Sei sulla pagina 1di 5

RETRASO MENTAL

CONCEPTO

El retraso mental está formado por una serie de trastornos de naturaleza


psicológica, biológica o social, que determinan una carencia de las habilidades
necesarias para la vida cotidiana. Por lo general, se considera que una persona
sufre retardo mental cuando su funcionamiento intelectual es inferior al coeficiente
intelectual de 70-75 y cuando presenta limitaciones significativas en dos o más
áreas de las habilidades adaptativas.

Los médicos apenas logran detectar la razón específica del retardo en el 25% de
los casos. Cabe destacar que estos trastornos afectan a una porción de la
población mundial que representa entre el 1 y el 3%.

Es posible establecer distintos grados de deterioro a partir del retraso mental,


desde el retardo leve o limítrofe hasta el retardo con profundo deterioro. Sin
embargo, los especialistas prefieren no centrarse en el grado de retardo y trabajar
en la intervención y cuidados para mejorar la calidad de vida del sujeto.

La disminución de la capacidad de aprendizaje, la falta de curiosidad, la


incapacidad para responder en la escuela y la persistencia del comportamiento
infantil son algunos síntomas del retardo mental.

Entre los factores de riesgo vinculados a la aparición de retardo mental aparecen


las anomalías cromosómicas, genéticas o metabólicas, las infecciones (como la
toxoplasmosis congénita, la encefalitis o la meningitis), la desnutrición, los
traumatismos y la exposición intrauterina a las anfetaminas, cocaína u otras
drogas. Existen diversas residencias y centros hospitalarios donde prestan
atención a personas con capacidades intelectuales por debajo del promedio. Se
trata de ofrecerles un medio en el cual les resulte más sencillo adaptarse a las
actividades que se llevan a cabo, para así poder tomar las riendas de su vida y
sentirse autónomos, dentro de los límites de cada uno.
CAUSAS

El síndrome del maullido del gato es poco común y es causado por un problema
con el cromosoma 5. Se cree que la mayoría de los casos ocurre durante el
desarrollo del óvulo o del espermatozoide. Un pequeño número de casos ocurre
cuando uno de los padres le transmite una forma reordenada y diferente del
cromosoma a su hijo.

El retraso mental o discapacidad intelectual, es una expresión que se utiliza para


referirse a una persona que tiene un desarrollo lento y disminuido de su capacidad
intelectual, lo cual ocasiona que sus habilidades funcionales, académicas, de
lenguaje y de autosuficiencia se vean afectadas, por lo que aprende y se
desarrolla más lentamente que los demás.

Esto significa que un niño con retardo mental tiene dificultades para aprender a
hablar, a caminar, a comer y vestirse por sí mismo, debido a ello cuando es adulto
tiene una capacidad mental por debajo del promedio.

Existen muchos factores que pueden originar el retraso mental (discapacidad


intelectual), entre éstos se encuentran los siguientes:

Predisposición genética: En muchas ocasiones el retardo mental, es hereditario, lo


que significa que uno o ambos padres heredaron al niño genes que predisponen la
discapacidad intelectual.

Algunas otras veces pasa que al formarse el embrión sucede un error genético
que no puede explicarse, ni prevenirse, como en los casos en que las células se
dividen de forma incorrecta, por lo que se ocasiona algún problema en el buen
desarrollo del embrión, que puede incluir la deficiencia mental.

Complicaciones en el embarazo: Algunos problemas que se presentan durante el


embarazo pueden originar que el bebé sufra complicaciones y nazca con retraso
mental, principalmente se dan cuando la madre consume substancias dañinas
para el feto, como pueden ser algunos medicamentos, el alcohol, o las drogas,
además de que el estar en contacto con agentes nocivos para la salud también
pueden afectar el desarrollo del bebé, como puede ser el plomo y el mercurio, o
algunas substancias químicas.

Las complicaciones de salud que pueda sufrir la madre durante el embarazo


también pueden afectar genéticamente al feto ocasionando retraso mental, como
cuando ella contrae alguna enfermedad venérea como la sífilis, o la gonorrea,
también las enfermedades virales como la varicela, rubéola o sarampión.

Así como algún accidente que provoque un golpe fuerte que lastime al niño en el
interior de su madre, o que ocasione un parto prematuro que no permita completar
el desarrollo neuronal del feto.

Complicaciones durante el parto: Muchas veces el retardo mental se origina por


falta de oxígeno durante el nacimiento debido ya sea a un nacimiento prematuro, a
que el cordón se enreda en el niño, a un parto muy tardado, o a algunas otras
complicaciones que surgen en ese momento.

Accidentes o problemas de salud: Cuando alguien sufre un accidente que daña las
neuronas cerebrales es posible que quede con deficiencia mental aunque antes no
lo haya tenido.

Cuando surgen complicaciones en alguna enfermedad como la varicela, la


meningitis, existan convulsiones severas, o falte oxigenación al cerebro, también
se puede originar retraso mental.

Es necesario mencionar que el retraso mental no es una enfermedad, por lo tanto


no es curable ni tampoco es contagioso y los niños con discapacidad intelectual
que son bien atendidos pueden tener una buena calidad de vida.
DIAGNOSTICO

Capacidad intelectual significativamente inferior al promedio: un CI


aproximadamente de 70 o inferior en un test de CI administrado individualmente
(en el de niños pequeños, un juicio clínico de capacidad intelectual
significativamente inferior al promedio).

Déficit o alteraciones de ocurrencia en la actividad adaptativa actual (eficacia de la


persona para satisfacer las exigencias planteadas para su edad y su grupo
cultural), en por lo menos dos de las áreas siguientes: comunicación personal,
vida doméstica, habilidades sociales-interpersonales, utilización de recursos
comunitarios, autocontrol, habilidades académicas funcionales, trabajo, ocio, salud
y seguridad.

El inicio es anterior a los 18 años.

F70 Retraso mental leve: CI entre 50-55 y aproximadamente 70.

F71 Retraso mental moderado: CI entre 35-40 y 50-55.

F72 Retraso mental grave: CI entre 20-25 y 35-40.

F73 Retraso mental profundo: CI inferior a 20-25.

F79 Retraso mental de gravedad no especificada: cuando existe clara presunción


de retraso mental, pero la inteligencia del sujeto no puede ser evaluada mediante
los test usuales.

TRATAMIENTO

No hay un tratamiento específico, se sugerirán formas de tratar o manejar los


síntomas. Los padres de un niño con este síndrome deben recibir asesoría
genética y someterse a pruebas para determinar si uno de ellos tiene un cambio
en el cromosoma 5.
PRONOSTICO

Las personas con retraso mental de leve a moderado pueden conseguir cierta
autonomía y llevar una vida plena y feliz. El panorama es menos prometedor para
las personas con retraso grave o profundo. Los estudios han demostrado que
estas personas tienen una esperanza de vida más corta. Las enfermedades que
generalmente se asocian con un retraso grave pueden acortar la vida del paciente.
Las personas con síndrome de Down desarrollan cambios cerebrales
característicos de la enfermedad de Alzheimer y también pueden desarrollar
síntomas clínicos de esta enfermedad.

La discapacidad intelectual (retardo mental) es común. La mitad de los niños con


este síndrome aprende habilidades verbales suficientes para comunicarse. El
llanto similar a un gato se vuelve menos notorio con el tiempo. Las complicaciones
dependen de la magnitud de la discapacidad intelectual (retardo mental) y de los
problemas físicos.

Los síntomas pueden afectar la capacidad de una persona para cuidar de sí


misma. Este síndrome generalmente se diagnostica al nacer. Después de salir del
hospital, es importante continuar las consultas regulares con los pediatras. A todas
las personas con antecedentes familiares de este síndrome se les recomienda
asesoría y pruebas genéticas.