Sei sulla pagina 1di 2

Resumen N°4

Efectos ecológicos de los pesticidas


Los plaguicidas son compuestos que se utilizan para prevenir, mitigar, repeler o controlar
alguna plaga de origen animal o vegetal. Se aplican durante la producción,
el almacenamiento, el transporte, la distribución y la elaboración de productos agrícolas y
sus derivados.
La principal fuente de contaminación del ambiente por el uso de plaguicidas es el residuo
que resulta de su aplicación. Aunque su aplicación se restrinja a zonas determinadas,
su dispersion es universal.
El factor más importante que influye sobre la persistencia de un compuesto es la naturaleza
química del mismo. Estas propiedades son: solubilidad en agua, volatilidad, estabilidad
química y biológica.
Los insecticidas organoclorados resisten la degradación química y bacteriana debido a su
estructura química. Cuando son liberados permanecen inalterados por largo tiempo en el
ambiente. Como son sustancias poco solubles en agua se evaporan pasando al aire o
uniéndose a las partículas del suelo, como vapor o polvo.
Pueden ser transportados grandes distancias y nuevamente ser depositados a través de lluvias
sobre la tierra o aguas superficiales.
El impacto de los plaguicidas no se restringe a ningún ambiente, zonas áridas, ambientes
acuáticos e incluso lugares tan remotos como la Antártida tiene registro de plaguicidas, esto
también debido a la movilización de estos.

Los impactos de plaguicidas en los sistemas acuáticos tienen como destino: ríos y arroyos.
Las principales rutas a través de las cuales los pesticidas llegan al agua son por filtración,
escorrentía de lluvias o regadíos hacia un rio.

Existen factores que afectan la capacidad de un plaguicida de contaminar el agua incluye su


solubilidad en agua, la distancia desde lugar de aplicación a un cuerpo de agua, clima, tipo
de suelo, presencia de un cultivo en crecimiento, y método utilizado para aplicar el producto
químico.

La fijación de nitrógeno, que se requiere para el crecimiento de plantas superiores, se ve


obstaculizada por pesticidas en el suelo. Los insecticidas como el DDT se ha demostrado que
interfieren con la señalización química de plantas, reduciendo asi el rendimiento de esta. Los
pesticidas también pueden matar insectos como las abejas que sirven de polinizadores.

Los animales superiores también pueden ser envenenados por residuos de plaguicidas que
permanecen en los alimentos después de la pulverización. La aplicación generalizada de
pesticidas puede eliminar las fuentes de alimentos que ciertos tipos de los animales necesitan,
causando que los animales se reubiquen, cambien su dieta o se mueran de hambre. Algunos
pesticidas pueden causar bioacumulación dentro del cuerpo y entre otras cosas dañar la
reproducción de animales como por ejemplo en aves rapaces.

En los seres humanos los plaguicidas pueden ingresar al cuerpo humano mediante la
inhalación de aerosoles, polvo y vapor; a través de la exposición oral al consumir alimentos
y agua; y mediante exposición dérmica por contacto directo de pesticidas con la piel.

Se sospecha que muchos pesticidas pueden tener la naturaleza de ser carcinógenos o alterar
las actividades endocrinas. En los últimos cincuenta años, muchas enfermedades humanas y
muertes han ocurrido como resultado de exposición a pesticidas. La edad infantil es la mas
susceptible debido a la bioacumulación en el cuerpo y el retraso en el desarrollo además de
otras enfermedades