Sei sulla pagina 1di 4

Energía eólica

La energía eólica se está convirtiendo en uno de los métodos más extendidos y


productivos para obtener energía eléctrica limpia a nivel mundial. Según los
datos del Consejo Mundial de Energía Eólica, China, Estados Unidos,
Alemania, India y España son los primeros productores.

Este tipo de energía genera electricidad a través de la fuerza del viento,


mediante el uso de la energía cinética producida por efecto de las corrientes de
aire. Se trata de una fuente de energía limpia e inagotable, que reduce el
consumo de combustibles fósiles, evitando la emisión de gases de efecto
invernadero y contribuyendo a mitigar el calentamiento global.

Hoy en día, esta fuente de energía se aplica tanto a gran escala, como en
pequeñas instalaciones.
La energía eólica es la que utiliza la fuerza del viento para generar electricidad.
Para ello se hace uso de los aerogeneradores, los cuales mueven una turbina y
consiguen transformar la energía cinética del viento por energía mecánica. La
cantidad de energía que se puede obtener está en función del tamaño del
"molino". A mayor longitud de las aspas, se obtiene más potencia y por lo tanto
más energía.
Desventajas de la energía eólica

1- Una de sus principales desventajas es nuestra incapacidad para controlar el


viento, su intensidad y los días en los que no corre ni un poco para hacer
funcionar el equipo que genera esta energía. Por este motivo, se la considera
una de las energías menos predecible, porque no puede ser utilizada como única
fuente de generación eléctrica. Es decir, es necesario complementar con otro
tipo de energía complementaria cuando el viento no esté a nuestro favor.

2- Su plazo de desarrollo, desde que se comienza a construir un parque eólico


hasta que inicia su vertido de energía a la red eléctrica, pueden darse en el lapso
de 5 años.

3- Los parques eólicos pueden tener un impacto negativo en la avifauna local,


especialmente entre las aves rapaces nocturnas. El impacto en la avifauna
viene dictado por las paletas giratorias que pueden moverse hasta una
velocidad de 70 km por hora. Las aves no son capaces de reconocer
visualmente las cuchillas que se mueven tan rápido chocando con ellas
fatalmente.

4- Su variabilidad, nombrada anteriormente, requiere suplir las bajadas de


tensión eólicas de forma instantánea, es decir, aumentando la producción de las
centrales térmicas. Si no se lo hace a tiempo, se podrían producir apagones.

5- Su almacenamiento es imposible, por ahora. La energía eléctrica producida


se consume en el momento o, de lo contrario, se pierde.
Ventajas de la energía eólica

1- La energía eólica es uno de los tipos de energías más sanos. La energía


producida por el viento no afecta el medio ambiente ni agrava el efecto
invernadero.

2- La energía eólica es una fuente inagotable de energía. Junto con la solar, es


la alternativa para reemplazar a fuentes no renovables como el petróleo o sus
derivados.

3- A diferencia de la energía fotovoltaica, un campo o parque eólico ocupa un


área más pequeña o de hecho necesita de menos terreno para poder lograr
acumular una energía eólica considerable que transformar en energía eléctrica.
Además, es reversible, lo que significa que el área ocupada por el parque puede
restaurarse fácilmente para renovar el territorio preexistente.

4- Los costos de las turbinas eólicas y el mantenimiento de la turbina son


relativamente bajos. Un costo por kW producido, en áreas muy ventosas, es
bastante bajo.

5- Un grupo de científicos europeos se encuentra desarrollando una técnica que


emplea sensores y software para monitorizar la fuerza sobre las aspas de las
turbinas de energía eólica, de esta forma, se ajustarían a los rápidos cambios
del viento. Sus aspas cambiarían en tiempo real para responder a los vientos
cambiantes.

6- Los aerogeneradores poseen una vida útil de 30 años, pero están sujetos a
estudios de funcionamiento periódicos. Pero, actualmente, el diseño de estos
generadores ha avanzado para reducir el efecto negativo que producían en las
aves, que se terminan acostumbrando a su presencia.

Energía eólica en el mundo

El planeta precisa de energías renovables. Los recursos naturales se agotan


gradualmente anunciando tiempos de cambio con la búsqueda de energías
sustentables, virtualmente inagotables, cíclicas, regenerativas, ecológicas. Se
van propagando lentamente políticas responsables que recogieron la
necesidad de descubrir un nuevo paradigma del medio ambientalismo.
Alemania, China, Estados Unidos e India son los cuatros países que dominan
el mercado de una energía alternativa: la energía eólica.
Argentina dispone de un territorio proclive, un auténtico tesoro eólico. Cerca del
70% de la superficie natural, sobremanera en la Patagonia, ofrece condiciones
óptimas para aprovechar y generar energía eléctrica de forma limpia., tales
como dirección, constancia y velocidad del viento. China, la mayor nación que
emplea estas fuerzas renovables, anunció inversiones millonarias demostrando
cuán útil puede significar el suelo argentina en la proliferación de estos
recursos ecológicos.
Lejos aún de las potencias en energía eólica que manipulan decenas de
campos con producciones abismales. Lejos también de los resultados de los
cuatro líderes pero con perspectivas progresivas, Brasil fue el país con el
mayor ratio de crecimiento de todos los mercados con un 14% de incremento
en 2015.
China es el mayor productor de energía eólica en el mundo gracias a sus 80
granjas eólicas que se distribuyen a lo largo de todo el territorio nacional.
Dispone de una capacidad instalada de 45 GW. Su principal objetivo es cubrir
toda la demanda de energía eléctrica con eólica para 2030, donde espera
emplear más de 350 GW. Sin embargo, se trata de una industria estancada por
sus complicaciones más urgentes en términos de contaminación ambiental:
necesita ahondar en sus inversiones para atacar sus enormes problemas de
polución.

Estados Unidos cuenta con un total de 101 parques eólicos que logran dotar a
la población de una capacidad energética de 43 GW. Tiene la más variada
distribución de aerogeneradores comprendidos en granjas y allí se emplaza
también el parque eólico más grande del mundo. El Roscoe Wind Farm tiene
627 turbinas y una capacidad de producción de 781 MW. Su perspectiva de
desarrollo combate en equiparar las energías renovables enfrentadas al actual
consumo masivo de combustibles fósiles.

Alemania tiene una capacidad instalada de 28 GW. Dispone de 21.607


aerogeneradores a lo largo del territorio nacional, con los cuales satisface el
9% de su demanda energética.

Su principal desafío es continuar expandiendo su política ambientalista en


fuentes renovables hasta convertirse en líder mundial.

Una industria en franco crecimiento es la producción india, con una capacidad


instalada de 14 GW. El parque eólico más grande del continente asiático es
Muppandal, un campo sustentable integrado al territorio del cuarto país con
más inversión en términos de energía renovable. Su objetivo madre es mejorar
la infraestructura de sus campos y turbinas eólicas en relación a una geografía
no tan favorable para el desarrollo de esta energía. En la actualidad, apenas
satisface al 1,6% de su demanda energética.
Energía eólica en Paraguay
La energía proveniente de los vientos no ha tenido mucha difusión en
Paraguay, por lo menos en lo que respecta a la generación de electricidad. Su
disponibilidad (y la variabilidad de la misma) es determinante en la factibilidad
de su uso como fuente renovable.

Diversos estudios realizados muestran posibilidades de utilización en las zonas


de Pedro Juan Caballero y Ciudad del Este.
Diversos estudios relacionados con electrificación rural citan al Chaco como la
región con más potencial para la explotación de la energía eólica (y la
experiencia "empírica" de visitas a la región también). Estos estudios indican
que en el Chaco existen lugares con potencial eólico para la generación de
electricidad, principalmente en pequeña escala, que utilizaría bancos de
baterías para el almacenamiento de la energía. También en algunas zonas del
oeste del Chaco hay potencial para mayor escala, como los parques eólicos,
pero ya con una implicancia mayor, pues para ello deben existir líneas de
transmisión de la energía producida.

Ambas regiones están favorecidas por vientos fuertes y de manera regular, que
podrían llegar a generar entre 3.313 y 4.143 kWh/m², según se observa un
mapa elaborado por el Centro de Innovación en Tecnologías Energéticas
(CITE) del Parque Tecnológico Itaipú (PTI).

La energía eléctrica producida por la fuerza de los vientos beneficiaría no sólo


a las poblaciones alejadas que no tienen acceso a la red, sino que, además,
por tratarse de una energía alternativa y renovable, tendría bajísimo impacto en
el ambiente.

A partir de una velocidad media de 5 m/ s la opción eólica se hace atractiva.

El 9 de julio del 2014, arrancaba el Proyecto SELAC (Seguridad Energética


para Localidades Aisladas del Chaco), a través de la prórroga del convenio de
cooperación entre el Parque Tecnológico Itaipu (PTI) y el Ministerio de Defensa
Nacional, con la presencia, como testigo de honor del Director General
Paraguayo de Itaipu, James Spalding.
Se identificó a la I División de Caballería, con asiento en Joel Estigarribia,
Chaco, a 620 kilómetros de la capital, como sitio para instalar el primer modulo
solar, eólico e híbrido, con un inversor de alta capacidad tecnológica.
Se decidió construir la primera planta piloto de generación híbrida en Paraguay
utilizando la energía del sol y el viento, con 160 paneles solares que constituía
la mayor instalada en bloque en el país, con dos aerogeneradores eólicos y un
banco de baterías de uso específico, con respaldo de un generador
electrógeno para utilización en casos de picos de consumo. Todo el sistema es
gestionado de forma automática e inteligente, lo que posibilita la provisión de
energía eléctrica segura, constante y de calidad.
En el contexto de éste proyecto piloto también se contempló el desarrollo de
motocicletas y cuadriciclos eléctricos para patrulla local, ya que la
disponibilidad de combustible fósil es escasa. Para ello se cuenta con una
estación de recarga, mediante la energía eólica ya instalada y que también es
una fuente alternativa para iluminación.
Este complejo modelo que se entregó a las Fuerzas en diciembre del 2014,
permite también una valiosa y enriquecedora experiencia para los ingenieros y
técnicos del PTI que se involucraron en el proyecto, mirando nuevos desafíos
similares.