Sei sulla pagina 1di 7

1

Signos: Una introducción a la semiótica

Por Thomas A. Sebeok

Sebeok ha convertido la semiótica de lo que por muchos años estaba en relación con lo
lingüístico, filosófico y hermenéutico al campo de la biología, que en realidad es la
procedencia original de la semiótica. Marcel Danesi indica que si resumiría todo lo enseñado
por Sebeok a generaciones de semióticos en una frase escogería: ha demostrado que la vida es
semiosis.
Indica Danesi que su preocupación se centra en todos los seres vivos, y que incluso las
cuestiones filosóficas más complejas son para Sebeok dignas de la atención de todos los seres
humanos.
La semiótica no revela nunca qué es el mundo, sino qué circunscribe lo que podemos
conocer de él; en otras palabras, lo que un ejemplo semiótico no es totalmente la realidad
como se expresa, sino que la naturaleza interviene y queda al final descubierta por el método
de investigación que se realiza. Peirce indica que la semiosis implica de forma irreductible
una relación tríadica entre un signo, su objeto y su intérprete.
La semiótica nunca revelará sobre que es el mundo, solo limita lo que podríamos conocer
del mundo, lo que un modelo semiótico representa no es toda la “realidad”, sino el
interrogante descubierto por un método de investigación empleada.
El concepto de “sistemas de modelización” ha sido muy importante para la escuela Moscú
– Tartu desde los sesenta, pero por el hecho de iniciar una representación de una lengua, se
enfocó la cultura de la exclusión de resto de naturaleza. Los signos han adquirido su
efectividad a través de una adaptación evolutiva a las extravagancias propias del signo y de la
Umwelt de quien lo maneja, y si cambia puede convertirse en obstáculos, y su transmisor
extinguirse.
Peirce infundió únicamente una nueva disciplina a la semiótica, doctrina de los signos. La
semiótica esta clasificada, por otra parte, como una impulsadora disciplina de una ciencia de
la comunicación a la que su carácter de método de investigación de la naturaleza y de la
constitución de códigos otorga un contrapunto indispensable.
Es muy importante observar que solamente las cosas vivientes y sus extensiones
inanimadas experimentan la semiosis, que de ese modo se convierte en inspiradora necesaria,
si no suficiente, de atributos discernibles de la vida. De esta forma, la física, la biología, la
psicología y sociología agrupan su propio nivel de semiosis.
2

La semiosis es un nivel muy superior en la jerarquía de integraciones es irreductible a ese


nivel inferior que denominamos física. A nivel semiótico construimos el pasado de la misma
manera que el presente y el futuro.
Los lingüistas que emplean la expresión “signo cero” se refieren al significante “cero”,
pero no ambas, sentido literal, el “signo cero” seria oximorónica. La existencia de formas cero
en varios sistemas de comunicación no vicia, por lo tanto, nadie exactamente sabe que es,
pues no se va hablar de algo que no se sabe.
La “semántica” es usada, de manera inexacta, pues abarca tanto la teoría como el
significado verbal, aunque estrictamente debería ser usada en significado verbal. Una
problemática entre lo que un tipo de signo asigna con la denotación, pueden ser responsables
en varios niveles de los procesos lingüísticos.
La señal es un signo natural o convencional que provoca alguna reacción del receptor. Por
eso, es básico observar la relación que tiene la señal con el signo, la de una especie con un
género al que pertenece, es exactamente eso.
Se indica que es un icono cuando hay una similitud entre el significante y el señalado.
Wallis asegura, “la relación de representación es no simétrica: un signo icónico o un signo
convencional independiente representan a su representado, pero no viceversa”.
Se dice que un signo es indexical cuando su significante es contiguo a su significado, o es
una muestra de él. La noción de índice de Peirce fue al mismo tiempo original y provechosa,
como Wells había indicado.
Se llama símbolo a un signo cuando no tiene semenjanza, también cuando tiene una
relación entre significante y su significado. Peirce atribuyó la característica “vínculo
convencional” para poder diferenciar el símbolo tanto del ícono como del índice, pero la
característica “intensión” se utiliza para distinguirla del nombre.
Los emblemas son actos no verbales que tienen tradución verbal directa. Se diferencian de
la gran mayoría de conductas verbales, principalmente en lo que se refiere su uso.
Pierce sostuvo que nada puede ser afirmado o constatado sin el uso de algún signo que
sirva como índice, porque los designadores componen una de las principales clases de índices.
Consideró las desiganciones como “absolutamente indispensables tanto para la
comunicación como para el pensamiento. Ninguna afirmacióon tiene significado a no ser de
haya alguna designación que demuestre si se refiere al universo de la realidad o al universo de
la ficción.
Un índice según Peirce, “es un signo que se refiere al objeto de denota en virtud de estar
realmente afectado por aquel objeto”.
3

La indexicalidad gira en torno a la asociación por contigüidad, expresión técnica que


comprensiblemente no agradaba a Peirce, y no por semejanza, como en el caso de la
iconicidad, ni tampoco como el símbolo, que descansa en “operaciones intelectuales”.
Respecto al iconicidad y la indexicalidad, por ejemplo:
 El psicólogo de la Gestalt Max Wertheimer distinguía “un factor de semejanza” de
un “factor de proximidad”
 James G. Frazer indicó, “la simpatía mágica que se supone que existe entre un
hombre y cualquiera de las porciones en las que se divide su persona”.
 Los lingüistas de tradición saussureana diferenciaban el eje paradigamtico.
 Alexander Luria distinguía los desórdenes de contigüidad en pacientes afásicos.
La contiguidad está actualizada en retórica, entre otro recursos. Un objeto puede funcionar
momentáneamente, hasta cierto punto y dependiendo también de las circunstanciasen las que
se proclame como un símbolo, ícono o un índice.
Peirce afirmó en cierta ocasión que un signo “es o bien un ícono, o un índice, o un
símbolo”. Pero a la vez no es tan simple. Cuando Peirce comprendió que el uso de esta tríada
se intensificaba en gran medida al tener en cuenta en reconocimiento de las diferencias de
grado no de los signos, sino de los aspectos de los signos al ser clasificados, cambió su
afirmación anterior por la siguiente: “sería difícil, por no decir imposible, citar como ejemplo
un índice absolutamente puro, o encontrar un signo desprovisto completamente de una
cualidad indexical”.
Barwise y Perry causaron la expresión “eficiente del lenguaje” para las locuciones, aunque
aquellas conserven un significado lingüístico idéntico que distintos hablantes usan situaciones
distintas espacio – temporales. La naturaleza se revela a sí misma a través de los procesos de
los signos o semiosis. Éstos son de tres tipos distintos:
 Semiosis de la información que emana de entorno inanimado.
 Semiosis de la sintomatización en la que la fuente está viva.
 Semiosis de la comunicación.
Bohr replicó en cierta ocasión a esta misma cuestión: “Dependemos de la lengua de tal
manera, que no podemos decir que está arriba y que esta abajo. La palabra realidad es también
una palabra que debemos aprender a usar correctamente”.
Con las características siguientes de la iconicidad podemos resumir:
 La idea de ícono y con sus conceptos, han sido años de discusión desde Platón
hasta Peirce.
4

 El hecho de la idea del ícono en una matriz de semiótica productiva y compleja


debe estar relacionado que, está concebida como teoría de la comunicación y como
teoría de la significación. Aunque la clasificación se haya convertido en debates
sobre la iconicidad desde 1867.
 No existe signos icónicos puro, pues ningún signo verdadero es un icono.
 Los signos icónicos se difunden a través de códigos de la comunicación humana,
sean verbales o no verbales.
La noción de “fetichismo de los géneros” se ha convertido en uno de los conceptos y
eslóganes de la herencia marxista, pues sería el análisis de la relación de la gente y los
productos.
Geras escribe: “Es debido a que existe en el interior de la sociedad capitalista un tipo de
ruptura interna entre las relaciones sociales que se obtienen y la manera que se experimentan,
por lo que el científico de la sociedad choca con la necesidad de construir la sociedad en
contra de las apariencias”.
Baudrillard llegaba a una conclusión similar al destacar que es la santificación del sistema
como tal, “el género como sistema” la que refuerza “la fascinación del fetichismo”.
El estudio más completo y extenso respecto al fetiche en sexología lo encontramos en
Lovemaps de John Money. Dónde nos da una definición convencional “mágico o
sobrenatural”.
Queda entendido que un fetiche es:
 Un signo indexical.
 Un signo indexical metonímica.
 Un signo indexical esta entremezclado con elementos icónicos como simbólicos en
proporciones diversas, dependiendo de su uso.
Desde la vista, lo que en la literatura del sexo y de lo crótico, se conoce como desviación
fetichista. Como escribió Morris, “la mayoría de nosotros desarrollamos una relación de
pareja primaria con un miembro de sexo opuesto, más que con unos guantes de piel o con
unas botas de cuero, pero el fetichista tiende por su objetivo sexual inusual, tiende a
permanecer en silencio ante el objeto de esta extraña atracción, el fetichista acaba aislado por
su propia conducta sexual altamente especializada”
Sapir consideró también los hechos lingüísticos como “formas especializadas de la
conducta simbólica” y menciono que la lengua, el gesto en lo más amplio, la imitación de
5

conducta publica y un extenso grupo de procesos implícitos, seria los primeros procesos
comunicativos de la sociedad y se llamarían indicación social.
La aportación Jakobson a la doctrina de los signos de los signos fue tan influyente como la
de Hjelmslev, incluso aunque sea más difícil de identificar. Jakobson coincide con otros
lingüistas en que la semiótica y la lingüística, estas dos ciencias del hombre,
presuponcualquier comunicación de los mensajes verbales y no verbales, un circuito de
mensajes sin consecuencias contrarias.
La relación entre la semiótica y la lingüística se concibe como coordinada o como
jerarquía, si es jerarquía esta superordinada, subsume a la lingüística.
Si se dice que la semiótica y la lingüística son iguales son por motivos abstractos. Se dice
que el objetivo que tiene la semiótica es la comunicación de cualquier tipo de mensaje o
intercambio, y que el sistema de signos sirva como base.
Gardiner destaca que la teoría lingüística trata las palabras como instrumentos de
comunicación, signos significantes.
El predominio de una opinión experta nos convence que la lingüística es una rama
autónoma, estructural más que funcional, de la semiótica.
Todos los seres vivos se relacionan e influyen mutuamente mediante intercambios de
mensajes no verbales, los seres humanos adultos se relacion entre sí tanto por mensajes
verbales y no verbales.
Respecto a la definición canónica sobre sistema de modelización fue formulada por
Lotman, como una estructura de elementos y de reglas, por eso mismo puede ser considerado
como una lengua.
Después continuamos con Pierce, que indicó: “cada pensamiento es un signo”, y también
“no solo es pensado en el mundo orgánico, sino que se desarrolla allí”. Pues cada modelo
mental también es un signo y la modelización no solo característica del mundo humano, sino
que permite que el mundo orgánico de desarrolle.
Como se vio en el libro, los modelos no verbales respecto a los animales y los niños
también lo utilizan pues son representaciones que deben adaptarse a la realidad para una
supervivencia. Por eso mismo los signos verbales y no verbales se unen en las más creativas
modelizaciones terciarias que se ha desarrollado.
6

Objetivos:

 El trabajo de Sebeok apunta al conocimiento de aquellos procesos que codifican a


los signos, su transformación y relacionar la experiencia del mundo corporal entre
el pensamiento y lo abstracto, demostrando que el pensamiento es una expansión de
lo abstracto.
 Sebeok en el libro, supera la visión instrumental a lo que varias veces la semiótica
es sometida para analizar los sistemas de signos en determinadas estructuras.
 En el libro, tiene la intensión de producir una teoría general de los signos que se
pueda aplicar, con todos los fenómenos de significación. En ellos incluidos el ser
humano y cualquier tipo de ser vivo.
 Se observa que Sebeok y su grupo hicieron estudios respecto a la comunicación del
ser humano no verbal, en ellas la gestualidad y la mímica, también los modos de
interacción espacial, es decir, la proxémica. Realizaron también investigaciones del
comportamiento simbólico de los animales.
 La semiótica sea considerada en la mayor partes como una rama de las disciplinas
de la comunicacón , los criterios que debemos perseguir a la hora de trabajar en la
línea de una comprensión razonablemente holística de los signos se derivan de
estudios tanto de la significación como de la comunicación y deben además estar
conformes con los descubrimientos de las investigaciones de la etología y de la
psicología evolutiva.
7