Sei sulla pagina 1di 4

LA PERSECUCIÓN DE NERÓN

Persecución de Nerón: Claudio Nerón fue nombrado emperador


de Roma a los 16 años y reinó de los años 54 a 68 d.C. subió al
trono cuando su madre asesinó al anterior emperador, Claudio.
A medida que pasaba el tiempo el emperador se volvía más
déspota y avaricioso. En primer lugar asesinó a su madre. Y
después mató a otras personas cercanas a él. En el año 64 d.C.
comenzó un gran incendio en Roma por accidente debido a la
mala planificación urbanística y a los materiales inflamables de
los que estaban hechos los edificios de los barrios pobres, de
hecho hasta entonces ya hubo una serie de pequeños incendios.
Se le vio a Nerón durante el incendio cantar con una lira la caída
de Troya y por eso se sospechó que él fue el culpable. Para
desviar las sospechas él acusó a los cristianos y dio comienzo a
una gran persecución contra ellos. Había rumores de que los
cristianos eran una secta y pretendían conspirar contra los
dioses romanos. Según el famoso historiador Tácito, hubo una
multitud de martirios. Los principales castigos que se les imponían eran la crucifixión o morir en el
anfiteatro por las fieras (el Coliseo todavía no había sido construido).

Durante esta persecución fue encarcelado san Pedro, y luego crucificada boca abajo ya que no
quería morir igual que Jesús. En la colina vaticana fue enterrado por los primeros cristianos de Roma.

San Pablo también fue ejecutado. Se sabe que san Pablo estuvo preso en Jerusalén y que fue
conducido a Roma. Lo más probable es que Pablo fuese
ejecutado en Roma, aunque no se sabe con certeza. Murió
dos años antes que san Pedro, hacia el año 62 d.C.

Nerón estaba llevando a su pueblo al borde de la


destrucción pues decidió aprovechar un terreno en el centro
de Roma que había sido pasto de las llamas para construir
el más majestuoso monumento a la autocomplacencia: el
domus aurea, un gran palacio.

Su construcción dejó vacías las arcas imperiales y las


riquezas de las provincias. Obligó a los hombres ricos a
dejar el testamento en su favor y luego los mataba para
heredar su fortuna. Las riquezas de los templos también
fueron saqueadas por él. Finalmente fue asesinado y el
siguiente emperador, Vespasiano, mandó enterrar el
domus aurea.
PERSECUCIÓN DE DOMICIANO
Tito Flavio Domiciano nació en el año 51 d.C. Su
coronación fue en diciembre del año 69 d.C. Realizó
numerosas conquistas en Britania y en Germania
superior. En las fronteras luchó sin descanso contra
los bárbaros: en el Rin, obtuvo la victoria frente a
los catos y mejoró la defensa del Imperio. Para
defenderse de los dacios levantó una línea
fortificada en la frontera del Danubio. Murió
asesinado en el año 96 d.C.

Organizó persecuciones contra los judíos, que se


negaban a hacer la ofrenda anual. No estaba clara
la diferencia entre los judíos y los cristianos, de
modo que los funcionarios imperiales empezaron a
presionar también a los cristianos para que
pagasen.

El motivo por el que Domiciano perseguía a los cristianos podía ser que él amaba la religión romana
y se esforzaba por mantenerla, pues por aquel entonces se estaba perdiendo debido a la variedad
de cultos extranjeros existentes en Roma. Una manera de recuperar la religión podría ser
persiguiendo a los cristianos. A los cristianos se los acusaba de ateísmo, pues no realizaban culto a
él, que se consideraba una divinidad. Sólo se conoce el nombre de dos mártires romanos, aunque
muchos autores sostienen que fueron más.

PERSECUCIÓN DE MARCO AURELIO


La persecución de Marco Aurelio considera que la
doctrina cristiana de la inmortalidad del alma, con sus
consecuencias morales, suponía una ideología peligrosa
para el bienestar del estado. Una ley aprobada bajo su
reinado y dirigida a los cristianos, sancionaba con el
exilio y la confiscación de los bienes de quienes trataba
de influir en la mente de la gente por el miedo de la
divinidad. En todo caso, su reinado fue una época
tormentosa para la iglesia. A pesar de que las
persecuciones no puedan estar directamente
relacionadas con él, la ley de Trajano era suficiente para
justificar las medidas más severas contra los seguidores
de la religión "prohibida".

Uno de los mayores actos de violencia registrados


contra los cristianos en el tiempo de Marco Aurelio fue la persecución de Lyon, que tuvo lugar en el
177 AD. Más de 48 cristianos fueron asesinados durante la misma.
PERSECUCIÓN DE DECIO
Nació en Panonia, era de origen ilirio.
Fue proclamado emperador en el
Danubio por las legiones de Panonia y
Mesia y se enfrenta al ejército del
verdadero emperador Filipo en el año
249 d.C. Filipo pierde la batalla y muere,
así Decio pudo ser el legítimo emperador
de Roma después de que el Senado le
nombrara. Una de sus medidas fue
devolver el poder al Senado y
reestableció algunas magistraturas. Los
visigodos que servían al emperador
como ejército federado se rebelaron y
atacaron Dobrudja. Los ejércitos allí
establecidos no lograron detenerlos. Posteriormente se lograron algunas victorias para Roma,
reconquistando lo que había caído en manos de los visigodos. Decio murió en la batalla de Abrito.

Decio publicó un edicto donde ordenaba la persecución de los cristianos. Hubo algunos que
obedecieron y ofrecieron sacrificios. Otros los que hacían era inscribirse el nombre en el catálogo de
adoradores, sin realizar sacrificios. La Iglesia consideró su conducta reprobable y lo consideró igual
que ofrecer sacrificios al emperador. Entre los que hacía esto se encuentran dos obispos hispanos:
Basílides de Astorga y Marcial de Mérida, en otras zonas también hubo otros obispos que hacían
esto. Entre los mártires destacan el papa San Fabián y otros cristianos que confesaron cuál era su
fe, aunque muchos de ellos no fueron ejecutados y más tarde obtuvieron la libertad.

PERSECUCIÓN DE VALERIANO
Fue emperador entre los años 253 y 260. Subió al poder
mediante la fuerza militar. Él nombró a su hijo Galieno
colega y juntos gobernaron. Realizaron campañas contra
los persas. En el año 257 se recuperaron las provincias de
Antioquia y Siria.

Organizó una persecución contra los cristianos con


intención de dar un duro golpe a la Iglesia. En edicto del
año 257 prohibía cultos cristianos. Otro edicto de 258
mandó ejecutar a aquellos miembros del clero que no
quisiesen dar culto al emperador, y esto se extendió a las
clases altas cristinas, todos sus bienes y cargos fueron
confiscados. Esta persecución fue resistida mucho mejor
que en tiempos de Decio. Muy pocos renunciaron a su fe y hubo muchos mártires. El papa Sixto II y
el diácono san Lorenzo fueron ejecutados, entre muchos otros de todas partes del Imperio. La
persecución acabó con la muerte de Valeriano y su hijo Galieno mandó devolver a los cristianos las
iglesias y lugares de culto.
PERSECUCIÓN DE DIOCLECIANO
Diocleciano nació en. Las tropas le proclamaron emperador en el año 284 en Nicomedia. Realizó
campañas contra su rival Carino para asegurarse el cargo. Su gran obra fue dividir el imperio en
cuatro partes, la tetrarquía. Esas cuatro partes eran: Tracia, Asia y Egipto; los balcanes; Hispania,
Italia y África; y por último, la Galia y Britania. Murió en su villa en el año 313.

Durante sus primeros años de mandato no persiguió a los cristianos. Sin embargo, sus consejeros le
dijeron que para consolidar el imperio había que restaurar la religión oficial romana, y para ello
debía eliminar el cristianismo. Se publicó un primer edicto en el año 303 que ordenaba destruir los
lugares de culto y la abolición de derechos civiles de los cristianos. Más tarde, unos disturbios que
se atribuyeron a los cristianos, provocaron un segundo edicto que encarcelaba a todo el clero. Un
tercer edicto obligaba a los clérigos encarcelados a hacer sacrificios a los dioses. Finalmente, un
cuarto edicto en el año 304 obligó a sacrificar a todos los cristianos. La persecución tuvo menor
intensidad en la Galia y Britania. Hubo muy pocos que se sometieron e hicieron sacrificio. En cambio,
hubo muchos mártires. Como por ejemplo Santa Inés, los santos Cosme y Damián, San Sebastián,
etc. Probablemente, en Hispania fue donde hubo más mártires. Destacan el diácono Vicente y Santa
Eulalia de Mérida.