Sei sulla pagina 1di 1

COGNICIÓN SOCIAL:

PENSAR EN EL MUNDO SOCIAL

Esquemas: mapas mentales para organizar y utilizar la información social

Heurísticos y procesamiento automático: cómo

reducimos nuestro esfuerzo en la cognición social

marco mental para comprender situaciones y el comportamiento de otras personas ante ellas. Tales marcos
marco mental para comprender situaciones y el comportamiento de otras personas ante ellas. Tales marcos
marco mental para comprender situaciones y el comportamiento de otras personas ante ellas. Tales marcos
marco mental para comprender situaciones y el comportamiento de otras personas ante ellas. Tales marcos

marco mental para comprender situaciones y el comportamiento de otras personas ante ellas. Tales marcos son conocidos como esquemas estructuras mentales que nos ayudan a organizar la información social y que guían nuestro procesamiento. Generalmente, los esquemas se centran alrededor de temas particulares. Tales esquemas son moldeados claramente por la cultura en la cual vivimos. Una vez que los esquemas se han formado, ejercen efectos poderosos en muchos aspectos de la cognición social y por tanto, en nuestro comportamiento social.

Esquemas: marcos mentales sobre un tema específico que nos ayudan a organizar la información social.
Esquemas: marcos mentales sobre un tema específico que nos ayudan a organizar la información social.

Esquemas: marcos mentales sobre un tema específico que nos ayudan a organizar la información social. Afecto: estado emocional de una persona sentimientos y estados de ánimo.

nos ayudan a organizar la información social. Afecto: estado emocional de una persona sentimientos y estados
nos ayudan a organizar la información social. Afecto: estado emocional de una persona sentimientos y estados
nos ayudan a organizar la información social. Afecto: estado emocional de una persona sentimientos y estados
nos ayudan a organizar la información social. Afecto: estado emocional de una persona sentimientos y estados
nos ayudan a organizar la información social. Afecto: estado emocional de una persona sentimientos y estados

El impacto de los esquemas en la cognición social: atención, codificación y recuperación. ¿Cómo influyen los esquemas en el pensamiento social? Las investigaciones sugieren que los esquemas ejercen efectos importantes en tres procesos básicos:. atención, codificación y recuperación Se ha encontrado que los esquemas influyen en todos estos aspectos básicos de la cognición social. En relación a la atención, frecuentemente los esquemas actúan como un tipo de filtro: es más probable que la información que sea consistente con ellos sea percibida y por tanto entre en nuestra conciencia. Pasando a la codificación qué información entra en la memoria, la información que se convierte en el foco de nuestra atención es almacenada en la memoria a largo plazo. Esto nos lleva al tercer proceso:

recuperación de la memoria. ¿Qué tipo de información es recordada más rápidamente, la información que es consistente con nuestros esquemas o aquélla que es inconsistente con nuestros marcos mentales? Esta es una pregunta compleja esta investigación sugiere que la gente tiende a manifestar en mayor medida el recuerdo y uso de información que es consistente con los marcos en comparación con la información que es inconsistente.

Evidencia de la naturaleza autoconfirmatoria de los esquemas: cuándo y por qué las creencias configuran la realidad profecías autocumplidas: predicciones que, en algún sentido, llevan a que se hagan realidad. Por tanto, los esquemas pueden también producir esos efectos, que son a veces descritos como profecías autocumplidas predicciones que, en cierto sentido, hacen que ellas mismas se tornen verdaderas. Los esquemas con frecuencia condicionan el comportamiento de manera que llevan a la confirmación. Dado que tenemos una capacidad cognitiva limitada, con frecuencia intentamos reducir el esfuerzo que invertimos en la cognición social. Esto puede incrementar la eficacia pero reducir nuestra precisión con respecto a esta importante tarea. Un componente básico de la cognición social es el esquema marcos mentales centrados alrededor de un tema específico que nos ayudan a organizar la información social. Una vez formados los esquemas, éstos ejercen efectos importantes en lo que percibimos, lo que almacenamos en la memoria (codificación) y lo que después recordamos (recuperación). Los esquemas nos ayudan a procesar información pero con frecuencia persisten incluso ante información no confirmatoria, de esta manera distorsionan nuestra comprensión del mundo social. Los esquemas pueden también ejercer efectos autoconfirmatorios llevándonos a comportarnos de manera que se autoconfirmen.

heurísticos: reglas simples para tomar decisiones complejas o hacer inferencias de una manera rápida y

heurísticos: reglas simples para tomar decisiones complejas o hacer inferencias de una manera rápida y aparentemente sin esfuerzo. sobrecarga de información: casos en los que se excede nuestra habilidad para procesar información. Existen muchas maneras para reducir el esfuerzo cognitivo, pero entre ellas quizás la más útil sean los heurísticos reglas simples para tomar decisiones complejas o hacer inferencias de manera rápida y aparentemente sin esfuerzo. Otro medio de afrontar el hecho de que el mundo social es complejo y de que nuestra capacidad de procesamiento de información es limitada, es poner muchas actividades incluyendo algunos aspectos del pensamiento y del comportamiento social en automático. Por tanto, después de comentar varios heurísticos consideraremos este proceso y sus efectos.

social en automático. Por tanto, después de comentar varios heurísticos consideraremos este proceso y sus efectos.
social en automático. Por tanto, después de comentar varios heurísticos consideraremos este proceso y sus efectos.

Representatividad: Juzgar por la apariencia Heurístico de representatividad: una estrategia para hacer juicios basada en el parecido que tienen los estímulos o eventos que se evalúan, con otros estímulos o categorías. Se hacen juicios sobre la base de una regla relativamente simple: Mientras más similar sea un individuo a los miembros típicos de un grupo, será más probable que pertenezca a dicho grupo, Pero algunas veces, los juicios basados en la representatividad son incorrectos debido principalmente a la siguiente razón: las decisiones o juicios que son realizados sobre la base de esa regla tienden a ignorar la tasa de prevalencia la frecuencia con la que ciertos eventos o patrones ocurren en la población total. De esta forma, el heurístico de representatividad nos puede llevar a cometer errores sobre lo que pensamos acerca de otras personas.

Disponibilidad: si lo recuerdo, debe ser importante Heurístico de disponibilidad: una estrategia para hacer juicios basada en la facilidad con que determinados tipos de información son traídos a la mente. el cual sugiere que mientras más fácil sea traer información a la mente, mayor será su impacto en los juicios o decisiones subsecuentes. Pero basarnos en la disponibilidad al hacer juicios sociales puede también conducir a errores. Las investigaciones sugieren que la información relevante que viene a nuestra mente se debe en mayor medida al heurístico de disponibilidad que únicamente ala facilidad subjetiva. Además, la cantidad de información que podemos traer a nuestra mente parece ser también un factor importante. ¿Cuál de estos dos factores es más importante? La respuesta parece implicar el tipo de juicio que estamos haciendo. Si se trata de un juicio que implique emociones o sentimientos, tendemos a basarnos en la regla de la facilidad. Mientras que si se trata de hechos o información, tendemos a basarnos en la regla de la cantidad.

Procesamiento automático en el pensamiento social: cómo logramos hacer dos cosas al mismo tiempo Procesamiento automático: esto ocurre cuando, después de una extensa experiencia con una tarea o tipo de información, alcanzamos un estado en el que desempeñamos la tarea o procesamos la información de manera similar, sin esfuerzo, de forma automática e inconsciente. nuestra capacidad para procesar información es limitada, Otro medio implica el procesamiento automático. Esto sucede cuando, después de una gran experiencia en una tarea u otro tipo de información, alcanzamos el estado en el cual podemos desempeñar la tarea o procesamos la información de manera automática e inconsciente y aparentemente sin esfuerzo. En alguna medida, esto también es cierto con respecto al pensamiento social. Pero como generalmente sucede, estas ganancias en eficiencia o facilidades son contrarrestadas por pérdidas potenciales en precisión.

Fuentes potenciales de error en la cognición social: por qué la racionalidad total es más rara de lo que piensas

Definitivamente los humanos no somos computadores. Aunque podemos imaginarnos ser capaces de razonar de manera

Definitivamente los humanos no somos computadores. Aunque podemos imaginarnos ser capaces de razonar de manera perfectamente lógica, sabemos a partir de nuestra propia experiencia que con frecuencia fallamos en conseguir esta meta. Esto es cierto con respecto a muchos aspectos del pensamiento social. En nuestro esfuerzo por comprender a los otros y darle sentido al mundo social estamos sujetos a un amplio rango de tendencias que juntas pueden llevarnos a cometer serios errores.

al mundo social estamos sujetos a un amplio rango de tendencias que juntas pueden llevarnos a
al mundo social estamos sujetos a un amplio rango de tendencias que juntas pueden llevarnos a

el

El coste potencial de pensar demasiado: por qué, a veces, puede estar justificada nuestra tendencia a hacer el menor esfuerzo cognitivo posible

Como acabamos de ver, existen muchos ejemplos en los cuales adoptamos un enfoque intuitivo para pensar acerca del mundo social. No obstante existen otros ejemplos en los cuales, a pesar del esfuerzo, intentamos ser lo más racionales y sistemáticos posible. A primera vista, tal pensamiento deliberado y racional podría parecer ser beneficioso siempre: después de todo, debería ser menos propenso a los errores o al sesgo. Parece haber fuertes evidencias para concluir que algunas veces pensar demasiado puede llevarnos a problemas cognitivos serios. Sin embargo, el pensamiento cuidadoso, como cualquier otro, puede llegar a sobrepasarte; y cuando esto sucede el resultado puede incrementar la confusión y la frustración más que generar mejores y más acertadas decisiones o conclusiones.

Pensamiento mágico:¿podrías comerte una chocolatina con forma de araña?

Pensamiento mágico se basa en supuestos que no se mantienen ante un examen racional pero que, no obstante, son convincentes. Un principio de dicho pensamiento mágico es la ley del contagio: esta sostiene que cuando dos objetos se tocan, se transmiten propiedades entre sí y los efectos pueden durar más allá de la finalización de dicho contacto. Otro principio es la ley de la similitud, la cual sugiere que las cosas que se parecen entre sí comparten propiedades básicas. Aún un tercer principio asume que los pensamientos de uno pueden influir el mundo físico de una forma no regida por las leyes de la física. Resulta sorprendente cómo nuestro pensamiento está influido por este pensamiento mágico en muchas situaciones incluyendo las sociales

Cognición social: un punto de optimismo

Sesgo optimista: nuestra tendencia a ver el mundo con gafas de color rosa

el sesgo optimista una predisposición a esperar que las cosas salgan bien en general. De hecho, los hallazgos de las investigaciones indican que mucha gente cree que ellos son más propensos que otros a experimentar eventos positivos, y menos propensos a experimentar eventos negativos. Esta tendencia es observada en muchos contextos diferentes. Otro ejemplo se refiere a la falacia de planificación nuestra tendencia a creer que podemos hacer más de lo que realmente podemos hacer en un tiempo dado. La investigación sugiere que otro factor, también puede jugar un importante rol en la falacia de planificación: la motivación para completar una tarea. Cuando los individuos predicen lo que pasará con frecuencia suponen que lo que pasará es lo que ellos quieren que pase. En consecuencia.

Pensamiento contrafáctico: los efectos de considerar «lo que podría haber sido

El pensamiento contrafáctico puede implicar imaginar tanto mejores como peores resultados que lo que realmente experimentamos. Cuando el pensamiento contrafáctico implica imaginar mejores resultados que los que de hecho se obtuvieron, se encuentra muy relacionado con la experiencia del arrepentimiento. Y tales remordimientos parecen ser más intensos cuando implican cosas que deseamos pero que no hicimos, más que cosas que hicimos de manera deficiente,. aún peor, tendemos a imaginar con detalles vívidos los maravillosos beneficios que podrían haber resultado si hubiéramos actuado. El resultado: nuestros remordimientos se intensifican con el tiempo y pueden obsesionarnos toda la vida.

Supresión de pensamiento:¿por qué algunas veces los esfuerzos para evitar ciertos pensamientos producen efectos indeseados?

Supresión de pensamiento:

esfuerzos para prevenir que ciertos pensamientos se vuelvan conscientes Alguna vez, todos hemos intentado reprimir ciertos pensamientos evitar que las ideas y las imágenes vengan a nuestra conciencia. los esfuerzos por mantener ciertos pensamientos lejos de nuestra conciencia implican dos componentes. Primero, existe un proceso de vigilancia automática que busca evidencias de que los pensamientos indeseados están cerca de aparecer. Cuando en este primer proceso se detectan tales pensamientos, un segundo proceso más trabajoso y menos automático entra en acción. Este proceso operativo implica esfuerzo, intentos conscientes de distraernos buscando pensar en otras cosas.

Afecto y cognición: cómo los sentimientos moldean el pensamiento y cómo éste moldea los sentimientos

.

. Existe con frecuencia una compleja interacción entre afecto nuestro estado de ánimo actual y cognición
. Existe con frecuencia una compleja interacción entre afecto nuestro estado de ánimo actual y cognición
Existe con frecuencia una compleja interacción entre afecto nuestro estado de ánimo actual y cognición

Existe con frecuencia una compleja interacción entre afecto nuestro estado de ánimo actual y cognición las maneras en que procesamos, almacenamos, recordamos y empleamos la información social, Nos referimos a interacción porque la investigación en este tema indica que, de hecho, la interrelación es en gran medida una calle de doble sentido: nuestros sentimientos y estados de ánimo influyen en muchos aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos y estados de ánimo.

aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos
aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos
aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos
aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos
aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos
aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos
aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos
aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos
aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos
aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos
aspectos de la cognición y, a su vez, la cognición ejerce fuertes efectos en nuestros sentimientos

La influencia del afecto sobre la cognición

La mayoría de la investigación sobre la relación entre afecto y cognición se ha centrado en cómo los sentimientos influyen sobre el pensamiento. Sin embargo, existe una fuerte evidencia para la relación inversa el impacto de la cognición sobre el afecto. Un aspecto de esta relación es descrito en lo que se conoce como la teoría de los dos factores de la emoción. Esta teoría sugiere que con frecuencia no conocemos nuestros propios sentimientos o actitudes de manera directa. Más bien, dado que estas reacciones internas son algo ambiguas, nosotros inferimos su naturaleza del mundo exterior. Una segunda manera en que la cognición puede influir sobre las emociones es a través de la activación de esquemas que contienen un fuerte componente afectivo. Una tercera manera en la cual nuestros pensamientos pueden influir sobre nuestros estados afectivos consiste en nuestros esfuerzos por regular nuestras emociones o sentimientos.

La influencia de la cognición sobre el afecto

La mayoría de la investigación sobre la relación entre afecto y cognición se ha centrado en cómo los sentimientos influyen sobre el pensamiento. Sin embargo, existe una fuerte evidencia para la relación inversa el impacto de la cognición sobre el afecto. Un aspecto de esta relación es descrito en lo que se conoce como la teoría de los dos factores de la emoción. Esta teoría sugiere que con frecuencia no conocemos nuestros propios sentimientos o actitudes de manera directa. Una segunda manera en que la cognición puede influir sobre las emociones es a través de la activación de esquemas que contienen un fuerte componente afectivo, Una tercera manera en la cual nuestros pensamientos pueden influir sobre nuestros estados afectivos consiste en nuestros esfuerzos por regular nuestras emociones o sentimientos. Entre las técnicas más importantes que empleamos para regular nuestros estados de ánimo y emociones están las que implican mecanismos cognitivos.

Sesgo hacia lo negativo: la tendencia a prestar mayor atención a la información negativa Sesgo hacia lo negativo mayor sensibilidad a la información negativa que a la positiva. ¿Por qué tenemos esta tendencia? La información negativa refleja aspectos del mundo social que pueden ser amenazas a nuestra seguridad o bienestar. Los resultados de muchos estudios indican que somos más rápidos y más exactos en detectar expresiones faciales negativas que las positivas. COGNICIÓN SOCIAL Y NEUROCIENCIA: LA BASE NEURONAL DEL SESGO HACIA LO NEGATIVO. Algunos de estos hallazgos se han centrado en el sesgo hacia lo negativo y proporcionan evidencia de que este sesgo puede, de hecho,

estar asentado

en funcionamiento básico de nuestro cerebro. Estos hallazgos sugieren que el sesgo hacia lo negativo ocurre durante las etapas iniciales de la cognición social etapa en la que primero evaluamos un estímulo de acuerdo a la dimensión simple positivo - negativo. Este hallazgo es consistente con la perspectiva evolucionista.

El sesgo hacia lo negativo, el sesgo optimista, los costes de pensar demasiado, el pensamiento contrafáctico, el pensamiento mágico, la supresión de pensamiento Una vez discutidas estas fuentes de error en el pensamiento social, puedes estar listo para la desesperación. A pesar de estar inundados con cantidades verdaderamente enormes de información social, logramos clasificar, almacenar, recordar y emplear una gran porción de ésta de una manera inteligente y altamente eficiente. Nuestro pensamiento está de hecho sujeto a muchas fuentes potenciales de sesgo y cometemos errores. Pero hacemos un buen trabajo procesando la información social y dando sentido al mundo social en el que vivimos. Por tanto, aunque podemos imaginar ser mejores en estas tareas de lo que actualmente somos, no hay razón para estar desanimado. Por el contrario, podemos estar orgullosos por el hecho de que logramos mucho con las limitadas herramientas que poseemos.

PSICOLOGÍA SOCIAL: TREINTA AÑOS DE PROGRESO: los efectos del estado de ánimo positivo en el comportamiento y la cognición social: del «cálido brillo del éxito» a los efectos del estado de ánimo en el pensamiento heurístico

Cuando comenzó la investigación sobre los efectos de los estados de ánimo aún no había sucedido la revolución cognitiva en la psicología social. Ciertamente los psicólogos sociales estaban interesados en la cognición social, pero no la habían percibido aún como central para el resto de los temas estudiados. Por esta razón, los primeros estudios sobre os efectos de los estados afectivos se centraron en el impacto que causaban en el comportamiento social más que en el pensamiento social. Entre estos trabajos el más influyente fue el de Alice Isen. Ella estaba interesada en un tema que había intrigado a los psicólogos sociales desde siempre: ¿estar en un buen estado de ánimo incrementará nuestro deseo de ayudar a otros? Isen pensó que ayudar a otros es un comportamiento positivo que encaja con estar de buen ánimo.