Sei sulla pagina 1di 2

El cristiano anclado en el pasado

Introducción:

Los creyentes no son personas perfectas, por lo tanto cometen errores de muchas
clases. Uno de los errores más comunes es el de vivir la vida cristiana con la misma mentalidad
que se tenía en la incredulidad.
Las personas suelen aferrarse del pasado irremediable, y suelen sumergirse en los
oscuros callejones de la vieja vida.
Muchos creyentes aún no llegaron a comprender plenamente que Cristo les ha dado una
vida nueva, y por lo tanto siguen cargando con viejas culpas y terribles cargos de conciencia.
El mundo ofrece muchos métodos, terapias y técnicas para poder convivir con nuestro
pasado, sin embargo, la Biblia nos revela algo totalmente distinto a esto: Dios propone darnos
una vida completamente nueva en la cual no existe ese pasado.

1- Deje de vivir en el pasado.

a- Dios ha borrado nuestro pasado. (2°Co.5.17; Jn.1:12-13; 5:24.)

b- Delante de la Justicia de Dios no existe registro legal de nuestro pasado que tenga
validez en nuestra contra. (Col.2:13-14.)

c- Dios ha perdonado y justificado su pasado en Cristo. (Ro.8:1; 1°Co.6:9-11. Sal.103:3.)

d- Su pasado ya no existe en los pensamientos de Dios. (Jn.16:27.)

e- Al igual que con su presente y su futuro, cuando Dios mira su pasado, encuentra el
pasado perfecto de Jesucristo aplicado en su vida. (1°Co.6:19-20.)

f- La sangre derramada de Cristo dejó satisfecha la Justicia de Dios en cuanto a nuestro


nefasto pasado. (Col.2:13-14.)

g- Judicialmente, su pasado es un expediente cancelado que nunca jamás vendrá a la


memoria de Dios. El pasado: pisado. (Jn.5:24.)

2- Comience a vivir en el presente.

a- No se jacte de las supuestas oportunidades que le depara el futuro. (Pr.27:1;


Stg.4:14.)

b- El futuro es tan incierto que ningún ser humano normal se arriesgaría a postergar las
cosas importantes pudiendo concretarlas en el presente. ¿Por qué los creyentes son
los únicos que piensan así?

c- Su vida está transcurriendo en el tiempo presente. (Ef.5:15-16.)

d- Dios tiene planes para su vida en el presente. (Ex.4:1-17; Jer.1:6-7; Lc.9:23.)

e- Usted nunca vivirá en el futuro, usted siempre vivirá en un continuo presente. Aunque
Dios le utilice en tiempos futuros, para usted siempre será un tiempo presente. Los
seres humanos viven siempre en tiempo presente, los cristianos también deberían
hacerlo.

f- Si usted no vive la vida que Dios desea darle en el presente, nadie más vivirá esa
vida por usted. (Ecl.3:10-13; 1°Co.12:27.)

g- Vivir en el presente de acuerdo con la voluntad de Dios trae paz, reconforta el alma,
y abre nuevas sendas de felicidad y gozo. (Sal.68:19; 2°Co.4:16-18.)

h- El presente es el tiempo en el cual siempre se halla la voluntad de Dios para nuestras


vidas. No es en el pasado, ni en el futuro donde uno debe buscar la voluntad de Dios
sino en el presente. (Mt.21:28.)

3- Proyecte su mirada al futuro.

a- El futuro de los hijos de Dios provee la motivación más poderosa para vivir el presente
y dejar el pasado. (1°Jn.3:1-2; Jn.14.1-3; Ro.8:18.)

b- Cristo nos ofrece vivir todo el tiempo que nos resta de acuerdo con la perfecta
voluntad de Dios. (1°Pe.4:1-2; Ef.2:10.)

c- Tenemos la posibilidad de vivir un futuro sin que el pecado se enseñoree de nosotros.


(Ro.6:12-14.)

d- Podemos vivir cada día futuro con la plena certeza de que nos aproximamos a lo
mejor de todo: El Rapto. (1°Tes.4:13-18.)

e- Debe entender que sus días están contados sobre esta tierra, y que pronto partirá a
la presencia de Dios para siempre. (1°Tes.4:13-18; 1°Co.15.51-58.)

Conclusión:

a- El pasado no cuenta en su vida cristiana.


b- El pasado no tiene poder para afectarle si usted no lo permite.
c- Su presente tiene un valor inestimable en las manos de Dios.
d- Su presente está siendo influenciado por Dios constantemente.
e- El futuro solo le depara una gloria inefable entre los hijos de Dios.
f- Con Dios siendo su mejor aliado, el futuro solo puede depararle gozo.

Aplicación:

a- Renuncie al triste pasado.


b- Asegúrese el presente.
c- Reclame por fe en las promesas de Dios el mejor futuro.
d- Ponga la mira hacia “arriba” y no hacia “atrás”.