Sei sulla pagina 1di 2

Daño en la responsabilidad civil y carga de la prueba

La responsabilidad en materia civil puede, ser contractual y extracontractual; la


primera se deriva como su nombre lo indica de los contratos, mientras que la
segunda se da cuando se causa un daño sin que medie contrato alguno que genere
dicha responsabilidad, pues esta puede estar plasmada en una norma, por ejemplo,
el dueño de un animal doméstico es responsable de todos los daños que este cauce
a una persona según lo preceptúa el código civil.
EL daño que se genere en la sociedad es responsabilidad única y exclusiva del
estado por ser el garante de los fines constitucionales, el daño es la frente la lesión
violatoria la herida que se le causa a una persona sujeto en su integridad personal,
en sus derechos reales o personales La responsabilidad civil en general existe
cuando el incumplimiento ya sea de un contrato o de la ley ha causado un daño, y
todo el que causa un daño debe pagarlo. Entonces todo incumplimiento,
cumplimiento parcial o retardo en el cumplimiento de las obligaciones genera
responsabilidad civil
La corte suprema de justicia en su sentencia de 18 de diciembre de 2008, expo:
88001-3103-002-2005-00031-01, considera al daño como un elemento estructural
de la responsabilidad civil, dicho aparte jurisprudencial dice lo siguiente:
«De suyo, que si el daño es uno de los elementos estructurales de
la responsabilidad civil, tanto contractual como extracontractual, su
plena demostración recae en quien demanda, salvo las
excepciones legal o convencionalmente establecidas, lo que
traduce que, por regla general, el actor en asuntos de tal linaje, está
obligado a acreditarlo, cualquiera sea su modalidad, de donde, en
el supuesto señalado, era -y es- imperioso probar que el
establecimiento producía utilidades, o estaba diseñado para
producirlas en un determinado lapso de tiempo, sin que este último
caso, pueda confundirse con el daño meramente eventual o
hipotético, que desde ningún punto de vista es admisible.»

Teniendo en cuenta lo expresado por la corte en esta sentencia, si no hay daño no


puede hablarse de responsabilidad civil contractual ni extracontractual, además
cuando se demanda por responsabilidad civil, se debe demostrar el daño que fue
causado y le corresponde la carga de la prueba a quien demanda, es decir, el
demandante está en la obligación de probar la existencia de dicho daño.
La primera institución del mundo en crear jurisprudencia respecto a este tema y
basándonos en lo dicho por el doctor Wilson Ruiz Orejuela en su video tutoría El
daño reconoció el auge en este tema de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos en el año 2007

La Reparar integral es la 'indemnizar, resarcir, 'restablecer', 'volver las cosas al


estado anterior', compensar', son algunos términos que se encuentran en el corazón
del debate sobre el alcance de la reparación de daños es la manera como el
responsable cumple la obligación de reparar asegurando a la víctima el retorno
al status quo ante al acaecimiento del daño. En Colombia la reparación integral es
la razón de ser de la responsabilidad civil es el fin de que el sistema jurídico pueda
revindicase con la victima la persona lesiona obligando al egreso a reconocer y
cumplir por los daños y perjuicios causados a través de una indemnización que debe
de trata de contener las mismas condiciones en las que se concentraba esta victima
anteriormente de conformidad con la ley de justicia y paz , ley 446 / 1998 articulo
N°-16 derecho a la equidad y con ponencia del Consejo de Estado magistrado
ponente sección 3 doctor Enrique Gil Botero. Para tener un amplio bagaje
conceptual y casuístico de la responsabilidad del estado en el daño y la reparación
integral por parte del estado como garante de derechos y guardador de la
constitución es el caso de Tuluá -Valle en donde se ve claramente el exceso de la
fuerza publica y la deprimentica violación de las instituciones estatales a los
campesinos de la región , en este la reparación integral no solo se compuso de un
acto económico sino de respecto simbólico con la victimas y las excusas publicas
de la policía , aspecto que introducen la verdadera integridad valor de la reparación

El daño moral es el dolor, la angustia, la aflicción física o espiritual, la humillación,


y, en general, los padecimientos que se han infligido a la víctima. Pero ¿qué son en
verdad esos dolores, angustias, aflicciones, humillaciones y padecimientos? Si se
analizan bien, podríamos decir, que sólo son estados del espíritu, consecuencia del
daño. Así y a título de ejemplo, el dolor que experimenta la viuda por la muerte
violenta de su esposo, la humillación de quien ha sido públicamente injuriado o
calumniado, el padecimiento de quien debe soportar un daño estético visible, la
tensión o violencia que experimenta quien ha sido víctima de un ataque a su vida
privada, son estados del espíritu de algún modo contingentes y variables en cada
caso y que cada uno siente y experimenta a su modo.

El daño emergente es un tipo de perjuicio material que consiste en la pérdida


efectiva -pasada, presente o futura- de un bien económico que se encontraba en el
patrimonio de la víctima. Así, comprende una amplia cantidad de rubros, desde la
destrucción total de un objeto, hasta las erogaciones o desembolsos patrimoniales
que la víctima realiza o tendrá que realizar producto del hecho dañoso.

Para concluir lo que se busca en un proceso de responsabilidad civil es la


indemnización de perjuicios, que se traduce en que se pague al demandante el daño
emergente y el lucro cesante. Daño emergente es el perjuicio que se causa y el
lucro cesante lo que deja de percibir como consecuencia del perjuicio.