Sei sulla pagina 1di 1

un ejemplo de la diferencia de potencial seria las neuronas.

Las células nerviosas generan señales eléctricas que transmiten información. A pesar de que las
neuronas no son intrínsecamente buenos conductores de electricidad, tienen desarrollado
mecanismos elaborados para generar estas señales basadas en el flujo de iones a través de sus
membranas plasmáticas. Ordinariamente, las neuronas generan un potencial negativo, llamado
potencial de membrana en reposo, que se puede medir registrando el voltaje entre el interior y el
exterior de las células nerviosas.

El potencial de acción anula transitoriamente el potencial de reposo negativo y hace que la potencial
transmembrana sea positiva. Los potenciales de acción se propagan a lo largo de la longitud de los
axones y son la señal fundamental que lleva información de un lugar a otro en el sistema nervioso.
Todavía otros tipos de señales eléctricas son producidas por la activación de contactos sinápticos
entre las neuronas o por las acciones de formas externas de energía en neuronas sensoriales. Todas
estas señales eléctricas surgen de los flujos de iones producidos por las membranas de las células
nerviosas son selectivamente permeables a diferentes iones, y de la distribución no uniforme de
estos iones a través de la membrana.

Neuroscience, 3rd Purves, Dale


Editorial: Sinauer Associates Inc, Sunderland, MA, 2004

Diferencia de potencial en las membranas celulares

Los iones fluirán a través de una membrana desde la concentración más alta a la concentración más
baja (en un gradiente de concentración), causando una corriente. Sin embargo, esto crea un voltaje
a través de la membrana que se opone al movimiento de los iones. Cuando este voltaje alcanza el
valor de equilibrio, los dos equilibran y el flujo de iones se detiene.

Campbell Essential Biology (6th Edition) .

Otro ejemplo de diferencia de potencial es en el clima

Evidentemente, las tormentas eléctricas y las descargas de sus relámpagos producen cambios en
el campo eléctrico terrestre, sobre tierra y mar. Las primeras determinaciones confiables de las
cargas involucradas en los procesos tormentosos fueron hechas por C.T.R Wilson (1920), que midió
los cambios en el campo eléctrico vertical, producidos por las descargas de los rayos.

Sin considerar la extremadamente intensa carga eléctrica, existente en la ionosfera, ubicada en los
límites extremos de la alta atmósfera, por encima de los 85 kilómetros de altitud, podemos comprobar
que, en nuestro habita atmosférico, por debajo de los 1000 kilómetros de altitud, hay siempre una
cantidad de cargas positivas y negativas. Si bien estas cargas no muestran un patrón ordenado en
su distribución espacial, su balance es netamente positivo. En cambio, la superficie terrestre cargada
negativamente.

Tal es la situación en días con “buen tiempo”. Cuando la temperie se presenta con nubosidad
creciente, se registran cambios en el balance de las cargas atmosféricas. Sin embargo, se mantiene
la distribución desordenada. En las nubes de tormenta, las corrientes ascendentes y descendentes
generan nuevas cargas, incrementando la diferencia de potencial entre segmentos de la nube.
(DEFOLINE,2014)