Sei sulla pagina 1di 398

Tecnología Eléctrica

RAFAEL GUIRADO TORRES


Profesor Titular de Ingeniería Eléctrica
Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)
Director de área de EMC y BT
Laboratorio Central Oficial de Electrotecnia (FFII)

RAFAEL ASENSI OROSA


Profesor Titular de Ingeniería Eléctrica
Universidad Politécnica de Madrid (UPM)

FRANCISCO JURADO MELGUIZO


Profesor Titular de Ingeniería Eléctrica
Universidad de Jaén

JOSÉ CARPIO IBÁÑEZ


Catedrático de Ingeniería Eléctrica
Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

MADRID • BOGOTÁ • BUENOS AIRES • CARACAS • GUATEMALA • LISBOA • MÉXICO


NUEVA YORK • PANAMÁ • SAN JUAN • SANTIAGO • SÁO PAULO
AUCKLAND • HAMBURGO • LONDRES • MILÁN • MONTREAL • NUEVA DELHI • PARÍS
SAN FRANCISCO • SIDNEY • SINGAPUR • ST. LOUIS • TOKIO • TORONTO
ÍNDICE GENERAL

Prólogo XI
1. El sistema eléctrico 1
1.1. Antecedentes históricos de la Tecnología Eléctrica ......................................................... 1
1.2. Estructura de un sistema eléctrico ................................................................................... 2
1.3. El Sistema Eléctrico Español ........................................................................................... 4
1.4. Centrales eléctricas ........................................................................................................... 5
1.4.1. Centrales hidroeléctricas ..................................................................................... 6
1.4.2. Centrales térmicas convencionales .................................................................... 14
1.4.3. Centrales nucleares ............................................................................................ 20
1.4.4. Centrales con energías renovables .................................................................... 24
1.5. Legislación del sector eléctrico español ........................................................................ 33
1.6. Bibliografía .................................................................................................................... 34

2. Principios básicos 37
2.1. Potencia compleja .......................................................................................................... 37
2.1.1. Significado físico delas potencias activa y reactiva .......................................... 38
2.2. Conservación de la potencia compleja ........................................................................... 40
2.3. Sistemas trifásicos equilibrados ..................................................................................... 40
2.3.1. Secuencia de fases ............................................................................................. 41
2.4. Análisis por fase ............................................................................................................ 42
2.5. Potencia trifásica en sistemas equilibrados .................................................................... 47
2.6. Valores por unidad ........................................................................................................ 49
2.6.1. Cambio de base ................................................................................................. 55
2.7. Bibliografía .................................................................................................................... 56

3. Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 57


3.1. El transformador ............................................................................................................ 58
3.1.1. Transformador ideal ........................................................................ 58
3.1.2. Transformador real ............................................................................................ 60
3.1.3. Modelo eléctrico del transformador .................................................................. 62
3.1.4. Efecto de las tomas en transformadores ............................................................ 69
3.2. La máquina síncrona. Principio de funcionamiento y modelo eléctrico......................... 70
3.2.1. F.e.m. inducida .................................................................................................. 72
3.2.2. Circuito equivalente .................................. ....................................................... 75
3.3. Generador conectado a un sistema eléctrico.Límites de funcionamiento ...................... 77
XIII Tecnología eléctrica

3.3.1. Funcionamiento a tensión constante ......................................................... 77


3.3.2. Límites de funcionamiento del generador ................................................. 79
3.4. La máquina de inducción o asincrona ................................................................. 80
3.4.1. Funcionamiento en carga de la máquina asincrona ................................... 82
3.4.2. Circuito equivalente de la máquina asincrona ........................................... 84
3.4.3. Arranque de la máquina asincrona ............................................................. 86
3.5. Bibliografía .......................................................................................................... 88
4. Líneas y cables eléctricos ............................................................................................ 89
4.1. Efecto resistivo .................................................................................................... 90
4.2. Efecto inductivo ................................................................................................... 91
4.2.1. Inductancia debido al flujo externo............................................................ 92
4.2.2. Inductancia debido al flujo interno ............................................................ 93
4.2.3. Inductancia de una línea monofásica ......................................................... 94
4.2.4. Inductancia de una línea trifásica .............................................................. 95
4.3. Efecto capacitivo ................................................................................................. 97
4.3.1. Capacidad de una línea monofásica .......................................................... 98
4.3.2. Capacidad de una línea trifásica .............................................................. 100
4.4. Líneas.................................................................................................................. 102
4.4.1. Línea corta ............................................................................................... 102
4.4.2. Línea de longitud media........................................................................... 105
Línea larga ........................................................................................................ 108
4.5. Propagación de sobretensiones ........................................................................... 112
4.6. Conductores y cables eléctricos .......................................................................... 114
4.6.1. Características ......................................................................................... 114
Cálculo de la sección de los conductores en B.T. ............................................... 117
4.7. Bibliografía ......................................................................................................... 121
5. Representación del sistema ...................................................................................... 123
5.1. Representación de los elementos del sistema: el diagrama unifilar y el diagrama
de impedancias y admitancias ............................................................................ 123
5.2. El sistema en valores por unidad ........................................................................ 128
5.3. Modelos de admitancias e impedancias de red ................................................... 134
5.4. El problema del flujo de cargas .......................................................................... 137
5.4.1. Potencia inyectada o entrante en un nudo ................................................ 138
5.4.2. Resolución del problema del flujo de cargas ........................................... 140
5.4.3. El resultado del flujo de cargas ................................................................ 144
5.5. Bibliografía ......................................................................................................... 147
6. Faltas simétricas ........................................................................................................ 149
6.1. Transitorios en circuitos RL .............................................................................. 150
6.1.1. Cortocircuitos monofásicos ..................................................................... 150
6.1.2. Cortocircuitos trifásicos ........................................................................... 152
6.2. Corriente y tensión en motores y generadores en condiciones de cortocircuito ...... 153
6.2.1. Cortocircuitos trifásicos de generadores en vacío.................................... 154
6.2.2. Cortocircuitos trifásicos de generadores en carga.................................... 155
6.2.3. Cortocircuitos trifásicos de motores ........................................................ 157
6.3. Magnitudes que caracterizan la corriente de cortocircuito ................................. 159
Indice general............VIl

6.3.1. Potencia de cortocircuito ......................................................................... 160


6.4. Cálculo de corrientes de cortocircuito ............................................................... 163
6.4.1. Aspectos prácticos de la obtención de los circuitos equivalentes ............. 164
6.4.2. Método del equivalente Thévenin. Cálculo aproximado .......................... 169
6.5. Protecciones ....................................................................................................... 174
6.6. Descripción y clasificación de los fenómenos a proteger. Relés de protección
contra cortocircuitos, sobrecargas, sobretensiones, desequilibrios y retorno de energía 175
6.6.1. Definición y tipos de relés ....................................................................... 175
6.6.2. Clasificación de los fenómenos a proteger .............................................. 176
6.7. Características de operación .............................................................................. 176
6.8. Requisitos reglamentarios .................................................................................. 183
6.9. Bibliografía ........................................................................................................ 183
7. Centros de transformación ........................................................................................... 185
7.1. Tipos de centros de transformación ........................................................................ 185
7.1.1. Centros de transformación bajo envolvente ............................................ 186
7.1.2. Centros de transformación a la intemperie .............................................. 188
7.2. Esquema general de la disposición de los aparatos de un centro de transformación .... 190
7.3. Requisitos reglamentarios relativos al aislamiento ................................................ 193
7.4. Descripción y clasificación de aisladores ............................................................... 201
7.4.2. Aisladores de líneas aéreas ...................................................................... 201
7.4.1. Aisladores de aparatos ............................................................................. 204
7.5. Características asignadas para la elección del aislador .......................................... 206
7.6. Normas de aplicación a los aisladores ................................................................... 206
7.7. Bibliografía............................................................................................................. 208
8. Aparatos de maniobra de circuitos .............................................................................. 209
8.1. Aparatos de maniobra de circuitos. Generalidades ................................................ 210
8.2. Seccionadores. Descripción y clasificación ........................................................... 210
8.2.1. Seccionadores ......................................................................................... 210
8.2.2. Seccionadores de puesta a tierra .............................................................. 213
8.3. Interruptores e interruptores automáticos. Descripción y clasificación.................. 215
8.4. Características asignadas aplicables a la aparamenta ............................................. 221
8.5. Ejemplos de cálculo para la selección de aparatos ................................................. 223
8.6. Bibliografía............................................................................................................. 231
9. Transformadores de potenciay de distribución .......................................................... 233
9.1. Clasificación de transformadores ........................................................................... 233
9.2. Transformadores de potencia ................................................................................. 235
9.2.1. Aspectos constructivos ............................................................................ 236
9.2.2. Normativa aplicable y placa de características ........................................ 239
9.2.3. Parámetros asignados .............................................................................. 239
9.2.4. Sistemas de refrigeración y calentamiento admisible ............................. 241
9.2.5. Transformador con tomas ....................................................................... 243
9.2.6. Grupos de conexión ................................................................................ 251
9.2.7. Funcionamiento en paralelo .................................................................... 255
9.2.8. Transformadores de tres devanados ....................................................... 258
XIII Tecnología eléctrica

9.3. Transformadores de distribución ............................................................................ 259


9.3.1. Transformadores de distribución de tipo sumergido en aceite .................. 261
9.3.2. Transformadores de distribución de tipo seco............................................ 264
9.4. Ensayos normativos ................................................................................................. 265
9.5. Bibliografía .............................................................................................................. 266
10. Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 267
10.1. Esquemas de distribución TN, TT e IT .................................................................. 268
10.1.1. Esquema TN ............................................................................................... 268
10.1.2. Esquema TT ............................................................................................... 270
10.1.3. Esquema IT ................................................................................................ 270
10.1.4. Condiciones de protección aplicables ........................................................ 271
10.1.5. Puesta a tierra ............................................................................................. 272
10.2. Cálculo de la resistencia de puesta a tierra .............................................................. 275
10.3. Tensión de paso y tensión de contacto .................................................................... 278
10.4. Condiciones de protección y separación ................................................................. 282
10.5. Instalaciones de puesta a tierra. Esquema general................................................... 290
10.6. Medida de la resistencia de puesta a tierra .............................................................. 297
10.7. Bibliografía ............................................................................................................ 299
11. Esquemas generales de las instalaciones de baja tensión. Protección contra sobre-
tensiones y sobreintensidades ........................................................................................ 301
11.1. Instalaciones de enlace. Esquema general y definiciones ....................................... 302
11.2. Intensidades máximas admisibles por los circuitos ................................................. 304
11.3. Cálculo de las corrientes de cortocircuito en las instalaciones ................................ 310
11.4. Protección mediante interruptores automáticos y fusibles. Características asignadas ... 314
11.4.1. Interruptores automáticos ........................................................................... 314
11.4.2. Fusibles .................................................................................................... 320
11.5. Condiciones a verificar y selectividad. Criterios de selección ................................ 324
11.6. Sobretensiones en las líneas eléctricas .................................................................... 327
11.6.1. Sobretensiones transferidas ....................................................................... 328
11.6.2. Sobretensiones por desconexión de neutro ............................................... 328
11.6.3. Sobretensiones por transitorios de maniobra.............................................. 328
11.6.4. Sobretensiones por descargas de origen atmosférico .......................... 330
11.6.5. Protección frente a las sobretensiones ....................................................... 333
11.6.6. Ejemplo de aplicación ................................................................................ 337
11.6.6. Bibliografía ................................................................................................ 360
12. Protección contra los choques eléctricos...................................................................... 361
12.1. Tensiones máximas admisibles................................................................................ 361
12.1.1. Protección contra los contactos directos ..................................................... 364
12.1.2. Protección mediante envolventes ............................................................... 364
12.1.3. Protección por puesta fuera de alcance u obstáculos .................................. 365
12.1.4. Protección mediante aislamiento ................................................................ 365
12.1.5. Protección contra tensiones residuales ....................................................... 366
12.1.6. Protección por uso de muy baja tensión de seguridad ................................ 367
12.2. Protección contra los contactos indirectos .............................................................. 368
12.2.1. Protección por puesta a tierra y desconexión automática de la alimentación 368
Índice general IX

12.3.2. Protección por separación eléctrica de la alimentación.............................. 373


12.3.3. Protección por doble aislamiento ............................................................... 375
12.4.Coordinación de aislamiento en baja tensión. Líneas de fuga, distancias en el aire
y distancias a través del aislamiento ........................................................................ 376
12.4.1. Determinación de las distancias en el aire ................................................. 377
12.4.2. Líneas de fuga ............................................................................................ 381
12.4.3. Aislamiento sólido y ensayos .................................................................... 383
12.5. Ejemplo de aplicación ............................................................................................. 385
12.6. Bibliografía.............................................................................................................. 389
Índice alfabético 391
XI Tecnología eléctrica

PRÓLOGO

La energía eléctrica se considera y se percibe hoy en día como un bien básico sin el cual la sociedad
actual, tal y como la conocemos, no se puede imaginar. Desde su producción en las centrales eléctricas
hasta su consumo final en nuestras ciudades, fábricas y hogares, hay un gran número de sistemas, de
equipos y de normas de funcionamiento y de seguridad que lo permiten y que son objeto de la
denominada Tecnología Eléctrica.
La conocida afirmación de que en ocasiones “los árboles no dejan ver el bosque” se puede aplicar
con toda propiedad a la Electricidad y a la Tecnología Eléctrica: la omnipresencia de la primera en nuestra
sociedad tecnológica industrial ha dado lugar al escaso conocimiento y poca difusión que se tiene de la
segunda. Por ello, el objetivo de este libro es presentar y explicar los principales temas relativos a la
tecnología que subyace tras la generación, el transporte, la distribución y la utilización de la energía
eléctrica, incluyendo conceptos relacionados con el diseño y la operación de las instalaciones eléctricas.
Bajo el título Tecnología Eléctrica se puede encontrar muchos libros que dan contenido a la idea
expuesta en el párrafo anterior desde puntos de vista muy distintos. Otros libros son excelentes
monografías sobre algunos de los diferentes temas que entran dentro de esa tecnología. Frente a todos
ellos, la principal virtud de este libro es la de ser uno de los pocos en ofrecer una visión general y, a la vez,
rigurosa de los fundamentos y de los aspectos más importantes que aborda la Tecnología Eléctrica, desde
la generación hasta la distribución y el consumo final. En él se explica qué es un sistema eléctrico, se
presentan las herramientas básicas de análisis y diseño de los sistemas e instalaciones eléctricas y se
describen los principales equipos y aparatos que se encuentran en ellos, haciendo referencia constante a
las normas que les son de aplicación.
En los actuales planes de estudios de la titulación de Ingeniero Industrial hay una asignatura que,
precisamente, también tiene ese nombre, Tecnología Eléctrica, y que por su carácter troncal es común a
todos los ingenieros industriales, sea cual sea su especialidad. Además, la realidad profesional de las
demás ramas de la Ingeniería hace que también, con mayor o menor profundidad, en todas ellas se
aborden contenidos relacionados con la Tecnología Eléctrica. Igualmente, la constante actualización de
las normas y aspectos técnicos relativos al Sector Eléctrico obliga a los profesionales que trabajan en él a
mantenerse al día en estos temas. Este libro está dirigido a todos ellos, estudiantes y profesionales,
interesados en el conocimiento, el estudio y el desarrollo profesional de la Tecnología Eléctrica y en él se
combinan los aspectos prácticos de esta tecnología, basados en el uso de tablas y gráficos, con un análisis
riguroso de los circuitos eléctricos propios de la misma, más habitual del análisis de los sistemas
eléctricos de potencia. En cualquier caso, para el estudio de este libro es aconsejable tener unos
conocimientos previos de carácter básico de Teoría de Circuitos y de Máquinas Eléctricas, equivalentes a
los correspondientes a una asignatura universitaria cuatrimestral en cada una.
El contenido del libro es unitario, aunque en él se pueden distinguir tres partes o bloques temáticos
que corresponden al sistema eléctrico, su representación y análisis, a los aparatos y equipos que en él se
encuentran, y a las instalaciones de baja tensión, analizadas desde el punto de vista de la seguridad. Su
contenido se ha dividido en doce capítulos.
XII Tecnología eléctrica

En el primer capítulo se explica qué es un sistema eléctrico, particularizando esa presentación al


Sistema Eléctrico Nacional español. A continuación se describen los distintos tipos de centrales de
producción de energía eléctrica existentes: hidroeléctricas, térmicas convencionales, nucleares y con
energías renovables. Se finaliza el capítulo con la referencia a las principales leyes y normas técnicas que
constituyen la legislación básica del Sector Eléctrico español.
El Capítulo 2 es un resumen y recordatorio de los conceptos electrotécnicos básicos necesarios para
el análisis de los circuitos eléctricos y, en particular, de los sistemas trifásicos. A continuación se explica
el método de cálculo en valores por unidad que constituye una poderosa herramienta para el análisis de
los sistemas eléctricos de potencia.
El Capítulo 3 aborda el estudio de las máquinas eléctricas: el generador síncrono, el motor de
inducción o asíncrono y el transformador. Partiendo del principio físico de funcionamiento de cada una
de ellas, el capítulo se refiere a su estudio y modelado eléctrico como elementos existentes dentro del
sistema eléctrico.
El Capítulo 4 desarrolla el estudio de otro de los elementos básicos de los sistemas eléctricos como
son las líneas de transporte y distribución. Se explican sus parámetros característicos y los modelos
eléctricos que se utilizan para representarlas en función de su longitud. Se finaliza el capítulo con la
presentación de los cables, utilizados en media y baja tensión, de sus principales características y, como
ejemplo de aplicación, la explicación del método de selección de cables en los sistemas de baja tensión.
Una vez vistos los elementos que forman un sistema eléctrico, en el Capítulo 5 se desarrolla el
análisis del sistema como un conjunto que integra esos elementos vistos en los dos capítulos anteriores.
Así, se explican los modelos de red y se extiende a ellos el método de cálculo en valores por unidad. Por
último se explica el problema del flujo de cargas, que es el estudio clásico básico de análisis del sistema
eléctrico en estado normal y que permite calcular su punto de funcionamiento en régimen permanente.
En el Capítulo 6 finaliza la primera parte del libro con la explicación del otro estudio clásico de
análisis del sistema, esta vez en estado perturbado, como son las faltas simétricas o cortocircuitos
trifásicos. Si bien este tipo de cortocircuito es el menos frecuente en el sistema (frente a las faltas entre
dos fases o entre fase y tierra), es el que da lugar a las mayores corrientes de falta por lo que es el utilizado
para el dimensionado del sistema y de sus protecciones.
La segunda parte del libro corresponde a los elementos y equipos de un sistema eléctrico y se inicia
en el mismo Capítulo 6 con la descripción de los relés que son los elementos que deben detectar esas
corrientes de falta y provocar la actuación de las protecciones del sistema. Se describen los distintos tipos
de relés, sus características y valores de definición, con indicación de las normas que les son aplicables.
El Capítulo 7 trata de los centros de transformación a partir de su descripción física y operativa. El
centro de transformación es la parte del sistema eléctrico que da una mejor visión de conjunto, pues en él
se concentran la mayoría de los elementos más importantes que hay en cualquier sistema eléctrico,
fundamentalmente aquellos que tienen una relación directa con la seguridad, como son los aisladores, los
seccionadores y los interruptores, los fusibles y los transformadores de distribución y medida. En este
capítulo también se presentan las características de aislamiento necesarias en el sistema y se describen los
aisladores que son los principales elementos que garantizan esas características.
En el Capítulo 8 se describen los elementos que se encargan de las maniobras de interrupción,
seccionamiento y protección de los circuitos del sistema eléctrico y que forman lo que en la terminología
del sector se conoce como aparamenta eléctrica. Se describen física y funcionalmente cada uno de ellos,
las características normativas que se les asignan y, mediante algunos ejemplos de aplicación, el cálculo
para la elección de esas características.
El Capítulo 9 aborda el estudio de los transformadores de potencia y de los transformadores de
distribución. Se describen los distintos tipos de transformadores de potencia y de distribución que hay en
el sistema, sus principales características constructivas, parámetros asignados y condiciones de
funcionamiento, conforme a la normativa que les es de aplicación, así como los tipos de ensayos
normativos establecidos.
XIII Tecnología eléctrica

En el Capítulo 10 se inicia la tercera parte del libro dedicada a las instalaciones de baja tensión, con
la descripción de los diferentes esquemas normalizados de distribución del neutro, dependiendo de la
conexión a tierra de las masas y del neutro, y estableciendo los requisitos generales que dichos esquemas
deben cumplir. A continuación, en este mismo capítulo, también se describen las instalaciones de puesta
a tierra en baja tensión y se explica su finalidad.
El Capítulo 11 aborda la seguridad de las instalaciones de baja tensión frente a las sobretensiones y a
las sobreintensidades (tanto sobrecargas como cortocircuitos). Para ello se describen esos tipos de
perturbaciones y se establecen, en cada caso, los métodos de selección de los dispositivos de protección
relevantes atendiendo, entre otros, a los criterios térmicos y de intensidad máxima admisible por un
circuito. Con ello se determinan los principales parámetros y características asignadas de las
protecciones, así como la necesaria coordinación que debe haber entre ellas.
El libro termina con el Capítulo 12 en el que se describen las distintas formas de protección contra
los choques eléctricos, considerando tanto las condiciones normales de uso como las debidas al fallo del
aislamiento. Se describen las principales medidas de protección contra contactos directos mediante
envolventes, por medio de obstáculos y por alejamiento. En lo relativo a los contactos indirectos se
describen las reglas generales de protección atendiendo a los diferentes esquemas de distribución del
neutro y se describe el funcionamiento y las características principales del interruptor diferencial como
elemento básico de protección contra contactos indirectos en algunos tipos de instalación descritos. En
este capítulo, al igual que en los dos anteriores, se desarrolla un ejemplo de aplicación detallado que sirve
para fijar los conceptos explicados, y se hace referencia a la normativa aplicable en todo momento,
especialmente al Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (aunque se trata de una norma válida sólo
para España, otros países disponen de reglamentos similares).
El contenido del libro es completo y autosuficiente, y en él se incluyen numerosas referencias a otros
libros y normas con objeto de citar las fuentes de la información usada. También se incluyen referencias
no citadas con objeto de que el lector interesado pueda ampliar sus conocimientos en los temas
desarrollados. A lo largo del libro se incluyen ejemplos, de mayor o menor extensión, que ayudan a
comprender los conceptos individuales expuestos o la relación entre ellos. Debe tenerse en cuenta que
conforme se avanza en la exposición de la materia los ejemplos de hacen más complejos, haciendo uso de
ideas expuestas en otros capítulos anteriores.
Por último, indicar que este libro cuenta con una página propia en Internet en el OLC de
McGraw-Hill (www.mhe.es/guiradol). Esta página, dirigida tanto a profesores como a alumnos y a
lectores en general que utilicen este libro, se irá enriqueciendo poco a poco con más ejemplos, notas de
clase y aclaraciones de los temas tratados, informes y enlaces con otras páginas de interés en Internet y
cualquier otra información, siempre actualizada, referida a la Tecnología Eléctrica.
XIV Tecnología eléctrica

Notación utilizada
En la escritura del libro hemos pretendido que la notación utilizada sea lo más simple posible,
buscando facilitar la comprensión de los conceptos expuestos. Las magnitudes se expresan usando el
Sistema Internacional de Unidades (SI).
Los valores instantáneos se representan usando letras minúsculas. Se prescinde de la indicación de la
dependencia de la variable tiempo (t) para simplificar la notación. Así, u e i son equivalentes a u (t ) e
i (t ).
Los fasores (números complejos) se representan con letras mayúsculas con una barra arriba,
mientras que sus módulos se representan con la misma letra mayúscula sin barra. Siguiendo esta regla,
U , I , Z y S representan una tensión, una intensidad, una impedancia y una potencia compleja, mientras
que U , I , Z y S representan los módulos de esas magnitudes.
Siguiendo un criterio común en Teoría de Circuitos y Análisis de Sistemas Eléctricos de Potencia, en
los circuitos de las figuras las referencias de tensión se presentan como flechas que apuntan al extremo de
menor potencial cuando la tensión es positiva.
Por último, es costumbre en Ingeniería Eléctrica que las tensiones sean de línea, salvo que se indique
lo contrario, y los módulos de las tensiones e intensidades complejas sean valores eficaces salvo que se
haga alguna indicación al respecto.

AGRADECIMIENTOS
Queremos finalizar esta presentación del libro expresando nuestro agradecimiento a todas las
personas e instituciones que de alguna forma han colaborado con nosotros en su realización.
La escritura de este libro nos ha permitido comprobar la gran cantidad de compañeros y buenos
amigos que tenemos en la Universidad y en la Industria y que con sus opiniones, sugerencias y
aportaciones, todas ellas imprescindibles, han permitido su realización. Entre ellos queremos destacar a
los responsables del Laboratorio Central Oficial de Electrotecnia (LCOE), profesores D. Fernando
Garnacho, D. Pascual Simón, D. Manuel Valcárcel y D. Antonio Valladolid, a los profesores de la E.T.S.
de Ingenieros Industriales de la UNED D. Manuel-Alonso Castro, D. Juan Vicente Míguez, Dña.
Consuelo Sánchez y D. Javier Sanz, a D. Julián Caballero y Dña. Mercedes Vidaurrázaga de AENOR y a
D. Josep Figa y D. Damien Chardonnereau del Grupo Schneider.
Igualmente queremos agradecer también la amable colaboración que hemos recibido de la
Asociación Española de la Industria Eléctrica (UNESA), de la Asociación Española de Normalización y
Certificación (AENOR), del Foro de la Industria Nuclear Española, del Grupo Schneider y de Red
Eléctrica de España S.A., por las fotografías y esquemas que nos han facilitado, muchos de los cuales se
han incluido en el libro y que permiten ilustrar y, sin duda, aclarar los contenidos desarrollados en él,
haciendo cierta una vez más esa sentencia de que una imagen vale más que mil palabras.
También queremos agradecer a McGraw-Hill y a nuestro editor D. Carmelo Sánchez la publicación
del libro y la idea de mantenerlo vivo y en permanente actualización a través de su página en Internet.
Por último, queremos dedicar de alguna forma este libro a nuestros antiguos alumnos, hoy todos
ellos ya ingenieros, a los alumnos que en cada curso se enfrentan en la Universidad al estudio de las
asignaturas relacionadas con la Ingeniería Eléctrica y a todos los lectores de esta obra, ya que su interés y
su esfuerzo son los que nos animan en este empeño.

Los autores. Marzo de 2006


1
Capítulo

EL SISTEMA ELÉCTRICO
La electricidad es la forma de energía más utilizada hoy en día en la industria y en los hogares. La
electricidad es una forma de energía relativamente fácil de producir en grandes cantidades, de transportar
a largas distancias, de transformar en otros tipos de energía y de consumir de forma aceptablemente limpia.
Está presente en todos los procesos industriales y en prácticamente todas las actividades humanas por lo
que se puede considerar hoy en día como un bien básico insustituible.
Para que la electricidad pueda ser utilizada es necesario, como en cualquier otra actividad industrial, un
sistema físico que permita y sustente todo el proceso desde su generación hasta su utilización y consumo
final. Este sistema es el sistema eléctrico.
El objetivo de este primer capítulo es describir qué es un sistema eléctrico en general, finalizando con el
Sistema Eléctrico Nacional. Para ello, en primer lugar y como introducción, se ofrece una breve visión
histórica de la Tecnología Eléctrica desde sus orígenes, hace poco más de un siglo, que sirve para entender
mejor cómo se ha llegado a los sistemas eléctricos actuales.
El resto del capítulo es una presentación y descripción del primero de los elementos principales de cualquier
sistema eléctrico como son las centrales eléctricas.

1.1. Antecedentes históricos de la Tecnología Eléctrica


A pesar de la importancia que tiene hoy en día la energía eléctrica en prácticamente todas las
actividades del hombre, tanto industriales como residenciales y domésticas, su historia sin embargo
es relativamente reciente ya que el inicio de la Tecnología Eléctrica está aceptado situarlo en el
último cuarto del siglo XIX. Esa tecnología se desarrolla a partir de la base científica, experimental y
teórica, que sobre la electricidad se había elaborado y formulado a lo largo de todo ese siglo.
En 1871 Z. T. Gramme presenta la primera dinamo industrial movida por una máquina de vapor,
lo que supuso poder disponer de electricidad en forma corriente continua y en cantidad “abundante”,
sustituyendo así a las pilas utilizadas hasta entonces como únicas fuentes de electricidad (la pila
había sido inventada por Alessandro Volta en el año 1800). Otro hito importante ocurrió el 4 de
septiembre de 1882 cuando Thomas A. Edison, utilizando 6 generadores de corriente continua con
una potencia total de 900 CV y unas 7.200 bombillas (inventadas también por él a finales de 1879),
2 Tecnología eléctrica

ilumina la calle Pearl en Nueva York, acontecimiento que tuvo una enorme repercusión en su
momento y que se reconoce como el primer sistema de distribución de energía eléctrica utilizado
para alumbrado público.
Desde ese momento queda claro el enorme potencial, técnico y económico, que supone la
energía eléctrica; la carrera por su control y utilización fue imparable. Así, ese mismo año, 1882, L.
Gaulard y J. Gibbs presentan la primera patente del transformador, que fue mejorada un año después
por los ingenieros Deri, Blathi y Zypemowski. George Westinghouse compra en 1885 la patente del
transformador y al año siguiente, en 1886, realiza el primer sistema de alumbrado público en
corriente alterna en Great Barnington (MA, EE.UU.) y funda su empresa para el desarrollo y
utilización de la electricidad en corriente alterna, la Westinghouse Electric and Manufacturing Co.
En 1888 Nikola Tesla inventa y patenta el primer motor de inducción, Westinghouse compra la
patente y contrata a Tesla.
En los años 1888 y 1889 se vive una apasionante guerra tecnológica y comercial: la lucha entre
los defensores de los sistemas de corriente continua, encabezados por Edison a través de su empresa,
la Edison General Electric Co., y los de los sistemas de corriente alterna, con Westinghouse al frente.
Los sistemas en corriente continua contaban con la ventaja de estar más desarrollados en aquel
momento, pero presentaban el gran problema de las pérdidas de energía por efecto Joule debidas a la
corriente que circulaba por el sistema, problema más grave cuanto mayor era la potencia demandada;
para minimizar en lo posible esas pérdidas los generadores debían estar en las propias ciudades, en el
centro de la zona que alimentaban (de ahí quizás el nombre de “central” que todavía se utiliza en
español para designar a las instalaciones de generación). La gran ventaja que supuso el poder
transportar la energía eléctrica en corriente alterna desde las centrales generadoras, situadas a
muchos kilómetros de los consumidores, gracias a poder elevar la tensión mediante los
transformadores, y el desarrollo y la utilización en la industria de los motores de inducción a partir de
la patente de Tesla, dieron finalmente la victoria a los sistemas de corriente alterna. Con la
presentación en 1891, en la Exposición de Frankfurt, del primer sistema trifásico entre Frankfurt y
Lauffen y la construcción de la central de las Cataratas del Niagara en 1895, la corriente alterna
queda definitivamente aceptada como la forma de generar, transportar y distribuir la energía
eléctrica.
España no se quedó al margen de esa corriente tecnológica de aquellos años. Así, en 1881 se
construyó en Madrid la primera central eléctrica de la ciudad para iluminar la Puerta del Sol y los
Jardines de El Retiro y, en 1886, Gerona fue la segunda ciudad europea en estar totalmente
iluminada con energía eléctrica. En 1909 se puso en funcionamiento la línea entre la central
hidroeléctrica de Molinar, en el río Júcar, y Madrid que, con una longitud de 250 km y una tensión de
60 kV, era en ese momento la línea más larga y de mayor tensión de Europa.

1.2. Estructura de un sistema eléctrico

Un sistema eléctrico se define como el conjunto de instalaciones, conductores y equipos necesarios


para la generación, el transporte y la distribución de la energía eléctrica.

Desde finales del siglo XIX y durante todo el siglo XX, el crecimiento de los sistemas eléctricos
ha ido a la par del avance tecnológico de la sociedad, hasta el punto de considerar el consumo de
energía eléctrica como uno de los indicadores más claros del grado de desarrollo de un país.
El sistema eléctrico 3

Centrales eléctricas

Red de transporte de A.T.


(mallada, de 400 a 110 kV)

Consumidores en A.T.
Subestaciones

Centros de Redes de transporte y distribución en M.T.


transformación (malladas, de 66 a 1 kV)

Consumidores en M.T.

Centros de Redes de distribución en B.T.


transformación (radiales, de 1000 a 230 V)

Consumidores en B.T.
Figura 1.1. Estructura de un sistema eléctrico.

Los primeros sistemas eléctricos estaban aislados unos de otros; el crecimiento de la


demanda de electricidad, y de la consiguiente capacidad de generación y de transporte, supuso un
rápido proceso de concentración empresarial y de interconexión de esos pequeños sistemas
dando lugar a otros mucho más grandes, tanto en potencia como en extensión geográfica, que son
los que existen actualmente.
La Figura 1.1 muestra un esquema de la estructura de un sistema eléctrico actual de
generación, transporte y distribución de energía eléctrica.
La generación de energía eléctrica tiene lugar en las centrales eléctricas. La mayor parte de
las centrales son hidráulicas y térmicas, tanto convencionales (de carbón, de fuelóleo, de gas, de
ciclo combinado y de cogeneración) como nucleares. Actualmente se está ampliando el tipo de
centrales y así, aunque aún con una potencia instalada mucho menor que las anteriores, existen
centrales basadas en energías renovables (eólicas, fotovoltaicas, de biogás obtenido a partir de la
biomasa o de residuos sólidos urbanos, etc.). Los alternadores de las centrales producen la
energía eléctrica en media tensión, de 6 a 30 kV, tensión que se eleva mediante los
4 Tecnología eléctrica

transformadores de salida de la central, para ser inyectada en la red de transporte. La frecuencia del
sistema de corriente alterna que se genera es fija y está normalizada: 50 Hz en Europa y 60 Hz en gran
parte de América.
La red de transporte y distribución está formada por las líneas que llevan esa energía hasta los
consumidores. El transporte se hace en alta tensión (400, 220 y 132-110 kV) para disminuir las
pérdidas. La red de alta tensión es una red geográficamente extensa, va más allá de las fronteras de los
países, y es mallada. En los nudos de esa malla, donde las líneas se interconectan (es decir, a donde
llegan y de donde salen), se encuentran las subestaciones en las que están los transformadores, para
cambiar a los niveles de tensión de las líneas, los elementos de mando y de protección, que sirven para
manipular y proteger la red (interruptores, seccionadores, fusibles, pararrayos, etc.), y los elementos
de medida, que permiten conocer en todo momento la situación del sistema y los valores de las
variables más importantes. De algunas de esas subestaciones salen líneas a menor tensión que forman
las redes de distribución en media tensión (de 66 a 1 kV), mucho menos malladas y de menor tamaño,
en las se encuentran los centros de transformación en los que la tensión se va reduciendo hasta que
finalmente, y conforme el sistema llega hasta los últimos consumidores, se transforman en otras redes
de baja tensión (400 y 230 V).
Por último están los consumidores de esa energía eléctrica que se genera en las centrales. Esos
consumidores, también llamados cargas, se conectan a la red en alta tensión (grandes industrias y,
sobre todo, las redes de distribución de media tensión), en media tensión (industrias, distribución a las
ciudades y redes de distribución en baja tensión) y en baja tensión (la mayoría de los consumidores
como, por ejemplo, pequeñas industrias y los consumidores domésticos finales).

1.3. El Sistema Eléctrico Español

En el primer tercio del siglo XX en España, como en el resto del mundo, el desarrollo del sistema
eléctrico se caracterizaba por un gran número de pequeñas empresas y sistemas locales, creados para
el suministro de electricidad a las ciudades y zonas industriales. El constante crecimiento de la
demanda y la necesidad de inversiones de capital cada vez mayores dieron lugar a una paulatina
concentración empresarial. La Guerra Civil en España y la Segunda Guerra Mundial en Europa,
supusieron un importante estancamiento de ese crecimiento que se prolongó en los años siguientes
debido a la destrucción de las principales instalaciones.
Para unir esfuerzos y con el propósito de salir de esa situación, las principales empresas
eléctricas españolas fundaron en 1944 UNESA (Unidad Eléctrica S.A.), sociedad cuyos principales
objetivos eran procurar una explotación coordinada de los recursos eléctricos de los que disponían
esas empresas eléctricas y promover el desarrollo del sistema eléctrico nacional con la interconexión
de todas las redes que había. Esos objetivos dieron sus frutos y el sistema eléctrico español fue
creciendo basándose en la construcción de grandes centrales hidroeléctricas, primero, y luego
térmicas y al constante desarrollo de la red eléctrica.
Hasta la primera mitad de la década de los 80, el sector eléctrico español estaba formado por un
reducido conjunto de grandes empresas eléctricas privadas con una estructura vertical (es decir, cada
una integraba los negocios de generación, transporte, distribución y comercialización de la energía
eléctrica) y una empresa pública, Endesa, que tan solo tenía generación (centrales térmicas que
consumían carbón nacional). El funcionamiento del sistema se realizaba más o menos de forma
independiente por cada empresa, de tal forma que cada una gestionaba su sistema buscando su óptimo
El sistema eléctrico 5

económico, estableciendo o no, según le conviniese, acuerdos bilaterales de compra y venta de


energía con las empresas vecinas.
En el año 1984 esta situación cambia con la entrada en vigor del Marco Legal Estable. Esta ley
garantizaba la viabilidad de las empresas eléctricas como un monopolio a cambio de una fuerte
intervención en su gestión, al entender el sector eléctrico como un servicio público. Así, se crea Red
Eléctrica de España S. A. (REE), que pasa a ser la propietaria de la red de transporte en alta tensión,
que se nacionaliza, y la generación se centraliza, tanto en la planificación (a través del PEN, Plan
Energético Nacional) como en su funcionamiento, según el denominado funcionamiento en pool:
todo el sistema se gestiona como una única empresa mediante un despacho centralizado (que realiza
REE) con una distribución posterior de los costes y de los beneficios entre las empresas.
En el año 1996, con la Directiva Europea del Mercado Interno de Electricidad se pretende
liberalizar el mercado de la energía eléctrica en la Unión Europea rompiendo los monopolios que, en
distintas formas, existían en cada país. En España esa directiva dio lugar, en el año 1997, a la Ley del
Sector Eléctrico que supuso un cambio radical del sector al introducir la liberalización de las
actividades reguladas (se prohíbe la tradicional integración vertical de negocio de las empresas
eléctricas) y al suprimir el concepto de servicio público, los monopolios y la planificación
centralizada.
Así, actualmente en España el mercado eléctrico está desregulado y funciona como una especie
de bolsa donde se compra y vende energía eléctrica mediante un sistema de casación entre las ofertas
de venta de energía, presentadas por los productores que tienen la generación, y las ofertas de compra
realizadas por los comercializadores. Para supervisar este mercado de compraventa, la Ley del Sector
Eléctrico establece la creación de dos entidades independientes: el Operador del Mercado y el
Operador del Sistema. El primero, encomendado a OMEL (compañía Operador del Mercado Español
de Electricidad S.A.), es el garante de la operación económica del sistema mediante la gestión de ese
mercado de ofertas de compra y de venta de energía eléctrica y la liquidación final resultante. El
segundo, encomendado a REE (Red Eléctrica de España S.A.), es el que garantiza el funcionamiento
del sistema desde el punto de vista técnico, para asegurar la continuidad, calidad, seguridad y
coordinación de las operaciones de generación y transporte. De esta forma España ha sido uno de los
primeros países en crear y en poner en marcha su mercado eléctrico desregulado, modelo que ha
servido de ejemplo para otros países.
Para finalizar este apartado, en la Tabla 1.1 se ofrece una visión general resumida del Sistema
Eléctrico Nacional mediante sus cifras más significativas correspondientes al cierre del año 2004.

1.4. Centrales eléctricas


Las centrales eléctricas son las instalaciones en la que se produce la energía eléctrica. Aunque se
pueden encontrar diferentes formas de clasificar las centrales, la más aceptada lo hace en cuatro
grandes grupos:
■ Centrales hidroeléctricas.
■ Centrales térmicas convencionales.
■ Centrales nucleares.
■ Centrales con energías renovables.
8 Tecnología eléctrica

Tabla 1.1. Datos estadísticos del Sistema Eléctrico Español en 2004 (fuentes [4] y [9]).

POTENCIA INSTALADA MW
Hidráulica 16.657
Térmica convencional(,) 33.185
Nuclear 7.876
Renovables (incluida minihidráulica) 10.707
TOTAL 68.425

BALANCE ENERGÉTICO GWh


Producción neta 263.068
Intercambios internacionales. Exportación 11.150
Intercambios internacionales. Importación 8.112
Pérdidas en transporte y distribución 20.207
CONSUMO NETO 239.823

RED DE TRANSPORTE Y DISTRIBUCIÓN km


Líneas de 400 kV 16.831
Líneas de 200 kV 16.417
Líneas de 132-110 kV 21.092
TOTAL 54.340
(1) Incluida las no renovables en Régimen Especial (cogeneración y residuos).

1.4.1. Centrales hidroeléctricas

La gran cantidad de energía que tiene el agua en movimiento es bien conocida desde la antigüedad,
muchas veces por sus efectos devastadores, como las inundaciones y las riadas, aunque en la mayoría
de las ocasiones lo ha sido por su aprovechamiento por el hombre, en cada época de la historia, para el
desarrollo de la sociedad. Así, ya de la época romana se pueden encontrar molinos, norias, canales y
otras obras hidráulicas que demuestran ese conocimiento y utilización.
La producción de electricidad en una central hidroeléctrica se basa en la transformación de la
energía cinética de un cierto caudal de agua que mueve una turbina hidráulica, en energía eléctrica
producida por un alternador acoplado al eje de la turbina. La energía cinética del agua puede obtenerse
directamente del caudal de un río o bien aprovechando o creando un desnivel suficiente en su cauce
mediante una presa o un canal. Esta relativa facilidad para su utilización hizo que desde el inicio de la
industria eléctrica a finales del siglo XIX, la producción de electricidad mediante centrales
hidroeléctricas haya ido a la par con su desarrollo. Como ejemplo, se puede citar la central de la
Cataratas del Niagara, EE.UU., construida en 1895.
El funcionamiento básico de una central hidroeléctrica se puede explicar a partir de la Figura 1.2,
que representa una central a pie de presa. En el cauce de un río se construye una presa que permite
acumular una gran cantidad de agua creando un embalse. La elevación del nivel del agua permite
disponer de una energía potencial debida a la diferencia de altura del agua que existe entre la cota
superior del embalse y la cota del río a pie de presa: esa energía potencial del salto, convertida en
energía cinética al liberar el agua de forma controlada, es la que se trasforma posteriormente en
energía eléctrica mediante los grupos turbina-alternador de la central.
Mediante una toma de agua situada en el embalse a media altura, para aprovechar el volumen del
embalse hasta la cota superior, protegida por una rejilla metálica en su entrada, para evitar que
El sistema eléctrico 9

Figura 1.2. Esquema de una central hidroeléctrica: (1) presa, (2) embalse, (3) rejilla de entrada, (4)
tubería forzada, (5) turbina, (6) alternador, (7) central y subestación de salida (por cortesía de
UNESA).

penetren en ella cuerpos sólidos de gran tamaño, y a través de una cámara de compuertas, para regular
el caudal, el agua entra en una tubería forzada o de presión, que atraviesa el cuerpo de la presa y la
lleva desde el embalse a la central donde se encuentran los equipos hidroeléctricos. En esa tubería
forzada, la presión del agua hace que la energía potencial que tenía se transforme en energía cinética
al adquirir velocidad. Al llegar a la central, ese agua a presión y en movimiento actúa, a través del
distribuidor de la turbina, sobre los álabes del rodete de la turbina hidráulica haciendo que ésta gire. El
eje del rodete de la turbina está unido (es el mismo) al eje del rotor del alternador, un generador
síncrono, que al girar induce en su estator una corriente alterna de media tensión y, en consecuencia,
alta intensidad. Para evacuar esa energía eléctrica producida, a la salida del alternador, el
transformador de la central eleva la tensión para su inyección en la red a través de las líneas eléctricas
que salen de la central.
El agua, una vez que ha cedido su energía en la turbina, es devuelta al cauce del río, aguas abajo
de la central, para que siga su curso hasta, quizá, otro embalse que permita seguir aprovechando el
desnivel. De esta forma, se crea un sistema hidroeléctrico de varias centrales en un mismo río o en
varios ríos de una misma cuenca hidrográfica. A su vez, en una misma central suelen existir varios
grupos turbina-alternador alojados en una misma sala de máquinas o edificio de la central, lo que
permite aumentar la potencia de la central.
Como se ha visto en la descripción anterior, en una central hidroeléctrica hay una gran cantidad
de elementos, lo que permite realizar distintas clasificaciones de este tipo de centrales
8 Tecnología eléctrica

Figura 1.3. Central de salto por derivación de Cofrentes, Valencia.

atendiendo a ellos: el emplazamiento para aprovechar el salto, el tipo de presa, la capacidad del
embalse, la potencia de la central y el tipo de funcionamiento.
Desde el punto de vista del emplazamiento existen tres tipos básicos de centrales: de derivación,
de acumulación y mixto. En las primeras no existe un embalse en el que acumular el agua y conseguir
altura, lo que sí ocurre en las segundas, mientras que las terceras son un tipo intermedio entre las
anteriores.
En las centrales de derivación o de salto por derivación, en un punto del cauce de un río se
construye un pequeño embalse o azud que permite desviar el agua a un canal abierto con el objetivo de
que el agua circule por él siguiendo un camino de pendiente mínima y así conservar su energía
potencial ganando altura respecto al cauce natural del río. Una vez conseguido el desnivel suficiente,
en un punto del canal se construye una cámara de presión de la que parte una tubería forzada que lleva
el agua a presión hasta la central donde se encuentran los grupos turbina-alternador (Figura 1.3). A
este tipo de central también se le denomina de tipo fluyente ya que al no disponer de embalse no puede
almacenar agua y, por lo tanto, turbina toda el agua que les llega, siendo el valor máximo el
correspondiente al caudal de diseño de la central.
En las centrales de acumulación existe una presa construida en el cauce del río que permite
acumular agua y obtener una cierta altura; al pie o en la base de la presa está la central. Este esquema
es el que corresponde a la central hidroeléctrica general descrita al inicio de este apartado.
En las centrales de salto mixto se utiliza una presa para embalsar el agua, que se lleva hasta la
central a través de una conducción a presión. En esta conducción se distinguen tres partes: una tubería
o galería a presión que sale de la presa y que, de forma análoga al canal de derivación de las primeras,
le permite al agua seguir ganando altura respecto al cauce del río; una tubería presión que lleva el agua
hasta la central donde están los grupos turbina-alternador; y una chimenea de equilibrio o de
expansión para regular las sobrepresiones que se producen en las conducciones anteriores debido al
movimiento del agua por ellas y que, por estar a presión, podría llegar a dañarlas (un ejemplo bien
conocido es el fenómeno del “golpe de ariete” que se produce en una tubería cuando, por la acción de
El sistema eléctrico 9

la apertura o cierre de una válvula, se modifica bruscamente la velocidad del agua a presión que
circula por ella). Este tipo de central presenta las ventajas de los otros dos esquemas: por un lado
puede almacenar el agua en el embalse y ganar el desnivel de la presa y, por otro, permite aumentar
ese desnivel hasta la cota de la central mediante la conducción a presión.
Desde el punto de vista de la presa existen dos tipos básicos: la presa de gravedad y la presa de
bóveda o de arco (Figura 1.4). La presa de gravedad retiene el agua que embalsa gracias a su propio
peso, transmitiendo así el empuje del agua al terreno sobre el que se asienta. El cuerpo de la presa
(sección transversal) consiste en un núcleo impermeable de arcilla apisonada y hormigón recubierto
por ambos lados mediante capas superpuestas de distintos materiales de acopio (roca y escollera); de
esta forma se consigue una estructura de gran volumen cuyo propio peso es el que soporta el empuje
del agua embalsada. La ventaja de este tipo de presa es que permite cerrar cauces anchos de río pero,
por el contrario, no permite conseguir mucha altura, ya que sería necesario una gran cantidad de
material.
La presa de bóveda o de arco recibe su nombre de la forma que tiene. Este tipo de presa se
construye en zonas del cauce del río de menor anchura en las que éste discurre entre paredes de roca.
La presa consiste en una pared curva de hormigón cuya forma permite transmitir el empuje del agua
embalsada al terreno y, sobre todo, a las dos paredes de la montaña en las que se apoya la presa. Este
tipo de presa permite diseños más estilizados, disminuyendo el volumen de material necesario para su
construcción y obteniendo presas de mayor altura; sin embargo, existen menos emplazamientos
donde pueden construirse ya que requieren de valles en los que el río vaya relativamente encajonado
con sólidas paredes a los dos lados que aguanten el empuje del agua embalsada que les transmite el
arco de la presa.
En cualquiera de estos dos tipos de presas, además del agua que sale del embalse al ser turbinada
en la central, la presa debe disponer de uno o varios canales o vías para permitir desaguar o verter agua
al cauce, tanto por seguridad para que no se sobrepase el nivel máximo del embalse (por una avenida
debida a lluvias o deshielo) como por razones medioambientales para garantizar un caudal mínimo
del río aguas abajo de la presa (en centrales de derivación y de salto mixto). Estos canales de desagüe
o vertido pueden partir de la parte baja del embalse, denominados de fondo (por lo tanto son
conducciones a presión que, además, permiten una cierta limpieza de materiales de arrastre del fondo
del embalse), y también estar en la coronación de la presa, bien en el centro de la misma o en un
lateral, denominados aliviaderos o vertederos, como se ven en la Figura 1.4.
En cuanto a la capacidad del embalse, las centrales se clasifican en fluyentes y con regulación
que, a su vez, pueden ser de regulación anual o hiperanual. Las centrales fluyentes son aquellas que no
tienen embalse o, si lo tienen, es de un volumen muy pequeño, de tal forma que en cualquier caso
turbinan en cada momento el agua que les llega. Las centrales de salto por derivación, como ya se ha
indicado, son un ejemplo de este tipo de centrales.
Las centrales con regulación son aquellas que tienen un embalse con mayor volumen de
almacenamiento de agua de tal forma que pueden turbinar en cualquier momento el agua embalsada
(principalmente en las horas de punta de demanda cuando la energía es más cara) independientemente
de cuál sea el caudal de agua que llega al embalse en ese mismo momento. Este tipo de centrales tiene
la gran ventaja de que además de producir electricidad permite regular
10 Tecnología eléctrica

Figura 1.4. Tipos de presas: (arriba) de gravedad, central de José Ms de Oriol, Cáceres, y (abajo) de bóveda,
central de Aldeadávila, Salamanca (por cortesía de UNESA).
El sistema eléctrico 11

Figura 1.5. Central de bombeo puro de Cortes-La Muela, Valencia


(por cortesía de UNESA).

el curso de los ríos en los que se encuentran para otros fines, como abastecimiento de agua y regadío,
y paliar los posibles efectos de riadas y avenidas. Según sea el volumen de agua que puede embalsar la
regulación puede ser anual, regulando los caudales estacionales dentro de un mismo año, o
hiperanual, cuando esa regulación va más allá de un año y permite aprovechar en los años más secos
las aportaciones de agua de los años húmedos o de mayor hidraulicidad.
El modo de funcionamiento también permite hacer otra clasificación de las centrales hidroe-
léctricas en dos grandes grupos: las convencionales y las de bombeo. Las primeras comprenden a
todas aquellas cuyo modo de funcionamiento es el descrito hasta ahora, es decir, produciendo
electricidad mediante el turbinado del agua. Por su parte, las centrales de bombeo (Figura 1.5), en
ocasiones llamadas también reversibles, son centrales hidroeléctricas que constan de dos embalses
situados a distintas cotas, lo que le permite dos modos de funcionamiento alternativos: en uno, el agua
del embalse superior es turbinada al inferior produciendo electricidad que es inyectada en la red; en el
otro, la central consume energía eléctrica de la red para bombear agua del embalse inferior al superior.
Aunque las turbinas y las bombas de la central pueden ser máquinas distintas, en la mayor parte de los
casos el grupo turbina-alternador es reversible y el mismo para los dos modos de funcionamiento,
comportándose como turbina-alternador cuando genera electricidad y como bomba-motor cuando
bombea agua. Por último, según se llene el embalse superior, la central puede ser de bombeo puro,
cuando el agua del embalse superior ha debido ser previamente bombeada desde el inferior, o de
bombeo mixto, cuando eso no es necesario como, por ejemplo, en el caso una central hidroeléctrica
convencional que posee una cierta potencia de bombeo.
12 Tecnología eléctrica
Las centrales de bombeo han aparecido en las últimas décadas como complemento a las grandes
centrales térmicas y nucleares, de tal forma que turbinan y generan energía eléctrica en las horas de
punta, cuando la demanda es mayor, y bombean consumiendo energía eléctrica en las horas de valle o
de los fines de semana en las que la demanda es menor. El objetivo de este tipo de centrales
evidentemente no es energético, su rendimiento está en torno al 70%, sino que es económico, ya que
genera en las horas de punta en las que la energía es más cara a costa de consumir la energía mucho
más barata de las horas de valle. Otro objetivo es de funcionamiento del sistema, al permitir que
muchas centrales nucleares y térmicas puedan funcionar durante las horas de baja demanda a su
potencia base o a su potencia mínima técnica, evitando así que algunas se tuvieran que desconectar
(ya que en ocasiones la suma de los mínimos técnicos de todas las centrales conectadas en un día es
superior a la demanda del sistema en las horas de valle).
La potencia de una central hidroeléctrica depende del número de grupos turbina-alternador que
tenga y, para cada uno de ellos, del caudal del agua y del salto efectivo, que es la diferencia entre la
cota de entrada en el embalse y la de salida en la turbina menos las pérdidas que se producen en todos
los elementos (en las rejillas de entrada en la toma del embalse, de carga en los canales y en las
tuberías de presión, en el distribuidor de la turbina y en la propia turbina). Esto hace que haya un
intervalo de potencias nominales muy amplio, desde grandes centrales de varios cientos de
megavatios hasta otras más pequeñas de algunas decenas de kilovatios.
Así, desde el punto de vista de la potencia nominal de la central se distingue entre las centrales
hidroeléctricas convencionales y las minicentrales hidráulicas. El límite entre estos dos grupos se ha
establecido en 10 MW, de tal forma que aquellas cuya potencia es inferior a ese valor se definen como
minicentrales hidráulicas. Aunque este tipo de centrales se encuentra en el origen de la industria
eléctrica, su importancia decayó debido a la construcción de las grandes centrales hidroeléctricas; sin
embargo, la crisis energética de los años ochenta les devolvió su interés y actualmente se engloban
dentro del grupo de centrales que utilizan energías renovables.
Otro de los elementos más importantes de una central hidroeléctrica es la turbina. El objetivo de
la turbina hidráulica es trabajar en todo instante con el mejor rendimiento posible. La gran amplitud
de los márgenes en los que se encuentran los valores del caudal y del salto hace que no sea factible que
haya un único tipo de turbina para todas las posibles situaciones que se pueden dar con esas dos
variables. De esta forma se distinguen tres tipos básicos de turbinas: Pelton, Francis y Kaplan.
La turbina Pelton se utiliza en centrales con pequeño caudal y gran salto (más de 300 m). El
rodete de una turbina Pelton presenta un conjunto de cazoletas o cucharas en su borde exterior contra
las que choca el agua, haciendo así que la turbina gire. El agua es proyectada sobre las cazoletas del
rodete a través de un conjunto de toberas que están situadas en dirección tangencial, cuyo número
suele ser de uno a cuatro, y que sirven para regular el caudal y dirección del chorro de agua. Este
principio de funcionamiento define la turbina Pelton como una turbina de acción, de eje horizontal, y
su característica es que la velocidad de salida del agua por la tobera es la correspondiente al salto, por
lo que este tipo de turbinas presenta excelentes rendimientos. El rendimiento máximo de una turbina
Pelton, en general, está algo por encima del 90% y se obtiene para caudales de entre el 30% y el 100%
del caudal nominal.
La turbina Francis, se utiliza en centrales con valores medios de caudal y salto (de 300 a 25 m).
Se trata de una turbina de reacción ya que el agua llega radialmente al rodete y al pasar por él su
dirección se desvía en un ángulo recto de tal forma que sale en sentido paralelo al eje de giro. En estas
turbinas la velocidad de entrada del agua en el rodete es inferior a la correspondiente al salto, siendo
esa diferencia proporcionalmente mayor cuanto menor es el salto. La turbina Francis es de eje vertical
y consta de un distribuidor, formado por varías palas móviles que permiten disminuir el paso de agua
cuando se va cerrando la admisión (con el objetivo de mantener un alto rendimiento), el rodete de la
turbina con sus paletas o álabes que producen la desviación de la dirección del agua y el tubo de
aspiración para la descarga del agua. El rendimiento máximo de una turbina Francis, en general, está
también ligeramente por encima del 90% pero sólo se obtiene para caudales de entre 60% y el 100%
del caudal nominal.
El sistema eléctrico 13

La turbina Kaplan, se utiliza en centrales con gran caudal y un pequeño salto (menos de 50 m).
Es también una turbina de reacción pero a diferencia de la Francis la entrada de agua es Axial, el
número de paletas del rodete es menor (de dos a cuatro para saltos pequeños que puede aumentar
hasta ocho al aumentar el salto) y tiene una forma parecida a la de las hélices de un barco. El
rendimiento de una turbina Kaplan decae rápidamente al disminuir el caudal respecto a1 nominal, por
lo que se utilizan para centrales que tienen saltos y caudales prácticamente constantes. Para mantener
el rendimiento de la turbina, existe un sistema de regulación que mueve las paletas del rodete de forma
simultánea adecuando para cada caudal su ángulo de Admisión y de salida en relación al del caudal
del agua; de esta forma se consigue mantener el rendimiento máximo de la turbina para caudales de
entre el 30% y el 100% del nominal.
Para finalizar este apartado es conveniente conocer algunos datos y algunas cifras del sistema
hidroeléctrico español y de su evolución histórica. Hasta finales de la década de los años cincuenta la
producción de energía eléctrica de origen hidráulico era la predominante con una producción de 8937
GWh en 1955 (el 75.5% del total) y una potencia instalada de 3200 MW (u,n 78% de la potencia
total). El crecimiento de la demanda de energía eléctrica obligó a aumentar el parque generador
español, lo que se llevó a cabo principalmente con la construcción de centrales termoeléctricas. Este
crecimiento, que se inició en la década de los años sesenta, hizo que aunque se siguiese con la
construcción de grandes centrales hidroeléctricas, la participación de la energía de origen hidráulico
en el total del sistema eléctrico nacional disminuyera, de tal forma que en el año 2004 la producción
hidroeléctrica, incluida la minihidráulica, fue de 34321 GWh (el 13,6% del total) con una potencia
instalada de 18256 MW (un 26,7% del total). En cuanto a las principales instalaciones y
aprovechamientos hidroeléctricos españoles actuales, en las Tablas 1.2 y 1.3 se resumen las centrales
hidroeléctricas con mayor potencia instalada y las mayores centrales de bombeo.

Tabla 1.2. Mayores centrales hidroeléctricas españolas.

Central Embalse Potencia (MW) Río Provincia


Aldeadávila I y II Aldeadávila 1139,2 Duero Salamanca
José Ma de Oriol Alcántara 915,2 Tajo Cáceres
Cortes-La Muela Cortes-La Muela 908,3 Júcar Valencia
Villarino Almendra 810.0 Tormes Salamanca

Tabla 1.3. Mayores centrales de bombeo.


Central Potencia (MW) Rio Provincia Tipo
Villarino 810 Tormes Salamanca Mixto
La Muela 628,4 Idear Valencia Puro
Estany Gento-Sallente 451 Flamisell Lérida Mixto
Aldeadávila II 421 Duero Salamanca Mixto
14 Tecnología eléctrica

1 . 4 . 2 . Centrales térmicas convencionales


Las centrales térmicas convencionales son aquellas que producen energía eléctrica a partir de la
combustión de combustibles fósiles tradicionales como son el carbón, el fuelóleo y el gas. Este tipo de
centrales está en el origen y en la expansión de la industria eléctrica, especialmente las de carbón, y se
basan principalmente en el ciclo termodinàmico del agua/vapor, aunque actualmente también incluye
instalaciones que adaptan nuevas tecnologías como es el ciclo combinado. De esta forma, las
centrales térmicas convencionales se clasifican en tres grandes grupos:
■ Las centrales termoeléctricas de tecnología convencional, con un único ciclo termodinàmico
de agua/vapor.
■ Las centrales de ciclo combinado, en las que se combina un ciclo de turbina de gas cor otro de
agua/vapor.
■ Las centrales de cogeneración, que son instalaciones que además de producir electricidad
producen vapor para su uso industrial o residencial.
El principio básico de este tipo de centrales es, como se ha indicado, el ciclo termodinàmico del
agua/vapor, también conocido como ciclo de Rankine. En la Figura 1.6 se representa sobre un
diagrama de entropía-temperatura el ciclo de Rankine junto a un esquema con los equipos elementales
necesarios. El ciclo comienza en la caldera donde el agua a presión es calentada (pasa del punto A a
los puntos B y C del diagrama) hasta obtener vapor saturado, con una presión de 166 a 172 bar, que es
sobrecalentado hasta una temperatura de 538 a 545 °C (de C a D). Este vapor de alta presión y alta
temperatura se expande en la turbina (de D a E). A la salida de la turbina el vapor, que tiene una
presión de 0,07 a 0,035 bar, se condensa en el condensador (de E a F). Mediante la bomba de agua
alimentación se eleva la presión del agua obtenida a la salida del condensador (de F a A), que es
introducida de nuevo en la caldera iniciándose el ciclo. En estas condiciones, con este ciclo de
Rankine básico se llega a obtener un rendimiento térmico de alrededor del 34%.
Para aumentar ese rendimiento se realizan dos modificaciones del ciclo de Rankine básico- que
consisten en recalentar el vapor a su paso por la turbina y en precalentar el agua a presión que entra en
la caldera. En el primer caso, se recurre a dividir la turbina en dos o tres cuerpos o escalones,
denominados de alta, media y baja presión, lo que permite recalentar el vapor cuando

Figura 1.6. Ciclo de Rankine básico.


El sistema eléctrico 15

Figura 1.7. Turbina de vapor de una central térmica durante su montaje, donde se observan los diferentes
cuerpos de la turbina (por cortesía de UNESA).

pasa de un cuerpo a otro (Figura 1.7). En el segundo, se precalienta el agua de alimentación de la


caldera mediante una serie de calentadores (intercambiadores de calor) alimentados con vapor
obtenido de extracciones intermedias de la turbina bien en alguno de sus escalones o bien cuando pasa
de un cuerpo a otro (se trata, en cualquier caso, de pequeñas extracciones que suponen un gasto
másico muy pequeño). Estas dos modificaciones se observan en el esquema de la Figura 1.8.
En las centrales térmicas de carbón, de fuelóleo y de gas. existe una zona de almacenamiento de
combustible (parque de carbón y depósitos de fuel o de gas) que garantizan su disponibilidad para un
tiempo razonable de funcionamiento de la central. La diferencia básica entre estos tipos de centrales
es la caldera donde se quema el combustible y el tratamiento previo de éste. Así, en una central
térmica de carbón, éste es triturado en molinos hasta convertirlo en un polvo muy fino, para facilitar
su combustión completa, que es introducido en la caldera mediante chorros de aire caliente. En las de
fuelóleo, el combustible es precalentado para aumentar su fluidez y poder así ser inyectado más
fácilmente en los quemadores de la caldera. En todas ellas, los quemadores de la caldera están
diseñados específicamente según el tipo de combustible que han de quemar y la tecnología utilizada
para ello.
El resto del proceso es ya prácticamente el mismo en las tres y responde al esquema representado
en la Figura 1.8. Las paredes de la caldera están completamente recubiertas de una densa y extensa red
de miles de tubos por los que circula agua, a una presión y temperatura adecuada, que es calentada al
quemar el combustible y que se transforma en vapor de agua con unas condiciones elevadas de
presión y temperatura. Este vapor es conducido hasta una turbina de vapor donde se expande
haciendo girar su rotor, que mueve un alternador acoplado a su eje.
16 Tecnología eléctrica

Figura 1.8. Esquema de funcionamiento de una central térmica convencional.

El alternador produce la energía eléctrica y los transformadores de salida de la central elevan su


tensión para inyectarla a la red a través de las líneas eléctricas que salen de la central. El vapor a la
salida de la turbina es transformado de nuevo en agua en el condensador que, a continuación y una vez
eleva su presión y temperatura, es introducida otra vez a la caldera iniciando así el ciclo.
Para condensar el vapor de agua de la salida de la turbina, el condensador, que está situado justo
debajo de la turbina, es refrigerado por otro circuito de agua, denominado de refrigeración, que puede
ser cerrado o abierto. En el primer caso, el agua del circuito de refrigeración que se ha calentado en el
condensador (téngase en cuenta que el condensador es un gran intercambiador de calor), se enfría en
las torres de refrigeración gracias a la circulación natural por convección de un gran volumen de aire
provocada por la forma de las torres, antes de volver a ser introducida en el condensador; de esta
forma, sólo es necesario aportar un volumen de agua equivalente al que se pierde en forma de vapor y
que sale a la atmósfera por la parte superior de las torres de refrigeración (Figuras 1.9 y 1.14). En el
segundo caso, el agua de refrigeración del condensador es descargada directamente al mar o a un río o
embalse, en un circuito abierto.
Por último, la central térmica dispone de una serie de equipos y sistemas para minimizar el
impacto que supone el proceso de combustión sobre el medioambiente, como son la chimenea de gran
altura, los precipitadotes electrostáticos para retener la mayor parte de las partículas sólidas
producidas al quemar el combustible y que van con el humo (cenizas volantes), y los equipos de
desulfuración de gases y catalizadores para minimizar las emisiones de SH2, SOA y NO*.
En el ciclo de Rankine, mostrado en el diagrama de la Figura 1.6, se asume que la expansión en
la turbina (de D a E) es isentrópica y adiabática, que es lo mismo que asumir que el rendimiento
térmico de la turbina es del 100%. En la realidad esto no es así ya que existen pérdidas en los
elementos de la turbina como válvulas de admisión, descarga y, principalmente, en los álabes.
Actualmente, el diseño de los álabes se adapta y ajusta a los valores de la presión del vapor que se
expande en los distintos cuerpos de la turbina obteniéndose así rendimientos térmicos de la turbina del
90% o incluso superiores.
Otro de los elementos importantes de una central térmica es la caldera. Su diseño depende del
tipo de combustible y en las de carbón incluso del tipo de carbón.
El sistema eléctrico 17

Figura 1.9. Central térmica de carbón de Soto de Ribera, Asturias (por cortesía de UNESA).

Además de las calderas convencionales de carbón pulverizado, en la década de los ochenta se


introdujeron nuevas tecnologías de combustión y nuevos diseños de calderas:
■ Las calderas de lecho fluido, tanto a presión como a presión atmosférica, que se caracterizan
por permitir la retención en la propia caldera de una gran parte del azufre que contiene el
combustible, lo que contribuye a una disminución de las emisiones de óxidos de azufre y de
nitrógeno (a estos procesos se les denomina tecnologías limpias de combustión del carbón).
■ Las calderas de carbón pulverizado con ciclos supercríticos, que permiten aumentar la presión
y la temperatura del vapor, lo que lleva a un aumento del rendimiento del ciclo.
■ Las calderas de gasificación de carbón, en las que se obtiene gas para ser utilizado en un ciclo
combinado (que se ve más adelante). Este gas obtenido es más limpio y produce menos
contaminantes que los que hay en los gases de la combustión producidos en las calderas
convencionales.
■ Las calderas de las centrales de fuelóleo, en su gran mayoría, se han rediseñado para poder
quemar indistintamente tanto este combustible como gas natural dando lugar a las
denominadas centrales térmicas bicombustibles.
La caldera junto a todos sus elementos y sistemas auxiliares (precalentadores, economizadores,
evaporadores, sobrecalentadores y calderines) presenta rendimientos alrededor del 90% o incluso
superiores. De esta forma y teniendo en cuenta los rendimientos de todos los elementos de la central
18 Tecnología eléctrica

Figura 1.10. Esquema de funcionamiento de una central de ciclo combinado.

y del ciclo termodinàmico, el rendimiento total o global de una central térmoeléctrica convencional
con un ciclo de agua/vapor está actualmente entre el 36 y el 40%.
El siguiente grupo de centrales térmicas convencionales es el de las centrales de ciclo
combinado. Este tipo de centrales aparecieron en la década de los años setenta y se basa en combinar
dos ciclos termodinàmicos, de ahí su nombre: un ciclo de turbina de gas (ciclo de Brayton) y un ciclo
de agua/vapor (ciclo de Rankine). El esquema de este tipo de centrales se representa en la Figura 1.10.
La turbina de gas es una instalación en la que se distinguen tres elementos principales: un
compresor en la entrada, la cámara de combustión y una turbina en la salida (la instalación es
conceptualmente similar al motor de un avión). En el ciclo de turbina de gas el combustible, que
normalmente es gas natural, se quema en la cámara de combustión junto con el aire a presión que
entra en ella desde el compresor, obteniéndose unos gases de combustión que alcanzan una
temperatura de entre 1300 y 1430 °C (unos 1200 °C a la salida de la cámara). Esos gases de
combustión se expanden en la turbina de gas, que mueve tanto el compresor del aire de entrada como
el rotor de un alternador eléctrico acoplado a su eje. Los gases de escape de la turbina tienen una
temperatura en tomo a 600 °C, que es suficiente para ser aprovechada generando vapor en una caldera
de recuperación.
En la caldera de recuperación se inicia el ciclo de agua/vapor: el vapor producido en ella se
expande en una turbina de vapor que mueve otro alternador, el vapor de salida de la turbina se
condensa en el condensador y vuelve a introducirse, a una presión y temperatura adecuada, a la
caldera de recuperación. La energía eléctrica total producida por la central es la suma de las generadas
por los dos alternadores y, como en las demás centrales eléctricas, su tensión se eleva en los
transformadores de salida de la central para ser inyectada a la red.
El combustible de este tipo de centrales generalmente es gas natural aunque también se utiliza
gas procedente de la gasificación del carbón. Gracias a la combinación de los dos ciclos, en las
centrales de ciclo combinado se consigue actualmente un rendimiento total próximo al 60%.
El sistema eléctrico 19

Figura 1.11. Central térmica de ciclo combinado de Castellón (por cortesía de UNESA).

El tercer tipo de central térmica convencional lo constituyen las centrales de cogeneración. El


objetivo de este tipo de centrales es producir tanto electricidad como calor, generalmente en forma de
vapor de agua, para fines industriales o residenciales. La producción de electricidad puede incluso no
ser el objetivo principal de la instalación, de hecho en muchas ocasiones la electricidad producida lo
es a partir del calor o del vapor residual del proceso térmico principal de la instalación. Según el tipo
del grupo turbina-alternador y del combustible utilizados y del objetivo principal de la instalación,
existen distintos tipos de sistemas de cogeneración como, por ejemplo, los basados en ciclo de turbina
de gas, con motor diesel u otros motores alternativos, con turbina de vapor, instalaciones con hornos y
calderas, etc. En cualquier caso, la gran ventaja de las centrales de cogeneración es que permiten
obtener altos rendimientos, muy superiores a los que se obtendrían para la producción de vapor y de
electricidad por separado.
En España el peso de las centrales térmicas convencionales en la producción de energía eléctrica
es importante. Desde la mitad de la década de los años setenta, la mitad de la producción eléctrica se
obtuvo con centrales de este tipo y de ellas en las de carbón, ya que el carbón cobró importancia como
sustituto del fuelóleo tras las crisis energéticas mundiales. El combustible empleado es
principalmente carbón nacional que, aunque son carbones pobres como los lignitos pardos, son la
única energía primaria fósil nacional. En el año 2004 la potencia instalada correspondiente a las
centrales térmicas convencionales era de 33185 MW, un 48,5% del total, y produjeron 134910 GWh,
un 55,5% de la producción total de electricidad, de los que algo más de la mitad fueron generados con
carbón. En la Tabla 1.4 se recogen las principales características de las mayores centrales térmicas
españolas.
20 Tecnología eléctrica

Tabla 1.4. Principales centrales térmicas españolas por tipo de combustible.

Central Potencia (MW) Provincia Combustible


Puentes de García Rodríguez 1468,5 La Coruña Lignito pardo
Compostilla 1340,6 León Hulla y antracita
Aboño 921,7 Asturias Hulla y antracita
Teruel 1101,4 Teruel Hulla subbituminosa
Litoral de Almería 1158,9 Almería Hulla (import.)
Los Barrios 567,5 Cádiz Hulla (import.)
Castellón 814,1 Castellón Gas natural
Bahía de Bizkaia 828,6 Vizcaya Gas natural
Santurce 936 Vizcaya Fuel y gas natural

1 . 4 . 3 . Centrales nucleares

Las centrales nucleares son un tipo de centrales de producción de energía eléctrica similares a las
centrales térmicas convencionales explicadas en el apartado anterior, en el sentido de que, como
aquellas, se basan en un ciclo de agua/vapor en el que una turbina de vapor mueve al alternador que
genera la energía eléctrica. La diferencia está en la caldera en la que se quema el combustible para
producir ese vapor y que en las centrales nucleares es el reactor nuclear; en él la energía liberada por
la fisión de los núcleos de uranio del combustible es la que produce el calor necesario para generar el
vapor. Esta diferencia es tan sustancial que hace que, a pesar de esa gran similitud en la forma de
producir la energía eléctrica, las centrales nucleares se consideren como un tipo de centrales distinto
al anterior.
La fisión es una reacción nuclear en la que los núcleos de ciertos isótopos de algunos elementos
pesados, especialmente uranio (235U) y plutonio (239Pu), se dividen cuando chocan contra ellos
neutrones de una cierta energía. Como consecuencia del impacto, ese núcleo se divide en dos
fragmentos y se liberan dos o tres neutrones y una gran cantidad de energía, en forma de energía
cinética, que es proporcional a la perdida de masa producida en la reacción conforme a la conocida
ecuación de Einstein. Esta energía es utilizada en el reactor nuclear para producir vapor y,
posteriormente, electricidad mediante el conjunto turbina-alternador.
Los neutrones liberados en la fisión de un núcleo de combustible pueden servir para provocar
nuevas reacciones de fisión de otros núcleos, obteniéndose así un proceso continuo llamado reacción
en cadena. De esta forma esta reacción se puede mantener a sí misma una vez iniciada, lo que
garantiza una producción de energía permanente. Si la reacción en cadena se mantiene estable se dice
que el sistema está en estado crítico y corresponde con un estado de funcionamiento permanente del
reactor.
La característica que diferencia e implica una tecnología específica para las centrales nucleares
se centra en dos aspectos: la reactividad y la radiactividad. Se entiende por reactividad a la capacidad
multiplicadora neutrónica del reactor y, en consecuencia, de generación de potencia, incluyendo
además todos los aspectos termomecánicos y de integridad de la instalación. Otro concepto diferente
es la radiactividad, que es la facultad de algunos núcleos de emitir radiaciones que, en el caso del
combustible nuclear, conlleva una enorme amplificación de la radiactividad natural de la materia
prima cuando ésta se irradia en el reactor.
El elemento característico y diferenciador de una central nuclear es el reactor nuclear. El reactor
nuclear de fisión se define como un sistema que es capaz de iniciar, mantener y controlar una reacción
de fisión nuclear en cadena y de permitir extraer el calor generado por ella. Para esto, en el reactor se
pueden distinguir los siguientes elementos esenciales:
El sistema eléctrico 19

■ El combustible, que está formado por el material fisionable (por ejemplo óxido de uranio 235)
dispuesto en formas de barras que forman el núcleo del reactor.
■ El moderador, que sirve para disminuir la velocidad de los neutrones rápidos (con una energía
del orden de keV) haciendo que sean neutrones lentos o térmicos (del orden de 0,025 eV).
Como moderador se utiliza agua, grafito o agua pesada. Este elemento no existe en los
denominados reactores rápidos.
■ Los elementos de control, que debido a su capacidad de absorber neutrones sirven para
controlar el número de neutrones que hay en el núcleo y, en consecuencia, la reactividad del
reactor tanto durante el funcionamiento permanente (estado crítico del núcleo) como durante
las paradas (estado subcrítico). Estos elementos están dispuestos en forma de barras que se
pueden introducir entre las barras de combustible en el núcleo del reactor.
■ El refrigerante, que es el elemento encargado de extraer el calor generado en el núcleo del
reactor y puede ser agua ligera, agua pesada o gases como anhídrido carbónico o helio.
■ El blindaje, que sirve de contención y evita la fuga al exterior de radiaciones y de neutrones
del reactor y está formado tanto por la vasija del reactor como por edificio de contención en el
que se encuentra. Para el blindaje se utiliza acero, hormigón y plomo, entre otros materiales.

Una primera clasificación de los reactores nucleares se hace conforme a la velocidad de los
neutrones presentes en la reacción de fisión. Así se habla de reactores térmicos o lentos y de reactores
rápidos.
Los reactores térmicos o lentos comerciales se dividen a su vez, según el moderador en reactores
de agua ligera (que utilizan como combustible uranio enriquecido), reactores de agua pesada (que
utilizan uranio natural) y reactores de grafito.
En los reactores rápidos no existe moderador ya que se utilizan los neutrones rápidos de la
reacción de fisión. La utilización de neutrones rápidos favorece el importante fenómeno de la
reproducción que consiste en que el número de núcleos fisionable producidos es igual o mayor que el
de los consumidos. Esta característica se presenta como un incentivo muy notable para la utilización
de este tipo de reactores ya que los convierte en un instrumento muy apropiado para extraer la energía
del uranio natural lográndose un alto quemado del combustible.
La gran mayoría de centrales nucleares de producción de energía eléctrica existentes en el
mundo corresponden a reactores de agua ligera (todas las centrales que hay en España son de este
tipo), en los que el se utiliza agua como moderador y como refrigerante, siendo el combustible uranio
ligeramente enriquecido. En los reactores de agua ligera existen dos tipos o diseños: el rector de agua
a presión o PWR (del inglés Pressurized Water Reactor) y el reactor de agua en ebullición o BWR
(del inglés Boiling Water Reactor).
En el reactor de agua a presión (Figura 1.12), la energía liberada por la reacción de fisión en
cadena que se produce en el núcleo se transmite al refrigerante, que es agua y que se mantiene en
estado líquido debido a la gran presión a la que está sometida. Este agua sale de la vasija del reactor y
circula a través de una tubería a presión (circuito primario), pasa por unos intercambiadores de calor,
denominados generadores de vapor, en los que cede la mayor parte de su energía térmica y regresa al
núcleo del reactor. En los generadores de vapor, el agua del circuito secundario se convierte en vapor
de alta presión y temperatura que sale del edificio de contención del reactor hacia la turbina de vapor
donde se expande. Una vez condensada, vuelve al edificio del reactor iniciándose de nuevo el ciclo
agua/vapor del circuito secundario.
El reactor de agua en ebullición (Figura 1.13) se diferencia del anterior en que carece de
generadores de vapor. El agua de refrigeración en el circuito primario está a una presión ligeramente
22 Tecnología eléctrico

Figura 1.12. Esquema de una central nuclear con reactor de agua a presión o PWR.

inferior de tal forma que en el interior del reactor se produce el vapor de agua que va directamente a la
turbina de vapor. Alrededor de la vasija del reactor y de las bombas y tubería del circuito primario
existe una contención primaria de acero, denominada piscina de supresión cuyo fin es retener y
condensar las posibles fugas de vapor que se pudieran producir.
El otro edificio particular y característico de una central nuclear es el edificio de combustible en
el que se almacena en piscinas convenientemente protegidas el combustible consumido, a la espera de
que descienda su nivel de actividad para su traslado a las instalaciones de almacenamiento provisional
o definitivo, y el combustible nuevo utilizado en las recargas del núcleo. Este edificio está unido al del
reactor, para la gestión y la manipulación del combustible, y ambos están a su vez controlados,
blindados y completamente aislados del resto de la central.
E1 inicio de la industria nuclear para la producción de energía eléctrica puede situarse en la
década de los sesenta y aunque su nacimiento fue prometedor como una solución al constante
incremento de la demanda mundial de energía eléctrica, las crisis económicas de las dos décadas
siguientes, la enorme cantidad de capital que era necesario invertir para su construcción y la fuerte
oposición antinuclear de la opinión pública frenaron, prácticamente en todo el mundo, todos los
programas nucleares que había en marcha. En el año 2000 existían en el mundo 438 centrales
nucleares en funcionamiento para la producción de energía eléctrica, instaladas en 43 países y con una
potencia neta total de poco más de 350 GW y una producción de 2450 TWh. En la Unión Europea, en
ese mismo año había 136 centrales en funcionamiento que produjeron algo más de una tercera parte
de la electricidad consumida, de ellas 59 están en Francia (el segundo país del mundo en número de
centrales de este tipo, sólo por detrás de los EE.UU., y cuya producción en el año 2000 supuso el
76,4% de la producción total de electricidad de ese país).
El sistema eléctrico 25
Tabla 1.5. Centrales nucleares españolas.

Central Potencia (MW) Provincia Reactor


José Cabrera 150 Guadalajara PWR
Garoña 466 Burgos BWR
Almaraz I 977 Cáceres PWR
Almaraz II 980 Cáceres PWR
Aseó I 1032 Tarragona PWR
Aseó II 1027 Tarragona PWR
Cofrentes 1092 Valencia BWR
Vandellós II 1087 Tarragona PWR
Trillo 1066 Guadalajara PWR

En España hay 9 centrales en funcionamiento, con una potencia nominal total de 7876 MW y una
producción en 2004 de 63606 GWh, un 25,3% de la producción española de electricidad.

Figura 1.13. Esquema de una central nuclear con reactor de agua en ebullición o BWR.

En la Tabla 1.5 se recogen las principales características de esas nueve centrales nucleares que
hay en funcionamiento en España, ordenadas según se conectaron a la red eléctrica entre 1968, la
primera (José Cabrera, cuyo cierre definitivo está previsto en 2006), y 1988, la última (Trillo).
24 Tecnología eléctrico

Figura 1.14. Central nuclear de Trillo (por cortesía de Foro Nuclear).

1.4.4. Centrales con energías renovables

El origen de todas las fuentes de energía primaria se encuentra en el Sol, al menos así lo entienda
muchos autores. Como ejemplo de esta afirmación, baste recordar que los combustibles fósiles tienen
su origen en la vegetación y en la fauna que creció y se desarrolló en la superficie de nuestro planeta
gracias a la luz solar durante el periodo Carbonífero, hace ya mucho tiempo entre 290 y 355 millones
de años. Entonces, ¿qué son las energías renovables?
El Consejo Mundial de la Energía definió en 1992 como fuente renovable de energía, toda
aquella que “está disponible a partir de procesos permanentes y naturales de conversión de energía,
explotables económicamente en las condiciones actuales o en las de un futuro próximo'
Esta definición da las claves de las dos características fundamentales que definen a las
energías renovables: por un lado, que respondan a procesos naturales y permanentes, es decir,
procesos que aseguren la existencia de esas fuentes de energía primaria de forma continua dentro de
una escala de tiempo acorde con la del hombre y con la de nuestra sociedad y, por otro, que estén
disponibles de forma económica hoy en día o en poco tiempo mediante el desarrollo de nuevas
tecnologías. Conforme a esta definición, las energías renovables que se utilizan como energía
primaria para la producción de electricidad son:
■ La energía hidráulica de potencia inferior a 10 MW.
■ La energía eólica.
■ La energía solar, tanto su aprovechamiento térmico (solar de alta temperatura) come directo
(solar fotovoltaica).
■ La energía geotérmica.
■ La energía del mar, tanto de las mareas como de las olas y de las corrientes marinas.
■ La energía almacenada en la biomasa.
■ La pila de combustible.
El sistema eléctrico 25
Centrales minihidráulicas

Las centrales hidroeléctricas de pequeña potencia, hasta 10 MW, corresponden a las deno-
minadas centrales minihidráulicas de las que ya se trató en el Apartado 1.4.1. Su consideración como
un tipo de centrales incluido dentro de las centrales con energías renovables, diferenciándolas de las
hidroeléctricas de mayor potencia, se justifica por su impacto medioambiental prácticamente nulo (al
no anegar grandes extensiones de terreno como ocurre con los grandes embalses) y, sobre todo, por la
nueva tecnología utilizada en su desarrollo y por su tratamiento legal y administrativo, similar al de
las demás centrales con energías renovables.
En el año 2004 había una potencia instalada de 1599 MW correspondiente a centrales
minihidráulicas que produjeron un total de 4544 GWh, un 13,2% de la generación eléctrica total de
origen hidráulico.

Centrales eólicas
El aprovechamiento de la energía eólica consiste en la transformación de la energía cinética del
viento en energía eléctrica. Esta transformación la realiza el aerogenerador, cuyo movimiento de giro
responde al mismo principio físico de los molinos de viento. Por esa similitud, el funcionamiento de
un aerogenerador es bastante simple e intuitivo: el viento hace girar las palas del aerogenerador que,
mediante un multiplicador, hace girar al rotor de un generador eléctrico que es el que produce la
energía eléctrica. La energía eléctrica producida por varios aerogeneradores de un mismo
emplazamiento, que forman lo que se conoce como parque eólico o central eólica, se concentra en un
punto del parque en el que están los transformadores de salida de la central que elevan la tensión para
su inyección en la red eléctrica (Figura 1.15).
Los aerogeneradores pueden ser de eje horizontal o de eje vertical, aunque la gran mayoría son
del primer tipo. Existen muchos diseños de aerogeneradores pero básicamente todos constan de
cuatro elementos principales:
■ Las palas son los elementos que deben captar la energía del viento. Están diseñadas con
perfiles aerodinámicos específicos para aerogeneradores con el objetivo de poder aprovechar
al máximo la velocidad del viento. Su número puede variar y depende de la velocidad de giro
del rotor del aerogenerador, aunque la mayoría posee tres palas. Se fabrican de materiales
compuestos y es uno de los elementos más críticos del aerogenerador debido a los esfuerzos
mecánicos y a las condiciones meteorológicas que debe soportar.
■ El buje es el elemento en el que se unen las palas al rotor del aerogenerador y que gira
solidariamente con ellas. Además de servir de anclaje de las palas, en los aerogeneradores de
paso variable, en el buje se instala el sistema de variación del paso o del ángulo que presentan
las palas al viento.
■ La góndola es la estructura en la que está acoplado el buje y que contiene además los
elementos mecánicos (rodamiento principal, multiplicador, frenos, sistema de orientación,
etc.) y el generador eléctrico. La góndola va montada sobre la torre mediante una corona
dentada que la permite girar para orientarse al viento, en la gran mayoría de los casos a
barlovento.
■ La torre, en cuya parte superior está la góndola, es la estructura que está unida al suelo y que
soporta todo el peso de los elementos anteriores y los esfuerzos mecánicos y estructurales del
conjunto. En la mayoría de los casos, debido a su gran altura, está hueca y por su interior se
accede hasta la góndola y bajan los cables eléctricos.
El sistema eléctrico 26

Figura 1.15. Parque eólico de La Plana, Zaragoza (por cortesía del prof. M. Castro).

Los aerogeneradores pueden ser de paso fijo y de paso variable. En los primeros el ángulo del
perfil que presenta la pala al viento es siempre el mismo, ya que está rígidamente unida al buje. Este
tipo corresponde a aeroeneradores de velocidad fija conectados a la red, son los más económicos y
robustos pero presentan un peor rendimiento. Al aumentar la velocidad del viento el sistema entra en
pérdida aerodinámica limitando la velocidad de giro y la potencia generada; para evitar el
embalamiento del aerogenerador o cuando éste se desconecta, tiene además un aerofreno en el
extremo de cada pala.
En los aerogeneradores de paso variable el ángulo de la pala se puede variar mediante un sistema
situado en el buje, que la hace girar en torno a su eje, para regular el ángulo que presenta al viento.
Mediante esta variación del paso se consigue controlar la potencia generada y la velocidad y la
aceleración de giro del rotor, lo que permite mejorar notablemente el rendimiento del aerogenerador.
El giro del ángulo de la pala puede ser tanto en la dirección del viento como en sentido contrario,
dando lugar al fenómeno denominado de pérdida aerodinámica activa.
La potencia que se puede extraer del viento es directamente proporcional al área del círculo
barrido por las palas (y, por lo tanto, al cuadrado de la longitud de la pala) y al cubo de la velocidad
del viento. Por este motivo, y entre otros aspectos de diseño, para aumentar la potencia de los
aerogeneradores es necesario aumentar la longitud de las palas y, en consecuencia, la altura de la
torre. La potencia máxima actual de los aerogeneradores instalados está entre 1,5 y 2 MW.
Los parques cólicos suelen estar situados siguiendo los perfiles de las cumbres de las montañas y
en zonas en las que existen vientos más o menos constantes con una o dos direcciones
El sistema eléctrico 27

predominantes. El aumento de la dimensión de los aerogeneradores, que es un límite importante para


los parques eólicos situados en tierra, está potenciando la construcción de parques en el mar, en las
plataformas poco profundas próximas a la costa, que son los llamados parques eólicos marinos u
“off-shore”.
Aunque el comienzo de la utilización de la energía eólica para producir electricidad fue
espectacular, con un incremento de la potencia instalada prácticamente exponencial (en España, se
pasó de 7,3 MW instalados en 1991, a 3350 MW diez años después), actualmente se ha ralentizado
debido principalmente a que muchos de los emplazamientos con unas buenas características de
aprovechamiento eólico ya están utilizados y, también, a que el aumento del tamaño de los
aerogeneradores provoca un cierto rechazo social por el impacto visual que provoca. En el año 2004
la potencia eólica instalada era de 8351 MW, con una generación total de 15584 GWh, y con un
objetivo de llegar a 20155 MW instalados en el año 2010 que producirán el 44,5% de la energía
generada con energías renovables [3].
El aumento de la dimensión de los aerogeneradores, que es un límite importante para los parques
eólicos situados en tierra, está potenciando la construcción de parques en el mar, en las plataformas
poco profundas próximas a la costa, que son los llamados parques eólicos marinos u off-shore.

Centrales solares de alta temperatura


La energía que se recibe del Sol en la superficie de la Tierra se puede aprovechar de dos formas:
la utilización del efecto térmico de su radiación y el aprovechamiento directo o fotovoltaico.
La primera consiste en la absorción de parte de la energía de la radiación solar incidente sobre
una superficie para transformarla en energía térmica que se utiliza para calentar un fluido que, a su
vez y según la temperatura alcanzada, permite obtener agua caliente o generar vapor. Así, se habla de
aplicaciones solares térmicas de:
■ Baja temperatura, en la que se calienta agua por debajo de 100 °C y cuyo objetivo es la
climatización y otros usos del agua caliente sanitaria. Se trata de instalaciones con colectores
solares planos.
■ Media temperatura, en las que el agua se calienta a temperaturas de entre 100 y 300 °C y cuyo
objetivo es la climatización y la producción de vapor para ciertos procesos industriales. Se
trata de instalaciones con colectores solares parabólicos.
■ Alta temperatura, en los que se produce vapor a presión y temperaturas superiores a 300 °C y
cuyo objetivo es producir electricidad. Se trata de instalaciones con una alta concentración de
la radiación solar en un punto.
Para producir electricidad es necesario recurrir al último de esos tres tipos de aplicaciones y son
las denominadas centrales termosolares o centrales solares de alta temperatura. El principio de
funcionamiento de estas centrales es conseguir una alta concentración de la radiación solar sobre una
determinada superficie de tal forma que se pueda calentar un fluido térmico lo suficiente para que
pueda producir vapor en un generador de vapor. Llegado a este punto, el resto del proceso es similar al
de una central térmica convencional con un ciclo de agua/vapor: ese vapor se expande en una turbina
que mueve un alternador que produce la energía eléctrica; a la salida de la turbina el vapor se
condensa y vuelve al generador de vapor iniciando el ciclo.
En las centrales termosolares de torre central la concentración se produce mediante un gran
número de espejos de gran tamaño, llamados helióstatos, que a lo largo del día siguen el movimiento
del Sol, orientándose cada uno de ellos de forma prácticamente continua de tal manera que el reflejo
de todos ellos se mantenga fijo en un punto concreto, denominado caldera solar, que se encuentra en
lo alto de una torre (Figura 1.16).
El sistema eléctrico 28

Figura 1.16. Plataforma Solar de Almería: (izquierda) helióstato y (derecha) torre central con la caldera
solar (por cortesía del prof. M. Castro).

De esta forma se consigue en la caldera una concentración solar muy elevada lo que permite alcanzar
en ella temperaturas incluso superiores a 2000 °C. Las paredes de la caldera solar están recubiertas de
una red de tubos por cuyo interior circula un fluido térmico (agua o sales fundidas) que se calienta y
que permite obtener vapor en un generador de vapor. Junto al generador de vapor existe un sistema de
almacenamiento térmico que permite dotar a la central de una cierta capacidad de regulación para
hacer frente a intervalos transitorios de menor radiación como, por ejemplo, los producidos por la
presencia de nubes.
Otro tipo de centrales termosolares son las de colectores distribuidos en las que la concentración
solar se lleva a cabo mediante un conjunto de espejos cilíndrico-parabólicos (Figura 1.17). El fluido
térmico circula por el interior de un tubo que está en el eje focal de los espejos y que se calienta poco
a poco al ir pasando por todos los colectores hasta alcanzar una temperatura suficiente como para
producir vapor en el generador de vapor.
España es uno de los países de la Unión Europea con un mayor desarrollo de este tipo de
centrales. La principal central termosolar española es la central CESA-1 de torre central, situada en la
Plataforma Solar de Almería y que entró en funcionamiento en 1983; tiene una potencia de 1,2 MW,
siendo su objetivo principal desde el principio, además de la producción de electricidad, la
investigación de este tipo de tecnología. Actualmente se está construyendo en la provincia de
Córdoba la central Solar Tres, con una potencia nominal de 15 MW, que es del tipo de torre central y
que tiene una superficie total de 240000 m2 de espejos gracias a sus 2500 helióstatos. El Plan de
Energías Renovables en España 2005-2010 [3] prevé contar para el año 2010 con una potencia
instalada de 500 MW de este tipo de centrales, que producirán una energía de 1298 GWh.
El sistema eléctrico 29

Figura 1.17. Plataforma Solar de Almería: colectores cilíndrico-parabólicos (por cortesía del prof. M. Castro).

Centrales fotovoltaicas
La otra forma de aprovechar la energía de la radiación solar es transformándola directamente en
electricidad. Esta conversión directa se realiza en las células solares y se basa en el efecto
fotovoltaico. La célula solar es de un material semiconductor dopado para crear en su interior una
unión p-n. Los fotones de cierta energía de la radiación solar directa incidente en la célula, generan
pares electrón-hueco en el interior de la célula (se puede entender el concepto de hueco como un
portador de carga positiva libre, y que corresponde a la ausencia de un electrón). Algunos de esos
electrones y huecos que quedan libres en la célula se pueden volver a recombinar de forma natural o
por imperfecciones del material, pero la mayoría son separados por el campo eléctrico de la unión p-n
de la célula, de tal forma que los electrones se concentran en la zona n (que suele ser la cara iluminada
de la célula) y los huecos en la p. Los electrones se extraen mediante los contactos eléctricos situados
en la superficie de la célula, para que circulen por un circuito externo hasta volver a la célula,
cerrándose el circuito. En la Figura 1.18.a se muestra este proceso.
Las células solares fotovoltaicas son principalmente de silicio. Para disminuir el número de
recombinaciones por defectos del material, inicialmente el silicio debía ser monocristalino, similar al
que se utiliza para los semiconductores en la industria electrónica. Actualmente existen células de
silicio policristalino o de silicio amorfo que presentan la ventaja de ser mucho más baratas y fáciles
de fabricar, aunque su rendimiento sea menor. Para aplicaciones específicas, por ejemplo las células
de los paneles fotovoltaicos de los satélites artificiales, también se utilizan otros materiales o
combinaciones de materiales como las células de arseniuro de galio (AsGa).
La célula solar al ser iluminada genera una corriente, en forma de corriente continua, que se
denomina corriente fotovoltaica. La Figura 1.18.b muestra la curva característica tensión- intensidad
de una célula solar en la que se indican los tres parámetros principales que definen a la célula: la
intensidad de cortocircuito Icc, la tensión de vacío U0 y el punto de máxima potencia (UM ,IM). Estas
variables dependen principalmente de la irradiancia solar incidente (la intensidad de cortocircuito de
la célula disminuye al disminuir la irradiancia) y de la temperatura en la célula (la tensión de vacío
disminuye al aumentar la temperatura).
30 Tecnología eléctrica

Figura 1.18. Célula fotovoltaica: (a) principio de funcionamiento, (b) curva característica tensión- intensidad.

La tensión entre los bornes de una célula solar iluminada y la intensidad de comente que genera son
muy pequeñas, del orden de 1,5 V y 1 A, respectivamente, lo que supone una potencia de 1,5 Wp
aproximadamente1.
Para poder obtener potencias mayores, y que por lo tanto tenga un interés y una aplicación
industrial, las células se agrupan y conectan en serie y en paralelo, para obtener mayores valores de
tensión y de intensidad, en los denominados paneles fotovoltaicos. La curva tensión-intensidad de un
panel tiene una forma similar a la de las células que lo forman, mostrada en la Figura 1.18.b. Los
paneles también sirven para proteger a las células de los golpes y contra los agentes atmosféricos y
para dotar al conjunto de una resistencia mecánica adecuada para su manipulación e instalación.
Las aplicaciones fotovoltaicas se han centrado prácticamente en la alimentación de instalaciones
o equipos de poca potencia, aislados o remotos a los que no podía llegar otro tipo de alimentación
eléctrica, por razones técnicas o económicas. Sin embargo, cada día están cobrando más importancia
las instalaciones fotovoltaicas destinadas a producir electricidad con el único objetivo de ser
inyectada en la red, son las centrales fotovoltaicas (Figura 1.19).
Una central solar fotovoltaica consta de un generador solar formado por un conjunto de paneles,
conectados en serie y en paralelo para conseguir las condiciones nominales de tensión e intensidad de

1 Debido a que la potencia de una célula solar depende de la temperatura y de la irradiancia, para poder referir la potencia

de las instalaciones fotovoltaicas a unas mismas condiciones se define como unidad el Wp (vatio pico) que corresponde a una potencia
generada con una temperatura de 25 °C y una irradiancia de 1 kW/m2.
El sistema eléctrico 31

Figura 1.19. Paneles de la Central Fotovoltaica de Tudela, Navarra (por cortesía del prof. M. Castro).

la instalación. Los paneles pueden ser fijos (con una inclinación fija durante todo el año) o tener
sistemas de seguimiento del Sol, en uno o dos ejes, para aumentar la radiación solar captada. La
energía eléctrica generada por los paneles es en corriente continua por lo que debe ser transformada
en corriente alterna para ser inyectada a la red eléctrica. Esto se realiza mediante los inversores y sus
filtros de salida para disminuir la distorsión y el contenido de armónicos de la onda de tensión. Ya en
corriente alterna, la tensión es elevada mediante los transformadores de salida de la central e
inyectada en la red a través de las líneas correspondientes.
En lo que se refiere a la industria fotovoltaica, España es uno de los grandes productores de
células fotovoltaicas (en el año 2000 fue el mayor productor europeo y el tercero mundial, por detrás
de Japón y de EE.UU., con una producción de 18.7 MWp). En lo que se refiere a las centrales solares
fotovoltaicas, actualmente existentes en España, las mayores son la de Central Fotovoltaica de
Tudela, en Navarra, con 1,2 MWp y la central Toledo PV con 1 MWp. El Plan de Energías
Renovables prevé para el año 2010 una potencia instalada de 400 MWp que producirán el 6% de la
energía eléctrica de origen renovable.

Centrales de biomasa
Desde el punto de vista energético, como fuente de energía renovable, se define como biomasa
cualquier tipo de materia orgánica que haya tenido su origen como consecuencia de un proceso
biológico, incluyendo los materiales procedentes de su transformación natural o artificial, y que sea
susceptible de ser utilizada para producir energía.
32 Tecnología eléctrica

Bajo esta definición tan genérica, se engloban muchos materiales energéticos de muy distinta
clase y origen. Así se distingue entre:
■ Biomasa primaria, que es la producida por la actividad de fotosíntesis de las los vegetales, es
decir, la materia orgánica formada por las plantas.
■ Biomasa secundaria o residual, que es la producida por los animales, en su alimentación, y
por la actividad humana como productos residuales de actividades forestales, agrícolas,
ganaderas y domésticas. Algunos ejemplos son los restos de las podas, las cáscaras de frutos
secos, la paja, el estiércol, los purines, los residuos urbanos (sólidos y aguas residuales), los
residuos de la industria agroalimentaria, etc.
■ Biomasa de cultivos energéticos, que es la obtenida de cultivos realizados con el único fin de
obtener materia prima para su posterior aprovechamiento energético, bien para su combustión
(cultivos leñosos de crecimiento rápido y herbáceos) o bien para producir biocarburantes
como bioetanol (a partir de cultivos azucarados y amiláceos) o biodiésel (de cultivos
oleaginosos).
La biomasa, según el tipo de producto de que se trate, se trasforma mediante distintos procesos
(refino, pirólisis, gasificación, digestión anaerobia, fermentación alcohólica, etc.) para su
aprovechamiento para producir calor, electricidad o combustible para vehículos.
Para producir electricidad, los productos energéticos obtenidos a partir del tratamiento de la
biomasa se utilizan como combustibles en centrales similares a las vistas en los apartados anteriores,
la gran mayoría de ellas térmicas basadas en el ciclo de agua/vapor (térmicas convencionales, de ciclo
combinado y de cogeneración).
La biomasa es la fuente de energía renovable que más contribuye al balance energético español y
su consumo es principalmente como uso final en el sector doméstico. En su utilización para la
producción de electricidad, el Plan de Energías Renovables prevé para el año 2010 una potencia
instalada total de 2463 MW de centrales de este tipo, que producirán un 16,3% de la energía generada
con energías renovables.

Pila de combustible
Una pila o célula de combustible es una instalación o un equipo electroquímico en el que se
produce la reacción química de combinación de oxígeno e hidrógeno, en la que se obtiene agua, calor
y electricidad en forma de corriente continua. El oxígeno se toma del aire y el hidrógeno, el elemento
más abundante de la naturaleza, se puede obtener de diversas fuentes mediante distintas tecnologías.
Los productos obtenidos de esa reacción no son contaminantes y, en general, los componentes de la
célula son reciclables. Esta tecnología está creando grandes expectativas aunque está todavía en fase
de investigación y desarrollo (materiales, procesos de fabricación, explotación industrial y
aplicaciones, etc.); sin embargo, la experiencia de las primeras instalaciones ya existentes y su gran
potencial parecen garantizar su futuro.
La reacción que se produce es la combustión del hidrógeno (la oxidación del hidrógeno, que es
la reacción inversa a la electrólisis del agua) y en ella se liberan en el ánodo de la pila electrones que
se pueden extraer y hacer circular por un circuito exterior hasta el cátodo; el circuito eléctrico se
cierra por el electrolito de la pila. En esa reacción también se genera calor que se debe extraer y que se
puede utilizar en cualquier proceso secundario de la instalación o incluso para generar más
electricidad (cogeneración).
Desde el punto de vista de la instalación, las pilas de combustible se conectan entre sí en serie y
en paralelo para conseguir los niveles de tensión y de intensidad correspondientes a su potencia
nominal. Como la corriente eléctrica obtenida es continua, si el objetivo de la instalación es producir
energía eléctrica para inyectarla a la red, es necesario convertirla a corriente alterna mediante
inversores de potencia.
El sistema eléctrico 33

En la instalación también son necesarios sistemas de alimentación de combustible, de


recirculación y de extracción tanto del calor como de los productos de la reacción.
Existen distintos tipos de pilas de combustible en función de la tecnología empleada y del
electrolito utilizado, que condicionan los materiales de los electrodos y el modo de funcionamiento de
la instalación.
Una de las principales características de la pila de combustible es su modularidad lo que permite
diseñar y construir instalaciones de muy distinto tamaño y potencia eléctrica, desde unos pocos
kilovatios hasta algunos cientos. Por eso su objetivo principal no es tan solo el de producir
electricidad en gran cantidad para inyectarla a la red, sino que son también los de generar electricidad
de forma autónoma en zonas concretas o aisladas de la red (generación distribuida y autoproducción),
servir como forma de almacenamiento de energía (almacenando hidrógeno producido por otro tipo de
centrales) y, sobre todo, el de funcionar en combinación con otros equipos como por ejemplo, en la
industria del automóvil, para alimentar motores eléctricos en vehículos totalmente eléctricos o
híbridos que los combinan con motores de combustión interna.

Centrales geotérmicas y centrales mareomotrices


La energía geotérmica es la energía que existe en la corteza terrestre y se aprovecha mediante el
agua caliente y el vapor que se obtiene mediante la perforación de pozos a distintas profundidades. Se
pueden utilizar como fuente de calor o para producir electricidad.
La energía mareomotriz corresponde a la energía de las mareas, de las olas y de las corrientes
marinas, de las que sólo la primera de ellas tiene un cierto nivel de desarrollo. Una central eléctrica
mareomotriz es una instalación en la que, mediante un dique y un sistema de esclusas, se cierra una
bahía o un estuario que tenga una importante diferencia de cota entre la pleamar y la bajamar y que
permita almacenar un importante volumen de agua.
El funcionamiento es parecido al de una central hidroeléctrica de bombeo en la que la energía de
la marea sustituye a la de las bombas: al subir la marea se llena el embalse hasta alcanzar la cota más
alta correspondiente a la pleamar, en ese momento se cierran las esclusas y cuando la diferencia de
cota entre el embalse y el nivel del mar es suficiente, se turbina el agua almacenada produciendo
electricidad gracias a un grupo turbina hidráulica-alternador.
En España no hay centrales de estos dos tipos de tamaño significativo, ni existe un potencial
técnico que permita prever su futura utilización, por lo que no tienen repercusión en el Plan de
Energías Renovables en España 2005-2010. Por estos motivos y como final de este capítulo, estos dos
tipos de centrales de energías renovables se han descrito en un mismo epígrafe en este apartado, con
el único objetivo de citar su existencia sin entrar en más detalle.

1.5. Legislación del sector eléctrico español

Como en cualquier otro sector industrial, todos los aspectos de funcionamiento del sistema eléctrico
están legislados mediante reglamentos y normas nacionales que provienen de otras de organismos
internacionales y de la trasposición de directivas europeas. Las leyes y normas técnicas más
importantes de aplicación son:
■ "Reglamento Técnico de Líneas Aéreas de Alta Tensión”, Decreto del Ministerio de Industria
3151/1968 (BOE 27/12/68).
34 Tecnología eléctrica

■ “Reglamento sobre condiciones técnicas y garantías de seguridad en Centrales Eléctricas,


Subestaciones y Centros de Transformación”, R.D. 3275/1982 de 12 de noviembre (BOE
núm. 288 de 1 de diciembre), e Instrucciones Técnicas Complementarias (MIE-RAT).
■ “Reglamento electrotécnico para Baja Tensión”, R.D. 842/2002 de 2 de agosto (BOE núm.
224 de 18 de septiembre), e Instrucciones Técnicas Complementarias (ICT-BT).
■ R.D. 1995/2000, de 1 de diciembre (BOE núm. 310 de 27 de diciembre), por el que se regulan
las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministro y procedimientos de
autorización de instalaciones de energía eléctrica.
■ “UNE-EN 50160. Características de la tensión suministrada por las redes generales de
distribución”, AENOR.
En cuanto a la configuración y organización del sector eléctrico español, la ley básica que lo
define y que constituye el refrendo normativo de los principios de liberalización del sector es:
■ Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico.
Como desarrollo de esta ley fundamental, el funcionamiento del mercado español de elec-
tricidad se recoge en las “Reglas de funcionamiento del Mercado de Producción de Energía
Eléctrica” (BOE de 20 de abril de 2001) y modificaciones posteriores. Los generadores que quedan
fuera del mercado con un tratamiento económico especial, y que constituyen el denominado
Régimen Especial (instalaciones abastecidas por fuentes de energías renovables, residuos y
cogeneración), se recogen en el R.D. 2818/1998 de 23 de diciembre y posteriores.
Por último y para finalizar este apartado, se ofrecen las principales direcciones en Internet, todas
ellas de gran interés, que es conveniente consultar regularmente para conocer y estar al día sobre el
sector eléctrico español:
http://www.unesa.es/ Asociación Española de la Industria Eléctrica (UNESA).
http://www.aenor.es/ Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR).
http://www.cne.es/ Comisión Nacional de la Energía (CNE).
http://www.omel.com/ Operador del Mercado Español de Electricidad (OMEL).
http://www.ree.es/ Red Eléctrica de España (REE).
http://www.mityc.es/ Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

1.6. Bibliografía

[1] F. Barrero. Sistemas de energía eléctrica. Ed. Thomsom, Paraninfo, 2004.


[2] M. Castro y otros. Energía solar fotovoltaica, Col. Monografías Técnicas de las Energías
Renovables, vol. 7. Ed Progensa, 2000.
[3] MITYC-IDAE. Plan de Energías Renovables en España (P E R ) 2005-2010. Ed. Ministerio de
Industria, Turismo y Comercio, 2005.
[4] REE. Informe del Sistema Eléctrico Español 2004. Ed. Red Eléctrica de España S. A., REE,
2005.
[5] J.L. Rodríguez, J.C. Burgos y S. Arnalte (coord.). Sistemas eólicos de producción de energía
eléctrica. Ed. Rueda, 2003.
35 Tecnología eléctrica

[6] C. Sánchez Naranjo. Centrales de producción de energía eléctrica. Ed. LINED, 2006.
[7] H. Termuehlen. 100 years of Power Plant Development. Ed. ASME Press, 2001.
[8] UNES A. La electricidad en España. 313 preguntas y respuestas. Ed. Asociación Española de
la Industria Eléctrica, UNES A. 2003.

[9] UNESA. Anuario estadístico de 2004. Ed. Asociación Española de la Industria Eléctrica,
UNESA. 2005.

[10] G. Zoppetti. Centrales hidroeléctricas. Ed. G. Gili. 1982.


2
Capítulo

PRINCIPIOS BÁSICOS

En este capítulo se resumen los conceptos fundamentales aplicados en el análisis de los circuitos eléctricos en
régimen estacionario senoidal que aparecen a lo largo de este libro. Aunque se presentan conceptos de
aplicación tanto a circuitos monofásicos como trifásicos, se hace un mayor hincapié en el análisis de los circuitos
trifásicos por su aplicación industrial. Como es sabido, la formulación en el campo complejo de las ecuaciones de
los circuitos eléctricos en régimen permanente senoidal facilita enormemente el análisis de los mismos porque la
resolución de sistemas de ecuaciones diferenciales en el dominio del tiempo se convierte en la resolución de
sistemas de ecuaciones lineales en el campo complejo. Las tensiones e intensidades instantáneas y las
impedancias operacionales aparecen como magnitudes complejas y todas las ecuaciones en el dominio del
tiempo (leyes de Kirchhoff, ley de Ohm generalizada, etc.) tienen sus equivalentes en el campo complejo.
No se pretende hacer en este capítulo una exposición exhaustiva de los métodos de análisis aplicables al análisis
de circuitos eléctricos en régimen estacionario senoidal, se recomienda acudir a un libro de Teoría de Circuitos
(p.e. [4]) para obtener información más detallada sobre el mismo. Se pretende simplemente recordar aquellos
conceptos de mayor importancia y de aplicación más inmediata para el análisis de los circuitos que se presentan
en los sistemas eléctricos y en las instalaciones industriales objeto de este libro.

2.1. Potencia compleja


Dado un dipolo con unas referencias de tensión e intensidad como las indicadas en la Figura 2.1, se
obtiene la potencia compleja consumida Scon a partir de la tensión U � y la intensidad I̅ complejas
mediante (2.1). Las magnitudes U � = U φu e I̅ =I φi están referidas al valor eficaz, esto es, sus
módulos son los valores eficaces U e I de las magnitudes instantáneas u e i y sus argumentos son las
fases iniciales de dichas magnitudes.

S� con = U
� I̅∗ = Pcon + jQcon (2.1)

La potencia compleja definida de esta manera es un número complejo y tiene por partes real e
imaginaria dos nuevas potencias llamadas potencia activa y potencia reactiva respectivamente.
38 Tecnología eléctrica

Figura 2.1. Referencias de polaridad de un dipolo.

La parte real es la potencia activa y se calcula usando la Expresión (2.2). El ángulo tp que aparece en
(2.2) es igual a la diferencia ϕu — ϕi y es el desfase entre la tensión y la intensidad complejas (ángulo que
adelanta la tensión a la intensidad) y cosφ es el factor de potencia, parámetro de gran importancia en el
suministro de energía eléctrica. La potencia activa se expresa en vatios (W).

Pcon = UICOS φ (2.2)


Nótese que la potencia activa no depende del tiempo sino que representa el valor medio de la potencia
instantánea consumida por el dipolo.
La parte imaginaria de la potencia compleja es la potencia reactiva (2.3), que está asociada, en el
régimen estacionario senoidal, al desfase entre la tensión y la intensidad pues sólo aparece cuando el ángulo
φ es distinto de cero. La potencia reactiva se expresa en voltamperios reactivos (VAr).

Pcon = UIsen φ (2.3)


Finalmente, escribiendo la Ecuación (2.1) en forma polar aparece una potencia más: la potencia
aparente. Se trata del módulo de la potencia compleja y es una magnitud positiva que se obtiene
multiplicando los valores eficaces de la tensión e intensidad instantáneas. La potencia aparente se expresa
en voltamperios (VA).

̅ = 𝑈𝑈
𝑆𝑆𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 �𝐼𝐼 ∗̅ = U I φu - φi = S φ (2.4)

2 .1 .1 . Significado físico de las potencias activa y reactiva

La potencia activa (también llamada potencia real o potencia media) es el valor medio de la potencia
instantánea y representa el trabajo realizado por unidad de tiempo.
La potencia reactiva es una componente de la potencia compleja que no se aprovecha para producir
trabajo, aunque tiene un papel básico en el funcionamiento de los sistemas eléctricos ya que está asociada a
los campos magnéticos y eléctricos del sistema. Esta potencia tiene un significado físico claro en las
bobinas y condensadores: la amplitud de la oscilación de la potencia instantánea de estos componentes
coincide con la potencia reactiva como se explica a continuación.
Principios básicos 39

Figura 2.2. Referencias de polaridad de una bobina.

Sea una bobina de inductancia L cuya tensión e intensidad instantáneas u e i, para las referencias
de la Figura 2.2, vienen dadas por las siguientes expresiones:

u = √2U cos(ωt + φu) (2.5)


𝜋𝜋
i = √2I cos(ωt + φu − ) (2.6)
2

A partir de la expresión de la potencia instantánea consumida que se obtiene multiplicando la


tensión u por la intensidad i, y substituyendo en ella la tensión eficaz U por ωLI, se obtiene:

pcon = ui = UI sen ( 2ωt + 2 φu ) = ωLI2 sen(2ωt — 2φ u ) = QL sen(2ωt + 2 φ u ) (2.7)

Es una función senoidal de valor medio nulo y pulsación angular doble que la de la tensión o
intensidad instantáneas y oscila entre +QL y — Q L , siendo QL, igual a ωLI2, la potencia reactiva
consumida por la bobina. Esta relación se demuestra con la ayuda de la Ecuación (2.3), haciendo φ =
π/2.
Es posible realizar un desarrollo similar para un condensador de capacidad C con unas
referencias de tensión e intensidad como las indicadas en la Figura 2.3. En este caso, la tensión e
intensidad instantáneas n e i vienen dadas por las expresiones:

u = √2U cos(ωt + φu) (2.8)


𝜋𝜋
i = √2I cos(ωt + φu + ) (2.9)
2

Igual que antes, la potencia instantánea consumida se obtiene multiplicando u por i, y


substituyendo el valor eficaz I por ωCU, como se indica en la Ecuación (2.10). Así se llega a:

pcon = ui = - UIsen(2ωt + 2 φu ) = - ωCU2 sen(2ωt + 2φu ) = QC sen(2ωt + 2φu) (2.10)

También es una función senoidal de valor medio nulo y pulsación angular doble que la de la
tensión o intensidad instantáneas y oscila entre +QC y –Qc, siendo Qc, igual a -ωCU2, la potencia
reactiva consumida por el condensador. Haciendo <p = -π/2 en la Ecuación (2.3) se comprueba esta
relación.

Figura 2.3. Referencias de polaridad de un condensador.


40 Tecnología eléctrica

2.2. Conservación de la potencia compleja

En un circuito eléctrico formado por un conjunto de dipolos se cumple que la potencia compleja
se conserva (teorema de Boucherot). Este hecho físico se puede plantear como ecuación diciendo que la
potencia compleja generada por las fuentes F la consumen las cargas C.

̅ = � 𝑆𝑆�𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
� 𝑆𝑆𝑔𝑔𝑔𝑔𝑔𝑔 (2.11)
𝐹𝐹 𝐶𝐶

La conservación de la potencia compleja implica a su vez por una parte, la conservación de la potencia
activa, y por otra, la de la potencia reactiva.

� 𝑃𝑃𝑔𝑔𝑔𝑔𝑔𝑔 = � 𝑃𝑃𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
(2.12)
𝐹𝐹 𝐶𝐶

� 𝑄𝑄𝑔𝑔𝑔𝑔𝑔𝑔 = � 𝑄𝑄𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
(2.13)
𝐹𝐹 𝐶𝐶

La implicación práctica del teorema de Boucherot es que se dispone de una herramienta para
calcular la potencia consumida por agrupaciones de dipolos de mayor o menor complejidad como
cargas trifásicas, cargas asociadas en paralelo, etc.
■ La suma de las potencias generadas o consumidas por los dipolos o fases que forman una carga
trifásica es igual a la potencia generada o consumida por dicha carga. En el Apartado 2.5 se
estudian la potencia compleja y su conservación aplicadas a los sistemas trifásicos
equilibrados.
■ La suma de las potencias generadas o consumidas por varias cargas monofásicas o trifásicas
conectadas a un punto de la red es la potencia generada o consumida por la carga equivalente
formada por todas ellas.

2.3. Sistemas trifásicos equilibrados

Los sistemas trifásicos equilibrados representan con una precisión aceptable el funcionamiento de los
sistemas eléctricos y de las instalaciones industriales trifásicas en los que no existe un desequilibrio
apreciable. En esta clase de sistemas equilibrados se cumple que las tensiones en un punto de la red o
las intensidades circulando por un elemento de la red para cada una de las tres fases están desfasadas
entre sí 120 eléctricos y son iguales en módulo.
La Figura 2.4 muestra dos cargas trifásicas equilibradas, una presenta conexión estrella y la otra
conexión triángulo. En la figura se aprecian los tres dipolos o fases físicas que forman las estrellas o
triángulos, así como las tensiones e intensidades de las fases físicas y de línea del sistema. Si se supone
que las fases que constituyen las cargas son dipolos (lo que implica que pueden ser pasivos o activos) la
explicación que se desarrolla a continuación es válida tanto para los generadores (ceden potencia
eléctrica a la red) como para los receptores (absorben potencia eléctrica de la red).
Principios básicos 41

Carga en Carga en
estrella triángulo

Figura 2.4. Cargas en estrella y en triángulo.

En este libro, como es habitual en la práctica, llamaremos tensión de fase a la tensión fase-neutro
(neutro de la estrella equivalente, en el caso de los triángulos). Las tensiones e intensidades de cada uno
de los dipolos que forman las estrellas o triángulos son las tensiones e intensidades de las fases.
La tensión de línea U, se pone en función de la tensión de fase (fase-neutro) Uf usando (2.14). La
demostración se verá al explicar el Ejemplo 2.1.

Ul = √3 Uf (2.14)

Para relacionar la intensidad que circula por una fase física If con la intensidad que viene por la
línea Il hay que tener en cuenta la conexión trifásica en estrella o triángulo.
En la conexión en estrella coincide la intensidad de línea I, con la de una fase. Se cumple entonces
que:

Il = If (2.15)

En la conexión en triángulo no coincide la corriente de línea I, con la de una fase If. La Ecuación
(2.16), cuya demostración está en el Ejemplo 2.2, permite relacionar ambas corrientes.

Il = √3 If (2.16)

2.3.1. Secuencia de fases

Desde el punto de vista del orden de las fases, es decir, de cuál adelanta o retrasa 120º respecto a las
otras, se definen dos tipos de secuencias posibles: secuencia directa y secuencia inversa. La Figura
2.5 muestra los diagramas fasoriales de tensión e intensidad de las dos posibles secuencias de fases en
un sistema eléctrico.
42 Tecnología eléctrica

Desfases en Desfases en
secuencia directa secuencia inversa

Figura 2.5. Diagramas fasoriales para las secuencias directa e inversa.

Las magnitudes genéricas (Mi, M2, M3) pueden ser:


■ Las tensiones de las tres fases de las estrellas o triángulos.
■ Las tres tensiones de fase (fase-neutro).
■ Las tres tensiones de línea.
■ Las intensidades de las tres fases de las estrellas o triángulos.
■ Las tres intensidades de línea.

2.4. Análisis por fase

El análisis de los sistemas trifásicos se ve facilitado si se aprovecha la propiedad que presentan las
magnitudes tensión e intensidad de ser magnitudes iguales en módulo y desfasadas 120°.
En función de la disposición en estrella o triángulo de los generadores y las cargas aparecen una
serie de configuraciones:
■ Generador en estrella y cargas en estrella con hilo de neutro (YYn).
■ Generador en estrella y cargas en estrella sin hilo de neutro (YY).
■ Generador en estrella y cargas en triángulo (Y∆).
■ Generador en triángulo y cargas en estrella (∆Y).
■ Generador en triángulo y cargas en triángulo (∆∆).
Todas estas configuraciones posibles se analizan usando el circuito monofásico equivalente tras
convertir los generadores y/o las cargas en triángulo en sus equivalentes en estrella. Para las cargas en
triángulo se usan las siguientes relaciones:

𝑍𝑍�
𝑍𝑍̅ = 3∆ (2.17)

𝑌𝑌�𝑌𝑌 = 3𝑌𝑌�∆ (2.18)


Principios básicos 43

Los resultados del análisis del sistema así modificado tienen que transformarse para obtener las
tensiones e intensidades de las fases de la carga original. Se explica con la ayuda de dos ejemplos: el
análisis de un sistema con conexión YYn y otro con conexión Y∆.

EJEMPLO 2.1
La red eléctrica de la Figura 2.6 está formada por un generador trifásico ideal de tensión 20 kV (tensión nominal) y secuencia
directa, una línea de impedancia Z, = j56 O, una carga conectada en estrella de impedancia Zc = 640 + y 480 Q y un hilo de
neutro de impedancia Z„ = j50 £L Se pide calcular:
1. Las intensidades complejas de línea y de las fases.
2. Las tensiones complejas de fase y de línea en la carga.
3. La caída de tensión porcentual de la línea.

Figura 2.6. Red con conexión YYn.

SOLUCIÓN

1. Las intensidades complejas de línea y de las fases.


El circuito monofásico equivalente de la Figura 2.7 sirve de ayuda para analizar la red eléctrica del
ejemplo.

Figura 2.7. Circuito monofásico equivalente de la red con conexión YYn.


44 Tecnología eléctrica

Figura 2.8. Relación entre las tensiones de fase y de línea.

Se toma como origen de fases la tensión de fase a del generador:

20

Ea = / 0º = 11.547 / 0° kV
√3

Las corrientes de las fases del generador y la carga coinciden con las corrientes de línea debido a su
conexión en estrella. Presentan desfase de secuencia directa.

�a
E
Ia̅ = �l +Z
�c
= 13,832 / -39.946º A
Z

Ib̅ = (1/ -120º) Ia̅ =13,832 / -159.946º A

Ic̅ = (1/ 120º) Ia̅ =13,832 / 80.054º A

2. Las tensiones complejas de fase y de línea en la carga.


Las tensiones de fase se calculan usando el circuito monofásico equivalente y aplicando el desfase de
secuencia directa.
� an = Z� c Ia̅ = 11,066 / -3.076º A
U
� bn = (1/ -120º) Ia̅ = 11,066 / -123.076º A
U
� cn = (1/ 120º) Ia̅ = 11,066 / 116.924º A
U

Las tensiones complejas de línea se obtienen con la ayuda del diagrama fasorial de tensiones en la carga
mostrado en la Figura 2.8.
� ab = (√3 / 30º) U
U � an = 19,166 / 26.924º kV

� bc = (1/ -120º) U
U � ab = 19,166 / -93.076º kV

� ca = (1/ 120º) U
U � ab = 19,166 / 146.924º kV

3. La caída de tensión porcentual de la línea.


Principios básicos 45

La caída de tensión porcentual de una línea es la diferencia entre las tensiones inicial U0 y final Uc en tanto por
ciento respecto de la tensión nominal.
𝑈𝑈0 −𝑈𝑈𝑐𝑐 20−19,166
∆𝑈𝑈 = 100 = · 100 = 4,169%
𝑈𝑈𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛 20

EJEMPLO 2.2

La red eléctrica de la Figura 2.9 está formada por un generador trifásico ideal de 30 kV (tensión nominal) y
secuencia inversa, una línea de impedancia Z� l = j 180Ω y una carga conectada en triángulo de impedancia
�Zc∆ = 8910 + j4315,31 Ω.

Se pide calcular:
1. Las intensidades complejas de línea y de las fases.
2. Las tensiones complejas de fase y de línea en la carga.
3. La caída de tensión porcentual de la línea

Figura 2.9. Red eléctrica con conexión YΔ.

SOLUCIÓN
1. Las intensidades complejas de línea y de las fases.
En primer lugar, se convierte la carga en triángulo a su estrella equivalente usando la Expresión (2.17):

Z� c∆ 8910 + 𝑗𝑗4315,31
Z� cY = = = 2970 + 𝑗𝑗1438,437𝛺𝛺
3 3

Una vez que se ha pasado la carga a estrella, el proceso a seguir coincide con el visto en el Ejemplo 2.1.
Se toma como origen de fases la tensión de fase a del generador:

30

Ea = / 0º = 17.321 / 0° kV
√3
46 Tecnología eléctrica

Figura 2.10. Relación entre las intensidades de las fases y las de línea de la carga con conexión
triángulo.

Las corrientes de las fases del generador y la carga equivalente coinciden con las corrientes da línea debido
a su conexión en estrella y presentan desfase de secuencia inversa.

�a
E
Ia̅ = �l +Z
�cY
= 5,121 | -28.587º A
Z

Ib̅ = (1| 120º) Ia̅ = 5,121 | 91.413º A

Ic̅ = (1| -120º) Ia̅ = 5,121 | -148.587º A

La Figura 2.10 ayuda a calcular las corrientes de las fases de la carga con conexión triángulo.

̅ = Ia̅ /√3 | 30º = 2.947 | -58,587° A


Iab
̅ = (1| 120º) Iab
Ibc ̅ = 2,947 | 61,413º A

̅ = (1| -120º) Iab


Ica ̅ = 2,947 | -178,587º A

2. Las tensiones complejas de fase y de línea en la carga.


Las tensiones de fase de la carga se calculan usando el circuito monofásico equivalente y aplicando el
desfase de secuencia inversa.
� an = Z� cY Ia̅ = 16,899 | -2,745º kV
U
� bn = (1| 120º) Ia̅ = 16,899 | 117,255º kV
U

� cn = (1| -120º) Ia̅ = 16,899 | -122,745º kV


U

Las tensiones de las fases de la carga coinciden con las tensiones de línea debido a su conexión en triángulo. Se
obtienen mediante un diagrama fasorial similar al de la Figura 2.8.

� ab = √3 | -30º) U
U � an = 29,270 | -32,745º kV
� bc = (1| 120º) U
U � ab = 29,270 | 87,255º kV

� ca = (1| -120º) U
U � ab = 29,270 | -152,745º kV
Principios básicos 47

3. La caída de tensión porcentual de la línea.


El cálculo coincide con el visto para los sistemas YYn en el Ejemplo 2.1.

𝑈𝑈0 − 𝑈𝑈𝑐𝑐 30 − 29,270


∆𝑈𝑈 = 100 = · 100 = 2,434%
𝑈𝑈𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛 30

2.5. Potencia trifásica en sistemas equilibrados

Las ideas presentadas en los Apartados 2.1 y 2.2 son aplicables a cada una de las fases físicas de los
sistemas trifásicos equilibrados. Las potencias activa y reactiva de una fase P y Q se calculan
mediante (2.2) y (2.3) respectivamente y las potencias trifásicas activa P, y reactiva Q, se obtienen
multiplicando por tres las potencias anteriores.
Pt = 3P = 3UIcosφ (2.19)

Qt = 3Q = 3UIsenφ (2.20)

St = 3S = 3UI (2.21)

En estas ecuaciones, U e I son la tensión de fase Uf y la intensidad de línea Il para las estrellas y
la tensión de línea Uf y la intensidad por la fase física If para los triángulos. Introduciendo las
relaciones del Apartado 2.3 en las Ecuaciones (2.19), (2.20) y (2.21) se obtienen las siguientes
ecuaciones, válidas tanto para estrellas como para triángulos.

Pt = √3 Ul Il cosφ (2.22)

Qt = √3 Ul Il senφ (2.23)

St = √3Ul Il (2.24)

En estas últimas ecuaciones no se hace distinción entre estrellas y triángulos, únicamente hay
que conocer las magnitudes de línea.
En este libro, como es habitual en ingeniería, salvo que se indique lo contrario, las tensiones en
los sistemas trifásicos son de línea y se designarán mediante U en vez de Ul. En los circuitos
monofásicos equivalentes fase-neutro se utilizará la tensión de fase o tensión fase-neutro.
En los Ejemplos 2.3 y 2.4 se explica el cálculo de las potencias complejas de los circuitos de los
Ejemplos 2.1 y 2.2 respectivamente. El concepto de conservación de la potencia, visto en el Apartado
2.2, se aplica en ambos ejemplos.
48 Tecnología eléctrica

EJEMPLO 2.3
Calcular en el circuito del Ejemplo 2.1:
1. La potencia compleja consumida por la carga.
2. La potencia compleja consumida por la línea.
3. La potencia compleja cedida por el generador.

SOLUCIÓN

1. La potencia compleja consumida por la carga.


La potencia consumida por cada fase en un sistema trifásico equilibrado es la misma:

Aplicando el teorema de Boucherot a las tres fases que forman la carga trifásica se obtiene la
potencia compleja trifásica:

También se puede calcular la potencia compleja usando (2.22) y (2.23):

La impedancia compleja de la carga determina el ángulo para el cálculo de las potencias.

2. La potencia compleja consumida por la línea.


El teorema de Boucherot permite calcular la potencia compleja consumida en una línea
trifásica Es el triple de la potencia compleja consumida por cada fase.

3. La potencia compleja cedida por el generador.


La potencia compleja cedida por el generador es consumida por la línea y la carga.
Principios básicos 49

EJEMPLO 2.4

Calcular en el circuito del Ejemplo 2.2:


1. La potencia compleja consumida por la carga.
2. La potencia compleja consumida por la línea.
3. La potencia compleja cedida por el generador.

SOLUCIÓN

1. La potencia compleja consumida por la carga.


La potencia compleja consumida por la carga se puede calcular usando el triángulo o su
estrella equivalente.

También se puede calcular la potencia compleja usando (2.22) y (2.23):

La impedancia compleja de la carga determina el ángulo para el cálculo de las potencias.

2. La potencia compleja consumida por la línea.


El teorema de Boucherot permite calcular la potencia compleja consumida en una línea
trifásica. Es el triple de la potencia compleja consumida por cada fase.

3. La potencia compleja cedida por el generador.


La potencia compleja cedida por el generador es consumida por la línea y la carga.

2.6. Valores por unidad

En este apartado se presenta una herramienta de análisis de circuitos muy usada en la práctica que
consiste en dividir las magnitudes del sistema (potencias, tensiones, intensidades e impedancias)
por un conjunto de valores denominados valores base para expresar dichas magnitudes en tanto
por uno (por unidad). La utilización de valores por unidad permite representar y resolver un
50 Tecnología eléctrica

circuito eléctrico de forma adimensional. Una vez resuelto el circuito, los valores de todas las
magnitudes en sus unidades correspondientes se obtienen multiplicando el valor en “por unidad"
obtenido por el valor de la base de la magnitud correspondiente.
Los valores base elegidos pueden ser arbitrarios, sin embargo, la correcta elección de estos
valores hace de la representación en valores por unidad una herramienta útil. Así, habitualmente se
eligen la tensión y la potencia como magnitudes base independientes que sirven para calcula las
bases de las demás magnitudes. La potencia base Sb puede ser del orden de magnitud de la potencia
aparente de las cargas conectadas a los nudos, mientras que las tensiones base (una para cada nivel de
tensión en los circuitos con transformadores) Ub deben coincidir con las tensiones nominales de los
nudos representados.
En este apartado se estudian los sistemas eléctricos sin transformadores, dejándose para el
Capítulo 5 el estudio de los sistemas con transformadores.
Con la potencia base trifásica Sh y la tensión base de línea Uh, se obtienen la corriente base de
línea Ih y la impedancia base Zh como:

(2.25)

(2.26)

Teniendo en cuenta las relaciones entre las magnitudes de fase y las magnitudes de línea se
tiene que:

(2.27)

(2.28)

El significado de estas dos expresiones muestra una de las grandes ventajas que aporta el
utilizar valores por unidad: trabajar con magnitudes trifásicas (de un sistema trifásico) es lo mismo
que hacerlo con magnitudes monofásicas (de su circuito monofásico equivalente) cuando el análisis
se hace en “por unidad”. La única diferencia y precaución que hay que tener es el √3 que aparece en
la Ecuación (2.25) de definición de la intensidad base en sistemas trifásicos.
Entre las ventajas de trabajar en valores por unidad están:
■ Sistemas eléctricos de igual tensión nominal, normalizados usando las mismas base-
presentan impedancias por unidad de valor similar.
■ El análisis de circuitos con transformadores se simplifica porque desaparecen los trans-
formadores ideales de los circuitos equivalentes de los transformadores reales.
■ Desaparecen los problemas asociados a las magnitudes de línea y de fase (del sistema-
trifásico y de su circuito monofásico equivalente) que suelen ser causa habitual de errores
Estas ventajas se aprecian claramente en los ejemplos siguientes.
Principios básicos 51

EJEMPLO 2.5
Se conecta una carga monofásica de impedancia Z = 42,31 + j31,74 Ω a una fuente ideal de tensión
� = 241,5 | 0° V. Se pide, usando la base definida por Ub = 230 V y Sb = 1 kVA, calcular:
U
1. Las magnitudes base del sistema.
2. La intensidad y la potencia consumidas por la carga en “por unidad”.
3. Las intensidad y la potencia de la carga en sus unidades correspondientes.

SOLUCIÓN

1. Las magnitudes base del sistema.

2. La intensidad y la potencia consumidas por la carga en “por unidad”.


Primero se expresan en “por unidad” la tensión de la fuente y la impedancia de la carga para,
a continuación, calcular la intensidad y la potencia complejas en “por unidad” a partir de las
mismas.

3. Las intensidad y la potencia de la carga en sus unidades correspondientes.


52 Tecnología eléctrica

EJEMPLO 2.6
Obtener en la red del Ejemplo 2.1, usando la base definida por Sb = 500 kVA y Ub = 20 kV:
1. Las magnitudes base del sistema.
2. El circuito equivalente en “por unidad”.
3. La intensidad de línea y la tensión de fase de la carga.
4. Las potencias complejas cedidas por el generador y consumidas por la línea y la carga.
5. Las tensiones, intensidades y potencias en sus unidades correspondientes. Comparar los
resultados con los de los Ejemplos 2.1 y 2.3.

SOLUCIÓN

1. Las magnitudes base del sistema.

2. El circuito equivalente en “por unidad”.

Estos parámetros se muestran en la Figura 2.11.


3. La intensidad de línea y la tensión de fase de la carga.

4. Las potencias complejas cedida por el generador y consumidas por la línea y la carga.
52 Tecnología eléctrica

EJEMPLO 2.6
Obtener en la red del Ejemplo 2.1, usando la base definida por Sb = 500 kVA y Ub = 20 kV:
1. Las magnitudes base del sistema.
2. El circuito equivalente en “por unidad”.
3. La intensidad de línea y la tensión de fase de la carga.
4. Las potencias complejas cedidas por el generador y común por la línea y la carga.
5. Las tensiones, intensidades y potencias en sus unidades correspondientes. Comparar los
resultados con los de los Ejemplos 2.1 y 2.3.

SOLUCIÓN

1. Las magnitudes base del sistema.

2. El circuito equivalente en “por unidad".

Estos parámetros se muestran en la Figura 2.11.


3. La intensidad de línea y la tensión de fase de la carga.

4. Las potencias complejas cedida por el generador y consumidas por la línea y la carga.
Principios básicos 53

Figura 2.11. Circuito equivalente en "por unidad" del Ejemplo 2.6.

5. Las tensiones, intensidades y potencias en sus unidades correspondientes. Comparar los


resultados con los de los Ejemplos 2.4 y 2.5.

EJEMPLO 2.7

Obtener en la red del Ejemplo 2.2, usando la base definida por Sb = 300 kVA y Ub = 30 kV:
1. Las magnitudes base del sistema.
2. El circuito equivalente en “por unidad”.
3. La intensidad de línea y la tensión de fase de la carga.
4. Las potencias complejas cedida por el generador y consumidas por la línea y la carga.
5. Las tensiones, intensidades y potencias en sus unidades correspondientes. Comparar los
resultados con los de los Ejemplos 2.2 y 2.4.

SOLUCIÓN

1. Las magnitudes base del sistema.


54 Tecnología eléctrica

Figura 2.12. Circuito equivalente en "por unidad" del Ejemplo 2.7.

2. El circuito equivalente en “por unidad”.

Se muestran en la Figura 2.12 los parámetros del circuito equivalente.


3. La intensidad de línea y la tensión de fase de la carga.

4. Las potencias complejas cedida por el generador y consumidas por la línea y la carga.

5. Las tensiones, intensidades y potencias en sus unidades correspondientes. Comparar los


resultados con los de los Ejemplos 2.2 y 2.4.
Principios básicos 55

2.6.1. Cambio de base

En muchas ocasiones es necesario expresar en “por unidad”, según una cierta base, el valor de una
variable que ya está dada en "por unidad" con otra base distinta. A esto se le denomina cambio de
base.
Un caso típico es expresar, usando una base común, las impedancias de cortocircuito de varios
transformadores con distintas potencias nominales. El proceso a seguir consiste en multiplicar por la
base antigua (1) y dividir por la nueva (2) como se indica a continuación para los sistemas trifásicos:

(2.29)

Ya que conforme a la definición de valor por unidad se verifica que:

(2.30)

Para el resto de magnitudes se tiene:

(2.31)

(2.32)

(2.33)

EJEMPLO 2.8

Se conecta una carga monofásica de impedancia de valor 𝑈𝑈 �𝑏𝑏1 = 0,8 + j0,6 p.u. en la base
�𝑏𝑏1 = 230 V y 𝑆𝑆𝑏𝑏1 = 1 kVA a una fuente monofásica ideal de tensión 𝑈𝑈
definida por 𝑈𝑈 �1 = 1,05 p.u.
en dicha base. Se pide:
1. Calcular la intensidad y la potencia consumidas por la carga en “por unidad”.
2. Expresar las magnitudes anteriores usando la base definida por 𝑈𝑈𝑏𝑏2 = 230 V y 𝑆𝑆𝑏𝑏2 = 2 kVA.
3. Comprobar que las tensiones, intensidades, impedancias y potencias de los Apartados 1 y 2
del ejemplo coinciden cuando se expresan en sus unidades correspondientes.

SOLUCIÓN
56 Tecnología eléctrica

1. Calcular la intensidad y la potencia consumidas por la carga en “por unidad”.

� = 230 V y Sb2 = 2 kVA.


2. Expresar las magnitudes anteriores usando la base definida por 𝑈𝑈 𝑏𝑏2
Dado que la tensión base no cambia, se simplifican las Ecuaciones (2.31), (2.32) y (2.33).

3. Comprobar que las tensiones, intensidades, impedancias y potencias de los Apartados 1 y 2


del ejemplo coinciden cuando se expresan en sus unidades correspondientes.
Usando la base 1.

Usando la base 2.

Como se comprueba, se han obtenido, lógicamente, los mismos resultados.

2.7. Bibliografía

[1] F. Barrero. Sistemas de energía eléctrica. Ed. Thomson-Paraninfo, 2004.

[2] A.R. Bergen. Power System Analysis. Ed. Prentice-Hall, 1986.

[3] J.J. Grainger y W.D. Stevenson Jr. Análisis de sistemas de potencia. Ed. McGraw-Hill, 1995.

[4] A. Pastor, J. Ortega, V. Parra y A. Pérez. Circuitos eléctricos, volumen /. Ed. UNED, 2003.
3
Capítulo

LAS MAQUINAS ELECTRICAS


EN EL SISTEMA ELÉCTRICO

En las máquinas eléctricas síncronas, funcionando en régimen permanente como generador o


como motor, el rotor gira en sincronismo con un campo magnético único producido por la
acción conjunta de los campos rotórico y estatórico.
El uso habitual de este tipo de máquina en los sistemas eléctricos es como generador de c.a.,
denominado generalmente como alternador, aunque igual que cualquier otra máquina
rotativa es reversible y, en consecuencia, se puede emplear como motor.
La mayor parte de la energía eléctrica es producida mediante este tipo de máquina eléctrica,
que está acoplada en su eje a una máquina motriz, por ejemplo una turbina hidráulica, lo que
permite transformar energía mecánica en eléctrica en forma de tensiones y corrientes alternas
de una frecuencia prácticamente fija (50 ó 60 Hz).
En la generación, transporte y consumo de energía eléctrica, interesa que las pérdidas del
sistema se mantengan en un nivel aceptable desde el punto de vista económico. Se puede
disminuir el valor de la intensidad de la energía transportada mediante la elevación del nivel
de tensión gracias a la utilización de otro tipo de máquina eléctrica, ésta estática, como es el
transformador.
El transformador no dispone de elementos en movimiento y lo que hace es recibir potencia
eléctrica a un determinado nivel de tensión e intensidad y devolver prácticamente la misma
potencia con otro nivel de tensión, modificando la intensidad en proporción inversa a la
tensión.
Por último, la mayor parte del consumo de energía eléctrica se realiza en aplicaciones
industriales, sobre todo trifásicas, y dentro de ellas el principal porcentaje corresponde a los
motores de inducción y, en concreto, a los motores de jaula de ardilla. No cabe duda de que
el desarrollo de estas máquinas ha sido espectacular, con una reducción significativa de pesos
y tamaños, y de que están presentes en todos los ámbitos productivos.
El objetivo de este capítulo es la descripción y el análisis de estos tres tipos de máquinas dentro
del sistema eléctrico.
58 Tecnología eléctrica

3.1. El transformador

3 .1 .1 . Transformador ideal

Un transformador es un dispositivo electromagnético que tiene dos o más bobinas estacionarias


acopladas a través de un flujo magnético mutuo. En la Figura 3.1 se muestra un transformador ideal
de dos devanados. Se supone que un transformador ideal cumple las siguientes condiciones:
■ Tiene un núcleo magnético sin pérdidas (permeabilidad infinita).
■ Posee devanados sin pérdidas.
■ No presenta flujo de dispersión.
Los componentes básicos de un transformador son el núcleo, el devanado primario, con N1
espiras y el devanado secundario con N2. El funcionamiento de un transformador se basa en la ley de
Faraday, de acuerdo con la cual un flujo variable en el tiempo que atraviesa una bobina, induce una
f.e.m. en ella. Así, en el circuito de la Figura 3.1, si ϕ es el flujo creado por la intensidad i1 que circula
por el devanado de N1 vueltas, su tensión inducida, e1, está dada entonces por:

(3.1)

Esta tensión se opone a la variación del flujo (ley de Lenz), con lo que la tensión en
bornes del transformador coincide con e1, por lo que los valores instantáneos de la tensión
inducida y la tensión en los bornes o terminales son iguales. Por tanto, a partir de (3.1), se
tiene,
(3.2)

No se considera la constante de integración porque sólo interesa la variación en el


tiempo de <p. Si se supone una variación senoidal de flujo:

(3.3)

Figura 3.1. Transformador ideal.


Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 59

sustituyendo en (3.1), se obtiene:

(3.4)

De igual forma, la tensión inducida e2 en el secundario es:

e2 = ωN2ϕmax cos(ωt) (3.5)

Como el flujo que atraviesa las dos bobinas del transformador es el mismo ya que no existe flujo
de dispersión, dividiendo (3.4) entre (3.5) se obtiene:

𝑒𝑒1 𝑁𝑁1
= (3.6)
𝑒𝑒2 𝑁𝑁2

que también se puede expresar en función de los valores eficaces como:

𝐸𝐸1 𝑁𝑁1
= = 𝑟𝑟𝑡𝑡 (3.7)
𝐸𝐸2 𝑁𝑁2

en donde rt se denomina relación de transformación.


Debido a que el transformador es ideal, la fuerza magnetomotriz (f.m.m.) a lo largo del circuito
magnético debe ser nula. Es decir, si i1 e i2 son las corrientes que circulan por los devanados primario
y secundario, respectivamente, se cumple que:

N1i1 = N2i2 (3.8)

o también en valores eficaces:

(3.9)

Con las Ecuaciones (3.6) y (3.8) se demuestra que si una impedancia Z2 se conecta al
� 2 que se observa en el primario satisface:
secundario, la impedancia 𝑍𝑍´

2
� 2 = 𝑍𝑍2̅ �𝑁𝑁1� = 𝑍𝑍2̅ 𝑟𝑟𝑡𝑡2
𝑍𝑍´ (3.10)
𝑁𝑁2

Por último a partir de la Ecuación (3.4), para un flujo senoidal el valor eficaz de la fuerza
electromotriz (f.e.m.) inducida en el primario y secundario es,

(3.11)

(3.12)

donde f, que es igual a ω/2π, es la frecuencia de la red en Hz.


60 Tecnología eléctrica

Figura 3.2. Circuitos equivalentes del transformador: (a) Ideal, (b) Real.

3 .1 .2 . Transformador real

En la sección anterior se ha considerado un transformador ideal, el cual, como se ha definido, no


tiene pérdidas. Sin embargo, un transformador real tiene las pérdidas siguientes:
■ Pérdidas en el núcleo ferromagnético, que contemplan tanto las debidas a la histéresis como
las producidas por las corrientes parásitas de Foucault. Estas pérdidas se evalúan en W/kg de
material y su valor indica la calidad de la chapa magnética.
■ Pérdidas óhmicas debidas a la resistencia de los devanados primario y secundario.
De la misma forma, el núcleo del transformador real tampoco tiene una permeabilidad infinita,
ni el flujo producido en el mismo se concatena completamente con el secundario, ya que en ambos
devanados existe un determinado flujo de dispersión. Estas dos desviaciones en el comportamiento
del transformador real respecto del teórico definido para el transformador ideal, se pueden
representar mediante dos reactancias denominadas de magnetización y de dispersión
respectivamente.
La Figura 3.2.a muestra el circuito equivalente de un transformador ideal. Cuando se tiene en
cuenta la influencia de las resistencias de los devanados, las reactancias de dispersión, la reactancia
de magnetización y las pérdidas en el núcleo, el circuito de la Figura 3.2.a se modifica hasta el
circuito equivalente de la Figura 3.2.b, que corresponde al circuito del transformador real, donde el
primario y el secundario ya sí que están acoplados por un transformador ideal.
Utilizando las Ecuaciones (3.7), (3.9) y (3.10), se puede eliminar el transformador real de la
Figura 3.2.b, haciendo que todas las impedancias del secundario (las del devanado y las que se
conectan a él) se pasen al primario. Es decir, utilizando los valores de ellas que se ven desde el
primario. Así, el circuito equivalente resultante se puede reducir al primario, como se indica en la
Figura 3.3. De forma completamente análoga se podría hacer reduciendo el circuito equivalente al
secundario.
El diagrama fasorial para el circuito equivalente del transformador reducido al primario con un
factor de potencia inductivo, se muestra en la Figura 3.4, donde:
■ rt es la relación de transformación.
■ E2 es la f.e.m. inducida en el primario.
■ E1 es la f.e.m. inducida en el secundario.
■ U1 es la tensión en el primario.
■ U2 es la tensión en el secundario.
■ I1 es la corriente en el primario.
Las maquinas eléctricas en el sistema eléctrico 61

Figura 3.3. Circuito equivalente del transformador reducido al primario.

Figura 3.4. Diagrama fasorial del transformador.


62 Tecnología eléctrica

■ I2 es la corriente en el secundario.
■ I0 es la corriente de vacío (sin carga).
■ R1 es la resistencia del devanado primario.
■ R2 es la resistencia del devanado secundario.
■ X1 es la reactancia de dispersión del primario.
■ X2 es la reactancia de dispersión del secundario.
■ Im es la corriente de magnetización.
■ Xm es la reactancia de magnetización.
■ IFe es la corriente de pérdidas en el hierro.
■ RFe es la resistencia de pérdidas en el hierro.

3.1.3. Modelo eléctrico del transformador

Las principales características de un transformador para su análisis dentro de un sistema eléctrico se


pueden obtener a partir del circuito equivalente. Los parámetros de este circuito se obtienen mediante
ensayos. Son los dos ensayos básicos del transformador el de vacío y el de cortocircuito.

Ensayo de vacío
En este ensayo se deja abierto uno de los devanados y se aplica al otro devanado la tensión
nominal a la frecuencia nominal. Se miden la tensión, la corriente y la potencia en los terminales de
este devanado y la tensión del circuito que está abierto.
Aunque las condiciones del ensayo indican que hay que alimentar el transformador con la
tensión nominal, si esto no fuese posible, es conveniente realizar el ensayo en el devanado cuya
tensión nominal es igual o próxima a la de la fuente de alimentación disponible. Lo habitual es
realizar el ensayo alimentando en el devanado de menor tensión nominal.
Como la resistencia del devanado en el que se realiza el ensayo es pequeña, la corriente y la
potencia medidas corresponden a la rama paralelo del circuito equivalente y permiten calcular los
parámetros RFe y Xm.

Ensayo de cortocircuito
En este ensayo, un devanado se pone en cortocircuito en sus bornes y se aplica una tensión
reducida al otro devanado. Esta tensión reducida, que se denomina tensión de cortocircuito, es de un
valor tal que hace circular por el devanado en cortocircuito una intensidad de corriente de valor la
intensidad nominal. La elección del devanado que se va a poner en cortocircuito habitualmente se
determina por la clase de los equipos de medida disponibles (principalmente por la fuente de tensión
variable disponible). Normalmente se conecta el devanado de baja tensión en cortocircuito y se
aplica la tensión reducida al de mayor tensión.
De esta forma, debido a que el valor de la tensión es pequeño, la corriente de pérdidas en el
hierro y la corriente de magnetización se hacen muy pequeñas, y el circuito equivalente se reduce al
de la Figura 3.5 (rama serie del circuito equivalente).

Caída de tensión en carga


Si se alimenta un transformador desde una fuente de tensión y frecuencia constantes, se puede
observar que la tensión en bornes del secundario en vacío y en carga no son iguales, siendo
habitualmente la última de menor valor que la primera. Si la tensión del primario tiene el mismo
valor que la tensión asignada, se define la caída de tensión relativa en carga mediante la
Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 63

Figura 3.5. Circuito equivalente del transformador para el ensayo de cortocircuito.

Expresión:

(3.13)

Si se representa la impedancia de carga reducida al primario por 𝑍𝑍´ � 𝑐𝑐 la tensión del secundario
���2 se calcula a partir de la ecuación del divisor de tensión, y se verifica (despreciando el efecto de la
𝑈𝑈´
rama en paralelo):

(3.14)

Otra ecuación que determina la caída de tensión se obtiene mediante la proyección de las caídas
�𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛1 . Puesto que el ángulo de desfase entre
de tensión parciales en Rcc y Xcc sobre el fasor de tensión 𝑈𝑈
���2 es muy pequeño, se puede aproximar OD por OC, como se indica en la Figura 3.6, de
�𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛1 y 𝑈𝑈´
𝑈𝑈
forma que:

(3.15)

EJEMPLO 3.1

Los resultados de un ensayo de cortocircuito, con los instrumentos de medida conectados en el devanado
primario de un transformador monofásico de 50 kVA, 4400/220 V son: tensión en el primario 120 V,
intensidad consumida 10,8 A y potencia activa consumida 544 W. Determinar la tensión que ha de aplicarse
en el primario cuando el transformador trabaja a plena carga y con un factor de potencia de 0,8 inductivo,
para que la tensión en el secundario sea 220 V.
64 Tecnología eléctrica

Figura 3.6. Caída de tensión en un transformador.

SOLUCIÓN

En primer lugar y a partir de las medidas del ensayo se calculan los parámetros de la rama serie
de su circuito equivalente:

de donde se deduce:

La relación de transformación es:

La intensidad nominal en el primario es:


Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 65

y la tensión de cortocircuito es:

Nótese que en las condiciones nominales de ensayo la intensidad medida debería haber sido 11,4 A (la
nominal). Si se ha hecho a una intensidad algo menor, se ha debido a las limitaciones de la instalación del ensayo.
La tensión del secundario reducida al primario cuando el transformador trabaja a plena carga es:

Como un factor de potencia 0,8 inductivo corresponde a un ángulo φ de:

la tensión que ha de aplicarse al primario se calcula mediante la siguiente expresión:

de donde se obtiene finalmente que:

Obsérvese el desfase tan pequeño que existe entre 𝑈𝑈´� 1 y 𝑈𝑈´


� 2 , lo que permite realizar la aproximación hecha
en (3.15) para calcular la caída de tensión, sin cometer un error apreciable.

Transformadores trifásicos

Una forma sencilla de conseguir un sistema de tensiones trifásico, consiste en transformar una a una
todas las tensiones simples por medio de transformadores monofásicos, mediante la conexión de sus
primarios y secundarios en estrella o en triángulos. Esta configuración se denomina banco trifásico de
transformadores, y precisa de la participación de tres núcleos magnéticos individuales.
Otra posibilidad es situar los tres pares de devanados (primario y secundario de cada una de las tres
fases) en un único núcleo magnético, dando lugar a un transformador trifásico. En el Capítulo 9 dedicado a
los transformadores de potencia, se explican las características constructivas de estos dos tipos de
transformadores trifásicos.
Como se vio en el Capítulo 2, cuando se estudia un sistema trifásico equilibrado se realiza el análisis
por fase en el que se analiza un sistema monofásico equivalente fase-neutro y luego se extiende el resultado
a las tres fases del sistema.
De la misma forma, el circuito equivalente de un transformador trifásico se reduce al de un
transformador monofásico equivalente, similar al visto anteriormente, en el que las tensiones en sus bornes
son las tensiones simples fase-neutro, las intensidades son las intensidades de línea y las potencias las
potencias de una fase. De esta forma, el análisis de un transformador trifásico se realiza considerando un
transformador trifásico equivalente en el que los devanados del primario y del secundario están conectados
en estrella y el análisis se lleva a cabo para una de sus fases. El ejemplo siguiente ilustra esta explicación.
66 Tecnología eléctrica

EJEMPLO 3.2
Un transformador trifásico de 120 MVA y tensiones nominales 235/20 kV, tiene una reactancia de cortocircuito referida
al primario de 46Ω. El transformador se conecta a una red de 235 kV y en el secundario se conecta una carga formada
por tres impedancias iguales conectadas en triángulo de 15Ω, cada una y factor de potencia 0,8 inductivo. Calcular la
tensión y la corriente en el secundario del transformador y la caída de tensión.

SOLUCIÓN

El circuito equivalente fase-neutro del transformador trifásico con la carga es el dado en la Figura 3.7.a. Como se
observa, la rama paralelo del transformador no se considera (ya que al trabajar en carga su influencia se puede
despreciar) y la carga se representa por el valor de la fase de la impedancia equivalente conectada en estrella.
El siguiente paso es pasar la carga del secundario al primario lo que se puede hacer mediante la expresión (3.10).
De esta forma queda un circuito “sin transformador” que es el que se analiza (Figura 3.7.b):

Figura 3.7. Circuito equivalente del Ejemplo 3.2.


Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 67

y la tensión en la carga referida al primario:

Estos valores se refieren (se pasan) al secundario mediante la relación de transformación.


Así, la intensidad de línea en el secundario debida a la carga es:

y la tensión de línea en sus bornes es:

Finalmente la caída de tensión se calcula mediante la aproximación dada por la Expresión (3.15):

Sin embargo, en este ejemplo tan simple se podría calcular el valor exacto mediante la
Expresión (3.13), obteniéndose una caída de tensión del 3,97%. Como se observa el error es
pequeño, por lo que se utiliza el cálculo aproximado dado por (3.15).

Circuito equivalente en valores por unidad


Tal y como se explicó en el Apartado 2.6, el cálculo en valores por unidad es una herramienta
muy útil para el análisis de circuitos eléctricos. Además, en el caso del transformador presenta otra
ventaja añadida que es que permite “eliminar” el transformador ideal que hay en el circuito
equivalente si se eligen correctamente el conjunto de valores base.
Un transformador, como se ha indicado en su definición, transfiere potencia eléctrica entre sus
devanados transformando los niveles de tensión y de intensidad. De esta forma el transformador
separa dos zonas con distintos niveles de tensión: el primario y todo lo que hay conectado antes de él,
y el secundario y todo lo que a él se conecta.
Teniendo en cuenta esta separación, al analizar en valores por unidad el transformador, para la
zona del primario se toma como valores base la potencia nominal del transformador y la tensión
nominal del primario; igualmente, para la zona del secundario se toma como valores base la potencia
nominal del transformador y la tensión nominal del secundario. Con estas bases, al expresar las
tensiones en valores por unidad utilizando la tensión base de cada zona, la relación de transformación
del transformador ideal del circuito equivalente es 1:1, por lo que se puede eliminar quedando el
circuito equivalente del transformador en carga reducido simplemente a su impedancia de
cortocircuito en serie.
Otra ventaja de utilizar ese conjunto de valores base, así definido, es que el valor por unidad de
la impedancia de cortocircuito es único (es decir, ya no es necesario indicar si está referida al
primario o al secundario).
Por último, la caída de tensión también puede obtenerse a partir de los valores por unidad de las
magnitudes del circuito. Así y para los valores base definidos, si en la Expresión (3.15) el numerador
y el denominador se multiplican por la intensidad base y teniendo en cuenta la definición de la
impedancia base, se llega a la siguiente expresión:
68 Tecnología eléctrica

(3.16)

donde Rcc y Xcc son respectivamente la resistencia y la reactancia de cortocircuito en p.u. e I es la


corriente en la carga también en p.u.
El Ejemplo 3.3 ilustra esta explicación. Las ventajas de cálculo que ofrece el análisis en valores
por unidad se aprecia realmente cuando se analiza un sistema eléctrico en conjunto, con diferentes
niveles de tensión debidos a los transformadores que hay en él. Esto se verá más adelante en el
Capítulo 5.

EJEMPLO 3.3
Repetir el Ejemplo 3.2 utilizando el cálculo en valores por unidad.

SOLUCIÓN

El primer paso es elegir los valores base para las dos zonas de niveles de tensión que define el
transformador:
■ Primario: Sb = 120 MVA y Ub1 = 235 kV
■ Secundario: Sb = 120 MVA y Ub2 = 20 kV
Con ellos se calculan los valores base de las restantes magnitudes utilizando las expresiones
(2.27) y (2,28):
■ Primario: Zb1 = 460,2Ω e Ib1 = 294,8 A
■ Secundario: Zb2 = 3,333Ω e Ib2 = 3464.1 A
Utilizando los valores base de cada una de las dos zonas de tensión que hay en el circuito de
la Figura 3.7.a, se obtienen los valores por unidad de todos sus elementos obteniéndose
finalmente el circuito de la Figura 3.8.a. En él, el transformador ideal con tensiones 1:1 se puede
eliminar (su relación de transformación es 1, por lo que no modifica los valores de las tensiones
e intensidades que hay en sus dos lados), quedando finalmente el circuito de la Figura 3.8.b que
es el que se analiza:

y la tensión en la carga referida al primario:

Para expresarlos en sus unidades correspondientes se utilizan los valores base. Así, la
intensidad de línea en el secundario debida a la carga es:

y la tensión de línea en sus bornes es:


Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 69

Figura 3.8. Circuito equivalente en valores por unidad del Ejemplo 3.3.

Finalmente la caída de tensión se calcula mediante la expresión aproximada (3.16):

∆u = 0 + 0.1 · 0.6402 · 0.6 = 0.0384 = 3.84%

Como era lógico esperar se obtienen los mismos resultados, pero ahora gracias al análisis en valores por
unidad el cálculo es más sencillo.

3.1.4. Efecto de las tomas en transformadores

En lo expuesto anteriormente, se ha definido la relación de transformación como el cociente U\/U 2 -


En los transformadores de potencia, además de existir una relación de transformación nominal se
puede variar ésta en un cierto número de escalones, de forma que se suele disponer de una relación de
transformación distinta de la nominal dada por:

(U1 +x% – y % ) / U 2 (3.17)

Así, por ejemplo, se puede encontrar un transformador cuya relación venga dada por:

(20 kV + 2.5% – 5%) /380 V


70 Tecnología eléctrica

El método para modificar la relación de transformación consiste en cambiar el número de


espiras de uno de los devanados. Los motivos que justifican que esta práctica sea común son:
■ Adaptación de la tensión de entrada a la variación de la tensión de alimentación. Si la tensión
de alimentación en el primario es superior a la nominal, se puede mantener la tensión en el
secundario en su valor nominal incrementando el número de espiras del primario (o
reduciendo las del secundario) para que la tensión media por espira permanezca lo más
constante posible. En el caso contrario, si la tensión en el primario disminuye, para mantener
la tensión en el secundario se reduce el número de espiras primarias (o se incrementan las
secundarias).
■ Compensación de las caídas de tensión del transformador en carga. A pesar de que la tensión
en el primario sea la nominal, si el transformador está en carga la tensión en el secundario es
distinta de la nominal, dependiendo del tipo de carga, debido a la caída interna de tensión del
transformador. Así pues, se puede compensar la caída interna de tensión, por la impedancia
de cortocircuito del transformador, modificando el número de espiras en el primario o bien en
el secundario.
Los dos escenarios presentados pueden darse simultáneamente, es decir, que varíe la tensión de
alimentación y la carga del transformador, de tal forma que la variación de la relación de
transformación en el sentido correcto permitirá conservar la tensión en el secundario dentro de los
valores deseados. Esta actuación se denomina regulación de tensión y se realiza mediante el
cambiador de tomas. En el Capítulo 9, relativo a los transformadores de potencia, se explica esta
maniobra.

La máquina síncrona. Principio de funcionamiento y


3.2.
modelo eléctrico

En general la máquina síncrona se compone de un devanado inductor (alojado en el rotor y


excitado por corriente continua) y un devanado inducido trifásico (alojado en el estator) y en el
que se produce la corriente alterna. La Figura 3.9 muestra el aspecto de los devanados inductores
de dos máquinas síncronas, una de rotor liso de 2 polos, y otra de polos salientes, de 4 polos.
El estator está constituido por chapa magnética apilada en la que se mecanizan axialmente
una serie de ranuras distribuidas por su periferia interior para instalar las bobinas del estator. En
una máquina trifásica las direcciones de los ejes magnéticos correspondientes a las tres fases no
coinciden en el espacio y forman tantos pares de polos como los que tenga el rotor. En la Figura
3.10 se muestra una máquina trifásica bipolar, en la que los ejes de las fases se sitúan formando
120° en el espacio. Para un mayor número de pares de polos, los ejes forman entre sí ángulos de
360°/(mp ) geométricos, siendo m el número de fases y p el de pares de polos.
El rotor acoge el devanado de excitación, que en esta máquina actúa como inductor, que se
alimenta con corriente continua mediante el circuito de excitación. El campo creado por la
corriente de excitación gira solidariamente con el rotor presentando tantos pares de polos como
sea necesario e igual al número de pares de polos del devanado del estator. Puesto que en
funcionamiento en régimen normal, el campo magnético resultante en el entrehierro de la
máquina gira a idéntica velocidad que el rotor, éste siempre concatena un flujo constante y por lo
tanto no es necesario que su circuito magnético sea laminado en chapa. De esta forma el rotor
puede ser macizo.
Las distintas formas constructivas del rotor responden a las exigencias de las máquinas
motrices. El rotor de polos salientes se identifican con alternadores accionados por turbinas
Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 71

Figura 3.9. Esquemas de máquinas síncronas: (a) rotor liso, (b) polos salientes.

Figura 3.10. Máquina trifásica bipolar de rotor (a) liso, (b) de polos salientes. Ejes de las fases.
72 Tecnología eléctrica

hidráulicas, donde los mayores rendimientos se obtienen a velocidades de giro moderadas. Cuanto
menor sea la velocidad angular del rotor se precisará un mayor número de polos para inducir en el
estator un sistema de tensiones alternas de la frecuencia deseada, conforme a la conocida expresión f
= pn/60, que indica la frecuencia de la onda senoidal generada, siendo n la velocidad de giro (en
r.p.m.) y p el número de pares de polos.
En alternadores que tienen una elevada velocidad y, por lo tanto, pocos pares de polos, es mejor
y constructivamente más sencillo el rotor liso. La construcción del rotor liso se aplica en alternadores
accionados por turbinas de vapor (turboalternadores), los cuales necesitan una velocidad elevada de
giro para alcanzar un rendimiento satisfactorio (1.500 ó 3.000 r.p.m. para generar 50 Hz). En este
caso la construcción de polos salientes no es recomendable debido a los grandes esfuerzos que
produciría la fuerza centrífuga y que pondrían seriamente en peligro a la máquina.
Es interesante constatar que en las máquinas de rotor liso el ancho del entrehierro es uniforme en
cualquier dirección mientras que en las de polos salientes éste es mínimo en la dirección del eje del
polo (eje directo o eje d), mientras que es máximo en los espacios interpolares (eje transversal o eje
q). Este hecho origina un comportamiento y un circuito eléctrico diferente para cada tipo de máquina.
Habitualmente la máquina síncrona dispone en el rotor de un devanado adicional que está en
cortocircuito, a semejanza del rotor de una máquina de inducción. Se denomina devanado
amortiguador y su función no está relacionada con la excitación del generador, sino que sirve para
amortiguar las variaciones de la velocidad del rotor respecto de la de sincronismo cuando aparece un
régimen transitorio.

3.2.1. F.e.m. inducida

La Figura 3.11 muestra un campo magnético de distribución senoidal en el espacio con amplitud Bmáx
y que gira con velocidad angular ω (rad/s) en el interior del estator. En el instante considerado,
tomando como origen de tiempos t = 0, ese campo forma un ángulo θ0 con el eje magnético de la
bobina ubicada en el estator, cuyos lados se designan por 1-2, y que está formada por espiras
dispuestas diametralmente.
Puesto que la distribución de la inducción magnética es senoidal, la inducción en función del
tiempo en la dirección del espacio que forma un ángulo a con el eje de la bobina se expresa como:

(3.18)

El flujo que concatena cada espira es:

(3.19)

donde σ es la superficie sobre el estator comprendida entre las posiciones 1 y 2. Así pues, como dS
es igual a lr·dα, siendo r el radio del estator y l la longitud axial de la bobina, sustituyendo:

(3.20)
Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 73

Eje de la bobina del estator

Eje de la bobina del estator

Figura 3.11. Campo bipolar de distribución senoidal.

Si se considera el número total de espiras, el flujo concatenado por la bobina es:

(3-21)

Esta expresión senoidal del flujo puede ser representada como un fasor de valor eficaz ϕ y fase
inicial –θ0. La f.e.m. inducida en la bobina es:

(3.22)

que es, a su vez, también un fasor y que está adelantada π/2 respecto a ϕ. La representación de estas
magnitudes se indica en la Figura 3.12.
La Figura 3.13 representa una máquina trifásica bipolar de rotor cilíndrico, con un circuito
inductor excitado por corriente continua, que origina un campo magnético cuyas líneas de fuerza

Figura 3.12. F.e.m. inducida en la bobina.


74 Tecnología eléctrica

Figura 3.13. Máquina trifásica bipolar de rotor cilíndrico.

siguen aproximadamente las trayectorias indicadas. Este campo concatena las bobinas alojadas en
el estator las cuales se suponen conectadas en estrella y se encuentran en circuito abierto.
La distribución de la inducción magnética B en el espacio del entrehierro es senoidal, con su
amplitud máxima en el centro de los polos (eje directo, d) y nula en los puntos medios interpolares
(eje transversal, q). En la figura se muestra una representación plana de esta onda, la cual se
mueve solidariamente con el rotor. Las bobinas del estator concatenan un flujo alterno como
consecuencia del movimiento del campo con respecto a ellas. Por consiguiente, para la fase a
representada por los conductores A1 y A2 y cuyo eje magnético se ha dibujado, el flujo
concatenado con respecto al tiempo se expresa mediante:

(3.23)

Donde:
■ A es el número de espiras de la bobina de la fase a.
■ Kdv es el factor de devanado, tiene en cuenta que la bobina no es concentrada y diametral sino
distribuida y/o acortada.
■ Ne = NKdv es el número de espiras equivalentes de un devanado ficticio concentrado y
diametral.
■ Bmax es la amplitud de la inducción senoidal.
■ r es el radio del rotor.
■ l es la longitud axial de la bobina.
■ θ es el ángulo que forma el eje directo del campo con el de la fase a en el instante
considerado, se toma como origen de tiempos t = 0.
■ Φmax es la amplitud del flujo inductor senoidal por espira.
En la fase b de la máquina bipolar estudiada, cuyo eje magnético forma 120° geométricos con el
de la fase a, la situación será similar pero retrasada un tiempo equivalente a 120° eléctricos. Igual
sucede con la fase c pero con 240° eléctricos.
Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 75

Figura 3.14. Diagrama fasorial de flujos.

De esta forma los flujos concatenados en vacío por las tres fases a, b, c son:

(3.24)

(3.25)

(3.26)

En las ecuaciones anteriores do indica el valor eficaz del flujo por espira equivalente. Estas
expresiones en función del tiempo se corresponden con los fasores dibujados en el diagrama de la
Figura 3.14.
En cada fase se induce una f.e.m. debido al flujo alterno cuyo valor eficaz se calcula mediante la
expresión:

(3.27)
(3.28)

(3.29)

3.2.2. Circuito equivalente

Cuando se conecta una carga eléctrica a los bornes del estator del generador, circula por sus
devanados una corriente eléctrica y se dice que la máquina está en carga. Si la máquina síncrona se
76 Tecnología eléctrica

Figura 3.15. Modelo del generador de rotor liso y diagrama fasorial.

encuentra en carga, la tensión en bornes es inferior a la que existía en vacío. Esto se debe a la caída de
tensión causada por las resistencias de los devanados del estator y a la reactancia que presentan los
mismos, incluyendo en ésta la reactancia de dispersión y la de reacción de inducido. El fenómeno de
la reacción de inducido se produce por la interacción entre el campo magnético que crean las
corrientes que circulan por el estator, que dependen del tipo de carga y del campo magnético que crea
el rotor. Esta interacción da lugar al campo magnético giratorio que realmente existe en el
entrehierro.
La máquina síncrona se comporta, así pues, como una fuente real de tensión con una tensión en
vacío o f.e.m., denominada “tensión interna”, de valor E y una impedancia interna Zs = Rs + jXs,
donde Xs es la reactancia síncrona. La tensión en bornes del generador será por tanto:

U =E-(R+jXs)I (3.30)

o bien, en forma polar

(3.31)

que responden al modelo eléctrico presentado en la Figura 3.15, donde se muestra su circuito
monofásico fase-neutro equivalente, junto a su diagrama fasorial.
Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 77

Figura 3.16. Alternador conectado a una red de potencia infinita.

Generador conectado a un sistema eléctrico. Límites de


3.3.
funcionamiento

3.3.1. Funcionamiento a tensión constante

Cuando la máquina síncrona se conecta a un sistema eléctrico, por muy grande que sea su potencia
nominal siempre será una pequeña parte de la potencia disponible en el conjunto del sistema. En este
caso, se dice que la máquina está conectada a una red de potencia infinita. Una red de potencia
infinita se puede considerar como una fuente de tensión ideal con impedancia interna nula, que
mantiene la frecuencia y la tensión independientemente de la intensidad de corriente suministrada
por el generador que se conecta a ella.
Por consiguiente, el generador síncrono conectado a una red de potencia infinita tiene la tensión
en bornes constante, determinada por la de la red independientemente de la corriente que suministre,
tal y como se representa en el circuito equivalente de la Figura 3.16.
En la Figura 3.15, el ángulo φ es el ángulo correspondiente al factor de potencia de la carga,
mientras que el ángulo δ, es el ángulo formado por E y U, y se le denomina ángulo de potencia.
Considerando δ positivo y la resistencia R despreciable, en la Figura 3.15 se verifica:

(3.32)

Como la potencia activa trifásica generada por la máquina síncrona, P, es la potencia


suministrada a la carga, se tiene que:

P = 3UIcosφ (3.33)

Teniendo en cuenta que el circuito de la Figura 3.14 corresponde al circuito monofásico equi-
valente del generador (es decir, en él, las tensiones indicadas son tensiones de fase) despejando de I de
la Ecuación (3.33) y sustituyéndola en (3.34) se obtiene:

(3.34)
78 Tecnología eléctrica

En esta expresión hay que tener claro que tanto E como U son los valores de fase de las tensiones
y que P sin embargo es el de la potencia activa trifásica generada. Análogamente, se llega a que la
potencia reactiva generada por el alternador es:

(3.35)

De estas dos importantes ecuaciones se deduce que:


■ El valor máximo de la potencia activa que puede generar la máquina se obtiene para un
ángulo δ de 90° y su magnitud depende del valor de E.
■ Para δ igual a 90° la potencia reactiva que proporciona es negativa. Lo que significa que el
sistema debe suministrar la energía reactiva que consume el generador (se dice entonces que
el generador se encuentra subexcitado).
■ El ángulo δ para el cual la potencia reactiva es nula varía en función del valor de E.

EJEMPLO 3.4

Un generador en condiciones nominales de carga genera 12 MW y 6 MVAr. Su reactancia síncrona es Zv =


5 Ω, y se conecta a una red de potencia infinita de tensión 13,8 kV. Se pide determinar el ángulo de
potencia, el factor de potencia y la tensión interna cuando está a plena carga.

SOLUCIÓN

Suponiendo una conexión en estrella (circuito monofásico fase-neutro equivalente), en condiciones


nominales se tiene:

La potencia compleja generada es:

con lo que el factor de potencia es 0,894 inductivo.


La tensión interna del generador se calcula como:

Así, el valor de línea de la tensión interna del generador es 16,55 kV y el ángulo de potencia es 15,2º.
Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 79

3.3.2. Límites de funcionamiento del generador

El funcionamiento de la máquina síncrona como generador o como motor, está condicionado a


ciertas restricciones de diseño de forma que no se sobrepasen determinados límites. El incremento de
las potencias nominales de estas máquinas se debe tanto al perfeccionamiento de las técnicas de
refrigeración como al aumento de tamaño de las mismas, por lo que es necesario mantener los
calentamientos dentro de los límites de diseño. Estos se deben principalmente a las pérdidas en el
cobre. De esta forma, las pérdidas en el cobre imponen un límite tanto a las intensidades del estator
como a las del rotor. Estas limitaciones de la máquina derivan de la conveniencia de no sobrepasar
sus valores nominales en tensión, intensidad y factor de potencia.
Desde otro punto de vista, a fin de utilizar al máximo la potencia mecánica que proporciona la
máquina motriz, la potencia nominal en el caso de los generadores debe tener un valor próximo a
dicha potencia. Las máquinas motrices normalmente no toleran muy bien las sobrecargas
mantenidas, por consiguiente otro límite de funcionamiento lo constituye la potencia y velocidad
nominal de la máquina motriz.
Las máquinas síncronas van, en general, provistas de circuitos reguladores de la excitación con
objeto de adaptar el nivel de excitación a las variaciones de tensión en bornes y a la carga.
Generalmente se integran limitadores de excitación mínima, de forma que el par no alcance
peligrosamente el límite de estabilidad estática (valor máximo de δ que, teóricamente, es 90°).
Así pues, los principales límites de funcionamiento son:
■ Intensidad máxima del inducido.
■ Intensidad máxima en el inductor.
■ Máxima potencia de la máquina motriz.
■ Mínima excitación.
En la Figura 3.17 se representa el diagrama fasorial del generador, con los ejes correspondientes
a la potencia activa y reactiva. Si se toma N como el punto de funcionamiento, se observan los
siguientes límites:

Figura 3.17. Límites de funcionamiento del generador.


80 Tecnología eléctrica

■ El límite impuesto por la máxima intensidad del inducido I. Puesto que Xcc es constante, este
límite se representa por una circunferencia de radio igual a XCCI. con centro en O.
■ A la máxima intensidad de excitación en el devanado inductor, le corresponde un valor
máximo de la f.e.m. E que se representa por una circunferencia de radio Emáx y centro en O´.
■ El límite dado por la máxima potencia de la máquina motriz, si se desprecia la resistencia del
inducido, se representa por una recta paralela a la tensión U, que se traza a una distancia
vertical igual a Pmax.
■ Con respecto al límite fijado por el criterio de estabilidad estático, este límite debería ser la
recta vertical que pasa por el punto O'. Pero con objeto de que el alternador presente una cierta
capacidad de mantener el sincronismo, se precisa que el ángulo 5 sea menor de 90º, de forma
que este límite viene expresado por la curva AB.
Considerando todos los límites, el área de los posibles puntos de funcionamiento del generador
síncrono se encuentra dentro de la superficie sombreada de la figura.

3.4. La máquina de inducción o asíncrona

La máquina de inducción o máquina asíncrona es una máquina eléctrica rotativa que está constituida
por un rotor que gira en el interior del estator, estando separados por un pequeño espacio de aire, que
es el entrehierro. En estas máquinas el inductor se aloja en el estator y el inducido en el rotor (Figura
3.18).
El estator se construye con chapas magnéticas apiladas de acero al silicio, en las que se
mecanizan ranuras, que pueden tener diversas formas en función del tamaño y la tensión nominal de
la máquina. En las ranuras se ubica el devanado inductor, con el número de fases y de pares de polos
requeridos, que se alimenta por medio de una red trifásica, y que produce en el entrehierro un campo
giratorio que gira a la velocidad de sincronismo ns. Generalmente las ranuras son del tipo semicerrado
para reducir la longitud efectiva del entrehierro, lo que supone una menor reluctancia, aunque en las
máquinas de alta tensión se emplean las de sección rectangular.
El rotor también está integrado por un conjunto de chapas magnéticas apiladas, el cual forma un
cilindro con ranuras en la periferia donde se instala el inducido. La forma de estas ranuras depende
del tipo de máquina. Aunque existen dos variantes constructivas, las máquinas de rotor bobinado,
denominadas también de anillos rozantes, y las máquinas de rotor de jaula de ardilla.
En las máquinas de jaula de ardilla, el rotor se troquela de forma que en los taladros practicados
se inyecta aluminio o cobre fundido que al solidificar forman barras puestas en cortocircuito en
ambos extremos por medio de unos anillos frontales. Algunas veces el molde de estos anillos se
construye de forma que presente aletas en los extremos del eje que proporcionan un efecto de
ventilador que refrigera la máquina. El nombre de jaula de ardilla deriva de la forma que presentaría
el rotor en el caso de eliminar las chapas de hierro. En el rotor de este tipo de máquinas aparecen de
forma automática el mismo número de polos que existen en el estator y cada par de conductores se
comporta eléctricamente como una fase. Si se comparan con las máquinas de rotor bobinado a
igualdad de características, son más pequeñas, más robustas y más baratas, pero no existe la
posibilidad de acceder a los devanados del rotor.
En las máquinas de rotor bobinado, se dispone un sistema de bobinas trifásico parecido al que se
tiene en el estator. Las fases habitual mente se conectan con un extremo común formando una
estrella, y por el otro se conectan a unos anillos continuos de cobre montados sobre el eje, aislados
Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 81

Figura 3.18. Máquinas de inducción: (arriba) estator y (abajo) rotor de jaula de ardilla de un pequeño motor de
inducción trifásico.

entre sí y del eje, para permitir el uso de escobillas apoyadas en estos anillos. La existencia de los
anillos y su contacto eléctrico con las escobillas permite acceder eléctricamente al rotor desde el
exterior de la máquina a través de bornes que se colocan con este objetivo en una caja de conexión, lo
que permite variar la resistencia que presenta el rotor mediante la conexión en serie de resistencias
externas. Esta característica confiere a este tipo de máquina unas posibilidades de funcionamiento
muy interesantes, aunque presenta el inconveniente del desgaste de las escobillas. El número de fases
del estator y el rotor es independiente, aunque no así el número de pares de polos que han de ser
iguales. En caso de ser diferentes aparecerían en los devanados del rotor corrientes periódicas no
senoidales que originarían un mal funcionamiento de la máquina. En régimen de funcionamiento
normal las bobinas del rotor están en cortocircuito.
82 Tecnología eléctrica

3.4.1. Funcionamiento en carga de la máquina asíncrona

Las máquinas de inducción son muy utilizadas tanto en baja como en media tensión, y su aplicación
más importante es como motor aunque también pueden trabajar como generador.
Para que la máquina funcione, el circuito del rotor (inducido) debe estar cerrado de tal forma que
por él pueda circular una corriente eléctrica. La existencia de corrientes en el rotor junto con el campo
magnético giratorio en el entrehierro crea un par de fuerzas que mueve al rotor en el sentido del
campo. La velocidad se estabiliza cuando se iguala el par motor y el par resistente. Esto ocurre
siempre a una velocidad del rotor nr inferior a la de sincronismo ns.
Por lo tanto, hay un movimiento relativo campo-rotor, de tal forma que un observador situado en
el rotor vería que el campo existente en el entrehierro gira respecto a él con una velocidad igual a la
diferencia de velocidades. Si f1 es la frecuencia del sistema trifásico de tensiones que alimenta al
estator, la velocidad angular de sincronismo para una máquina de p pares de polos se calcula
mediante:

(3.36)

que expresada en revoluciones por minuto (r.p.m. ) resulta

(3.37)

Se define el deslizamiento como:

(3.38)

El deslizamiento constituye una medida indirecta de la velocidad del rotor; se trata de un número
adimensional que también puede expresarse en tanto por ciento (%), multiplicando la expresión
anterior por 100.
En el funcionamiento como motor, que es el caso más habitual, el rotor siempre gira a una
velocidad inferior a la de sincronismo, por consiguiente el deslizamiento es positivo y menor que la
unidad.
Si el rotor se mueve mediante algún medio externo en sentido contrario al del campo giratorio,
entonces la velocidad del rotor es negativa con respecto a la del campo. En esta situación al ser n r
menor que 0, la expresión del deslizamiento toma un valor positivo y mayor que 1 y la máquina
funciona como freno.
Si el rotor se mueve por algún medio externo en el mismo sentido del campo giratorio pero a
mayor velocidad que éste, el deslizamiento toma un valor negativo y la máquina funciona como
generador.
A partir de la definición de deslizamiento, la frecuencia de las corrientes que circulan por los
devanados del rotor viene expresada por:

(3.39)

Es decir, en el rotor las tensiones y corrientes en él son de una frecuencia f2 igual a sf 1 , donde f1
es la frecuencia de la red de alimentación del estator.
Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 83

EJEMPLO 3.5

Un motor asíncrono trifásico con rotor bobinado de 220 V. 50 Hz y 6 polos tiene su estator conectado en
triángulo y su rotor en estrella. El rotor tiene un número efectivo de espiras igual a la mitad de las espiras del
estator. Calcular la f.e.m. inducida en el rotor y su frecuencia si se aplica una tensión nominal al estator, en
los siguientes casos:
1. Con el rotor parado.
2. Deslizamiento del rotor igual a 0,04.
3. El rotor es accionado por otra máquina a 800 r.p.m. en sentido contrario al del campo giratorio.

SOLUCIÓN

1. Con el rotor parado.


Con el rotor parado la máquina se comporta como un transformador,

El deslizamiento es igual a 1, por lo que:

2. Deslizamiento del rotor igual a 0,04.


En este caso, el deslizamiento del rotor igual a 0,04, con lo que:

3. El rotor es accionado por otra máquina a 800 r.p.m. en sentido contrario al del campo giratorio. La
velocidad de sincronismo es

luego el deslizamiento en este caso es:

con lo que resulta:


84 Tecnología eléctrica

Figura 3.19. Circuito monofásico equivalente fase-neutro reducido al estator.

3.4.2. Circuito equivalente de la máquina asíncrona

De forma similar a como se hizo en el caso del transformador (téngase en cuenta que una máquina
asíncrona con el rotor bloqueado es análoga a un transformador con un entrehierro de aire en su
núcleo magnético), reduciendo los parámetros del rotor (secundario) al estator (primario), se obtiene
el circuito equivalente monofásico fase-neutro del motor de inducción, que es el mostrado en la
Figura 3.19.
Este circuito equivalente representa con una aproximación aceptable el comportamiento en
régimen permanente de la máquina de inducción de rotor bobinado, aunque está algo más alejado de
la realidad para la de jaula de ardilla. A pesar de esto y dada su simplicidad, se utiliza indistintamente
para ambos tipos de máquinas.
Por consiguiente el estudio de la máquina de inducción se efectúa como si se tratara de un
transformador con dos particularidades:
■ En el caso de la máquina asíncrona, la potencia disipada en la resistencia variable de carga
representa la potencia mecánica interna.
■ A diferencia de lo visto en transformadores, no se suele despreciar la rama en paralelo que
representa el funcionamiento en vacío, dado que en las máquinas de inducción la corriente de
vacío es superior a la de los transformadores.
A partir del circuito monofásico equivalente fase-neutro se puede estudiar el balance de
potencias del motor asíncrono (Figura 3.20).
La potencia eléctrica absorbida de la red a la que se conecta es:

(3.40)

Las pérdidas por efecto Joule en el estator se expresan como:


(3.41)

Las pérdidas por histéresis y corrientes de Foucault en funcionamiento normal se producen casi
exclusivamente en el estator debido a la baja frecuencia del campo del rotor, de forma que:

(3.42)
Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 85

Figura 3.20. Circuito monofásico equivalente aproximado.

Las pérdidas por efecto Joule en el rotor se determinan mediante:

(3.43)

La potencia activa disipada en la resistencia variable R'2 (1- s) /s representa la potencia mecánica
interna P m i y se formula como:

(3.44)

La potencia útil del motor en el eje Pu se determina teniendo en cuenta que al valor de la potencia
mecánica interna hay que restarle las pérdidas por rozamiento y ventilación Pmec que se originan en el
eje a la velocidad de funcionamiento, así:

𝑃𝑃𝑢𝑢 = 𝑃𝑃𝑚𝑚𝑚𝑚 − 𝑃𝑃𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚 (3.45)

Finalmente el par útil en el eje Tu se expresa mediante:

(3.46)

EJEMPLO 3.6

Un motor asincrono desarrolla una potencia mecánica interna de 5500 W y un par útil en el eje de 35 Nm.
Obtener el número de polos del motor, la velocidad de giro y las pérdidas por efecto Joule en el rotor,
sabiendo que las pérdidas por rozamiento y ventilación representan un 3% de su potencia útil.
86 Tecnología eléctrica

SOLUCIÓN

En este motor las pérdidas mecánicas son el 3% de su potencia útil, por consiguiente se tiene:

Pmi = Pu + Pmec
Pmec = 0.03Pu

sustituyendo la Pmec de la segunda ecuación en la primera, resulta:

Pmi = Pu + 0.03·Pu= 1.03 · Pu = 5500 W

de donde se despejan:
5500
Pu = = 5339,8 W
1,03

Pmec = 0,03 · 5339,8 = 160,19 W

La velocidad del rotor se calcula a partir de la relación entre el par útil y la potencia útil,

despejando nr se obtiene:

Esta velocidad del rotor implica que la velocidad de sincronismo es 1500 r.p.m. (la posible inmediata
superior más cercana a 1456,9 r.p.m.) lo que indica que el motor tiene 4 polos. El deslizamiento será:

y las pérdidas por efecto Joule en el rotor se calculan mediante:

3.4.3. Arranque de la máquina asíncrona

El arranque del motor asíncrono, como el de todo motor eléctrico, presenta algunos
inconvenientes:
Las máquinas eléctricas en el sistema eléctrico 87

■ Las posibilidades de arranque de un motor vienen determinadas por la relación entre el par en
la puesta en marcha (par de arranque) y el par nominal.
■ En el instante del arranque s es igual a uno. y el motor es análogo a un transformador en el que
el primario (estator) se está alimentando a la tensión normal y el secundario (rotor) en
cortocircuito, por lo que la corriente en el estator será muy alta. En función del tipo y la
potencia del motor, la intensidad absorbida puede variar entre cuatro y diez veces la
intensidad nominal.
Habitualmente esta corriente excesiva es de duración limitada, de forma que el motor puede
soportarla sin exponerse a un calentamiento peligroso. Pero, en la red a la que está conectado el motor,
produce una caída de tensión brusca que, aunque de pequeña duración, puede ser perjudicial para
todos los usuarios próximos conectados a esta misma red.
Por consiguiente, se impone un límite superior a la relación entre la intensidad absorbida en el
arranque y la intensidad nominal, relación que debe ser menor cuanto mayor sea la potencia nominal
del motor.
La consecuencia es que el fabricante deberá compatibilizar la demanda mecánica de un par de
arranque importante con la limitación eléctrica de no sobrepasar un valor aconsejable de corriente en
ese instante.
Los métodos de arranque de los motores asíncronos se agrupan en los siguientes tipos:
■ Por actuación sobre el estator, que es aplicable a todos los motores.
■ Por actuación sobre el rotor, que es aplicable solamente a los motores de rotor devanado.
■ Métodos de arranque automático.

El arranque por actuación sobre el estator consiste en una reducción de la tensión de


alimentación. Esto produce una reducción de la corriente absorbida en el instante de arranque, aunque
también lo hace el par, ya que el par es proporcional al cuadrado de la tensión de alimentación. La
tensión en los terminales del estator durante el arranque se reduce insertando en serie con los
arrollamientos una resistencia que se elimina, paulatinamente, hasta el instante en que se alcanza la
velocidad de régimen. Este método no es técnicamente perfecto, aunque sin embargo, el
procedimiento se adapta con facilidad a una instalación ya existente y consigue la regulación de la
corriente absorbida. La disminución de la tensión de alimentación en el arranque se puede realizar
también por medio de un autotransformador. Este método de arranque supera en prestaciones al
anterior, ya que, las pérdidas en el transformador son pequeñas con respecto a las que se originan en el
reóstato del estator.
El arranque estrella-triángulo es un método de arranque que pertenece al tipo anterior de
actuación sobre la tensión del estator y se utiliza en motores que funcionan con los devanados del
estator conectados en triángulo. En el momento del arranque, un conmutador especial conecta los
devanados en estrella con lo que la tensión aplicada se reduce en un factor √3. De esta forma en el
momento del arranque la corriente se reduce un tercio (respecto a la del arranque directo) pero el par
se reduce en la misma proporción.
El arranque por actuación sobre el rotor se basa en la introducción de resistencias en serie con
los arrollamientos del rotor. Este método permite incrementar el par en el arranque con una intensidad
reducida.
El arranque automático se realiza mediante arrancadores estáticos que funcionan según el
principio de reducción de la tensión del estator, pero en este caso, la variación de la tensión se hace de
forma continua.
88 Tecnología eléctrica

3.5. Bibliografía

[1] J.J. Cathey. Electric Machines: Analysis and Design Applying Matlab. Ed. McGraw-Hill,
2001 .
[2] S.J. Chapman. Electric Machinery Fundamentals (4a edición). Ed. McGraw-Hill, 2005.

[3] V. del Toro. Electric Machines and Power Systems. Ed. Prentice-Hall, 1985.

[4] J. Fraile. Máquinas eléctricas. Ed. McGraw-Hill, 2005.


[5] P.C. Krause, O. Wasynczuk y S. D. Sudhoff. Analysis of Electric Machinery and Drive
Systems (2a edición). Ed. Wiley-IEEE Press, 2002.

[6] I.J. Nagrath. Theory and Problems of Electric Machines. Ed. McGraw-Hill, 1997.

[7] S.A. Nasar. Electric Machines and Power Systems. Ed. McGraw-Hill, 1995.

[8] J. Sanz. Máquinas eléctricas. Ed. Prentice Hall, 2002.


[9] P.C. Sen. Principles of Electric Machines and Power Electronics (2a edición). Ed. Wiley,
1996.
[10] T. Wildi. Electrical Machines, Drives and Power Systems (6a edición). Ed. Prentice Hall,
2005.
4
Capítulo

LÍNEAS Y CABLES ELÉCTRICOS

Las redes de transporte y distribución se integran con las centrales eléctricas en el sistema eléctrico para
suministrar energía eléctrica a los consumidores. Los elementos básicos de una red son las líneas aéreas, los cables
subterráneos, los transformadores y las subestaciones. Los elementos auxiliares son los condensadores serie, las
bobinas en paralelo y compensadores y los elementos de medida y de protección.
Las líneas aéreas se utilizan universalmente para transmitir la energía eléctrica en sistemas de transporte en alta
tensión mientras que los cables subterráneos se utilizan normalmente en redes de distribución urbanas en media y
baja tensión. Debido a su elevado coste, y los problemas asociados con la intensidad capacitiva, el uso de
cables subterráneos puede justificarse bajo condiciones especiales tales como áreas urbanas densamente
pobladas, cruce de ríos muy anchos, o en áreas de gran impacto medioambiental.
Las pérdidas de potencia activa son inevitables debido a la intensidad que circula a través de la red. Estas
pérdidas son proporcionales al cuadrado de la intensidad, por lo que las líneas de transporte funcionan a una
tensión elevada y una intensidad reducida. Generalmente cuanto mayor es la potencia que transporta la línea,
mayor es su tensión nominal. Por razones prácticas existe una normalización de los niveles de tensión en las
distintas regiones del mundo. Desafortunadamente, estas tensiones normalizadas tienden a variar ligeramente
entre regiones, pero no son muy diferentes. Los niveles de la tensión de transporte son 110, 220, 400, 750 kV en
Europa continental; 132, 275, 400 kV en Gran Bretaña; y 115, 230, 345, 5 00, 765 kV en los Estados Unidos.
El valor de la tensión teórica máxima a la cual se puede construir una línea aérea de alta tensión se estima en
2400 kV. Actualmente, la tensión máxima de las líneas comerciales construidas es de 765 kV en Norteamérica y
750 kV en Rusia. Se han probado líneas experimentales funcionando a 1100 kV en Japón y 1200 kV en Rusia.
Las redes de distribución funcionan a unas tensiones más reducidas que las existentes en las redes de transporte.
Los niveles de tensión normalizados que se utilizan en diferentes países, e incluso en diferentes regiones de un país,
pueden variar debido a la forma en que se ha construido el sistema a lo largo de su historia. Las distintas partes de
la red pueden pertenecer a diferentes compañías privadas, en donde cada una de ellas puede haber
implantado su propia normalización. Por ejemplo, en los Estados Unidos en el rango entre 2,4 y 69 kV existen doce
tensiones de distribución normalizadas.
90 Tecnologia eléctrica

4.1. Efecto resistivo

La resistencia de un conductor es un parámetro muy importante en la evaluación de la eficiencia del


transporte y en los estudios económicos.
Se define la resistencia efectiva de un conductor como el cociente entre la potencia Pp disipada
cuando por él circula una intensidad I y el cuadrado de dicha intensidad. En corriente alterna se define
como:

Pp
Rca = (4.l)
I2

El valor de esta resistencia coincide con la resistencia en corriente continua cuando la intensidad
se distribuye de forma uniforme en la sección del conductor. La resistencia en continua de un
conductor de sección uniforme, a una temperatura determinada, viene dada por la conocida expresión:

𝑙𝑙
Rcc= 𝜌𝜌 (4.2)
𝑆𝑆

En esta ecuación, p es la resistividad del material en Qmm2/m. Por norma, R se expresa en Ω, l en


metros y S en mm2.
La resistencia de un conductor se ve afectada por la frecuencia, el trenzado, la temperatura y el
efecto proximidad.
Cuando la corriente alterna circula por un conductor, la distribución de la intensidad no es
uniforme en la sección del conductor de tal forma que la densidad de corriente aumenta en la
superficie del conductor. Esto origina que la resistencia en corriente alterna sea ligeramente mayor
que la que se obtendría de aplicar la Expresión (4.2). Este fenómeno es conocido como efecto piel o
pelicular (en inglés efecto skin). Depende de las dimensiones del conductor, de la frecuencia de la
comente y de la resistividad del material, siendo sus efectos más severos cuanto mayor es la
frecuencia y menor la resistividad.
Un conductor no es un cilindro macizo de material, sino que está formado por hilos trenzados,
por lo que cada hilo tiene una longitud mayor que la longitud del propio conductor. Esto provoca un
valor de la resistencia un poco más elevado que el valor calculado mediante la Ecuación (4.2).
La resistencia del conductor aumenta con la temperatura. Esta variación se puede considerar
lineal en el rango de temperaturas normales de trabajo y se calcula mediante la expresión:

R 2 =R 1 [ 1 +α (T 2 – T 1 ) ] (4.3)

siendo R1 la resistencia conocida a una temperatura determinada T1 y R2 la resistencia que se desea


determinar a la temperatura T2. La constante α es el coeficiente de variación de la resistencia con la
temperatura, que depende del material.
La variación anterior también se suele dar mediante la expresión:

R 2 T0 + T2
= (4.4)
R1 T0 + T1
Líneas y cables eléctricos 91

Tabla 4.1. Resistividad y coeficiente de temperatura para distintos materiales

Resistividad a Coeficiente de
20 °C temperatura
(Ωmm2/m) (°C-1)
Plata 0.0159 3,8·10-3
Cobre 0,017 3,9·10-3
Oro 0,0244 3,4·10-3
Aluminio 0.0282 3,9·10-3
Tungsteno 0.056 4,5·10-3
Vidrio 1016 ↔1020 -
Caucho duro 1019 -
Azufre 1021 -

donde T 0 es una temperatura constante, cuyo valor depende del material. En la Tabla 4.1 se indica la
resistividad y el coeficiente de temperatura de algunos materiales de interés, tanto conductores como
aislantes.
La presencia de conductores cercanos provoca una distorsión adicional en la distribución de la
intensidad en el conductor. Este fenómeno físico incrementa la resistencia efectiva y se denomina efecto
proximidad. En las líneas aéreas es despreciable, debido a la gran separación que hay entre los conductores
pero, sin embargo, en los cables aislados hay que tenerla en cuenta.
Considerando todos los fenómenos descritos, la resistencia efectiva se calcula según la ecuación:

Rca = Rcc [1 + α (T 2 – T1)] (1 + Ks) (1 + K p ) (4.5)

siendo K s el coeficiente correspondiente al efecto pelicular y K p el de proximidad.


Sin embargo, en algunos casos, debido a la complejidad de los fenómenos físicos indicados
anteriormente, la resistencia de un conductor se obtiene de una forma más segura a partir de los datos
suministrados por los fabricantes.

4.2. Efecto inductivo

La intensidad que circula por un conductor produce un campo magnético a su alrededor, de manera que las
líneas de flujo magnético tienen la forma de círculos concéntricos con su sentido establecido por la regla
de la mano derecha. Cuando la intensidad varía, el flujo magnético ϕ también varía, lo que hace que se
induzca una tensión en el circuito, conforme a la expresión:

𝑑𝑑∅
𝑢𝑢 = (4.6)
𝑑𝑑𝑑𝑑

Por definición, para materiales no magnéticos, la inductancia es:


L=
𝒊𝒊
(4.7)
92 Tecnología eléctrica

Figura 4.1. Flujo magnético: (a) fuera del conductor, (b) dentro del conductor.

Para determinar la inductancia de un conductor se supone que la intensidad es senoidal, a la


frecuencia industrial, lo cual posibilita considerar los campos electromagnéticos cuasi- estacionarios.
También, se asume que la densidad de corriente es constante.
Sea un conductor cilíndrico con radio r, por el que circula una intensidad I. La intensidad del
campo magnético tangencial Hx a lo largo de una circunferencia de radio x es constante y tangente a la
circunferencia. La ley de Ampère, que relaciona Hx con la intensidad Ix establece que:

(4.8)

donde Ix es la intensidad dentro de la circunferencia de radio x. Para calcular la inductancia de un


conductor hay que distinguir dos casos según sea x mayor o menor que el radio r del conductor. Estos
dos casos se desarrollan a continuación.

4.2.1. Inductancia debido al flujo externo

En la Figura 4.1 .a, considérese la inducción magnética Bx externa al conductor en un punto x mayor
que el radio r del conductor. Puesto que la circunferencia de radio r abarca la intensidad en su
totalidad, se tiene que Ix = I, con lo que:
Líneas y cables eléctricos 93

El diferencial de flujo magnético dϕx en una pequeña región de anchura dx y por unidad de
longitud de conductor es:

(4.10)

El flujo entre dos puntos externos situados a unas distancias D1 y D2 del centro del conductor se
determina integrando entre ellos:

(4.11)

Con lo que finalmente, la inductancia entre dos puntos externos al conductor, debida al flujo
existente entre ellos, es:

(4.12)

y su unidad es Henrio/metro (H/m).

4.2.2. Inductancia debido al flujo interno

Como se observa en la Figura 4.1. b, en el interior del conductor la intensidad rodeada por las líneas de
flujo es diferente para cada punto y depende de la distancia x al centro, por lo que:

(4.13)

De forma que en cada punto interior del conductor, el flujo a una distancia x del centro, está dado
por:

(4.14)

El flujo interno medio ϕxint, se calcula aplicando la ecuación

(4.15)

de tal forma que la inductancia debido al flujo interno, en H/m, es:

1
Lint = ·10-7 (4.16)
2

Obsérvese que Lint es independiente del radio del conductor r.


94 Tecnología eléctrica

4.2.3. Inductancia de una línea monofásica

En la Figura 4.2 se representa la unidad de longitud de una línea monofásica que consta de dos
conductores con radios y r2, y separados por una distancia D. Por el conductor 1 circula la intensidad
I y por el conductor 2 retorna esta misma intensidad I. Estas intensidades que circulan por los dos
conductores establecen líneas de campo magnético que están entrelazadas. La inductancia del
conductor 1 debido a su flujo interno está dada por (4.16). Como el flujo más allá de la distancia D no
contribuye al flujo neto magnético en el circuito, para obtener la inductancia del conductor 1 debido al
flujo externo neto, es necesario evaluar la ecuación (4.12) desde D} igual a r1 hasta D2 igual a D.

(4.17)

La inductancia total del conductor 1 es entonces:

(4.18)

Sacando factor común y desarrollando el logaritmo del cociente, se llega a:

(4.19)

El término r1 e -1/4 se expresa mediante r1´ denominado radio medio geométrico (RMG), por lo
que la inductancia del conductor 1 se puede expresar como:

(4.20)

Figura 4.2. Inductancia de una línea monofásica


Líneas y cables eléctricos 95

De igual modo, la inductancia del conductor 2 es:

(4.21)

Si los conductores son idénticos (r2 = r2 = r) se tiene que L, - L2 = L, de tal forma que la
inductancia por fase y por unidad de longitud es:

(4.22)

El radio medio geométrico se puede considerar como el radio de un conductor ficticio, donde se
supone que no existe flujo interno pero que tiene la misma inductancia que el conductor real con radio
r.

4.2.4. Inductancia de una línea trifásica

En una línea trifásica existen tres conductores. Como ejemplo en la Figura 4.3 se presenta un sistema
trifásico de una unidad de longitud, cada conductor tiene un radio r y están simétricamente colocados
en una configuración triangular.
Se supone que las intensidades son equilibradas, es decir:

𝐼𝐼𝑎𝑎̅ + 𝐼𝐼� 𝑏𝑏 + 𝐼𝐼� 𝑐𝑐 = 0 (4.23)

Figura 4.3. Inductancia de una línea trifásica.


96 Tecnología eléctrica

Figura 4.4. Transposición en una línea trifásica (por cortesía de REE).

El flujo del conductor de la fase a es:

(4.24)

Sustituyendo 𝐼𝐼𝑏𝑏̅ + 𝐼𝐼𝑐𝑐̅ = 𝐼𝐼𝑎𝑎̅ resulta:

(4.25)

Debido a la configuración simétrica 𝜙𝜙�𝑎𝑎 = 𝜙𝜙�𝑏𝑏 = 𝜙𝜙�𝑐𝑐 , las tres inductancias son iguales. Por
consiguiente, la inductancia por fase y por unidad de longitud es:

(4.26)

Las líneas de transporte reales no tienen siempre una configuración simétrica debido a las
restricciones que impone su construcción. Sin embargo, por otra parte, se precisa un modelo
equivalente monofásico de la línea de transporte para el análisis de los sistemas eléctricos. Una manera
de recuperar la simetría y obtener un modelo monofásico es mediante la transposición de fases, como
se muestra en la Figura 4.4. Ésta consiste en intercambiar en dos puntos (en cada tercio de la longitud
total de la línea) la posición de las fases, de forma que los conductores se permutan en una secuencia
regular [4]. En las líneas de transporte actuales en ocasiones la transposición no se utiliza aunque, con
objeto del modelado, es más práctico considerar el circuito como transpuesto. El error cometido como
resultado de esta suposición es muy pequeño.
Un efecto que hay que tener en cuenta son los campos magnéticos de la línea de transporte que
afectan a los objetos situados en su proximidad. Los campos magnéticos, que están relacionados con
las intensidades que circulan por la línea, inducen tensiones en los objetos que van paralelos a la línea
y tienen una gran longitud, tales como vallas, tuberías y cables telefónicos.
Líneas y cables eléctricos 97

El campo magnético también se ve afectado por la presencia de las intensidades de retomo a


tierra. En [5] se presenta un método para el cálculo de la resistencia e inductancia mutua que
dependen de la resistividad de la tierra. Para sistemas trifásicos equilibrados la intensidad de retorno
a tierra es cero. Bajo condiciones de funcionamiento normal, el campo magnético en la proximidad a
líneas trifásicas equilibradas se puede calcular considerando las intensidades en los conductores y
despreciando las intensidades de tierra.

4.3. Efecto capacitivo

Los conductores en una línea de transporte presentan cierta capacidad, unos con respecto a otros,
debido a la diferencia de potencial existente entre ellos. El valor de la capacidad entre los
conductores se determinan en función del tamaño del conductor, de las distancias entre los
conductores y de éstos a tierra. Por definición, la capacidad C es el cociente entre la carga eléctrica q
y la tensión U, y viene dada por la conocida expresión:

q
C= (4.27)
U

En la Figura 4.5, se representa un conductor cilíndrico de gran longitud, de radio r y que


almacena una carga q por unidad de longitud, que varía en forma senoidal a frecuencia industrial. La
carga en el conductor origina un campo eléctrico con líneas de flujo radiales y las superficies
cilíndricas concéntricas que rodean al conductor constituyen superficies equipotenciales.
El campo eléctrico en cualquier punto se define como la fuerza por unidad de carga. A partir de
la ley de Gauss, para un conductor de longitud unidad, la componente radial del vector

Figura 4.5. Campo eléctrico alrededor del conductor.


98 Tecnología eléctrica

desplazamiento eléctrico a una distancia x es:


q �
q
𝐷𝐷𝑟𝑟 = = (4.28)
A 2πx

La componente radial de la intensidad del campo eléctrico Er puede calcularse a partir de la


expresión:

�r
D
Er = (4.29)
ε0

donde ε0 es la permitividad del vacío. Sustituyendo en las ecuaciones anteriores, se obtiene:


q
Er = (4.30)
2πε0 x

Conocida la intensidad del campo eléctrico, se obtiene la diferencia de potencial entre dos
puntos mediante:


�r = − dU
E (4.31)
dx

Integrando esta expresión, se obtiene la diferencia de potencial entre dos puntos distantes x1 y x2
de la carga que crea el campo como:

� 2 = ∫ x2 E
�1 − U
U �r dx = �
q
ln
x2
(4.32)
x 1 2πε0 x1

4.3.1. Capacidad de una línea monofásica

Considérese una unidad de longitud de una línea monofásica que consta de dos conductores
cilíndricos de gran longitud, con un radio r cada uno de ellos y separados por una distancia D
como se indica en la Figura 4.6. El conductor 1 almacena una carga q1 y el conductor 2 una carga
q2. La presencia del segundo conductor y de la tierra perturban el campo del primer conductor. La
distancia D es grande comparada con r y la altura de los conductores respecto al plano de tierra es
mucho mayor que D. Así pues, el efecto de la distorsión es pequeño y se supone que la carga está
uniformemente repartida en la superficie de los conductores.
Si sólo existiese el conductor 1 con una carga q1, la tensión entre el conductor 1 y el 2 sería:

q
�1 D
�12(𝑞𝑞1) =
𝑈𝑈 ln r (4.33)
2πε0

Suponiendo ahora que sólo estuviera el conductor 2 con una carga q2, la tensión entre el
conductor 2 y el 1 sería:

q
�2 D
�21(𝑞𝑞2) =
𝑈𝑈 ln r (4.34)
2πε0
Líneas y cables eléctricos 99

Figura 4.6. Capacidad de una línea monofásica.

Puesto que:

se tiene:

(4.35)

Aplicando el principio de superposición, la diferencia de potencial, teniendo en cuenta las dos


cargas, es:

(4.36)

Como en una línea monofásica se verifica que:

se llega finalmente a la expresión:

(4.37)

Así pues, la capacidad entre los conductores, cuya unidad es el Faradio/metro (F/m), es:

(4.38)

Desde el punto de vista práctico es conveniente definir la capacidad C entre cada conductor
�12 , la capacidad por
y el neutro (fase-neutro). Ya que la tensión respecto al neutro es la mitad de 𝑈𝑈
fase es Cf = 2C12, como se muestra en la Figura 4.7.
100 Tecnología eléctrica

Figura 4.7. Capacidad entre fase y neutro.

4.3.2. Capacidad de una línea trifásica

Considérese una unidad de longitud de una línea trifásica transpuesta que consta de tres conductores
cilindricos con radio r cada uno de ellos, separados por una distancia D en configuración equilátera
(Figura 4.3). Puesto que el sistema está equilibrado, se cumple:

𝑞𝑞�𝑎𝑎 + 𝑞𝑞�𝑏𝑏 + 𝑞𝑞�𝑐𝑐 = 0

Si se desprecia el efecto de la tierna y de los cables de tierra, la diferencia de potencial entre fases
es:

(4.39)

(4.40)

Sumando las anteriores:

(4.41)

y como:

(4.42)

la capacidad, en F/m, es:

(4.43)
Líneas y cables eléctricos 101

En un conductor aislado las líneas del campo eléctrico son radiales y ortogonales a las
superficies cilíndricas equipotenciales. La presencia de la tierra altera la distribución de las líneas del
campo eléctrico y las superficies equipotenciales, lo cual modifica la capacidad de la línea.
El plano de la tierra constituye una superficie equipotencial, por consiguiente las líneas de flujo
cortan la superficie de la tierra ortogonalmente. Los efectos de la presencia de la tierra se pueden
representar por el método de las imágenes introducido por Kelvin [4] y [7], Para ilustrar este método,
hay que considerar un conductor con una carga q (C/m) a una altura H sobre el nivel del suelo y que
también hay una carga -q ubicada a una profundidad H. Esta configuración sin la presencia de la
superficie de la tierra producirá la misma distribución del campo eléctrico que en el caso de la carga
q y tierra. Así pues, la tierra se puede reemplazar para el cálculo del campo eléctrico por un
conductor ficticio con una carga de valor igual y de signo contrario a la del conductor real y a una
profundidad igual a la altura del conductor real sobre el suelo.
El efecto de la tierra incrementa la capacidad. Sin embargo, normalmente la altura del
conductor es mucho mayor que la distancia entre conductores, y la influencia de la tierra es por tanto
muy pequeña. Por consiguiente, en todos los modelos de línea utilizados en el análisis en estado
estacionario y equilibrado, se puede despreciar la influencia de la tierra sobre la capacidad. Pero en
el análisis de faltas desequilibradas, se debe considerar el efecto de la tierra así como de los
conductores de tierra de la línea.

EJEMPLO 4.1

Sea una línea trifásica, de un conductor por fase y disposición simétrica (como en la Figura 4.3). Si el
conductor es de aluminio de sección 650 mm2 y la separación entre fases es de 4 m, calcular los
parámetros de la línea por fase y por unidad de longitud.

SOLUCIÓN

Para calcular la resistencia, se utiliza la Expresión (4.2) y el valor de resistividad dado en la Tabla 4.1.
Así, la resistencia a 20: C es:

Como se observa es un valor muy pequeño. Como las líneas eléctricas tienen longitudes del orden
de kilómetros, se suele tomar el km como unidad de longitud lo que da lugar a números mayores. Así,
para el caso de la línea del ejemplo su resistencia por fase a 20°C es de 0,04338 Ω/km.
Para calcular la inductancia por fase es necesario conocer el radio del conductor y calcular el radio
medio geométrico. Considerando que el radio del conductor es el que corresponde a la sección dada, se
obtiene:

Aplicando la Expresión (4.26) la inductancia por fase es:


102 Tecnología eléctrica

Esta inductancia supone una reactancia inductiva por fase de:

Por último, la capacidad por fase se calcula mediante (4.43) y resulta:

que supone una reactancia capacitiva por fase de:

Como se observa, la reactancia debida a la capacidad de la línea es muy alta y disminuye al


aumentar la longitud de la línea (su unidad es Ω · km): esto es debido a que esa reactancia es una
impedancia en paralelo, lo que se verá en el apartado siguiente relativo a los modelos eléctricos de la
línea eléctrica.

4.4. Líneas

Después de haber obtenido los parámetros de la línea de transporte, se estudia la representación


y el comportamiento de las líneas en condiciones normales de funcionamiento. Las líneas se
representan mediante diferentes modelos y en los sistemas trifásicos se reducen a un circuito
monofásico equivalente. El modelo de la línea que se utiliza para el cálculo de las tensiones,
intensidades y potencias depende de la longitud de la línea. En primer lugar, se consideran las
líneas de longitud corta y media en las que los parámetros se pueden concentrar y representar
mediante elementos pasivos de circuitos R, L y C. Con este modelo se determinan la caída de
tensión y su rendimiento. A continuación, se presenta la teoría de la línea de longitud larga.
Conforme aumenta la longitud de la línea, los modelos de parámetros concentrados no
representan correctamente la realidad y se deben obtener las expresiones de las tensiones e
intensidades en el modelo de línea con parámetros distribuidos; así, se definen la constante de
propagación y la impedancia característica.

4.4.1. Línea corta

La capacidad se puede despreciar sin cometer mucho error si la línea tiene una longitud inferior a
80 km. El modelo de línea corta se obtiene multiplicando las impedancias serie por unidad de
longitud por la longitud de la línea:

𝑍𝑍̅ =(R + jωL)l (4.44)


Líneas y cables eléctricos 103

Figura 4.8. Modelo de línea corta.

donde R y L son los parámetros de la línea por unidad de longitud y / es la longitud de la línea. El
modelo de línea corta que corresponde al circuito monofásico equivalente fase-neutro de una
línea trifásica se muestra en la Figura 4.8, en el que 𝑈𝑈 �𝑜𝑜 e 𝐼𝐼𝑜𝑜̅ son la tensión e intensidad en el
�𝑐𝑐 e 𝐼𝐼𝑐𝑐̅ son la tensión e intensidad en la carga.
origen de la línea, y 𝑈𝑈
Si en el extremo de la línea se conecta una carga que consume una potencia compleja Sc se
tiene:

(4.45)

y la tensión de fase en el origen es:

(4.46)

La línea de transporte se puede representar matricialmente y las ecuaciones anteriores se


pueden escribir como:

(4.47)

donde los términos de la matriz de transmisión son:

(4.48)

Se define el rendimiento η como la relación entre la potencia activa que se entrega a la carga
y la de entrada en la línea, resultando:

(4.49)

donde PL representa las pérdidas de potencia activa en la línea.


104 Tecnología eléctrica

La caída de tensión en una línea se calcula como la diferencia de los módulos de las tensiones
en los extremos. Generalmente, se expresa en tanto por ciento con respecto a la tensión nominal:

(4.50)

EJEMPLO 4.2

Una línea de 220 kV, 50 km de longitud, inductancia 1,554 mH/km y resistencia 0,00893 Ω/km
a 20 °C, suministra 100 MW a una carga trifásica conectada en estrella con factor de potencia
0,8 inductivo. Si la temperatura de funcionamiento de la línea es 50 °C y la tensión en la carga es
220 kV, determinar la caída de tensión y el rendimiento. El coeficiente de variación de la
resistencia con la temperatura a correspondiente al aluminio es igual a 0,0039 °C-1.

SOLUCIÓN

La resistencia de la línea por km a 50 °C es:

y la resistencia correspondiente al total de la longitud de la línea:

La inductancia de la línea es:

y, por tanto, la reactancia es:

La tensión entre fase y neutro en la carga es:

con lo que la corriente de línea en la carga es:

Analizando el circuito del modelo de línea corta (Figura 4.8), la tensión en el origen de la
línea es:
Líneas y cables eléctricos 105

y el módulo de la tensión de línea:

Por lo tanto, la caída de tensión es

Las pérdidas en la línea son:

con lo que el rendimiento resulta:

4.4.2. Línea de longitud media

Cuando aumenta la longitud de la línea, la admitancia en paralelo debida a la capacidad de los


conductores ya no es despreciable. Las líneas con una longitud superior a 80 km se representan
como líneas de longitud media. La mitad de la admitancia en paralelo se puede considerar
concentrada en cada extremo de la línea. Esto se denomina modelo equivalente en n y se representa
en la Figura 4.9. Z es la impedancia serie total de la línea e Y es la mitad de la admitancia paralelo
total de la línea dada por:

(4.51)

Los elementos de los que están suspendidos los conductores de una línea son los aisladores.
Puesto que su resistencia eléctrica no es infinita, se produce el paso de una cierta corriente de fuga
a través de ellos. Bajo condiciones normales, la conductancia G en paralelo por unidad de longitud,
que representa las corrientes de fuga en los aislantes y el efecto corona, es despreciable. Por otro
lado C es la capacidad de fase-neutro por km y l es la longitud de la línea. Conforme a este modelo,
la intensidad en la línea 𝐼𝐼𝐿𝐿̅ es:

(4.52)

La tensión en el origen de la línea se obtiene, analizando el circuito de la Figura 4.9, mediante


la expresión:

(4.53)
106 Tecnología eléctrica

Figura 4.9. Modelo en "pi" de una línea de longitud media.

Sustituyendo IL, se obtiene:

�0 = (1+𝑍𝑍̅𝑌𝑌� ) 𝑈𝑈
𝑈𝑈 �𝑐𝑐 + 𝑍𝑍̅𝐼𝐼𝑐𝑐̅ (4.54)

y la intensidad en el origen:

𝐼𝐼0̅ =𝐼𝐼𝐿𝐿̅ + 𝑌𝑌� 𝑈𝑈


�0 (4.55)

Sustituyendo IL̅ y 𝑈𝑈
�0 , obtenidos mediante (4.52) y (4.53) se tiene:

𝐼𝐼0̅ =𝑌𝑌
� (2+𝑍𝑍
� 𝑌𝑌 �𝑐𝑐 + (1+𝑍𝑍̅ 𝑌𝑌�) 𝐼𝐼𝑐𝑐̅
� )𝑈𝑈 (4.56)

De esta forma los coeficientes de la matriz de transmisión son:

(4.57)

que cumplen las condiciones de reciprocidad y simetría:

𝐴𝐴̅𝐷𝐷
� − 𝐵𝐵� 𝐶𝐶̅ = 1 (4.58)

𝐴𝐴̅ = 𝐷𝐷
� (4.59)

EJEMPLO 4.3
Se desea construir una línea de 400 kV, 50 Hz y 200 km para un consumo estimado de 800 MVA con
factor de potencia 0,8 inductivo. La parámetros de la línea son: resistencia despreciable, inductancia 0,8
mH/km y capacidad 0,012 μF/km. Se pide determinar la corriente en el origen de la línea y la caída de
tensión en la misma.
Líneas y cables eléctricos 107

SOLUCIÓN

La tensión de fase en la carga es:

�𝑐𝑐 = 400⌊0º =230,94 |0º kV


𝑈𝑈
√3

La corriente de línea en la carga es:

𝑆𝑆𝑐𝑐̅ ∗ 800·106 ⌊−36,86º


𝐼𝐼𝑐𝑐̅ = �𝑐𝑐∗
= = 1154,7 ⌊−36,86º A
3𝑈𝑈 3·230.94·103 ⌊0º

Así pues, con:

Z = 0 + j50.26 Ω

Y = 0 + j0,000375 S

los coeficientes de la matriz de transmisión de la línea son:

𝐴𝐴̅ = 𝐷𝐷
� = (1 + 𝐵𝐵�𝐶𝐶̅ ) = 0,98 + j0

𝐵𝐵� = 𝑍𝑍̅ = 0 — j50,26Ω

�(2+Z� �
Y =Y Y) = 0 + j0,0007 Ω-1

La tensión de fase en el origen de la línea se calcula mediante los coeficientes anteriores:

y el módulo de la tensión de línea:

La corriente en el origen de la línea es:

Por último, la caída de tensión es:


108 Tecnología eléctrica

Figura 4.10. Línea larga con parámetros distribuidos.

4.4.3. Línea larga

En las líneas con una longitud superior a 250 km, para obtener una solución más exacta se deben
considerar los parámetros distribuidos ya que no es suficiente con los modelos anteriores de
parámetros concentrados. La Figura 4.10 representa una sección diferencial (de longitud dx) de una
línea con parámetros distribuidos.
La tensión y la intensidad a lo largo de la línea son funciones de la longitud x, medida con
respecto al extremo final de la línea. A partir de la segunda ley de Kirchhoff, se tiene:

(4.60)

o bien:

(4.61)

Cuando ∆x tiende a cero, esta expresión se transforma en:

(4.62)

De la primera ley de Kirchhoff

(4.63)

o bien:

(4.64)
Líneas y cables eléctricos 109

Igualmente, cuando ∆x tiende a cero se tiene:

(4.65)

Derivando (4.62) respecto a x y sustituyendo en ella (4.65), se tiene:

(4.66)

Definiendo y como:

(4.67)

se llega a la siguiente ecuación diferencial:

(4.68)

cuya solución es:

(4.69)

donde:

(4.70)

se denomina constante de propagación de la línea y su unidad es la inversa de una longitud (m-1).


La parte real de γ se conoce como constante de atenuación y la parte imaginaria β como constante
de fase o distorsión.
De (4.62), la intensidad es:

(4.71)

donde la impedancia:

(4.72)

se denomina impedancia característica o natural de la línea y su unidad es Ω.


Para determinar las constantes 𝐴𝐴1̅ y 𝐴𝐴̅2 de la solución dada en (4.69) se tienen las condiciones
�(x) =𝑈𝑈
de contorno que son para x = 0, 𝑈𝑈 �𝑐𝑐 e 𝐼𝐼 (̅ x) = 𝐼𝐼𝑐𝑐̅ . Con ellas se obtiene:

(4.73)

(4.74)
110 Tecnología eléctrica

Sustituyendo estos valores en las expresiones de la tensión e intensidad, y sacando factor


�𝑐𝑐 e 𝐼𝐼𝑐𝑐̅ , se obtiene:
común 𝑈𝑈

(4.75)

(4.76)

Estas soluciones se suelen escribir de una forma compacta mediante funciones hiperbólicas,
que matricialmente se expresan como:

(4.77)

Finalmente, para los extremos de la línea. x = 0 y n = l, la expresión anterior resulta:

(4.78)

Para una línea sin pérdidas (sin atenuación) se tiene que:

(4.79)

Para este caso de una línea sin pérdidas las funciones hiperbólicas se pueden expresar
mediante funciones trigonométricas ya que:

(4.80)
(4.81)

que llevados a la Ecuación (4.78), se obtiene finalmente:

(4.82)

EJEMPLO 4.4

Sea una línea de 400 kV, 50 Hz y 500 km que se puede considerar sin pérdidas. La tensión en el
origen es 400 kV. Se sabe que cuando se desconecta la carga en el extremo final la tensión en este
extremo alcanza un valor de 650 kV y la intensidad en el origen es 600 A. Determinar la
constante de fase β y la impedancia característica.
Líneas y cables eléctricos 111

SOLUCION

Las tensiones de fase en el origen y en el extremo final son:

Cuando se desconecta la carga de la línea 𝐼𝐼𝑐𝑐̅ = 0. Sustituyendo los valores en la ecuación


(4.82), resulta:

de donde la constante de fase se obtiene despejándola de:

es decir:

Por último, la impedancia característica se obtiene a partir de:

que resulta:

𝑍𝑍𝑐𝑐̅ = 493 Ω

Potencia característica
Cuando la carga conectada en el extremo final de una línea es igual al valor de su impedancia
característica, la potencia transportada se denomina potencia característica o natural de la línea.
En estas condiciones, la intensidad en el extremo final es:

(4.83)

Para el caso particular de una línea trifásica ideal sin pérdidas, 𝑍𝑍𝑐𝑐̅ es puramente resistiva y la
potencia que transmite es:

(4.84)
112 Tecnología eléctrica

Sustituyendo (4.83) en la Expresión (4.82) se obtiene finalmente:


(4.85)
(4.86)

Si Z es la impedancia de la carga, en lo que se refiere a la variación de la tensión a lo largo


de la línea se deduce:
1. En régimen natural (𝑍𝑍̅ =𝑍𝑍̅𝑐𝑐 ), el perfil de tensiones es plano. Es decir, la tensión tiene un
valor constante en toda la línea.
2. Con cargas mayores que la impedancia característica (𝑍𝑍̅ >𝑍𝑍𝑐𝑐̅ ), la tensión va decreciendo
en la línea, desde el origen hasta el final.
3. Con cargas menores que la impedancia característica (𝑍𝑍̅<𝑍𝑍𝑐𝑐̅ ), se produce un aumento de
la tensión progresivamente desde el origen hasta el final, fenómeno conocido como
efecto Ferranti.

4.5. Propagación de sobretensiones

Los distintos tipos de sobretensiones que se producen en las líneas, su origen y efectos se explican
y desarrollan en el Capítulo 11. En este apartado se estudia el fenómeno de propagación de
sobretensiones en las líneas a partir del modelo de línea larga.
La Figura 4.11 representa el circuito equivalente de una sección diferencial, de longitud dx,
de una linea ideal para el análisis de sobretensiones. De la figura se deducen las siguientes
ecuaciones para el circuito equivalente monofásico de la línea:

(4.87)

(4.88)

donde L y C son la inductancia y la capacidad de la línea por unidad de longitud, respectivamente y


x es la distancia con relación a uno de sus extremos.

Figura 4.11. Modelo de línea ideal para el análisis de sobretensiones.


Líneas y cables eléctricos 113

Figura 4.12. Propagación de una sobretensión: (a) por discontinuidad del medio, (b) producida por
un rayo.

Derivando las ecuaciones anteriores respecto a x, y teniendo presente que el orden de derivación
con respecto a x y t es indiferente, se tiene:

(4.89)

(4.90)

La solución general de este tipo de ecuaciones diferenciales, conocidas como ecuaciones de


onda viajera es de la forma:

(4.91)

(4.92)

donde Zc es la impedancia característica de la línea y v es la velocidad de propagación de las ondas


en la línea, que se define como:

(4.93)

El cociente entre las ondas de tensión y de intensidad es la impedancia característica de la


línea, siendo positiva para las ondas que viajan en un sentido f1 (x — vt), y negativa para las ondas
que se propagan en sentido contrario f2 (x + vt). Estas ondas viajeras que se desplazan en ambos
sentidos deben su aparición a los puntos de discontinuidad que existen en la línea. El fenómeno
físico se resume a continuación (Figura 4.12.a):
114 Tecnología eléctrica

1. Al conectarse una línea se origina la propagación de una onda de tensión y de una onda de
intensidad.
2. El desplazamiento de estas ondas se efectúa sin distorsión ni atenuación. Si encuentran una
discontinuidad en el medio de propagación se produce el cambio. Esta discontinuidad
puede ser la variación de la impedancia característica, la terminación de la línea o un punto
de bifurcación.
3. Cuando la onda topa con un medio distinto al que se propaga se produce una nueva onda
(onda reflejada) que se superpone a la onda incidente y una onda que continúa en el sentido
de la onda incidente.
En la Figura 4.12.b se representa el fenómeno de la propagación de una sobretensión
producida por un rayo. Por razones de simetría, la mitad de la carga viaja en cada sentido.

4.6. Conductores y cables eléctricos

En M.T. y en B.T. en muchas ocasiones ya no es posible la distribución aérea mediante la


utilización de conductores desnudos, ya que los conductores por los que circula la corriente deben
ir dentro de canalizaciones o enterrados y, por lo tanto, deben estar aislados. Esto es más habitual
cuanto menor es el nivel de tensión y conforme la distribución de la energía eléctrica se acerca a los
consumidores.

4.6.1. Características

En Media Tensión los conductores pueden ser de cobre o de aluminio, mientras que en las
instalaciones interiores en Baja Tensión normalmente son de cobre, aunque también pueden ser de
aluminio. El conductor va recubierto y protegido por un aislante que puede ser de diferentes
materiales según las necesidades de la instalación. En la terminología del Reglamento Electro-
técnico para Baja Tensión (RBT [10]) el conjunto conductor-aislante se denomina conductor
aislado.
Un conductor aislado o un grupo de conductores aislados pueden tener a su vez una cubierta
aislante que los rodee. Al conductor con esa disposición se le denomina cable o conductor aislado
con cubierta, que puede ser un cable de un único conductor o un cable multiconductor, según sea
la disposición anteriormente descrita. El cable puede tener además, entre los conductores aislados
y la cubierta, una pantalla o envolvente metálica (banda de zinc o malla metálica). Por último y
para ciertas aplicaciones en las que sea necesario dotar al cable de una protección mecánica
adicional, esté puede tener una envoltura metálica exterior. En la Figura 4.13 se pueden observar
estos elementos constructivos para un cable de un único conductor de varios hilos.

Tensión asignada y de servicio


La tensión asignada de un cable eléctrico se define como la tensión para la que ha sido
diseñado, construido y probado en lo que se refiere a sus características eléctricas. En sistemas de
corriente alterna la tensión asignada de un cable debe ser igual o mayor que la tensión nominal del
sistema en el que se utiliza.
Líneas y cables eléctricos 115

Figura 4.13. Partes de un cable.

La tensión asignada se expresa mediante dos valores, U 0 /U, en donde U 0 corresponde al


valor eficaz de la tensión entre una fase activa y tierra (o su envoltura metálica si el cable la tiene)
y U al valor eficaz de la tensión entre dos fases activas de un cable de varios conductores o de un
sistema de cables de un solo conductor.
La tensión de servicio de un cable se define como la tensión a la que está sometido el cable,
en un lugar y en un momento determinado, en las condiciones habituales de funcionamiento del
sistema eléctrico.
La normativa establece los límites de la tensión máxima de servicio. Para un cable de tensión
asignada inferior a 0,6/1 kV la tensión de servicio no puede sobrepasar en más de un 10% la
tensión nominal del cable, mientras que para un cable de tensión asignada igual o superior a 0,6/1
kV y hasta 18/30 kV, ese límite es del 20%. Así, por ejemplo, en una red de M.T. de 30 kV, habrá
que utilizar al menos un cable de tensión asignada 18/30 kV y su tensión máxima de servicio será
de 36 kV.

Aislamiento
Como se ha indicado anteriormente el aislamiento del conductor puede ser de diferentes
materiales según sean el tipo y las características de las instalaciones en las que se vayan a
utilizar.
El aislamiento más utilizado es el policloruro de vinilo o PVC, que en función de la tensión
de aislamiento requerida según el tipo de instalación se identifica mediante una codificación
diferente. En general para instalaciones empotradas en donde el cable no está en el exterior (está
tendido bajo tubo o canal protector, en huecos de la construcción, etc.), el nivel de aislamiento
requerido es 450/750 V y para instalaciones donde el conductor está en el exterior (conductores
sobre pared, en bandejas, etc.), normalmente se requiere un cable de tensión de aislamiento
mínima de 0,6/1 kV.
Como ejemplo, la Tabla 4.2 resume la codificación y la norma de aplicación de los distintos
tipos normalizados de conductores aislados con PVC de aislamiento 450/750 V más utilizados en
instalaciones interiores.
El aislamiento de los conductores puede ser también de otros materiales para conseguir
ciertas propiedades que mejoren sus prestaciones. Por ejemplo, la temperatura máxima admisible
por el aislamiento es una característica muy importante para el conductor aislado ya que su
intensidad admisible depende directamente de esta característica.
116 Tecnología eléctrica

Tabla 4.2. Codificación y norma de aplicación de los distintos tipos normalizados de conductores
aislados con PVC de aislamiento 450/750 V.

Producto Norma de aplicación

Tipo H07V-U Conductor unipolar aislado de tensión


asignada 450/750 V, con conductor de
cobre clase 1 (-U) y aislamiento de
policloruro de vinilo (V).

Tipo H07V-R UNE 21031-3


Conductor unipolar aislado de tensión
asignada 450/750 V, con conductor de
cobre clase 2 (-R) y aislamiento de
policloruro de vinilo (V).

Tipo H07V-K Conductor unipolar aislado de tensión


asignada 450/750 V, con conductor de
cobre clase 5 (-K) y aislamiento de
policloruro de vinilo (V).
La norma UNE 21022 especifica las características constructivas y eléctricas de las
diferentes clases de conductores.
Las clases definidas y el símbolo utilizado en la designación del cable son:
- clase 1: conductor rígido de un solo alambre (símbolo -U).
- clase 2: conductor rígido de varios alambres cableados (símbolo -R).
- clase 5: conductor flexible de varios alambres finos, no apto para usos móviles
(símbolo -K).

Materiales aislantes como la goma etileno propileno (EPR) o el polietileno reticulado (XLPE)
mejoran la capacidad de circulación de corriente del conductor, siendo utilizados por este motivo
como alternativa en instalaciones donde se prevén temperaturas mayores de las normales o donde
se desea disminuir la sección del conductor convencional.
Por otro lado, en algunas instalaciones son también muy importantes otros aspectos relativos
a las propiedades del aislamiento para soportar ciertas situaciones relacionadas con la seguridad
como, por ejemplo, los incendios. Hay que tener en cuenta que los conductores eléctricos son
caminos de fácil propagación de los incendios, tanto si éstos se han producido en la instalación
eléctrica como si no.
La capacidad del aislamiento de retardar la propagación de la llama y de no generar humos
tóxicos u opacos, es un factor muy importante para, por ejemplo, favorecer la evacuación de
personas en casos de incendio en locales donde se produzca una elevada concentración de
personas.
Por ello el RBT prescribe que el aislamiento de los conductores utilizados en todas las
instalaciones eléctricas en locales de pública concurrencia (hospitales, hoteles, teatros, bares,
oficinas con afluencia de público, etc.), así como el de los circuitos de las instalaciones de enlace
de cualquier edificio o industria (línea general de alimentación, centralización de contadores y
derivaciones individuales), debe ser de características no propagadora del incendio y con emisión
de humos y opacidad reducida.
Líneas y cables eléctricos 117

La clasificación e identificación de los cables según las características de aislamiento, con


referencia a las normas de aplicación, es la siguiente:
■ Cable tipo ES07Z1-K (AS): conductor unipolar aislado de tensión asignada 450/750 V, con
conductor de cobre clase 5 (-K) y aislamiento de compuesto termoplástico a base de
poliolefina (Z1) [véase la norma UNE 211002].
■ Cable tipo ES05Z1-K (AS): conductor unipolar aislado de tensión asignada 300/500 V, con
conductor de cobre clase 5 (-K) y aislamiento de compuesto termoplástico a base de
poliolefina (Z1) (para conexionado interior de los cuadros eléctricos) [véase la norma UNE
211002],
■ Cable tipo RZ1-K (AS): cable de tensión asignada 0,6/1 kV, con conductor de cobre clase 5
(-K), aislamiento de polietileno reticulado (R) y cubierta de compuesto termoplástico a base
de poliolefina (Z1) [véase la norma UNE 21123-4].
■ Cable tipo DZ1-K (AS): cable de tensión asignada 0,6/1 kV con conductor de cobre clase 5
(-K), aislamiento de etileno propileno (D) y cubierta de compuesto termoplástico a base de
poliolefina (Z1) [véase la norma UNE 21123-5].

Identificación de conductores
En lo que se refiere a la identificación de los conductores en las instalaciones de B.T. es
especialmente importante identificar en todos los circuitos cada tipo de conductor mediante unos
colores determinados. Los colores a utilizar según el tipo de conductor son:
■ Verde-amarillo para el conductor de protección (tierra). Es muy importante observar esta
norma de que el color verde-amarillo sólo se puede utilizar para identificar el conductor de
protección y, al revés, este conductor sólo se puede identificar con el color verde-amarillo.
■ Azul claro para el conductor neutro, cuando se use.
■ Los colores marrón o negro para los conductores de fase. En caso de circuitos trifásicos en
donde sea necesario distinguir las fases, se utilizarán los colores gris, marrón y negro.
Cuando el conductor tenga un aislamiento que no pueda obtenerse comercialmente en los
colores requeridos, la identificación debe realizarse mediante señalizadores, argollas, etiquetas u
otros medios que permitan la correcta identificación del conductor en cualquier punto accesible de la
instalación. En cualquier caso el conductor de protección debe utilizar siempre el color
verde-amarillo.

4.6.2. Cálculo de lo sección de los conductores en B.T.

Para el cálculo de la sección de los conductores de fase (conductores activos) de un circuito de


baja tensión existen dos criterios que se deben aplicar, considerando siempre el que resulte más
desfavorable (es decir, el que conduce a una sección mayor del conductor). Estos son:
■ Máxima caída de tensión admisible. Según este criterio, la sección del conductor debe ser
tal que la mayor caída de tensión que se produzca en cualquier punto del circuito sea
menor que un valor dado (en tanto por ciento de la tensión nominal).
■ Máxima intensidad de corriente admisible. Según este criterio, la sección del conductor
debe ser tal que admita, sin destrucción o deterioro de las características del cable, el paso
de la máxima corriente prevista y que, en servicio normal, en ningún punto del cable ni en
ningún momento, éste se caliente por encima de la temperatura admisible de servicio.
118 Tecnología eléctrica

Figura 4.14. Caída de tensión en un conductor.

Caída de tensión en un conductor


Para calcular la caída de tensión que se produce en un conductor considérese el circuito de
la Figura 4.14. En él se representa una carga monofásica 𝑍𝑍̅ que se encuentra a una distancia / del
origen de la instalación que la alimenta a través de un conductor cuya impedancia total es R +
jX. Tomando como origen de fases la tensión en la carga 𝑈𝑈 �𝑐𝑐 , la tensión en el origen del
�𝑜𝑜 es:
conductor 𝑈𝑈

(4.94)

En los cables y conductores de baja tensión, a diferencia de lo que ocurría en las líneas vistas en
los apartados anteriores, la parte resistiva de la impedancia serie es la mayor, por lo que en sistemas
de corriente continua y en sistemas de corriente alterna, monofásicos y trifásicos, de B.T. en cables
de sección hasta 16 mm2 sólo se tiene en cuenta la resistencia para el cálculo de las caídas de tensión.
Ese límite de la sección es mucho mayor para el caso de cables sin armadura metálica, cables aislados
y para longitudes cortas (de unos pocos cientos de metros).
De esta forma, en la expresión (4.94) la parte imaginaria es muy pequeña en comparación con la
parte real, por lo que a efectos de cálculo se puede despreciar. Así, la caída de tensión depende sólo
de la resistencia total del conductor y su valor es:

(4.95)

Dividiendo esta expresión por la tensión de la red se obtiene la caída de tensión relativa (en tanto por
uno):

(4.96)

En circuitos monofásicos, tanto de corriente continua como de corriente alterna, el conductor


tiene una longitud de 2l metros (ya que hay que considerar tanto el conductor “de ida” como el
conductor “de vuelta” que hay entre la carga y el origen de la instalación). A partir de la expresión de
la resistencia dada por (4.2) y multiplicando por 100, se obtiene finalmente la expresión de la caída de
tensión, en tanto por ciento, en función de la sección S del conductor y de la distancia S al origen del
circuito:

(4.97)
Líneas y cables eléctricos 119

En circuitos trifásicos el razonamiento es completamente análogo. Suponiendo una carga


equilibrada y operando con valores por fase se llega a:

(4.98)

donde I es la intensidad de línea y U la tensión de línea del sistema. Sin embargo, como se observa
en la expresión anterior en sistemas trifásicos la longitud del conductor que hay que considerar es
sólo de l metros ya que sólo son necesarios tres conductores (uno por fase). Así, finalmente la caída
de tensión, en tanto por ciento, en función de la sección S del conductor y de la distancia l al origen
del circuito resulta:

(4.99)

Selección de conductores
Desde el punto de vista práctico, para calcular la sección y, en definitiva, elegir el conductor
apropiado para el circuito de una instalación, se procede de la siguiente manera:
1. Se calcula la intensidad de corriente máxima que circulará por el circuito a partir de las
potencias de todos los aparatos susceptibles de funcionar simultáneamente (considerando
los coeficientes de simultaneidad y de utilización de todas las cargas, y teniendo en cuenta
los picos de corriente de arranque de los motores que estén conectados y de las lámparas de
descarga en los circuitos de iluminación).
2. Con esa intensidad máxima se elige el dispositivo de protección de la línea (interruptor
automático o magnetotérmico) cuya intensidad asignada o nominal sea la mayor y más
próxima a la intensidad máxima calculada. Las intensidades nominales de estos
dispositivos de protección están normalizadas y sus valores son: 10, 16, 20, 25, 32, 40, 50 y
63 A (para los circuitos monofásicos y trifásicos más habituales). Ese valor elegido es el
valor de la intensidad de corriente admisible permanente del circuito.
3. Con ese último valor se determina la sección normalizada del conductor: se elegirá la
sección cuya intensidad máxima admisible sea la mayor y más próxima a la intensidad de
corriente admisible permanente del circuito. Estos valores de la intensidad máxima
admisible para las secciones normalizadas se encuentran tabulados en el RBT1, son
función del tipo de cable y se corrigen según distintos factores (ITC-BT-07) como la
agrupación de conductores, el tipo de tendido e instalación, de canalización, de la
temperatura media ambiente, etc.
4. Se calcula la caída de tensión, aplicando las expresiones (4.97) o (4.99) según sea el
circuito monofásico o trifásico, respectivamente, utilizando la sección del conductor
elegida, la intensidad de corriente admisible permanente del circuito y considerando que la
carga está conectada en el extremo más alejado del mismo.
5. El valor de la caída de tensión obtenido se compara con los límites de la máxima caída de
tensión admisible dados en el RBT. Si la caída de tensión obtenida es menor que el límite
admisible, ésta es la sección del conductor buscada. Si no, se toma la siguiente sección
normalizada (lógicamente la siguiente mayor) y se vuelve al punto 4 anterior.

1 Intensidades admisibles que indica el RBT y sus guías (Instrucción Técnica Complementaria ITC-BT-19), según el tipo de

aislamiento de cable, para las configuraciones de instalación y agrupación de cables más habituales. Aunque en dicha tabla no se
especifican intensidades admisibles para los cables de aislamiento termoplàstico con base de poliolefina (tipo Z1), éstas son
equivalentes a la de los cables con aislamiento de PVC. Esta tabla se reproduce como la Tabla 11.1 de este libro.
120 Tecnología eléctrica

Tabla 4.3. Distancias máximas aproximadas para un circuito trifásico en función de la intensidad nominal del
dispositivo de protección y para una caída de tensión máxima del 1%.

Distancias máximas aproximadas (m)


(para ∆U/U ≤ 1%)
I nominal Sección del conductor (mm2)
(A) 1,5 2,5 4 6 10 16 25
10 19,2 32,0 51,3 76,9 128,3 205,2 320,7
16 12,0 20,0 32,0 48,1 80,1 128,3 200,4
20 9,6 16,0 25,6 38,4 64,1 102,6 160,3
25 -
12,8 20.5 30,7 51,3 82,1 128,3
32 -
10,0 16.0 24,0 40,0 64,1 100,2
40 - -
12,8 19,2 32,0 51,3 80,1
50 - - -
15,3 25,6 41,0 64,1
63 - - - - 20,3 32,5 50,9

El Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión establece los límites de la máxima caída de
tensión admisible distinguiendo según la instalación de la que se trate. Así, establece:
■ Para la instalación de enlace (la que une la caja general de protección o cajas generales de
protección, incluidas éstas, con las instalaciones interiores o receptoras del usuario),
distingue tres casos:
• Para el caso de que los contadores estén concentrados de forma centralizada en un único
lugar, la máxima caída de tensión permitida en la línea general de alimentación es del
0,5%, y en las derivaciones individuales del 1%.
• Para el caso de que los contadores estén concentrados en más de un lugar (centralización
parcial), la máxima caída de tensión permitida en la línea general de alimentación es del
1%, y en las derivaciones individuales del 0,5%.
• Para el caso de un único usuario, en el que no existe una línea general de alimentación, la
máxima caída de tensión permitida en las derivaciones individuales es del 1,5%.
■ Para los circuitos interiores, la caída de tensión entre el origen de la instalación interior y
cualquier punto debe ser como máximo de un 3% de la tensión nominal para circuitos de
alumbrado y de un 5% para otros usos. En viviendas este límite es del 3% en todos los casos.
La experiencia dice que, de forma general y para instalaciones con consumos normales, para
longitudes inferiores a unas pocas decenas de metros el criterio determinante suele ser el de la
máxima intensidad de corriente admisible y para longitudes mayores lo es el de la máxima caída de
tensión.
Por último, en cuanto a la sección mínima que han de tener los conductores de protección, está
normalizada en el RBT (en la ITC-BT-19) y se determina a partir de la sección de los conductores de
fase del circuito.
A modo de ejemplo, en la Tabla 4.3 se presentan los valores aproximados de la longitud máxima
que puede tener un circuito trifásico en función de la intensidad nominal del dispositivo de
protección, para una caída de tensión máxima del 1 %, tensión de línea nominal 400 V, que alimenta
una carga con un factor de potencia 1 y considerando una temperatura estimada del conductor (de
cobre) de 40 °C.
Líneas y cables eléctricos 121

EJEMPLO 4.5

Desde el cuarto centralizado de contadores de una nave industrial parte una derivación individual
hasta el cuadro interior de un taller. La alimentación de esa nave es trifásica (400 V/3N ~). Se
conoce que la potencia máxima admisible del taller es de 21 kW con un factor de potencia 0,9
inductivo. La longitud de la línea desde el cuarto de contadores al cuadro interior es de 30 m y va
bajo tubo en montaje superficial.
Sabiendo que el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión establece en la ITC-BT-15
que la caída de tensión máxima admisible en derivaciones individuales con contadores
centralizados en un punto es del 1 %, se pide calcular los conductores necesarios (utilizar 0,018
Ωmm2/m como valor de la resistividad del cobre a 40 °C).

SOLUCIÓN

La intensidad que circulará por el cable para la carga máxima de 21 kW, con un factor de
potencia 0,9 inductivo, es:

Por lo que el interruptor automático que habrá que utilizar para proteger el circuito será de 40
A, la intensidad nominal normalizada inmediatamente superior. Este valor de 40 A es por tanto la
intensidad de corriente admisible permanente del circuito que se utiliza en el resto de los cálculos
(esto permite garantizar que la carga puede aumentar sin problemas hasta los 24,9 kW con un
factor de potencia 0,9 inductivo).
El siguiente paso es obtener una primera estimación de la sección del conductor. La
instalación del cable, como se indica en el enunciado del problema, es bajo tubo en montaje
superficial. De esta forma, mediante la Tabla 11.1, la sección que tiene una intensidad máxima
admisible mayor o igual que 40 A es 10 mm2.
A continuación se calcula la caída de tensión mediante la expresión (4.97), utilizando esa
sección y el valor de la intensidad de corriente admisible permanente del circuito:

Como la caída de tensión obtenida es menor que el 1 % indicado en el enunciado, la sección


de 10 mm2 elegida es válida (se comprueba que en este caso concreto una primera estimación de
esta sección podría haberse hecho con la Tabla 4.3).
Por último, como se trata de una derivación individual el RBT establece que no se pueden
utilizar cables con aislamiento de PVC sino que deben ser cables con un aislamiento de
características no propagadora de la llama y con emisión de humos y opacidad reducida. Por este
motivo el cable trifásico a emplear es un RZ1-K, 3F+N (tres fases y neutro) y de 10 mm2 de
sección. La intensidad nominal del interruptor general automático de protección de la derivación
individual es de 40 A.

4.7. Bibliografía

[1] A.R. Bergen. Power System Analysis (2a edición). Ed. Prentice-Hall, 2000.
122 Tecnología eléctrica

[2] J.R. Carson. Wave Propagation in Overhead Wires with Ground Return. Bell System
Technical Journal, voi. 5, pp. 539-554, 1928.

[3] P. Chowdhuri. Electromagnetic Transients in Power Systems. Ed. Research Studies Press,
1996.

[4] O.I. Elgerd. Electric Energy Systems Theory: an Introduction (2a edición). Ed. McGraw- Hill,
1982.

[5] J.D. Glover y M. Sarma. Power System Analysis and Design (3a edición). Ed. Brooks-Cole,
2002.

[6] T. Gönen. Electric Power Transmission System Engineering: Analysis and Design. Ed. John
Wiley & Sons, 1988.

[7] J.J. Grainger y W.D. Stevenson Jr. Power System Analysis. Ed. McGraw-Hill, 1994.
[8] A. Greenwood. Electrical Transients in Power System (2a edición). Ed. John Wiley & Sons,
1991.

[9] C.A. Gross. Power System Analysis (2a edición). Ed. John Wiley & Sons, 1986.
[10] Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (R.D. 842/2002) e Instrucciones Técnicas
Complementarias (ITC-BT).

[11] J.L. Tora. Transporte de la energía eléctrica: líneas aéreas a M.A.T. y C.A.. Universidad
Pontificia de Comillas, 1997.

[12] UNE 21022. Conductores de cables aislados. AENOR.

[13] UNE 21031. Cables aislados con policloruro de vinilo de tensiones asignadas o iguales a
450/750 V. AENOR.

[14] UNE 211002. Cables de tensión asignada hasta 450/750 kV con aislamiento de compuesto
termoplàstico de baja tensión de humos y gases corrosivos. AENOR.

[15] UNE 21123. Cables eléctricos de utilización industrial de tensión asignada 0,6/1 kV.
AENOR.
5
Capítulo

REPRESENTACIÓN
DEL SISTEMA

En los capítulos anteriores se han estudiado por separado los principales elementos que forman
un sistema eléctrico de potencia: el generador, el transformador y la línea de transporte. En
este capítulo se resumen los modelos eléctricos de estos elementos y se presenta el cuarto
elemento necesario, las cargas, que son las que consumen la energía generada. La
integración de estos cuatro elementos básicos permite representar el sistema eléctrico de
potencia como un conjunto.
En este capítulo se extiende el concepto de cálculo en valores por unidad, visto en el capítulo
segundo y aplicado en los siguientes, a todo el sistema en conjunto, lo que va a permitir su
representación mediante un circuito eléctrico y su modelado matemático mediante las
denominadas matrices de nudo. Con todos ellos ya se puede resolver y analizar cualquier
sistema eléctrico de potencia. Para este objetivo se van a presentar y explicar los dos estudios
clásicos más importantes que se utilizan para analizar un sistema eléctrico: el flujo de cargas y
las faltas o cortocircuitos simétricos. El primero de ellos, que corresponde al análisis del sistema
en estado normal, se desarrolla en este capítulo, y el otro, que responde al caso más básico de
estado perturbado, se ve en el próximo.
El flujo de cargas es la herramienta básica del análisis de los sistemas eléctricos de potencia.
Partiendo de la potencia generada y demandada en cada nudo, el flujo de cargas calcula la
tensión, en módulo y argumento, que existe en cada nudo y las potencias que circulan por la
red de transporte. De esta forma, se puede analizar el sistema en régimen permanente estable
y comprobar, a partir de su resultado, si ese punto de funcionamiento del sistema corresponde
a un estado de funcionamiento normal. Esta es la gran utilidad del flujo de cargas.

Representación de los elementos del sistema: el diagrama


5.1.
unifilar y el diagrama de impedancias y admitancias
Los cuatro elementos básicos que constituyen un sistema eléctrico de potencia son el generador,
el transformador, la línea de transporte y las cargas.
El generador, que se encuentra en las centrales de producción de energía eléctrica, es
básicamente un generador síncrono y es el elemento que produce la energía eléctrica que se
inyecta en el sistema. Tal y como se ha desarrollado en el Capítulo 3, el generador se puede
124 Tecnología eléctrica

Figura 5.1. Modelo eléctrico del generador: (a) como fuente ideal de tensión (b) como fuente real
de tensión.

representar simplemente como una fuente de tensión ideal, que mantiene la tensión entre sus
bornes, o como una fuente de tensión real, formada por la tensión interna del generador, Ei, y una
reactancia serie que es la reactancia síncrona, Xs. Estos dos modelos se muestran en la Figura 5.1 y
se utiliza uno u otro según el tipo de estudio del sistema que se realice.
Un sistema eléctrico tiene distintos niveles de tensión, como ya se ha indicado. La generación
de la energía eléctrica y su consumo por las cargas se realiza en general en un nivel de tensión
medio, mientras que su transporte se realiza en alta tensión lo que permite disminuir
significativamente las pérdidas. El paso de la energía eléctrica entre los diferentes niveles de
tensión del sistema se realiza mediante los transformadores de potencia. En el sistema eléctrico un
trasformador se representa mediante una impedancia 𝑍𝑍𝑐𝑐𝑐𝑐 ̅ , que representa las pérdidas del
transformador en función de su carga, en serie con un transformador ideal que realiza el cambio de
tensiones. Como se vio en el Capítulo 3, al representar el transformador en valores por unidad
tomando como tensiones base la tensión en cada uno de sus lados, ese transformador ideal queda
como un transformador de relación de transformación 1:1 lo que permite «quitarlo». De esta forma,
el transformador se puede representar en el sistema simplemente mediante su impedancia serie o de
cortocircuito Zcc, tal y como se representa en la Figura 5.2.
El tercer elemento del sistema es la línea eléctrica que, junto a los transformadores y a los
elementos de maniobra y protección (interruptores, seccionadores, protecciones, etc.), forman la
red de transporte y distribución de energía eléctrica. Tal y como se ha explicado en el Capítulo 4, la
línea se caracteriza mediante su impedancia serie, por fase y unidad de longitud, y su admitancia
paralelo, también por fase y unidad de longitud. En función de la longitud de la línea y del tipo de
estudio que se desea realizar, existen tres modelos diferentes que permiten representar la línea de
transporte. En los estudios del sistema habituales, y que son los que se van a realizar en este libro,
es suficiente con los modelos de parámetros concentrados mediante su equivalente en “pi”, para el
caso de línea de longitud media, o de forma más simple únicamente mediante su impedancia serie,
para el caso de línea corta. Estos dos modelos se muestran en la Figura 5.3.
El cuarto y último elemento del sistema, necesario para poder abordar su estudio y análisis,
son las cargas. Las cargas son y representan los elementos que consumen la energía producida en
las centrales por los generadores y que llega a ellas a través de la red de transporte y distribución.
Las cargas se encuentran en los nudos de esa red y pueden ser grandes consumidores (por ejemplo,
Representación del sistema 125

Figura 5.2. Modelo eléctrico del transformador.

Figura 5.3. Modelos eléctricos de la línea: (a) equivalente en "pi", (b) impedancia serie.
126 Tecnología eléctrica

Figura 5.4. Evolución de la demanda eléctrica (a) horaria, (b) anual.

una gran industria) o, en la mayoría de los casos, son otras redes eléctricas de distribución, de
menor tensión, que van llevando esa energía eléctrica al resto de consumidores más pequeños.
Las cargas evolucionan en el tiempo dentro de un amplio margen de escala. Así, existen
variaciones rápidas de carga que se producen en pocos milisegundos producidas, por ejemplo,
por la conexión o desconexión de grandes consumidores o por la pérdida por un fallo de algún
elemento del sistema. También existe una variación a lo largo del día que, minuto a minuto y
hora a hora, recoge la evolución diaria de la demanda de energía eléctrica, demanda que es
mucho menor en las horas de madrugada (denominadas horas de valle) que en las horas del
mediodía y del final de la tarde (denominadas horas de punta). Esta variación se puede observar
en la Figura 5.4. a que muestra dos ejemplos de la curva de demanda de energía eléctrica horaria,
también llamada curva de carga: la curva superior corresponde a un día laborable (en concreto al
martes 2 de marzo de 2004, que fue el día que presentó la máxima punta anual de potencia
demandada, 38040 MW) y la inferior a un día festivo (que corresponde al domingo siguiente, 7
de marzo); se puede comprobar la gran variación de la demanda que existe entre horas dentro de
un mismo día y entre días dentro de una misma semana. Por último, también existe una
evolución a largo de periodos interanuales, de varios años, tal y como se representa en la Figura
5.4.b que muestra la evolución anual de la demanda de energía eléctrica en España en el periodo
1980-2004.
Para los estudios del sistema eléctrico de potencia que se van a ver en este libro se
considera, siempre que no se diga lo contrario, que la carga no varía en el tiempo, es decir, se
consideran instantes concretos en los que se puede asumir que las cargas tienen unos valores
fijos (por ejemplo, una punta de demanda o una situación especialmente significativa del
sistema). Con esta asunción y en cuanto a su representación dentro del sistema, se distinguen tres
tipos de cargas y modelos que las representan:
■ Cargas de impedancia constante. Son cargas estáticas cuya impedancia, como indica
su nombre, es constante y, por lo tanto, la potencia que consumen depende de la tensión
que haya en cada instante en el nudo en el que están conectadas. Ejemplo de este tipo de
Representación del sistema 127

Figura 5.5. Modelos eléctricos de las cargas: (a) de impedancia constante, (b) de potencia constante, (c) de
intensidad constante.

cargas son principalmente las baterías de condensadores o de inductancias. Estas cargas


se definen por el valor de su impedancia por fase o por su potencia nominal, que es la que
consumen a la tensión nominal del nudo al que están conectadas. Se representan mediante
los valores correspondientes de R y X en paralelo, tal y como se representa en la Figura
5.5.a.
■ Cargas de potencia constante. Son cargas cuyos valores especificados de P y Q
consumidos son constantes, independientemente de la tensión que exista en cada
momento en el nudo en el que están conectadas. Por este motivo no pueden representarse
mediante una impedancia o una fuente, así que se hace indicando simplemente los valores
de P y Q correspondientes junto a una flecha para indicar su sentido saliente del sistema
(Figura
5.5. b). Este tipo de cargas es el más frecuente en los sistemas eléctricos de potencia; por
ejemplo, se comportan como cargas de este tipo los grandes consumidores, los motores
eléctricos y otras redes de distribución de menor tensión.
■ Cargas de intensidad constante. Este tipo de cargas son bastante escasas y se caracte-
rizan por presentar una intensidad consumida 7 constante e independiente de la tensión
que exista en cada momento en el nudo en el que están conectadas. Los rectificadores de
grandes instalaciones, como los de los hornos de arco, son cargas de este tipo que se
representan mediante una fuente de intensidad 7 (Figura 5.5.c).
La interconexión de todos estos elementos da lugar al sistema eléctrico de potencia en el que
tiene lugar la generación, el transporte y el consumo de energía eléctrica. La representación del
sistema se realiza mediante el diagrama unifilar y el diagrama de impedancias y admitancias. El
primero es una representación esquemática del sistema y permite visualizar, con un rápido golpe
de vista, su topología y los elementos que contiene. El segundo se obtiene al sustituir cada
elemento por la impedancia o la admitancia que lo representa, conforme a los modelos vistos
anteriormente, lo que hace que el sistema quede representado por un circuito eléctrico formado
por fuentes de tensión y de intensidad, por impedancias y admitancias y por consumos de
potencia constante. Este circuito se puede resolver mediante cualquier método de resolución y
análisis de circuitos eléctricos y así conocer los valores de todas sus magnitudes eléctricas. En
ambos casos los diagramas representan una fase del sistema ya que se puede considerar, sin
excesivo error, que el funcionamiento de los sistemas trifásicos es equilibrado.
La Figura 5.6 muestra el diagrama unifilar de un sistema eléctrico trifásico de potencia.
Gracias a él se ve rápidamente qué elementos forman el sistema y cómo están conectados. Así, el
sistema eléctrico representado en la figura está formado por un generador, un transformador que
eleva la tensión desde la del generador a la de la línea de trasporte, una línea de transporte y, al
128 Tecnología eléctrica

Figura 5.6. Diagrama unifilar.

final de ella, otro transformador que reduce la tensión desde el nivel de tensión de la línea hasta el
del nudo al que están conectadas las cargas. Existen dos cargas, una de impedancia constante, que
es una batería de condensadores, y otra una carga de potencia constante.
A partir del diagrama unifilar, cada uno de esos elementos reales se puede sustituir por los
elementos de circuito del modelo eléctrico que los representan. De esta forma, en el sistema de la
Figura 5.6, el generador se representa por una fuente de tensión ideal, cada transformador por su
impedancia serie, la línea por su equivalente en “pi” y la batería de condensadores por su
impedancia equivalente. Así se ha pasado de una representación esquemática del sistema a una
representación eléctrica que consiste en un circuito que se puede analizar y resolver; este circuito
es el diagrama de impedancias y admitancias que, para el ejemplo descrito, es el circuito de la
Figura 5.7.

Figura 5.7. Diagrama de impedancias y admitancias del sistema eléctrico de la Figura 5.6.

5.2. El sistema en valores por unidad

En un sistema eléctrico de potencia real existen valores muy dispares de potencias generadas,
trasmitidas, consumidas y nominales de equipos, de intensidades y. sobre todo, distintos niveles
de tensión debidos a los transformadores. Esto hace que los valores de los elementos que lo
forman y los valores de las variables eléctricas que se obtienen de su análisis, expresados todos
ellos en sus unidades correspondientes, presenten cierta dispersión que dificulta en ocasiones
poder calcularlos y compararlos.
Un método que permite simplificar ese cálculo y análisis es la utilización de los valores por
unidad, vistos en el Capítulo 2, extendiendo su concepto desde los elementos y equipos a todo el
sistema como un conjunto. Así, eligiendo como bases un conjunto apropiado de esas variables se
puede hacer que todas las variables del circuito (potencias, tensiones, intensidades e
impedancias) sean adimensionales, que estén expresadas en tanto por uno, y, sobre todo, que los
distintos niveles de tensión que hay en el sistema "se unifique" y, por lo tanto, “desaparezcan”
Representación del sistema 129

los transformadores (que se representan simplemente por su impedancia serie): de esta forma
el diagrama de impedancias y admitancias que representa el sistema eléctrico se reduce a un
circuito plano y conexo formado por fuentes e impedancias que se resuelve, sin mayor
problema, mediante las herramientas de cálculo de la teoría de circuitos.
El análisis en valores por unidad de un sistema eléctrico necesita en primer lugar de la
elección de un conjunto de magnitudes base que sea congruente y apropiado, que se obtiene
siguiendo las siguientes tres reglas muy simples:
1. Se toma un único valor de potencia como potencia base para todo el sistema.
2. Se determinan las zonas correspondientes a los distintos niveles de tensión del
sistema, que están delimitadas por los transformadores. Se toma la tensión de una de
ellas como tensión base de esa zona y, a partir de ella, se determinan las tensiones base
de las demás zonas conforme a la relación de transformación nominal de los
transformadores que las conectan.
3. Para cada zona, una vez establecida la potencia base y su tensión base conforme a las
dos reglas anteriores, se calculan las impedancias o admitancias en por unidad bien
mediante la impedancia base de la zona (calcula por la Expresión (2.26)) o bien
mediante el correspondiente cambio de bases si ya estaban en por unidad (Expresión
(2.33)).
La aplicación sistemática de estas tres reglas permite obtener fácilmente los valores en
por unidad del diagrama de impedancias y admitancias de un sistema eléctrico de potencia. El
ejemplo que se desarrolla a continuación ilustra este método.

EJEMPLO 5.1

Para el sistema de cuatro nudos representado por el diagrama unifilar de la Figura 5.6 y los valores
nominales de sus elementos dados a continuación, calcular el diagrama de impedancias y
admitancias y los valores de sus elementos en por unidad, tomando como potencia base y tensión
base las nominales del generador.
Generador: 100 MVA, 36 kV, 50 Hz.
Transformador T1: 125 MVA, 220/36 kV, ucc = 9%
Transformador T2: 100 MVA, 220/66 kV, ucc = 8%
Línea: R = 0,03 Ω/km, L = 0.7 mH/km, C = 3.1 nF/km, longitud 100 km.
Batería de condensadores: 3,25 μF/fase, conexión en triángulo.
Carga de potencia constante: 50 MW, con un factor de potencia 0,8 inductivo.

SOLUCIÓN

El primer paso es determinar las zonas correspondientes a los distintos niveles de tensión que hay
en el sistema. Los dos transformadores definen tres zonas: una contiene al generador (nudo 1), otra
a la línea (nudos 2 y 3) y la tercera corresponde a las cargas (nudo 4).
La potencia base, Sb, para todo el sistema es 100 MVA, que es la nominal del generador. De la
misma forma, conforme a lo indicado en el enunciado del ejemplo, se toma 36 kV como la tensión
base de la primera zona, Ub1.
A partir de esa tensión base se calculan las de las otras dos zonas. Así, la relación nominal de
transformación del transformador T1 permite obtener la tensión base se la zona 2:

220
𝑈𝑈𝑏𝑏2 = 36 · = 220 𝑘𝑘𝑘𝑘
36
130 Tecnología eléctrica

Y con ésta y la relación de transformación nominal del transformador T2, la tensión base de la zona 3 que
resulta:

66
𝑈𝑈𝑏𝑏3 = 220 · = 66 𝑘𝑘𝑘𝑘
220

Conocidas la potencia base y la tensión base de cada zona, se pueden calcular la impedancia base y la
intensidad base mediante las Expresiones (2.25) y (2.26) y, con todas ellas, los valores en por unidad de todos
los elementos del sistema.
La impedancia de cortocircuito del transformador TI viene dada en valor por unidad (expresada en%)
respecto a sus valores nominales. Como la potencia nominal del transformador es diferente a la potencia base
del sistema, tan solo es necesario hacer una corrección de potencias base:

La línea se representa por su modelo en “pi”. Teniendo en cuenta que los datos de la línea se dan por
unidad de longitud y que la longitud de la línea es de 100 km, el valor de la impedancia serie es:

y el de las dos ramas en paralelo (considerando la mitad de la longitud en cada extremo de la línea):

Como la impedancia base de la zona 2 es:

Los valores del equivalente en “pi” de la línea en valores por unidad son:

En cuanto al transformador T2, como su impedancia de cortocircuito viene dada en valor por unidad
(expresada en %) respecto a sus valores nominales y éstos coinciden con las bases de las zonas en las que se
encuentra, no es necesario hacer ninguna corrección con lo que:

La batería de condensadores es una carga de impedancia constante. Como los condensadores están en
triángulo, para calcular la impedancia por fase de la batería de condensadores hay que utilizar la capacidad
equivalente en estrella que es tres veces mayor, así:
Representación del sistema 131

La impedancia base de la zona 3 es:

lo que hace que la impedancia que supone la batería de condensadores en valor por unidad sea:

Este valor también se podría haber obtenido a partir de la potencia reactiva nominal consumida por la
batería de condensadores:

que en valor por unidad resulta:

La impedancia se obtiene a partir de la potencia reactiva generada:

que, lógicamente, es el mismo resultado:

Por último, la carga de potencia constante no puede representarse por una impedancia, como ya se ha
comentado en el apartado anterior, por lo que se representa directamente mediante el valor de la potencia
activa y de la potencia reactiva consumida en valores por unidad:

Con estos valores, el diagrama de impedancias del sistema eléctrico de la Figura 5.6 es el circuito de la
Figura 5.8 con todos sus valores expresados por unidad. Analizando este circuito se puede ahora calcular
cualquier magnitud eléctrica del mismo, tal y como se hace en el ejemplo siguiente.
132 Tecnología eléctrica

Figura 5.8. Diagrama de impedancias del sistema del Ejemplo 5.1.

EJEMPLO 5.2

En el sistema eléctrico del Ejemplo 5.1 se sabe que la tensión en el nudo 4 es igual a 65,34 kV. Con el
diagrama de impedancias del sistema representado en la Figura 5.8, se pide calcular en sus unidades
correspondientes:
1. Intensidad de línea que consumen las dos cargas.
2. Tensión en cada nudo.
3. Intensidad en bornes del generador.
4. Potencia activa y potencia reactiva generadas por el generador.

SOLUCIÓN

Tomando como origen de ángulos la tensión en el nudo 4, su valor por unidad es:

1. A partir de los valores de las impedancias expresadas por unidad y calculadas en el Ejemplo 5.1 (Figura
5.8), la intensidad que consumen las dos cargas es:

Como la intensidad base en la carga es:

La intensidad consumida por las dos cargas (intensidad de corriente en el secundario del transformador
T2) es por tanto:

𝐼𝐼4 = 0,5621 · 874,77 = 491,7 A

2. Para calcular las demás tensiones en los nudos, se resuelve el circuito eléctrico de la Figura 5.8. Así, la
tensión en el nudo 3 es:
Representación del sistema 133

La intensidad en la línea:

1,0105⌊2,29°
𝐼𝐼 ̅ = 0,5621⌊−26° + = 0,5512⌊−23,9° 𝑝𝑝. 𝑢𝑢.
−𝑗𝑗42,43

La tensión en el nudo 2:

�2 = (0,0062 + 𝑗𝑗0,04545) · 𝐼𝐼 ̅ + 𝑈𝑈
𝑈𝑈 �3 = 1,0249⌊3,46° 𝑝𝑝. 𝑢𝑢.

La intensidad en el generador:

Y, finalmente, la tensión en el nudo 1:

Una vez calculados los valores por unidad de la tensión en cada nudo y conocida la tensión base de
cada uno (calculadas en el Ejemplo 5.1), obtener el valor de la tensión de línea de cada nudo en su
unidad es inmediato:

U1 = 1.0419·36 = 37.51 kV
U2 = 1.0249·220 = 225,48 kV
U3 = 1.0105·220 = 222.31 kV
U4 = 0.9900·66 = 65.34 kV

3. La intensidad en el generador se ha obtenido en el apartado anterior al resolver el circuito corres-


pondiente al diagrama de impedancias del sistema. Como la intensidad base en el nudo 1 es:

la intensidad pedida es:

I1 = 0,5405 · 1603.75 = 866.8 A

4. Por último, la potencia generada por el generador es:

Como la potencia base del sistema es 100 MVA, finalmente resulta:

Pg = 0,5017 ·100 = 50.17 MW


Qg = 0,2556 ·100 = 25,56 MVAr
134 Tecnología eléctrica

5.3. Modelos de admitancias e impedancias de red

Una vez calculado el diagrama de impedancias y admitancias de un sistema eléctrico, con los
valores de todos sus elementos expresados por unidad mediante un sistema congruente de bases,
se obtiene, como se ha explicado, un circuito eléctrico que es el que se analiza. A partir de él y
para los estudios que van a permitir analizar el sistema, éste se representa matemáticamente
mediante la matriz de admitancias de nudo, [Ybus], y la matriz de impedancias de nudo, [Zbus],
Como se ha desarrollado en el apartado anterior, partiendo de un sistema eléctrico repre-
sentado por su diagrama unifilar, se ha llegado finalmente a poder representarlo mediante un
circuito eléctrico formado por fuentes ideales y elementos pasivos, impedancias y admitancias,
un circuito que se puede resolver mediante cualquier herramienta de cálculo estudiada en teoría
de circuitos, como son los métodos del análisis por mallas y del análisis por nudos.
La topología del circuito (muchas mallas y muchos nudos pero éstos conectados casi todos
a un nudo común a todos ellos), hace que esté especialmente indicado el segundo de los métodos,
esto es el análisis por nudos. En ese método de análisis y tomando como referencia ese nudo
común, se obtiene un sistema lineal de n ecuaciones con n incógnitas, siendo n el número de
nudos (sin contar el nudo de referencia). En forma matricial se puede escribir de la siguiente
forma:

[𝐼𝐼 ]̅ = [𝑌𝑌�] · [𝑉𝑉�] (5.1)

Donde [7] es el vector de intensidades inyectadas o entrantes en cada nudo que son las
variables independientes del sistema, [𝑉𝑉�] es el vector de tensiones de cada nudo respecto al de
referencia y son las incógnitas, e [ 𝑌𝑌�] es matriz de admitancias que se denomina matriz de
admitancias de nudo y se representa por [Ybus].
En el análisis de sistemas eléctricos la matriz de admitancias de nudo [Ybus] es. sencilla-
mente, la matriz de admitancias que resulta del análisis por nudos del circuito que representa el
sistema eléctrico monofásico equivalente fase-neutro. Es una matriz de dimensión n × n , siendo n
el número de nudos del sistema, y sus elementos son números complejos.
La construcción y modificación de la matriz de admitancias de nudo [Ybus] es fácil e
inmediata y se puede realizar sin dificultad de forma sistemática, tal y como se recoge en las
referencias [3], [5] y [9], Partiendo de una matriz vacía (todos sus elementos iguales a cero), los
elementos de la matriz [Ybus| se calculan de la siguiente forma:
■ Elementos de la diagonal: el elemento 𝑌𝑌 �𝑖𝑖𝑖𝑖 es igual a la suma de todas las admitancias
conectadas al nudo i.
■ Elementos de fuera de la diagonal: el elemento 𝑌𝑌 �𝑖𝑖𝑖𝑖 es igual a la suma, cambiada de
signo, de todas las admitancias que unen directamente los nudos i y k.
■ La matriz [Ybus] es simétrica por lo que 𝑌𝑌 �𝑖𝑖𝑖𝑖 = 𝑌𝑌�𝑘𝑘𝑖𝑖 .
La modificación de la matriz [Ybus] por la inclusión o eliminación de una impedancia (una
línea entre dos nudos que se conecta o que se abre, una carga que se conecta o que se quita en un
nudo, etc.), es igualmente sencilla a partir del algoritmo de construcción explicado. Así, la
conexión entre dos nudos p y q de una línea cuyas admitancias de su equivalente en “pi” son 𝑌𝑌�𝑖𝑖𝑖𝑖 y
𝑌𝑌�𝑖𝑖𝑖𝑖 (Figura 5.10), modifica los elementos 𝑌𝑌�𝑝𝑝𝑝𝑝 , 𝑌𝑌�𝑞𝑞𝑞𝑞 , 𝑌𝑌�𝑝𝑝𝑝𝑝 e 𝑌𝑌�𝑞𝑞𝑞𝑞 de la matriz de admitancias de la
Representación del sistema 135

Figura 5.9. Eliminar una línea existente entre dos nudos.

Siguiente forma:

(5.2)

Si lo que se conecta es un elemento de admitancia 𝑌𝑌�𝑐𝑐 entre un nudo p y el de referencia, sólo


se modifica el elemento 𝑌𝑌�𝑝𝑝𝑝𝑝 de la matriz de admitancias que queda:

(5.3)

Por último eliminar un elemento es lo mismo que conectar en paralelo con él otro con una
admitancia igual cambiada de signo. La Figura 5.9 representa esta forma de eliminar (abrir) una
línea que hay conectada entre dos nudos.
Es importante señalar que para grandes sistemas reales la matriz [Ybus] es una matriz muy
dispersa, es decir, en la que la mayoría de sus elementos son cero. También hay que indicar que en
el proceso expuesto de construcción de [Ybus] se ha considerado que no existen ramas acopladas
magnéticamente, lo que es válido para la gran mayoría de sistemas eléctricos de potencia reales; en
cualquier caso, de haberlas el procedimiento sería totalmente análogo pero en vez de ir sumando en
su proceso de construcción elementos individuales habría que sumar pequeñas submatrices de 2×2
que representan el acoplamiento, tal y como se explica en cualquiera de las referencias anteriores.
En el Ejemplo 5.3 se realiza paso a paso la construcción y modificación de la matriz [Ybus]
del sistema del Ejemplo 5.1.
136 Tecnología eléctrica

EJEMPLO 5.3

Obtener la matriz de admitancias del sistema del Ejemplo 5.1. Una vez obtenida, calcular la
nueva matriz resultante al quitar la batería de condensadores.

SOLUCIÓN

Como el sistema eléctrico del ejemplo tiene cuatro nudos, la dimensión de la matriz de
admitancias de nudo será de 4 x 4. Aplicando el algoritmo dado para su construcción y con los
resultados obtenidos en el Ejemplo 5.1 como datos (Figura 5.8), los elementos de la diagonal
de [Ybus] son:

Y los elementos distintos de cero que están fuera de la diagonal:

Con lo que la matriz [Ybus] resulta:

Como se observa en el procedimiento seguido, la admitancia de la batería de condensadores


se incluye en la matriz [Ybus] por ser una carga del tipo impedancia constante. Por el contrario,
la carga de potencia constante conectada en el mismo nudo 4, no se puede incluir ya que no se
puede representar por una impedancia.
Por último, para eliminar la batería de condensadores lo que se hace es conectar en paralelo
con ella una admitancia del mismo valor pero de signo contrario. Como la batería está conectada
entre el nudo 4 y el de referencia sólo se modifica el elemento F44. Así, de acuerdo con la
Expresión (5.3) resulta:
Representación del sistema 137

Con lo que la nueva matriz de admitancias de nudo, sin la batería de condensadores, es

La otra matriz que representa matemáticamente el sistema eléctrico es la matriz de


impedancias de nudo [Zbus]. Por definición esta matriz es la inversa de la de admitancias de
nudo, es decir:

[Zbus] = [Ybus]-1 (5.4)

A diferencia de la anterior, la matriz de impedancias de nudo es una matriz llena, en general


todos sus elementos son distintos de cero. La matriz [Zbus] puede calcularse directamente
invirtiendo [Ybus], aunque, para sistemas de tamaño medio y, sobre todo, de gran dimensión, la
inversión de [Ybus] no es un buen método ya que a lo largo del proceso iterativo de
triangulación se arrastran y acumulan errores numéricos. Para evitar este problema existen
métodos sistemáticos de construcción directa de [Zbus], tal y como se describe en [3] y [5]. Esos
métodos de escritura directa de la matriz de impedancias de nudo no aportan ningún concepto
relevante para el objetivo de este libro por lo que, de cara al resto del desarrollo de los
contenidos del libro, cuando se necesite [Zbus] o alguno de sus elementos, se dará siempre como
dato.

5.4. El problema del flujo de cargas

El objetivo del sistema eléctrico es satisfacer en todo instante la potencia demandada, que es la
suma de la consumida por las cargas más las pérdidas en la red, manteniendo además un estado
de funcionamiento normal, es decir, un estado permanente en el que se verifique que las
tensiones en los nudos y las potencias generadas por los generadores estén dentro de unos límites
establecidos y que tanto las líneas como los transformadores funcionen sin sobrecargas.
El flujo de cargas es la herramienta básica del análisis de los sistemas eléctricos de potencia
en régimen permanente, por lo que se le considera como uno del grupo de los estudios clásicos de
red. Partiendo de la potencia generada y demandada en cada nudo, el flujo de cargas calcula la
tensión, en módulo y argumento, que existe en cada nudo del sistema y las potencias que circulan
por la red de transporte. De esta forma, gracias al flujo de cargas se puede analizar el sistema en
régimen permanente estable y comprobar, a partir de su resultado, si ese estado de
funcionamiento del sistema corresponde a un estado de funcionamiento normal.
Si el problema de calcular la tensión en cada nudo en módulo y argumento se plantease en
términos de intensidades, es decir, si se conociese la intensidad inyectada en cada nudo, el
cálculo de las tensiones sería inmediato resolviendo el sistema lineal de ecuaciones dado por la
Expresión (5.1) donde la matriz [F] sería [Ybus]; en definitiva, sería suficiente con la resolución
mediante el análisis por nudos del circuito dado por el diagrama de impedancias y admitancias.
Sin embargo, en los sistemas eléctricos de potencia reales las magnitudes que se miden y que se
138 Tecnología eléctrica

conocen son las potencias, activa y reactiva, generadas y consumidas en cada nudo y como esas
potencias dependen de las tensiones de los nudos, que hay que recordar son las incógnitas, el
problema del flujo de cargas así planteado, en términos de potencias, resulta ser un problema no
lineal que se ha de resolver mediante métodos numéricos iterativos.

5.4.1. Potencia inyectada o entrante en un nudo

La potencia inyectada o entrante en un nudo, Pi + jQi, se define mediante el balance de potencias


en el nudo y corresponde a la potencia generada por los generadores que hay conectados en él
menos la potencia consumida por las cargas del tipo potencia constante que están conectadas
también en ese mismo nudo. Por otro lado y conforme al principio de conservación de la potencia
compleja, la potencia inyectada o entrante en un nudo también se define como la suma de las
potencias que salen por todas las líneas que están conectadas en ese nudo.
El primer paso para conocer la potencia inyectada en un nudo i es, por tanto, calcular la
corriente que entra por el extremo i de una línea que conecta dos nudos i y k. Dado el equivalente
en “pi” de la línea, tal y como muestra la Figura 5.10, la intensidad de corriente que entra por el
extremo i de la línea viene dado por:

(5.5)

Si en el nudo i existen N líneas que le conectan con otros tantos nudos del sistema (Figura
5.11.a), extendiendo la expresión anterior a todas esas líneas que parten de i, la corriente inyectada
o entrante en el nudo i, de acuerdo a la primera ley de Kirchhoff, es igual a la suma de las
corrientes que salen por todas las líneas, lo que viene dado por la expresión:

(5.6)

En esta expresión se observa que el término que multiplica a 𝑈𝑈 �𝑖𝑖 es la suma de todas las

admitancias conectadas a i, es decir, es el término 𝑌𝑌𝑖𝑖𝑖𝑖 de la matriz de admitancias de nudo [Ybus].
De la misma forma, el término que multiplica a cada una de las tensiones 𝑈𝑈 �𝑛𝑛 es la suma de las

Figura 5.10. Corriente entrante por el extremo i de una línea.


Representación del sistema 139

Figura 5.11. Potencia inyectada en un nudo i.

impedancias que unen el nudo i con ese nudo n que, con el signo menos que tiene en la expresión,
es el término Yin de [Ybus]. De esta forma la Expresión (5.6) se puede escribir en función de los
elementos de la matriz de admitancias de nudo [Ybus] como:

𝐼𝐼𝑖𝑖̅ = 𝑌𝑌𝑖𝑖1 𝑈𝑈
�1 + 𝑌𝑌𝑖𝑖2 𝑈𝑈
�2 + ⋯ + 𝑌𝑌𝑖𝑖𝑖𝑖 𝑈𝑈
�𝑁𝑁 = ∑𝑁𝑁 �
𝑛𝑛=1 𝑌𝑌𝑖𝑖𝑖𝑖 𝑈𝑈𝑛𝑛 (5.7)

Si lo que se desea conocer es la potencia activa y la potencia reactiva inyectada o entrante en


el nudo i, a partir de la definición de potencia compleja, se tiene la expresión siguiente:

𝑆𝑆𝑖𝑖̅ ∗ = 𝑈𝑈
�𝑖𝑖∗ 𝐼𝐼𝑖𝑖̅ = 𝑃𝑃𝑖𝑖 − 𝑗𝑗𝑗𝑗𝑖𝑖 (5.8)

Y sustituyendo en ella el valor de la intensidad entrante 𝑌𝑌�𝑖𝑖𝑖𝑖 calculado mediante (5.7), se obtiene:

�𝑖𝑖∗ ∑𝑁𝑁
𝑃𝑃𝑖𝑖 − 𝑗𝑗𝑗𝑗𝑖𝑖 = 𝑈𝑈 �
𝑛𝑛=1 𝑌𝑌𝑖𝑖𝑖𝑖 𝑈𝑈𝑛𝑛 (5.9)

Por el lado de la generación y de las cargas de potencia constante conectadas en el nudo i, la


potencia activa y la potencia reactiva inyectada o entrante en él también pueden expresarse como un
balance de potencias en el nudo (Figura 5.11 .b):

𝑃𝑃𝑖𝑖 = 𝑃𝑃𝑔𝑔𝑔𝑔 − 𝑃𝑃𝑑𝑑𝑑𝑑 (5.10)


𝑄𝑄𝑖𝑖 = 𝑄𝑄𝑔𝑔𝑔𝑔 − 𝑄𝑄𝑑𝑑𝑑𝑑 (5.11)
140 Tecnología eléctrica

A continuación, y utilizando los valores complejos de las admitancias en forma polar y las
magnitudes de tensión mediante sus fasores correspondientes, es decir:

la Expresión (5.9) se puede escribir como:

(5.12)

Separando esta expresión en su parte real y en su parte imaginaria y teniendo en cuenta el balance
dado por las Expresiones (5.10) y (5.11), se llega finalmente a las expresiones de la potencia activa y
de la potencia reactiva inyectada o entrante en el nudo i:

(5.13)

(5.14)

Estas dos ecuaciones reciben el nombre de ecuaciones del flujo de cargas. Para utilizar estas
ecuaciones hay que tener en cuenta cómo se han contemplado en el desarrollo realizado las cargas
que pudieran estar conectadas en el nudo i:
■ Las cargas de impedancia constante se incluyen en la matriz de admitancias de nudo [Ybus]
y, por lo tanto, son parte del término 𝑌𝑌�𝑖𝑖𝑖𝑖 de dicha matriz.
■ Las cargas de potencia constante, al no poderse representar por una impedancia, quedan en
el término de la izquierda de las ecuaciones como parte del balance de potencias que se
realiza entre las potencias generadas y las consumidas en el nudo, cuya diferencia es
justamente la potencia inyectada.

5.4.2. Resolución del problema del flujo de cargas

Extendiendo las dos ecuaciones del flujo de cargas a todos los nudos del sistema (N nudos), se
obtiene un sistema de 2N ecuaciones no lineales. Como este sistema de ecuaciones representa el
balance de potencias del sistema eléctrico, el número de ecuaciones linealmente independientes
será como máximo de 2(N — 1) ya que la suma de todas las potencias activas inyectadas debe ser
cero y lo mismo para la suma de todas las potencias reactivas inyectadas.
Por otro lado en ese sistema de ecuaciones intervienen cuatro variables por cada nudo, que son
el módulo y el argumento de la tensión del nudo y la potencia activa y la potencia reactiva
inyectada en él. Cuáles son dos incógnitas y cuáles se deben especificar, permite clasificar los
nudos en el problema del flujo de cargas en tres tipos:
Representación del sistema 141

 Nudos PQ o nudos de carga. En estos nudos se conocen y especifican tanto la potencia


activa como la potencia reactiva inyectadas. Se trata habitualmente de nudos a los que están
conectadas las cargas (en los que las potencias inyectadas son por tanto las potencias
demandadas con signo negativo) o de interconexión de líneas (en los que las potencias
inyectadas son cero). En estos nudos las incógnitas son el módulo y el argumento de su
tensión y contribuyen al problema del flujo de cargas con sus dos ecuaciones (5.13) y (5.14).
 Nudos PV o nudos de control de tensión. En estos nudos el valor del módulo de la tensión se
mantiene en un valor especificado conocido. Se trata habitualmente de nudos en los que
están conectados los generadores, en los cuales se puede conocer y fijar la potencia
generada, mediante el control del par motor de la turbina del generador, y el módulo de la
tensión, mediante el sistema de excitación del alternador. De esta forma en este tipo de
nudos queda una única incógnita, el argumento de la tensión, y una sola ecuación que es la
correspondiente a la potencia activa inyectada, (5.13). Una vez resuelto el problema el valor
de la potencia reactiva inyectada se obtiene mediante la Ecuación (5.14) del nudo, que
permitirá calcular la potencia reactiva generada. En estos nudos se suelen especificar además
los límites admisibles de la potencia reactiva generada, (Qgi)máx y (Qgi)mín, de tal forma que si
el valor de la potencia reactiva generada obtenida mediante (5.14) queda fuera de uno de
esos límites, se fija (Qgi)min en el valor límite sobrepasado y el nudo se transforma en uno del
tipo PQ.
■ Nudo oscilante o nudo balance. En el problema del flujo de cargas sólo existe un nudo de
este tipo y se elige un nudo con un generador. Las dos ecuaciones correspondientes al nudo
oscilante se retiran del problema, haciendo así que el sistema de ecuaciones sea linealmente
independiente, tal y como se explicó anteriormente. De esta forma los valores de la potencia
activa y de la potencia reactiva generada en el nudo oscilante se obtienen al final, como
resultado del problema, aplicando (5.13) y (5.14). Así, mediante el nudo oscilante se
garantiza que se cumple el balance de potencias de todo el sistema, ya que además de las
potencias demandadas se han de satisfacer las potencias pérdidas o consumidas por los
elementos del sistema cuyo valor exacto no se conoce hasta el final, una vez obtenido el
resultado del flujo de cargas. En cuanto a las otras dos variables, el valor del módulo de la
tensión del nudo oscilante se fija, normalmente en un valor entre 1.00 y 1.05 p. u. para
garantizar que la solución del problema presente un perfil de tensiones técnicamente factible
y su argumento se fija en 0o, es decir, se establece como origen de ángulos.
De esta forma el problema del flujo de cargas se plantea como un problema de 2(N — 1) — NPV
ecuaciones linealmente independientes, con 2(N — 1) -NPV incógnitas, siendo N el número de
nudos del sistema y N P V el número de nudos PV.
Como ya se ha indicado y puede verse a partir de las Expresiones (5.13) y (5.14), el sistema de
ecuaciones del problema del flujo de cargas es un sistema no lineal por lo que para su resolución se
deben utilizar métodos numéricos iterativos en los que, partiendo de un punto inicial del sistema, se
converge tras una serie de iteraciones hasta el resultado final. En este tipo de métodos existen dos
conjuntos de variables:
■ Las incógnitas (el módulo y el argumento de las tensiones en los nudos PQ, y el argumento
de las tensiones en los nudos PV), que reciben el nombre de variables dependientes o
variables de estado del sistema, ya que en cada iteración su valor se utiliza para calcular el
valor de todas las demás variables mediante las ecuaciones del flujo de cargas.
■ Todas las demás variables, una por cada ecuación del problema (la potencia activa y la
potencia reactiva inyectadas en cada nudo PQ y la potencia activa inyectada en cada
142 Tecnología eléctrica

nudo PV), se denominan variables independientes, variables especificadas o variables de


control ya que se utilizan como control de error en la convergencia del proceso iterativo.

EJEMPLO 5.4
En el sistema de potencia de la Figura 5.12 la potencia base es 300 MVA y la tensión base 220 kV, siendo
su matriz de admitancias de nudo [Ybus] la dada. La tensión del nudo 4 se ha de mantener en un valor igual
a 1,00 p.u. La generación y demanda en los nudos 2 y 4 son las indicadas en la figura. Tomando como nudo
oscilante el nudo 1 y fijando su tensión en 1,02 p.u., escribir las ecuaciones del flujo de cargas e indicar las
variables que intervienen en él.

SOLUCIÓN
Se trata de un sistema de 4 nudos, con dos nudos de carga PQ (los nudos 2 y 3) y un nudo PV de tensión
controlada (nudo 4), quedando el nudo 1 como nudo oscilante. De esta forma el número de ecuaciones del
problema del flujo de cargas es:

2(N – 1) – NpV = 2 · (4 – 1) – 1 = 5

La tensión en el nudo 1, por ser el nudo oscilante, es fija y de valor

�1 = 1,02 0°
𝑈𝑈

Figura 5.12. Diagrama unifilar del Ejemplo 5.4.


Representación del sistema 143

A partir de la matriz de admitancias de nudo del sistema, aplicando sistemáticamente las expresiones
(5.13) y (5.14), se escriben las cinco ecuaciones del problema:

En el que las incógnitas o variables de estado son V2, δ2, V3, δ3 y δ4. Las variables independientes
son P2, Q2, P3, Q3 y P4, y sus valores especificados se obtienen de los datos del ejemplo mediante la
generación y la demanda en esos nudos:

En la resolución del flujo de cargas, que como se ha indicado se realiza mediante un proceso
iterativo, los valores de las variables independientes calculados mediante las cinco ecuaciones del
problema, deben ir convergiendo hacia los valores especificados. Una vez resuelto el flujo de cargas se
pueden calcular todas las demás variables del sistema, tal y como se verá en el Ejemplo 5.5.

Los métodos de resolución del flujo de cargas son básicamente métodos matemáticos
numéricos de resolución de sistemas de ecuaciones no lineales. Los dos principales métodos
exactos son el de Gauss-Seidel y el de Newton-Raphson.
El método de Gauss-Seidel resuelve las ecuaciones del flujo de cargas en cada iteración
hasta que las diferencias entre los valores que toman las variables de estado en dos iteraciones
consecutivas son menores que una cierta tolerancia definida. Este método tiene la ventaja de
ser sencillo de programar, pero presenta problemas de convergencia, en especial al aumentar la
dimensión del sistema.
El método de Newton-Raphson en cada iteración resuelve las ecuaciones del flujo de
cargas y compara los valores de las variables independientes con los valores especificados para
ellas, deteniéndose cuando esas diferencias son menores que la tolerancia. Este método es más
complejo de programar ya que calcula y utiliza en cada iteración el jacobiano (matriz cuyos
144 Tecnología eléctrica

elementos son las derivadas parciales de las ecuaciones del problema respecto a las variables
de estado), pero a cambio es más robusto y presenta una mayor velocidad de convergencia que
el anterior, por lo que es el que se utiliza en la práctica totalidad de los programas de cálculo
existentes.
Además de estos dos métodos exactos existen otros métodos aproximados que permiten
obtener de una forma sencilla y rápida una solución aproximada, que se puede utilizar para
obtener un buen punto inicial para los procesos iterativos de los dos métodos anteriores o como
solución válida para otros tipos de estudios que no necesitan la solución exacta del flujo de
cargas.
Entre los métodos aproximados destaca el denominado flujo de cargas desacoplado que es
una versión aproximada del método de Newton-Raphson. En él, el problema se divide en dos
subproblemas independientes: un flujo de cargas sólo con potencias activas en el que las
variables de estado son los argumentos de las tensiones, y otro flujo de cargas sólo con
potencias reactivas en el que las variables de estado son los módulos de las tensiones (esta
división del problema se basa en la fuerte dependencia existente entre la potencia activa y el
argumento de la tensión, por un lado, y entre la potencia reactiva y el módulo de la tensión, por
otro). Así planteado el problema, se puede resolver cada subproblema de forma simultánea en
cada iteración o bien resolver el primero y utilizar el resultado obtenido para resolver el
segundo.
En cualquier caso, básicamente todos los procesos iterativos empleados siguen el
siguiente esquema:
■ Paso 1: Se tiene un vector con los valores de las variables de estado en la iteración
actual, n, del proceso (o los valores iniciales si se trata de la primera iteración).
■ Paso 2: Con los valores de las variables de estado se calculan los valores de las
variables independientes o de control mediante las ecuaciones del flujo de cargas. Con
éstos, los valores especificados para esas variables y los valores de las variables de
estado se calcula, según el método, un vector de error que informa de la convergencia
del proceso.
■ Paso 3: Si el valor absoluto de todos los elementos del vector de error es menor que una
tolerancia dada, se considera que el proceso ha finalizado y los valores del vector de
variables de estado es la solución del flujo de cargas.
■ Paso 4: Por el contrario, si el valor absoluto de algún elemento del vector de error es
mayor que la tolerancia, se actualizan los valores de las variables de estado utilizando
el vector de error y se vuelve al paso 1, iniciando una nueva iteración, n+ 1, del
proceso.
Los desarrollos detallados de estos tres métodos aplicados a la resolución del flujo de
cargas quedan fuera del objetivo de este libro por lo que no se realizan. Sin embargo, para el
lector interesado que desee conocerlos, se pueden encontrar en la mayoría de las referencias
que figuran al final de este capítulo como, por ejemplo, en [1], [3], [5], [6] y [8].

5.4.1. El resultado del flujo de cargas

El resultado del problema del flujo de cargas, como ya se ha indicado, son las tensiones en
modulo y argumento de todos los nudos del sistema. A partir de estos valores, el punto de
funcionamiento del sistema eléctrico de potencia queda completamente definido.
Las potencias inyectadas o entrantes en cada nudo se obtienen mediante las Expresiones
(5.13) y (5.14). A partir de ellas y conocidas las potencias demandadas, mediante el balance
Representación del sistema 145

dado por (5.10) y (5.11), se obtienen la potencia activa y la potencia reactiva generada por cada
generador.
Las potencias trasmitidas por una línea se pueden calcular a partir su equivalente en “pi”
(Figura 5.10) y de las Expresiones (5.5) y (5.8). Así, la potencia activa y la potencia reactiva
entrantes por el extremo / de una línea que une los nudos i y k vienen dadas por:

(5.15)

Y separando la parte real y la parte imaginaria resulta:

(5.16)
(5.17)

Conocidos los límites de trasmisión de las líneas, las potencias nominales de los transfor-
madores, la zona de funcionamiento admisible de cada generador y los límites de tensión en los
nudos, con los valores obtenidos y los calculados a partir de la solución del flujo de cargas, es ahora
inmediato comprobar si hay o no líneas y transformadores sobrecargados, tensiones fuera de límites
en algún nudo o generadores con valores de generación no admisibles, es decir, comprobar si el
punto de funcionamiento corresponde a un estado de funcionamiento normal del sistema, con todas
las magnitudes eléctricas dentro de sus límites técnicos.
El resultado del flujo de cargas también permite calcular las pérdidas de potencia que se
producen en el sistema, que se obtienen mediante el balance entre las potencias generadas por los
generadores y las potencias consumidas por las cargas en todos los nudos del sistema:

(5.18)

(5.19)

Como se puede observar la solución del flujo de cargas ofrece gran cantidad de información
muy útil para el análisis de un sistema eléctrico en régimen permanente.

EJEMPLO 5.5

En el sistema de potencia del Ejemplo 5.4 se realiza el flujo de cargas y como solución se obtiene el
siguiente perfil de tensiones:

Se pide calcular, tanto en valores por unidad como en las unidades correspondientes:
146 Tecnología eléctrica

1. Valor de la carga conectada en el nudo 2.


2. Potencia reactiva generada por el generador del nudo 4.
3. Valor de la potencia que entra por el extremo 3 de la línea 2-3, sabiendo que los valores por unidad
del equivalente en “pi” de dicha línea son 𝑍𝑍̅𝑠𝑠 = 0.04 + j0,10 e𝑌𝑌�𝑝𝑝 = j0,05.
4. Pérdidas de potencia en la red.

SOLUCIÓN
1. Sustituyendo los valores obtenidos como resultado en las dos primeras ecuaciones del problema
(ver Ejemplo 5.4) que corresponden a las potencias inyectadas en el nudo 2 se obtiene:

P2 = 13.333 · 1.02 · 0,974 · cos93,92° + 22,174 · 0,9742 ·cos(–81,1°)+


+ 9.285 – 0.9978 · 0,974 · cos114,2° = –1.334 p.u.
Q2 = –13.333 · 1.02 · 0,974 · sen93,92 – 22.174 · 0.9742 · sen(–81,1º) –
– 9.285 · 0.9978 · 0,974 · sen114,2º = –0.665 p.u.
Y mediante el balance de potencias en el nudo 2 dado por las Expresiones (5.10) y (5.11), se
obtienen las potencias consumidas:

Pd2 = PS2 – P2 = 0 – ( –1.334) · 300 = 400 MW


Qd2 = Qg2 – Q2 = 0 – (–0,665) · 300 = 200 MVAr
Valores que corresponden, lógicamente, con los de la carga en ese nudo dada como dato en el
Ejemplo 5.4.
2. La potencia reactiva inyectada en el nudo 4 se calcula mediante la expresión (5.14):

Q4 = –10 · 1,02 · 1 · cos89,64º – 13,333·0.9978 -1 - cos88,12º – 23,333 · 12 · cos(–90°) =


= –0,163 p.u.
y mediante el balance de potencia reactiva en el nudo 4 se obtiene la potencia reactiva producida
por el generador:

Qg4 = Q4 + Qd4 = (–0,163) · 300 + 80 = 31 MVAr


3. La potencia que entra por el extremo 3 de la línea que une los nudos 2 y 3, se calcula mediante la
Expresión (5.15):

Que expresadas en sus magnitudes correspondientes resultan:


P22 = 0,4354 · 300 = 130,6 MW

Q32 = 0,0216 · 300 = 6,5 MVAr


Es decir, del nudo 3 salen 130,6 MW y 6,5 MVAr por la línea 2-3.
Representación del sistema 147

4. Las pérdidas en la red corresponden a la potencia activa y a la potencia reactiva consumidas por las
líneas y se obtienen mediante el balance de potencias del sistema, (5.18) y (5.19). De todos esos valores
necesarios sólo falta conocer la potencia generada por el generador I correspondiente al nudo oscilante.
De forma análoga a como se ha hecho en los dos primeros apartados, utilizando las expresiones (5.13)
y (5.14) para el nudo 1, se obtiene:

Pgl =P1+ Pd1 = 0,841 · 300 + 0 = 252,3 MW

Qg1=Q1 +Qd1 = 0,861 · 300 + 0 = 258,3 MVAr

Y realizando en balance de potencias del sistema, se obtienen las pérdidas del sistema solicitadas:

Ppérd = (252.3 + 250) – (400 + 100) = 2,3 MW


Qperd = (258.3 + 31) – (200 + 80) = 9,3 MVAr

5.5. Bibliografía

[1] F. Barrero. Sistemas de energía eléctrica. Ed. Thomson-Paraninfo, 2004.


[2] A.R. Bergen. Power System Analysis. Ed. Prentice-Hall, 1986.
[3] O.I. Elgerd. Electric Energy Systems Theory. An Introduction (2a edición). Ed. McGraw-Hill,
1982.
[4] M.E. El-Hawary. Electrical Power System. Design and Analysis (revised printing). Ed. IEEE
Press, 1995.
[5] J.J. Grainger y W.D. Stevenson Jr. Análisis de sistemas de potencia. Ed. McGraw-Hill, 1995.
[6] A. Gómez Expósito (coordinador). Análisis y operación de sistemas de energía eléctrica. Ed.
McGraw-Hill, 2002.
[7] P. Kundur. Power System Stability and Control. Ed. McGraw-Hill (EPRI Power System
Engineering Series). 1994.
[8] IJ. Nagrath y D.P. Kothary. Modern Power System Analysis (2a edición). Ed. Tata McGraw-
Hill. 1993.
[9] A. Pastor, J. Ortega, V. Parra y A. Pérez. Circuitos eléctricos, volumen I. Ed. UNED, 2003.
6
Capítulo

FALTAS SIMÉTRICAS

Cuando los sistemas eléctricos trabajan en las condiciones para las que han sido diseñados las
intensidades por sus elementos y las tensiones en sus nudos no alcanzan valores que puedan
resultar dañinos para los elementos del mismo: las corrientes no superan los valores nominales
(suponiendo que la instalación no tenga una cierta capacidad de sobrecarga) y las tensiones en
los nudos tienen valores en torno al valor nominal del nudo considerado. Esta situación puede
verse alterada por distintos transitorios que pueden dar lugar a situaciones peligrosas para las
instalaciones y/o las personas:
■ Transitorios que elevan la tensión de los nudos del sistema. Se deben a descargas atmosféricas
(rayos) y a maniobras (aperturas y cierres de interruptores) y duran unos pocos milisegundos.
■ Transitorios que elevan la intensidad que circula por los elementos del sistema (cortocircuitos).
Se producen cuando entran en contacto dos o más conductores sometidos a tensión o un
conductor y la tierra en los sistemas con el neutro a tierra. Tienen duraciones comprendidas
entre unos ciclos y unos segundos.
■ Transitorios que afectan a la estabilidad del sistema. La desconexión brusca de una carga
elevada, la perdida de un generador, o un cortocircuito pueden hacer que los generadores
entren en un régimen oscilante que haga necesaria su desconexión. Esto es debido a que la
diferencia entre la potencia eléctrica activa generada y la potencia mecánica aplicada al eje
de la máquina causa variaciones de velocidad inadmisibles que afectan a la frecuencia de la
tensión producida. Sus duraciones están comprendidas entre unos ciclos y varios minutos.
Este capítulo está dedicado principalmente al estudio de los cortocircuitos. Su cálculo preciso es
necesario por varias razones:
1. Las elevadas intensidades que circulan por los elementos de un sistema durante un cor-
tocircuito pueden dar lugar a calentamientos o esfuerzos mecánicos inadmisibles para dichos
elementos. Aunque es responsabilidad del fabricante de las máquinas eléctricas el garantizar
que sus componentes soportan determinadas corrientes de cortocircuito durante un cierto
tiempo, es tarea del diseñador de las instalaciones eléctricas el elegir los componentes más
adecuados para su instalación, tanto máquinas eléctricas como líneas y cables.
2. La eliminación de los cortocircuitos en un sistema eléctrico requiere aislar partes del mismo
mediante elementos de protección (interruptores automáticos y fusibles). Un cálculo preciso
de las corrientes que circulan durante los cortocircuitos permite garantizar la actuación de
150 Tecnología eléctrica

estos elementos de protección en el tiempo previsto sin que su actuación suponga un inconveniente para
otras partes del sistema.

Este capítulo se centra en los cortocircuitos trifásicos porque siendo los menos comunes de los cortocircuitos,
producen las mayores intensidades de cortocircuito y su análisis no requiere del uso de metodologías que
están lejos del alcance del presente libro. Debe tenerse en cuenta que el correcto ajuste de las protecciones
de un sistema o instalación eléctrica requiere analizar otros cortocircuitos más comunes que hacen circular
intensidades de menor valor como los anteriormente citados cortocircuitos a tierra o entre dos conductores
de línea.

Posteriormente, en el Apartado 6.6.2, se citan otras faltas que aparecen en los sistemas eléctricos.

6.1. Transitorios en circuitos RL

En este apartado se va a analizar la corriente de cortocircuito de las fuentes reales cuya impedancia
está constituida por la conexión en serie de una resistencia y una bobina (RL). Es un caso de interés
porque esta representación se corresponde con la del equivalente Thévenin de las redes reales, tanto
monofásicas como trifásicas, en la mayor parte de las situaciones prácticas. Se estudian las variantes
monofásica y trifásica (aunque en este caso el estudio se reducirá a los cortocircuitos trifásicos).

6. 1 . 1 . Cortocircuitos monofásicos

La Figura 6.1 representa una fuente real monofásica en vacío a la que se le aplica un cortocircuito
representado por el cierre de un interruptor ideal S.
La tensión de vacío de la fuente viene dada por la siguiente expresión:

e = √2E sen(ωt + φ) (6.1)

En esta ecuación √2E es el valor de pico o cresta de la tensión e, ω es la pulsación angular y φ es


la fase inicial de la tensión e (determina el valor de la tensión en el instante t = 0).

Figura 6.1. Fuente real monofásica en cortocircuito.


Faltas simétricas 151

El cortocircuito (cierre del interruptor) tiene lugar en t = 0. Con objeto de estudiar el efecto del
valor de la tensión inicial e(0) sobre la corriente resultante se varía la fase inicial φ. Una fase inicial
φ= 0 representa un cortocircuito cuando la tensión de vacío pasa por cero, mientras que si la fase
inicial es φ = π/2 se estudiará un cortocircuito cuando la tensión de vacío pasa por un máximo.
El circuito de la Figura 6.1 es de primer orden, y se recomienda analizarlo como se indica en
[4].
La corriente de cortocircuito icc para t ≥ 0 se obtiene resolviendo la siguiente ecuación
diferencial:

(6.2)

Esta ecuación diferencial se puede ordenar y expresar en forma canónica:

(6.3)

El parámetro r es la constante de tiempo.

(6.4)

La aplicación de la metodología definida en [4] permite obtener la solución de (6.3). Téngase en


cuenta que la fuente estaba en vacío antes de producirse el cortocircuito, por lo que la corriente inicial
icc(0+) es nula.

(6.5)

Siendo:

y (6.6)

Para no confundir el número e, base de los logaritmos naturales, con la tensión e se usa la
letra griega e.
Es conveniente realizar un breve análisis del resultado obtenido para sacar algunas conclu-
siones de aplicación en apartados posteriores del capítulo.
La corriente de cortocircuito icc consiste en la suma de dos componentes, una componente
simétrica y una componente asimétrica
La componente simétrica viene dada por (6.7) y representa la corriente de cortocircuito
cuando se alcanza el régimen permanente. En los cortocircuitos reales el valor eficaz de la
corriente de cortocircuito Icc es muy elevado debido a que el módulo de la impedancia de la fuente
real �𝑅𝑅2 + (𝜔𝜔𝜔𝜔)2 es relativamente bajo.

(6.7)

Conviene destacar, sin que esto implique adelantar conceptos que se estudiarán con más
detalle posteriormente, que las protecciones del sistema actuarán antes de llegar a esta situación.
152 Tecnología eléctrica

Como se puede comprobar se trata de una senoide cuya fase inicial y amplitud dependen de los
parámetros del circuito. La fase inicial depende también de la tensión en el momento del
cortocircuito e(0) a través de su fase inicial φ. La amplitud de la componente simétrica Icc es
independiente de la fase inicial y se mantiene constante durante todo el transitorio.
La Ecuación (6.8) representa la componente asimétrica o de continua (nombre bastante
engañoso, como se comprueba examinando dicha ecuación).

(6.8)

Esta componente puede provocar un desplazamiento respecto a cero de la componente


simétrica de la corriente de cortocircuito. Destacan dos situaciones particulares:
■ El máximo/mínimo valor inicial de la componente asimétrica es ±√2Icc y tiene lugar para
φ = φz – π/2 o φ = φz – 3π/2. Si φz ≈ π/2 (bastante aproximado en redes de alta tensión) se
cumple que φ ≈ 0 o φ ≈ – π, lo que equivale a un cortocircuito cerca de un paso por cero de
la tensión e.
■ La componente asimétrica se anula si φ = φz o φ = φz – π. Si φz ≈ π/2 (bastante aproxi-
mado en redes de alta tensión) se cumple que φ ≈ π/2 o φ ≈ –π/2, lo que equivale a un
cortocircuito cerca de un pico de la tensión e.

6.1.2. Cortocircuitos trifásicos

Los transitorios producidos por los cortocircuitos trifásicos de fuentes reales son de primer orden,
por lo que se pueden analizar de manera similar a la vista en el Apartado 6.1.1.
La Figura 6.2 representa una fuente trifásica a la que se le aplica un cortocircuito trifásico
representado por el cierre simultáneo de los interruptores ideales Sa, Sb y Sc.
Las ecuaciones diferenciales, en forma canónica, de las corrientes icc-a, icc-b e icc-c son:

(6.9)

(6.10)

(6.11)

Con las condiciones iniciales icc-a(0+) = icc-b(0+) = icc-c(0+) = 0 y τ = L/R.


La soluciones de estas ecuaciones diferenciales permiten obtener las corrientes instantáneas
icc-a, icc-b e icc-c.

(6.12)

(6.13)

(6.14)
Faltas simétricas 153

Figura 6.2. Fuente real trifásica en cortocircuito.

Siendo (p la fase inicial de la tensión ea e:

y (6.15)

Es posible hacer una serie de observaciones similares a las del Apartado 6.1.1 acerca de las
corrientes del cortocircuito trifásico.
Un estudio parecido del transitorio de cortocircuito de redes RL aparece en [3].

6.2. Corriente y tensión en motores y generadores en


condiciones de cortocircuito
Las máquinas síncronas aparecen en las redes eléctricas trabajando como generadores y como
motores. En las instalaciones industriales es posible encontrar máquinas de esta clase trabajando de
ambos modos (generación propia dentro de la instalación y motores síncronos trabajando como
cargas), lo que hace necesario estudiar su comportamiento cuando sufren un cortocircuito.
El objetivo que se pretende cumplir en ambos casos es calcular las corrientes de cortocircuito de
estas máquinas cuando tiene lugar un cortocircuito trifásico con objeto de: a) ajustar las protecciones
oportunas que protejan a las máquinas de los efectos negativos de las corrientes de cortocircuito; y b)
garantizar que resisten estos efectos hasta que se produce la actuación de dichas protecciones. Como
se comentó anteriormente, siendo el cortocircuito trifásico el menos común de los cortocircuitos, su
estudio no precisa de métodos de análisis complejos que quedan lejos del alcance de este libro. En
cualquier caso debe tenerse en cuenta la posibilidad de aparición de otros cortocircuitos
(cortocircuitos fase-fase o fase-tierra) que dan lugar a corrientes de cortocircuito de magnitud
inferior.
Se estudian primero los cortocircuitos de los generadores síncronos en vacío y en carga para, a
continuación, estudiar los cortocircuitos de los motores. En todos los casos se analizan máquinas
trifásicas de rotor liso.
154 Tecnología eléctrica

6.2.1. Cortocircuitos trifásicos de generadores en vacío

Como se vio en el Apartado 3.4, una máquina síncrona trabajando en régimen permanente se puede
representar mediante un circuito monofásico equivalente constituido por una fuente ideal É (tensión
detrás de reactancia o tensión de vacío) conectada en serie con una reactancia Xs (reactancia síncrona)
y una resistencia (puede ser despreciable en máquinas de gran potencia).
El análisis del cortocircuito de esta fuente usando la metodología vista en el Apartado 6.1.2 daría
lugar a un transitorio que no se corresponde con la realidad. Se observa en la práctica que la amplitud
de la componente simétrica de la comente de cortocircuito de una máquina síncrona no presenta una
amplitud constante, como muestra la Ecuación (6.7), sino que la amplitud de esta componente
decrece con el tiempo como se indica en la Figura 6.3.
La componente asimétrica es una función decreciente cuyo valor inicial depende del instante en
el que tiene lugar el cortocircuito.
Este comportamiento observado en la componente simétrica se puede representar de forma
simplificada mediante un equivalente formado por la tensión detrás de reactancia E en serie con una
reactancia variable con el tiempo como se indica a continuación:
 Durante los primeros 2 ó 3 ciclos (dependiendo de la máquina) se usa la reactancia
subtransitoria Xs". El valor eficaz de la componente simétrica al comienzo de este período
es la corriente de cortocircuito subtransitoria Icc".

Figura 6.3. Componente simétrica de la corriente de cortocircuito de un generador síncrono en vacío.


Faltas simétricas 155

Período Período Régimen


subtransitorio transitorio permanente
Figura 6.4. Circuitos para el cálculo de las corrientes de cortocircuito de generadores síncronos en
vacío.

■ El comportamiento de la máquina durante los 3 ó 5 ciclos siguientes (dependiendo de la


máquina) viene dado por la reactancia transitoria X's. El valor eficaz de la componente
simétrica al comienzo de este período es la corriente de cortocircuito transitoria I'cc.
■ Desde el final del período transitorio hasta el régimen permanente se representa la máquina
mediante la reactancia síncrona Xs. El valor eficaz de la componente simétrica en régimen
permanente es la corriente de cortocircuito permanente Icc.
La Figura 6.4 muestra los circuitos que permiten calcular los valores eficaces de las corrientes
de cortocircuito subtransitoria I"cc transitoria I’cc y permanente Icc de este tipo de máquinas.
Como se puede ver, estas corrientes vienen dadas por:

(6.16)

(6.17)

(6.18)

Dado que Xs > X's > X"s, se logra representar la amplitud decreciente de la componente
simétrica de la corriente de cortocircuito. Es conveniente destacar que la variación del valor eficaz de
la componente simétrica se produce de forma continua. Las corrientes calculadas mediante (6.16),
(6.17) y (6.18) representan valores en instantes puntuales.

6.2.2. Cortocircuitos trifásicos de generadores en carga

La diferencia entre el cálculo de las corrientes de cortocircuito subtransitoria, transitoria y permanente


de los generadores en vacío y en carga radica en que en este último caso se modifica la tensión detrás
de reactancia usada en los cálculos de las tres corrientes de cortocircuito.
 Para el período subtransitorio la reactancia subtransitoria X" va acompañada de la
tensión detrás de reactancia subtransitoria E".
156 Tecnología eléctrica

Período Período Régimen


subtransitorio transitorio permanente
Figura 6.5. Equivalentes para el cortocircuito de generadores síncronos en carga.

■ Durante el período transitorio se usan la reactancia transitoria X's y la tensión detrás de


reactancia transitoria 𝐸𝐸� ′ .
■ Desde el final del período transitorio hasta el régimen permanente se representa la máquina
mediante la reactancia síncrona Xs y la tensión detrás de reactancia permanente E.
Las tensiones detrás de reactancia subtransitoria 𝐸𝐸� ", transitoria 𝐸𝐸� ' y permanente 𝐸𝐸� se calculan a
� y la intensidad 𝐼𝐼 ̅ de la máquina antes de producirse la falta. Primero se modifica
partir de la tensión 𝑈𝑈
el circuito equivalente de la máquina antes de que se produzca el cortocircuito como se indica en la
Figura 6.5.
Usando las referencias de dicha figura, las expresiones de las tensiones detrás de reactancia
vienen dadas por (6.19), (6.20) y (6.21). La tensión detrás de reactancia permanente no cambia de
valor.

(6.19)
(6.20)

(6.21)

Las corrientes de cortocircuito subtransitoria I"cc, transitoria I'cc, y permanente Icc se calculan
dividiendo el módulo de las tensiones calculadas mediante (6.19), (6.20) y (6.21) por la reactancia
correspondiente a cada período.

(6.22)

(6.23)

(6.24)

EJEMPLO 6.1
Un generador síncrono trifásico tiene una tensión de vacío 𝐸𝐸� = 1,5 | 0° p.u. y unas reactancias Xs = 1,1
p.u., X's = 0,13 p.u. y Xs" = 0,08 p.u. Estando conectado a una carga trifásica equilibrada de impedancia
R = 1 p.u. tiene lugar un cortocircuito trifásico en bornes de la carga. Se pide calcular:
Faltas simétricas 157

1. La tensión e intensidad de la carga antes de producirse el cortocircuito.


2. Las tensiones detrás de reactancia subtransitoria, transitoria y permanente.
3. Las corrientes de cortocircuito subtransitoria, transitoria y permanente.

SOLUCIÓN

1. La tensión e intensidad de la carga antes de producirse el cortocircuito.


Estas magnitudes se obtienen analizando el circuito monofásico equivalente del generador y la
carga.

2. Las tensiones detrás de reactancia subtransitoria, transitoria y permanente.


Usando las Ecuaciones (6.19), (6.20) y (6.21) se obtienen los valores de estas tensiones.

Evidentemente, el valor de la tensión detrás de reactancia permanente coincide con el dato del
enunciado.
3. Las corrientes de cortocircuito subtransitoria, transitoria y permanente.
Por último, se introducen los resultados del Apartado 2 del ejemplo en las Ecuaciones (6.22),
(6.23) y (6.24) para obtener las tres corrientes de cortocircuito.

Se puede apreciar la variación de la amplitud de la componente simétrica desde que se inicia el


transitorio hasta que se alcanza el régimen permanente.

6.2.3. Cortocircuitos trifásicos de motores

Los motores síncronos en cortocircuito se comportan de una manera muy similar a como lo hacen
los generadores síncronos en cortocircuito estando previamente en carga. Debido a la inercia
mecánica del conjunto motor-carga mecánica se mantiene durante un tiempo la fuerza
electromotriz del motor, haciendo circular corrientes elevadas por los devanados del mismo.
158 Tecnología eléctrica

A diferencia de lo que sucede con los generadores síncronos, la velocidad de giro del eje tiende a
cero (rotor parado) debido a que no hay un elemento mecánico (máquina) que lo haga girar como
sucede en los generadores. Esto implica que la tensión detrás de reactancia y la corriente de
cortocircuito permanentes de un motor síncrono son nulas.
Las corrientes de cortocircuito subtransitoria y transitoria no son nulas, y pueden alcanzar
valores elevados que podrían dañar el motor. El proceso a seguir para el cálculo de la corriente de
cortocircuito subtransitoria es similar al visto para los generadores en carga si se admite que la
velocidad del motor no varía bruscamente por la inercia mecánica del sistema.
Un aspecto a tener en cuenta cuando se protegen instalaciones con motores síncronos es que
llega intensidad a los cortocircuitos desde dos lados: desde la red y desde el motor. Esto hace más
compleja la protección de estas instalaciones puesto que no basta con desconectar aguas arriba de la
falta (hacia la red), para aislar el motor de la red, sino que hay que aislar también el motor de la falta
para evitar que siga alimentándola.

EJEMPLO 6.2

Un motor síncrono trifásico consume una potencia compleja 𝑆𝑆̅ = 0,60 – j0,45 p.u. cuando se alimenta con
�= 1 0º p.u. Las reactancias del motor son Xm = 1 p.u., X'm = 0,2 p.u. y
una fuente real trifásica de tensión 𝑈𝑈
X"m = 0,1 p.u. Estando en estas condiciones se produce un cortocircuito trifásico en bornes del motor. Se
pide calcular:
1. La intensidad absorbida por el motor antes del cortocircuito.
2. Las tensiones detrás de reactancia subtransitoria, transitoria y permanente.
3. Las corrientes de cortocircuito subtransitoria, transitoria y permanente.

SOLUCIÓN

1. La intensidad absorbida por el motor antes del cortocircuito.


A partir de la tensión y la potencia compleja del motor se calcula la corriente.

2. Las tensiones detrás de reactancia subtransitoria, transitoria y permanente.


Se modifican las Ecuaciones (6.19), (6.20) y (6.21) para tener en cuenta el sentido entrante a la
máquina de la corriente 𝐼𝐼 .̅

La tensión detrás de reactancia permanente se hace nula porque deja de girar el eje de la máquina.

𝐸𝐸� =0

3. Las corrientes de cortocircuito subtransitoria, transitoria y permanente.


Faltas simétricas 159

Las Ecuaciones (6.22) y (6.23) permiten obtener las tres corrientes de cortocircuito usando los
resultados del Apartado 2 del ejemplo.

La amplitud de la componente simétrica decrece, como sucede en los generadores en cortocircuito,


pero la corriente de cortocircuito permanente del motor se anula.

6.3. Magnitudes que caracterizan la corriente de cortocircuito

Cuando se calculan corrientes de cortocircuito con objeto de cumplir los objetivos indicados al
comienzo de este capítulo no es necesario conocer en detalle la forma de onda de la corriente de
cortocircuito sino que basta con conocer algunos parámetros asociados a la misma. Las principales
magnitudes características de la corriente de cortocircuito son:
■ El valor eficaz de la componente simétrica al comienzo del cortocircuito. Su valor es
constante a lo largo de todo el cortocircuito en el caso de fuentes reales Icc (Apartado 6.1).
Es la corriente subtransitoria I"cc en el caso de cortocircuitos cerca de motores o
generadores (Apartado 6.2). Su cálculo se estudia en detalle en el apartado siguiente.
■ La corriente de cresta Ip es el primer máximo que alcanza la corriente de cortocircuito al
comienzo del transitorio.
El valor eficaz de la componente simétrica de la corriente de cortocircuito se usa para
seleccionar los elementos que protegen la instalación o el sistema eléctrico. También se usa para el
ajuste del disparo de las protecciones que disponen de esa característica.
Para calcular las corrientes máxima y mínima que puedan aparecer en una instalación
eléctrica se multiplica la tensión nominal de la red por un factor c que representa fluctuaciones de
la tensión de red por las variaciones de la regulación en generadores, la utilización de tomas de
transformadores de distribución y el efecto de diversos parámetros del circuito no considerados en
el cálculo del cortocircuito, tales como, el efecto subtransitorio de los generadores en el
cortocircuito, las componentes de la corriente en condiciones de cortocircuito no simétrico, las
corrientes de la carga del circuito previa a la aparición del cortocircuito, los efectos de las
capacidades de las líneas, etc.
Los valores a utilizar están normalizados en cada tipo de instalación y tipo de defecto y
normalmente reflejan el valor más desfavorable para el cálculo. La norma UNE-EN 60909-0 [7]
establece un coeficiente cmáx para el cálculo de las corrientes máximas de cortocircuito de la
instalación y un coeficiente cmín para el cálculo de las mínimas. Los valores de estos coeficientes
aparecen en la Tabla 6.1 para redes de baja, media y alta tensión.
Se calcula la corriente de cresta para conocer los esfuerzos térmicos y dinámicos que sufrirán
los elementos del sistema durante los primeros instantes del transitorio de cortocircuito. Estos
160 Tecnología eléctrica

Tabla 6.1. Coeficientes c para el cálculo de las corrientes máxima y mínima de cortocircuito
establecidos en la norma UNE-EN 60909-0.

Tipo de red cmín cmáx


Redes de baja tensión 0,95 1,05
Redes de media y alta tensión 1 1,1

elementos del sistema (máquinas, líneas, cargas, etc.) deben ser capaces de soportar dichas
solicitaciones durante el tiempo que tardan en actuar las protecciones del sistema.
Como se demostró en el Apartado 6.1.1, la corriente de cortocircuito tiene una componente
𝑠𝑠𝑠𝑠𝑠𝑠 𝑎𝑎𝑎𝑎𝑎𝑎𝑎𝑎
simétrica 𝑖𝑖𝑐𝑐𝑐𝑐 y una componente de continua 𝑖𝑖𝑐𝑐𝑐𝑐 dadas por (6.7) y (6.8) respectivamente para las
fuentes reales monofásicas. Dado que la amplitud de la componente continua depende del instante
en el que tiene lugar el cortocircuito, el valor de la corriente de cresta depende también de este
instante, lo que implica que hay un peor caso que da lugar a la máxima corriente de cresta.
Es posible hacer un razonamiento similar para las máquinas síncronas. El hecho de que la
componente simétrica cambie de amplitud durante el transitorio no impide que haya un primer pico
de la corriente que viene determinado por el instante en el que se produce el cortocircuito y
solamente afecta al valor de la corriente de cresta.
El cálculo exacto de la corriente de cresta de este peor caso implicaría calcular el primer
máximo de la corriente instantánea de cortocircuito en función del momento en el que tiene lugar el
cortocircuito (representado mediante φ en (6.8)). Esta corriente de cresta se puede calcular de forma
aproximada usando las siguientes relaciones extraídas de la norma UNE-EN 60909-0.

Ip = K√2ICC (6.25)
Siendo:

K = 1,02 + 0,98e-3R/X (6.26)


La Figura 6.6 muestra gráficamente el valor del parámetro K en función del cociente R/X.

6.3.1. Potencia de cortocircuito


La potencia de cortocircuito es un método alternativo de definir la corriente de cortocircuito o la
impedancia del equivalente Thévenin en un nudo de la red, típicamente el punto de acometida a la
red eléctrica de la compañía.
La red se representa mediante una fuente ideal 𝐸𝐸� en serie con una impedancia 𝑍𝑍̅cc y la potencia
de cortocircuito es la potencia aparente de esta fuente ideal en condiciones de cortocircuito.
Si se trabaja en valores por unidad, la potencia de cortocircuito tiene las siguientes expresio-
nes:

(6.27)
Faltas simétricas 161

Figura 6.6. Parámetro K para el cálculo de la corriente de cresta según la norma UNE-EN 60909-0.

Cuando no se trabaja en valores por unidad la potencia de cortocircuito es función de la


tensión de fase E o la de línea Ul. Se puede expresar de las siguientes formas:

(6.28)

La norma UNE-EN 60909-0 define la potencia de cortocircuito usando la tensión nominal


en vez de la tensión de vacío.
EJEMPLO 6.3

Obtener las corrientes y/o potencias de cortocircuito de los siguientes elementos del sistema eléctrico:
1. Un generador trifásico síncrono de tensión nominal Unom = 25 kV y potencia nominal Snom = 1
GVA con una reactancia subtransitoria Xs" = 0.2 p.u. en la base definida por sus valores nominales.
2. Un nudo de la red de transporte (400 kV) con una potencia de cortocircuito Scc = 10 GVA.
3. Un nudo de la red de transporte (220 kV) con una potencia de cortocircuito Scc = 5 GVA.
4. Un nudo de la red de distribución de media tensión (20 kV). La tensión de vacío de la red es E = 1
p.u., la potencia nominal del transformador es Snom = 25 MVA y su tensión de cortocircuito
porcentual ucc = 8%. Repetir los cálculos para Snom = 10 MVA.
5. Un nudo de la red de distribución de baja tensión (400 V). La tensión de vacío de la red es E = 1
p.u., la potencia nominal del transformador es Snom = 500 kVA y su tensión de cortocircuito
porcentual urc = 6%. Repetir los cálculos para Snom = 350 kVA.
162 Tecnología eléctrica

SOLUCIÓN

1.Un generador trifásico síncrono de tensión nominal Unom = 25 kV y potencia nominal Snom = 1
GVA con una reactancia subtransitoria X" = 0,2 p.u. en la base definida por sus valores nominales.
Si esta máquina sufre un cortocircuito en vacío siendo la tensión de vacío E = 1 | 0° p.u., la
corriente de cortocircuito subtransitoria en “por unidad” viene dada por:

′′ E 1
Icc = = = 5 p. u.
X′′
s 0,2

Que expresada en amperios tienen el siguiente valor:

′′ 1000
Icc = 5· = 115.47 kA
√3·25

El valor obtenido varía mucho con la potencia nominal del generador y su reactancia
subtransitoria.
2. Un nudo de la red de transporte (400 kV) con una potencia de cortocircuito Scc =10 GVA.
Las corriente de cortocircuito que se corresponde con esta potencia se obtiene de (6.28).

Scc 5000
Icc = = = 14.43kA
√3Ul √3 · 400

Téngase en cuenta que la potencia de cortocircuito puede variar en un margen muy amplio.
Esta variación se ve reflejada en la corriente de cortocircuito.
3. Un nudo de la red de transporte (220 kV) con una potencia de cortocircuito Scc = 5 GVA.
Las corrientes de cortocircuito que se corresponden con esta potencia se obtienen de (6.28).

Scc 5000
Icc = = = 13.12kA
√3Ul √3 · 220

La potencia de cortocircuito en este caso también puede variar en un margen muy amplio.
También lo hace la corriente de cortocircuito.
4. Un nudo de la red de distribución de media tensión (20 kV). La tensión de vacío de la red es
E = 1 p.u., la potencia nominal del transformador es Snom = 25 MVA y su tensión de
cortocircuito porcentual ucc = 8%. Repetir los cálculos para Snom = 10 MVA.
Para el transformador de potencia nominal Snom = 25 MVA se obtienen los siguientes valores:
𝐸𝐸 1
Icc = 𝑍𝑍 = 0,08
= 1,25 𝑝𝑝. 𝑢𝑢.
𝑐𝑐𝑐𝑐

Scc =EIcc= 1·12,5= 12,5 p.u.

En sus unidades correspondientes tienen los siguientes valores en barras de 20 kV:

25
Icc = 12,5 · = 9.02 kA
√3·20

Scc= 12,5·25 = 312,5 MVA


Faltas simétricas 163

Para una potencia nominal Snom = 10 MVA:

Irr= 12.5

Scc = 12.5 · 10= 125 MVA

La impedancia de las líneas y/o cables que llevan la energía a cargas conectadas al secundario
hacen bajar mucho la potencia de cortocircuito en nudos situados aguas abajo.
5. Un nudo de la red de distribución de baja tensión (400 V). La tensión de vacío de la red es E = 1
p.u., la potencia nominal del transformador es Snom = 500 kVA y su tensión de cortocircuito
porcentual ucc = 6%. Repetir los cálculos para Snom = 350 kVA.
Para el transformador de potencia nominal Snom = 500 kVA se obtienen los siguientes valores:

𝐸𝐸 1
Icc = = = 16.67 p.u.
𝑍𝑍𝑐𝑐𝑐𝑐 0,06

Scc = EIcc = 1 · 16.67 = 16.67 p.u.

En sus unidades correspondientes tienen los siguientes valores en barras de 400 V:


500
Icc = 16.67· = 12.03 kA
√3·400

Scc = 16.67 · 0.500 = 8,34 MVA

Para una potencia nominal Snom = 350 kVA:

350
Icc = 16.67 · = 8.42 kA
√3·400

Scc = 16.67 · 0.350 = 5.83 MVA

También se reducen mucho estos valores aguas abajo debido a las líneas y/o cables que llevan la
energía a las cargas.

6.4. Cálculo de corrientes de cortocircuito

Para la selección de los elementos de una instalación y el ajuste de las protecciones eléctricas contra
cortocircuitos de la misma se precisa conocer algunas magnitudes que caracterizan a la corriente de
cortocircuito.
El cálculo de las corrientes de cortocircuito se lleva a cabo analizando un sistema en el que se
han substituido los circuitos equivalentes de los elementos de la instalación (generadores, motores,
transformadores, líneas, cargas, etc.) por sus equivalentes de cortocircuito, como se indica a
continuación:
164 Tecnología eléctrica

■ Dado que la regulación de tensión los generadores no es capaz de mantener la tensión en


bornes del mismo ante cortocircuitos cercanos, se representan mediante el circuito
equivalente subtransitorio indicado en el Apartado 6.2.2. Este circuito está formado por la
tensión detrás de reactancia subtransitoria E", calculada usando (6.19), y la reactancia
subtransitoria X".
■ Si el cortocircuito tiene lugar lejos de los generadores, la regulación es capaz de hacer que
estos sean capaces de mantener su tensión, por lo que se puede representar mediante una
fuente ideal, o el equivalente de régimen permanente visto en el Apartado 6.2.2. En este
segundo caso, el equivalente está formado por la tensión detrás de reactancia permanente E,
calculada usando (6.21), y la reactancia síncrona Xs. Es el mismo equivalente de la máquina
antes del cortocircuito.
■ Los motores síncronos en cortocircuito se comportan como los generadores en carga, como se
vio en el Apartado 6.2.3. En las redes con motores síncronos los cortocircuitos están
alimentados desde dos lados, por lo que hay que calcular la corriente que llega al cortocircuito
desde la red y la que llega desde el motor.
■ Las líneas se representan por los equivalentes que se usan para su análisis en régimen no
perturbado, como se explicó en el Apartado 4.4.
■ Los transformadores se representan mediante la rama serie (impedancia de cortocircuito 𝑍𝑍̅𝑐𝑐𝑐𝑐 )
y un transformador ideal. Se puede despreciar la rama paralelo (impedancia de vacío 𝑍𝑍0̅ ) por
el elevado valor de las corrientes de los devanados en comparación con la de magnetización
en condiciones de cortocircuito. El análisis usando magnitudes por unidad de los
transformadores sin tomas presenta la ventaja de que el transformador ideal tiene relación de
transformación unidad, por lo que puede ser eliminado.
■ Las cargas se representan mediante su equivalente de régimen permanente.
Se calculan con el circuito así formado las corrientes en los elementos de la red.

6.4.1. Aspectos prácticos de la obtención de los circuitos equivalentes

El esquema general del circuito de la instalación en la que se produce un cortocircuito, es el que


se representa en la Figura 6.7. El cortocircuito aparece marcado con un aspa.
Su esquema equivalente eléctrico en valores por unidad se representa en la Figura 6.8,
donde Zr es la impedancia de la red a la que se conecta la instalación, Z, es la impedancia de
cortocircuito del transformador de distribución y𝑍𝑍̅𝑟𝑟 es la impedancia de la línea o del cable que
lleva la energía a la carga de impedancia 𝑍𝑍𝑐𝑐̅ .
La tensión de la red E aparece multiplicada por el factor c de la norma UNE-EN 60909-0
(Tabla 6.1) que tiene en cuenta las fluctuaciones de tensión que pueden darse en la red.
Para la determinación de la impedancia equivalente Zr de la red de alimentación a la que se
conecta la instalación, se parte de la potencia de cortocircuito de la red en el punto de la
acometida Scc, dato que es proporcionado por la compañía suministradora de energía. Dicha

Red Trafo Línea Carga


Figura 6.7. Esquema unifilar de una instalación con un cortocircuito en baja tensión.
Faltas simétricas 165

Figura 6.8. Circuito monofásico equivalente de la instalación de la Figura 6.7.

potencia es normalmente indicada sólo en módulo, con lo que para determinar la parte real Rr, e
imaginaria Xr de la impedancia equivalente se suele estimar que R, es despreciable, o que hay
una relación Xr ≈ 10Rr como recomienda la citada norma. Aplicando el factor c a la Ecuación
(6.27) se obtiene:
(𝑐𝑐𝑐𝑐)2
Zr = (6.29)
𝑆𝑆𝑐𝑐𝑐𝑐

El valor de c depende de que se quiera calcular el valor máximo o mínimo de la corriente de


cortocircuito. Se obtienen, por consiguiente, dos valores de la impedancia de cortocircuito: uno
se usa para calcular la corriente de cortocircuito máxima y el otro para calcular la mínima.
Si la resistencia Rr es despreciable, la reactancia Xr coincide con el módulo de la
impedancia Zr, entonces:

Rr = 0 (6.30)
Xr = Zr (6.31)

Si la resistencia Rr no es despreciable, suponiendo Xr ≈ 10Rr se obtiene:

𝑍𝑍𝑟𝑟
Rr = = 0.0995Zr
�1+102
(6.32)

Xr = 10Rr = 0.995Zr (6.33)

La impedancia determinada así para el lado de alta tensión del transformador (primario) se
refiere al lado de baja tensión (secundario) dividiendo por la relación de transformación r, al
cuadrado.
𝑅𝑅𝑟𝑟
RrBT = (6.34)
𝑟𝑟𝑡𝑡2

𝑋𝑋𝑟𝑟
XrBT = (6.35)
𝑟𝑟𝑡𝑡2

Para la determinación de la impedancia del transformador 𝑍𝑍𝑡𝑡̅ se parte de sus características


nominales, suministradas por el fabricante, tal como se ha explicado en el Capítulo 3. Si se
desean realizar los cálculos separadamente del lado de alta tensión y de baja tensión, como es
habitual en instalaciones sencillas conectadas a un único transformador, es necesario determinar
166 Tecnología eléctrica

el valor de dicha impedancia en ohmios. Por tanto, partiendo de los valores de la tensión y
potencia del ensayo de cortocircuito (ucc y Pcc) y los nominales del transformador (Unom1 y Snom),
se tiene que:
2
𝑢𝑢𝑐𝑐𝑐𝑐 𝑈𝑈𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛1
𝑍𝑍𝑡𝑡 = ( 6. 36)
100 𝑆𝑆𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛

𝑃𝑃𝑐𝑐𝑐𝑐
Rt = 2 (6.3
3𝐼𝐼𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛𝑛1

Xt = �𝑍𝑍𝑡𝑡2 − 𝑅𝑅𝑡𝑡2 (6.3

En caso de no conocer el valor de Pcc, se puede estimar el ángulo de la impedancia φt en 72°,


con lo que:

Rt = Zt cos 72° (6.3


Xt = Zt sen 72° (6.4
Se refiere la impedancia calculada en el lado de alta tensión del transformador al lado de baja
tensión sin más que dividir los valores por la relación de transformación rt al cuadrado.

𝑅𝑅𝑡𝑡
RrBT = (6.4
𝑟𝑟𝑡𝑡2

𝑋𝑋𝑡𝑡
XrBT = (6.42)
𝑟𝑟𝑡𝑡2

Tanto en este caso como en el anterior, referir la impedancia al lado de baja tensión sólo es
necesario si se calcula la corriente de cortocircuito en valores reales y no en valores por unidad.
La resistencia Rl y reactancia Xl de la línea o del cable se determinan a partir de los valores
por unidad de longitud (Ω/k m) suministrados por el fabricante. Multiplicando por la longitud
real de los conductores l se obtienen los parámetros necesarios para el cálculo. Si no se dispone de
dichos valores, se puede también calcular los valores a partir de las siguientes expresiones y
valores estimados.
La resistencia se calcula usando:

𝑙𝑙
Rl = ρ (6.43)
𝑆𝑆

En la Tabla 4.1 se dan los valores de la resistividad ρ. Para obtener la resistencia eléctrica a
una temperatura distinta de 20 °C se usa la siguiente expresión, donde α es aproximadamente
0,004 ºC-1. Valores más exactos de α y ρ se pueden encontrar en el Apartado 4.2.

R = R20ºC ( l +α(T – 20 °C)) (6.44)

El valor de la temperatura T de un conductor en condiciones de cortocircuito es elevado


debido al paso de corriente, es habitual usar 145 C.
La reactancia depende del radio del conductor y de la distancia entre conductores como se
demostró en el Apartado 4.3. Cuando no se dispone de datos exactos se puede usar la siguiente
aproximación para los cables:
Faltas simétricas 167

■ Xt = 0,08 Ω /k m para los cables multiconductores o unipolares y dispuestos en trébol.


■ Xt = 0,09 Ω/km para los cables unipolares sin separación y dispuestos en un plano.
■ Xt = 0,13 Ω/km para los cables unipolares separados y dispuestos en un plano.
Una vez determinadas las impedancias en condiciones de cortocircuito de cada elemento, la
impedancia de cortocircuito equivalente del sistema hasta el punto en baja tensión donde se
produce la falta será:

(6.45)

Si no se trabaja en valores por unidad, se refiere la impedancia al devanado de baja tensión


del transformador.

(6.46)

A partir de la impedancia de cortocircuito del sistema, el cálculo de las intensidades de


cortocircuito dependerá de dónde se produzca éste, entre qué puntos y el tipo de sistema de red en
el que se produzca.
En primer lugar debe considerarse que cuanto más próximo se produzca el cortocircuito al
origen de la instalación considerada, entendiendo por éste, el punto donde se sitúan sus
protecciones, menor será la impedancia del bucle de cortocircuito Zcc, con lo que la corriente de
̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
cortocircuito será mayor ( 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 ). Por el contrario, cuanto más alejado de la alimentación se
̅ ). Considerar
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
produzca el cortocircuito mayor será la impedancia y menor será la corriente (𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
los valores máximos y mínimos de corriente en condiciones de cortocircuito es necesario para
comprobar si las características de los dispositivos de protección a colocar son adecuadas en todas
las posibles situaciones, como se tratará posteriormente en el Apartado 11.5.
También hay que tener en cuenta otras situaciones en las que la corriente de cortocircuito
que circula por una protección es diferente cuando el cortocircuito se produce aguas arriba o
debajo de ésta, como en el caso de que existan transformadores en paralelo en una instalación o
que haya motores de potencia elevada como cargas en el sistema.
Si hay motores o generadores en la instalación, debe considerarse que cuando su potencia es
suficientemente elevada frente a la de la red que alimenta a la instalación, la corriente de
cortocircuito en algún punto puede ser significativamente mayor que la que proporciona la red.
Para ello, se usa la reactancia subtransitoria del motor X"m proporcionada por el fabricante o se
estima su valor mediante el método indicado en la norma UNE-EN 60909-0.
Por último, en el Apartado 11.3 se habla de otros cortocircuitos asimétricos que pueden
darse en las instalaciones eléctricas y cuyo conocimiento es necesario para el correcto ajuste de
las protecciones de una instalación.

EJEMPLO 6.4

La Figura 6.9 representa una instalación industrial trifásica de media tensión en la que:
■ El valor nominal de la tensión eficaz de la red es Unom = 20 kV.
■ La potencia de cortocircuito de la red es Scc = 160 MVA. Se desprecia la parte resistiva de la
impedancia de la red.
■ Las reactancias de la línea y del cable son X1 = 0.05 p.u. y X2 = 0,005 p.u. en la base definida por Sb
= 10 MVA y Ub = 20 kV.
Se pide determinar:
168 Tecnología eléctrica

Figura 6.9. Instalación industrial con dos interruptores automáticos.

0. Las magnitudes base del sistema.


1. Las corrientes de cortocircuito máximas que circulan por los interruptores automáticos
conforme a la norma UNE-EN 60909-0.
2. Las corrientes de cortocircuito mínimas que circulan por los interruptores automáticos
conforme a la norma UNE-EN 60909-0.

SOLUCIÓN

1. Las magnitudes base del sistema.

2. Las corrientes de cortocircuito máximas que circulan por los interruptores automáticos conforme a la
norma UNE-EN 60909-0.
Los datos de la red expresados en “por unidad” toman los siguientes valores.

La máxima corriente que circula por los interruptores se calcula usando el factor c = 1,1 (Tabla 6.1). La
reactancia de la red es:

Un cortocircuito en el punto A permite obtener la máxima corriente que circula por el interruptor
automático I A 1 :

En amperios tiene el siguiente valor:

̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 = 14,55 · 288,68 = 4200,29 A
Faltas simétricas 169

Un cortocircuito en C permite obtener la máxima corriente que circula por IA2:

𝑐𝑐𝑐𝑐 1.1 · 1
̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 = = = 8,76 𝑝𝑝. 𝑢𝑢.
𝑋𝑋𝑟𝑟 + 𝑋𝑋1 0,0756 + 0,05

Su valor en amperios es:

̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 =8,76 · 288,68 = 2528,84A

Se puede ver la fuerte reducción de la corriente de cortocircuito debida a la impedancia de la


línea 1.
3. Las corrientes de cortocircuito mínimas que circulan por los interruptores automáticos
conforme a la norma UNE-EN 60909-0.
La mínima corriente se calcula usando el factor c = 1 (Tabla 6.1). En primer lugar se calcula
la reactancia de la red:

La del interruptor IA1 se obtiene calculando la corriente de cortocircuito en B (antes del


interruptor IA2).

Para expresarla en amperios se multiplica por la corriente base.

Para el interruptor IA2 se calcula la corriente de cortocircuito en D (antes de la carga).

Se multiplica por la corriente base para expresarla en amperios.

Se observa una leve disminución de la corriente de cortocircuito debido a la línea 2.

6.4.2. Método del equivalente Thévenin. Cálculo aproximado

El método del equivalente Thévenin ([3] y [2]) está basado en la aplicación del principio de
superposición. En primer lugar, se estudia la situación antes de la falta, calculándose las corrientes
y tensiones de los elementos del sistema. De especial importancia es la tensión previa a la falta en
�.
el punto donde se analiza el cortocircuito U
170 Tecnología eléctrica

Figura 6.10. Substitución del cortocircuito por dos fuentes.

Para calcular las corrientes de cortocircuito en los elementos de la red (Figura 6.10.a) se
substituye el cortocircuito por la conexión de dos fuentes como se indica en la Figura 6.10.b. El
valor de cada fuente es U� , la tensión previa a la falta en el nudo que sufre el cortocircuito.
Este circuito se analiza aplicando el principio de superposición como se i nd i ca en la Figura
6.11. Téngase en cuenta que el circuito (b) representa la situación previa a la falta y que la única
fuente independiente del circuito (c) es la fuente de tensión de valor � U.
La corriente que circula por cualquier elemento de la red en cortocircuito se obtiene sumando
los valores obtenidos al analizar los circuitos (b) y (c) de la Figura 6.11.

(6.47)

Es posible obtener valores aproximados de las corrientes de cortocircuito por las líneas,
transformadores y máquinas si se tiene en cuenta que las corrientes del circuito (c) son mucho más
grandes que las del circuito (b).

(6.48)

Incluso se puede despreciar la caída de tensión en la situación previa a la falta, haciendo el


� igual a la nominal, obteniéndose valores similares.
módulo de la tensión U

(6.49)

El siguiente ejemplo muestra la aplicación de estos métodos al cálculo de las corrientes de


cortocircuito en una red sencilla.

EJEMPLO 6.5

La Figura 6.12 representa una instalación industrial. La tensión de la red ideal es E �g = 1,01 0º p.u., el
transformador tiene una reactancia de cortocircuito Xt = 0,07 p.u., el motor síncrono tiene una re-
�" = 0,94 |–8° y la
actancia subtransitoria Xs" = 0,2 p.u. y una tensión detrás de reactancia subtransitoria E
carga es resistiva, de conductancia G = 0.6 p.u. Tres interruptores automáticos permiten conectar y
desconectar el motor, la carga y ambos elementos del transformador.
Se produce un cortocircuito trifásico en el secundario del transformador. Se pide obtener las
componentes simétricas de las siguientes corrientes:
Faltas simétricas 171

Figura 6.11. Aplicación del principio de superposición al cálculo de corrientes de cortocircuito.

1. Las corrientes por el transformador y el motor mediante el cálculo exacto por superposición.
2. Las corrientes por el transformador y el motor mediante el cálculo aproximado con la tensión previa a
la falta.
3. Las corrientes por el transformador y el motor mediante el cálculo aproximado con la tensión
nominal.
4. Las corrientes por los interruptores automáticos IA1, IA2 e IA3 cuando el cortocircuito tiene lugar en
1, 1’, 2, 2’, 3 y 3’.

SOLUCIÓN

1. Las corrientes por el transformador y el motor mediante el cálculo exacto por superposición.
En primer lugar, se calculan las corrientes del transformador It̅ y del motor I̅m previas a la falta con la
ayuda de la Figura 6.13. Como se demostró en el Apartado 6.2.3, el equivalente formado por la
tensión detrás de reactancia y la reactancia subtransitorias es válido para analizar también la
situación anterior a la falta.
Analizando por mallas el circuito de la figura anterior se obtienen los valores de las corrientes
anteriormente citadas:

La tensión previa a la falta en barras del motor resulta ser:

Figura 6.12. Instalación industrial del Ejemplo 6.5.


172 Tecnología eléctrica

Figura 6.13. Análisis de la situación previa a la falta.

A continuación se calculan las aportaciones a las corrientes de cortocircuito de la tensión previa a la


� con la ayuda de la Figura 6.14.
falta U

Finalmente, se suman los resultados parciales para obtener la corriente total de cortocircuito.

2. Las corrientes por el transformador y el motor mediante el cálculo aproximado con la tensión previa a la
falta.
Se toma el resultado del Apartado 2 del ejemplo.

Puede comprobarse que el grado de aproximación obtenido se debe al valor reducido de las corrientes
previas a la falta en comparación con las del circuito de la Figura 6.14. Los errores relativos cometidos
̅ e 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
en el cálculo de 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 ̅ son –2% y 5,3% respectivamente.

Figura 6.14. Efecto de la tensión previa a la falta.


Faltas simétricas 173

Conviene destacar que la aproximación realizada da un resultado erróneo al calcular la corriente de


la carga.

lista corriente es, evidentemente, nula porque el cortocircuito está en paralelo con la carga.
3. Las corrientes por el transformador y el motor mediante el cálculo aproximado con la tensión
nominal.
En este caso, se hace 𝑈𝑈� = 1 /0º en el circuito de la Figura 6.14.

Los errores relativos son – 1 % y 6,4% respectivamente. Tanto estos errores, como los del apartado
anterior son admisibles para la elección de los dispositivos de protección que se estudia en el
Capítulo 11.
También se obtiene un resultado erróneo al calcular la corriente de la carga. Una corriente que es nula
toma el siguiente valor:

No se debe considerar las corrientes de las cargas al calcular cortocircuitos mediante el cálculo
aproximado.
4. Las corrientes por los interruptores automáticos IA1, IA2 e IA3 cuando el cortocircuito tiene lugar en
1, 1’, 2, 2’, 3 y 3’.
Al aplicar la primera ley de Kirchhoff para calcular las corrientes por los interruptores a partir de los
resultados de los métodos aproximados se debe considerar nula la corriente de la carga. La Tabla 6.2
muestra las expresiones de sus corrientes (𝐼𝐼1̅ , 𝐼𝐼2̅ e 𝐼𝐼3̅ ) cuando hay un cortocircuito en los puntos
anteriormente citados.

Tabla 6.2. Expresiones de las corrientes por los interruptores del Ejemplo 6.5.

Cortocircuito 𝐼𝐼1 ̅ 𝐼𝐼2̅ ̅ 𝐼𝐼3


1 ̅𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
′′ 0 ̅𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
′′

1’ ̅
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 0 ̅
′′
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
2 ̅
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 0 ′′ ̅
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
2' ̅
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 ̅ − 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 ̅
′′ ′′
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐̅
3 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 ̅ 0 ′′
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 ̅
3’ 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 ̅ 0 ̅
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐

Con la ayuda de la Figura 6.12 se puede comprobar que la corriente del interruptor IA1 coincide con
la del transformador, excepto cuando el cortocircuito tiene lugar en 1.
La corriente del interruptor IA3 no se anula cuando se cortocircuita en 2' porque el interruptor
conduce las corrientes de cortocircuito del transformador y del motor. La corriente es nula en los
demás casos porque coincide con la corriente de la carga.
La corriente del interruptor IA3 coincide con la del motor salvo cuando se cortocircuita en 3'. En este
caso, el interruptor conduce la corriente del transformador.
174 Tecnología eléctrica

Tabla 6.3. Valores de las corrientes por los interruptores del Ejemplo 6.5.

Cortocircuito I1 (p.u.) I2 (p.u.) I3 (p.u.)


1 5 0 5
1’ 14,29 0 5
2 14,29 0 5
2’ 14,29 19,29 5
3 14,29 0 5
3’ 14,29 0 14,29

Para los resultados del Apartado 3 del ejemplo, los módulos de estas corrientes toman los valores
indicados en la Tabla 6.3.
Se llama la atención sobre las variaciones que presenta la corriente por cada interruptor en función
del punto en que tiene lugar el cortocircuito. Esto se debe considerar al elegir los elementos de
protección como se verá en el Capítulo 11.

6.5. Protecciones

Las protecciones de un sistema eléctrico eliminan las situaciones de falta que puedan aparecer
como consecuencia de su funcionamiento, aislando las partes afectadas del sistema de modo que
el resto del mismo pueda continuar trabajando. Son un elemento clave de las instalaciones
eléctricas desde dos puntos de vista:
■ Protegen a los elementos de la instalación de los efectos dañinos que puedan tener las
faltas. En el caso particular de las protecciones contra cortocircuitos se evitan
calentamientos y esfuerzos mecánicos excesivos en las distintas partes de la instalación.
■ Actúan localmente, eliminando la parte dañada de la instalación, y permitiendo un
funcionamiento sin interrupción del resto de la misma.
Las protecciones contra cortocircuitos se basan en la fusión de fusibles o la apertura de
interruptores automáticos cuando se da esa clase de falta. En el Capítulo 11 se explican los
métodos de selección de los valores asignados a los elementos de protección.
Las protecciones contra otros tipos de falta abren un interruptor (no automático si no es
necesario interrumpir corrientes de cortocircuito) cuando una determinada variable del sistema
eléctrico cumple ciertas condiciones, protegiendo así a las instalaciones eléctricas. Se distinguen
en este proceso dos tareas diferentes:
1. La detección y el procesamiento de datos que conducen a la apertura del interruptor.
2. La propia apertura del interruptor, esto es, la separación de sus contactos eléctricos.
Los relés son los elementos de los sistemas de protección que realizan la tarea 1. La función
de estos elementos es detectar una situación de falta midiendo una determinada variable del
sistema eléctrico y actúan sobre los interruptores (automáticos o no) para eliminar dicha falta. Se
estudian en los Apartados 6.6, 6.7 y 6.8. Se recomienda la referencia [5] para profundizar en este
tema.
Los aspectos relacionados con la tarea 2, la apertura del interruptor que produce el aisla-
miento de la falta, se estudiarán en el Capítulo 8.
Faltas simétricas 175

6.6. Descripción y clasificación de los fenómenos a proteger.


Relés de protección contra cortocircuitos, sobrecargas,
sobretensiones, desequilibrios y retorno de energía

En este apartado se definen y clasifican los relés, se nombran relés que detectan otros defectos
aparte de los cortocircuitos y se comentan brevemente aspectos normativos relativos a los relés y
sus características de operación.

6.6.1. Definición y tipos de relés

El Vocabulario Electrotécnico Internacional de la Comisión Electrotécnica Internacional (CEI)


define un relé como un dispositivo diseñado para producir cambios bruscos predeterminados en
uno o más circuitos eléctricos situados a su salida, cuando se dan ciertas condiciones en el circuito
eléctrico de entrada del relé.
Atendiendo a su estructura interna se distinguen dos tipos de relés: relés electromecánicos y
relés de estado sólido.
Los relés más antiguos son los relés electromecánicos. El modo más común de actuación de
un relé electromecánico consiste en el desplazamiento de un vástago mediante un electroimán por
el que circula una corriente eléctrica dependiente de la variable controlada (caso de las
protecciones contra cortocircuito). Otros relés actúan mediante motores, discos giratorios (movi-
dos por las corrientes inducidas sobre el disco por la corriente que circula por el relé), efectos
térmicos (deformación de una lámina bimetálica debido al calor producido por la intensidad que
circula por el relé) u otros principios físicos.
Más recientes son los relés de estado sólido. Son sistemas electrónicos que no tienen partes
móviles y su actuación no es mecánica, como en el caso de los relés electromecánicos, sino
eléctrica: se activa una señal eléctrica a su salida.
Los relés de este segundo tipo constan de una etapa de conversión analógico-digital y un
microprocesador de propósito general o un DSP (Digital Signal Processor) que ejecuta el algo-
ritmo de detección o protección del relé. Un DSP es un sistema microprocesador especialmente
diseñado para el tratamiento de la señal con el que se consigue una potencia de cálculo superior a
la de los microprocesadores de propósito general. Esta potencia de cálculo se aprovecha para
construir relés complejos y rápidos que incorporan varias funciones de detección o protección en
un mismo equipo.
Los relés de estado sólido necesitan una fuente de alimentación de corriente continua para que
funcione el sistema microprocesador. Esta fuente puede extraer energía de la misma corriente que
vigilan o de una red auxiliar. En el primer caso hace falta una magnitud mínima para garantizar el
funcionamiento del relé, quedando limitada la sensibilidad del equipo.
Los relés de estado sólido deben ir apantallados adecuadamente para evitar fallos de fun-
cionamiento debido a las fuertes interferencias electromagnéticas conducidas y radiadas que
pueden causar las corrientes de cortocircuito y las maniobras de conexión y desconexión de los
interruptores.
Este tipo de relé puede incorporar funciones atractivas como son la de conexión a un centro
de control remoto o la de registrar incidencias a partir de las medidas procesadas.
176 Tecnología eléctrica

6.6.2. Clasificación de los fenómenos a proteger

Un relé opera (analógicamente en los electromecánicos y digitalmente en los de estado sólido) con
unas intensidades y/o tensiones para obtener el valor de un determinado parámetro que provoca su
actuación. Este parámetro puede ser:
■ El valor eficaz o de pico de la intensidad en los relés de cortocircuito y de sobrecarga.
■ La tensión eficaz o de pico en los relés de sobretensión.
■ Diferencias entre las tres tensiones de los sistemas trifásicos en los relés de desequilibrio
de tensión.
■ El flujo de potencia activa en el sentido no deseado en los relés de retomo de energía.
La actuación del relé, ya sea mecánica o eléctrica, tiene lugar cuando se dan unas determina-
das condiciones:
■ El valor del parámetro medido no está dentro de un margen previamente definido. Por
ejemplo: la corriente de línea o la tensión superan un umbral predeterminado.
■ Ha transcurrido un intervalo de tiempo desde que el parámetro medido superó el margen
predeterminado. Este intervalo de tiempo puede ser variable en función del valor de la
medida del parámetro. Por ejemplo: un relé de cortocircuito no actúa inmediatamente
cuando la corriente supera el valor umbral para evitar disparar un interruptor durante el
relativamente corto transitorio de arranque de un motor eléctrico.
Con los relés de estado sólido se pueden implantar algoritmos de detección o protección muy
complejos y flexibles que implantan estas, y otras condiciones de activación.

6.7. Características de operación


La característica de operación es una curva o función que define el tiempo de operación del relé en
función del valor de la magnitud o magnitudes controladas por el mismo. En este apartado nos
limitaremos al estudio de las características de operación de los relés de protección contra
cortocircuitos.
El tiempo de actuación de los relés para la protección contra cortocircuitos puede ser
independiente de la corriente de cortocircuito o dependiente de dicha corriente. Las características
típicas de operación, implantadas en los relés comerciales, son las siguientes:
■ Característica de tiempo independiente.
■ Característica de tiempo dependiente normalmente inverso.
■ Característica de tiempo dependiente muy inverso.
■ Característica de tiempo dependiente extremadamente inverso.
Los relés de tiempo independiente disparan tras un tiempo t fijo que es independiente de la
corriente de defecto y dado por (6.50) una vez que la corriente de cortocircuito supera el umbral de
disparo Iu.

t = Kr · 1 s (6.50)

El parámetro adimensional K, permite ajustar el tiempo de actuación del relé. Como se verá
en el Capítulo 11, el correcto ajuste de las protecciones contra cortocircuito implica que
Faltas simétricas 177

Tabla 6.4. Parámetros que definen las curvas de disparo de la norma UNE-EN 60255-3.

Tipo de curva A(s) α


Normalmente inversa 0,14 0,02
Muy inversa 13.5 1
Extremadamente inversa 80 2

se disparen antes las situadas aguas abajo (selectividad). Seleccionando convenientemente los
parámetros K, de relés que controlan interruptores consecutivos se logra una protección selectiva.
Los relés de tiempo dependiente disparan, una vez superado un umbral de disparo Iu, tras un
tiempo t variable y dependiente de la corriente simétrica de cortocircuitos que puede venir dado por
(6.51) como se especifica en la norma UNE-EN 60255-3 [6] o por otra función.

(6.51)

En esta ecuación, I es la componente simétrica de la corriente de cortocircuito e Iu es el umbral


de actuación que se calcula a partir de la corriente asignada Ir como se explica en [5]:

(6.52)

El propósito de definir una corriente umbral superior a la corriente asignada es permitir la


puesta a cero (reset) del detector de sobreintensidad cuando la corriente medida vuelve a
alcanzar un valor menor o igual que el asignado.
Los parámetros A y o de los relés que cumplen la norma UNE-EN 60255-3 se muestran en la
Tabla 6.4. Estos dos parámetros determinan la forma de la curva característica. Finalmente, Kt es
un parámetro adimensional que permite ajustar el tiempo de actuación del relé para una cierta
corriente de defecto I y para un umbral Iu.
El tiempo de actuación real del relé difiere ligeramente del valor calculado usando (6.50) o
(6.51) debido a diversos factores, como la clase de precisión de los transformadores de medida
de tensión o intensidad que adaptan las elevadas magnitudes reales del sistema eléctrico a los
valores reducidos que admiten los componentes del relé.
Estas curvas se representan en la Figura 6.15 para Kt= 1. Como se puede observar en dicha
figura, en las curvas de tiempo dependiente el tiempo de actuación aumenta conforme disminuye
la intensidad de defecto I. También se ve que a partir de un determinado valor de I/Iu las curvas
de tiempo dependiente se pueden convertir en curvas de tiempo independiente.
Para lograr un disparo selectivo de dos relés de protección consecutivos hay que situar sus
curvas de disparo o tiempo de actuación de modo que no se crucen. Además la curva del relé
situado aguas arriba (R1) ha de quedar por encima de la del relé situado aguas abajo (R2). En la
Figura 6.16, se puede comprobar que el relé R2 tarda menos en dispararse que el R2 para las
corrientes de cortocircuito que puedan aparecer en el sistema.
Por el contrario, las curvas de la Figura 6.17 sólo permiten un disparo selectivo si se cumple
I < 10Iu. Para I > 10Iu dispara primero el relé situado aguas arriba (R1).
Las curvas de tiempo extremadamente inverso son muy adecuadas para realizar protecciones
selectivas entre un interruptor situado aguas arriba y un fusible situado aguas abajo. Esto se debe
a que estas curvas imitan las curvas de fusión con pendiente elevada de los fusibles.
178 Tecnología eléctrica

Figura 6.15. Curvas de disparo de la norma IEC 60255-3.

Gracias a la potencia de cálculo de los sistemas microprocesadores y DSP actuales los


fabricantes son capaces de comercializar relés de estado sólido que implantan todas o varias de esas
curvas en un mismo componente. El usuario puede seleccionar una curva con tiempo independiente
o dependiente con mucha facilidad y ajustar sus parámetros para implantar la protección contra
cortocircuitos más adecuada para su instalación eléctrica.

Figura 6.16. Dos curvas de disparo que permiten el disparo selectivo.


Faltas simétricas 179

Figura 6.17. Dos curvas de disparo que impiden el disparo selectivo.

EJEMPLO 6.6

Figura 6.18. Instalación industrial con dos interruptores con relés contra cortocircuitos.

Lees interruptores automáticos IA, e IA2 de la instalación de la Figura 6.18 están controlados por dos relés
R1 y R2 de tiempo dependiente con característica normalmente inversa según la norma UNE-EN 60255-3.
Sabiendo que:
■ La tensión eficaz de la red E = 1 /0° p.u. oscila según lo indicado en la Tabla 6.1 alrededor de su valor
nominal (20 kV). Su impedancia se puede considerar constante, de valor Zr = jX, = j0.05 p.u. en la base
definida por Sb = 25 MVA y Uh = 20 kV.
■ La reactancia de la línea es X-, = 0,10 p.u. en misma base.
■ La carga consume 25 MW a 20 kV con factor de potencia unidad.
■ Los parámetros que definen la curva de disparo de ambos relés son A = 0.14 s y α = 0,02. Los
parámetros K, puede tomar valores comprendidos entre 0,1 y 1.
■ Los relés pasan a disparo con tiempo dependiente para I > 20Iu.
Se pide obtener:
1. El umbral de disparo de los interruptores.
2. Las corrientes de cortocircuito máximas y mínimas en los nudos A, B y C de la instalación.
3. El valor del parámetro Kl2 del relé R2 para que se dispare en el menor tiempo posible. Determinar su
tiempo de actuación para las corrientes de cortocircuito máxima y mínima que pueden causar su
disparo.
180 Tecnología eléctrica

Con objeto de que haya una adecuada selectividad en los disparos de los relés se ha de ajustar el relé R1
para que dispare 0,3 s más tarde que el relé R2 cuando un cortocircuito en C hace circular la máxima
corriente de cortocircuito por ambos relés. Se pide determinar:
4. El valor del parámetro Kt1 del relé R1. Tiempo de actuación del relé R1 para la corriente de
cortocircuito mínima en C.
5. El tiempo de actuación del relé R1 para las corrientes de cortocircuito máxima y mínima en A y B.

SOLUCIÓN

1. El umbral de disparo de los interruptores.


La corriente asignada de la instalación es la de la carga situada al final de la línea.

Con esta corriente asignada se seleccionan los valores umbral para el disparo de los interruptores.
Estos unos umbrales se calculan con (6.52).

Debe tenerse en cuenta que en los relés de estado sólido reales no es posible programar cualquier
valor de umbral, sino que se tiene que elegir entre unos valores discretos dentro de un rango.
2. Las corrientes de cortocircuito máximas y mínimas en los nudos A, B y C de la instalación.
Las corrientes de cortocircuito máximas circulan cuando la tensión de red toma su valor superior.
Aplicando el coeficiente c = 1,1 de la Tabla 6.1 se obtiene:

Las corrientes de cortocircuito mínimas circulan cuando la tensión de red toma su valor inferior.
Aplicando el coeficiente c = 1 de la Tabla 6.1 se obtiene:

Las corrientes en amperios se obtienen multiplicando las corrientes en “por unidad” por la corriente
base.

Aparecen en la Tabla 6.5.


Faltas simétricas 181

Tabla 6.5. Corrientes de cortocircuito en amperios.

Nudo ̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 (kA) ̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 (kA)
A 14.43 15,88
B 4,81 5,29
C 4,81 5,29

Dividiendo las corrientes de cortocircuito por el umbral Iu = Iu1 = Iu2 (Tabla 6.6), calculado en el
Apartado 1 del ejemplo, se determina para qué faltas se trabaja con tiempo dependiente o
independiente:
̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
El relé se dispara con tiempo independiente para el cortocircuito porque 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 > 20Iu1. Para las
demás faltas los relés R1 y R2 se disparan con tiempo dependiente.
3. El valor del parámetro Kt2 del relé R2 para que se dispare en el menor tiempo posible.
Determinar su tiempo de actuación para las corrientes de cortocircuito máxima y mínima que
pueden causar su disparo.
El tiempo de actuación es proporcional a Kt, por lo que Kt2 = 0,1 da el mínimo tiempo de
actuación.
̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
El tiempo de actuación para la máxima corriente 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 es:

̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
El tiempo de actuación para la mínima corriente 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 es:

4. El valor del parámetro Kt1 del relé R1. Tiempo de actuación del relé R, para la corriente de
cortocircuito mínima en C.
̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
Cuando circula la máxima corriente 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 el relé R1 debe actuar en un tiempo t = 0.3724 + 0,3 =
0.6724 s.

Despejando se obtiene Kt1 =0,19. En los relés de estado sólido reales sólo se puede elegir el valor de
Kt entre un conjunto de valores discretos dentro de un rango, lo que implica que la condición de
retardo ∆t = 0.3 s se debe convertir en ∆t ≥ 0,3 s.
Tabla 6.6. Cociente de las corrientes de cortocircuito y el valor umbral de actuación de los relés.

Nudo ̅ /𝐼𝐼𝑢𝑢
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐 ̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐 /𝐼𝐼𝑢𝑢

A 19 20.90
B 6,33 6.96
C 6,33 6.96
182 Tecnología eléctrica

El tiempo de actuación para la mínima corriente es:

El retardo del relé R1 respecto al R2 a corriente máxima es el especificado:

∆t = 0,3 s

Este retardo a corriente mínima toma el siguiente valor:

∆t = 0,7075 - 0.3724 = 0,3351 s

5. El tiempo de actuación del relé R1 para las corrientes de cortocircuito máxima y mínima en A y B.
Estos cortocircuitos no son detectados por el relé R2 porque están aguas arriba del mismo. El relé R, se
encarga de su detección.
̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
El tiempo de actuación del relé R1 para la máxima corriente 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 se obtiene haciendo I = 20Iu1 porque
se trabaja con tiempo independiente (ver Apartado 2 del ejemplo).

El tiempo de actuación del relé R1 para la mínima corriente es:

Los tiempos de actuación para los cortocircuitos en B coinciden con los obtenidos en el apartado anterior
del ejemplo para los cortocircuitos en C.
̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
El tiempo de actuación del relé R1 para la máxima corriente 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 es:

̅
𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚𝑚
El tiempo de actuación del relé R1 para la mínima corriente 𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 es:
Faltas simétricas 183

6.8. Requisitos reglamentarios

Las características de operación de los relés están normalizadas con objeto de unificar el compor-
tamiento de los equipos que se diseñan cumpliendo estas normas y dar unas pautas para lograr una
buena protección de los sistemas eléctricos.
Algunas de las normas de la Comisión Electrotécnica Internacional relacionadas con este tema
aparecen listadas a continuación. Otros organismos publican normas similares.
■ IEC 60255-3. Réles eléctricos. Parte 3: Relés de medida y equipos de protección con una
sola magnitud de alimentación de entrada de tiempo dependiente o independiente.
■ IEC 60255-5. Réles eléctricos. Parte 5: Coordinación de aislamiento para relés de medida y
equipos de protección. Requisitos y ensayos.
■ IEC 60255-6. Réles eléctricos. Parte 6: Relés de medida y equipos de protección.
■ IEC 60255-21-X. Relés eléctricos. Parte 21: Ensayos de vibraciones, choques, sacudidas y
sísmicos aplicables a los relés de medida y equipos de protección. Sección 1: Ensayos de
vibraciones (sinusoidales). Sección 2: Ensayos de choques y sacudidas. Sección 3: Ensayos
sísmicos.
■ IEC 60255-22-X. Relés eléctricos. Parte 22: Ensayos de perturbaciones eléctricas para relés
de medida y equipos de protección. Sección 2: Ensayos de descargas electrostáticas.
Sección 3: Ensayos de perturbaciones de campos electromagnéticos radiados. Sección 4:
Ensayos de inmunidad a los transitorios eléctricos rápidos en ráfagas. Sección 5: Ensayo de
inmunidad a las ondas de choque. Sección 6: Inmunidad a las perturbaciones conducidas
inducidas por los campos de radiofrecuencia. Sección 7: Ensayos de inmunidad a las
frecuencias industriales.
■ IEC 60255-25. Relés eléctricos. Parte 25: Ensayos de emisión electromagnética para relés
de medida y equipos de protección.
■ IEC 61810-1. Relés electromecánicos elementales. Parte 1: Requisitos generales y de
seguridad.
■ IEC 6181 1-1. Relés electromecánicos de todo o nada, de tiempo no especificado, de
calidad evaluada. Parte 1: Especificación genérica.
■ IEC 61812-1. Réles de tiempo especificado para aplicaciones industriales. Parte 1: Requi-
sitos y ensayos.
Leyendo los títulos de las normas se tiene una idea general de los problemas que pueden
afectar al comportamiento de los relés una vez instalados en la red eléctrica. Unas normas incluyen
consideraciones sobre aspectos funcionales de los relés (curvas de disparo, etc.), las normas de
inmunidad ayudan a garantizar el buen funcionamiento de los relés ante perturbaciones
provenientes del exterior (eléctricas, choques, vibraciones sísmicas, etc.) y las normas de emisión
limitan las perturbaciones eléctricas emitidas por los relés durante su funcionamiento (armónicos
de tensión e intensidad, campos electromagnéticos radiados, etc.).

6.9. Bibliografía

[1] F. Barrero. Sistemas de energía eléctrica. Ed. Thomson-Paraninfo, 2004.


184 Tecnología eléctrica

[2] O.I. Elgerd. Electric Energy Systems Theory: an Introduction. Ed. McGraw-Hill, 1971.
[3] J.J. Grainger y W.D. Stevenson Jr. Análisis de sistemas de potencia. Ed. McGraw-Hill, 1995.
[4] A. Pastor, J. Ortega, V. Parra y A. Pérez. Circuitos eléctricos, volumen 1. Ed. UNED, 2003.
[5] P. Rush. Network Protection & Automation Guide. Alstom T&D Energy Automa-
tion&Information, 2002.
[6] UNE-EN 60255-3. Réles eléctricos. Parte 3: Relés de medida y equipos de protección con una
sola magnitud de alimentación de entrada de tiempo dependiente o independiente. AENOR.
[7] UNE-EN 60909-0. Corrientes de cortocircuito en sistemas trifásicos de corriente alterna. Parte
0: Cálculo de corrientes. AENOR.
7
Capítulo

CENTROS
DE TRANSFORMACIÓN

Con este capítulo se inicia el estudio de los aparatos de los sistemas eléctricos de potencia.
Tiene como objeto la descripción tanto física como operativa de los centros de
transformación, de sus partes fundamentales y de la disposición de sus principales elementos.
También el capítulo centra la atención sobre las características de aislamiento y sobre los
elementos principales que garantizan dichas características.
Como ejemplo, se presentan esquemas que muestran la disposición de los elementos funda-
mentales del sistema eléctrico en un centro de transformación. Se elige el centro de trans-
formación para tal fin por ser la parte del sistema que da una mejor visión de conjunto, pues en
él se concentra la mayoría de elementos principales de cualquier sistema eléctrico y
fundamentalmente aquellos que tienen una relación directa con la seguridad, tales como
aisladores, seccionadores e interruptores, fusibles y transformadores de distribución y | medida.
Algunos de estos elementos serán objeto de atención además en otros capítulos, describiendo
sus aspectos constructivos y funcionales principales, sus tipos y sus características 1 particulares.
Este capítulo se centra en el estudio de los aisladores, ya que, como se hace constar en el
esquema general, desempeñan un papel fundamental en la disposición de los elementos en
el centro de transformación y, por supuesto, en el propio tendido de las líneas.
Para ello, se describen los diferentes tipos de aislador, sus características físicas y sus
aplicaciones habituales, agrupándolos en dos tipos, aisladores para líneas y aisladores rígidos 1
destinados a aparatos.
Además se establecen las características asignadas a cada uno de los tipos de aislador y se
destacan las características particulares que los diferencian. Se definen conceptos tales |
como: tensión soportada a impulso tipo rayo, tensión soportada especificada a frecuencia
industrial, o tensión de perforación especificada, además de otras características de tipo I
mecánico y dimensional.

7.1. Tipos de centros de transformación

El centro de transformación es uno de los elementos principales del sistema eléctrico, que permite
el ajuste de tensiones de la red de suministro eléctrico a los valores nominales de tensión de
186 Tecnología eléctrica

servicio en baja tensión (en España, según el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión [3], 400
V entre fases para el suministro trifásico y 230 V entre fase y neutro para suministro monofásico),
normalmente a partir de la tensión de distribución de la red en media tensión (15 kV ó 20 kV
habitualmente).
En función de su ubicación y su construcción se pueden clasificar los centros de transformación
en dos grupos:
■ Centros de transformación bajo envolvente.
■ Centros de transformación a la intemperie.

7.1.1. Centros de transformación bajo envolvente

Los centros de transformación bajo envolvente son los centros más habituales en zonas
urbanas. La envolvente aloja, además de los transformadores, los elementos de protección,
medida y utilización del centro, aparamenta de alta tensión (seccionadores e interruptores),
interconexiones (cables, barras, etc.), aparamenta de baja tensión (fusibles, interruptores, etc.),
equipos de medida y equipos auxiliares.
La envolvente cumple inicialmente con una doble función, por un lado protege a los
elementos y aparamenta del centro frente a las acciones externas (lluvia, contaminación, daños
mecánicos, etc.) y por otro tiene la función de protección de las personas y bienes frente a los
riesgos del equipo eléctrico, tales como choques eléctricos, incendio o explosión.
En algunas ocasiones la propia envolvente de protección del transformador y del resto de
los aparatos de protección y conexión puede servir para hacer adicionalmente las funciones de
la envolvente del centro de transformación, ahorrando con ello la necesidad de disponer de
ésta y también puede servir como elemento contenedor de gases o líquidos que proporcionan
un nivel de aislamiento superior al del aire en menores distancias, obteniendo aparamenta de
alta tensión de menores dimensiones y más compacta (Figura 7.1). Este último es el caso de la
aparamenta bajo envolvente estanca con hexafluoruro de azufre (SF6).
Los centros bajo envolvente pueden clasificarse en:
■ Centros de transformación de obra civil.
■ Centros de transformación prefabricados.
■ Centros de transformación integrados.
Los primeros se construyen con paredes de obra, bien en edificio de construcción
dedicada específicamente al centro, o utilizando locales reservados para los centros de
transformación en edificios de otros usos. Los elementos del centro se montan en obra, aunque
algunas partes del centro (celdas de protección y maniobra, o equipos auxiliares) puedan ser
prefabricadas, incluso el propio edificio.
La normativa de obligado cumplimiento aplicable a la construcción de estos centros se
basa en la norma UNE-EN 60694 «Estipulaciones comunes para las normas de aparamenta de
alta tensión» [8],
Los centros de transformación prefabricados son instalaciones diseñadas y construidas
en fábrica y de serie, incluyendo todos los elementos de protección y maniobra, e incluso la
envolvente, constituyendo un centro equivalente a los de obra civil pero construido en fábrica
(Figura 7.2).
Tienen la ventaja de poder ser construidos en serie y en fábrica, lo que garantiza un mejor
control de la ejecución y de la calidad de la instalación y una más fácil verificación, previa
Centros de transformación 187

Figura 7.1. Subestación de hexafluoruro (por cortesía de REE).

a su instalación final, del cumplimiento de normas y requisitos reglamentarios de seguridad


aplicables. También permite su construcción de manera compacta y modular, facilitando su
mantenimiento y la sustitución de unidades averiadas.
Los centros de transformación integrados son los centros de transformación prefabricados
que utilizan una envolvente metálica común para el transformador y los elementos componentes
del centro. En algunas condiciones estos centros pueden utilizarse sin envolvente de obra exterior,
esto es, como centros de transformación a la intemperie, ya que integran todos los elementos de
conexión, medida y protección en el interior de la propia envolvente común.
No obstante, para el uso de centros de transformación integrados en condiciones de intem-
perie, el Reglamento de Centrales Eléctricas, Subestaciones y Centros de Transformación [4]
establece en la instrucción MIE-RAT-16 que el diseño de estos tendrá que ser tal, que se evite la
explosión en caso de defecto interno, o que si esto no es posible, se dispondrán las direcciones de
escape de los fluidos (gases o líquidos) para evitar daños a las personas.
188 Tecnología eléctrica

Figura 7.2. Centro de transformación prefabricado (por cortesía de Merlín Gerín).

La normativa de obligado cumplimiento aplicable a la construcción de los centros prefabri-


cados e integrados se basa en la norma UNE-EN 61330 [9], salvo en lo relativo a los requisitos de
calentamiento de centros integrados, para los que se aplicará la norma de transformadores UNE-EN
60076-2 [5]. También son de aplicación a los centros prefabricados e integrados las normas
UNE-EN 60517 [7] de aparamenta bajo envolvente con aislamiento gaseoso, para tensiones
asignadas iguales o superiores a 72,5 kV, la norma UNE-EN 60298 [6] de aparamenta bajo
envolvente metálica para corriente alterna, de tensiones asignadas superiores a 1 kV, e inferiores o
iguales a 52 kV y la norma UNE-EN 60694 [8] de estipulaciones comunes para las normas de
aparamenta de alta tensión.

7.1.2. Centros de transformación a la intemperie

Son centros de potencia normalmente más baja que los anteriores y que, al no tener envolvente de
protección, se montan en recintos separados y vallados, o montados en poste metálico o de hormigón.
Los elementos de protección y maniobra se distribuyen también en diferentes apoyos, en el mismo
poste u otro próximo, montados en estructuras específicamente diseñadas para garantizar el
aislamiento y las solicitaciones térmicas y mecánicas que esta disposición de montaje impone. Las
Figuras 7.3 y 7.4 ilustran ejemplos de disposición de estos centros.
Existen otras formas de clasificación de los centros de transformación, atendiendo a su
disposición en la red eléctrica de distribución, o a su propiedad y condicionan la disposición de la
aparamenta de maniobra, medida y protección.
Según su disposición en la red eléctrica, los centros de transformación pueden ser:
■ Centros de transformación en derivación. Dispuestos en un extremo de la red de media
tensión. Es habitual en zonas alejadas y aisladas.
■ Centros de transformación en doble derivación. Están conectados simultáneamente a dos
líneas de media tensión, que permiten mantener el centro conectado aun en el caso de fallo en
una de las líneas de alimentación.
■ Centros de transformación en anillo. Se conectan a la misma línea de media tensión, con
entrada y salida de la línea en el centro, que permiten su desconexión de la red sin cortar la
alimentación a otros centros conectados en la misma línea.
Según la propiedad del centro, pueden clasificarse en:
Centros de transformación 189

Figura 7.3. Centro de transformación a la intemperie, al pie de la torre de línea de alta tensión.

■ Centros de distribución de la compañía. Son propiedad de la compañía de suministro y


alimentan normalmente a múltiples abonados en baja tensión.
■ Centros de transformación de abonado. Pertenecen a los propietarios de la instalación de baja
tensión. Con frecuencia son centros de industrias o abonados de gran consumo (centros
comerciales, edificios de oficinas, etc.). Aunque sean de propiedad del abonado, en algunos
casos el mantenimiento corresponde a la empresa suministradora. La medida del consumo de
energía y facturación se hace normalmente en media tensión, a diferencia de lo que ocurre en
los centros de transformación de la compañía, que se hace en baja tensión.
190 Tecnología eléctrica

Figura 7.4. Centro de transformación en poste a la intemperie.

7.2. Esquema general de la disposición de los aparatos de un


centro de transformación
Como se ha indicado anteriormente, en un centro de transformación, además del transformador y
sus propias protecciones, se pueden incorporar diversos elementos externos de maniobra,
protección y medida. Los elementos de un centro de transformación se pueden agrupar en cuatro
bloques:
■ Cuadros de maniobra, protección y medida en alta tensión.
■ Transformador.
■ Cuadro de maniobra y protección en baja tensión.
■ Equipamiento e instalaciones auxiliares.
La configuración de cada uno de los bloques es variable, dependiendo del tipo de centro que
se trate, según la clasificación del apartado anterior. Los elementos incluidos en cada bloque y su
instalación están regulados por especificaciones propias de las compañías distribuidoras y por
normas nacionales e internacionales que garantizan la idoneidad y seguridad de los diferentes
bloques.
Los elementos básicos de maniobra son seccionadores, seccionadores de puesta a tierra,
interruptores e interruptores-seccionadores. Los de protección son fusibles e interruptores auto-
máticos accionados por relés de protección, directos e indirectos. Los elementos del sistema de
medida son los transformadores de medida de tensión e intensidad y los equipos de medida.
En algunas ocasiones se combinan algunos elementos de maniobra y protección en un único
elemento como los ruptofusibles que unen un interruptor-seccionador con un fusible y cuya
actuación acciona el interruptor-seccionador.
Centros de transformación 191

Figura 7.5. Disposición de las celdas en un centro de transformación (por cortesía de Merlín Gerín).

En el caso de los centros prefabricados y centros de obra construidos con elementos pre-
fabricados, los elementos de la aparamenta de media tensión se instalan en cuadros montados en
fábrica, normalmente metálicos, denominados celdas cuya descripción sirve para reflejar la
disposición de la instalación de la aparamenta en el centro de transformación. Las celdas permiten
el accionamiento y control de sus elementos desde el exterior y disponen de puerta de acceso
enclavada con los elementos de corte para la protección (seccionadores y seccionadores de puesta a
tierra). Las celdas pueden ser:
■ Celdas de línea. Son las celdas donde se realiza la conexión de la línea de media de tensión
que entra en el centro de transformación. Para los centros en anillo o en doble derivación se
disponen dos celdas de línea, para la entrada y salida de la línea de media tensión o para las
dos líneas de entrada. Pueden incorporar, además de los elementos de aislamiento para el
paso de los cables, un interruptor-seccionador, seccionador de puesta a tierra, enclavado
con el anterior para protección adicional cuando se abre el seccionador para hacer
operaciones de mantenimiento, barras de interconexión y elementos de señalización de
tensión. Incorpora también el alojamiento de la terminación del cable. En el caso de centros
en derivación con celdas de protección que incorporen los elementos de seccionan!iento, la
celda de línea no requiere elementos de seccionamiento, por lo que la celda de línea sólo
incorpora el alojamiento de la terminación del cable. Las celdas con esta estructura simple
se conocen como celdas de remonte.
■ Celdas de protección. Incorporan los fusibles combinados con un interruptor-seccionador,
o ruptofusibles, o interruptores automáticos, seccionador de puesta a tierra, alojamiento de
terminales de cable y barras de interconexión. También las bobinas de los relés de
192 Tecnología eléctrica

Figura 7.6. Celda blindada de Merlín Gerín (por cortesía de Merlín Gerín).

protección de los interruptores automáticos o de protección térmica del transformador.


Incorporan igualmente aisladores capacitivos y pasantes en el cuadro.
■ Celdas de medida. Donde se disponen los transformadores de tensión e intensidad,
conectándose normalmente fuera de la celda los contadores e interruptores horarios,
alimentados en baja tensión.
Dentro de las celdas, la división en compartimentos de los diferentes elementos que las
componen favorece el acceso y la sustitución de los componentes y reduce el riesgo de propagación
de defectos internos. La aparamenta bajo envolvente metálica, en función de su grado de
compartimentación se clasifica en:
■ Blindada.
■ Compartimentada.
■ Bloque.
La celda blindada tiene sus componentes en el interior de compartimentos independientes con
separaciones metálicas destinadas a ser puestas a tierra (Figura 7.6). Al menos existirá un
compartimento independiente para cada aparato de conexión y para los componentes que lo rodean,
como los compartimentos de barras y de conexión de cables. Las separaciones garantizan un
aislamiento tal que no se puede acceder con la mano a los compartimentos contiguos (IP2X,
conforme a lo indicado en el Apartado 12.2).
La celda compartimentada tiene las mismas divisiones que la blindada, pero alguna de las
separaciones o tabiques no es metálica.
En las celdas en bloque, el número de compartimentos es inferior al requerido para la apara-
menta blindada o compartimentada, o las separaciones no garantizan el aislamiento requerido en
éstas.
Adicionalmente el centro de transformación puede incorporar protecciones exteriores contra
sobretensiones si está alimentado por una línea aérea. Estos elementos de protección contra
sobretensiones se denominan pararrayos y se conectan entre las líneas y tierra, de manera que
conducen la corriente cuando se sobrepasa un cierto nivel de tensión, drenando corriente a tierra
para mantener la tensión por debajo de un cierto nivel. Dado que las sobretensiones, que pueden
Centros de transformación 193

ser de origen atmosférico o debidas a maniobras, se acoplan y transmiten fundamentalmente por


las líneas aéreas (véase Apartado 11.6), la instalación de los pararrayos se hace en el poste de la
línea más próximo al centro de transformación. En los conductores enterrados el apantallamiento
favorece el drenaje de comente en caso de sobretensión.
Además del transformador y de los elementos de maniobra, protección y medida, en el
centro de transformación se disponen diversos equipos auxiliares que incluyen iluminación,
ventilación, bombas de achique de agua en centros situados bajo el nivel del suelo y otros
equipos que permiten el accionamiento de los aparatos de maniobra, tales como seccionadores o
interruptores. La alimentación de estos equipos auxiliares se hace normalmente en baja tensión y
cuando la fiabilidad de dichos circuitos es importante para el funcionamiento y la seguridad del
centro de transformación, éste incorpora sistemas de alimentación ininterrumpida con baterías,
cuyos requisitos se recogen en la MIE-RAT-11 del Reglamento de Centrales Eléctricas,
Subestaciones y Centros de Transformación.

7.3. Requisitos reglamentarios relativos al aislamiento

De la descripción de un centro de transformación y de sus elementos es fácil entender que una de


las características que más influencia tendrá en la construcción y ubicación de éstos es el
aislamiento. Ya se ha hecho referencia a la utilización de gases y líquidos de especial
comportamiento dieléctrico con el fin de poder reducir distancias y dimensiones en celdas y
aparatos.
Por otro lado y dada la utilización de alta tensión, es de especial importancia el diseño y
control de los aislamientos para poder garantizar la seguridad, tanto de la propia instalación del
centro de transformación, como de las instalaciones conectadas a él, como se podrá explicar
seguidamente.
En principio, puede resultar evidente que el nivel de aislamiento con respecto a las partes
activas de cualquier aparato o estructura del centro de transformación que puedan ser accesibles
directa o indirectamente, deberá ser muy superior a la tensión normal más alta de las insta-
laciones que contenga. Por ello, las instalaciones de alta tensión tienen tensiones asignadas,
preestablecidas por norma en escalones, para facilitar la intercambiabilidad de los elementos que
se puedan utilizar en ellas.
De esta manera, el diseño del aislamiento de un interruptor o una celda se corresponderá
con uno de los valores preestablecidos, de forma que sea el adecuado para ser usado en las
instalaciones de alta tensión de tensión asignada igual a ese valor.
La clasificación de tensiones asignadas se realiza en dos grandes grupos, denominados
márgenes I y II. Las tensiones del margen I corresponden a tensiones comprendidas entre 3,6 kV
y 245 kV y a su vez se clasifican en dos series, I y II. La serie I se corresponde con las tensiones
asignadas normalizadas en Europa y las de la serie II se corresponden con las prácticas
habituales en los EE.UU. Las tensiones del margen II abarcan de 300 kV a 800 kV.
 Margen I, serie I: 3.6; 7.2; 12: 17.5: 24; 36; 52: 72.5; 100; 123; 145; 170 y 245 kV.
 Margen I, serie II: 4,76; 8,25; 15: 25,8: 38: 48.3 y 72,5 kV.
 Margen II: 300; 362; 420: 550 y 800 kV.
Otra clasificación habitual en la terminología de alta tensión es la que denomina las instala-
ciones y aparatos como de media tensión cuando su tensión asignada es de hasta 36 kV.
194 Tecnología eléctrica

Figura 7.7. Sobretensión de corta duración a frecuencia industrial.

Estas tensiones asignadas no son coincidentes con las tensiones nominales habituales en
España, 15, 20. 36. 45 kV, etc. La razón es que la tensión nominal de las instalaciones no se
corresponde con el margen de variación de tensiones que se dan en la práctica para un
funcionamiento correcto de la red eléctrica. Los valores de tensiones asignadas normalizadas
coinciden con la tensión máxima de servicio de las instalaciones, así la tensión máxima de
servicio de una instalación de 15 kV sería 17,5 kV y la de 24 kV correspondería a la tensión
nominal de 20 kV.
Pero además, el nivel de aislamiento que se asigna a las instalaciones o a la aparamenta de
alta tensión de una determinada tensión asignada no sólo tiene en cuenta el adecuado
comportamiento de los materiales aislantes en régimen normal y permanente a dicha tensión. Las
instalaciones de alta tensión pueden verse además sometidas a sobretensiones de tipo transitorio,
cuyos valores son también función de la tensión asignada, pero que superan su valor de forma
significativa, aunque en un limitado periodo de tiempo.
En los centros de transformación de distribución en baja tensión, cuya alimentación se hace
normalmente en media tensión, los fenómenos de sobretensión que se tienen en cuenta para el
cálculo y ensayo del aislamiento son dos, tal y como se explica más adelante en el Capítulo 11:
■ Sobretensiones de corta duración a frecuencia industrial.
■ Impulsos de tensión de tipo rayo.
En las instalaciones de tensión superior a 245 kV se tienen en cuenta, además de las
anteriores, las sobretensiones producidas por las maniobras en la red (actuación de protecciones
o de interruptores que desconectan grandes cargas) aunque no se analizarán en este capítulo por
no ser la situación habitual de los centros de transformación para distribución en baja tensión.
Las sobretensiones de corta duración a frecuencia industrial son las producidas por la
transferencia de tensión que se realiza en una instalación cuando hay un fallo de aislamiento a
tierra en un punto de la línea de alta tensión respecto a otro con masas separadas. Para explicar el
fenómeno se puede calcular, por ejemplo, la tensión entre fase y tierra en el centro de
transformación de la Figura 7.7 cuando en otro punto de la instalación de media tensión (por
ejemplo, en la subestación o en un poste intermedio) se produce un fallo a tierra.
Como se puede observar, la tensión 𝑈𝑈 �2 entre fase y tierra en el centro de transformación,
durante el tiempo que dura la falta, puede llegar a ser la suma vectorial de la tensión asignada Un
y la tensión transferida IccF(RF + RA). El valor de la sobretensión depende, por tanto, de la
Centros de transformación 195

corriente de cortocircuito a tierra de la instalación IccF y de la impedancia de puesta a tierra de la


instalación donde se produce la falta RA más la impedancia de la propia falta RF. También
depende de la puesta a tierra del neutro y de su separación respecto a las tierras de la subestación
y del centro de transformación, como se verá posteriormente en el Capítulo 10.
No es fácil calcular con precisión estos valores en cada instalación, sobre todo teniendo en
cuenta que el valor de la corriente IccF depende además de la resistencia de puesta a tierra, del
neutro del transformador de la subestación, de las condiciones de la carga del sistema previas al
cortocircuito, tal y como establece el cálculo de cortocircuitos previamente estudiado en el
Capítulo 6 y considerando también que la resistencia de puesta a tierra del defecto es un valor
imprevisible.
No obstante, las normas de coordinación de aislamiento contemplan como situación más
desfavorable que el generador que está aguas arriba de donde se produzca la falta, esté a plena
carga y que la sobretensión producida en la fase de la falta sea del orden de 1.5 veces la tensión
asignada, con una duración de hasta 3 s y un desfase respecto a la tensión a frecuencia de red tal,
que la tensión en el lado de la red donde se produce la transferencia de tensión entre los bornes de
un interruptor abierto, podría llegar a ser de 2,5 veces la tensión asignada (Figura 7.7), cuando la
tensión transferida y la de servicio estén en oposición de fase. Este nivel de sobretensión también
se aplica normativamente al aislamiento entre fase y tierra, aunque en este caso la sobretensión
sea inferior al caso anterior.
Un ejemplo del segundo fenómeno a considerar son los impulsos de tensión inducidos en las
redes eléctricas por caídas de rayos en sus proximidades, mediante el mecanismo de
acoplamiento descrito en el Apartado 11.6. En este caso, el tiempo de circulación de la comente
es muy pequeño (1,2 μs de tiempo de subida y 50 μs de bajada) con lo que el efecto de
sobretensión en la red será diferente al del caso anterior, dado que el valor de pico es muy
superior al de la sobretensión transferida de frecuencia de red y es, además, un transitorio de
frecuencia muy superior.
Por todo lo anterior, las normas de aparamenta de alta tensión establecen niveles de aisla-
miento asignado, conforme a lo indicado en la Tabla 7.1 obtenida de la norma EN 60694 para el
caso de las tensiones del margen I, serie I.
Para la mayor parte de tensiones asignadas existen varios niveles de aislamiento asignado,
como indica el hecho de que haya dos filas de valores por cada tensión de la tabla. El valor a
elegir en esos casos se determina considerando el grado de exposición a las sobretensiones de
frente rápido y lento, el tipo de puesta a tierra del neutro de la red y el tipo de dispositivo de
protección contra sobretensiones (pararrayos) que tenga la instalación.
Conforme a la Tabla 7.1, se establecen los niveles de aislamiento a exigir tanto a la
instalación en su conjunto, como a los aparatos individuales que lo componen. Para ilustrar con
un ejemplo práctico los niveles de sobretensión que pueden producirse en una instalación de
media tensión se desarrolla el siguiente ejemplo.

EJEMPLO 7.1

Una línea de media tensión de 20 kV parte de una subestación con un transformador de AT 200/20 kV,
1000kVA y tensión de cortocircuito del 4%. La línea tiene 10 km de longitud e impedancia en serie 0,6
+ j0,377 Ω/km y conecta con un centro de transformación. La resistencia de puesta a tierra en la
subestación es RA = 50Ω.
Se pide:
1. Calcular la tensión transferida entre fase y tierra en el centro de transformación cuando se produce
un fallo a tierra, de impedancia despreciable, en una fase del secundario del transformador en la
subestación, considerando que el transformador de AT de la subestación tiene el neutro conectado
a una tierra independiente de la subestación, con una resistencia de puesta a tierra RN =10Ω.
196 Tecnología eléctrica

Tabla 7.1. Niveles de aislamiento asignados de la norma EN 60694 [8].

Tensión Tensión soportada asignada de corta Tensión soportada asignada con


asignada Ur duración a frecuencia industrial Ud impulsos tipo rayo UP
kV (valor eficaz) kV (valor eficaz) kV (valor eficaz)

Valor común En la distancia de Valor común En la distancia de


seccionamiento seccionamiento

3.6 10 12 20 23

40 46
7,2 20 23 40 46

60 70

12 28 32 60 70
75 85
17,5 38 45 75 85
95 110
24 50 60 95 110
125 145
36 70 80 145 165

170 195
52 95 110 250 290
72,5 140 160 325 375
100 150 175 380 440
185 210 450 520
123 185 210 450 520
230 265 550 630
145 230 265 550 630

275 315 650 750


170 275 315 650 750
425 375 750 860

245 360 415 850 950


395 460 950 1 050
460 530 1 050 1 200
Centros de transformación 197

2. Calcular la misma tensión si el neutro del transformador de AT está unido a las masas de la
subestación, siendo la resistencia de defecto RF =0,1 Ω
3. Calcular la misma tensión para el caso anterior cuando el fallo a tierra en la línea de media tensión
se produce en el último poste anterior al centro de transformación, que tiene una resistencia de
puesta a tierra Rt = 50Ω e independiente de la tierra del centro de transformación.

SOLUCIÓN

Para el esquema eléctrico del sistema representado en la Figura 7.8, el circuito equivalente por fase, en
las condiciones previas al cortocircuito y que nos permite realizar el análisis por unidad del sistema es
el reflejado en la Figura 7.9.
Tomando como potencia base la nominal del transformador:
Sb = 1000kVA

Los lados del transformador en la fse analizada se designarán como 1’ y 2’ para distinguirlos de
los términos 1 y 2 de la tensión transferida entre fase y masa representados en la Figura 7.7.
En el devanado 1’ se puede escribir:

Despreciando RccT, la reactancia del transformador en valor por unidad es:

XccT = 0.04 p.u.

Se llama la atención sobre el hecho de que la reactancia de cortocircuito de un transformador


expresada en valores por unidad es independiente de la forma de conexión del transformador y del lado
al que dicha reactancia se refiera. No hay más que calcular el valor real de la reactancia referida a uno y
otro lado y comprobar que al dividirla por las correspondientes bases, el valor por unidad coincide.

Figura 7.8. Esquema de la línea del Ejemplo 7.1.


198 Tecnología eléctrica

Figura 7.9. Circuito equivalente por fase del Ejemplo 7.1 previo al fallo.

De manera similar, en el devanado 2’ se obtiene:

Con lo que las impedancias de este lado en valores por unidad resultan ser:

Antes de empezar el cálculo de los valores pedidos debe hacerse notar que el método de cálculo
de la corriente de defecto que se va a desarrollar es aproximado, dado que se acepta que la tensión
entre fase y tierra se mantiene constante en el sistema tras el fallo a tierra. El cálculo exacto de las
corrientes de cortocircuito no simétricas puede consultarse en diversos textos, como por ejemplo [1] y
[2].
1. Calcular la tensión transferida entre fase y tierra en el centro de transformación cuando se produce
un fallo a tierra, de impedancia despreciable, en una fase del secundario del transformador en la
subestación, considerando que el transformador de AT de la subestación tiene el neutro conectado
a una tierra independiente de la subestación, con una resistencia de puesta a tierra RN = 10Ω.
Si el fallo se produce en la subestación, el circuito equivalente que permite el cálculo de la corrien-
te de defecto es el que se representa en la Figura 7.10, considerando que el neutro está aislado de
tierra y que la corriente de defecto circula por la resistencia de tierra de las masas y la del neutro.
Centros de transformación 199

Figura 7.10. Circuito equivalente en caso de fallo en la subestación. Caso 1.

La corriente de defecto en valores por unidad es:

Y en amperios:

Id = 6,44 · Ib2’ = 186 A

Aunque la tensión transferida es una suma vectorial, tal como se ha reflejado anteriormente, el
método aproximado permite usar los módulos de la corriente y tensión para el cálculo, con lo que la
tensión transferida es, según la expresión indicada anteriormente.

U2’ = IdRA = 9300V y U2 = IdRA + Un = 186 · 50 + 20 · 103 = 29300 V

El valor obtenido es aproximadamente 1,5U„ como se consdiera en las normas de coordinación de


aislamiento.
2. Calcular la misma tensión si el neutro del transformador de AT está unido a las masas de la
subestación, siendo la resistencia de defecto RF = 0,1 Ω.
En este segundo caso la corriente no circulará por tierra sino por la unión del neutro y tierra, como
indica la Figura 7.11. La corriente en valor por unidad se calcula como:

Su valor en amperios es el siguiente:

Id = 25 · Ib2’ = 721,5 A
200 Tecnología eléctrica

Figura 7.11. Fallo en la subestación. Caso 2.

La corriente de defecto en esta ocasión es mayor, pero por el contrario la tensión transferida será muy
inferior al no circular la corriente de defecto por RN, sino por RF, con lo que coincidirá con la tensión
entre frase y neutro U0:

3. Calcular la misma tensión para el caso anterior cuando el fallo a tierra, de impedancia despreciable,
en la línea de media tensión se produce en el último poste anterior al centro de transformación, que
tiene una resistencia de puesta a tierra R, = 50 Q e independiente de la tierra del centro de
transformación.
En este tercer caso, cuando el fallo se produce en el extremo de la línea, la corriente de defecto
disminuye de nuevo al intervenir ahora en el circuito tanto la impedancia de la línea como la
impedancia de puesta a tierra de la masa donde se produce el defecto y la del neutro, dado que el bucle
de corriente se cerrará a través del neutro.
El circuito equivalente que permitirá determinar la corriente de defecto es ahora el de la Figura 7.12.

Figura 7.12. Fallo al final de la línea. Caso 3.


Centros de transformación 201

La corriente de defecto en valores por unidad es:

En amperios es:

Id = 5,8 · Ib2’ = 168 A

Con este valor, la tensión pedida es:

U2’ = IdRt = 8400 V y U2 = IdRt + Un = 168·50 + 20·103 = 28400 V

Los resultados obtenidos permiten concluir que tanto las corrientes de defecto, como las
tensiones transferidas, son muy dependientes de la resistencia de puesta a tierra de las masas, de la
del neutro y de la separación entre éstas, pero en todos los casos, la tensión transferida puede
alcanzar valores equivalentes a los indicados en la Tabla 7.1 para las tensiones soportadas de corta
duración a frecuencia industrial, con lo que la aparamenta de las líneas deberá diseñarse teniendo
en cuenta dichos valores.

7.4. Descripción y clasificación de aisladores

Los aisladores son elementos aislantes fabricados en serie que se disponen entre las masas de la
instalación o de los aparatos y las partes activas de alta tensión con el objeto de garantizar un
adecuado aislamiento. Los aisladores se pueden clasificar en:
■ Aisladores de líneas aéreas.
■ Aisladores de aparatos.

7.4.1. Aisladores de líneas aéreas

Los aisladores de líneas aéreas se dividen, a su vez en:


■ Aisladores de cadena.
■ Aisladores rígidos.
Los aisladores de cadena están constituidos por uno o varios elementos aislantes, unidos
entre sí, unos a continuación de otros, formando una especie de cadena y destinados a soportar de
manera flexible los conductores de una línea eléctrica aérea. Una cadena está destinada a soportar
principalmente esfuerzos de tracción. Las cadenas de aisladores utilizadas para la tracción eléctrica y
constituidas por un solo elemento pueden igualmente estar sometidas a esfuerzos de flexión o
comprensión.
202 Tecnología eléctrica

Figura 7.13. Cadenas de amarre (izquierda) y suspensión (derecha).

Una cadena equipada está constituida por una o más cadenas de aisladores acopladas
convenientemente y provistas de dispositivos que permitan su fijación flexible a un soporte. Están
incluidas en la cadena equipada las partes metálicas y accesorios que puedan ser consideradas
como partes esenciales de la misma, tales como equipos para reparto del campo eléctrico,
descargadores, raquetas, etc.
Las cadenas equipadas pueden ser de suspensión o de amarre (Figura 7.13). Una cadena de
suspensión equipada está provista de los dispositivos necesarios para soportar el peso de uno o
varios conductores en su parte inferior.
Una cadena de amarre equipada se utiliza para mantener la tensión mecánica del tendido
(catenaria) entre varios vanos y en los cambios de dirección de la línea y está dotada de los
dispositivos necesarios para resistir los esfuerzos de tracción que le transmitan al amarre de uno o
varios conductores.
Los elementos de la cadena son habitualmente del tipo caperuza y vástago como el de la
Figura 7.14. El aislador es de material cerámico o vidrio y su forma favorece que sea muy largo el
camino que la corriente deba recorrer sobre el aislamiento para puentearlo (conocido como línea de
fuga) aun cuando esté afectada por la contaminación o la humedad que pueda darse en la línea
eléctrica. La caperuza y el vástago tienen la función de acoplamiento mecánico entre los elementos,
permitiendo el movimiento como en una rótula y de dar resistencia a la tracción a la cadena. El
concepto de línea de fuga será tratado con mayor detalle en el Capítulo 12, dedicado a la protección
contra los choques eléctricos.
Los aisladores rígidos de líneas son aisladores destinados a soportar de modo firme los
conductores de una línea eléctrica aérea; están principalmente sometidos a esfuerzos de flexión y
compresión. Se pueden clasificar en aisladores rígidos de vástago y aisladores rígidos de peana.
El aislador rígido de vastago es un aislador compuesto por uno o más elementos de cerámica
o vidrio permanentemente unidos. Está destinado a montarse de manera rígida sobre un soporte por
medio de un vástago fijado al interior del aislador. El aislador rígido de peana es un aislador
compuesto por uno o más elementos de cerámica o vidrio, permanentemente unidos sobre una
peana metálica destinada a montarse rígidamente sobre un soporte por medio de un vástago central
o espárragos solidarios de la peana.
Centros de transformación 203

Figura 7.14. Elemento de cadena de aisladores de caperuza y vástago.

Tanto unos como otros están habitualmente colocados sobre poste (Figura 7.15) o fachada
para líneas aéreas de media o baja tensión.

Figura 7.15. Aislador rígido para línea aérea.


204 Tecnología eléctrica

7.4.2. Aisladores de aparatos

Los aisladores montados en los aparatos se pueden clasificar en:


■ Aisladores de apoyo.
■ Aislador de interior de materia orgánica.
■ Aisladores huecos.
■ Aisladores pasantes.
Los aisladores de apoyo en los aparatos sirven para la fijación rígida de una pieza con
tensión, que debe ser aislada de tierna o de otra pieza con tensión. Consta de una o más piezas
aislantes, permanentemente unidas, complementadas por otras piezas, metálicas o no, destinadas a
facilitar el montaje con otros elementos. Normalmente son de tipo caperuza y base o de soporte
cilindrico (Figura 7.16).

Figura 7.16. Ejemplos de aisladores de apoyo (por cortesía de REE).


Centros de transformación 205

Figura 7.17. Aisladores pasantes de un transformador.

El aislador de apoyo de caperuza y base tiene dos partes metálicas, una caperuza que recubre
parcialmente una pieza aislante y una base fijada en el interior de un alojamiento previsto en la pieza
aislante. Normalmente, la caperuza está provista de taladros roscados y la base de una brida con
taladros lisos para permitir la fijación con tomillos o bulones.
El aislador de soporte cilindrico consiste en uno o más elementos aislantes con una parte metálica
fijada en cada extremidad. Esta parte metálica puede ser una caperuza, una brida o una pieza
insertada con taladros lisos o roscados para permitir la fijación por tornillos o bulones.
Por otro lado, los aisladores de apoyo pueden también clasificarse, según su posible loca-
lización, en aisladores de apoyo para exterior, si están destinados a soportar las condiciones
atmosféricas exteriores (lluvia, nieve, etc.), o de interior, si están destinados a ser instalados en el
interior de locales que no están expuestos a condensaciones excesivas.
Un caso particular de aislador de apoyo de interior lo constituye el aislador de apoyo de materia
orgánica, que es un soporte aislante en el que el material que constituye el aislamiento está formado
total o parcialmente de materias orgánicas, es decir, de materias que corresponden a la química de los
compuestos del carbono o del carbono y silicio. Estas materias orgánicas pueden utilizarse solas o
conjuntamente con otros materiales minerales orgánicos.
Los aisladores huecos son piezas huecas, abiertas por ambos lados, provistas o no de aletas,
destinadas al equipamiento de aparatos eléctricos tales como transformadores de medida, pararrayos,
condensadores, terminales de cable e interruptores.
Un aislador pasante (denominado habitualmente como pasante) es un dispositivo que sirve para
conducir un conductor en tensión a través de una pared, un muro, una tapa de un recipiente, o similar,
de los que queda convenientemente aislado (Figura 7.17). Este dispositivo debe llevar consigo los
medios para su fijación a la base de la superficie que atraviesa y para la fijación de los conductores.
206 Tecnología eléctrica

7.5. Características asignadas para la elección del aislador

De la descripción dada para los distintos tipos de aisladores y de su misión de garantizar el


nivel de aislamiento requerido en la instalación a la que sean destinados, es fácil deducir que
las características que se deben determinar y conocer para la correcta elección de los aisladores
de una instalación están directamente relacionadas con la tensión eléctrica que éstos deben
soportar y con las condiciones mecánicas y dimensionales que condicionan su uso.
Por tanto, la caracterización de los elementos de la cadena de aisladores que permite su
elección viene dada por los siguientes parámetros normalizados, que el fabricante del aislador
debe proporcionar:
■ La tensión soportada al impulso tipo rayo.
■ La tensión a frecuencia industrial en seco o bajo lluvia (interior o exterior).
■ El esfuerzo mecánico de rotura.
■ Las dimensiones características, tales como longitud nominal mínima entre partes
metálicas o el diámetro nominal máximo de la parte aislante.
■ La longitud nominal mínima de la línea de fuga.
■ Las características en condiciones de contaminación artificial (cuando sea requerido).
■ El acoplamiento normalizado (para elementos de cadenas de aisladores).
Las dos primeras características están relacionadas con la tensión asignada de la
instalación a la que el aislador está destinado, conforme a lo reflejado en la tabla de niveles de
aislamiento asignado (Tabla 7.1).
El resto de características dimensionales y de resistencia mecánica están directamente
relacionadas con el diseño mecánico y trazado de la línea eléctrica, las condiciones
ambientales y el grado de contaminación a los que se espera vayan a estar sometidos.

7.6. Normas de aplicación a los aisladores

Las características asignadas de cada tipo de aislador vienen definidas en las normas UNE
aplicables, así como los ensayos necesarios para poder asignar los valores correspondientes a
dichas características.
Las normas incorporan también, entre otros, los requisitos dimensionales y mecánicos
mínimos, así como las aplicaciones admisibles para cada tipo de aislador, constituyendo así
una fuente de información muy valiosa para el diseñador de la instalación.
A título informativo, las normas de aplicación a aisladores se resumen en la Tabla 7.2.
Centros de transformación 207

Tabla 7.2. Normas de aplicación a los aisladores.

UNE 21 009
UNE 21 111
UNE 21 112
Dimensionales UNE 21 124
UNE 21 125
UNE 21 126/1
UNE 21 128
Cadena
Eléctricos UNE 21 114
y
mecánicos UNE 21 163
Aisladores de material
UNE 21 126/2
cerámico o vidrio de
líneas eléctricas aéreas
UNE 21 110/2
(exterior)
Dimensionales UNE 21 111
UNE 21 112
Rígidos
Eléctricos y mecánicos UNE 21 114

UNE 21 007
Dimensionales UNE 21 008
Apoyo
UNE 21 110/2
Eléctricos y mecánicos
UNE 21 110/1 y 1 M

Huecos Dimensionales UNE 21 110/2

Aisladores rígidos Eléctricos y mecánicos UNE 21 109


destinados a aparatos UNE 21 110/1 y 1M
(interior o exterior)
Pasantes Dimensionales UNE 21 176

Eléctricos y mecánicos
UNE 21 113
De interior de
materia
Dimensionales UNE 21 110/2
orgánica
Eléctricos y mecánicos
UNE 21 138

Muestreo y aceptación de fabricación UNE 21 137

Dieléctricos UNE 21 308


Normas de ensayos UNE 21 131
generales Contaminación artificial
UNE 21 129
Perturbaciones radioeléctricas
UNE 21 130
Descargas parciales
UNE 21 313
208 Tecnología eléctrica

7.7. Bibliografía

[1] F. Barrero. Sistemas de energía eléctrica. Ed. Thomson-Paraninfo, 2004.

[2] J.J. Grainger y W.D. Stevenson Jr. Análisis de sistemas de potencia. Ed. McGraw-Hill, 1995.

[3] Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión.

[4] Reglamento sobre Centrales Eléctricas, Subestaciones y Centros de Transformación.

[5] UNE-EN 60076-2. Transformadores de potencia. Parte 2: Calentamiento. AENOR.


[6] UNE-EN 60298. Aparamenta bajo envolvente metálica para corriente alterna, de tensiones
asignadas superiores a 1 kV, e inferiores o iguales a 52 kV. AENOR.
[7] UNE-EN 60517. Aparamenta bajo envolvente, con aislamiento gaseoso para tensiones
asignadas iguales o superiores a 72,5 kV. AENOR.
[8] UNE-EN 60694. Estipulaciones comunes para las normas de aparamenta de alta tensión.
AENOR.
[9] UNE-EN 61330. Centros de transformación prefabricados. AENOR.
8
Capítulo

APARATOS DE MANIOBRA
DE CIRCUITOS

El objetivo de este capítulo es la descripción de los elementos que en la terminología del sector
se conocen como aparamenta eléctrica y que se encargan de las maniobras de interrupción,
seccionamiento y protección de los circuitos del sistema eléctrico. La intención última es la de
resaltar las diferencias existentes entre las funciones de separación (o aislamiento) y corte (o
interrupción de corriente), que son de vital importancia en el funcionamiento de los circuitos y
sistemas eléctricos.
Aunque para cubrir este objetivo se podrían describir los elementos de maniobra de circuitos
de baja tensión de la misma manera que los de alta tensión, puesto que sus funciones son las
mismas, en el presente capítulo el detalle constructivo, no exahustivo por otra parte, se
centrará en los elementos de alta tensión, dado que en ellos son más claramente identificadles
las diferencias funcionales y de sus características básicas, que en los elementos equivalentes
de baja tensión.
En primer lugar se pasa a describir física y funcionalmente cada uno de los elementos de la
aparamenta y se dan sus requisitos reglamentarios y normativos, recogidos en la instrucción
técnica complementaria MIE-RAT 06 del Reglamento sobre Centrales Eléctricas, Subestaciones
y Centros de Transformación [1]. Se describen elementos tales como, seccionadores,
seccionadores de puesta a tierra, interruptores, contactores e interruptores automáticos.
También se describen las características normativas que se les asignan y que pueden
considerarse comunes a toda la aparamenta, ya que se derivan del hecho de estar
conectados al mismo sistema eléctrico en un punto determinado.
Estas características de tipo general están relacionadas fundamentalmente con las condicio-
nes de aislamiento y calentamiento o, lo que es lo mismo, con la tensión y la corriente del
sistema en un punto considerado, incluyendo sus valores transitorios debidos a fenómenos tales
como caída de rayos, maniobras o cortocircuitos.
Se definen términos como tensión asignada, nivel de aislamiento asignado, frecuencia asig-
nada, corriente asignada en servicio continuo, corriente admisible asignada de corta duración,
valor de cresta de la corriente admisible asignada y duración de cortocircuito asignada, entre
otros, y también se dan características propias de cada elemento de la aparamenta, en
concreto las correspondientes al poder de corte y cierre en cada uno de ellos.
Por último, se incluyen también ejemplos de cálculo para la elección de las características del
elemento concreto a utilizar en un punto de la instalación, a partir de los valores de las
magnitudes obtenidos con los métodos de cálculo que fueron estudiados y desarrollados en
anteriores capítulos.
210 Tecnología eléctrica

8.1. Aparatos de maniobra de circuitos. Generalidades

En la descripción realizada en el Capítulo 7 de los centros de transformación y dentro de los


aparatos o celdas que los componen, se ha hecho mención a elementos de maniobra de circuitos
que son necesarios para la operación de la línea eléctrica de alta o media tensión, tales como
seccionadores, interruptores o interruptores automáticos.
El papel que realizan dichos elementos es muy importante para la seguridad de la
instalación, tanto en lo relativo a garantizar el aislamiento, como en la maniobra segura de
apertura o cierre de circuitos con carga, que se realiza bien en condiciones normales de
explotación, con corrientes correspondientes a la carga normal de la instalación, o por la
actuación de las protecciones contra averías del sistema, con corrientes superiores por defecto o
cortocircuito, o debidas a sobrecargas por sobretensión u otras averías.
Con esta finalidad, se pueden clasificar los aparatos de maniobra de circuitos en:
■ Seccionadores.
■ Seccionadores de puesta a tierra.
■ Interruptores.
■ Interruptores-seccionadores.
■ Contactores de alta tensión.
■ Interruptores automáticos.

8.2. Seccionadores. Descripción y clasificación

8.2.1. Seccionadores

Los seccionadores son elementos que sirven para unir o separar, de forma clara, diferentes partes
o componentes de una instalación, de manera que cuando por causa de averías u operación se
desea desconectar una parte, pueda llevarse a cabo la maniobra sin que se interrumpa el resto de
la instalación. También son conocidos como desconectadores o separadores y con ellos se
pueden realizar trabajos o reparaciones en elementos de las líneas, dejándolos previamente sin
tensión y garantizando un nivel de aislamiento entre sus bornes suficiente para las tensiones
asignadas normales de operación de la línea y para las sobretensiones que en ella puedan
producirse. Por otro lado, pueden utilizarse como medio para realizar distintas configuraciones
de conexión, como conmutar derivaciones en sistemas de barras múltiples.
Su característica más importante es que deben actuar siempre en vacío, esto es, que para sus
maniobras de conexión y desconexión a la red no debe haber carga en la instalación. Esta
característica los distingue fundamentalmente de los interruptores, que pueden incorporarse en la
instalación de un seccionador para realizar la operación de desconexión, abriendo el circuito para
eliminar la carga, tras lo cual puede abrirse el seccionador y efectuar la separación que garantice
el aislamiento y o la puesta a tierra necesaria para trabajar sobre el circuito aislado.
Aunque la maniobra de un seccionador con carga produciría un arco en sus contactos que lo
dañaría seriamente, en determinadas condiciones puede abrirse cuando las cargas son pequeñas.
Aparatos de maniobra de circuitos 211

Esto es necesario cuando no es posible eliminar toda la corriente en el circuito a separar, como
por ejemplo las corrientes de fuga, las capacitivas de embarrados o como las corrientes de vacío
de los transformadores.
Los seccionadores deben tener un poder aislante suficiente, para lo que se montan gene-
ralmente sobre aisladores adecuados a la tensión de servicio y, por otro lado, deben tener una
construcción tal que sus contactos sean capaces de soportar los esfuerzos electrodinámicos a los
que pueden estar sometidos por la acción de corrientes de cortocircuito.
Se pueden realizar clasificaciones de los seccionadores bajo diferentes criterios, pero la más
habitual es la que atiende a su construcción y forma de realizar el seccionamiento. Las diferentes
formas constructivas de los seccionadores dependen en gran medida de la tensión nominal de la
instalación y además de la intensidad máxima, del espacio disponible o de consideraciones
económicas. En este sentido se puede hacer la siguiente clasificación:
■ Seccionadores de cuchillas giratorias.
■ Seccionadores de cuchillas deslizantes.
■ Seccionadores de columnas giratorias.
■ Seccionadores de pantógrafo.
A continuación se pasa a describir los distintos tipos enunciados, con sus diferencias, así
como alguna de las exigencias constructivas y de diseño que las normas establecen.

Seccionadores de cuchillas giratorias


Es la construcción más representativa y utilizada en media tensión. Consisten básicamente
en un armazón, sobre el que se montan dos juegos de aisladores soporte que garantizan el
aislamiento y sobre los cuales se monta el circuito principal (contactos y cuchillas). Una cuchilla
giratoria realiza el seccionamiento. Para ello la cuchilla incorpora una anilla que puede ser
accionada mediante una pértiga aislante o bien existe un sistema mecánico con un eje de
maniobra y unos elementos empujadores que accionan las cuchillas, simultáneamente en
seccionadores multipolares, lo que garantiza el seccionamiento simultáneo de todas las fases.
Para corrientes nominales elevadas, los seccionadores incorporan dos o más cuchillas en
cada fase. Además, los seccionadores pueden ser de disposición en interior o exterior. Para el
caso de seccionadores de montaje en el exterior, su construcción es similar pero variando las

Figura 8.1. Seccionador de cuchillas giratorias (izquierda) y seccionador combinado con fusible
(derecha).
212 Tecnología eléctrica

dimensiones y usando aisladores adecuados para trabajar en condiciones climáticas adversas, con
gran resistencia a la perforación, resistencia mecánica y elevada tensión de contomeamiento bajo
lluvia.
En algunos casos los seccionadores se combinan con fusibles que realizan la función de las
cuchillas giratorias. La Figura 8.1 muestra dos ejemplos de seccionadores de este tipo.

Seccionadores de cuchillas deslizantes


Son similares a los anteriores pero las cuchillas no giran sobre un eje, sino que se deslizan
longitudinalmente. Su única aplicación es para aquellos lugares donde el espacio no permita la
colocación de un seccionador de cuchillas giratorias, ya que su capacidad de seccionamiento es
habitualmente inferior.

Seccionadores de columnas giratorias


Suelen usarse con frecuencia en instalaciones de tensión de servicio superior a 30 kV y en
instalaciones exteriores. Consisten en dos o tres columnas de aislador, donde se montan los
contactos y las barras que se desplazan girando sobre el eje del aislador. La Figura 8.2 muestra un
seccionador de dos columnas tal como se representa en la norma EN 60129 [5] y un seccionador
real de este tipo. Las dos columnas soportan cada una un contacto móvil que se unen mediante
contactos de presión, con un sistema de gatillo que evita la desconexión en caso de que un
cortocircuito dé lugar a esfuerzos electrodinámicos que tiendan a separar los contactos. Este
seccionador puede instalarse en posición horizontal o vertical.

Figura 8.2. Seccionador de columnas giratorias.

Seccionadores de pantógrafo
Son seccionadores utilizados para simplificar la realización de instalaciones de distribución de
alta tensión. Frente a los anteriores, se diferencian en que sólo incorporan un borne de conexión del
circuito, habiendo sustituido el otro por un contacto que se realiza directamente sobre la línea. Se
utiliza con tensiones e intensidades de servicio elevadas (150-420 kV. 800-1600 A).
Como se puede apreciar en la Figura 8.3, el seccionador posee una caja inferior donde se sitúa el
eje de mando y los resortes que aseguran la presión de contacto. La construcción del pantógrafo
garantiza que el desplazamiento realiza por si solo la última parte de la carrera de cierre, lo que evita
que un accionamiento incompleto del mando de lugar a un mal contacto, siendo la presión de
contacto, por tanto, independiente del desplazamiento del mando.
Otras partes principales del seccionador son la columna de aislador soporte, una caja superior
donde está el mecanismo de accionamiento de los brazos del pantógrafo, el pantógrafo propiamente
dicho y el contacto de línea fijado al conductor.
Aparatos de maniobra de circuitos 213

Figura 8.3. Seccionador de pantógrafo representado en la norma EN 60129 y real (por cortesía de
REE).

Este tipo de seccionadores exige una definición clara de la instalación y fijación de los
elementos para garantizar la zona de contacto asignada ya que constan de elementos de conexión
separados (no montados en un bastidor rígido) y al estar en el exterior, se ven sometidos a
fenómenos meteorológicos como lluvia, viento, formación de hielo y otros que pueden provocar
el desplazamiento relativo de las partes a conectar. El fabricante debe indicar los valores de los
esfuerzos mecánicos de reacción máximos y mínimos, así como el método de fijación del contacto
fijo, que debe prescribirse cuando estos esfuerzos tengan una influencia sobre las condiciones de
funcionamiento satisfactorio del seccionador o del seccionador de puesta a tierra.

8.2.2. Seccionadores de puesta a tierra


Los seccionadores hasta ahora vistos sólo se han descrito para realizar la función de desconexión
de la parte del circuito correspondiente, pero cuando se realizan operaciones de mantenimiento o
trabajos de cualquier tipo sobre la línea, es conveniente además poner a tierra las partes activas
peligrosas, para lo que los diseños anteriores permiten variantes en los que, simultáneamente al
seccionamiento, unos contactos auxiliares ponen a tierra la instalación. Por otro lado, esta
construcción del seccionador debe garantizar que sea imposible que se produzca la conexión de los
contactos principales del seccionador cuando permanezcan conectados los contactos auxiliares de
puesta a tierra o viceversa.
Los seccionadores de puesta a tierra, o las cuchillas auxiliares de puesta a tierra de los
seccionadores, deben ser capaces de soportar durante un tiempo especificado corrientes en
214 Tecnología eléctrica

Figura 8.4. Seccionador de cuchillas giratorias con cuchillas de puesta a tierra.

condiciones anormales, tales como las de cortocircuito, pero no están previstos para soportar las
corrientes de funcionamiento normal del circuito.
Esto es debido a que pudiera ocurrir que la línea seccionada pudiese permanecer en tensión si
existen otros caminos alternativos al seccionador por donde pueda circular la corriente (sistemas
mallados, bucles, anillos etc.), con lo que al poner la línea en tensión a tierra, mediante el
seccionador de puesta a tierra, se produciría un cortocircuito que el seccionador de puesta a tierra
debe ser capaz de soportar. Pero en cambio, el seccionador de puesta a tierra no tiene que estar
diseñado para soportar corrientes normales circulando a través de él, ni tampoco para establecerlas
o interrumpirlas.
Lo dicho anteriormente tiene una excepción en seccionadores de tensión elevada (superior a
52 kV) que pueden utilizarse ocasionalmente para soportar, establecer y cortar corrientes inducidas
en líneas aéreas con varios circuitos próximos, en donde se pueden inducir o acoplar
capacitivamente corrientes en circuitos sin tensión desde otros con tensión.
La Figura 8.4 muestra un ejemplo de un seccionador de cuchillas giratorias con cuchillas de
puesta a tierra representado en la norma EN 60129.
En las celdas de los centros de transformación deben indicarse los esquemas de los aparatos de
maniobra que contienen. La simbología está normalizada para garantizar su correcta identificación.
La Figura 8.5 representa los símbolos correspondientes a seccionadores y seccionadores de puesta
a tierra.
Las normas de aplicación a los seccionadores y seccionadores de puesta a tierra son la
UNE-EN 60694 [7] y la UNE-EN 60129.

SECCIONADOR SECCIONADOR DE
PUESTA A TIERRA

Figura 8.5. Esquemas de representación de seccionadores.


Aparatos de maniobra de circuitos 215

8.3. Interruptores e interruptores automáticos. Descripción y clasificación

Si los seccionadores son los aparatos de conexión que permiten obtener el adecuado nivel de
aislamiento en la parte de la instalación separada por ellos, los interruptores son los aparatos
mecánicos de conexión capaces de soportar, establecer o interrumpir corrientes en las condiciones
normales del circuito, incluso en condiciones de sobrecarga, así como de soportar durante un
tiempo determinado corrientes en condiciones anormales de funcionamiento, tales como las de
defecto o cortocircuito.
Al igual que ocurre en los seccionadores de puesta a tierra, un interruptor debe ser capaz de
establecer corrientes de cortocircuito en varias actuaciones (2, 3 ó 5 veces, según tipos) si al cerrar
el circuito en la línea hubiese un fallo que implicara el funcionamiento en dichas condiciones, pero
no tiene que interrumpirlas. Tampoco tiene que garantizar el nivel de aislamiento adecuado entre
sus terminales abiertos, salvo cuando simultáneamente cumpla la función de seccionador.
La combinación de un seccionador con un interruptor en un único aparato con las propiedades
aislantes y de capacidad de conducir, establecer y cortar las corrientes correspondientes constituye
un interruptor-seccionador. Este tipo de aparatos se utilizan cuando por motivos de espacio o
económicos no pueden utilizarse aparatos independientes para seccionar e interrumpir corriente.
La Figura 8.6 representa un ejemplo de dichos aparatos.
Los interruptores automáticos son aparatos mecánicos de conexión capaces de establecer,
soportar e interrumpir corrientes en las condiciones normales del circuito, así como de establecer,
soportar durante un tiempo determinado, e interrumpir corrientes en condiciones anormales para el
circuito, tales como las de cortocircuito.
Los contactores de alta tensión son aparatos equivalentes a los interruptores o a los
interruptores automáticos pero sin accionamiento manual y con posición abierto en reposo,
característica que los hace adecuados para uso frecuente, como por ejemplo para el accionamiento
de motores alimentados en alta tensión. El contactor puede establecer, soportar e interrumpir
corrientes en condiciones normales y eventualmente pueden establecer e interrumpir corrientes de
cortocircuito. Dadas sus aplicaciones, su tensión asignada es normalmente baja (inferior a 12 kV).
La necesidad de disponer de aparatos específicos para el corte en carga se fundamenta en que.
en los circuitos eléctricos, la interrupción o el establecimiento de la corriente se realiza con
formación de arcos eléctricos. Si un circuito eléctrico en el que hay un interruptor se representa

Figura 8.6. Interruptores-seccionadores de tres columnas giratorias abiertos (derecha) y cerrados


(izquierda).
216 Tecnología eléctrica

mediante una fuente de tensión U y una carga equivalente, con una resistencia R en serie con una
inductancia L, que se corresponden con las inductancias y resistencias de cargas, conductores y de
otros elementos del circuito, al abrir el interruptor, la tensión U aparecerá entre los terminales
abiertos de éste.
Pero en el proceso de apertura de contactos se producen fenómenos transitorios que tienen
una influencia decisiva en las características del aparato de maniobra. Cuando se inicia la apertura
de los contactos se produce un aumento brusco de la impedancia del circuito en ese punto, que
implica una variación de la corriente que circula previamente a la apertura. Entre los contactos
abiertos aparece la tensión del circuito correspondiente a la impedancia entre éstos y además la
variación de corriente genera un transitorio de tensión, debido a la inductancia equivalente del
circuito (Ldi/dt). Esta tensión en los contactos separados en una distancia muy pequeña (cuando
se inicia la apertura) hace que el aislamiento entre ellos (aire, gas o líquido) se polarice y se
produzca un desplazamiento de electrones que supone una circulación de corriente. Si se
mantienen los contactos a la misma distancia, se produce un efecto avalancha que provoca el arco
eléctrico. Dicho arco sólo puede ser extinguido si la tensión baja a un umbral muy inferior al que
lo creó y se mantiene así el tiempo necesario, o también si se separan suficientemente los
contactos para que se produzca una regeneración del dieléctrico afectado por el arco.
Por otro lado, la corriente del arco libera una energía, en forma de calor, que puede hacer que
la temperatura en los contactos alcance valores considerablemente elevados (entre 800 y 900 °C).
Este efecto puede producir la fusión y el pegado de los contactos, e incluso el incendio de los
elementos plásticos en contacto con ellos, con lo que la extinción del arco en el menor tiempo
posible es una de las condiciones fundamentales para garantizar el correcto funcionamiento de los
interruptores.
Por todo lo anterior, se puede concluir que la energía liberada por el arco en el proceso de
interrupción o cierre es función directa del valor de la corriente a interrumpir o establecer, de la
naturaleza resistiva o inductiva/capacitiva del circuito, de la tensión a circuito abierto y del tiempo
de duración del arco.
El proceso de extinción del arco en una maniobra de apertura se realiza cuando la velocidad
de regeneración dieléctrica del medio aislante alcanza un valor de tensión soportada, entre los
bornes del aparato, superior a la tensión de reestablecimiento del arco. Por el contrario, el
establecimiento de la corriente se basa generalmente en hacer que los contactos cierren lo
suficientemente rápido para que el tiempo de arco sea lo más corto posible.
Por tanto, las técnicas de ruptura del arco están directamente relacionadas, entre otros
factores, con el medio aislante que se disponga entre los contactos, cuya capacidad dieléctrica y
de regeneración, en aislamientos líquidos (como el aceite) y gaseosos (como el aire y el
hexafluoruro de azufre, SF6), es función directa de su presión, por lo que las técnicas constructivas
de los interruptores combinan el uso de aislantes más eficientes con formas de producir
sobrepresiones por soplado o formación de gases, entre otros.
Los dieléctricos comúnmente utilizados para este fin son:
■ Aire.
■ Aceite.
■ Hexafluoruro de azufre. SF6.
■ Vacío.
El aire es el dieléctrico más fácil de obtener y utilizar, al ser sustituido constantemente sin
coste, ni requerir la aplicación de ninguna técnica de renovación. Su rigidez dieléctrica es de
aproximadamente 30 kV/cm a presión atmosférica y 25 °C. La rigidez dieléctrica es proporcional
a la densidad del aire, con lo que en altitudes superiores a los 1000 m deben considerarse factores
de reducción del aislamiento.
Aparatos de maniobra de circuitos 217

En el Capítulo 12, dedicado a los choques eléctricos, se describen las formas de determinar
las distancias mínimas en el aire para equipos e instalaciones de baja tensión. En general y por
motivos dimensionales, no se utiliza aire como aislamiento en los interruptores automáticos de
alta tensión, salvo en los interruptores de media tensión (hasta 36 kV) en aplicaciones para
centros a la intemperie fundamentalmente, como los mostrados en la Figura 8.6.
El aceite es un buen dieléctrico y además tiene muy buenas propiedades de disipación de
calor. El arco eléctrico descompone el aceite y desprende gases que lo envuelven y lo aíslan
térmicamente. Además la descomposición del aceite tiene una constante de tiempo de
desionización baja, lo que favorece una rápida extinción del arco. En la actualidad no se utiliza
en aparatos de maniobra de circuitos, por los riesgos de incendio que hay en caso de fallo en la
ruptura o los riesgos de explosión que pueden producirse por la concentración de gases. No
obstante, el aceite sigue siendo utilizado como medio aislante y de refrigeración en
transformadores y otros elementos de la aparamenta de alta tensión donde no se producen arcos
de elevada energía en condiciones normales de operación.
El hexafluoruro de azufre (SF6) es un gas con propiedades dieléctricas muy superiores a las
del aire. El SF6 es un gas electronegativo, que favorece la desionización del arco en los pasos por
cero de la comente y además aumenta la disipación de calor, que ayuda a disminuir la
temperatura en el arco, lo que reduce su conductividad adicionalmente. La Figura 8.7 muestra un
interruptor automático de SF6 en el que se representa el proceso de cierre de contactos.
El SF6 no se obtiene de la naturaleza y es incoloro, inodoro, no inflamable y no tóxico. Es
un gas más pesado que el aire, por lo que debe evitarse que pueda acumularse mediante sistemas
de ventilación y renovación de aire. Aunque no es tóxico, el SF6 es un gas calificado como
favorecedor del efecto invernadero, con lo que debe limitarse su emisión a la atmósfera y es
obligada su recuperación y adecuada manipulación.
La ruptura en vacío es un proceso muy simple, ya que para que en dos contactos separados
no se produzca un arco únicamente hace falta generar un cierto nivel de depresión. En los
interruptores es suficiente un vacío del orden de 10-4 a 10-5 bar para obtener este efecto. Esto se
debe a que la rigidez del vacío es superior a 199 kV/cm. Esta cualidad permite la construcción de
interruptores automáticos de pequeñas dimensiones al poder conseguir el corte con distancias
entre contactos muy pequeñas (15 mm a 25 mm según la tensión).
Pero en las ventajas de la ruptura en vacío también radican sus limitaciones, dado que la
rigidez del vacío no aumenta con la separación de contactos como en el resto de los dieléctricos.
Por ello se limita su uso a instalaciones con tensiones asignadas no superiores a 50 kV y por otro
lado, si se pierde el vacío en la cámara de los contactos, el interruptor puede explotar, ya que el
aire no puede conseguir la rigidez dieléctrica requerida con esas distancias. No obstante, el vacío
junto con el SF6 son los dieléctricos más utilizados en la actualidad en los interruptores
automáticos de alta tensión (Figura 8.8).
En cuanto alas técnicas constructivas habituales en interruptores,
interruptores-seccionadores e interruptores automáticos que favorecen la rapidez de separación
de contactos y la regeneración rápida del aislamiento, se pueden citar las siguientes:
■ Ruptura brusca combinada con contactos auxiliares de arco.
■ Soplado con autoformación de gases, autosoplado y aire comprimido.
■ Soplado magnético.
La ruptura brusca combinada con contactos auxiliares de arco es una técnica constructiva
utilizada en interruptores con ruptura en aire. Consiste en disponer un doble juego de contactos,
unos principales que conducen la corriente cuando el interruptor está cerrado y unos auxiliares
(contactos de arco) que al inicio de la apertura mantienen el cierre, evitando la formación de arco
y acumulando una energía mecánica, como un resorte, de manera que, cuando la separación
218 Tecnología eléctrica

Figura 8.7. Interruptor automático en SF6 de Merlín Gerín (por cortesía de Merlín Gerín).

entre los polos del interruptor es tal que los contactos auxiliares pierden el contacto mecánico,
estos se desplazan a gran velocidad, de modo que se favorece el poder de ruptura del aparato. La
Figura 8.9 muestra un ejemplo de este tipo de interruptor.
El soplado con autoformación de gases extintores se basa en la utilización de
materiales aislantes en el camino del arco, generando a su paso una gran cantidad de gases que
absorben el calor de este y crean un efecto de soplado, incrementando la presión del medio
circundante (aire), favoreciendo la regeneración y la ruptura consiguiente.
La ruptura por autosoplado se basa en la disposición de un pistón en la cámara del arco
que, aprovechando el movimiento de apertura de contactos impulsa el gas aislante soplando el
arco. Suele utilizarse con aire en interruptores de media tensión y de hasta 1000 A y con SF6 en
interruptores automáticos (Figura 8.10).
Aparatos de maniobra de circuitos 219

Figura 8.8. Interruptor automático de vacío de Merlín Gerín (por cortesía de Merlín Gerín)

Figura 8.9. Interruptor-seccionador tripolar de tipo basculante con ruptura brusca.


220 Tecnología eléctrica

Figura 8.10. Interruptor automático de autosoplado en SFC de Merlín Gerín (por cortesía de Merlín
Gerín).

Un principio de corte similar al del autosoplado es el de ruptura con aire comprimido,


utilizado en interruptores, donde el aire comprimido se inyecta en la cámara del arco mediante
tubos que abren el paso del aire cuando se inicia el proceso de apertura de los contactos.
El soplado magnético no es un soplado físico del gas aislante, sino que consiste en la
creación de un campo magnético mediante una bobina en la cámara donde se produce el arco,
haciendo girar este y favoreciendo su enfriamiento. Es una técnica muy utilizada en interruptores
automáticos y contactores de AT con SF6. También se utilizaba con aire, pero las grandes
dimensiones que las distancias en aire exigían han hecho que en la actualidad no se construyan
salvo en SF6.
Por último en la Figura 8.11 se representan los símbolos de los distintos tipos de
interruptores marcados en los esquemas eléctricos de las celdas y aparatos.
Aparatos de maniobra de circuitos 223

INTERRUPTOR INTERRUPTOR- INTERRUPTOR


-SECC ION ADOR AUTOMÁTICO
Figura 8.11. Esquemas de representación de interruptores.

La norma de aplicación a interruptores es la UNE-EN 60265 [6], a los interruptores automá-


ticos es la UNE 21081 [3] y a los contactores de alta tensión es la UNE 20149 [2],
Para los interruptores automáticos de alta tensión existen además sistemas de detección y
disparo necesarios para su funcionamiento (relés de protección) y cuya función ya fue descrita en
el Capítulo 6, dedicado a las faltas simétricas. El sistema en su conjunto consta de diferentes
elementos de medida y señal, además del interruptor propiamente dicho, que es el encargado de
realizar la función de corte. La Figura 8.12 muestra un ejemplo donde se representan los diferentes
elementos del sistema.

Figura 8.12. Esquema del sistema de detección y corte de un interruptor automático (por cortesía de
Merlín Gerín).

8.4. Características asignadas aplicables a la aparamenta

Las características asignadas comunes para los seccionadores e interruptores, incluyendo los
dispositivos de mando y el equipo auxiliar, se elegirán de entre las siguientes:
■ Tensión asignada.
■ Nivel de aislamiento asignado.
■ Frecuencia asignada.
■ Intensidad asignada en servicio continuo.
■ Intensidad admisible de corta duración asignada.
■ Valor de cresta de la intensidad admisible asignada.
222 Tecnología eléctrica

■Duración admisible asignada de la intensidad de cortocircuito (duración de cortocircuito


asignada).
■ Poder de corte asignado.
■ Poder de cierre asignado.
■ Tensión asignada de alimentación de los dispositivos de cierre y de apertura y de los
circuitos auxiliares.
■ Frecuencia asignada de alimentación de los dispositivos de cierre y de apertura y de los
circuitos auxiliares.
■ Presión asignada de alimentación de gas comprimido para la maniobra.
■ Zona de contacto asignada.
■ Esfuerzos mecánicos asignados sobre los bornes.
Estos valores son los que deben ser suministrados por el fabricante del aparato de maniobra
y deben corresponder a los cálculos de tensiones y corrientes del circuito al que vayan
destinados. Se pasan a describir las características eléctricas más importantes

Tensión asignada
La tensión asignada indica el límite superior de la tensión más elevada de la red para la cual
esta prevista la aparamenta. Este valor no tiene en cuenta las variaciones transitorias debidas, por
ejemplo, a maniobras en la red, ni a las variaciones por condiciones anormales, como fallos y
averías. A continuación, se indican los valores normativos de la tensión asignada en alta tensión:
■ Para las tensiones asignadas inferiores o iguales a 72,5 kV son: 3,6: 7,2; 12; 17,5; 24; 36;
52 y 72,5 kV.
■ Para tensiones asignadas superiores a 72.5 kV son: 100; 123: 145; 170; 245; 300; 362;
420; 525 y 765 kV.

Nivel de aislamiento asignado


El nivel de aislamiento asignado de un aparato de conexión se elegirá entre los valores
indicados en la Tabla 7.1 del capítulo anterior, correspondientes a las condiciones atmosféricas
normales de referencia (temperatura, presión, humedad) dependiendo de las tensiones asignadas.
■ Tensiones asignadas hasta 245 kV inclusive: la elección entre las listas 1 y 2 de cada
tensión deberá hacerse considerando el grado de exposición a las sobretensiones del rayo
y de la maniobra, el tipo de puesta a tierra de neutro a red. y en su caso, el tipo de
protección contra sobretensiones.
■ Tensiones asignadas mayores o iguales a 300 kV: las tensiones se elegirán tomando las
tensiones soportadas a impulsos tipo rayo y a tipo maniobra de la misma línea.

Frecuencia asignada

El valor normal de la frecuencia asignada a los aparatos de conexión tripolares es 50 Hz.

Intensidad asignada en servicio continuo


Intensidad asignada en servicio continuo de un aparato de conexión es el valor eficaz de la
corriente que es capaz de soportar indefinidamente en las condiciones prescritas de empleo y
funcionamiento.
Conviene elegir los valores de las corrientes asignadas en servicio continuo de la siguiente
serie R10 de la CEI 59 (UNE-EN 60059) [4]: 1; 1,25; 2; 2,5; 3,15; 4; 5; 6,3; 8 A y sus múltiplos
de 10.
Aparatos de maniobra de circuitos 223

El calentamiento de cualquier parte de un aparato con una temperatura ambiente inferior a


40ºC no deberá superar los valores establecidos en las normas de aplicación de cada aparato.
Esta característica no es aplicable a seccionadores de puesta a tierra.

Intensidad admisible asignada de corta duración


Es el valor eficaz de la corriente que puede soportar un aparato mecánico de conexión en
posición de cierre durante un corto período de tiempo especificado (cortocircuito) y en las
condiciones prescritas de empleo y funcionamiento.
Conviene elegir el valor normal de la intensidad asignada de corta duración admisible en la
serie RIO y este valor debe ser compatible con cualquier otra característica de cortocircuito
asignada especificada para el aparato mecánico de conexión.

Valor de cresta de la intensidad admisible asignada


Es el valor de pico de la intensidad de la primera oscilación de gran amplitud de la corriente
de corta duración admisible que un aparato mecánico de conexión puede soportar en las
condiciones prescritas de empleo y funcionamiento.
El valor normal de cresta de la intensidad admisible es igual a 2,5 veces el valor de la
intensidad de corta duración admisible en equipos de alta tensión, tal como se deduce de lo
indicado en la Figura 6.6.

Duración de cortocircuito asignada


Es el intervalo de tiempo durante el cual un aparato mecánico de conexión, en posición de
cierre, puede soportar la intensidad asignada de corta duración admisible.
El valor normal de la duración de cortocircuito asignada es de 1 s. Si es necesario un valor
superior a 1 s, se recomienda el valor de 3 s.

Poder de corte asignado


El poder de corte es la aptitud que posee un aparato de maniobra de circuitos para
interrumpir la corriente. Tanto para las corrientes normales de operación del circuito
(interruptores), como para las corrientes de cortocircuito (interruptores automáticos), el poder
de corte se expresa en valor eficaz.

Poder de cierre asignado


El poder de cierre de un aparato de maniobra es la capacidad que tiene el aparato para
establecer la corriente sin destrucción. Para las corrientes normales de operación del circuito
(interruptores), el poder de cierre se expresa en valor eficaz. Para las corrientes de cortocircuito
(interruptores, interruptores automáticos y seccionadores de puesta a tierra) el poder de cierre se
corresponde con el valor de cresta de la corriente asignada en cortocircuito.

8.5. Ejemplos de cálculo para la selección de aparatos

La correcta elección de los aparatos de maniobra en un centro de transformación mediante sus


características asignadas requiere conocer ciertos parámetros del circuito en el que van a ser
instalados. Los siguientes dos ejemplos permiten dar una idea del procedimiento a seguir.
224 Tecnología eléctrica

EJEMPLO 8.1
Un centro de transformación en una industria alimenta cuatro cargas en baja tensión, dos de ellas son
motores síncronos trifásicos de elevada potencia de 400 V 3~ y 300 kVA, con reactancia subtransitoria
del 15% y las otras dos son hornos trifásicos resistivos de 600 kW a 400 V 3~. El centro incorpora un
transformador de 20/0,4 kV, 2.5 MVA y tensión de cortocircuito del 6%. La línea de media tensión de
20 kV, en anillo, que alimenta el transformador, es aérea y tiene una potencia de cortocircuito de 250
MVA. El esquema del centro es el de la Figura 8.13.
Se desean determinar las características eléctricas asignadas fundamentales para la elección de los
interruptores-seccionadores de las celdas de línea, seccionadores de puesta a tierra de las celdas de
línea y protección, e interruptor automático necesarios para la maniobra del centro propuesto.

SOLUCIÓN

Tensión asignada
Para obtener las características asignadas debe procederse a analizar los valores de tensión e
intensidad aplicables en cada punto del sistema, tanto en condiciones normales como de fallo.
Si la línea es de 20 kV la tensión asignada mínima correspondiente será 24 kV según escalones
normalizados del margen I, serie I, indicados en la Tabla 7.1.

Nivel de aislamiento asignado


Según tabla de asignación de nivel de aislamiento del margen I serie I, la tensión soportada de
corta duración a frecuencia industrial entre partes activas y tierra es 50 kV y en la distancia de
seccionamiento es 60 kV.
En cuanto al nivel de aislamiento asignado a impulsos tipo rayo, hay que elegir entre las dos listas,
en función de si la línea es aérea o subterránea, de si existen protecciones contra sobretensiones
(pararrayos) y del régimen de neutro en el transformador de la línea de media tensión. Al ser la línea
aérea se eligen los valores más elevados, 125 kV entre partes activas y tierra y en la distancia de
seccionamiento, 145 kV.

Frecuencia asignada
50 Hz.

Intensidad asignada en servicio continúo


Aunque se dispone de las potencias de las cargas conectadas en el transformador y se podría calcular
la intensidad necesaria para alimentarlas, es necesario dimensional' los aparatos de maniobra considerando
las potencias máximas de los transformadores en los que se van a instalar, dado que la corriente en las
cargas pueden variar debido a variaciones de tensión o a aumentos de carga en el tiempo, que supondría
tener que redimensionar los aparatos.
Por otro lado, la serie R10 reparte las intensidades asignadas en escalones, de los cuales, los
normalmente utilizados en los aparatos de maniobra en centros de transformación son 100, 200, 630, 800,
1250 y 2500 A.
Para este caso se tiene 2,5 MVA con lo que:

Y se toma como intensidad asignada en servicio continuo el valor inmediatamente superior de la


serie R10:

Ir= 100 A
Aparatos de maniobra de circuitos 225

Figura 8.13. Esquema de centro de transformación del Ejemplo 8.1.


226 Tecnología eléctrica

Nota: El Reglamento sobre Centrales Eléctricas, Subestaciones y Centros de Transformación esta-


blece un valor mínimo de intensidad de servicio continuo para la aparamenta de 200 A. pero se toma
aquí el valor 100 A por corresponder con los cálculos.

Intensidad admisible de corta duración asignada


Al igual que en el caso de la intensidad asignada en servicio continuo, la intensidad admisible
de corta duración se clasifica en escalones dentro de la serie R10. En media tensión los habituales
son: 8. 12,5, 16, 20 y 25 kA.
Si la potencia de cortocircuito es de 250 MVA, la corriente de cortocircuito más desfavorable
en la parte del circuito donde se sitúan los aparatos de maniobra corresponderá a un cortocircuito
trifásico a la salida de los interruptores, donde:

250·106
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐 = = 7217 A
√3·20·106

Tomando el valor inmediatamente superior de la serie R10 se obtiene la intensidad admisible de


corta duración asignada:

Iccr = 8 kA

Valor de cresta de la intensidad admisible asignada


En este caso tanto el valor asignado como el calculado es 2,5 veces los valores obtenidos
anteriormente.

Ipcc = 2.5Icc = 2.5 · 7217 = 18042.5 A

El valor de cresta de la intensidad admisible asignada es el valor de la serie R10


correspondiente:

Ipccr = 20 kA

Poder de corte asignado


Para el interruptor automático el poder de corte se corresponde con la intensidad admisible de
corta duración. Los interruptores-seccionadores tendrán un poder de corte igual a la intensidad
asignada de servicio continuo y a los seccionadores de puesta a tierra no se les asigna poder de corte

Poder de cierre asignado


Para el interruptor automático y el seccionador de puesta a tierra, el poder de cierre asignado es
el correspondiente al valor de cresta de la intensidad admisible asignada. El interruptor-seccionador
tiene poder de cierre asignado igual a la intensidad asignada de servicio continuo.
En conclusión:
INTERRUPTORES-SECCIONADORES Y SECCIONADORES (IS1, IS2 Y SST3)
■ Tensión asignada: 24 kV.
■ Nivel de aislamiento asignado:
• A tensión soportada a frecuencia industrial de corta duración:
o Entre fase y tierra: 50 kV.
o En el seccionamiento: 60 kV.
• A tensión soportada tipo rayo:
o Entre fase y tierra: 125 kV.
Aparatos de maniobra de circuitos 227

o En el seccionamiento: 145 kV.

■ Frecuencia asignada: 50 Hz.


■ Intensidad asignada en servicio continuo: 100 A.
■ Intensidad admisible de corta duración asignada: 8000 A.
■ Valor de cresta de la intensidad admisible asignada: 20 kA.
■ Duración admisible asignada de la intensidad de cortocircuito: 1 s.
■ Poder de corte asignado: 100 A (no aplicable a seccionador).
■ Poder de cierre asignado: 20 kA.
SECCIONADORES DE PUESTA A TIERRA (ST1, ST2, ST3 y SST3)
■ Tensión asignada: 24 kV.
■ Nivel de aislamiento asignado:
• A tensión soportada a frecuencia industrial de corla duración:
o Entre fase y tierra: 50 kV.
o En el seccionamiento: 50 kV.
• A tensión soportada tipo rayo:

o Entre fase y tierra: 125 kV.


o En el seccionamiento: 125 kV.

■ Frecuencia asignada: 50 Hz.


■ Intensidad asignada en servicio continuo: No aplicable.
■ Intensidad admisible de corta duración asignada: 8000 A.
■ Valor de cresta de la intensidad admisible asignada: 20 kA.
■ Duración admisible asignada de la intensidad de cortocircuito: 1 s.
■ Poder de corte asignado: No aplicable.
■ Poder de cierre asignado: 20 kA.

INTERRUPTOR AUTOMÁTICO (IA3)


■ Tensión asignada: 24 kV.
■ Nivel de aislamiento asignado:
• A tensión soportada a frecuencia industrial de corta duración:
o Entre fase y tierra: 50 kV.
o En el seccionamiento: No aplicable.
• A tensión soportada tipo rayo:
o Entre fase y tierra: 125 kV.
o En el seccionamiento: No aplicable.

■ Frecuencia asignada: 50 Hz.


■ Intensidad asignada en servicio continuo: 100 A.
■ Intensidad admisible de corta duración asignada: 8000 A.
■ Valor de cresta de la intensidad admisible asignada: 20 kA.
■ Duración admisible asignada de la intensidad de cortocircuito: 1 s.
■ Poder de corte asignado: 8000 A.
■ Poder de cierre asignado: 20 kA.

EJEMPLO 8.2

En el centro de transformación de la industria anterior se modifican los circuitos que alimentan las cargas,
de manera que los motores, por un lado, y cargas resistivas, por el otro, se alimentan con dos
transformadores de distribución independientes e iguales de 20/0,4 kV; 1,6 MVA y tensión de
228 Tecnología eléctrica

cortocircuito de 6%, que parten de la misma línea de media tensión anterior. Se trata de determinar,
otra vez, las características eléctricas asignadas fundamentales para la elección de los interruptores-
seccionadores de las celdas de línea y de las de protección individual de los transformadores de
distribución, seccionadores de puesta a tierra de las celdas de línea y de protección, del seccionador e
interruptor de la celda de protección general y de los interruptores automáticos en las celdas de
protección, según el esquema mostrado en la Figura 8.14.

Figura 8.14. Esquema de centro de transformación del Ejemplo 8.2.


Aparatos de maniobra de circuitos 229

SOLUCIÓN

En principio puede parecer que las características asignadas a los nuevos interruptores-seccionadores
e interruptores automáticos de las celdas de protección de los transformadores de distribución (5 y 6)
sean iguales a las obtenidas anteriormente para las celdas de línea (1 y 2) y para la celda de protección
general de la acometida (3), pero antes debe hacerse un análisis en detalle del circuito para poder
determinar la condición más desfavorable de cortocircuito en cualquier punto.
En este caso, si se analiza el esquema eléctrico de la instalación, se puede comprobar que el
cortocircuito trifásico en la salida de los interruptores automáticos de la celda (5) del transformador
que alimenta las cargas resistivas (véase Figura 8.14), dará lugar a una corriente que será la suma de
la aportada por la red de media tensión en condiciones de cortocircuito y la de los motores conectados
en paralelo a través del otro transformador, ya que como se indica en el cálculo de cortocircuitos en
instalaciones, tratado en el Apartado 6.2.3, los motores de gran potencia tienen un comportamiento en
condiciones de cortocircuito similar al de los generadores síncronos.
Se puede observar también que la condición más desfavorable sólo se da en dicho punto, pues en
el resto de aparatos de maniobra, el cortocircuito equivaldría únicamente al cortocircuito de la red de
alimentación, pues la corriente generada por los motores circularía aguas abajo de estos por el propio
defecto. En cambio en el circuito principal de la celda (5) circulará la suma de las intensidades de
cortocircuito de la red y de los motores.
El esquema equivalente del circuito, en valores por unidad, en condiciones de cortocircuito en la
celda de protección del transformador que alimenta las cargas resistivas (5) se representa en la Figura
8.15. En ella se puede observar que el cortocircuito que se está considerando se representa con un
interruptor S1 que se cierra. Por otro lado la red se ha representado, para estas condiciones, como un
generador de tensión igual a la que corresponde al instante anterior al fallo, que por simplicidad del
ejercicio se considera igual a la nominal (20 kV), en serie con la impedancia que proporciona la
potencia de cortocircuito igual a la facilitada en el enunciado, que es un dato que proporciona la
compañía de suministro de energía. Suponiendo que es una reactancia pura su valor se obtiene por:

Nótese que la reactancia calculada nada tiene que ver con la reactancia de la línea, dado que lo que
representa es el equivalente de la red eléctrica en condiciones de cortocircuito.

Figura 8.15. Esquema equivalente del circuito del ejemplo en cortocircuito.


230 Tecnología eléctrica

Figura 8.16. Reactancias del circuito del Ejemplo 8.2.

Del esquema se puede calcular la comente de cortocircuito por medio del método del
equivalente Thévenin ya descrito en el cálculo de cortocircuitos. Además se despreciará en el
cálculo el valor de la corriente normal anterior al fallo, al ser de valor muy inferior a los valores
previstos en cortocircuito.
El análisis en valores por unidad se realiza tomando como base la potencia de los
transformadores ST = 1,6 MVA (Figura 8.16).
Se obtiene la corriente buscada mediante:

1
𝑍𝑍̅𝑡𝑡ℎ = 1 1 = j0,063 p.u.
+
𝑗𝑗0,064 𝑗𝑗0,06+𝑗𝑗0,4
𝑈𝑈 1
̅ =
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐5 = = – j158,6 p.u.
𝑍𝑍�𝑇𝑇ℎ 𝑗𝑗0,063

Icc5 = 7326 A
Si se compara el valor obtenido con el correspondiente del ejemplo anterior, se comprueba que
la diferencia es insignificante, lo que indica que la corriente aportada por los motores al punto de la
red de media tensión en que se produce el cortocircuito es muy pequeña. La razón fundamental de
esto es que la potencia nominal de los motores es muy inferior a la nominal de la red en dicho
punto.
Pero lo anteriormente calculado, que es normal en media tensión, no es así en todos los puntos
del sistema. Si se hace el cálculo en el lado de baja tensión del transformador del Ejemplo 8.1 se
puede comprobar que, en las protecciones en baja tensión de las cargas resistivas, la corriente de
cortocircuito aportada por los motores puede ser un porcentaje, de la total de cortocircuito en baja
tensión, netamente superior al porcentaje obtenido en el lado de alta tensión de este ejemplo, tal
como se desarrollará en el Capítulo 11, relativo a protecciones contra sobretensiones y
sobreintensidades.
Las características asignadas de los interruptores-seccionadores y de los interruptores automá-
ticos son entonces iguales a las descritas para el Ejemplo 8.1, salvo en lo relativo a la intensidad
asignada en servicio continuo y poder de corte asignado para los interruptores-seccionadores de las
celdas de línea, IS1 e IS2, cuyos valores dependerán de la potencia asignada a la red de media
tensión y que será un dato a suministrar por la compañía distribuidora o que se determinará a partir
de la intensidad máxima admisible por los conductores del anillo de media tensión.
Para el seccionador e interruptor de la celda de protección general (3) las características son:
SECCIONADOR (S3)
■ Tensión asignada: 24 kV.
■ Nivel de aislamiento asignado:
• A tensión soportada a frec. industrial de corta duración:
o Entre fase y tierra: 50 kV.
Aparatos de maniobra de circuitos 231

o En el seccionamienlo: 60 kV.
• A tensión soportada tipo rayo:
o Entre fase y tierra: 125 kV.
o En el seccionamienlo: 145 kV.
■ Frecuencia asignada: 50 Hz.
■ Intensidad asignada en servicio continuo: 100 A.
■ Intensidad admisible de corta duración asignada: 8000 A.
■ Valor de cresta de la intensidad admisible asignada: 20 kA.
■ Duración admisible asignada de la intensidad de cortocircuito: 1 s.
■ Poder de corte asignado: No aplicable.
■ Poder de cierre asignado: No aplicable.

INTERRUPTOR (IS )
■ Tensión asignada: 24 kV.
■ Nivel de aislamiento asignado:
• A tensión soportada a frec. industrial de corta duración:
o Entre fase y tierra: 50 kV.
o En el seccionamiento: No aplicable.
• A tensión soportada tipo rayo:
o Entre fase y tierra: 125 kV.
o En el seccionamiento: No aplicable.
■ Frecuencia asignada: 50 Hz.
■ Intensidad asignada en servicio continuo: 100 A.
■ Intensidad admisible de corta duración asignada: 8000 A.
■ Valor de cresta de la intensidad admisible asignada: 20 kA.
■ Duración admisible asignada de la intensidad de cortocircuito: 1 s.
■ Poder de corte asignado: 100 A.
■ Poder de cierre asignado: 20 kA.

8.6. Bibliografía

[1] Reglamento sobre Centrales Eléctricas, Subestaciones y Centros de Transformación.

[2] UNE 20149:1980. Contactores de corriente alterna para A.T. AENOR.

[3] UNE 21081:1994. Interruptores automáticos de corriente alterna para A.T. AENOR.
[4] UNE-EN 60059. Valores normalizados por CEI para la intensidad de corriente eléctrica. AENOR.
[5] UNE-EN 60129:1996. Seccionadores y seccionadores de puesta a tierra de corriente alterna. AENOR.

[6] UNE-EN 60265-1. Interruptores de A.T. Parte 1: Interruptores de A.T. para tensiones asignadas
superiores a 1 kV e inferiores a 52 kV. AENOR.
[7] UNE-EN 60694. Estipulaciones comunes para las normas de aparamenta de A.T. AENOR.
9
Capítulo

TRANSFORMADORES DE
POTENCIA Y DE DISTRIBUCIÓN

Una de las máquinas eléctricas más importantes y que más ha contribuido al desarrollo de los
sistemas eléctricos es el transformador. El transformador es una máquina estática, por tanto sin
partes móviles, que transmite potencia eléctrica entre sus terminales modificando sus niveles
de tensión y de intensidad, con unas pérdidas muy pequeñas. Se encuentra prácticamente en
todas las instalaciones y equipos eléctricos y su tamaño es muy variado, desde los grandes
transformadores de potencia de varios cientos de MVA que hay en las centrales eléctricas,
hasta los pequeños transformadores que se encuentran en cualquier aparato
electrodoméstico.
En los sistemas eléctricos, gracias al transformador la energía eléctrica producida en las
centrales es transformada (de ahí su nombre) elevando su tensión y disminuyendo, en la misma
proporción, su corriente para ser inyectada en la red de A.T. Esta transformación permite el
transporte de la energía eléctrica a larga distancia con pequeñas pérdidas en el sistema y con
un considerable ahorro de material en los conductores y en la red. Al llegar a los puntos de
consumo, mediante otros transformadores se realiza el proceso contrario al ir disminuyendo la
tensión, y aumentando en consecuencia la corriente, en sucesivos escalones de acuerdo a los
niveles de tensión de las redes de distribución y de los distintos consumidores.
Esos transformadores que se encuentran en el sistema eléctrico son los denominados trans-
formadores de potencia y de distribución. Su importancia dentro de cualquier sistema eléctrico
justifica su estudio en un capítulo específico.

9.1 Clasificación de transformadores

Como se ha indicado, un transformador es una máquina eléctrica estática que, por acoplamiento
magnético, trasmite una potencia eléctrica entre sus terminales de entrada y de salida, modifican-
do los valores de la tensión y de la intensidad que hay en ellos conforme a una razón constante
denominada relación de transformación, r,. En el Capítulo 3 se describió brevemente el principio
de funcionamiento del transformador, así como los circuitos eléctricos que se utilizan para su
modelado y representación en el sistema.
234 Tecnología eléctrica

La clasificación más básica de los transformadores se realiza conforme a su función dentro


de un sistema o de un equipo eléctrico o electrónico lo que, a su vez, determina su diseño y su
construcción. Así, los transformadores se clasifican en:
 Transformadores de potencia. Tienen como función la transmisión de potencia desde una
red a una cierta tensión a otra u otras de diferente tensión. La potencia que transmite puede
ser muy elevada, de decenas o cientos de MVA como, por ejemplo, los grandes transfor-
madores de las subestaciones de las redes de alta tensión. Dentro de los transformadores de
potencia, para potencias menores de 2,5 MVA, se distinguen los transformadores de
distribución que corresponden a aquellos que conectan redes de media tensión con redes
de baja o entre redes de media tensión y son los que se encuentran, por ejemplo, en los
centros de transformación.
 Autotransformadores. Son un tipo de transformador especial en el que sus devanados
tienen una parte común (de hecho se trata de un arrollamiento continuo con una toma inter-
media), por lo que la transmisión de potencia se realiza tanto por acoplamiento magnético
como por continuidad del circuito eléctrico. Debido a que sus arrollamientos no están
eléctricamente aislados, los autotransformadores se utilizan sólo en determinados casos en
los que la diferencia entre las tensiones de sus devanados es pequeña (generalmente
inferior al 10%). Se obtiene como ventaja un ahorro de material y un mejor rendimiento,
aunque presenta como principal inconveniente esa falta de aislamiento eléctrico entre sus
terminales de entrada y de salida.
 Transformadores de medida. Son un tipo especial de transformadores utilizados para
adaptar los valores de las magnitudes a medir, por ejemplo, una tensión o una intensidad
de una red de alta tensión, a los valores mucho menores que requieren los aparatos
conectados a ellos (instrumentos de medida, contadores, relés de protección, etc.),
asegurando además el aislamiento eléctrico que garantice la seguridad del personal que
trabaja con esos aparatos. Se distingue entre transformadores de intensidad y
transformadores de tensión, según la magnitud a medir, siendo la principal característica
de este tipo de transformadores la linealidad y la precisión en la transformación.
 Transformadores de pequeña tensión. Se trata de transformadores en su gran mayoría
monofásicos, de pequeña potencia y que transforman distintos niveles de tensión de B.T.
Como ejemplo de este tipo de transformadores se pueden considerar los que se utilizan y
encuentran en muchos electrodomésticos.
 Transformadores para aplicaciones especiales. Corresponden a transformadores dise-
ñados con características especiales definidas por su utilización principalmente en apli-
caciones electrónicas o en telecomunicaciones, como por ejemplo los transformadores
trifásicos-hexafásicos o dodecafásicos y los transformadores de alta frecuencia.
Por su importancia en los sistemas eléctricos, como ya se ha indicado, en este capítulo sólo
se aborda el estudio de los transformadores de potencia y de distribución. Para los lectores
interesados en algún aspecto relativo de los otros tipos de transformadores les remitimos a otros
libros más específicos sobre transformadores y máquinas eléctricas como, por ejemplo, [1], [2],
[3] y [4] incluidos como referencias al final de este capítulo.
Transformadores de potencia y de distribución 235

9.2. Transformadores de potencia

Los transformadores de potencia, como se ha indicado en la clasificación anterior, transfieren


grandes cantidades de potencia entre redes de A.T. o entre redes de A.T. a M.T. y viceversa.
Generalmente se encuentran instalados en las subestaciones eléctricas de la red de transporte y
distribución y en las subestaciones de salida de las centrales. Pueden ser trifásicos o, para potencias
mayores, formar un conjunto de tres unidades monofásicas denominado banco de transformadores
(Figura 9.1, obsérvense las pantallas de separación que se construyen entre ellos para evitar que
proyecciones de aceite u otro material de uno puedan afectar al resto).
En cuanto a su potencia, puede ser de varias decenas o de cientos de MVA con un límite
inferior de 2500 kVA, por debajo del cual se denominan transformadores de distribución.

Figura 9.1. Transformador monofásico de un banco de transformadores de la subestación de salida de


una central eléctrica (por cortesía de REE).
236 Tecnología eléctrica

9.2.1. Aspectos constructivos

Definiciones
En general, un transformador de potencia está formado por dos arrollamientos, denominados
devanados, que están conectados cada uno de ellos en paralelo a una red eléctrica de distinta
tensión. Los devanados están separados eléctricamente pero son atravesados por un mismo flujo
magnético, común a ambos, que se cierra a través de un núcleo de un material ferromagnético de
baja reluctancia sobre el que los dos devanados están arrollados.
Considerando las tensiones de las dos redes o sistemas a los que está conectado el trans-
formador, se denomina devanado de alta tensión o, simplemente, devanado de alta al que está
conectado a la tensión mayor y devanado de baja tensión o devanado de baja al otro, indepen-
dientemente de que los valores de las tensiones correspondan a los niveles definidos como alta,
media o baja tensión.
Considerando el sentido de la transmisión de potencia, se denomina devanado primario o de
entrada al que en las condiciones de servicio recibe la potencia activa desde la red de alimentación
y devanado secundario o de salida al que la cede. Así, en ocasiones el devanado primario es el de
baja tensión (en los transformadores elevadores, como por ejemplo los que están en la salida de
las centrales eléctricas) y en otras el primario es el devanado de alta tensión (en los
transformadores reductores, como por ejemplo los situados en un centro de transformación de una
fábrica para pasar de M.T. a B.T).

El núcleo
El núcleo de un transformador constituye el circuito magnético de la máquina y forma un
camino cerrado (continuo) de material ferromagnético de baja reluctancia. En los
transformadores monofásicos el núcleo tiene una forma aproximadamente cuadrada, de manera
que en cada uno de los laterales verticales, llamados columnas, está arrollado un devanado. Las
columnas están unidas entre sí, por la parte superior y por la inferior, por las culatas, que cierran
así el circuito magnético. El núcleo de los transformadores trifásicos tiene una forma similar pero
con tres columnas, de forma que en cada una de ellas se sitúan los dos devanados, de alta y de
baja, de una fase. En la Figura 9.2.a se representan estos dos tipos de núcleos.
El núcleo magnético está construido mediante chapas magnéticas. Estas chapas son de una
aleación de acero con silicio, con un 3% de Si aproximadamente, y actualmente en todos los
transformadores se utilizan las denominas chapas de grano orientado o laminadas en frío. En
ellas, gracias a la calidad del acero utilizado y al proceso de laminado del material, se consigue
que la chapa sea notoriamente anisótropa con una dirección magnética más favorable (la chapa
debe cortarse y montarse para formar el núcleo de manera que las líneas de flujo coincidan con
esta dirección), lo que permite obtener permeabilidades magnéticas mayores.
Para reducir las pérdidas por corrientes parásitas o corrientes de Foucault, las chapas que
forman el núcleo tienen un espesor muy pequeño, menor de un milímetro, y están eléctricamente
aisladas entre sí.
La sección del núcleo en transformadores de pequeña potencia es cuadrada, por motivos
económicos de corte de chapa y formación del núcleo, mientras que en los transformadores
mayores se recurre a montar conjuntos de chapas de diferentes anchos para conseguir secciones lo
más próximas a la circular, tal y como se muestra en la Figura 9.2.b, ya que es la que mejor se
ajusta a la forma de los devanados.
Transformadores de potencia y de distribución 237

Figura 9.2. Aspectos constructivos: (a) núcleo monofásico (arriba) y trifásico (abajo), (b) disposición de
devanados concéntricos en torno al núcleo.

Los devanados
Los devanados están realizados mediante el arrollamiento de espiras circulares que se instalan
alrededor de las columnas del núcleo del transformador, siendo el número de espiras el principal
valor de cada devanado. Están constituidas por un material conductor, principalmente cobre, aislado.
En los transformadores de menor potencia los conductores son hilos de cobre aislados mediante una
capa de barniz y en los de potencia mayor se utilizan pletinas de cobre de sección rectangular aisladas
mediante papel o fibra de algodón.
Según la disposición de los devanados alrededor de las columnas, en los transformadores
trifásicos los devanados pueden ser concéntricos o alternados. En la primera disposición, que se
utiliza en la mayoría de los casos, los devanados se construyen mediante arrollamientos concéntricos
(formando dos cilindros concéntricos) alrededor de las columnas del núcleo, estando en general el
devanado de baja tensión en el interior y el de alta en el exterior, tal y como se representa en la Figura
9.2.b. Para mantener la separación entre los devanados, para su correcta refrigeración y ante los
esfuerzos dinámicos que se producen en el caso de que circulen por ellos corrientes elevadas (por
ejemplo de cortocircuito), se sitúa entre ellos un cilindro o varias cuñas de material aislante. En la
segunda solución los devanados de alta y de baja se arrollan divididos en un cierto número de
secciones (denominadas discos o galletas) que al montarlas en la columna se van alternado, de abajo
a arriba y unas a continuación de otras, intercalando discos aislantes entre ellas.
Las perdidas en el transformador se deben principalmente a las potencias disipadas en los
devanados y en el núcleo. Esta potencia se transforma en calor que hace que el transformador se
caliente y que, por lo tanto, es necesario extraer. Para ello se puede utilizar como medios
refrigerantes el aire o el aceite, que han de circular en contacto con los devanados y el núcleo.
238 Tecnología eléctrica

Figura 9.3. Transformador trifásico de 10 MVAr, 66/20 kV.

Refrigeración
Para transformadores de media y baja potencia es suficiente la refrigeración por aire. Para
los de potencia mayor el núcleo y los devanados se sumergen dentro de una cuba o caja llena de
un fluido refrigerante, que pueden ser aceites minerales y aceites de siliconas, que ofrece unas
mejores características térmicas (mejor conductividad térmica y mayor calor específico) y
eléctricas (mayor rigidez dieléctrica). En este caso el fluido refrigerante también realiza
funciones de aislante eléctrico.
Estas dos posibilidades de refrigeración permiten clasificar los transformadores de potencia
en:
■ Transformadores en seco, que son los que están refrigerados por aire.
■ Transformadores en baño de aceite, sumergidos en aceite o sumergidos en líquido refrige-
rante, que son aquellos cuyo núcleo y devanados están sumergidos en aceite
(denominado, en general, líquido refrigerante) dentro de la cuba. El refrigerante evacúa el
calor al exterior mediante aletas y radiadores situados en la parte externa de la cuba
(Figura 9.3). que lo enfrían gracias a la circulación de aire por convección natural o
forzada mediante ventiladores.
Transformadores de potencia y de distribución 239

9.2.2. Normativa aplicable y placa de características

Las normas y especificaciones técnicas que han de cumplir los transformadores de potencia,
incluidos los de distribución, se encuentran recogidas en las normas de la serie UNE-EN 60076
[12] (antiguamente UNE 20101). Para los transformadores de distribución del tipo sumergido en
aceite existe otro conjunto de normas obligatorias y complementarias a las anteriores que son las
que corresponden a la serie UNE 21428 [10] (incluidas en el Reglamento de Centrales,
Subestaciones y Centros de Transformación, aunque AENOR las ha sustituido por la serie UNE
21428). Para los transformadores del tipo seco existe, análogamente, la serie de normas UNE
20178 [7] que, sin embargo, no son obligatorias sino solamente recomendaciones técnicas.
Los principales valores constructivos y de funcionamiento del transformador deben ser datos
conocidos. Por norma se establece que todos los transformadores deben tener una placa de
características que sea de un material resistente, debe estar fijada en un lugar visible y en ella, de
forma indeleble, deben incluirse al menos las siguientes indicaciones:
■ Tipo de transformador.
■ Número de norma.
■ Nombre del fabricante.
■ Número de serie del fabricante.
■ Año de fabricación.
■ Número de fases.
■ Potencia asignada (o potencias asignadas).
■ Frecuencia asignada.
■ Tensiones asignadas.
■ Corrientes asignadas.
■ Símbolo de acoplamiento.
■ Impedancia de cortocircuito.
■ Tipo de refrigeración y potencia asociada.
■ Masa total.
■ Masa del líquido aislante.
■ Regímenes asignados de funcionamiento.

9.2.3. Parámetros asignados

Tensión asignada
Se denomina tensión asignada de un transformador Ur a la tensión aplicada u obtenida
cuando funciona en vacío. En los transformadores trifásicos la tensión asignada es, por tanto,
una tensión de línea. En los transformadores monofásicos es la tensión en sus devanados. De
esta forma, en los transformadores monofásicos que forman un banco de transformadores, si
están conectados en triángulo es la tensión de línea, pero si están conectados en estrella es la
tensión de fase correspondiente (es decir, la de línea dividida por \/3).

Potencia asignada
La potencia asignada Sr se define como la potencia aparente que es capaz de transmitir en
régimen permanente cuando el devanado primario se alimenta a la tensión asignada y en el
240 Tecnología eléctrica

secundario se conecta una carga tal que consume una corriente igual a la intensidad asignada. En
estas condiciones de funcionamiento permanente el transformador debe tener unas pérdidas y un
calentamiento por debajo de los valores límites normalizados, que vienen dados en función del tipo
de refrigeración.
Conforme a esta definición, la potencia asignada incluye tanto la potencia entregada a la carga,
ya que la corriente que sale por el secundario es igual a la intensidad asignada, como la potencia,
activa y reactiva, consumida por el propio transformador, ya que se indica que el primario debe estar
alimentado a la tensión asignada1.

Corriente asignada
La corriente asignada, Ir, se define a partir de los dos parámetros anteriores. Así, para un
transformador trifásico la corriente asignada es:

𝑆𝑆𝑟𝑟
𝐼𝐼𝑟𝑟 = (9.1)
√3𝑈𝑈𝑟𝑟

Impedancia de cortocircuito
La impedancia de cortocircuito de un transformador se define como la impedancia serie medida
en uno de los devanados estando el otro cortocircuitado. La medida se debe hacer a la frecuencia
asignada y a la temperatura ambiente de referencia y si se realiza en el primario (por tanto, con el
secundario cortocircuitado) se la denomina impedancia de cortocircuito o impedancia serie referida
al primario. Para un transformador trifásico el valor de la impedancia serie corresponde a la de su
circuito monofásico equivalente fase-neutro, es decir, es la impedancia de fase correspondiente a su
conexión en estrella equivalente.
La impedancia de cortocircuito se expresa en ohmios. Sin embargo, es más habitual expresarla
en tanto por ciento o en valor por unidad, utilizando como impedancia base la correspondiente a la
potencia asignada y a la tensión asignada del transformador:

𝑍𝑍𝑐𝑐𝑐𝑐
Zcc [en%] = 100 · (9.2)
𝑍𝑍𝑏𝑏

siendo

𝑈𝑈𝑟𝑟2
Zb = (9.3)
𝑆𝑆𝑟𝑟

El valor de la impedancia de cortocircuito expresada en tanto por ciento o en valor por unidad,
coincide con el valor de la tensión de cortocircuito (tensión aplicada durante el ensayo de
cortocircuito en condiciones nominales) respecto a la tensión asignada del devanado:

𝑍𝑍𝑐𝑐𝑐𝑐 𝐼𝐼𝑟𝑟
ucc [en%] = 100· (9.4)
𝑈𝑈𝑟𝑟 /√3

1
Esta aclaración es importante para evitar posibles confusiones, ya que difiere de la definición americana dada por la norma
ANSIAF.EE c57.12.00 que establece que la potencia asignada es la que el transformador puede entregar a la salida a la tensión
asignada en el secundario y con una carga con factor de potencia de 0,8. De esta forma, en la potencia asignada no se incluyen las
pérdidas del transformador y la tensión en el devanado primario es la asignada del secundario más la caída de tensión en el
transformador.
Transformadores de potencia y de distribución 241

El valor de la impedancia de cortocircuito es un parámetro importante para el diseño y la


elección de un transformador. Así, cuanto menor sea la impedancia de cortocircuito menor será la
caída de tensión en el transformador, pero, por contra, serán mayores las corrientes de falta en el
caso de un cortocircuito en el secundario. También es importante a la hora del funcionamiento en
paralelo de varios transformadores, como se verá más adelante.
Por esas dos razones, la elección de la impedancia de cortocircuito es siempre un compromiso
entre ellas. En los transformadores de mayor potencia el criterio que se aplica es el de limitar la
corriente en caso de cortocircuito, por lo que el valor de la impedancia de cortocircuito puede estar
entre el 8% y el 12%. En los transformadores de distribución, como se verá en el Apartado 9.3
(Tabla 9.1), existe una gama de valores normalizados de impedancia de cortocircuito.

9.2.4. Sistemas de refrigeración y calentamiento admisible

Los sistemas utilizados para la refrigeración de los transformadores en baño de aceite se clasifican
según el siguiente código de cuatro letras:
■ La primera letra corresponde al tipo de líquido aislante utilizado en contacto con los
arrollamientos. Existen tres posibilidades:
• O: aceite u otro líquido sintético con un punto de inflamación inferior a 300 C (según el
método Cleveland ISO 2592).
• K: líquido aislante con un punto de inflamación superior a 300 C.
• L: líquido aislante con un punto de inflamación no medible.
■ La segunda letra corresponde al modo de refrigeración del líquido aislante y a su circulación
en el interior de la cuba. Existen tres posibilidades:
• N: el líquido circula de forma natural por efecto de termosifón tanto a través de los
arrollamientos como a través de los elementos de refrigeración del transformador
(radiadores, serpentines, etc.).
• F: el líquido circula de forma natural por efecto de termosifón a través de los arrolla-
mientos y forzada a través de los elementos de refrigeración del transformador.
• D: la circulación del líquido es forzada, mediante bombas de recirculación, tanto a través
de los arrollamientos como a través de los elementos de refrigeración del transformador.
■ La tercera letra define el medio de refrigeración externo que puede ser aire (A) o agua (W).
■ Y la cuarta letra indica el modo de circulación del medio de refrigeración externo que puede
por convección natural (N) o por circulación forzada (F).
Así, por ejemplo, un transformador de potencia en cuya placa de características se lee que el
tipo de refrigeración es ONAN, indica que el transformador está sumergido en aceite que circula en
el interior de la cuba de forma natural, por efecto termosifón, y que se enfría mediante el aire
exterior que circula por convección natural.
Una información importante a la hora de diseñar o de comprar un transformador y que está
muy relacionada con su refrigeración y calentamiento admisible, es el ciclo de carga asignada ya
que la carga que debe transmitir el transformador normalmente no será de forma permanente la
carga asignada, sino que presenta variaciones temporales. Este dato es importante, sobre todo en
transformadores de elevada potencia o que deban alimentar cargas con una alta fiabilidad de
funcionamiento. En el caso de que no exista esta especificación, en las normas UNE 20110 [6] y
242 Tecnología eléctrica

Figura 9.4. Detalle de los ventiladores externos de un transformador de potencia trifásico.

UNE 20182 [8] se ofrecen guías para establecer la carga de transformadores de potencia en baño
de aceite y secos, respectivamente.
En función del ciclo de carga pueden existir dos métodos alternativos de refrigeración, lo que
hará que el transformador pueda trabajar con dos potencias máximas según el método que se
utilice. Esta posibilidad se indica en la placa de características y en ese caso la potencia asignada
del transformador corresponde a la mayor de las potencias máximas a la que puede trabajar
conforme al método de refrigeración correspondiente.
Por ejemplo, un transformador de potencia en cuya placa de características aparezca que el
tipo de refrigeración es ONAN/OFAF, indica que dispone de un conjunto de bombas de
recirculación que mueven el aceite dentro de la cuba y de un conjunto de ventiladores externos
para evacuar mejor el calor haciendo que la circulación de aire por el exterior sea forzada (Figura
9.4). Tanto las bombas interiores como los ventiladores exteriores entrarán en funcionamiento
cuando la carga alcance un determinado valor, lo que permitirá que el transformador trabaje, en el
modo correspondiente a OFAF, a una potencia superior que la máxima correspondiente al modo
ONAN. En cualquier caso, la potencia asignada del transformador será una y corresponde a la
mayor de las dos.
Transformadores de potencia y de distribución 243

En el caso de los transformadores de potencia de tipo seco, el refrigerante es el aire, que


está en contacto con los arrollamientos o con el material aislante que los recubre, u otro tipo de
gas como, por ejemplo, nitrógeno. En este tipo de transformadores el método de refrigeración
también se designa mediante un código de letras, pero se distinguen dos casos, según exista o no
una envolvente de protección alrededor del transformador.
En el caso de que no haya envolvente o de que el transformador esté colocado dentro de
una envolvente que permita la circulación del aire de refrigeración exterior, se utiliza un código
formado sólo por dos letras en el que la primera corresponde al medio de refrigeración y que,
por lo tanto, será una A (aire) y la segunda indica el tipo de circulación que podrá ser por
convección natural (N) o circulación forzada (F).
En los demás transformadores de tipo seco se utiliza un código de cuatro letras, en el que
las dos primeras corresponden al medio de refrigeración en contacto con los arrollamientos y las
dos siguientes al sistema de refrigeración exterior. Así, se tiene:
■ La primera letra corresponde al medio de refrigeración en contacto con los
arrollamientos, que puede ser aire (A) o gas (G).
■ La segunda letra indica el tipo de circulación del anterior que puede ser natural (N) o
forzada (F).
■ La tercera letra se refiere al medio de refrigeración externo, que en todos los casos es
aire (A).
■ La cuarta letra indica el modo de circulación del aire exterior, que puede por convección
natural (N) o por circulación forzada (F).
Al igual que ocurre con los transformadores en baño de aceite, en los transformadores de
tipo seco hay la posibilidad de que existan dos métodos alternativos de refrigeración en función
del ciclo de carga. Así, por ejemplo, si en la placa de características se indica que el tipo de
refrigeración es GNAN/GNAF significa que se trata de un transformador de tipo seco
hermético, con refrigeración interior por nitrógeno, y que dispone en el exterior de unos
ventiladores que, cuando se ponen en funcionamiento, hacen que la circulación del aire exterior
de refrigeración sea forzada.
Los límites de calentamiento de las partes y elementos del transformador se recogen en las
normas citadas y se establecen para las condiciones de servicio normales que son estar
instalados a una altitud no superior a 1000 m sobre el nivel del mar y que la temperatura del aire
exterior no sea superior a 40 °C ni inferior a -25 C. con una temperatura media diaria máxima de
30 C y una temperatura media anual máxima de 20 C. Si se superan dichos límites pueden
aparecer puntos calientes en el transformador que deterioran las características térmicas del
aislamiento, reduciendo su vida útil.
Para altitudes superiores, en las que el aire empieza a enrarecerse, o temperaturas del aire
exterior más elevadas, esos límites se corrigen disminuyendo la carga admisible del
transformador. Por ejemplo, en un transformador de tipo seco si la temperatura del aire exterior
supera el límite máximo entre 5 °C y 10 °C, el calentamiento admisible de los arrollamientos
debe reducirse en 10 C, lo que se consigue rebajando la potencia al 85% de la potencia asignada.

9.2.5. Transformador con tomas

La relación de transformación rt, como se ha indicado, viene dada por las tensiones asignadas de los
lados de alta y de baja tensión y corresponde a la relación existente entre el número de
244 Tecnología eléctrica

Figura 9.5. Esquema de un transformador con tomas en el primario.

espiras que tienen sus devanados. Así definida, esta relación es fija. Sin embargo, en ocasiones sería
necesario poder variar dicha relación para, por ejemplo, poder mantener la tensión en el secundario
del transformador en un determinado valor, independientemente de la carga conectada a él. Esto es
posible gracias a las “tomas" que tienen algunos transformadores.
Se denominan tomas a los terminales adicionales que existen en un arrollamiento. Así, en un
arrollamiento o devanado con tomas, el número efectivo de espiras puede variarse, según la
posición de la toma que se elija, variando con ello la relación de transformación. En la Figura 9.5 se
representa un transformador con tomas en el primario.
Para una toma t dada de un arrollamiento, se define el factor de toma como el cociente entre la
tensión en bornes de la toma U, y la tensión asignada del arrollamiento Ur. La tensión en bornes de
la toma corresponde a la tensión que se obtendría en ella funcionando el transformador en vacío
cuando en el otro devanado (el que no tiene tomas) se aplica su tensión asignada. De esta forma, el
factor de toma expresado en tanto por ciento para una toma t dada, se calcula como:

𝑈𝑈𝑡𝑡
100· (9.5)
𝑈𝑈𝑟𝑟

La toma principal o nominal es la que tiene el factor de toma del 100% y que corresponde, por
tanto, a la tensión asignada del arrollamiento.
Se define como escalón de tensión a la diferencia de tensión entre dos tomas adyacentes
dividida por la tensión asignada, expresada en tanto por ciento. Por último, se denomina rango de
tomas o extensión de tomas al margen de variación existente entre la tensión de la toma nominal y
las tensiones máxima y mínima ajustables, y se expresa como un porcentaje positivo y negativo de
la tensión asignada, respectivamente.
En un transformador con tomas, junto a la relación de transformación, se indica el número de
tomas y el escalón de tensión, escribiéndolos a continuación de la tensión asignada del devanado.
Estas definiciones se aplican en el Ejemplo 9.1.

EJEMPLO 9.1

En un trasformador se indica: 20 kV ±10×l%/420 V. Calcular el número de tomas que hay, la diferencia


de tensión entre dos tomas adyacentes, la extensión de tomas y las tensiones máxima y mínima del
devanado de alta.
Transformadores de potencia y de distribución 245

SOLUCIÓN

En el devanado de alta hay 21 tomas que son: la toma principal, que corresponde a la tensión asignada del
devanado de 20 kV, diez tomas por encima de ella y diez tomas por debajo.
La diferencia de tensión entre dos tomas adyacentes se calcula mediante la tensión asignada del
devanado y el escalón de tensión:

1
20000 · = 200 V
100

La extensión de tomas es de:

±10·1% = ±10%

Y, por último, las tensiones extremas del devanado de alta se obtienen a partir de la extensión de tomas
y de la tensión asignada del devanado:

10
Umáx1 = 20 + 20 · = 22kV
100

10
Umin1 = 20 – 20 · = 18kV
100

Cuando el número de tomas que hay por encima y por debajo de la toma principal es el
mismo, como ocurre en el ejemplo anterior, se dice que las tomas están dispuestas de forma
simétrica. Si por algún motivo en el caso del ejemplo anterior sólo hubiera cinco tomas por
encima de la principal, se dice que las tomas están dispuestas de forma asimétrica y la
designación sería entonces 20 kV +5×1%, – 10×1 %/420 V.
En un transformador con tomas el valor de la impedancia de cortocircuito es el que corres-
ponde a la toma principal. La normativa acepta que este valor es válido para todas las tomas
cuando la extensión de tomas del devanado es de ±5%; en caso de ser superior se deben indicar
también los valores de las impedancias de cortocircuito para las tomas extremas.
Una última característica de las tomas es su potencia. Así, se distingue entre tomas de plena
potencia, cuando la potencia correspondiente es igual a la potencia asignada del arrollamiento, y
tomas de potencia reducida, cuando se pueden utilizar sólo con potencias inferiores a la asignada
(en esas tomas la sección del conductor es menor que la del resto del arrollamiento).

Aspectos constructivos. El cambiador de tomas


Las tomas pueden estar tanto en el lado de alta tensión como en el de baja. Sin embargo, es
habitual disponerlas en el lado de alta tensión por varias razones: en él los conductores son de
menor sección y circulan corrientes menores; en los transformadores trifásicos de devanados
concéntricos el devanado de alta suele estar en la parte exterior, por lo que es más sencillo el
acceso; y, sobre todo, porque se pueden conseguir escalones de tensión más pequeños, ya que el
devanado de alta tensión es el que tiene mayor número de espiras y entre dos tomas adyacentes el
número de espiras ha de ser siempre un número entero.
El paso de una tensión a otra mediante el cambio de tomas se denomina conmutación de
tensiones y puede realizarse de dos formas: con el transformador sin tensión o con el
transformador en carga.
La primera de ellas es la forma más económica ya que los elementos de conmutación son
más simples. Para realizar el cambio de toma, el transformador debe estar desconectado, sin
246 Tecnología eléctrica

Figura 9.6. Situación simétrica de las tomas y el proceso de conmutación.

tensión, y hay distintas posibilidades constructivas. Una es llevar los terminales de las tomas
hasta un cuadro exterior que, en los transformadores del tipo de baño de aceite, puede estar sobre
la tapa de la cuba mediante un juego de aisladores pasatapa. Otra es hacerlo mediante un sistema
de conmutación sumergido en el mismo refrigerante de la misma cuba (ya que la conmutación se
realiza sin tensión).
Sin embargo, lo deseable es poder realizar la conmutación en carga, es decir, circulando por
el transformador corriente, para no tener que interrumpir el servicio. En este caso es necesario
utilizar un tipo de conmutadores denominados reguladores de tensión en carga.
El problema de la conmutación en carga es que al desplazarse los contactos del elemento de
conmutación de una toma a la adyacente hay un momento en el que las espiras que hay entre ellas
quedan en cortocircuito y como están en tensión aparece una corriente elevada. Para minimizar
este problema y la consiguiente degradación del líquido aislante, el regulador de tensión en carga
realiza el proceso de conmutación de forma automática dentro de una cámara o vaso en el que
éste está sumergido en aceite, diferente al de la cuba del transformador.
Un aspecto constructivo importante es la situación de las tomas en el arrollamiento. Deben
estar en la parte central del devanado y realizarse la conmutación de forma simétrica hacia los
extremos, variando la distancia entre los contactos del elemento de conmutación, tal y como se
muestra en la Figura 9.6. Esto hace que haya una simetría en la distribución de corrientes en el
devanado de alta que permite eliminar los esfuerzos axiales que, en el caso de que no existir esa
simetría, se podrían llegar a producir en los devanados de alta y de baja si circulasen por ellos
corrientes elevadas como, por ejemplo, al ocurrir un cortocircuito.

Ei transformador con tomas como elemento en la red


El transformador con tomas conectado en un sistema eléctrico permite, mediante la modi-
ficación conveniente de sus tomas, controlar la potencia que circula por la línea a la que está
conectado y regular la tensión en los nudos próximos.
Transformadores de potencia y de distribución 247

Existen dos tipos de transformadores con tomas según se modifique el módulo o la fase de
la tensión. Los primeros se denominan transformadores reguladores del módulo de tensión o,
simplemente, transformadores reguladores, ya que son los más habituales en las redes. Por este
motivo es a ellos a los que se refiere en este apartado.
En principio, el análisis de un sistema eléctrico en el que haya transformadores reguladores
se podría realizar exactamente igual a como se hizo y se desarrolló en el Capítulo 5 con los
transformadores de relación de transformación fija. Si se hiciese así, como cada vez que se
cambia la toma del transformador cambia la relación de transformación, la representación del
sistema en el análisis en valores por unidad se debería recalcular conforme a ese cambio; se
tendrían que volver a calcular todos los valores por unidad, ya que los valores de las tensiones
base (y en consecuencia las impedancias e intensidades base) del sistema en los tramos afectados
por el transformador variarían. Como se puede suponer no se procede de esta forma, ya que
hacerlo así supondría la pérdida de todas las ventajas que ofrece el análisis en valores por unidad.
Para evitar este inconveniente, el transformador regulador se modela como un
transformador convencional con la relación de transformación nominal, correspondiente a sus
tensiones asignadas, en serie con un transformador ideal de relación de transformación t:1 o 1:t,
según las tomas estén en el primario o en el secundario respectivamente. El valor del parámetro t
corresponde a la variación producida en la relación de transformación nominal debida al cambio
de tomas; así definido, t es un número real, que vale 1 para la toma principal.
De esta forma, utilizando el cálculo en valores por unidad y considerando las relaciones de
transformación nominales de los transformadores (tal y como se explicó en el Capítulo 5), el
transformador regulador se representa mediante un transformador ideal de relación de
transformación t:1 o 1:t, con t en el devanado en el que se encuentren las tomas, en serie con su
impedancia de cortocircuito conectada en el devanado sin tomas.
Para el caso de que las tomas estén en el primario, su circuito equivalente es el que se
representa en la Figura 9.7.a. donde 𝑌𝑌�𝑐𝑐𝑐𝑐 es su admitancia de cortocircuito (la inversa de su
impedancia de cortocircuito). Analizando por nudos el circuito de la figura se tiene:

(9.6)

que en forma matricial se puede escribir como:

(9.7)

Así, obtenida la matriz de admitancias del circuito equivalente del transformador regulador
con tomas en el primario de la Figura 9.7.a. éste se puede sustituir por el cuadripolo de admitan-
cias en “pi" de la Figura 9.7.b. que tiene la misma matriz de admitancias dada en (9.7) y cuyos
valores dependen de t.
Para el caso de que las tomas estén en el devanado secundario, su circuito equivalente es el
que se representa en la Figura 9.8.a. De forma totalmente análoga al caso anterior, analizando
248 Tecnología eléctrica

Figura 9.7. Transformador con tomas en el primario: (a) circuito eléctrico equivalente y (b) circuito
equivalente mediante admitancias.

por nudos ese circuito se obtiene:

(9.8)

A partir de la matriz de admitancias del circuito equivalente del transformador regulador con
tomas en el secundario de la Figura 9.8.a y conforme a la Expresión (9.8), éste se puede sustituir
por el cuadripolo de admitancias en “pi” de la Figura 9.8.b.
En ambos casos, se observa que para la toma principal, dado por t=l, el circuito equivalente
corresponde simplemente a su rama serie con 𝑌𝑌�𝑐𝑐𝑐𝑐 .
Esta representación del transformador con tomas mediante un cuadripolo en “pi" cuyas
admitancias dependen de t permite, como se ha indicado, utilizar el análisis en valores por unidad
explicado en el Capítulo 5. A partir del diagrama de impedancias y admitancias del sistema se
puede calcular la matriz de admitancias de nudo [Ybus] del mismo, en la que los elementos
correspondientes a los nudos entre los que esté conectado el transformador con tomas dependerán
de t.
Por último y como también se ha indicado, uno de los objetivos del transformador con tomas
es regular (mantener en un valor) la tensión de un nudo mediante la variación de t. Este objetivo

Figura 9.8. Transformador con tomas en el secundario: (a) circuito eléctrico equivalente y (b)
circuito equivalente mediante admitancias.
Transformadores de potencia y de distribución 249

también se puede recoger en el problema del flujo de cargas haciendo que el módulo de la tensión
del nudo regulado pase a ser una variable de control y t una variable de estado del problema.

EJEMPLO 9.2

A una red de 33 kV se conecta un transformador regulador 33 ±5×l%/6,6 kV, de 1600 kVA y tensión de
cortocircuito del 6%, a través de una línea cuya impedancia serie es j3,403 Ω por fase. En el secundario del
transformador se conecta una carga trifásica formada por tres impedancias iguales que consume 1200 kW,
con un factor de potencia 0,9 inductivo, cuando la tensión es sus bornes es 6,6 kV. Utilizando el análisis en
valores por unidad y tomando como valores base los nominales del transformador, se pide:
1. Calcular la tensión y la corriente en la carga, considerando que el transformador está en la toma
principal.
2. Para aumentar la tensión en la carga, se mueven tres tomas (3%). En esta situación calcular la tensión la
corriente en la carga, considerando que la tensión en la red se mantiene en 33 kV.

SOLUCIÓN

1. Tomando la relación de transformación nominal del transformador 33/6,6 kV y 1600 kVA como
potencia base del sistema, se puede calcular el diagrama de impedancias en valores por unidad del
sistema obteniéndose el circuito de la Figura 9.9. Analizando el circuito se obtiene:

y la tensión en la carga:

Teniendo en cuenta los valores base, finalmente se obtiene:

Con lo que la potencia consumida por la carga es de 1142 kW, con un factor de potencia 0,9
inductivo.

2. Como las tomas están en el primario del transformador, para aumentar la tensión en el secundario,
manteniendo constante la tensión en el primario, mediante el cambio de tomas es necesario
disminuir el número de espiras del primario (con lo que aumenta la tensión media por espira). Así,
tres posiciones de tomas corresponden a un 3% (3-1%), por lo que t es 0,97. Con ese valor de t
conforme a las expresiones de la Figura 9.7.b, se calculan los valores del equivalente en “pi” del
transformador (Figura 9.10.a). y con él el diagrama de impedancias del sistema para la nueva
situación (Figura 9.10.b). Resolviendo ese circuito se obtiene:
250 Tecnología eléctrica

Figura 9.9. Diagrama de impedancias del sistema del Ejemplo 9.2.

y a partir de 𝐼𝐼1̅ la tension y la corriente en la carga:

Teniendo en cuenta los valores base (los mismos del apartado anterior, ya que no han cambiado),
finalmente se obtiene:

Ahora, la potencia consumida por la carga es de 1214 kW, con el mismo factor de potencia 0,9
inductivo.

Figura 9.10. Ejemplo 9.2: (a) Equivalente de admitancias en "pi" del transformador para
1=0,97, (b) diagrama de impedancias del sistema en p.u.
Transformadores de potencia y de distribución 251

9.2.6. Grupos de conexión

Los devanados de un transformador de potencia trifásico pueden conectarse en estrella, en


triángulo o en zig-zag, conexiones que pueden hacerse, cualquiera de ellas, tanto en el primario
como en el secundario. La forma en que se realice la conexión de los devanados determina la
relación de transformación del transformador y los desfases que aparecen entre las tensiones de
ambos lados.

Símbolo de acoplamiento
Estos dos aspectos, conexión y desfase, se indican mediante el símbolo de acoplamiento del
transformador que, conforme a las normas, está formado por un código de letras que informa de
cómo es la conexión de los arrollamientos, seguido de un número denominado índice horario
que indica el desfase.
Las letras pueden ser Y, D o Z según sea la conexión en estrella, triángulo o zig-zag
respectivamente. En primer lugar, se escribe la letra correspondiente a la conexión de los
devanados de mayor tensión, en mayúscula, seguida de la correspondiente a los de menor
tensión, en minúscula. Si es accesible el punto neutro de una conexión en estrella o en zig-zag, se
indica con la letra N, mayúscula o minúscula según corresponda al lado de alta tensión o de baja
tensión, inmediatamente a continuación de la letra correspondiente a la conexión. Por ejemplo, si
se dice que un transformador es "Dyn”, se está indicando que los arrollamientos del lado de alta
están conectados en triángulo y los del lado de baja lo están en estrella con el neutro accesible.
También existe la posibilidad de que los arrollamientos no estén conectados entre sí y que
los dos terminales de cada uno de ellos sean accesibles desde el exterior. En este caso se
denominan arrollamientos independientes y se designan por III, si son los devanados de alta
tensión, o por III, si son los de baja tensión.
Los desfases que aparecen entre las tensiones de ambos lados del transformador quedan
determinados por un número entero, entre 0 y 11, que se denomina índice horario. Para explicar
el significado del índice horario, considérense dos tensiones del mismo nombre, cada una en un
lado del transformador, por ejemplo, la tensión que hay entre las fases A y B del lado de alta
tensión, ÜAB, y la tensión que hay entre las fases a y b del lado de baja tensión, 𝑈𝑈 �𝑎𝑎𝑎𝑎 . Según la
conexión de los devanados, y por tratarse de un sistema trifásico equilibrado de tensiones, esas
dos tensiones podrán estar en fase o existir entre ellas un desfase que será múltiplo de 30°. Como
en 360° hay doce múltiplos de 30°, sólo podrá haber doce posibles desfases entre esas dos
tensiones que se pueden identificar simplemente mediante los doce números enteros que hay de
0 a 11. Situando esos doce números enteros (correspondientes a los doce desfases posibles)
sobre una circunferencia (que representa los 360 eléctricos) se obtiene una figura totalmente
análoga a la esfera de un reloj.
Es por esta analogía por lo que se llama índices horarios a esos números enteros comprendi-
dos entre 0 y 11. El aumento del índice horario (en el sentido de las agujas del reloj) corresponde
al aumento del retraso de las tensiones del lado de baja tensión respecto a las del mismo nombre
del lado de alta tensión. Así, por ejemplo, en un transformador Dy5 la tensión 𝑈𝑈 �𝑎𝑎𝑎𝑎 está retrasada
150° (es decir, 5 · 30) respecto a la tensión 𝑈𝑈 �𝑎𝑎𝑎𝑎 , la tensión 𝑈𝑈
�𝑏𝑏𝑏𝑏 está retrasada 150º respecto a la
�𝑏𝑏𝑏𝑏 y la tensión 𝑈𝑈
tensión 𝑈𝑈 �𝑐𝑐𝑐𝑐 está retrasada 150° respecto a la tensión 𝑈𝑈 �𝑐𝑐𝑐𝑐 .
En muchas ocasiones en vez de indicar el símbolo de acoplamiento de un transformador se
da el esquema de conexiones de sus arrollamientos como, por ejemplo, el que aparece en la
Figura 9.11. En él se representan los arrollamientos de las tres fases con las conexiones internas
entre ellos, a la izquierda se representan los arrollamientos del lado de alta tensión, a la derecha
252 Tecnología eléctrica

Figura 9.11. Esquema de conexión de los arrollamientos de un transformador.

los de baja y el cuadro central con la denominación de las fases representa la tapa con los bornes
exteriores de conexión del transformador. En cuanto al acoplamiento magnético, se considera que
los arrollamientos de una misma fila del esquema están acoplados magnéticamente siendo los
terminales correspondientes los más cercanos a la tapa; así, según este convenio, en la Figura
�𝐴𝐴𝐴𝐴′ y 𝑈𝑈
9.12.a las tensiones 𝑈𝑈 �𝑎𝑎𝑎𝑎′ están en fase.
A partir del esquema de conexiones de los arrollamientos, deducir el símbolo de
acoplamiento es bastante sencillo. Así, para el esquema de la Figura 9.11 se observa que la
conexión de los devanados es en estrella en el lado de alta tensión y en triángulo en el de baja, es
decir, la conexión es Yd.
Para determinar el índice horario, como los arrollamientos de una misma fila están acoplados
magnéticamente de forma que los terminales correspondientes son los más cercanos a la tapa, se
deduce que la tensión 𝑈𝑈�𝑎𝑎𝑎𝑎 del lado de baja tensión está en fase con la tensión 𝑈𝑈
�𝐴𝐴𝐴𝐴 del de alta, tal y
como se indica en la Figura 9.12.b. A continuación, a partir de esas dos tensiones es inmediato
dibujar los dos diagramas vectoriales de tensiones de ambos lados (Figura 9.12.b) considerando
siempre secuencia directas de fases. Por último, superponiendo esos dos diagramas se realiza la
analogía a la esfera de un reloj, como se muestra en la Figura 9.12.c: si la tensión de la fase A

Figura 9.12. Determinación del índice horario: (a) acoplamiento magnético, (b) tensiones en fase
y (c) índice horario para el esquema de la Figura 9.11.
Transformadores de potencia y de distribución 253

(tensión del lado de alta) fuese la manecilla de los minutos y la tensión de la fase a (tensión del
mismo nombre del lado de baja) la manecilla de las horas, la hora que indicaría ese reloj ficticio es
la una en punto, por lo que el índice horario es 1.
De esta forma, a partir del esquema de conexiones de los arrollamientos de la Figura 9.11 se
ha deducido que su símbolo de acoplamiento es Ydl. Las tensiones del lado de baja tensión, por
tanto, están retrasadas 30° respecto a las tensiones del mismo nombre del lado de alta.

EJEMPLO 9.3

Determinar el símbolo de acoplamiento de un transformador cuyo esquema de conexiones de los


arrollamientos es el indicado en la Figura 9.13.

Figura 9.13. Esquema de conexiones de los arrollamientos del Ejemplo 9.3.

SOLUCIÓN

A la vista de la figura se observa que la conexión de los arrollamientos es en estrella en el devanado de


alta tensión y en zig-zag con el neutro accesible en el de baja, luego la conexión es Yzn.
El índice horario se obtiene siguiendo el procedimiento explicado anteriormente, a partir del
convenio de que en el esquema de conexiones los arrollamientos de una misma fila están acoplados
magnéticamente siendo los terminales correspondientes los más cercanos a la tapa (Figura 9.12.a).
En el caso de un devanado en zig-zag, sin duda el caso más complejo, la aplicación de ese
convenio hay que realizarla para componer las tensiones de los dos semidevanados del zig-zag. A la
vista de la Figura 9.14.a, se observa que:

�an = U
U �aa′ + U
�a′n

La tensión 𝑈𝑈 � 𝑎𝑎𝑎𝑎′ está en fase con la tensión 𝑈𝑈� 𝐴𝐴𝐴𝐴 del lado de alta y la tensión 𝑈𝑈� 𝑎𝑎′𝑛𝑛 está en fase con la
� 𝑁𝑁𝑁𝑁 . Sumando ambas se obtiene el vector correspondiente a la tensión 𝑈𝑈� 𝑎𝑎𝑎𝑎 , tal y como se hace
tensión 𝑈𝑈
en la Figura 9.14.b. con la que ya, fácilmente, se puede dibujar el diagrama vectorial de tensiones del
lado de baja. A partir de él y mediante la analogía a la esfera del reloj, se deduce que el índice horario
es 11 (Figura 9.14.c).
De esta forma el símbolo de acoplamiento es Yzn11. Las tensiones del lado de baja tensión, por
tanto, están adelantadas 30° (mejor que decir retrasadas 330°) respecto a las tensiones del mismo
nombre del lado de alta.
254 Tecnología eléctrica

Figura 9.14. Índice horario del Ejemplo 9.3.

La norma UNE-EN 60076 establece que si en un transformador un arrollamiento tiene


conexiones modificables, por ejemplo, que permitan conectarlo en estrella o en triángulo, se deben
indicar las dos conexiones posibles con las correspondientes tensiones asignadas. Por ejemplo, si en
la placa de características de un transformador se indica “110/11(6,35) kV YNy0 (d11)”, significa
que el lado de baja tensión puede conectarse en estrella a una red de 11 kV sin que haya desfase
entre las tensiones de alta y de baja (índice horario 0), o puede conectarse en triángulo a una red de
6,35 kV produciendo un adelanto de 30° de las tensiones de baja respecto a las de alta (índice
horario 11).

Grupos de conexión

Una diferencia de 4 u 8 entre dos índices horarios, indica que entre ellos hay un desfase de
±120°. En este caso si se superponen sus diagramas vectoriales de tensiones, se observa que
coinciden perfectamente salvo en las denominaciones de las fases, en las que se ha producido
simplemente una rotación: se dice que esos dos índices horarios pertenecen a un mismo grupo de
conexión.
Así, los índices horarios se pueden clasificar en cuatro grupos de conexión de tal forma que los
índices que pertenecen a un mismo grupo presentan entre sí desfases de ±120°. Estos son:
■ Grupo 0 (0°): corresponde a los índices 0, 4 y 8.
■ Grupo 5 (30°): corresponde a los índices 1, 5 y 9.
Transformadores de potencia y de distribución 255

■ Grupo 6 (180o): corresponde a los índices 2, 6 y 10.


■ Grupo 11 (–30°); corresponde a los índices 3, 7 y 11.
El concepto de grupo de conexión es muy importante para el funcionamiento de
transformadores en paralelo, como se verá en el apartado siguiente.
Conexiones más habituales
Las conexiones más habituales son la Yd y la Dy, normalmente con índices horarios 5 y 11.
Se utilizan en los extremos de las líneas de alta tensión con la conexión en estrella en el lado de
mayor tensión, lo que permite poner a tierra el punto neutro del sistema de A.T. Una ventaja que
tienen estas dos conexiones es su buen comportamiento ante desequilibrios en la carga, aunque
presentan el inconveniente del inevitable desfase que introducen entre las tensiones de alta y de
baja (pero no es un problema especialmente importante).
La conexión Yy generalmente sólo se utiliza para interconectar redes de A.T., ya que no
produce desfases entre las tensiones del primario y secundario (con Yy0). Su gran inconveniente
es su mal comportamiento frente a desequilibrios de la carga, por lo que se utiliza poco y,
prácticamente, sólo en el caso indicado.
En transformadores de distribución es habitual la conexión Dy con la estrella en el lado de
baja tensión, lo que permite poner el neutro a tierra y alimentar cargas monofásicas. Otra
conexión muy utilizada en distribución en B.T. es la Dd ya que tiene un muy buen
comportamiento ante desequilibrios de la carga, pero presenta el inconveniente de la falta de
neutro; si la que se utiliza es una conexión Dd0, además se mantiene la fase en las tensiones de
ambos lados del transformador.
En los transformadores de distribución también es habitual utilizar la conexión Yz con el
devanado en zig-zag siempre en el lado de baja tensión, lo que permite distribuir el neutro. Esta
conexión también presenta un buen comportamiento ante desequilibrios de la carga ya que por
su construcción en dos semidevanados los desequilibrios se reparten entre las fases.

9.2.7. Funcionamiento en paralelo


Hay bastantes ocasiones en las que es necesario conectar dos transformadores en paralelo para,
por ejemplo, poder alimentar una carga cuya potencia es superior a la de cada transformador por
separado, pero inferior a la de la suma de ambos. Las condiciones para poder conectar dos
transformadores en paralelo son:
■ Deben tener las mismas tensiones asignadas primarias y secundarias.
■ Deben tener las mismas tensiones de cortocircuito en tanto por ciento.
■ Deben tener el mismo índice horario o pertenecer al mismo grupo de conexión.
La primera condición, que también suele enunciarse como que tengan la misma relación de
transformación, es obvia ya que de no ser así, habría devanados en los transformadores que
estarían a tensiones distintas a las suyas asignadas.
La segunda condición permite un reparto de cargas proporcional entre los dos transformado-
res, ya que si las tensiones de cortocircuito no son iguales tiende a cargarse proporcional mente
más el que tiene una menor tensión de cortocircuito. No obstante, habitualmente se acepta que
dos transformadores pueden trabajar en paralelo si la diferencia entre ellas no es superior al 10%.
Por último, si los transformadores tienen el mismo índice horario la conexión en paralelo es
inmediata conectando juntas las fases del mismo nombre. Si no tienen el mismo índice horario
256 Tecnología eléctrica

Figura 9.15. Montaje para determinar la correspondencia de fases.

pero pertenecen al mismo grupo de conexión, puede realizarse la conexión en paralelo pero
teniendo la precaución de realizar la necesaria rotación en las fases para conectar juntas las que
tengan las tensiones en fase.
Esta comprobación se puede realizar mediante el montaje de la Figura 9.15 que representa la
conexión de dos transformadores en paralelo que pertenecen al mismo grupo de conexión, en el
que uno ya está conectado (el de la izquierda) y en el otro falta tan sólo realizar la conexión del
secundario. Como tienen las mismas conexiones en la red de alta y el secundario del transformador
de la izquierda ya está conectado en la red de baja, el voltímetro cuya lectura sea nula indica que
ése es el borne que ha de conectarse a la fase r de la red de baja tensión.
Por ejemplo, si los dos transformadores de la Figura 9.15 fueran un Dyl (el de la izquierda en
la figura) y un Dy5 (el de la derecha), el voltímetro que no indicaría tensión sería el conectado en el
borne “c”, por lo que la conexión correcta del secundario de ese transformador sería “a” con “s",
“b" con “t” y “c” con “r”.
Se define el índice de carga de un transformador como la relación entre la corriente que
circula para una carga determinada y su corriente asignada:

𝐼𝐼
c= (9.9)
𝐼𝐼𝑟𝑟

De esta forma y cumpliéndose las tres condiciones necesarias anteriores, si se conectan dos
transformadores en paralelo de potencias asignadas Sr] y Sr2 para alimentar una carga Sc, el reparto
de la potencia entre los dos transformadores se obtiene mediante el siguiente sistema de
ecuaciones:
(9.10)

cuya resolución da la carga que suministra cada uno de ellos:

(9.11)
Transformadores de potencia y de distribución 257

EJEMPLO 9.4

Sean dos transformadores que se conectan en paralelo para alimentar una carga de 200 kVA. Las
características de cada uno de ellos son:
■ Transformador 1: 33/10,5 kV. YyO, 100 kVA y tensión de cortocircuito del 4,5%.
■ Transformador 2: 33/10,5 kV, Dd8, 160 kVA y tensión de cortocircuito del 5%.
Se pide:

1. ¿Se pueden conectar en paralelo?


2. Calcular la potencia suministrada por cada transformador.
3. Dibujar cómo se conectan.
4. Calcular la potencia máxima de la carga que pueden alimentar los dos en paralelo sin que ninguno se
sobrecargue.

SOLUCIÓN

1. Sí que se pueden conectar en paralelo ya que cumplen las tres condiciones necesarias: mismas tensiones
asignadas, no iguales pero perecidas tensiones de cortocircuito y mismo grupo de conexión.
2. Planteando y resolviendo el sistema de ecuaciones dado por (9.10):

c1·4,5 = c2 · 5
c 1 · 100 + c2· 160 = 200

se obtiene que c1 es igual a 0,8197 y c2 es igual a 0,7377, con lo que la potencia que suministra cada
uno de ellos a la carga es, según (9.11):

S1 = 0,8197·100 = 81,97 kVA


S2 = 0,7377·160 = 118,03 kVA

3. En la Figura 9.16 se representa el esquema de conexión de los dos transformadores a las redes de alta
y baja. Como no tienen el mismo índice horario, pero sí pertenecen al mismo grupo de conexión, es
necesario realizar una rotación de fases (por ejemplo en el segundo) que se puede comprender
fácilmente a la vista de sus correspondientes diagramas de tensiones de los lados de baja dibujados en
la figura.
4. Como la tensión de cortocircuito no es la misma en los dos transformadores, siempre tendrá índice de
carga mayor el transformador 1 ya que es el que tiene la tensión de cortocircuito menor. Por eso, la
carga máxima que podrán alimentar trabajando los dos en paralelo será la que haga que el
transformador 1 esté funcionando a su potencia asignada. Escribiendo el sistema de ecuaciones (9.10)
con estas condiciones, resulta:

1·4,5 = c2 · 5
1 · 100 + c2

Resolviendo ese sistema se obtiene el índice de carga del transformador 2 (que resulta 0,9 y que
corresponde a una potencia de 144 kVA), y la potencia máxima que pueden suministrar los dos en
paralelo, Smax, que es igual a 244 kVA.
258 Tecnología eléctrica

Figura 9.16. Conexión en paralelo de los transformadores del Ejemplo 9.4.

Como se ve, esta potencia es menor que los 260 kVA que podrían alimentar los dos en paralelo si
tuviesen la misma impedancia de cortocircuito porcentual.

9.2.8. Transformadores de tres devanados

El principio de funcionamiento del transformador no limita el número de arrollamientos que


pueden estar acoplados magnéticamente, por lo que podría haber más de dos.
Así, entre los transformadores de potencia también se encuentran transformadores de tres
devanados. Estos transformadores son transformadores trifásicos de dos arrollamientos en los
que existe un tercer arrollamiento conectado en triángulo, que permite compensar o eliminar los
flujos homopolares (componentes del flujo que están en fase) que se producen en el núcleo del
transformador cuando hay desequilibrios en la carga. Ese tercer devanado se suele utilizar
además para alimentar los servicios auxiliares del centro de transformación.
A los transformadores de tres devanados también se les aplica la normativa correspondiente
a los transformadores de potencia. Así, se establece que la potencia asignada de un trasformador
de este tipo es la suma de las potencias asignadas de los arrollamientos que está previsto que
funcionen simultáneamente.
En cuanto a la impedancia de cortocircuito la definición dada en el Apartado 9.2.3 ha de
matizarse, ya que las normas establecen que al efectuar la medida realizada en uno de los
arrollamientos, de los otros dos uno se ha de cortocircuitar y el otro debe dejarse abierto. Es
decir, en un transformador de tres devanados hay dos impedancias de cortocircuito y, por lo
tanto, han de realizarse dos medidas en el devanado al que se refiere la impedancia: en una, el
segundo devanado se cortocircuita y el tercero queda abierto (lo que permite medir Zcc12); y en la
otra, el segundo arrollamiento queda abierto y el tercero se cortocircuita (con lo que se mide
Zcc13). De esta forma, el circuito equivalente de un transformador de tres arrollamientos tiene dos
impedancias serie, tal y como se representa en la Figura 9.17.
Transformadores de potencia y de distribución 259

Figura 9.17. Símbolo y circuito equivalente referido al primario de un transformador de tres de-
vanados.

Al indicar el símbolo de acoplamiento de un transformador de tres devanados, se utiliza el


mismo código de letras visto para indicar la conexión de cada devanado, escrito en orden
descendente de tensión asignada y con el índice horario detrás de la letra de conexión de los
arrollamientos de media y baja tensión. Si el tercer arrollamiento está conectado en triángulo para
compensar las corrientes homopolares y no está destinado para conectar a él una carga trifásica
externa, se indica simplemente añadiendo "+d” al final del símbolo de acoplamiento.
Por ejemplo, para un transformador de tres devanados con el arrollamiento de alta de 230 kV
en estrella con neutro accesible, otro arrollamiento de 63 kV también en estrella con neutro
accesible y con las tensiones en fase respecto a las de alta, y un tercer devanado de 7,2 kV en
triángulo con las tensiones retrasadas 150º respecto al de alta, su símbolo de acoplamiento es
YNyn0d5. Si el arrollamiento en triángulo sólo estuviese para compensar las corrientes
homopolares, el símbolo de acoplamiento sería YNyn0+d.

9.3. Transformadores de distribución

Como se indicó en la clasificación realizada en el Apartado 9.1, dentro de los transformadores de


potencia se distinguen los transformadores de distribución que son aquellos que conectan redes de
M.T. con redes de B.T. y los que se encuentran en las redes de B.T. Son transformadores de
distribución, por ejemplo, los que se instalan en los centros de transformación (Figura 9.18).
Las normas ya indicadas aplicables a estos transformadores, establecen los valores eficaces de
las tensiones máximas de servicio que se pueden aplicar al devanado de alta tensión, que van de 3,6
a 36 kV, con unas potencias asignadas comprendidas entre 25 y 2500 kVA para los transformadores
sumergidos en líquido aislante y entre 100 y 2500 kVA para los de tipo seco. En los dos casos y para
cualquier potencia, la refrigeración es natural.
En cuanto a la impedancia de cortocircuito, existe una gama de valores aconsejables dados por
las normas, que se resume en la Tabla 9.1. En la segunda columna de esa misma tabla se muestran
los valores normalizados de potencia asignada, destacándose en negrilla los valores preferentes
recomendados. En la Tabla 9.2 se recogen las tensiones máximas de servicio para las tensiones
asignadas normalizadas que pueden ser utilizadas.
260 Tecnología eléctrica

Figura 9.18. Transformador de distribución de un centro de transformación.

Tabla 9.1. Relación entre los valores de la impedancia de cortocircuito y las potencias asignadas
para transformadores de distribución.

Impedancia de Potencias asignadas (kVA)


cortocircuito (%) (en negrilla los valores preferentes)
4(1) ó 4,5 (2) 25, 50, 63,100, 160, 200, 250, 315, 400, 500, 630,
6 250, 315, 400, 500, 630, 800,1000, 1250,1600, 2000, 2500
(1) para Ur ≤ 24kV,(2) para Ur ≤ 36kV

Tabla 9.2. Tensiones máximas de servicio, Um, y tensiones asignadas normalizadas Ur.

Um (kV) Ur( kV) Um (kV) Ur( kV)


3,6 3 a 3,3 7,2 5 a 6,6
12 10 a 11,5 17,5 12a 16
24 20 a 22 36 25 a 34,4
Transformadores de potencia y de distribución 261

La tensión asignada normalizada en baja tensión es 420 V, con un valor de 1,1 kV para el
material de los arrollamientos. También existe la tensión normalizada de 242 V, que se obtiene
mediante una toma intermedia del devanado de baja de 420 V.
Los devanados de alta de los transformadores de distribución también pueden tener más de
una tensión asignada, que pueden seleccionarse mediante puentes bajo la tapa o bien sobre ella
mediante un cambiador de tomas sin tensión. En caso de haber tomas, estarán en el lado de alta y
deben ser de ±2,5% y ±5% de su tensión asignada, y de la de mayor nivel si hubiese varias. Para
cualquiera de las tensiones asignadas, la potencia asignada del transformador debe mantenerse.
La norma UNE 21428 [10] recoge los valores de la impedancia de cortocircuito, de las
pérdidas debidas a la carga a 75 °C, de las pérdidas de vacío y de los niveles de ruido para los
transformadores de distribución en baño de aceite. La norma UNE 21538 [11] recoge estos
mismos valores para los transformadores de distribución de tipo seco.
En cuanto a la conexión de los devanados, puede ser cualquiera de las tres vistas (en estrella,
en triángulo y en zig-zag) y su elección depende principalmente de las condiciones de
funcionamiento del transformador.
La conexión en estrella se utiliza en los arrollamientos de alta tensión y principalmente
cuando se necesita el neutro accesible por razones de la carga. La conexión en triángulo es la más
frecuente y se utiliza cuando existen corrientes elevadas y cuando existen desequilibrios en la
carga, ya que evita que las corrientes homopolares pasen del lado de baja al de alta. Por último, la
conexión en zig-zag, que se hace siempre en el devanado de baja tensión, permite disponer de un
neutro accesible y, además, se comporta bien ante desequilibrios provocados por la conexión de
cargas monofásicas, ya que por su construcción reparte ese desequilibrio entre dos fases.
El índice horario de los transformadores de distribución se recomienda que sea siempre el
mismo para evitar así en lo posible errores en la instalación. Conforme a la norma UNE 21428, los
símbolos de acoplamiento utilizados deben ser Dyn11 o Yzn11, eligiéndose el primero para
potencias asignadas superiores a 160 kVA. Para transformadores de distribución bitensión en baja,
el símbolo de acoplamiento debe ser siempre Dyn11, para que no cambie el índice horario. Como
se observa, estas conexiones permiten disponer siempre de un neutro accesible en el lado de baja
tensión. Teniendo en cuenta que se pueden conectar cargas monofásicas en baja, el conductor de
neutro debe ser dimensionado para la corriente asignada del transformador, es decir, debe ser de la
misma sección que los conductores de línea.

9.3.1. Transformadores de distribución de tipo sumergido en aceite

El líquido aislante, como ya se ha indicado, tiene dos funciones que son la de aislante eléctrico y la
de refrigerante para evacuar el calor producido en los arrollamientos y en el núcleo del
transformador. El líquido aislante más utilizado es el aceite mineral, cuyas características deben ser
conformes con las indicadas en las normas UNE 21320 [9]. También se pueden utilizar otros
líquidos aislantes, como la silicona, siempre que sean biodegradables y no sean tóxicos ni
contaminantes para el medio ambiente.
Los transformadores de distribución sumergidos en líquido aislante que tengan una potencia
igual o inferior a 1000 kVA, pueden ser:
 Con cuba elástica de llenado integral. En este caso, el líquido aislante llena
completamente la cuba, que está herméticamente cerrada. Por este motivo, la cuba debe
tener la capacidad de deformación suficiente para poder absorber la dilatación del líquido
aislante (Figura 9.19).
262 Tecnología eléctrica

Figura 9.19. Transformación de distribución de llenado integral en intemperie.

 De cámara de aire bajo la tapa. En este tipo de transformadores, entre la superficie del
líquido aislante y la tapa de la cuba queda una capa de aire que es la que absorbe las
variaciones de volumen del aceite debidas al calentamiento. Sobre la tapa tienen una
válvula de alivio de sobrepresión, con la salida de gases dirigida hacia la tapa.
Para potencias superiores a 1000 kVA, el transformador debe disponer de un depósito de
expansión con desecador. Su objetivo es permitir las variaciones del volumen del aceite que se
producen por su dilatación durante los ciclos de funcionamiento del transformador y para limitar
el contenido de humedad en el líquido aislante que éste absorbe en la superficie de contacto con
el aire. En estos transformadores existe también un relé de gases, conocido como relé Buchholz,
situado en el conducto entre la cuba y el depósito, cuya función es controlar la velocidad de
circulación y el contenido de gases del líquido aislante (Figura 9.20). Este relé es un elemento de
protección del transformador importante ya que detecta la existencia de daños internos (como,
por ejemplo, pérdida del líquido de refrigeración, velocidad inadecuada o formación de gases por
la descomposición del líquido al producirse en él un arco eléctrico), en cuyo caso da la orden de
desconexión del transformador.
Tanto en los transformadores con depósito de expansión como en los de cámara de aire bajo
la tapa, la cámara de aire debe permitir la expansión del líquido aislante correspondiente a una
variación de temperatura de 100 C. Para conocer el nivel del líquido aislante, el transformador
dispone de un indicador del nivel que puede ser de tipo mirilla, que permite ver el líquido aislante
en todo el rango de temperaturas entre 0 °C y 100 °C, o un indicador magnético de aguja. Para
asegurar que, en cualquier situación de instalación, el indicador del nivel del líquido aislante está
visible, debe haber dos indicadores situados en las dos caras de mayor dimensión de la cuba, en
Transformadores de potencia y de distribución 263

Figura 9.20. Detalle del depósito de expansión de un transformador de distribución, con el indicador del
nivel del líquido aislante y del relé de gases.

los de cámara de aire bajo la tapa, y en las dos caras planas del depósito, en los de depósito de
expansión (Figura 9.20). La presencia o no del indicador del nivel del líquido aislante permite
distinguir a simple vista los transformadores de cámara de aire bajo la tapa de los de llenado
integral.
Para conocer las características del líquido aislante y su mantenimiento, la parte inferior de
la cuba dispone de un dispositivo para su vaciado y para la toma de muestras de aceite para su
análisis. Con el mismo objetivo, en la tapa de la cuba se encuentra el dispositivo de llenado y en
la zona de baja tensión, y en las proximidades de un colector del radiador (si lo tiene), se instala
un dispositivo que permita medir la temperatura del líquido aislante.
La cuba debe estar diseñada para soportar todos los esfuerzos debidos a las sobrepresiones
y depresiones en las condiciones más extremas de servicio, y para soportar el peso y los
esfuerzos correspondientes a la suspensión del transformador lleno de aceite. Si la cuba tiene
ruedas, éstas deben estar bloqueadas durante el funcionamiento del transformador.
Las conexiones externas de los devanados de alta tensión pueden ser mediante pasatapas de
tipo abierto, pasatapas de tipo enchufables o cajas de cable. Para los devanados de baja tensión
pueden ser pasatapas de tipo abierto, pasatapas de barras multipolares o cajas de cables. Los
diseños de todas estas conexiones y sus distancias de separación están también normalizados
(Figura 7.17).
264 Tecnología eléctrica

Los transformadores de distribución se construyen completamente en fábrica y se trasladan al


lugar de utilización. Para facilitar su transporte e instalación, sus dimensiones máximas (incluido el
depósito de expansión si lo tiene) están normalizadas en función de la potencia asignada.

9.3.2. Transformadores de distribución de tipo seco

Los transformadores de distribución de tipo seco pueden construirse con sus devanados encapsu-
lados en un aislamiento sólido (normalmente resinas epoxi) o no encapsulados.
Normalmente los transformadores de distribución de tipo seco se instalan en el interior, y en el
caso de hacerlo en el exterior es necesario dotarles de una envolvente de protección. Según sea esa
envolvente, los transformadores de tipo seco se clasifican en:
■ Herméticos. El transformador está dentro de la envolvente en una atmósfera de aire o de otro
gas que hay dentro de ella; la envolvente está cerrada herméticamente por lo que no puede
haber ningún tipo de intercambio entre su contenido y el exterior.
■ Con envolvente cenada. La envolvente de protección está construida de forma que el aire que
circula por los arrollamientos y el núcleo no es el aire exterior, aunque puede haber
intercambios con la atmósfera.
■ Con envolvente abierta. La envolvente de protección está construida de forma que es el aire
exterior el que circula por los arrollamientos y el núcleo del transformador para refrigerarlos.
■ Sin envolvente. El transformador no tiene envolvente de protección.
En el caso de estar instalados dentro de una envolvente, según sea ésta y el modo de
refrigeración, se debe tener en cuenta la correspondiente reducción de carga admisible debida al
calentamiento. En cualquier caso en la placa de características del transformador, entre otras, se
deben indicar las clases climáticas y ambientales y la clase de comportamiento contra el fuego (como
mínimo clase F0) para las que está diseñado.

Figura 9.21. Transformador de tipo seco, no encapsulado y sin envolvente.


Transformadores de potencia y de distribución 265

En los transformadores de tipo seco herméticos, conforme a la norma UNE-EN 60726 [13],
en la placa de características se debe indicar también el gas de llenado, el rango de presión de
funcionamiento, las presiones máxima y mínima para las que está diseñada la envolvente y la
temperatura y presión del gas de llenado en el momento del sellado de la envolvente.
Las conexiones externas de los devanados se realizan mediante pletinas normalizadas de
cobre u otro material conductor compatible galvánicamente con el cobre.
Por último, para facilitar su transporte e instalación las dimensiones máximas de los trans-
formadores de distribución de tipo seco están normalizadas en función de la potencia asignada y de
que la tensión asignada sea menor o igual a 24 kV o sea 36 kV.

9.4. Ensayos normativos

Los transformadores de potencia se someten a un conjunto de ensayos normalizados. Los ensayos se


clasifican en tres categorías: ensayos individuales, ensayos de tipo y ensayos especiales.
Los ensayos individuales son aquellos a los que se someten todos los transformadores que se
fabrican y que sirven para calificar la producción. Por tanto se realizan por el fabricante, que es
quien debe emitir y certificar el correspondiente protocolo de ensayos de cada transformador. Son
ensayos individuales los de:
■ Medida de la resistencia de los arrollamientos.
■ Medida de la relación de transformación y comprobación del acoplamiento.
■ Medida de la impedancia de cortocircuito y de las pérdidas debidas a la carga (ensayo de
cortocircuito).
■ Medida de las pérdidas y de la corriente de vacío (ensayo de vacío).
■ Ensayos dieléctricos individuales, como tensión aplicada, tensión inducida e impulsos tipo
rayo si la tensión máxima Um es mayor o igual que 300 kV.
■ Ensayos en los cambiadores de tomas de regulación en carga, si son necesarios.
Los ensayos de tipo sirven para calificar el diseño, por lo que se realizan sobre un transfor-
mador que representa el diseño. Lógicamente, los ensayos individuales están también incluidos
dentro de esta categoría. Son ensayos de tipo los siguientes:
■ Ensayos de calentamiento.
■ Ensayos dieléctricos de tipo, como impulsos tipo rayo si la tensión máxima Um es inferior a
300 kV.
Los ensayos especiales son ensayos que por su naturaleza y características (ensayos po-
tencialmente destructivos, caros, para comprobar un requisito no convencional, etc.) no son de tipo,
aunque también sirven para caracterizar el diseño. Aunque estos ensayos también están
normalizados, se realizan por acuerdo entre el fabricante y el cliente. Son ensayos especiales los
siguientes:
■ Ensayos dieléctricos especiales, como impulsos sobre neutro.
■ Medida de la capacidad entre arrollamientos y entre arrollamientos y tierra.
■ Medida de las características de transmisión de tensiones transitorias.
■ Medida de las impedancias homopolares, en transformadores trifásicos.
■ Capacidad de soportar cortocircuitos.
■ Determinación del nivel de ruido.
■ Medida de armónicos de la corriente de vacío.
266 Tecnología eléctrica

 Medida de la potencia consumida por los motores de las bombas de aceite y de ventilación.
 Medida de la resistencia de aislamiento de los arrollamientos respecto de tierra y/o medida
del factor de disipación de las capacidades del sistema de aislamiento.
 Ensayo de baja temperatura (sólo para transformadores de potencia de tipo seco).
 Ensayo de aptitud a las clases de comportamiento al fuego (sólo para transformadores de
potencia de tipo seco).
Por último, existe un conjunto de ensayos complementarios a los anteriores que se aplican a los
transformadores de una determinada clase. Esos ensayos complementarios, a su vez, también pueden
ser individuales, de tipo o especiales.
Así, por ejemplo, la medida de descargas parciales es un ensayo individual complementario para
los transformadores de distribución de tipo seco con arrollamientos encapsulados (y que, por lo tanto,
debe realizarse a todas las unidades fabricadas). El ensayo de ruido es también un ensayo individual
complementario para los transformadores de distribución sumergidos en un líquido aislante sintético.
Los ensayos de resistencia y estanqueidad a la sobrepresión, de resistencia al vacío y de las
características de la pintura exterior de la cuba, son ensayos de tipo complementarios para los
transformadores de distribución sumergidos en un líquido aislante.

9.5. Bibliografía

[1] S.J. Chapman. Máquinas eléctricas. Ed. McGraw-Hill, 2005.


[2] J. Fraile. Máquinas eléctricas. Ed. McGraw-Hill, 2003.
[3] E. Ras. Transformadores de potencia, de medida y de protección. Ed. Marcombo. 1983.
[4] J. Sanz Feito. Máquinas eléctricas. Ed. Prentice Hall, 2002.
[5] G.G. Seip. Instalaciones eléctricas. Tomo 1. Ed. Siemens, 1989.
[6] UNE 20110. Guía de carga para transformadores de potencia sumergidos en aceite.
AENOR.
[7] UNE 20178. Transformadores de potencia de tipo seco. AENOR.
[8] UNE 20182. Guía de carga para transformadores de potencia de tipo seco. AENOR.
[9] UNE 21320. Fluidos para aplicaciones electrotécnicas. AENOR.
[10] LTNE 21428. Transformadores trifásicos sumergidos en aceite para distribución en baja
tensión de 50 kVA a 2500 kVA, 50 Hz, con tensión más elevada para el material de hasta
36 kV. AENOR.
[11] UNE 21538. Transformadores trifásicos de tipo seco para distribución en baja tensión de
100 kVA a 2500 kVA, 50 Hz, con tensión más elevada para el material de hasta 36 kV.
AENOR.
[12] UNE-EN 60076. Transformadores de potencia. AENOR.
[13] UNE-EN 60726. Transformadores de potencia de tipo seco. AENOR.
10
Capítulo

ESQUEMAS DE DISTRIBUCION
EN BAJA TENSIÓN. TIERRAS
El objeto de este capítulo es la descripción de los distintos tipos de esquemas de distribución
de baja tensión normalizados, dependiendo de la conexión de las masas y del neutro a
tierra y el establecimiento de los requisitos generales que dichas conexiones deben cumplir.
Inicialmente se describen físicamente los esquemas de conexión de masas y neutro de las
redes TT, TN-S, TN-C, TN-C-S e IT, señalando sus características y diferencias fundamentales.
Seguidamente, se pasa a describir la finalidad de la puesta a tierra de los sistemas eléc-
tricos, tanto de las masas, por motivos de protección contra contactos indirectos, como del
neutro de generadores y transformadores, para referendarios a un potencial común y tam-
bién para otros fines de protección, como la puesta a tierra de pararrayos o seccionadores.
A continuación, se describen de manera general, los elementos que constituyen el circuito
de tierra y se explica la manera de realizar un cálculo práctico de la resistencia de puesta a
tierra, dependiendo de los elementos utilizados en la toma de tierra (placa, pica, mallado o
conductor) y de la resistividad de los diferentes tipos de terreno.
Posteriormente se definen la tensión de paso y la tensión de contacto, que son dos pará-
metros de gran importancia para la verificación de las instalaciones de puesta a tierra. En
este sentido, se describen los valores establecidos por el Reglamento Electrotécnico para
Baja Tensión [3], en la ITC-BT-24, para las tensiones de contacto máximas y se expone lo
establecido por el Reglamento sobre Centrales Eléctricas, Subestaciones y Centros de
Transformación [4], en la instrucción MIE-RAT-13, que describe el método de determinación
de los valores máximos de dichos parámetros para un centro de transformación, partiendo
de la resistividad del terreno y del tiempo de actuación de las protecciones.
Seguidamente, se describen los esquemas generales de la instalación de puesta a tierra en
baja tensión, definiendo sus partes principales y formas de dimensionarlas.
Por último, se describe el método de medida de la resistencia de puesta a tierra y de las
tensiones de paso y contacto en una instalación, tanto para el centro de transformación,
como para la instalación interior de baja tensión y cuyos valores han de compararse con los
límites calculados en el apartado anterior.
268 Tecnología eléctrica

10.1. Esquemas de distribución TN, TT e IT

Como se ha visto en capítulos anteriores, los requisitos de aislamiento y los valores de corriente
que se pueden producir en condiciones de defecto tienen una relación muy directa con la
resistencia de puesta a tierra en la instalación. Es por ello que el diseño de las protecciones de una
instalación está íntimamente relacionado con el régimen de puesta a tierra del neutro, de su
distribución en la instalación y de su relación con la puesta a tierra en las masas de los puntos de
utilización del circuito.
Los esquemas de distribución se clasifican en función de las conexiones a tierra de la red de
distribución (red de alimentación), por un lado, y de las masas de la instalación receptora, por
otro. Se designan mediante dos o tres letras, según el tipo. La primera letra indica la forma de
conectar el neutro a tierra, de manera que se utiliza una “T” para indicar que el neutro del
transformador se refiere a tierra en el centro de transformación y se usa una "I” para indicar que el
neutro de la instalación en el centro de transformación está aislado de tierra o conectado a ésta por
una impedancia de valor elevado.
La segunda letra puede ser igualmente una "T” si las masas de los receptores de utilización
están conectadas directamente a tierra, independientemente de la eventual puesta a tierra de la
alimentación y puede ser una “N” si las masas están conectadas directamente al neutro de la red
de alimentación.
La tercera letra, utilizada sólo en las redes TN, se refiere a la situación relativa del conductor
neutro y del conductor de protección (CP), siendo una “S‘7 si las funciones de neutro y de
protección están aseguradas por conductores separados y una “C” si las funciones de neutro y de
protección están combinadas en un solo conductor (llamado entonces conductor CPN).
Según esto, los esquemas posibles recogidos en el Reglamento Electrotécnico para Baja
Tensión son: TN, TT e IT.

10.1.1. Esquema TN

Los esquemas TN tienen el neutro de la alimentación conectado directamente a tierra y las


masas de los receptores están conectadas a dicho punto mediante conductores de protección.
Existen tres tipos de esquemas TN, según la disposición relativa del conductor neutro y del
conductor de protección:
■ Esquema TN-S, en el que el conductor neutro y el de protección son distintos en todo el
esquema, pero conectados a tierra en un mismo punto en el transformador (Figura 10.1).
■ Esquema TN-C, en el que las funciones de neutro y protección están combinados en un
solo conductor en todo el esquema (Figura 10.2).
■ Esquema TN-C-S, es una combinación de los dos esquemas anteriores, en el que las
funciones de neutro y protección están combinadas en un solo conductor únicamente en
una parte del esquema (Figura 10.3).
En los esquemas TN cualquier intensidad de defecto franco fase-masa o fase-tierra es una
intensidad de cortocircuito. El bucle de defecto está constituido exclusivamente por elementos
conductores metálicos.
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 269

Figura 10.1. Esquema de distribución tipo TN-S.

Figura 10.2. Esquema de distribución tipo TN-C.

Figura 10.3. Esquema de distribución tipo TN-C-S.


270 Tecnología eléctrica

Figura 10.4. Esquema de distribución tipo TT.

10.1.2. Esquema TT

El esquema TT tiene el neutro de la alimentación conectado directamente a tierra en el transfor-


mador. Las masas de la instalación receptora están conectadas a una toma de tierra separada de la
toma de tierra de la alimentación (Figura 10.4).
Tal y como ya se ha visto en los ejemplos de cálculo del Capítulo 8, relativo a los aparatos de
maniobra de circuitos, en este tipo de esquema, las intensidades de defecto fase-masa o fase-tierra
pueden tener valores inferiores a los de cortocircuito, pero pueden ser suficientes para provocar la
aparición de tensiones de contacto peligrosas, como también se vio en el Capítulo 7, dedicado a
centros de transformación y aislamientos.

10.1.3. Esquema IT

El esquema IT no tiene ningún punto de la alimentación conectado directamente a tierra. Las masas
de la instalación receptora están puestas directamente a tierra (Figura 10.5).
En este esquema la intensidad resultante de un primer defecto fase-masa o fase-tierra, tiene un
valor lo suficientemente reducido como para no provocar la aparición de tensiones de contacto
peligrosas.
La limitación del valor de la intensidad resultante de un primer defecto fase-masa o fase-tierra
se obtiene bien por la ausencia de conexión a tierra en la alimentación, o bien por la inserción de
una impedancia suficientemente grande entre un punto de la alimentación (generalmente el

Figura 10.5. Esquema de distribución tipo IT.


Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 269

neutro) y tierra. A este efecto puede resultar necesario limitar la extensión de la instalación para
disminuir el efecto capacitivo de los cables con respecto a tierra, ya que a mayor longitud
menor es la impedancia equivalente a tierra.
En este tipo de esquema se recomienda no distribuir el neutro, para evitar que éste quede a
tensión simple respecto a tierra en caso de defecto.

10.1.4. Condiciones de protección aplicables

Como se verá en los Capítulos 11 y 12, dedicados a protecciones contra el choque eléctrico y
contra sobreintensidades y sobretensiones, la elección del sistema de puesta a tierra del neutro
de la instalación condiciona el tipo de protecciones a colocar y el mantenimiento necesario.
Como ejemplo, hay que indicar que en los sistemas TT se requiere de protección
diferencial para proteger contra los choques eléctricos por contactos indirectos producidos por
fallo de aislamiento, dado que las corrientes de defecto entre fase y tierra son pequeñas para los
valores de las impedancias del bucle entre la tierra y el neutro habituales.
En redes TN, en cambio, las corrientes de defecto a tierra son muy elevadas, ya que la
resistencia del bucle tierra-neutro es la impedancia del propio conductor CPN en redes TN-C, o
la suma de las impedancias de los conductores CP y N en redes TN-S, que es muy pequeña en
ambos esquemas, con lo que en caso de defecto fase-tierra, los propios dispositivos de
protección contra sobreintensidades servirán para proteger contra las tensiones de contacto
peligrosas, generadas en las masas por dicho defecto. Por el contrario, un fallo en la continuidad
del neutro o de su puesta a tierra podría dar lugar a que se crearan tensiones peligrosas en las
masas, con corrientes de defecto bajas, equivalentes a las de las redes TT, con lo que las
protecciones contra sobreintensidades podrían no actuar, dejando las masas a tensiones
peligrosas. Por tanto, aunque necesiten menos protecciones (no necesitan diferencial), las redes
TN requieren mayor mantenimiento.
Por último, en redes IT, el primer defecto de aislamiento no supondría un riesgo directo de
choque eléctrico, dado que al estar aislado y no distribuirse el neutro, cuando se produce un
defecto entre una de las fases y tierra, la fase en cuestión queda al potencial de tierra. Las otras
fases quedarían a tensión nominal con respecto a tierra, con lo que la situación sería equivalente
a la de la red TN, salvo en que la tensión de las otras fases respecto a tierra sería \Í3 veces la
tensión entre fase y tierra/neutro de la configuración TN. Para proteger los aislamientos y evitar
los riesgos en caso de un segundo defecto, se debe colocar un detector de fallo de aislamiento en
la instalación que permita detectar y avisar del primer fallo, de manera que, aunque no
interrumpa el suministro como hacen las otras protecciones, permita la reparación lo antes
posible.
De lo explicado anteriormente se puede deducir que la elección del tipo de configuración
en un circuito no puede ser arbitraria, dado que si a una red TT le añadimos un circuito con
configuración TN estaremos modificando la configuración original a configuración TN, lo que
afectará a su protección.
Por este motivo en los diferentes países la configuración de las redes de baja tensión de uso
público está predeterminada (TT en España y Francia y TN en Inglaterra y Alemania, por
ejemplo). Pero esto no sería un problema si los circuitos de configuración diferente se
alimentan de su propio transformador de distribución de forma separada del resto, por lo que el
Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión admite que, en aplicaciones comerciales e
industriales, se puedan utilizar circuitos en configuraciones diferentes, si su conexión a la red
272 Tecnología eléctrica

se hace a través de un transformador de distribución propio y se cumplen los requisitos de


protección correspondientes a cada sistema.
Por ello, en algunas aplicaciones industriales es habitual la utilización de redes IT para la
conexión de grandes máquinas o cadenas de fabricación, con el fin de evitar paradas intempestivas
por fallos de aislamiento, o por la actuación imprevista de protecciones cuando se supera
transitoriamente el umbral de disparo de los interruptores diferenciales o magnetotérmicos en uso
normal. La actuación del detector de fallo de aislamiento no implica la desconexión y parada de la
producción, con las consiguientes ventajas, pero por el contrario, el circuito debe estar alimentado
separadamente del resto de circuitos de la fábrica con configuraciones diferentes.

10.2. Puesta a tierra


La puesta a tierra es la unión eléctrica directa, mediante un conductor o grupo de conductores, de
una parte conductora con un electrodo o grupos de electrodos enterrados en el suelo.
El objeto principal de las puestas a tierra se resume en las siguientes cuatro funciones:
■ Evitar que aparezcan diferencias de potencial peligrosas en el conjunto de instalaciones,
edificios y superficie próxima del terreno.
■ Permitir el paso a tierra de las comentes de defecto o las de descarga de origen
atmosférico, asegurando la adecuada actuación de las protecciones en caso de fallo de
aislamiento.
■ Eliminar o disminuir el riesgo que supone una avería o mal funcionamiento en los
materiales eléctricos utilizados.
■ Establecer la configuración de los distintos tipos de redes de distribución (TN, TT o IT).
Pero además de alcanzar dichos objetivos, el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión
establece que la puesta a tierra debe cumplir las siguientes condiciones:
■ El valor de la resistencia de puesta a tierna debe ser conforme a las normas de protección
y de funcionamiento de la instalación y se debe mantener de esta manera a lo largo del
tiempo.
■ Las corrientes de defecto a tierra y las corrientes de fuga deben poder circular sin peligro,
particularmente desde el punto de vista de solicitaciones térmicas, mecánicas y eléctricas.
■ La solidez o protección mecánica debe quedar asegurada con independencia de las
condiciones estimadas de influencias externas.
■ Deben contemplarse los posibles riesgos debidos a electrólisis que pudieran afectar a otras
partes metálicas.
La tierra representa la referencia de potencial (0 V) de la instalación, pero puntualmente, la
tensión en determinadas zonas del terreno es diferente de la de referencia. Cuando se inyecta una
corriente apreciable a través del electrodo de puesta a tierra, se genera en diferentes puntos de la
superficie del terreno, un gradiente de potencial que es función de la resistividad de éste y de la
distribución de corriente en él.
Para explicar el fenómeno y poder dar un valor a la tensión generada al paso de la corriente,
se debe partir del campo eléctrico que crea la corriente difundida en el terreno Id, a partir de un
electrodo semiesférico de radio R como el que se representa en la Figura 10.6.
A partir de las ecuaciones de Maxwell, considerando el campo eléctrico creado por las
I
corrientes de conducción (de densidad de corriente Jd = d ) y despreciando las corrientes de
S(x)
desplazamiento [1] se tiene que, suponiendo que la tierra es un medio homogéneo e isotrópico a
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 273

Figura 10.6. Distribución de corriente en una sección de terreno con electrodo semiesférico, de
radio R, enterrado superficialmente, y tensión transferida correspondiente.

la corriente eléctrica, el campo eléctrico radial en función de la distancia x al punto de inyección


vendrá dado por:

(10.1)

Y la diferencia de tensión entre el electrodo y cualquier punto sobre el terreno a una


distancia x de él vendrá dada por:

(10.2)

El gradiente de potencial es tal que, a una distancia x suficientemente grande, el potencial


en el terreno será el de referencia (0 V). En la práctica esta distancia depende de la máxima
corriente de defecto aplicable, siendo habitual distancias del orden de 20 m en instalaciones de
baja tensión y 50 m en las de media tensión. Sustituyendo los valores correspondientes en la
fórmula obtenida anteriormente y con U(x) = 0 a una distancia x lo suficientemente grande para
que ρId/(2πx) sea despreciable, la diferencia de tensión entre la superficie del electrodo y la
274 Tecnología eléctrica

Figura 10.7. Equivalente eléctrico de la tierra para cálculo de la corriente de defecto en un esquema
de distribución con neutro referido a tierra (TT).

tierra a la tensión de referencia es:

(10.3)

que representa la tensión del electrodo respecto al potencial cero, con lo que la resistencia equivalente
de la tierra en ese punto es:

(10.4)

A distancias x, intermedias entre el electrodo y el punto a potencial de referencia de tierra, la


tensión seguirá la función:

(10.5)

tal y como se representa en la Figura 10.6.


Esto supone que la tensión del terreno irá disminuyendo a medida que nos separamos del
electrodo hasta alcanzar el punto de potencial 0 V, donde el terreno no presenta resistencia alguna
al paso de la corriente.
Por todo lo anterior, la tierra en los circuitos eléctricos se representa como una resistencia RE,
cuyo valor será dependiente de la resistividad del terreno y de la geometría del electrodo. Si el
circuito equivalente a considerar utiliza electrodos de puesta a tierra para la entrada y salida de
corriente, se deberán considerar las resistencias correspondientes en cada uno de los puntos de
puesta a tierra que intervienen en el circuito, como las que se representan en la Figura 10.7 (RB y
Rt).
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 275

Tabla 10.1. Expresión de la resistencia de puesta a tierra en función del tipo de electrodo.

Electrodo Resistencia de Tierra en Ω


Placa enterrada vertical o profunda R = 0,8 ρ/P

Placa enterrada horizontal o superficial R= 1,6 ρ/P

Pica vertical R = ρ/L

Conductor enterrado horizontalmente R = 2 ρ/L

Malla de tierra R= ρ/4r +ρ/L

p, resistividad del terreno (Ω.m)


P , perímetro de la placa (m)
L, longitud de la pica o del conductor (m)
r, radio del circulo de superficie igual a la cubierta por la malla (m)

10.3. Cálculo de la resistencia de puesta a tierra

La estimación del valor de la resistencia de puesta a tierra es muy importante en el diseño de las
instalaciones, dado que la selección de las características de las protecciones a utilizar está
directamente relacionada con su valor, que debe luego ser confirmada mediante medidas. La
estimación de la resistencia de tierra es necesaria, por ejemplo, para el cálculo de las secciones
del conductor de tierra, de la corriente de actuación residual asignada de los dispositivos
diferenciales y de las tensiones transferidas admisibles por el equipo eléctrico, tal como veremos
en este capítulo y en el Capítulo 12 dedicado a la protección contra los choques eléctricos.
De manera similar a como se ha obtenido la expresión de la resistencia de puesta a tierra con
un electrodo semiesférico, se puede determinar la correspondiente para otros tipos de electrodos
habitualmente utilizados en la puesta a tierra, como los que se recogen en la Tabla 10.1.
Pero tal y como refleja la tabla anterior, para la estimación del valor de resistencia es
necesario conocer el valor de la resistividad del terreno en cada caso. El Reglamento
Electrotécnico para Baja Tensión establece valores orientativos a considerar según la
composición de las tierras, que se indican en la Tabla 10.2.
Estos valores de resistividad son variables en el tiempo, fundamentalmente por motivos
meteorológicos. Si el electrodo de puesta a tierra está enterrado a una cierta profundidad o si se
encuentra más próximo a la superficie, la acción de las lluvias, hielo y otros factores, pueden
hacer que la variación estacional de la resistencia de puesta a tierra sea mayor (de hasta el 30% en
algunos casos). Por ello, el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión prescribe una
profundidad mínima de enterramiento del electrodo de 0,5 m y las guías del citado reglamento
recomiendan que, en zonas donde se produzcan heladas habitualmente, la profundidad mínima
sea de 0,8 m.
Adicionalmente, no siempre será fácil conocer el tipo de terreno en el que se establece una
instalación, ni siempre el terreno tiene una composición regular y uniforme, por lo que otra forma
de aproximar los valores en función del tipo de terreno sobre el que se edifica, es la dada en la
Tabla 10.3, aunque de la clasificación y los valores reflejados en ella es fácil entender que el
cálculo será menos preciso que con los valores dados en la Tabla 10.2.
276 Tecnología eléctrica

Tabla 10.2. Valores orientativos de la resistividad en función de la naturaleza del terreno.

Naturaleza terreno Resistividad en Ω.m


Terrenos pantanosos de algunas unidades a 30
Limo 20 a 100
Humus 10 a 150
Turba húmeda 5 a 100

Arcilla plástica 50
Margas y Arcillas compactas 100 a 200
Margas del Jurásico 30 a 40

Arena arcillosas 50 a 500


Arena silícea 200 a 3000
Suelo pedregoso cubierto de césped 300 a 5000
Suelo pedregoso desnudo 1500 a 3000

Calizas blandas 100 a 300


Calizas compactas 1000 a 5000
Calizas agrietadas 500 a 1000
Pizarras 50 a 300
Roca de mica y cuarzo 800

Granitos y gres procedente de 1500 a 10000


alteración
Granito y gres muy alterado 100 a 600

Tabla 10.3. Valores medios aproximados de la resistividad en función del tipo de terreno.

Naturaleza del terreno Valor medio de la resistividad Ω.m


Terrenos cultivables y fértiles, terraplenes
compactos y húmedos 50

Terraplenes cultivables poco fértiles y


otros terraplenes 500

Suelos pedregosos desnudos, arenas


secas permeables 3000

En cualquier caso, ha de tenerse presente que el cálculo que se realice, sea con tablas más
precisas de valores de resistividad o no. será siempre un valor aproximado que, después de
realizada la instalación, debe confirmarse mediante medidas, obteniendo una resistencia de puesta
a tierra real que debe ser, en cualquier época del año, igual o inferior a la estimada para que los
cálculos realizados a partir de ella puedan considerarse válidos.

EJEMPLO 10.1

El edificio de viviendas del ejemplo tiene una planta de 32 m × 16 m y está sobre un terreno de arenas
arcillosas. La puesta a tierra se hace mediante una malla de conductor de cobre enterrada, que discurre
por todo el perímetro del edificio y une todos los pilares y armaduras metálicas de estos.
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 277

Calcular la resistencia de puesta a tierra del edificio, tanto con la malla como único sistema
de puesta a tierra, como cuando se añaden 10 picas de tierra de 2 m de longitud cada una.
El esquema propuesto está tomado de las Guías del Reglamento Electrotécnico para
Baja Tensión [3] y se representa en la Figura 10.8.

Figura 10.8. Disposición de la malla de puesta a tierra de un edificio (Guías del Reglamento
Electrotécnico para Baja Tensión).

SOLUCIÓN

Para el cálculo de la resistencia de puesta a tierra se utiliza la expresión de la Tabla 10.1, R = ρ/4r
+ ρ/L, donde r, según lo indicado en dicha tabla, se obtendrá por:

nr2 = 16 m · 32 m => r = 12,8 m

En cuanto al valor de L, la longitud del anillo de puesta a tierra de la Figura 10.8, se tiene en
este caso que, L1 = L2 = 16 m y L3 = L4 = 8 m, por lo que L = 3L1 + 3L2 + 3L3 + 3L4 = 144 m.
De esta forma para el anillo como única puesta a tierra, la resistencia será:

Para un valor de ρ de 500 Ωm, que es el más desfavorable asignado al terreno arcilloso en la
Tabla 10.2, se obtiene finalmente una resistencia de puesta a tierra de 13,2 Ω.
Si se añaden 10 picas de 2 m a la malla, sería equivalente a aumentar la longitud L en 20 m,
que aplicando la fórmula anterior se obtendría R = 0,0256p = 12,856 Ω, con lo que la resistencia
no varía sensiblemente. Pero si las picas se separan respecto de la malla a una distancia suficiente
para que las tierras se consideren independientes, la resistencia total será la resultante del paralelo
de las resistencias del anillo y las picas, por tanto si la resistencia de cada pica de 2 m es ρ/2, según
la Tabla 10.2, entonces:

Con lo que la resistencia, en este segundo caso, será de 8,65 Ω que es sensiblemente inferior
a la anterior.
278 Tecnología eléctrica

10.4. Tensión de paso y tensión de contacto

El comportamiento del terreno al paso de la corriente, cuando ésta es de valor apreciadle,


tiene un efecto añadido al de presentar una determinada resistencia. La diferencia de
potencial entre puntos próximos del terreno, cerca del electrodo, puede implicar riesgos para
las personas que transiten por la superficie considerada o que puedan tocar partes metálicas
referidas al potencial de tierra. A partir de este efecto se pueden establecer los conceptos de
tensión de paso y tensión de contacto (Figura 10.9).
La tensión de paso es la que puede establecerse entre los pies de un ser humano
separados 1 m, esto es, la diferencia de potencial existente entre dos puntos de la superficie
separados por un metro.
La tensión de contacto es la que se establece entre la mano y el pie o entre las dos
manos, separadas un metro, cuando se toca una parte metálica puesta a tierra, esto es, la
diferencia de potencia] entre una estructura metálica puesta a tierra y un punto de la
superficie del terreno a una distancia de un metro.
La tensión de contacto puede tener también otro significado más limitativo, que es el
de la máxima tensión que aparece entre una masa metálica accesible, referida al potencial del
electrodo (conectada a él mediante un conductor) y una parte del terreno a potencial de
referencia 0 V, o lo que es lo mismo, Uc = R,Id. Esta es la acepción que tiene la tensión de
contacto en las instalaciones de baja tensión conforme a lo establecido en el Reglamento
Electrotécnico para Baja Tensión, que considera la condición más desfavorable posible
cuando los pies de la persona están lo suficientemente alejados del electrodo para que se
considere a potencial 0 V.
No obstante, el valor de la tensión que realmente se aplica al cuerpo de la persona que
transita o toca una masa metálica puesta a tierra no coincide exactamente con las tensiones de
paso o contacto, tal como se han definido anteriormente. El contacto de los pies o manos con
la superficie del terreno o con la masa, suponen unas resistencias adicionales en el circuito
(Rs), que hacen que la tensión real aplicada al cuerpo sea inferior a la inicialmente
considerada.
De lo anterior se obtienen los conceptos de tensión de paso aplicada (Upa) o la tensión
de contacto aplicada (Uca) que son, respectivamente, la parte de las tensiones de paso o
contacto anteriormente definidas que se aplican a la resistencia propia del cuerpo humano Rh,
cuyo valor se establece en 1000 Ω.
Para clarificar los conceptos anteriores debe prestarse atención a la Figura 10.10, en
donde las relaciones entre las tensiones de paso y contacto y las tensiones aplicadas
correspondientes son:
(10.6)

de donde:

(10.7)

Análogamente:

(10.8)
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 279

Figura 10.9. Tensiones de paso (U p ) y contacto (Uc).


280 Tecnología eléctrica

Figura 10.10. Relación entre las tensiones de paso y contacto [Up y Uc) y las tensiones aplicadas
correspondientes (Upa y Uca).

con lo que:

(10.9)

Como se ha indicado anteriormente, la resistencia del cuerpo humano se estima en 1000 Ω,


tanto para la trayectoria entre los pies, como para la que hay entre la mano y el pie. Por otro lado, la
resistencia de contacto entre los pies y suelo o entre la mano y las masas metálicas pueden
asimilarse a electrodos superficiales de 200 cm2 de superficie. Aplicando la expresión de la Tabla
10.1 correspondiente a un electrodo de placa horizontal cuadrada de superficie 0,02 m2, se tiene:

(10.10)

con lo que la tensión de paso resulta:

(10.11)

y la tensión de contacto queda:

(10.12)
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 281

Existe además un tipo particular de la tensión de paso aplicada que es el que se da en el


acceso a un centro de transformación, donde el local tiene un suelo aislante y su resistividad (ρ*)
es claramente distinta de la de la tierra que lo circunda. En ese caso, donde un pie está sobre la
superficie del centro de transformación y el otro en el terreno, la expresión que relaciona la
tensión de paso y la tensión aplicada es

(10.13)

Para poder aplicar las fórmulas es necesario ahora determinar los valores de las tensiones
máximas de paso y contacto Up, Uc y Up,acceso en la instalación y también las tensiones máximas
admisibles por el cuerpo humano Upa y Uca. Estas últimas se tratarán en el siguiente apartado.
En lo que respecta a las tensiones máximas de paso y contacto, hay que diferenciar las
instalaciones de baja tensión de las instalaciones de media tensión y centros de transformación.

En Baja Tensión
En las instalaciones de baja tensión las tensiones de paso no se utilizan, debido a que las
corrientes de defecto que se producen en ellas son pequeñas frente a las que se dan en alta tensión
y a que las distancias de la instalación al electrodo de puesta a tierra, es muy grande, con lo que no
hay tensión transferida apreciable al terreno.
En cambio, como ya se ha indicado anteriormente en este apartado, se toma como tensión de
contacto aquella de valor igual a la tensión máxima en el electrodo, ya que las masas accesibles
están conectadas, mediante conductores de muy baja resistencia, al electrodo de tierra y la tierra
física donde se localiza la masa está muy alejada de dicho electrodo, con lo que su tensión será la
de referencia (0 V).

U pmax = 0 (10.14)

Ucmáx = IdBTRt (10.15)

En Alta y Media Tensión (Centros de Transformación)


En media tensión, las tensiones de paso y contacto máximas serán función de la geometría
del electrodo de puesta a tierra y de la difusión de la corriente por el terreno. Dado que en los
centros de transformación la puesta a tierra se hace normalmente mediante una malla equivalente
a la explicada en el Ejemplo 10.1, el cálculo de la resistencia de tierra y de la tensión máxima en el
electrodo, se realiza como se indicó en él. Pero además, para determinar las tensiones
correspondientes de paso y contacto se dan factores, como los reflejados en la Tabla 10.4, que
permiten su cálculo a partir de la resistividad del terreno.
La Tabla 10.4 corresponde a un anillo enterrado rectangular de 4 x 3 m, de conductor de
cobre de 50 mm2, con picas de 14 mm de diámetro y longitud según lo reflejado en la primera
columna (Lp). Como se puede observar en dicha tabla, la tensión de paso es del orden de cuatro
veces inferior y la tensión de contacto y la de paso en acceso es aproximadamente dos veces
inferior a la tensión máxima del electrodo, salvo en el caso de malla sin picas.
Estas relaciones aproximadas también se pueden utilizar para el cálculo cuando no se
dispongan de tablas que nos permitan su estimación de manera más precisa, dado que los valores
indicados como aproximados (Rt/4 y Rt/2) son valores conservadores, que darán prácticamente
siempre una tensión superior a la de las tablas. Con todo lo indicado se pueden entonces expresar
282 Tecnología eléctrica

Tabla 10.4. Valores de los factores de cálculo de tensiones de paso y contacto.

Configuración Longitud de Factor de Factor de Factor de


las picas resistencia tensión de tensión de
Lp(m) kr paso contacto
kp kc= Kpacceso
Conductor de cobre de 50 mnr
enterrado a 0.5 m, en forma de
rectángulo de 4m x 3m y sin — 0,137 0,0287 0,0868
picas

Conductor de cobre de 50 mnr


enterrado a 0,5 m, en forma de
rectángulo de 4m x 3m y con 4 2 0,100 0,0231 0,0506
picas de 14 mm de diámetro 4 0,080 0,0178 0,0355
uniformemente repartidas en el 6 0,067 0,0143 0,0270
perímetro 8 0,058 0,0119 0,0217

Conductor de cobre de 50 mm2


enterrado a 0.5 m, en forma de
rectángulo de 4m x 3m y con 8 2 0,088 0,0200 0,0402
picas de 14 mm de diámetro 4 0,067 0,0143 0,0252
uniformemente repartidas en el 6 0,055 0,0110 0,0179
perímetro 8 0,047 0,0089 0,0137

las tensiones máximas de paso y contacto como:

(10.16)

(10.17)

(10.18)

10.5. Condiciones de protección y separación

Las condiciones que determinan la resistencia de puesta a tierra necesaria están, en primer lugar,
relacionadas con la tensión máxima de contacto admisible por el cuerpo humano, verificándose
que se cumple la condición dada por las fórmulas que relacionan las tensiones de paso y contacto
con las aplicadas correspondientes.
En el caso de las instalaciones de baja tensión, la tensión de contacto admisible está fijada por
el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión en 50 V en condiciones normales y en 24 V en el
caso de locales y emplazamientos húmedos.
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 283

Tabla 10.5. Valores de los factores de cálculo de tensiones límite aplicadas de paso y contacto.

t(s) K n U

0,1 < t < 0,9 72 1 Según fórmula

0,9 < t < 3,0 78,5 0,18 Según fórmula

3,0 < t < 5.0 .... .... 64 V

t > 5,0 .... 50 V

Para las instalaciones de media tensión, la instrucción MIE-RAT-13 del Reglamento de


Centrales, Subestaciones y Centros de Transformación, establece que la tensión límite de
contacto aplicada y la tensión límite de paso aplicada, soportables por el cuerpo humano, se
obtiene de las siguientes expresiones:

𝐊𝐊
Uca= (10.19)
𝐭𝐭 𝐧𝐧
y

K
Upa = 10 (10.20)
tn

donde t es el tiempo máximo de actuación de las protecciones y los valores de K y n vienen


dados en la Tabla 10.5.
Las expresiones y valores de los factores que permiten el cálculo de las tensiones límites
soportables anteriores se obtienen de curvas, experimentalmente obtenidas, que relacionan los
efectos fisiológicos producidos por la corriente que circula por el cuerpo humano y determinan
las correspondientes tensiones admisibles, a partir de las resistencias equivalentes del cuerpo,
entre las manos o entre las manos y los pies. En el capítulo 12, dedicado a la protección contra
los choques eléctricos, se describen de manera más detallada dichas curvas experimentales y la
forma de obtener dichas tensiones límite.
En resumen, las condiciones a cumplir son:

En Baja Tensión

Ucamáx = 50V o 24 V ≥ IdBTRt (10.21)


284 Tecnología eléctrica

En Alta y Media Tensión (Centros de transformación)

(10.22)

(10.23)

(10.24)

Pero ésta no es la única condición a cumplir por el sistema de puesta a tierra. La tensión
transferida por tierra puede someter a los aislamientos a tensiones no admisibles. En primer lugar,
se encuentran los aislamientos del cuadro de baja tensión del propio centro de transformación,
que lógicamente está conectado a la misma tierra del centro de transformación, con lo que la
tensión máxima trasferida al electrodo debido a la intensidad en condiciones de defecto en alta
tensión, IdATRt, se convierte en la tensión que debe soportar el aislamiento del cuadro de baja
tensión entre partes activas y la envolvente.
Por ello, los cuadros de baja tensión de los centros de transformación se clasifican en función
de la tensión de aislamiento máxima que pueden soportar (UBTCT) y su elección estará
condicionada al valor de la resistencia de tierra, Rt, de manera que:

IdATRt ≤ UBTCT (10.25)

Pero además hay otras situaciones parecidas a la anterior que pueden limitar el valor máximo
de la resistencia de puesta a tierra. En redes de baja tensión, en donde se distribuye neutro, si la
tierra del neutro no es independiente de la del centro de transformación, se pueden producir
situaciones en las que el aislamiento de los materiales y aparatos de baja tensión conectados en la
red de baja pueden verse sometidos a tensiones trasferidas muy superiores al nivel máximo que
deben soportar.
Como puede observarse en la Figura 10.11, al producirse un fallo de aislamiento entre una
fase en alta tensión y la tierra del centro de transformación, que coincide con la del neutro en este
caso, puede aparecer una tensión entre las fases de baja tensión y la tierra, en el punto de
utilización de baja tensión, que en el caso más desfavorable será U2 = RtIdAr + U0, siendo U0 la
tensión nominal de la red de baja tensión entre fase y tierra. La tensión U2 no debe superar 1000 V
para garantizar la integridad del aislamiento, lo que limita el valor de Rt, excepto cuando las
tierras del neutro y del centro de transformación son independientes.
De igual manera, la unión de las tierras del centro de transformación y de la instalación de
baja tensión, tanto si el neutro está referido a una tierra independiente de ellas o no, puede hacer
que se trasfiera una tensión de contacto igual a la tensión máxima del electrodo del centro de
transformación (IdATRt) en las masas conductoras accesibles de los aparatos en baja tensión. Esto
se puede dar, por ejemplo, cuando no se puede conseguir una independencia efectiva entre tierras
si el centro de transformación está dentro del mismo edificio que la instalación de baja tensión.
El Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión establece que sólo podrán unirse las
masas del centro de transformación y de baja tensión si dicha tensión de contacto es menor que la
Esquemas da distribución en baja tensión. Tierras 285

Figura 10.11. Tensiones trasferidas en el caso de que ¡as tierras del neutro y del centro de trans-
formación no sean independientes.

tensión de contacto máxima aplicada admisible, o lo que es lo mismo, si:

(10.26)

Esto puede suponer una limitación adicional para la resistencia Rt. El hecho de que la falta de
separación eléctrica de las tierras del neutro o la de utilización de la instalación de baja tensión,
respecto de la tierra de alta tensión, imponga condiciones más restrictivas a la resistencia de puesta a
tierra, implica muchas veces la necesidad de tener que garantizar la separación física efectiva de éstas
para evitar anillos muy grandes y un número de picas excesivo, que garanticen el valor de resistencia
de puesta a tierra necesario en la instalación durante toda su vida y épocas del año.
Dado que los cálculos de resistencia de puesta a tierra son estimados y que sólo se conoce el
valor real después de realizar medidas en la instalación (lo que implica su realización previa), se puede
entender que no es sencillo determinar tampoco cuál es la distancia mínima entre tierras que garantiza
su separación eléctrica.
El Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión indica que, para conseguir este objetivo, la
distancia sea de, al menos, 15 m para terrenos cuya resistividad no sea elevada (< 100 Ωm) y cuando el
terreno sea muy mal conductor, la distancia se calculará, aplicando la fórmula:

(10.27)

siendo:
■ D: la distancia entre electrodos, en metros;
■ p: la resistividad media del terreno en Qm;
■ IdAT: la intensidad de defecto a tierra, en amperios, para el lado de alta tensión, que será
facilitado por la empresa distribuidora eléctrica; y
286 Tecnología eléctrica

 U: igual a 1200 V para sistemas de distribución TT, siempre que el tiempo de eliminación
del defecto en la instalación de alta tensión sea menor o igual a 5 s y 250 V, en caso
contrario. Para redes TN, U será inferior a dos veces la tensión de contacto máxima
admisible de la instalación (IdRt/2).

EJEMPLO 10.2
Se desea determinar la puesta a tierra necesaria en un centro de transformación prefabricado de 20
kV/400 V sobre un terreno de resistividad ρ = 350 Ωm, realizada con electrodo de puesta a tierra
rectangular, de conductor de cobre de 50 mm2, de dimensiones 4 m × 3 m, a 0,5 m de profundidad y
con un cuadro de baja tensión de nivel de aislamiento correspondiente a 8000 V (U B TCT ) en tres
condiciones diferentes:
1. Con el neutro en el transformador de media tensión de la subestación referido a tierra con Rn =
35Ω y con el neutro de la instalación de baja tensión del centro de transformación separado de la
tierra de éste.
2. Con el neutro de la instalación de baja tensión unido a la tierra del centro de transformación.
3. Con la tierra del centro de transformación unida a la de utilización de la instalación de baja tensión
(tierra del edificio al que alimenta el centro).
Para los cálculos, debe tenerse en cuenta que los relés de protección de defecto a tierra son de tiempo
independiente de corriente I'd = 40 A y el tiempo de actuación es t' = 0,5 s. Por otro lado el suelo del
centro de transformación es aislado y con una resistividad equivalente de ρ* = 3000 Ωm.

SOLUCIÓN

1. Con el neutro en el transformador de media tensión de la subestación referido a tierra con Rn = 35Ω
y con el neutro de la instalación de baja tensión del centro de transformación separado de la tierra de
éste.
La resistencia de puesta a tierra necesaria cuando el neutro de la línea de media tensión en la
subestación está referido a tierra (.Rn) y el neutro de la línea de baja tensión del centro de trans-
formación está separado de la tierra de éste (R,), se obtiene a partir de las corrientes calculadas en
caso de defecto en alta tensión (JdAT según la expresión equivalente a la obtenida en el Ejemplo
7.1), que vienen dadas en este caso por las dos ecuaciones siguientes:

con lo que el valor máximo de Rt se obtiene por:

A partir de este valor se puede determinar el número de picas, de 2 m por ejemplo, a añadir a la
malla para cumplir el requisito (<79Ω) de la misma forma que se hizo en el Ejemplo 10.1.
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 287

Con lo que el requisito se cumple con la malla únicamente y no son necesarias picas. Pero también se
puede llegar a la misma conclusión a partir de la Tabla 10.4, determinando el valor de Ay mínimo
admisible, mediante:

En la Tabla 10.4 puede verse que el valor kr es inferior al calculado aún sin picas.
Pero además hay que verificar que se cumplen las condiciones impuestas por la tensión de paso y
contacto. En la Tabla 10.4, para malla sin picas, los valores de kp y de kc = kp,acceso son, respectivamente.
0,0287 y 0.0868. Por otro lado con los datos del tiempo de actuación de los relés de protección, se tiene
que en la Tabla 10.5, K = 72 y n = 1, con lo que aplicando las condiciones:

con lo que se obtiene 4464 V > 1017.6 V. luego se cumple la condición (10.22)

con lo que se obtiene 219.6 V > 3077.5 V, luego no se cumple la condición (10.23)

con lo que se obtiene 15912 V > 3077,5 V, luego se cumple la condición (10.24).
El que no se cumpla la segunda condición implica la necesidad de aislar de tierra todas las masas
metálicas accesibles del centro de transformación, tales como puertas o envolventes metálicas y así
evitar la transferencia de tensión a ellas a través de la tierra. De otra forma se debería reducir la
resistencia de tierra, añadiendo picas, hasta conseguir que se cumpla la condición, pero además hay
que considerar que la disminución de la resistencia de tierra implica también el aumento de Id, con lo
que la solución que se aplica habitualmente es la de aislar las masas accesibles del centro con respecto
a tierra.
En lo que respecta a la tensión de paso de acceso debe observarse que el aislamiento del suelo del
centro, mediante capas de superficie aislante por ejemplo, favorece claramente el cumplimiento de la
condición.
2. Con el neutro de la instalación de baja tensión unido a la tierra del centro de transformación.
La resistencia de puesta a tierra cuando el neutro del centro de transformación está unido a su tierra se
obtiene partiendo de la misma condición que la de la condición 1, pero además el hecho de que el
neutro del transformador del centro esté unido a la tierra de éste implica adicionalmente que:

U 2 = I dAT R t + U 0 ≤ 1000V

donde:
288 Tecnología eléctrica

y, por tanto:

Esta condición es más restrictiva que la del anterior apartado, con lo que serán los valores ahora
determinados los que se deben utilizar para el cálculo. Además, como en el caso anterior, la
resistencia de la malla sola es de 70 Ω, que es ahora muy superior a la resistencia requerida, pollo
que han de añadirse un determinado número de picas. Para ello utilizando la Tabla 10.4 y con:

Se tendrá que disponer de 8 picas de 4 m o de 4 picas de 6 m para obtener un valor inferior al límite
calculado. Eligiendo la primera opción, se tiene que kp = 0.0143 y kc = kpacceso = 0.0252 y el
cumplimiento de las condiciones adicionales es ahora:

con lo que se obtiene 4464 V > 1541.5 V, luego se cumple la condición (10.22)

con lo que se obtiene 219,6 V > 2716.5 V , luego no se cumple la condición (10.23)

con lo que se obtiene 15912 V ≥ 2716,5 V, luego se cumple la condición (10.24).


El resultado es análogo al obtenido para la condición 1. No obstante, en muchas ocasiones, la unión
eléctrica del neutro con la tierra de alta tensión no es posible, no sólo por no poder lograr fácilmente una
resistencia de puesta a tierra lo suficientemente baja, si no por la imposibilidad de separar las tierras de
baja tensión y alta tensión, lo que implica que si el neutro también está unido a éstas, el sistema de la red
no puede ser TT (sería necesariamente TN, al tener neutro y tierra de utilización de la instalación
unidos).
En estos casos el neutro se conectaría a una tierra a una distancia superior a la indicada en el Apartado
10.5, aislando el conductor que conecta el neutro del transformador de distribución con aislamiento de
1000 V e instalándolo bajo tubo para tener una adecuada protección mecánica.
En el caso del ejemplo que nos ocupa y según lo prescrito en el Reglamento Electrotécnico para Baja
Tensión, la distancia mínima de la tierra en donde conectar el neutro respecto de la tierra de alta
tensión, será de 15 m, pues la resistividad del terreno es baja.
Si se aplicara la Expresión (10.27) tendríamos, para una red TT, con corriente de defecto corres-
pondiente a la calculada para la condición 1 con neutro independiente:
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 289

Figura 10.12. Separación de tierras del centro de transformación y del neutro.

3. Con la tierra del centro de transformación unida a la de utilización de la instalación de baja tensión (tierra del
edificio al que alimenta el centro).
Para el caso en que la tierra del centro de transformación esté unida a la tierra de utilización de la
instalación de baja tensión (edificio), la condición adicional a cumplir es la dada en la Expresión
(10.26):

con lo que

y, por tanto.

Al igual que antes

Con las dimensiones de la malla y el número de picas indicadas en la Tabla 10.4, no hay esquema que
cumpla la condición y se necesitarán otras tablas correspondientes a mallas mayores y con más picas.
En caso de no tener tablas para la configuración propuesta, se puede calcular el número de picas
procediendo como se hizo en el Ejemplo 10.1, pero con una malla de mayor longitud. Si el rectángulo
de 4 × 3 m pasa a ser la malla de 32×16 m del edificio del Ejemplo 10.1, dado que se consideran las
tierras de baja tensión y del CT unidas se tiene:
Lmalla = 3 · (16 + 32) = 144 m

πr2 = 16·32 → r = 12,8 m


290 Tecnología eléctrica

y por tanto:

Si se utilizan picas de 8 m (Rpicas = ρ/8 = 0,125ρ) y se separan de la malla a una distancia suficiente
como en el caso del Ejemplo 10.1, se tiene que:

con lo que p = 350 Ωm y n = 58 picas.


En cuanto a las tensiones de paso y contacto, se pueden utilizar las condiciones indicadas en el
Apartado 10.5, con lo que:

con lo que se obtiene 4464 V ≥ 56.6 V luego se cumple la condición (10.22).

con lo que se obtiene 219,6 V ≥ 113,6 V, luego se cumple la condición (10.23).

con lo que se obtiene 15912 V ≥ 113.6 V, luego se cumple la condición (10.24).


Ahora se cumplen todos los requisitos a la vez dado que la resistencia de puesta a tierra es muy baja y
la corriente de defecto está limitada por Rn.

10.6. Instalaciones de puesta a tierra. Esquema general

Además del electrodo de puesta a tierra en sí mismo, las instalaciones de tierra en baja
tensión presentan una cierta configuración que conviene estudiar en detalle. El esquema
general de la instalación se representa en la Figura 10.13.
En él se pueden distinguir diferentes elementos, tales como los conductores de
protección o los conductores de equipotencialidad, entre otros. Seguidamente se procede a
describir su función e indicar sus requisitos básicos.
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 291

Figura 10.13. Esquema general de la instalación de puesta a tierra en baja tensión.

Tomas de tierra
Es el electrodo de puesta a tierra, cuyo objetivo es obtener una adecuada resistencia de puesta a tierra,
que puede ser estimada en sus diferentes configuraciones tal y como se ha descrito en el Apartado 10.3.
Puede estar constituido por diferentes elementos, tales como:
■ Picas: barras, perfiles o tubos de dimensiones normalizadas y conforme a las normas UNE 21056 [8]
y UNE 202006 [6],
■ Placas: rectangulares (1 m x 0,5 m) o cuadradas (1 m x 1 m) de 2 mm de espesor en cobre y 3 mm en
acero galvanizado.
■ Pletinas y conductores desnudos de cobre de sección superior a 35 mm2, conforme a las normas
UNE 21022 [7] y UNE-EN 60228 [9],
■ Anillos o mallas metálicas constituidos por los elementos anteriores o sus combinaciones.
■ Armaduras de hormigón enterradas; con excepción de las armaduras pretensadas.
■ Otras estructuras enterradas que se demuestre que son apropiadas.
Las condiciones de instalación de las tomas de tierra establecen que deben enterrarse a una profundidad
mínima de 0.5 m y de 0.8 m si hay heladas frecuentes.
También deben tener una adecuada protección mecánica, contra la corrosión y contra los pares
galvánicos y no deben utilizarse para este fin canalizaciones de agua, gas o similares.
292 Tecnología eléctrica

Figura 10.14. Esquema de un puente seccionador en borne de puesta a tierra de las Guías del RBT.

Por último debe considerarse que la configuración de anillo es el método de puesta a tierra
obligatorio en edificios para viviendas, según lo establecido en el Reglamento Electrotécnico para
Baja Tensión y es recomendable en todos los demás casos.

Líneas de enlace
Son los conductores que unen la toma de tierra al borne de tierra correspondiente. Pueden estar
protegidos contra la corrosión y contra riesgos mecánicos y en dicho caso su sección puede ser
menor. Su unión con las tomas de tierra, ya sean anillos, picas o placas se realiza mediante grapas de
conexión, o soldadura aluminotérmica o soldadura autógena.

Bornes de puesta a tierra


Son los terminales principales de la instalación principal de tierra, donde se conectan los
conductores de tierra o líneas de enlace, los conductores de protección, los conductores de unión
equipotencial principal y los conductores de puesta a tierra funcional.
Al ser el primer elemento del circuito accesible en la instalación, el borne de puesta a tierra es el
punto idóneo para la medida y control de la resistencia de puesta a tierra. Para ello debe poder
desconectarse el resto del circuito de tierra, dejando únicamente la toma de tierra para la medida. A
este fin, el borne incorpora un puente seccionador como el representado en la Figura 10.14.
En las instalaciones de baja tensión, en general debe colocarse un borne de puesta a tierra en el
origen de la instalación, o sea, donde se localizan los contadores, pero también es conveniente que se
dispongan bornes en los lugares donde se sitúan las estructuras metálicas principales del edificio o en
los cuadros generales de protección de la instalación.

Conductores equipotenciales
Son los conductores que unen las masas metálicas de los elementos y aparatos del local o
edificio con el fin de garantizar que todas ellas están al mismo potencial. Pueden ser de dos tipos:
■ Conductores de unión equipotencial principal: son los que unen los elementos metálicos de la
estructura del edificio a las líneas principales de tierra
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 293

Figura 10.15. Esquema de conexión a tierra en forma radial (estrella) de las Guías del RBT.

■ Conductores de equipotencialidad suplementaria: unen las partes metálicas de los locales


donde se requiera dicha protección, a fin de evitar que un fallo de aislamiento transfiera
tensión a una masa que quede a distinto potencial que el resto de masas.
Para aquellos locales donde se prescriba la obligación de disponer de unión equipotencial, se
debe unir el conductor de protección de los equipos con tierra y las tomas de tierra de las bases de
toma de corriente, con las canalizaciones metálicas de los servicios de suministro y desagües (agua,
gas, etc.), con las canalizaciones metálicas de calefacción centralizada y sistemas de aire
acondicionado, con las partes metálicas accesibles de la estructura del edificio (como marcos
metálicos de puertas y ventanas, salvo si están aislados de la estructura del edificio) y con otras partes
conductoras externas que sean susceptibles de transferir tensión.

Figura 10.16. Esquema de conexión a tierra y de equipotencialidad de equipos que se interconectan


con cables de señal de las Guías del RBT.
294 Tecnología eléctrica

Tabla 10.6. Valores mínimos de la sección de los conductores de protección en función de la


sección de los conductores de fase.

SECCIÓN DE LOS CONDUCTORES SECCIÓN MÍNIMA DE LOS CONDUCTORES DE


DE FASE S(mm2) PROTECCIÓN Sp (mm2)

S ≤ 16 Sp = S
16 < S ≤ 35 S p = 16
S > 35 Sp = S/2

También pueden usarse la equipotencialidad suplementaria por motivos funcionales y de


protección contra perturbaciones. Un caso particular se da en la instalación de equipos informáti-
cos o equipos que transmiten señales entre ellos. En este caso, la disposición de las conexiones de
los equipos a la toma de tierra se debe hacer de forma radial para evitar que las corrientes de alta
frecuencia que circulan por los conductores de tierra creen tensiones transferidas. Pero, en
cambio, cuando los aparatos se interconectan entre sí mediante cables de señal, las masas deben
interconectarse equipotencialmente. Las Figuras 10.15 y 10.16 reflejan dichas construcciones.
Conductores de protección
Son los conductores que unen a tierra las masas de los equipos y de las instalaciones
eléctricas que son susceptibles de ponerse en tensión, para la protección contra contactos
indirectos. También se pueden usar por razones funcionales.
Como conductores de protección en las instalaciones eléctricas pueden usarse conductores
de cables multiconductores, o conductores aislados o desnudos que posean una envolvente
común con los conductores activos, o conductores separados desnudos o aislados.
Las dimensiones mínimas de los conductores de protección están directamente relacionadas
con la sección de los conductores de fase del circuito al que pertenecen. La Tabla 10.6 refleja
dichos valores.
Las secciones de la tabla tienen en cuenta requisitos eléctricos y mecánicos por
aproximación. Por otro lado, la sección del conductor de protección debe ser capaz de conducir la
corriente de cortocircuito en caso de fallo a tierra sin deterioro de éste. La corriente que deberá
soportar el conductor de protección es Id durante el tiempo t en el que actúan las protecciones. La
corriente Id es pequeña, en general, en redes TT, pero en redes TN puede ser significativa, por lo
que en redes TN, debe verificarse si la sección del conductor de protección debe ser mayor a la de
la tabla para cumplir con la condición anterior.
La norma UNE 20460-5-54 [5] establece la forma de calcular la sección en las condiciones
descritas. La energía puesta en juego en el cortocircuito es proporcional a I2Rt y la disipada en el
cable es proporcional a su sección S y a la temperatura que alcanza el conductor. Como la
resistencia del conductor es inversamente proporcional a su sección (R = ρL/S), se tiene que la
sección S será función de la intensidad /, del tiempo t y de la temperatura admisible por el
aislamiento del cable. La fórmula establecida en la norma para el cálculo es:

(10.28)

Donde:
 Id es la corriente de defecto a tierra que circula por el conductor de protección.
 t es el tiempo de actuación del dispositivo de protección después del defecto (t < 5 s); y
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 295

Tabla 10.7. Valores del coeficiente k para distintos tipos de aislamiento y formas de instalación.

Conductores de protección no incorporados a los cables y conductores de protección


desnudos en contacto con el revestimiento de cables
Naturaleza del aislante de los conductores de protección o de
los revestimientos de cables
PVC PR/EPR Caucho butilo
Temperatura inicial 30ºC 30°C 33ºC
Temperatura final 160ºC 250ºC 220ºC
Material del conductor k
Cobre 143 176 166
Aluminio 95 116 110
Acero 52 64 60

Conductores de protección que constituyen en cable multiconductor


Naturaleza del aislamiento
PVC PR/EPR Caucho butilo
Temperatura inicial 70ºC 90ºC 85ºC
Temperatura final 160ºC 250ºC 220ºC
Material del conductor k
Cobre 115 143 134
Aluminio 76 94 89

Conductores desnudos que no corren el riesgo de dañar materiales próximos para las
temperaturas indicadas
Condiciones
Materiales del conductor Visible y en los Riesgo de
Condiciones
emplazamientos normales incendio
reservados
Temperatura máxima 500ºC 200ºC 150ºC
Cobre (valor de k) 228 159 138
Temperatura máxima 300ºC 200ºC 150ºC
Aluminio (valor de k) 125 105 91
Temperatura máxima 500ºC 200ºC 150ºC
Acero (valor de k) 82 58 50
Nota: La temperatura inicial del conductor se considera que es de 30ºC

 k es una constante que depende del tipo de aislamiento de los conductores y de la


disposición del conductor de protección respecto a los demás. Los valores de k vienen
dados en tablas en la norma UNE 20460-5-54, tal como se reflejan en la Tabla 10.7.

EJEMPLO 10.3

Un edificio industrial dispone de un centro de transformación propio, de forma que en éste se disponen
las protecciones de los circuitos interiores que parten del propio centro. La red de baja tensión de la
industria es de configuración TN-S. Habiéndose medido la impedancia de bucle, se obtuvo un valor de
0,1 Ω Se trata de determinar la sección mínima de los conductores de protección de los circuitos
interiores tanto suponiendo que discurren por canalizaciones independientes como comunes a los de
fase y que estos tienen una sección de 25 mm2 y son de aislamiento de PVC. Considérese que el tiempo
de actuación de las protecciones es de 2 s.
296 Tecnología eléctrica

Figura 10.17. Esquema del centro de trasformación de la instalación industrial del Ejemplo
10.3.

SOLUCIÓN

Aplicando los dos métodos descritos:


■ Según Tabla 10.6, para la sección de fase de 25 mm2, la sección del CP debe ser 16 mm2 como
mínimo.
■ Según UNE 20460-5-54:
• Impedancia de bucle de tierra de 0.1 (TN-S).
• Corriente máxima de defecto de Id = 230/0.1 = 2300 A.
• Tiempo de actuación de protecciones de 2 s.
Se tienen dos casos:
Caso A: El conductor de protección va por la misma canalización que los de fase, k = 143, según
Tabla 10.7, y de la Expresión (10.28) se obtiene:

√23002 ·2
S= = 22,75 mm2 → 25 mm2, que es superior al mínimo.
143

Caso B: El conductor de protección discurre fuera de la canalización, desnudo, visible y en empla-


zamiento reservado con lo que el valor de k es 228, según Tabla 11.7, y de la Expresión (10.28) se
obtiene:
√23002 ·2
S= = 14,26 mm2 → 16 mm2
228

Como puede observarse el modo de canalización del conductor de protección condiciona su


sección y justifica la necesidad de tener en cuenta el cálculo requerido por la norma UNE 20460-5- 54 a
la vez que los valores mínimos dados por la tabla.
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 297

Figura 10.18. Esquema del circuito de medida de un telurómetro.

10.7. Medida de la resistencia de puesta a tierra

La medida de la resistencia de puesta a tierra es un paso necesario a la finalización de una


instalación eléctrica. La comprobación de que los valores estimados en el diseño y cálculo se
corresponden con los que realmente existen en la instalación es fundamental para garantizar que
las protecciones cumplen los requisitos establecidos.
La medida la comprobará el Director de obra o el instalador autorizado y se medirá y revisará
anualmente cuando el terreno esté más seco. Antes de la medida, se debe desconectar el electrodo
de tierra del resto de la instalación de puesta a tierra mediante el puente seccionador de tierra.
La medida se realiza por medio de un telurómetro. Este aparato consiste básicamente en dos
circuitos, uno con un generador que inyecta una corriente conocida en el circuito de tierra que se
desea medir y otro consistente en un voltímetro que mide la tensión transferida entre dos puntos
(Figura 10.18). Uno es el punto de puesta a tierra donde se desea medir y el otro es un punto de
tierra lo suficientemente alejado como para que en él, el potencial sea de 0 V.
La medida en la práctica se hace con tres puntos de medida, uno de los cuales es el punto
donde se desea determinar la resistencia de puesta a tierra (TT) y los otros son electrodos
auxiliares (P41 y PA2) suficientemente separados entre sí y separados con respecto a TT
(D(TT–PA2) = D(PA2–PA1) > 10 m). La Figura 10.19 representa el esquema de la disposición de
elementos de medida. El telurómetro inyecta una corriente entre PA1 y TT y mide tensión entre PA2
y TT. Antes de dar el valor como definitivo debe variarse la posición de PA2 unos metros y
comprobar que el valor de tensión entre PA2 y TT no varía, lo que implica que PA2 está a suficiente
distancia como para encontrarse a un potencial de 0 V. El valor de tensión medido, dividido por el
de corriente inyectada, da la resistencia de tierra en ese punto.
Otra forma de medir la resistencia de puesta a tierra, aunque de forma indirecta se realiza con
la instalación en tensión, midiendo toda la impedancia del bucle entre fase y tierra. La medida en la
práctica es mucho más fácil de realizar pues no requiere de la desconexión de la instalación ni
298 Tecnología eléctrica

Figura 10.19. Esquema de la disposición de los elementos de medida de resistencia de puesta a


tierra.

del seccionamiento de la tierra en el borne principal aunque, como se explica a continuación, es


menos precisa que la medida anterior.
La resistencia medida no es RE, sino la suma de la resistencia de tierra, más la de puesta a tierra
del neutro, más la impedancia equivalente del transformador, más la resistencia de los cables de fase
hasta el punto de medida y la del conductor de protección desde el punto de medida hasta el punto
de puesta a tierra (R = RE + R0 + Rtrafo + RL3 + RPE). ES por tanto siempre una resistencia mayor que
la de puesta a tierra RE, con lo que su uso en los cálculos siempre garantizará un resultado más
seguro que el que se da en la realidad (Figura 10.20).
Otra medida que debe verificarse en la instalación es la que permite evaluar la separación
efectiva entre las tierras del neutro y de utilización de la instalación o entre la tierra de alta tensión y
la de utilización (baja tensión). El procedimiento de medida es similar al de medida de resistencia de
puesta a tierra, pero en este caso, el generador inyecta la corriente Id o una fracción de ella y lo que
se mide es una tensión no superior a 50 V para que la separación se considere efectiva, o lo que es lo
mismo, que dos tierras están separadas si al hacer circular una corriente equivalente a la de defecto
de la instalación (Id) la tensión transferida a la otra es inferior a 50 V. El procedimiento de medida
tal como se refleja en las Guías del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión se resume en:
1. Desconectar la instalación de BT lo más cerca posible de la salida del transformador
AT/BT.
2. Desconectar los puentes de la línea de enlace del borne de puesta a tierra, tanto en AT (R)
como en BT (RA).
3. Clavar un electrodo auxiliar a una distancia suficientemente grande (> 50 m) para que la
tensión sea nula (Raux1).
Esquemas de distribución en baja tensión. Tierras 299

Figura 10.20. Esquema de la disposición de los elementos de medida de la resistencia de bucle.

4. Hacer circular una corriente (Id) entre los anteriores puntos, R y Raux1.
5. Clavar un nuevo electrodo auxiliar Raux2 en un punto intermedio de los dos anteriores.
6. Verificar que Raux2 está en terreno de potencial nulo. La tensión entre Raux2 y RA no varía
acercando y alejando Raux2 un mínimo de 2 m con respecto a RA. Si no, aumentar la distancia
entre R y Raux1 y volver al punto 4.
7. Registrar el valor final de la tensión entre RA y Raux2.
8. Las tierras son independientes si la tensión registrada en el punto 7 es inferior o igual a 50 V
o a la proporción correspondiente si la corriente inyectada es una fracción de Id.
Debe entenderse que esta medida es de especial importancia para el diseño de la instalación en
tanto que, como se indicó en el Apartado 10.5 y se refleja en los cálculos realizados en el Ejemplo
10.2, si la medida no confirma la separación efectiva de las tierras de alta y baja tensión, la resistencia
de puesta a tierra necesaria y su diseño están condicionadas de manera importante para poder
garantizar la seguridad de la instalación.

10.8. Bibliografía

[1] John D. Kraus. Electromagnetismo. Ed. McGraw-Hill, 1986.


[2] Guías del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión. Ministerio de Industria, Turismo y
Comercio.
[3] Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión.
[4] Reglamento sobre Centrales Eléctricas, Subestaciones y Centros de Transformación.
300 Tecnología eléctrica

[5] UNE 20460-5-54. Instalaciones eléctricas en edificios. Parte 5: Elección e instalación de los
materiales eléctricos. Puesta a tierra y conductores de protección. AENOR.

[6] UNE 202006.Electrodos de puesta a tierra para instalaciones de baja tensión. Picas cilíndricas
acoplables de acero-cobre. AENOR.

[7] UNE 21022. Conductores de cables aislados. AENOR.


[8] UNE 21056. Electrodos de puesta a tierra. Picas cilíndricas acoplables de acero-cobre.
AENOR.

[9] UNE-EN 60228. Conductores de cables aislados. AENOR.


ESQUEMAS GENERALES

11
Capítulo
DE LAS INSTALACIONES
DE BAJA TENSIÓN.
PROTECCIÓN CONTRA
SOBRETENSIONES
Y SOBREINTENSIDADES

El objeto de este capítulo es describir las distintas formas de protección de los circuitos de las
instalaciones eléctricas contra las sobrecargas, los cortocircuitos y las sobretensiones,
estableciendo, en cada caso, la forma de selección de los dispositivos de protección.
En primer lugar se describe el esquema general, que muestra la distribución física de los
dispositivos de protección en una instalación de baja tensión y se definen algunos conceptos
asociados a cada circuito protegido, cuyos valores son necesarios para la selección de los
dispositivos de protección.
A continuación se establece el método para la determinación de las intensidades admisibles
por los conductores de un circuito a partir de criterios térmicos. También se establecen las
expresiones que relacionan el calentamiento admisible del conductor frente a una corriente de
defecto, con respecto al tiempo en que esta corriente está presente, obteniendo los valores de
intensidad admisible de los conductores en condiciones de cortocircuito. Posteriormente se
especifican los modos de cálculo de las corrientes que aparecen como consecuencia de los
diferentes tipos de defecto que se pueden producir en las líneas, así como la forma de
determinar los diferentes parámetros de la línea asociados al cálculo de cortocircuitos y
sobrecargas.
Seguidamente, con los parámetros antes definidos, se describen las características de los
interruptores automáticos y de los fusibles y se establece el fundamento de la protección frente
a sobrecargas y cortocircuitos, junto con los criterios de coordinación entre éstos y los
conductores del circuito protegido.
De la misma forma se procede con las sobrecargas, describiendo en primer lugar los fenómenos
de sobretensión que se producen en líneas eléctricas habitualmente y se describen los distintos
tipos de protección aplicables junto con sus características asignadas.
Por último, se desarrolla un ejemplo de cálculo de los dispositivos de protección de una ins-
talación, conjuntamente con los parámetros de los elementos del circuito que se coordinan con
las protecciones elegidas, comprobando la selectividad de las protecciones en serie.
302 Tecnología eléctrica

11.1. Instalaciones de enlace. Esquema general y definiciones.

Antes de entrar en detalle en el desarrollo de las protecciones contra sobreintensidades y sobre-


tensiones, es necesario hacer mención a su ubicación en el sistema eléctrico. A las partes de las
instalaciones eléctricas comprendidas entre la red de distribución, en media o baja tensión y la
instalación interior o de utilización se les llama instalaciones de enlace y son necesarias para la
correcta conexión y protección de las instalaciones y los equipos.
Las instalaciones de enlace pueden ser muy simples, por ejemplo cuando se trata de un único
usuario que se alimenta de la red con un transformador de abonado y en donde la medida de energía
se realiza en media tensión. En ese caso se considera que, a partir del cuadro de baja tensión del
centro de transformación, toda la instalación es interior.
En este esquema, las protecciones contra sobreintensidades están en el propio centro de
transformación, mediante relés o fusibles que actúan de manera combinada con los interruptores
automáticos del lado de alta tensión y mediante fusibles en el cuadro de baja tensión, seguidos de
interruptores automáticos de protección de cada circuito interior (Figura 11.1). La protección contra
sobretensiones se dispone en las líneas aéreas de alta tensión, en la entrada al centro de
transformación, mediante pararrayos. En el cuadro de baja tensión del centro de transformación y en
el cuadro de protecciones de la instalación interior, la protección contra sobretensiones se efectúa
mediante protectores de Tipo 1 y Tipo 2 respectivamente, tal como se establece en el Apartado 11.7.
Por otro lado, en el caso de una instalación de baja tensión con múltiples usuarios, la instalación
de enlace es bastante más compleja, existiendo diferentes tramos que necesitan protecciones
independientes. La Figura 11.2 representa el esquema general de una instalación de enlace de varios
usuarios, con centralización de contadores en un único lugar, tal como se representa en el
Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión.
En dicha instalación de enlace puede distinguirse la acometida a la red de distribución en baja
tensión (2), que debe ser de sección igual a la de la red para estar adecuadamente protegida con la
protección propia de la red de distribución. En el extremo de la acometida se dispone la Caja General
de Protección (3)(CGP). Son las cajas que alojan los elementos de protección de las líneas generales
de alimentación. Estos elementos de protección pueden ser fusibles y, en su caso, dispositivos de
protección de sobretensiones de Tipo 1 que protegen la Línea General de Alimentación (4).

Figura 11.1. Esquema de instalación de enlace para un CT de abonado.


Esquemas generales de las Instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 303

Figura 11.2. Esquema de instalación de enlace para múltiples abonados en baja tensión, con
centralización de contadores en un único lugar.

La Línea General de Alimentación (LGA), es aquella que enlaza la Caja General de Protec-
ción con la centralización de contadores. De una misma línea general de alimentación pueden
hacerse derivaciones para distintas centralizaciones de contadores (7). En su extremo se disponen
interruptores generales de maniobra (5) que permiten desconectar toda la instalación en caso de
emergencia, entre otras causas.
La línea se divide a partir del interruptor general de maniobra para conectar individualmente
los contadores (Centralización de Contadores). Los contadores y demás dispositivos para la
medida de la energía eléctrica, podrán estar ubicados en módulos (cajas con tapas precintables,
paneles o armarios). La protección de cada una de las líneas se realiza mediante un fusible (9).
La Derivación Individual (10) (DI), es la parte de la instalación que, partiendo de la línea
general de alimentación, suministra energía eléctrica a una instalación de usuario. La derivación
individual se inicia en el embarrado general y comprende los fusibles de seguridad, el conjunto de
equipos de medida y los dispositivos generales de mando y protección.
304 Tecnología eléctrica

Figura 11.3. Colocación de los dispositivos de protección contra sobrecargas y cortocircuitos, P 1


para la sección Si y P2 para la sección S2. Situación normal (izquierda) y condición límite para
derivación (derecha).

En el extremo de la Derivación Individual se dispone la Caja para el Interruptor de Control


de Potencia (11) (ICP). El interruptor de control de potencia (ICP) es un dispositivo que coloca la
empresa suministradora para controlar que la potencia realmente demandada por el consumidor
no exceda de la contratada. Consecuentemente no tiene como objetivo la protección del circuito,
sino el control de la potencia utilizada.
Al final de la instalación de enlace se colocan los Dispositivos Generales de Mando y
Protección (12) (DGMP). Son el conjunto de protecciones que se disponen en el origen de la
instalación interior. Comprenden los interruptores automáticos y, en su caso, los interruptores
diferenciales y dispositivos de protección de sobretensiones de Tipo 2,
Los interruptores automáticos y fusibles se utilizan para la protección contra cortocircuitos y
sobrecargas. Los dispositivos de protección contra sobrecargas y contra cortocircuitos deben
situarse en el punto en el que se produce un cambio en el circuito, tal como una variación de la
sección, naturaleza, o sistema de instalación, que implique una reducción del valor de la corriente
admisible de los conductores (Figura 11.3).
Los dispositivos de protección contra sobrecargas y cortocircuitos podrán situarse aguas
abajo del cambio indicado si la parte del cableado situada entre el punto del cambio y el
dispositivo de protección no incluye ni derivaciones ni tomas de comente, su longitud no supera
los 3 m, está realizada de forma que reduzca al mínimo el riesgo de cortocircuito y está instalado
de manera que se reduzca al mínimo el riesgo de incendio o peligro para las personas.

11.2. Intensidades máximas admisibles por los circuitos

Todo circuito, tanto de una instalación como de una máquina o aparato, debe estar protegido contra
los efectos de las sobreintensidades que puedan presentarse en el mismo, para lo cual la
interrupción de este circuito se realizará en un tiempo conveniente o estará dimensionado para
soportar las sobreintensidades previsibles.
Las sobreintensidades pueden estar motivadas por:
■ Sobrecargas debidas a los aparatos de utilización o a defectos de aislamiento de impedancia
elevada.
■ Cortocircuitos.
Esquemas generales de las instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 305

 Descargas eléctricas atmosféricas y otras sobretensiones producidas en las redes


eléctricas.
Las descargas eléctricas atmosféricas y otras sobretensiones tendrán un tratamiento separado
al final de este capítulo, por lo que no serán objeto de análisis en este apartado.
Desde un punto de vista práctico, el efecto de las sobrecargas y cortocircuitos es diferente. En
las sobrecargas, la corriente I que atraviesa el circuito es superior a la corriente para la que se ha
diseñado el circuito IH, pero no necesariamente tan alta como para producir la destrucción
instantánea del circuito, como ocurre en los cortocircuitos. Las sobrecargas pueden deberse a la
conexión de más receptores de los previstos en una instalación; o a los previstos pero de potencia
superior; o a defectos de aislamiento de impedancia suficientemente baja como para producir
corrientes significativas, pero que no son de la magnitud de los cortocircuitos.
No obstante, la corriente de sobrecarga produce, con el tiempo, un sobrecalentamiento
indebido del circuito, que será tanto mayor cuanto más se sobrepase su corriente IH y más tiempo
transcurra hasta la eliminación de la sobrecarga, o hasta el corte de la corriente en el circuito, con
lo que el objetivo de la protección será limitar la energía que el circuito es capaz de disipar en un
tiempo determinado. Es por ello que la característica fundamental de la protección contra
sobrecargas es una característica térmica, también llamada de tiempo dependiente y que
normalmente funciona limitando la energía que atraviesa un elemento sensible a la temperatura,
tal como un bimetal o un circuito electrónico.
En el caso de los cortocircuitos, el objetivo de la protección es el corte de las elevadas
corrientes de cortocircuito que puede suministrar la red en caso de defecto del circuito, en un
tiempo suficientemente corto como para evitar su destrucción. Los cortocircuitos están
producidos fundamentalmente por fallos en el aislamiento que provocan la unión de los
conductores con impedancia muy pequeña.
Los cortocircuitos pueden tener diversos efectos adversos sobre el circuito. Al igual que
ocurre con las sobrecargas, al ser la corriente Icc varias veces superior a la intensidad admisible por
los conductores y otros elementos del circuito, se producen efectos térmicos que pueden destruir
dichos elementos y sus aislamientos en fracciones de segundo. Pero también se producen efectos
electrodinámicos, con motivo de la aparición de fuerzas de atracción y repulsión entre
conductores cuando por ellos circulan corrientes significativamente altas y que pueden llegar a
destruir embarrados, elementos de conexión y de maniobra. En este caso, la característica
fundamental de la protección es de tipo magnético, o también llamada de tiempo independiente,
para asegurar que, cuando la corriente excede un valor varias veces superior a IB, actúa un sistema
instantáneo, tal como un relé o un electroimán, como ha sido explicado en el Capítulo 6.
Para la protección contra sobrecargas, se puede decir, en general, que un cable o un com-
ponente eléctrico de un circuito que ha sido diseñado para conducir una corriente máxima IB,
posee entre sus características nominales la correspondiente a la corriente asignada en servicio
continuo In, que lógicamemente tendrá que ser superior o igual al valor IB. En los ensayos de las
normas aplicables a los cables y componentes debe verificarse que su calentamiento es adecuado
aun cuando se haga circular por ellos una corriente superior en un cierto factor a la corriente
asignada (nIn). Manteniendo la hasta la estabilización de la temperatura. El objeto de este ensayo
es comprobar que dichos elementos del circuito son capaces de soportar una cierta sobrecarga.
En los aparatos y equipos de baja tensión, los conductores internos son, habitualmente, los
elementos más sensibles a las sobrecargas, por lo que las sobrecargas admisibles para los cables
pueden considerarse como las admisibles para los aparatos, aunque existen algunos casos en los
que la capacidad de sobrecarga se determina de forma especial en las normas de aplicación de los
aparatos, como un cierto porcentaje de su potencia asignada.
Por otro lado, en lo relativo a la capacidad para soportar cortocircuitos y como ya se indicó en
el Capítulo 8 para los aparatos de maniobra, estos tienen, entre otras características asignadas,
306 Tecnología eléctrica

la intensidad admisible de corta duración, el valor de cresta de la intensidad admisible y la duración


admisible asignada de la intensidad de cortocircuito (normalmente 1 s), siendo el valor de cresta el
que representa la característica dinámica. En condiciones de cortocircuito en baja tensión y al igual
que ocurre en las sobrecargas, la característica térmica está condicionada fundamentalmente por la
capacidad de sobrecalentamiento de los conductores, mientras que la característica dinámica está
asignada además a las conexiones y los aparatos de maniobra, tales como barras, bornes,
interruptores, interruptores magnetotérmicos, fusibles e interruptores diferenciales.
Por tanto, la característica térmica en los cables y aparatos se evalúa tanto en condición de
sobrecarga, como en condición de cortocircuito. Las condiciones de sobrecarga requerirían conocer
la curva característica I – t, que refleja la corriente admisible por los cables y aparatos frente al
tiempo máximo para no sobrepasar la temperatura límite. Si se conoce dicha curva, bastaría utilizar
un protector de sobrecargas que tuviera una curva de intensidad-tiempo de disparo que quede por
debajo de la curva de los conductores internos para garantizar la protección del cable o aparato.
El problema, en este caso, es que la citada curva I – t de los conductores internos de los
aparatos y de los cables de las instalaciones depende de su construcción, pero también de su
colocación y agrupación con otros circuitos, con lo que, en la práctica, es casi imposible determinar
la curva para cada caso, que además puede ser diferente para diferentes tramos de instalación. Esto
es fácil de entender si se tiene en cuenta que el calentamiento de un cable depende del balance entre
la cantidad de calor que genera y el que es capaz de disipar.
Consecuentemente, al igual que ocurre en el resto de componentes eléctricos, es más fácil
determinar una cierta capacidad de sobrecarga máxima para dichos elementos (Iz) y establecer las
características térmicas del protector de forma que, cuando se exceda dicha capacidad de
sobrecarga, el protector tenga una actuación en un tiempo suficientemente corto (tiempo
convencional tC).
Por tanto, para poder salvar este inconveniente práctico, se puede simplificar la condición
determinando, para un tiempo suficientemente largo, la corriente máxima admisible por el
conductor en función de su aislamiento, número de fases y forma de instalación (Iz). Con el valor de
la máxima corriente admisible de larga duración se puede cubrir la peor condición de sobrecarga si
las protecciones actúan cuando se sobrepasa dicho valor de corriente. La norma UNE 20460-5-523
[3] determina la forma de cálculo de los valores de la máxima corriente admisible por los
conductores y resume en tablas los correspondientes a los aislamientos y formas de instalación más
comunes. Como ejemplo, la Tabla 11.1 es de aplicación para conductores de cobre con diferentes
tipos de aislamiento y distintas condiciones de instalación y para una temperatura ambiente en el
cable de 40º C.
En las tablas de la citada norma se cubren tanto las condiciones de los cables de una instalación
eléctrica, como las condiciones de uso de los cables como conductores internos en aparatos y
máquinas y. por tanto, sirven para determinar su capacidad de sobrecarga.
En la Tabla 11.1, tomada del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión, el aislamiento
designado como PVC corresponde a policloruro de vinilo, el designado como EPR a etileno
propileno y el designado como XLPE a polietileno reticulado, que son tres de los aislamientos de
conductor normalizados más comunmente utilizados en instalaciones. Igualmente se indican como
"3×” los circuitos trifásicos y como “2×” los monofásicos. La referencia a conductor aislado debe
entenderse como conductor y su aislamiento, y la referencia a cable, como conductor aislado (o
conductores aislados) más su cubierta.
Por otro lado, cuando se instala más de un circuito en una misma canalización se produce un
efecto de transmisión de calor entre éstos que limita la capacidad de conducción de corriente de
Esquemas generales de las instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 307

Tabla 11.1. Intensidades admisibles por los conductores (IZ).

1) A partir de 25 mm2 de sección.


2) Incluyendo canales para instalaciones -canaletas- y conductos de sección no circular.
3) O en bandeja no perforada.
4) O en bandeja perforada.
5) D es el diámetro del cable.

los cables, por lo que se aplican ciertos factores de reducción a las intensidades especificadas en la
Tabla 11.1 para poder obtener el valor final de intensidad IZ aplicable. En la norma UNE
20460-5-523 se establecen dichos factores, como los recogidos en la Tabla 11.2.
En condiciones de cortocircuito, en cambio, aunque la actuación del protector sea suficiente-
mente rápida, en cuanto la corriente de defecto exceda la capacidad de sobrecarga, se sobrepasará
la condición de equilibrio térmico. El calor que genera la corriente es función de la resistencia de
conductor y del tiempo que la corriente está circulando y la energía que disipa, por unidad de
tiempo, depende de la conductividad térmica del conductor, de los elementos que lo rodean y del
gradiente de temperatura entre éste y el ambiente en el que está, o lo que es lo mismo, del
308 Tecnología eléctrica

Tabla 11.2. Factores de reducción para agrupamiento de varios circuitos.

Disposición de cables Número de circuitos o cables multiconductores


Ref.
contiguos 1 2 3 4 5 6 7 8 9 12 16 20

1 Agrupados en una superficie 1,00 0,80 0,70 0,65 0,60 0,55 0,55 0,50 0,50 0,45 0,40 0,40
empotrados o embutidos
Capa única sobre pared,
2 suelo o superficie sin 1,00 0,85 0,80 0,75 0,75 0,70 0,70 0,70 0,70
perforar

3 Capa única en el techo 0,95 0,80 0,70 0,70 0,65 0,65 0,65 0,60 0,60
Sin reducción
Capa única en una superficie adicional para más de
4 perforada vertical u 1,00 0,90 0,80 0,75 0,75 0,75 0,75 0,70 0,70 9 circuitos o cables
multiconductores.
horizontal

Capa única con apoyo de


5 bandeja escalera o 1.00 0,85 0,80 0,80 0,80 0,80 0,80 0,80 0,80
abrazaderas (collarines), etc.

aislamiento del conductor, su situación (al aire, sobre pared, metido en un tubo, etc.) y de la
temperatura ambiente alrededor del conductor considerado.
La energía disipada por el conductor en forma de calor es RI2t y la temperatura que alcanza es
función del volumen de material ( S - L ) y de la conductividad del aislamiento, con lo que agrupando
en una constante k0 todos los parámetros que dependen de los materiales, se tiene que:

RI2t = k0SL (11.1)

Como, por otro lado, la resistencia R del conductor es inversamente proporcional a su sección S
y directamente proporcional a su longitud L, tendremos:

𝐿𝐿
ρ I2t = k0SL (11.2)
𝑆𝑆

que dado que p es constante para cada tipo de material del conductor (aluminio, cobre, etc.) el tiempo
máximo admisible por el conductor se puede expresar como:

𝑆𝑆 2
𝑡𝑡 = 𝑘𝑘 2 (11.3)
𝐼𝐼 2

Para los cortocircuitos de una duración no superior a 5 s, el tiempo t máximo de duración del
cortocircuito, durante el que se eleva la temperatura de los conductores, desde su valor máximo
admisible en funcionamiento normal, hasta la temperatura límite admisible de corta duración, se
puede calcular mediante la siguiente fórmula:

S
√t = k I (11.4)

Que se puede presentar en la forma más práctica por la expresión:


(I2t)cable=k2S2 (11.5)
Esquemas generales de las Instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 309

Tabla 11.3. Factor k para el cálculo de valores límite de cortocircuitos en conductores.

Aislamiento de los conductores


PVC PVC PVC PVC Mineral Mineral
70°C < 300 70°C > 300 90°C < 300 90°C > 300 PR/EPR Goma 60 °C
mm2 mm2 mm2 mm2 Con PVC Desnudo

Temperatura inicial °C 70 70 90 90 90 60 70 105


Temperatura final °C 160 140 160 140 250 200 160 250
Material del conductor
Cobre 115 103 100 86 143 141 115 *) 135
Aluminio 76 68 66 57 94 93 - -

Conexiones soldadas con


estaño para 115
conductores de cobre

El valor de k se obtiene a partir de tablas de la norma UNE 211003-1 [6], como los indicados en
la Tabla 11.3.
Consecuentemente, para las corrientes de cortocircuito, la característica térmica se determina
por el valor I2t admisible del cable. El tiempo de corte t de la corriente que resulte de un cortocircuito
Icc que se produzca en un punto cualquiera del circuito, no debe ser superior al tiempo en que los
conductores tardan en alcanzar su temperatura límite admisible. En este caso ya no es tan
determinante la disipación de calor con el tiempo, dado que el efecto es prácticamente instantáneo,
pero sí lo es, la temperatura límite admisible por el aislamiento del conductor.
Igualmente, para los aparatos de maniobra de los circuitos de la instalación, se puede generalizar
la característica referida a los cables, de manera que:

(I2t)aparamenta = Kaparamenta = I2acdtcd (11.6)

Siendo Iacd la intensidad admisible de corta duración y tcd la duración de cortocircuito asignada a la
aparamenta, tal y como se han definido dichas características para los aparatos de maniobra de
circuitos en el Capítulo 8 y más adelante en el Apartado 11.4 para los interruptores automáticos.
Esto se puede justificar en el hecho de que el límite de corriente admisible en un componente, al
igual que en un cable, es función de la energía que es capaz de disipar durante el tiempo en el que la
corriente circula y del límite de temperatura admisible. Para los receptores y otros componentes de la
instalación en baja tensión no hay normalmente características I2t asignadas, pero generalmente su
capacidad de soportar cortocircuitos, al igual que en las sobrecargas, está asociada a la capacidad de
sus conductores internos. Por tanto se puede decir que:

(I2t) receptor = (I2t) conductores internos = k2S2 (11.7)

Esto implica la necesidad de disponer de protecciones internas en los circuitos eléctricos de las
máquinas en los que las secciones de sus conductores son inferiores a las de los cables de la
instalación donde se conectan, ya que las protecciones de la instalación no son suficientes para la
protección de los circuitos interiores.
Por último, deben considerarse también los efectos electrodinámicos de las corrientes de
cortocircuito que se citaron anteriormente, con lo que en los elementos de conexión y maniobra es
necesario establecer igualmente la corriente de cresta que son capaces de soportar, para poder
compararla con la que se produce en la instalación en el primer ciclo de tensión después del
cortocircuito, tal y como fue descrito en el Capítulo 6.
310 Tecnología eléctrica

11.3. Cálculo de las corrientes de cortocircuito en las


instalaciones

En el Capítulo 6, dedicado al análisis de las corrientes de cortocircuito, se estableció la forma de


calcular los diferentes parámetros de los elementos del circuito en dichas condiciones. A partir de
estos parámetros, en ese capítulo se dedica un apartado a la forma práctica de cálculo de las
corrientes que deben considerarse en las instalaciones para la selección de los elementos de
protección contra sobreintensidades. Para ello, se toma como referencia lo establecido en la norma
UNE 21240 [5] y en la UNE-EN 60909-0 [11].
La impedancia equivalente calculada en el circuito, tal y como se indicó en el Capítulo 6,
viene dada por:

𝑍𝑍𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐 = �(𝑅𝑅𝑟𝑟𝑟𝑟𝑟𝑟 + 𝑅𝑅𝑡𝑡𝑡𝑡𝑡𝑡 + 𝑋𝑋𝑡𝑡 )2 + (𝑅𝑅𝑟𝑟𝑟𝑟𝑟𝑟 + 𝑅𝑅𝑡𝑡𝑡𝑡𝑡𝑡 + 𝑋𝑋𝑡𝑡 )2 (11.8)

A partir de la impedancia de cortocircuito del sistema, el cálculo de las intensidades de


cortocircuito dependerá del punto donde se produzca éste, entre qué puntos se produzca y del tipo
de red de distribución en el que se produzca.
En primer lugar debe considerarse que cuanto más próximo se produzca el cortocircuito al
origen de la instalación considerada, entendiendo por éste, el punto donde se sitúan sus
protecciones, menor será la impedancia del bucle de cortocircuito Zcc, con lo que la corriente de
cortocircuito será máxima Ircmax. Por el contrario, cuanto más alejado de la alimentación se
produzca el cortocircuito, mayor será la impedancia y menor será la corriente Considerar los
valores máximos y mínimos de corriente en condiciones de cortocircuito es necesario para
comprobar si las características de los dispositivos de protección a colocar son las adecuadas en
todas las posibles situaciones, como se tratará posteriormente en el Apartado 11.5.
También hay que considerar otras situaciones en las que la corriente de cortocircuito que
circula por una protección es diferente, por ejemplo, cuando el cortocircuito se produce aguas
arriba o debajo de ésta, como en el caso de que existan transformadores en paralelo en una
instalación o que se dispongan motores de potencia elevada como cargas en el sistema.
En el caso de la existencia de motores o generadores en la instalación, debe considerarse que
cuando su potencia es suficientemente elevada frente a la de la red que alimenta la instalación, la
corriente de cortocircuito en algún punto puede ser significativamente mayor que la que
proporciona la red. Para ello, los fabricantes de los motores facilitan el valor de la reactancia
subtransitoria del motor (X"n) o se podrá determinar ésta a partir del método indicado en la norma
UNE-EN 60909-0.
En lo relativo a los puntos entre los que se producen los cortocircuitos y tomando como
referencia los circuitos equivalentes representados en las Figuras 11.4, 11.5, 11.6 y 11.7, se tienen
las siguientes posibilidades:

Cortocircuito trifásico equilibrado.


Según lo explicado en el Capítulo 6, cuando el cortocircuito se produce entre las tres fases y la
impedancia del cortocircuito en sí se considera nula, la única impedancia del circuito será ZccBT y la
corriente será:

𝑐𝑐𝑐𝑐
𝐼𝐼𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐−𝐹𝐹−𝐹𝐹 = (11.9)
√3𝑍𝑍𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐𝑐
Esquemas generales de las Instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 311

Figura 11.4. Esquema equivalente de una instalación de baja tensión en condiciones de cortocircuito
entre fase y neutro.

Cortocircuito entre dos fases.


Si el cortocircuito se produce entre dos de las fases, habrá que considerar que la tensión entre
fases es cU y la impedancia será ahora la suma de la impedancia de cortocircuito de las dos líneas,
que son iguales entre sí e iguales a 7ccBT, con lo que se tiene:

(11.10)

Cortocircuito entre fase y neutro.


Como ya se indicó en el Ejemplo 7.1, relativo a centros de transformación, aunque el cálculo
de los cortocircuitos no simétricos es más complejo que el que supone que la tensión entre las partes
que se cortocircuitan es igual a la que hay entre ellas previa al cortocircuito cU/√3 y que las
impedancias en cada fase del circuito equivalente en condiciones de cortocircuito son iguales a las
del cortocircuito simétrico (ZccBr en la fase y ZN ≈ ZL en el neutro), aplicando dicha simplificación se
tiene que la corriente de cortocircuito en condiciones de defecto entre fase y neutro, tal como se
refleja en la Figura 11.4, será:

(11.11)

Cortocircuito entre fase y tierra en redes TN.


Es similar al cortocircuito entre fase y neutro explicado anteriormente, dado que el neutro y el
conductor de tierra o protección se distribuyen juntos (TN-C) o en paralelo (TN-S), tal como se
observa en la Figura 11.5. De esta forma:

(11.12)
312 Tecnología eléctrica

Cortocircuito entre fase y tierra en redes TT.


Con las mismas consideraciones que en los casos anteriores, según la Figura 11.6 y con-
siderando despreciable la impedancia de puesta a tierra del elemento en donde se produce el
cortocircuito de una fase a tierra, se tiene:

(11.13)

Con valores suficientemente elevados de RA y R, se obtendrá una corriente para este caso muy
reducida (del orden de pocos amperios o miliamperios), con lo que el dispositivo de protección tendrá
que ser un interruptor automático de disparo diferencial, sensible a las pequeñas diferencias de
corriente que circulen entre fases.
Cortocircuito trifásico con varios transformadores o generadores en paralelo.
Como se indica en la Figura 11.7, hay que considerar dos casos según se produzca el fallo aguas
abajo del protector P1 de la Figura 11.7 o aguas arriba del protector P2. Suponiendo, por simplicidad,
que los tres transformadores son iguales, la corriente que circula por los protectores P1 y P2 se
determinará mediante:

(11.14)

Figura 11.5. Esquema equivalente de una instalación TN-S en condiciones de cortocircuito entre fase
y tierra.
Esquemas generales de las Instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 313

Figura 11.6. Esquema equivalente de una instalación TT en condiciones de cortocircuito entre fase y tierra.

Obsérvese que la corriente que circula por el cortocircuito en sí mismo (puente entre las tres
fases) es la misma en los dos casos y es la suma de las corrientes de cortocircuito que circula por los
tres transformadores. Del mismo modo, el cortocircuito en cualquiera de las líneas de derivación que
parten de la línea de unión de los tres transformadores, hará que por sus respectivas protecciones
circule la corriente de los tres transformadores. Pero la corriente que circula por los protectores, o por
los cables de las líneas que parten de cada uno de los transformadores, es la correspondiente a la
corriente de cortocircuito que pasa por uno o por dos transformadores, dependiendo de si estos están
aguas arriba o abajo, respectivamente, del cortocircuito, tal como se ha explicado.
Para obtener una expresión más precisa de los valores de las corrientes de defecto entre fase y
neutro o fase y tierra pueden consultarse las normas UNE 21240 y UNE-EN 60909-0.

Figura 11.7. Esquema de una instalación con transformadores en paralelo.


314 Tecnología eléctrica

De lo anterior se puede concluir que la condición en la que la corriente de cortocircuito es


máxima, en todos los sistemas de distribución de neutro, es el cortocircuito trifásico equilibrado
Iccmáx – ICCF-F-F, mientras que el valor mínimo será el del cortocircuito entre fase y neutro en las
redes TN, Iccmin = IccF-N y entre fase y tierra en redes TT, Iccmín – ICCF-T y, por último, el del
cortocircuito entre dos fases en redes IT, Iccmax = ICCF-F.
En redes TN el cortocircuito entre fase y tierra es igual al que se tiene entre fase y neutro si la
sección del conductor de tierra es igual a la de neutro y será menor si la sección es inferior. En
redes TT, el cortocircuito entre fase y tierra da una corriente muy inferior a las demás, pero este
caso no suele considerarse, pues la corriente es tan baja que no actúan las protecciones contra
sobreintensidades, como ocurre también en el primer defecto a tierra en redes IT. En redes
monofásicas (F+N), el único cortocircuito que se considera es entre fase y neutro Iccmáx = Iccmín
=IccF-N.
Por todo lo anterior se puede considerar que en redes trifásicas, el valor de corriente de
cortocircuito máxima a considerar corresponde a la del cortocircuito trifásico y el valor de
corriente de cortocircuito mínimo significativo corresponde con el cortocircuito entre fase y
neutro. En el caso de redes monofásicas la corriente de cortocircuito significativa es únicamente
la de cortocircuito entre fase y neutro.

11.4. Protección mediante interruptores automáticos y


fusibles. Características asignadas

Los elementos normalizados para la protección contra sobreintensidades son los interruptores
automáticos y los fusibles. Tanto unos como otros pueden ser utilizados para la protección contra
sobrecargas y cortocircuitos, aunque los primeros pueden ser más versátiles en la protección contra
sobrecargas que los segundos.

11.4.1. Interruptores automáticos

El interruptor automático, según la definición que dan las normas, es un aparato mecánico de
conexión capaz de establecer, soportar e interrumpir corrientes en condiciones normales del
circuito, así como establecer, soportar durante un tiempo determinado, e interrumpir corrientes en
las condiciones anormales especificadas del circuito, tales como las corrientes de cortocircuito.
Los interruptores automáticos para alta tensión ya fueron tratados en el Capítulo 8, dedicado a
aparatos de maniobra de circuitos. Los de baja tensión se pueden clasificar en dos grandes grupos,
interruptores automáticos modulares (Figura 11.8), usados principalmente en aplicaciones
domésticas, e interruptores automáticos para aplicaciones industriales y análogas (Figura 11.9).
Las normas de aplicación a dichos tipos son, respectivamente, la UNE-EN 60898 [10] y la
UNE-EN 60947-2 [12],
Aunque habitualmente se hace referencia a los interruptores automáticos en la protección
contra sobreintensidades (sobrecargas y cortocircuitos), en realidad las funciones de éstos también
pueden cubrir protecciones contra defectos de aislamiento (diferenciales, detectores de fallo de
aislamiento), protecciones de mínima tensión (para la protección de circuitos eléctricos y
electrónicos cuyo funcionamiento pueda ser peligroso en dichas condiciones (como ocurre, por
Esquemas generales de las Instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 315

Figura 11.8. Ejemplos de interruptores automáticos modulares (por cortesía de AENOR)

Figura 11.9. Ejemplos de interruptores automáticos industriales de caja moldeada (arriba) y al aire (abajo) (por
cortesía de AENOR).
316 Tecnología eléctrica

ejemplo, en algunos motores de inducción cuyo par se ve muy afectado por la caída de tensión) e
incluso funciones de seccionamiento (interruptores-seccionadores).
En alta tensión es habitual que la detección de todos estos problemas en la red se realice
mediante relés que vigilan ciertos parámetros de la línea y en caso de fallo transmiten una señal a
los sistemas de accionamiento de los interruptores automáticos que son los que efectúan el corte.
En baja tensión los elementos de detección y actuación están normalmente incorporados al
interruptor, con lo que las características de estos están también condicionadas al defecto que
protegen, dado que la necesidad de soportar, cortar y restablecer corrientes no es la misma en un
circuito con un fallo de aislamiento, que en uno con un cortocircuito. Así en interruptores
modulares se distinguen los interruptores magnetotérmicos y diferenciales, de características
claramente diferentes en cuanto a la corriente a cortar y reestablecer.
Pero también en baja tensión y fundamentalmente en aplicaciones industriales, los
interruptores automáticos pueden incorporar, en unidades diversas, sistemas de actuación
conocidos como disparadores o relés, que permiten realizar varias funciones usando como
elemento de corte el mismo interruptor, que es la parte más costosa y voluminosa, lo que implica
ventajas destacables.
Los disparadores de interruptores industriales pueden ser de maniobra (para abrir y cerrar el
interruptor), de tensión mínima, de protección de corriente (de tipo térmico, magnético,
magnetotérmico o electrónico) y de corriente diferencial residual. Los disparadores de los
interruptores automáticos modulares son magnetotérmicos y sin regulación, los de los
interruptores automáticos industriales son regulables y también magnetotérmicos en calibres
bajos y electrónicos en los demás.
Las características asignadas al interruptor automático en baja tensión son equivalentes a las
indicadas en el Capítulo 8, pero obviamente son diferentes tanto en los valores normalizados,
como en alguna característica que permite la selectividad, entendiéndose por tal, la capacidad de
colocación de interruptores en serie, de forma que cuando se produce un defecto aguas abajo de
un interruptor, actúe antes este último que los situados más arriba que él en el circuito.
Las características asignadas referidas a los contactos principales del interruptor que cortan
efectivamente la corriente del circuito, al igual que en el caso de los interruptores de alta tensión
y con el mismo significado que en ellos, pero con diferentes valores asignados, son las siguientes:
■ Tensión asignada de empleo (Ue):
• Interruptores modulares: 400 V en corriente alterna (c.a.) en interruptores de 2, 3 y 4
polos (bi, tri y tetrapolares). 110 V en c.a. para bipolares y 230 V c.a y 48 V en c.c. en
unipolares.
• Interruptores industriales: 230 - 400 - 690 y 1000 V en c.a. y 250 - 500 V en c.c.
■ Tensión asignada de aislamiento (Ui):
• Interruptores modulares: 400 V en corriente alterna y 110 V en corriente continua en
interruptores bi, tri y tetrapolares y 250 V c.a. en unipolares.
• Interruptores industriales: 500 - 690 y 1000 V en c.a. y 250 - 500 - 1500 V en c.c.
■ Tensión asignada de impulso soportado (Uimp):
• Interruptores modulares: 4 kV.
• Interruptores industriales: 6 y 8 kV dependiendo de su uso y ubicación; 12 kV con el
interruptor abierto.
■ Corriente asignada (In):
• Interruptores modulares: Valores preferentes 6; 10; 13; 16; 20; 25; 32; 40; 50; 63; 80;
100 y 125 A
Esquemas generales de las Instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 317

Tabla 11.4. Relación entre el poder de corte de cortocircuito asignado y el poder de corte en
servicio.

Ics (kA) 1,5 3 4,5 6 10 15 20 25


Icn (kA) 1,5 3 4,5 6 7,5 7,5 10 12,5

• Interruptores industriales: Valores preferentes de entre la siguiente serie 125; 160; 250;
400; 630;800; 1250; 1600; 2000; 2500; 3000; 3200; 4000; 5000 y 6300 A.
■ Poder de cierre en cortocircuito asignado Según el valor declarado por el fabricante.
Normalmente se refiere al valor eficaz en interruptores modulares y en interruptores
industriales, al valor de cresta de la corriente de cortocircuito que es capaz de establecer en
cierre.
■ Poder de corte de cortocircuito último (Icm) y asignado (Icn): Ambos poderes de corte se
refieren a la corriente de cortocircuito que puede cortar dos veces el interruptor con la
tensión asignada.
• En interruptores automáticos modulares, el poder de corte de cortocircuito asignado
tiene los siguientes valores normalizados: 1,5; 3; 4,5; 6; 10; 15; 20 y 25 kA.
• En interruptores industriales, el poder de corte de cortocircuito último es asignado por el
fabricante y no hay valores normalizados predefinidos.
■ Poder de corte de servicio asignado (Ics): Se refiere a la corriente de cortocircuito que
puede cortar tres veces el interruptor con la tensión asignada.
• En interruptores automáticos modulares. Entre el valor del poder de corte de servicio
asignado y el poder de corte de cortocircuito último, se dan las relaciones normalizadas
representadas en la Tabla 11.4.
• En interruptores automáticos industriales existen dos categorías. La categoría A corres-
ponde a interruptores que no requieren selectividad con los que están aguas abajo o
arriba de él. En ellos, las posibles relaciones entre el poder de corte de servicio y el poder
de corte último es Ics/Icu = (0.25 – 0.5 – 0.75 – 1). La categoría B se corresponde con los
que están específicamente diseñados para ser selectivos. La relación en estos es Ics/Icu =
(0,5 – 0,75 – 1).
■ Corriente de corta duración soportada asignada (Icw): Es la corriente de cortocircuito que
un interruptor automático industrial en posición cerrado puede soportar. Es una
característica relacionada con la selectividad de los interruptores, de manera que sólo
tienen esta característica los interruptores de categoría B anteriormente descritos. Los
valores son asignados por el fabricante, asociados a un tiempo reducido normalizado
elegido entre (0.05–0.1–0.25–0,5–1) segundos.
Para los disparadores también se establecen características asignadas. Para el caso de los
interruptores automáticos de protección contra sobreintensidades (magnéticos, térmicos y mag-
netotérmicos), se definen las siguientes características:
■ Corriente de regulación (Ir): Es el margen de variación del ajuste de regulación de los
disparadores ajustables. Aplicable sólo en algunos interruptores automáticos industriales.
Permiten la regulación de la curva I – t en distintos valores y la regulación de la corriente
de funcionamiento instantáneo del disparador magnético. La Figura 11.10 muestra
algunos ejemplos de las curvas de regulación de interruptores automáticos de diferentes
tipos de disparador.
318 Tecnología eléctrica

Figura 11.10. Tipos de regulación en disparadores de IA (por cortesía de AENOR).

■ Corriente convencional de no intervención (I1) de los disparadores térmicos: Es la corriente


que no provoca la apertura en un tiempo asignado (tc convencional), tal como se representa en
la Figura 11.11.
■ Corriente convencional de intervención (I2) en el tiempo convencional: Es la corriente que
provoca la apertura en un tiempo asignado (tc convencional). Los valores característicos de
los disparadores se indican en la norma de producto o se pueden obtener de las instrucciones
o especificaciones proporcionadas por el fabricante:
• I1 = 1,137In (para interruptores modulares según UNE EN 60898).
• I1 = 1,057In (para interruptores industriales según UNE EN 60947-2).
• I2 = 1,45In (para interruptores modulares según UNE EN 60898).
• I2 = 1,307In (para interruptores industriales según UNE EN 60947-2).
• tc = 1 h si In = 63 A y tc = 2 h, si In > 63 A (UNE EN 60898 y UNE EN 60947-2).

Figura 11.11. Corrientes y tiempos convencionales de los disparadores (por cortesía de AENOR).
Esquemas generales de las Instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 319

Figura 11.12. Tipos de disparo magnético en interruptores automáticos modulares.

 Corriente de funcionamiento instantáneo (Im) del disparador magnético. Es la corriente


que crea una atracción en la armadura móvil del disparador provocando la apertura de
manera prácticamente instantánea. En los interruptores automáticos modulares se
distinguen tres tipos de disparadores según que la corriente de actuación magnética sea
múltiplo mayor o menor de la corriente asignada In y cuyos valores normalizados son:
• En Curva B, Im entre 3 y 5 veces In.
• En Curva C, Im entre 5 y 10 veces In.
• En Curva D, Im entre 10 y 20 veces In.
La curva B tiene su aplicación en la protección de circuitos en los que no se producen
transitorios, mientras que la curva D se utiliza cuando se prevén transitorios importantes (por
ejemplo arranque de motores). La curva C se utiliza para protección de circuitos con carga mixta
y habitualmente en las instalaciones de usos domésticos o análogos. La Figura 11.12 representa
la curva I – t de dichos disparadores.
Para la selección de interruptores automáticos industriales otra característica importante es
la limitación de corriente. No todos los interruptores son limitadores, pero la característica de
limitación permite el uso en la instalación de materiales y equipos con una capacidad para
soportar corrientes de cortocircuito menor que la que requeriría si el tramo del circuito en el que
están no estuviese protegido por un interruptor con esta característica.
El interruptor automático limitador tiene un tiempo de actuación tan rápido que la corriente
de cortocircuito no puede llegar a alcanzar el valor de cresta previsto, tal y como se ha explicado
en el Apartado 6.3. La Figura 11.13 refleja el comportamiento del interruptor frente a la corriente
de cresta y las curvas que reflejan los valores de corriente de cortocircuito limitada en dos
interruptores de valores nominales de 160 A y 250 A.
Por último, existe otra característica de especial importancia para la selección del interruptor
automático que depende de la capacidad para soportar cortocircuitos del material e instalación
que protegen y que se conoce como energía específica pasante o característica I2t del interruptor,
de la que ya se ha hablado en el Apartado 11.2 referida a los cables y material eléctrico. Para
interruptores automáticos de protección contra cortocircuitos, la característica I2t suele darla
320 Tecnología eléctrica

Fiqura 11.13. Corrientes limitadas en interruptores automáticos limitadores (por cortesía de


AENOR).

el fabricante en forma de curva o tabla, indicando su valor máximo en función del tiempo de
actuación para cada valor de Icc prevista hasta el valor máximo de corte (poder de corte del
interruptor automático). La Figura 11.14 refleja un ejemplo de curva característica [1].

1 1 . 4 . 2 . Fusibles
Al igual que los interruptores automáticos, los fusibles (Figura 11.15) tienen características de
protección contra sobreintensidades que dependen de su tipo y construcción. Pueden proteger
contra sobrecargas y cortocircuitos y pueden tener características de limitación de corriente en
condiciones de cortocircuito, pero no tienen características de regulación como las que tienen
algunos interruptores automáticos industriales.
La relación entre la corriente de actuación y el tiempo en el que se produce el corte en los
fusibles está dada por dos curvas suministradas por el fabricante, una de ellas se conoce como curva
de prearco y la otra como curva de funcionamiento.
Las características asignadas a los fusibles son similares a las referidas a los disparadores de
los interruptores automáticos de protección contra sobreintensidades:
■ Corriente asignada (In). Intensidad asignada al fusible.
■ Corriente convencional de no fusión (Inf). Es la corriente que no provoca la fusión en un
tiempo asignado (tc convencional).
■ Corriente convencional de fusión (If) en el tiempo convencional. Es la corriente que provoca
la fusión en un tiempo asignado (tc convencional).
■ Poder de corte asignado (Icn). Es la corriente máxima que puede cortar el fusible a la tensión
asignada.
Esquemas generales de las Instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 321

Características l2t IA industriales

Figura 11.14. Característica I2t en un interruptor automático industrial (por cortesía de AENOR).

Los fusibles se clasifican según su curva de fusión a la que se asocia un código de dos letras.
La primera indica las corrientes en las que el fusible actúa y la segunda los tipos de receptor para
los que es recomendable.
Con respecto a la primera condición, los fusibles pueden ser fusibles aptos para la protección
de sobrecargas y cortocircuitos, de manera que son capaces de interrumpir todas las corrientes
desde su intensidad asignada In hasta su poder de corte asignada. Se les designa con la letra “g” y
sus curvas características se representan en la Figura 11.16.
Tal y como se puede observar comparando la Figura 11.16 con lo indicado en la Figura
11.11, la característica de los fusibles equivalente a la corriente convencional de intervención, I2,

Figura 11.15. Ejemplos de fusibles de media tensión (por cortesía de Merlín Gerín).
322 Tecnología eléctrica

Figura 11.16. Característica I — T en un fusible tipo "g".

de los interruptores automáticos, es la denominada lf (intensidad de funcionamiento), que para los


fusibles de baja tensión del tipo ‘g” toma los valores normativos siguientes:
 Ir = 1,60In si In = 16 A.
 If = 1,90In si 4 A < In < 16 A.
 If = 2,10In si In < 4 A.
Por el contrario, un fusible que sólo es capaz de cortar las corrientes comprendidas entre un
valor mínimo de corriente, superior en unas veces a su intensidad asignada (kIn), y su poder de corte
asignado, será apto únicamente para la protección contra cortocircuitos y la letra primera de la
identificación de tipo será “a”. La Figura 11.17 representa las curvas características de prearco y de
funcionamiento de dichos fusibles.

Figura 11.17. Característica I — t en un fusible tipo "a".


Esquemas generales de las Instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 323

Figura 11.18. Diagrama de limitación de intensidad para fusibles de baja tensión.

Por otro lado, según sea la pendiente de la curva I – t, el tiempo de actuación en caso de
sobrecarga o cortocircuito será mayor o menor y por tanto más adecuado para ciertas aplicaciones.
Por ejemplo, en motores que arrancan y paran frecuentemente serán más adecuados fusibles más
lentos que en motores convencionales. La segunda letra de identificación del tipo de fusible puede
ser, en función de la aplicación:
■ G: Cartuchos fusibles para uso general.
■ M: Cartuchos fusibles para la protección de motores.
■ Tr: Cartuchos fusibles para la protección de transformadores.
■ B: Cartuchos fusibles para la protección de líneas de gran longitud.
■ R: Cartuchos fusibles para la protección de circuitos con semiconductores.
■ D: Cartuchos fusibles con tiempo de actuación retardado.
También, al igual que ocurre en los interruptores automáticos, algunos fusibles tienen
características de limitación de corriente. La Figura 11.18 representa la curva limitadora de un
fusible.
Por otro lado y de la misma manera, se debe considerar la energía específica pasante, o
característica I2t de los fusibles, pero a diferencia de lo que ocurre en los interruptores
automáticos, aunque la característica es también una curva, se le asigna un valor constante para
cada calibre de fusible, correspondiente a la integral de la curva I – t para el poder de corte
asignado, tanto de prearco, como referida a diferentes tensiones. Este valor representa la condición
más desfavorable y cubre todas las condiciones posibles de cortocircuito, siempre que el tiempo
de actuación no exceda los 5 s.
Las Figura 11.19 representa la curva I2t de un fusible en comparación con la característica de
un cable. El valor I2t de un fusible puede tener las mismas consideraciones teóricas que las que se
hicieron para justificar el valor en los conductores. La construcción de muchos fusibles se basa en
la utilización de un hilo conductor calibrado y de calidad controlada. Por eso, como en los cables
(k2.S2), su valor depende únicamente de consideraciones constructivas (tipo y calibre) y no
depende de la corriente de cortocircuito de la instalación.
324 Tecnología eléctrica

Figura 11.19. Comparación de las curvas I2t de un fusible y un cable.

11.5. Condiciones o verificar y selectividad. Criterios de


selección
Las características de funcionamiento de un dispositivo que protege un circuito (o un cable o
conductor) contra sobrecargas deben satisfacer las dos condiciones siguientes, tal y como se
justificó en el Apartado 11.2:

IB ≤ Inprotección ≤ Iz (11.15)
I2protección o Ifprotección ≤ 1,45 IZ (11.16)
Siendo:
■ IB la corriente para la que se ha diseñado el circuito según la previsión de cargas.
■ Iz la corriente admisible del cable en función del sistema de instalación utilizado según
la norma UNE 20460-5-523.
■ Inprotección la corriente asignada del dispositivo de protección. Para los dispositivos de
protección regulables, In es la intensidad de regulación seleccionada.
■ I2proteccion o Ifprotección la corriente (I2 en interruptores automáticos c Ir en fusibles) que
asegura la actuación del dispositivo de protección para un tiempo largo (tc tiempo con-
vencional según norma).
La condición equivalente para las sobrecargas de otros elementos y equipos de una instala-
ción, en media y baja tensión, está relacionada con la característica de corriente asignada In de la
aparamenta, tal como se definió en los Apartados 8.4 y 11.4 y se justificó en el Apartado 11.2,
de manera que

Inaparamenta ≥ Inproteccion (11.17)


En cuanto a la protección contra cortocircuitos y según lo indicado en los Apartados 11.2 y
11.4 está relacionada con el valor I2t del material, que debe compararse con la característica
Esquemas generales de las Instalaciones de baja tensión. Protección contra sobretensiones y sobreintensidades 325

I2t correspondiente del interruptor o fusible, para el valor de la corriente de defecto calculada en
cada punto de la instalación. De esta manera, la condición debe verificarse para todos los posibles
valores de Icc en la instalación considerada.

(I2t)protecciones ≤ (I2t)aparamenta (11.18)


(I t)protecciones ≤ (I t)cable
2 2
(11.19)

En el Apartado 11.3 se ha explicado cómo se pueden obtener valores máximos y mínimos de


la corriente de cortocircuito según sea el tipo de defecto (entre fases, entre fase y neutro o entre
fase y tierra) y en función del tipo de sistema de instalación que se trate (TT, TN o IT). Pero
además, el valor de la corriente de cortocircuito depende del propio defecto en sí, de manera que si
la impedancia del defecto es alta, la corriente puede ser muy inferior a la que dan las fórmulas
indicadas en dicho apartado y, por tanto, la corriente de cortocircuito podría tener valores que
vayan desde el orden de los miliamperios hasta el valor máximo que en cada caso nos da la
fórmula correspondiente.
En esta situación es muy difícil poder determinar el valor de la característica I2t para cada
valor posible de salvo que el valor I2t se pueda considerar independiente del valor de Icc y entonces
la condición puede verificarse de manera genérica.
Ya se ha comentado que la característica I2t de los cables es constante para cada tipo de
cable, tipo de instalación y sección (k2S2) y, por extensión, también puede considerarse constante
en los aparatos de la instalación, a partir de la intensidad admisible de corta duración y el tiempo
de