Sei sulla pagina 1di 5

MARCO TEORICO

EL CONCUBINATO COMO PROBLEMA JURIDICO

Antecedentes Históricos

En base al tema de investigación “El concubinato como problema jurídico en


México” se toma se cuenta la cita: En México, el concubinato, es decir, la unión
entre un hombre y una mujer con la intención de permanecer juntos y compartir
sus vidas como marido y mujer, ha existido desde hace mucho tiempo y la
legislación ha intentado “adaptarse” a los procesos que modifican la concepción
tradicional de familia. [ CITATION Zúñ111 \l 2058 ]. Se puede notar que el
concubinato es la unión de dos personas: hombre-mujer, hombre-hombre o mujer-
mujer según la relación lo designe y que en esta no existe un acta de matrimonio
civil, y que se trata de una unión de hecho que estos hacen constar, mediante la
convivencia mutua y las relaciones que estos profesen en determinado tiempo.

Se muestran los tópicos generales del concubinato: qué es, cómo apareció y la
manera en la que fue tratado, cuáles son los elementos característicos que lo
hacen indiscutiblemente diferente a otras uniones de hecho y, precisamente por
poseer este carácter, cómo puede ser comprobada su existencia.[ CITATION
Zúñ111 \l 2058 ] por mencionar esta constante en el pasar del tiempo se puede
inferir a continuación como el hecho del concubinato ha ido enmarcando grandes
diferencias en las épocas citadas.

En ese sentido se inicia el estudio aludiendo al periodo preclásico del derecho


romano. En esta época el concubinato no estaba regulado jurídicamente, era
ignorado por el derecho y se le consideraba en un plano muy inferior al matrimo-
nio.[ CITATION Zúñ111 \l 2058 ] esto hace referencia a que tal relación lejos de
prestarle atención no tenia en sí, ningún tipo de carácter jurídico aplicable.

En el periodo clásico el concubinato en Roma adquiere relevancia con las leyes


matrimoniales del emperador Augusto: ley Julia de Adulteriis y ley Papia Poppeae.
Esta última, también llamada lex Iulia maritandis ordinibus, prohibió determinadas

1
uniones, como entre un senador y una liberta, y excluyó que algunas uniones con-
yugales pudieran ser iustum matrimonium. Por su parte, la lex Iulia de adulteriis
calificó como delitos tres tipos de uniones sexuales: el adulterio, el incesto y el
estupro; lo que favoreció la formación de uniones que no constituían matrimonios
legítimos porque faltaba el requisito del concubino, sin embargo; eran
consideradas licitas. [ CITATION Zúñ111 \l 2058 ]. En esta cita se comprende que
en esta época el concubinato solo podía ser aceptado si se reunían ciertos
requisitos, algunos de ellos eran desde luego no estar casado o casada, ya que en
esta situación se le denominaba “adulterio”.

En las fuentes jurídicas prejustinianas no se reguló al concubinato en sí; se


pretendía evitarlo a través de disposiciones concernientes, la prohibición de tener
concubinas y la condición de los hijos espurios.[ CITATION Zúñ111 \l 2058 ]

En la época posclásica la legislación romana reguló la posición jurídica de los


concubinos y las consecuencias perjudiciales para la descendencia. Así, los
emperadores cristianos establecieron límites a las donaciones y a las
disposiciones mortis causa a favor de la concubina y de los hijos nacidos de tal
unión, llamados liberi naturales.[ CITATION Zúñ111 \l 2058 ]

En este periodo Constantino hace posible la legitimación de los liberi naturales


cuando el padre contraía posteriormente matrimonio con la concubina, elevándolo
a hijo legítimo u ofreciéndolo a la curia como decurión para recaudar los tributos
fiscales[ CITATION Zúñ111 \l 2058 ], en lo que respecta a la conformación de los
hijos legítimos a partir de la acción del vínculo matrimonial. Era así como en este
periodo de tiempo un hijo podía tener consigo los derechos que le atribuían y así
poder ser reconocido por su padre.

En cuanto el tiempo transcurría, las ideales también eran otras ahora no solo
personas con niveles bajos económicamente o por tratarse de mujeres que
servían en el hogar a sus patrones que encontraban en una mejor posición social
sino que participaban también personas de cualquier posición social y económica:
El concubinato, que ya era permitido también con mujeres honorables, se
presentaba en esta etapa como una unión, rigurosamente monogámica, que se

2
diferenciaba del matrimonio por la falta de la affectio maritalis. Por lo que el
hombre casado no podía tener concubina ni el soltero más de una. En el caso de
una relación no estable de un hombre con varias mujeres, los hijos nacidos de
tales uniones no eran considerados hijos naturales, recibían el nombre de vulgo
concepti o spurii.[ CITATION Zúñ111 \l 2058 ].

Por cuanto hace al derecho español antiguo, en la Edad Media aparece en


España una institución emparentada con el concubinato romano: la barraganía.
Ésta “era una especie de sociedad conyugal constituida por un hombre y una
mujer con el objeto de hacer vida en común”. La unicidad, permanencia, fidelidad,
convivencia y procreación de la barraganía eran similares a los del matrimonio,
empero faltaba el requisito de la consagración de dicha unión por la Iglesia. A
pesar de ello, a la barragana se le apreciaba como la mujer legítima y no fue
refutada como concubina a la que el hombre pudiera dejar cuando quisiera,
aunque la unión sí era disoluble por la voluntad de ambas partes.[ CITATION
Zúñ111 \l 2058 ]

Ahora bien, en México, durante los primeros casi cincuenta años de vida inde-
pendiente, a pesar de que se aplicaba el derecho colonial y los textos de la doc -
trina española o criolla, era difícil determinar el derecho aplicable.[ CITATION
Zúñ111 \l 2058 ]

Posteriormente, con la consolidación de la codificación en México, especí-


ficamente en los Códigos Civiles de 1870 y 1884, una disposición aludía a la posi-
ble unión pública de dos personas que hubieran vivido como marido y mujer: “Si
hubiere hijos nacidos de dos personas que han vivido públicamente como marido
y mujer, y ambos hubieren fallecido... no puede disputarse a los hijos su legiti-
midad por solo la falta de presentación del acta de matrimonio, siempre que se
pruebe esta legitimidad por la posesión de estado de hijos legítimos”. [ CITATION
Zúñ111 \l 2058 ]

En base a lo citado se ha reflexionado que en el paso del tiempo se ha tenido la


variable del concubinato, su existencia ha ido evolucionando de tal forma que
hasta nuestros días existen aún varios criterios a tomar en los diferentes puntos de

3
vista, ya sea en la religión en la cultura o en la sociedad etc. En el ámbito jurídico
se ha tomado en cuenta desde los derechos y deberes del concubinario como de
la concubina y se determinan ciertas pautas para tomar en cuenta esta unión de
hecho la cual da conformación a la familia y con ella a los derechos que se tiene
en sí. Art 4.

Bases Teóricas

Para referirse a esta forma de unión de hecho, la doctrina ha utilizado diversas


denominaciones, tales como unión extramatrimonial, unión matrimonial de hecho,
unión paramatrimonial, matrimonio de hecho, convivencia more uxorio, familia de
hecho, situación de hecho asimilable al vínculo matrimonial, unión de hecho, etc.
En esta obra se prefiere el término “concubinato”, ya que la legislación y doctrina
mexicanas así lo contemplan. [ CITATION Zúñ111 \l 2058 ]. Actualmente el
concubinato es practicado no solo por los integrantes de las clases desvalidas
económicamente o de las culturalmente bajas, sino por personas de todos los
estratos sociales, culturales y económicos; es una realidad social que está
presente en nuestra vida diaria. [ CITATION Gál91 \l 2058 ]. Es un problema social,
que ha subsistido a través de los siglos y que ha sido reconocido en diversos
cuerpos de leyes, consideramos que lo principal es normar jurídicamente y en
forma positiva el concubinato en nuestro código, de manera que se pueda
enfrentar el problema de este y sus derivaciones en forma frontal y responsable;
no se debe cerrar las puertas a estas uniones, que sólo trae consigo la
desprotección e inseguridad jurídica.[ CITATION Bec12 \l 2058 ]

Bases Légales

Actualmente el Código Civil para el Distrito Federal en el numeral 291 Bis señala
que: La concubina y el concubinario tienen derechos y obligaciones recíprocos,
siempre que sin impedimentos legales para contraer matrimonio, han vivido en
común en forma constante y permanente por un período mínimo de dos años que
precedan inmediatamente a la generación de derechos y obligaciones a las que
alude este capítulo. No es necesario el transcurso del período mencionado

4
cuando, reunidos los demás requisitos tengan un hijo en común. [ CITATION
Zúñ111 \l 2058 ].

Desde su expedición el Código Civil para el Distrito Federal en materia común y


para toda la Republica en materia federal concedió determinados derechos a la
concubina y a los hijos del concubinato, pues se estableció que los padres están
obligados a dar alimentos a sus hijos (artículo 303) y como en este código se trató
cuantas diferencias había entre los hijos, por razón de su origen cabe concluir que
el derecho de alimentos es para todos, independientemente de que sean de
matrimonio o de un concubinato.[ CITATION Gál91 \l 2058 ].

Se llega así a la conclusión de que en nuestro sistema jurídico, los hijos habidos
en concubinato tienen una completa y eficaz protección jurídica facilitándoles
ostensiblemente la prueba de la paternidad o maternidad en su caso, a través de
la justificación del concubinato de los padres y de las presunciones que consagra
los artículos 382 y 383.[ CITATION Flo13 \l 2058 ].

El concubinato: ya sea practicado por la gran diversidad de estratos sociales en


México más que contender la acción de vivir en unión de hecho, debe decidirse de
manera responsable ya que este paso a dar es cuestión de dos personas que han
decidido formar un futuro juntos al no pautar con determinación el hecho de su
unión es necesario que se tomen en cuenta los derechos y deberes que esto
conlleva. En el acto jurídico podemos determinar con premura la existencia de un
acta o constancia que valide dicha unión ya que, si existiese de por medio la
concepción de un hijo esto viene a repercutir de manera injusta en el véase desde
el punto de vista que se tenga, según en mi opinión esta es la base de una familia:
padres e hijos sin importar la cuestión de que se viva en matrimonio o en
concubinato.