Sei sulla pagina 1di 4

GENIPA AMERCANA

HISTORIA DEL ÁRBOL DE GENIPA EN ALGUNOS PUEBLOS DE AMÉRICA

En tiempos prehistóricos el árbol de genipa fue considerado sagrado porque de sus frutos
salió Jagua, madre de las primeras mujeres que poblaron la Tierra y deidad que dictó las
leyes de los hombres (CUBA). Fue venerada la deidad de Jagua por las comunidades
neolíticas en este país.
Tuvo el Jagua tanta trascendencia para las culturas aborígenes de tronco arahuaco ubicadas
en el Amazonas que, según investigadores es la causa de que esté presente en la flora
antillana. Puede encontrarse Jagua diseminada por distintos hábitat.
MORFOLOGIA
Árbol que alcanza una altura entre 10 – 15 m y algunas veces puede alcanzar hasta los 20
m, tiene un diámetro promedio de 50 cm. El tronco es recto y cilíndrico, con una cobertura
de color claro. Las ramas están compuestas por hojas de tipo verticiladas, simples y
opuestas, con estípulas entre los pecíolos ovado triangulares; el haz de las hojas es verde
oscuro y brillante. Las flores tienen cáliz lobuloso y corola blanca o amarilla, están
agrupadas en las axilas de las hojas y se caracterizan por tener un ligero perfume. El fruto
es una baya subglobosa, tiene una longitud de 10 – 12 cm y un diámetro de 7 – 9 cm, está
cubierto por una corteza marrón que protege el pericarpio esponjoso de 1,5 cm de espesor,
la pulpa que es jugoso y agridulce parecido a los de la pera, contiene numerosas semillas; el
pericarpio y la pulpa son aromáticos.

USOS Y MANEJO

Usos alimenticios

El fruto es utilizado para la elaboración de refrescos, vino, por ser rica en azúcar y tanino.
En algunos países del área se elaboran dulces, helados, y mermeladas.
El fruto verde contiene un jugo amarillo que en contacto con el aire se torna azul, violáceo
o negro convirtiéndose finalmente en un tinte duradero, se utilizó por los nativos de
América para hacerse dibujos en la piel, protegerse de insectos y teñir el cabello, telas y
objetos del hogar.
Las hojas sirven de alimento para el ganado.

Usos medicinales

Según el Dr. Juan Tomás Roig Mesa, investigador Cubano diversas partes del árbol son
materia prima en la elaboración de medicamentos destinados principalmente a la cura de
llagas.
La raíz de la jagua tiene efecto purgativo, mientras la corteza en decocción, cura úlceras de
origen escorbútico y enfermedades venéreas, además de combatir anemias y
regurgitaciones del hígado y del bazo.
Los frutos tienen propiedades diuréticas, estomacales, revulsivas y des obstruyente y el
jugo está indicado contra la gastro enteritis crónica y la hidropesía. En medicina
homeopática se considera una planta de gran valor.
Según estudios contienen mucho hierro, riboflavina y sustancias antibacterianas. Los frutos
verdes son astringentes y en infusión se usan contra las hemorragias. Los frutos maduros
como remedio contra la disentería, también se prepara un jarabe contra el asma, las flores
tienen propiedades reconstituyentes además se utilizan para el control de fiebres, la raíz y la
corteza en cocimiento contra enfermedades venéreas como gonorrea y la sola raíz como
purgante así como la goma blanquecina azucarada empleada como colirio.
Las hojas también son utilizadas para sirven la elaboración de remedios caseros. La corteza
se ha usado para curtir cueros.

Uso constructivo

En Nicaragua la madera del árbol tiene tradición de uso, se emplea en la construcción de


viviendas como vigas, reglas, tablas, cajas, muebles, culatas de escopeta, tacos de billar,
aros de tambores, bordados, implementos de uso agrícola, artículos deportivos, muebles,
artesanías, juguetes de madera como baleros, trompos y otros de tradición exclusivamente
nicaragüenses.

Condiciones climáticas

El árbol de jagua está restringido a hábitats húmedos y cálidos. La distribución natural y de


naturalización de la especie se encuentra por lo general restringida a áreas que reciben de
1200 a 4000 mm de precipitación anual y que tienen una temperatura anual promedio de
entre 18 y 30 C, a pesar de que el árbol de jagua probablemente se comporta mejor en un
hábitat continuamente húmedo, algunas partes de la distribución natural tienen estaciones
secas de hasta 6 meses de duración como es el caso de Nicaragua, época cuando la planta
pierde sus hojas, lo que le ayuda a evitar mayores daños por deficiencia de humedad en el
suelo.
Suelos y Topografía

El árbol de jagua puede crecer en una variedad amplia de tipos de suelo, desde los que están
presentes en áreas húmedas hasta los secos en sitios de altura. La especie se comporta
mejor cuando el suelo presenta un PH ácido reportándose hasta de 4.6.

Se conoce que esta especie generalmente no forma parte de sitios donde hay presencia de
arena o cerca de playas posiblemente porque no tolera suelos salinos y además requiere de
buena humedad, de aquí que los árboles más grandes se encuentran en áreas pantanosas
tierra adentro.

En la Cuenca Amazónica, se reportan creciendo a lo largo de ríos claros y lodosos, pero no


a lo largo de ríos de agua negra. Los árboles de jagua rara vez crecen en terrenos elevados,
pero los pocos que lo hacen son por lo usual de tamaño menor que aquellos creciendo en
sitios bajos. La especie crece de manera natural en sitios de hasta 1,500 m de altitud en
Colombia.

ECOLOGIA

Es una especie heliófita del trópico húmedo y subhúmedo, típica de los bosques
semideciduos. Es común en elevaciones bajas de climas cálidos y húmedos y en llanuras
costeras. Crece en elevaciones que van desde el nivel del mar hasta los 1200 m, en sitios
con precipitaciones de 800 a 4500 mm promedio anuales y una temperatura media anual de
18 a 30 ºC. Prospera en todo tipo de suelos, desde aluviales inundables, como tierra firme
con buen drenaje; soporta bien hidromorfismo de agua en movimiento, pero no estancada.
Su mejor desarrollo se da en suelos arcillosos o de textura media con buen contenido de
nutrimentos. Prefiere suelos moderadamente profundos, con fertilidad media a alta, bien
drenados, con texturas de franca a arcillosa y no tolera heladas. Puede tolerar hasta seis
meses de sequía

Crecen en potreros, huertos familiares. Suelos: negro rocoso calizo, rojo con buen drenaje,
café claro profundo, amarillo arenoso, rojo laterítico, pardo, aluvial plano y ondulante.