Sei sulla pagina 1di 6

MARCO TEORICO

NUTRICIÒN APLICADA
La influencia que ejerce el estilo de vida, el lugar donde se vive, el entorno en
el que los adolescentes conviven, la gente que está a su lado y la influencia que
se centra solo en las apariencia que puede ejercer la familia y amigos, puede
influir positivamente en la asimilación del cuerpo y estabilidad emocional de los
integrantes de la familia, sobretodo de los más susceptibles como los
adolescentes.
INDICE DE MARCO TEORICO.
1. Determinantes sociales.
La buena salud no se basa únicamente en las intervenciones médicas, sino
también con las condiciones de vida y las opciones personales. Los
determinantes son propiedades basadas en el estilo de vida afectadas por
amplias fuerzas sociales, económicas y políticas que influyen la calidad de la
salud de las personas. Estos atributos incluyen pero no se limitan a la
enseñanza, el empleo el nivel de ingresos y la distribución, la vivienda, el
desarrollo infantil, la seguridad alimentaria y la nutrición, la raza, el género y el
estrés. Se ha demostrado que dichos factores tienen asociaciones marcadas
con los riesgos para diferentes enfermedades, la esperanza de vida y la
morbilidad de por vida.
“En las últimas décadas, las crecientes disparidades de salud en los países desarrollados y entre países en vías de desarrollo y los países
desarrollados han sido asociadas con estos factores sociales. Mientras los trabajadores de salud pública y los políticos tratan de reducir esta brecha,
se enfrentan a retos en el diseño e implementación de programas que sean lo suficientemente amplio como para abordar cuestiones que tienen
relaciones complejas y causales, de largo plazo con vías de enfermedades específicas. Sin embargo, tanto la motivación como la acción eficaz para
desarrollar la investigación y los métodos de intervención seguirán creciendo en este campo de la salud pública.”

1.1. Definición de determinantes sociales de la salud.


Los determinantes sociales de la salud son las circunstancias en que las
personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el sistema de
salud. Esas circunstancias son el resultado de la distribución del dinero, el poder

Aspirante a la licenciatura de nutrición aplicada: Verónica Zapata Solís


Propedéutico
y los recursos a nivel mundial, nacional y local, que depende a su vez de las
políticas adoptadas. Los determinantes sociales de la salud explican la mayor
parte de las inequidades sanitarias, esto es, de las diferencias injustas y evitables
observadas en y entre los países en lo que respecta a la situación sanitaria.

1.2 Determinantes sociales positivas en los jóvenes para bajar de peso.


Las evidencias de que el sedentarismo es un factor de riesgo para muchas
enfermedades han ido en aumento. Por ello, la Psicología de la Salud y la
Psicología del Deporte han demostrado interés por el estudio de la adherencia a
la conducta activa. Nuestro objetivo es la adaptación al castellano de uno de los
cuestionarios más exhaustivos que evalúan la relación entre motivación y
práctica de ejercicio físico saludable. A partir de la versión final (el Autoinforme
de Motivos para la Práctica de Ejercicio Físico, AMPEF), se pretende analizar las
diferencias de motivación en una muestra amplia y diversa de sujetos, según su
nivel de práctica. La versión final del AMPEF resulta un instrumento adecuado,
válido y fiable, para evaluar los motivos relacionados con la práctica de ejercicio
físico, que permite distinguir a las personas activas de las sedentarias en cuanto
a dos estilos o formas de vida diferente: el estilo saludable y el no-saludable. Los
sujetos activos muestran una motivación intrínseca mayor que los sedentarios,
que se relaciona con la adherencia a la conducta de ejercicio, de acuerdo con
otros estudios. Por ejemplo, puntúan más alto los motivos de diversión o
bienestar, de control del estrés o de mejora de la condición física. En cambio,
para los sedentarios, las urgencias de salud es el único motivo puntuado más
alto, posiblemente debido a una incidencia más elevada de trastornos.
”La vida sedentaria puede cambiar con la adecuada motivación para la realización de ejercicio, el cual
puede ejercer en sentido crítico positivo sobre la autodeterminación de ejercitarse para lograr que los
adolescentes logren un cambio en su manera de ver el uso adecuado de una nutrición saludable sin ponerse
en riesgo con dietas que podrían resultar en rebote”

1.3 Determinantes sociales negativa en los jóvenes para bajar de peso.


La escala de sintomatología depresiva, se distribuyó en dos factores que
distinguen al ánimo deprimido de los síntomas somáticos. La escala de ideación
suicida obtuvo valores adecuados de consistencia interna y, en concordancia
con estudios previos en población mexicana, se obtuvo un solo factor que explicó
un porcentaje elevado de varianza. La escala de autoestima obtuvo una
Aspirante a la licenciatura de nutrición aplicada: Verónica Zapata Solís
Propedéutico
distribución factorial muy similar a la validación previa aunque los valores
estadísticos no fueron tan adecuados en dos de las cuatro subescalas (enojo y
relaciones familiares). En el análisis realizado con la escala de características
psicológicas se eliminaron las preguntas relacionadas con el perfeccionismo; se
conservaron las preguntas sobre el miedo a madurar y el conjunto de preguntas
que originalmente iba dirigido a inquirir sobre la insatisfacción con la imagen
corporal.
En muchas ocasiones, la dificultad para adelgazar no se debe sólo a unos
inadecuados hábitos de alimentación o a la falta de actividad física. La ansiedad
y la baja motivación y autoestima están estrechamente relacionadas con este
fracaso. El error más común que se suele cometer es bajar la cantidad diaria de
alimentos nutritivos e intentar saciarnos con los que nos venden como
saludables.
“No por comer menos vamos a adelgazar más y más rápido. Es más, la salud psíquica y no solo la física
son las principales afectadas ante estos comportamientos. La falta de nutrición va a provocar picos de
ansiedad ante la escasez de nutrientes en nuestro cuerpo y la insuficiencia de resultados visibles”

2. Dieta.
Una dieta es el conjunto de las sustancias alimenticias que componen el
comportamiento nutricional de los seres vivos. El concepto proviene del griego
díaita, que significa “modo de vida”. La dieta, por lo tanto, resulta un hábito y
constituye una forma de vivir. En ocasiones, el término suele ser utilizado para
referirse a los regímenes especiales para bajar de peso o para combatir ciertas
enfermedades, aunque estos casos representan modificaciones de la dieta y no
la dieta en sí misma.
La alimentación humana no está determinada sólo por cuestiones biológicas,
sino que se encuentra influida por factores sociales, económicos y culturales.
Muchas veces la dieta está condicionada por la disponibilidad de alimentos que
depende de condiciones climáticas y de la ubicación geográfica de cada región.
Tampoco pueden olvidarse los factores personales que determinan una dieta,
como el gusto, la influencia de la publicidad de ciertos productos alimentarios,
las preferencias estéticas y otras cuestiones.

“La facilidad para obtener ciertos alimentos, las condiciones climáticas y las costumbres sociales hacen que
cada país y región tenga su propia dieta. Argentina, por ejemplo, cuenta con uno de los índices de consumo
de carne vacuna más elevados del mundo. Estados Unidos, en cambio, se caracteriza por la ingesta de

Aspirante a la licenciatura de nutrición aplicada: Verónica Zapata Solís


Propedéutico
comida chatarra, es decir, de alimentos con poco valor nutritivo y altos niveles de grasas o azúcares, como
las hamburguesas. Esta dieta ha causado una epidemia de obesidad en la población estadounidense, en
México, los estereotipos de la televisión son los principales causante del sobrepeso de los adolescentes”

2.1. Beneficios de las dietas.


Nunca, como en los últimos años, ha sido tan palpable la preocupación por
los alimentos y la vida sana. Debido a esto, los asuntos relacionados con la
alimentación son centro de conversación, de debate y publicación en los medios
de comunicación. Los consumidores y sus asociaciones demandan, con todo
derecho, una alimentación saludable, variada, atractiva y de un precio asequible;
los movimientos ecologistas y los partidarios de la agricultura biológica exigen
alimentos carentes de aditivos y de residuos químicos de todo tipo y reclaman
un control estricto de los desechos alimentarios para evitar perjuicios al medio
ambiente, entre otros de los alimentos transgénicos.
Un sector no pequeño de la población pide alimentos carentes de grasa, bajos
o ricos en éste u otro nutriente, debemos de tener en cuenta también la
preocupación de un importante sector de la sociedad por los alimentos dietéticos
y sanos esos que nos curan de todos los males y que están en contraposición
con los que contienen aditivos que nos matan o aquellos modificados
genéticamente, los transgénicos, que según algunos son capaces de cambiar
nuestros propios genes y hacernos mutar si los comemos. Otro sector se
preocupa de buscar dietas adelgazantes, dietas mágicas, rápidas y que no
requieren esfuerzo.
“Es indudable la importancia que desde el punto de vista educativo, tiene la
familia, la escuela y la sociedad en general, en el aprendizaje de hábitos
saludables”
2.1.2 Factor de riesgo asociado a una mala alimentación
La palabra “dieta” se ha distorsionado mucho, ya que ésta se refiere a un
estilo y conducta de vida saludable y no a seguir “planes” que ponen en peligro
la salud de las personas. De acuerdo con la Fundación Ellen West, las dietas a
menudo traen consecuencias físicas tales como:
Perdida de la fuerza muscular y endurecimiento
Disminución en la utilización del oxigeno
Cabello delegado
Pérdida de coordinación

Aspirante a la licenciatura de nutrición aplicada: Verónica Zapata Solís


Propedéutico
Deshidratación y desequilibrio de electrólitos
Mareos, desmayos, debilidad y reducción del ritmo cardiaco
Cuando te restringes de calorías, también lo haces de la energía necesaria para
tu cuerpo, por lo tanto el funcionamiento de tu cerebro también se ve reducido
Las dietas raramente funcionan.
“El 95% de las personas que hacen una dieta recuperan su peso o incluso ganan más del que incluso
ya tenían. Esto ocurre frecuentemente entre el primer y el quinto año de haberla realizado las dietas “yo-
yo” (ciclos repetitivos de perdida-ganancia de peso) traen efectos negativos a la salud, incluyendo el
incremento del riesgo de enfermedades cardiacas, los problemas metabólicos, etc.
Las dietas fuerzan tu cuerpo en los periodos de iniciación. Este responde más lentamente de su
funcionamiento normal para poder conservar su energía. Esto significa que el metabolismo natural de tu
cuerpo se puede hacer más lento.

2.1.3 Recomendaciones para bajar de peso de manera segura.


A los adolescentes se les debe enseñar a aceptar un amplio rango de siluetas
corporales, guiar el desarrollo de intereses y habilidades tendentes al éxito sin
basarse en su imagen corporal, enseñar alimentación saludable resaltando el
hecho de no saltarse comidas y realizar al menos alguna comida diaria con la
familia, recordar los efectos negativos de las dietas y el ejercicio desmesurado,
enseñar herramientas de asertividad para resistir las bromas sobre su imagen
corporal y la presión de los iguales para ponerse a dieta, educar sobre el
desarrollo corporal y la afectividad-sexualidad para evitar ansiedades durante la
crisis de la adolescencia, comunicación y de manejo del estrés.
A los padres se les debe enseñar pautas para prevenir las conductas de
riesgo como: – Evitar las normas rígidas en torno a la alimentación: para
favorecer la interacción con el adolescente – Favorecer la realización de comidas
en común: donde lo importante sea la comunicación intrafamiliar. En lugar de
acercarse, se aleja. En cambio, si intenta ponerse en la posición del otro,
buscando comprender lo que quiere, estudiando con él todas las posibilidades,
se unirá a él y juntos podrán buscar la mejor solución. – Crear un espíritu de
tolerancia en el hogar: padres e hijos tienen que aprender juntos a tolerar y
aceptar las diferencias y a respetar la autonomía. Deben aprender a tener mutuo
respeto de la privacidad del otro, a tolerar, en uno y en el otro, el error, la
debilidad, los fallos y las contradicciones. – Tratar al hijo como a un amigo que
acepta tal como es: alrededor de los 12 años debe establecerse con el hijo la

Aspirante a la licenciatura de nutrición aplicada: Verónica Zapata Solís


Propedéutico
clase de relación que desearía tener con él cuando sea adulto. El objetivo que
debe fijarse es el mutuo respeto y apoyo, y la capacidad de divertirse juntos.
Utilizará el elogio y la confianza para ayudarle a adquirir una imagen positiva de
sí mismo. Reconocerá y corroborará los sentimientos del hijo escuchándole de
forma comprensiva y haciendo comentarios sin criticar y sin tener que resolver
sus problemas. La amistad es la mejor base para el buen funcionamiento de la
familia. – Compartir con el hijo los temores: en lugar de mantener esa pulcra y
falsa imagen de perfección que a menudo se intenta vender al hijo, quizás se
pueda compartir con él los temores, reconocer que no se sabe todo y que a veces
uno se equivoca. Una actitud negativa o perezosa sólo puede ser modificada con
el buen ejemplo y los elogios,

Aspirante a la licenciatura de nutrición aplicada: Verónica Zapata Solís


Propedéutico