Sei sulla pagina 1di 3

Introducción a la literatura rusa

Las citas que aparecen a continuación pertenecen al Curso de


literatura rusa de Vladimir Nabokov, Ediciones Grupo Z,
Barcelona, 1997.

1) "El lector superficial de este relato no verá en él más


que las bromas pesadas de un bufón extravagante; el
lector solemne dará por sentado que la intención
primordial de Gógol era denunciar los horrores de la
burocracia rusa. Pero ni el que busca algo que le haga
reir ni el que codicia los libros que "hacen pensar"
entenderá de qué se trata realmente El abrigo. Dadme
un lector creador; esta historia está escrita para él" (p.
128).

2) “Lo absurdo era la musa predilecta de Gógol; pero al


decir “lo absurdo” no me refiero a lo chocante ni a lo
cómico. Lo absurdo tiene tantos matices y grados como
lo trágico, y además, en el caso de Gógol, linda con esto
último. Sería equivocado afirmar que Gógol colocaba a
sus personajes en situaciones absurdas. No se puede
colocar a un hombre en una situación absurda si el
mundo entero en el que habita es absurdo; no se
puede, si por “absurdo” se entiende aquello que
mueve a risa o a encogerse de hombros” (p. 129).

3) "Del caos de fraudes que componen el universo de


Gógol se deriva irracionalmente la esencia de la
humanidad. Akaki Akakievich, el protagonista de El
abrigo, es absurdo porque es patético, porque es

Dra. Aída Fdez. Bueno


Intr. Lit. Rusa. 2008/09; rev. 2016/17
Introducción a la literatura rusa

humano y porque ha sido engendrado por esas mismas


fuerzas que parecen formar tan fuerte contraste con él"
(p. 129).

4) “Los críticos rusos progresistas creyeron ver en él la


imagen del oprimido, y la historia entera les impresionó
como protesta social. Pero la cosa va mucho más allá.
[…] En este mundo de total inutilidad, de humildad
inútil y dominación inútil, el grado más alto que la
pasión, el deseo, la urgencia creadora pueden alcanzar
es un abrigo nuevo que tanto sastres como
parroquianos adoren postrados de rodillas. […] Es el
mundo de Gógol, y, en cuanto tal, completamente
distinto del mundo de Tolstoi, del de Pushkin, del de
Chéjov o del mío” (P. 131).

5) “[…] pero, naturalmente, el argumento de verdad,


como siempre sucede en Gógol, está en el estilo, en la
estructura interna de esa anécdota trascendental. Para
apreciarlo en su justo valor, nuestra mente tiene que
dar una especie de salto mortal que permita olvidarse
de los valores literarios convencionales y seguir al autor
por la senda onírica de su imaginación sobrehumana”
(p. 132).

6) “En este nivel altísimo del arte, la literatura no consiste,


huelga decirlo, en apiadarse del oprimido ni en
maldecir al opresor” (p. 137).

7) “[…] el que espere descubrir algo sobre Rusia, […] el


que busque “ideas”, “datos” y “mensajes”, que no se
Dra. Aída Fdez. Bueno
Intr. Lit. Rusa. 2008/09; rev. 2016/17
Introducción a la literatura rusa

acerque a Gógol. El espantoso trabajo de aprender ruso


para leerle no se verá retribuído en esa clase de dinero
contante y sonante. […] Pero sí doy la bienvenida a los
lectores aptos, a mis hermanos, mis dobles. […] Lo
primero será aprender el alfabeto, las labiales, las
linguales, las dentales, las letras que zumban […] Pero
yo no veo otra manera de llegar a Gógol. […] Su obra,
como todos los grandes logros literarios, es un
fenómeno del lenguaje, no de las ideas. […] No se
puede aspirar a comprender a un autor cuando ni
siquiera se sabe pronunciar su nombre! (p. 137-138).

Dra. Aída Fdez. Bueno


Intr. Lit. Rusa. 2008/09; rev. 2016/17