Sei sulla pagina 1di 151

EMOENERGÉTICA, PSICOLOGÍA

NEOCHAMÁNICA

Autor: Chema Sanz


www.emoenergetica.com
www.resonanciabioenergetica.com info@resonanciabioenergetica.com

1
1. Punto de partida.
En los últimos años he realizado un esfuerzo muy importante para conseguir trasmitir en
palabras a los demás y a mí mismo lo que ya había comprendido y asimilado en el nivel
abstracto, especialmente la parte que se corresponde al estudio de la mente humana, sus
emociones, la conciencia y su relación con los procesos de enfermedad y sanación.
He sopesado repetidamente cual sería la forma más adecuada para liberar este conocimiento
que poseo. Me he planteado a menudo la posibilidad de sacarlo a través de un modelo
fácilmente asequible para el público en general, valorando la idoneidad de darle una forma
puramente psicoemocional, más acorde con el consenso colectivo y con la manera de entender
las cosas de la mayoría, es decir, lo más desprovisto de esoterismos y pseudociencia. Sin
embargo, finalmente he aceptado que si bien podría explicar todo esto desde el punto de vista
más común, si lo hiciera me dejaría por el camino la esencia de cómo he llegado a ello. De
cualquier manera, incluso si este trabajo lo hubiera expuesto en términos más acordes con la
psicología formal, igualmente carecería de validez científica. Lo que expongo es fruto de una
experiencia directa como perceptor que soy de la dimensión sutil de la existencia.
El universo existe como una realidad físico-sutil, aunque la percepción de la mayoría de los
humanos y de su tecnología está restringida al orden físico, que incluye la materia, la gravedad,
las fuerzas nucleares y el electromagnetismo. Pero, desde el punto de vista de un perceptor de la
energía sutil, existe esta realidad aparte que ha sido considerada por la sociedad únicamente
como una superchería mágica, si bien para algunos de nosotros este lado mágico de la vida es
tan real como el físico y forma parte de nuestro día a día. Este campo sutil forma el SEGUNDO
CUERPO de los seres vivos.
Aunque no disponía de estas habilidades de percepción extrasensorial originalmente (ya que me
llevó casi dos décadas desarrollarlas), sí que he contado desde niño con una gran capacidad de
conexión con el orden natural, así como de la facilidad de convertir lo abstracto en concreto.
Esto me ha ayudado significativamente a llegar al lugar desde donde hoy vivo, soy y existo en
el universo. No pertenezco a ningún linaje de chamanes ni he conectado directamente con
ninguno. Sin embargo me siento de alguna forma cercano a ciertas tradiciones minoritarias que
en Centroamérica han sido llamadas naguálicas, compartiendo con ellos una gran parte de su
concepción del mundo y de la existencia. He incorporado así importantísimas influencias del
Nagualismo, que fue sacado a la luz por el ya fallecido antropólogo Carlos Castaneda y más
recientemente por Domingo Delgado Solórzano, siendo ambos, al parecer, maestros y naguales
(por las configuraciones particulares de sus cuerpos energéticos). En términos sencillos un
chamán es alguien que tiene la capacidad de modificar su percepción ordinaria para llevarla
más allá del consenso social, debiendo conservar la sobriedad en el camino (ya que de lo
contrario se convierte en un loco o charlatán). Se podría decir que soy un chamán moderno,
puesto que percibo la energía sutil como INFORMACIÓN, como flujos de datos, como
RACIMOS DE FRACTALES que puedo leer e interpretar. Esas lecturas, esa capacidad de ver
y traducir una fracción de la dimensión energético-sutil de la propia matriz del universo, son el
punto de partida, el origen de todo este saber.
Tengo que agradecer que el conocimiento se ha ido revelando insistentemente en mi vida. Ha
tomado la forma de múltiples caras. En ocasiones el aprendizaje ha sido costoso, ya que he

2
conocido la enfermedad y el dolor durante la mayor parte de la vida que ya he vivido. Otras
veces ha sido a través de la verdadera magia y el deleite, vibrando en un auténtico romance con
la existencia. De cualquier forma, a cada paso que he dado he sido inspirado para seguir
adelante, y yo he intentado transformar esa inspiración en actos y conocimiento. En el ámbito
profesional, como terapeuta energético, asesor y divulgador, prosigo día a día investigando,
descubriendo y compartiendo. En el ámbito personal, como explorador de la conciencia,
continúo en un viaje fascinante que por ahora me llena con un poco más de luz en cada aliento.
Aunque tengo vocación autodidacta, he escogido enriquecerme y aprender a través de diversos
sistemas relacionados con la sanación y con la exploración de la conciencia. Algunos son muy
antiguos, como la Medicina Tradicional China y su acupuntura, y otros pertenecen a nuestra
época, como el Reiki de Mikaomi Usui, el E.F.T de Gary Craig, el Balance Polar
Electromagnético del doctor Francisco Ríos, el Método Saurayi del doctor y acupuntor Cristian
Salado o la obra de Robert A. Monroe, viajero de la conciencia y creador del sistema
Hemisync. En algunos de estos caminos me he adentrado profundamente y en otros, a pesar de
no realizar más que un acercamiento breve, el impacto de alguna de sus premisas en mis
investigaciones ha sido tan importante como para guardar hacia ellos y sus creadores un eterno
agradecimiento. También curiosamente tengo que agradecer la parte de mi vida en la que
trabajé como analista y programador de software; fue entonces cuando empecé a darme cuenta
de que la existencia y el propio universo son un eterno fluir de datos, programas, procesos y
memorias.
Éste es un primer volumen en el que se establecen las bases de la Emoenergética. Trata sobre
las emociones, la conciencia, el psiquismo humano, la enfermedad, la sanación, la vida y
también sobre la cara oculta de la biología: la dimensión energética y sutil de la existencia. Es
además un manual, un mapa, para los practicantes del antiguo arte chamánico de la
recapitulación, y por supuesto, una guía para los usuarios de la terapia de Resonancia
Bioenergética.
En este texto me he permitido utilizar afirmaciones a menudo. Esto simplemente tiene como
objetivo hacer más directo el lenguaje. Es una de las licencias que me concedo con el objetivo
de facilitar la exposición de este modelo de la forma más fluida posible. No pretendo
convencer. Más bien comparto esta información por si es de utilidad para alguien, tal como lo
es para mí. También hago uso de muchas palabras en mayúsculas. Entiendo que no es lo más
correcto ni puede verdaderamente ser considerado como un estilo de escritura. Sin embargo he
considerado que esta forma de resaltar ciertas palabras ayuda a la integración final de la
información tanto a nivel ordinario como extraordinario. El lector se dará cuenta de que cada
sección del libro está ideada en la misma proporción como una unidad completa en sí misma y
como una parte del todo. De esta manera, una vez terminada la primera lectura de forma
ordenada y secuencial, es posible concentrarse en cualquiera de los capítulos de la obra y así
destilar los puntos claves, algunos evidentes y otros ocultos en las propias palabras, cuan
acertijos a descubrir. Espero haber evitado ser excesivamente repetitivo.
Chema Sanz , Zaragoza-España, Septiembre de 2011
2. Resonancia Bioenergética.
La Resonancia Bioenergética es un modelo teórico-práctico, no científico, orientado a la

3
sanación, al desarrollo emocional y al aumento de la conciencia. Es una disciplina que se puede
incluir dentro de las terapias alternativas o complementarias y específicamente dentro de las
terapias energéticas. He desarrollado este método desde el año 1998 a través de estudio, trabajo
terapéutico, investigación e intensas experiencias de autosanación y crecimiento personal.
Aunque cualquiera puede recibir esta terapia, el aprendizaje del modelo y sus técnicas está
exclusivamente dirigido a profesionales de la salud natural. Por ahora, tan solo yo mismo
imparto este conocimiento a alumnos seleccionados. Sin embargo la EMOENERGÉTICA es la
parte de la Resonancia Bioenergética que tiene un propósito generalista y divulgativo, no
necesariamente profesional, para cualquiera interesado en la dimensión energético-sutil de la
realidad, la conciencia, la naturaleza de la mente y las emociones humanas. Su enseñanza se
encuentra en parte disponible en internet y en esta obra. También la imparto en las sesiones de
terapia individual (que se realizan de forma presencial o por videoconferencia) y en seminarios
en los que se puede profundizar todavía más.
Volviendo a la Resonancia Bioenergética, su premisa inicial es que la estructura de la
realidad es FÍSICO-SUTIL. Todo lo existente en este universo estaría formado por una
doble naturaleza, una FÍSICA, que incluye a la materia, fuerzas nucleares,
electromagnetismo, gravedad y todo lo que la ciencia contempla, y otra SUTIL, que en las
tradiciones de perceptores ha sido catalogada como una dimensión energética con
características diferenciadas, una realidad aparte asociada al nivel físico pero sin serlo. Este
nivel estaría compuesto por una innumerable cantidad de filamentos o fibras de energía no
física. Éstas llenan completamente el espacio y el tiempo en todas las direcciones, irradiando
con su propia energía todo a su alrededor. Estos filamentos se agrupan en grandes bandas que
fueron llamadas emanaciones en las tradiciones chamánicas centroamericanas. A su vez, dentro
de las bandas, los filamentos se aglutinan formando racimos y conglomerados de estructuras
ovoidales o globulares, a modo de capullo, que envuelven e interpenetran a los seres vivos
orgánicos aunque también a toda la materia inerte. Este recipiente luminoso es el cuerpo
energético, el SEGUNDO CUERPO, la dimensión oculta, la parte escondida de la biología y de
la naturaleza misma y sin embargo su matriz fundamental. Tal como sucede en el NIVEL
FÍSICO, se puede decir que el NIVEL SUTIL se manifiesta a través de dos modalidades
claramente diferenciadas, una MATERIA SUTIL que da consistencia y forma a las estructuras
filiformes y globulares que componen este aspecto de la realidad, y una ENERGÍA SUTIL que
irradia, llena e interpenetra todo el espacio así como a la propia materia sutil, dotándola de
vitalidad y dinamismo, influyendo en sus propiedades y funcionamientos. La CONCIENCIA
estaría dentro de esas energías sutiles siendo parte fundamental del propio tejido de la
existencia. El cuerpo físico sería el vehículo temporal de una conciencia abstracta que se
hace finita de forma misteriosa con el propósito de experimentar-percibir, transformarse,
aumentar su potencial y aprender. Lo que se manifiesta en nuestra mente a través del
PENSAMIENTO está hecho de energía psíquica que a su vez forma parte de la propia energía
de conciencia.
Por ahora, la dimensión sutil de la realidad no está accesible mediante la tecnología. Sin
embargo, en todas las edades del hombre lo ha estado a través de la ampliación de las funciones
habituales de los sentidos. El perceptor entrenado adecuadamente puede acceder a su

4
conocimiento mediante métodos
pseudocientíficos de observación extrasensorial con el propósito de investigar, comprender y
utilizar dichas estructuras y energías sutiles, cuya morfología y funciones han sido parcialmente
divulgadas por algunas escuelas a través de conceptos como los meridianos, los chakras y el
aura.
Según el modelo de la Resonancia Bioenergética, el conglomerado de campos sutiles o
capullo luminoso asociado al organismo es el que dota de vida al mismo, lo "anima", es el
ALMA, el SEGUNDO CUERPO. La Resonancia Bioenergética tiene su foco de interés en
la salud del alma.
Mi labor como sanador a través de la Resonancia Bioenergética consiste en ser un
FACILITADOR que desbloquea el cuerpo energético del receptor. Se crean así VENTANAS
DE OPORTUNIDAD, que deben ser aprovechadas por la persona que recibe los ajustes para
hacer los cambios y transiciones adecuados en sus procesos de selección de objetivos y TOMA
DE DECISIONES, con el propósito de incorporar los aprendizajes vitales que sean necesarios y
de dejar de utilizar los que sean perjudiciales. Bajo esta perspectiva la SANACIÓN no es un
fin sino un medio, un proceso en lugar de una meta, una serie de pasos que facilitan que el
individuo aumente su consciencia y sienta que su vida tiene un propósito. Mi trabajo como
GUÍA trata de asesorar y acompañar a la persona dentro de su camino de sanación y
aprendizaje emocional, señalizando los pensamientos, palabras y obras que funcionan en contra
de sí misma y aconsejando nuevas pautas y direcciones favorables. Muestro alternativas y
conceptos estratégicamente eficaces, proponiendo el modelo psicoemocional de la
EMOENERGÉTICA como un sistema estable y equilibrado de autoconocimiento y crecimiento
personal.
El sanador entrenado en la Resonancia Bioenergética ha debido desarrollar al menos uno de sus
sentidos extrasensoriales: la RESONANCIA. Además debe haber evolucionado en sí mismo el
NÚCLEO EMOCIONAL hasta llevarlo a la FASE DE MANDALA, concepto que se explica en
el capítulo correspondiente.
La PERCEPCIÓN POR RESONANCIA está relacionada con el Arm Reflex de la kinesiología,
con el VAS (Vascular Anatomical Signal) de la auriculomedicina del Dr. Nogier y con el Pulso
del Dr. Francisco Ríos (Balance Polar Electromagnético), si bien cuenta con unas
características propias diferenciadas del resto de sistemas similares.Nuestro CAMPO
BIOENERGÉTICO SUTIL o SEGUNDO CUERPO se expande cuando gana energía-
información y se contrae cuando la pierde. Estos cambios producen la llamada ONDA DE
RESONANCIA, que es una pequeña pulsación energética-sutil de entre 1 y 2 segundos de
duración, recogida muy ligeramente por nuestros tejidos musculares (los especializados en la
contracción y expansión). Es posible, con el entrenamiento adecuado, aislar y percibir, así
como hacer consciente una onda en particular que sea de interés para la lectura sutil,
dentro de la infinidad de ellas que en cada momento se están produciendo de forma
natural y espontánea en el campo individual. Esto se hace mediante un dominio particular
por parte del perceptor-sanador de sus capacidades de enfoque, atención, intento y
pensamiento, los cuales dirige controlada y ordenadamente hacia el campo sutil receptor,
provocando a voluntad en él respuestas binarias concretas en forma de onda de

5
resonancia o de ausencia de la misma. La
información es así aislada y percibida por el cuerpo energético del sanador, siendo
entonces amplificada a voluntad y trasladada intencionalmente a su propio cuerpo,
sincronizándola con una serie de movimientos precisos de manos y brazos, haciéndose de
esta manera físicamente visible y percibible la señal a través de fenómenos contractivo-
expansivos de algunas cadenas musculares. Como consecuencia se modifica (o no),
aparentemente y por un momento, la capacidad que el sanador tiene de estirar los brazos
para llevarlos hasta una cierta postura de control. Éstos pueden adquirir dos posiciones
posibles que señalizan de forma binaria la existencia de información o no, con respecto a
la lectura que se está haciendo. Lo cierto es que es mucho más fácil verlo que explicarlo.
Se dispone así de un sistema de percepción, como un sónar, que detecta fluctuaciones, en
forma de información o ausencia de la misma, en las ondas de resonancia del receptor que
sean de interés práctico a la hora de desbloquear el campo energético. En realidad es muy
sencillo provocar modificaciones en las respuestas musculares de acortamiento o elongamiento,
lo costoso es convertir esto en un sistema preciso de percepción extrasensorial. El sanador
entrenado en la RESONANCIA BIOENERGÉTICA realiza estas LECTURAS en el campo
sutil del receptor a través de un sistema de protocolos específicos con el objetivo de detectar y
diferenciar BLOQUEOS BIOENERGÉTICOS concretos y así tener la posibilidad de
AJUSTARLOS. Ajustar significa intervenir a través del segundo cuerpo en la zona del
campo bloqueada, con el propósito de restablecer la fluidez energética, y al mismo tiempo
proporcionar, si es posible, la información extra necesaria para que el campo reconfigure
de la mejor manera posible los canales y estructuras sutiles implicados en los bloque os.
3. Emoenergética.
La Emoenergética es la parte de la Resonancia Bioenergética que aporta un modelo
revolucionario sobre el funcionamiento de la mente, la conciencia y las emociones humanas.
Esta visión del mundo ayuda no solo a comprender mejor la naturaleza de la psique y del ser
humano, ofrece además un esquema práctico o guía para aquéllos que están en el intento de
crecer en lo personal y en lo transpersonal.
En este sistema, las EMOCIONES NUCLEARES son redefinidas para salvar las limitaciones
presentes en nuestra cultura y son llamadas EMOENERGÍAS; seis unidades formadas por
ESTRUCTURAS, FUNCIONES perfectamente delimitadas y RECURSOS ENERGÉTICOS
propios que se organizan para crear un órgano sutil llamado el NÚCLEO EMOCIONAL, cuyo
diagrama es el mapa del tesoro de las emociones, de la maquinaria a través de la cual el ente
biológico se convierte en PERSONA. Las emoenergías son, reflejan e interpretan los
aspectos fundamentales ya existentes en la naturaleza y el Universo:
* La ALEGRÍA es la emoenergía que percibe y genera la EXPANSIÓN, la CONTINUIDAD, la
FLUIDEZ y el DINAMISMO.
* El MIEDO es la emoenergía que percibe y genera la DISCONTINUIDAD, el
DESEQUILIBRIO y el aspecto ENTRÓPICO.
* La TRISTEZA es la emoenergía que percibe y genera la SEPARACIÓN, el VACÍO y la
FRAGMENTACIÓN, la DIVISIÓN del todo en partes.
* La FUERZA MOTRIZ es la emoenergía que percibe y genera el ASPECTO CONTRACTIVO,

6
el ESFUERZO, el IMPULSO y la REACCIÓN.
* El AMOR es la emoenergía que percibe y genera la CONECTIVIDAD y la UNIDAD.
* La RECREACIÓN es la emoenergía que percibe y genera la ORGANIZACIÓN, la BELLEZA
y la
SIMETRÍA.
La Emoenergética propone la práctica de diferentes actividades fundamentales que pueden
ayudar al ser humano a desarrollar sus potenciales emocionales y energéticos:
1. Reorganizar el lenguaje (tanto hablado como pensado), ya que al ser nuestro verdadero
sexto sentido, tiene la facultad de influir poderosamente en el mundo en que vivimos. Es
necesario escucharse atentamente para detectar hasta los más sutiles autoengaños presentes
en nuestro diálogo, y trabajar para conseguir usar únicamente un lenguaje potenciador y de
poder.
2. Desarrollar un pensamiento SISTÉMICO (la existencia está compuesta por sistemas de
formas y funciones que se encuentran intercambiando continuamente energía e información
con el medio en una búsqueda permanente del equilibrio), HOLÍSTICO (todo está contenido en
todo) y TRANSPERSONAL (soy más que un cuerpo físico). Esto sin dejar de lado el
pensamiento ANALÍTICO y
racional que permite conservar y fortalecer la sobriedad necesaria para adentrarse en los
reinos pertenecientes al lado mágico del ser humano, ese que dice que el hombre es una
burbuja de conciencia que está de viaje en el lado activo del infinito.
3. Tomar conciencia de que además de un pensamiento racional y otro intuitivo existe al
menos un tercer nivel de comprensión que es el llamado pensamiento paradójico. Llegados a
determinados niveles de conciencia y también en ciertos procesos intelectuales se atestigua
que existen dualidades aparentemente enfrentadas e irresolubles que, sin embargo,
permanecen como inalterables verdades ambas, en contra de lo que el sentido común pudiera
dictar.
4. Afinar sistemáticamente los sentidos convencionales y abrir la posibilidad de convertirlos en
extraordinarios mediante la práctica y perfeccionamiento de un estado de atención firme y
tranquilo.
5. Practicar la introspección sin juicio; fascinarse por el conocimiento de uno mismo y
permanecer abiertos a ver y aceptar incluso las partes más oscuras e inconscientes. La
Emoenergética ofrece un mapa que facilita el conocimiento de las luces y las sombras
humanas; su estudio aporta definiciones claras y precisas de los estados psicoemocionales y de
las funciones cognitivas. Es un modelo coherente y clarificador sobre la estructura y funciones
de la mente mientras que la mayoría de los sistemas psicológicos y pseudopsicológicos solo
suelen ofrecer extensas divagaciones.
6. Cultivar la idea, para más tarde convertirla en comprensión, de que la imagen que se tiene
de uno y del mundo no es más que una interpretación mental muy elaborada, pero no la
verdad. Es por ello susceptible de ser cambiada, mejorada y purificada.
7. Practicar el silencio interno mediante técnicas de MEDITACIÓN en reposo y en
movimiento.
8. La introspección debe estar acompañada por la práctica del arte de la RECAPITULACIÓN.

7
Para algunos resultará familiar este término proveniente del chamanismo centroamericano;
será ampliamente desarrollado en esta obra.
9. Prestar atención y cuidados al cuerpo físico. Estar verdaderamente dispuestos a eliminar los
hábitos perniciosos y adictivos que lo puedan dañar, y darle las nutriciones y el movimiento
adecuados.
10. Cuidar y reparar el cuerpo energético mediante técnicas específicas de SANACIÓN
ENERGÉTICA. La Emoenergética es mucho más que un modelo intelectual. Es un sistema de
desarrollo humano que forma parte de una moderna y natural medicina del alma: la
Resonancia Bioenergética. Para involucrarse en este camino también es más que
recomendable recibir estas sesiones de sanación o “ajustes bioenergéticos” con regularidad.
De otra forma, lo habitual es que el aspirante (a pesar de su interés) se quede con la
curiosidad intelectual por este conocimiento, sin llegar a asimilar la parte energética y sutil,
que es fundamental para manifestar y realizar en uno mismo esta ENSEÑANZA. Muchas veces
la gente me pregunta por qué es necesario un guía, sanador o maestro... y para mí es claro: si
necesitamos profesores para cualquier otro área del aprendizaje, ¿por qué iba a ser diferente
con las emociones y el conocimiento de uno mismo?.
Incluso la parte intelectual de este saber se presenta, como cualquier otro, en forma de reto para
el lector,
que solo podrá aprovechar este manual (que trata de uno mismo) si se convierte primero en
estudiante aplicado, desarrollando después un interés persistente y activo.
4. El Cuerpo Energético, Simetría y Sistemas.
Se hace necesario manejar de forma fluida algunos conceptos que son esenciales para
desarrollar un pensamiento de tipo sistémico y transpersonal. Éste sostiene una concepción del
mundo en la que todo está conectado entre sí en diferentes niveles de intensidad con el
propósito de que burbujas de energía conscientes de sí mismas intenten evolucionar y llenarse
de conciencia a través de la experimentación de vidas limitadas dentro de un espacio y un
tiempo.
En el modelo de la Resonancia Bioenergética el ser humano, al igual que todos los seres
orgánicos, está constituido por el ORGANISMO, en el que ocurren todos los fenómenos
bioquímicos, electromagnéticos y fisiológicos, y por un CUERPO ENERGÉTICO o
SEGUNDO CUERPO asociado a este organismo. Este segundo cuerpo no parece tener un
origen genético ni orgánico. Ha sido considerado por diferentes escuelas esotéricas como el
origen de vivencias tales como la proyección astral y las experiencias cercanas a la muerte, así
como de otros estados no ordinarios de conciencia. Considero que la vida física tal y como la
conocemos es el resultado de la simbiosis de dos entidades con niveles de organización bien
distintos: una orgánica (cuerpo físico) y otra inorgánica (cuerpo energético sutil o ALMA).
El estado y funcionamiento del CUERPO SUTIL está vinculado en mayor o menor medida al
del organismo y viceversa. Ante los ojos de alguien que haya desarrollado la capacidad de ver
este segundo cuerpo, se atestigua una estructura ovoidal que se expande por lo menos hasta un
metro más allá de los límites del cuerpo físico, envolviéndolo y penetrándolo en todas las
direcciones, como si fuera un capullo. Se pueden distinguir distintos niveles de organización,
así como estructuras filamentosas y globulares en él. Parece estar al menos integrado por una

8
parte del campo electromagnético, por el cuerpo etérico (que sería casi un doble energético del
cuerpo físico) así como por los que han sido citados, en diferentes corrientes esotéricas y
chamánicas, como el sistema de chakras, los meridianos de acupuntura, el sistema aural, y
también por otro nivel más abstracto, no visible con el ver de los ojos, pero sí con el de
laresonancia, el denominado CAMPO DE INFORMACIÓN.El componente energético más
cercano dentro de la escala vibratoria al propio cuerpo físico sería el campo electromagnético
humano. Este campo electromagnético es un elemento bisagra entre los mundos físicos y
sutiles, ya que forma parte tanto del organismo como del cuerpo energético. A través de él se
interconectan y comunican todos los subsistemas y niveles; su ubicación y forma coincide con
la del cuerpo físico, sobrepasando su volumen en tan solo uno o dos centímetros hacia fuera. Es
parte fundamental del cuerpo etérico, que es la primera de las capas sutiles no físicas que
forman el cuerpo energético. El campo electromagnético parece ser el resultado de la
circulación de todas las corrientes eléctricas del organismo, que son inducidas principalmente
en el sistema nervioso y especialmente en el córtex cerebral. También se forman estas
corrientes en la piel, en el tejido subcutáneo, en el corazón, en los fluidos corporales (muy
especialmente en la sangre) y debido a la diferencia de potencial eléctrico existente entre las
membranas celulares y el interior celular.
El cuerpo físico y los diferentes niveles del cuerpo energético (el campo electromagnético, el
cuerpo
etérico, los canales y meridianos, el aura, el sistema de chakras y el campo de información) se
organizan a través de estructuras y funciones. Son sistemas acoplados y entrelazados que
forman el sistema llamado la MATRIZ INDIVIDUAL. Las ESTRUCTURAS son
contenedores, las maquinarias que hacen posible la ejecución de FUNCIONES, que a su vez
son los programas a través de los cuales se genera la actividad. El cuerpo energético mantendría
la integridad y vitalidad del organismo, intercambiando información con éste y con el entorno,
apoyando todas las funciones del ser vivo como la nutrición, la respiración, los procesos
metabólicos y fisiológicos, la adaptación al medio, la comunicación, la consciencia, las
relaciones con otros seres, las emociones, los procesos psíquicos, la percepción, el aprendizaje,
etcétera.
El cuerpo energético anima al físico, le da vida, es el ALMA, lo que se funde con el huevo
fecundado en el instante de la concepción y se desprende del organismo en el momento de
la muerte física.
Los organismos vivos están en un cambio permanente para adaptarse de forma dinámica al
medio, al MUNDO EXTERNO (homeostasis). Esta capacidad de adaptación es posible gracias
a la conquista y mantenimiento de un nivel de SIMETRÍA u organización estructural estable en
su matriz individual.
Los seres vivos son sistemas altamente complejos cuya naturaleza es cambiante y DINÁMICA.
Cambiar es pasar de un estado a otro, lo cual implica algún tipo de movimiento con el
consecuente gasto de energía. La simetría es la única opción para la conservación y el sostén de
la vida. El hecho de existir conlleva un desgaste implícito. Éste es provocado, en primer lugar,
debido al GASTO ENERGÉTICO necesario para mantener el dinamismo en los sistemas. Así
aparece recurrentemente la necesidad de realizar nuevos movimientos que sean capaces de

9
obtener del medio las nutriciones adecuadas, para que el balance entre gasto y obtención de
energía sea positivo para la matriz individual. Los sistemas vivos también sufren el desgaste
inherente a existir sujetos a la FLECHA DEL TIEMPO, que genera el fenómeno de
SENESCENCIA o envejecimiento. Estos factores producen la emergencia recurrente del
aspecto de la realidad antagonista a la simetría: la ENTROPÍA, la tendencia a la
desorganización. El balance entre simetría y entropía es determinante en el mantenimiento y
desarrollo de la vida, así como de la calidad de la misma. La combinación de estos dos aspectos
de la realidad es la que permite la manifestación de la propia existencia, sus mutaciones y
ciclos.
La SIMETRÍA es el nivel de ORGANIZACIÓN que otorga la capacidad a un SISTEMA
para sostenerse a sí mismo a través de una estructura o matriz, conservando sus
características y funciones esenciales inmanentes así como su INFORMACIÓN y su
relación y conexión con el entorno. La simetría otorga la posibilidad de que el desorden y
el azar se conviertan en PROPÓSITO. La verdadera simetría es el estado de un sistema
en el que se maximizan sus funciones y se minimiza su gasto energético, manteniendo al
mismo tiempo bajo el nivel de ENTROPÍA.
La SIMETRÍA SAGRADA es el orden potencial supersimétrico que subyace bajo todo lo
vivo y que expresa un origen, un camino y un propósito. El propósito sagrado de la vida es
el engrandecimiento de la CONCIENCIA DE SER, por lo que cualquier camino que nos
aleje de ese fin es un CAMINO SIN CORAZÓN y por lo tanto estéril desde el punto de
vista transpersonal.
En Resonancia Bioenergética se define a la MATRIZ INDIVIDUAL como la totalidad de
ESTRUCTURAS y FUNCIONES de un individuo o SISTEMA individual (cuerpo físico-
mente-cuerpo energético).
El universo entero está organizado a través de simetrías acopladas. La disminución de simetría
favorece la pérdida de funciones y de organización (aumento de entropía), así como una
disminución en la energía funcional (utilizable) y de la capacidad de autoconservación de la
estructura. El cuerpo físico, la mente, la conciencia y el cuerpo energético también se organizan
a través de sus propias simetrías, estando sujetos a variaciones de ganancia o pérdida. Cualquier
sistema que aumenta su nivel de simetría está aumentando su capacidad de funcionar
adecuadamente, conservando y desarrollando su estructura e incorporando nuevos
funcionamientos eficaces energéticamente hablando, esto es, evolucionando su MATRIZ
INDIVIDUAL.
Las diferentes simetrías acopladas de los seres vivos, que se integran para formar la
MATRIZ INDIVIDUAL, están organizadas de tal manera que, además de conservar, se
ven impulsadas a aumentar y trasmitir sus características esenciales, es decir, a
desarrollarse, reproducirse y evolucionar. La MATRIZ INDIVIDUAL es un SISTEMA
ABIERTO porque está conectada con el MUNDO EXTERNO, viéndose obligada a
intercambiar energía-información con otros sistemas y seres con los que se relaciona.
Un SISTEMA es un conjunto de elementos que se relacionan-cohesionan entre sí de
alguna forma, intercambiando energía-información entre ellos y generalmente con el
entorno (sistemas abiertos). Observando los elementos de un sistema por separado, a menudo

10
es difícil o incluso imposible determinar las propiedades y el propósito de ser de todo el
conjunto. Los elementos de un conjunto son, a su vez, sistemas en sí mismos formados por
otros elementos, de lo que se deduce que la identificación concreta de un sistema individual es
un fenómeno subjetivo-perceptual-relativo. Los sistemas son OBJETOS COGNITIVOS. Un
sistema abierto intercambia energía-información con su entorno, se comunica, se nutre, percibe,
existe e intenta mantenerse en equilibrio dinámico así como desarrollarse para cumplir un
propósito existencial, que a menudo permanece oculto.
La INFORMACIÓN es una cualidad esencial de la existencia que otorga características y
genera organización en los sistemas. Como se ha indicado, los sistemas tienen
ESTRUCTURA Y FUNCIÓN y se organizan a través de diferentes SIMETRÍAS
acopladas y anidadas. El concepto de simetría en
Resonancia Bioenergética tiene una cierta relación con la NEGUENTROPÍA de la Teoría
de Sistemas. La simetría aumenta la cantidad de certidumbre y organización en un
sistema, mientras que la entropía aumenta la cantidad de incertidumbre y
desorganización. Los sistemas guardan la información dentro de sí mismos en estructuras
llamadas MEMORIAS.
Aparentemente los sistemas intercambian energía-información con el entorno para desarrollarse
o por lo menos para mantener el equilibrio y la homeostasis. Paradójicamente, el intercambio
de información con el entorno hace que se generen nuevas NECESIDADES Y PROBLEMAS,
lo cual lleva al sistema a tener que ejecutar diferentes tipos de ESTRATEGIAS, con el fin de
volver a alcanzar nuevamente el equilibrio. Cuando un sistema con capacidad de APRENDER
elabora una nueva programación que cubre una necesidad o soluciona un problema, memoriza
el proceso y lo incorpora como un PATRÓN DE DISEÑO(aprendizaje positivo), mejorando
su organización-simetría. En ocasiones el sistema se equivoca y guarda una solución perversa,
un ANTIPATRÓN DE DISEÑO , añadiendo desorganización- entropía al conjunto.
La ORGANIZACIÓN es el ESQUEMA a través del cual las PARTES de un SISTEMA se
RELACIONAN a través de FLUJOS DE ENERGÍA-INFORMACIÓN que generan
PROCESOS RETROALIMENTATIVOS con e l inte rior y con e l e xte rior, así como
soste nimie nto de ESTRUCTURAS y FUNCIONES propias de dicho SISTEMA.
5. Energía.
Todo es ENERGÍA. La energía es el tejido con el que se fabrica la EXISTENCIA. Es el
ESPACIO y el TIEMPO en una danza infinita y sin embargo acabada. Todo está lleno, el
vacío es inexistente. Cada parte del universo es como un denso tapiz, tejido con unos hilos que
los chamanes del México antiguo llamaron las EMANACIONES DEL ESPÍRITU, lo único
existente, la MATRIZ-CAMPO UNIVERSAL. Según la Física Newtoniana un CAMPO es una
colección de funciones definidas sobre una región del espacio, por lo que el Campo Universal
sería la colección de funciones que se pueden definir dentro de la propia existencia total,
en cada uno de los espacios-universos y tiempos pasados, presentes y futuros. Es por lo
tanto, en términos absolutos, un sistema cerrado y acabado. Sin embargo aparenta ser, desde el
punto de vista de la relatividad focal (ubicación de la consciencia en un punto concreto del
espacio-tiempo), un sistema abierto y en desarrollo. El Campo Universal (funciones) y el
espacio-tiempo que ocupa (estructura) forman la MATRIZ UNIVERSAL (el Todo).

11
La Matriz Universal es como una gigantesca orquesta que toca una eterna sinfonía. Cada una de
sus infinitas cuerdas vibra con un sonido especial. En el principio era el Verbo, ahora sigue
siendo y en el futuro será; es la vibración que en parte percibimos como la fusión del espacio y
del tiempo. La sensación de presente es solo una singularidad local de nuestra percepción. Las
fibras simples se agrupan, creando consecuentemente resonancias-vibraciones más complejas.
En la Matriz Universal existen puntos de confluencia espacio-temporales donde estas
cuerdas se aglutinan, formando bandas que a su vez se combinan y focalizan en racimos y
conglomerados, creando el MUNDO DE OBJETOS que percibimos. Éste es solo un
arreglo de nuestra percepción, que divide la realidad en CONTENIDOS COGNITIVOS
(objetos y experiencias). Solo existen infinitas líneas de energía, pero nosotros percibimos
fundamentalmente sus agrupaciones o puntos de confluencia, dando la sensación de que
vivimos en ese entorno de seres y objetos al que llamamos el MUNDO EXTERNO. Nuestra
maniobra de magia, como entidades vivientes, consiste en convertir la totalidad abstracta e
infinita de ahí fuera en un mundo asimilado de OBJETOS COGNITIVOS, un MUNDO
INTERNO lleno de percepciones, pensamientos, sentimientos, reacciones y palabras. Desde
una partícula subatómica, a una enorme molécula de ADN, desde una bacteria a un árbol o a
nosotros mismos, desde una piedra a un planeta o al sol, desde una galaxia a un universo... cada
una de las partes del todo no es más que una CONFLUENCIA particular en un punto concreto
del continuo espacio-tiempo, una pequeña nota diferenciada de la sinfonía universal y sin
embargo indisolublemente unida a ella.
Cada OBJETO (contenido cognitivo) o punto de confluencia dentro de un SISTEMA
concreto se puede considerar relativamente cerrado cuando ha sido nombrado con una o
varias PALABRAS. Así lo hacemos nuestro, lo incluimos en el INVENTARIO del mundo
interno. Pasa a formar parte de lo que en el nagualismo se llama el TONAL, lo que puede
nombrarse o describirse a través de palabras. Esta información es de gran importancia dentro
del modelo de la Resonancia Bioenergética.
Todo está vivo. VIDA es una forma de llamar a la experiencia perceptual propia de un punto
de confluencia-sistema al relacionarse consigo mismo y con su entorno. Solo existe una
singularidad en la
que entorno y “sí mismo” coinciden, la Totalidad, la Matriz Universal, lo que en el chamanismo
se llamó el Nagual, el Espíritu. Inabarcable para nuestra conciencia y tan solo intuíble a través
de nuestra capacidad de imaginar, la Totalidad se percibe a sí misma a través de sus partes y se
relaciona constantemente con ellas, puesto que, todo lo existente tiene que estar necesariamente
dentro de la Totalidad.
La vida se manifiesta a través del intercambio de energía entre un punto de confluencia en
particular (SISTEMA) consciente de sí mismo y aquello con lo que se relaciona, su
entorno, generando percepción, reacción y movimiento (EXPERIENCIA). Un punto de
confluencia (matriz individual, ser) solo puede relacionarse con el MUNDO EXTERNO
perdiendo o ganando energía. Es la única opción existente. Si perdiera energía continuamente,
su propia estructura se debilitaría hasta desaparecer-transformarse-fragmentarse en otros puntos
de confluencia más pequeños con características y funcionamientos diferentes. Si ganase
energía permanentemente, estaría obligado a modificar su estructura para poder asimilar la

12
energía-aprendizaje, experimentando un DESARROLLO (continuidad de la identidad) o una
METAMORFOSIS (cambio total en la identidad). En el caso de que la estructura se resistiera a
hacer cambios, no podría asimilar la energía entrante, aumentando drásticamente la entropía,
conduciendo al sistema a la fragmentación-desaparición. Cuando hay un balance más o menos
equilibrado entre las ganancias y las pérdidas de energía, el sistema dispone de una cierta
estabilidad, siempre que la entropía no aumente de forma peligrosa.
La característica fundamental de la vida-existencia es la PERCEPCIÓN. Bajo esta
perspectiva todo el universo existente es un ser vivo que percibe, así como también cada una de
sus partes-sistemas. Funciones avanzadas como la nutrición, respiración, reproducción,
comunicación, etcétera, tienen como objetivo el mantenimiento de simetrías cognitivo-
perceptivas complejas y evolucionadas. Por ejemplo, cuando dos electrones se encuentran-
sienten-perciben, intercambian una cierta cantidad de energía- información, produciéndose un
cambio en su trayectoria-movimiento, debido a las propias leyes naturales a las que están
sujetos, reaccionando con rechazo, por ser de la misma polaridad eléctrica (negativa). ¿No es
esto una expresión de conciencia-vida-percepción?. Sin embargo, podríamos decir que existen
diferentes gradientes de complejidad y de organización. Los sistemas más sencillos siempre
forman parte de sistemas más complejos, por lo que la característica de individualidad es
relativa-subjetiva. Podríamos hablar de grandes puntos de confluencia de individualidad
(MATRICES INDIVIDUALES).
Volviendo al México antiguo y al nagualismo, ellos resolvieron el problema de distinguir a los
sistemas “vivos” de los que “no lo están” gracias al descubrimiento a través de su percepción
extrasensorial de una curiosa estructura situada en la matriz individual de lo que en general
llamamos seres vivos. A este órgano sutil, localizado en la parte superficial del capullo
luminoso, lo llamaron el PUNTO DE ENCAJE. Observaron cómo la percepción era “encajada”
en él mediante un proceso de ALINEACIÓN e intensificación de las bandas exteriores con las
del interior del capullo luminoso. El punto de encaje destacaba por estar impregnado de un
brillo particularmente más intenso que el resto de las estructuras sutiles. Este fulgor especial fue
llamado CONCIENCIA. Determinaron que los puntos de confluencia en el campo universal
que presentaban este órgano en su cuerpo energético, tenían sensación de ser, de uno mismo, ya
fuera una planta, un animal, un ser humano o un ser inorgánico: eran SERES VIVOS. Llegaron
incluso a ver una gigantesca estructura en el campo del planeta Tierra, que parecía ser su punto
de encaje. Así se llegó a la conclusión de que nuestro planeta es un ser con conciencia de sí
mismo. La VIDA es una fluctuación en la intensidad del VACÍO. El Universo tan solo nos
ofrece diferentes niveles de intensidad- experiencia sobre los que elegir. Los seres vivos nacen,
viven y mueren. En este proceso perciben, eligen, experimentan y tienen la oportunidad de
enriquecer la conciencia de ser por medio del proceso llamado aprendizaje. La vida es la
relación entre el MUNDO INTERNO y el MUNDO EXTERNO, un fenómeno en el que la
conciencia abstracta se hace concreta generando secuencias de experiencias.
6. Percepción.
Al ver a los seres vivos como capullos de energía, se llega a la conclusión de que éstos son
contenedores que encierran a una pequeña porción de la infinita y abstracta conciencia
universal. Desde el punto de vista del chamanismo centroamericano, la realidad está hecha de

13
emanaciones, filamentos inconmensurables que todo lo llenan y cuyas permutaciones crean
todo objeto, energía, tiempo, espacio o ser existente. Éstas son distribuidas desde un origen
central, que es el propio Espíritu y a la vez forman su propio cuerpo energético. Los seres
vivientes seríamos sus células. Aparentemente, el propósito del ser vivo es crear una destilación
perceptual concreta, finita y lineal, que de alguna forma sirve y complementa a la no linealidad
e infinitud del Espíritu. Como se ha dicho, la percepción individual ocurre cuando una porción
de las bandas de energía que están encerradas dentro del capullo, son alineadas con las bandas
exteriores de las que forman parte. El ALINEAMIENTO hace que las bandas implicadas
intensifiquen drásticamente su brillo en el lugar en el que ingresan en el cuerpo energético. Ese
brillo especial es la CONCIENCIA. Solo es posible alinear las bandas exteriores con las
interiores en un lugar concreto: el órgano energético llamado el PUNTO DE ENCAJE. Éste es
una especie de ojo de buey, cuya configuración particular, tamaño y posición en el capullo
determina tanto la percepción de qué mundo percibimos, como la manera en que lo hacemos.
Los órganos de los sentidos y el propio cuerpo físico son la consecuencia biológica de la
organización y posición del punto de encaje en el cuerpo energético. En el chamanismo, se cree
que tanto el Espíritu como los seres, buscan extender el fulgor de la conciencia a la
TOTALIDAD de sus cuerpos energéticos, en un proceso de evolución sin fin.
Bajo esta perspectiva, la percepción forma parte de la propia estructura de la existencia.
El que percibe es el OBSERVADOR. Todo observador parece producir un efecto cuantificable
sobre el objeto de la observación. Partiendo de este supuesto, se puede imaginar que en el
proceso de percibir, un flujo de algún tipo de energía es emitido desde el observador hacia
lo observado, ya que difícilmente el primero podría influir sobre el segundo si no hubiera algún
tipo de intercambio energético. Podemos seguir imaginando este flujo de energía como una
línea, rayo u onda (canal). Así que en el momento en que algo es percibido, un flujo de energía
conecta al observador con lo observado. De manera que se puede decir categóricamente que la
percepción es una forma de RELACIÓN.
En una relación existen al menos dos elementos-sistemas que intercambian algún tipo de
energía- información. Esta energía-información llega y sale desde los distintos objetos u
elementos y provoca diferentes tipos de respuestas en todos los integrantes de la relación. Para
que exista una relación tienen que estar presentes elementos resonantes emisores y receptores,
sensibles a los contenidos de energía- información que son intercambiados. Además, como se
ha indicado, es necesario un canal o medio de transporte de los contenidos de energía-
información. Este canal de transporte vincula a los diferentes sistemas participantes en la
relación-percepción-existencia.
La utilización reiterada de un canal a través del cual el observador-perceptor se relaciona con lo
observado, consolida la propia estructura del canal-vínculo desde el punto de vista sutil. Al
principio los canales a través de los cuales fluyen las relaciones-percepciones-pensamientos-
sentimientos entre los
seres humanos son débiles y temporales. A medida que las relaciones y el contacto se hacen
más intensos y continuos en el tiempo, los propios canales se configuran como permanentes.
Podríamos decir que las esferas luminosas que somos son los puntos de partida y entrada
de una multitud de líneas de energía sutil o cordones que son el fruto de la consolidación

14
de las relaciones personales, sociales, familiares, afectivas, etcétera.
Puesto que a través de estos canales-vínculos estamos permanentemente influyendo y
siendo influidos (in-fluir, bien podría significar “llevar los fluidos dentro”), llega un momento
en la vida del ser humano en el que la socialización constituye una verdadera trama, cuan
TELA DE ARAÑA, en la que solidificamos y mantenemos nuestros contenidos de energía-
información-consciencia, quedando poco margen de maniobra para continuar nuestro desarrollo
como seres luminosos. Los vínculos se hacen rígidos, los contenidos se estancan, uno es lo
conocido, y lo que conocen los demás nos fija, impidiendo el libre fluir de nuestra energía sutil
y emocional. Para conservar la cordura de lo habitual, los seres humanos corrientes, que por
decisión propia son casi la totalidad, se esfuerzan en convertirse en la imagen de lo que los
demás quieren de ellos, una versión burda, una cinta grabada que se repite una y otra vez en
forma de bucle... hasta que con el tiempo la cinta se rompe o se raya. Sin embargo la opción del
guerrero de la luz es la de luchar cada segundo por aumentar la CONCIENCIA y convertirse en
un auténtico PERCEPTOR impecable. Por ello decide permanecer continuamente fascinado por
la VIDA. Mantiene siempre encendida la llama de su romance con el verdadero
CONOCIMIENTO, que es el de UNO MISMO. Pero para conseguir esto, es necesario reclutar
la enorme cantidad de ENERGÍA SUTIL Y PSÍQUICA que en condiciones normales
permanece atrapada y desperdiciada en las dependencias emocionales, la rabia, el sentimiento
de ofensa, en la importancia personal y en los defectos del ego. Esto, por ser una tarea titánica y
que debe durar toda la vida, no todo el mundo está dispuesto a hacerlo. Nos relacionamos con
nosotros y con los demás; la CALIDAD de estas relaciones determina la amplitud y
profundidad de la percepción y relación que el individuo tiene consigo mismo y por ende, con
el Espíritu. Conocerse y amarse a uno mismo (que no a la idea de uno) es conocer al Espíritu, o
al menos a la parte de él que tiene que ver con uno mismo. La vida nace en la percepción y
ésta se alimenta de la luz de la conciencia. Es por ello que algunos buscamos llenarnos de
luz: para PERCIBIR más y mejor, con el propósito de conocer al verdadero ser que
somos y a través del cual vivimos. Aunque, últimamente, ya he aceptado el hecho de que en
este mundo hay dos tipos de personas: los que trabajan para aumentar la luz y los que lo hacen
para aumentar la oscuridad, ¿dónde estás?.
7. Conciencia.
La conciencia es una de las energías más fascinantes que existen en el universo, quizás su única
razón de ser. Es esa luz que ilumina nuestra percepción y hace posible que la vida sea
experimentada. ¿Y qué es la vida? Como escuché a alguien alguna vez, la vida es una cosa
detrás de otra; es una sucesión de eventos, de fotogramas iluminados por el resplandor de la
conciencia, recogidos por la percepción y fijados por la atención.
Quizás, ya que la vida es conciencia-percepción-atención, ésta sea la razón de la eterna
búsqueda humana, de la sensación de estar incompleto, de esa sed que en ocasiones abrasa, de
esa sensación de estar en un viaje sin fin. Porque acaso, si la conciencia es lo que la vida
protege y anhela, ¿no es razonable buscar y querer aumentar aquello que sería el verdadero
alimento, la verdadera curación? la CONCIENCIA sería el ELIXIR DE LA VIDA que
resucitaría lo muerto en nosotros . Porque en este viaje, en las batallas que libramos, a veces
perdemos y algo en nosotros muere, y la muerte es ausencia de vida, el olvido, la extinción de

15
la conciencia.
Un ser vivo es un sistema complejo, un capullo luminoso, un conglomerado de campos de
energía, un conjunto de emanaciones del Espíritu, unidos y cohesionados por la fuerza
aglutinante o AMOR durante un instante cósmico o existencia. En la superficie de la
burbuja de energía que somos se encuentra un órgano, un área de máxima luminosidad
donde se concentra la conciencia, el PUNTO DE ENCAJE, el lugar donde la energía
abstracta del universo es convertida en PERCEPCIÓN ordenada, interpretada, encajada y
transformada en EXPERIENCIA y pensamiento. Un ser se organiza a través de diferentes
simetrías acopladas que a su vez conservan distintos tipos de energías que tendrían como
último objetivo servir a la CONCIENCIA, cuidarla, mantenerla y expandirla, si es
posible, a la TOTALIDAD del cuerpo energético. Los sentidos y las emociones son
diferentes grados de conciencia, funciones de ella. La conciencia es literalmente un
resplandor, un brillo que los perceptores de la energía sutil pueden percibir como parte
esencial y característica en el capullo luminoso de los seres vivos, una energía singular, la
razón de ser y sostén de toda la creación, cuyos productos más refinados son la
ATENCIÓN y el PENSAMIENTO. La conciencia es la que dibuja un trazo de luz finito,
el camino caminado y elegido por cada ser, en el casi infinito fractal del MAPA DEL
DESTINO . El PENSAMIENTO es una destilación de la conciencia abstracta convertida
en puro INTENTO concreto que emerge del MUNDO INTERNO y a su vez lo sostiene y
modifica.
Paradoja de la CONCIENCIA:
CONCIENCIA = PERCEPCIÓN + ATENCIÓN PERCEPCIÓN = CONCIENCIA +
ATENCIÓN
ATENCIÓN = CONCIENCIA + PERCEPCIÓN
COGNICIÓN = PERCEPCIÓN + ATENCIÓN + CONCIENCIA
8. Emociones.
Por razones prácticas podemos decir que estamos formados por tres grandes estructuras: cuerpo
físico, mente-psique y cuerpo energético. Me he referido anteriormente al conjunto de estos tres
sistemas como la MATRIZ INDIVIDUAL.
El término PSIQUE proviene de la antigua Grecia y significaba “alma”, aquello que está
unido al cuerpo durante la vida y que se desprende en el momento de la muerte. Más tarde
su utilización derivó hacia un uso menos espiritual y fue asignado al conjunto de fenómenos
que en general tienen que ver con la mente humana. Aun hoy en día, referirse a la mente tiene
sus dificultades dado que es un término considerado más bien abstracto y escurridizo. Según la
psicología la mente es un conjunto de funciones que emanan del cerebro pero que no son
el cerebro; esta definición es claramente insuficie nte .
En la Emoenergética, la mente-psique es una superfunción que tiene su base estructural
en el órgano sutil llamado PUNTO DE ENCAJE. Una de las partes más importantes del
punto de encaje es el NÚCLEO EMOCIONAL, siendo éste un SISTEMA que se construye
a través de 6 grandes energías emocionales nucleares o EMOENERGÍAS (alegría, miedo,
tristeza, fuerza motriz, amor y recreación). Éstas están dotadas, cada una de ellas, de su
propia estructura así como de funciones precisas que emergen desde los 6 grandes niveles

16
de ORGANIZACIÓN presentes en las propias fuerzas de la naturaleza: expansión,
entropía, fragmentación, contracción, cohesión y simetría. Cada una de las 6 emociones
nucleares a su vez está conectada y retroalimentada con cada uno de los 6 sentidos (incluyendo
el lenguaje) y viceversa. Las emoenergías organizan, integran e intensifican la información
sensorial. Los sentidos tienen la función de seleccionar y ENFOCAR diferentes aspectos de la
realidad. La personalidad, la consciencia, el sentimiento de identidad, la memoria, el
pensamiento racional, la imaginación y muchas otras funciones serían productos de este núcleo
emocional y del propio punto de encaje, que son los que sostienen y dan forma al MAPA
DEL MUNDO INDIVIDUAL, participando además como parte del MAPA DEL MUNDO
COLECTIVO . Como toda estructura- sistema, la existencia del núcleo emocional (y el
cumplimiento de sus objetivos naturales) se ve condicionada a través de cómo pierde y gana
energía en su relación con el medio y consigo mismo.
Pero hagamos un inciso para a revisar algunos conceptos esenciales:
1. El GENOMA es la estructura física que contiene en forma de MEMORIAS y PROGRAMAS
al que es llamado, en el contexto de la Emoenergética, SISTEMA PRIMARIO DE
IMÁGENES. Es el molde que genera un organismo físico que a su vez es el contenedor de
características sensoriales y cognitivas únicas para cada especie. Las formas vivas orgánicas
crearon el CÓDIGO GENÉTICO para almacenar y transmitir la “in-formación” y el
aprendizaje acumulados. Tiene la capacidad a su vez de generar la forma y sus funcionamientos
inmanentes, tanto los desarrollados como los
potenciales. Es el precursor del CUERPO FÍSICO y a la vez lo necesita para existir,
desarrollarse y reproducirse. El cuerpo físico es la forma-estructura orgánica, es el soporte de
todo lo demás mientras que se está vivo. La función principal del genoma es la generación del
organismo y sus formas, el contenedor de las funciones alcanzadas a lo largo de la evolución de
la especie (aprendizaje ancestral biológico), transfiriéndolo, y a ser posible mejorándolo, a
través de la reproducción. Para el genoma, lo primero es la especie y lo segundo el individuo.
2. En el ser humano, la PSIQUE es el conjunto de MEMORIAS y PROGRAMAS que sostienen
al llamado en la Emoenergética SISTEMA SECUNDARIO DE IMÁGENES (SISTEMAS DE
CREENCIAS e IDENTIDAD). Se desarrolla mediante la combinación de los datos de los cinco
sentidos y del sexto, el lenguaje, junto con el modelado, integración e intensificación aportados
por las emociones, los juicios de valor y por el sentimiento de identidad. Así el sistema
secundario de imágenes se convierte en LA EXPLICACIÓN DEL MUNDO. La función
principal de la mente-psique es el mantenimiento y desarrollo del individuo y su conciencia a lo
largo de su vida. Para la psique, lo primero es el individuo y lo segundo es la especie. La psique
es una superfunción emanada del NÚCLEO EMOCIONAL y del PUNTO DE ENCAJE. En la
etapa fetal e infancia se encuentra en fase inmadura. Necesita desarrollarse mediante la
incorporación de ARQUETIPOS socioculturales de la época y del lugar en el que el individuo
realiza el aprendizaje del lenguaje. También a través de los sistemas de creencias y de
identificación provenientes de los padres y otras figuras, sobre todo adultas, presentes desde la
infancia hasta la post-adolescencia. Actualmente, además de los procesos de identificación con
figuras cercanas, se produce un fenómeno de imitación de identidades vehiculizado por los
ídolos o figuras mediáticas, con los que se tiene un pseudocontacto virtual a través de los

17
medios de comunicación de masas, la música, la literatura, el cine, los videojuegos, el deporte y
la publicidad. La psique también se nutre de todo tipo de aprendizajes intelectuales, sociales,
creativos y emocionales para formar así el todo singular que es la persona. El desarrollo de la
psique se ve condicionado por una de sus funciones más fascinantes y a la vez misteriosas: la
TOMA DE DECISIONES. La psique es una función volitiva, es decir, su naturaleza más íntima
es la de ELEGIR, y lo hace influida por todos sus aprendizajes y experiencias anteriores aunque
no completamente condicionada por ellos. Al margen de maniobra disponible gracias al cual la
mente puede tomar decisiones diferentes a las inerciales, invirtiendo una cierta cantidad de
energía extra para ello, se le llama GRADO DE LIBERTAD.
3. Los seis sentidos (en el modelo de la Emoenergética, el lenguaje es el sexto sentido humano)
son vías que extraen y destilan del MUNDO EXTERNO la información llamada sensorial. Ésta
es inmediatamente combinada, reinterpretada e integrada junto con los procesos emocionales y
mentales. Una pequeña parte de esta información se hace consciente y casi la totalidad se
asimila de forma inconsciente o subliminal. El resultado es entonces volcado en sustratos para
que sea manejable y coherente tanto a nivel psicoemocional como corporal-biológico, pasando
a formar parte del MUNDO INTERNO que como consecuencia emitirá diferentes respuestas
hacia el exterior y hacia el interior. Todo este proceso es mediado por PROGRAMAS que
transforman la información externa y la convierten en EXPERIENCIA individual. La
información se nos presenta interpretada en diferentes formatos y moldes como sensaciones,
representaciones sensoriales, emociones, dolor, placer, pensamientos, sentimientos, reacciones,
conducta, competencias, necesidades, motivaciones,
sentimiento de identidad... Los órganos de los sentidos y la conciencia están preconfigurados
por el CÓDIGO GENÉTICO, organizados por el NÚCLEO EMOCIONAL y enriquecidos o
empobrecidos por la PSIQUE. La MENTE-PSIQUE es el mundo interno, el OBSERVADOR,
de manera que todo lo demás es el mundo externo. De forma asombrosa la psique tiene la
capacidad de observarse a sí misma. El mundo interno está hecho de pensamientos, creaciones
imaginativas y ensueños en los que los sentidos pueden enfocarse de la misma manera en la que
lo hacen en el mundo externo. La información del universo llega a la matriz individual e
inmediatamente es destilada por el punto de encaje, que es la mente, el mundo interno. En el
momento que la información es asimilada en el mundo interno se produce una respuesta en
forma de un nuevo flujo de energía-información procesado que es emitido y dividido en tres
corrientes que son dirigidas hacia tres lugares diferentes. Una de ellas es volcada en el mundo
externo en forma de algún tipo de intervención o reacción. Otra corriente se vuelca en la propia
matriz individual. El tercer flujo es sacado del mundo interno para inmediatamente ser
reintegrado de nuevo en él, en la propia mente. Esta maniobra tiene como resultado que, de
nuevo, esa información sea procesada por la psique como si fueran nuevos datos externos.
Como se puede apreciar, esto configura un mecanismo retroalimentativo sin fin (al menos
mientras que se está vivo) en el que continuamente los datos o NUTRICIONES que llegan a la
matriz individual provocan procesos recurrentes de asimilación y respuestas hacia el exterior y
hacia el interior. Se puede adivinar así mismo que, una parte de la información que proviene del
mundo externo, en realidad tiene su origen en el mundo interno. De ahí la importancia que los
procesos de pensamiento y creencias tienen, e incluso cómo pueden interferir en mecanismos

18
físicos (por ejemplo los provocados por el efecto placebo, o en sentido negativo a través de las
psicosomatizaciones patológicas). Lo OBSERVADO es un estado mezcla del mundo externo
más el mundo interno. Lo observado es influido por el observador y el observador por lo
observado. La existencia individual es un estado mezcla del observador más lo observado.
4. Como es arriba, es abajo. Así que lo que es válido para un ser vivo, sirve para cualquier
estructura organizada, entidad u objeto: una célula, una planta, animal, un sistema social,
económico, político, un ecosistema, un planeta, etcétera. Solo cambian las formas y las
funciones pero el esquema subyacente es similar. Todo está conectado con el entorno, y así con
todo lo demás. Las estructuras no pueden hacer otra cosa que recibir, transformar y emitir
energía-información al entorno. En los seres vivos, estos procesos son los más complejos,
variados y dinámicos de todos los que ocurren en la naturaleza.
5. Todos los sistemas necesitan nutrirse, incorporando diferentes tipos de energías. Como
entidades vivas orgánicas se obtiene esta nutrición primaria a través de la respiración y la
alimentación. Pero como seres humanos con psique, necesitamos de una nutrición-
retroalimentación secundaria de tipo afectivo-mental-emocional.
6. En el proceso de existencia-relación-percepción de un sistema con su entorno, solo caben dos
opciones: o se pierde energía-función-estructura (ENTROPÍA) o se gana energía-función-
estructura (SIMETRÍA). De manera que la psique colabora activamente en este proceso junto
con el cuerpo y el campo energético o segundo cuerpo. Existe una relación de interdependencia
entre el cuerpo físico,
la psique y el cuerpo energético.
Y ahora volvamos a las emociones. Pero antes voy a profundizar en el concepto de NÚCLEO
EMOCIONAL. Hagamos la abstracción de que este órgano fuera un ente independiente. Como
cualquier sistema tendría forma-estructura y función-contenidos-información. Estaría
constantemente en relación con el entorno, absorbiendo, transformando y emitiendo energía-
información, perdiendo o ganando energía funcional, dependiendo de la eficacia con la que
realice su propósito existencial. Esta estructura es la mediadora entre los procesos internos y
externos dentro del ámbito psicológico y cognitivo, que es el que tiene como objetivo
prioritario el desarrollo del individuo y su conciencia durante la propia vida. Viene inmaduro,
preconfigurado con una serie de inercias y características, primeramente las de la especie,
aunque también con otras más particulares a nivel individual que necesitan ser desarrolladas a
través de su contacto con el mundo externo y por la retroalimentación emanada del propio
mundo interno.
El NÚCLEO EMOCIONAL es un órgano sutil formado por 6 grandes subsistemas o
emoenergías. Forma parte del que ha sido llamado en el chamanismo centroamericano
como PUNTO DE ENCAJE. Éste es el lugar del capullo luminoso donde las bandas
impersonales del universo son seleccionadas, recompactadas, interpretadas y encajadas
según un patrón determinado por la ESPECIE a la que se pertenece, para ser finalmente
convertidas en PERCEPCIÓN INDIVIDUAL. Cada emoenergía está conectada e
integrada con los 6 sentidos y viceversa, para de esta forma construir un MUNDO en el
que se pueda tener una experiencia de continuidad, de IDENTIDAD, de ser y de existir
(VIDA). Las emoenergías tienen la función de organizar, integrar e intensificar los datos

19
sensoriales. El mundo es tan solo una compleja realidad virtual generada por el NÚCLEO
EMOCIONAL y el PUNTO DE ENCAJE dentro del cuerpo energético, siendo
inmediatamente transferida al CEREBRO para que la interprete e integre a nivel
corporal y físico. Casi con toda seguridad existe una realidad ahí fuera, pero nuestra
percepción es el resultado de la interpretación conjunta realizada por los sistemas
especializados en el CUERPO FÍSICO, la PSIQUE y el CUERPO ENERGÉTICO.
En el punto de encaje, que es de donde emana la psique, unos pocos datos acaban en un área
especial a la que llamamos CONSCIENTE. Cuando los datos son volcados ahí, la ATENCIÓN
es capaz de enfocarse en ellos y “nos damos cuenta”. Pero la mayor parte de los datos se
procesan y vuelcan en otra área a la que llamamos INCONSCIENTE, “en dónde no nos damos
cuenta”. Toda la estructura psíquica funciona en conjunto, sin hacer separación realmente entre
los procesos conscientes o inconscientes. Por eso, a veces nos sorprenden o se hacen difíciles de
controlar nuestras propias reacciones emocionales y sentimientos. Es importante tener presente
que además, nuestro proceso cognitivo se divide en el MUNDO EXTERNO (existente
independientemente de la presencia de la psique individual) y en el MUNDO INTERNO
(existente porque es imaginado o pensado por la psique individual). A su vez cada uno de los
dos mundos son integrados por el individuo a través de una dimensión SENSORIAL y otra
EMOCIONAL, siendo estos dos aspectos finalmente distribuidos en procesos CONSCIENTES
e INCONSCIENTES. La parte consciente es increíblemente pequeña en comparación con la
inconsciente. Es obvio que para disminuir la inconsciencia hay que aumentar la consciencia.
La fracción de la psique formada por la unión de la consciencia más la personalidad es lo
que solemos llamar YO. El Yo es la punta de lanza a través de la cual nos relacionamos con
los otros y con nosotros mismos. El problema es que el YO no es nada más que esa punta de
lanza, una pequeña parte de lo que somos, aunque tiene la capacidad de crear la sensación-
ilusión de ser casi lo único que existe, ya que es el depositario del sentimiento de IDENTIDAD.
De ahí surgen una gran cantidad de nuestros conflictos y problemas, puesto que los procesos de
identificación son en gran parte subjetivos y en ocasiones incongruentes, desequilibrados o
poco eficientes.
La relación con el núcleo emocional de la madre en la etapa fetal, el evento del nacimiento y las
experiencias vitales, especialmente hasta los 7 años de edad, influyen de manera importante en
la organización particular del núcleo emocional propio, que se muestra hacia el mundo a través
de la PERSONALIDAD. Pero ésta tiene un NÚCLEO INNATO, resultado de la
combinación de la información genética heredada más la contenida en el ALMA
ANCESTRAL que se fusiona con el huevo fecundado en el momento de la concepción. La
personalidad irá incorporando desarrollos o involuciones, dependiendo de las experiencias
vividas, de cómo sean asimiladas y de las decisiones tomadas, mostrándose hacia fuera y a la
vez retroalimentándose a través de la CONDUCTA y de las COMPETENCIAS.
En el modelo de la Emoenergética, ha sido necesario redefinir las emociones para salvar
las limitaciones presentes en nuestra cultura. Se las llama EMOENERGÍAS, unas unidades
formadas por ESTRUCTURAS, FUNCIONES y RECURSOS ENERGÉTICOS propios, que se
organizan y relacionan a través de unas leyes que se describirán más adelante, para así formar el
NÚCLEO EMOCIONAL, que es la maquinaria bioenergética a través de la cual el ente

20
biológico se convierte en el YO que ES y EXISTE. La descripción precisa de los procesos de
interacción entre las 6 emociones nucleares y sus ciclos de cambio de fase y control aportan una
visión novedosa y revolucionaria. A partir de ahora es posible entender la psique, el
pensamiento y las emociones, ya no como algo nebuloso, sino de una forma casi matemática y
clara. Aun así el estudiante de la Emoenergética encontrará una cierta dificultad inicial hasta
acostumbrarse a los nuevos conceptos, debido a las grandes diferencias existentes entre lo
presentado en esta obra y el consenso colectivo. Como ya se ha dicho, hay 6 grandes bandas de
energía emocional nucleares. Es muy importante entender que éstas son el reflejo, y a la vez las
intérpretes, de aspectos organizativos presentes en toda la naturaleza y el Universo,
observándose fácilmente en ellas la aparición de relaciones duales complementarias. Es por ello
que el núcleo emocional puede EVOLUCIONAR a través del equilibrio dinámico de sus partes
por medio de un fenómeno llamado COMPLEMENTARIEDAD SIN DOMINANCIA.
La ALEGRÍA es la emoenergía que percibe y genera la EXPANSIÓN, la CONTINUIDAD, la
FLUIDEZ y el DINAMISMO.
El MIEDO es la emoenergía que percibe y genera la DISCONTINUIDAD, el
DESEQUILIBRIO y el aspecto ENTRÓPICO.
La TRISTEZA es la emoenergía que percibe y genera la SEPARACIÓN, el VACÍO y la
FRAGMENTACIÓN, la DIVISIÓN del todo en partes.
La FUERZA MOTRIZ es la emoenergía que percibe y genera la CONTRACCIÓN, el
ESFUERZO, el IMPULSO y la REACCIÓN.
El AMOR es la emoenergía que percibe y genera la CONECTIVIDAD y la UNIDAD.
La RECREACIÓN es la emoenergía que percibe y genera la ORGANIZACIÓN, la BELLEZA y
la SIMETRÍA.
Así que, básicamente el núcleo emocional, cuenta con una forma-estructura y con 6
subestructuras que disponen de energías-funciones que la nutren y configuran, relacionándose
entre ellas a través de 15 canales reguladores que también forman parte del propio núcleo
emocional y cuyas funciones serán ampliamente explicadas en un segundo volumen. Por alguna
razón, en el ser humano lo habitual es que algunas de estas energías se encuentren bloqueadas,
algunas en exceso, otras en carencia y otras con inversiones de polaridad (funciones invertidas).
Esto quiere decir que en ocasiones provocarán respuestas insuficientes, exageradas, contrarias a
lo que deberían ser, fuera de lugar, intensidad o fuera de momento. Estas deformaciones o
pérdidas en la simetría del NÚCLEO EMOCIONAL son heredadas en parte. También son
fuertemente influidas durante la etapa fetal, ya que el feto tiene necesariamente que responder
al entorno uterino (su mundo externo), que es la madre y al contacto con el núcleo emocional
materno, que casi con toda seguridad no habrá alcanzado la simetría emocional ideal. Esto es
debido al hecho de que la madre también fue una vez feto. Ella necesitó adaptarse igualmente al
mundo emocional y mental de su propia madre; y así hasta el principio de los tiempos. Creo
que el mito del pecado original hace referencia a este fenómeno. Nacemos con mancha; nuestro
ideal estado de simetría emocional, que se vislumbra por un momento en la concepción,
empieza a difuminarse por el mero hecho de vivir en un entorno a veces hostil, a veces
sobreprotector. Así es la vida, no creo que sea bueno ni malo, solo forma parte del juego. Y de
ahí emerge la personalidad egoica, de la pérdida de la simetría potencial original (el paraíso, la

21
comunión con el Espíritu). Cuando la personalidad se une a la luz de la conciencia crea el YO
EGOICO (la separación del Espíritu). El Yo a su vez es sostenido mediante el DIÁLOGO
INTERNO, las palabras, el sistema secundario de imágenes, compuesto de creencias y de
sentimiento de identidad. Este YO y su personalidad determinan, enriquecen o limitan las
posibilidades de relación con la realidad así como la recuperación del vínculo con el Espíritu.
Como sistema que es, lo único que puede hacer el núcleo emocional es ganar o perder
energía en su contacto con el entorno. Su alimento son las EXPERIENCIAS y la TOMA
DE DECISIONES. Si a lo largo de la vida, las experiencias procesadas y absorbidas por el
núcleo emocional han ayudado a que la persona se desarrolle (aumentando su energía y
simetría) y las decisiones tomadas han sido acertadas, su equilibrio psíquico y mental serán
elevados. Se manifestará una riqueza de matices particular y creciente, una buena capacidad de
razonamiento, así como una mejor adaptación al medio y al entorno social, y una ausencia de
excesos o carencias significativos. Si existen multitud de experiencias no asimiladas
adecuadamente por la psique (pérdidas de energía y aumento de la entropía-desorganización
mental y emocional), el individuo seguramente tendrá una tendencia a tomar malas decisiones.
Vivirá una sensación de desazón creciente, pobreza de carácter y conflictos frecuentes, al
menos en su mundo
interno. También se darán un buen número de excesos y carencias así como una necesidad de
malignizarse a sí mismo y a los demás. Sus relaciones sociales estarán basadas en la
dependencia, el soborno o en el chantaje y en el sostenimiento de su desfavorable situación, o
bien la proyectará hacia el entorno, en un perverso mecanismo defensivo en el que se llevará
por delante a los que no puedan o no quieran defenderse. Retroalimentará negativamente su
psique a través de la exposición recurrente a malas o distorsionadas experiencias que
dificultarán cada vez más alcanzar un mejor nivel de equilibrio emocional y mental.
Para el equilibrio y desarrollo simétrico del núcleo emocional y de sus subproductos, la
personalidad, la conducta y el YO, sería importante al menos:
* Vivenciar un buen número de experiencias a lo largo de la vida que enriquezcan la estructura
del núcleo emocional y promuevan su equilibrio y desarrollo, sin importar la edad que se tenga.
* Hacer un esfuerzo en sublimar el mecanismo de selección de objetivos y de toma de
decisiones. Renunciar a las opciones y conductas que por experiencia ya se sabe que son
negativas.
* Afrontar los problemas como retos que conducen a un mayor grado de conciencia. Cultivar el
sentimiento de que la vida es un flujo de percepciones, reacciones y movimientos. Se hace
necesario aprender a danzar con la vida y sus circunstancias con elegancia, aunque
conseguirlo lleve tiempo.
* Hacer uso de procedimientos y estrategias que sirvan para desbloquear el sistema (como la
recapitulación, que se verá más adelante, y la sanación a través de técnicas que accedan al
cuerpo sutil, como la Resonancia Bioenergética) con respecto a experiencias y aprendizajes
mal asimilados o tóxicos-entrópicos, permitiendo la recuperación, reparación e integración de
los “pedazos de uno mismo” perdidos y el reenfoque de las motivaciones existenciales.
9. Paradigmas y Realidad.
Desde el principio de los tiempos, el ser humano, haciendo uso de una cualidad innata e

22
inevitable, ha intentado comprender y anticiparse al mundo del que forma parte. En cada
momento de la historia, las sociedades, antaño relativamente locales y hoy inercialmente
globales, han desarrollado diferentes modelos de creencias en un intento de explicar
dialécticamente lo que es la vida y nuestro papel en la existencia. La religión, la filosofía, la
metafísica, la psicología, la física, las matemáticas y la ciencia en general han convivido, a
veces de la mano y otras aparentemente separadas, alimentando a los diferentes sistemas
sociales, políticos, económicos y culturales. Como resultado, la sociedad, en cada momento y
en cada lugar ha proporcionado al individuo un CONSENSO colectivo, un conjunto de
creencias preestablecidas, así como conocimientos, modelos, normas y leyes mediante los
cuales éste se podía desarrollar y relacionar consigo mismo, con sus congéneres, con la
naturaleza y con el cosmos. Incluso los transgresores han tenido que asimilar las creencias
y normas de su época antes de ni siquiera pretender cambiarlas. El hombre intenta hacer
suyo el MUNDO EXTERNO, filtrando la realidad con sus sentidos y emociones. La somete
además a generalizaciones, eliminaciones, distorsiones lingüísticas y mentales condicionadas
por los SISTEMAS DE CREENCIAS que haya asumido. La necesidad de interpretar y predecir
el propio comportamiento y el de sus congéneres así como el de la naturaleza es una
característica esencial del ser humano. La posibilidad de incorporar y utilizar nuevos
conocimientos impulsa el DESARROLLO HORIZONTAL (biológico, cultural, filosófico,
intelectual, afectivo, social, científico, tecnológico, artístico, económico). Este desarrollo tiene
que ser consensuado y admitido por el grupo. Es emanado desde la excepcional habilidad que el
hombre tiene de construir un complejo MUNDO INTERNO, el de las ideas, el pensamiento, la
imaginación, los deseos y los sentimientos, que si bien no es la realidad, a menudo es
confundido con ella debido a su riqueza e intensidad. Las creencias se sitúan en la
DIMENSIÓN DIALÉCTICA, al igual que las DESCRIPCIONES, por lo que se articulan a
través del sentido del LENGUAJE. La diferencia entre ambas es el grado de objetividad
perceptual que se les puede atribuir. La creencia es una programación que nace de un JUICIO
subjetivo o de una elaboración creativa producida y guardada en el mundo interno, mientras que
la descripción debe ser reflejo objetivo de las características de un objeto cognitivo situado en
el mundo externo. La integración cognitiva, manteniendo a la vez la separación funcional entre
el mundo externo y el mundo interno, es de suma importancia en el equilibrio psíquico humano,
siendo necesario que en la mente individual se respete la jerarquía entre los dos mundos. El
mundo interno es un subproducto obtenido en la relación de la psique consigo misma y
con un mundo externo en el que existe y es. El proceso de SELECCIÓN DE OBJETIVOS
y TOMA DE DECISIONES debe dar prioridad a los datos obtenidos desde el mundo
externo. Sin embargo, la eficacia y riqueza del mundo interno es fundamental para
conseguir un entorno (mundo externo) mejor y más favorable.
Quizás como elemento evolutivo y con el objetivo de perpetuarse como especie con un elevado
grado de conciencia de sí, el ser humano desarrolla a través de sus capacidades cognitivas un
concepto particular: la REALIDAD-VERDAD. La definición de lo real, en teoría, debería
abarcar aquello que ES y EXISTE en el mundo externo, con independencia de poder ser
sometido al escrutinio de los sentidos o al juicio subjetivo en el mundo interno. Este concepto
transmite también un cierto aire de inmutabilidad. Lo curioso es que “aquello que es real y

23
verdadero” ha ido cambiando y lo sigue haciendo a medida que las creencias, la cultura y la
ciencia lo han hecho. La realidad parece entonces, más que algo tangible, un
subproducto mental, algo relativo, el resultado de la interpretación de los datos sensoriales
provenientes del mundo externo, primero procesados a través de los propios canales sensitivos
y emocionales, para inmediatamente ser remodelados por medio de los SISTEMAS DE
CREENCIAS individuales, que incluyen inevitablemente a los de cada época o tradición. Esta
RELATIVIDAD de la realidad es paradójica en sí misma. No es posible unificar
conceptualmente la idea de que la realidad debería ser definitiva, existente en sí misma e
independiente del observador, con el hecho de que cada vez que cambiamos nuestros
pensamientos, la propia realidad-verdad se redefine. El concepto de lo real tan solo existe
y es en el mundo interno, en la PSIQUE.
Entonces, ¿qué sabemos de verdad?. Parece que vivimos en un mundo sujeto por las creencias y
paradigmas, así que cuando éstas se modifican, algo cambia en nosotros. Vivimos en una
explicación de la realidad. Los PARADIGMAS son creencias compartidas a través de la
cultura. Cuanto más extendida y consensuada está una creencia, más fuerza posee el paradigma
resultante y mayores posibilidades tiene de ubicarse en nuestro inventario individual. La
REALIDAD es un CONSENSO colectivo. Es un acuerdo aceptado por la mayoría de la
humanidad y sostenido con reglas, juicios, suposiciones e interpretaciones que intentan
abarcar cada uno de los aspectos referentes a la experiencia perceptual y de conciencia
que la vida es. Aparentemente, el objetivo de los paradigmas es la continuidad y evolución del
individuo y de la especie humana mediante la acumulación y transmisión de conocimientos,
aceptados socialmente y vehiculizados a través de la CULTURA. Para la psique es importante
disponer de una gran estabilidad mental, y una buena parte de ella se asienta en los propios
paradigmas. Son una forma de reducir la inmensidad del todo, el mundo externo, a un tamaño
manejable por el cerebro en nuestro mundo interno.
Lo que se sale del consenso establecido y va en contra de los paradigmas es considerado una
EXTRAVAGANCIA por el colectivo. Lo curioso es que muchos de los que han impulsado el
desarrollo humano han sido considerados locos y extravagantes en su tiempo. Los paradigmas
siempre son conservadores, es su función. La extravagancia es transgresora por
naturaleza. No todos los paradigmas son buenos, ni desde luego todas las extravagancias,
puesto que éstas tienen una tendencia a ser desequilibradas por norma, aunque de tanto en tanto
surge alguna revolucionaria y reformadora que consigue consolidarse como paradigma.
Compartimos creencias primarias de origen biológico, basadas en los datos sensoriales
organizados por el SISTEMA PRIMARIO DE IMÁGENES (genética de especie). Éstas las
tomamos en principio como realidades absolutas como por ejemplo, “el mundo está hecho de
objetos”, “el tiempo discurre desde el pasado hacia el futuro y yo vivo en el presente”, “existen
sonidos, colores, sabores, olores y sensaciones”, “para vivir hace falta comer”, “nacemos,
vivimos y morimos”, etcétera... Este tipo de creencias biológicas son el núcleo duro de los
paradigmas y trascienden las culturas e incluso los tiempos hasta tal punto que son consideradas
desde el punto de vista social como verdades inamovibles. Son paradigmas propios de la
ESPECIE. Pero sin embargo, en ocasiones, pequeñas fisuras hacen que algo irrumpa para
alterar la estabilidad de tales realidades. Ahora la física dice que más que un mundo de objetos,

24
existe un continuo espacio-tiempo, que se parecería más a bandas de energía o cuerdas, visión
que coincide con la de los antiguos chamanes. También dicen que el tiempo parece discurrir
desde
el pasado al futuro porque quizás, nuestros sentidos así lo interpreten. La física cuántica tiene la
hipótesis de que a lo mejor existen realidades simultáneas en el que todas las opciones posibles
se expresan en una especie de multiverso fractal en el que nada se puede dar por seguro hasta
que no es percibido-elegido. Ahora resulta que no solo existen los sentidos humanos, ya que
hay animales que tienen un sónar, o un sentido de detección electromagnética y parece que
incluso las plantas pudieran ser sensibles y estar dotadas de conciencia. Cierto número de
personas son capaces de ver los sonidos o escuchar algunos colores. Hay gente que dice que
lleva años sin tomar alimentos y una buena parte del mundo sigue como doctrina a seres que
presuntamente resucitan o no mueren. ¿Verdad?.
Aunque es obvio, mejor volver a insistir en algo de gran transcendencia, la definición del
mundo y de la realidad se edifica a través de una herramienta que supone un salto
evolutivo sin precedentes, al menos en la historia biológica conocida de nuestro planeta:
las PALABRAS y el LENGUAJE. Es fácil reconocer las palabras como simples
representaciones simbólicas de una compleja realidad. La hacen accesible-comprensible en un
determinado nivel de conciencia-pensamiento y nos permiten comunicarnos, clasificar e
intercambiar información con los demás de una forma altamente especializada. Aprendemos a
hablar y a pensar con palabras, y a partir de entonces nombramos todo lo que percibimos. Así el
DIÁLOGO se convierte en una especie de hilo conductor de los otros cinco sentidos,
fundamental para asimilar la realidad en la forma humana. En este nombrar sin fin contamos
nuestra historia y la del mundo una y otra vez, unos a otros y a nosotros mismos. De esta
manera construimos y sostenemos el INVENTARIO de la realidad. Nuestra explicación de la
realidad está formada por un DIÁLOGO edificado sobre la interpretación lingüística de
sensaciones, percepciones, emociones, paradigmas, juicios y presuposiciones que se encuentran
más o menos intensificadas a través del placer o del dolor. Se organiza jerárquicamente, desde
las creencias o modelos más primarios que nos unifican, hasta los matices más particulares y
personales que permiten la expresión de la singularidad individual, diferenciándonos a unos
seres humanos de otros.
En el modelo de la Emoenergética, el LENGUAJE es el SEXTO SENTIDO humano. Éste
es el encargado de percibir e interpretar la DIMENSIÓN DIALÉCTICA de la existencia.
La realidad que percibimos sería completamente diferente si no dispusiéramos de esta
capacidad. Al igual que los otros cinco sentidos, el lenguaje utiliza áreas especializadas en
el córtex cerebral. Es diferente a los demás por la obligada necesidad de ser desarrollado
en un entorno en el que uno sea expuesto consistentemente al diálogo ya maduro de las
otras personas, debido a que nacemos con este sentido en estado potencial y solo los
estímulos adecuados pueden desplegarlo. Se ha descubierto que la capacidad de organizar
el lenguaje a través de la sintaxis gramatical es de origen genético, y por ello común a
todos los humanos. La forma específica de poder construir y materializar su función
principal, el HABLA, depende del aprendizaje de un idioma en concreto que solo es
posible en un entorno social. Esto se consigue a través de la especialización del oído y

25
mediante la adquisición de ciertas competencias motoras que en condiciones normales se
realizan a través del aparato bucal y los órganos fonoarticulatorios, los cuales se usan
para modular el sonido y formar los signos lingüísticos, así como de una gestualidad
asociada, en gran parte innata, en la que participa todo el cuerpo, aunque especialmente
la cara, los ojos y las manos. Estas últimas a su vez también son esenciales en el desarrollo
de la ESCRITURA. Después de la aparición del lenguaje oral, la escritura ha supuesto el
avance más importante e influyente en la historia del ser humano y en su
manera de ver y representarse el mundo. El habla y la escritura se interiorizan para
formar el DIÁLOGO INTERNO, o sería más correcto decir que el diálogo interno se
exterioriza a través del habla y la escritura.
Los 6 sentidos tienen esta capacidad de enfocarse tanto hacia el MUNDO EXTERNO
como hacia el MUNDO INTERNO. Se construye el MAPA DE LA REALIDAD a través
de los datos filtrados por los cinco sentidos clásicos y por el sexto, el lenguaje, así como
por la integración, organización e intensificación aportadas por las 6 emociones nucleares
que además adornan la experiencia interna con placer o con dolor. Se crea de esta manera
un flujo lleno de palabras, explicaciones, se nsacione s, re pre se ntacione s se nsoriale s y e
mocione s que construye n una REALIDAD DIALÉCTICA mayoritariamente
consensuada que compartimos con los demás y con nosotros mismos a través del habla
para así dar vida al mundo interno personal y para sostener el mundo social. En todos los
idiomas se dice básicamente lo mismo, aunque se utilicen palabras diferentes, y si crees en algo
o sabes algo, casi siempre es porque hubo alguien antes que tú que lo creyó o lo supo. Las
personas desarrollan su relación con la realidad a través de este mapa, asentado en gran parte en
el habla, que a su vez sostiene a los sistemas de identidad (la AUTOIMAGEN y el yo). Pero
como se dice en la P.N.L (Programación Neurolingüística, John Grinder y Richard Bandler), el
mapa no es el territorio. De cualquier manera, es lógico pensar que un mapa rico en detalles y
lo más fiel posible es de mejor utilidad que uno pobre y con errores de interpretación o diseño.
¿Y si de la calidad del mapa dependiera la calidad de la experiencia vital y de la propia
conciencia individual?. No parece que en el momento del nacimiento se tenga un mapa, o por lo
menos seguro que no está muy elaborado, ya que todavía no se ha desarrollado el lenguaje. Así
que, quizás se empieza utilizando y siguiendo el de los padres y personas importantes de
nuestra primera etapa vital. A medida que crecemos, el mapa se hace más completo y complejo,
pero como en gran parte se “copia” de los modelos de referencia, lo mismo se incorporan sus
ventajas que sus desaciertos.
De manera que, voy a suponer que no disponemos de la capacidad de percibir la realidad tal
como es (“Mito de la caverna”, Platón). En su lugar, nos relacionamos con ella a través de este
mapa que viene a ser una especie de realidad virtual, un juego de luces y sombras. Si esto es
así, definitivamente el mapa, su exactitud y riqueza, serviría para medir el nivel de evolución y
desarrollo que ha alcanzado una persona, determinando sus posibilidades de interacción con el
medio, consigo mismo y con su propia existencia. ¿Y si cambiando creencias, paradigmas, el
diálogo y las palabras que utilizamos al hablar y pensar, pudiéramos modificar nuestra
realidad?. Esto supone que si algunas de nuestras vivencias son desfavorables y nuestras
capacidades en ciertas áreas son escasas o ineficaces, es posible que nuestro mapa necesite de

26
mejoras. Imagina el impacto negativo que a menudo algunos padres, madres, o educadores
producen en los niños diciendo cosas como: “no vales”, “eres un/una inútil”, “no te mereces
nada bueno”, “siempre nos va mal”, “el mundo está mal”, “los demás solo quieren hacerte
daño”, y tantos y tantos COMANDOS que terminan instalándose como partes del mapa. Estos
comandos acaban convirtiéndose en la realidad que vivimos. De manera que lo ideal, si esto es
cierto, sería empezar a elaborar una lista de comandos lingüísticos y creencias, tanto “positivos”
como “negativos” y estudiar detenidamente la relación que hay entre estos y los
acontecimientos que se nos presentan en la vida. Así se tendría la oportunidad de modificar los
elementos perversos o ineficientes del mundo interno que pudieran estar influyendo
negativamente, tanto en el mundo externo en el que vivimos como en los
sistemas de identidad y autoimagen. Habría que buscar experiencias que respondieran a
patrones repetitivos e indagar qué comandos están sirviendo para alimentarlas, así como sus
conexiones con los otros cinco sentidos y con la propia identidad. Esto por lo menos sería el
principio de la posibilidad de cambio.
En el contexto de la Emoenergética, lo “bueno” es aquello que genera simetría y aumenta
la conciencia, con lo que lo “malo” o PERVERSO es lo que nos hace perder simetría y
conciencia.
Así que, ya que parece que estamos predestinados a tener que creer en algo y que el concepto
de REALIDAD lo mantenemos o cambiamos a través de nuestro mapa personal (el SISTEMA
SECUNDARIO DE IMÁGENES) y los paradigmas sociales a través de la suma de todos los
mapas individuales... ¿Qué pasaría si al menos yo elijo vivir creyendo que los demás no tienen
la culpa de mis males, que tengo mucho que hacer al respecto, que es mejor evitar la queja y
construir un mundo mejor, que mi mundo es mi vida y por ello es accesible y transformable,
que me merezco lo bueno, que deseo mi triunfo y el de la humanidad, que quiero estar en
contacto con personas con un nivel de conciencia igual o mayor que el mío y con aquéllas que
estén menos evolucionadas pero que puedan y quieran aprender de mí, para poder seguir
desarrollándome mientras que ayudo a otros a hacerlo, que siempre hay buenas opciones, que
tengo la habilidad de verlas y el valor de escogerlas, que la vejez me traerá la plenitud y que la
muerte solo es un gran cambio, que todo ser humano tiene recursos casi ilimitados en su
interior, que yo puedo llegar a acceder a esos recursos y utilizarlos...? ¿qué podría pasar?
Puedes convertirte en un aprendiz impecable que identifica sus creencias y verdades perversas o
limitantes para así cambiarlas gradualmente por realidades potenciadoras y simétricas mediante
el continuo acecho al ego, el conocimiento de uno mismo a través de la introspección, la
recapitulación y el silencio interno. Entonces podrías aspirar a llegar a ser un maestro, un
MANDALA con poder y conciencia suficientes para construir tu propia realidad.
10. Imágenes.
Una cualidad fascinante de nuestro campo energético o SEGUNDO CUERPO, es que a lo largo
de nuestra vida, va grabando en sí los acontecimientos vivenciados. Así guarda todos los
eventos, uno tras otro, hasta el más mínimo detalle. De alguna forma estos eventos van
modificando la propia estructura del campo y de uno mismo. Las experiencias y, cuando
somos niños, los otros seres humanos con los que nos relacionamos, van estimulando la
creación y desarrollo en el campo de unos resonadores especializados que filtran la

27
realidad, interpretándola en base al aprendizaje adquirido. En la Emoenergética se llama a
estos resonadores IMÁGENES: las matrices con las que se construyen nuestros sistemas de
creencias. Las imágenes son moldes o ARQUETIPOS que hacen que el PUNTO DE ENCAJE
y el NÚCLEO EMOCIONAL organicen su aspecto individual en modalidades concretas que se
ven exteriorizadas en el mundo a través de la PERSONALIDAD y de la CONDUCTA. Las
imágenes hacen también que el cerebro se ordene y construya sus redes neuronales de forma
diferente de una persona a otra, sobre todo en lo que concierne a las funciones
psicoemocionales y cognitivas, por lo que son determinantes en la adquisición y manejo de
COMPETENCIAS.
Los eventos vividos se guardan en memorias filtradas, modeladas y encajadas a través de estas
imágenes. Se podría decir que un EVENTO o experiencia es una colección o paquete de
percepciones, sensaciones, sentimientos, emociones, reacciones, pensamientos e
interpretaciones cargados con una energía especial de origen misterioso que les da una
INTENSIDAD mayor o menor. Esta energía parece que fuera el resultado del roce de la luz
de la conciencia con la realidad, filtrada por los sentidos y por las emociones a través de las
imágenes preconcebidas. Los eventos vividos, tanto en su aspecto consciente como
inconsciente, son impregnados con la energía de intensidad y fijados en la memoria pasando así
a formar parte del INVENTARIO individual. La energía de intensidad atrapada en la memoria a
su vez retroalimenta, nutre y da fuerza a las propias imágenes.
Existen diferentes tipos de imágenes según su origen. Hay unas que en el caso de nosotros, los
humanos, están construidas a través de unos filtros cognitivos altamente especializados: las
palabras (llamadas por la ciencia signos lingüísticos) . Las PALABRAS se unen entre sí
mediante la sintaxis gramatical formando las DESCRIPCIONES y las CREENCIAS,
configurando la IMAGEN DEL MUNDO en que vivimos. El LENGUAJE es un hilo
conductor que, ayudado por las 6 emoenergías, integra al resto de sistemas de
representación sensorial y al sentimiento de identidad o AUTOIMAGEN. Se crea así una
REALIDAD DIALÉCTICA. En el chamanismo centroamericano se llama “Tonal” al
conjunto de lo que el ser humano es capaz de nombrar, la explicación del mundo, que es
sostenida mediante el omnipresente diálogo interno. En la Emoenergética es llamado también
SISTEMA SECUNDARIO DE IMÁGENES, el arquitecto del MUNDO INTERNO. Este
sistema crece y cambia a través de la experiencia y el aprendizaje a lo largo de la vida, si bien
establece sus cimientos y la mayor parte de sus programas, estrategias y creencias en la infancia
y en el periodo que abarca desde la preadolescencia hasta los 22 años.
Las creencias son también imágenes que a su vez, junto con los sentidos y las emoenergías del
núcleo
emocional, filtran la realidad y los datos sensoriales para convertirlos en experiencia y
percepción. Una imagen por definición es la representación de algo, no ese algo. Cuando
una energía-información proveniente del MUNDO EXTERNO llega a la matriz individual, es
seleccionada, diferenciada e interpretada primeramente a través de los órganos sensoriales e
inmediatamente es organizada por el núcleo emocional. Al mismo tiempo es filtrada a través de
los sistemas de imágenes-creencias ya existentes. Y así la energía-información externa es
refundida, modelada, reinterpretada y convertida en experiencia, percepción, emociones,

28
lenguaje, placer y dolor. El mundo externo es de esta manera procesado, asimilado e influido
por el perceptor a través de algún tipo de respuesta que es generada por el individuo y devuelta
al entorno. Lo que experimentamos es una refinada EXPLICACIÓN DE LA REALIDAD, una
compleja virtualización, fruto de la relación del observador con lo observado y consigo mismo,
pero no la realidad en sí misma. Este proceso transformativo parece ser un mandato de la
naturaleza, aunque algunos han dicho que es posible experienciar la realidad-verdad casi
directamente, haciendo ciertas maniobras de expansión de la percepción, eliminando por un
momento la mayor parte de los filtros e imágenes preconcebidas, siempre que se tenga la
conciencia y energías sutiles y psíquicas suficientes. Para conseguirlo es necesario sostener un
auténtico SILENCIO INTERIOR durante un tiempo que varía, según la persona, desde unos 10
minutos hasta más de 1 hora. Esto posibilita que los sistemas interpretativos tengan que
reorganizar la realidad, aunque sea por un breve espacio de tiempo, sin contar con uno de los
moldes fundamentales del mundo de todos los días: el DIÁLOGO INTERNO.
No solo existen imágenes incorporadas o aprendidas por el individuo. El SISTEMA
PRIMARIO DE IMÁGENES es innato: nos es transferido por nuestros padres a través
del CÓDIGO GENÉTICO (genoma individual que a su vez contiene las características
comunes que nos hacen humanos). Éste condiciona casi por completo la configuración de los
órganos sensoriales físicos, es nuestra herencia por pertenecer a una ESPECIE, y fue forjado
por nuestros ancestros. Todo lo que después podemos incorporar como nuevo, tiene que encajar
en el molde sensorial, perceptual y cognitivo contenido de forma innata en el código genético.
Por ejemplo, no procesamos sensorialmente el entorno-realidad como lo hace un mono, o una
oruga, o un árbol, o un ser inorgánico, porque nuestro molde es el humano. Lo que se hace un
poco más difícil de aceptar de primeras es que las experiencias sensoriales provenientes de la
vista, el oído, la cinestesia, el olfato y el gusto son tan solo transformaciones de los datos del
entorno, tamizados y remodelados para así conseguir una experiencia cognitiva y perceptual
concreta presentada a través de colores, formas, sonidos, sensaciones, olores y sabores, que no
son la realidad sino una interpretación conseguida a través de arquetipos biológicos,
genéticamente transferidos y compartidos dentro de nuestra especie. Si bien lo que percibimos
de alguna manera está relacionado con lo que existe fuera de nosotros, todas estas experiencias
sensoriales solo ocurren en nuestro cerebro y en el punto de encaje, no ahí fuera.
Adicionalmente, el genoma individual posee ligeras variaciones que otorgan características
diferenciadoras que influyen no tanto en la organización de los sentidos como en las
propiedades que harán que se construya el MUNDO INTERNO a través de unas modalidades
inerciales determinadas que provienen de la PERSONALIDAD NUCLEAR INNATA. Ésta se
desarrolla, probablemente, a través de una organización cerebral predeterminada y un
funcionamiento con aspectos generales, basados en la propia especie, pero con ligeras
variaciones que permiten la singularidad individual en los sistemas de neurotransmisores y
hormonas. En la Emoenergética se cree que la personalidad nuclear es una combinación entre la
información integrada en el genoma individual y la adquirida a través de la semilla del cuerpo
energético o ALMA ANCESTRAL que se fusiona al óvulo fecundado y que de forma
misteriosa ya traería un conjunto de preconfiguraciones únicas. El sistema secundario de
imágenes, el que hay que ir aprendiendo y que se sostiene mediante el DIÁLOGO, se va

29
desarrollando mediado por el sistema primario de imágenes. Así se va superponiendo y toma el
control de los procesos sensoriales, enriqueciéndolos y provocando la intensificación de
algunas características innatas mientras que otras son inhibidas según el bebé se va haciendo
adulto. La personalidad nuclear se va modificando de esta manera a través de la
EXPERIENCIA, el sentimiento de identidad, la socialización y los mecanismos de selección de
objetivos y toma de decisiones.
11. Recapitulación I.
Existe un extraordinario código de conducta llamado el camino del guerrero, aplicado
firmemente dentro de algunos linajes de chamanes centroamericanos. Es un conjunto de reglas
que tienen como objetivo preparar a los aprendices para enfrentarse al Infinito y a la
LIBERTAD perceptual. Fortalece especialmente la SOBRIEDAD y la cordura, necesarias para
mantener el equilibrio mental y la capacidad de razonar mientras rompen en sí mismos la fijeza
del consenso colectivo, paso necesario para poder alcanzar y atestiguar la existencia de una
REALIDAD APARTE en la que lo más importante es el conocimiento de la conciencia y sus
leyes. Este código es verdaderamente un mapa al que se pueden agarrar con seguridad. Facilita
la adquisición y manejo de las COMPETENCIAS necesarias para alcanzar tal fin de forma
equilibrada.
Un mapa sirve para ubicarte en donde estás y proporciona el camino a seguir. El destino para
estos chamanes centroamericanos ligados a la tradición de los naguales ha sido desde
antiguo la exploración de la conciencia y la libertad de alcanzar los límites de la percepción,
relacionándose consigo mismos y con el universo desde el esplendor de lo humano, para
finalmente trascenderlo. Este conocimiento requiere llevar los sentidos recurrentemente más
allá de lo ordinario y extremar la capacidad de atención. Esto con el fin de ser testigos de la
dimensión energética del universo y así poder entender la naturaleza de la conciencia y de la
vida misma emprendiendo el llamado VIAJE DEFINITIVO. Se necesitan enormes cantidades
de energía perfectamente distribuida y fluida en el nivel mental y en el campo energético para
acercarse a este objetivo. Esto es algo que raramente se da en un humano “corriente” o no
entrenado en el camino del guerrero. La pérdida o alejamiento de la GRACIA ORIGINAL
o SIMETRÍA SAGRADA e s conse cue nte al ine vitable proce so de socialización o
colectivización de la psique. Desemboca en el sometimiento del ser mágico que somos a la
PERSONALIDAD de tipo EGOICA y al rígido orden social consensuado que hoy por hoy
excluye la posibilidad de entender al ser humano como una maquinaria perceptual casi
ilimitada. En e l camino del guerrero existen diferentes procedimientos que el aprendiz debe
practicar de forma recurrente y sistemática. Uno de los más importantes es la
RECAPITULACIÓN. Ésta permite recuperar y redistribuir la cuantiosa energía sutil y psíquica
perdida y estancada tanto en la interacción social como en los SISTEMAS DE CREENCIAS y
en el sostenimiento del YO en su forma de personalidad egoica. Incluso si no pretendes ser un
guerrero o chamán, la recapitulación es muy interesante para ti, aunque sea solo por su eficacia
a la hora de recanalizar y neutralizar estados emocionales desagradables.
Si revisamos nuestra vida y obras, podremos encontrar fácilmente eventos que aparecen en
nuestra cabeza una y otra vez, afectándonos, a pesar de que hace años que ocurrieron. Personas
que vienen a nuestra memoria, estando presentes en el día a día a pesar de no formar parte de

30
nuestras vidas en la actualidad. Relaciones de las que no hacemos nada más que quejarnos, y a
pesar de todo, no las dejamos. Lugares que nos ponen los pelos de punta, o melancólicos, o
rabiosos, o de buen humor, qué más da. Patrones repetitivos, en los que una y otra vez
tropezamos en la misma piedra, a la que unas veces llamamos “malasuerte” y otras
“bendición”. Pesadillas cotidianas, sueños estériles y relaciones tóxicas que nos alejan del Ser
que fue concebido para crecer, percibir, recrearse y fluir con la vida. Muchos
de estos fenómenos se pueden explicar desde el punto de vista de la interrelación de nuestro
propio campo de energía sutil con el de otros seres humanos. Otros tienen que ver con la
relación incongruente
de unas partes de nosotros con otras.
La recapitulación es realizada por algunos linajes de chamanes mexicanos y centroamericanos a
través de una técnica respiratoria especial que aparece explicada en los libros del antropólogo y
chamán Carlos Castaneda. Adicionalmente, requiere de un meticuloso procedimiento previo de
preparación, en el que se agrupa la información en forma de listas de personas que se han
conocido a lo largo de la vida, lugares, eventos varios, etcétera, necesitándose además de un
espacio especial para su práctica, (cueva o habitáculo construido para el caso) y siempre bajo la
supervisión a lo largo de los años de un maestro nagual que guía el proceso de aprendizaje del
discípulo. Es un camino avanzado para practicantes que dediquen su vida a ello y que hayan
sido reclutados por el maestro dentro de un linaje de la tradición chamánica tolteca. Sin
embargo, cualquiera puede beneficiarse por sí mismo de este arte "poco a poco", en su día a
día, sin pretender necesariamente de primeras hacer un verdadero camino de guerreros y luego
ya se verá.
La Emoenergética sin la práctica diaria y persistente de la recapitulación no tiene sentido.
Por ello en este sistema existen tres procedimientos para hacer recapitulaciones. Dos de ellos
los puede hacer cualquiera, son LA TÉCNICA DEL ARO y LA RESPIRACIÓN DE
BOSTEZO (recomiendo especialmente ésta). La tercera opción solo está disponible para
aquellos alumnos a los que les he transferido a través de iniciación energética, en el contexto de
los seminarios que imparto, el MANTRA DE LA RECAPITULACIÓN EMOENERGÉTICA.
Los tres procedimientos se pueden hacer en la casa de cada cual, incluso en casi cualquier lugar
en el que uno se pueda tomar unos minutos de soledad. Están diseñados para que no sea
necesario un lugar especial para poder realizarlos. La idea es que cualquiera, de una forma muy
sencilla, tenga la posibilidad de recapitular sin más requisitos que la voluntad de hacerlo.
Aunque creo que para empezar no hacen falta los niveles de excelencia y exigencia tan altos
como los que se requieren en los verdaderos linajes de chamanes, sí es necesario empezar por
elaborar un CUADERNO DE RECAPITULACIÓN en el que organizar la información a
recapitular. Éste debe tener la forma de listas de personas, lugares, eventos, patrones de
conducta, comandos lingüísticos, gustos y disgustos, etcétera. Así se promueve una cierta
disciplina y orden, que sirve para obtener un mejor y más rápido rendimiento en la práctica de
la recapitulación desde el principio.
El objetivo primero de la Recapitulación Emoenergética es movilizar los contenidos de
energía psíquica y sutil estancados en los sistemas de creencias entrópicos (pertenecientes al
sistema secundario de imágenes), así como en los vínculos energéticos y emocionales con las

31
otras personas, con uno mismo y con el entorno. El efecto directo de la recapitulación es la
recuperación de porciones de energía de intensidad presa (fruto del roce de la realidad con la
luz de la conciencia) en los contenidos-memorias y en los vínculos-relaciones. Así se puede
progresar en el DESARROLLO HORIZONTAL como personas, ya que es imprescindible
alcanzar un cierto equilibrio emocional, para quizás más tarde dar el salto e iniciar el
DESARROLLO VERTICAL como seres humanos, seres mágicos transpersonales que se
enfrentan a los designios de la energía, la conciencia, el infinito...
12. La Técnica del Aro.
Hipótesis de trabajo:
* Somos un campo de energía: la matriz individual.
* Nuestro campo de energía tiene un componente FÍSICO en el que se expresan los procesos
orgánicos, bioquímicos, celulares, etcétera, y un componente SUTIL que se organiza en el
llamado cuerpo energético o segundo cuerpo.
* El campo tiene también un componente PSÍQUICO en el que se expresan los procesos
emocionales, mentales, perceptuales, conductuales, sociales, cognitivos, tanto los conscientes
como los inconscientes.
* Hay una relación de interdependencia relativa entre lo físico, lo psíquico y el cuerpo
energético, así que lo que le pasa a uno le afecta de alguna manera a los otros y viceversa
* La naturaleza de la energía es fluir.
* Cualquier malestar, dificultad, perturbación, o sensación desagradable está reflejando o
produciendo un BLOQUEO en algún nivel de nuestro campo energético. Los bloqueos
son alteraciones en el fluir natural de la energía.
* Todos nosotros disponemos de recursos internos que facilitan la recuperación, como mínimo
en parte, del equilibrio perdido y el restablecimiento del fluir de la energía. Se puede aprender
cómo acceder a estos recursos y utilizarlos.
La Técnica del Aro:
Imagina un tubo hueco cerrado sobre sí mismo, de unos 60cm de diámetro aproximadamente,
con un grosor de unos 2cm. Imagina que dispones de este aro de ningún color en particular.
Como es hueco, utilizamos el aro como recipiente o guía en el que vamos a poner el problema
que queremos tratar.
El cerebro izquierdo trabaja especialmente con informaciones lineales, con el lenguaje verbal
y fragmentando en partes el todo: es analítico. El cerebro derecho trabaja de forma simbólica
y es capaz de unificar y poner en común: es sintético y creativo.
Imagina que el aro está colocado verticalmente, de canto, coincidiendo con la línea media de
tu cuerpo. Entra por debajo de la garganta y sale por debajo del ombligo. Así, una sección de
este aro imaginario queda por dentro de tu cuerpo, aunque la mayor parte tiene su recorrido
por fuera, como si el aro estuviera insertado de perfil en la línea media ventral, sin salir por la
espalda.
Haz todo esto sentado y con los ojos cerrados
Imagina que conviertes cualquier malestar, dificultad, perturbación o sensación desagradable
en una bolita, tan pequeña como para que entre y pueda rodar por dentro del tubo hueco en
forma de aro. De esta manera transformas algo complejo, compuesto de muchas partes,

32
incluso las difíciles de identificar, en un elemento simbólico simple. Al hacerlo así utilizas tu
mente creativa.
Permite que tu cuerpo y tu mente inconsciente participen en el proceso, de manera que la
bolita represente no solo lo que tú identificas con claridad relacionado con lo que quieres
trabajar, sino lo que tu cuerpo y mente inconsciente perciben y conocen.
Coloca mentalmente la bola dentro del tubo y permite que empiece a rodar, completando
círculos; da igual si es en un sentido o en el otro.
Enfócate en el recorrido circular de la bola por dentro del tubo hueco en forma de aro. De esta
manera, la pequeña esfera entra y sale de tu cuerpo, una y otra vez, utilizando el aro como
guía. El enfoque puede ser visual, o sintiendo la bola y su desplazamiento, o escuchando la
vibración que produce su movimiento. Incluso te puedes ayudar con la mano, haciendo
círculos que siguen el movimiento de la bola dentro del aro. Así es más fácil sostener la
atención.
Lo que hace daño está bloqueado y lo que se mueve se actualiza. Mantén el recorrido circular
de la bolita, utilizando el aro como guía y contenedor. Así la bolita va entrando y saliendo de
tu cuerpo durante 1 minuto aproximadamente. Entonces detente, abre tus ojos, aro y bolita ya
no están.
Revisa tus sensaciones de este momento. Percibete a ti y a tu cuerpo. Te puedes sentir bien,
mal o indiferente. Reduce mentalmente las opciones a estas tres únicas posibilidades. Esto te
ayuda a centrarte e identificar tu estado.
Si te sientes mal, de nuevo transforma lo que estás sintiendo en otra bolita y vuelta a empezar
con el ejercicio. Así hasta que te percibas bien o indiferente.
No te plantees si funciona o si lo haces bien, hazlo sin juicio. Cada vez que utilizas este
procedimiento estimulas a tu sistema nervioso y cuerpo energético para que realicen cambios y
actualizaciones con respecto a lo que estés trabajando.
En ocasiones sentirás un alivio inmediato. Otras veces, vas a necesitar repetir el ejercicio en
otro momento, y volver a trabajar sobre ese mismo tema, en varias o muchas ocasiones más.
Me gusta decir que es un ejercicio de higiene emocional; tiene para la mente un efecto similar
al de una ducha para el cuerpo.
13. La Respiración de Bostezo.
Desde hace décadas se han realizado estudios científicos en un intento de resolver la cuestión:
¿para qué sirve el bostezo?. Hasta ahora no se han conseguido resultados concluyentes, incluso
últimamente se ha llegado a decir que, simplemente, no sirve para nada. Gran error. El bostezo
es un tipo especial de respiración a través de la cual el cerebro intenta reconfigurarse,
actualizarse y desbloquearse con respecto a una situación concreta activada que le produce
estrés: el sueño, el cansancio, los cambios de ritmo, situaciones peligrosas, etcétera. Cuando se
hacen bostezos automáticos y fisiológicos los resultados son mediocres y superficiales, o sirven
solo para el momento.Se puede utilizar conscientemente la respiración de bostezo como una
eficaz técnica de RECAPITULACIÓN.
La parte psicoemocional del cerebro funciona como un sistema de multicanales
interrelacionados en el que los contenidos que son resaltados pasan al consciente, de manera
que tanto si nos vienen cosas a la cabeza de forma automática como si decidimos pensar en algo

33
en particular, el cerebro pasa al consciente al menos una parte de esas informaciones guardadas
en la memoria, a veces junto con su intensidad emocional. Este hecho se aprovecha por parte
del practicante para poder elegir temas de recapitulación concretos y activar voluntariamente
los canales con los contenidos e intensidades en los que queramos trabajar. Al bostezar
mientras que nos enfocamos o pensamos en algo, el cerebro reajusta y desbloquea los
canales que estén “encendidos” en ese momento. Esto es gracias al enfoque voluntario de
la atención en combinación con la RESPIRACIÓN DE BOSTEZO. Se pueden trabajar
también contenidos que simplemente están ahí en nuestra cabeza, independientemente de
nuestra voluntad o incluso en contra de ella.
Desde el punto de vista chamánico (el que percibe al ser humano como una burbuja de energía),
al inspirar recuperamos y reciclamos nuestra energía sutil y psíquica atrapada y malgastada en
la memoria y en el campo (ENERGÍA DE INTENSIDAD), volviendo así a formar parte de
nuestros recursos energéticos en forma de ENERGÍA VITAL y CONCIENCIA, y al expirar
nos deshacemos de la energía sutil y psíquica foránea o endógena residual y perjudicial.
Haz la prueba. Cierra los ojos y piensa en algo que te sea desagradable. Enfócate
firmemente en ello y, mientras mantienes la atención, realiza una tanda de unos cuatro a
seis bostezos lentos y suaves, con la boca cerrada o semicerrada, como si no tuvieras
ninguna prisa. Abre después los ojos, y re visa si todavía sie nte s malas se nsacione s, o te
sigue n vinie ndo cie rtas re pre se ntacione s sensoriales, verbales o mentales molestas. Si
es así, vuelve a cerrar los ojos, manteniendo el foco en el pensamiento, percepción o
sensación desagradable y vuelve a bostezar. Así hasta que al pensar en lo que has elegido
lo único que sientas sea indiferencia. Acabas de recapitular la INTENSIDAD atrapada en
la memoria y las energías sutiles y psíquicas bloqueadas en el cuerpo energético
vinculadas con los contenidos cognitivos en los que estabas enfocando tu ATENCIÓN.
Haz este ejercicio de forma sistemática y ordenada, utilizando tu CUADERNO DE
RECAPITULACIÓN en el día a día y verás.
*** Es muy importante aprender a realizar la respiración de bostezo lenta y suavemente, con
la boca cerrada o semicerrada, evitando así tensionar la mandíbula.
14. Recapitulación II.
La práctica persistente y diaria de técnicas de RECAPITULACIÓN es parte esencial en el
camino de la Emoenergética. Además de un modelo teórico que sirva de guía, es necesaria
la ejecución de procedimientos prácticos que ayuden a reconfigurar el cuerpo energético y
los sistemas de cre e ncias. La Re capitulación Emoe ne rgé tica tie ne como obje tivo re
configurar los vínculos psicoenergéticos con los que nos relacionamos-percibimos.
También tiene como finalidad recuperar e incrementar la FLUIDEZ en la percepción. Al
hacer un trabajo sobre los vínculos, los contenidos de energía-información que se están
relacionando a través de ellos se mueven. Si se realiza un trabajo sobre los contenidos
estancados, las conexiones que los unen adquieren una nueva fluidez.
Ante los ojos de un perceptor de la energía sutil, el cuerpo energético o segundo cuerpo de una
persona que tenga un buen estado físico y mental, aparece como un ovoide tenso, vibrante y
luminoso. Sin embargo, cuando se observa a alguien enfermo o con importantes conflictos a
nivel psicoemocional, su campo se muestra con áreas aparentemente oscurecidas y a veces

34
deformadas, dando la sensación de que no vibran de la manera adecuada. De esto se podría
sacar la conclusión de que parece que los estados tendentes a la salud se distinguen por una
configuración en la que la frecuencia vibratoria del segundo cuerpo es relativamente
elevada y armónica con respecto a los estados de enfermedad o conflicto, en los que las
energías sutil y psíquica vibran a menor velocidad. La fluidez y correcta circulación de la
energía en el campo de un ser vivo, permite que se den niveles adecuados en las diferentes
frecuencias vibratorias así como una relación más sinérgica entre cada una de sus partes. Esto
impulsa el desarrollo de la matriz individual (desarrollo es conservar, mejorar y aumentar los
funcionamientos disponibles, eliminando la energía-información inútil-entrópica), para así
alcanzar NIVELES DE ENERGÍA y SIMETRÍA cada vez mayores. La FLUIDEZ es una
característica que permite cambios y transiciones en las estructuras sin necesidad de
CATARSIS.
Se hace necesario alcanzar niveles de energía y organización mayores y más eficientes debido a
que en nuestro universo existe un aspecto que genera recurrentemente desorganización y
pérdida de funciones: la ENTROPÍA. Uno de los factores más importantes que hacen aumentar
la entropía es el paso del tiempo a través del fenómeno llamado SENESCENCIA o
envejecimiento. Por ello lo existente tiene una tendencia natural a desorganizarse, más cuanto
más tiempo pasa. Algo curioso es que la desorganización promueve la homogeneidad, mientras
que la simetría crea lo singular. La vida es un fenómeno singular y por ello necesita de simetría.
A más entropía, más perdida de energía y desorganización en un sistema. Cuando un
sistema alcanza un cierto nivel de entropía, desaparece porque no puede seguir
manteniendo la cohesión-relación-percepción entre sus partes. Aquello que deja de existir,
deja de percibir-relacionarse y de ser percibido. La simetría, aparentemente, es el estado
menos probable, puesto que su mantenimiento requiere de un gasto de energía de forma
permanente y eficaz. Así que parece obvio que nuestra vida-existencia es en parte una carrera
contra la entropía. Tanto la enfermedad como la vejez son productos resultantes del aumento de
entropía en la matriz individual, con la consiguiente disminución de recursos energéticos,
funciones, simetría, y en ocasiones, de percepción- conciencia.
Como organismos vivos disponemos de un determinado nivel de ENERGÍA-PERCEPCIÓN-
CONCIENCIA que es conservada y transformada a través de una estructura (el propio campo
vital, el cuerpo, la MATRIZ INDIVIDUAL). Con el transcurrir del tiempo, debido a la
senescencia de la parte física, se hace necesario aumentar el nivel de organización en las partes
de la matriz individual que tienen que ver con la psique y el estar consciente de ser, alcanzando
una configuración capaz de conservar y gestionar una mayor cantidad de energía funcional y de
conciencia. Si no se hace esto, el nivel de entropía aumenta, las energías vitales y psíquicas
disminuyen y el campo tiende a desorganizarse. Es la ley de “no te puedes quedar quieto si
quieres avanzar”. Por alguna razón la senescencia tiene un impacto mucho más grande en el
plano físico que en el plano sutil. Se puede compensar, al menos mientras que estamos vivos, la
pérdida de simetría física inherente al envejecimiento con un aumento progresivo de la simetría
emocional, experiencial y de la conciencia. También cuidando del cuerpo físico a través de la
aportación persistente de ejercicios y nutriciones adecuados a sus necesidades y del cuerpo
energético mediante sistemas de sanación específicos. En la Emoe ne rgé tica e l propósito de

35
la vida e s e l aume nto de la concie ncia y la pe rce pción (CONOCIMIENTO DE UNO
MISMO). El cuerpo físico no es más que el ancla mediante el cual la conciencia tiene la
oportunidad de vivir y acumular experiencias en este mundo para tener la posibilidad de
expandirse, evolucionar y desarrollarse.
Para el individuo, se hace necesario reprocesar los contenidos sutiles y emocionales que se han
estancado. Éstos para seguir existiendo absorben y gastan energía y sin embargo, no aportan
funciones simétricas al sistema: son residuos, pesos muertos, energía-información inútil. Los
vínculos energéticos o psicológicos con seres u objetos de percepción que ayuden a estancar o
desgastar nuestros propios contenidos de energía-información-conciencia aumentan la
ENTROPÍA en la matriz individual. Por ello son una pérdida de energía y una fuente segura de
problemas en algún nivel.
Cualquier técnica que modifique la configuración de los vínculos y contenidos de la
matriz individual, permitiendo que las energías sutiles y emocionales estancadas se
vuelvan a mover y alcancen los niveles de fluidez y vibratorios adecuados, se puede
considerar una forma de recapitulación. Aunque la recapitulación, por norma, debe además
recuperar contenidos propios volcados en los cuerpos energéticos ajenos, así como liberar del
propio segundo cuerpo los contenidos ajenos que funcionan como pesos muertos (recuperar los
fluidos propios y expulsar los fluidos ajenos). Existen gran cantidad de incorporaciones
sostenidas foráneamente en nuestro capullo luminoso que no vienen exactamente desde los
individuos, sino desde los llamados campos de información colectiva (SUPRASISTEMAS).
Dependiendo de donde hayamos nacido y la época en la que lo hayamos hecho, habremos
asimilado una serie de CREENCIAS y arquetipos a través de los cuales se manifiestan los
juicios de valor sobre nosotros mismos y el mundo. A través de estos juicios, modelamos la
PERSONALIDAD. Por un lado, el colectivo nos ofrece la maravilla sorprendente de este
mundo conocido, y por otro nos hace esclavos. El ego colectivizado ha heredado y sostiene
creencias limitadoras sobre nuestra naturaleza, y se pone así en medio de la posibilidad que
cada ser humano tiene de poder percibir la energía tal y como fluye en el universo. Es por esto
que hasta ahora el hombre ha tenido poco interés en algo como la recapitulación.
Para empezar a apreciar la recapitulación desde un punto de vista práctico, hemos de partir del
supuesto,
sostenido en la Resonancia Bioenergética, de que cualquier sentimiento negativo, dolor físico
o malestar de cualquier tipo, es decir cualquier cosa que identifiquemos con el sufrimiento
en cualquiera de los niveles de nuestra existencia, está causado y simultáneamente siendo
la causa de una perturbación o BLOQUEO en nuestro cuerpo energético. De forma que,
si conseguimos que la energía sutil, vital o emocional se mueva y fluya adecuadamente en
la zona del bloqueo, entonces el dolor-sufrimiento somático o emocional se reducirá o
incluso desaparecerá. Una de las partes esenciales de la sanación es el proceso en el cual se
disuelven los bloqueos, deshaciendo los vínculos perniciosos endógenos (conexiones anómalas
o perversas en el propio sistema de canales-meridianos, chakras y campo aural) y exógenos
(vínculos sutiles y emocionales perversos con personas u otros seres, con objetos, ideas,
campos de información colectiva o con grupos). En este proceso la matriz individual pierde
entropía y gana energía funcional, aumenta la frecuencia vibratoria, la armonía y la fluidez. Se

36
facilita entonces un mejor nivel de organización, evolución y desarrollo.
Cuando la energía y contenidos bloqueados son movidos, se produce una adaptación-ajuste en
la estructura-forma involucrada en el bloqueo, así como un estímulo de los mecanismos
evacuativo- eliminativos. El cambio en los contenidos permite el cambio en la estructura-forma
(re-formar). Primero se observan mejorías en los funcionamientos, ya que el cambio en la
forma no es inmediato, sino gradual. Es por ello que es necesario recapitular una y otra vez
todos los contenidos estancados (funcionamientos perversos) hasta que la forma-estructura
evoluciona hacia un estado de desarrollo-simetría, con una disminución de la entropía y un
aumento de los funcionamientos positivos (sanación-aprendizaje). La ESTRUCTURA
mantiene a los contenidos y a las funciones. A su vez los contenidos dan forma a la
estructura. Las FUNCIONES son programas de actividad. Es normal que la estructura esté
“protegida” contra cambios bruscos, ya que difícilmente la experiencia-vida podría ser
sostenida por un conglomerado de campos-individuo que cambiase de forma rápida y radical.
Las formas por su naturaleza son conservadoras. De esta manera mantienen la estabilidad y
continuidad en la información y funciones de los sistemas, así como su IDENTIDAD.
15. Intentando la Realidad.
Muchas personas admiran lo que otros tienen, sus habilidades y competencias, la forma en la
que se desenvuelven en el mundo y con la vida. Lo que la mayoría de la gente no sabe, o mas
bien no alcanza a comprender o creer, es que todos somos magos, solo que en lugar de hacer
aparecer un conejo dentro de una chistera, extraemos realidad de la existencia.
El ser humano tiene una dimensión creativa. A esa fuerza que da forma a la realidad ante
nuestros pies, el chamanismo centroamericano la llamó INTENTO. Del mismo modo
llamaron Intento al propio espíritu del universo, lo que crea, sostiene y regenera todo lo
existente, lo que en la cultura judeo- cristiana se llamó la Trinidad, las TRES POTENCIAS:
CREATIVA, CONSERVATIVA y TRANSFORMATIVA. Nuestro intento individual es un
reflejo del Intento Universal. El microcosmos y el macrocosmos bailan en una danza sin fin. Si
bien todos los seres por el hecho de estar vivos disponen de intento, los seres humanos se
caracterizan por una gran habilidad de convertir el Intento Universal en intento individual. A
esto los chamanes le llamaron “convertir los comandos del espíritu en propios”.
Intentar: poner en funcionamiento el intento. Intento: energía inteligente que sostiene todo
lo existente al mismo tiempo que permite y promueve tanto sus movimientos como sus
mutaciones. La inteligencia que mueve el cincel en la mano del escultor es puro intento.
Nuestras PERCEPCIONES, EMOCIONES, PALABRAS y PENSAMIENTOS son los cinceles
que modelan la escultura de nuestra existencia, dando forma a las experiencias que vivimos,
intensificando la INERCIA de lo que vamos a vivir. Por eso es tan importante ser impecable,
que es lo mismo que pensar, hablar y hacer lo correcto. Es necesario que el INVENTARIO esté
actualizado y que el MUNDO INTERNO se alimente de un SISTEMA SECUNDARIO DE
IMÁGENES eficaz, fluido y en permanente evolución.
Intenta una vida mejor. Evita quejarte. Deja de pensar que los demás tienen la culpa. Hazte
responsable, reclama el poder de hacer girar la rueda de tu existencia. Eres un ser humano,
tienes ese don, por naturaleza. Deja de decir lo mal que han ido las cosas y lo mal que te van a
ir. Deja de decir lo mal que está el mundo, porque gastas demasiada energía que podrías utilizar

37
en mejorar el tuyo. Elimina de tu vocabulario palabras como siempre, nunca, todos,
ninguno, perfecto, el mejor, el peor; son nudos lingüísticos que te atan y limitan tu libertad.
Deja de preguntarte por qué te pasa “todo lo malo” e intenta averiguar cómo hacer para
sintonizar con lo bueno. Entra en RESONANCIA con tu “yo alternativo”, ese que está en la
recámara del universo, esperando a que te atrevas a vivirlo y que anhela la armonía, que
consigue lo que es bueno para tu bienestar y desarrollo. No te conformes con que tu mente
egoica piense por ti. Toma las riendas, obliga a tu mente a pensar en lo que tú quieres. Para eso
te hará falta conciencia, y la obtendrás gracias al intento inflexible así como a través de la
sublimación y fortalecimiento de la ATENCIÓN, cada día, en cada aliento. Intenta sentirte
como si ya hubieras salido de ese abismo, una y otra vez. Y si aun así te siguen saliendo las
cosas mal, continúa intentándolo. Ésa es la opción del guerrero. En lugar de tan solo
intentar no caerte, aprende también a levantarte muy rápido y sin quejas. La VOLUNTAD es la
persistencia del intento.
La sutil diferencia entre un ser humano corriente y un guerrero es que el primero dedica
su vida a sentirse y hacer ver a los demás que es el ombligo del mundo, mientras que el
segundo lucha para ubicarse y mantenerse en el centro exacto de su propia existencia.
Cierra tus ojos por un momento e imagina una versión mejorada de ti. Ábrelos otra vez y no te
conformes con lo que te han enseñado. Tienes la capacidad de seguir aprendiendo,
evolucionando y haciendo ajustes hasta el mismo momento de tu muerte. Tu etapa infantil, en
la que eras un tronco a la deriva empujado por las corrientes de los mayores, pasó. Ahora que
has crecido, es hora de que elijas. Inténtalo. Busca cada día el sentimiento de UNIÓN y
CONEXIÓN contigo mismo.
Un aprendiz de GUERRERO refina su atención e intenta una realidad mejor. Intenta la simetría
y se intenta a sí mismo como simetrizador. Intenta la valentía y la impecabilidad e intenta
limpiar su propio vínculo con el Espíritu y el silencio, en su día a día, en cada instante, en cada
aliento, hasta el mismo momento de la muerte.
16. Pensamiento, Palabra, Obra.
Somos entidades bioenergéticas. Somos brillantes puntos de confluencia en el oscuro mar de la
conciencia, focalizados en el tiempo y el espacio. Solo podemos ganar o perder energía y ser
testigos de ello. Nos manifestamos a través de lo trino como pensamiento, palabra y obra. Te
preguntas qué hacer para no seguir perdiendo energía, pero ya lo sabes. Siempre lo has sabido.
Empieza revisando lo que piensas, lo que dices y lo que haces o dejas de hacer. Lucha y sigue
adelante. No pongas la excusa de que no conoces el camino ni las maneras; es mentira.
Empieza por evitar lo que ya sabes que te va mal. Necesitas eliminar la incongruencia de ti y así
iras viendo el camino abrirse ante tus pies. Destierra los pensamientos, las palabras y las
acciones que hacen que sigas bajando por esa sombría escalera de la inconsciencia. Puedes
crear. Crea lo que te impulsa hacia estar mejor. Piensa, habla y obra para atestiguar la belleza
de esta existencia y la tuya propia; por darte el gusto. Amarse a uno mismo comienza con
respetarse de pensamiento, palabra y obra. Elige un CAMINO CON CORAZÓN, que es el
que sintoniza con tu SIMETRÍA SAGRADA. Pasea por los luminosos senderos de la
impecabilidad y el engrandecimiento de la conciencia... si quieres.

38
17. Actitud Vital.
La ACTITUD VITAL es el conjunto de CONDUCTAS y ESTRATEGIAS puestas en marcha a
través de DECISIONES, grandes y pequeñas, que configuran la tendencia del individuo a ganar
o perder energía psicoemocional y vital. Es dependiente tanto del grado de ACEPTACIÓN o
NEGACIÓN de los problemas acumulados o presentes como de la MOTIVACIÓN y el
INTERÉS para enfrentarlos o no.
En un sistema se hace necesario renovar y disponer recurrentemente de la energía funcional que
haga falta para lograr una buena o mejor adaptación al medio externo (entorno, ambiente,
relaciones) y al medio interno (fisiología y psiquismo). Así es posible mantener el equilibrio y
seguir incorporando aprendizajes que aumenten la SIMETRÍA.
Los seres humanos nos distinguimos del resto de los seres vivos conocidos en que, si bien
tenemos el mismo impulso innato para conservar, aumentar y trasmitir nuestras características
esenciales, éste se puede ver bloqueado en parte por nuestra actitud vital. Tenemos libre
albedrío: decidimos.
Una buena parte de las conductas y patrones de comportamiento-relación son inconscientes.
Nos fueron transferidos o los aprendimos, y los ejecutamos automáticamente (libertad relativa,
determinismo). Las elecciones realizadas en cada momento, aunque están impulsadas por las
conductas y patrones de comportamiento, son fundamentalmente conscientes y voluntarias
(libertad operativa real, GRADO DE LIBERTAD). Un problema muy serio a la hora de abordar
la tarea de cambiar la conducta, es que una buena parte de ella es defendida con ferocidad por el
individuo, debido a su asimilación, ya no como aprendizaje, estrategia o modalidad de relación,
sino como algo que forma parte de la propia IDENTIDAD (yo soy). Esto es un grave error
cometido por el propio EGO. Afortunadamente, puede ser corregido a través del interés, el
intento y las decisiones adecuadas. Ni la conducta, ni la personalidad son el SER. Las
conductas son las FUNCIONES de la personalidad. Los mecanismos de SELECCIÓN DE
OBJETIVOS y TOMA DE DECISIONES están muy condicionados por la INERCIA pero
no completamente. Es posible en cada momento tomar decisiones diferentes a las
inerciales mediante una inversión extra de energía y esfuerzo; a esto se le llama utilizar el
GRADO DE LIBERTAD. Si el resultado de nuestras decisiones no es favorable (pérdida de
energía y simetría en el cuerpo físico, la mente o en el segundo cuerpo), ¿qué podemos hacer?...
prestar más ATENCIÓN y estar decididos a cambiar nuestra conducta de la manera más
favorable. La autoobservación y el estudio objetivo del entorno son indispensables a la hora de
contar con elementos de juicio suficientes.
La atención permite detectar a tiempo una mala decisión (la que hace perder energía y
simetría). Cambiar la decisión implica tener que modificar la estrategia que la sostiene, con
suerte, por otra mejor. A esto se le llama aprender y desarrollarse. Para ello es necesario invertir
un cierto esfuerzo. Manejando adecuadamente nuestras decisiones, se puede alcanzar un
equilibrio mayor y creciente entre el MUNDO EXTERNO y el MUNDO INTERNO.
Uno NO llega a la cima de la montaña "cuando es el momento o cuando tenía que ocurrir".
Uno llega allí después de una vida de preparación y de esfuerzo. Después de valorar las
posibilidades, de estudiar el terreno, de disponer de las herramientas adecuadas y de saber
utilizarlas, de planificar el viaje, de hacerse con buenos compañeros para el mismo, después de

39
haber conseguido todos los recursos necesarios, de haber llegado hasta la base de la montaña y
de haber instalado allí el campamento, después de levantarse muy pronto, cuando todavía es de
noche, después de valorar que se dan las condiciones adecuadas para empezar a subir. Entonces
es cuando subes y TIENES QUE CREER que ese día llegarás a la cima. Aunque también
aceptas la posibilidad de que podrías tener que volver atrás, o de que incluso tus huesos podrían
acabar en el fondo del abismo. Aunque vas preparado, tanto para vivir como para morir. No es
por casualidad que estés allí, ni tampoco es por el destino. Esa fue tu DECISIÓN, desde hace
tiempo, con todas las consecuencias. Y si lo consigues sabes que tendrás que bajar de nuevo,
porque hay otras montañas por escalar y conquistar, si es que la vida sigue fluyendo a través de
tu SER.
Una ACTITUD VITAL POSITIVA es aquélla que lleva a la persona a prestarse la
ATENCIÓN suficiente y a dar fuerza al verdadero INTERÉS que se hace necesario para
modificar de forma consciente las estrategias, conductas y decisiones que estén
funcionando mal. Se mejoran así las posibilidades de compensar adecuadamente las
NECESIDADES y de resolver los PROBLEMAS (apre nde r). Se de be buscar activame
nte e l de sarrollo de las VIRTUDES ESENCIALES (motivación, prudencia, paciencia,
persistencia, amabilidad y templanza) mientras que se integran o buscan nuevos
aprendizajes y COMPETENCIAS. Es uno el que debe hacer la elección de que la
capacidad innata de EVOLUCIÓN se siga desenvolviendo hasta el mismísimo momento
de la muerte. En realidad importa poco si has conseguido tus metas, lo verdaderamente
importante es ir en la dirección adecuada. El interés no debe ser una cuestión de gusto,
sino de necesidad. Si algo es genuinamente necesario para ti, debes tomar la decisión de
convertirlo en tu interés; esto es tener una buena actitud.
18. Tres en Uno.
He visto místicos que martirizan su cuerpo. He visto ateos negando al Espíritu. Cada día, veo a
hombres y mujeres que luchan contra su propia persona. Curioso, este viaje de lo humano, a
veces absurdo cuando nuestra percepción se estrecha. Batalla sin fin, la mayoría de las
ocasiones contra nuestros propios despropósitos, o a favor... y sin embargo me sigo
conmoviendo al recrearme y admirar la grandeza del escenario de este mundo azul, que me
permite ser y existir.
Me reconozco en mi cuerpo y lo cuido.
Me reconozco en mi persona, y la afino.
Me reconozco en mi vínculo con el cosmos infinito y hago que el árbol de la vida crezca junto
a su fuente y bebo de su agua.
He decidido aceptarme como la pieza de un puzzle de proporciones más allá de la
imaginación. He decidido ser testigo de excepción, desde mi sitio.
Soy cuerpo, mente y alma bajo la forma humana.
Tres niveles de manifestación que se funden para formar un Todo. Físico-biológico (la Tierra),
psíquico- personalidad (el Hombre), cósmico-transpersonal (el Cielo). Somos tres en Uno, ni el
principio ni el final del camino de la vida, más bien una encrucijada. ¡¡¡Qué emoción!!!
19. La Enfermedad como Camino.

40
A menudo tratamos la ENFERMEDAD como a una entidad independiente del propio enfermo,
como algo a erradicar, algo que simplemente tiene que ser expulsado. Puede esta conducta ser
debida a una profunda incomprensión sobre la naturaleza del sufrimiento y suele conducir hacia
estrategias de NEGACIÓN que limitan la posibilidad de recuperación y sanación reales. La
enfermedad aparece como un DESAFÍO que señala el hecho de que algo valioso ya se perdió
por el camino o que ha llegado el momento de incorporar nuevos aprendizajes.
El concepto de enfermedad en Resonancia Bioenergética es definido como el estado
psicocorporal y energético en el que se expresan las limitaciones, alteraciones y
distorsiones en las posibilidades, funcionamientos, desarrollos y estructuras propias del
individuo en comparación con las que, como especie, se han conquistado en el transcurso
de la evolución. La enfermedad es un alejamiento de la simetría potencial inmanente que
afecta a parte o a toda la matriz individual.
La ENFERMEDAD es el efecto de una PÉRDIDA o CARENCIA (de energía, de simetría,
de equilibrio, de estructura, de función) que termina haciéndose visible a través de los
SÍNTOMAS. Es generadora de NECESIDADES que requieren ser compensadas y de
PROBLEMAS que necesitan ser resueltos (COMPENSAR: igualar en sentido opuesto o
neutralizar el efecto de una cosa con el de otra). Entonces, se hace necesario invertir una
determinada cantidad y calidad de energía-trabajo (TRABAJO: energía necesaria para moverse
o cambiar de un estado a otro), en la intensidad justa, utilizando las ESTRATEGIAS adecuadas,
durante el tiempo y ciclos que sean necesarios hasta que el equilibrio-salud haya sido
restaurado. Esta inversión de medios y esfuerzo, lógicamente, debe ser proporcional a las
pérdidas y carencias que subyacen y nutren a la enfermedad. En ocasiones se recupera lo que se
perdió, pero otras veces, como mucho, se recupera el equilibrio. Se hace necesario compensar a
través de aquellos aprendizajes que encajen mejor en el lugar preciso de la pérdida o carencia.
La sanación bajo estas premisas debe buscar la recuperación de las partes físicas implicadas,
dentro de lo que sea posible, pero sobre todo, tiene que obtenerse una mejoría en la simetría y
funcionamientos psicoemocionales y sutiles, con respecto a los que se tenían previamente a la
pérdida-enfermedad. Esto implica que, al final, cuando la sanación llega, se tiene más de lo que
se tenía, se ha aprendido. De ahí la idea de que, un estado de enfermedad puede llegar a
transformarse en un camino de APRENDIZAJE, desarrollo y evolución.
El individuo y sus partes son un todo interconectado. Por ello, el intento de supresión u
ocultación de la enfermedad, o de sus síntomas, puede llevar a pérdidas en los niveles de
energía, a alteraciones en otras funciones que estaban correctas, a disminuciones en la
simetría estructural y a un NO- APRENDIZAJE. Sorprendentemente, esto en ocasiones
resulta durante un tiempo en una situación cómoda, estable y “libre de enfermedad” aparente.
Cada nivel de simetría necesita de un NIVEL DE ENERGÍA determinado para sostenerse. Si se
produce una pérdida en el nivel de energía, necesariamente se están sacrificando estructuras y
funciones. Para la medicina actual, la supresión del síntoma parece ser lo más importante. A mi
entender, la medicina natural debería ser más racional y la
medicina oficial más holística.
La VIDA se mantiene mediante la permanente incorporación en la MATRIZ INDIVIDUAL
(cuerpo físico, mente, cuerpo energético) de estímulos-información provenientes en primer

41
lugar del MUNDO EXTERNO. El individuo procesa los distintos tipos de materia-energía-
información externa que, en cuanto son transformados internamente, sirven de nutrición por un
lado a la propia matriz individual y por otro a su MUNDO INTERNO. Una vez adquiridas las
nutriciones por la matriz individual, ésta genera distintas respuestas hacia el medio. Cuando el
mundo interno (MENTE-PSIQUE) incorpora su nutrición, la transforma, generando como
resultado a su vez un flujo de energía procesada que se desdobla en tres partes. La primera la
emite hacia el mundo externo en forma de algún tipo de reacción. El segundo flujo de energía-
información resultante lo vuelca en la propia matriz individual. La tercera parte la reintegra de
nuevo como entrada de datos hacia sí, hacia el mundo interno. Se produce de esta manera un
fenómeno retroalimentativo en que tanto la matriz individual como el mundo interno tienen por
un lado una alimentación exógena y por otro realizan una especie de nutrición endógena,
manteniendo un ciclo recurrente de emisión de respuestas tanto hacia el exterior como hacia el
interior. Este es el proceso de la NUTRICIÓN, contemplada ésta en una visión mucho más
amplia de la comúnmente aceptada. Cualquier materia, energía o información que al volcarse
en la matriz individual provoca algún tipo de cambio en ella, la está nutriendo. Este mecanismo
retroalimentativo es el que genera la percepción del mundo. Cuando se detiene por completo,
debido al desgaste inherente al sistema de vida, por una pérdida irreversible de simetría fruto de
un estado de enfermedad, o por la incapacidad por parte de la matriz individual de procesar los
estímulos provenientes del medio, sobreviene la MUERTE, que es cuando se acaba el mundo
(aumento masivo e irreversible de la entropía con una pérdida completa de la simetría y de las
funciones).
Si se mantiene un flujo de estímulos y nutriciones, procesos y respuestas adecuados
(generadores de simetría), entonces la tendencia es hacia la salud. Cuando los estímulos,
procesos y respuestas son inadecuados (generadores de entropía), la estructura puede perder su
equilibrio dinámico moviéndose hacia un estado de enfermedad como consecuencia de la
desadaptación o, viéndolo de otra forma, como un mecanismo de respuesta adaptativa
ineficiente a las pérdidas o carencias.
En la Resonancia Bioenergética se parte de la premisa de que somos seres-individuos con tres
dimensiones: física, psíquica y transpersonal. Tres niveles fuertemente interrelacionados y
dependientes dentro de su propia singularidad, cada uno con sus propias necesidades. Son
necesarios estímulos- experiencias-información para cada uno de nuestros niveles, ya que
cada uno tiene sus propias necesidades. La enfermedad se expresará como resultado de la
combinación de diferentes estímulos negativos entrópicos (malas nutriciones), resonantes
con cada nivel:
Nutriciones perversas o estímulos físicos de la enfermedad: constitución débil o mala
genética (pérdidas de simetría por parte de nuestros ancestros, herencia); malformaciones,
problemas en etapa fetal o nacimiento, accidentes, traumatismos, cicatrices, estrés, cansancio,
campos electromagnéticos,
condiciones ambientales adversas, contaminación, alimentación inadecuada, tóxicos, agentes
infecciosos; drogas o alcohol, tabaco; falta o exceso de ejercicio físico, envejecimiento...
Nutriciones perversas o estímulos psico-emocionales de la enfermedad: preocupaciones,
ansiedad, desadaptación, desubicación; relaciones insatisfactorias o dañinas con la madre, el

42
padre y el entorno en la etapa fetal y en la infancia; maltrato, exigencias, expectativas,
frustraciones, presiones, menosprecio; falta o exceso de afecto, atención o apoyo en la infancia;
adicciones; relaciones interpersonales inadecuadas o limitantes, malas relaciones a nivel
familiar, de amistades, de pareja o laborales; dependencias emocionales; desarrollo educativo,
profesional o laboral inadecuados, dificultades económicas o mal manejo del dinero;
situaciones no deseadas que sin embargo se mantienen en el tiempo, experiencias traumáticas,
atemorizantes, violencia; coacciones, imposiciones desde la sociedad, figuras de poder, o desde
uno mismo de modos de vida, ideas o aprendizajes limitados o inadecuados; chantajes,
sobornos, culpabilizaciones, manipulaciones, traiciones, deudas; falta de autoestima,
alteraciones en la autoimagen...
Nutricione s pe rve rsas o e stímulos transpe rsonale s de e nfe rme dad: desubicación
existencial, conflictos con la idea de dios o de la vida, conflictos religiosos, espirituales
etcétera; creencias limitadoras sobre la vida y la muerte o sobre la idea de dios; negación de la
dimensión transpersonal del ser humano, o por el contrario su exaltación excesiva; karma...
Algunos de estos estímulos negativos no los puedes evitar, pero otros sí. Cada día, en cada
momento se elige dentro de las posibilidades existentes en nuestro GRADO DE LIBERTAD.
Incluso no elegir es lo mismo que tomar automáticamente la decisión inercial. Parece que la
naturaleza impulsa a los seres a superarse y a elegir, de forma más elaborada cuanto más
complejos somos. Definitivamente, el ser humano destaca por su complejidad. La enfermedad
forma parte de la ecuación de la vida, como un desafío que, tanto si se resuelve como si no, no
te deja igual.
20. La Sed.
... Y llegué al maestro, después de un duro viaje, y como estaba cansado y sediento saqué mi
vaso de la mochila y le pedí un poco de agua. Y así que el maestro al ver mi vaso dijo: “Debe
ser que no sientes la sed del agua que yo tengo para ofrecerte, pues ésta no cabe ni puede ser
contenida en tu vaso. Si quieres te ayudo a conseguir el recipiente adecuado”. Pero, – respondí -
yo tengo sed y he realizado un largo viaje para verte; tan solo te pido ahora un poco de agua. Y
el maestro dijo: “sigue el camino, más allá hay muchos que llenarán tu vaso”.
21. Simetría.
La SIMETRÍA es el nivel de ORGANIZACIÓN que otorga la capacidad a un SISTEMA para
sostenerse a sí mismo a través de una estructura o matriz, conservando sus características y
funciones esenciales inmanentes así como su INFORMACIÓN y su relación y conexión con el
entorno. La simetría otorga la posibilidad de que el desorden y el azar se conviertan en
PROPÓSITO. La verdadera simetría es el estado de un sistema en el que se maximizan sus
funciones y se minimiza su gasto energético, manteniendo al mismo tiempo bajo el nivel de
ENTROPÍA.
22. Los Tres Silencios.
Hablamos y hablamos sin parar. La humanidad está enferma de parloteo. Hablamos mucho pero
decimos poco. Maestros y sabios han dirigido su atención hacia el silencio por ser la fuerza
opuesta y complementaria a las palabras. El silencio equilibra la balanza. La palabra (pensada,
escrita o hablada) es fruto de nuestra naturaleza creadora y creativa, reflejo del Verbo original y

43
de la DIMENSIÓN DIALÉCTICA de la realidad. Pero, ¿no estaremos sobreutilizando uno de
nuestros más valiosos recursos?. Es como si una fuerza extraña nos hubiera poseído,
obligándonos a hablar continuamente con nosotros mismos y con los demás. Sin embargo, es
posible otra realidad. El PRIMER SILENCIO comienza el día en que dejas de contar a los
demás lo innecesario o superfluo. Pasado un tiempo de INTENTO sostenido puede llegar el
SEGUNDO SILENCIO. Es cuando abandonas la costumbre de repetirte a ti mismo las mismas
historias una y otra vez, cuando dejas de quejarte y de criticar en tu interior. Y es entonces
cuando puedes empezar a descubrir y a prestar ATENCIÓN al TERCER SILENCIO. Éste es el
más esquivo y precioso; ese estado en el que el tiempo se para continuando, ese infinito que se
acaba, en el que escuchas el sonido del vacío, en el que ves lo invisible, en el que te sumerges
en lo más alto, en el que tocas el fuego interno, ese silencio que es verdaderamente la pareja
alquímica de la PALABRA auténtica.
23. Meditación.
Para la mayoría de las personas, el pensamiento está básicamente formado por el DIÁLOGO
INTERNO, que es una sucesión recurrente y a menudo aburrida de parloteo, pulsiones
emocionales y sensoriales provenientes de un INVENTARIO personal desordenado. Sin
embargo, ésta no es la única opción. Cuando la mente está enfocada en un ATESTIGUAR
consciente, sin juicios ni palabras, entonces el pensamiento está hecho de SILENCIO.
La creencia popular de que meditar consiste en parar el PENSAMIENTO está muy extendida,
aunque es incorrecta. La MEDITACIÓN es un estado tranquilo de observación en el que la
ATENCIÓN se pone en cualquier cosa, excepto en el diálogo interno. Nuestra PARTE
RUIDOSA, la personalidad egoica, está acostumbrada a tener la mayor parte de la atención; se
alimenta y fortalece enfocándola de forma consistente y compulsiva en el diálogo interno. Sin
embargo, también existe en nosotros una PARTE SILENCIOSA, la personalidad original, el
doble energético; el problema es que rara vez permitimos que se haga con la atención. Ésta es la
razón por la cual, en el ser humano corriente, la parte silenciosa habitualmente se encuentra
débil y deteriorada, ya que recibe muy poca nutrición. La meditación es precisamente hacer que
la atención sea utilizada por nuestra parte silenciosa, para que así se pueda alimentar de ella. Al
principio es bastante difícil, ya que es necesario invertir tiempo y esfuerzo para llegar a
disponer de un mínimo de concentración, puesto que la parte ruidosa es demasiado fuerte y
despista al practicante una y otra vez. Pero si se persiste, la meditación empieza a ser efectiva y
el practicante comienza a experimentar verdaderos estados de silencio, aunque sea por breves
instantes. Se reconocen como la sensación de poder dejar de hablar con uno mismo. Es
entonces cuando la parte silenciosa empieza a fortalecerse como consecuencia de la propia
práctica, lo que equivale a poder mantener la atención en sí misma durante más tiempo.
Existen dos formas básicas de meditación: la activa y la pasiva:
La MEDITACIÓN PASIVA se practica en una postura cómoda, sentado o tumbado con los
ojos cerrados. Entonces, por ejemplo, se lleva la atención a la nariz, a las fosas nasales,
observando el entrar y salir del aire por ellas; sin más. Si la atención se va al diálogo interno,
simplemente la devolvemos otra vez a la nariz. Se mantiene la concentración de manera firme y
tranquila durante al menos 5 minutos. No hay límite máximo de tiempo. Otra modalidad puede
ser utilizar sonidos rítmicos o monótonos (no musicales) y enfocar la atención en ellos.

44
La MEDITACIÓN ACTIVA se realiza mientras se está haciendo cualquier actividad normal,
siempre que no sea peligrosa. Se lleva la atención hacia la propia actividad y a las experiencias
sensoriales que nos produce, evitando cualquier juicio o enfoque en el diálogo mental. Una muy
buena forma de practicarla es hacer grandes caminatas en solitario de más de dos horas, aunque
también sirven los pequeños desplazamientos. Se pueden cerrar ligeramente las manos
haciendo que los dedos meñiques
toquen las palmas, enfocando la atención en la sensación que esto produce mientras que se
mantiene la mirada al frente, ligeramente hacia arriba, sin centrarla en nada en particular.
También es muy efectivo enfocarse mientras tanto en la respiración y en los sonidos
ambientales.
El secreto de la meditación es realizarla sin esperar ni buscar nada, porque sí. Persistir significa
que debe hacerse práctica pasiva cada día, sin excepción; da igual si son cinco minutos nada
más. Practicar cada día con independencia de las circunstancias produce un efecto especial en la
mente que no se consigue de otra manera. La meditación activa complementa a la pasiva, pero
no la sustituye.
24. Un Segundo.
Un segundo tan solo tengo
o un instante, como lo quieras llamar, un momento llamado ahora
en el que vivir y en el que amar. Soy consciente de la eternidad aunque ni la toque ni se deje
mirar. Un día me iré, quedará mi huella durante un rato pero no más, porque hasta la marca
más profunda la ola del tiempo la deshace sin más, pero ahora tengo este segundo
en el que vivir y en el que amar...
25. Feliz Navidad.
Las dependencias emocionales mantienen la conciencia del ser humano en una etapa infantil y
ritualista, impidiendo su evolución vertical como ser luminoso, dando como resultado un
campo energético o segundo cuerpo débil y deteriorado así como una percepción de la realidad
demasiado limitada. Las relaciones nos desgastan en el momento que exigen un patrón de
conducta predeterminado y repetitivo que queda perpetuado a través de costumbres y
tradiciones sociales, siendo el cambio y la evolución individual vistos a menudo como una
amenaza desde el grupo. Invertimos nuestra energía sutil y emocional en los demás y los demás
nos prestan la suya a cambio, literalmente. De esta manera permanecemos atados, siendo el
precio convertirnos en una caricatura de nosotros mismos, intentando ajustarnos a lo que los
demás esperan, y a eso lo llamamos amor. Muchos se acostumbran, otros no lo pueden soportar
y se deprimen, y unos pocos se convierten en guerreros impecables, navegantes del infinito... es
cuestión de elegir. Por naturaleza, tenemos una fuerte dimensión social. Sin la sociedad sería
imposible el aprendizaje humano. Un alma grande solo se ha podido hacer gracias al
contacto con sus congéneres. Pero el problema es sostener sociedades que anclan a los
individuos a las costumbres y a las falsas ilusiones en lugar de facilitar su desarrollo como
perceptores, maestros de la conciencia y del conocimiento. Nos ocupamos tanto de las vidas
de los demás y de lo que puedan pensar de nosotros que hemos olvidado el milagro de la propia
existencia y lo limitado de su duración. De esta manera cuando la muerte toca cerca la

45
observamos con sorpresa y conmoción.
Adornamos el mundo con bellas luces como compensación por haber olvidado la propia
luz interior.
Nos comportamos arrogantemente dando por hecho que mañana habrá otro día, y así dejamos
para mañana lo que es verdaderamente importante: enamorarse de la vida y conectarnos con el
sentimiento de auténtica gratitud hacia esa energía vital y de conciencia que se nos presta. El
que no logra quererse a sí mismo, poco o falso amor puede dar a los demás. Ilusión es sinónimo
de falsedad. Vive la vida real, aquí y ahora. Asume que vas a morir, pero prepárate para vivir.
Cada aliento trae luz y vida, todos los días del año.
26. El Mapa del Destino.
Te voy a contar un cuento.
Imagina que el destino y el propósito de la vida fuera la percepción. Desde la concepción
empezamos a percibir el mundo y nuestra propia existencia. Imagina que lo único que existe en
el universo es CONCIENCIA DE SER, tu conciencia de ser.
Antes de que el tiempo hubiera nacido, el Espíritu primigenio, que más tarde fue conocido
como CERO, existía en potencia pero no en presencia; de manera que si bien no tenía nada que
percibir, su conciencia era infinita. Y CERO se movió por primera vez, renunció a su
conciencia sin fin para experimentarse a través de lo perecedero y finito. Al principio formó
tres energías que nacieron simultáneamente, aunque en el tiempo del hombre fueron numeradas
en un intento de comprenderlas mejor. La que tenía la función de fragmentar la conciencia, fue
conocida como UNO, el que vino después de CERO, el primer nombre: el CREADOR. Y así
también DOS se manifestó, con la misión de sostener lo ya creado, de aglutinarlo; DOS fue
conocido como el CONSERVADOR, y así nació el Espacio. Pero ciertamente la madre de los
dos primeros, la verdadera madre primigenia fue la que se conoció como TRES, una matriz
llamada la RUEDA DEL TIEMPO; es la que impulsa y genera el movimiento, provoca la
transformación, imprime vibración y permite que el viaje se realice; incluso el propio espacio
solo existe como una de sus dimensiones. La rueda gira y gira para al final llevar de vuelta lo
existente a su fuente, transformando y finalmente destruyendo, de forma cíclica, por eso el
tiempo fue nombrado como el TRANSFORMADOR.
Y los tres, que fueron conocidos como EL ESPÍRITU, crearon a los millones de seres, que solo
son variaciones finitas de la infinita conciencia de CERO. Por eso los seres andan buscando a
su fuente, porque son ella misma. Y éste es el cuento de la vida. Pero hay más.
Para hacerlo más interesante, el Espíritu creó simultáneamente todo lo que iba a existir. Creó
todos los universos, todos los seres, todas sus vidas. Desde el principio al fin, pasado, presente
y futuro, con todas las variaciones posibles. Creó la luz, el sonido, la gravedad, las fuerzas
atómicas, la electricidad, el magnetismo y después a los seres dotados con sentidos para
percibir. Creó la alegría, el miedo, la tristeza, la fuerza motriz, el amor, la recreación y otras
emociones desconocidas por los humanos, todas a imagen y semejanza de las fuerzas
primordiales que hacían que la energía se organizase en el universo. Creó el bien y el mal para
distinguir entre los desarrollos simétricos o las involuciones entrópicas. No creó un camino, los
creó todos. Estableció cada una de las posibilidades imaginables, como diferentes senderos que
los seres podrían recorrer-vivir. Un mundo de posibilidades. Cada elección llevaría a vivir una

46
existencia u otra. Los seres tendrían una sensación de continuidad, de identidad, de ser y de
existir debido a la presión de la fuerza del tiempo sobre sus conciencias. Por cada decisión
tomada se manifestaría un universo completo para apoyarla. Una obra con tantos escenarios
como seres han existido, existen y existirán. Y para cada escenario tantos guiones como se
pueda imaginar, y más. Y una
única regla: en cada elección se perdería o ganaría energía y conciencia.
Hemos llamado sufrimiento al acto de percibir la amenaza, la pérdida, el dolor, el desgaste, la
ignorancia o el apego que pueden hacer disminuir la energía-percepción-conciencia. Hemos
llamado vida a la percepción que emerge del roce de la conciencia con el MAPA DEL
DESTINO. Porque somos eso, un mapa con todos los caminos, con todas nuestras opciones.
Limitadas, aunque lo suficientemente numerosas como para sentir la libertad, a pesar de que no
existe tal como creíamos, todo estaba puesto de antemano.
Somos la conciencia fragmentada del Espíritu que se embauca a sí mismo para vivir una VIDA
mortal. Por la EMOCIÓN que produce. Tenemos innumerables opciones, pero solo viviremos
una, que se convertirá en un trazo de luz en el oscuro mar de la conciencia. Su principio será la
CONCEPCIÓN, sus puntos medios nuestras DECISIONES y su final la MUERTE. Para que el
Espíritu se recree, porque su conciencia es nuestra razón de ser. Empezamos como un fractal de
posibilidades y acabamos como una única banda de energía delineada a través de todas las
opciones que escogimos. Al final de todo, ¿Conseguiré contribuir al engrandecimiento de la
conciencia del Espíritu, o seré otra existencia aburrida?.
27. Niveles de Energía.
Recordemos que un SISTEMA es un OBJETO COGNITIVO compuesto por ELEMENTOS
que se relacionan-cohesionan entre sí por medio de flujos de energía-información con el
objetivo de mantener y a menudo ampliar sus funciones inmanentes, formando un todo o
unidad. Los sistemas individuales a su vez se relacionan con el entorno formando parte de
SUPRASISTEMAS COLECTIVOS, intercambiando energía-información con el medio en el
que existen. Este intercambio de energía es otro de los procesos característicos de los sistemas
abiertos: la NUTRICIÓN. Todos los sistemas existentes son abiertos, puesto que intercambian
información con el entorno, se nutren; todos excepto LA TOTALIDAD, que es la suma de cada
uno de los espacios y tiempos, siendo el único sistema cerrado, ya que solo puede intercambiar
información consigo mismo.
El ser humano es un sistema vivo, dotado de CONCIENCIA DE SER. Para mantener sus
niveles de energía, necesita de nutrición física, psicoemocional y transpersonal, puesto que
se organiza a través de estos tres niveles, que a pesar de estar fuertemente
interconectados, también mantienen una cierta independencia.
De forma general, un sistema está integrado por una estructura-contenedor, por un conjunto de
funciones- programas y por una cantidad variable de energía útil; los tres factores determinan
las posibilidades del mismo a la hora de cumplir sus objetivos. De forma misteriosa todo
sistema vivo o matriz individual tiene un propósito y una dirección preferente en la que
evolucionar. Existe un impulso innato que lo empujará a moverse en el tiempo, experimentando
cambios que, en parte, son predeterminados y cíclicos. Estos ciclos influirán en su estructura y
funcionamientos, que seguirán caminos fractálicos evolutivos o involutivos, dependiendo de si

47
las energías utilizables del sistema y su simetría estructural aumentan o disminuyen. A través de
estos procesos de transición se mejorarán, ampliarán o perderán funciones, información y
características. Dependiendo del NIVEL EVOLUTIVO en el que un sistema se encuentra con
respecto a su PLAN POTENCIAL INNATO o SIMETRÍA SAGRADA, tendrá que solucionar
diferentes problemas o satisfacer ciertas necesidades para continuar existiendo o para mejorar
su desarrollo y la propia eficacia con la que resuelve problemas o consigue satisfacer sus
necesidades.
Los sistemas vivos se ven impulsados por un lado a evolucionar y por otro buscan la
estabilidad- equilibrio. El EQUILIBRIO se encuentra repartido en la naturaleza en forma de
bandas de energía que podrían imaginarse, en su forma más sencilla, como estratos o capas.
Para cada ser y para cada momento hay un número limitado de bandas de energía posibles en
las que se puede seguir viviendo y funcionando. Existen alternativamente bandas de energía
estables e inestables de diferente “grosor”, desde los niveles de energía más bajos y burdos
hasta los más altos y evolucionados. En las bandas de energía en las que la entropía aumenta
lentamente el sistema puede “descansar”. Sin embargo, en las bandas de energía en las que la
entropía crece rápidamente el sistema es impelido a moverse hacia la banda de arriba o hacia la
de abajo para obtener de nuevo el equilibrio. Esta es una manera muy lineal de verlo, aunque en
realidad la organización de las bandas se parecería más a un FRACTAL, en el que para cada
lugar en el que uno se puede encontrar existen un número determinado de lugares aledaños,
algunos con mayor nivel de
energía y otros con menor, algunos con propiedades estables y otros de naturaleza inestable. Lo
curioso de las bandas de equilibrio (o estabilidad) es que, al contrario de lo que se podría
pensar, encontrarse en una de ellas no implica necesariamente evolución o haber solucionado
los problemas acumulados. Lo mismo ocurre con las inestables; en ocasiones la evolución o
resolución de ciertos problemas lleva, en contra del sentido común, a tener que pasar por una
banda de inestabilidad, eso sí, de mayor nivel de energía. Así que es posible tener una cierta
estabilidad, al menos durante un tiempo, en niveles de energía bajos, en los que existen gran
cantidad de problemas sin resolver, de forma que el sistema estará “atascado” a pesar de su
aparente equilibrio. De cualquier forma, la SENESCENCIA (cambios entrópicos irreversibles
vinculados al paso del tiempo) provocará en algún momento una perdida de estabilidad y del
nivel de energía. Si bien la simetría física se ve muy afectada por el paso del tiempo, bajando
gradualmente de niveles de energía, en el ser humano las partes psicoemocionales y
transpersonales pueden seguir aumentando sus niveles de energía y evolucionando, como
mínimo, hasta el momento de la muerte. Los mecanismos de SELECCIÓN DE OBJETIVOS y
de TOMA DE DECISIONES son los impulsores de los sucesivos cambios en los niveles de
energía y en la simetría a lo largo de la vida. Escogemos, dentro de las opciones disponibles en
cada momento, qué nutriciones dar y cuáles no, a cada una de nuestras partes (física,
psicoemocional y transpersonal).
La EVOLUCIÓN es el cambio de estado que sufre un sistema en su búsqueda de bandas
estables de mayor energía, generando SIMETRÍA mediante la incorporación de
APRENDIZAJES POSITIVOS (patrones de diseño) que promueven nuevas FUNCIONES
o una mayor eficacia en las ya existentes (aumento del CONOCIMIENTO). Cuando un

48
sistema está evolucionando también atraviesa bandas inestables que, en realidad, son las
impulsoras de los nuevos aprendizajes por ser generadoras de PROBLEMAS y
NECESIDADES que deben ser resueltos o compensadas de forma simétrica. Al hacerlo se
aprende.
La INVOLUCIÓN es el movimiento de un sistema hacia bandas de menor energía, tanto
si son estables como inestables. Esto es a cambio de una pérdida en la simetría y en las
funciones que previamente estaban disponibles en el sistema. También es el estado en el
que se renuncia a alcanzar los desarrollos potenciales disponibles, sosteniendo inercias
perniciosas, mantenedoras de situaciones de estancamiento y anquilosis física, emocional o
transpersonal (aumento de la IGNORANCIA). La involución provoca una predominancia
de las FUNCIONES PERVERSAS sostenidas por malas estrategias (antipatrones de
diseño, generadores de entropía) y una inercia hacia la mala utilización del mecanismo de
selección de objetivos y toma de decisiones.
28. Ventana de Oportunidad.
Imagina que un día se te aparece dios y te lleva a un lugar donde hay un edificio de 10 alturas.
Mientras miras hacia lo alto te pide que lo desmontes completamente en 7 años, en soledad,
ladrillo a ladrillo, con la única ayuda de un pico, una pala y una carretilla. De recoger los
escombros no necesitas preocuparte, solo los vas bajando y los dejas en el suelo a un lado del
edificio y él ya se encarga de llevárselos. Como parte del trabajo te pide que prestes atención de
manera firme y persistente a tu respiración mientras que vas desmontando el edificio. Si te
despistas y dejas de enfocarte en tu aliento en algún momento mientras que quitas un ladrillo y
lo llevas abajo al montón, cuando vuelvas al mismo sitio, como por arte de magia el ladrillo
volverá a estar allí y tendrás que quitarlo y bajarlo de nuevo. Entonces vas tú y te atreves a
preguntarle la razón por la que te carga con semejante tarea. Dios te responde que el edificio es
proporcional a la cantidad de problemas, conflictos, malos sentimientos, pesares, quejas,
ignorancia e inconsciencia que has acumulado hasta ese momento de tu vida y que es seguro
que al completar la misión te sentirás mejor. “Hoy me ha apetecido dar una oportunidad a
alguien y te ha tocado a ti”, dice dios. Tienes la libertad de negarte a este capricho divino
aunque el propio dios te anuncia que morirás con seguridad si los 7 años pasan y no has
finalizado o has decidido no realizar la tarea. Te advierte de que no puede garantizarte el que no
mueras antes, fruto del azar o de alguna imprudencia y tampoco te dice cuanto más vivirás si
consigues acabar el trabajo que te propone.
Por lo demás tu vida sigue igual. Tienes que continuar pagando las facturas, a lo mejor tienes
pareja, hijos, familia, relaciones, responsabilidades... con lo que “el trabajo” se añade al resto de
obligaciones que ya tenías. Si decides realizarlo va a ser necesario que te organices, eliminando
actividades superfluas, priorizando en lo importante. Probablemente con el tiempo incluso te
des cuenta de que muchas de esas cosas y relaciones estaban de más en tu vida, como un simple
entretenimiento o como una carga que te habías acostumbrado a llevar. Dios te asegura que los
7 años es tiempo más que suficiente para completar el encargo, si te organizas de forma
impecable.
Ahora deja de imaginar, ¡dios no se te va a aparecer!. Sin embargo, todos tenemos dentro ese
edificio que derruir y la capacidad y oportunidad de intentarlo, día a día, hasta que caduque el

49
préstamo que la vida nos ha dado. Esta tarea se llama recapitulación. Todos podemos ser
conscientes de cada aliento y atestiguar lo que acontece. Esta tarea se llama estar consciente de
ser. Pero pocos lo hacen y muchos siguen esperando a que dios se les aparezca y les proponga
un trato, algunos ya ni eso. Pero dios no negocia y tu fecha de caducidad ya está puesta, tic tac,
el reloj corre. La Vida es una ventana de oportunidad.
29. Simetría Emocional I.
La PERSONALIDAD se manifiesta a través de las CONDUCTAS y éstas, al ejecutarse, la
retroalimentan. En medio de ambas se encuentra el CENTRO DE DECISIONES, el selector de
conductas, que puede impulsar la evolución de la personalidad o bien su degradación,
dependiendo de cómo utiliza el GRADO DE LIBERTAD. La personalidad se forma a través de
una combinación particular de excesos y carencias en la actividad preferente tanto de las
EMOCIONES NUCLEARES como de las REPRESENTACIONES SENSORIALES, y
también a través del MAPA DE DEPENDENCIAS EMOCIONALES y de la SIMETRÍA
EXPERIENCIAL adquirida. Mientras que la personalidad es estructural, las conductas son
funciones, programas de actividad. Las características individuales de los sistemas sensorial y
emocional y de la personalidad resultante parten de la genética y se ven enriquecidas o
empobrecidas a través del manejo de las EXPERIENCIAS vividas, principalmente las de los
periodos de la etapa fetal, infancia y adolescencia. Por supuesto, la personalidad se completa a
través del APRENDIZAJE y las COMPETENCIAS adquiridos, vehiculizados a través de los
procesos de SELECCIÓN DE OBJETIVOS y TOMA DE DECISIONES que el individuo
realiza. Las decisiones son las iniciadoras de las conductas. El periodo de máxima actividad en
la formación de la personalidad va desde la concepción hasta los 22 años. A través de las
lecturas psicoaurales realizadas mediante las técnicas de Resonancia Bioenergética, he podido
determinar que ésta es la edad alrededor de la cual el cerebro y la AUTOIMAGEN (que
gestiona los procesos de IDENTIDAD de la personalidad) alcanzan su madurez estructural.
La SIMETRÍA EXPERIENCIAL es un indicador que hace referencia a las estrategias y
competencias adquiridas (no innatas), incluidas las enfocadas en hacer eficaz la porción
de la conducta vinculada con la capacidad de conseguir objetivos dentro del grupo. Forma
parte del DESARROLLO HORIZONTAL (que ade más de los apre ndiz aje s inte le
ctuale s y sociale s adquiridos, está integrado por las competencias heredadas innatas
biológicas, de especie e individuales). Se mide a través de la cantidad neta de energía
consolidada estructuralmente en el núcleo emocional que esté funcionando de forma
eficiente, o pueda hacerlo, de cara a la obtención y estabilización a lo largo del tiempo de
objetivos mundanos relacionados con el éxito social, profesional o económico.
La SIMETRÍA EMOCIONAL es un parámetro particular de valoración del equilibrio y
evolución del NÚCLEO EMOCIONAL y de sus EMOENERGÍAS. Se mide a través de la
cantidad neta de e ne rgía e mocional que e stá funcionando y circulando e n la modalidad
llamada COMPLEMENTARIEDAD SIN DOMINANCIA. Haber alcanzado una gran
simetría emocional hace que el individuo mantenga un psiquismo en el que acepta que no
debe establecer la preferencia sobre ninguna de las emociones nucleares (gozosas o
dolorosas), actuando en consecuencia. Como resultado se reduce el esquema de
dominador-dominado entre las propias emoenergías, funcionando sinérgicamente. Así

50
cada función emocional se activa en el momento adecuado, con la intensidad precisa y con
la duración necesaria, siempre en colaboración simétrica con las demás. Este tipo de
funcionamiento psicoemocional hace que la mente tienda a manifestar de forma
continuada y sostenida las VIRTUDES ESENCIALES (motivación, prudencia, paciencia,
persistencia, amabilidad y templanza), con independencia de que las circunstancias
externas sean favorables o desfavorables
(ACTITUD VITAL POSITIVA). El crecimiento emocional y equilibrio en el pensamiento
racional son parte del desarrollo horizontal. Sin embargo, si se consigue alcanzar un
cierto nivel de simetría emocional, ésta se convierte en uno de los principales impulsores
del DESARROLLO VERTICAL (e l que nos conte mpla como se re s e ne rgé ticos, pe rce
ptore s de l infinito con capacidad de transcender la etapa humana a través del aumento
de la conciencia y del CONOCIMIENTO DE UNO MISMO).
Las simetrías emocional y experiencial están interrelacionadas, puesto que ambas hacen
referencia a modalidades de funcionamiento del núcleo emocional, aunque se dan
frecuentemente grandes diferencias de desarrollo entre una y la otra. Hoy en día es más habitual
encontrar personas con una gran simetría experiencial que con una gran simetría emocional, ya
que, fundamentalmente, la dinámica educacional y formativa intenta ir dirigida hacia el
aprendizaje intelectual, que es un poderoso promotor de la simetría experiencial. Por el
momento, el sistema educativo ha dejado el desarrollo emocional a un lado.
Son relativamente fáciles de identificar algunas de las inercias propias en lo emocional,
especialmente si se presta atención a los excesos en las sensaciones y sentimientos
predominantes en el día a día. Los SENTIMIENTOS son una función de las EMOCIONES
que permiten hacer consciente el proceso de intensificación emocional a través del cual se
está filtrando la realidad en ese momento. Hay personas predominantemente alegres,
miedosas, tristes, impulsivas, amorosas o imaginativas. Esto lleva a que se perciba el mundo
resaltado con alguna o algunas de estas tendencias y que recurrentemente se intenten
hiperactivar dichas emociones con el objetivo de reafirmar la propia IMAGEN DEL MUNDO y
comunicársela a los demás.
Como primer paso en el proceso de aumento de la simetría emocional propia, es necesario
empezar a poner en duda la forma en la que se perciben las cosas desde el punto de vista
emocional, dialéctico y sensorial. Las emociones son grados de conciencia al igual que los
cinco sentidos y el lenguaje, que es el sexto. Esto quiere decir que la CONCIENCIA, que
es una ENERGÍA en principio ABSTRACTA, se concretiza y organiza de manera
FORMAL a través de los sentidos y las emociones. Hay que asumir que “la realidad” es solo
una interpretación subjetiva que puede ser reacomodada, actualizada y mejorada. Esto es como
concederse el permiso a uno mismo para que cada una de las energías emocionales pueda
romper la inercia de la propia personalidad, reajustándose gradualmente, accediendo mejor a su
franja de verdadera simetría. También se hace necesario conocer y comprender el
funcionamiento del núcleo emocional y de las 6 emoenergías o emociones nucleares, así como
del mecanismo de dependencia emocional, conceptos que son desarrollados de forma extensa
en esta obra. Adicionalmente al aprendizaje intelectual (que estimula el correcto desarrollo del
pensamiento racional), he comprendido que es más que recomendable para el aspirante, si

51
quiere aumentar su SIMETRÍA EMOCIONAL, buscar la guía y el contacto con seres humanos
que hayan desarrollado en sí una gran simetría emocional, que sean auténticos MANDALAS,
ya que es extremadamente difícil reconfigurar el núcleo emocional por uno mismo, debido a
que es una modalidad de funcionamiento que, hoy por hoy, está fuera del consenso social
colectivo. Lo malo de esta proposición es que innumerables son los falsos maestros y escasos
los verdaderos; solo un vidente de la energía entrenado puede reconocer a un buen guía y puede
que entonces ya no lo necesite. Sin embargo, creo que la verdadera
SED de conocimiento y de conciencia te llevarán a vivir experiencias en las que puedes
encontrar diferentes rutas y estaciones a través de las cuales aprendas a reconocer lo verdadero
y perverso en ti. Además se hace imprescindible la práctica de la RECAPITULACIÓN, por las
razones que se exponen ampliamente a lo largo de esta obra.
Desde el punto de vista de la Emoenergética, el desarrollo de la conciencia y de la percepción
(desarrollo vertical), es el propósito último de la vida. El aumento y sostén en niveles
elevados de la simetría emocional es un camino muy eficiente como modelo de desarrollo
evolutivo humano. Para alcanzar un cierto grado en ella es imprescindible incrementar la
simetría experiencial, interesarse por integrar nuevas competencias simétricas, por lo que
al final, la simetría emocional estimula tanto el crecimiento horizontal como el vertical. La
simetría experiencial por sí misma no lleva a la emocional, proporcionando en principio
tan solo desarrollo horizontal.
30. Mandalas.
La EVOLUCIÓN es una necesidad esencial dentro del DISEÑO INTELIGENTE del
Universo. Como toda necesidad, cuando no se resuelve adecuadamente es generadora de
problemas, y si es compensada correctamente permite incorporar nuevos aprendizajes y
estrategias. Evolucionar es manifestar de forma concreta las potencialidades disponibles
por medio de formas y funciones que, como seres vivos, se despliegan a través del cuerpo,
la mente y el campo energético. La evolución se tiene que dar en cada uno de estos tres
niveles, a ser posible de manera sincrónica. Es entonces cuando se puede hablar de
EVOLUCIÓN VERTICAL.
La evolución física sirve predominantemente a la especie, la psíquica al individuo y la
energética al Espíritu. Puesto que la naturaleza ya ha favorecido nuestra evolución genética y
nos ha dotado de un cuerpo humano y un cerebro ampliamente desarrollado para cumplir los
mandatos de reproducción, alimentación y adaptación a casi todo tipo de medios, el ser
humano se enfrenta actualmente al reto de hacer evolucionar su nivel psicoemocional.
Éste es un paso inevitable en el posterior desarrollo energético y de la conciencia y podría
ser la clave para su supervivencia futura.
La mente es la PSIQUE, el asiento de la personalidad, la pantalla en la que se proyecta la
EXPLICACIÓN DEL MUNDO formada mediante la interpretación de los datos de los órganos
de los sentidos, el lenguaje, las imágenes, el pensamiento, el placer, el dolor, los sistemas de
creencias y las emociones. La evolución vertical de la psique y de su subproducto, la
PERSONALIDAD, permite el desarrollo de funciones mandálicas y la evolución en el
individuo de estructuras supersimétricas, lo que se traduce en un aumento de la
CONCIENCIA DE SER y del conocimiento de uno mismo. Esto solo es posible integrando

52
los niveles físico, psíquico y transpersonal como si fueran uno, dirigiéndolos
sinérgicamente hacia el mismo propósito, el aumento de la conciencia y de la percepción.
La educación actual dificulta en gran medida este tipo de evolución, ya que su sistema se basa
en el intento de generación de lo que en el modelo de la Emoenergética se llaman estructuras en
forma de PUNTA DE LANZA, en un intento de conquistar cierta EVOLUCIÓN
HORIZONTAL (la que tiene que ver con el éxito social). Ésta es una manera de crecer basada
en maniobras que consisten en intentar “estirar” el nivel mental, generando una punta a través
de la cual la persona sea capaz de alcanzar o dominar un área en concreto de la realidad,
especializándose en ella, dejando la estructura emocional a la deriva. Como muchos niños no
consiguen adaptarse a este modelo educativo, la punta de la lanza se “rompe”. La mayoría de
las personas son PUNTAS DE LANZA ROTAS. Unos pocos son PUNTAS DE LANZA
VERDADERAS (una buena parte de los dirigentes, líderes y profesionales exitosos). Todavía
menos son MANDALAS simétricos. Uno de los descubrimientos importantes que he realizado
en el ámbito de las emociones es el hecho que explica la aparición de líderes, personajes
destacados, artistas o científicos excepcionales debido a su configuración como puntas de lanza
verdaderos. En los puntas de lanza rotas, la simetría emocional de cada una de las 6 emociones
nucleares se mantiene baja. Sin embargo, en los punta de lanza verdaderos, de una a tres
emoenergías disponen de una simetría elevada, o incluso excepcionalmente alta. Aun así la
simetría del núcleo emocional en conjunto es baja, debido a que las emociones que funcionan
de forma simétrica lo hacen por su cuenta, sin que el resto colaboren sinérgicamente con ellas.
El mandala, sin embargo, mantiene todas sus emociones nucleares en una simetría alta o muy
alta y en sinergia de unas con otras, observándose un
buen funcionamiento de los llamados 15 canales reguladores del núcleo emocional, cosa que no
ocurre en los puntas de lanza, ni rotos ni verdaderos.
Otra de las diferencias fundamentales entre una estructura psicoemocional mandálica y
una en punta de lanza es que los mandalas son conscientes e intentan limitar el mecanismo de
dependencia emocional con sus semejantes. Mientras tanto los puntas de lanza verdaderos
fomentan esas dependencias. Además algunos de ellos, que no todos, son muy hábiles en
enmascararlas y utilizar a las personas de las que se rodean (puntas de lanza rotas) para tapar las
fisuras existentes en su personalidad, aparentando en ocasiones ser íntegros y maduros cuando
en realidad todos ellos son grandes dependientes emocionales. Los mandalas, sin embargo,
intentan cerrar esas fisuras por sí mismos y así consiguen seguir evolucionando en su
PERSONALIDAD en lugar de ser esclavos de ella o esclavizar a los demás. Son conscientes de
lo limitador, desde el punto de vista de la evolución vertical, de este tipo de conductas de
dependencia, lo cual de forma secundaria les permite desarrollar habilidades sociales,
intelectuales y creativas de forma armónica mediante el acceso a las VIRTUDES
ESENCIALES y el mantenimiento de una elevada SIMETRÍA EMOCIONAL. Alguien que
consiguiera sostener su núcleo emocional en fase mandálica, podría ser el último habitante
sobre la faz de la Tierra y sin embargo mantener con facilidad su cordura a lo largo de su vida,
así como su capacidad para seguir haciendo evolucionar y crecer su conciencia.
Algunos puntas de lanza verdaderos y todos los puntas de lanza rotos no consiguen, ni tan
siquiera, tapar sus fisuras utilizando a los demás. De todas formas lo intentan, sintiendo grandes

53
dosis de impotencia y frustración, mientras que, según sus características personales, se culpan
a sí mismos o a los otros de sus circunstancias en lugar de responsabilizarse de las mismas. Esto
produce una baja autoestima y a menudo una carencia de habilidades sociales y profesionales
suficientes, observándose en muchos casos una conversión en maltratadores o maltratados
físicos o psicológicos. Aun así existen puntas de lanza rotos que consiguen cierta notoriedad y
proyección social, ya que han conseguido desarrollar suficientes habilidades horizontales como
para conseguir aparentar ser puntas de lanza verdaderos. El mundo de la política y económico
está lleno de este tipo de falsos puntas de lanza, líderes vacíos sin más merito que haber
conseguido escalar peldaños de forma artificiosa.
Solo un mandala puede verdaderamente ayudar a aumentar la simetría emocional a los puntas
de lanza rotas, ya que para estos últimos, las relaciones con otros iguales no aportan equilibrio
real ni posibilidad de desarrollo del NÚCLEO EMOCIONAL. Al lado de los puntas de lanza
verdaderos se convertirán en sus esclavos o sirvientes, aunque muchos vivirán a gusto con esta
opción. Para los punta de lanza verdaderos es más fácil en principio hacer evolucionar su
núcleo emocional hacia la fase de mandala. Muy pocos por ellos mismos y la mayoría solo si
aceptan aprender de los que sí lo son. Aunque en la práctica, su excesiva IMPORTANCIA
PERSONAL les suele llevar a quedarse encerrados en el despacho del director de su prisión
dorada junto a los presos que han reclutado. En cualquier caso no se puede evolucionar
psicoemocionalmente sin interés ni voluntad, independientemente de al lado de quien estés.
El perceptor entrenado en la RESONANCIA BIOENERGÉTICA es capaz de percibir y
medir, a través del enfoque de su Ver energético en el cuerpo sutil, tres resonancias
específicas (SIMETRÍA EMOCIONAL, SIMETRÍA EXPERIENCIAL y FRAGMENTACIÓN
DEL NÚCLEO EMOCIONAL) que le permiten conocer si la persona está en una fase
mandálica o en punta de lanza, rota o verdadera. Para ello se utiliza la ESCALA DEL ARCO,
que permite el cálculo a través de la geometría de la Unidad de Simetría: el SIMETRÓN, al que
haré referencia más adelante.
31. Recapitulación III.
La mente-psique aprende, se organiza, desarrolla y cambia a través de las experiencias vividas
y las decisiones tomadas. La particular y diferenciada organización de cada mente individual
humana es visible a través de uno de sus componentes más fascinantes: la PERSONALIDAD.
Ésta es alimentada desde los arquetipos individuales, principalmente a través de la
AUTOIMAGEN y de la IMAGEN DEL MUNDO, y al mismo tiempo los nutre. La psique se
encuentra continuamente eligiendo, poniendo en marcha las CONDUCTAS, que son los
patrones y programas que el individuo utiliza para relacionarse consigo y con el entorno. Parece
ser que la personalidad es el resultado de la combinación de varios factores: la genética, la
semilla del alma ancestral, las experiencias fetales, el evento del nacimiento y las experiencias
infantiles y adolescentes, divididas en tres tramos, el primero y más importante que llega hasta
los 7 años, otro de los 7 a los 13 y la etapa adolescente de los 13 hasta los 22. El cerebro
humano y el propio cuerpo también maduran en base a estos ciclos en una evolución física y
psicológica sincronizadas.
El LENGUAJE es el sexto sentido humano y al igual que los otros cinco dispone de áreas
especializadas propias en la corteza cerebral. Ayudado por las 6 emoenergías, interpreta la

54
realidad a través de procesos lingüísticos de NOMINALIZACIÓN, ELIMINACIÓN,
GENERALIZACIÓN y DISTORSIÓN. El lenguaje percibe la DIMENSIÓN DIALÉCTICA de
la realidad. Ésta es un complejo nivel de organización que está relacionado con las
MATEMÁTICAS y con el aspecto computacional. El sexto sentido humano permite asimilar la
naturaleza y extraer desde el nivel abstracto leyes y modelos de organización concretos, lo cual
lleva a la capacidad de entender, utilizar y transmitir de forma repetitiva y progresiva los
conocimientos adquiridos. Se ha descubierto que aunque las palabras son aprendidas, la sintaxis
gramatical es de origen genético; es por ello que los idiomas se pueden traducir entre sí, ya que
aunque con palabras diferentes, trasmiten los mismos contenidos cognitivos.
Mucho antes de que se desarrolle la capacidad de hablar, desde el mismo momento de la
concepción, las experiencias sensoriales son completadas y adornadas a través del filtro
emocional. Ciertas experiencias se ven etiquetadas y memorizadas como agradables y otras
como desagradables, con toda una gama de intensidades y matices. Es lógico pensar que antes
de desarrollar la capacidad de hacer juicios de valor, que es dependiente del lenguaje, el
bebé simplemente reacciona intentando esquivar las experiencias dolorosas, sintiéndose
atraído hacia las experiencias gratificantes. En el bebé ya está desarrollada una
motivación básica y una elección de objetivos y toma de decisiones que en principio están
condicionados de forma simple a través de los mecanismos de placer-dolor. Según se va
creciendo, este proceso de elección de objetivos se hace más y más complejo y empiezan a
manifestarse alteraciones e inversiones en su funcionamiento. El propio aprendizaje necesita de
un proceso de prueba y error a través del cual no siempre se consiguen los resultados adecuados
o ideales. Aprender requiere movimie nto. Cuando un siste ma e stá movié ndose , se gasta
e ne rgía. Por e llo se cre an NECESIDADES y PROBLEMAS que tendrán que ser
compensadas o solucionados a través de nue vos movimie ntos que ne ce sitarán de proce
sos EVALUATIVOS, PLANIFICATIVOS y EJECUTIVOS integrados y unidos a través
de los mecanismos de SELECCIÓN DE OBJETIVOS y de la TOMA DE DECISIONES.
Si el resultado es favorable se gana energía y simetría, se genera un aprendizaje positivo
(PATRÓN DE DISEÑO). Si el resultado es desfavorable se pierde energía y
simetría incrementándose los problemas y las necesidades, incorporándose en ocasiones
aprendizajes negativos (ANTIPATRONES DE DISEÑO). La propia vida es un fenómeno en el
que un ser percibe y se mueve de tal manera que está obligado a realizar aprendizajes eficaces
de forma periódica para que no aumenten sus problemas.
La información del mundo es recogida por los órganos de los sentidos, para inmediatamente ser
integrada y organizada por las emoenergías. Desde el momento que se empieza a desarrollar el
habla, los datos son también clasificados, modelados y juzgados a través del diálogo interno.
Adicionalmente son impregnados con una mayor o menor INTENSIDAD EMOCIONAL
(placentera o dolorosa), antes de ser archivados en los sistemas de memoria. Solo unas pocas
experiencias y sensaciones están disponibles a nivel CONSCIENTE, ya que la mayor parte del
material psicoemocional reside en un área cuyo acceso está restringido: el INCONSCIENTE.
Sin embargo, el conjunto de CONDUCTAS que emergen de la personalidad están programadas
tanto a través de la parte consciente como de la parte inconsciente. Son en gran medida la
consecuencia de todas las decisiones tomadas, que han tenido como resultado la incorporación

55
de distintos aprendizajes (positivos o negativos), dependiendo de las conductas puestas en
marcha en cada momento.
Las diferentes experiencias y el propio proceso de aprendizaje hacen que el individuo incorpore
diferentes conjuntos de programaciones, competencias y SISTEMAS DE CREENCIAS
especializados en filtrar, interpretar y manejar casi cualquier vivencia que se pueda presentar.
En la infancia se viven muchas “primeras experiencias”, eventos de todo tipo que se tienen que
experimentar por primera vez. De la capacidad combinada de elaborar conductas, estrategias y
creencias que resuelvan o permitan adaptarse e incorporar adecuadamente la experiencia en
curso (aprender), dependerán en gran parte los éxitos o fracasos futuros del individuo. La
capacidad por parte de los padres, o personas a cargo del niño, y de los educadores de
proporcionar de forma equilibrada ATENCIÓN, AFECTO y APOYO (en el momento
preciso y con la forma e intensidad adecuados) es de suma importancia para ayudarle en el
aprendizaje de estrategias, conductas potenciadoras y simétricas (aquéllas que permiten manejar
la realidad de forma favorable para uno y su entorno). Esto es EDUCAR, facilitar un medio que
favorezca un equilibrado desarrollo emocional, sensorial, creativo, psicomotriz e intelectual;
estimulando la curiosidad y la motivación, que sirven de impulso a la hora de emprender y
sostener los ESFUERZOS y TRABAJOS necesarios para la adquisición de COMPETENCIAS
simétricas a todos los niveles.
Sin embargo, los errores en el aprendizaje o las experiencias mal asimiladas producen en
el individuo el anclaje, fijación y puesta en marcha de sistemas de creencias y juicios que
por sí mismos elaboran nuevas experiencias desagradables o limitadoras. Así se subjetiviza
excesivamente la realidad, retroalimentando negativamente la conducta. La persona entonces
cree que sus limitaciones o las de los demás son mayores de lo que en realidad son, y sus
respuestas hacia los mundos externo e interno serán insuficientes, desproporcionadas, mal
sincronizadas o perniciosas. Aunque se suele ser poco consciente de ello, nos sentimos
internamente conducidos y motivados por una serie de MISIONES u objetivos vitales. Las
alteraciones en las EMOCIONES NUCLEARES y los defectos acumulados en la
personalidad impulsan en el individuo la búsqueda de EXPERIENCIAS que hiperactiven
recurrentemente ciertas emociones y que bloqueen otras. Como resultado, en algún
momento de la
infancia, la misión de la vida queda establecida y dirigida hacia la adquisición de
vivencias ge ne radoras de se ntimie ntos de ale gría, mie do, triste z a, impulsividad, amor
o admiración (dependiendo de la organización particular del núcleo emocional), así como
hacia la perpetuación de los esquemas del propio mapa de DEPENDENCIAS
EMOCIONALES. De esta manera, el PROPÓSITO de cada ser humano se convierte en
un DESPROPÓSITO. La persona repite a lo largo de su vida ciertos patrones y conductas que
intentan obtener autogratificación o autocastigo, dependiendo de cómo haya desarrollado su
PERSONALIDAD NUCLEAR. Esto es debido a la inclinación individual forjada hacia las
emociones del NÚCLEO DOLOROSO (miedo, tristeza y fuerza motriz) o hacia las del
NÚCLEO GOZOSO (alegría, amor y recreación). Igualmente se manifiestan preferencias
excesivas en los canales sensoriales, en ocasiones diezmando la cantidad de información que se
procesa en otros. La mayoría de la gente sobre todo “ve las cosas”, “le suenan”, “las siente”, “le

56
saben” o “le huelen”. Lo ideal es entrenar todos los canales sensoriales para que se encuentren
suficientemente desarrollados y en equilibrio sinérgico con los demás.Es posible que la
preferencia asimétrica en los canales sensoriales, al igual que en las emociones, tengan
unas inercias heredadas que se consolidan o modifican en tanto el niño va desarrollándose
y experimentando.
El ser humano es un SISTEMA ENERGÉTICO ABIERTO que mantiene su integridad y
relación con el entorno y con el resto de individuos a través de su MATRIZ INDIVIDUAL
(cuerpo-mente-campo) mediante un intercambio permanente de energía-información. Este
intercambio está condicionado por los aprendizajes adquiridos. Como cualquier sistema, el
individuo debe mantener un equilibrio dinámico u HOMEOSTASIS. Esto se consigue mediante
el sostén de la propia estructura en unos niveles de alta simetría-orden y baja entropía-desorden.
De esta manera puede llevar a cabo sus FUNCIONES básicas e intentar manifestar otras que
existen de forma potencial (evolucionar, adquirir conocimientos y competencias) dentro de los
tres niveles humanos: físico, psíquico y transpersonal.
Desde el punto de vista chamánico, el ser humano es una esfera luminosa formada por un
complejo conglomerado de campos compuestos por infinidad de fibras de energía
vibrantes. El cuerpo físico es el nivel más duro e interno dentro del capullo de
luminosidad. Este conglomerado de campos proyecta hacia el entorno una gran cantidad de
filamentos sutiles a través de los cuales se comunica e intercambia energía-información. Así se
puede decir que, las esferas luminosas que somos son los puntos de partida y entrada de
una multitud de líneas de energía sutiles o cordones (canales) que son el fruto de la
consolidación de las relaciones personales, sociales, económicas, familiares, afectivas,
etcétera. La forma de percibirse a uno mismo y al mundo, es decir, la manera en cómo nos
relacionamos con nosotros mismos, con los otros y con la propia existencia hace que las fibras
del interior de la esfera brillen con más o menos intensidad.
Las relaciones basadas en una baja autoestima, sistemas de creencias negativos o en la
dependencia emocional descontrolada hacen que se incorporen en el capullo luminoso
grandes cantidades de filamentos sutiles de los demás. Al mismo tiempo el individuo emite
gran cantidad de fibras que introduce en los campos ajenos. Los pensamientos y creencias
negativos sobre uno mismo o los otros también bloquean el libre fluir de la energía en las
fibras de nuestro segundo cuerpo. Estos procesos de bloqueo tienen como consecuencia que
la propia energía vital, sutil y emocional se desgaste.
Se mantiene así el circulo vicioso que impide al ser humano reclamar su auténtico destino como
ser mágico, cuyo objetivo fundamental sería el crecimiento y expansión de la conciencia: la
EVOLUCIÓN VERTICAL. Las fibras con baja energía, bloqueadas y débiles, acaban
perdiendo consistencia. Si muchas de las fibras pierden consistencia se puede apreciar cómo la
esfera luminosa disminuye en parte su integridad, perdiendo la forma, dando la sensación de
que se desplaza arrastrándose. Sin embargo si la mayoría de las fibras están bien energetizadas
dan a la totalidad del campo un aspecto tenso y vibrante, fuerte y fluido, hermosamente
simétrico. Para conseguir esto es esencial recapitular. Los objetivos de las técnicas de
RECAPITULACIÓN son:
1. Desbloquear el campo energético o segundo cuerpo, mejorando su fluidez.

57
2. Recuperar la energía perdida, así como los filamentos propios involucrados en las
relaciones y en las dependencias emocionales.
3. Liberar la energía vital, sutil y emocional atrapada en los comandos lingüísticos, sistemas
de creencias y en la memoria.
4. Devolver a los demás la energía foránea incorporada en el campo propio a través del
contacto social.
Así, es posible empezar a disponer de suficiente energía como para hacer el intento real de
reducir el RUIDO MENTAL, de cultivar y fortalecer la ATENCIÓN, de cambiar las
CONDUCTAS ENTRÓPICAS, de deshacernos de las RELACIONES TÓXICAS y de romper
gradualmente la CADENA DE DECISIONES perversas a la que estamos atados. Es necesario
trabajar persistentemente en sublimar la PERSONALIDAD modificando adecuadamente los
comportamientos. Mientras tanto, se maniobra para recuperar, reajustar y afinar tanto los
CANALES SENSORIALES como las 6 EMOENERGÍAS. De esta forma y echándole mucho
valor se empieza en condiciones la titánica tarea, que dura toda la vida, de cambiar la IMAGEN
DE UNO MISMO Y DEL MUNDO. Esto con el objetivo de facilitar el aumento del
SILENCIO INTERNO, la conciencia y la percepción, de manera que si lo decidimos podamos
realmente alinear una gran parte de nuestra energía con la del propio ESPÍRITU, el INTENTO,
el NAGUAL. Porque eso es lo que cada ser humano ha ido buscando desde que dejamos de ser
simios y nos pusimos de pie. Esta ALINEACIÓN produce en el aspirante una entrada de
energía fresca y valiosa que le facilita seguir adelante en su romance con la vida y el
conocimiento.
32. Recapitulación IV.
Cada ser vivo emana de un fractal individual llamado la MATRIZ MAESTRA o MAPA
DEL DESTINO. Para un humano, este fractal contiene todos los caminos, escenarios,
posibilidades y desarrollos que se pudieran alcanzar a lo largo de la vida en los niveles físico,
psicoemocional y transpersonal. Un SER VIVO, y por ende un ser humano, es el resultado
del enfoque de la ATENCIÓN en un punto determinado del fractal, el que es llamado
PRESENTE. El presente es una singularidad a la que se llega a través de las diferentes
decisiones que se hacen a lo largo de la vida. UNA VIDA es el camino particular, un filamento
de existencia resaltado por la luz de la conciencia dentro del oscuro fractal de la MATRIZ
MAESTRA. La energía del tiempo empuja la atención- conciencia a lo largo del mapa del
destino, igual que el viento empuja la vela de un barco permitiéndolo navegar por el vasto
océano. Disponemos del timón de la VOLUNTAD que se sirve del INTENTO para ir en
una u otra dirección, y a eso lo llamamos el LIBRE ALBEDRÍO. La libertad no es hacer lo
que uno quiera, sino elegir dentro de las opciones posibles en nuestro GRADO DE
LIBERTAD. Si en el momento de la muerte pudiéramos mirar hacia atrás en el tiempo
veríamos la línea que la luz de la CONCIENCIA ha intensificado e iluminado de forma
drástica, nuestra vida, el camino vivido y experimentado dentro de los innumerables potenciales
que contenía nuestra matriz maestra. Si en un momento determinado de la vida pudiéramos
mirar al futuro, veríamos un nebuloso fractal de posibilidades que se extenderían como futuros
alternativos a la espera de ser INTENTADOS y resaltados por el fulgor de la conciencia, las
partes del Mapa del Destino que todavía son posibles vivir.

58
En el proceso de vivir y resaltar un ramal dentro del Mapa del Destino se genera una
energía residual misteriosa llamada ENERGÍA DE INTENSIDAD. Una vez vivida la
experiencia, esta energía se queda atrapada en la MEMORIA, que es la suma de todos los
presentes de una vida. La memoria está formada por los contenidos vividos más la intensidad
con la que se vivieron. No solo es memoria lo que es consciente, también lo inconsciente.
Todas las matrices maestras existen desde el principio de los tiempos en el OSCURO MAR DE
LA CONCIENCIA, el ESPÍRITU INTEMPORAL E IMPERSONAL, esperando que les llegue
su momento de ser. La única diferencia entre un Mapa del Destino vivido y otro que todavía
está por vivir es que en el primero aparece ya intensificada una banda de energía luminosa que
se corresponde con el camino que se ha hecho consciente a través de la voluntad individual, es
decir, se han generado MEMORIAS a través del conjunto de experiencias que se han vivido.
Si estás leyendo esto es que eres humano y estás vivo, lo cual lleva a la posibilidad de aumentar
el potencial de la conciencia con la que vas a vivir lo que te queda. Es necesario que sepas que
una buena parte de la ENERGÍA DE INTENSIDAD atrapada (y por lo tanto desperdiciada) en
la memoria es perfectamente recuperable a través de la RECAPITULACIÓN. Cuando se hace
esto el cuerpo energético libera y recicla la intensidad reconvirtiéndola en ENERGÍA VITAL y
CONCIENCIA.
Desde el punto de vista psicoemocional, la energía de intensidad es la responsable de las
tensiones y apegos generados en el pasado, de forma que al liberar esta energía se facilita
la reconfiguración de los sistemas emocionales, de creencias y relacionales. Por ejemplo, si
has vivido algo muy malo en el
pasado y piensas en ello, te sientes mal. Sin embargo, si recapitulas completamente el evento,
puedes acordarte de ello, pero ya no sientes la intensidad negativa al respecto. Esto apoya la
hipótesis de que la parte de la memoria que genera bloqueos y problemas es la energía de
intensidad, no los contenidos. Aunque es cierto que muchas personas empiezan a recapitular
para liberarse de emociones negativas, la recapitulación se debe enfocar igualmente en las
memorias positivas y en las negativas, ya que lo importante es liberar y reciclar toda la
intensidad pasada para convertirla en un recurso disponible en el aquí y ahora.
33. El Origen del Sufrimiento.
El siguiente texto se repite más adelante repartido en los capítulos correspondientes a las 6
emociones nucleares. He preferido incluirlo completo en este punto para facilitar su visión de
conjunto.
El primer comando biológico para los seres en el SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA es
el de la supervivencia. Se manifiesta como un fuerte impulso y motivación para mantener la
continuidad del individuo y de la especie a través de la autoconservación, la protección del
grupo, la nutrición- depredación y la reproducción. La naturaleza premia a los seres haciendo
que la continuidad sea experimentada en forma de ALEGRÍA DE VIVIR, mientras no se
perciban PREOCUPACIONES o PELIGROS.
El verdadero MIEDO, del que nacen todos los demás, es el que se produce al sentir que la
continuidad está amenazada o pudiera perderse. Así, la ALEGRÍA emanada del cumplimiento
del primer y más sagrado mandato del Espíritu se convierte en MIEDO. El miedo a la
MUERTE es el PRIMER ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y surge de la IGNORANCIA de

59
que somos mucho más que un cuerpo físico. Desde el punto de vista energético-transpersonal,
somos un conglomerado de campos de energía con CONCIENCIA DE SER y formamos parte
de un plan más allá de nuestra comprensión (SIMETRÍA SAGRADA en el modelo de la
Resonancia Bioenergética, LA REGLA en el chamanismo centroamericano). Las religiones han
pretendido compensar este miedo, sustituyendo la falta de conocimiento por creencias de lo
más variopintas, intentando con ello conectar con el sentido transcendente de la existencia. Las
religiones y supersticiones han sido un escalón en el camino evolutivo del ser humano; el paso
siguiente sería aumentar la conciencia de tal manera que las creencias se transformen en saber a
través del desarrollo de nuestra naturaleza como perceptores y navegantes del infinito. La
CIENCIA está intentando realizar este proceso en la actualidad, pero su búsqueda será
incompleta por haber renegado del lado mágico del ser humano, ése que contempla que somos
energía consciente de sí misma que forma parte de un orden o DISEÑO INTELIGENTE
universal. Solo aquél que es capaz de ir más allá de la materia, viendo directamente la energía
sutil tal como fluye en el universo, tiene posibilidades de desentrañar una parte del misterio de
la vida y trascender realmente el miedo a morir. El verdadero aspirante a la transcendencia (del
ego) es quien ha templado su razón tanto o más que un científico y al mismo tiempo es capaz de
dejarla a un lado, o más bien utilizarla como ancla mientras que se adentra en lo inexplicable y
paradójico de la existencia, manteniendo al mismo tiempo la cordura y la sobriedad.
La energía solo se transforma y mueve, por lo que la muerte no es más que una importante
mutación y reconfiguración de los sistemas de energía que se han unido temporalmente por la
FUERZA AGLUTINANTE o AMOR para existir y ser dentro del contexto de aprendizaje al
que llamamos VIDA. Sin embargo en el SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA, a menudo los
seres desconocen por completo los ciclos de cambio, reglas y evolución que la energía viva
experimenta a lo largo del espacio-tiempo. Las conciencias se ven absorbidas, y a veces
agotadas, por el trabajo derivado del intento de cumplimiento del ORDEN NATURAL a través
de los comandos biológicos genéticamente programados
de la supervivencia, pertenencia, reproducción y depredación (transformación y absorción de
materia, energía y vida entre unos seres y otros).
La dimensión transcendente del ser humano permite quitar notoriedad a los comandos
biológicos primarios, traspasando la atención principal al comando del CRECIMIENTO DE
LA CONCIENCIA. Éste es el primer requisito para vencer al miedo perverso y transformarlo
en el primer guardián del CONOCIMIENTO. Si bien es necesario proteger la vida en la medida
de lo posible, lo que permite al ser humano amortiguar el ciclo de sufrimiento es convertir el
crecimiento de la conciencia y la libertad perceptual en el primer mandato y fuente de la
motivación para seguir viviendo (EL CAMINO DEL GUERRERO). El miedo es un filtro
cognitivo tan natural como necesario. Desde el punto de vista biológico es el vigilante que
detecta las amenazas y peligros en la continuidad; desde el punto de vista psicoemocional y
transpersonal permite detectar todo aquello que pueda bloquear el acceso a niveles mayores de
conocimiento, desarrollo y conciencia. Si se vence el temor a morir debido a un aumento en la
conciencia, el miedo pasa a funcionar en otro nivel, en el que existe sin generar sufrimiento.
Al ser la tristeza la que reconoce las pérdidas, utiliza al MIEDO para detectar las mentiras que
contamos, a nosotros y al mundo, ya que éstas son generadoras de bloqueos y pérdidas. Además

60
de las mentiras habituales, construimos otras más sutiles e incluso inconscientes a través de la
perversión de los procesos lingüísticos de GENERALIZACIÓN, ELIMINACIÓN y
DISTORSIÓN, que en principio son mecanismos naturales y necesarios para el desarrollo del
lenguaje y que forman parte de las funciones cognitivas a través de las cuales la realidad es
filtrada, desnatada y recompactada.
Para mantenerse y continuar, todo sistema necesita gastar energía durante un tiempo generando
movimiento (TRABAJAR). El movimiento producido por la UNIDAD PROCESADORA DE
LA FUERZA MOTRIZ es a cambio de un gasto de energía y resulta en la aparición de una
cierta cantidad de ENTROPÍA, lo cual provoca la emergencia de más NECESIDADES y
PROBLEMAS. Ésta es una ley cíclica natural. Los problemas hacen que se pierda más energía
y las necesidades son las que si no se satisfacen en un tiempo determinado se convierten en
problemas. De los problemas y necesidades salen las PREOCUPACIONES por las pérdidas
pasadas, presentes y futuras; la emoción que percibe las pérdidas es la TRISTEZA. Las
preocupaciones y la tristeza son el SEGUNDO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Ante la
pérdida de equilibrio, la TRISTEZA de nuevo evaluará la situación y volverá a elegir una
estrategia previamente memorizada o solicitará a la RECREACIÓN que elabore una nueva. La
vida es un sistema que se manifiesta a través de percepción, reacción y movimiento.
Una vez que se ha evaluado y planificado la manera mejor de proceder, la información es
traspasada a la Unidad Procesadora de la Fuerza Motriz. Ésta ejecutará los movimientos y
acciones tal como aparecen en el diseño proporcionado por la TRISTEZA, con el objetivo de
desplazarse hacia un estado en el que se gaste la mínima energía manteniendo e incluso
aumentando y mejorando los funcionamientos del sistema, recuperando la energía perdida o
ganando más de la que se tenía.
El miedo a perder y la propia tristeza producida por lo que no tenemos hace que intentemos
rodearnos de cosas, relaciones, recursos etc. El APEGO generado hacia todas estas cosas y
relaciones que componen nuestro INVENTARIO hace que se generen nuevos problemas y
preocupaciones y de nuevo más sufrimiento. El APEGO es el TERCER ORIGEN DEL
SUFRIMIENTO. A través de él se manifiestan todas las distorsiones de las emociones
humanas en forma de DEPENDENCIAS EMOCIONALES, REVERSOS PSICOLÓGICOS,
MALIGNIZACIONES y DEFECTOS DEL EGO.
Si no se recupera el equilibrio a través de la ejecución de la estrategia elegida, es porque ésta
estaba mal diseñada o no se tenían los recursos suficientes para su aplicación. Entonces la
FUERZA MOTRIZ puede desgastarse produciendo CANSANCIO y DOLOR, o bien podría
entrar en un círculo vicioso intentando hiperactivarse para conseguir un equilibrio improbable,
generando FRUSTRACIÓN y ENFADO o RABIA. El cansancio, el dolor, la frustración y el
enfado son los subproductos en forma de sufrimiento que provienen de la fuerza motriz y
son el CUARTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO.
La RABIA es un sentimiento muy habitual en el ser humano, apareciendo cuando la Fuerza
Motriz reacciona por su cuenta o se encuentra estimulada en lugar de correctamente controlada
por el MIEDO, debido a una inoperatividad de la TRISTEZA por ineficacia, inexistencia o no
utilización de estrategias adecuadas, es decir por falta de aprendizajes o por tomar malas
decisiones. La hermana de la rabia es el sentimiento de OFENSA o de ser ofendido, un

61
producto de la estimulación perversa de la fuerza motriz desde la RECREACIÓN, sostenedor
del EGO y del sentimiento de IMPORTANCIA PERSONAL que a su vez proviene de las
DEPENDENCIAS EMOCIONALES generadas desde las distorsionadas necesidades de
ATENCIÓN, AFECTO y APOYO.
El SENTIMIENTO DE OFENSA y la importancia personal son el QUINTO ORIGEN
DEL SUFRIMIENTO. Sentirse muy importante y sin embargo no percibir el verdadero amor
hacia uno mismo, que es la AUTOESTIMA, tiene como resultado la aparición del DESAMOR
y el MIEDO A LA SOLEDAD, que son el SEXTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Éstos
intensifican la búsqueda ansiosa del amor y compañía de otros retroalimentando al miedo, al
apego, a la rabia y a la importancia personal de forma recurrente y recursiva, perpetuando el
ciclo de IGNORANCIA. La IGNORANCIA es la falta de conocimiento de uno mismo; es el
SÉPTIMO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y el hilo conductor de los otros seis.
34. A Un Paso.
En la vida hay algunos PROBLEMAS o asuntos importantes cuya solución está a tan solo un
paso de distancia. En ocasiones el individuo no da ese paso y como consecuencia van
apareciendo otros problemas que suelen estar a una distancia mayor de poder ser resueltos, lo
cual produce una creciente sensación de atascamiento, más grande cuanto más tiempo pasa. La
SABIDURÍA radica en reconocer cuál es el primer paso que hay que dar, y la valentía consiste
en darlo. La IGNORANCIA es elegir quejarse de los problemas o asuntos cuya solución está a
dos o más pasos de distancia, contándonos a nosotros mismos y a los demás el cuento de que no
hay solución posible, de que son difíciles de solucionar o de que queremos que se solucionen en
un solo paso. Conocer cuál es el primer paso y evitar darlo se llama COBARDÍA. Para salir de
la ignorancia hace falta energía. Para conseguir energía hay que alejarse de la ignorancia.
Un guerrero sabe cuál es el siguiente paso porque ya ha realizado una evaluación de los
hechos, planifica el momento ideal y los recursos necesarios para darlo y después lo da. Y
ya no mira atrás porque de nuevo le esperan otros problemas o necesidades que están a
un paso o más de distancia para ser solucionados.
35. Gratitud.
Veníamos caminando en silencio y le pregunté: ¿Maestro, de verdad existe el pecado?. Y el
Maestro respondió: "Solo existe una forma verdadera de pecado: olvidarte de que ahora estás
respirando. Ser consciente de cada aliento es la forma de conectar con la auténtica gratitud que
emana del hecho de que estás vivo y no de las circunstancias que estás viviendo. El cultivo de
la consciencia y la atención en el aliento abre al humano la percepción de lo real, que es mejor
que la creencia de lo que parece. Ésta es la verdadera joya del discernimiento y semilla de la
libertad".
36. Compasión.
Karuna es una palabra procedente del idioma sánscrito que se puede traducir como verdadera
COMPASIÓN. Según la tradición indoasiática, se dice que es la cualidad que practicarían
algunos seres realizados, que habiendo llegado a la liberación total de la ignorancia y del
karma, reconocen en su estado de supraconsciencia que todos los seres somos uno. Entonces, en
lugar de mirar hacia delante en su propio camino, deciden enfocar su atención de nuevo en el

62
mundo que estaban abandonando. Como consecuencia experimentan compasión por todos
aquéllos que todavía no han alcanzado la totalidad de ellos mismos y por lo tanto siguen
atrapados en la rueda de la ilusión, la ignorancia y el sufrimiento. Deciden entonces renunciar a
su liberación definitiva, encarnando de nuevo en planos físicos o continuando en ellos, llevados
por la necesidad empática de ayudar al verdadero desarrollo vertical de todos los seres
humanos. Esta acción de renuncia a la liberación eterna por parte de un ser ya iluminado solo
sería posible al experimentar Karuna, la verdadera compasión.
Se suele decir que el Karuna es amor, aunque esta concepción tiene que ver con una
interpretación de la realidad basada en ideales resultantes de la baja simetría emocional
predominantes en nuestro mundo. El verdadero Karuna empieza en la TRISTEZA, ya que ésta
es la emoción encargada de reconocer las pérdidas, necesidades y vacíos, es decir, lo que no se
tiene por haberse perdido o por no haberse conseguido. Así es posible continuar el flujo de la
energía emocional hasta llegar al AMOR, que es la emoción que debe cuidar, aglutinar y
proteger lo valioso que ya se tiene. El equilibrio entre la tristeza y el amor es como el yin y el
yang, es necesario que se complementen dinámicamente sin que haya una dominancia del uno
sobre el otro.
Es verdaderamente sabio aquél que es capaz de ver en sí y en los demás lo que hay que
cuidar y proteger, identificando y descartando lo que es necesario eliminar, enfocándose y
dirigiéndose hacia lo que todavía hay que conseguir, simetrizando en sí el AMOR y la
TRISTEZA.
37. Sanando la Sombra.
Desde que somos muy pequeños y según vamos aprendiendo a hablar, realizamos un proceso
de selección y valoración sobre cada una de las características que integran y forman eso a lo
que llamamos YO. De esta manera decidimos en parte cuáles van a ser nuestras cualidades y
cuáles no queremos que formen parte de ese “yo”, desarrollando la AUTOIMAGEN y el
SENTIMIENTO DE IDENTIDAD. Así vamos construyendo nuestro sistema de valores,
mediado en gran parte por los excesos, carencias, bloqueos e inversiones preexistentes en las 6
EMOCIONES NUCLEARES y en la personalidad nuclear heredada. Como resultado nos
identificamos fuertemente con una combinación particular de esquemas emocionales, creencias,
ideales y conductas. Esta identificación está basada primeramente en una IMITACIÓN o
REBELIÓN hacia los esquemas maternos y paternos en un intento de perpetuar nuestra
DEPENDENCIA EMOCIONAL, y de forma secundaria en juicios posteriores sobre las
experiencias vividas con otras personas. Este proceso de selección desarrolla la parte moral del
individuo, estructurando la idea del BIEN y del MAL. Así se va construyendo y madurando la
propia AUTOIMAGEN y la IMAGEN DEL MUNDO, que son los arquetipos, sistemas de
identidad y creencias a través de los cuales el yo interactúa consigo mismo y con el entorno. Al
enjuiciar todo en nosotros y en los demás, descartamos o rechazamos ciertas cualidades y
asumimos como propias otras. Sin embargo,algunos de los aspectos que intentamos reprimir
y eliminar de nosotros por considerarlos negativos, los guardamos sin saberlo en la parte
inconsciente, resultando formar parte de nuestra identidad igualmente, pero en la
SOMBRA.
La ACEPTACIÓN es una función energético-cognitiva que a menudo es mal entendida. Tiene

63
la sencilla y a la vez importantísima labor de reconocer objetivamente lo que hay, asentir sin
juicio ni valoración. Es complementaria pero diferente de la EVALUACIÓN, que es la
habilidad que debe analizar lo que se necesita y lo que no, lo que es válido y lo que es perverso.
Es imprescindible que se respete la jerarquía entre estas dos funciones, que consiste en que
siempre en primer lugar tiene que actuar correctamente la aceptación para que después la
valoración pueda ser eficiente. La no aceptación de ciertos aspectos negativos o problemáticos
en la persona lleva a la emergencia de su antagonista, la NEGACIÓN, un mecanismo
psicológico defensivo que es además de ineficiente, perverso, ya que equivale a esconderse a
uno mismo el problema o parte de él, con lo que difícilmente se podrá resolver o actualizar. La
negación crea un proceso de identificación negativa, cuya consecuencia más común es la
DESINTEGRACIÓN o fragmentación de parte de la personalidad y del núcleo emocional, por
lo que es origen de conductas disociativas. Cuando la negación está en marcha, los procesos
evaluativos tienen bastantes menos opciones de funcionar correctamente; de esta manera habrá
muchas posibilidades de que el mecanismo de TOMA DE DECISIONES esté contaminado con
un exceso de estrés, lo cual condicionará su eficacia. Algunas personas piensan que aceptar
algo negativo es lo mismo que resignarse o rendirse, pero nada más lejos de la realidad. La
aceptación permite continuar hacia lo que siga. Por lo contrario, la resignación dificulta
proseguir hacia un cambio de estado, al ser percibido lo presente como algo final, en lugar de
considerarlo un paso intermedio dentro de un flujo de procesos.
El camino del verdadero desarrollo y sanación emocional pasa por la comprensión y
aceptación de que te ne mos DEFECTOS y EXCESOS e n la pe rsonalidad. Estas
alteraciones pueden ser consideradas, sin embargo, como auténticos pozos de poder personal
estancado o malgastado. Al reunir
el valor necesario y tomar la decisión de acceder a ellos, podemos entonces extraer, conectar,
reciclar, revitalizar y redistribuir esa energía-información que se había quedado atrapada,
malgastada y bloqueada cada vez que habíamos hecho uso de alguna de esas partes perversas de
nuestra personalidad en la relación con nosotros o con el medio. Es prioritario ACEPTAR que
el YO está en gran parte sostenido por esas miserias, arrogancias, debilidades, excesos,
adicciones, dependencias emocionales e importancia personal, ya que en nuestro actual nivel
evolutivo se manifiesta en su FASE EGOICA. En parte somos eso y al aceptarlo podemos sanar
lo que sea necesario; empezamos por lo que se ve y luego se va revelando lo que está oculto.
Un poquito de poder recuperado sirve para conseguir otro poco más y así, paso a paso podemos
encontrar la propia impecabilidad que consiste en pensar, hablar y actuar sin desperdiciar
energía vital, emocional y de conciencia. De esta forma podemos ir iluminando gradualmente
partes de nuestra sombra con la luz de la conciencia adquirida, realizando un proceso de
auténtica sanación y de reintegración de la personalidad. Quien ha asumido que la etapa
humana es un paso hacia algo más, sabe que la necesidad de autosanación no acaba, puesto que
cualquier aspecto del ser que nos mantenga alejados de la totalidad de nosotros mismos, de la
posibilidad de ser libres en nuestra percepción y del conocimiento de nuestra naturaleza
energética, debe ser considerado como patológico desde el punto de vista transpersonal.
Según el famoso modelo de la VENTANA DE JOHARI, (formulado por los psicólogos Joseph
Luft y Harry Ingham) el Yo se puede dividir en:

64
1.Yo Abierto:
Parte del YO CONSCIENTE (el que uno conoce de sí mismo) que se muestra a los demás.
2.Yo Ciego:
Parte del YO INCONSCIENTE que se muestra a los demás sin saberlo. Una fracción del
LADO OSCURO proviene de aquí.
3.Yo Oculto:
Características y conductas del YO CONSCIENTE que se intentan ocultar a los demás. Parte
del LADO OSCURO se alimenta de aquí.
4.Yo Inconsciente:
Parte del YO que permanece fuera del alcance del YO CONSCIENTE. Salvo una pequeña
fracción que se muestra directamente a los demás a través del YO CIEGO (información menos
profunda), casi en su totalidad permanece oculto a pesar de ser el mayor contenedor de datos
y programas de que disponemos. Quizás es el misterio más grande de la existencia humana.
Una gran parte del inconsciente, aunque no todo, pertenece al CUERPO ENERGÉTICO, el
YO ORIGINAL (el DOBLE en la tradición chamánica). El inconsciente se modela y crece a
través de las experiencias y características del consciente. El LADO OSCURO vive aquí.
La sombra funciona como uno de nuestros peores enemigos. Dispone de un inmenso poder y lo
utiliza para manifestarse persistentemente en nuestro día a día, ya que al fin y al cabo también
forma parte de ese “yo” a través del cual vivimos. El lado oscuro es el conjunto de todo
aquello que rechazamos y que
no reconocemos en nosotros mismos cuando queda sumergido en el inconsciente, desde
donde sigue actuando condicionando la conducta, ya que genera pulsiones, deseos y
comportamientos que a menudo son ejecutados sin más por el yo consciente. Tiene una
importancia cuantitativa y cualitativamente significante en el desarrollo de nuestra vida.
El lado oscuro nace de la dualidad no balanceada, del juicio de todo, de todos, y de la
NEGACIÓN de partes de la realidad y de uno mismo.
Seamos conscientes o no, el lado oscuro estará continuamente manejando la mayor parte de
nuestra existencia mientras que no sea iluminado con la luz de la consciencia.
Las actitudes, personas o hechos que más dolor o desagrado nos producen desde el exterior, son
un espejo o manifestación de nuestro propio lado oscuro. El problema no está solo fuera, sino
también dentro. Esto evidentemente es muy duro de admitir para la mayoría. Es difícil darse
cuenta y aceptar que lo que más nos repudia puede estar escondido y alimentándose en
nosotros mismos, por imitación o rebelión. Hace falta un proceso de valentía y despertar para
empezar a prestarse atención, analizar y averiguar cuáles son las maneras mediante las que
nuestro lado oscuro está manifestándose, atrayendo situaciones negativas a nuestra vida. La
autoobservación sistemática y libre de autojuicio, la recapitulación, el DESAPEGO (que no el
desinterés) y el verdadero desarrollo emocional pueden ir iluminando la parte oscura.
Significativo es que los santos y maestros de todos los tiempos y culturas han sido llamados
iluminados. Los escasos que de verdad han llegado a serlo son los que han manifestado
mientras que estaban vivos su SIMETRÍA SAGRADA, después de haber recorrido un auténtico
CAMINO CON CORAZÓN en todo su largo. Iluminarse significa haber logrado extender y
mantener la luz de la conciencia en la totalidad del capullo luminoso, transformándolo así en un

65
enorme punto de encaje con capacidades de percepción inimaginables. Nuestra sabiduría
interior se manifiesta muchas veces en nuestro vocabulario de forma inconsciente, ya que, los
seres que llegan a este estado supremo de verdad-consciencia-conocimiento, no pueden tener ya
lado oscuro-sombra. Este estado ideal del ser es el buscado desde el fondo del corazón de los
seres humanos desde el principio de los tiempos, es la plenitud del nivel TRANSPERSONAL,
pero no es éste el lugar ni yo la persona apropiada para hablar de ello. Volviendo a lo humano,
que es lo que somos, por algún lado hay que comenzar. Conocer cómo actúa nuestra sombra y
sublimarla poco a poco, de manera consciente, persistente y voluntaria es indispensable en el
desarrollo emocional.
Identificar y aceptar el lado oscuro:
Para tomar consciencia de cómo actúa nuestro lado oscuro y así poder sanarlo, hay que tener en
cuenta lo siguiente:
El lado oscuro se crea cuando rechazas aceptar sentimientos que tienes y que al mismo tiempo
clasificas
como inaceptables. Esto provoca que parte de estos sentimientos pasen al inconsciente y
empiecen a trabajar desde allí.
El lado oscuro (desde tu inconsciente) se querrá expresar y por ello va a atraer hacia ti a gente y
circunstancias que te recordarán una y otra vez aquello que rechazas aceptar. Serán como
espejos de tu propia sombra. Te enfocarás en ciertas características negativas de las otras
personas, juzgando que tú estás bien y ellos mal cuando realmente esto ni siquiera será objetivo.
El ego se inflará en ese “buen” estado tuyo y en lo “malos” que son los demás, cayendo en una
ignorancia todavía mayor.
Los sentimientos negativos que tienes hacia otros es como tu parte consciente siente a tu
lado oscuro.
Los sentimientos negativos que otros tienen hacia ti, es como tu lado oscuro hace sentir a
tu parte consciente.
Aceptar tu lado oscuro es la llave para empezar a ver a los demás como tus maestros. Te
enseñarán especialmente aquéllos que te hagan sentir más o menos importante o te enfaden.
Esto no quiere decir que busques que te maltraten o dejes de poner límites a quien se los tengas
que poner, sino que podrás ver a los otros como seres que también tienen su sombra y que
buscan, con más o menos éxito, esa paz interior fruto de la ausencia de incongruencias. Y de
nuevo recordar que difícilmente se podrá avanzar VERTICALMENTE sin practicar técnicas de
recapitulación, silencio interno y renuncia a la queja.

38. Evolución.
El Universo está fabricado de infinitas bandas de ENERGÍA abstracta, filamentos que a la
postre son CONCIENCIA. Los seres vivos somos unidades que solo en apariencia estamos
diferenciados del entorno por medio de una fuerza especial que se llama la FUERZA
AGLUTINANTE (amor). Esta fuerza o INTENTO aglutina y enracima combinaciones
concretas de bandas de energía: las diferentes especies y dentro de éstas, los individuos. Gracias
a ello, la parte abstracta de la conciencia universal es procesada e interpretada de forma local y
concreta a través de los sentidos y las emociones, convertida en PERCEPCIÓN dentro de un

66
tiempo y un espacio (en el que existimos como seres), generándose una vivencia única. El cómo
hace el individuo para enriquecer todavía más esa experiencia dentro de lo posible en el tiempo
en el que está vivo se llama EVOLUCIÓN individual.
39. Paternidad.
La primera emoción que evoca el nacimiento de un bebé es la de la ALEGRÍA... Sin embargo,
antes de seguir hablando de esto, es necesario darse cuenta del hecho de que, como seres
humanos, nuestro psiquismo y organización emocional están encajados en tres niveles
diferentes a los que se intenta servir. El primero en jerarquía es el de la pertenencia a una
ESPECIE. Es el que condiciona las emociones desde el aspecto biológico e instintivo. Por
debajo del nivel de especie, y en segundo lugar, está el ORDEN SOCIAL, que emana del hecho
de que somos seres sociales que nacemos, aprendemos y funcionamos en grupo. El orden social
es un esquema que intenta servir principalmente al orden biológico. Lo hace generando y
manteniendo estructuras de grupo como la familia, los estados, las administraciones, los
sistemas productivos y económicos, con el objetivo de que la especie tenga continuidad. Y el
tercer nivel de manifestación emocional es el del INDIVIDUO. Por inercia intenta servir tanto
al orden social como al biológico, si bien, paradójicamente, tiene como objetivo fundamental el
mantenimiento de la propia vida para que sea posible la acumulación de experiencias,
aprendizaje y consciencia individuales.
Como el objetivo principal del orden biológico es la supervivencia de la especie, cuando
nace un bebé es este el nivel que genera la ALEGRÍA, puesto que ésta es la emoción
encargada de inte nsificar la e xpe rie ncia de CONTINUIDAD y GANANCIAS. El orde n
social re plica la intensificación biológica generando más alegría, ya que realmente la
sociedad gana, al menos de forma potencial cuando dispone de un individuo más.
Y llegamos al individuo, que a duras penas intenta imitar la alegría biológica y social, cuando
en realidad la PATERNIDAD/MATERNIDAD es una de las pérdidas más grandes que se
pueden experimentar como ser humano individual. La cantidad de esfuerzo, recursos,
energía y tiempo que deberás utilizar para sacar adelante a tus hijos es descomunal,
perdiendo definitivamente tu estatus anterior... para siempre. La emoción encargada de
intensificar el sentimiento de pérdida es la TRISTEZA. Así que, desde el punto de vista del
padre o madre, el nacimiento de un bebé trae, se reconozca o no, una enorme tristeza. Cualquier
pérdida conlleva un aumento de problemas, que deben ser resueltos, y de necesidades, que
deben ser compensadas. Cuando no se es consciente o no se quiere re conoce r la pé rdida
inhe re nte a la pate rnidad/mate rnidad, los individuos sue le n utiliz ar
fundamentalmente dos tipos diferentes de estrategias perversas de compensación. La
primera es convertir al bebé en una propiedad. Ésta es la modalidad más frecuente e
incluso es apoyada socialmente: los hijos son tuyos, para siempre. La segunda estrategia
es menos frecuente y consiste en el abandono. Cuando un padre o una madre no se ve
capaz de asumir la pérdida, simplemente abandona o se deshace de sus hijos.
Sin embargo existe otro tipo de compensación que como padres es posible realizar. En una
familia de guerreros, los padres se hacen cargo de manera impecable de sus hijos y mientras
crecen, ellos mismos se dedican a crecer y a aumentar su consciencia, transmitiendo a sus hijos
esos valores, facilitando que sean, si así lo elijen, seres luminosos que desplieguen su potencial

67
poniendo límites a las ataduras de la
dependencia emocional. Los padres guerreros PERDONAN la deuda a sus hijos, porque la han
convertido en consciencia. Cuando crecen les dejan ir en las alas de la libertad, porque desde el
principio les han tratado como compañeros de viaje, nunca como propiedades o inversiones. A
eso se le llama AMOR VERDADERO y es la semilla para que el orden social sirva a los
individuos de forma primaria y al orden biológico de forma secundaria, que es lo contrario de lo
que ocurre ahora. Éste debería ser el siguiente paso en la evolución de la familia, de la sociedad
y del individuo.
40. Estrategias.
Una estrategia es un conjunto de procedimientos aprendidos o heredados que movilizan
una serie de recursos a través de un determinado esquema de organización con el fin de
conseguir algo más. Toda ESTRATEGIA tiene como objetivo cambiar de estado o
perpetuarlo, necesitando para ello invertir energía (trabajo) y producir algún tipo de
movimiento externo o interno. Un ejemplo básico es la estrategia de caminar que consiste en
provocar pérdidas controladas y repetitivas del equilibrio, desplazando el centro de gravedad
corporal hacia delante, continuando mediante una compensación recurrente y alternativa con
cada una de las piernas, consiguiendo como resultado un cambio en la ubicación del cuerpo.
Hubo muchas versiones anteriores antes de llegar al caminar en bipedestación, tal como
hacemos hoy en día los seres humanos. Esta avanzada estrategia permitió liberar las manos,
empezar a manipular el medio de una forma muy compleja, construyendo herramientas y
objetos, lo cual debió llevar al desarrollo del lenguaje con el fin de satisfacer la nueva necesidad
creada consistente en poder trasmitir y compartir todos estos nuevos conocimientos. Pero ya las
primeras bacterias sobre la faz de la tierra desarrollaron la capacidad de desplazarse, incluso las
plantas desplazan partes de sí mismas, como el polen, las esporas o las semillas y son capaces
de orientar sus hojas y ramas en función de la posición del sol en cada momento del día.
Arrastrarse, deslizarse, ir a cuatro patas o caminar no son más que diferentes variaciones de
diseños-estrategias dentro de un mismo modelo. EL SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA
utiliza todas estas estrategias para satisfacer exactamente los mismos objetivos primarios:
huir de los peligros, conseguir comida, conquistar territorio y perpetuar la especie, es
decir, de una u otra manera para evitar la muerte, individual o de la especie.
Toda estrategia parte de una NECESIDAD. Las necesidades tienen que ver con la
ENTROPÍA, que es el aspecto del universo que hace que los sistemas se desorganicen y
pierdan energía. En los seres vivos, la entropía es la energía que nos empuja constantemente
hacia la MUERTE, o mejor dicho, es la muerte misma, por ello la muerte es la principal
generadora de necesidades, que a su vez son las que hacen que nos movamos. Se puede afirmar
que la muerte es la FUERZA ACTIVA DEL INFINITO.
La elaboración o adquisición de nuevas estrategias se llama APRENDIZAJE. Es posible,
sin embargo, elaborar estrategias antisimétricas, es decir, aquéllas que no resuelven los
problemas o necesidades, o que para conseguirlo en el corto plazo exigen pérdidas mayores en
el medio o largo plazo, generando problemas más grandes que los que intentan resolver. Estas
malas estrategias debilitarán y aumentarán el desorden en el sistema, o como mínimo le harán
perder su NIVEL DE ENERGÍA anterior. Por eso la verdadera evolución debe estar basada

68
en estrategias simétricas, en buenos aprendizajes (PATRONES DE DISEÑO).
Considerando a un ser vivo como un SISTEMA, los nuevos aprendizajes positivos
incorporados aumentan la COMPLEJIDAD y SIMETRÍA del mismo así como de la
relación con su medio, lo cual requiere mayores gastos de energía, generándose nuevas
necesidades y problemas y así vuelta a empezar. La vida nos empuja a través de la muerte
para aprender. El verdadero objetivo no es morir, sino aprender, pero ¿para qué?, pues
para perpetuar y enriquecer la CONSCIENCIA DE
SER; ése es el verdadero objetivo de la vida.
41. Existencia.
El Universo está formado por innumerables fibras de energía sutil de longitud infinita que
abarcan todas las direcciones posibles y se expanden a través del espacio y del tiempo, o más
bien los crean. En el chamanismo centroamericano se creía que todas estas fibras tenían un
mismo origen, un punto central desde el que eran eternamente emanadas. Los seres somos
literalmente encapsulaciones de una porción de esas fibras. Cada ESPECIE es una combinación
particular de millones de ellas, un gigantesco racimo, aunque insignificante en comparación con
la totalidad, un MOLDE que contiene en forma de FRACTAL todas las variaciones posibles,
todas las FORMAS y FUNCIONES manifestadas o potenciales. El molde de la especie a su vez
pertenece a una banda todavía mayor, a una de las EMANACIONES DEL ESPÍRITU. Aunque
en nuestro universo puede que existan infinidad, las tradiciones de perceptores
centroamericanos llegaron al consenso de que todos los seres orgánicos de este planeta
pertenecemos solo a una de las 48 grandes bandas que confluyen en la Tierra. Ellos vieron que
además otras 7 de esas bandas generaban otro tipo de vida, la llamada inorgánica, la cual es
desconocida para la biología. El resto de las grandes bandas, hasta completar las 48, son
puramente estructurales, aparentemente sin vida por el momento.
Un ser vivo INDIVIDUAL es un pequeño racimo en comparación con el molde de su
especie, un contenedor de luminosidad resultado de la acción de la FUERZA
AGLUTINANTE sobre una porción finita de las infinitas EMANACIONES DEL
ESPÍRITU, una BURBUJA DE PERCEPCIÓN concreta que vive dentro del
inconmensurable abstracto, un conglomerado de campos consciente de sí mismo.
La MUERTE es la fuerza activa del infinito, es la que obliga a que los seres se muevan, la
llamada FUERZA TUMBADORA, la que impulsa a experimentar mientras que genera entropía
y desorden. La FUERZA CIRCULAR es la ONDA VITAL, la dadora de la vida, la contraparte
de la muerte. En el chamanismo centroamericano se llamó FUERZA RODANTE a la unión de
la fuerza tumbadora y de la fuerza circular. Es una energía pulsante que llega contínuamente
desde el infinito y que golpea rítmicamente los receptáculos de luminosidad que somos los
seres vivos. Su desequilibrio hace que el capullo de luminosidad llegue a su fin y se rompa,
muera, volviéndose a reintegrar con el INFINITO la energía-información que previamente
estaba encapsulada.
Dentro de la luminosidad del capullo individual existe un área todavía más luminosa en la
superficie del mismo, el PUNTO DE ENCAJE, una estructura en la que para un vidente
es posible atestiguar el alineamiento de las emanaciones exteriores con las interiores, que
en realidad son las mismas. El resplandor de dicho punto está producido por otra de las

69
energías más fascinantes de la creación: la CONSCIENCIA DE SER. Se puede decir que el
punto de encaje es la MENTE, el asiento de la PSIQUE.
La PERCEPCIÓN del mundo y el mundo en sí mismo son el resultado de la selección,
intensificación e interpretación de las fibras que pasan por el punto de encaje, es decir, de la
transición que ocurre cuando las fibras impersonales que sustentan el universo se hacen
individuales a través del fenómeno conocido como la ALINEACIÓN. La CONSCIENCIA DE
SER es el resultado de la presión de las emanaciones exteriores sobre la porción de las
emanaciones encapsuladas en el capullo luminoso cuando son alineadas en el punto de encaje.
Los seres de una misma especie viven en su mundo y lo perciben de la misma manera debido a
que su VOLUNTAD como grupo fija el punto de encaje de cada uno de los individuos en una
posición común compartida. La posición exacta del punto de encaje en el capullo luminoso
determina las características del mundo que percibimos y el cómo lo hacemos. La fijeza
colectiva y entrelazada es llamada EL PRIMER ANILLO DE PODER y sostiene a la MENTE
COLECTIVIZADA. Paradójicamente ésta es la responsable en los seres humanos de la fuerte
sensación de individualidad y del sostén del YO EGOICO. La realidad es así percibida,
organizada, intensificada y explicada, es decir, convertida en EXPERIENCIA por medio
de los sentidos y las emociones, gracias a la acción del punto de encaje, que es quien
organiza tanto el MUNDO INTERNO como la relación con el MUNDO EXTERNO.
Existe además de la voluntad, que es la fuerza que fija las cosas, otra fuerza universal
llamada INTENTO, la cual promueve el movimiento del punto de encaje hacia nuevas
posiciones, a nuevas interpretaciones de la realidad. El lento y gradual movimiento del
punto de encaje de una especie hacia nuevas posiciones a través del tiempo ha sido
llamado EVOLUCIÓN por la biología; es lo que hace que nuevas formas y funciones
emerjan. Estas conquistas organizativas y perceptuales son codificadas, acumuladas y
transferidas a través de la genética en los seres orgánicos. Sin embargo, el ser humano
puede alcanzar, como individuo, nuevas posiciones del punto de encaje en el trascurso de
una sola vida, rompiendo la fijeza del consenso social mediante su intento y así debilitando la
anquilosis provocada por el primer anillo de poder. Esto, con el sobrio objetivo de explorar con
su conciencia y consolidar mediante su voluntad nuevas visiones alternativas que le permitan
ampliar su EXPLICACIÓN DEL MUNDO, para dar fuerza al SEGUNDO ANILLO DE
PODER, que es el que sostiene a su MENTE ORIGINAL no egoica, a su YO ENERGÉTICO.
El resultado así ya no es una evolución biológica grupal, sino de la conciencia individual. El
ser, gracias a su propósito inflexible e impecabilidad sostenida, experimentará una
reconfiguración de sus sentidos, lenguaje y emociones, es decir, manifestará nuevas
SIMETRÍAS con las que enriquecer la CONSCIENCIA DE SER. Esto es la EVOLUCIÓN
VERTICAL.
42. Virtudes.
La MOTIVACIÓN verdadera proviene de la alegría de vivir, que puede enriquecerse, aunque
no debe sustituirse, con la alegría de ganar. Es la cualidad que permite enfocarse en la
continuidad de la vida y disfrutar al desprenderse de contenidos entrópicos (involuciones,
problemas y necesidades) y alegrarse tanto de la incorporación de contenidos simétricos
(nutriciones, interacciones, evoluciones y conocimientos) como del potencial que todo ser

70
humano tiene de aprender y aumentar su consciencia.
La PRUDENCIA es la virtud que emana del miedo simétrico, que evita peligros innecesarios
(externos e internos) y que sin embargo no se acobarda ante los retos que haya que superar en el
camino hacia la impecabilidad y el desarrollo.
La PACIENCIA es un don otorgado por el buen funcionamiento de la tristeza; es la aceptación
de la inversión que supone tener que esperar lo necesario mientras que las estrategias
elaboradas para la solución de problemas o satisfacción de necesidades se terminan de ejecutar,
tanto en secuencia como en ciclos. También es el estado de espera activa que se utiliza para
elaborar o buscar esos aprendizajes de los que aún carecemos.
La PERSISTENCIA es la capacidad de mantener el impulso en la intensidad y duración
necesarios para alimentar y dotar de fuerza a las estrategias de búsqueda de aprendizajes y
resolución o compensación de problemas.
La AMABILIDAD nace del amor que prejuzga la bondad del otro y que no se retira mientras
que el otro mantenga la misma reciprocidad con uno. Es la virtud que permite compartir lo que
se ha aprendido y recibir humildemente del otro las enseñanzas que nos pueda dar.
La TEMPLANZA es la virtud del camino del medio que nace de la capacidad humana de
percibir y admirar el orden, la belleza y la simetría. Es la capacidad de modular todos los
pensamientos, emociones, palabras y obras, evitando los extremos; porque solo es admirable lo
que está asentado en su centro.
La SABIDURÍA es la suma de estas virtudes y la IMPECABILIDAD es el fruto del intento
inflexible necesario para conseguirlas.
43. Yo.
La personalidad es el EGO, y éste es el que se apropia del YO. La aparición de la personalidad
egoica en el ser humano parece ser un paso obligado en nuestro diseño evolutivo, pero también
puede que lo sea su trascendencia. La personalidad no evolucionada comete el error de
identificar al Yo con el SER, pero somos mucho más que eso. Es necesario entender que el
sentimiento de ser e identificarse con uno mismo es algo necesario y sin embargo una ilusión.
Al igual que el mundo de objetos que aparentemente percibimos a través de los sentidos, el Yo
no es más que una virtualización basada en una serie de esquemas neurológicos de
interpretación de los datos relacionados con el proceso de IDENTIDAD. Por eso deberíamos
abandonar un poco esa obsesión que tenemos en la defensa del YO y recordar que es una parte
más, una función importante dentro de una totalidad mayor. El MUNDO de sensaciones, luces,
colores, formas, objetos, sonidos, sabores, olores, palabras, pensamientos, emociones, placer y
dolor es el resultado final creado mediante la interpretación realizada por el PUNTO DE
ENCAJE y su transferencia al cuerpo físico a través de la maquinaria cerebral. Es una obra de
arte pero no es la realidad. La naturaleza nos impulsa genéticamente a realizar un
inventario de lo que somos y de lo que tenemos, a filtrar, interpretar y categorizar los datos
provenientes de los sentidos y a pensar en ellos, a crear al Yo y vivir a través de una
personalidad. Aunque en ningún momento nos obliga a apegarnos a ella o al propio inventario y
tampoco a asumir como real lo que no es más que una representación eficiente a la hora de
cumplir con los comandos biológicos de la supervivencia, pertenencia, alimentación y
reproducción.

71
La naturaleza también nos otorga el don de disminuir la intensificación de los comandos
primarios para que otras opciones se puedan manifestar, las referentes al conocimiento sobre el
misterio y maravillas de la CONCIENCIA. Como seres humanos, ya no dependemos
exclusivamente de nuestro CÓDIGO GENÉTICO para evolucionar. Lo que necesitamos es
aumentar la PERCEPCIÓN y la CONSCIENCIA, cambiando y evolucionando nuestra VISIÓN
GLOBAL. La genética necesita de las especies para acumular, transmitir y cambiar los
conocimientos biológicos a través de millones de años. Nosotros, de forma fascinante, podemos
evolucionar como individuos en el tiempo de una sola vida. Para que este proceso se manifieste,
en primer lugar tiene que haber una evolución EMOCIONAL, casi diría una revolución, una
nueva manera de educar y de relacionarnos con nosotros y con los demás. Los adultos tenemos
la responsabilidad de hacer esos cambios primero en nosotros, debemos re-educarnos. Como
sociedad, hasta un cierto punto obligamos a aprender a los niños muchas cosas. En el adulto
seguir aprendiendo o parar de hacerlo se convierte en una cuestión de decisión personal. Somos
los que tenemos la responsabilidad de crear el entorno apropiado para los que vienen, ya desde
la vida intrauterina. He llamado EMOENERGÉTICA al modelo que explica esa revolución... y
empieza con una pregunta ¿Quién soy yo?.
44. Voluntad.
A menudo escucho a personas que dicen que no tienen fuerza de voluntad. Es necesario darse
cuenta de cómo es el proceso a través del cual se llega a ella:
1. En primer lugar es necesario tener INTERÉS, es decir, si quieres o necesitas conseguir
algo, es fundamental que te interese.
2. Cuando ya sabes que algo te interesa hay que convertir ese interés en INTENCIÓN, lo que
equivale a decidir que vas a hacer lo necesario para conseguir aquello que es interesante para ti.
3. La intención a su vez tiene que convertirse en INTENTO, que consiste en ejecutar las
estrategias adecuadas, durante el tiempo necesario con el propósito de seguir yendo hacia el
objetivo.
4. Y después de un tiempo intentándolo empieza a crecer y consolidarse en ti una energía
especial que hace más llevadero el esfuerzo que estás haciendo para mantener o llegar a tu
objetivo: la FUERZA DE VOLUNTAD.
Es por eso que a veces no tienes fuerza de voluntad disponible para acometer una tarea, ya que
ésta llega al final del proceso y no al principio; lo que es verdaderamente necesario al principio
es el interés.
El INTENTO INFLEXIBLE del que se habla en el Camino del Guerrero es el fruto que se
obtiene al sostener durante largo tiempo la fuerza de voluntad y por ello pertenece a un rango
jerárquico muy superior al intento que proviene de la puesta en marcha de la intención.
45. Interés y Necesidad.
Es fundamental tener INTERÉS en conseguir lo que necesitas. Sin embargo, no siempre es así.
Los ERRORES DE LA MENTE pueden intensificar el interés por lo que es negativo o
innecesario, y el DESINTERÉS por aquello que es esencial.
En el modelo de la Emoenergética, la NECESIDAD se define como un estado tendente al
DESEQUILIBRIO que si no es compensado adecuadamente conduce a la aparición de

72
problemas. Los PROBLEMAS son estados en los que el sistema está perdiendo energía y
aumentando la entropía-desorden. Las necesidades serían las antesalas de los problemas. Una
vez que un problema está en activo, si no se resuelve, generará nuevas necesidades que
recurrentemente tendrán que ser compensadas para que no se conviertan en nuevos problemas y
así sucesivamente. Las necesidades se compensan y los problemas necesitan ser resueltos.
Ambos son los impulsores de los CAMBIOS DE ESTADO, a mejor o a peor, en un sistema
cualquiera.
Existen dos tipos de necesidades. Las NECESIDADES AUTÉNTICAS o esenciales
responden a la naturaleza inmanente de un universo que está en continuo movimiento y por ello
generando desgaste, senescencia y entropía. Las NECESIDADES PERVERSAS pueden tener
su origen en errores cometidos en procesos EVALUATIVOS (los que determinan lo que se
necesita y lo que no), en procesos RESOLUTIVOS (que han gestionado problemas previos de
forma inadecuada por error o incapacidad), o en el mecanismo de TOMA DE DECISIONES.
Lo que hay que entender es que en realidad las necesidades siempre se compensan de una
forma o de otra, sin excepciones, debido a que la naturaleza no permite la perpetuación de
los estados de desequilibrio absoluto. Por ejemplo, si fuéramos un jarrón y alguien nos arroja
al suelo, al impactar existe un instante en el que tendríamos la urgente NECESIDAD de
compensar el golpe repartiendo por toda nuestra estructura la enorme cantidad de energía que
se está absorbiendo en el proceso (COMPENSAR a través de una estrategia disponible). Como
esta opción es insuficiente debido a nuestras limitaciones como jarrón (no somos capaces de
incorporar nuevos aprendizajes), nos romperíamos en mil pedazos (PROBLEMA), perdiendo
estructura y funciones (ya no somos un jarrón y ya no nos pueden poner flores dentro). Aun así,
un momento después los pedazos descansarían en el suelo en un estado de perfecto equilibrio.
Problema solucionado, aunque no para el jarrón. Nosotros, al igual que el jarrón, tenemos
limitaciones naturales, pero contamos con habilidades excepcionales: podemos decidir gracias
a la complejidad-simetría conseguida en nuestra evolución como especie, y eso nos otorga
la capacidad potencial de realizar adaptaciones y aprendizajes para la mayoría de los
retos a los que nos enfrentamos.
Si la necesidad se compensa adecuadamente el sistema gana energía útil con respecto a la
que estaba disponible en el estado de necesidad. Además, en ocasiones incorpora
aprendizajes nuevos, lo cual supone no solo un aumento de la energía útil, sino también de
la estructura y de las funciones (aumento de CONOCIMIENTO y SIMETRÍA). Si el
sistema hace una compensación perniciosa, entonces perderá energía, aumentará la entropía y
generará nuevas necesidades y problemas, disminuyendo eventualmente en funciones y
estructuras (pérdidas de simetría). Toda necesidad perversa
tiene una enorme INERCIA de moverse hacia compensaciones dañinas, por ser el resultado
de problemas anteriores no resueltos adecuadamente que están alimentando tanto la necesidad
como la inercia. Por ello muchas veces hay que resolver otros problemas previamente a aquello
que está llamando nuestra atención (solución real situada a dos o más pasos de distancia).
Cualquier necesidad cuya compensación positiva lleve a una evitación de problemas y a
un aumento de la simetría del sistema o de la energía funcional (utilizable) del mismo, es
una necesidad esencial. Es posible compensar una necesidad esencial de forma incorrecta

73
debido a errores o insuficiencias en las ESTRATEGIAS o CONDUCTAS aplicadas. También
es posible, de forma indirecta, compensar positivamente una necesidad perversa, si se resuelven
los problemas previos sobre los que se sostenía.
Puesto que el INTERÉS es el primer precursor de la VOLUNTAD, es necesario que te intereses
en compensar adecuadamente tus necesidades esenciales (las que ofrecen equilibrio y
crecimiento) y en resolver los problemas existentes (OCUPARTE). De esta forma se aumentan
las posibilidades de éxito, aprendizaje y evolución CONSCIENTE. Para esto deberás utilizar
apropiadamente tu GRADO DE LIBERTAD, doblegando a las INERCIAS PERVERSAS. En
ocasiones es difícil identificar qué es lo que hay que hacer o por dónde empezar, todavía más si
uno se siente sobrepasado por la cantidad de problemas activos acumulados. Cualquier persona
es consciente al menos de algunas cosas que está haciendo mal. Dejar de hacerlas es dar el
PRIMER PASO que permite comenzar a ganar un poco de energía vital y emocional. Así se
puede ir descubriendo de forma cada vez más eficiente cuáles son las verdaderas necesidades y
los problemas que se han de resolver, y la manera de hacerlo. Es importante asumir que por
muchos problemas que existan, solo se puede dar un paso a la vez, ¡elige bien la
dirección!. Para avanzar se necesita tanto interés como voluntad. Entender esto es clave tanto
en la SANACIÓN física y emocional como en el DESARROLLO DE LA CONSCIENCIA.
La distancia entre lo que sabes que tienes que hacer y lo que realmente haces se llama cobardía.
El disfraz más habitual para la cobardía son las excusas. Sabio es el que sabe dónde invertir y
lo que hay que dejar de lado, a qué dedicar el esfuerzo y lo que es solo un hábito, de quién
rodearse y de quién apartarse. Aunque la sabiduría sin valor no sirve de nada.
46. Simetría Sagrada.
La SIMETRÍA SAGRADA es el orden potencial supersimétrico que subyace bajo todo lo vivo
y que expresa un origen, un camino y un propósito. El propósito sagrado de la vida es el
engrandecimiento de la CONCIENCIA DE SER. Cualquier camino que nos aleje de ese fin es
un CAMINO SIN CORAZÓN y por lo tanto estéril desde el punto de vista transpersonal.
Todo lo que existe es una emanación concreta dentro de las semi-infinitas posibilidades de
manifestación preexistentes en un molde llamado la MATRIZ MAESTRA. Pero antes de
llegar ahí es necesario empezar por lo que nunca tuvo principio: el ABSTRACTO
ABSOLUTO e INMANIFESTADO, un nivel de PREEXISTENCIA ESENCIAL, CERO,
fuera del tiempo y del espacio, inalterable ya que no dispone ni de estructuras ni de
funciones y sin embargo, de forma incomprensible, es fuente de todo lo existente a pesar
de permanecer separado de ello, estando sujeto a la paradoja de no existir y sin embargo
ser. Fuera del dominio del ABSTRACTO ABSOLUTO es cuando se empiezan a manifestar las
dualidades a través de las MATRICES MAESTRAS e INDIVIDUALES.
Existe un primer nivel de manifestación, algo que es también incomprensible, desligado
del tiempo y sin embargo hecho de él, algo que fue creado y acabado en un instante, en un
latido expansivo- contractivo de CERO, abarcando todas las posibilidades de gestación,
movimiento y transformación posibles para cada lugar, cosa o ser que pueda existir. Es el
MAPA DEL DESTINO , formado por un conglomerado de campos elaborado a través de
anidamientos recursivos y fractálicos de energía- información en su aspecto POTENCIAL
EXISTENCIAL, por lo que técnicamente son funciones sin forma. Estos contenedores

74
abstractos incluyen en sí todas las variaciones posibles dentro de un modelo de existencia en
particular. Cada una de esas estructuras, al igual que en el nivel concreto, forma parte de algo
más; podemos llamar a cada una de ellas MATRIZ MAESTRA. La MATRIZ MAESTRA de
cada ser, lugar o cosa existe pero no es. La SIMETRÍA SAGRADA es el camino ideal a
través del cual las FORMAS Y FUNCIONES podrían manifestarse como existencia individual
concreta cumpliendo el mandato de ahorro de energía y aumento de la conciencia
(CONOCIMIENTO DE UNO MISMO).
La totalidad existente, abstracta y concreta, se podría explicar imaginando que para cada cosa,
lugar o ser existe una dimensión vertical que sería la MATRIZ MAESTRA ligada a la
horizontalidad del espacio- tiempo, mientras que la CONCIENCIA sería la profundidad. La
MATRIZ INDIVIDUAL vista desde esta perspectiva es el PUNTO DE CONFLUENCIA
resultante de la intersección de estos tres planos perpendiculares entre sí, el ESPACIO-
TIEMPO, la MATRIZ MAESTRA y la CONCIENCIA DE SER. La MATRIZ INDIVIDUAL
es lo único que existe y es.
El universo es un sistema que va concretizando estructuras y funciones preexistentes en la
MATRIZ MAESTRA de cada ser, cosa o lugar, dentro del contexto que hemos venido a llamar
PRESENTE. Responde a la aparente necesidad de la energía por hacerse consciente de sí
misma siguiendo un patrón
de desarrollo y evolutivo inmanente y eternamente existente llamado SIMETRÍA SAGRADA,
(la REGLA en las tradiciones chamánicas centroamericanas).
El acercamiento de los seres a la SIMETRÍA SAGRADA, a través del INTENTO y la
VOLUNTAD, supone el cumplimiento del PROPÓSITO de la REGLA, obteniéndose
como resultado un aumento de la CONCIENCIA y del CONOCIMIENTO DE UNO
MISMO. El alejamiento desemboca en una disminución de la CONCIENCIA y del nivel
evolutivo del ser, un DESPROPÓSITO.
47. Velocidad Terminal.
En los últimos tiempos las sociedades humanas están experimentando a nivel global una
cantidad de CAMBIOS sin precedentes en la historia conocida. Este proceso, que empezó
tímidamente en el siglo XVII, ha ido adquiriendo mayor velocidad progresivamente, de forma
que todavía no es posible anticipar en qué momento ni de qué manera conseguirá estabilizarse
dicha VELOCIDAD. Es lógico pensar que es imposible sostener de forma indefinida la
aceleración en la que estamos inmersos. La sociedad al completo está sometida a este
fenómeno y en consecuencia, los sistemas sensoriales, emocionales y cognitivos del individuo
tienen que lidiar con esta velocidad. Necesitamos adaptarnos a un flujo masivo de estímulos
sensoriales y de informaciones. Todo lo que llega a nosotros tiene que ser obligatoriamente
procesado a nivel emocional en ese mismo momento.
El sistema nervioso dispone de una serie de filtros que reacomodan la INFORMACIÓN externa
en la psique después de procesarla internamente, decidiendo qué es lo que se guarda en el
inconsciente y qué es lo que se deriva hacia el consciente. En cualquier caso, toda la
información y estímulos sensoriales inducen algún tipo de RESPUESTA EMOCIONAL con
diferentes características e intensidades en la persona, lo que influirá en la relación que tiene
con el entorno y consigo misma. Uno de los resultados de la hiperestimulación en la que

75
vivimos es que necesariamente nuestro sistema psicoemocional tiene que aumentar su
COMPLEJIDAD de forma proporcional a como la sociedad y el medio lo están haciendo.
El aumento de complejidad tiene que ver con el número de ELEMENTOS que forman parte de
un sistema y con la manera en la que estos elementos se ORGANIZAN y conectan entre sí
jerárquicamente para formar una UNIDAD. Desde el punto de vista cerebral, se podría decir
que la complejidad aumenta la cantidad de objetos cognitivos que el cerebro maneja en cada
momento y el cómo construye redes neuronales para interrelacionar todos estos contenidos con
el objetivo de formar un todo lo más unificado y con la mayor COHERENCIA posible. Sin
embargo, complejidad no es sinónimo ne ce sariame nte de bue na ORGANIZACIÓN-
SIMETRÍA. Es posible aume ntar la comple jidad sin imple me ntar nive le s de organiz
ación lo suficie nte me nte e stable s. Esto e s, evidentemente, un PROBLEMA, puesto que
un sistema grande y complejo pero inestable se disgregará tarde o temprano por efecto de
la ENTROPÍA, pasando previamente por estados de INCOHERENCIA, desequilibrios y
rupturas parciales.
En el campo de las emociones humanas, nos referimos al efecto de estas fisuras como
frustración, desmotivación, ansiedad, depresión, trastornos disociativos, déficit de atención,
alteraciones de la conducta, violencia, dependencias, adicciones, suicidio... Y en el ámbito de
las sociedades, las compensaciones a las desintegraciones se manifiestan en forma de guerra,
recesión, injusticia social, pérdida o mala utilización de las libertades, colapso, totalitarismo.
Existe algo llamado VELOCIDAD TERMINAL que tiene que ver con la velocidad límite que
un objeto puede alcanzar en caída libre. En teoría podría acelerar indefinidamente por efecto de
la gravedad, pero en la práctica el movimiento es interferido por el ROZAMIENTO que es
capaz de hacer que el objeto deje de acelerar, alcanzando una velocidad constante a partir de un
momento determinado. El problema
es que el rozamiento puede destruir el objeto antes de que éste llegue a la velocidad terminal o
incluso cuando ya la ha alcanzado. Es la razón por la que la mayoría de los meteoritos se
despedazan en la atmósfera antes de llegar al suelo. Está claro que de momento el mundo sigue
yendo cada vez más rápido. Mientras tanto, muchos juegan con la fantasía de que mañana será
igual que hoy, aunque, el mundo ha cambiado y lo va a seguir haciendo. Es difícil saber si nos
acercamos a una CATARSIS purificadora a través de la cual se haga una transición hacia un
modelo mejor o si nos dirigimos hacia un APOCALIPSIS destructor.
Ha llegado el momento de preguntarse si como sociedad se está produciendo tanto
rozamiento como para despedazarnos. Es necesario reflexionar como individuos sobre si
estamos cerca de la velocidad terminal y pensar en los desarrollos y evoluciones necesarios
para soportarla. Creo que la solución no es ir más despacio, ya que probablemente esta
velocidad sea parte de un ciclo inevitable.
En tiempos de tempestades de poco sirve quejarse. Lo interesante habría sido haber
aprovechado los tiempos de calma siendo un alumno aplicado en el arte de la navegación y
habiéndose conseguido un buen barco. Tanto si te has preparado como si no, la actitud a seguir
es la misma: echarle mucho valor y tesón. Hay que estar despierto, sentirse vivo, no desfallecer.
Hay que hacer lo que se pueda para mantenerse firme ante esa enorme ola que ves enfrente de ti
porque detrás todavía pueden venir más. Lo bueno es que todas las tormentas pasan. Lo malo es

76
que no hay garantías de sobrevivir. Lucha igualmente, cada segundo, cada aliento, y alégrate
¡porque de momento vives!
48. Tener que creer.
Tiempo atrás me di cuenta de que CREEMOS en muchas cosas, buenas y malas. Creo que este
es un fenómeno inevitable así como lo es el efecto que nuestras creencias tienen en nosotros.
De manera que decidí que ya que hay que creer en algo, iba a hacer una apuesta por una
creencia en particular, poniéndola por encima de las demás:
Creo que la VIDA es un reto que consiste en conseguir más y más CONCIENCIA DE
SER mientras va cambiando el escenario y uno mismo va aprendiendo. Además creo que el
escenario en realidad no es importante, aunque lo parezca, porque todo lo que tenemos es
prestado. Pero hay una ESENCIA personal que ES más que el escenario. Creo que es posible
llegar a esa esencia y así descubrir de verdad lo que SOY. Y creo que se pueden convertir estas
creencias en CONOCIMIENTO, a través de la IMPECABILIDAD, la VOLUNTAD y el
cultivo de las VIRTUDES ESENCIALES. Tengo que creer también, que pudiera darme tiempo
de hacerlo, antes de que la muerte ponga fin a este viaje, y así salir de este mundo a través de la
puerta del agradecimiento y la maravilla. O escoges tus creencias, o ellas te escogen a ti.
49. Bloqueos.
Desde el punto de vista de la Resonancia Bioenergética, el DOLOR físico o emocional, en
cualquier forma o intensidad, es un indicador cognitivo que señaliza la existencia o
formación de bloqueos en la MATRIZ INDIVIDUAL. Un BLOQUEO es un estado en el que
la energía-información en un sistema, o en alguna de sus partes, está relativamente atascada, de
manera que su circulación es incorrecta o ineficiente. Como consecuencia se manifiestan
sobrecargas o carencias energéticas en la zona del bloqueo y en el propio sistema, así como un
aumento de la ENTROPÍA o desorden en el mismo. El resultado, como mínimo, es una pérdida
de algunas de las FUNCIONES disponibles antes de que se produjera el bloqueo, o una
disminución en su eficacia, así como una bajada en los NIVELES DE ENERGÍA del sistema.
Si esta interferencia en el libre fluir de la energía-información se mantiene en el tiempo o es lo
suficientemente intensa, ocurrirán daños en las ESTRUCTURAS y pérdidas de SIMETRÍA. Un
bloqueo es el resultado de una NECESIDAD que se ha compensado inadecuadamente y
por ello se ha convertido en PROBLEMA. Esta situación de atascamiento colabora en el
mantenimiento del problema y a su vez es la precursora de nuevas necesidades y de otros
problemas. El dolor, incomodidad o malestar permiten hacer consciente la existencia o
formación de bloqueos en los sistemas vivos.
Los BLOQUEOS se producen debido a fallos estructurales (por errores de diseño o daños en la
estructura), funcionales (de programación); también por excesos, insuficiencias o malas
aportaciones en los sistemas nutritivos, físicos, psicoemocionales, sutiles, relacionales y por
disfunciones en los procesos digestivo-trasformativos o en los evacuativo-eliminativos, así
como por una mala gestión de la SELECCIÓN DE OBJETIVOS y TOMA DE DECISIONES.
Hay que intensificar el INTERÉS por aquello que sea verdaderamente necesario para
sanarse y evolucionar, así como desvitalizar conscientemente los intereses perversos,
generadores de bloqueos y problemas. También aparecen recurrentemente bloqueos debido al

77
efecto de la FLECHA DEL TIEMPO que se manifiesta como SENESCENCIA o
envejecimiento en los sistemas.
La SANACIÓN debe ser un conjunto de estrategias y medios que se tienen que aportar en
gran parte de forma externa al sistema (ser vivo, organismo-mente-cuerpo sutil), a través
de los cuales se ayuda a restablecer el flujo energético natural, la FLUIDEZ que se había
perdido a causa de los bloqueos. La recuperación en los flujos crea VENTANAS DE
OPORTUNIDAD en las que hay tiempo para reparar la estructura o rediseñarla así como
trabajar en corregir los malos funcionamientos y las decisiones dañinas, es decir, para que
puedan tener lugar los mecanismos de AUTOSANACIÓN y APRENDIZAJE.
Sin embargo, es posible utilizar diferentes metodologías a través de las cuales se esconden los
síntomas o el dolor es disminuido, sin que eso signifique un restablecimiento de los flujos que
están bloqueados. En otros casos, aunque la estrategia o intervención elimina el bloqueo, lo
hace generando nuevos de ellos en otras partes del sistema. Esto resulta en una bajada de la
simetría del sistema y en los niveles de energía vital, emocional y de conciencia del mismo, es
decir, se sacrifican funciones y en ocasiones
estructuras. Es como ir gastando primero los ahorros y, si no es suficiente, entonces se vende la
casa; aunque para esto hay que tener ahorros y casa.
En nuestra cultura, normalmente utilizamos la palabra CURACIÓN para referirnos a la
eliminación del síntoma. La SANACIÓN sin embargo busca el restablecimiento del equilibrio
dinámico del sistema mediante la liberación de los bloqueos y la solución de los problemas
asociados. Todo ello debe hacerse a través de la integración de nuevos APRENDIZAJES
simétricos, que son aquéllos que permiten incorporar nuevas funciones y evoluciones mientras
uno se va recuperando. La sanación es más un proceso que una meta. Por eso los que alguna
vez se han roto y después han conseguido recomponerse se dan cuenta de que están mucho más
enteros que los que nunca se rompieron.
50. Las Dos Mentes I.
La biología ha propuesto que existen especies que se organizan exclusivamente a través de
COLECTIVOS o SUPERORGANISMOS, pareciendo poco o nada importante el papel del
INDIVIDUO como tal. Éste vive interconectado a la colectividad de su grupo, quizás a través
de señalizadores químicos y puede que con otros mecanismos desconocidos, intercambiando
información permanentemente para dar cohesión y unidad a la comunidad, a sus necesidades y
objetivos por encima de cualquier impulso individual. De alguna manera estos
superorganismos funcionarían a través de una "mente colectiva" formada mediante la
suma de todos sus integrantes. Así se favorecería la aparición de mecanismos de supervivencia,
adaptación y aprendizaje muy complejos en comparación con las capacidades del cerebro o
sistema nervioso de los individuos. De esta manera, la propia mente individual
prácticamente habría sido desplazada por completo. Cualquier actividad a realizar por
un individuo sería inducida desde el colectivo, por lo que la capacidad de moverse por la
vida por su cuenta sería casi imposible, dependiendo para su supervivencia
completamente del grupo. En el caso de las abejas u hormigas esta manera de organizarse
alcanza su grado extremo, aunque en realidad podemos observar diferentes niveles de
consolidación de este tipo de esquema en cualquier especie. Todo individuo debe de alguna

78
forma rendir cuentas al grupo al que pertenece y apoyarlo, ya que una especie, como cualquier
sistema (en este caso SUPRASISTEMA), debe buscar su propia homeostasis, equilibrio,
desarrollo y perpetuación. Los individuos son los peones para conseguirlo. La Hipótesis Gaia,
formulada por el químico James Lovelock en 1969, plantea que la Tierra sería un
superorganismo que busca su evolución y homeostasis a través de los seres que vivimos en su
biosfera. Los seres humanos también conseguimos avances imposibles de adquirir en
solitario gracias al grupo, que es el depositario del HABLA, la ESCRITURA, la CULTURA y
la TECNOLOGÍA. Sin embargo, al mismo tiempo tenemos una fuerte sensación de ser UNO
MISMO y una psique individual altísimamente desarrollada como para ser tan solo seres
gregarios. Y aquí viene la gran contradicción en la que vivimos. La pregunta que estamos
obligados a hacernos como personas es: ¿tengo derecho a mi EVOLUCIÓN individual, o
simplemente y en primer lugar he de servir a los objetivos del colectivo y la especie,
renunciando o poniendo en segundo plano mi propia individualidad?.
En el modelo de la Resonancia Bioenergética todo ser vivo o ser individual es un sistema o
MATRIZ INDIVIDUAL formada por el organismo, la mente-psique y el cuerpo energético. En
este sistema se considera que la mente humana es dual, puesto que tiene una organización
doble, compuesta por la MENTE COLECTIVIZADA y la MENTE INDIVIDUAL,
también llamada ORIGINAL. La primera es verdaderamente el EGO del que tanto se ha
hablado y discutido desde antiguo. Está muy vinculada a nuestra existencia como organismos
físicos y sociales. La segunda forma parte de nuestra naturaleza como burbujas de energía sutil
conscientes de sí mismas. La mente colectivizada sirve al grupo. Es el préstamo que la
sociedad, o mejor dicho, la especie, nos hace e impone. Se va desenvolviendo y madurando a lo
largo de la infancia; forma parte de nuestra naturaleza. Sin embargo, también estaría en nuestras
posibilidades trascenderla y con ello deshacernos de su condición EGOICA, que parece ser la
fuente de todas las miserias humanas. En el modelo de la Emoenergética el ser humano tiene
una dimensión TRANSPERSONAL sin desarrollar. Es el escalón que está más allá de la
PERSONALIDAD EGOICA, que es donde el hombre se encuentra desde sus albores. Esta
vida humana, en este planeta y de esta manera, solo sería un paso intermedio hacia algo
más. Si la humanidad no llega a dar ese paso hacia la EVOLUCIÓN VERTICAL, seguramente
perecerá. La EVOLUCIÓN HORIZONTAL, y el
consecuente desarrollo tecnológico, elevan significativamente las posibilidades de
autodestrucción. Mientras que vivamos la vida a través de la mente egoica, los problemas de
antaño, que se manifiestan en la lucha del hombre contra el hombre, permanecerán sin resolver,
alternándose recurrentemente de forma cíclica los periodos de estabilidad con los de
destrucción.
Esta mente adquirida monopoliza nuestra vida e intenta someter a la mente original individual a
una existencia en la SOMBRA. A menudo, cuando la parte individual intenta salir al exterior, la
fracción colectivizada de la mente reacciona de forma agresiva, tomando este movimiento de la
mente original como una amenaza a su estatus. Éste es el origen del ancestral terror del ser
humano a conocerse a sí mismo. Es la guerra del hombre contra sus fantasmas, inspiración de
los mitos épicos de batallas en busca del dorado, que es en realidad la propia esencia interior,
literalmente.

79
Una de las funciones principales de la mente en general y de la humana en particular es su
actividad volitiva, que se manifiesta a través de la SELECCIÓN DE OBJETIVOS y la
TOMA DE DECISIONES. Solo una de las dos mentes puede ocupar la posición de mando. Y
así la colectivizada se desarrolla y toma sus decisiones basadas en unos intereses que cree
propios. Mientras, la original permanece en la sombra sin demasiadas opciones salvo aprender
y modelarse a través de lo que la primera vive y experimenta, generando aun así pulsiones y
movimientos internos que a menudo generan desazón y desconcierto en el conjunto de la
psique.
Los perceptores centroamericanos que estudiaron el PUNTO DE ENCAJE se dieron cuenta de
que su estructura se componía de una parte más externa, la colectivizada (el PRIMER ANILLO
DE PODER), que encierra a la parte individual (el SEGUNDO ANILLO DE PODER) en el
interior del propio órgano energético. Ésta es una condición natural y su resultado en el ser
humano es la elaboración y emergencia de la figura virtual a la que hemos llamado YO. Éste,
con el propósito de servir a la especie, desarrolló una estrategia de cohesión grupal que
está cimentada en el mecanismo psicológico de la DEPENDENCIA EMOCIONAL. La
consecuencia es una vida sin esplendor ni conciencia suficientes como para darnos cuenta del
engaño. Una vida de ignorancia individual en pos de la continuidad colectiva. Un circulo
vicioso que se repite generación tras generación y que se mantiene en el entorno cercano del
individuo, principalmente mediante el modelo de FAMILIA, para desde ella extenderse a través
de las diferentes organizaciones sociales. Estoy seguro de que esto forma o formó parte de
nuestro proceso natural y evolutivo. Lo que planteo es que quizás, ya podemos deshacernos de
ello...
51. Las Dos Mentes II.
Durante la etapa uterina se desarrolla el cuerpo con todos sus sistemas orgánicos. Como
sabemos, nuestro cuerpo físico necesita seguir madurando a lo largo de la infancia y
adolescencia. La maduración de la parte más importante del sistema nervioso, el encéfalo, se
completa aproximadamente a los 22 años. El encéfalo y su órgano dominante, el cerebro, serán
de alguna forma, todavía misteriosa, el intermediario físico de funciones cognitivas y
psicológicas superiores como la consciencia, la percepción, la personalidad, la autoimagen, la
motivación, la conducta, la adquisición de competencias y la toma de decisiones entre otras.
Este conjunto de funciones forman parte de la MENTE-PSIQUE. En el modelo de la
Emoenergética la mente es el MUNDO INTERNO y tiene su asiento en el PUNTO DE
ENCAJE. El cerebro vehiculiza y transfiere la información generada en este órgano sutil hacia
el cuerpo físico y viceversa.
En la primera infancia el ser humano es completamente dependiente tanto desde el punto de
vista físico como emocional; forma parte de nuestra naturaleza. Las necesidades esenciales
que la persona tiene y requiere de sus padres o de las figuras que los sustituyan en la
infancia son la NECESIDAD DE AFECTO, la NECESIDAD DE ATENCIÓN y la
NECESIDAD DE APOYO. El bebé es incapaz de conseguirse protección y nutrición, ni física
ni emocional. Cuando aprende a caminar comienza a ser algo más independiente, pero aun así,
las posibilidades de supervivencia y de aprendizaje son improbables sin el contacto con los
adultos. El siguiente paso en la evolución de la persona es el desarrollo y dominio del

80
LENGUAJE, que se empieza a manifestar normalmente alrededor de los 2 años y alcanza un
nivel muy significativo a los 7. Existen niños en situaciones de pobreza extrema que son
bastante independientes a nivel físico a esta edad. Ya son capaces de proporcionarse protección
y alimento por sí mismos. Así que, si bien no es la situación ideal, esto muestra que los 7 años
es una edad que se podría marcar como un cambio de ciclo en cuanto a la capacidad de
autonomía en el ser humano. El 90% de la autoimagen, la personalidad y del sentimiento de
IDENTIDAD ya están formados en este momento. Se dispone de una cierta fortaleza física y de
una psicomotricidad avanzada. El último periodo de la infancia es el comprendido entre los 7
años y los 13; es un ciclo para el asentamiento de la personalidad mientras que, en condiciones
normales, se siguen incorporando COMPETENCIAS en forma de aprendizajes psicomotrices,
intelectuales, artísticos, emocionales, sociales y económicos. La siguiente etapa es la
adolescencia y primera juventud, desde los 13 a los 22 años. Es de esperar que en este periodo
el individuo trabaje sobre todo en la preparación que le llevará a la autonomía real (por eso los
adolescentes son generalmente rebeldes, están practicando el ser autónomos, aunque todavía no
lo son). Mientras, se prosigue con el aprendizaje en todos los niveles, intensificándose además
los roles sexuales. A los 22 años este proceso de individualización y autonomía emocional
debería haberse terminado. Para entonces el cuerpo físico, la autoimagen y el sentimiento de
identidad ya deben estar completamente formados. Se completa el periodo de maduración para
así continuar con el desarrollo como ser humano en la etapa adulta. Con 22 años teóricamente
el individuo podría integrar el MUNDO EXTERNO por sí mismo, disminuyendo la
búsqueda infantil de atención, afecto y apoyo de los demás. Estaría suficientemente
capacitado para proseguir con su DESARROLLO HORIZONTAL, el que tiene que ver con el
desenvolvimiento intelectual, afectivo, profesional, económico y social. Debería además saber
identificar y atender sus necesidades y problemas, quererse a sí mismo y apoyarse en sus
propios recursos, estrategias y fortaleza. Así podría ir un paso más allá y compartir con los
demás a través del verdadero amor una existencia basada en la evolución y el despliegue de la
conciencia. Esto es la
EVOLUCIÓN VERTICAL, en la que la motivación principal del ser humano sería el
conocimiento de sí mismo, del misterio de la vida y del fenómeno de la percepción. Pero la
realidad de nuestra sociedad es otra, puesto que en todo momento se nos educa para que
mantengamos el patrón de DEPENDENCIA EMOCIONAL, alimentando la búsqueda
compulsiva y recurrente de afecto, atención y apoyo externos de por vida. La sociedad es
un niño grande que no quiere hacerse mayor, y el individuo se mantiene reclamando a los
demás lo que no se da a sí mismo, no por incapacidad real, sino por una elección colectiva que
es apoyada individualmente. De esta manera, entre todos, es tejida la TELA DE ARAÑA
SOCIAL en la que se sostienen los papeles del tipo dueño y posesión, víctima y verdugo. El
colectivo tiene miedo a la independencia emocional, cuando lo que nos traería, como
sociedad, sería el esplendor. El individuo tiene miedo a la soledad, cuando ésta no es más
que la incapacidad de acompañarse a uno mismo, que oculta un extraño terror ancestral a
conocerse de ve rdad.
Todo individuo tiene una PERSONALIDAD NUCLEAR propia, con características
particulares que marcan una serie de inercias o predisposiciones positivas y negativas. Ésta, en

81
cualquier caso, necesita ser desarrollada, puesto que viene al mundo en un estado inmaduro. La
personalidad ha de ser madurada en el mundo social y de cara a él. También será
utilizada por el INDIVIDUO para enriquecer o empobrecer la identificación y percepción
de SÍ MISMO a través del YO- AUTOIMAGEN, que es de hecho una función de la propia
personalidad. El préstamo que el COLECTIVO hace al INDIVIDUO cuando nace incluye un
modelo del mundo y mucho más. Es un modelo sensorial, emocional, cognitivo y lingüístico
que permite que el cerebro se organice de una forma similar a como está organizado el de sus
congéneres. El cerebro inmaduro es estimulado por el entorno y replica internamente en forma
de ESPEJO los patrones neuronales de los adultos con los que se relaciona. Primero aprehende
y luego aprende, para más tarde hacer una exteriorización en forma de motivaciones, conductas
y estrategias. Como ya se ha dicho, en esta parte del proceso madurativo, el niño tiene la
necesidad biológica de recibir gran cantidad de atención, afecto y apoyo tanto para su
supervivencia como para madurar la personalidad nuclear. Estas necesidades forman parte de la
NUTRICIÓN esencial de la personalidad y son el envoltorio de otras nutriciones que vienen en
forma de enseñanzas, interacciones, modelos y SISTEMAS DE CREENCIAS. Todas estas
incorporaciones permiten que la personalidad crezca y se desarrolle de forma organizada y
estable.
Aunque el proceso de necesidad de atención, afecto y apoyo en la infancia es biológico, desde
el principio está corrompido por una sociedad de “adultos” que siguen manteniendo en ellos los
mismos patrones dependientes de por vida. La personalidad que se nos obliga a desarrollar y
potenciar es la PERSONALIDAD COLECTIVIZADA en su forma EGOICA, que sirve
encubiertamente al orden social para que éste satisfaga al orden biológico. El mantenimiento y
defensa del EGO se convierte en sí mismo en una finalidad para el ser humano en lugar de
constituir el medio para llegar a ser, estar y existir desde la MENTE ORIGINAL
INDIVIDUAL, desplegando las posibilidades de percepción y conciencia que ésta tiene. La
dependencia emocional es el verdadero sostén del ego. Es la raíz auténtica de la desarmonía,
conflictos y maldad existentes desde los albores de la humanidad. Es imposible conseguir
toda la atención, afecto y apoyo de los demás constantemente y esto produce en el
individuo un gran sentimiento de pérdida. Como parte del mecanismo de compensación a
esta se nsación de care ncia, la psique e labora programas de AUTOSABOTAJE e n un
inte nto
desesperado y perverso de mejorar su capacidad para ser el foco de atención del mundo
externo y conseguir la gratificación deseada. Estos programas se llaman REVERSOS
PSICOLÓGICOS y tienen como objetivo el FRACASO a algún nivel de uno mismo o de
los demás. El individuo siente de forma más o menos consciente que si se convierte en un
fracasado o consigue que los demás lo sean, éstos no tendrán más remedio que atenderle,
quererle y apoyarle. Es evidente que funcionar desde ahí genera consecuentemente más
problemas y necesidades que se manifiestan retroalimentándose en forma de
MALIGNIZACIONES, DEFECTOS DEL EGO y SENTIMIENTOS NEGATIVOS. Estos
mecanismos serán explicados en los capítulos correspondientes.
En todas las escuelas de pensamiento se ha hablado del ego. En las escuelas espirituales uno de
los temas recurrentes ha sido buscar maneras de reducirlo o eliminarlo, ¿para qué?. La

82
respuesta es simple: para tener la oportunidad de vivir la experiencia humana desde la MENTE
ORIGINAL, de emprender el viaje definitivo como seres REALIZADOS.
Tenemos literalmente dos mentes, una ruidosa, en casi permanente parloteo, a menudo
incongruente, controladora, territorial y sobre todo desbordante de importancia personal y
egomanía. Es la que está pendiente de lo que los demás piensan de uno, y por ello se siente
superior o inferior. Es carroñera, puesto que se alimenta y se hace fuerte enfocándose en el
pasado y en el futuro, en las preocupaciones, vicios, dependencias, temores, en las obsesiones y
en las explosiones emocionales gratificantes o dolorosas. También hay otra mente más callada
y serena, humilde, ya que solo aparece en escena en los escasos momentos en los que la otra se
aparta; es sincera y te hace sentir auténtico. No tiene la necesidad de estar por debajo o por
encima de los demás y solo se puede alimentar con lo que necesita cuando la permites
enfocarse en el aquí y ahora. Es quien puede percibir la dimensión abstracta de la vida, del
infinito. ¿A cuál quieres favorecer?.
Al ego se le vence desde dentro, convenciéndole poco a poco desde la mente original de que
sea impecable a través del INTENTO INFLEXIBLE, de que renuncie a llamar la atención,
retándole para que se quiera y desarrolle la verdadera dignidad hacia sí mismo, haciéndole ver
que es capaz. El ego por naturaleza tiene un carácter controlador y le gusta dominar lo que
hace, así que dando los pasos adecuados lo podremos engatusar haciendo que haga cosas que
nos convienen. Y así se irá purificando a través del desarrollo consciente de las VIRTUDES
ESENCIALES, porque solo un ego purificado puede apartarse. Este proceso no es cosa de dos
días, lleva una vida, pero no hay prisa cuando has entendido que el destino es el viaje.
52. Nutrición.
La MATRIZ INDIVIDUAL o individuo es un sistema dinámico y abierto conectado con el
ENTORNO a través de diferentes PROCESOS NUTRITIVOS. Está formada por multitud de
subsistemas interdependientes, anidados, acoplados y sincronizados unos con otros. Por razones
prácticas voy a decir que la matriz individual humana se compone de tres grandes subsistemas:
CUERPO FÍSICO, MENTE y CUERPO ENERGÉTICO.
La NUTRICIÓN, en un concepto mucho más amplio que el comúnmente aceptado, es
toda incorporación al individuo de materia, energía o información proveniente del
entorno. En general es el proceso a través del cual los SISTEMAS se RELACIONAN en
todos sus niveles con el medio. Si aislamos conceptualmente cualquiera de nuestras partes (el
cuerpo, la mente, el capullo luminoso, una célula, un órgano, el sistema nervioso, un chakra,
una función cognitiva...) y la consideramos a su vez como si fuera un sistema individual, su
medio, el lugar donde vive y se nutre, su universo seríamos nosotros mismos.
El objetivo de la nutrición es la CONSERVACIÓN, RENOVACIÓN y DESARROLLO de
las diferentes estructuras y funciones de la matriz individual, las cuales se ven afectadas
continuamente por la presión de la ENTROPÍA o desgaste inherente a la propia
naturaleza de la existencia. Para compensar la entropía y evitar su aumento hace falta gastar
energía a lo largo del tiempo, TRABAJAR. Es necesario sostener permanentemente infinidad
de procesos retroalimentativos con el interior y el exterior con el fin de mantener los NIVELES
DE ENERGÍA, EQUILIBRIO y la SIMETRÍA. Las FUNCIONES son programas generadores
de actividad y las ESTRUCTURAS son sus contenedores así como las maquinarias que las

83
ponen en práctica. Cualquier PROCESO NUTRITIVO (de incorporación de materia, energía o
información externas) tiene su continuación en una fase de digestión o transformación y
posteriormente en otra de asimilación. Finaliza por un lado con un proceso evacuativo o de
eliminación de los residuos que no son necesarios y por otro con una serie de reacciones hacia
el interior y hacia el exterior que nuevamente se encadenan con otros procesos de nutrición-
relación. Cada subsistema necesita un tipo diferente de nutrición dependiendo de su
naturaleza y funciones. Todos los subsistemas sirven a la matriz individual y ésta tiene como
propósito último la conservación, aumento y perpetuación de la CONCIENCIA DE SER a
través del proceso que hemos llamado EVOLUCIÓN. Cuerpo físico, mente y cuerpo
energético, intercambian entre sí y con el entorno una gran cantidad de energía e
información; se nutren. Esto es así con el propósito de funcionar de forma sinérgica, como
un todo con capacidad de vehiculizar una CONCIENCIA DE SER que se manifiesta y
modela a través de la MENTE que a su vez se asienta en un CUERPO FÍSICO asociado a
un CAMPO ENERGÉTICO o SEGUNDO CUERPO que le da vida y anima para poder
SER Y ESTAR dentro de un espacio y un tiempo.
El CUERPO FÍSICO necesita una nutrición en forma de alimentos; pero también necesita
nutrirse a través de la respiración, del movimiento, del descanso, de la luz solar, del agua...
El CAPULLO LUMINOSO o SEGUNDO CUERPO necesita nutrirse de la energía de la
Tierra, de la energía del Sol, de la energía del Cosmos y de eso que llamamos la realidad y de
las experiencias que son vividas a través de la conciencia.
La MENTE necesita nutrirse de la información proveniente de los sentidos, de las relaciones
con los demás, de las emociones, del aprendizaje intelectual, de la lectura, de la escritura, de la
música, del arte, del lenguaje y de la comunicación, del conocimiento, del pensamiento...
Toda FUNCIÓN positiva o negativa, lo que genera actividad de cualquier signo, consume
energía para seguir existiendo, se nutre. Los PENSAMIENTOS no son una excepción, por
eso es de vital importancia darse cuenta de que un pensamiento negativo es como un mal
trabajador, al que pagas a cambio de que NO haga por ti lo que necesitas. Permitirse
pensamientos negativos es a cambio de generar un aumento en los bloqueos, que a su vez
realimentan a los propios pensamientos negativos. Éstos son funciones perversas. Un buen
pensamiento también consume energía, si bien lo hace para generar algún tipo de ganancia o
rendimiento favorable a cambio. Los pensamientos positivos facilitan la fluidez de la energía
psíquica y vital así como la ejecución de FUNCIONES SIMÉTRICAS que consiguen más y
mejores NUTRICIONES. Los pensamientos son tan solo parte de la manifestación externa
junto con el lenguaje y la conducta de una serie de procesos y programas cognitivos y
emocionales internos. Algo curioso es que la actividad de los pensamientos, palabras y obras
(funciones superficiales) es la manera a través de la cual, las estructuras emocionales
profundas que los generan reclutan energía-nutrición para seguir manteniéndose. Esto es
independiente de la naturaleza simétrica o dañina de las mismas. Los funcionamientos
perversos lo son porque perjudican al resto del sistema. Van por su cuenta y además canibalizan
a la matriz individual, consiguen parte de la nutrición a costa de robar energía endógena para
tomar el control de la totalidad. Funcionan como parásitos, por lo que son fuente de dolor y
sufrimiento físico o emocional. Intentan también realizar este proceso de parasitación a través

84
de las otras personas con las que uno se relaciona utilizando patrones conductuales basados en
los esquemas de dominador-dominado, chantaje y soborno, dependencia emocional, etcétera.
Las malas nutriciones en cualquier nivel generan funciones perversas y un gasto excesivo
de energía vital, psicológica o de conciencia. Así que, ¿de qué te nutres?.
53. Simetría Emocional II.
Como seres humanos, nuestra MENTE-PSIQUE se desarrolla conforme a un modelo
estructural y funcional inicialmente preestablecido, primeramente a través de la genética, con el
objetivo de percibir, interpretar y adaptarnos al mundo en que vivimos, así como de establecer
equilibrio y dinamismo en los procesos de SELECCIÓN DE OBJETIVOS y TOMA DE
DECISIONES. La mente es un complejo sistema que tiene importantes centros de control
conocidos a nivel físico, aunque aparenta estar deslocalizada de una estructura en particular. Es
posible que gran parte del cuerpo físico y del capullo luminoso participen de una forma u otra
en la formación y sostén de la MENTE, siendo el encéfalo, en el nivel físico, un procesador
central a través del cual se integran orgánicamente el resto de los subsistemas participantes. En
el modelo de la Emoenergética el origen y destino de la vida es la PERCEPCIÓN. La
mente-psique es el OBSERVADOR, la entidad volitiva que emana y se asienta en el punto de
encaje y en el núcleo emocional. El punto de encaje es EL MUNDO INTERNO. La energía
presente en el punto de encaje, que hace posible la coherencia y continuidad de la experiencia
de la vida, es la CONCIENCIA de ser. La EXISTENCIA es la relación entre el observador y lo
observado. Se manifiesta a través del sentimiento de IDENTIDAD (yo soy) y de la vivencia de
EXPERIENCIAS vinculadas a un espacio y un tiempo (yo estoy).
En la psique se pueden diferenciar dos grandes tipos de funciones a través de las cuales
modelamos la realidad e interactuamos con ella: los SENTIDOS y las EMOCIONES. Los
sentidos disponen de órganos dedicados con estructura física reconocible. Las emociones sin
embargo han sido el caballo de batalla del filósofo, del místico, del psicólogo y del científico a
lo largo de la historia. Son escurridizas por la dificultad que conlleva identificarlas y numerarlas
con claridad, no contando aparentemente con órganos físicos dedicados. La experiencia
subjetiva que difiere de una persona a otra es fruto del funcionamiento emocional de cada cual
y de los sistemas de creencias incorporados. Precisamente esa subjetividad es el mayor
problema a la hora de establecer un modelo unificado. Desde el punto de vista del sistema
nervioso, los sentidos han reclutado fundamentalmente zonas periféricas del cerebro, en el
córtex. Sin embargo, las emociones parecen utilizar sobre todo áreas profundas en el interior
del encéfalo. Como ya se ha dicho, la Resonancia Bioenergética dispone de este
revolucionario modelo teórico-práctico, la EMOENERGÉTICA, que pretende explicar y
enseñar qué son las emociones y los sentidos. Ofrece un sistema pseudocientífico que tiene
su origen en la observación y estudio del cuerpo sutil del ser humano a través de un
mecanismo de percepción ampliada superespecializado que he desarrollado a lo largo de
los años. Esto me ha permitido adentrarme en las emociones humanas desde una
perspectiva poco ordinaria y a la vez altamente eficaz. La Emoenergética no solo puede
llevar a comprender mejor la naturaleza de la mente, también ofrece un esquema práctico
con el fin de servir como guía para aquéllos que desean aprender y crecer en lo personal y
e n lo transpe rsonal. En este sistema, las funciones emocionales jerárquicamente principales

85
(EMOCIONES NUCLEARES) son redefinidas para salvar las limitaciones presentes en nuestra
cultura. Se las llama EMOENERGÍAS. Son unas unidades formadas por ESTRUCTURAS,
FUNCIONES específicas y RECURSOS ENERGÉTICOS propios, que se organizan para crear
el NÚCLEO EMOCIONAL, que es parte esencial del órgano energético que permite la
percepción: el PUNTO DE ENCAJE. El núcleo emocional es la maquinaria a través de la cual
el ente biológico-sutil se convierte en PERSONA. Las emociones nucleares son las
responsables de organizar, integrar e intensificar la información sensorial.
La PERSONALIDAD individual es, en primer lugar, el producto emergente de la
organización (normalmente asimétrica) del NÚCLEO EMOCIONAL y de sus 6
EMOENERGÍAS o emociones nucleares, así como de su relación con el mundo. La baja
simetría emocional se manifiesta en forma de bloqueos, excesos, carencias e inversiones de
polaridad en las emociones que causan, por un lado, la desviación en sus funciones
naturales inmanentes, y por otro la ruptura de la ley de COMPLEMENTARIEDAD SIN
DOMINANCIA que las 6 emociones nucleares deben cumplir para aumentar su simetría.
Como consecuencia, se generan intensificaciones excesivas y recurrentes en algunas de
ellas y desvitalizaciones en otras. Así, durante el proceso de aprendizaje, se incorporan
SISTEMAS DE CREENCIAS y MAPAS DE DEPENDENCIA EMOCIONAL, cuyo
objetivo es sostener dichos patrones antisimétricos y, a través de ellos, una visión
distorsionada, exagerada o limitada de UNO MISMO, del MUNDO y de la EXISTENCIA.
¿Podemos al menos pensar que parte de nuestro proceso evolutivo, posiblemente, pase por
conseguir aumentar la simetría emocional y llegar a trascender nuestro propio mapa de
dependencias emocionales?. Ésta sería la manera de sublimar nuestra personalidad
egoica, paso previo e imprescindible si queremos liberarnos de ella. Esto es lo que se ha
llamado la REALIZACIÓN. Entonces podríamos entrar, ser y existir de forma
equilibrada y sobria en el ámbito transpersonal, en el que ya no hay otro objetivo vital
que el de la exploración y aumento de la conciencia hasta llevarla a la totalidad del
capullo luminoso. A esto se le ha llamado la ILUMINACIÓN, el conocimiento total de uno
mismo.
Mientras tanto, en nuestra realidad ordinaria podemos observar personalidades o egos
predominantemente alegres, miedosos, tristones, impulsivos o reactivos, amorosos, fantasiosos,
racionales, introvertidos o extrovertidos en diferentes combinaciones de intensidad. Como se ha
indicado, esto influye en que se elaboren unos SISTEMAS DE CREENCIAS, no solo
condicionados por las experiencias vividas, sino también por los excesos y carencias en las
citadas energías emocionales, que probablemente la persona ya tenía al nacer. El LENGUAJE,
interno y externo, se vería altamente intoxicado por las distorsiones y dependencias
emocionales, y con ello la explicación del mundo, el SISTEMA SECUNDARIO DE
IMÁGENES, sostendría y fomentaría diferentes limitaciones perceptuales, cognitivas y
competenciales en el individuo, que se manifestarían por medio de la personalidad, la actitud
vital y la conducta. Es necesario reorganizar el DIÁLOGO INTERNO y externo si se quiere
tener algún éxito en la sanación emocional.
En nuestro actual nivel evolutivo la desviación del punto de equilibrio de cada una de las
emociones parece algo casi natural. Esto lleva entre otras cosas a una preocupación

86
obsesiva por el Yo que es retroalimentada a su vez por los esquemas perversos de
DEPENDENCIA EMOCIONAL que se originan en la infancia primeramente hacia las
figuras paternas y maternas. Así se impide que las necesidades naturales en el bebé y en el
niño de ATENCIÓN, AFECTO y APOYO evolucionen hacia habilidades autónomas y
equilibradas en el adulto de AUTOIMAGEN, AUTOESTIMA y AUTOVALORACIÓN.
Las dependencias emocionales se convierten así en el origen y sostén de la personalidad y
del EGO.
La cantidad y calidad de recursos energéticos presentes en cada una de las emoenergías o
emociones nucleares en el momento de la concepción sería similar para la mayoría de los seres
humanos. Estas estructuras emocionales están en potencia en el huevo fecundado. Al igual que
el resto de sistemas, necesitarán concretarse a través de un proceso generativo y madurativo
durante la etapa fetal, dependiente en primer lugar de la genética que el individuo ha heredado.
Mientras que las ESTRUCTURAS EMOENERGÉTICAS se van desarrollando ya se verán
influidas por el entorno y por la madre, reaccionando de forma más o menos adaptativa. Hay
que entender que la vida uterina es el primer mundo que condicionará muchos de los excesos y
carencias presentes en la personalidad. El aprendizaje emocional empieza en el mismo instante
de la concepción.
La estructura emergente de la unión orgánica de las emoenergías, el NÚCLEO
EMOCIONAL, está compuesto por 6 Unidades Procesadoras de las EMOCIONES
NUCLEARES que son en orden bioenergético la ALEGRÍA, el MIEDO, la TRISTEZA, la
FUERZA MOTRIZ, el AMOR y la RECREACIÓN. Es un sistema dinámico, en el que cada
una de las emoenergías está conectada con los seis sentidos y viceversa. Funciona a través de
retroalimentaciones conforme a unas leyes de cambio de fase y control que en una situación
ideal de simetría generarían procesos emocionales cumpliendo la ley de
COMPLEMENTARIEDAD SIN DOMINANCIA.
Puedes ver el gráfico del núcleo emocional al final del libro.
ESQUEMA DEL NÚCLEO EMOCIONAL:
NÚCLEO DOLOROSO: MIEDO, TRISTEZA, FUERZA MOTRIZ.
NÚCLEO GOZOSO: AMOR, RECREACIÓN, ALEGRÍA.
TRÍADA INICIAL: AMOR, ALEGRÍA, TRISTEZA.
TRÍADA EVOLUTIVA: MIEDO, FUERZA MOTRIZ, RECREACIÓN.
POTENCIA CREATIVA: TRISTEZA, RECREACIÓN. Pensar. Aprendizaje. POTENCIA
CONSERVATIVA: MIEDO, AMOR. Sentir. Protección.
POTENCIA TRANSFORMATIVA: ALEGRÍA, FUERZA MOTRIZ. Hacer. Movimiento.
CICLO GENERATIVO-INFORMATIVO:
La ALEGRÍA cambia de fase hacia el MIEDO. El MIEDO cambia de fase hacia la TRISTEZA.
La TRISTEZA cambia de fase hacia la FUERZA MOTRIZ. La FUERZA MOTRIZ cambia de
fase hacia el AMOR.
El AMOR cambia de fase hacia la RECREACIÓN.
La RECREACIÓN cambia de fase hacia la ALEGRÍA.
CICLOS LIMITATIVOS-CONTROLADORES:
La ALEGRÍA pone límites a la TRISTEZA. La TRISTEZA pone límites al AMOR.

87
El AMOR pone límites a la ALEGRÍA. (Ganancia-Pérdida-Conservación).
La RECREACIÓN pone límites al MIEDO.
El MIEDO pone límites a la FUERZA MOTRIZ.
La FUERZA MOTRIZ pone límites a la RECREACIÓN. (Generación-Destrucción-
Movimiento).
Los ciclos generativos y limitativos deben tener una circulación energética dextrógira, en el
sentido de las agujas del reloj. En caso contrario se producen inversiones de polaridad en las
emoenergías y sus funciones se pervierten manteniéndose el sistema en un nivel bajo de
simetría.
El núcleo emocional permite la emergencia de funciones en el nivel emocional, cognitivo e
intelectual. Funciona como un todo, que para sostener a la EXPERIENCIA individual,
selecciona, activa y reorganiza las grandes bandas de energía emocional, refundiéndolas con la
información proveniente de los sentidos, formando racimos de información que construyen los
OBJETOS COGNITIVOS, el mundo y el sentimiento de identidad. Recordemos que el núcleo
emocional (las 6 emoenergías) y el núcleo sensorial (los 6 sentidos) son parte de ese órgano
sutil tan especial situado en la superficie de nuestro capullo luminoso: el PUNTO DE
ENCAJE. Éste es el que impulsa la diversificación y evolución del sistema nervioso, la
especialización sensorial, los órganos y la fisiología en los seres orgánicos, según la especie a la
que pertenecen. Es el origen de la vida misma, así como el asiento de la MENTE-PSIQUE.
Como se puede ver en el esquema del núcleo emocional, 3 de las emoenergías son gozosas
(mecanismo del placer) y 3 son dolorosas (mecanismo del dolor). Esto tiene implicaciones
filosóficas y prácticas enormes, ya que significa aceptar el hecho energético de que una
buena parte del unive rso-cre ación e stá construido de DOLOR. El núcle o e mocional re
fle ja los nive le s de organización o propiedades fundamentales existentes en la
naturaleza. Aunque todos los seres lo experimentan ampliamente a lo largo de su vida, el ser
humano ha intentado negar a menudo la universalidad del dolor considerándolo solo como una
experiencia subjetiva a erradicar. Sin embargo, cada una de nuestras funciones son reflejo
microcósmico del macrocosmos existente; como es arriba, es abajo; como es dentro, es fuera.
El dolor señaliza los daños, las pérdidas y el desgaste. Intensifica los bloqueos y la entropía
transformándolos en una experiencia cognitiva consciente. Así se convierte en parte esencial
del mecanismo que estimula la búsqueda de equilibrio y evolución en los seres, aunque a
menudo la distorsión en la simetría emocional hace que el ser humano sufra y haga sufrir
mucho más de lo necesario.
El concepto de DOLOR en la Emoenergética se refiere al dolor físico o emocional, así
como a cualquier sensación desagradable incluidas las de incomodidad o las resultantes de
trabajar o esforzarse. Debemos aprender a trazar caminos eficaces que nos lleven desde los
recurrentes estados dolorosos (bloqueos, pérdida, desgaste) hacia los de gozo (conexión,
curiosidad, expansión), enriqueciéndonos una y otra vez en experiencias, conocimiento,
virtudes y energía. De esta manera se desarrolla la adecuada ACTITUD VITAL que evita el
estancamiento cuando las cosas vienen fáciles y el derrotismo cuando se presentan difíciles. Sin
embargo el intento de eliminación u ocultación del dolor sin más es una ruleta rusa, una acción
imprudente bajo la falsa creencia o esperanza de que si el dolor se acaba, el problema se

88
resuelve.
Los 6 sentidos (vista, oído, cinestesia, gusto, olfato y lenguaje) se enfocan y filtran el
MUNDO EXTERNO a través de sus propias características perceptuales, creándose
también un MUNDO INTERNO virtualizado que es una representación construida a
través del pensamiento y la imaginación. Las emoenergías del núcleo emocional se conectan
junto con los 6 sentidos de forma primaria con el mundo externo, y de forma secundaria con el
mundo interno, debiéndose respetar este orden jerárquico en aras de mantener la cordura.
Cuando se da prioridad emocional al mundo interno “imaginado o pensado” con respecto al
mundo externo “percibido” se multiplican los problemas. Las emoenergías reinterpretan,
organizan, integran e intensifican la información enfocada y filtrada por los órganos
sensoriales, puesto que cada una de las emociones nucleares está acoplada con cada uno de los
6 sentidos. Una vez reorganizada, la información es devuelta desde el núcleo emocional
para que de nuevo sea percibida internamente por los 6 sentidos y así continúe siendo
recombinada con la información externa que éstos no han parado de percibir. Este
proceso retroalimentativo y constante produce efectos muy curiosos, especialmente sobre
dos de los sentidos. En primer lugar, estimula en la psique el sentido del LENGUAJE,
generándose una EXPLICACIÓN DIALÉCTICA que va acompañada de otras
representaciones sensoriales internas (sobre todo visuales y auditivas, aunque también en
algunas ocasiones olfativas y gustativas). En segundo lugar, activa la sensibilidad a través
del sentido CINESTÉSICO, que transfiere al cuerpo físico una SENSACIÓN de placer o
de dolor, de bienestar o de malestar. En la Emoenergética este sentido agrupa funciones
diversas como el tacto, la propiocepción, la sensación de posición, la sensación de movimiento,
la sensación de equilibrio
o desequilibrio y la percepción del frío y del calor; todas ellas se encuentran intensificadas por
la sensación de placer-dolor, comodidad-incomodidad. Quizás hubiera sido más correcto
categorizar de otra forma los sentidos, agrupándolos en exteroceptores e interoceptores, tal
como lo está haciendo la ciencia, pero esto haría un poco más confusa y menos práctica la
explicación de cómo los 6 sentidos se organizan a través de las emoenergías y se enfocan, tanto
en el mundo externo como en el mundo interno, en un ciclo sin fin. Así que el núcleo
emocional forma parte esencial del punto de encaje, que a su vez es el mundo interno, el asiento
de la mente, del observador, y fuente de sus funciones cognitivas, perceptivas, emocionales,
creativas, de memoria e intelectivas. Lo que la gente llama FELICIDAD es un estado de
percepción cinestésica agradable, más o menos temporal o persistente en el tiempo. Sin
embargo, desde el punto de vista de un perceptor de la energía, es muy diferente SENTIRSE
bien a ESTAR bien. Para salvar este problema desarrollé el concepto de SIMETRÍA
EMOCIONAL. Este modelo solo tiene una pega. Si alguien quiere conocer por sí mismo lo
eficiente que es su simetría emocional o la de otra persona, tiene que convertirse en un
perceptor de la energía sutil y ser entrenado de forma especializada para poder ver y cuantificar
directamente esta propiedad del núcleo emocional en el campo energético.
Tener una gran SIMETRÍA EMOCIONAL es el resultado de reorganizar el núcleo
emocional y acceder a reservas de energía vinculadas con la personalidad y el psiquismo
que en la mayoría de las personas aparecen bloqueadas o pervertidas, así como conectar

89
de forma adecuada las emoenergías y los sentidos con los mundos externo e interno,
formando un todo sinérgico, una estructura en forma de MANDALA. Cada emoenergía
debe mantener su LUGAR para ser simétrica, lo que quiere decir que es necesario que cumpla
su función en sinergia con las demás, con la intensidad precisa, en el tiempo y espacio
adecuados, cumpliendo la ley de COMPLEMENTARIEDAD SIN DOMINANCIA. Es un error
intentar bloquear las emociones dolorosas e hiperactivar las gozosas. Todas deben estar
ajustadas, sincronizadas y funcionando adecuadamente. Los resultados de conseguir desarrollar,
sostener y vivir en este estado especial de la mente que es la simetría emocional se manifiestan
en el mantenimiento de una equilibrada y positiva ACTITUD VITAL, persistente en el tiempo
e INDEPENDIENTE de las circunstancias, unida a una disminución de los conflictos internos y
de la frustración, y a un aumento de la consciencia junto con una percepción afinada y ajustada,
capaz de ser una herramienta eficiente de desarrollo y evolución.
Desarrollar la simetría del núcleo emocional solo es posible reorganizando y limpiando el
INVENTARIO a través del cual vivimos, sostén de la AUTOIMAGEN y de la IMAGEN
DEL MUNDO. El inventario en el individuo está compuesto por sistemas de identidad,
sistemas de creencias, decisiones, estrategias y conductas. Hay que analizar su eficacia y
reajustar los propios SISTEMAS DE CREENCIAS y el MUNDO INTERNO. Es necesario
aceptar a la propia SOMBRA para gradualmente conocerla, integrarla y llenarla de luz poco a
poco. Hay que reeducar a los 6 sentidos, fortalecer la atención y la IMAGINACIÓN. Hay que
estar abierto a aprender y trabajar persistentemente para aumentar la propia SIMETRÍA
EXPERIENCIAL de forma consciente y voluntaria, mejorando las competencias y estrategias
que utilizamos en el mundo de todos los días. Hay que identificar y aceptar las propias
necesidades, motivaciones y OBJETIVOS VITALES, y entonces discernir entre los perversos y
los simétricos. Es necesario conocer los problemas con los que cargamos, rehaciendo los
INTERESES y las decisiones que nos mantienen unidos o separados de ellos. Es necesario
revaluar las RELACIONES
que mantenemos y acabar con las que sean dañinas o tóxicas. Hay que preguntarse a uno
mismo si se está haciendo lo que es necesario. Si no es así, es que te estás siendo INFIEL.
Lo habitual es tener malos sentimientos hacia la persona que te es infiel, pero es mucho peor
cuando esa persona eres tú y sientes la traición desde y hacia dentro. Así que, establece
prioridades, imagínate dentro de un año cómo te sentirás si sigues sin hacer los cambios que
necesitas, y después pregúntate cómo sera tu vida dentro de 5, de 10, de 20 años si te sigues
siendo infiel. Ahora imagina lo contrario, ¿cómo me sentiré si acepto el reto y me mantengo en
la dirección que quiero a lo largo de mi vida?. Piensa en cómo te sentirás; visualízate dentro de
5 años, de 20 años, o cuando te mueras. ¡Qué gusto poder morir sabiendo que te has sido fiel!.
Qué gratitud se puede sentir entonces hacia la vida que se te ha prestado. Así es como se
convierte una existencia penosa, cómoda o simplemente gastada, en una MARAVILLA hasta el
final. La simetría emocional es un camino en el que la vida se experimenta como un RETO
de aprendizaje y consciencia, en el que uno acepta a partes iguales el disfrute, el temor, la
pérdida, la lucha, el amor y la belleza inherentes a la propia existencia.
Es necesario adquirir y disponer de estrategias y aprendizajes que sostengan un cierto equilibrio
y fluidez en los ámbitos intelectual, creativo, afectivo, social y económico. Es decir, hay que

90
trabajar en aumentar y mejorar el DESARROLLO HORIZONTAL, para que éste forme unos
sólidos cimientos sobre los que la simetría emocional pueda elevarse con seguridad. Sin lugar a
dudas, la simetría emocional es una vía a través de la cual la mente humana puede abandonar
completamente el nivel de la bestia, para desarrollarse verdaderamente en el nivel humano, con
el propósito de ser capaz en algún momento de dar el salto al nivel transpersonal, en el que los
únicos aprendizajes que valen son los que promueven el aumento de la CONSCIENCIA DE
SER. La simetría emocional no elimina el dolor, salvo el que era generado de forma perversa
por la propia mente. Sin embargo otorga a la persona un tipo especial de impulso y
SOBRIEDAD, extremadamente útiles para aprender lo necesario y caminar con dignidad en
este sendero de la vida.
La falta de simetría emocional se puede considerar un indicador de cuan lejos se está de la
posibilidad de realizar desarrollos verticales. Aunque también es posible encontrar individuos
que han conseguido algún desarrollo y expansión en su conciencia y aun así mantienen una
simetría emocional baja. En este caso es debido a que tales sujetos han decidido crecer a través
del camino tenebroso, el que lleva a la morbidez, a veces casi sin darse cuenta y otras de forma
completamente voluntaria y consciente, intentando aumentar la propia conciencia a cambio del
crecimiento de la oscuridad en sus semejantes y de la degeneración propia como ser humano,
alterándose su empatía hasta convertirse en verdaderos psicópatas. Posiblemente la única
manera de aumentar la conciencia sin aumentar la simetría emocional es a través del desarrollo
del Ver energético, provocando estados alterados en la percepción, bien con drogas
psicodélicas, bien a través de la práctica de técnicas de percepción ampliada o mediante
emergencias espontáneas de experiencias visionarias, que se producen más habitualmente en
personas que tienen alteraciones estructurales graves en el punto de encaje, teniendo además el
núcleo emocional dañado y fragmentado. Los desarrollos asimétricos del núcleo emocional
generan configuraciones en forma de PUNTA DE LANZA o PUNTA DE LANZA ROTA
y perpetúan las características pertenecientes a la bestia en lo humano (esquemas de
depredación-presa, ataque-huida y dueño- esclavo hacia los que son de nuestra propia
especie, así como alteraciones en la EMPATÍA).
Las EXPERIENCIAS son importantes en el desarrollo de la habilidad de la TOMA DE
DECISIONES que todo ser vivo se ve impelido a utilizar a cada paso. Sin embargo, la
experiencia no condiciona por completo las decisiones de una persona, sino que tan solo las
influye. De la calidad y el acierto de cada decisión tomada dependerá la manifestación de una
simetría emocional mayor o menor, de una personalidad más sublimada o más burda.La
PERSONALIDAD se manifiesta a través de la CONDUCTA, y ésta a su vez vuelve a
alimentar a la personalidad. La personalidad es un estado, sin embargo, la conducta es un
proceso mediado por la toma de decisiones, y por ello modificable desde el punto de vista
del individuo. La SELECCIÓN DE OBJETIVOS se alimenta del INTERÉS. Es el punto de
inicio en el proceso de toma de decisiones, formando ambas funciones la base del mecanismo
del LIBRE ALBEDRÍO. El interés nace de la NECESIDAD. Cuanta más simetría emocional se
tiene, mejor se reconocen las necesidades esenciales, aquéllas que llevan al individuo a
equilibrarse y a seguir creciendo. La necesidad forma parte de la vida. Negarla solo conduce a
más problemas. Sin embargo, sí que hay que librarse de las necesidades perniciosas, aquéllas

91
que nos alejan de la SIMETRÍA SAGRADA, generando más entropía psicoemocional,
ignorancia e involución. El resto, simplemente hay que ir compensándolas adecuadamente para
continuar de manera equilibrada con el CONOCIMIENTO del SER que somos.
Para llegar a desarrollar una PERSONALIDAD MANDÁLICA también se hace
necesario la búsqueda, activación y desarrollo consciente e incesante de las VIRTUDES
ESENCIALES. En este modelo son la MOTIVACIÓN, la PRUDENCIA, la PACIENCIA, la
PERSISTENCIA, la AMABILIDAD y la TEMPLANZA. El objetivo es alcanzar una
SOBRIEDAD impecable e imprescindible, ya que el camino del conocimiento está lleno de
trampas inimaginables en las que el EGO puede camuflarse como el monstruo de las mil caras
que es. Adicionalmente, hay que cultivar la RENUNCIA a la queja, la desmitificación de la
IMPORTANCIA PERSONAL y el acceso reiterado al SILENCIO INTERNO mediante
prácticas de MEDITACIÓN reales, activas y pasivas. Es fundamental permanecer en una
modalidad de autoanálisis tranquilo e introspección sin juicio. Es imprescindible practicar
persistentemente técnicas de RECAPITULACIÓN, con el objetivo inicial de aliviar las
tensiones existentes y lidiar mejor con las que vayan emergiendo desde el inconsciente, y
también con el propósito de purificar el propio CAPULLO LUMINOSO y liberarlo de las
energías exógenas incorporadas a través del contacto social. Hay que desarrollar además un
verdadero pensamiento analítico, que se complemente con una visión holístico-energética
y sistémica (todo está conectado) y transpersonal (soy más que un cuerpo físico) de la
realidad, así como afinar los sentidos y reorganizar el lenguaje. Todo esto con el objetivo de
cambiar nuestra visión de conjunto (SISTEMAS DE CREENCIAS) y adaptar nuestra imagen
de la vida y del mundo a los retos que como seres humanos y conscientes tenemos. Así irá
llegando gradualmente la SABIDURÍA en forma de DISCERNIMIENTO y la
IMPECABILIDAD, que se obtiene a través del INTENTO INFLEXIBLE de hacer crecer,
equilibrar y mantener la sinergia entre las virtudes que es en realidad la SIMETRÍA
EMOCIONAL. La elevada simetría emocional es un estado ideal a la hora de enfrentar
eficientemente el acertijo ancestral sobre la existencia y papel del bien y del mal. Para ello se
debe persistir a lo largo de la vida en la disminución de las DEPENDENCIAS
EMOCIONALES, REVERSOS PSICOLÓGICOS, MALIGNIZACIONES y DEFECTOS DEL
EGO (crecimiento emocional, el camino del guerrero) para acometer entonces su posterior
erradicación (crecimiento transpersonal, la batalla final), o lo que es lo mismo, a la aniquilación
del ego para entrar y vivir en la REALIZACIÓN o nivel transhumano. ¿Y si el mal
consistiera en desperdiciar las posibilidades de desarrollo y conciencia que tenemos como seres
humanos, usando nuestra capacidad de decidir de forma pervertida, convirtiendo el acto
prodigioso de vivir en una rutina seriada de despropósitos, banalidades, apegos, vanidades,
lamentaciones, malas imitaciones, olvidos, ilusiones y falsedades?.
54. Las Edades del Hombre.
El ser humano forma parte de la naturaleza y de la propia Tierra. Sin embargo, nuestro
asombroso proceso evolutivo nos llevó a establecer una brecha diferencial con el resto de las
especies orgánicas. Para entender esta diferenciación es clave conocer una función psicológica
que verdaderamente nos separa de los animales: la empatía.
La EMPATÍA es la capacidad de elaborar construcciones mentales y emocionales a través

92
de las cuales se virtualizan los estados del otro en el propio mundo interno, con el objetivo
de intentar comprender, predecir y conectar con las emociones y necesidades ajenas. Este
tipo de conducta o competencia psicoemocional no existe en el resto de las especies, ya que
viven e interactúan exclusivamente dentro del ámbito instintivo: depredador-presa, ataque-
huida, dominador-dominado, protección de la progenie. La empatía hace que nos preocupemos
por el otro e incluso genera preocupación hacia el estado de las otras especies, algo
absolutamente inaudito en el esquema natural. La empatía requiere de elaboraciones
mentales tan complejas que debió desarrollarse al mismo tiempo que el cerebro rebasó un
grado evolutivo suficientemente grande como para que emergiera la otra gran
característica humana, el LENGUAJE VERBAL. La teoría de la EMOENERGÉTICA dice
que la empatía es la función que nos hace humanos y nos aleja del nivel de la bestia. Algunos
animales, sobre todo los mamíferos y especialmente los depredadores, disponen de una función
empática incipiente, aunque muy alejada en complejidad de la que poseemos los humanos. La
empatía, al igual que el resto de funciones cognitivas y emocionales, es una función
emergente del NÚCLEO EMOCIONAL. Como se ha dicho, éste es una estructura sutil
que forma parte del PUNTO DE ENCAJE, el órgano energético en el que la percepción es
encajada y fijada para ser convertida en e xpe rie ncia. El NÚCLEO EMOCIONAL e stá
formado por 6 grande s UNIDADES PROCESADORAS, bandas o racimos de e ne rgía
sutil, las EMOCIONES NUCLEARES o EMOENERGÍAS (ALEGRÍA, MIEDO,
TRISTEZA, FUERZA MOTRIZ, AMOR y RECREACIÓN). Cada emoenergía forma parte
y está conectada con uno de los 6 grandes tipos de organización existentes en el universo, las
EMOCIONES ENGRANDE, las cuales se pueden reconocer por ejemplo a través de las
siguientes características:
1. Expansión, entropía, fragmentación, contracción, unión, simetría.
2. Fluidez, control, análisis, ejecución, memorización, búsqueda.
3. Ganancia, destrucción, pérdida, movimiento, conservación, creación.
Las 6 EMOENERGÍAS son como los colores básicos con los que se podría pintar cualquier
cuadro, o como las notas musicales mediante las cuales se podría componer cualquier melodía.
Todas las emociones, sensaciones, habilidades cognitivas y competencias son productos
refinados que el núcleo emocional emana. La REALIDAD COGNITIVA TEMPORAL y
concreta (la que experimenta el individuo en el momento llamado ahora) es una
destilación, transformación e interpretación de la REALIDAD ABSTRACTA ETERNA.
Es el fruto proveniente de la combinación sinérgica de los procesos de selección y enfoque
realizados por los 6 sentidos (incluido el lenguaje) junto a la organización, integración e
intensificación aportadas por acción de las 6 emoenergías. Cada emoenergía tiene
características únicas y complementarias a las demás mediante las cuales ordenan y dan
forma a la realidad sensorial y cognitiva. La EMPATÍA es una compleja función emergente de
las 6 emoenergías, por lo que su calidad individual será dependiente de su configuración
particular (PERSONALIDAD), de la SIMETRÍA EMOCIONAL de las mismas y también, en
parte, de la SIMETRÍA EXPERIENCIAL adquirida.
Para entender mejor el NÚCLEO EMOCIONAL es necesario imaginárselo como una
maquinaria con 6 subsistemas principales (estructuras). Éstas forman un todo

93
interconectado a través de 15 CANALES REGULADORES que generan procesos
retroalimentativos de estímulo e inhibición entre las 6 emoenergías. Cuando el núcleo
emocional dispone de la suficiente simetría, las 6 emociones nucleares funcionan bajo la
ley de COMPLEMENTARIEDAD SIN DOMINANCIA. Estas estructuras vivas son como
contenedores de funciones que absorben, procesan y emiten respuestas emocionales y
cognitivas diferenciadas, según su propia naturaleza, desde y hacia el entorno (MUNDO
EXTERNO), hacia la propia matriz individual y hacia el PUNTO DE ENCAJE (en donde se
construye el MUNDO INTERNO). Estas UNIDADES PROCESADORAS para su
funcionamiento disponen de una cierta cantidad de energía funcional (utilizable) que debe estar
modulada apropiadamente por la propia emoenergía para que vibre en resonancia con ella
misma. Sin embargo es posible, de hecho muy frecuente, que cada subsistema tenga en su
interior cierta cantidad de energía funcional que no le corresponde, proveniente de algunas de
las otras emoenergías. Toda energía emocional desajustada funciona como una toxina psíquica.
El perceptor entrenado en la Resonancia Bioenergética puede percibir y medir la simetría del
núcleo emocional de forma precisa. Lo hace mediante un sistema de percepción extrasensorial,
la RESONANCIA, que le sirve para dimensionar numéricamente los datos obtenidos,
apoyándose para ello en la que he venido a llamar la Escala del Arco (puedes verla al final del
libro). A la porción utilizable (no bloqueada, ni derivada, ni invertida) de energía propia
autorreferente que cada unidad procesadora tiene en su interior y que NO está contaminada por
el esquema dominador-dominado se la llama SIMETRIZADA.
LA ESCALA DEL ARCO:
La ESCALA DEL ARCO es muy eficaz a la hora de representar las mediciones obtenidas al
estudiar, mediante la percepción por resonancia, todos los fenómenos que tienen que ver con
la vida, la percepción y la conciencia.
Sirve para cuantificar en forma de magnitudes fácilmente entendibles los funcionamientos
simétricos o antisimétricos del cuerpo físico, la mente-psique y el cuerpo energético, y también
de cualquiera de sus elementos, subsistemas o funciones.
Esta escala muestra una proporción exponencial definida a través de los 10 NIVELES de
simetría que componen un GRADO y contempla la existencia de un número limitado de grados
potenciales (evoluciones supersimétricas posibles) para cada sistema concreto, cuyas
magnitudes aumentan de grado a grado siguiendo la proporción áurea. Es incorrecto pensar
que, por ejemplo, 3 grados están compuestos por 30 niveles. Cada grado siempre tiene 10
niveles posibles, por lo que existen niveles de grado 1, niveles de grado 2, niveles de grado 3,
etcétera.
Una buena parte de los sistemas físicos pueden funcionar hasta en 3 grados de simetría,
aunque algunos pueden hacerlo hasta 12 (como por ejemplo el sistema nervioso y el
endocrino). Puedes ver un gráfico con 12 escalas al final del libro.
El núcleo emocional y cada una de las emoenergías pueden desarrollar su simetría hasta en 12
grados.
El cuerpo energético y sus subsistemas por lo general pueden funcionar hasta en 12 grados de
simetría.
Hay diferentes tipos de seres humanos en cuanto a sus posibilidades de expansión de la

94
conciencia. Al menos he observado 3 clases diferentes; los que pueden expandirla hasta un
total de 21 grados, los que lo pueden hacer hasta 44 grados y los que pueden desarrollar hasta
144 grados su CONCIENCIA DE SER. En cualquier caso, la media humana escasamente llega
al nivel 5 del grado 1 y son muy raros aquellos que consiguen llegar al grado 2.
Al nivel 1 del primer grado de la Escala del Arco se le llama SIMETRÓN (la unidad de
simetría). El nivel 10 del primer grado tiene 39.800 simetrones (treinta y nueve mil
ochocientos).
En el plano físico, los funcionamientos orgánicos, celulares, moleculares, etcétera, deben
mantenerse funcionando al menos en un nivel 5 de simetría, de lo contrario se puede hablar de
funcionamientos patológicos. En general, si cualquiera de las funciones físicas se sitúa en el
nivel 3, se corre peligro y en el nivel 2 pudiera significar que el sujeto se encuentra en una
situación de muerte inminente.
A través de la ESCALA DEL ARCO se puede medir también el RENDIMIENTO PERVERSO de
cualquier sistema vivo y de las propias emociones. Un nivel de bloqueo de 4 sobre 10 se
considera normal, un efecto de la entropía asociada a cualquier estructura o función. Los
rendimientos perversos o BLOQUEOS de 5 se empiezan a considerar patológicos, aunque se
tratan como claramente perjudiciales a partir del 7. El 10 de rendimiento perverso en
cualquiera de nuestros subniveles supondría la muerte inmediata.
En el ámbito de la simetría emocional, un simetrón (que es lo que corresponde al nivel 1 del
grado 1), es el nivel mínimo de energía simetrizada con la que una persona puede hacer
funcionar sus emociones, incluso de forma relativamente íntegra, dentro del estándar humano.
La energía emocional que hay dentro de cada unidad procesadora puede estar
SIMETRIZADA, DESVIADA, BLOQUEADA o con la POLARIDAD INVERTIDA. La
energía emocional SIMETRIZADA es la que cumple su función natural eficazmente,
expresándose en el tiempo preciso y con la intensidad adecuada, cumpliendo la ley de
complementariedad sin dominancia. La energía BLOQUEADA en el núcleo emocional es
como un peso, no hace nada pero nos desgasta. La energía con POLARIDAD INVERTIDA
promueve funciones incorrectas y es a menudo producto de la intoxicación de las unidades
procesadoras por las otras emoenergías. Esto es debido a una activación recurrentemente
desigual de ciertas emociones nucleares en detrimento de otras. Esta inercia asimétrica se
hereda en gran parte, para después ser modificada o intensificada a través de las experiencias y
aprendizajes adquiridos, especialmente los ocurridos antes de la edad de los 7 años. La energía
DESVIADA del núcleo emocional es energía que está siendo utilizada (junto con la
simetrizada) para alimentar competencias y estrategias que forman parte de la SIMETRÍA
EXPERIENCIAL, pero que es antisimétrica desde el punto de vista emocional.
En el momento de la concepción todos los seres humanos disponemos de una cifra similar
de energía emocional potencial que alimentará y formará el núcleo emocional durante la
maduración fetal. Esta cantidad inicial de la concepción es lo que llamo el grado 1
(compuesto de 10 niveles, con un total de
39.800 simetrones). Y el GRADO UNO no es más que la energía con la que somos
concebidos. El núcleo emocional de cualquier ser humano se podría desarrollar en forma de
MANDALA de hasta 12 grados, que aumentan su energía funcional siguiendo la

95
PROPORCIÓN AÚREA, pudiendo alcanzar un total de unos 2.550 millones de simetrones
(energía funcional simetrizada). Los MANDALAS son aquéllos que han conseguido
desarrollar su núcleo emocional de manera que su simetría emocional, como mínimo, se
encuentra por encima del nivel 10 del grado 1. Son los que utilizan sus emoenergías en su
forma SUPERSIMETRIZADA en valor de más de 40.000 simetrones (grados 2 al 12). La
inmensa mayoría de los bebés nacen con una simetría emocional muy inferior al nivel 10 de
grado 1, ya que sus madres ya nacieron por debajo de ahí y también las madres de sus madres
(mito del pecado original). En la etapa fetal el núcleo emocional del bebé madura y se simetriza
en base a cómo sus características genéticas y personales se adaptan o desadaptan a las de la
madre.
Hace unos años que puedo hacer lecturas energéticas de grupos, ciudades, países, humanidad...
en la mayor parte de nuestra era, los últimos 2000 años, la simetría emocional de la humanidad
ha estado al nivel 3 (unos 84 simetrones de los 39.800 potenciales del grado 1), aunque en
algunos periodos bajó al 2 (16 simetrones). En el siglo XX la humanidad ha estado al 4 (278
simetrones). Esta medida es la media humana, resaltando el hecho de que han existido grandes
diferencias entre unos países y otros, incluso entre unas regiones y otras. En general se observa
en el siglo XX una relación entre simetría emocional y desarrollo económico y democrático
combinados. Los países más avanzados económica y democráticamente al mismo tiempo,
fueron los que más simetría emocional tuvieron, llegando en algunos casos, a finales del siglo
pasado, hasta el nivel 6 (1592 simetrones). Parece que era parte de un ciclo en el que el avance
de las democracias y de su economía ha influido positivamente en la simetría emocional a pesar
de que escasamente media docena de países llegaron a estar al 6, lo que significa utilizar
simétricamente el 4% del potencial emocional del grado 1. Pero en mayo de 2001 el ciclo
cambió y los países que estaban por encima del 1 empezaron a bajar, existiendo otros 2 cortes
abruptos más, uno que empezó en marzo de 2008 y otro en febrero de 2011; en este último la
humanidad alcanzó la simetría emocional más baja de nuestra era, el nivel 1, haciéndose
imposible bajar más. Estar al 1 significa utilizar 1 simetrón, el 0,0025% de nuestra simetría
emocional potencial de la concepción; el resto de la energía se utiliza pero de forma
antisimétrica, o como mucho a través de la SIMETRÍA EXPERIENCIAL. En otoño de 2011 el
nivel de simetría emocional de nuestra especie volvió a subir al nivel 2.
El ser humano me sigue pareciendo un poco extraño. Tenemos este increíble potencial y
simplemente lo desperdiciamos; es difícil entenderlo. Incluso con una pequeña cantidad de
simetría emocional seguimos teniendo empatía, ésta nos mantiene humanos y facilita un cierto
respeto de unos a otros. La recesión en la simetría emocional por la que está pasando la
humanidad es peligrosa porque porta la semilla de la brutalidad. Nos adentramos en las
reglas de las bestias, pero sin la dignidad de ellas. En el animal no hay maldad, sin embargo
el humano bestializado se psicopatiza. Sin empatía no hay respeto por los demás y se dan
aberraciones en la conducta en diferentes grados. Desgraciadamente, en los países democráticos
empezamos a ver conductas en las que no solo se ven individuos brutalizados, que los ha
habido siempre, también se observa un aumento de los comportamientos colectivos perversos.
Los estados siempre se han resistido a los cambios. Las administraciones son conservadoras por
naturaleza. Aunque muchos puedan pensar lo contrario, hoy en día los estados democráticos

96
están manteniendo el equilibrio social como un andamio en un edificio enfermo, ya que cada
vez hay un mayor número de
individuos, que si por ellos fuera, llevarían al suicidio colectivo o al caos a la sociedad,
habiendo caído en una falta de MOTIVACIÓN vital que es preocupante. Por supuesto los
estados deben mejorar, aunque lo más importante es que los individuos mejoren para que sus
gobiernos lo hagan. La responsabilidad individual hoy es más necesaria que nunca, y empieza
en los pequeños actos cotidianos. Pero para ello, no es suficiente con la educación intelectual,
que promueve la adquisición de SIMETRÍA EXPERIENCIAL. Se hace necesaria una
verdadera comprensión de nuestras emociones, aceptando el RETO de adentrarnos
verdaderamente en el NIVEL HUMANO, elevando la SIMETRÍA EMOCIONAL. El
HUMANISMO auténtico nos llevaría a la empatía verdadera, a la construcción de un
mundo verdaderamente mejor, o al menos de una vida individual plena de CONCIENCIA,
que a su vez nos sublimaría tanto como para llegar más arriba del nivel humano, al
NIVEL TRANSPERSONAL, en el que paradójicamente ya no hay empatía ni compasión,
solo hay conciencia que se mueve por los designios del espíritu. A día de hoy, ya no creo que
globalmente podamos avanzar en el corto plazo hacia la transcendencia, pero quizás ésta sea la
época en la que más individuos pueden alcanzarla. Pero no nos saltemos pasos, debemos
completar primero las EDADES DEL HOMBRE antes de llegar a las del e spíritu.
55. Impecabilidad.
El ser humano nace con una buena cantidad de luminosidad-conciencia. Por razones
desconocidas por casi todos, viene a este mundo igualmente intoxicado con el veneno de la
IMPORTANCIA PERSONAL, heredado y transmitido generación tras generación de forma
persistente e inexorable, alimentado por los patrones de la DEPENDENCIA EMOCIONAL. En
la mayoría, esta toxina irá propagando su oscuridad a lo largo de la vida tan sigilosamente que
ni siquiera se darán cuenta. Los verdaderos sabios y maestros han venido una y otra vez a
revelar la existencia de un antídoto para tal oscuridad: la IMPECABILIDAD. La semilla
de la impecabilidad es un tesoro con el que también nacemos. Sin embargo viene así, como
semilla. Su cultivo es delicado, necesitando de grandes dosis de tenacidad, paciencia,
templanza, dedicación, valentía, desapego, orden y silencio. A través del sostén de
pensamientos, palabras y obras impecables van apareciendo como rayos de luz emanados desde
el interior de uno mismo el AMOR y la ADMIRACIÓN hacia la vida: la auténtica
DEVOCIÓN. Los menos la desarrollan hasta desplegar el brillo que esconde. La devoción es
un fulgor que se combina con la impecabilidad para debilitar gradualmente a la importancia
personal. Así el EGO puede ser estrangulado poco a poco, permitiendo en su retirada la
emergencia del auténtico ESPLENDOR HUMANO, ese estado que es una rareza y sin embargo
hoy en día al alcance de muchos si lo quisieran. El poder de alguien que está y vive tan vacío de
importancia personal como lleno de impecabilidad y devoción es tal, que a pesar de que se le
pudiera dañar el cuerpo, nunca se le podría herir el alma. El ESFUERZO necesario para el
desarrollo y sostén de la impecabilidad es verdaderamente épico, más aún cuando el ego
ha sido enseñado para perseguir con verdadero interés la fantasiosa idea de la
SALVACIÓN, que esconde el deseo de vivir sin trabajar.
El concepto psicológico de ESFUERZO es paralelo al concepto de TRABAJO en la física. El

97
trabajo es ENERGÍA en movimiento y todo lo existente es energía que se mueve. Así que
no existe tal cosa como el NO ESFUERZO ya que el universo entero funciona gracias a él.
Ahora bien, hay esfuerzos útiles e inútiles, eficientes e ineficientes, simétricos y perversos... es
un arte saber distinguirlos. Nuestro NÚCLEO EMOCIONAL está formado por un núcleo
doloroso y otro gozoso, organizado a imagen y semejanza de las fuerzas del universo. En el
chamanismo se aceptó perceptual y cognitivamente el hecho de que parte de la creación estaba
compuesta de dolor. Aceptar el hecho no es lo mismo que preferirlo o buscarlo como algunos
parecen hacer, aunque es necesario aceptar la parte costosa o dolorosa del esfuerzo.
El problema existencial del ser humano consiste en permanecer atrapado en un marco
perceptual e interpretativo que le excluye como ser energético, dueño de las posibilidades para
expandir su percepción y su conciencia más allá de los sentidos ordinarios. Las
ESTRATEGIAS que a lo largo de miles de años se han puesto en funcionamiento para la
mejora de la humanidad han tenido como objetivo el mantenimiento del sistema de
DESARROLLO HORIZONTAL llamado ORDEN SOCIAL. Éste sirve a los comandos
biológicos de la supervivencia y reproducción, sin repercutir necesariamente esto en la
propia evolución individual, la de la conciencia: el DESARROLLO VERTICAL. Aunque
los sistemas sociales han evolucionado, la realidad individual del ser humano es que permanece
con los mismos problemas de siempre, resignado a continuar en la oscuridad o inconsciente de
estar en ella (Mito de la Caverna, Platón). Desde el punto de vista de alguien que es
consciente de la dimensión energética de la realidad a través del desarrollo y práctica del ver
sutil, hoy en día me es imposible continuar percibiendo más el mundo tal y como me lo
presentaron. Sigo maravillado mientras profundizo en el conocimiento de los patrones
cognitivos, emocionales y energéticos generadores de simetría, como ser literalmente luminoso
que soy. De forma que he ido abandonando la búsqueda del bien para centrarme en la
expansión de las capacidades de consciencia y percepción que de forma innata todos los seres
humanos tenemos.
A menudo, en el camino del desarrollo, el practicante comete un error de interpretación al
pensar que se ha deshecho de la IMPORTANCIA PERSONAL. En el peor de los casos se
la oculta bajo un disfraz diferente, y en el mejor tan solo ha disminuido ligeramente. Esto
frecuentemente lleva al estudiante de la Vida a enfocar sus recursos en el desarrollo vertical, al
creerse tan importante como para dejar ya de un lado el desarrollo horizontal. Éste es quizás
uno de los peores errores que se pueden cometer en el camino hacia el aumento de la
conciencia. Hay que entender que es imprescindible ordenar y sanar el mundo de todos los
días y nuestra relación con él. El desarrollo horizontal forma los cimientos necesarios sin
los cuales se hace imposible elevarse más allá del nivel del barro. Un aspirante a la luz debe
identificar y corregir los problemas, excesos, carencias y vicios que ha ido acumulando a lo
largo de su vida. De lo contrario se puede llegar a vivir en una burbuja de
ESPIRITUALIDAD en la que el ego en lugar de hacerse más pequeño se camufla bajo
una engañosa apariencia, haciendo imposible el desarrollo vertical. Esto no es solo una
pena, para algunas personas supone una pérdida del equilibrio mental, por lo que además es
peligroso. Desconectarse del mundo externo y de las necesidades generadas por existir en él,
lleva a algunas personas no solo a la estupidez, también a la locura. En el chamanismo se

98
llamaba ORDENAR EL TONAL al proceso de excelencia e impecabilidad en el que el
guerrero debía reestructurar la relación entre su mundo interno y su mundo externo. El
problema de la mayoría de la gente es que, al ser el mundo interno una interpretación, éste a
menudo es excesivamente disociado y separado de la realidad del mundo externo a través de los
procesos transformativos de generalización, eliminación y distorsión lingüísticos, perceptuales
y emocionales. De manera que tanto el hombre corriente como el guerrero de la conciencia se
enfrentan a la misma trampa: vivir en una mentira. He aprendido que es necesario desconfiar de
la mente egoica sistemáticamente. En el sendero hacia la conciencia, la SOBRIEDAD es más
que necesaria, indispensable. De cualquier manera, el camino consiste en refinar al ego cada
día, aceptar que está ahí y hacerlo más benévolo, más amable, más sabio, menos lastimero,
menos miedoso, más justo, menos narcisista, menos perezoso, menos ocioso, menos
dependiente, más refinado, más disciplinado, más consciente... Solo un ego sublimado se puede
apartar; y solo al final del camino, ni al principio, ni a mitad. Previamente es necesario haber
vivido hasta viejo lleno de impecabilidad, que básicamente consiste en pensar lo correcto,
hablar lo mínimo y hacer lo necesario. Al final, la IMPECABILIDAD no es más que la
estrategia que pretende liberar la enorme cantidad de energía que dedicamos al sostén de la
IMPORTANCIA PERSONAL, para entonces poder inyectarla en la CONCIENCIA.
56. ALEGRÍA.
La ALEGRÍA es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera el aspecto
EXPANSIVO de la realidad, la CONTINUIDAD y la FLUIDEZ. Es IMPULSORA DEL
CAMBIO a través del DINAMISMO, y por eso es DIRECTIVA y MOTIVADORA, por lo que
nutre la función de SELECCIÓN DE OBJETIVOS y el INTERÉS. Debe ser sentida como
ALEGRÍA DE VIVIR y de SER, que se activa cuando uno se enfoca y es consciente de la
CONTINUIDAD de la vida, de la conciencia y de la propia IDENTIDAD. Es complementada,
aunque no debe ser sustituida, con la ALEGRÍA DE GANAR (expansión), ya que
constantemente es necesario adquirir diferentes tipos de recursos para seguir adelante. Se siente
como VITALIDAD al aumentar la frecuencia vibratoria del campo que se produce en el
momento en que se alcanza una mayor SIMETRÍA (expansión del aprendizaje) o al incorporar
NUTRICIONES adecuadas. Esa vitalidad también se siente como LIBERACIÓN cuando se
produce la expulsión de CONTENIDOS ENTRÓPICOS y PERVERSOS a través de los
sistemas evacuativo- eliminativos y como ESPERANZA (fluidez) al darse cuenta de la
posibilidad de nuevas GANANCIAS futuras. La alegría rige la dimensión LÚDICA de la
SEXUALIDAD, que en realidad promueve el comando biológico de la continuidad de la
especie. Esta emoenergía estimula la búsqueda de la ALINEACIÓN CON EL SER, que
significa percibir la continuidad de uno mismo en el Espíritu, a través de la NECESIDAD DE
LIBERTAD y de LIBERACIÓN de las cargas que hacen que el pesado EGO evite la expansión
de la conciencia hacia el infinito. La alegría busca la LIBERTAD, los CAMBIOS, la
RENOVACIÓN (que no la innovación, que es función de la recreación). Busca las
GANANCIAS, los estados expansivos y también los estados LÚDICOS. Es percibida como
CONTENTO, fruto del fluir de la energía-información. Promueve la RELAJACIÓN de las
tensiones. Cuando los flujos son interrumpidos o bloqueados, la alegría cambia de fase
produciendo la activación del miedo.

99
La VIRTUD ESENCIAL de la ALEGRÍA es la MOTIVACIÓN. La energía de la alegría es
hija de la RECREACIÓN y es la madre del MIEDO. La ALEGRÍA y la FUERZA
MOTRIZ se equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA
TRANSFORMATIVA. La sinergia entre la alegría y la fuerza motriz se llama
FLEXIBILIDAD o más correctamente TENSEGRIDAD.La ALEGRÍA es controlada por el
AMOR y a su vez ejerce control sobre la TRISTEZA. Su patología mayor son las
MANÍAS. Forma parte junto con el AMOR y la RECREACIÓN del NÚCLEO GOZOSO.
La MODERNIDAD ha traído consigo un aumento de la COMPLEJIDAD psicoemocional. Esto
es debido al crecimiento exponencial en los estímulos e información provenientes del MUNDO
EXTERNO, producto de la universalización de la educación, de la música, del arte, del
pensamiento científico, de la tecnología, de la medicina, del nacimiento de los medios de
comunicación de masas, del florecimiento de la sociedad de consumo, de la influencia de la
publicidad, de las modas, de la globalización, de internet, de las redes sociales, de la
diversificación de la función laboral, del cambio en el esquema de familia, de la revolución
sexual, de la aparición de nuevos modelos de idolatría, de la accesibilidad a las sustancias
estupefacientes y al alcohol, los estimulantes y los medicamentos, entre otros factores. Esto
hace que el NÚCLEO EMOCIONAL se encuentre casi todo el tiempo inundado de
informaciones y datos sensoriales que pueden llegar a saturar el MUNDO INTERNO del
individuo, o al menos dificultar una integración cognitiva que se manifieste en forma de
experiencia unitaria y coherente. Además de cuantiosos, muchos
de los estímulos a los que somos expuestos son frecuentemente contradictorios y disociadores.
Esto puede llevar a un aumento en diferentes niveles de intensidad de la frustración, ansiedad y
angustia individuales y sociales. De manera que una buena parte de la población tiene la
sensación, más o menos consciente, de que se enfrenta a un mundo externo con el que no
puede, o con el que tiene serias dificultades cuando intenta asimilarlo en su mundo interno. El
escape o compensación a través de la INFLACIÓN perversa de la ALEGRÍA es frecuente; se
puede atestiguar a través de un gran número de conductas ADICTIVAS y OCIOSAS. Muchas
de ellas son socialmente aceptadas e incluso defendidas. Las dos están vehiculizadas de forma
viciosa desde la FUERZA MOTRIZ (reacción) hacia la ALEGRÍA (expansión). Así, se
persigue el objetivo de alcanzar una felicidad artificial, tan falsa y vacía que acabará derivando
hacia una DESMOTIVACIÓN EXISTENCIAL, la cual es en sí misma, como todo lo perverso,
fuente de nuevas necesidades y problemas (VACÍOS). Quien de verdad busca la impecabilidad,
el que quiere tener un romance con el conocimiento y con la vida, sabe que debe apostar a favor
de que el centro de la alegría real es el lugar en donde uno siente su continuidad como
conciencia, donde percibe que vive y es. A este lugar se llega a través de llevar incesantemente
la atención a la respiración, al ALIENTO, que es el mecanismo que permite la continuidad y el
fluir de la VIDA. La alegría poco evolucionada busca la FELICIDAD. Sin embargo la
búsqueda de la felicidad es una ilusión, una quimera, una falsedad. Todo el mundo lo sabe pero
casi nadie lo quiere reconocer. Tan solo existen fluctuantes estados mentales, intensificados por
las emociones teñidas de placer o de dolor. La búsqueda de la felicidad es infructuosa, pero
mantiene entretenidos a la mayoría de los seres humanos, ocupados en adquirir y poseer para
así ser admirados, atendidos, queridos. Se mantiene de esta manera el engaño colectivo,

100
consistente en creer que cuando tengamos lo suficiente, seremos felices. Esto nos aleja de un fin
mucho más noble de la existencia: el aumento de la consciencia de ser y del CONOCIMIENTO
DE UNO MISMO. Quizás deberíamos ser lo suficientemente valientes para apartarnos de la
ignorancia y cambiar la búsqueda de la felicidad por la búsqueda del verdadero desarrollo
humano. Quizás así de verdad cambiaría el mundo, en lugar de dar vueltas y vueltas alrededor
de los mismos problemas. Es necesario recordar que ILUSIÓN es sinónimo de FALSEDAD.
57. MIEDO.
El MIEDO es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera la
DISCONTINUIDAD, el DESEQUILIBRIO, los BLOQUEOS, la DESINTEGRACIÓN y los
estados DESTRUCTIVOS. Es quien realiza el cambio de la FASE GOZOSA a la FASE
DOLOROSA. Es consciente de la dimensión ENTRÓPICA de la realidad, que se manifiesta
para la matriz individual en forma de PELIGROS. El MIEDO sirve para detectar, dimensionar
y señalizar los PELIGROS o RIESGOS, aunque no los analiza ya que ésta es una función de la
tristeza. Un peligro es cualquier CONTENIDO COGNITIVO (MATERIA, ENERGÍA o
INFORMACIÓN), endógeno o exógeno, que amenace a la MATRIZ INDIVIDUAL, lo que en
potencia puede inducir INTERRUPCIONES o bloqueos en los flujos, DESEQUILIBRIOS en el
sistema y DAÑOS parciales o totales en la simetría del mismo. El desequilibrio es el precursor
del daño. Los daños provocan discontinuidad en algunas funciones y alteraciones en las
estructuras, así como un aumento de la ENTROPÍA o desorden. En el plano físico, la
finalización total de simetría (el mayor daño) es la MUERTE, la cual produce una
discontinuidad e interrupción completa de la vida física así como la destrucción de la matriz
individual (finalización de la unión de la conciencia con el cuerpo y el lugar que ocupa). La
Unidad Procesadora del Miedo se relaciona con el MUNDO EXTERNO y con EL MUNDO
INTERNO rastreando como una ANTENA la POSIBILIDAD de desequilibrios,
discontinuidades, bloqueos y daños, emitiendo ALARMAS y SENTIMIENTO DE
INSEGURIDAD que deben ser proporcionales a la probabilidad, cercanía y magnitud de los
mismos. Una vez emitida la alarma el miedo cambia de fase estimulando a la tristeza. El miedo
percibe y establece los LÍMITES propios a través del control de la fuerza motriz
(REFRENAMIENTO). Por eso a veces, un miedo desproporcionado puede causar una parálisis
funcional momentánea. Sin embargo, en otras ocasiones el miedo pierde su función inhibitoria
de la fuerza motriz y entonces ésta se crece, a menudo de forma peligrosa y desequilibrada.
Forma el NÚCLEO DOLOROSO junto con la TRISTEZA y la FUERZA MOTRIZ. El
DOLOR es un sentimiento que tiene como objetivo inducir NECESIDAD DE EQUILIBRIO en
el sistema.
La VIRTUD ESENCIAL del MIEDO es la PRUDENCIA. La energía del miedo es hija de
la ALEGRÍA y es la madre de la TRISTEZA. El MIEDO y el AMOR se equilibran y
complementan mutuamente, formando la POTENCIA CONSERVATIVA. La sinergia
entre el miedo y el amor se llama ESTABILIDAD. Es controlado por la RECREACIÓN y
a su vez ejerce control sobre la FUERZA MOTRIZ. Su patología mayor son las FOBIAS.
El primer comando biológico para los seres en el SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA es
el de la supervivencia. Se manifiesta como un fuerte impulso y motivación para mantener la
continuidad del individuo y de la especie a través de la autoconservación, la protección del

101
grupo, la nutrición- depredación y la reproducción. La naturaleza premia a los seres haciendo
que la continuidad sea experimentada en forma de ALEGRÍA DE VIVIR, mientras no se
perciban PREOCUPACIONES o PELIGROS.
El verdadero MIEDO, del que nacen todos los demás, es el que se produce al sentir que la
continuidad
está amenazada o pudiera perderse. Así, la ALEGRÍA emanada del cumplimiento del primer y
más sagrado mandato del Espíritu se convierte en MIEDO. El miedo a la MUERTE es el
PRIMER ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y surge de la IGNORANCIA de que somos
mucho más que un cuerpo físico. Desde el punto de vista energético-transpersonal, somos un
conglomerado de campos de energía con CONCIENCIA DE SER y formamos parte de un plan
más allá de nuestra comprensión (SIMETRÍA SAGRADA en el modelo de la Resonancia
Bioenergética, LA REGLA en el chamanismo centroamericano). Las religiones han pretendido
compensar este miedo, sustituyendo la falta de conocimiento por creencias de lo más
variopintas, intentando con ello conectar con el sentido transcendente de la existencia. Las
religiones y supersticiones han sido un escalón en el camino evolutivo del ser humano; el paso
siguiente sería aumentar la conciencia de tal manera que las creencias se transformen en saber a
través del desarrollo de nuestra naturaleza como perceptores y navegantes del infinito. La
CIENCIA está intentando realizar este proceso en la actualidad, pero su búsqueda será
incompleta por haber renegado del lado mágico del ser humano, ése que contempla que somos
energía consciente de sí misma que forma parte de un orden o DISEÑO INTELIGENTE
universal. Solo aquél que es capaz de ir más allá de la materia, viendo directamente la energía
sutil tal como fluye en el universo, tiene posibilidades de desentrañar una parte del misterio de
la vida y trascender realmente el miedo a morir. El verdadero aspirante a la transcendencia (del
ego) es quien ha templado su razón tanto o más que un científico y al mismo tiempo es capaz de
dejarla a un lado, o más bien utilizarla como ancla mientras se adentra en lo inexplicable y
paradójico de la existencia, manteniendo al mismo tiempo la cordura y la sobriedad.
La energía solo se transforma y mueve, por lo que la muerte no es más que una importante
mutación y reconfiguración de los sistemas de energía que se han unido temporalmente por la
FUERZA AGLUTINANTE o AMOR para existir y ser dentro del contexto de aprendizaje al
que llamamos VIDA. Sin embargo, en el SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA, a menudo los
seres desconocen por completo los ciclos de cambio, reglas y evolución que la energía viva
experimenta a lo largo del espacio-tiempo. Las conciencias se ven absorbidas, y a veces
agotadas, por el trabajo derivado del intento de cumplimiento del ORDEN NATURAL a través
de los comandos biológicos genéticamente programados de la supervivencia, pertenencia,
reproducción y depredación (transformación y absorción de materia, energía y vida entre unos
seres y otros). La dimensión transcendente del ser humano permite quitar notoriedad a los
comandos biológicos primarios, traspasando la atención principal al comando del
CRECIMIENTO DE LA CONCIENCIA. Éste es el primer requisito para vencer al miedo
perverso y transformarlo en el primer guardián del CONOCIMIENTO. Si bien es necesario
proteger la vida en la medida de lo posible, lo que permite al ser humano amortiguar el ciclo de
sufrimiento es convertir el crecimiento de la conciencia y la libertad perceptual en el primer
mandato y fuente de la motivación para seguir viviendo (EL CAMINO DEL GUERRERO).

102
El miedo es un filtro cognitivo tan natural como necesario. Desde el punto de vista biológico es
el vigilante que detecta las amenazas y peligros en la continuidad; desde el punto de vista
psicoemocional y transpersonal permite detectar todo aquello que pueda bloquear el acceso a
niveles mayores de conocimiento, desarrollo y conciencia. Si se vence el temor a morir debido
a un aumento en la conciencia, el miedo pasa a funcionar en otro nivel, en el que existe sin
generar sufrimiento.
58. TRISTEZA.
La TRISTEZA es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera la
FRAGMENTACIÓN, la SEPARACIÓN, el VACÍO y el aspecto FRACTÁLICO de la realidad.
La separación es vivida como SENTIMIENTO DE PÉRDIDA. La tristeza es de naturaleza
REPULSIVA, ya que nadie quiere perder o sentirse vacío. La tristeza es ANALÍTICA y
CATABÓLICA, por su capacidad de DESCOMPONER y DIVIDIR el todo en partes. Es la
emoenergía con mayor nivel de complejidad y número de funciones. Elabora el INVENTARIO,
utilizando al LENGUAJE para IDENTIFICAR y ENUMERAR a los OBJETOS COGNITIVOS
que componen el mundo. Es REFLEXIVA, ya que divide al MUNDO EXTERNO, el percibido,
en PARTES que ordena y coloca en el MUNDO INTERNO en forma de REFLEJOS o
IMÁGENES: DESTILACIONES sometidas a los procesos lingüísticos de
NOMINALIZACIÓN, ELIMINACIÓN y GENERALIZACIÓN, y que la RECREACIÓN
complementa a través del mecanismo imaginativo de la DISTORSIÓN. Así se forman
RÉPLICAS, COPIAS e IMITACIONES de la realidad que son guardadas por el AMOR en la
MEMORIA junto con sus ÍNDICES y ETIQUETAS que están hechos sobre todo de
PALABRAS. Es función de la tristeza estimular al lenguaje en su función de NOMBRAR las
cosas, puesto que son las palabras las que separan a los objetos cognitivos del todo. La tristeza
también separa virtualmente a los objetos de sus características, contribuyendo en la generación
de las DESCRIPCIONES. La tristeza conoce que el VALOR de cualquier cosa es
directamente proporcional al VACÍO que deja su ausencia; gracias a esta habilidad de
evaluar y VALORAR sabe lo que se necesita y lo que no, lo que es bueno o malo. Al poder
valorar las cosas, también sabe hacer COMPARACIONES basadas en las DIFERENCIAS, por
lo que se encarga de la ORDENACIÓN y de las CLASIFICACIONES. La organización es
sintética y pertenece a la recreación, a diferencia de la ordenación, que es analítica y pertenece
a la tristeza. La tristeza es la responsable de la percepción de la DUALIDAD, al dividir la
realidad en pares opuestos o complementarios. Es la emoción que detecta los VACÍOS y por
ello siente y predice las NECESIDADES y CARENCIAS, es decir, lo que no se tiene por
haberse perdido o por no haberse conseguido, o bien, lo que podría necesitarse. La sensación de
vacío o pérdida tiene el objetivo de crear una incomodidad (dolor) para que el sistema se sienta
en la necesidad de recuperar el equilibrio. La naturaleza tiende a llenar los huecos. Una vez
analizada la pérdida o necesidad, la tristeza mira en el INVENTARIO- MEMORIA, por si tiene
una estrategia o CONOCIMIENTO anterior que sirva para resolver la situación. Si la tiene, la
ordena ejecutar a la FUERZA MOTRIZ. Si no, da la orden al sistema para que elabore un
nuevo aprendizaje a través de la recreación. Las estrategias, en el fondo, son siempre planes de
compensación para evitar las pérdidas o satisfacer las necesidades, un intento de RECUPERAR
o mantener el EQUILIBRIO y de poner límites al avance de la ENTROPÍA o desorden. Las

103
pérdidas forman parte del mecanismo estimulador de la capacidad de ADAPTARSE y
APRENDER. Desde el punto de vista bioenergético, el MAL es lo que provoca pérdidas de
simetría y el BIEN es lo que genera mantenimientos o ganancias en la simetría. Bajo este
prisma, no hay juicios de valor posibles, tan solo hechos energéticos.
La DESADAPTACIÓN es el resultado de haber perdido la OPORTUNIDAD de APRENDER
a llenar de forma simétrica un VACÍO, o de haberse visto superado por los RETOS derivados
del mismo. La ADAPTACIÓN verdadera es la superación de los RETOS consecuentes a un
VACÍO, carencia, o problema en particular. En parte, es el resultado al ver la OPORTUNIDAD
de APRENDER que se esconde detrás de cualquier dificultad en sí misma. El aprendizaje
resultante de la verdadera adaptación
lleva a la conquista de un nuevo LUGAR más simétrico con respecto al anterior que se estaba
ocupando. Ser más simétrico es lo mismo que estar más lleno y menos vacío; pero no lleno de
cualquier cosa... lleno de CONCIENCIA y de CONOCIMIENTO DE UNO MISMO. Cada ser
viene a la vida como un proyecto sin completar, con una configuración particular de vacíos o
acertijos que necesita resolver. Si se demora demasiado en la resolución de los mismos
aparecen nuevos vacíos o retos que se añaden a los originales, aumentando el número de
problemas. La resolución o no de los problemas existentes en la matriz individual, conduce al
ser a diferentes lugares, ya que la EXISTENCIA es el encaje de la percepción en un LUGAR
que se produce a través de procesos volitivos o de TOMA DE DECISIONES que el SER se ve
obligado a hacer dentro del sistema llamado vida. Los lugares son las diferentes coordenadas
del fractal de posibilidades que un ser viviente posee, llamado el MAPA DEL DESTINO o
MATRIZ MAESTRA. La creación está hecha de lugares, que son en realidad fotogramas
estáticos de realidad potencial. La fuerza del tiempo es la que empuja a las conciencias a través
de los lugares, regalando a las mismas una sensación de REALIDAD, de ser y de estar, de
movimiento y de continuidad mediante la sucesión constante de los fotogramas, que son
percibidos mediante el enfoque de la atención en una u otra de las posibilidades preexistentes.
A cada lugar se ha llegado desde uno aledaño en orden inverso a la FLECHA DEL TIEMPO, y
a su vez está rodeado de un número indeterminado de lugares colindantes en dirección
favorable a la flecha del tiempo. El tiempo empuja, apremia y obliga de manera inexorable para
que la conciencia unida a un lugar lo abandone y elija el siguiente dentro de las posibilidades
otorgadas. El TIEMPO presiona a las burbujas de conciencia que somos hacia una dirección
INERCIAL dominante, que es fruto de la suma de todos los momentos anteriores, de cada una
de las decisiones o voliciones que como capullos luminosos hemos tomado desde el principio
de nuestra vida. Dejarse llevar por la INERCIA es elegir entrar en el siguiente lugar que menos
trabajo requiere para ser alcanzado. Esto a menudo no es favorable, ya que frecuentemente los
lugares evolutivamente superiores requieren de una inversión de energía extra o esfuerzo para
ser alcanzados, debiéndose hacer uso de manera eficiente del GRADO DE LIBERTAD
disponible. El día que el hombre entienda esto será verdadero dueño de su DESTINO. La
tristeza es la que percibe los vacíos y de ahí su importancia a la hora de aprender y
desarrollarse, labor que realiza en sinergia con el resto del núcleo emocional, aunque
especialmente en colaboración con la RECREACIÓN. La utilización de un aprendizaje
preexistente en la matriz individual es controlado por la tristeza. La repetición otorga la

104
posibilidad de perfeccionar el aprendizaje. Cuando la tristeza estima que es necesario elaborar
un nuevo aprendizaje, se lo ordena a la recreación. Tristeza y recreación, en conjunto, son la
POTENCIA CREATIVA del núcleo emocional.
La tristeza también es responsable de soltar y separar del cuerpo, la mente o el campo, los
contenidos (hasta ese momento partes de uno) que ya no sirven o que son perjudiciales, por lo
que se encarga de la ELIMINACIÓN y de la EVACUACIÓN. Gestiona las INVERSIONES, ya
que es necesario invertir (perder) para desarrollarse, para satisfacer las necesidades o para
compensar lo perdido (por lo que también maneja el gasto del DINERO). El resultado de esta
compensación, bien hecha, implica un aumento de la SIMETRÍA-CONOCIMIENTO y una
disminución de la ENTROPÍA-IGNORANCIA. Es por esto que el NÚCLEO DOLOROSO
(MIEDO, TRISTEZA y FUERZA MOTRIZ) es el motor del DESARROLLO, debido a la
necesidad de recuperar el equilibrio que recurrentemente se pierde por el desgaste inherente al
SISTEMA DE VIDA (senescencia y entropía). La tristeza tiene la facultad de la PERCEPCIÓN
DEL PASO DEL TIEMPO a través de sus partes: segundos, minutos, horas, días, semanas,
meses, años y sus divisiones, PASADO, PRESENTE y FUTURO, percibiendo así mismo sus
REPETICIONES RECURSIVAS y CICLOS, por lo que la tristeza también es PREVISORA.
Cada instante que pasa lo perdemos para siempre y sin embargo nos permite existir, ser y seguir
creciendo
(avanzar). La GRATITUD es dependiente de la tristeza, puesto que en realidad es una
ENTREGA o compensación (empática o práctica) al otro por recepción de ayuda anterior.
Existe confusión en este tema, ya que se piensa que se da por amor, pero siempre se da como
compensación o inversión. No existe tal cosa como el AMOR INCONDICIONAL. Una vez que
se da y se recibe, se puede cuidar o unificar lo que se tiene en común con la otra persona, y eso
sí que es amor. En realidad es la tristeza la que debe cuidar del amor. El amor protege lo que es
necesario conservar para poder seguir adelante. Es verdaderamente sabio aquél cuyo
DISCERNIMIENTO le lleva a saber qué es lo que hay que cuidar y proteger, identificando y
descartando lo que es necesario eliminar, enfocándose y dirigiéndose hacia lo que todavía hay
que conseguir, simetrizando en sí el AMOR y la TRISTEZA.
La tristeza es la energía que permite aceptar que el hecho de vivir viene indisolublemente unido
a perder. Incluso el mismo ESPÍRITU (la conciencia abstracta infinita) se concretiza a través de
conciencias finitas que emana dentro de un tiempo, que termina desde el punto de vista físico
en la MUERTE. La tristeza sabe reconocer y ACEPTAR el final de las cosas.
La VIRTUD ESENCIAL de la TRISTEZA es la PACIENCIA. La energía de la tristeza es
hija del MIEDO y madre de la FUERZA MOTRIZ. La TRISTEZA y la RECREACIÓN
se equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA CREATIVA. La
sinergia entre la tristeza y la recreación se llama COMPLEJIDAD e INTELIGENCIA. Es
controlada por la ALEGRÍA y a su vez ejerce control sobre el AMOR. Su patología
mayor son las DEPRESIONES. Forma parte junto con el MIEDO y la FUERZA
MOTRIZ del NÚCLEO DOLOROSO.
Al ser la tristeza la que reconoce las pérdidas, utiliza al MIEDO para detectar las mentiras que
contamos (a nosotros y al mundo), ya que éstas son generadoras de bloqueos y pérdidas.
Además de las mentiras habituales, construimos otras más sutiles e incluso inconscientes a

105
través de la perversión de los procesos lingüísticos de GENERALIZACIÓN, ELIMINACIÓN y
DISTORSIÓN. Éstos, en principio, son mecanismos naturales y necesarios para el desarrollo
del lenguaje, formando parte de las funciones cognitivas a través de las cuales la realidad es
filtrada, desnatada y recompactada.
Para mantenerse y continuar, todo sistema necesita gastar energía a lo largo del tiempo,
generando movimiento (TRABAJAR). El movimiento producido por la UNIDAD
PROCESADORA DE LA FUERZA MOTRIZ es a cambio de un gasto de energía, y resulta en
la aparición de una cierta cantidad de ENTROPÍA, lo cual provoca la emergencia de más
NECESIDADES y PROBLEMAS. Ésta es una ley cíclica natural. Los problemas hacen que se
pierda más energía, y las necesidades son las que si no se satisfacen en un tiempo determinado
se convierten en problemas. De los problemas y necesidades salen las PREOCUPACIONES
por las pérdidas pasadas, presentes y futuras; la emoción que percibe las pérdidas es la
TRISTEZA. Las preocupaciones y la tristeza son el SEGUNDO ORIGEN DEL
SUFRIMIENTO. Ante la pérdida de equilibrio, la TRISTEZA de nuevo evaluará la situación y
volverá a elegir una estrategia previamente memorizada, o solicitará a la RECREACIÓN que
elabore una nueva. La vida es un sistema que se manifiesta a través de percepción, reacción y
movimiento.
Una vez que se ha evaluado y planificado la manera mejor de proceder, la información es
traspasada a la Unidad Procesadora de la Fuerza Motriz. Ésta ejecutará los movimientos y
acciones tal como aparecen en el diseño proporcionado por la TRISTEZA, con el objetivo de
desplazarse hacia un estado en el que se gaste la mínima energía, manteniendo e incluso
aumentando y mejorando los funcionamientos del sistema, recuperando la energía perdida o
ganando más de la que se tenía. El miedo a perder, y la propia tristeza producida por lo que no
tenemos, hace que intentemos rodearnos de cosas, relaciones, recursos, etcétera. El APEGO
generado hacia todas estas cosas y relaciones que componen nuestro INVENTARIO hace que
se generen nuevos problemas y preocupaciones y de nuevo más sufrimiento. El APEGO es el
TERCER ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. A través de él se manifiestan todas las distorsiones
de las emociones humanas en forma de DEPENDENCIAS EMOCIONALES, REVERSOS
PSICOLÓGICOS, MALIGNIZACIONES y DEFECTOS DEL EGO.
59. FUERZA MOTRIZ.
La FUERZA MOTRIZ es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera el aspecto
CONTRACTIVO de la realidad (ESFUERZO), que se manifiesta a través del IMPULSO y la
TENSIÓN. Éstos se presentan como ACCIÓN y REACCIÓN, que a su vez pueden tomar
forma de ATAQUE o HUIDA, MOVIMIENTO o RESISTENCIA. Esta emoenergía tiene la
función de EJECUTAR los PROGRAMAS seleccionados por la UNIDAD PROCESADORA
DE LA TRISTEZA. No piensa ni diseña, tan solo HACE. La fuerza motriz también
REACCIONA poniendo LÍMITES al ENTORNO y diciendo que NO cuando es necesario; para
que esta función esté bien ajustada, es necesario que la fuerza motriz se encuentre
correctamente controlada por el miedo y adecuadamente activada por la tristeza. Una vez
ganada la posición, la fuerza motriz estimula al AMOR para que haga que la matriz individual
se ubique, consolide e integre el nuevo lugar. La fuerza motriz se siente como ESFUERZO y
TRABAJO, consecuencia de la puesta en marcha de la energía funcional necesaria para

106
cambiar de un estado a otro, de un lugar a otro.
La VIRTUD ESENCIAL de la FUERZA MOTRIZ es la PERSISTENCIA. La energía de la
fuerza motriz es hija de la TRISTEZA y madre del AMOR. La FUERZA MOTRIZ y la
ALEGRÍA se equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA
TRANSFORMATIVA. La sinergia entre la alegría y la fuerza motriz se llama
TENSEGRIDAD. Es controlada por el MIEDO y a su vez ejerce control sobre la
RECREACIÓN. Su patología mayor son las ADICCIONES. Forma parte junto con el
MIEDO y la TRISTEZA del NÚCLEO DOLOROSO.
Si no se recupera el equilibrio a través de la ejecución de la estrategia elegida, es porque ésta
estaba mal diseñada o no se tenían los recursos suficientes para su aplicación. Entonces la
FUERZA MOTRIZ puede desgastarse produciendo CANSANCIO y DOLOR, o bien podría
entrar en un círculo vicioso intentando hiperactivarse para conseguir un equilibrio improbable,
generando FRUSTRACIÓN y ENFADO o RABIA. El cansancio, el dolor, la frustración y el
enfado son los subproductos en forma de sufrimiento que provienen de la fuerza motriz, y son
el CUARTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO.
La RABIA es un sentimiento muy habitual en el ser humano, apareciendo cuando la fuerza
motriz reacciona por su cuenta o se encuentra estimulada en lugar de correctamente controlada
por el MIEDO, debido a una inoperatividad de la TRISTEZA por ineficacia, inexistencia o no
utilización de estrategias adecuadas, es decir, por falta de aprendizajes o por tomar malas
decisiones. La hermana de la rabia es el sentimiento de OFENSA o de ser ofendido, un
producto de la estimulación perversa de la fuerza motriz desde la RECREACIÓN, sostenedor
del EGO y del sentimiento de IMPORTANCIA PERSONAL, que a su vez proviene de las
DEPENDENCIAS EMOCIONALES generadas desde las distorsionadas necesidades de
ATENCIÓN, AFECTO y APOYO. El SENTIMIENTO DE OFENSA y la importancia
personal son el QUINTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Sentirse muy importante y sin
embargo no percibir el verdadero amor hacia uno mismo, que es la AUTOESTIMA, tiene como
resultado la aparición del DESAMOR y el MIEDO A LA SOLEDAD, que son el SEXTO
ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Éstos intensifican la búsqueda ansiosa del amor y la compañía
de los otros retroalimentando al miedo, al
apego, a la rabia y a la importancia personal de forma recurrente y recursiva, perpetuando el
ciclo de IGNORANCIA. La IGNORANCIA es la falta de conocimiento de uno mismo; es el
SÉPTIMO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y el hilo conductor de los otros seis. Volviendo
a la rabia y al sentimiento de importancia personal, estas encierran al individuo en el DRAMA
de necesitar sentirse más o menos que el otro, alimentando entonces las NECESIDADES DE
JUSTICIA, DE CASTIGAR, DE CULPABILIZAR, DE AGREDIR, DE POSEER y DE
DESTRUIR que aparecen en las RELACIONES HUMANAS ejecutadas por la fuerza motriz
convertida en rabia y estimuladas desde el miedo a través de un tipo de PELIGROS especiales
que solo existen dentro del plano humano y que se llaman INJUSTICIAS.
La rabia es una reacción involucionada contra las INJUSTICIAS. Intenta reaccionar poniendo
LÍMITES a las actividades de CHANTAJE, SOBORNO, MALIGNIZACIÓN,
METAMALIGNIZACIÓN, CULPABILIZACIÓN, DOMINIO PERVERSO, ABANDONO
PERVERSO, PRIVACIÓN PERVERSA, DESVALORIZACIÓN PERVERSA,

107
SUSTRACCIÓN, CASTIGO PERVERSO, CREACIÓN DE DEUDAS PERVERSAS,
AGRESIÓN, ESCLAVIZACIÓN, DESINTEGRACIÓN DE LA PERSONALIDAD y
ASESINATO, entre otros. Estas acciones son generadas por el lamentable estado de la
conciencia humana, que todavía permanece apegada al nivel de la bestia cuando se disocia de
su capacidad de empatizar. También por su baja simetría emocional, que le impide trascender
los esquemas de dependencias emocionales, que a su vez son el alimento del ego.
La fuerza motriz permite tener RESISTENCIA, IMPULSO, FUERZA y POTENCIA. Esto es la
capacidad de ESFUERZO. La resistencia proveniente del amor es estructural, a diferencia de la
resistencia de la fuerza motriz que es funcional. Resistir a base de fuerza es muy desgastante
desde el punto de vista energético. Es necesario desarrollar simetrías estructurales, ya que
facilitan una mayor eficacia en las funciones con un menor gasto de energía.
60. AMOR.
El AMOR es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera la dimensión
CONECTIVA y UNITARIA de la realidad, así como su dimensión HOLOGRÁFICA. El amor
es CONECTADOR, INTEGRADOR y UNIFICADOR. Por un lado es capaz de percibir lo
común, lo que une y la sensación de conjunto, de UNIDAD, tanto a nivel individual como
grupal. Por otro lado es la FUERZA AGLUTINANTE que consolida esa unión a través de
ENLACES, protegiendo de esta manera al sistema de las intrusiones externas. Por eso el amor
genera el SENTIMIENTO DE SEGURIDAD e INTIMIDAD y la sensación de UBICACIÓN,
que es la percepción de ESTAR en el lugar en el que uno puede vivir, convivir y evolucionar.
El amor genera el sentimiento de IDENTIDAD, que otorga el sentimiento de estar conectado y
unido con uno mismo. Algunas personas desarrollan de forma consciente el sentimiento de
AMOR A LA TIERRA, la verdadera madre, el macrosistema al que pertenecemos y al que
estamos unidos. El AMOR UNIVERSAL es la energía que permite y crea la unión entre una
CONCIENCIA y un CUERPO en un LUGAR. El amor GUARDA, COHESIONA y
CONSERVA. De esta manera PROTEGE los contenidos simétricos que ya se poseen,
proporcionando la TRANQUILIDAD DE TENER y la posibilidad de DESCANSAR. El
AMOR fija y guarda los aprendizajes y las experiencias en la MEMORIA, si bien los índices
son gestionados principalmente por la tristeza. El amor permite COMPARTIR con otros
SIMETRÍAS, ESPACIOS y TIEMPOS. Es una fuerza de tendencia ESTÁTICA por su carácter
apelmazante y pegajoso. El AMOR otorga FORTALEZA y RESISTENCIA de carácter
estructural gracias a su capacidad aglutinadora. El amor es percibido como PLENITUD y PAZ
generada por la sensación de DESCANSO posterior a la actividad de la fuerza motriz, una vez
que ésta ha ejecutado los movimientos necesarios para alcanzar el equilibrio perdido por
alteraciones, desgastes o problemas anteriores. Es un acto de amor compartir esa seguridad,
fruto de la transitoria ausencia de preocupaciones, con los seres queridos durante un tiempo,
aumentando con ellos el sentimiento de CONEXIÓN y UNIDAD, hasta que el amor activa a la
RECREACIÓN para que ésta busque nuevos deleites y simetrías, no solo por necesidad, sino
por el gusto de aprender o recrearse. El AMOR es la emoenergía que cambia de la FASE
DOLOROSA a la FASE GOZOSA. El amor distorsionado genera la NECESIDAD DE
POSEER.
El AMOR de pareja verdadero es el sentimiento de unión y necesidad de conservación de los

108
contenidos simétricos mutuos, en aras de un desarrollo mayor, comparado con el que se tendría
como individuos. En la sexualidad, el amor permite sentir la CONEXIÓN con el otro, la
complementariedad sin dominancia. El AMOR paterno-materno-filial tiene como objetivo crear
un sentimiento de conexión con los hijos, de manera que la tarea de cuidar y PROTEGER se
desenvuelva de forma natural mientras que ellos maduran y consiguen un desarrollo propio
suficiente para poder seguir adelante en su camino evolutivo. El AMOR a la VIDA es el
sentimiento de unión con esa energía que mantiene todo lo que existe: el puro INTENTO
UNIVERSAL. El AMOR en general es la energía que se debe utilizar para conectar, enlazar,
juntar y compartir lo bueno. Seguramente, las distorsiones en el amor (mantener unido lo que
debe separarse) son la fuente de sufrimiento humano más importante. Aunque en realidad el
amor nunca duele, puesto que es una emoción gozosa. Lo que duele es la tristeza generada por
las pérdidas producidas por la unión de lo incompatible, el cansancio derivado de la fuerza
motriz que se desgasta para mantener por la fuerza lo que el amor no consigue, o la angustia
producida por el miedo al daño que uno va a seguir haciéndose al continuar compartiendo lo
que es fuente de miseria emocional.
La VIRTUD ESENCIAL del AMOR es la AMABILIDAD. El AMOR es hijo de la
FUERZA MOTRIZ y es la madre de la RECREACIÓN. El AMOR y el MIEDO se
equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA CONSERVATIVA.
La sinergia entre el amor y el miedo se llama ESTABILIDAD. El AMOR es controlado
por la TRISTEZA y a su vez ejerce control sobre la ALEGRÍA. Su patología mayor son
las OBSESIONES. Forma parte junto con la ALEGRÍA y la RECREACIÓN del
NÚCLEO GOZOSO.
61. RECREACIÓN.
La RECREACIÓN es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera el
EQUILIBRIO, las LEYES y el aspecto ORGANIZADO de la realidad. Por ello se siente
ATRACCIÓN por la BELLEZA, por la SIMETRÍA, el CONOCIMIENTO, las
INNOVACIONES y el DESCUBRIMIENTO de los PATRONES y las REGLAS. El ORDEN
es la característica a través de la cual se relacionan las partes formando un todo con la
capacidad de generar funciones de mayor complejidad. La organización verdadera busca el
punto medio, el equilibrio o balance entre gasto energético y funciones; así la recreación
elabora ESTRATEGIAS y ALGORITMOS que solucionan PROBLEMAS o crean nuevas
simetrías, puesto que su carácter es COMPUTACIONAL y TRANSFORMATIVO y su
naturaleza SINTÉTICA y ANABÓLICA.
La VIRTUD ESENCIAL de la RECREACIÓN es la TEMPLANZA. La RECREACIÓN
es hija del AMOR y es la madre de la ALEGRÍA. La RECREACIÓN y la TRISTEZA se
equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA CREATIVA. La
sinergia entre la recreación y la tristeza se llama COMPLEJIDAD e INTELIGENCIA. La
RECREACIÓN es controlada por la FUERZA MOTRIZ y a su vez ejerce control sobre el
MIEDO. Su patología mayor son las COMPULSIONES. Forma parte junto con la
ALEGRÍA y el AMOR del NÚCLEO GOZOSO.
Cuando una nueva estrategia es elaborada por la RECREACIÓN, ésta produce un cambio de
fase estimulando la activación de la ALEGRÍA para que, a su vez, verifique la fluidez del

109
nuevo programa. Una vez cumplida su función, la alegría pasará la información al MIEDO para
que éste detecte bloqueos, riesgos o problemas si los hay. En cualquier caso, el miedo acabará
activando a la TRISTEZA para que evalúe la idoneidad de la estrategia; si decide que es
adecuada, entonces emite una orden para que la FUERZA MOTRIZ la ejecute. Cuando ésta
termine, el AMOR estabilizará, integrará y memorizará el resultado. Si la estrategia fuera
declarada incorrecta, la tristeza se lo comunicará a la recreación junto con la EXPERIENCIA
adquirida para que vuelva a comenzar el ciclo de PRUEBA Y ERROR. Ésta es una explicación
simplificada, puesto que en realidad el NÚCLEO EMOCIONAL no funciona exactamente de
forma lineal, sino que lo hace creando anidamientos recursivos de funciones que forman
fractales de acciones.
La mayoría de las estrategias, sin embargo, se han aprendido principalmente a través de la
tristeza, puesto que son simples imitaciones que en la infancia se replican de las que ya tienen
los adultos. A menudo se etiqueta como GENIOS a los que verdaderamente son capaces de
desarrollar con naturalidad a través de la recreación nuevas estrategias, simetrías y
creatividades. La INTELIGENCIA es una función que emerge fundamentalmente de la tristeza
y de la recreación.
La recreación estimula el INTERÉS por el verdadero potencial de la vida mediante la
CURIOSIDAD y la ADMIRACIÓN. También a través del RECONOCIMIENTO y
APRECIACIÓN de la PERFECCIÓN
SUBYACENTE de la existencia. El INTERÉS que proviene de la recreación está basado en la
ATRACCIÓN por el DESCUBRIMIENTO de nuevos órdenes y simetrías, a diferencia del que
intensifica la ALEGRÍA a través de la MOTIVACIÓN, que es fruto del DINAMISMO, es
decir, de cambiar para expandirse, para seguir fluyendo. Se deben admirar tanto las simetrías
que uno necesita y todavía no ha alcanzado, como los niveles de organización que están por
encima de uno, con independencia de la necesidad de incorporarlas a la matriz individual o no.
Por eso la recreación es la que reconoce las JERARQUÍAS en la naturaleza y en el mundo de
los humanos. De este reconocimiento emerge el RESPETO, que antiguamente se manifestaba a
través del HONOR y la LEALTAD. Por tanto, el reconocimiento de los LÍDERES, maestros y
de figuras de poder es función de la recreación, aunque en ocasiones esta función se desvía
hacia la admiración de FALSOS ÍDOLOS: figuras de poder otorgado artificialmente, con
formas aparentes pero vacías de funciones o contenidos simétricos. Otras veces el error es
desviar hacia la persona la admiración que se siente hacia alguna de sus habilidades, cuando
para admirar verdaderamente a alguien es necesario que encarne un ejemplo real de simetría,
debe ser una FIGURA MANDÁLICA llena de coherencia e impecabilidad; pero estos seres son
escasos en esta humanidad. La recreación es ATRACTIVA y lleva a que no acabe el
ASOMBRO y la FASCINACIÓN por la vida, ni la necesidad de seguir aprendiendo. Esa
curiosidad lleva al descubrimiento de nuevos esquemas de organización todavía no explorados,
que primero emergen en la IMAGINACIÓN, en el MUNDO INTERNO, antes de ser
descubiertos o manifestados en el MUNDO EXTERNO, estimulados por la necesidad de
TRANSFORMACIÓN de las SIMETRÍAS POTENCIALES en SIMETRÍAS REALIZADAS.
La RECREACIÓN poco evolucionada a menudo corrompe el anhelo de transformación (la
verdadera SED), convirtiéndolo en deseo de SALVACIÓN. Las religiones y las filosofías

110
espirituales han utilizado recurrentemente este arquetipo para promover y conservar su propio
estatus. La salvación se presenta como un estado ideal, perfecto, un nirvana estático, sin
movimiento. El TRABAJO se define como energía en movimiento, así que la salvación sería el
estado en el que no habría que trabajar, esforzarse o moverse. Aunque, por otro lado, la simetría
requiere de trabajo, ya que de lo contrario la entropía acaba con ella. De manera que la
salvación, en realidad, sería un estado de máxima entropía, de homogeneidad absoluta sin
diferenciación: de NO existencia. Por ello su búsqueda es una perversión de la recreación,
puesto que ésta lo que debe buscar es el aumento de la simetría, que es la singularidad, la
belleza observable por el observador, aunque sea a cambio de tener que esforzarse.
Es necesario sentir curiosidad y admiración por las simetrías que no se tienen y que se necesitan
para el propio desarrollo. Por otro lado se debe amar lo que ya se tiene y necesita para seguir
creciendo. También es posible y sano recrearse con moderación en bellezas o simetrías externas
desde el punto de vista estético no práctico. Aunque la verdadera ESTÉTICA es la generadora
de simetría: la que proviene de la creación de nuevas estructuras que soportan funciones
simétricas con facilidad y mínimo gasto de energía. Las FUNCIONES son programas
generadores de actividad y son lo realmente importante. El verdadero conocimiento de uno
mismo implica el conocimiento de las propias funciones, no tanto de las ESTRUCTURAS. La
forma es el contenedor que se crea para vehiculizar y conservar las funciones que ya existían
antes que ella. La moderna estética pretende crear formas vacías sin funciones simétricas, por
ello está llena de falsedad y orientada al engaño y a la confusión del perceptor.
La recreación es la responsable del sentimiento de ATRACCIÓN hacia la pareja, que también
se manifiesta desde el punto de vista REPRODUCTIVO en su aspecto no de continuidad de la
especie (alegría) sino como la posibilidad de generación de un nuevo ser.
La SIMETRÍA es el nivel de ORGANIZACIÓN que otorga la capacidad a un SISTEMA
para sostenerse a sí mismo a través de una ESTRUCTURA o matriz, conservando sus
características y funciones esenciales inmanentes así como su INFORMACIÓN y su
relación y conexión con el entorno. La simetría otorga la posibilidad de que el desorden y
el azar se conviertan en PROPÓSITO. La verdadera simetría es el estado de un sistema
en el que se maximizan sus funciones y se minimiza su gasto energético, manteniendo al
mismo tiempo bajo el nivel de ENTROPÍA.
La ORGANIZACIÓN es el ESQUEMA a través del cual LAS PARTES DE UN
SISTEMA se RELACIONAN a través de FLUJOS DE ENERGÍA-INFORMACIÓN que
generan PROCESOS RETROALIMENTATIVOS con e l inte rior y con e l e xte rior, así
como soste nimie nto de ESTRUCTURAS y FUNCIONES propias de dicho SISTEMA. La
organización permite que el sistema sea mucho más que la suma de sus componentes,
puesto que provoca la emergencia de funciones a menudo inexplicables desde el punto de
vista de las partes.
La INFORMACIÓN es una cualidad esencial de la existencia que otorga características y
genera ORGANIZACIÓN en los sistemas. Los sistemas tienen ESTRUCTURA y
FUNCIÓN y se organizan a travé s de dife re nte s SIMETRÍAS acopladas. El conce pto
de sime tría e n Re sonancia Bioenergética tiene una cierta relación con la
NEGUENTROPÍA de la Teoría de Sistemas. La simetría aumenta la cantidad de

111
certidumbre y organización en un sistema, mientras que la entropía aumenta la cantidad
de incertidumbre y desorganización. Los sistemas guardan la información dentro de sus
estructuras en diferentes tipos de MEMORIA.
Las crías de los mamíferos más evolucionados JUEGAN. El juego recreativo es gozoso y tiene
como objetivo el aprendizaje de las normas y la generación de nuevas estrategias. Cuando un
juego es simplemente repetitivo o imitativo ya no es recreativo y es entonces controlado por la
tristeza, con lo que se convierte en un esfuerzo y sirve ya no para aprender, sino en todo caso
para perfeccionar lo aprendido. La evolución de las emociones nucleares de la TRISTEZA y de
la RECREACIÓN hizo posible la emergencia del LENGUAJE VERBAL (primero pensado y
hablado, y más tarde escrito), el SEXTO SENTIDO humano, cuyo objetivo es la organización
del conocimiento a través de la percepción de la DIMENSIÓN DIALÉCTICA de la existencia.
Al mismo tiempo, el lenguaje impulsó la complejidad y desarrollo de la recreación. El ser
humano utiliza su CREATIVIDAD para transformar la naturaleza mediante sus INVENTOS y
para reflejar su belleza a través del ARTE. Aunque en realidad no existen los procesos
CREATIVOS, todos son RECREATIVOS, puesto que cualquier ORDEN MANIFESTADO
conocido, previamente existía como ORDEN POTENCIAL, en el nivel abstracto. Las LEYES
humanas intentan ser recreaciones de las leyes naturales, con la esperanza de generar y
mantener el orden social. Esta emoenergía bien ajustada nos hace sentirnos ORGULLOSOS
ante la conquista de NUEVAS SIMETRÍAS propias o ajenas y cuando se desajusta nos hace
EGOMANÍACOS: ADMIRADORES de lo PERVERSO. Las simetrías propias que ya no son
nuevas deben principalmente amarse más que admirarse, ya que de lo contrario se estimula la
VANIDAD y el sentimiento de IMPORTANCIA PERSONAL.
La RECREACIÓN y atracción por las unidades cognitivas generadoras de orden y simetría, es
decir, por la verdadera esencia de la BELLEZA que subyace en la existencia, nos llevará hacia
el sentimiento de continuidad y de expansión, aumentando el interés y la motivación,
expresando la alegría de vivir para comenzar de nuevo el ciclo.
62. Dependencia Emocional.
Desde el punto de vista psicológico, la DEPENDENCIA EMOCIONAL es una ESTRATEGIA
de carácter individual (aunque apoyada por el colectivo) que impulsa CONDUCTAS que tienen
como consecuencia que la AUTOIMAGEN, AUTOACEPTACIÓN, AUTOVALORACIÓN,
AUTOESTIMA y las funciones cognitivas de SELECCIÓN DE OBJETIVOS, TOMA DE
DECISIONES, EVALUACIÓN, PLANIFICACIÓN y EJECUCIÓN, sean filtradas
mentalmente de forma recurrente y PERVERSA a través de la FIGURA MATERNA y
PATERNA. Esta estrategia dirige el PROPÓSITO VITAL del individuo hacia la obtención
de ATENCIÓN, AFECTO y APOYO (reales o imaginarios) de la MADRE y del PADRE
así como de cualquier otra figura masculina o femenina con la que la persona se relacione,
a cambio de la propia DESVALORIZACIÓN y de la entrega total o parcial de la
INDIVIDUALIDAD. Dependiendo de la habilidad adquirida para conseguir de los otros
dichas atenciones y de la configuración básica de cada personalidad, se experimentan
preferentemente sensaciones y pensamientos FRUSTRANTES o GRATIFICANTES. A través
de ellos el individuo se juzga y valora a sí mismo y a los demás. Mediante este proceso se
elaboran y sostienen los arquetipos del ÉXITO y FRACASO, fundamentados alrededor de la

112
facultad de obtener atención, afecto y apoyo, en lugar de asentarlos sobre la capacidad de
conquistar nuevos desarrollos, simetrías y conciencia.
Entender, reconocer y aceptar el mecanismo de la dependencia emocional es
imprescindible para la comprensión de la psique humana. Esta estrategia es el pilar
central en el que se asienta y construye la PERSONALIDAD EGOICA o MENTE
COLECTIVIZADA, siendo el eje alrededor del cual giran todas nuestras conductas
individuales y sociales.
Las 3 POTENCIAS del núcleo emocional son dañadas por las 3 dependencias emocionales
(necesidad de atención, afecto y apoyo). Éstas se dividen en dos para intoxicar a cada una de las
6 EMOCIONES NUCLEARES. Se forman así las 6 dependencias, que se manifiestan cada una
a su vez en dos aspectos: el CONTRACTIVO cuando uno es el objeto de la acción de la
dependencia, y el EXPANSIVO cuando hacemos que los otros sean el objeto de la acción de la
dependencia. En realidad, todas las dependencias expansivas buscan inflar encubiertamente las
contractivas, puesto que lo que se pretende, en todos los casos, es ser uno el objeto de la acción
de la dependencia: el centro del mundo. La personalidad humana está muy condicionada por la
combinación particular de dependencias emocionales que cada persona tiene.
1. NECESIDAD DE ATENCIÓN:
Es la necesidad de que los demás nos presten la atención que nosotros tendríamos que
darnos. Es la dependencia emocional que intoxica a la POTENCIA CREATIVA (formada por
la tristeza y la recreación).
DEPENDENCIA CUYO ORIGEN ES LA TRISTEZA.
◦ Necesidad de recibir compasión: consiste en llamar la atención de los demás DANDO PENA.
◦ Necesidad de dar compasión: consiste en hacer ver a los demás que tienen nuestra atención,
puesto que NOS DAN PENA.
DEPENDENCIA CUYO ORIGEN ES LA RECREACIÓN.
◦ Necesidad de recibir admiración: consiste en llamar la atención de los demás, con la
intención de SER ADMIRADO y RECONOCIDO.
◦ Necesidad de dar admiración: consiste en hacer ver a los demás que, por nuestra parte, SON
ADMIRADOS o RECONOCIDOS.
2. NECESIDAD DE AFECTO:
Es la necesidad de que los demás nos den el afecto que nosotros tendríamos que darnos. Es la
dependencia emocional que intoxica a la POTENCIA CONSERVATIVA (formada por el amor
y el miedo).
DEPENDENCIA CUYO ORIGEN ES EL AMOR.
◦ Necesidad de recibir amor: consiste en afectar a los demás requiriendo de ellos SER
AMADO.
◦ Necesidad de dar amor: consiste en afectar a los demás haciéndoles ver que, por nuestra
parte,
SON AMADOS.
DEPENDENCIA CUYO ORIGEN ES EL MIEDO.
◦ Necesidad de recibir protección: consiste en afectar a los demás requiriendo de ellos SER
PROTEGIDO.

113
◦ Necesidad de dar protección: consiste en afectar a los demás haciéndoles ver que, por
nuestra parte, SON PROTEGIDOS.
3. NECESIDAD DE APOYO:
Es la necesidad de requerir de los demás el apoyo que nosotros tendríamos que darnos. Es la
dependencia emocional que intoxica a la POTENCIA TRANSFORMATIVA (formada por la
alegría y la fuerza motriz).
DEPENDENCIA CUYO ORIGEN ES LA ALEGRÍA.
◦ Necesidad de recibir motivación: consiste en solicitar el apoyo a los demás requiriendo de
ellos SER MOTIVADO.
◦ Necesidad de dar motivación: consiste en apoyar a los demás haciéndoles ver que, por
nuestra parte, SON MOTIVADOS.
DEPENDENCIA CUYO ORIGEN ES LA FUERZA MOTRIZ.
◦ Necesidad de recibir ayuda: consiste en buscar el apoyo de los demás requiriendo QUE
HAGAN COSAS POR NOSOTROS.
◦ Necesidad de dar ayuda: consiste en hacer ver a los demás que, por nuestra parte, son
apoyados, porque NOSOTROS HACEMOS COSAS POR ELLOS.
Seguramente el mecanismo psicológico de la dependencia emocional tuvo su origen en una
estrategia evolutiva. Debió facilitar la supervivencia de la especie humana en sus primeros y
difíciles tiempos impulsando la aparición de una habilidad cognitiva excepcional: la
EMPATÍA. Ésta es un mecanismo a través del cual el individuo virtualiza en su MUNDO
INTERNO los estados físicos y emocionales del otro, generando una compleja interpretación de
las posibles NECESIDADES que pudiera tener. La empatía ha permitido un desarrollo
psicológico sin igual en el ser humano, o podría ser que este desarrollo fuera el precursor de la
propia empatía. La capacidad primera de empatizar debió ser con uno
mismo. Los primeros homínidos debieron establecer la CAPACIDAD DE REFLEXIONAR
sobre sus propias necesidades (pasadas, presentes y futuras), para consecuentemente comenzar
a hacer introspecciones sobre los estados ajenos. Esta nueva capacidad de empatizar y
preocuparse por los demás sustituyó en gran parte al INSTINTO ANIMAL. Nos hizo
HUMANOS, al mismo tiempo que aprendimos a hablar y a ayudarnos unos a otros,
promoviendo complejas conductas sociales de cooperación.
El neonato, el bebé y el niño realmente necesitan recibir atención, afecto y apoyo materno-
paterno o de figuras adultas, ya que son NECESIDADES BIOLÓGICAS fundame ntale s
para su supervivencia y equilibrio emocional. Como humanos nacemos en un estado
severo de inmadurez física y psicológica. Esta ayuda externa es fundamental para la
supervivencia y también para el correcto desarrollo de una personalidad estable y coherente. La
Emoenergética afirma que la necesidad biológica es convertida en dependencia debido al hecho
de que la sociedad adulta trasmite generación tras generación esquemas emocionales de
naturaleza adictiva. La instauración de este patrón dependiente es un fenómeno consensuado
globalmente, con ligeras diferencias culturales. El niño es entrenado por los adultos a someterse
a sí mismo a JUICIOS MORALES. Así, mientras va creciendo y aprendiendo a hablar,
construye su MUNDO INTERNO, el SISTEMA SECUNDARIO DE IMÁGENES, la
AUTOIMAGEN y las IDEAS DEL BIEN Y DEL MAL. Esto lo hace en base al impacto

114
emocional de los juicios de valor que realiza, y que tienen como objeto el establecimiento de las
ideas y arquetipos sobre el ÉXITO y el FRACASO, que vincula con la habilidad personal de
conseguir ese afecto, atención y apoyo de sus padres o de las figuras que los sustituyan. El niño
aprende a integrar, sin darse cuenta, los esquemas de dependencia emocional como el pilar
central de su personalidad porque la sociedad le enseña a ser adicto a esos patrones. La
necesidad de conseguir atención, afecto y apoyo gira en torno al establecimiento de una
personalidad EGOICA dominante que se retroalimenta del sentimiento de
IMPORTANCIA PERSONAL y superioridad. Esto somete a los individuos a un juego en
el que siempre se pierde. Es imposible sentirse permanentemente más que el otro.
Además, es una incongruencia interpretar un papel dominante mientras que uno es
incapaz de sentirse bien sin la atención el afecto y el apoyo permanentes de los demás. Hay
personalidades que se mantienen preferentemente en la fase de SUPERIORIDAD
(dominadores) y otras en la fase de INFERIORIDAD (dominados). Aunque en los dos casos la
persona es dependiente, los que se mantienen en la fase de inferioridad suelen tener serias
deficiencias en su desarrollo horizontal, ya que su capacidad de aprendizaje, de adquirir
competencias, de elaborar estrategias o de decidir se ve muy condicionada por el hecho de
identificarse prioritariamente con patrones de fracaso, inferiores, manteniendo sistemas de
creencias y relaciones que sostienen dicha identidad. Las personalidades que consiguen
establecerse en la fase de superioridad suelen acumular una gran simetría experiencial,
obteniendo a menudo el éxito a nivel familiar, intelectual, social o económico. También se
observan personalidades con una variabilidad acusada, alternando cíclicamente entre las fases
de superioridad e inferioridad. Es frecuente en estos casos encontrar trastornos disociativos u
otros problemas psicológicos. En realidad parece claro que las dos fases esconden un
sentimiento de superioridad, rasgo fundamental de la MENTE EGOICA. Muy probablemente,
este esquema de dependencia emocional es la continuación del proceso de selección natural
presente en los animales que consiste en ser dominador o dominado. La dependencia emocional
lleva a que la psique se encuentre continuamente autovalorándose en relación a los demás. Éste
es el infierno del ego, que convierte una necesidad básica y real de autoconservación en una
conducta que limita las posibilidades de desarrollo de la conciencia del individuo, haciendo
crecer su SOMBRA.
En la Emoenergética las EMOCIONES “ENGRANDE” son las energías que forman la parte
viva, vinculativa y consciente del universo. Permiten la relación, conexión y movimiento entre
los diferentes
sistemas vivos. Se organizan bajo la forma de EXPANSIÓN, ENTROPÍA,
FRAGMENTACIÓN, CONTRACCIÓN, COHESIÓN Y SIMETRÍA. Las emociones engrande
son las fluctuaciones de la CONCIENCIA IMPERSONAL, las que impulsan en los seres vivos
la creación de las psicoemociones. Las emociones humanas son organizadas por el NÚCLEO
EMOCIONAL, que como se ha dicho es un órgano energético que forma parte del llamado
PUNTO DE ENCAJE. El punto de encaje es el MUNDO INTERNO, la mente, el
observador. El núcleo emocional es el lugar de paso de las emociones engrande hacia el
interior del capullo luminoso: es donde la energía emocional universal es alineada,
seleccionada, aglutinada y reorganizada formando las EMOENERGÍAS o EMOCIONES

115
NUCLEARES individuales. Éstas serán combinadas y unificadas en el propio punto de encaje
junto con las bandas de energía pertenecientes a los órganos de los sentidos, generándose así
una experiencia psicoemocional y perceptual unificada.
Un perceptor de la energía sutil puede ver que la estrategia de dependencia emocional
provoca un enorme intercambio de filamentos de energía entre los capullos luminosos de los
seres humanos. Las energías ajenas incorporadas en el núcleo emocional dan una aparente
estabilidad a las personas, pero en realidad desbalancean el sistema individual, generando
entropía y bloqueos, o simplemente haciendo excesivamente rígido, limitado y egomaníaco al
individuo. Así es impedida su EVOLUCIÓN VERTICAL. El NÚCLEO EMOCIONAL del ser
humano necesitaría, para desarrollar correctamente su SIMETRÍA, contener energías propias de
forma mayoritaria. Puesto que el colectivo no parece que vaya a realizar los cambios necesarios
para funcionar con un modelo alternativo a la TELA DE ARAÑA SOCIAL, es el individuo el
que debe elegir convertirse en un impecable guerrero para salir de ella por sus propios medios.
Salir de la tela de araña social para nada es convertirse en un ermitaño o en un renegado.
Simplemente significa RENUNCIAR a la miseria personal y a dejar de ayudar a que los demás
aumenten la suya: salir de la CAVERNA. Así sería posible convertir el aumento y esplendor de
la conciencia en el propósito principal de la propia existencia. Tienes que darte cuenta de que
una buena parte de ese objetivo se obtiene a través de la sublimación de los actos más
cotidianos. Sin embargo, por ahora, el propósito e intento de la humanidad es perpetuar el
esquema de la dependencia emocional, y con ello los esquemas de dominador-dominado.
Desde el punto de vista sutil, la dependencia surge al introducir en el capullo luminoso (a
través del núcleo emocional propio) la atención, el afecto y el apoyo foráneos, que son
verdaderamente fibras energético-sutiles emanadas por el cuerpo energético de los demás.
Las otras personas sacan de sí sus energías nucleares y las ponen en nuestro núcleo y nosotros
hacemos lo mismo, sacamos nuestra ENERGÍA NUCLEAR INDIVIDUAL y la ponemos en el
núcleo de las otras personas. Aun así permanecemos conectados de por vida a nuestra propia
energía a través de esas fibras parecidas a cordones. En realidad no es posible perder del todo la
energía individual, tan solo se presta. De esta forma construimos la TELA DE ARAÑA
SOCIAL.
Las lecturas del núcleo emocional que he realizado a cientos de personas me dicen que por
término medio el núcleo emocional individual tiene una “pureza” de entre el 10 y el 15%, o lo
que es lo mismo entre el 85 y el 90% de los recursos energéticos e información del núcleo
individual son acúmulos ajenos. Como curiosidad, decir que una gran parte de los líderes, a
pesar de estar conectados con mayor número de personas, suelen disponer de alrededor de un
20% de pureza en su núcleo emocional. Quien quiera hacer crecer su SIMETRÍA
EMOCIONAL al 10 del grado 1 o más y alcanzar el estado de MANDALA debe estar
dispuesto a trabajar en conseguir una pureza en su núcleo emocional del 60% como mínimo.
Esto solo es posible a través de un trabajo impecable de recapitulación, realizado desde un
intento igualmente impecable. También será de ayuda el estudio, comprensión y asimilación de
la teoría Emoenergética por ser un mapa de la mente humana enfocado al desarrollo de la
conciencia y a la recuperación de nuestra dimensión energética. Aunque nos encontramos ante
un mecanismo al menos en

116
parte biológico, en el chamanismo centroamericano se atestiguó, y la Emoenergética lo
confirma, que
este proceso de dependencia emocional es altamente dañino para la evolución de la
conciencia e imposibilita el DESARROLLO VERTICAL de la persona. El individuo a
menudo no se da cuenta de esto. La mayoría no llega ni siquiera a imaginar lo que se está
perdiendo, muchos incluso tienen miedo de ello si llegan a intuirlo.
El NÚCLEO EMOCIONAL está rodeado de una estructura bioenergética muy especial, la
AURORA NUCLEAR. Su función es servir de intermediaria entre el núcleo emocional y el
medio. Este proceso lo realiza sin apropiarse de las energías foráneas ni perder las propias. La
dependencia emocional provoca que el núcleo emocional se conecte directamente con el
entorno, sin la mediación de la aurora nuclear, provocando la atrofia y casi desaparición de ésta.
Para mí, es claro que con un modelo cultural y psicoemocional adecuados las relaciones
sociales se podrían establecer mediante la conexión y el intercambio de información a través de
las AURORAS NUCLEARES. De esta manera nos enriqueceríamos unos a otros en lugar de
parasitarnos colectivamente; ésta sería la gran revolución emocional. Aunque por el momento
este cambio no parezca posible a nivel global, sí que lo es en el orden individual. Uno de los
objetivos principales de las técnicas de RECAPITULACIÓN es la expulsión de las energías
foráneas y la recuperación de las propias. En la Emoenergética son consideradas perversas las
energías externas sutiles y psíquicas introducidas directamente en el núcleo emocional y en el
propio CAPULLO LUMINOSO o SEGUNDO CUERPO, por ser origen y sostén del patrón de
dependencia y con ello de la personalidad egoica.
Los matices de la personalidad a través de los cuales alguien genera relaciones de dependencia
con otras personas son adquiridos primero mediante la herencia genética y por la información
inicial contenida en el alma ancestral. Más tarde son remodelados en la infancia por medio de
las experiencias y las decisiones, así como a través de los patrones de relación con los padres o
personas que ejercen de ellos. Cuando se crece, se utilizan los mismos esquemas de
dependencia que se aprendieron con los padres para relacionarse con otras figuras diferentes,
tanto en el ámbito de la familia o de la pareja, como en el de las amistades, y también en las
relaciones laborales y profesionales. A su vez, intentamos que los demás dependan de nosotros,
como un acto inconsciente de recuperar el poder perdido. Todas las dependencias emocionales
provienen originalmente de las dependencias materna y paterna gestadas en la infancia.
La dependencia emocional es el principal impedimento en el verdadero desarrollo
psicológico y de la CONCIENCIA humanos, provocando un alejamiento de la SIMETRÍA
SAGRADA, tanto individual como colectiva. Es el origen de la preocupación compulsiva
sobre lo que los demás piensan de uno. Puesto que las dependencias emocionales son la
verdadera fuente y sostén del EGO, también llamado MENTE COLECTIVIZADA o
MENTE FORÁNEA, cualquier esperanza de crecimiento personal real debe pasar por la toma
de conciencia, reconocimiento y aceptación de este fenómeno, socialmente fomentado y
protegido por los esquemas culturales. Así, es posible ponerse a trabajar de forma sostenida en
la disminución de la intensidad de dichas dependencias, cambiando gradualmente y de forma
consciente los patrones relacionales, con el propósito de cimentarlos en el enriquecimiento y
desarrollo humano individual y colectivo. La Emoenergética enseña que esta opción de

117
desarrollo de la personalidad (basada en la dependencia emocional) no sería la única posible,
puesto que considera que el ser humano es realmente un navegante de la conciencia que se
encuentra de paso (podría ser que varado) en su actual nivel evolutivo. El hombre es un
puente, un punto intermedio de evolución entre la bestia y algo más. Lo que le ancla al
actual nivel es la perpetuación social de la estrategia de dependencia emocional, que en todo
caso permite desarrollos horizontales pero en ningún caso
verticales. El problema es que esos desarrollos horizontales que nos han llevado al avance
tecnológico y a la superpoblación, pueden suponer también nuestra aniquilación y extinción
como especie en el medio plazo. No podemos abandonar este nivel sin completarlo, sin
sublimarlo y trascenderlo. Es necesario un cambio del paradigma emocional humano, pero algo
muy curioso, incluso desconcertante, es que, a veces, si estás verdaderamente haciendo algo
para conseguir ese cambio (una terapia o trabajo personal o lo que sea) a través de lo cual
intentas limitar tus patrones de dependencia y aumentar la consciencia, la gente que conoces
suele responder con sospecha ¡acusándote de depender de ello!. El colectivo frecuentemente se
defiende de forma agresiva ante cualquier cambio de paradigma, y en este caso incluso etiqueta
el intento de independencia como conducta dependiente para cubrirse a sí mismo. Nos
encontramos de alguna forma atrapados y en la paradoja de que, si bien, disponemos de
posibilidades biológicas y energéticas para alcanzar esa trascendencia, la propia dependencia
nos hace sentirnos apegados a una forma de relacionarnos que en realidad intuimos como
dañina y a un mundo que nos trae muchas miserias, al que en el fondo nunca hemos sentido
pertenecer del todo. Hay que recordar que las dependencias suelen generar un mecanismo de
negación en el adicto, que a menudo incluso defiende la propia adicción. Algunas personas que
sí que muestran interés en la evolución de la conciencia, caen en la trampa de sentirse todavía
más especiales, esperando o confiando que algún poder superior o deidad les de su atención,
afecto y apoyo y de esta manera los libere e ilumine; tantas son las trampas del ego...
63. Los Errores de la Mente.
La tarea de obtener toda la atención, el afecto y el apoyo de los padres y del resto del MUNDO
EXTERNO, tal y como lo deseamos en nuestro MUNDO INTERNO, es irrealizable. Como
consecuencia se desarrollan, ya en la infancia más temprana, los mecanismos de compensación
emocional llamados LOS ERRORES DE LA MENTE. Éstos surgen desde el esquema de la
DEPENDENCIA EMOCIONAL patológica. Se manifiestan primeramente en forma de
REVERSOS PSICOLÓGICOS, DEFECTOS DEL EGO y MALIGNIZACIONES, y
secundariamente como TRAUMAS y SENTIMIENTOS NEGATIVOS. Los errores de la mente
van así incorporándose y formando parte de los SISTEMAS DE CREENCIAS, mezclados con
los aprendizajes positivos, influyendo inevitablemente en la CONDUCTA, en los mecanismos
de SELECCIÓN DE OBJETIVOS y TOMA DE DECISIONES, y en la experiencia vital del
individuo. Intervienen en la formación de los procesos de identificación, que construyen la
AUTOIMAGEN y la idea del YO. Estos errores se pueden activar e intensificar indistintamente
desde el mundo interno o desde el mundo externo, a través de los pensamientos, palabras u
obras. A menudo, una buena parte de estos programas y sentimientos son rechazados
como intolerables por el individuo, guardándose entonces en el inconsciente, haciendo
crecer la SOMBRA. Existen diferencias entre unas personas y otras en el nivel de

118
ACTIVIDAD e intensidad particular de cada uno de los errores de la mente, así como en
el grado de consciencia o inconsciencia de los mismos. Sin embargo, todos y cada uno de
nosotros, al no haber transcendido la personalidad egoica, manifestamos alguna actividad
en todos y cada uno de los errores descritos. La aceptación de la propia oscuridad es un paso
fundamental en el camino del CONOCIMIENTO DE UNO MISMO. Las definiciones
aportadas aquí ayudarán al practicante a reconocer más fácilmente su propio MAPA DE
ERRORES. Esto es fundamental para ser eficiente en la recapitulación y dentro del camino de
la Emoenergética.
64. Reversos Psicológicos.
Son SISTEMAS DE CREENCIAS sobre uno mismo que llevan a que el objetivo de la
existencia sea el FRACASO individual, en parte o en todos sus niveles. Se incorporan en la
infancia, inducidos parcialmente por el padre, la madre y otras figuras de poder, siendo
catalizados a través del mecanismo de DEPENDENCIA EMOCIONAL. Los reversos
psicológicos pervierten la relación con uno mismo y la propia autoimagen. Son programas de
AUTOSABOTAJE. Aunque afectan a las 6 emoenergías, todos los reversos alteran muy
especialmente la relación con la ALEGRÍA (fluidez y ganancias). También pervierten el ciclo
de complementariedad y circulación energética entre el núcleo doloroso y el núcleo gozoso.
Potencian un autojuicio de tipo negativo, así como el desprecio hacia la propia individualidad.
Los intentos infantiles de conseguir de papá y de mamá toda la ATENCIÓN, el AFECTO y el
APOYO posibles, parten de la fantasía cimentada sobre la idea de llegar a ser algún día lo más
importante del universo, primero para ellos y luego para todas las otras FIGURAS
MASCULINAS y FEMENINAS con las que nos relacionemos, dios incluido. Este objetivo es
no solo dañino sino irrealizable. Por ello surgen los reversos psicológicos, como una
compensación a una necesidad distorsionada, que desemboca en el desequilibrio de las
funciones psicoemocionales de AUTOIMAGEN, AUTOVALORACIÓN,
AUTOACEPTACIÓN y AUTOESTIMA. Una buena parte de los reversos son reprimidos y
pasan a formar parte de la SOMBRA, funcionando así desde el inconsciente a través de
conductas automáticas.
La búsqueda del fracaso personal, alimentada por el funcionamiento de los reversos
psicológicos, interfiere en la relación del individuo con el arquetipo de la ABUNDANCIA. El
acceso a ella estará vehiculizado y limitado a través de las figuras de las que se depende. La
abundancia es un patrón que permite manejar adecuadamente y disponer de los RECURSOS
físicos, psíquicos y energéticos más que suficientes, necesarios para acceder al verdadero
desarrollo, al verdadero éxito. Desde el punto de vista de la Emoenergética, el fracaso real en el
ser humano es la ausencia de DESARROLLO VERTICAL y la pérdida de las funciones
potenciales y de conciencia (alejamiento de la SIMETRÍA SAGRADA). La abundancia se
manifiesta en nuestro mundo material a través de los arquetipos horizontales del dinero, del
poder y del éxito. Se hace necesario que las propias IMÁGENES y sistemas de creencias sobre
el dinero, el éxito y el poder sean puras y transparentes como el cristal, y que se acoplen con la
sabiduría necesaria para su correcta utilización.
Los reversos psicológicos dañan al NÚCLEO EMOCIONAL en su propósito de hacerlo
fracasar; son un intento perverso de conseguir la ATENCIÓN, el AFECTO, y el APOYO

119
de las figuras pate rnas, mate rnas, masculinas y fe me ninas a cualquie r pre cio. En las
personalidades muy polarizadas hacia el tipo víctima-dominada, los reversos son muy fuertes y
destructivos; así la persona se ve asaltada a menudo por sensaciones negativas en el mismo
momento en el que empezaba a sentirse bien, o cuando está a punto de conseguir o si ya ha
logrado algún éxito en la vida, encontrando algo de paz (perversa) tan solo cuando se siente
acompañada por alguien que tenga una personalidad dominadora. En otras ocasiones los
reversos simplemente alejan del desarrollo vertical a la persona, siendo ésta, aun así, capaz de
operar a través de respuestas y estrategias eficientes en el ámbito del DESARROLLO
HORIZONTAL (que incluye las competencias innatas más las adquiridas y convertidas en
simetría experiencial). Esto es posible si se ha desarrollado una personalidad que se mantenga
estable en el tipo dominadora; entonces se pueden cosechar importantes éxitos en el mundo
social y económico, en una
búsqueda igualmente compulsiva de atención, afecto y apoyo.
Aunque en algunos reversos psicológicos he utilizado la nomenclatura de "sentimiento de", esto
es una licencia que me concedo para facilitar su comprensión y asimilación; es necesario
entender que cuando se habla de reversos psicológicos se está haciendo más referencia al patrón
o programa perverso (antipatrón de diseño) que a su efecto (sentimientos). Los reversos
psicológicos son los precursores de los otros ERRORES DE LA MENTE primarios, que
son las MALIGNIZACIONES y los DEFECTOS DEL EGO, y también de los
SENTIMIENTOS NEGATIVOS. En el modelo de la Emoenergética se sostiene que todo
sentimiento perverso (tanto si es de origen gozoso como si es de naturaleza dolorosa) tiene
entidad más allá de su manifestación concreta en un momento dado. La energía emocional y
sensorial involucrada en las vivencias incorrectamente asimiladas se queda atrapada en forma
de ENERGÍA DE INTENSIDAD en el cuerpo sutil, absorbida por la conducta o programa
cognitivo-emocional en juego, formándose así conglomerados patológicos que permanecen en
el campo energético a lo largo de la vida de la persona, incluso si ya no sintiera
conscientemente tales sentimientos. De cualquier forma, cada vez que se tengan experiencias
similares, los conglomerados se vuelven a recargar y sus programas se intensifican; tiene el
mismo efecto intensificador hacer uso de las conductas perversas, aunque sea de manera
inconsciente. La razón por la que el campo energético y el núcleo emocional se van
deteriorando a lo largo de la vida no es tanto por el envejecimiento o el desgaste, sino por la
carga que suponen para el sistema las toxinas energético-emocionales y las estructuras
mórbidas que las sostienen, y que forman ya parte de la propia personalidad. Es por ello que en
este sistema se señala la importancia de practicar técnicas de recapitulación y hacer terapias
como la Resonancia Bioenergética, que ayudan a la persona con verdadero INTERÉS a
recuperar sus pedazos perdidos.
Los principales reversos psicológicos son: AUTOCASTIGO, AUTOAGRESIÓN,
DECLARACIONES DE SUICIDIO, SENTIMIENTO DE INUTILIDAD, SENTIMIENTO DE
INCAPACIDAD, SENTIMIENTO DE INDIGNIDAD, SENTIMIENTO DE DEUDA,
SENTIMIENTO DE SUCIEDAD, PROMESAS-NEGOCIACIONES y PROHIBICIONES.
Autocastigo.
Objeto cognitivo, en forma de programación o acción, originado a través de la CULPA y del

120
ODIO (rechazo) a uno mismo, que tiene como objetivo la autoimposición de LÍMITES
perversos en el DESARROLLO (evitando o dificultando el aumento de SIMETRÍA) o en la
ABUNDANCIA. "Tengo que castigarme", "merezco que me castiguen".
Autoagresión.
Objeto cognitivo, en forma de programación o acción, con origen en la CULPA y en el
AUTOCASTIGO que tiene como objetivo dañar a la MATRIZ INDIVIDUAL propia
(provocando
pérdidas de SIMETRÍA). "Me tengo que hacer daño", "merezco que me hagan daño".
Cualquier conducta que se ejecuta a sabiendas de que es dañina para uno mismo es una forma
de autoagresión.
Declaración de Suicidio.
Evento en el que uno expresa a través de pensamientos, palabras u obras el deseo de morir,
directa o indirectamente. Genera una programación acumulativa en la psique que va ganando
fuerza como un parásito a lo largo de la vida, más cuanto más se la alimenta. Puede llegar a
bloquear la ALEGRÍA DE VIVIR. Tiene como objetivo la destrucción o finalización de la
MATRIZ INDIVIDUAL propia (pérdida total de SIMETRÍA). “Me quiero morir", "la vida no
merece la pena”, "merezco que me maten", "no merezco vivir", "tal o cual cosa me mata".
Sentimiento de inutilidad.
Emoción generada a través de una AUTOVALORACIÓN deficiente o errónea mediante la que
el individuo bloquea primeramente el AMOR PROPIO desde la TRISTEZA perversa, para
después alejarse de sentirse ubicado y conectado consigo mismo, alterando así la posibilidad
de RECONOCIMIENTO de la propia belleza, funciones y simetría. Se bloquea entonces la
ALEGRÍA que haría posible sentir la MOTIVACIÓN y dirección hacia la que ir. "No valgo",
"no sirvo".
Sentimiento de incapacidad.
BLOQUEO o INSUFICIENCIA de la FUERZA MOTRIZ-REACTIVIDAD, bien por todavía
carecer de las estrategias adecuadas para resolver los problemas y satisfacer las necesidades,
o bien por un problema en la energía reactiva misma. “No puedo”, "no sé".
Sentimiento de indignidad
Experiencia cognitiva que hace creer a la persona que no es MERECEDORA ni de AMOR, ni
de SIMETRÍA, ni de ALEGRÍA (de “cosas buenas”). “No me merezco”.
Sentimiento de deuda
Necesidad de COMPENSAR a una FIGURA externa por recepción real o imaginada de una
NUTRICIÓN o SIMETRÍA anterior, que tiene como consecuencia la autoimposición de límites
perversos (AUTOCASTIGO). “Estoy en deuda con”.
Sentimiento de suciedad
Experiencia cognitiva relacionada con el RECHAZO o JUICIO NEGATIVO ante la
experiencia de ser TOCADO o AMADO. Se alimenta del SENTIMIENTO DE INDIGNIDAD y
de la CULPA. “Me siento sucio”.
Promesas-Negociaciones
Objetos cognitivos que condicionan el DESARROLLO y el EQUILIBRIO propios a la
ejecución por parte de uno mismo o por una figura externa de un determinado esquema o

121
acción. Las negociaciones a menudo son pactos con el arquetipo de dios o del demonio. "Si
hago o no hago esto entonces que pase o que ocurra aquello", "prometo que...".
Prohibiciones
Objetos cognitivos, en forma de programación, cuyo objetivo es IMPEDIR el acceso a la
CONTINUIDAD, al DESARROLLO o al EQUILIBRIO en un determinado aspecto de la propia
existencia. "No puedo ir por ahí","no me puedo permitir eso", "eso no se puede hacer".
65. Las Malignizaciones.
En respuesta a las pérdidas individuales producidas por la aparición y utilización de los
reversos psicológicos en la psique, se generan un tipo especial de compensaciones, en forma de
NECESIDADES PERVERSAS, a través de las cuales se elaboran e impulsan patrones
patológicos de relación con uno mismo y con los demás: las malignizaciones. Éstas hacen
crecer los defectos del ego, y éstos a su vez vuelven a nutrirlas, retroalimentando de nuevo a los
reversos psicológicos en un ciclo recurrente. Las MALIGNIZACIONES tienen como
objetivo impulsar CONDUCTAS perpetuadoras del modelo dominador-dominado así
como propagar y sostener el mal en el mundo. Representan la necesidad de extender el
propio FRACASO o de intentar derivarlo hacia fuera, limitando el acceso a la
SIMETRÍA SAGRADA, al DESARROLLO VERTICAL y a la CONCIENCIA más allá
de uno mismo: a cada uno de los individuos y a la humanidad en conjunto. Como estas
conductas son deplorables, a menudo el individuo se las esconde a sí mismo en la SOMBRA.
Estas necesidades perversas pueden ser conscientes o inconscientes y se nutren de los
pensamientos, palabras u obras que resuenen con ellas. Las malignizaciones son necesidades
que incluso si son reprimidas están ahí en cada uno de nosotros, aunque, el primer paso para
trabajar en su disminución es reconocerlas, y así poder limitar su fuerza a través del control y
refrenamiento de las conductas que promueven y que a la vez las hacen fuertes. Son las
siguientes: NECESIDAD DE SOBORNAR, NECESIDAD DE CHANTAJEAR, NECESIDAD
PERVERSA DE CREAR, NECESIDAD PERVERSA DE CONSERVAR, NECESIDAD
PERVERSA DE ELIMINAR-DESPRENDERSE, NECESIDAD DE CASTIGAR,
NECESIDAD DE AGREDIR, NECESIDAD DE DESTRUIR-MATAR, NECESIDAD
PERVERSA DE ADQUIRIR, NECESIDAD PERVERSA DE POSEER, NECESIDAD DE
DOMINAR-ESCLAVIZAR, NECESIDAD DE CULPABILIZAR, NECESIDAD DE
DESVALORIZAR Y NECESIDAD DE MALIGNIZAR.
Necesidad de Sobornar.
Necesidad de establecer RELACIONES en las que se sugiere u obliga a otros a realizar
acciones que no quieren o que atentan contra su simetría, a cambio de favores, regalos o
afectos.
Necesidad de Chantajear.
Necesidad de establecer RELACIONES en las que se sugiere u obliga a otros a realizar
acciones que no quieren o atentan contra su simetría, sometiéndoles a amenazas físicas o
morales.
Necesidad Perversa de Crear.
Necesidad de GENERAR nuevos objetos cognitivos entrópicos, ladrones de simetría o vacíos,
tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética (por ejemplo: charlas inútiles, obras de

122
arte enfermizas o carentes de contenido, negocios especulativos, nuevas relaciones
patológicas...).
Necesidad Perversa de Conservar.
Necesidad de MANTENER, GUARDAR o ALMACENAR inalterados a objetos cognitivos
entrópicos o vacíos de contenido, tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética. A
través de esta necesidad uno se puede llegar a identificar con lo que es sostenido, aunque
fueran objetos materiales.
Necesidad Perversa de Eliminar-Desprenderse.
Necesidad de SEPARAR o alejar de uno mismo a objetos cognitivos simétricos, tanto si son de
naturaleza física, psíquica o energética, sin que esto implique necesariamente la destrucción o
perjuicio del contenido desprendido o del que uno se separa. Una de sus consecuencias es el
aumento de la IGNORANCIA.
Necesidad de Castigar.
Necesidad o deseo de LIMITAR el movimiento o desarrollo de figuras u objetos cognitivos
simétricos. También es el deseo de estancar, sostener o aumentar los aspectos perversos de un
sistema con el objetivo de seguir penalizándolo. Es la necesidad de que las cosas continúen
mal o vayan a peor.
Necesidad de Agredir.
Necesidad o deseo de DAÑAR y provocar pérdidas a figuras u objetos cognitivos simétricos.
Necesidad de Destruir-Matar.
Necesidad o deseo de ELIMINAR de forma completa a figuras u objetos cognitivos simétricos.
Necesidad Perversa de Adquirir.
Necesidad mórbida de INCORPORAR objetos cognitivos externos de características dañinas
para uno, tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética. La necesidad es perversa en
el momento que lo que se desea adquirir es perjudicial, está vacío de utilidad, o es beneficioso
pero se adquiere en demasiada cantidad (por ejemplo: drogas, alcohol compras compulsivas,
juego ludópata, comidas excesivas o perversas; abusos en la utilización de la televisión, el
arte, la música, la lectura, internet u otras actividades similares). En esta necesidad lo que se
busca es la gratificación del momento de adquirir, que es diferente a cuando lo que se desea es
poseer.
Necesidad Perversa de Poseer.
Necesidad de TENER o RETENER (por miedo a perder) a figuras u objetos cognitivos de
naturaleza física, psíquica o energética, generando sentimiento de APEGO con resultado
ENTRÓPICO para uno mismo y a veces para lo que es considerado como posesión. A menudo
el individuo termina asimilando en sus propios sistemas de identificación (AUTOIMAGEN) a
lo que siente como propio.
Necesidad de Dominar-Esclavizar.
Necesidad de MANTENER bajo el CONTROL de uno mismo (como una demostración de
FUERZA y PODER) a sistemas o figuras, con el objetivo de bloquear, limitar o dirigir el
DESARROLLO y movimiento de los mismos.
Necesidad de Culpabilizar.
Necesidad de enfocarse en las CONDUCTAS externas que son consideradas negativas con el

123
objetivo de JUZGAR y generar sentimiento de CULPA en el que ejecuta tales
comportamientos. Como consecuencia se genera RABIA y sentimiento de IMPORTANCIA
PERSONAL en uno mismo. Al tener la necesidad de culpabilizar hay un intento (a menudo
inconsciente) de impedir o bloquear el DESARROLLO de la figura a la que se culpa,
sosteniendo en el mundo interno propio los contenidos negativos enfocados, para así poderlos
proyectar una y otra vez en el otro, incluso, a veces, haciendo una transferencia de los propios
contenidos perversos hacia él; todo ello con el objetivo de poder seguir culpando.
Necesidad de Desvalorizar.
Necesidad de OCULTAR la verdadera simetría de un objeto cognitivo. Necesidad de
Malignizar.
Necesidad de mantener el mal en el mundo. Bloquear el acceso a la SIMETRÍA SAGRADA, a
la CONCIENCIA y al DESARROLLO VERTICAL.
66. Los Defectos del Ego.
Debido a las desarmonías, excesos, carencias e intoxicaciones en las distintas energías del
núcleo emocional y por la acción desequilibrante de los reversos psicológicos y de las
malignizaciones, se generan una serie de defectos arquetípicos en la mente. Éstos dan lugar a
energías emocionales y a sentimientos que condicionan, a través de los propios patrones
defectuosos que alimentan, la interacción con uno mismo y el entorno, produciendo
intensificaciones emocionales patológicas, unas veces gratificantes y otras veces desagradables.
Refuerzan los esquemas de importancia personal y dependencia emocional. Tienen presencia en
el cuerpo energético, ya que impulsan el crecimiento de matrices de energía-información,
conglomerados que se llenan y agrandan, más cuanto más son utilizados e intensificados estos
defectos por el individuo. Los defectos del ego son: CULPA, ODIO, RESENTIMIENTO-
RENCOR, ENVIDIA, VANIDAD, COBARDÍA, LUJURIA, GULA, OCIOSIDAD e
IGNORANCIA.
Culpa.
Defecto que tiene como objetivo estimular el AUTOCASTIGO y a veces la AUTOAGRESIÓN;
es un mecanismo de compensación perverso ante la presencia en uno mismo de objetos
cognitivos que son juzgados como negativos. Este sentimiento siempre aparece en la infancia,
en primer lugar, inducido por el rechazo de los adultos hacia el niño. Una educación
equilibrada consiste en poner límites o rechazar una conducta mala o errónea, mostrando
inmediatamente las alternativas correctas, en lugar de dirigir el rechazo hacia el niño. Es
necesario un trabajo emocional para disminuir la culpa y así disponer de la energía para
responsabilizarse de las pérdidas y necesidades reales, buscando las adecuadas
compensaciones generadoras de desarrollo y simetría.
Odio.
RECHAZO PERVERSO, por exceso o por error, que se retroalimenta de forma recurrente de
sí mismo, utilizando un objeto o figura que hace de catalizador-focalizador.
Resentimiento-Rencor.
Acumulación de RABIA y ODIO catalizados a través de una FIGURA externa, a la que se le
transfiere una DEUDA con uno mismo, en la que la ausencia de PERDÓN impide la
recuperación de la ALEGRÍA.

124
Envidia.
ADMIRACIÓN mezclada con RABIA, catalizadas ambas a través de figuras externas que se
valoran por encima de uno mismo por lo que son o por lo que tienen.
Vanidad.
ADMIRACIÓN PERVERSA hacia uno mismo. Recrearse en los propios despropósitos.
También deleitarse excesivamente en las propias funciones positivas o simetrías, tanto si son
heredadas como adquiridas. Una vez conquistada una simetría es mejor amarla que admirarla
para que así la vanidad no aumente.
Cobardía.
MIEDO PERVERSO que dificulta la posibilidad de alcanzar nuevas SIMETRÍAS y que puede
anular al verdadero miedo simétrico que es el que se debe tener a la interrupción del
desarrollo o al bloqueo del aprendizaje.
Lujuria.
Exceso de deseo sexual promotor de pensamientos eróticos y fantasías repetitivas a través de
las cuales la MATRIZ INDIVIDUAL pierde energía vital, emocional o de conciencia. También
genera conductas que tienen como objetivo la obtención recurrente de placer sexual,
intensificando de forma perversa la ALEGRÍA y la FUERZA MOTRIZ.
Gula.
Exceso de deseo por la comida, o más bien, convertir el comer (que no el alimentarse) en una
de las fuentes principales de motivación y ALEGRÍA en la vida.
Ociosidad.
Conjunto de estrategias o conductas que tienen como objetivo gastar de forma patológica o
excesiva el tiempo, desvalorizando la existencia o generando la falsa sensación de que mañana
estaremos vivos. La OCIOSIDAD PASIVA se alimenta y a la vez es generadora de PEREZA,
que es una distorsión de la TRISTEZA y de la FUERZA MOTRIZ. Ésta lleva a intentar
escaparse del esfuerzo necesario para desarrollarse y evolucionar, buscando recurrentemente
los estados expansivos y de abandono. La OCIOSIDAD ACTIVA es una distorsión de la
ALEGRÍA y de la FUERZA MOTRIZ que hace que la persona se sienta inquieta y busque
llenar su tiempo de actividades lúdicas que van en contra del desarrollo o que practica de
forma excesiva, convirtiendo así el divertimento en uno de los objetivos vitales y fuente
principal de motivación. La ociosidad es una huida del esfuerzo que sería necesario para
realizar auténticos desarrollos de la consciencia. Uno de sus efectos dañinos es la pérdida
(aunque sea temporal) de la empatía y de la capacidad de CUIDAR-AMAR a los demás, puesto
que el ocioso necesita que otros trabajen para poder mantener su estatus.
Ignorancia.
Utilización de la capacidad de decidir para mantenerse en bandas de BAJA ENERGÍA y
SIMETRÍA, a cambio de estabilidad perversa. Creer que no se necesita aprender más o que ya
se sabe todo. Incapacidad de reconocer los objetos cognitivos generadores de simetría.
Pérdida de la fascinación por el misterio de la vida y de uno mismo.
67. Traumas.
Un TRAUMA es un EVENTO ENTRÓPICO que obliga al individuo a cambiar de forma
abrupta y desadaptativa una parte de los SISTEMAS DE CREENCIAS, dejando además una

125
huella o microcicatriz por sobrecarga eléctrica en el área del CEREBRO que estaba procesando
la EXPERIENCIA. Según las lecturas que he realizado en el campo energético humano durante
años, los lugares que parecen más habitualmente impactados por las experiencias traumáticas
son el TÁLAMO, el HIPOCAMPO, las AMÍGDALAS CEREBRALES, el CUERPO
CALLOSO y el CÓRTEX CEREBRAL. También se pueden producir reflejos del trauma a
través del sistema nervioso en cualquier parte del organismo o del cuerpo energético.
El cambio perverso en los patrones de creencias, junto con el efecto de las cicatrices y bloqueos
energéticos, influyen negativamente en las posibilidades futuras de procesar eventos similares
de forma adecuada (adaptativa). Se realimenta entonces la aparición de nuevos traumas
similares, que se van encadenando recurrentemente en forma de COEX TRAUMÁTICOS
(CONSTELACIONES DE EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS). El concepto de COEX
proviene de la Psicología Transpersonal de Stalisnav Grof. Parte del supuesto de que el cerebro
no guarda las vivencias en archivos de memoria aislados, sino que asocia experiencias
emocionales y sensoriales similares en paquetes interconectados, almacenando tales eventos
como un todo. Así, la activación de alguna de sus partes puede desencadenar la emergencia de
toda la constelación. Éstas pueden reactivarse incluso en la vida ordinaria, fuera de experiencias
traumáticas, a través de detonadores sensoriales o emocionales similares o que resuenen con los
que fueron guardados dentro de los sistemas traumáticos. Muchos de los TRAUMAS se ocultan
en el INCONSCIENTE, aunque condicionarán igualmente las respuestas, conductas,
posibilidades de aprendizaje y adaptación del individuo en su vida diaria. La persona puede
verse afectada en su día a día al producirse volcados de sentimientos negativos que se hacen
conscientes a través del sentido CINESTÉSICO. A veces estas malas sensaciones vienen
acompañadas por recuerdos más difusos o más intensos de las vivencias traumáticas, aunque, a
menudo el malestar sentido aparece tal cual, sin asociarse conscientemente a evento alguno; se
produce entonces un doble sentimiento de desazón, por las sensaciones en sí mismas y por la
confusión al no saber que le pasa a uno. En realidad, todo contenido mal procesado o
incorrectamente asimilado a nivel emocional puede producir este tipo de respuestas en el día a
día, incluso si no proviene de un trauma. La mayor parte de los traumas se originan en el
periodo que abarca la ETAPA FETAL, el NACIMIENTO y la primera INFANCIA (antes de
los 7 años), aunque también en el periodo de los 7 a los 13 años. Los que se producen más tarde
suelen ser recurrencias de los primeros, a no ser que se den circunstancias excepcionalmente
negativas. En la Emoenergética se utiliza el concepto de TRAUMA para categorizar a una
experiencia PSICOLÓGICA que tiene consecuencias físicas (al menos en el funcionamiento
cerebral), a diferencia de TRAUMATISMO que tiene su origen en un accidente o agresión en
el cuerpo físico (que podría adicionalmente ir acompañado de consecuencias psicológicas). El
trauma se produce a través de una EXPERIENCIA SUBJETIVA, por lo que no siempre se
darán razones externas objetivas que concuerden con la existencia del mismo. La mayor parte
de los traumas se producen durante un evento en concreto, aunque, en ocasiones es el efecto
acumulativo de una experiencia desadaptativa continuada a lo largo del tiempo, que termina por
desencadenar el impacto traumático. Muchos de ellos fueron descubiertos por el Dr. Francisco
Ríos (Balance Polar Electromagnético). En la Emoenergética se contemplan 8 tipos principales
de traumas:

126
Trauma por sentimiento de Abandono.
El que se puede consumar a través del sentimiento de ESTAR ABANDONADO (por los
padres, por la vida, por dios, por los demás, etcétera). Pueden empezar a hacerse incluso en la
ETAPA FETAL, si la madre no ofrece atención y afecto suficientes al feto (a veces por el
desconocimiento del embarazo en las primeras etapas o por no sentir la conexión con el feto).
En ocasiones, en la infancia, se pueden producir cuando el niño se pierde, aunque sea por unos
minutos, y cree que sus padres se han ido.
Trauma por sentimiento de Obligación.
El que se puede producir al ser o sentirse obligado por una figura externa a HACER ALGO
QUE NO SE DESEA o hacia lo que se siente rechazo. La obligación puede ser de naturaleza
física o moral. No necesariamente tiene que haber sido consumada, en ocasiones tan solo con la
presión recibida se puede hacer el trauma.
Trauma por sentimiento de Privación.
El que se puede producir al sentirse PRIVADO el individuo, por agentes externos o por las
circunstancias, de algo que considera muy necesario en algún nivel. La privación puede ser de
naturaleza física, psíquica o transpersonal. Es el trauma de “el mundo no es como a mí me
gustaría” o “los demás no me dan lo que necesito”.
Trauma por sentimiento de Muerte.
El que se puede generar a través del sentimiento de que se está en PELIGRO, tanto como para
creer que hay una ruptura inminente en la continuidad de la MATRIZ INDIVIDUAL (afecta
especialmente a las unidades procesadoras del MIEDO y de la ALEGRÍA). Son frecuentes
durante el evento del NACIMIENTO, aunque se pueden dar en cualquier otro momento, por
una amenaza real o imaginaria (ACCIDENTES, AGRESIONES, SUSTOS, etcétera).
Trauma por sentimiento de Pérdida.
El que se puede producir a través de un sentimiento desadaptativo de TRISTEZA derivado de
una
pérdida física o moral.
Trauma por sentimiento de Rechazo.
El que se puede generar por sentirse uno RECHAZADO. Ocurre habitualmente en la infancia
por
experiencias vividas con el padre o la madre, o bien a través de otra figura masculina o
femenina. Produce alteraciones en la AUTOESTIMA.
Trauma por sentimiento de Agresión.
El que se puede formar cuando se vive un evento en el que uno es AGREDIDO física o
moralmente.
Trauma por experiencia Gratificante.
El que se puede producir a través de una experiencia PLACENTERA (y a veces CUMBRE)
que, sin embargo, genera una sobrecarga sensorial y emocional desadaptativa, que
frecuentemente pasa desapercibida por derivar de una vivencia gozosa.
68. Arquetipos, Imágenes y Suprasistemas.
En el mismo momento en el que empezamos a interpretar la realidad, ya dentro del
vientre materno, comenzamos la construcción de un INVENTARIO. Se van consolidando

127
entonces en nosotros unas unidades cognitivas llamadas ARQUETIPOS o IMÁGENES,
que formarán parte de él. Éstos son realmente moldes que contienen programas
transformativos. Se especializan en seleccionar, reorganizar, modelar y dar sentido a cada parte
específica del todo, generando una realidad virtual formada por un entramado de OBJETOS
COGNITIVOS y SISTEMAS DE CREENCIAS que intentan anticiparse y hacer familiar al
mundo en que vivimos. Encasillan la realidad recurrentemente, con el objetivo aparente de que
podamos experimentar una sensación de continuidad e IDENTIDAD coherentes en la
experiencia vital. Así, es posible que el PERCEPTOR se relacione con los mundos externo e
interno y materialice respuestas apropiadas en cada momento.
Este proceso de arquetipación va madurando en el niño, al mismo tiempo que lo hace su
lenguaje. Los comandos lingüísticos son las pie z as que construye n los siste mas de imáge
ne s y la EXPLICACIÓN DEL MUNDO (sistema secundario de imágenes). Las palabras en
sí mismas ya son imágenes: una nominalización de una parte del mundo, aunque no el mundo.
Enriquecen y modifican los datos obtenidos a través del SISTEMA PRIMARIO DE
IMÁGENES (órganos sensoriales). Además, sostienen, dan fuerza e intensidad a la propia
IDENTIDAD.
A través de las imágenes se da forma tanto al YO, como a la manera en cómo éste se
IDENTIFICA con ciertos esquemas cognitivos y emocionales, DISOCIÁNDOSE o
distanciándose de otros; se forman así a los diferentes sistemas de creencias personales. La
Emoenergética mantiene la hipótesis de que necesariamente las imágenes (arquetipos) deben
tener algún tipo de soporte cerebral a través de redes neuronales dedicadas y especializadas. Así
mismo, las imágenes son niveles de organización a través de los cuales el PUNTO DE
ENCAJE interpreta la parte de la realidad referente al YO, al mundo, y a su relación con la
existencia. Adicionalmente, la vida del individuo discurre dentro de una serie de sistemas o
grupos que le someten a una presión cognitiva, influyéndolo con sus propios arquetipos e
imágenes dominantes. Éstos son los SUPRASISTEMAS familiar, social y laboral. Estos
grandes sistemas están formados por otros seres humanos a los que se les llamará FIGURAS.
La primera vez que escuché hablar de imágenes y figuras fue a un médico que practicaba una
técnica alternativa llamada Balance Polar Electromágnético que fue desarrollada por el Dr.
Francisco Ríos, al que ya he nombrado anteriormente. A pesar de que mi camino no siguió por
ahí, la influencia de las pocas cosas que he llegado a conocer de esta técnica ha sido enorme en
mi trabajo e investigaciones; me siento muy agradecido de haberme cruzado con ella y de tener
la suerte de haber conocido a su creador.
Así que, todos los sistemas de creencias están formados por una combinación de
conocimientos, juicios y opiniones sobre lo que algo en concreto es o no es, debe ser o no debe
ser. Las creencias están conectadas con todos los sentidos y emociones, aunque realmente son
COMANDOS LINGÜISTICOS simples: con sujeto, verbo y predicado. Tienen mucha más
fuerza cuanto más nos identificamos con ellas. Las creencias se mueven en un plano diferente
al pensamiento de tipo RACIONAL. Esto a menudo es un
problema, ya que un raciocinio verdaderamente afinado debe sustentarse en datos objetivos
extraídos del mundo externo a través de la percepción, sin embargo, las creencias están
asentadas en el mundo interno. Lo ideal sería ajustar y fortalecer el lado racional, sin permitir

128
que la excesiva rigidez de éste nos lleve a vivir en un mundo limitado tan solo a lo que somos
capaces de ver y tocar en un momento dado. En la evolución emocional y de la conciencia se
hace necesario cambiar gradualmente las creencias por conocimientos.
Autoimagen.
Función emergente del punto de encaje que gestiona e interpreta cada uno de los
CONTENIDOS COGNITIVOS que hacen referencia a uno mismo. Produce una fuerte
sensación de IDENTIFICACIÓN con el YO y con las partes de uno. Necesariamente, esta
función y todas las que cuelgan de ella deben crear redes neuronales que mantienen y
trasfieren a nivel biológico la información procesada en el punto de encaje. El proceso de
identificación está compuesto por lo que uno cree que es (identificación positiva) y por lo que
uno cree que no es (identificación negativa). Proviene, en gran parte, de la extraña capacidad
del ser humano de observar y hacer reflexiones sobre su propio mundo interno. La
AUTOIMAGEN CORPORAL es uno de sus subsistemas más importantes, si bien la
AUTOIMAGEN es mucho más compleja que eso, ya que en ella se asienta la idea total del YO.
La autoimagen está muy polarizada a nivel de género (identificación sexual) aunque se
empieza en todos los casos a formar primero en la etapa fetal a través de la IMAGEN
MATERNA. Posteriormente, a lo largo de la infancia, mientras sigue madurando el arquetipo
materno, la autoimagen es ampliada primero mediante la construcción de la IMAGEN
PATERNA y posteriormente por medio de la incorporación de las IMÁGENES FEMENINA y
MASCULINA. Estas cuatro son las IMÁGENES NUCLEARES, junto con la propia
autoimagen, que es el procesador central del resto de las IMÁGENES y de las funciones de
AUTOVALORACIÓN, EXOVALORACIÓN, AUTOACEPTACIÓN, EXOACEPTACIÓN,
AUTOESTIMA, EXOESTIMA, EXOIMAGEN, AUTOEXISTENCIA, EXOEXISTENCIA,
FUNCIÓN SOCIAL, FUNCIÓN LABORAL, FUNCIÓN FAMILIAR, de los ARCHIVOS DE
MEMORIA y de los SISTEMAS DE CREENCIAS.
Imagen Materna.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS asociados a la MADRE y al ARQUETIPO MATERNO. Las IMÁGENES
NUCLEARES, en general, son sistemas especializados que recogen, procesan y emiten
CONTENIDOS COGNITIVOS pertenecientes a un área específica de la realidad, existiendo
cerebralmente en el embrión de forma potencial, siendo necesaria su maduración en las
primeras etapas de la vida. El primer ciclo de desarrollo de las imágenes y arquetipos
comienza con la IMAGEN MATERNA. Ocurre en la ETAPA FETAL, siendo además la primera
imagen en implementarse ya que el único mundo existente al principio es la MADRE. Para el
feto la imagen materna se comienza a formar a través de sensaciones y percepciones
relacionadas con el AFECTO, la ATENCIÓN y el APOYO. La IMAGEN MATERNA tiene su
segundo ciclo de desarrollo de los 0 a los 6 meses siendo por ello muy importante el contacto
materno continuado durante este periodo, ya que el proceso de autoimagen empieza a través
de la identificación con la madre. El tercer ciclo comienza a los 6 meses y dura hasta los dos
años. Con frecuencia, la primera palabra que el bebé dice es mamá, y lo hace dentro de este
periodo, puesto que aquí es cuando se empieza a manifestar el habla. El arquetipo materno
sigue siendo la IMAGEN

129
PREDOMINANTE en esta fase, aunque el bebé comienza además a formar la IMAGEN
PATERNA como complemento polar de la materna. El habla está en pleno proceso de
maduración y a partir de aquí pasará a formar parte fundamental del mecanismo de
arquetipación, que durante la infancia se hará más complejo todavía con el aprendizaje de la
lectura-escritura.
Imagen Femenina.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS asociados a las MUJERES y al ARQUETIPO FEMENINO. Entre el año y medio
y los 2 años de edad, el sentimiento de autoidentidad comienza a hacerse mucho más intenso.
Además se empieza a ser cada vez más consciente de la existencia de dos tipos de personas, los
hombres y las mujeres, los niños y las niñas, comenzando así el proceso consciente de
autoidentidad sexual. Entonces, se inicia el desarrollo de una de las dos IMÁGENES
NUCLEARES POLARES de nuestro SISTEMA COGNITIVO, la IMAGEN FEMENINA,
iniciándose su separación funcional de la IMAGEN MATERNA, aunque siendo una emanación
de ella.
Imagen Paterna.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS asociados al PADRE y al ARQUETIPO PATERNO. Alrededor de los 6 meses de
edad el bebé empieza a darse cuenta de que además de MADRE hay PADRE, aunque la
activación de la IMAGEN PATERNA comenzará a ser verdaderamente importante alrededor
del año al año y medio, continuando su maduración principal hasta los 5 años. En este periodo
el bebé y luego niño o niña se identificará mucho con el padre, tomándolo como modelo.
Imagen Masculina.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS asociados a los HOMBRES y al ARQUETIPO MASCULINO. Intensifica su
desarrollo y separación funcional de la IMAGEN PATERNA entre el año y medio y los dos
años, aunque es una emanación de ella. Es el complemento polar de la IMAGEN FEMENINA
dentro del proceso de identidad sexual y arquetipación dual de la realidad.
Figura Materna.
Estructura incrustada en la IMAGEN MATERNA que gestiona específicamente la información
y memorias de la madre de uno mismo o de la FIGURA DOMINANTE que haya ejercido como
madre en la infancia. Es el componente mayor y más importante de la IMAGEN MATERNA.
Figura Paterna.
Estructura incrustada en la IMAGEN PATERNA que gestiona específicamente la información
y memorias del padre de uno mismo o de la FIGURA DOMINANTE que haya ejercido como
padre en la infancia. Es el componente mayor y más importante de la IMAGEN PATERNA.
Figura Femenina.
Objetos cognitivos incrustados en la IMAGEN FEMENINA que gestionan CONTENIDOS
COGNITIVOS y memorias específicos sobre cada una de las mujeres, niñas o figuras
arquetipales femeninas con las que la MATRIZ INDIVIDUAL ha tenido relación directa o
virtual.
Figura Masculina.

130
Objetos cognitivos incrustados en la IMAGEN MASCULINA que gestionan CONTENIDOS
COGNITIVOS y memorias específicos sobre cada uno de los hombres, niños o figuras
arquetipales masculinas con las que la MATRIZ INDIVIDUAL ha tenido relación directa o
virtual.
Autovaloración.
Función generada a través de energía psíquica AUTORREFLEXIVA, cuyo objetivo es
determinar de forma subjetiva el VALOR de uno mismo, dependiendo de los logros obtenidos
en el desarrollo de los diferentes niveles humanos. Su función negativa es la
DESVALORIZACIÓN.
Exovaloración.
Función incrustada dentro de la AUTOVALORACIÓN, generada a través de energía psíquica
FORÁNEA, procedente del conjunto de personas que nos conocen (SUPRASISTEMAS
FAMILIAR, SOCIAL y LABORAL), y que se focaliza en determinar el VALOR que tenemos
dentro del GRUPO, dependiendo tanto de los logros obtenidos en el desarrollo individual
como de la aportación realizada para la obtención de logros colectivos.
Autoaceptación.
Función generada a través de energía psíquica AUTORREFLEXIVA, cuyo objetivo es la
creación de sentimientos de ACEPTACIÓN, con independencia de los logros obtenidos en el
desarrollo de los diferentes niveles humanos. Su función negativa es el RECHAZO y la
NEGACIÓN.
Exoaceptación.
Función incrustada en la AUTOACEPTACIÓN, generada a través de energía psíquica
FORÁNEA procedente del conjunto de personas que nos conocen (SUPRASISTEMA SOCIAL),
y que tiene como objetivo la creación de sentimientos de ACEPTACIÓN, con independencia de
los logros obtenidos en el desarrollo de los diferentes niveles humanos y de la aportación
realizada para la obtención de logros colectivos. Si está pervertida genera sentimientos de
RECHAZO y NEGACIÓN.
Autoestima.
Energía psíquica procedente de la UNIDAD PROCESADORA DEL AMOR que se expresa en
forma de AFECTO hacia la propia individualidad. Se percibe como sentimiento de conexión y
unión con uno mismo. Es el vehículo a través del cual la luminosidad de la CONCIENCIA se
puede ir extendiendo hacia la totalidad del capullo luminoso y llegar así al CONOCIMIENTO
DE UNO MISMO.
Exoestima.
Energía psíquica enfocada foráneamente hacia uno mismo, resultante de la suma procedente
de la UNIDAD PROCESADORA DEL AMOR de cada una de las personas que nos conocen y
que se expresa en forma de AFECTO desde el grupo al individuo.
Exoimagen.
Energía-información psíquica enfocada foráneamente hacia uno mismo, formada por
arquetipos, cuyo origen son la FIGURA DE UNO MISMO generada por el PUNTO DE
ENCAJE de cada una de las personas que nos conocen.
Autoexistencia.

131
Energía psíquica AUTORREFLEXIVA que mantiene mentalmente la opción de seguir viviendo.
En condiciones normales se alimenta de la ALEGRÍA y está relacionada con la ONDA VITAL.
Exoexistencia.
Energía psíquica enfocada FORÁNEAMENTE, que ayuda o dificulta a mantener desde el
punto de vista mental la propia opción de seguir viviendo.
Imagen de Dios.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS vinculados con la idea de DIOS, la RELIGIÓN, la ESPIRITUALIDAD y la VIDA.
Imagen del Mundo.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS vinculados con la idea del MUNDO.
Imagen de la Pareja.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS vinculados con la idea de la PAREJA.
Imagen de la Familia.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS vinculados con la idea de la FAMILIA.
Imagen de la Sexualidad.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS vinculados con la idea de la SEXUALIDAD.
Imagen de la Abundancia.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS asociados con la idea de la ABUNDANCIA. Tiene como objetivo facilitar el
acceso a los medios físicos necesarios para favorecer el desarrollo como ser individual. Muy
vinculada con la IMAGEN DEL DINERO.
Imagen del Dinero.
Función emergente del punto de encaje que interpreta y procesa los DATOS y SISTEMAS DE
CREENCIAS asociados con el DINERO. Muy vinculada con la IMAGEN DE LA
ABUNDANCIA.
Función Laboral.
Parte de la AUTOIMAGEN que gestiona la actividad específicamente laboral y/o profesional.
En los niños hace referencia al papel de estudiante.
Función Social.
Parte de la AUTOIMAGEN que gestiona específicamente las relaciones sociales (no familiares
ni laborales).
Función Familiar.
Parte de la AUTOIMAGEN que gestiona específicamente el papel de uno mismo en la familia.
Suprasistema Social.
Grupo de personas con las que la MATRIZ INDIVIDUAL se relaciona a través de la
FUNCIÓN SOCIAL (amistades y otras relaciones no familiares ni laborales)
Suprasistema Familiar.
Grupo de personas con las que la MATRIZ INDIVIDUAL se relaciona a través de la

132
FUNCIÓN FAMILIAR. Existen 4 tipos:
SUPRASISTEMA FAMILIAR PRIMARIO: compuesto por padres y hermanos.
SUPRASISTEMA FAMILIAR SANGUÍNEO: Todo el árbol familiar PATERNO, MATERNO o
AMBOS.
SUPRASISTEMA FAMILIAR PROPIO: integrado por la pareja e hijos.
SUPRASISTEMA FAMILIAR ADQUIRIDO: Grupos familiares de la pareja, de los padres
adoptivos o políticos.
Suprasistema Laboral.
Grupo de personas con las que la MATRIZ INDIVIDUAL se relaciona a través de la
FUNCIÓN LABORAL.

69. Sentimientos Negativos.


Los desajustes en el NÚCLEO EMOCIONAL, así como en las IMÁGENES y ARQUETIPOS
(efecto de las DEPENDENCIAS EMOCIONALES, las MALIGNIZACIONES, los
DEFECTOS DEL EGO y los TRAUMAS), alimentan la aparición recurrente en el individuo de
una combinación particular de SENTIMIENTOS NEGATIVOS. Como estrategia defensiva y
como parte del mecanismo de REPRESIÓN DE EMOCIONES se intentan refrenar,
consiguiéndose a veces su inclusión completa en el inconsciente, en la SOMBRA. En otras
ocasiones, aparecen en el YO ABIERTO de forma clara para uno mismo y para los demás, o en
el YO CIEGO, mostrándolos a los demás sin darnos cuenta. Forman conglomerados en el
campo energético, que se recargan a través de la repetición de experiencias generadoras de tales
sentimientos. Los principales son: AGRESIVIDAD, DESAMPARO, ANSIEDAD,
ANGUSTIA, DESAMOR, SOLEDAD, FRUSTRACIÓN, IMPOTENCIA, PREOCUPACIÓN,
DESENGAÑO, DESILUSIÓN, DESOLACIÓN, TRAICIÓN, DESESPERANZA,
HUMILLACIÓN, VULNERABILIDAD, PRIVACIÓN, DESADAPTACIÓN Y
DESUBICACIÓN.
Agre sividad.
FUERZA MOTRIZ perversa en forma de RABIA cuyo objetivo es DAÑAR a una FIGURA
externa, a un elemento del entorno, o a uno mismo.
Desamparo.
TRISTEZA PERVERSA a través de la cual el individuo se siente completamente abandonado
por el ENTORNO, mezclada con el SENTIMIENTO DE INCAPACIDAD de darse a uno
mismo AMOR REAL.
Ansiedad.
Exceso de TRISTEZA Y FUERZA MOTRIZ PERVERSAS combinadas que provocan una
sensación de nerviosismo latente o agudo.
Angustia.
Exceso de MIEDO Y FUERZA MOTRIZ PERVERSAS combinadas que provocan una
sensación de nerviosismo latente o agudo.
Desamor.
Mezcla de TRISTEZA, RABIA, DESUBICACIÓN y DESVALORIZACIÓN que se
experimenta cuando se retira parcial o totalmente alguna FIGURA EXTERNA hacia la que se

133
había transferido la función de la AUTOESTIMA. Falta de sentimiento de conexión y unidad
con uno mismo que produce y se alimenta del MIEDO A LA SOLEDAD.
Soledad.
Incapacidad de acompañarse a uno mismo.
Frustración.
Mezcla de TRISTEZA, RABIA, DESVALORIZACIÓN e IMPOTENCIA que se experimenta
cuando se evita asumir las pérdidas o bien los planes de compensación para las mismas son
ineficaces.
Impotencia.
Energía derivada del SENTIMIENTO DE INCAPACIDAD que se experimenta cuando las
acciones propias puestas en marcha son insuficientes o inadecuadas para conseguir
COMPENSAR una PÉRDIDA o generar DESARROLLO.
Preocupación.
TRISTEZA y MIEDO excesivos que se ponen en funcionamiento con demasiada anticipación
por falta de PACIENCIA o por SENTIMIENTO DE INCAPACIDAD. Es diferente a cuando
uno se OCUPA con eficacia de las necesidades o pérdidas, involucrando la energía necesaria en
el momento preciso y a través de las estrategias adecuadas.
Desengaño.
Ruptura en la CONFIANZA y AMOR depositados en una FIGURA externa.
Desilusión.
Ruptura en la ENERGÍA de la ALEGRÍA que se había derivado hacia una figura o contenido
cognitivo externo, de manera que se recupera como TRISTEZA y RABIA PERVERSAS.
Desolación.
TRISTEZA EXTREMA desadaptativa que se vive a través de experimentar una gran pérdida al
punto que se duda de las posibilidades de recuperarse.
Traición.
Ruptura en la CONFIANZA depositada en una FIGURA EXTERNA con generación de ODIO,
RENCOR y DESILUSIÓN.
Desesperanza.
Ruptura de la ALEGRÍA a través de un sentimiento de IMPOTENCIA.
Humillación.
Ruptura de la ADMIRACIÓN y el AMOR hacia uno mismo a través de la vivencia de un
EVENTO (o conjunto de ellos) en el que una o varias figuras agreden al individuo física o
moralmente, con resultado de daño a la AUTOIMAGEN.
Vulnerabilidad.
Insuficiencia de energía de FUERZA MOTRIZ que degenera en MIEDO excesivo a ser dañado
por el entorno, que se convierte en SENTIMIENTO DE INSEGURIDAD.
Privación.
Emoción generada cuando se tiene el sentimiento de que desde el entorno se dificulta o bloquea
el acceso al espacio, tiempo o recursos necesarios para el DESARROLLO o EQUILIBRIO de
uno mismo.
Desadaptación.

134
Experiencia cognitiva emocional o física que es el resultado de una PÉRDIDA DE SIMETRÍA
no COMPENSADA con ÉXITO.
Desubicación.
Experiencia cognitiva, resultado de EXPERIENCIAS ENTRÓPICAS, en la que la persona
siente desconocer cuál es el lugar que ocupa en su propia vida, en la familia, en la sociedad o en
la existencia, por lo que su DESARROLLO se bloquea. El sentimiento de desunión con el lugar
que uno ocupa lleva al deterioro del AMOR hacia uno mismo.
70. Inercia.
La INERCIA es la tendencia de un sistema a continuar en el mismo estado; es la
capacidad para ofrecer RESISTENCIA AL CAMBIO. Una característica fundamental de
los sistemas vivos es la de ser altísimamente dinámicos. A pesar de ello, todo ser vivo sigue un
camino en sus acciones, un recorrido preferente, que habitualmente será el de la dirección
inercial, en un intento de mantener su HOMEOSTASIS y conservar la vitalidad a lo largo del
tiempo. El camino inercial está cimentado en la repetición recurrente de procesos o
RUTINAS. La parte positiva de la inercia es que permite la estabilidad en los sistemas. La
parte negativa, especialmente si hablamos de los sistemas emocionales y cognitivos, es que una
inercia excesiva convierte los procesos conservativos en esquemas anquilosantes que estancan
las posibilidades de desarrollo y evolución. Desde el punto de vista psicoemocional el
mecanismo de TOMA DE DECISIONES permite promover cambios en las direcciones
inerciales, modificaciones en las rutinas. Es el timón que otorga la posibilidad de establecer
nuevas coordenadas hacia las que ir, de explorar caminos distintos a los ya recorridos y de
alcanzar nuevos lugares. Es importante entender que muchas personas creen que están tomando
nuevas decisiones, cuando en realidad tan solo están revalidando automáticamente las
decisiones anteriores, las que les mantienen en una inercia determinada. En cada instante y
lugar existen disponibles para el individuo un número limitado de opciones: una de tipo
inercial, unas pocas simétricas y muchas entrópicas. A esta horquilla de posibilidades se la
llama GRADO DE LIBERTAD, las direcciones que uno puede elegir tomar. Permanecer largo
tiempo en el estilo de vida inercial tiene como resultado el fortalecimiento de las propias
inercias, una mayor resistencia al cambio y el anclaje en la RUTINA y el estancamiento.
La FLECHA DEL TIEMPO empuja de forma inexorable y apremiante a las burbujas de energía
viva que somos. Su objetivo es obligarnos a dibujar una línea de conciencia y experiencias
dentro de las infinitas posibilidades existentes en el fractal de potencialidad del que cada SER
emana y al que he llamado el MAPA DEL DESTINO o la MATRIZ MAESTRA. Sin embargo,
la dirección inercial y el lugar que ocupa un ser en un momento dado, es la resultante de
la suma de todas las DECISIONES o voliciones que ha tomado desde el principio de su
vida hasta ese instante, dentro de las posibilidades disponibles en su propio mapa.
Dejarse llevar por la INERCIA es elegir entrar en el siguiente lugar que menos trabajo requiere
para ser alcanzado. Esto a menudo no es favorable ya que frecuentemente los lugares
evolutivamente superiores requieren de una inversión de energía extra o ESFUERZO para ser
conquistados, puesto que se sitúan en direcciones no inerciales. Por ello el guerrero de la luz
(que es el que ha elegido el aumento de la conciencia como su misión en la vida) acecha
persistentemente a sus rutinas, conductas, relaciones y decisiones. De esta manera permanece

135
preparado y alerta para darse cuenta de los momentos en los que aparecen buenas
oportunidades en direcciones diferentes a las inerciales. Necesita disponer de la velocidad de
reacción adecuada para detectar y romper las rutinas, conductas, relaciones o decisiones que le
impedirían hacerse uno con dichos lugares. Entonces aplica o aprende las estrategias necesarias
para situarse en la nueva dirección. Al hacer una inversión de intento y energía para alcanzar y
encajarse a sí mismo en el nuevo lugar, tiene buenas posibilidades de conseguirlo. Si lo logra, la
nueva posición ganada en su mapa del destino insufla una renovada vitalidad en su matriz
individual, expandiendo además la CONCIENCIA en el momento que se hace uno con ella.
Una vez asimilada la nueva energía y
conciencia sigue atento y buscando nuevas oportunidades que le permitan llenar de luminosidad
los VACÍOS que todavía tiene. Si no lo logra, igualmente permanece impecable a la espera de
la siguiente oportunidad, puesto que ha entendido que si todavía está vivo es porque siguen
existiendo posibilidades de evolución para él.
La inercia cognitiva genera movimientos físicos, mentales y emocionales en forma de bucle, lo
cual lleva al individuo a repetir rutinariamente, una y otra vez, los mismos patrones, incluidos
tiempo atrás en su INVENTARIO. Esto tiene como resultado un desgaste de la conciencia de
ser, y el estancamiento de los sistemas de aprendizaje. Es la anquilosis vital en la que tantos
viven, a veces incluso presumiendo del gran camino que han recorrido, en círculos. El
movimiento circular ya sea de pensamiento, palabra u obra es mortalmente aburrido. Muchas
personas anhelan, en esa inercia, que las cosas vuelvan a ser como antes. Si es tu caso, es que
no te gusta cómo y dónde estás. Tienes que entender que esos tiempos a los que quieres volver
fueron los que te trajeron al lugar en donde estás ahora. Al final son las DECISIONES los hilos
que mueven nuestras ACCIONES y por ello toman el papel de catalizadoras de los EFECTOS
que se observan en nuestra vida y que definen tanto el lugar que ocupamos en el MUNDO
como la calidad del propio funcionamiento como seres conscientes.
Se empieza a despertar el día que uno rompe el automatismo de la cadena de decisiones
antisimétricas, da igual si han sido heredadas o personalmente adquiridas, en un INTENTO
sincero y honesto de salir del abotargamiento de las rutinas socialmente preestablecidas. De
esta manera el individuo reclama su naturaleza como ser luminoso y comienza a modificar la
trayectoria de las inercias perversas, desgastantes y empobrecedoras, enfocándose en incorporar
y sostener tan solo rutinas de PODER, aquéllas cuya repetición tiene como resultado un
aumento de la conciencia y del CONOCIMIENTO DE UNO MISMO. Entonces se hace
imprescindible permanecer en un estado constante de alerta tranquila, para SER UNO con el
flujo en el que las propias necesidades de evolución y aprendizaje se presentan como retos,
cuyas resoluciones en el momento y en la forma adecuados van recuperando y recomponiendo
las partes del propio ser que fueron perdidas, o más bien no ganadas, un instante antes en el
oscuro infinito, para ahora ya formar parte simétrica del luminoso fractal individual
manifestado en una versión más sublime y por lo tanto menos burda del AQUÍ Y AHORA.
71. La Corrupción del Amor.
A lo largo de la historia de la humanidad, nuestras RELACIONES han estado drásticamente
condicionadas por el esquema DOMINADOR-DOMINADO. La jerarquización de los grupos
humanos a través de este patrón casi animal, ha promovido la perpetuación de sociedades

136
desequilibradas, que raramente se han interesado en impulsar el crecimiento emocional ni el
aumento de la conciencia individual. La consecuencia, a nivel colectivo, es lo que se ha venido
a llamar injusticia social. La suma de los individuos y de la calidad de las relaciones que
éstos sostienen configuran las características particulares de una sociedad. El conjunto de
todos los seres humanos formamos la HUMANIDAD, un suprasistema que hoy está más
conectado y globalizado que en ningún otro momento de la historia conocida. En el modelo de
la Emoenergética, el AMOR es mucho más que un sentimiento. Es el reflejo de uno de los seis
niveles de organización de la existencia: el aspecto CONECTIVO y UNIFICADOR. Por ello
cualquier relación, buena o mala, necesita de la energía del amor para su sostén. Por supuesto,
esta sociedad humana global no es algo homogéneo ni mucho menos. Está llena de fracturas,
divisiones y diferencias, como no puede ser de otra manera. Esto es parte de la propia
organización dual de la existencia. El aspecto FRACTÁLICO y SEPARADOR es gestionado
por la TRISTEZA, reflejo de otro de los seis grandes niveles de organización presentes en la
naturaleza. Entre otras cosas, la tristeza debe cumplir la función de ser la fuerza
complementaria a la energía aglutinadora del amor. El gran grupo humano está dividido en
diferentes unidades de rango superior (por tamaño): supranacionales, nacionales, regionales,
étnicas, administrativas, etcétera. De alguna manera, el presente de las diferentes culturas y
naciones, así como sus economías, sistemas políticos, educativos y religiosos, son el efecto
combinado tanto de las fracturas como de las uniones pasadas. Igualmente, la formación de
cualquier grupo humano de rango menor (que son los componentes de los sistemas de rango
mayor), como la familia, la pareja, las relaciones de amistad, las relaciones laborales,
profesionales, etcétera, son la consecuencia de ese mismo proceso de destilación, en la que
algunos factores nos separaron del resto y otros nos juntaron con los nuestros, para así llegar al
sistema de relaciones con el que hoy contamos. Por supuesto, estas relaciones y agrupaciones
son algo dinámico y vivo. Se siguen produciendo nuevas asociaciones y rupturas, aunque la
INERCIA del sistema y el efecto apelmazador y conservador del amor, tienen como
consecuencia la perpetuación de la mayor parte de los patrones de relación existentes, tanto en
las sociedades como en el individuo.
El esquema dominador-dominado proviene de la modalidad EGOICA de nuestra
personalidad, que a su vez tiene su origen en el esquema de DEPENDENCIA
EMOCIONAL. El ser humano ha decidido hacer que su misión existencial sea la obtención de
ATENCIÓN, AFECTO y APOYO de los demás, en lugar de movilizar sus recursos energéticos
y cognitivos para adentrarse en el fascinante viaje del CONOCIMIENTO DE UNO MISMO.
Esto es la dependencia emocional. Sin embargo, conocerse significa percibir, cada vez de forma
más poderosa y completa, la unión y conexión con la propia individualidad. Para esto es
necesario aumentar la CONCIENCIA, llevar literalmente el resplandor de su luz a cada una de
las áreas del propio ser que previamente estaban oscurecidas. Iluminar la propia SOMBRA es la
vía a través de la cual se construye la verdadera AUTOESTIMA y el más puro de los amores: el
que va dirigido hacia uno mismo (como ser, no como persona). De esta forma, podríamos
progresivamente dejar de exigir a los demás el amor, el apoyo y la atención que nosotros no nos
dábamos. Entonces dejaría de tener sentido seguir defendiendo los papeles de dominador-
dominado. Se haría innecesario poseer o ser poseído por nadie, así empezaría un verdadero

137
compartir basado en la
COMPLEMENTARIEDAD SIN DOMINANCIA. Existe una opción real de dejar atrás, poco a
poco, nuestra fase egoica para llegar a otro tipo de humanidad, la que resolviera los problemas
ancestrales al haber conseguido RENUNCIAR a su bien más preciado, que es al mismo tiempo
su perversión más grande: el esquema dominador-dominado. Sin embargo este modelo
colectivo, también llamado la TELA DE ARAÑA SOCIAL, difícilmente cambiará en el corto
plazo. El individuo consciente debe asumir la tarea de luchar prácticamente en solitario.
La perpetuación de la injusticia social a través de los milenios, retroalimentada por este
esquema egoico de la dependencia emocional, ha sido mantenida por los individuos
(dominadores y dominados) y sus relaciones. Esta situación ha dificultado aparentemente la
posibilidad de que el ser humano pueda dedicarse al autoconocimiento (una vez cubiertas sus
necesidades biológicas). La mayor parte de la humanidad ha vivido tradicionalmente en
circunstancias muy difíciles. Los esfuerzos por conseguirse refugio y alimento, la lucha contra
la enfermedad, el servilismo obligado a la jerarquía dominante (religiosa, política,
administrativa y cultural) y las pocas posibilidades ni interés en controlar la cantidad de hijos
que se tenían, hacían que la práctica totalidad de la vida de una persona simplemente fuera
"gastada". Las relaciones eran mayoritariamente impuestas, los matrimonios de conveniencia,
las posibilidades de acceder a la cultura o cambiar de estatus social, casi imposibles. El amor
estaba pervertido, ya que las relaciones humanas, especialmente las de pareja y familia, eran
primero obligatorias y luego por supervivencia. El GRADO DE LIBERTAD del individuo era
escaso, ya que el estado y la religión decidían por él. Sin embargo en el siglo XX,
especialmente en occidente, se abrió una VENTANA DE OPORTUNIDAD que pudo haber
cambiado las cosas. La revolución industrial y el avance científico fueron el germen de una
serie de cambios que en el siglo pasado se consolidaron en forma de los sistemas políticos
llamados democracias y mediante la emergencia del modelo económico capitalista. Este
sistema proporcionó la maduración de la función social del trabajador (que no siervo), que
produciría la aparición de la llamada CLASE MEDIA. Esto es una revolución sin precedentes.
La clase media tiene acceso por primera vez a la educación y a la cultura (DESARROLLO
HORIZONTAL), al consumo (RECURSOS) y al ocio (TIEMPO LIBRE). Los países con un
mayor desarrollo económico y democrático combinados son los que más han favorecido el
crecimiento de las clases medias. La cultura ha favorecido la posibilidad de que el individuo sea
más coherente y analítico, tanto en sus pensamientos como en sus juicios sobre la realidad. Los
estados por primera vez empezaron a trabajar para el bienestar del individuo en lugar de lo
contrario; el grado de libertad individual aumentó exponencialmente. Desde el final de la
segunda guerra mundial algunos países (no todos) se fueron incorporándo, a diferentes ritmos,
dentro de este sistema.
La aparición del tiempo de ocio o tiempo libre fue la oportunidad de que el ser humano
corriente pudiera dedicarse a pensar y reflexionar. Esta fue la opción dorada para que las masas
retomaran la posibilidad del "conócete a ti mismo". Pasaron las décadas y tan solo una exigua
minoría fue consciente de ello, ya que la sociedad, o más bien el individuo, buscaba comodidad
y OCIOSIDAD, más que evolución. Dentro de esta minoría que sintieron el deseo de
DESPERTAR, unos pocos decidieron hacer algún movimiento al respecto. La mayor parte de

138
este grupo se ha perdido en extravagancias y divagaciones, reinventando y maquillando las
antiguas religiones, creencias y supersticiones, combinándolas con elementos extraídos de la
modernidad, para crear algo “nuevo”. En lugar de salir de la CAVERNA, éstos han errado la
dirección y se han ido a regiones más profundas y oscuras de ésta. Algunos de éstos se han
erigido como
gurús, rodeándose de seguidores que son llevados igualmente a la perdición. Lo cierto es que
sin el consenso colectivo y sin un buen guía es extremadamente difícil llegar a algún sitio, ya
que las trampas del ego son muchas y refinadas. Unos pocos, muy pocos, quizás estamos dando
pequeños pasos hacia delante, casi siempre en solitario o en pequeños grupos. Estos pocos,
todavía permanecemos sumergidos en la fase egoica y seguimos teniendo tanta importancia
personal como todos los demás, aunque en un INTENTO sincero de caminar sostenidamente
por un CAMINO CON CORAZÓN, nos permitimos llamarnos a nosotros mismos
GUERREROS, aunque en realidad casi ninguno lo somos todavía. Cualquiera puede pertenecer
a esta categoría, en el fondo es muy sencillo (aunque costoso). Para empezar, es necesario darse
cuenta de que la sociedad NO nos limita realmente. Y aunque luego vienen muchos otros pasos,
si uno quiere aprender a amarse y a explorar las increíbles posibilidades de la conciencia
humana, lo primero que necesita es replantearse la calidad de las relaciones que se tienen. Hay
que decidir si se está dispuesto a seguir pagando de por vida el alto precio (en forma de
ignorancia, fragilidad e incompetencia emocional), necesario para seguir demandando
compulsivamente la atención, el afecto y el apoyo a los demás, o por el contrario se apuesta por
correr el riesgo de adentrarse en solitario en las propias oscuridades, en un viaje de
autoconocimiento que aunque fascinante, no tiene garantías. La opción del GUERRERO es la
aventura de la conciencia, en la que seguro encontrará por partes iguales grandes dosis de
disfrute, terror, tristeza, cansancio, amor y fascinación. Cada mañana el guerrero se levanta con
gran sobriedad y se infla de valor (si no lo tiene todavía, se lo inventa y disimula, porque ya que
la vida es una gran obra de teatro, por lo menos decide qué papel representar). Empieza a
renunciar a esas relaciones tóxicas, sin prisa pero sin pausa. Cultiva consciente y
voluntariamente las VIRTUDES ESENCIALES, que son la MOTIVACIÓN, la PRUDENCIA,
la PACIENCIA, la PERSISTENCIA, la AMABILIDAD y la TEMPLANZA. Si un día se
levanta y se encuentra en la soledad más absoluta, se puede permitir sentir tristeza por un
instante, para inmediatamente seguir moviéndose. Si por el camino encuentra a otros guerreros
y guerreras, les da su afecto abstracto, a sabiendas de que en cualquier momento sus destinos se
pueden separar, igual que un día se juntaron.
Cuando la mayoría de la gente la usa para lamentarse o dar pena, el guerrero utiliza su tristeza
para separarse de lo que le hace daño en su conexión consigo mismo. Sabe que la opción más
altruista es la de amarse a sí mismo, ya que tan solo podemos dar lo que en verdad tenemos. Si
estamos llenos de falsedad, lo que damos es falsedad. La CORRUPCIÓN DEL AMOR hace
que se mantengan relaciones antisimétricas y perversas. El mal amor junta lo que tendría que
estar separado. El amor es una emoción nuclear GOZOSA; si por lo general te sientes mal en
una relación es que ésta es perversa. Las relaciones sociales, familiares y de pareja deben ser
fáciles, ya que si están basadas en un amor sano, te hacen sentir PLENITUD. Las relaciones
laborales son diferentes. El entorno laboral está orientado hacia la conversión de esfuerzo en

139
recursos (TRABAJAR) por lo que la emoción nuclear central en esta actividad es la FUERZA
MOTRIZ, que pertenece al núcleo doloroso. Aquí el esfuerzo está justificado, si bien lo ideal es
que esté igualmente equilibrado con una adecuada motivación (ALEGRÍA) y que al menos
pueda haber un cierto sentimiento de conexión y pertenencia con la empresa y con los
compañeros (AMOR). También la crianza de los hijos conlleva una enorme cantidad de
esfuerzo (FUERZA MOTRIZ), cesión de tiempos y espacios por parte de los padres
(TRISTEZA) y aumento de los riesgos (MIEDO); hay que asumirlo e igualmente equilibrar las
relaciones filiales a través del amor, la recreación y la alegría.
La actual RECESIÓN económica pudiera estar cerrando la ventana de oportunidad
abierta décadas
atrás. Parece que las democracias y el capitalismo están desmoronándose, de momento
lentamente. En los próximos años es muy posible, de hecho ya está ocurriendo, que en
occidente se vea un aumento de las clases marginales y una disminución de las clases medias.
El individuo tendrá que volver a servir al estado, por haber utilizado irresponsablemente su
libertad. Esta situación lleva de nuevo al ser humano a tener que dedicar demasiado tiempo a
buscar recursos y a sobrevivir. Compartir casa con extraños para poder seguir adelante,
compartir cama con quien no quieres por no quedarte en la calle, vivir con los padres cuando ya
no eres un niño, amor corrompido por necesidad, por no haber utilizado la oportunidad de
trabajar en disminuir la dependencia emocional y de liberarnos de las malas relaciones cuando
era mucho más fácil. Pero sigue habiendo margen de maniobra. Puedes decidir todavía,
libérate de las relaciones perversas y lucha por la verdadera libertad, que es la de amarte
y conocerte a ti mismo.
72. La Alineación.
Cuando la ATENCIÓN, a través de los sentidos externos, se enfoca en un OBJETO
COGNITIVO cualquiera, parte del CUERPO ENERGÉTICO del perceptor se alinea de forma
espontánea y natural con la energía-información del objeto percibido. Ocurre lo mismo cuando
el enfoque es realizado a través de los sentidos internos. En el momento en que pensamos o
imaginamos algo, nuestro campo se alinea con los objetos cognitivos del mundo externo
relacionados con ese pensamiento. Se produce así un intercambio de energía información entre
el objeto y uno mismo, cuya intensidad depende de la fortaleza de la relación establecida
previamente y de la fijeza de la atención puesta en el objeto. Es por eso que es necesario
cultivar la atención y el dominio del pensamiento para poderse enfocar conscientemente solo en
los objetos cognitivos que realmente necesitemos, evitando los alineamientos perversos. El
dominio del SILENCIO INTERNO, que se obtiene a través de la renuncia a la queja y de la
constancia en la meditación, facilita la reducción del RUIDO MENTAL, que no es más que una
sucesión aleatoria de enfoques en objetos cognitivos que aparecen en el pensamiento y que
suelen tener que ver con nuestros apegos, anhelos, frustraciones y temores.
La alineación consciente y persistente con objetos cognitivos beneficiosos ha sido utilizada de
antiguo por parte de escuelas espirituales y místicas, como ayuda en la evolución del
practicante. Habitualmente, utilizamos la recapitulación para alinearnos con objetos cognitivos
entrópicos con el objetivo de recuperar la energía y fluidez que ha quedado atrapada en ellos o
en la relación que tenemos con los mismos. Sin embargo, también es posible recapitular

140
recurrentemente un objeto cognitivo beneficioso y así aumentar y potenciar la alineación con él.
De esta manera, se consiguen incorporar más rápidamente las funciones simétricas del objeto
en uno mismo.
Hay matrices de información fractálica (MATRICES MAESTRAS) que incluyen cada
una de las variaciones posibles de existencia para cada objeto del universo. En las matrices
accesibles desde lo humano, el explorador de la conciencia puede buscar áreas especiales de
GRAN SIMETRÍA, que son las que nos son muy beneficiosas a nivel físico, psíquico o
energético. A través del INTENTO impecable podemos conectar nuestra conciencia con ellas,
permitiendo que la atención sea atraída y fijada a través de los sentidos internos y practicando
la recapitulación simultáneamente. De esta manera se establecen y fortalecen las conexiones
positivas a través de las cuales es posible ser influidos y renovados por energías e
informaciones simétricas, como por ejemplo la simetría emocional, patrones saludables o
modelos conductuales eficaces.
73. Desapego.
El desapego es un estado de expansión de la conciencia que permite que las energías en el
segundo cuerpo y en el núcleo emocional permanezcan relativamente libres de bloqueos,
independientemente de las circunstancias y del nivel de interacción que se esté estableciendo
con otras personas o situaciones. Paradójicamente, el desapego es un estado de abandono lleno
de control. Se podría decir que es cuando uno se desprende de la necesidad de dominar y de
poseer, y sin embargo puede controlar o disponer de cualquier cosa que necesite. El campo
energético se mantiene fluido, integrando con facilidad las experiencias en curso, reaccionando
así de manera favorable, en el momento preciso y con la intensidad adecuada.
El esfuerzo e impecabilidad que alguien realiza para alcanzar y recorrer un CAMINO CON
CORAZÓN le va conduciendo hacia el desapego. Para un guerrero, ni el mundo ni sus actores
deben tener poder suficiente como para apartarle de sentir la conexión y unión consigo mismo.
Esto es lo que significa estar en un camino con corazón. El DESAPEGO disminuye la
necesidad de culpabilizar y de culpabilizarte, la queja deja de tener sentido. No se conquista ese
lugar de golpe. El desapego real y total es un hito que llega tan solo con la REALIZACIÓN, al
eliminar por completo y de forma definitiva los esquemas de DEPENDENCIA EMOCIONAL,
lo cual lleva a la muerte de la MENTE COLECTIVIZADA EGOICA y al renacimiento de la
MENTE ORIGINAL. Al principio, como mucho, uno es absorbido por el desapego por
momentos o instantes, con el tiempo incluso por días. Cuando conectas con este estado, aunque
luego retornes a la conciencia ordinaria y apegada, te puedes traer de vuelta la comprensión de
lo que es. Así puedes seguir trabajando en el INTENTO de volver ahí una y otra vez. Hacen
falta inconmensurables cantidades de energía sutil y psicoemocional para quedarse a vivir allí:
solo un guerrero impecable tiene alguna opción de lograrlo después de una vida de lucha contra
los propios despropósitos. Se debe cultivar constantemente la SOBRIEDAD, puesto que sin
ésta el desapego sería falso y se convertiría en dejadez o maldad.
El desapego fue llamado en el chamanismo el lugar donde no hay compasión. Esto es debido a
que allí uno ya no tiene pena de sí mismo, ni tampoco se apena por los demás. Se alcanza la
comprensión de que cada ser es un desafío de conciencia, un puzzle completo pero sin resolver
que ha venido al mundo con lo necesario para enfrentar su destino: el de conocerse a sí mismo.

141
Lo cierto es que es bastante difícil hacer fluir la energía en circunstancias complicadas, sin
embargo, es perfectamente posible. El aumento en la SIMETRÍA EMOCIONAL es una manera
de acercarse a esa posibilidad. Un paso fundamental es practicar la RECAPITULACIÓN. Así
se "fuerza" a que la energía bloqueada en el asunto o relación que se está recapitulando se
mueva y adquiera fluidez, aunque sea por un momento. La recapitulación sistemática y
repetitiva de contenidos cognitivos estancados o pervertidos, promueve que el cuerpo
energético vaya aprendiendo a mantenerse más fluido en las circunstancias relacionadas con el
trabajo que se ha estado haciendo. Recapitular con el intento adecuado conduce a la
IMPECABILIDAD y ésa es la manera de conseguir una ACTITUD VITAL adecuada, que es la
que permanece invariablemente positiva sin importar las circunstancias. Así se planta la semilla
del
desapego.
Es necesario permanecer abiertos a cambiar nuestra visión del mundo, nuestros sistemas de
creencias más profundos. Hay que querer seguir aprendiendo y evolucionando en nuestra
dimensión emocional, aceptando el reto de salir y vivir fuera de la caverna. Siempre podremos
aprender más y conocernos mejor. En el camino a veces aparece una tristeza natural y sana, que
se produce debido a que estás perdiendo o más bien renunciando a partes de ti, y también al
hecho de que el cuerpo siente de manera muy intensa el vacío de no haber llegado a la totalidad
de uno mismo. No hay que dejarse llevar por esta tristeza. Hasta que cada una de las fibras del
capullo luminoso no está repleta de conciencia, en realidad se está vacío. La evolución
personal y el aumento de la simetría emocional puede acabar con el sufrimiento pero no
con la tristeza.
Hay que recordar que la Recapitulación Emoenergética parte de la premisa de que los procesos
perceptuales se convierten en experiencias a través de la combinación de los datos sensoriales y
emocionales junto con el subproducto de la conciencia llamado ENERGÍA DE INTENSIDAD.
Esta energía, se queda atrapada en los archivos de memoria, pudiéndo reincorporarse como
renovada luminosidad al torrente de la conciencia, gracias a las técnicas recapitulatorias.
Recapitular recicla esa energía tan valiosa, en lugar de que quede desperdiciada en la memoria
y en la EXPLICACIÓN DEL MUNDO, que es lo que ocurre por defecto cuando no recapitulas.
La rigidez en los sistemas de creencias y mentales proviene de la fijeza producida por la energía
de intensidad. Cuanto más te afecta cualquier cosa, tanto en positivo como en negativo, más
energía de intensidad está siendo malgastada, lo mismo cuanto más fija es una idea o creencia.
La recapitulación de un tema se realiza al menos hasta conseguir una sensación de neutralidad
con respecto a lo que se está recapitulando. Esa neutralidad aparece como una muestra
incipiente de desapego y es consecuencia de la renovada fluidez en la energía que previamente
estaba aglutinada y "pegada".
Algunas veces las personas intentan el desapego a través del alejamiento y del desinterés. Sin
embargo, quien toma esta actitud no está verdaderamente desapegándose, más bien se evade o
pretende permanecer neutral como un acto de defensa emocional. Por eso he mencionado lo
complicado que es hablar de renuncia o desapego verdaderos, ya que en realidad necesitamos
utilizar palabras comunes a falta de términos más precisos, cuando en el fondo nos encontramos
en un marco de referencia que tiene que ver con estados de conciencia diferentes al habitual.

142
Los términos utilizados no son más que un intento de trasmitir en palabras lo que solo se puede
alcanzar a comprender mediante la experimentación controlada y reiterada de dichos estados. El
verdadero desapego produce un aumento de la consciencia y por lo tanto una intensificación en
la RIQUEZA de matices que el perceptor es capaz de captar. El desapego llega a través de la
RENUNCIA, que poco tiene que ver con no tener nada, sino más bien con deshacerse de lo que
te hace daño o está de más, tanto en el mundo externo como en el interno. Esto en lugar de
pobreza genera verdadera ABUNDANCIA. La mayoría de la gente no sabe hacia dónde ir, pero
casi seguro que conoce por dónde no ir. El principio de la renuncia consiste en abandonar los
caminos que sabes que te van mal. El apego puede ser de pensamiento, palabra u obra, material
o inmaterial.
Para un guerrero la batalla más inmediata es organizar su mundo de todos los días de manera
favorable, renunciando al apego, a la queja y a la pena de sí mismo, recapitulando cada día con
el intento adecuado. Al mismo tiempo, se hace consciente de cada aliento mientras templa su
impecabilidad. Entonces, a menudo se siente inundado de un profundo bienestar. Debe
permanecer alerta para que esto no le aleje de su propósito vital, que no es el bienestar sino el
engrandecimiento de la conciencia de ser.
74. El Desafío.
Venimos al mundo como un puzzle sin hacer. La mayoría de la gente llega a un punto en su
vida en el que, fundamentalmente, se queja de lo difícil que es resolver su puzzle, de que parece
que faltan piezas, de que hubiera sido mejor si hubiera una imagen con el resultado final, para
por lo menos saber hacia dónde ir. Otras personas, sin embargo, se meten de lleno en la labor de
realizarlo, puesto que se han dado cuenta de que la imagen que esconde es la de la
TOTALIDAD DE SÍ MISMOS. Antes de llegar a estar completo, lo que se ven son nada más
que fragmentos, a veces amontonados o descolocados, mezclados con vacíos. En cada uno de
esos vacíos solo encaja una pieza en particular, y sí, es verdad, faltan piezas, o más bien hay
que ir a buscarlas. Si eres lo suficientemente impecable, lo que te encuentras mientras que
buscas y colocas las piezas se llama APRENDIZAJE, y el resultado al llenar el vacío con la
pieza adecuada es el aumento en la conciencia de ser. La casi totalidad de los seres humanos
pasarán por esta vida habiendo elegido establecer y sostener una MISIÓN por encima de
cualquier otra: la interpretación de los papeles de DOMINADOR-DOMINADO, fruto de la
incesante y distorsionada búsqueda de atención, afecto y apoyo, sostén de la MENTE EGOICA
y de la miseria humana. Unos pocos se darán cuenta de lo estéril de semejante dedicación y se
plantearán la extravagante cuestión de si hay alternativas posibles. Menos todavía aceptarán
completamente el hecho de que en el corto periodo que pasamos en este mundo, tenemos
realmente esta oportunidad de autoconocimiento y conciencia. Un grupo extremadamente
reducido de estos últimos tomarán la decisión de dedicar su vida a completar su propio acertijo,
que consiste en reconquistar y conectar cada una de las partes del propio ser, primero con uno
mismo y después con el Espíritu. Esto es quererse a uno mismo y cultivar la DEVOCIÓN a la
vida. Aun así, solo unos pocos de éstos en cada generación llegarán a completar la etapa
humana en toda su verticalidad, transcendiendo sus conciencias quizás hacia otras
manifestaciones de la existencia. Tenemos la desconcertante intuición de ser mucho más
misteriosos y fascinantes de lo que se nos ha contado, sin embargo, pocos son los que se

143
esfuerzan realmente, cada día, en convertir esa creencia en auténtico conocimiento.
Normalmente, son necesarios años de practica de silencio interno e impecabilidad para expandir
la percepción y empezar a Ver de forma coherente, otros más para conseguir comprender lo que
ves, y toda una vida de intento para mantener la sobriedad. No hay atajos y tampoco garantías
de lograrlo, pero para algunos el viaje ya merece sobradamente la pena. Así que la VIDA es
como una colección de acertijos, para cada uno los suyos, que son en sí mismos avenidas
de conciencia y conocimiento. No es obligatorio resolverlos, tampoco eres libre de elegir la
imagen final. Sí que puedes decidir dedicar tu vida a completar tu puzzle o no hacerlo. Yo he
decidido aceptar el desafío.
75. Soy Más, Diálogo de Guerreros.
Conversamos con nosotros día tras día, nos contamos una historia sin fin, a menudo repetida.
Utilizamos nuestro INTENTO, nuestro poder personal, queramos o no. Del intento depende en
gran parte la vida que vivimos. Mala suerte, buena, fácil, difícil, imposible, inútil, vacío,
plenitud, posible...
Las palabras utilizadas, las formas en las que expresamos nuestras ideas y pensamientos,
construyen el escenario personal al que llamamos “el mundo”. La magia reside en el
intento y una parte del intento es creado a través de las palabras.
Somos lo que pensamos. Es de extrema importancia para algunos de nosotros, entre intento e
intento de pasar la mayor parte del tiempo en el silencio interior, articular un diálogo interno
de poder que sustituya al aprendido a través de la socialización, que es poco favorable para
los que queremos llevar nuestra consciencia más allá de su nivel ordinario.
He elaborado este texto como ejemplo de diálogo de poder. Es posible que parte de su
contenido no sea familiar para algunas personas, ya que se utiliza algo de terminología
chamánica del antropólogo Carlos Castaneda y de la Resonancia Bioenergética; también me he
dejado inspirar a través del trabajo del explorador de la conciencia Robert Monroe. De
cualquier manera, he intentado evitar el abuso de conceptos poco asequibles. Lo ideal es
grabarse un archivo de audio con la propia voz y así escucharlo todos los días. Recordar a los
posibles beneficiarios que poco sentido tiene escuchar o leer este tipo de comandos a largo
plazo si no se está involucrado en la recapitulación y la meditación, aunque en cualquier caso
merece la pena utilizarlos.
Soy más que mi cuerpo físico. Soy un ser doble, puesto que tengo una conciencia orgánica y
otra energética. Aunque la cultura en la que vivo ha encerrado mi conciencia energética en el
inconsciente yo la libero porque ambas, mi conciencia orgánica y mi conciencia energética
forman parte de la totalidad de mí mismo.
Llevo consciencia a mi parte energética de una forma sana y equilibrada para mí y para todas
mis partes. Soy un campo de energía, un punto de encaje, una singular agrupación de
emanaciones del Espíritu. Mi creencia de que soy un ser de energía se convierte en puro
conocimiento a través de la experiencia.
Mi consciencia puede operar en muchos niveles diferentes. Mi ser interno y el propio Espíritu
me guían para poder experimentar y ser consciente de los niveles más favorables para mí.
Constantemente cambio, me adapto y evoluciono en expansión permanente de mi conciencia.
Tengo a la muerte como consejera, porque soy consciente de que hoy podría ser mi último día

144
en esta Tierra. Estoy libre de cualquier creencia limitadora que me pudiera impedir
experimentar conscientemente
mi verdadera naturaleza como ser energético. Soy un ser que fluye enamorado del
conocimiento en busca de la libertad.
Mi intento es inflexible. Mi paciencia es infinita. Mi voluntad es férrea. Mi ánimo es el del
guerrero que sabe que la vida pasa en un instante y por eso reniego de quejarme, porque he
convertido el aumento de la consciencia en el objetivo de mi vida.
He decidido dejar de lamentarme. Elijo tomarme la vida como un desafío. Cada día sigo
aprendiendo, ése es mi desafío. Soy un viajero de la conciencia. Estoy libre de cualquier duda
o pensamiento que me impida avanzar. Templo mi voluntad, cada día, en cada aliento.
Me doy cuenta de que en el mundo de la realidad aparte, mis únicos límites son los de mi
pensamiento; por ello modifico mis creencias continuamente para que éstas sean las
impulsoras del desarrollo de mi conciencia. Estoy libre de los aprendizajes o anclajes
perversos conscientes o inconscientes que puedan impedir o dificultar mi acceso a otros
niveles de la realidad y de la consciencia.
En este momento, ahora mismo, aquí y ahora, estoy transcendiendo la realidad ordinaria y soy
consciente de una realidad aparte. Mi punto de encaje se mueve y fija en posiciones altamente
favorables para mí y mi evolución. Una vez que experimento posiciones del punto de encaje
diferentes a la habitual, vuelvo con seguridad a mi estado de consciencia ordinaria,
trayéndome conmigo las memorias y experiencias de las otras realidades. Accedo a otras
realidades solo de formas seguras y saludables para mí.
Yo solo creo en las cosas que aumentan mi crecimiento y potencian mi acceso a la experiencia
energética. Lo único que existe es el Espíritu y sus emanaciones.
Soy capaz de experimentar lo que mi ser anhela. Cada mundo existente es una posición del
punto de encaje y yo soy consciente de esa realidad.
Me abro a experimentar diferentes estados de consciencia que sean beneficiosos para mí y mi
evolución. Muevo mi consciencia y atención del plano físico al energético. Muevo mi
consciencia a través del espacio. Muevo mi consciencia a través del tiempo, al pasado,
presente y futuro, manteniendo una completa sobriedad.
Mi atención va a donde mi consciencia va. Tengo completo dominio sobre mi atención. Mi
percepción se expande de formas sanas y equilibradas para mí y para todas mis partes.
Cuando experimento estados de consciencia no ordinarios tengo la misma sensación de
totalidad y control que tengo en mi estado normal de vigilia. A la vez que exploro niveles de
conciencia diferentes a la realidad ordinaria, aumentan mi estabilidad y desarrollo
psicológico, incrementando mi capacidad de discernimiento y raciocinio.
Mis sistemas de creencias evolucionan buscando la armonía, el equilibrio, el desarrollo, la
simetría y el aumento de mi consciencia.
Mi consciencia se mueve con facilidad a través del espacio y del tiempo para tener grandes y
bellas experiencias de aprendizaje y evolución en esta vida que estoy viviendo. Yo soy capaz de
existir allí donde existe la conciencia. Puedo estar de viaje en mi cuerpo físico en la realidad
ordinaria o en mi
cuerpo energético en una realidad aparte. Ambos aspectos de la realidad me proporcionan

145
oportunidades únicas para explorar, experimentar, percibir y ampliar mi nivel actual de
conocimiento. Estoy abierto a estas opciones y estoy agradecido de tener la oportunidad de
acceder y explorar ambos planos de la realidad, físico y energético.
Mi atención es poderosa y así me mantengo a voluntad el tiempo que quiero en el silencio
interno. Cada día trabajo para estar en sintonía con la verdadera impecabilidad. Cada día
trabajo para expandir mi percepción y mi consciencia y así alcanzar la libertad verdadera. Mi
capacidad de conocer y expandir mi percepción y consciencia es ilimitada.
Mis sentidos se expanden para llegar más allá de la percepción ordinaria. Estoy libre de
cualquier creencia limitadora que me pudiera impedir ver la energía sutil tal y como fluye en
el universo. Alcanzo la maestría en el ver y así puedo cambiar a voluntad mi percepción para
mirar el mundo de objetos o ver la energía sutil tal y como fluye en el universo.
Tengo la capacidad de permanecer consciente mientras que mi cuerpo físico se duerme y
descansa. Esta habilidad me permite reconquistar una parte muy importante de mi vida, los
sueños. Cuando sueño soy consciente de que estoy soñando y de esta manera puedo convertir
los sueños ordinarios en ensueños de completa lucidez. Utilizo los ensueños como vía de
experiencia y aprendizaje, lo mismo que cuando me encuentro despierto en el estado de
conciencia ordinaria. Dentro de mis sueños recuerdo que si me miro las manos recupero
fácilmente consciencia y así mi atención de ensueño se vuelve cada día más poderosa. Cada
vez que mi cuerpo físico duerme, mis sueños se llenan de más y más lucidez.
Soy capaz de tener experiencias de percepción fuera del cuerpo físico con consciencia y
control totales. Estoy libre de cualquier creencia limitadora que me pudiera impedir
adentrarme en el ensueño de forma plenamente consciente. Llevar mi consciencia fuera de mi
cuerpo físico es una forma de explorar mi verdadera naturaleza multidimensional y es un
derecho que tengo y reclamo por el mero hecho de haber nacido como ser humano.
Soy más que mi cuerpo físico. Estoy libre de cualquier creencia limitadora que me pudiera
impedir experimentar los viajes fuera del cuerpo físico de forma plenamente consciente.
Permito que estas capacidades innatas de viajar conscientemente a través de lo energético, de
ensoñar y de hacer viajes fuera del cuerpo físico se manifiesten habitualmente en mi realidad,
siempre de forma segura, sana y equilibrada para mí y para todas mis partes.
Me reconozco en mi cuerpo y lo cuido. Me reconozco en mi persona, y la afino. Me reconozco
en mi vínculo con el cosmos infinito y hago que el árbol de la vida crezca junto a su fuente y
bebo de su agua. He decidido aceptarme como la pieza de un puzzle de proporciones más allá
de la imaginación. He decidido ser testigo de excepción, desde mi sitio. Soy cuerpo, mente y
alma bajo la forma humana.
Tomo y mantengo la decisión de cuidar, amar y respetar a mi cuerpo físico ya que es mi sostén
en este mundo. He tomado la decisión de erradicar cualquier comportamiento o hábito dañino
para mi cuerpo físico. Derroto a todas y cada una de mis adicciones perversas y las compenso
con nuevos desarrollos y aprendizajes positivos.
Mi cuerpo físico es fuerte, resistente, sano, flexible y equilibrado. Mi columna vertebral está
equilibrada y mi tensegridad corporal es la ideal. Mi esqueleto es fuerte y resistente y busca
constantemente el equilibrio y la simetría. Mis músculos son fuertes, resistentes, flexibles,
sanos y equilibrados. Mi esquema postural se libera con facilidad de cualquier anclaje

146
negativo, recuperando con gran rapidez su estado de equilibrio ideal. Mi genética encuentra
las mejores combinaciones para un funcionamiento excelente y me ayuda en mi desarrollo y
evolución.
Mi sistema nervioso funciona con gran armonía. Mi sistema endocrino está excelentemente
equilibrado. Mi sistema digestivo funciona con gran eficacia. Mis hábitos alimentarios son
equilibrados. Mi metabolismo se ajusta eficazmente a mis necesidades. Mi inmunidad es muy
eficiente. Mi corazón es fuerte y sano, con un latido tranquilo y coherente. Mi sistema vascular
es altamente eficaz, facilitando la circulación fluida de mi sangre y nutrientes. Mi cuerpo físico
se libera con gran facilidad y eficacia de las infecciones y los tóxicos. Mi cuerpo físico
señaliza, deshace y se libera con facilidad de cualquier residuo inservible o dañino, así como
de cualquier depósito perverso. Mis mecanismos de autosanación y autorreparación
automáticos son excepcionalmente eficaces. Mis tejidos se regeneran y reparan con gran
eficacia y rapidez. Mi cuerpo físico mantiene un equilibrio y armonía excelentes en las formas
y proporciones. Mi cuerpo físico se mantiene excepcionalmente joven para mi edad. Mi cuerpo
físico funciona de forma armoniosa manteniendo un gran equilibrio en la relación con el
entorno y una gran homeostasis.
Mi campo electromagnético se mantiene en gran equilibrio y armonía. Mi cuerpo recibe una
gran cantidad de energía vital a través del metabolismo pránico. Mi campo electromagnético
se alimenta eficientemente de las energías de la Tierra, el Sol y el Cosmos.
Tanto las estructuras como las funciones de mi cuerpo físico se desarrollan con eficacia para
alcanzar y mantener niveles de simetría de grado dos o más. Cada una de las células de mi
cuerpo funciona en sinergia y armonía con todas las demás. Cada una de las células de mi
cuerpo siente el bienestar y la gratitud de formar parte de algo más grande y hermoso. Siento
gratitud y amor hacia cada una de mis células por formar parte de mí.
Mi memoria es excepcionalmente eficiente y poderosa. Desarrollo mi memoria fotográfica;
puedo recordar y revivir con todo detalle y riqueza sensorial y emocional cualquier momento
de mi vida. Puedo llevar mi percepción consciente a cualquier evento de mi vida y revivirlo a
voluntad incluso con más detalles de los que experimenté en aquel entonces pudiendo
controlar en todo momento la intensidad para que sea cómoda para mí. Tengo total control
sobre mi memoria. Mi inteligencia se desarrolla día a día llegando a niveles excepcionalmente
elevados. Mi sinergia cognitiva es excelente. Mi integración somatosensorial es muy precisa y
eficaz. Permito que las genialidades potenciales que tengo se desarrollen por completo para
mi beneficio y disfrute. Permito que mi creatividad se expanda en formas altamente
beneficiosas para mí.
Mi cerebro alcanza niveles de gran simetría. Mis habilidades cognitivas relacionadas con el
lenguaje se desarrollan para expandir lo máximo su potencial. Soy luz, sonidos, olores,
sabores, sensaciones y palabras. Mis sentidos están óptimamente equilibrados y perciben tanto
la realidad ordinaria como la realidad extraordinaria.
Experimento de forma sostenida la plenitud física en esta vida. Experimento de forma
sostenida el éxito y la abundancia en esta vida. Experimento de forma sostenida la plenitud y
la gran simetría emocional en esta vida. Experimento de forma sostenida la plenitud
bioenergética en esta vida. Experimento de forma sostenida la plenitud en la conciencia en

147
esta vida.
Genero alegría de vivir a mi alrededor. Genero seguridad a mi alrededor. Genero orden y
limpieza a mi alrededor. Genero verdadero poder y fuerza a mi alrededor. Genero verdadero
amor a mi alrededor. Genero verdadera organización, armonía y simetría a mi alrededor.
Renuncio al sufrimiento perverso. Renuncio al sobreesfuerzo perverso. Me quiero y me
perdono. Amo y perdono a la humanidad. Deseo y anhelo que la humanidad en su conjunto se
sane de su sufrimiento innecesario y se libere de la ignorancia existente en cualquiera de sus
formas. Mi evolución es beneficiosa para los demás y la evolución de los demás es beneficiosa
para mí. No concedo ni comparto mi espacio con aquéllos que quieran perturbar, amenazar o
impedir mi crecimiento o el de mis seres queridos. No concedo ni comparto mi espacio con
aquéllos que pretenden robar mi energía o la de mis seres queridos. Renuncio a las relaciones
dañinas. Tengo el poder de excluir de mi espacio a los seres o personas que representen una
amenaza para mí o para mis seres queridos.
Venzo completamente el miedo a la muerte. Venzo completamente el miedo al dolor. Venzo
completamente al cansancio. Venzo a mis apegos, excesos y debilidades porque vivo como un
guerrero impecable, que ama a la Tierra y a la Vida, aceptando su dureza como una parte más
de un plan que trasciende mi comprensión.
Elijo la sabiduría y el conocimiento y reniego de la ignorancia. La importancia personal es un
veneno y la impecabilidad su antídoto. Elijo ser impecable. Elijo acabar con mi importancia
personal. Elijo renunciar al enfado y al sentimiento de ofensa y de ser ofendido. Invoco al
valor necesario para renunciar a todos y cada uno de los pesos muertos que puedan lastrar mi
desarrollo integral como ser humano. Elijo el esplendor en esta vida. Renuncio a la
mediocridad. Elijo la verdadera libertad que es la de percibir más y comprender lo que se
percibe. Me alineo con el Intento de la Vida y percibo su ritmo. Amo el misterio de la Vida, si
bien soy consciente de que no lo podré desentrañar del todo, aunque lo intentaré. Pongo mi
espíritu en orden impecable, hago todo lo posible para ser digno de conocimiento y poder. Me
mantengo consciente para atrapar mi centímetro cúbico de suerte. Es mi propósito inflexible
detener el diálogo interno.
Me libero completamente de las dependencias emocionales porque no puedo ser lo que los
demás quieren de mi. Soy lo que soy y busco el esplendor y la conciencia en esta vida.
He dejado de depender de mi padre y de las figuras paternas. He dejado de depender de mi
madre y de las figuras maternas. He dejado de necesitar llamar la atención porque yo vivo
atento y consciente. He dejado de necesitar que me apoyen porque soy poderoso. He dejado de
necesitar que me quieran a cualquier precio porque yo me quiero y solo acepto dar y recibir
verdadero amor, que es el que se manifiesta para conectar y unir lo que se necesita para
seguir creciendo y está al servicio de la simetría. He dejado de venderme a cambio de falsos
beneficios. He decidido trascender la tela de araña social.
He asumido que el camino del guerrero es en soledad, aunque son mis compañeros de viaje la
fascinación por la vida y mi querida Tierra. Y sin embargo me desenvuelvo con soltura y
maestría en las relaciones sociales. Mi comunicación es eficaz y potenciadora para mí y para
las personas con las que me relaciono y la amabilidad y el respeto son mis señas de identidad.
Como guerrero estoy preparado para vivir en soledad, aunque a veces el poder hace que tenga

148
a otros guerreros y guerreras como compañeros de viaje, lo cual, si bien no es necesario, es
reconfortante.
Me quiero y me perdono. He abandonado todas las formas de autocastigo. He abandonado
todas las
formas de autoagresión. He abandonado todas las formas de suicidio. Deshago y me libero
completamente de cualquier promesa, negociación o prohibición que haya hecho, heredado o
incorporado consciente o inconscientemente en cualquier momento de mi vida y que genere
cualquier tipo de limitación o bloqueo en mi desarrollo.
Me quiero y me perdono. Me libero completamente del dañino sentimiento de incapacidad. Me
libero completamente del dañino sentimiento de inutilidad. Me libero completamente del
dañino sentimiento de indignidad. Me libero completamente del dañino sentimiento de deuda.
Me libero completamente del dañino sentimiento de suciedad.
Me deshago de la necesidad de crear pensamientos, palabras u obras perversos. Me deshago
de la necesidad de conservar pensamientos, palabras u obras perversos. Me deshago de la
necesidad perversa de destruir la simetría. Me deshago de la necesidad de castigar. Me
deshago de la necesidad de agredir. Me deshago de la necesidad de adquirir pensamientos,
palabras u objetos perversos. Me deshago de la necesidad perversa de posesión. Me deshago
de la necesidad perversa de eliminar o desprenderme de la simetría. Me deshago de la
necesidad de dominar o esclavizar a otros. Me deshago de la necesidad perversa de
culpabilizar. Me deshago de la necesidad de sobornar. Me deshago de la necesidad de
chantajear.
Me deshago de la necesidad de desvalorizar lo que tiene o trae simetría. Me deshago de la
necesidad de malignizar la vida con pensamientos, palabras u obras. Me libero completamente
de la maldad.
Me quiero y me perdono. Renuncio completamente al sentimiento de culpabilidad. Me hago
cargo de mi vida. Renuncio completamente al odio, aunque me hayan hecho daño. Renuncio
completamente al resentimiento y al rencor. Renuncio completamente a la cobardía. Renuncio
completamente a la envidia. Renuncio a la vanidad y a la ignorancia, porque son venenos que
me impiden admirar la grandeza de la Creación. Renuncio completamente a la lujuria.
Renuncio completamente a la gula. Renuncio completamente a la ociosidad. Renuncio al
aburrimiento y a “matar” el tiempo y así evito perderme el milagro de mi existencia. Renuncio
completamente a alimentar a mi ego perverso.
Percibo la continuidad y la expansión de la energía tal como fluye en el universo y siento
alegría. Percibo los peligros que interfieren con el desarrollo y las amenazas a la simetría y
siento miedo. Tengo la capacidad consciente de detectar lo peligroso en mí o en los demás.
Recuerdo en cada momento que lo peligroso es aquello que daña la simetría e interrumpe las
posibilidades de desarrollo. Percibo el aspecto dual de la existencia a través de la tristeza, la
necesidad de invertir para ganar y lo inevitable de perder; detecto las pérdidas pasadas y
anticipo las futuras y escojo en cada momento excelentes estrategias de compensación que
permiten desarrollos simétricos y aprendizajes que me llevan a expandir mi consciencia y
aumentar mi conocimiento. Tengo el valor necesario para renunciar a todos y cada uno de los
pesos muertos que lastran mi desarrollo integral como ser humano. Estoy lleno del impulso, la

149
fuerza y el dinamismo necesarios para poner en marcha cada una de las estrategias que
necesito. Tengo la fuerza para poner los límites adecuados cuando es necesario. Renuncio a la
pataleta, porque ya no soy un bebé, para poder continuar caminando y seguir creciendo para a
lo mejor un día volar. Me dejo de quejar para así responsabilizarme de mi realidad. Siento el
amor verdadero como la fuerza aglutinante que permite la unidad sinérgica de las partes y así
cuido mi evolución y mi expansión de la consciencia, así como la de los seres a los que quiero.
Me permito amar y ser amado de forma verdadera. Anhelo profundamente encontrar y ser
encontrado por aquellos seres o personas que tengan un nivel de evolución igual o superior al
mío y
con aquéllos con un grado de conciencia menor que quieran y sepan aprovechar lo que yo
pueda enseñarles. Comprendo que el verdadero amor es la fuerza aglutinante que une y cuida
solo aquello que es necesario para crecer y evolucionar. Me amo a mi, a la humanidad, a la
Tierra y al Espíritu. Me recreo en la verdadera belleza que es la que genera simetría,
desarrollo y expansión de la consciencia. Admiro el orden de la Creación. Soy creativo y
elaboro estrategias eficientes en mi camino de aumento de conciencia. Elijo crear lo auténtico
y deshacerme de la falsedad. Mi núcleo emocional quiere expandirse y danzar en auténtica
simetría y yo lo permito porque soy un impecable buscador de la libertad total de percibir y
ser. Elijo acercarme en cada aliento a mi Simetría Sagrada, mi auténtico camino de
consciencia y aprendizaje. Elijo el completo contacto y profundización en mi Ser-Núcleo y
recuperar la Totalidad de mí mismo.
Me alineo completamente con el Ser. Me alineo completamente con el Intento. Me alineo
completamente con el Camino del Guerrero. Me alineo con la Simetría Sagrada. Elijo
continuar siempre enamorado de la Vida y del Conocimiento. Elijo ser un devoto de mi
existencia como energía que se mueve, se transforma y evoluciona en el infinito Mar de la
Conciencia.
Soy más que mi cuerpo físico. Constantemente cambio, me adapto y evoluciono en expansión
permanente de mi conciencia. Soy un ser que fluye enamorado del conocimiento en busca de la
libertad.
APÉNDICE 1. LA ESCALA DEL ARCO.
Se parte de un cuadrado cuya base (eje X) mide 10 unidades. El eje Y (altura) quedaría dividido
según la fórmula y = (10 - √(100 – x^2)), donde x va tomando los valores desde el 1 hasta el 10.
De esta manera se puede calcular el área de cada uno de los 10 cuadrados que representan a
cada uno de los 10 niveles y su tamaño porcentual con respecto al cuadrado más grande.
En el modelo de la Emoenergética, la simetría tiene su propia unidad de medida: el
SIMETRÓN. Un simetrón es la simetría equivalente al nivel 1 del grado 1 en la escala del arco.
El área porcentual de cada uno de los 10 cuadrados resultantes nos proporciona la posibilidad
de calcular la cantidad de simetrones para cada uno de los 10 niveles del grado 1; el nivel 10 del
grado 1 resultaría así en 39800 simetrones:
NIVEL 1 = 1 simetrón = 0,0025% NIVEL 2 = 16 simetrones = 0,04%
NIVEL 3 = 84 simetrones = 0,21% NIVEL 4 = 278 simetrones = 0,7% NIVEL 5 = 714
simetrones = 1,8% NIVEL 6 = 1592 simetrones = 4% NIVEL 7 = 3254 simetrones = 8,2%
NIVEL 8 = 6368 simetrones = 16% NIVEL 9 = 12675 simetrones = 32 % NIVEL 10 = 39800

150
simetrones = 100%
Apéndice 2. Escala para los 12 grados siguiendo la Secuencia
de Fibonacci.
10–16–26–42–68–111–180–290–470–760–1230–1990 (medidadeladosdelos12 cuadrados)
100 – 256 – 676 – 1764 – 4624 – 12321 – 32400 – 84100 – 220900 – 577600 – 1512900 –
3960100 (áreas de cada uno de los cuadrados)
Simetrones de cada uno de los grados:
1.39.800
2.101.888
3.269.048 total 3 grados 410736 simetrones 4.702.072
5.1.840.352
6.4.903.758
7.12.895.200
8.33.471.800
9.87.918.200
10.229.884.800
11.602.134.200
12.1.576.119.800
total 12 grados 2.550.280.918 simetrones
Apéndice 3. El Núcleo Emocional.

151