Sei sulla pagina 1di 9

CAPÍTULO IV

AVANCES CIENTÍFICOS EN EL DIAGNÓSTICO DEL CÁNCER EN EL NIH


DESDE EL 2015 HASTA EL PRIMER TRIMESTRE DEL 2018

Este capítulo abarca el avance científico en el diagnóstico de cáncer desde el


2015 hasta el primer trimestre del 2018.
4.1 Biopsia líquida
( )Los ingenieros, científicos del genoma y oncólogos del Massachusetts
General Hospital (MGH) de Boston han inventado un método innovador para la
detección temprana del cáncer. En un microchip del tamaño de una tarjeta de
visita, la técnica utiliza la nanotecnología para clasificar las células sanas y
cancerosas del torrente sanguíneo.

El dispositivo experimental podría llegar a ser, algún día, la mejor manera de


diagnosticar el cáncer, reemplazando a la biopsia con aguja. Es tan sensible
que puede detectar una sola célula cancerosa entre cientos de millones de
células sanas en apenas unas cucharaditas de sangre de un paciente.
Utilizando esta técnica, los oncólogos podrían administrar un medicamento hoy
y analizar mañana una muestra de sangre para ver si las células tumorales
circulantes (CTC) han desaparecido. Uno de los inventores del dispositivo y
jefe del centro oncológico del MGH, el Dr. Daniel Haber, lo llamó “biopsia
líquida”.

4.2 Marcadores de tumores

( )Los marcadores de tumores son sustancias producidas por las células


cancerosas o por otras células del cuerpo como respuesta al cáncer o a ciertas
afecciones benignas (no cancerosas). La mayoría de los marcadores de
tumores son producidos tanto por las células normales como por las células
cancerosas; sin embargo, se producen en concentraciones más altas en
enfermedades cancerosas. Estas sustancias pueden encontrarse en la sangre,
en la orina, en la materia fecal, en tejido de tumores o en otros tejidos o
líquidos del cuerpo de algunos pacientes con cáncer. La mayoría de los
marcadores de tumores son proteínas. Sin embargo, más recientemente, los
patrones de expresión de los genes y los cambios de ADN han empezado a
usarse como marcadores de tumores.

( )Muchos marcadores de tumores diferentes se han caracterizado y se usan


en la clínica médica. Algunos están asociados con un solo tipo de cáncer,
mientras que otros están asociados con dos o más tipos de cáncer. No se ha
encontrado un marcador de tumores "universal" que pueda detectar cualquier
tipo de cáncer.

Hay algunas limitaciones para el uso de marcadores de tumores. Algunas


veces, situaciones benignas pueden causar que aumenten las concentraciones
de algunos marcadores de tumores. Además, no todas las personas que tienen
un tipo particular de cáncer tendrán una concentración elevada de un marcador
de tumores asociado con ese cáncer. Y, aún más, no se han identificado los
marcadores de tumores para cada tipo de cáncer.

( )Los marcadores de tumores se usan para ayudar a detectar, a diagnosticar y


a controlar algunos tipos de cáncer. Aunque una concentración elevada de un
marcador de tumores puede sugerir la presencia de cáncer, este hecho solo no
es suficiente para diagnosticar cáncer. Por lo tanto, las mediciones de los
marcadores tumorales se combinan en general con otras pruebas, como con
biopsias, para diagnosticar el cáncer.

Se pueden medir las concentraciones de los marcadores tumorales antes del


tratamiento para que los médicos puedan planificar una terapia adecuada. En
algunos tipos de cáncer, la concentración de un marcador de tumores refleja el
estadio (extensión) de la enfermedad y el pronóstico del paciente (resultado
probable o curso de una enfermedad).
Los marcadores de tumores pueden también medirse periódicamente durante
la terapia para cáncer. Un descenso de la concentración de un marcador de
tumores o el regreso a la concentración normal del marcador puede indicar que
el cáncer está reaccionando al tratamiento, mientras que si no hay cambio o
hay un aumento puede indicar que el cáncer no está reaccionando.

Los marcadores de tumores pueden también medirse después de que haya


terminado el tratamiento para revisar la recurrencia (el regreso del cáncer).

Un doctor toma una muestra de tejido del tumor o de líquido del cuerpo y lo
envía a un laboratorio, en donde se usan varios métodos para medir la
concentración del marcador de tumores.

Si el marcador de tumores se usa para determinar si el tratamiento está


funcionando o si hay una recurrencia, la concentración se medirá en muchas
muestras tomadas en un período de tiempo. En general, estas mediciones "en
serie", que indican que la concentración de un marcador está en aumento, que
está igual, o que está disminuyendo, son más importantes que una sola
medicion.

4.3 Estudio de imágenes

( )Los médicos utilizan los estudios por imágenes para obtener imágenes
del interior de su cuerpo. Los estudios por imágenes se pueden usar para
detectar el cáncer, saber cuán lejos se ha propagado y saber si el tratamiento
del cáncer está surtiendo efecto.

Un estudio por imágenes es una manera que los médicos tienen de saber que
está sucediendo dentro de su cuerpo. Estos estudios envían formas de energía
(como rayos X, ondas sonoras, partículas radiactivas o campos magnéticos) a
través de su cuerpo. Los tejidos de su cuerpo cambian los patrones de energía
para producir una imagen o fotografía. Estas imágenes muestran cómo los
órganos internos se ven y funcionan para que los médicos puedan observar
cambios que pudieran ser causados por enfermedades como el cáncer.
Los estudios por imágenes para el cáncer se usan de muchas maneras:

● A veces se usan para ver si hay cáncer en etapas iniciales (cuando


es pequeño y no se ha propagado), y la persona no presenta
síntomas. A esto se le puede llamar detección temprana o exámenes
para detectar el cáncer.
● Estos se pueden usar para buscar una masa o bulto (tumor) si una
persona tiene síntomas. También pueden ayudar a descubrir si los
síntomas son causados por un cáncer o por algún otro tipo de
enfermedad.
● En ocasiones pueden ayudar a pronosticar si es probable que un
tumor sea canceroso. Esto puede ayudar a los médicos a decidir si es
necesario realizar una biopsia. Casi siempre se necesita una biopsia
para saber con certeza que un cambio es cáncer.
● Pueden mostrar dónde está el tumor, aunque esté muy adentro del
cuerpo. Esto ayuda si es necesario realizar una biopsia.
● Pueden ayudar a descubrir la etapa del cáncer (determinar si se
extiende el cáncer y, de ser así, hasta qué punto se ha extendido).
● Pueden mostrar si un tumor se ha reducido, ha quedado igual o ha
crecido después del tratamiento.
● Pueden ayudar a averiguar si el cáncer ha regresado (recurrido)
después del tratamiento.
Muchos médicos planean realizar radiografías u otros estudios por
imágenes antes de iniciar el tratamiento. Estas imágenes se utilizan para el
seguimiento de cambios que surgen durante el tratamiento. Estos se llaman
estudios de referencia porque muestran cómo las cosas se veían al inicio.
Se pueden comparar con imágenes posteriores a fin de ver los resultados
del tratamiento con el paso del tiempo.

Los estudios por imágenes pueden ser a menudo muy útiles, pero tienen
límites. Por ejemplo, la mayor parte del tiempo, estos estudios por sí solos
no pueden mostrar con certeza si un cambio es causado por el cáncer.
Los estudios por imágenes pueden encontrar grandes grupos de células
cancerosas, sin embargo ningún estudio por imágenes puede mostrar una
sola célula cancerosa o incluso unas pocas. De hecho, se necesitan
millones de células para hacer que un tumor sea lo suficientemente grande
para que se vea en un estudio por imágenes. Por esta razón el tratamiento
puede continuar incluso cuando las células cancerosas ya no pueden ser
vistas en un estudio por imágenes. El objetivo es identificar cualquier célula
sobreviviente de cáncer. Incluso una célula cancerosa puede crecer y con el
tiempo, convertirse en un tumor que volverá a ser lo suficientemente grande
como para causar problemas y/o se vea en un estudio por imágenes.

4.3.1 Tomografía computarizada

En cierto modo, las tomografías computarizadas son como las


radiografías convencionales. Sin embargo una radiografía dirige un amplio haz
de radiación desde un solo ángulo. Una CT usa un haz delgado como un lápiz
para crear una serie de imágenes tomadas desde distintos ángulos. . La
información de cada ángulo se envía a una computadora que crea una imagen
en blanco y negro que muestra un corte de una determinada área del cuerpo;
es como mirar una sola rebanada de una barra de pan.

Se pueden utilizar materiales de contraste especiales para obtener una imagen


más clara. Estos materiales de contraste se pueden administrar en forma de
líquido, en una vena, o en los intestinos a través del recto como un enema.

Al colocar los cortes de imagen de la CT uno sobre otro, la máquina puede


crear una imagen tridimensional (3-D). La imagen en 3D se puede girar en la
pantalla de una computadora para examinar los diferentes ángulos.

Los médicos actualmente están llevando la tecnología de la CT un paso


adelante en una técnica llamada endoscopia virtual. Ellos pueden examinar las
superficies internas de órganos como los pulmones (broncoscopia virtual) o el
colon (colonoscopia virtual o colonografía por CT) sin tener realmente que
colocar endoscopios dentro del cuerpo. Las imágenes de CT en 3D se
configuran para crear una vista en blanco y negro en la pantalla de la
computadora. Esto es como si se estuviera realizando una endoscopia real.

4.3.2 Imagen por resonancia magnética

La imagen por resonancia magnética (magnetic resonance imaging,


MRI) ayuda a los médicos a descubrir el cáncer en el cuerpo e identificar
signos de que la enfermedad se ha propagado. La MRI también puede ayudar
a los médicos a planificar el tratamiento del cáncer, como cirugía o radiación.
Este estudio no causa dolor y no requiere ninguna preparación especial. No
obstante, es muy importante que le informe su médico y al técnico (la persona
que realiza el estudio) si usted tiene cualquier metal en su cuerpo.

La imagen por resonancia magnética (MRI) crea imágenes transversales del


interior de su cuerpo. La MRI utiliza imanes potentes para producir las
imágenes, no radiación. Una MRI toma cortes transversales (vistas) desde
muchos ángulos, como si alguien estuviera mirando una sección de su cuerpo
de frente, de costado, o por encima de su cabeza. Este estudio crea imágenes
de partes del tejido blando del cuerpo que a veces son difíciles de ver cuando
se emplean otros estudios por imágenes.

La MRI es muy útil para detectar y localizar algunos tipos de cáncer. Una MRI
con tinte de contraste es la mejor manera de ver los tumores de encéfalo y de
médula espinal. Mediante el uso de MRI, los médicos a veces pueden saber si
un tumor es o no canceroso.

Este estudio también se puede usar para buscar signos de que el cáncer
pueda haberse metastatizado (diseminado) de su sitio de origen a otra parte
del cuerpo.

Las imágenes de la MRI también pueden ayudar a los médicos a planificar el


tratamiento ya sea cirugía o radioterapia.
(Un tipo específico de MRI puede utilizarse para observar el interior de un
seno. Más información en MRI de seno).

4.3.3 Estudios de medicina nuclear

Los estudios de medicina nuclear crean imágenes basándose en la química


del cuerpo (como el metabolismo) en vez de la anatomía y la estructura
(como ocurre con otros estudios por imágenes). Estos estudios usan
sustancias líquidas llamadas radionúclidos (también llamadas marcadores o
radiofármacos) que liberan niveles bajos de radiación.

Los tejidos del cuerpo que están afectados por ciertas enfermedades, como
el cáncer, pueden absorber más o menos del marcador que los tejidos
normales. Unas cámaras especiales recogen el patrón de radiactividad para
crear imágenes que muestran el recorrido del marcador y dónde se
acumula.

Si hay cáncer, el tumor puede aparecer en la imagen como un “punto


caliente”; un área de mayor actividad celular y absorción del marcador.
Dependiendo del tipo de estudio que se lleve a cabo, el tumor puede ser en
cambio un “punto frío”; un lugar de menor absorción (y menos actividad
celular).

Es posible que los estudios nucleares no encuentren tumores muy


pequeños y no siempre pueden indicar si un tumor es realmente cáncer.
Estos estudios pueden mostrar algunos problemas en órganos internos y en
tejidos mejor que otros estudios por imágenes, aunque no proveen por sí
solos imágenes muy detalladas. Por esta razón, a menudo se usan junto
con otros estudios de diagnóstico por imágenes para proporcionar un
cuadro más completo de lo que está sucediendo. Por ejemplo, las
gammagrafías óseas que muestran puntos calientes en el esqueleto suelen
ser seguidas de radiografías de los huesos afectados, las cuales son
mejores para mostrar los detalles de la estructura ósea.

Referencias bibliográficas

( )Hricak H, Akin O, Bradbury MS, y col. Métodos avanzados de imágenes:


imágenes funcionales y metabólicas. En: DeVita VT, Hellman S, Rosenberg
SA, eds. Cáncer: principios y práctica de la oncología . 7ma ed. Philadelphia,
Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2005: 589-720.

( )Bigbee W, Herberman RB. Tumor markers and immunodiagnosis. In: Bast


RC Jr., Kufe DW, Pollock RE, et al., editors. Cancer Medicine. 6th ed.
Hamilton, Ontario, Canada: BC Decker Inc., 2003.

( )Rick Alteri, MD; Mamta Kalidas, MD;Lynn Gadd, MSN, MBA, RN,
OCN;Tracy Wyant, DNP, RN-BC, AOCN®, CHPN®, CPPS,American Cancer
Society