nunca faltan. En algunas partes se arrulla la imagen del Niño colocándola en un rebozo y meciéndola entre los dos padrinos. Al terminar la Misa, se lleva la imagen a su hogar entre cantos y oraciones.

Para acostar al Niño Dios

Llegando a la casa se reúne toda la familia y entonces se vuelve a arrullar al Niño cantando esa

canción tradicional de “a la ro ro Niño”, y después se da a besar la imagen a cada miembro de la

familia, comenzando por los más chiquitos y, con toda solemnidad, se coloca al Niño en su pesebre entre José y María.

Hay oraciones tradicionales que se conservan y se trasmiten de generación en generación para cada momento de esta ceremonia. Al terminar, los padrinos ofrecen dulces a los concurrentes y la familia dueña de la imagen les ofrece una cena porque ahora ya son compadres.

La presentación del Niño Jesús al templo

El compromiso de los padrinos no termina cuando acuestan al Niño en el pesebre; antes del 2 de febrero van a la casa de sus compadres a recoger la imagen del niño y la llevan con todo respeto a

su propia casa, le mandan hacer su ropita, lo visten y engalanan, y lo llevan a “oír” Misa el día 2 de

febrero, y al terminar la ceremonia lo entregan a la familia que es dueña de la imagen. Le toca a los padrinos hacer tamales y atole, y con eso termina su obligación por este año. También hay una tradición en cuanto a la ropa del Niño, según la cual, el primer año lo visten de bebé, el segundo año de niño más grande y le dan su silla para sentarlo, y el tercer año lo visten para entregarlo, a no ser que decidan volver a ser padrinos otros tres años.

Regalos de Navidad

Regalos de Navidad Regalar es una costumbre antigua, pero se asoció con la Navidad más recientemente.

Regalar es una costumbre antigua, pero se asoció con la Navidad más recientemente. Es una reliquia de una costumbre pagana, a saber, el solsticio de invierno que en Europa sucede en diciembre. Esto se celebró en la antigua Roma con regalos durante las vacaciones de Saturnalia que tuvieron lugar ese mes. A medida que el cristianismo se extendió cada vez más en las tierras romanas, la costumbre de dar regalos continuó. Alrededor del año 336 DC la fecha del 25 de diciembre parece haberse establecido como el día del nacimiento de Jesús, y la tradición de regalar fue reinterpretada y vinculada a la historia de tres Reyes Magos dando regalos al niño Jesús y junto con otra historia, la de Santa Claus basada en una figura histórica de San Nicolás, un obispo griego del siglo cuarto y donador de regalos, poco a poco se convirtió en una parte de las celebraciones navideñas. Algunas reglas cristianas tempranas, sin embargo, interpretaron esta historia como indicios de que deberían ser sus súbditos quienes deberían dar regalos a sus superiores, e insistieron en los tributos y los diezmos durante ese período. Esto cambió alrededor del cambio de milenios después de la popularidad de la historia del Buen Rey Wenceslao basada en la vida de otra persona histórica que supuestamente fue donante de regalos, San Wenceslao. Los obsequios navideños a los superiores se hicieron menos comunes, y en la época de la Reforma Protestante, las costumbres de obsequiar a los niños se difundieron cada vez más en Europa. La costumbre se extendió a los Estados Unidos alrededor del siglo XIX. Esto también coincidió con el deseo de algunas élites de reducir el alboroto de las celebraciones de Navidad para adultos, que en algunos lugares estaban vinculadas a la mendicidad, ya que "bandas de hombres jóvenes, a menudo ruidosas, "salían a la intemperie" de casa en casa y exigían folletos de la alta burguesía. Otro aspecto relacionado fue el creciente deseo de los padres de mantener a los niños en casa, lejos de la influencia "corruptora" de las calles urbanas. Otro cambio relativamente reciente se refería al momento de la entrega de regalos de Navidad. Durante muchos siglos, sin embargo, el obsequio tuvo lugar el 6 de diciembre alrededor del Día de San Nicolás o a principios de enero después de la víspera de Año Nuevo. La popularidad de esta costumbre creció después de la recepción positiva del poema The Night Before Christmas (1823) y

la novela corta A Christmas Carol (1849). A finales del siglo XIX, la víspera de Navidad reemplazó las fechas de principios de diciembre o enero como la fecha más común para regalar en la cultura occidental.

la novela corta A Christmas Carol (1849). A finales del siglo XIX, la víspera de Navidad

Impacto económico

La tradición también fue adoptada por los minoristas, para quienes las semanas y, finalmente, todo el mes antes de Navidad se convirtió en un período muy rentable. Alrededor del cambio de siglo, los minoristas comenzaron a dirigir los esfuerzos de mercadotecnia a los niños con la esperanza de que atraigan a los padres a comprar más bienes.

A principios de la década de 2000, se estima que los compradores en los Estados Unidos gastaron más de 4 mil millones de dólares cada día durante la temporada de compras navideñas, con un gasto promedio individual de más de $1,000 dólares en regalos. Existe la preocupación de que regalar durante Navidad sea demasiado comercial. El 70% de los encuestados europeos en 2016 dijo que el período de Navidad se centra en el gasto, el 42% dijo que se sintió obligado a derrochar en Navidad, y el 10% de 2016 pidió dinero prestado para poder pagar los regalos. El economista Joel Waldfogel señalar que debido a la falta de correspondencia entre lo que valora el que recibe el regalo y el valor pagado por el dador de los regalos pierden entre un 10% a un tercio de su valor, que calificó de “pérdida de eficiencia de la Navidad.” Este hace que el obsequio sea devuelto, vendido o regalado con frecuencia. Una encuesta europea de 2016 encontró que el 25% de los receptores no estaban contentos con sus regalos o no los recordaban, y una cantidad similar se los regaló a otra persona, el 14% vendió los artículos, el 10% intentó devolverlos a la tienda y 5 % le devolvió los regalos al dador. Los regalos que tienen menos probabilidades de ser apreciados se basan en los gustos personales e incluyen artículos como perfumes y cosméticos, adornos y ropa.

Malgastando en los demás

En Navidad confluyen varios factores para que se dé la tormenta perfecta del desperdicio económico. En primer lugar, estamos comprometidos a regalar algo a personas que no conocemos muy bien, por lo que solemos equivocarnos. Waldfogel recuerda que el único regalo perfecto es aquel que nos hace pensar inmediatamente en la persona a la que le puede gustarle, y no al revés (pensar primero en el destinatario y luego en el presente), como ocurre en Navidad. “Imagínate que solo comprases un regalo cuando dijeses 'oh, dios mío, esto sería genial para fulanito'”, explica en una entrevista con 'Vox'. “Entonces lo estarás haciendo bien”.

Nosotros somos los que mejor sabemos lo que nos gusta. En su investigación pionera, Waldfogel

descubrió que entre un 10% y un 12% del valor de un producto se destruye durante la Navidad. Waldfogel recuerda que regalar es una manera lamentable de redistribuir recursos, puesto que resulta muy poco eficiente. Nos encontramos ante una extrañísima situación en la que todos invertimos una cantidad concreta en algo que otra persona quizá no desea, mientras que si hubiésemos gastado ese mismo dinero en nosotros mismos, obtendríamos algo que realmente

queremos. La realidad es que “si yo gasto 100 euros en regalarte algo, no vas a quedarte tan satisfecho como si hubieses gastado 100 euros en ti mismo”, señala el autor.

El problema es la costumbre de regalar a personas más allá de nuestro círculo íntimo (padres, hermanos, hijos, pareja).

Piñatas

Las Posadas ocurren por las noches, consistentes en una recreación de María y José pidiendo alojamiento antes de llegar al pesebre. Durante esta recreación, la mitad de las personas permanecen adentro, estos son los posaderos, y la otra mitad sale cantando y pidiendo alojamiento en una procesión a la luz de las velas que dura hasta que llegan al lugar de la fiesta (donde están los posaderos). Una vez que los dejan entrar, la fiesta comienza. Durante la fiesta, se cantan villancicos, se consume ponche de frutas y se rompe una piñata en forma de estrella. Este es el uso original de una piñata, una costumbre que luego se adoptó para su uso en fiestas de cumpleaños y otras festividades.

Piñatas Las Posadas ocurren por las noches, consistentes en una recreación de María y José pidiendo

Aunque las piñatas han perdido en gran parte sus connotaciones religiosas y ahora se hacen en una amplia variedad de formas, la piñata tradicional tiene forma de estrella y tiene 7 puntos, que simbolizan los siete pecados capitales que se rompen con el bastón, representando la fuerza y la fe en Dios. La persona que intente romper la piñata debe tener los ojos vendados. Una vez que la piñata se rompe, el relleno, que consiste en dulces tradicionales, frutas y cacahuetes, se lanza para que todos disfruten.

Una piñata es una vasija decorada de arcilla o de papel maché llena de dulces y colgada del techo o de la rama de un árbol. La piñata a menudo está decorada como una pelota con siete picos a su alrededor. Los picos o picos representan los "siete pecados capitales". Piñata también puede tener la forma de un animal o pájaro (como un burro). Para jugar, los niños se pliegan a ciegas y se turnan para golpear la piñata con un palo hasta que se abre y los dulces se vierten. ¡Entonces los niños se apresuran a recoger tantos dulces como puedan!

Las piñatas surgieron en China, como una costumbre de Año Nuevo, y fueron traídas a México por los españoles, donde se incluyó como una tradición para las celebraciones católicas de la Navidad. En la clásica piñata con forma de estrella, los picos simbolizan los siete pecados capitales (soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza), por lo que romperla significa acabar con estos males, mientras que los dulces y la fruta que cae representan las bendiciones que la humanidad recibe por sus buenas acciones.

Tener los ojos vendados a la hora de pegarle es la prueba de la fe que el ser humano tiene para acabar con las cosas malas del mundo. Todos los demás apoyan con sus gritos, guiando a la persona para que logre romper la piñata.

Hoy en día, rompemos las piñatas en Navidad para convivir y divertirnos. Una piñata tradicional está hecha de un cántaro de barro, periódico y es adornada con papeles de colores. Sin embargo, actualmente ya existen de cartón o papel maché, por lo que es más difícil romperlas.

Antes, lo tradicional era que las piñatas tuvieran en su interior frutas como caña, limas, naranjas,

mandarinas, lo que en México se conoce como “colación”.

Sin embargo, las puedes rellenar de

todo tipo de dulces, confeti o papel picado para que se vea más espectacular cuando la piñata se rompe.

Nacimiento

Una de las tradiciones católicas más importantes es el " Nacimiento " o pesebre. Una escena de la natividad se inspira en los relatos del nacimiento de Jesús en los Evangelios de Mateo y Lucas. Lucas describe a un ángel anunciando el nacimiento de Jesús a pastores que luego visitan el humilde sitio donde Jesús se encuentra acostado en un pesebre.

Nacimiento Una de las tradiciones católicas más importantes es el " Nacimiento " o pesebre. Una

Mateo habla de "hombres sabios" que siguen una estrella a la casa donde vivía Jesús, e indica que los sabios encontraron a Jesús algún tiempo después, menos de dos años después de su nacimiento, en lugar de en el día exacto. El relato de Mateo no menciona a los ángeles y los pastores, mientras que la narración de Lucas guarda silencio sobre los sabios y la estrella. Tomando ambos relatos de Mateo y Lucas, las escenas de la natividad generalmente tienen a la Sagrada Familia, pastores, sabios y un ángel. Además de las figuras clave en el "nacimiento", aquí hay 3 datos más sobre las escenas de la Natividad católica.

1. El bebé Jesús falta: Una vez que se muestra el "nacimiento", la estrella de la fiesta, el mismo Cristo, está ausente de la escena. El bebé Jesús solo se coloca en la escena en la noche del 24, lo que significa su nacimiento en el mundo: esto en sí mismo es una ceremonia importante. La figura de Jesús a menudo es proporcionalmente mucho más grande que otras figuras, lo que refleja su significado.

2. Figurillas elaboradas: Las figurillas del pesebre en América Latina son particularmente elaboradas y, a menudo, están hechas a mano. En la capital ecuatoriana, Quito, el Monasterio de El Carmen Bajo contiene un belén con más de 500 figuras que data del siglo XVII. En Perú, las estatuillas a menudo son talladas por los indios quechuas, mientras que en México los mercados en la ciudad de Tonalá, Jalisco se dedican por completo a la venta de figuritas hechas a mano.

3. Twist mexicano: Mientras que el belén contiene todos los elementos tradicionales de la Sagrada Familia, los nacimientos mexicanos contienen algunos elementos únicos. Estos incluyen el musgo español, pavos, mujeres haciendo tortillas, peces en un río (referente a un villancico popular), un gallo cantando e incluso imágenes de Lucifer, haciendo referencia a su presencia en las pastorelas.

Pastorela

Con la naturaleza alegre y amante de las fiestas que nos distingue, los mexicanos hemos diseñado esta celebración religiosa a nuestra manera. Tanto que quizás en ningún otro lugar del mundo existen tantas tradiciones para celebrarlo, desde pedir un lugar en la posada, hasta recordar el camino que María y José llevaron a Belén, a las piñatas, esos grandes bloques de arcilla y cartón con forma de estrella figuras que están rotas con palos pesados para lanzar sus dulces y frutas de temporada como regalos para los niños...

¡Y las pastorelas! No es ningún tiempo de Navidad sin estos dramas pastorales de la Natividad. Ya sea en ciudades remotas o en las grandes ciudades mexicanas, las pastorelas preparan el escenario para todo diciembre y nos dejan, a través de su lenguaje lúdico y situaciones divertidas, el mensaje más importante de la temporada: el bien siempre supera al mal.

Las pastorelas son obras de teatro que recrean el pasaje bíblico donde los pastores siguen la Estrella de Belén para encontrar al Niño Jesús. Para llegar al lugar de nacimiento del Redentor, deben experimentar una serie de cambios en la fortuna y enfrentar al Diablo, quien hará todo lo posible para evitar que completen su misión. Es en ese momento que el Arcángel Miguel interviene para defender a los pastores en su viaje.

Bueno, esa es la idea general de las pastorelas. Son muy diferentes hoy en día; el hecho es que ya eran muy diferentes cuando se presentaron por primera vez hace cientos de años, siendo una de las tradiciones más antiguas

de

México.

Imagina

que

estás

de

regreso cuando los

Pastorela Con la naturaleza alegre y amante de las fiestas que nos distingue, los mexicanos hemos

españoles llegaron al Nuevo Mundo y comenzaron a colonizar a sus habitantes, instruyéndolos en el destino católico.

Origen de las Pastorelas

En Tenochtitlán, la gran capital de los antiguos mexicanos o mexicas, la gente se entretenía con una forma de arte que combinaba el canto, el teatro y la danza. Las actuaciones se disfrutaban mucho en las plazas y espacios abiertos, donde los actores tendían a hacer bromas, fingiendo que estaban borrachos, cantaban y recitaban a la gente del pueblo, que tronó sus aplausos.

Para los mexicas, la obra no era solo una forma de entretenimiento, sino también una forma de comunicarse con sus dioses. Ante los altares, en el humo del aromático copal, los sacerdotes representaban batallas, jugaban guerreros en la victoria y en su derrota. Así es como informaron a las deidades que gobernaron sus días, al tiempo que transmitían su historia a todo el pueblo.

La obra era tan importante para los mexicas que tenían cantantes profesionales, actores, bailarines y bufones; poetas y oradores, así como expertos en memorización: recordemos que los mexicas no

tenían alfabeto, solo un tipo de escritura basada en imágenes que representaba objetos o

sonidos. También hubo personas que produjeron las vestimentas ceremoniales, joyas, plumas

emplumadas de pájaros exóticos y telas, algo bastante similar a lo que llamaríamos hoy en día, un innovador diseñador de ropa.

Cuando los españoles conquistaron Tenochtitlán en 1521, estos especialistas terminaron sin trabajo ni etapa. Sin embargo, esta situación en realidad duró muy poco, porque los monjes franciscanos que llegaron al Nuevo Mundo entre 1523 y 1524 rápidamente se dieron cuenta de la sensibilidad artística de los mexicas y la aprovecharon para tender un puente entre dos culturas que no tenían nada en común.

Ya en Italia y España, los franciscanos habían observado las ventajas que cosechaban al enseñar la fe de esta manera. Sólo un par de siglos antes, la Península Ibérica había visto la representación inicial de "autos", es decir, actos o acciones inspirados en los pasajes bíblicos más importantes o en la vida de los santos. Y tuvieron bastante éxito.

Como resultado, fue completamente natural que los franciscanos, para evangelizar a los pueblos indígenas en masa, explicaran gráficamente los pasajes más importantes de la vida de Cristo, a través de una obra de teatro, por ejemplo.

Se dice que la tradición de la pastorela comenzó en un pequeño pueblo llamado Acolman, a poca distancia de las pirámides de Teotihuacán, donde los franciscanos llegaron en 1528. Otras versiones dicen que Cuernavaca, en el estado de Morelos, fue el lugar de nacimiento de esta profunda tradición enraizada. Ya sea Acolman o Morelos, el hecho es que la fuerza detrás de ellos estaba en los franciscanos, y la habilidad artística en los pueblos indígenas.

Otra perogrullada es que Acolman es el origen de otra hermosa costumbre mexicana. Fue aquí que Fray Pedro de Gante reunió a un grupo de nativos para cantar himnos en la celebración de la Navidad, un evento que luego se convertiría en "pedir habitación en la posada".

Con actividades como esta, los franciscanos se ganaron la confianza de los habitantes de Acolman y los introdujeron en actividades religiosas. Al principio, aceptaron la creencia de los indígenas de que las presentaciones teatrales de las escenas bíblicas tenían un cierto "poder de purificación" y, en consecuencia, se incluyeron flores y canciones "para alejar a los espíritus malignos".

En muy poco tiempo, los indígenas se hicieron cargo de toda la producción de las pastorelas. Eran

los actores y músicos; produjeron los

decorados e hicieron los

trajes...

Incluso se cree que

tradujeron

o

escribieron

los

textos en náhuatl, el idioma de los

mexicas,

algo

fundamental para la misión

evangelizadora

de

las

puestas

en

escena.

emplumadas de pájaros exóticos y telas, algo bastante similar a lo que llamaríamos hoy en día,

Flor de Noche Buena

Euphorbia pulcherrima, conocida comúnmente como flor de Navidad, corona del Inca, nochebuena, flor de pascua o poinsetia, entre otros nombres, es una especie de la familia Euphorbiaceae nativa del sureste de México. Se utiliza frecuentemente en jardinería como arbusto, pero principalmente en floricultura como planta de interior en Navidad. Existen más de 100 variedades cultivadas de esta especie.

La flor de noche buena se considera como una de las flores exóticas más elegantes y hermosas del mundo, siendo una de las diez plantas en maceta más vendidas en Europa y Estados Unidos. Su importancia es debida a que se la considera una planta que simboliza a la navidad alrededor de todo el mundo. Sin embargo, es una especie que se encuentra en estado silvestre en áreas geográficas bien definidas de México, donde su presencia tiene gran relevancia, puesto que representa un reservorio genético aún sin explorar. El mejoramiento genético por mutación se aplica para modificar pocos caracteres y en la población de nochebuena silvestre existen ejemplares con características que cumplen las exigencias del mercado y solamente falta reducir el porte de la misma. Puesto que el efecto de la mutación en plantas ornamentales es muy visible, casi todo lo nuevo que surge está enfocado al aspecto visual.

Los mexicas la llamaban, en náhuatl, Cuetlaxóchitl ("Flor que se marchita"), término que proviene de la unión de otros dos: cuetlahui, "marchitar", y xochitl, "flor". Otra posible etimología dice que proviene de cuetlaxtli, "cuero", y xochitl, "flor"; al unirse las dos palabras, la primera pierde su terminación tli; por lo tanto, una traducción literal podría ser flor de cuero, debido al color rojo vivo de los pétalos, semejante a la piel recién desprendida. Otra acepción, menos frecuente, se relaciona con el término cuitlatl, "excremento", considerando que los pájaros, al defecar las semillas ingeridas, las extendían, y la planta nacía de entre sus excrementos. En Turquía, se llama flor de Atatürk porque Atatürk, el fundador de la República, le gusta esta flor e hizo una contribución significativa a su cultivo en Turquía. En húngaro, se llama la flor de Papá Noel, y se utiliza extensamente como decoración de la Navidad.

Fue dada a conocer al resto del mundo durante la época colonial, en la cual se adornaban las iglesias con ella durante las fiestas navideñas. Los aztecas usaron la planta para producir colorante rojo y como medicamento antipirético.

La asociación de la planta con la Navidad comenzó en el México del siglo XVI, donde la leyenda cuenta que una niña, comúnmente llamada Pepita o María, era demasiado pobre para dar un regalo para la celebración del cumpleaños de Jesús y fue inspirada por un ángel para recoger malas hierbas al borde de la carretera y colocarla frente al altar de la iglesia. Flores carmesí brotaron de las malas hierbas y se convirtieron en poinsettias. Desde el siglo XVII, los frailes franciscanos en México incluyeron las plantas en sus celebraciones navideñas. El patrón de la hoja en forma de estrella se dice que

simboliza la

Estrella

de Belén,

y

el

color rojo representa el sacrificio de

sangre a través Jesús.

de

la

crucifixión de

Conclusiones

Flor de Noche Buena Euphorbia pulcherrima , conocida comúnmente como flor de Navidad, corona del Inca,

Puede que nuestras conclusiones sobre la elaboración de eta obra se basaron casi exclusivamente en la investigación de los veinte temas pero para nosotros fue una total travesía el buscar en muchísimas fuentes para comparar y contrastar la información, no sólo de páginas en español, si no de otras lenguas y esto para ampliar nuestra perspectiva del tema.

Esta antología demuestra que la Navidad, además de ser una festividad que sirve para reunir a las familias en un contexto totalmente diferente al que estamos acostumbrados tiene un origen y un significado tan inmenso e interesante que hace que esta festividad sólo llegue a interesarte mucho más.

Claro que ésta época es muy importante en la cultura mexicana y hay muchas formas de celebrarla pero sólo cuando te enteras de sus verdaderos orígenes es cuando puedes entender porqué se hacen ciertas cosas, y aunque no te llegue a encantar es una parte importante de nuestra sociedad y de alguna manera los diferentes orígenes de las diferentes costumbres y tradiciones navideñas nos afectan a todos por igual.

Como se tenía previsto no pudimos evitar incluir un poco de historia y cultura extranjera. Esto es porque algunas costumbres de las que aquí se muestran tienen su origen en otra parte del mundo (como la corona de adviento).

Estamos seguros de que hemos hecho un buen trabajo de investigación y organización para poder acumular toda esta información en un solo libro. Bastante pequeño en comparación con otros pero que conllevó un gran esfuerzo como si se tratase de uno muy grande.

Bibliografía

Reyes

Magos

y

sus

costumbres:

Villancico

Campana

sobre

campana:

Historia

de

la

Cena

Navideña:

Historia y significado de la navidad: http://www.christianityetc.org/christmas.php Elementos de la corona de adviento: https://www.aciprensa.com/recursos/la-corona-de-adviento-