Sei sulla pagina 1di 4

Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

Instituto de Historia
Cátedra de Historia Antigua
Prof. Dr. Raúl Buono-Core Varas

PRINCIPALES ELEMENTOS DE LA FORMACION DE LA CULTURA GRIEGA

Una manera es ubicar sus relaciones con culturas anteriores y formar una cadena
evolutiva de las grandes civilizaciones.

Se descubren contactos del Mundo Griego con las culturas del Mediterráneo Oriental,
a través, sobre todo de Creta, la cual recibe por vía marítima los contactos con Oriente,
Egipto, y aún regiones de Anatolia. Esta es evidente, como también la influencia de Creta en
Grecia.

Aún cuando Creta parece el principal factor que contribuye a la cultura helénica, se da
también un sustrato que, por su modalidad especial, no aparece en toda su importancia. Es el
mundo primitivo.

Hoy cada vez con mayor insistencia, la crítica histórica y la arqueología han ido dando
importancia cada vez mayor al aporte del mundo primitivo a la cultura helénica.

Se trata del mundo "bárbaro", en su significado primitivo. Tiene el sentido de


extranjero; es todo aquel que no habla griego. El tono peyorativo que adquiere se debe a la
evolución del pensamiento griego hasta sentirse no solo distinto sino superior al bárbaro.

En el mundo antiguo en general se produce esta constante, que es el permanente


enfrentamiento entre civilización y barbarie.

La peor interpretación es la que muestra al bárbaro con dificultad para entender las
civilizaciones.

Desde otro ángulo, se ha tratado de descubrir la influencia positiva que de algún modo
tiene este enfrentamiento para la civilización. En esta hay una razón que destacar: es el
permanente ejercicio al que están sometidas las civilizaciones con la presencia del bárbaro. Ej.
Egipto: cultura excepcional, dado que no tiene frontera presionada por la barbarie, sino que su
enemigo es la naturaleza; ha languidecido durante milenios sin poder superar el estado de
equilibrio con la naturaleza.

En el caso de Roma es más fácil imaginar su destino sin la presencia del bárbaro.
Todas las veces que el Imperio se detuvo fue invadido por el bárbaro, que conmovía toda la
civilización. De ahí que Roma reaccionara para expulsarlos y ampliar sus fronteras.

Esta sería la primera colaboración a la civilización:


- Alerta permanente, constante revisión de su modo de vida, adaptación de sus estructuras,
para hacer frente a esta fuerza que los acosa.
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Instituto de Historia
Cátedra de Historia Antigua
Prof. Dr. Raúl Buono-Core Varas

Hay otras colaboraciones que entrega este mundo primitivo:

-el bárbaro nómada.


Es posible constatar por ejemplo, que ha habido elementos que han llegado de China a
Europa, traídos por el bárbaro nómada.

Ej. El dragón. Así se da esta presencia comunicante y que traslada elementos culturales
de un extremo a otra del mundo.

Además, sorprende el que muchas veces la Historia haya podido recoger elementos
que nos delatan la presencia de algunos de estos pueblos sin que sepamos como. Por ejemplo:
el conocimiento que Roma tiene de los hunos, casi un siglo antes de su llegada. Esto es por
obra del nómada que transmite estos conocimientos.

Por último, y su mayor importancia, es que el esquema que se plantea al hablar de


bárbaro y de la civilización, nos aleja de un elemento importante; la división no es rígida. El
bárbaro se va incorporando a la civilización. Por ejemplo: el caso del Imperio Romano. Trata
de incorporarse, de hacerse cuerpo con el núcleo de civilización al cual se integran. El
contemporáneo desconoce, niega la presencia del bárbaro, ya sea como origen, o bien como
contacto o incorporación.

De este modo, no se puede hacer la Historia de Grecia en la línea de la civilización,


desconociendo el elemento base que es el mundo primitivo. La primera manera de llegar a
estas fuentes de la cultura es recoger elementos característicos de la Grecia clásica y rastrear
su origen. A veces nos sentimos remitidos a estratos muy remotos del hombre, como por
ejemplo: el fuego.

M. P. NILSSON- Historia de la religiosidad griega. (Madrid, 1953, p. 15), ha


destacado la importancia tremenda del culto al fuego a través de toda la historia griega. El
hogar es precisamente el término más aclaratorio. El hogar es el fuego; después se amplió a
toda la casa. El Hogar es un dios que exige una atención permanente. Hay todo un ritual que
se ejecuta antes de las comidas: el primero que recibe el vino y la carne es el fuego, que es
permanente.

Posteriormente el fuego sale a la luz pública: Olimpiadas, antorchas; pero poco a poco
va perdiendo su significativa fuerza primitiva. Pasa a ser un elemento más de la cultura griega
pero desprovisto de su fuerza original.

Hay otros elementos aún más determinantes. La forma arquitectónica más tradicional,
clásica, que nos entrega la cultura griega es la que parte del MÉGARON.

Edificio que en sus orígenes poseía cuatro columnas por lado, un pórtico y el hogar
con el fuego en el centro (cultura micénica hacia el siglo XI a. C.). A medida que se retrocede
en el tiempo, se advierte la simplificación del edificio hasta llegar a la descripción dada en el
ejemplo. La presencia de los que trajeron algunas de estas formas culturales ha permitido la
elaboración a partir de éstas. Se encuentran en los primeros asentamientos al Norte de Tesalia.
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Instituto de Historia
Cátedra de Historia Antigua
Prof. Dr. Raúl Buono-Core Varas

Tenía un techo de doble agua que en algún lugar dejaba la posibilidad de que escapara
el humo.
El Mégaron no esta en Creta, los techos son de terrazas.

Se puede seguir el desplazamiento de los indoeuropeos analizando las plantas del


Mégaron, y por los datos que tenemos hacia el 2000 a. C., estas corresponden a los Balcanes,
no a la estepa. Por lo que se puede afirmar que hay en esa fecha movimientos en los Balcanes.

El fogón establece una relación con la religión primitiva, que es comprobada en Roma.

Para el nómada el cielo ocupa un lugar muy importante.

Cuando se está en la estepa, no hay más puntos de referencia que las constelaciones.
De ahí entonces los:

DIOSES DEL CIELO

HUMO----------- contacto (lo más común) COLUMNA DE HUMO.


PILAR----------- solo en algunos casos.

De ahí la abertura para el fogón en el Mégaron, que posibilita el contacto religioso a


través de la COLUMNA DE HUMO.

La religión Olímpica = Religión de Dioses Celestes.

El Monte ----------- su importancia religiosa. Es el lugar de prestigio respecto a la que


es el mundo plano. El sentido de la elevación.

Pero no solo lo griego surge de lo primitivo. También lo primitivo o bárbaro persiste,


está al lado de lo clásico. Lo clásico reside fundamentalmente en la ciudad; lo primitivo en el
campo.

Este era bastante amplio. El problema reside fundamentalmente en las fuentes. ¿Cuáles
nos hablan del campo y de los campesinos?

Al lado de testimonios clásicos, visualizamos solo a Hesíodo, a algún trágico que hace
una descripción accidental. Pero eso no es suficiente. Es evidente que en el campo suceden
más cosas que las que nos entregan estos testimonios. El problema está en darle la
importancia que corresponde a estos dos mundos a pesar de la escasez de fuentes.

La descripción de la vida campesina nos lleva a señalar muchas de las características


anotadas más arriba para Egipto. Egipto fue una cultura agraria, y el modo de ser de la cultura
egipcia corresponde al modo de ser del mundo primitivo. Toynbee indica como característica
más neta de las culturas primitivas la “persistencia en el uso".
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Instituto de Historia
Cátedra de Historia Antigua
Prof. Dr. Raúl Buono-Core Varas

Conservar técnicas de cultivo; ritos; adecuación a las estaciones, etc.; precisamente


porque en un mundo más difícil como este, donde no hay preparación para enfrentar la
naturaleza, el hombre se halla a salvo cuando logra entenderse con la naturaleza,
comprenderla y adecuarse a ella.

Aquí se detiene su creatividad, precisamente por la angustia permanente de la


supervivencia. Pues bien, toda esta situación permanece en el campo, en el que aún persiste
esta angustia por la supervivencia.

Si a esto se agrega la instalación en Grecia de pueblos nómades que vienen a instalar


también su mentalidad, que algunos siglos no alcanzan a borrar. NILSSON describe por
ejemplo que hay una proliferación de los espacios sagrados. El templo es en su inicio un
espacio sagrado en el que se interpretan los hechos que en él ocurren.

El bárbaro por una parte corresponde al mundo sedentario agrícola, y por otra parte, al
nómada que se hace sedentario, pero que conserva el sello de su modo anterior de vida.

De allí entonces, lo novedoso que resulta el hecho que siendo Grecia primitivamente
una cultura que vive de los agrícola, posea un Panteón en el cual son los dioses masculinos los
que dominan. Para la Grecia primitiva, Zeus proviene del Panteón, traído por los nómades,
para quienes lo principal es la fuerza. Por este motivo, las divinidades anteriores pasan a ser
desplazadas por los nuevos dioses. (La fuerza de los cultos agrícolas, lo Dionisiaco,
(NILSSON, p.32).