Sei sulla pagina 1di 5

Universidad Autónoma de Nuevo León

Facultad De Ingeniería Mecánica Eléctrica

Apreciación de lo Artístico

Hora: N3

Salón: 6305

Semestre Enero-Junio 2018

Producto Integrador

Plan de Estudio: 401

Equipo: 04

Miguel Ángel Flores 1796472 IMTC


Cuellar
Rodolfo Roa Aguilar 1816423 IMTC

Adalberto Álvarez Flores 1729282 IAE

Kevin Alejandro Castillo 1650857 IMA


de León
Jesús Alberto López 1673074 IMTC
Martínez

San Nicolás de los Garza, 13 de abril del 2018


San Juan Bautista
Autor: Leonardo da Vinci, 1508-1513

Técnica: Óleo sobre tabla

Estilo: Renacimiento

Tamaño: 69 cm × 57 cm

Localización: Museo del Louvre, París, Francia

Es uno de los últimos cuadros del pintor renacentista italiano Leonardo da Vinci, datado
hacia 1508-1513, época en que el Alto Renacimiento estaba metamorfoseándose en el
Manierismo. Está pintado al óleo sobre tabla que mide 69 cm de alto y 57 cm de ancho.
Se conserva en el Museo del Louvre de París (Francia).

Fue una de las últimas pinturas del autor y, sin duda, una de las más debatidas. Hay
mucha polémica sobre el significado de la mano del santo apuntando hacia arriba, y su
sonrisa enigmática ha provocado discusiones semejantes a las de la Mona Lisa.

El cuadro puede considerarse enteramente autógrafo.

Es uno de los que Leonardo mostró al cardenal de Aragón, Antonio de Beatis, y de su


séquito el 10 de octubre de 1517 en el Castillo de Clos-Lucé. A la muerte de Leonardo,
fue heredado por Salai, cuyos herederos la vendieron; en 1666 pasó de la colección
Jabach a Luis XIV, de donde pasó al Louvre.

Representa a Juan el Bautista en la soledad del desierto. Está representado de medio


cuerpo, una variación sobre el tema de la figura construida clásica y monumentalmente
en el espacio en directa sugestión de los modelos de la estatuaria antigua.

San Juan viste pieles, tiene largo pelo rizado. Sostiene una cruz de junco en su mano
izquierda mientras que la derecha apunta hacia el cielo. Se cree que la cruz y las pieles
se añadieron más adelante por otro pintor. La figura está envuelta en una mórbida
sombra. Mientras que el tronco tiene una cierta solidez y fuerza, el rostro y la expresión
tienen una delicadeza y misteriosa suavidad que parecen contradecir la personalidad de
Juan, el intransigente y abstemio predicador en el desierto, como lo describe la Biblia.
Puede ser que haya escogido retratar al santo en el momento de bautizar a Jesucristo,
el momento en el que el Espíritu Santo desciende sobre Jesús en forma de paloma. La
expresión del rostro, lánguida y ambigua, es típica de las últimas obras de Leonardo. La
mirada es estática, pues muestra la embriaguez de amor (Baco); el índice señala hacia
el cielo, pues el Amor solo se completa en Dios, según enseña Platón.

Algunos han indicado, igualmente, que la apariencia de san Juan es andrógina o


hermafrodita, una teoría apoyada por un esbozo de Leonardo conocido como "El ángel
encarnado", y el Salvator Mundi.

El gesto de señalar al cielo sugiere la importancia de la salvación a través del bautismo


que san Juan representa. La obra es a menudo repetida por otros pintores posteriores,
especialmente aquellos de las escuelas del renacimiento tardío y el manierismo. La
inclusión de un gesto similar al de Juan incrementaría la importancia de una obra con un
sentido religioso.

Alto Renacimiento, Renacimiento maduro, Renacimiento pleno o Renacimiento clásico


es el periodo culminante o de apogeo del Renacimiento, que comprende los años finales
del siglo XV y las primeras décadas del siglo XVI.1 Pueden utilizarse como hitos
históricos para delimitarlo el descubrimiento de América (1492) y el saco de Roma
(1527); y como hitos artísticos, para iniciarlo La Última Cena de Leonardo da Vinci (1495-
1497) y para terminarlo la muerte del propio Leonardo (1519), la de Rafael Sanzio (1520)
o una obra culminante del tercero de los grandes protagonistas del periodo: la Capilla
Medicea de Miguel Ángel (1520-1534).

La técnica de pintura es el óleo el cual es una técnica pictórica consistente en mezclar


los pigmentos con un aglutinante a base de aceites, normalmente de origen vegetal.
Por extensión, se denominan óleos a las pinturas ejecutadas mediante esta técnica,
que admite soportes de muy variada naturaleza: metal, madera, piedra, marfil, aunque
lo más habitual es que sea aplicado sobre lienzo o tabla. El óleo permanece húmedo
mucho tiempo, lo que favorece la mezcla de colores.