Sei sulla pagina 1di 3

1. Anaconda verde (Eunectes murinus).

Hábitat: Selvas tropicales húmedas de


Suramérica, especialmente la Amazonía.

Nicho ecológico: Depredador omnívoro,


usualmente alojado en los suelos y las zonas
inundadas, ya que puede ser un buen
nadador. Compite con los cocodrilos y
caimanes en los llanos inundados
venezolanos, en la depredación del capibara
común.

2. Camello bactriano (Camellus


bactrianus).

Hábitat: Habita las estepas asiáticas del sur


de Mongolia, la región China de Xiang e
incluso se lo encuentra en Irán. Se trata de
zonas áridas de altas temperaturas
veraniegas (60 °C) y bajas temperaturas
invernales (por debajo de 0 °C).

Nicho ecológico: Su enorme fortaleza y


resistencia al sol, el frío y el hambre han
propiciado su domesticación, por lo que
actualmente las poblaciones asiáticas
aprovechan su leche, su carne y lo usan
como bestia de carga. Su alimentación a
base de hierbas y raíces, así como ausencia
de depredadores les permite agruparse en
grupos de hasta 30 ejemplares.

3. Petirrojo europeo (Erithacus


rubecula)

Hábitat: Suele abundar en los bosques de


piceas, parques o jardines, ya que es un ave
muy sociable. Está ampliamente distribuida
en Europa, Asia y el norte de África.

Nicho ecológico: Su dieta amplia, que va


desde pequeños invertebrados a frutas,
bayas y semillas, le permite adaptarse a
entornos humanos con facilidad, pudiendo
comer incluso semillas de los alimentadores
de pájaros, pero suele estar siempre a ras de
suelo, a la caza de sus presas favoritas.

4. Lombriz de tierra (Lumbricus


terrestres)

Hábitat: Dentro de la tierra.

Nicho ecológico: Grandes descomponedoras


de materia orgánica, se alimentan con
voracidad y mejoran sustancialmente la
calidad de los suelos a través de sus túneles
y excavaciones. Son además sustento de
numerosas especies animales, desde aves y
mamíferos hasta reptiles.

5. Ballena azul (Balaenoptera musculus)

Hábitat: Los océanos de aguas frías del


ártico, índico y pacífico.

Nicho ecológico: Siendo una ballena


barbada, se alimenta de diminutos
crustáceos (krill) que filtra del agua a su
paso. Dado su gran tamaño, no poseen
depredadores conocidos (excepto el
hombre, que las ha llevado a la casi
extinción) y deambulan en solitario o en
pareja, aunque han llegado a verse grupos
de hasta seis individuos.

6. Krill (Meganyctiphanes norvegica)

Hábitat: Los océanos circundantes del


Continente Antártico.

Nicho ecológico: Su alimentación de


fitoplancton (algas) y diminuto tamaño les
permite proliferar en cardúmenes de
kilómetros de extensión y miles de
individuos por cada metro cúbico de agua.
Constituyen la base alimenticia de
numerosas cadenas tróficas, ya sea de
peces, crustáceos más grandes, aves y
especialmente las ballenas.
7-Oso panda (Ailuropoda melanoleuca)

Hábitat: Regiones montañosas de China


central a 3500 msnm.

Nicho ecológico: Especie dócil y buena


trepadora cuya dieta es un 99% bambú,
aunque puede alimentarse de peces,
pequeños insectos o pequeños mamíferos
también. Su denso pelaje le permite resistir
las bajas temperaturas de su hábitat, en el
que no posee depredadores activos ni
demasiada competencia.

8- Pingüino emperador (Aptenodytes


fosteri)

Hábitat: Aguas y tierras de la Antártida

Nicho ecológico: Su cuerpo adaptado al


ambiente marino es ideal para la caza de
peces, pequeños crustáceos y calamares en
las aguas frías del polo, por lo que pasa la
mayor parte de su vida en el agua, actuando
como depredador y presa eventual de
animales más grandes, como las orcas.

9. Cóndor andino (Vultur gryphus)

Hábitat: Cielos y superficie de la Cordillera


de los Andes en Sudamérica.

Nicho ecológico: Ave carroñera de hábitos


particulares, capaz de devorar unos 5 kg
diarios de carne muerta a la par que ayunar
hasta por 5 semanas, su alimentación suele
facilitar las labores de descomposición de la
materia animal muerta, ya que sus picos
poderosos rasgan cuero y abren el tejido,
abriendo paso a otras especies carroñeras y
a microorganismos.