Sei sulla pagina 1di 6

Introducción

En el estudio de la física, para resolver algunos problemas es necesario establecer


algunas hipótesis o consideraciones que son objetables (por ejemplo despreciamos el
efecto de la resistencia del aire en el estudio de la caída libre). A través de esto
obtenemos soluciones aproximadas a los resultados reales. Para los casos en los que
estas soluciones aproximadas no resultan adecuadas se requiere utilizar las
ecuaciones completas sin consideraciones. Sin embargo, la solución de dichas
ecuaciones es extremadamente difícil y en muchos casos imposible con los métodos
más elaborados, por lo que muchas veces es necesario basarse en resultados
experimentales.

El desarrollo de muchas de las ramas de la física (como la mecánica de fluidos) ha


dependido de los resultados experimentales porque muy pocos problemas reales
pueden resolverse de manera exacta únicamente por métodos analíticos. La solución
de problemas físicos reales implica una combinación de información analítica (teórica)
y experimental. En general, primero se aproxima la situación física real con un modelo
matemático que sea suficientemente simple para obtenerse una solución. Después se
efectúan mediciones experimentales para verificar la validez de los resultados
analíticos. Basándose en estas mediciones, se pueden hacer refinamientos al análisis
y después se sigue verificando experimentalmente la validez de los resultados que se
van obteniendo. Los resultados experimentales son esenciales en este proceso.
Además, soluciones sin una revisión de los datos experimentales disponibles
usualmente son malas y poco adecuadas para aplicar.

Por otro lado, la obtención de datos experimentales en laboratorio no siempre es


posible o es muy cara y requiere de mucho tiempo. Por lo que normalmente se trata de
obtener la mayor información posible del mínimo número de experimentos. El análisis
dimensional es una de las herramientas que existe para lograr este objetivo. Los
parámetros adimensionales que se obtienen sirven para correlaciones los datos y
encontrar una presentación objetiva con el mínimo número posible de
representaciones gráficas.

Existen varios procedimientos dentro del análisis dimensional, uno de los cuales es el
teorema p de Buckingham. Este teorema permite obtener los parámetros
adimensionales apropiados para cualquier fenómeno físico.
Teorema π de Vaschy-Buckingham
El teorema Pi se debe a Vaschy (1892) pero fue
demostrado por Buckingham (1914), muchas veces
el teorema lleva el nombre de Buckingham Pi.
Básicamente dice que si hay una regla o ley física que
relaciona un cierto número de cantidades físicas,
entonces existe una regla o ley equivalente que puede
ser expresada como una relación entre las cantidades
adimensionales.
Existe un número de grupos adimensionales
independientes fijo para un problema dado, y es,
generalmente, aunque no siempre, igual a la
diferencia entre el número total de variables menos el
número de dimensiones fundamentales. Esta forma
de determinar el número de grupos adimensionales se
conoce con el nombre de teorema de pi, y establece
que:
El número de grupos adimensionales que se utilizan
para describir una situación física real que involucre a
n variables es igual a n–j, donde j es el número de dimensiones fundamentales,
específicamente, el número de parámetros adimensionales Pi, "i", está dado por:
i=n-j
i = número de parámetros adimensionales independientes
n = número de variables implicadas en el problema
j = número de dimensiones fundamentales (rango de la matriz dimensional)

Cuando hablamos de magnitudes fundamentales, nos referimos a aquellas que


generan a todas las demás, es decir magnitudes de masa (M), tiempo (T), longitud (L)
y temperatura. Generalmente, tendremos entonces que "j" valdrá 3 o 4 según el
problema. En algunos casos puede valer 2.
Siendo V1, V2, ..., Vn las variables que intervienen en el problema, se debe tener una
función que las
relacione: f(V1, V2, ..., Vn) = 0; si G1,G2,...,Gn-m, representan los grupos
adimensionales que representan a las variables V1, V2, ..., Vn; el teorema de
BUCKINGHAM también establece que existe una función de la forma:
g(G1,G2,...,Gn-m) = 0.
El método para determinar, los grupos adimensionales (Gi, i=1,...,n-m); consiste en la
selección de "m" de las "n" variables, con diferentes dimensiones,
de manera que contengan entre todas las "m" dimensiones, y emplearlas como
variables repetitivas, formando cada uno de los "n-m" grupos adimensionales a partir
de la siguiente expresión genérica:

A los grupos adimensionales, se les suele denominar parámetros adimensionales Pi


de BUCKINGHAM, al ser su expresión un producto adimensional.

Los exponentes "aij" se determinan por la condición de que cada grupo resulte
adimensional; se sustituyen
las dimensiones de las variables por ellas mismas y los exponentes de M, L, T, se
igualan a cero (adimensionalidad del parámetro).

Un ejemplo de aplicación de este método es el siguiente:

-Determinar los grupos adimensionales formados con las variables involucradas en el


flujo de un fluido sobre un cuerpo sólido de forma esférica. Se sabe que la fuerza
ejercida sobre el cuerpo es una función de la velocidad media de flujo v, densidad del
fluido rho, viscosidad del fluido muy diámetro del cuerpo esférico D.

*Listado de variables y sus dimensiones (matriz dimensional) y los números


adimensionales expresados como productos de variables repetitivas: la tabla que se
muestra a continuación es de fundamental importancia, puesto que sirve para formar
las ecuaciones de los exponentes de los números Pi formados con las variables
repetitivas (en este caso densidad, diámetro y velocidad) y las variables no repetitivas
(fuerza de arrastre y viscosidad), las que definen cada una un único parámetro
adimensional.
Es importante hacer notar lo siguiente: las variables seleccionadas como repetitivas
deben ser independientes entre sí, es decir, ninguna de ellas deberá formarse con la
combinación de las otras 2, pues de otro modo no sirven como variables repetitivas
para formar los números adimensionales.
La forma de comprobar esto es que la matriz de coeficientes de las variables
repetitivas tenga un determinante cuyo valor sea distinto de cero, lo que quiere decir
que las filas o columnas de la matriz son linealmente independientes entre sí.
Como puede verse, el número de parámetros Pi es el siguiente:
i= 5 - 3= 2 parámetros adimensionales

Lo que sigue a continuación es calcular los exponentes a, b, c, d, e y f que aparece en


cada número Pi. Esto se hace teniendo en cuenta que los números Pi deben cumplir
con la condición de que la sumatoria de los exponentes de cada variable, para cada
magnitud fundamental, sea igual a cero (Si no fuera así el número no sería
adimensional). Esto implica que:

Para el primer número adimensional. Luego para el segundo tendremos:


Que, por ser adimensional, puede invertirse, para obtener un Pi igual al que teníamos
en la curva del principio del post (la que relacionaba los números Pi para el
experimento del arrastre en una esfera):
Conclusión
Como puede verse, se pudo demostrar que el problema de arrastre en una esfera
podía reducirse al estudio de la relación entre dos números adimensionales como los
que se han obtenido aquí, en lugar de estudiarlo mediante las cinco variables que
constituyen el análisis dimensional.

Es muy importante saber que el método de análisis dimensional hasta aquí planteado,
es útil para estudiar cualquier fenómeno físico, sea del área que sea, siempre que
conozcamos las variables que intervienen en dicho fenómeno, será posible aplicar el
Teorema Pi y obtener relaciones entre variables sin que se tenga conocimiento alguno
de las ecuaciones diferenciales o cualquier otro tipo de modelo matemático, que lo
gobiernen. Puede usarse para mecánica de fluidos, electricidad, mecánica de sólidos,
química, etc.