Sei sulla pagina 1di 24

Grado:

Psicología Clínica

Materia:
Historia de la Psicología

Tarea:
Cuestionario sobre Historia de la Psicología

Estudiante:
Rafael García Guzmán
1. La psicología como Ciencia

Para que un campo de conocimiento sea una ciencia, debe cumplir con dos
factores básicos:

A. Epistemología
Para poder ser considerada una ciencia, es imprescindible
que exista una epistemología clara. Es decir, que se sepa claramente sobre
qué campo quiere aumentar nuestros conocimientos.

B. Método científico
Otra condición necesaria para que una disciplina de conocimiento sea
considerada una ciencia es que se ciña al método científico. Debemos
recordar que una ciencia no es un intento por saber la verdad o por resolver
todos los misterios de la naturaleza y la vida, sino sencillamente un modo
(un método) de aumentar nuestro conocimiento. La ciencia hace preguntas,
y por cada pregunta que responde, se inician nuevas preguntas, hasta que
para la pregunta original encontramos otra respuesta más adecuada, y así de
forma infinita.

La Psicología es la ciencia que estudia a la conducta humana y sus


procesos cognitivos y, por tanto, tiene una epistemología clara. Ahora
bien: ¿sigue la Psicología el método científico?
La Psicología experimental sigue el método científico tanto como la física
o la química. Otras disciplinas, como la medicina, no son realmente
ciencias sino disciplinas, aunque cuentan con investigaciones científicas
para apoyar sus decisiones. La Psicología funciona de la misma manera: es
una ciencia que a veces actúa como ciencia según un método científico
para realizar investigaciones, y en otras ocasiones, aplica esos
conocimientos de la mejor forma posible para acompañar a las personas y
sociedades en procesos de cambio. En estas aplicaciones, se observan los
resultados y se valoran cambios y reflexión.
Esto es lo que haría cualquier ciencia. Se recuerda que la ciencia ante todo
cuenta con una actitud humilde, de reflexión, de preguntas, de
cuestionamiento, de apertura, en ningún momento una ciencia cree o aspira
a tener una verdad absoluta.
¿Cuál es la metodología científica que utiliza la Psicología?
Dado que el ser humano es muy complejo y cambia y evoluciona
constantemente, su estudio se hace muy complejo. Por esta razón la
Psicología cuenta con una gran diversidad metodológica para estudiar al ser
humano. La Psicología utiliza básicamente el método hipotético-
deductivo, como cualquier ciencia. A veces, por la naturaleza de sus
investigaciones, utiliza metodologías cuantitativas (donde utiliza
herramientas estadísticas), y en otras, utiliza metodologías cualitativas
(entrevista, grupos de discusión, etc.). El segundo caso, en realidad, puede
ser mucho más complejo que el primero.

No es función del investigador o psicólogo extraer conclusiones sobre la


realidad, sino saber extraer hechos que se puedan contrastar y refutar a
través de las experiencias humanas.

la psicología Trabajar sobre procesos cognitivos, memoria, percepción,


pensamiento y sus heurísticos, emociones y su gestión, bases
biofisiológicas, estructuras sociales y su repercusión en nuestros
comportamientos, relaciones inter e intrapersonales, así como de grupo,
creencias y actitudes, es complejo y los psicólogos lo hacen según un gran
rigor científico.

La Psicología surge como una ciencia cuando encuentra en el hombre


un objeto de conocimiento como la conducta, que puede ser observable
y medible y llegar a conocerse de manera objetiva, como exige el rigor
científico. El comportamiento del hombre es lo único que se puede
observar y medir con instrumentos específicos y es lo que permite
evaluar las capacidades y atributos de las personas y su relación entre
ellas.
Características históricas de la psicología

Cronograma

Etapa pre-clásica

REPRESENTANTE TEMATICA

Captación de la
Tales de Mileto realidad mediante la
sensación.

El alma está regida por


Pitágoras leyes y es inmortal

La psicología está
Sócrates subordinada a la ética
Edad Antigua
El alma era separable
Platón del cuerpo e inmortal y
eterno

Negó que el alma se


Aristóteles separara del cuerpo
Afirma que el alma y Dios son
los objetivos de estudios de la
Tomas de Aquino
filosofía

Edad media

San Agustín de Hipona Afirma que el alma es creación


de Dios
Juan Luis vives Reclama la autonomía para los estudios
de la psicología
El Renacimiento

Melancthon Acuña la palabra psicología

Rene descartes Concibió el dualismo cuerpo y alma

Benito Considera al hombre como un organismo


Espinoza psicofisiológico
Edad Moderna
Siglos XVII y
XVIII aparecen
Consideraban que el conocimiento de la
los empiristas
vida mental tenía que basarse en la
británicos
observación de los hechos y experiencia
(LOCKE,
BERKELEY Y
HUME)
Edad Contemporánea
Estructuralismo El objeto de estudio es la conciencia y la idea principal de los
estructuritas se fundamenta en el elementalismo y el
asociacionismo

Funcionalismo Estudio del organismo completo

Conductismo El objeto de estudio es la conducta

Gestaltismo Considera de nuestra percepción se basa en una serie de leyes


organizativa

Psicoanálisis El método utilizado es el estudio de casos

Cognitivismo Busca el restablecimiento del sentido interno de identidad y de


fuerza de voluntad

Psicología
Humanística
Aspectos más importantes de la psicología de la
edad media
Dentro de los aspectos más importantes de la psicología en la Edad Media
se encuentran, en avance de la tecnología, se inventaron, por ejemplo, el
arado y el arnés de caballo modernos, que abrieron nuevos caminos a la
agricultura y mejoraron la producción. Aunque éste es un período
de declive económico, demográfico e intelectual, de las cenizas del
Imperio empezaba a surgir una nueva y creativa sociedad.

A finales de la Alta Edad Media comenzó en Europa una importante


tradición intelectual, la aplicación de la razón filosófica a la teología. Fue
propuesta por primera vez por San Anselmo de Canterbury (10331109),
que la definía como «la fe en busca de la razón». En vez de limitarse a
aceptar la Biblia y el dogma de la Iglesia como la base de su fe, San
Anselmo proponía argumentos estrictamente filosóficos para apoyar las
creencias cristianas. Presentó, por ejemplo, el «argumento ontológico» para
demostrar la existencia de Dios, un argumento que, a grandes rasgos,
afirmaba que podemos concebir un ser absolutamente perfecto —Dios— y
que dicho ser debe existir, puesto que de no ser así no sería perfecto.

El argumento ontológico de San Anselmo ha sido muy discutido, pero lo


importante es que no se basaba ni en las escrituras ni en ninguna autoridad,
sino sólo en la lógica. En otros lugares, y de manera más notable en el
Islam, el pensamiento teológico basado en la filosofía apareció
Intermitentemente, pero fue marginado en la Alta Edad Media y finalmente
suprimido en el siglo X I V (véase el siguiente apartado). En Europa, el
libre pensamiento de San Anselmo se convirtió en una tradición
consolidada en las universidades.

San Agustín, como ya hemos visto, quería conocer a Dios y el alma


humana. Creía que si uno estudiaba su alma de manera introspectiva, podía
llegar a conocer a Dios, que está presente en todas las almas. Según la
concepción agustiniana de la unidad entre el creador y lo creado, las tres
facultades mentales — memoria, entendimiento y voluntad— son un claro
reflejo de las tres personas de la Santísima Trinidad. La psicología
introspectiva es característica de los primeros años de la filosofía cristiana.
Los filósofos estudiaban su alma introspectivamente, no para comprenderse
a sí mismos como seres humanos individuales, sino como medio para llegar
a conocer a Dios, para encontrar un orden externo, el orden de Dios, que les
sirviese de guía en sus vidas.

San Buenaventura fue el gran representante de la filosofía cristiana


neoplatónica. Como San Agustín, defendía una concepción marcadamente
platónica y dualista del alma y el cuerpo. Para él, el alma era mucho más
que la forma del cuerpo. Alma y cuerpo son dos sustancias completamente
distintas y el alma inmortal simplemente utiliza el cuerpo mortal durante su
existencia terrenal. La esencia de una persona es el alma. El alma es capaz
de dos tipos de conocimiento. En primer lugar, debido a su unión con el
cuerpo, puede conocer el mundo exterior.

En este punto San Buenaventura seguía los pasos del empirismo


aristotélico negando la existencia de ideas innatas, y defendiendo que el
hombre construye conceptos universales por abstracción a partir de los
objetos particulares de la experiencia. Sin embargo, San Buenaventura
también aseguraba, coincidiendo con Santo Tomás de Aquino pero no con
Aristóteles, que dicha abstracción es insuficiente por sí sola y que necesita
de la iluminación divina para hacer posible el verdadero conocimiento.

La segunda fuente de conocimiento según San Buenaventura, la del


conocimiento del mundo espiritual, Dios incluido, corresponde
exclusivamente al alma. La fuente de este conocimiento es la meditación
introspectiva, que nos descubre la imagen de Dios iluminada en el alma y
que capta a Dios a través de la reflexión interior sin recurrir a las
sensaciones. No debemos olvidar que el objetivo de esta introspección
agustiniana no era el conocimiento de un yo personal, como en la
psicoterapia, ni de la naturaleza humana, como en la psicología científica.
Su objetivo era la visión de Dios, no de la persona o la humanidad.
Aspectos centrales que caracterizaron al
renacimiento
El culto a la Antigüedad Clásica, de la que se estimaban los valores
literarios y los modelos de la vida. El mundo clásico descansaba sobre una
concepción antropocéntrica y materialista de la vida, y su conocimiento
supuso el descubrimiento del hombre, de sus instintos y su razón, y de la
vida material de sus placeres y belleza. Frente a la actitud teocéntrica
medieval, el renacentista se situaba en el centro del mundo. La inteligencia
era una potencia a descubrir y conocer por sí misma. Se mostraba gran
interés por lo que el hombre había realizado o podía realizar.

Descubrimiento y valoración de la Naturaleza como modelo de


belleza. Concepto de belleza basado en la armonía, el equilibrio, la
concentración y la serenidad. El hombre empezó a desarrollar por igual sus
facultades físicas (con el dominio de las armas) y espirituales (las letras).
El canon que mide todos los escritos o poemas llamado métrica.

Se separa lo natural de lo sobre natural, porque lo que es más importante es


el hombre y su entorno se puede probar científicamente, mientras que lo no
natural es una creencia (no se puede demostrar). El ideal en el que se busca
lo inalcanzable, lo perfecto. La naturaleza ideal: La idea de una naturaleza
más bella de lo que se puede imaginar. El amor al saber, ya que el hombre
es el centro de sus preocupaciones, su sabiduría es su saber.
La naturalidad El predominio de la razón sobre la fe.

En el Renacimiento surgen los primeros antecedentes filosóficos y


científicos formales de la psicología.
Definir psicología de acuerdo a Thomas H. Leahey

El significado literal de psicología es psyché-lógos, el estudio del alma,


aunque el término no se acuñó hasta el siglo XVII y su uso no se extendió
hasta el siglo XIX. Los filósofos y los profesores de religión de todo el
mundo se han esforzado en resolver el problema de la naturaleza del alma:
¿existe el alma? ¿Cuál es su naturaleza? ¿Cuáles son sus funciones? ¿Cómo
se relaciona con el cuerpo? Mientras que los psicólogos se oponen al
término alma y prefieren mente, con menos connotaciones religiosas,
todavía se continúan planteando estas incómodas cuestiones.

Incluso aquellos psicólogos que no definen la psicología como el estudio


de la mente sino como el estudio de la conducta tienen diferentes
respuestas para ellas. Desde la época de los antiguos griegos, los filósofos
se han preguntado cómo conocen el mundo los seres humanos. Esta
empresa se conoce como epistemología, que proviene de las palabras
griegas episteme (conocimiento) y lógos (discurso). Interrogarse acerca de
cómo los seres humanos conocen el mundo supone preguntarse sobre la
sensación, la percepción, la memoria y el pensamiento; la esfera completa
de lo que los psicólogos llaman psicología cognitiva.
La polis en la antigua Grecia
Polis, en griego, quiere decir ciudad, y ese era el nombre que recibían en
Grecia las diferentes polis, que nacieron luego de la desaparición de los
reinos micénicos, cuando se agruparon los pequeños poblados buscando la
seguridad que se había extinguido junto con los palacios fortificados.
Cada polis, que halló la protección en un dios, y se instaló en sitios
estratégicos, escondía una diferente civilización, a pesar de estar unidas por
el lazo común de ser todos helenos, con características particulares y
muchas veces, con enfrentamientos bélicos entre ellas.
Breve síntesis de las principales teorías tomando en
cuenta las diferentes épocas, aportaciones filosóficas
y fisiológica del avance de la psicología

Ser y devenir; apariencia y realidad: Parménides y Heráclito

Parménides: Forjo la teoría del Ser

El primer portavoz de la filosofía del ser fue Parménides de Elea (fl, 475
a.C.) Parménides escribió su filosofía como un poema que le habría sido
inspirado por una diosa, lo que nos sugiere, al igual que ocurría con
Pitágoras, que la línea divisoria entre la ciencia y la religión, entre el
filósofo y el chamán, no era aún nítida (Clark, 1992). La tesis básica de
Parménides era !a siguiente: 4o que es, es». Parménides, probablemente
bajo la influencia de los físicos, mantuvo que la realidad que subyace al
universo era una sustancia permanente, un Ser puro e inmutable. El
cambio, el devenir para los griegos, no era más que una ilusión de la mente
humana, puesto que lo que es simplemente es, independientemente de
cualquier cambio o alteración. La Ülosofía del Ser, ampliada por Platón, se
convertiría en una doctrina moral según la cual, más allá del flujo de las
cambiantes opiniones humanas, existían verdades y valores eternos
independientes de la humanidad, verdades que deberíamos buscar para
utilizarlas como guía de nuestras vidas. Estas verdades existirían en forma
inmutable en un reino del Ser puro situado más allá del cambiante mundo
físico.
Por otra parte, los defensores del Devenir negaron la existencia tanto de
estas verdades como de un reino del Ser puro. Por el contrario, creían que
lo único constante en el universo era el cambio. Las cosas nunca se limitan
a ser, sino que siempre devienen en algo diferente.
El debate entre la filosofía del Ser y la filosofía del Devenir tuvo carácter
metafísico, pero generó una importante dificultad epistemológica que
desembocó en la propuesta de la que sería la primera teoría psicológica.
Tanto la filosofía del Ser' de Parménides como la filosofía del Devenir de
Heráclito trazan una nítida diferencia entre la Apariencia y la Realidad.
Para Parménides la Apariencia era el Cambio, mientras que la Realidad era
el Ser. Según Heráclito era al contrario. Parménides, al distinguir con
claridad entre una vía de la opinión (apariencias) y una vía de la verdad
(realidad), estaba haciendo explícita la distinción. La propuesta según la
cual la experiencia humana es defectuosa empujó a los griegos a buscar en
su propia conciencia la mejor forma de alcanzar la verdad y a investigar
sobre el funcionamiento de la mente humana, especialmente en torno a lo
que hoy denominamos las funciones cognitivas.

Los primeros protopsícólogos: Alcmeón y Empédocles

Alcmeon: Estudio la percepción

Alcmeón fue el primer médico que practicó disecciones. También se


interesó por la filosofía, centrando sus intereses en el estudio de la
percepción. Entre otras investigaciones, diseccionó el ojo para trazar el
recorrido que va desde el nervio óptico hasta el cerebro. A diferencia de los
pensadores posteriores, como Empédocles o Aristóteles, Alcmeón
consideró acertadamente que la sensación y el pensamiento tienen lugar en
el cerebro. También propuso una concepción de la percepción que se
convertiría en la primera teoría psicológica de la mano de otro médico-
filósofo que se opondría al rechazo parmenideo de la validez de la
experiencia.

Empédocles:

Es considerado como el fundador del empirismo, la orientación filosófica


que considera que la verdad se encuentra en la apariencia y que rechaza a la
razón como algo que tiende a la fantasía. Siguiendo a Alcmeón,
Empédocles afirmó que los sentidos son los «canales del entendimiento»
a través de los que se desplaza la información hacia el cerebro y, a
partir de esta base, desarrolló una teoría de la percepción que justifica
la confianza intuitiva en nuestros sentidos. Empédocles propuso que los
objetos emiten efluvios que serían copias específicas de tales objetos para
cada modalidad sensorial. Estos efluvios penetran en el cuerpo a través de
los canales de los sentidos.
Aportes de Sócrates en la psicología

Sócrates nació en Atenas durante el 470 a.C., de madre partera y padre


escultor. Si bien los detalles de su vida son dudosos, los diferentes escritos
indican que este hombre de familia humilde poseía desde la infancia un gran
ingenio, formándose en diferentes disciplinas como literatura y música.
En lo que respecta a su pensamiento como filósofo, Sócrates destacó por
centrar su atención en el terreno de la moral y la ética. Consideraba que el
ser humano tiende al bien y que todo vicio es producto de la ignorancia. Creía
que el bien, el amor, la bondad y la ética partían de definiciones universales.
Se postura era opuesta al relativismo propugnado por los sofistas. También
creía que el filósofo debe buscar la sabiduría en la virtud, siendo necesario
para alcanzarla reconocer la propia ignorancia.

Aporte de Aristóteles a la psicología

Aristóteles (384 a. C- 322 a.C), uno de los mayores pensadores de la


historia, no sólo fue el precursor de la lógica como disciplina con
pretensión científica. También se le adjudica haber sido nada menos que el
fundador de la ciencia que trata la actividad psíquica.
El polímata célebre concebía la existencia de tres tipos de almas, cada una
correspondiente a cada uno de los diferentes tipos de seres vivos. Así,
tenemos el alma vegetativa, poseída plenamente por los vegetales, que
tiene la única función de sobrevivir, es decir, la nutrición y la reproducción.
Finalmente, identifica el alma racional, que corresponde únicamente a
los seres humanos, y su objetivo es la búsqueda de conocimiento, el
entendimiento del bien y del mal, y la búsqueda de la felicidad.
Podemos decir que Aristóteles es, en cierto sentido, el primer psicólogo de
procesamiento de la información. En conclusión si hablamos de la
psicología aristotélica, podemos ver antecedentes y similitudes con ciertos
conocimientos y teorías psicológicas actuales.
Para Aristóteles la psicología era el estudio del alma, es decir, aquello que
diferencia al mundo animado del inanimado. Según Aristóteles, el alma se
define como «la forma de un cuerpo natura! que posee la vida en potencia»
Platón: la búsqueda del conocimiento perfecto

Platón fue el primer pensador que comenzó a indagar en torno al tema de


cómo es posible el conocimiento y cómo se puede justificar. En el ámbito
de la filosofía fue el creador de la epistemología, el estudio del
conocimiento, que daría lugar, en último término, a la psicología cognitiva.

Los inicios del pensamiento cristiano


Un importante problema que se planteó en los inicios de la Cristiandad fue
la cuestión de cómo abordar la filosofía clásica. Por una parte, San
Jerónimo (345-420) consideró que debía ser condenada como una
forma de pensamiento pagano y necesariamente herética pero, por
otra parte, San Ambrosio (340-430) argumentó que los Cristianos
debían aceptar aquellos elementos de la filosofía que fueran
compatibles con la fe. Esta última posición terminaría por alzarse con la
victoria. Su principal representante
fue San Agustín (354-430), uno de los mayores maestros de la filosofía
Católica. San Agustín fue el último de los filósofos clásicos y el primero de
los cristianos; en su pensamiento se combinan concepciones Estoicas,
Neoplatónicas y Cristianas. El Estoicismo, con su énfasis en la sabiduría
divina y el sometimiento
Espiritualidad e individualismo
La Edad Media y el Renacimiento

La psicología islámica

Agustín pretendía conocer a Dios y al alma. Creyó que volviéndose hacia el


interior e inspeccionando el alma se podría llegar a conocer a Dios, que
estaba presente en todas las almas. En la concepción agustiniana relativa a
la unidad del Creador y ele la Creación, los tres poderes mentales -
memoria, entendimiento y voluntad- reflejan a las tres personas de la
Sagrada Trinidad. Los primeros años de la filosofía cristiana se
caracterizaron por recurrir a una psicología introspectiva. Cuando un
filósofo utilizaba la observación interior de su propia alma como una vía
para conocer a Dios, no pretendía entenderse a sí mismo en su
individualidad, sino que pretendía encontrar un orden externo, el orden
impuesto por Dios, que guiaba su propia vida.

No obstante, en el mundo islámico se desarrolló una psicología de las


facultades basadas en la obra aristotélica de carácter más naturalista
que religiosa. Esta psicología apareció originalmente en un marco
neoplatónico dentro del cual se reinterpretaba a Aristóteles. Más
concretamente, la psicología islámica combinaba una reelaboración de la
psicología aristotélica con la medicina islámica y con la de la antigua
Roma. A lo largo de los dos siglos posteriores, el progresivo conocimiento
de la obra de Aristóteles en Europa favorecería que esta psicología ele las
facultades de orientación naturalista sustituyera completamente a la
anterior psicología neoplatónica agustiniana.
El desarrollo de la individualidad

La afirmación de Gottfried von Strasbourg en un poema popular del siglo


xiii plantea un contraste absoluto con el resto de la sociedad y la filosofía
medievales. La concepción de lo individual durante la mayor parte de esta
época prácticamente no existió. El concepto se gestó durante la Edad
Media, pero no se transformaría en algo profundamente arraigado en el
pensamiento hasta la llegada del Renacimiento. Esto no significa que no
hubiera individualidades en la Edad Media, ya que en aquellos siglos
vivieron numerosos hombres y mujeres distinguidas y notables, pero el
concepto de individuo no existía como algo que fuera objeto de interés o
digno de estudio.
Esta carencia es parte del Zeitgeist neoplatónico, que había determinado
que el intelecto humano sólo podía acceder al conocimiento de los
universales, y no al de entes individuales. La mente racional de cada ser
humano podría, de esta forma, conocer al otro tan sólo como una esencia -
su humanidad- y no como un individuo definido por las características que
hacen única a cada persona. La posición de un sujeto como emperador,
papa, rey o siervo era mucho más importante que su papel como un ser
humano individual diferenciado del resto.

La psicología filosófica medieval refleja esta actitud. Los filósofos-


psicólogos se interesaban por el alma sensitiva, la voluntad, la imaginación,
el intelecto; sin embargo, los teóricos medievales mostraron poco interés
por las diferencias individuales en el sentido psicológico. Esta actitud
platónica tendría una historia larga y duradera. No será hasta el siglo xix
cuando nos encontremos con un interés sistemático por las diferencias
individuales e. incluso entonces, el fundador de la psicología, Wundt, se
mostraría indiferente ante esta temática.
La psicología cristiana

En los siglos xii y xiii se produjo un gran desarrollo en el ámbito de la


educación y aparecieron numerosos filósofos. Limitaremos nuestro estudio
a las dos grandes cumbres de la filosofía cristiana durante la baja Edad
Media: San Buenaventura (1221'-1274) y Santo Tomás de Aquino (1225-
1274). Cada uno de ellos representa una de las dos grandes formas de
aproximación medieval al conocimiento, la humanidad y Dios: el camino
místico platónico-agustiano y el camino ele la razón natural moderada por
la fe que podemos denominar aristotélico-tomista.

San Buenaventura
Podemos considerar a San Buenaventura como el portavoz más importante
de la filosofía conservadora platónico-agustiniana que se opuso a la
introducción del pensamiento aristotélico en el ámbito de la cristiandad. De
la misma forma en que lo había hecho Agustín, San Buenaventura defendió
un marcado dualismo en el que estaba representada la división platónica
entre el alma y el cuerpo. Para Buenaventura, el alma era mucho más
que la mera forma del cuerpo, ya que alma y cuerpo eran dos
sustancias totalmente distintas y el alma inmortal tan solo utilizaba al
cuerpo mortal durante su existencia terrenal. La esencia de una
persona, por tanto, sería el alma. El alma podría alcanzar dos tipos de
conocimiento: el primero, vinculado a lo corporal, consiste en el
conocimiento del mundo externo. En este punto, al negar la existencia de
ideas innatas, Buenaventura estaba siguiendo el empirismo aristotélico y
argumentaba que construimos los conceptos universales a través de la
abstracción de los objetos individuales de los que tenemos experiencia. No
obstante, al igual que Aquino, Buenaventura mantuvo que la abstracción
por sí sola es insuficiente para explicar el verdadero conocimiento y que,
por tanto, debía complementarse con la iluminación procedente de Dios.
Santo Tomás de Aquino
A medida que la obra de Aristóteles se iba convirtiendo en algo cada vez
más conocido en occidente, muchos pensadores intentaron reconciliar su
naturalismo científico con las enseñanzas de la iglesia. El pensador más
importante y que, además, consiguió una mayor repercusión ele entre todos
ellos fue Santo Tomás de Aquino. Denominó a Aristóteles «el filósofo», el
pensador que había demostrado tanto el poder como los límites de la razón
humana sin contar con la palabra de Dios. Aquino adoptó el sistema
aristotélico, demostrando que no era incompatible con la cristiandad. Para
alcanzar este objetivo puso a Aristóteles cabeza abajo: cuando Aristóteles
permanecía cerca de la naturaleza, sin hacer mención a Dios, Aquino lo
reorientaba todo para hacerlo depender de Dios y de su revelación.

Con objeto de armonizar la filosofía y la teología, Aquino marcó una clara


distinción entre ambas, limitando la razón individual al conocimiento del
mundo natural. De esta manera, aceptaba el empirismo aristotélico y una de
sus consecuencias: la razón tan sólo puede acceder al conocimiento del
mundo y no al de Dios. Dios debe ser conocido por medio de inferencias,
ya que podemos ver su obra en el mundo. Éste es un momento muy
importante en la evolución del pensamiento occidental. Aquino afirma que
la filosofía y la religión están separadas: aunque no son incompatibles
no están conectadas entre ellas. Esta división terminaría por destruir la
síntesis medieval por la que Aquino había trabajado con ahínco.

No obstante, la filosofía y la teología de Aquino estuvieron


interrelacionadas, al menos en la práctica; la razón y la revelación entraron
en contacto. Sin embargo, otros pensadores posteriores lleva ron esta
separación entre la fe y la razón a su conclusión lógica, derribando la
metafísica teológica al mismo tiempo que hacían nacer la ciencia.
Renacimiento y Reforma

La idea de una Edad Media fue desarrollada durante el Renacimiento. Los


pensadores de esta época dividieron la historia del mundo en tres épocas: el
periodo clásico de Grecia y Roma, que fue considerado como una edad
dorada de la filosofía y del arte, una Edad Media caracterizada por la
ignorancia y la superstición, que era la Edad Oscura, y una tercera época,
su propio periodo, el Renacimiento, una etapa conscientemente «moderna»
que se veía a sí misma rompiendo con el pasado. Este juicio se vería
confirmado posteriormente por el historiador alemán Jakob Burkhardt, que
definiría al Renacimiento como un periodo extraordinariamente creativo y
crucial para la formación de la sociedad contemporánea.

Podría pensarse que, en una época en la que se glorifica todo lo humano,


debieron haberse producido una gran cantidad de estudios psicológicos,
pero esto no ocurrió. Los autores del Renacimiento escribieron sus obras
para exaltar a la humanidad, para establecer e! mgar más adecuado del ser
humano en la naturaleza, pero no se ocuparon de estudiarlo. Incluso el
filósofo más orientado hacia la ciencia de todo el Renacimiento, Sir Francis
Bacon, se limitó a modificar la psicología de las facultades característica de
la Edad Media.
La mecanización de la imagen del mundo (1600-1700)
La Revolución Científica

La Revolución Científica
La Revolución Científica eclipsa todo lo acontecido desde la aparición de
la cristiandad y reduce el Renacimiento y la Reforma al nivel de meros
episodios, meros desplazamientos internos dentro del sistema cristiano
medieval. Es evidente la importancia que juega la ciencia en el mundo
moderno. ¡No podemos pasar por alto la Revolución Científica al
abordar la historia de occidente, especialmente si se trata de una
historia de la ciencia, incluso aunque esa ciencia (la psicología, en este
caso) no formara parte de esa revolución.
El resultado de la Revolución Científica es incuestionable. Desplazó a la
tierra del centro del universo e hizo de éste una máquina gigantesca
completamente independiente de los sentimientos y las necesidades
humanas. Derribó a la filosofía académica escolástica, sustituyéndola por
una búsqueda pública de regularidades matemáticas precisas y
contrastables a través de la experimentación. De la Revolución Científica
también surgió la idea de que los hombres podían mejorar su destino a
través de la razón y el experimento en lugar de recurriendo a. la oración y a
la devoción.

La creación de la conciencia: Rene Descartes (1596-1650)

La psicología, tal y como la conocemos en la actualidad, comenzó con


Descartes. Para bien o para mal, ‘Descartes creo un marco de pensamiento
en torno a la mente y al cuerpo en cuyo contexto han trabajado desde
entonces todos los filósofos y los psicólogos, incluso cuando se han
dedicado a atacar las ideas cartesianas. Descartes desarrolló su
aproximación radicalmente nueva a la psicología en el seno de una visión
del mundo cristiana que había sido profundamente modificada por la
reforma y que había sufrido además una importante reorganización tras la
Revolución Científica.
Descartes estuvo estrechamente relacionado con un círculo de católicos
reformistas liderado por el científico y teólogo Marín Merssene (1588-
1648). Estos pensadores se mostraban particularmente preocupados por las
ideas del naturalismo renacentista, ideas científicamente atractivas pero
que. Desde el punto de vista religioso, eran peligrosas. El naturalismo
renacentista se había situado en una posición científica al explicar el mundo
sin hacer referencia a poderes sobrenaturales, pero su postura era
sospechosa desde el punto de vista religioso porque parecía otorgar poderes
sobrenaturales a la propia materia. El naturalismo se convirtió en algo
especialmente peligroso para la ortodoxia religiosa al aplicarse a los seres
vivientes, particularmente a los seres humanos.

La concepción cartesiana en torno a la mente y al cuerpo fue


cuidadosamente planeada dentro de este marco religioso-científico y
sería decisiva en la forma que adoptaría la psicología científica todavía
por venir. Descartes se comprometió en la defensa de la consideración
de los animales como autómatas complejos, máquinas cuyas
operaciones podían ser perfectamente explicadas en forma de procesos
físicos sin necesidad de recurrir a fuerzas vítales de ninguna clase. Así,
por ejemplo. Descartes tuvo que rechazar la idea de que el corazón era
una bomba de funcionamiento espontanee; que hacía circular la sangre
por el cuerpo, ya que su acción parecía auto determinada por un poder
interno similar al poder de atracción que se atribuía a los imanes. No
obstante, los poderes «mentales" del animal-máquina eran
considerables. Descartes incluyó entre estos poderes todo aquello que
Aristóteles había atribuido al alma sensitiva. En la medida en que los
seres humanos somos también animales, los poderes "mentales»
humanos deberían también poder explicarse desde posiciones
exclusivamente mecánicas. El lugar del alma inmortal humana en un
mundo y un cuerpo mecánicos se convirtió en un .serio problema.