Sei sulla pagina 1di 2

CIMENTACIONES SUPERFICIALES

Las Cimentaciones Superficiales reparten la fuerza que le transmite la estructura a través de


sus elementos de apoyo sobre una superficie de terreno bastante grande que admite esas
cargas.

Se considera cimentación superficial cuando tienen entre 0,50 m. y 4 m. de profundidad, y


cuando las tensiones admisibles de las diferentes capas del terreno que se hallan hasta ese
rango permiten apoyar el edificio en forma directa sin provocar asentamientos excesivos de la
estructura que puedan afectar la funcionalidad de la estructura; de no ser así, se harán
Cimentaciones Profundas.

Debe considerarse como una posibilidad que en un mismo terreno en el que se realizara la
construcción se encuentren distintos tipos de terreno para una misma edificación; ésto puede
provocar diferentes asentamientos peligrosos aunque los valores de los asientos totales den
como admisibles.

Existen varios tipos de Cimentaciones Superficiales, los cuales se detallan a continuación:

- Plateas de cimentación
- Zapatas
- Losas de cimentación

TIPOS DE ZAPATAS

ZAPATAS AISLADAS

Las zapatas aisladas son comúnmente utilizados para cimientos poco profundos con el fin de
transportar y extender cargas concentradas, causadas por ejemplo por columnas o pilares. Las
zapatas aisladas pueden ser de material reforzado o no reforzado. Sin embargo, para la base
no reforzada, la altura de la base debe ser mayor para proporcionar la separación de carga
necesaria.

Las zapatas aisladas sólo deben utilizarse cuando estemos seguros de que no se producirán
asentamientos variables en todo el edificio. Las zapatas aisladas no son adecuadas para
soportar cargas generalizadas. En este caso, se utilizan tanto bases de zapata corrida
(continua) o losa de cimentación.
ZAPATAS CORRIDAS

Las zapatas corridas son comúnmente utilizadas en fundaciones de muros de carga portante.
Una zapata continua normalmente tiene dos veces el ancho de un muro de carga portante,
incluso a veces es mayor. El ancho y el tipo de refuerzo dependen de la capacidad portante del
suelo de cimentación.

ZAPATAS COMBINADAS

Una zapata combinada se caracteriza por soportar mas de un elemento sobre una misma base,
además de tener un espesor mucho mayor que el de una zapata aislada o corrida.

Se podrá recurrir a utilizar una zapata combinada en los siguientes casos:

- Cuando la capacidad que el terreno pueda soportar sea pequeña o moderada


- Cuando existen varias columnas muy próximas entre si
- Cuando las cargas por columna sean muy elevadas
- Cuando existe variaciones grandes de carga entre columnas
-